Lina María Espinosa Gómez
Patrimonio histórico y turismo
16 de junio de 2009
La sostenibilidad del patrimonio
En los últim...
Lina María Espinosa Gómez
Patrimonio histórico y turismo
16 de junio de 2009
comprensible que la administración quiera aco...
Lina María Espinosa Gómez
Patrimonio histórico y turismo
16 de junio de 2009
En muchos de los pueblos de Cataluña, los pro...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La sostenibilidad del patrimonio

3.787 visualizaciones

Publicado el

Trabajo Clase: Patrimonio Hiatórico y Turístico

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.787
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La sostenibilidad del patrimonio

  1. 1. Lina María Espinosa Gómez Patrimonio histórico y turismo 16 de junio de 2009 La sostenibilidad del patrimonio En los últimos años, el turismo cultural ha experimentado un importante incremento debido a la mejora de la calidad de vida, haciéndose asequible no sólo a una élite sino a la mayoría de la población. Este aumento ha promovido, a gran escala, el desarrollo económico, cultural y social de muchas regiones alrededor del mundo. Sin embargo, uno de los principales retos que trae consigo este crecimiento es encontrar un modelo de dinamización y gestión del patrimonio, cultural y natural, que usufructúe los elementos del entorno territorial, pero que, al mismo tiempo, garantice su protección y la mejora de la calidad de vida de la comunidad. De acuerdo con el artículo Gestión creativa y desarrollo territorial del patrimonio cultural y natural, uno de los modelos de gestión que responde a esta necesidad es el de desarrollo sostenible. Este modelo, a pesar de ser incipiente, confronta las distintas amenazas que ponen en peligro el patrimonio y sustenta los valores que éste aporta a la sociedad contemporánea. Uno de los grandes desafíos de este arquetipo es conseguir el equilibrio entre la conservación y la explotación de los recursos culturales y naturales de una región, respetando siempre al territorio y a la comunidad. No obstante, tal y como afirma el artículo, el equilibrio es muy difícil de conseguir ya que los intereses son distintos y supuestamente contradictorios: Primero: ¿Cómo conservar y, al mismo tiempo, mejorar el entorno del patrimonio cultural? A simple vista estos dos intereses parecen oponerse, ya que al mejorar el entorno del patrimonio se altera, de una u otra manera, su aspecto original. No obstante, es importante reconocer que para evitar el deterioro del mismo es necesario restaurar su entorno. De esta manera el territorio se mantendrá en uso y no correrá el riesgo de pasar al olvido o de desaparecer. Se debe rehabilitar el patrimonio para que “las futuras generaciones tengan acceso a los mismos recursos que ahora tenemos a nuestra disposición” (Pág. 5). Eso, siempre y cuando, estas mejoras no modifiquen el significado que el patrimonio representa para la comunidad local e internacional. El auge del turismo cultural hace que los territorios, por motivos económicos, se vean en la obligación de presentar ofertas que atraigan un gran número de visitantes. Por este motivo, en muchas ocasiones, se ha visto que las mejoras del patrimonio van creando “falsas culturas turísticas” que cambian completamente el significado de los bienes y valores de una región. Un ejemplo de esto podría ser La Rambla de Barcelona, que a pesar de su conservación, se ha convertido en una calle llena atracciones turísticas, que no representan los valores culturales de la ciudad condal. Es
  2. 2. Lina María Espinosa Gómez Patrimonio histórico y turismo 16 de junio de 2009 comprensible que la administración quiera acoger y complacer a los visitantes creando un ambiente hospitalario, pero es importante que haya un equilibrio entre la explotación de los recursos y la conservación de los valores culturales y sociales por los que el territorio se caracteriza. Segundo: Mantener las actividades económicas tradicionales y desarrollar un sector turístico y comercial eficaz para que se convierta en uno de los refuerzos de la economía local. Desde este punto de vista, la dinamización y gestión de un territorio patrimonial debe fomentar el desarrollo económico de la comunidad y sus habitantes. Es indiscutible que el dinero producido por la mercantilización de un producto patrimonial debe de ser empleado en fortificar la economía de la región. Sin embargo, en muchas ocasiones, ese no es el caso y los beneficios económicos terminan beneficiando a una persona en particular, en vez de que ser lucrativos para toda la comunidad. En el sector cultural esto es muy habitual, ya que muchas de las empresas, ya sean privadas o públicas, que gestionan el patrimonio se lucran a través de éste, mientras que la economía del territorio se mantiene atrasada. Por eso una de las claves principales del desarrollo sostenible es de asegurar que los beneficios generados por la explotación del patrimonio reviertan en la mejora de la calidad de vida de la comunidad. Una vez más, la ciudad de Barcelona sirve de ejemplo para demostrar que el turismo cultural es responsable por vigorizar la economía local. Barcelona es uno destinos turísticos por preferencia, el patrimonio cultural de la ciudad representa un gran atractivo para los viajeros. Esta industria genera: grandes flujos de dinero que son invertidos en la conservación del patrimonio y oportunidades de trabajo que benefician a los habitantes de la ciudad. Este no es el caso de muchas ciudades en países del tercer mundo, en las que este dinero beneficia solamente a unos cuantos. Tercero: El respeto y el soporte al bienestar social, cultural y económico de los habitantes de la zona. Esta última ambición se intercala un poco con la segunda, pero esta cubre otros aspectos, no sólo a nivel económico, sino también a nivel social y cultural. Es decir que para que los proyectos de desarrollo de patrimonio fomenten el desarrollo social y cultural es necesario que los habitantes del territorio se sientan identificados con el mismo. Cuando los habitantes de la zona se conciencian de la importancia de su patrimonio se unen, por distintos motivos, para fomentar su conservación y divulgación. Esa concienciación genera una reafirmación de las identidades locales y regionales, promoviendo así, el reconocimiento de una identidad cultural y de sus integrantes a un nivel más amplio que el local.
  3. 3. Lina María Espinosa Gómez Patrimonio histórico y turismo 16 de junio de 2009 En muchos de los pueblos de Cataluña, los proyectos de dinamización del patrimonio integran a los habitantes promoviendo y reafirmando los valores sociales, culturales y su identidad local Por otra parte, en Barcelona, muchos residentes no se sienten identificados con la imagen cultural proyectada y no quieren ser parte de esta imagen. Muchos ni siquiera están al tanto de las actividades o acontecimientos que suceden en el territorio. Por ejemplo, muchos ciudadanos no se sienten identificados con el perfil cultural que se proyecta en La Rambla, ya que no es compatible con su identidad. En definitiva, el modelo de gestión de desarrollo sostenible logra, aparentemente, equilibrar la explotación y la conservación del patrimonio cultural y natural. Este equilibrio no se consigue solamente mediante la aplicación de técnicas y programas, sino que es un proceso que depende también de la vinculación de la sociedad. Esta filosofía resulta difícil de implementar, pero una vez efectuada genera beneficios económicos, sociales y culturales para el territorio patrimonial y sus habitantes.

×