<ul><li>NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO </li></ul>Pues del Perpetuo Socorro  Tierna Madre te aclamamos, Haz, ¡oh Madre...
INVOCACIONES <ul><li>* Madre del Perpetuo Socorro, cuyo solo nombre inspira confianza:  &quot;Madre de amor, ven en mi soc...
DÍA PRIMERO <ul><li>ORACIÓN. ¡OH Madre del Perpetuo Socorro! Aquí tenéis a vuestros pies a un miserable pecador que a Vos ...
DÍA SEGUNDO <ul><li>ORACIÓN. ¡OH, Madre del Perpetuo Socorro! Concededme la gracia de que pueda siempre invocar vuestro po...
DÍA TERCERO <ul><li>ORACIÓN. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Vos sois la dispensadora de todas las gracias que Dios nos co...
ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS <ul><li>V. Te has hecho, Señora, nuestro Refugio. R. Socorriéndonos oportunamente en la ...
<ul><li>Santísima y siempre pura Virgen María, Madre de  Jesucristo, Reina del mundo y Señora de todo lo creado; que a nin...
ORACIÓN NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO <ul><li>¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza habéis querido ...
Ven, en nuestro Socorro <ul><li>Signo grandioso de nuestra esperanza, te invocamos. </li></ul><ul><li>OH Virgen del Perpet...
Tu dulce imagen <ul><li>Tu sabes bien que desde mi tierna infancia tu dulce Imagen ha logrado fascinar mi corazón. </li></...
Mi Madre del Perpetuo Socorro <ul><li>Mi buena Madre, Madre del Perpetuo Socorro:  Tú, a quien me he confiado y consagrado...
Invocación a Santa María del Perpetuo Socorro <ul><li>Santa Madre de Dios, que para inspirarnos una confianza sin límites ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Triduo Nuestra Señora Del Perpetuo Socorro

4.640 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.640
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
72
Acciones
Compartido
0
Descargas
17
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Triduo Nuestra Señora Del Perpetuo Socorro

  1. 1. <ul><li>NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO </li></ul>Pues del Perpetuo Socorro Tierna Madre te aclamamos, Haz, ¡oh Madre!, que sintamos Tu perpetua protección.
  2. 2. INVOCACIONES <ul><li>* Madre del Perpetuo Socorro, cuyo solo nombre inspira confianza: &quot;Madre de amor, ven en mi socorro&quot; * En el momento difícil de la prueba, para ser fuerte. &quot;Madre de amor, ven en mi socorro&quot; * Cuando haya tenido la desgracia de caer, para que vuelva a levantarme. &quot;Madre de amor, ven en mi socorro&quot; * Frente a la mentira y a la injusticia, frente al afán de poseer para mantenerme libre. &quot;Madre de amor, ven en mi socorro&quot; * Si se oscurece mi fe, decae mi esperanza y me enfrío en el amor. &quot;Madre de amor, ven en mi socorro&quot; * Al participar en los sacramentos y en el servicio a Dios y a los hermanos. &quot;Madre de amor, ven en mi socorro&quot; * En todos los acontecimientos y ocupaciones de la vida. &quot;Madre de amor, ven en mi socorro&quot; * Para estar atento a la Palabra de Dios y responder a sus dones. &quot;Madre de amor, ven en mi socorro&quot; * Para conseguir con mi ejemplo que los demás te invoquen y te amen. &quot;Madre de amor, ven en mi socorro&quot; * Madre mía, para ser fiel a Cristo, hasta llegar a la gloria del Padre. &quot;Madre de amor, ven en mi socorro&quot; </li></ul>
  3. 3. DÍA PRIMERO <ul><li>ORACIÓN. ¡OH Madre del Perpetuo Socorro! Aquí tenéis a vuestros pies a un miserable pecador que a Vos acude y en Vos confía. Madre de misericordia, tened piedad de mi. Oigo que todos os llaman Refugio y Esperanza de los pecadores; sed, pues, el refugio y la esperanza mía. Socorredme por amor de Jesucristo, tended la mano a un miserable caído que a Vos se encomienda y se consagra por vuestro siervo perpetuo. Bendigo y doy gracias a Dios que por su misericordia me ha concedido esta confianza en Vos, que yo miro como una prenda de mi salvación. ¡Ah, infeliz de mi! En el tiempo pasado he caído en la culpa por no haber acudido a Vos; y tengo por cierto que si a Vos me encomiendo me ayudaréis y saldré victorioso; pero este es mi temor; que en las ocasiones de pecar deje de llamaros en mi ayuda y así me pierda. Concededme, pues, esta gracia que ardientemente os pido; alcanzadme que en los asaltos del infierno recurra a Vos diciendo; María, ayudadme; Virgen del Perpetuo Socorro, no permitaís que pierda a mi Dios. </li></ul>Rezar cinco Avemarías. Hacer la petición del favor que se desea obtener con este triduo. Terminar con la oración final para todos los días .
  4. 4. DÍA SEGUNDO <ul><li>ORACIÓN. ¡OH, Madre del Perpetuo Socorro! Concededme la gracia de que pueda siempre invocar vuestro poderosísimo nombre, ya que él es el socorro del que vive y la salvación del que muere. ¡Ah, María dulcísima, María purísima! haced que vuestro nombre sea de hoy en adelante el aliento de mi vida. Cada vez que os llame, Señora mía, apresuraos a socorrerme, pues en todas mis necesidades propongo no dejar de invocaros, diciendo y repitiendo: ¡María, María!... ¡OH qué aliento, qué dulzura, qué confianza, qué ternura no siente mi alma con solo repetir vuestro nombre y pensar en Vos! Doy gracias a Dios, que os ha dado para bien mío ese nombre tan dulce, tan amable y tan poderoso! Mas no me contento con pronunciar vuestro bendito nombre; quiero pronunciarlo por amor, quiero que el amor me recuerde que siempre debo llamaros: Madre del Perpetuo Socorro. </li></ul>Rezar cinco Avemarías. Hacer la petición del favor que se desea obtener con este triduo. Terminar con la oración final para todos los días .
  5. 5. DÍA TERCERO <ul><li>ORACIÓN. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Vos sois la dispensadora de todas las gracias que Dios nos concede a nosotros pecadores; y si os ha hecho tan poderosa, tan rica y tan benigna, es para que nos socorráis en nuestras miserias. Vos sois la abogada de los reos más abominables y desamparados que a Vos recurren; socorredme también a mí, que a Vos me encomiendo, en vuestras manos pongo mi eterna salvación y a Vos entrego mi alma; contadme en el número de vuestros más especiales siervos; acogedme bajo vuestra protección, y eso me basta. Si, porque si Vos me protegéis ya nada temeré; no temeré mis pecados, porque Vos me alcanzaréis perdón de ellos; no a los demonios, porque Vos sois mas poderosa que todo el Infierno; no temeré a mi propio Juez, Jesucristo, porque con una súplica vuestra El se aplaca. Solo temo que por mi descuido deje de encomendarme a Vos, y así me pierda. Obtenedme, Señora mía, el perdón de mis pecados, el amor a Jesucristo, la perseverancia final y la gracia de acudir siempre a Vos, ¡OH Madre del Perpetuo Socorro! </li></ul>Rezar cinco Avemarías. Hacer la petición del favor que se desea obtener con este triduo. Terminar con la oración final para todos los días .
  6. 6. ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS <ul><li>V. Te has hecho, Señora, nuestro Refugio. R. Socorriéndonos oportunamente en la tribulación. </li></ul><ul><li>ORACION. Dios Omnipotente, que en tu misericordia nos diste la Imagen de tu Bienaventurada Madre, para que con el titulo especial de Perpetuo Socorro la venerásemos: concédenos, Señor, que en todas las vicisitudes de nuestra peregrinación en esta vida seamos, con la continua protección de la Inmaculada y siempre Virgen María, asistidos y amparados y merezcamos conseguir los premios eternos de tu Redención. Que vives y reinas por los de los siglos. Amén. </li></ul>
  7. 7. <ul><li>Santísima y siempre pura Virgen María, Madre de Jesucristo, Reina del mundo y Señora de todo lo creado; que a ninguno abandonas, a ninguno desprecias ni dejas desconsolado a quien recurre a Ti con corazón humilde y puro. No me deseches por mis gravísimos e innumerables pecados, no me abandones por mis muchas iniquidades, ni por la dureza e inmundicia de mi corazón me prives de tu gracia y de tu amor, pues soy tu hijo. Escucha a este pecador que confía en tu misericordia y piedad: socórreme, piadosísima Madre del Perpetuo Socorro, de tu querido Hijo, omnipotente Dios y Señor nuestro Jesucristo, la indulgencia y la remisión de todos mis pecados y la gracia de tu amor y temor, la salud y la castidad y el verme libre de todos los peligros de alma y cuerpo. En los últimos momentos de mi vida, sé mi piadosa auxiliadora y libra mi alma de las eternas penas y de todo mal, así como las almas de mis padres, familiares, amigos y bienhechores, y las de todos los fieles vivos y difuntos, con el auxilio de Aquel que por espacio de nueve meses llevaste en tu purísimo seno y con tus manos reclinaste en el pesebre, tu Hijo y Señor nuestro Jesucristo, que es bendito por los siglos de los siglos. Amén. </li></ul>ORACIÓN NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO
  8. 8. ORACIÓN NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO <ul><li>¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza habéis querido llamaros Madre del Perpetuo Socorro! Yo os suplico me socorráis en todo tiempo y en todo lugar: en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida y, sobre todo, en el trance de la muerte. Concededme, ¡oh amorosa Madre!, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Vos; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocaros, Vos seréis fiel en socorrerme. Alcanzadme, pues, la gracia de acudir a Vos sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga vuestro perpetuo socorro y la perseverancia final. Bendecidme y rogad por mí ahora y en la hora de mi muerte. Amén. </li></ul><ul><li>¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Rogad a Jesús por mí, y salvadme. </li></ul>Señor Jesucristo, que nos has dado como madre dispuesta siempre a socorrernos a tu Madre María, cuya insigne imagen veneramos; concédenos, te suplicamos, que, implorando asiduamente su maternal ayuda, merezcamos experimentar por siempre el fruto de tu redención. Tú que vives y reinas.
  9. 9. Ven, en nuestro Socorro <ul><li>Signo grandioso de nuestra esperanza, te invocamos. </li></ul><ul><li>OH Virgen del Perpetuo Socorro, Madre Santa del Redentor, socorre a tu pueblo, que anhela resurgir. </li></ul><ul><li>Da a todos el gozo de trabajar por la construcción del Reino en consciente y activa solidaridad con los más pobres, anunciando de modo nuevo y valiente el Evangelio de tu Hijo. </li></ul><ul><li>Él es fundamento y cima de toda convivencia humana, que aspira a una paz verdadera, estable y justa. </li></ul><ul><li>Como el Niño Jesús, que admiramos en este venerado Icono, también nosotros queremos estrechar tu mano derecha. </li></ul><ul><li>A ti no te falta poder ni bondad para socorrernos, en las más diversas necesidades y circunstancias de la vida. </li></ul><ul><li>¡La hora actual es tu hora! Ven, pues, en ayuda nuestra y sé para todos socorro, refugio y esperanza. Amén&quot;. </li></ul>Papa Juan Pablo II
  10. 10. Tu dulce imagen <ul><li>Tu sabes bien que desde mi tierna infancia tu dulce Imagen ha logrado fascinar mi corazón. </li></ul><ul><li>En tu mirada yo leía tu ternura y junto a ti yo encontraba la dicha. </li></ul><ul><li>Virgen, María, a la celeste ribera, después del destierro, iré a verte para siempre. Mientras tanto, aquí abajo, tu dulce imagen es mi Perpetuo Socorro. </li></ul>Santa Teresa de Lisieux, Doctora de la Iglesia
  11. 11. Mi Madre del Perpetuo Socorro <ul><li>Mi buena Madre, Madre del Perpetuo Socorro: Tú, a quien me he confiado y consagrado hace ya algunos años, y que tan bien me has socorrido y tan fiel me has guardado y conducido, mi buena Madre, estréchame junto a ti. </li></ul><ul><li>Yo me pongo en tus manos como un pequeño. Me abandono a ti como un niño en mantillas. </li></ul><ul><li>¡Guárdame, guarda mi corazón! Haz que en esta noche, en este día y siempre yo y todos los que Jesús quiere ver junto a sí, podamos compartir sin cesar tu amor, tu mirada, tu adoración de nuestro Señor. </li></ul>Beato Carlos de Foucauld
  12. 12. Invocación a Santa María del Perpetuo Socorro <ul><li>Santa Madre de Dios, que para inspirarnos una confianza sin límites te has querido llamar para nosotros Madre del Perpetuo Socorro. </li></ul><ul><li>Te pido que me socorras en todo tiempo y en todo lugar, en mis dificultades, y en los problemas de cada día, especialmente en los momentos tristes y oscuros de la vida. </li></ul><ul><li>Concédeme, Madre del amor, la confianza de acudir siempre a ti, como mediadora de la salvación que nos entrega tu Hijo Jesucristo, y experimentar tu ayuda maternal. </li></ul><ul><li>Alcánzame el don de seguir de cerca los pasos de tu Hijo, de escuchar el Evangelio y meditarlo en mi corazón, como hacías tú, en tu vida sencilla entregada a Dios, para que pueda compartir, junto contigo, la esperanza de la salvación. Amén. </li></ul>

×