(1746 – 1828)<br />Francisco de Goya y Lucientes<br />
El Primer Goya<br />Aunque pertenece a la generación del neo-clasicismo, la ignora y prescinde de esta estética para inves...
Su producción plástica se ubica en un nuevo mundo visual creado por el.<br />No hay normas, modelos apriorísticos, ni époc...
Formación<br />Francisco Goya Lucientes nació en 1746 en el seno de una familia de mediana posición social de Zaragoza, qu...
A la edad de diez años, ya comenzados sus estudios primarios probablemente en los Escolapios de Zaragoza, la familia atrav...
Se han atribuido a esta etapa algunos cuadros de tema religioso que acusan el estilo barroco tardío napolitano de su prime...
Sagrada Familia con San Joaquín y Santa Ana ante el Eterno en gloriahacia 1789.<br />
Tuvo acercamiento al pintor Francisco Bayeu —con cuya familia tenían parentesco los Goya—, que había sido llamado a Madrid...
En diciembre de 1764 un primo de Bayeu casó con una tía de Goya. Es muy probable que el pintor de Fuendetodos se trasladar...
Tras los dos intentos frustrados de obtener apoyo material para llevar a cabo el obligado viaje para estudiar a los maestr...
Acerca de su recorrido y actividades durante este viaje de estudios existe un valioso documento, un álbum de apuntes denom...
En ellos se encuentra el grueso de los dibujos de Goya, una expresión muy valiosa de su arte por la libertad y rapidez con...
Anibal vencedor contempla Italia desde los Alpes. Dibujo preparatorio en el Cuaderno Italiano, 1771.<br />
Cuaderno italiano, p. 45 – Mascherone.<br />
En Parma concursa en una convocatoria pictórica, con tema obligado de género histórico, en la que, si bien no obtuvo el má...
Su Aníbal vencedor contempla por primera vez Italia desde los Alpes muestra cómo el aragonés se ha despojado de las conven...
Aníbal vencedor contempla por primera vez Italia desde los Alpes, aprox. 1770<br />
Goya en Zaragoza<br />Goya ha asumido con esta obra la estética Neoclásica, recurriendo a la alegoría mitológica en figura...
Decora con un gran fresco que terminó en 1772, “La adoración del nombre de Dios”, la bóveda del coreto de la Basílica del ...
Inmediatamente emprende la realización de las pinturas murales de la capilla del palacio de los condes de Sobradiel, conju...
El mayor empeño lo constituye el conjunto de pinturas de la iglesia de la Cartuja del Aula Dei de Zaragoza, un monasterio ...
Lo conforma un friso de grandes pinturas al óleo sobre muro que relata la vida de la Virgen desde sus antecedentes familia...
Nacimiento de la Virgen. Fresco de la Cartuja Aula Dei de Zaragoza (detalle), 1772.<br />
Goya en Madrid (1775–1792)<br />A finales de 1774, posiblemente gracias a la influencia de su cuñado, Goya es llamado por ...
La confección de tapices para las dependencias de la realeza española había sido un empeño de los Borbones que se ajustaba...
A partir del reinado de Carlos III, las estampas se esforzarán por representar motivos españoles, en línea con el pintores...
Para llegar al tapiz había de elaborarse un modelo previo en cartón, que servía de base en el telar y que reproducía un li...
Entre estos figuraban José Camarón, Antonio González Velázquez, José del Castillo o Ramón Bayeu; todos ellos bajo la direc...
Goya comienza su labor, menor como pintor, pero importante para introducirse en los círculos aristocráticos, con la dificu...
No es aún realismo pleno —si bien algunos de sus óleos para cartones denotan verismo, como La nevada (1786) o El albañil h...
Nevada, 1786.<br />
El albañil herido, 1786-87<br />
También era necesario distanciarse de la excesiva rigidez academicista del Neoclasicismo, que no favorecía la narración y ...
La gallina ciega, 1789 (Rococó)<br />
Lo pintoresco necesita que el espectador sienta que el ambiente, los tipos, los paisajes y escenas son contemporáneos, cot...
Por otro lado, el realismo capta el motivo individualizándolo; los personajes de la pintura de costumbres son, en cambio, ...
La actividad de Goya para la Real Fábrica de Tapices se prolongó durante doce años, de 1775 a 1780 en un primer quinquenio...
Retratista y académico<br />Desde su llegada a Madrid para trabajar en la corte, Goya tiene acceso a las colecciones de pi...
En 1778 publica una serie de grabados al aguafuerte que reproduce cuadros de Velázquez.<br />La colección fue muy bien rec...
También en sus cuadros Goya aplica los ingeniosos toques de luz velazqueños, la perspectiva aérea y un dibujo naturalista,...
Carlos III, Cazador. 1786<br />
En 1780, es nombrado por fin académico de mérito de la Academia de San Fernando. Con motivo de este acontecimiento pinta u...
Cristo Crucificado, 1780<br />
A lo largo de toda la década de 1780 entra en contacto con la alta sociedad madrileña, que solicita ser inmortalizada por ...
La familia del infante don Luis de Borbón.<br />
Los duques de Osuna y sus hijos, 1788.<br />
La proporción de las figuras es más reducida, con lo que se destaca el carácter teatral y rococó del paisaje. La naturalez...
Se aprecia la introducción de escenas de violencia o desgracia, como sucede en La caída, donde una mujer acaba de desploma...
La conducción de un sillar<br />
En “La conducción de un sillar”, de nuevo destaca lo innovador del tema, el trabajo físico de los obreros de las capas hum...
Esta preocupación incipiente por la clase obrera habla no solo de la influencia de las preocupaciones del Prerromanticismo...
La década de los noventa (1793–1799)<br />En 1792 presenta un discurso en la Academia donde expresa sus ideas respecto a l...
Según sus ideas «la opresión, la obligación servil de hacer estudiar y seguir a todos el mismo camino es un obstáculo para...
A fines de 1792 Goya se encuentra en Cádiz hospedado por el industrial Sebastián Martínez (de quien hace un excelente retr...
En enero de 1793 Goya se encuentra encamado y su estado es grave; en marzo comienza la mejoría, pero le dejó como secuela ...
Los cuadros a que se refiere son un conjunto de obras de pequeño formato entre los que se encuentran ejemplos evidentes de...
Sus temas son ya truculentos y la técnica pictórica es abocetada y plena de contrastes lumínicos y dinamismo. Estas obrita...
Asalto de Ladrones, 1794.<br />
A pesar de que se ha insistido en la repercusión que para el estilo de Goya ha tenido su enfermedad, hay que tener en cuen...
Sin embargo, incluso en este cuadro, de similar motivo, hay notables diferencias. En el pintado para la quinta de recreo d...
Gracias.<br />
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El romanticismo francisco de goya y lucientes

4.847 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.847
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
282
Acciones
Compartido
0
Descargas
25
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El romanticismo francisco de goya y lucientes

  1. 1. (1746 – 1828)<br />Francisco de Goya y Lucientes<br />
  2. 2. El Primer Goya<br />Aunque pertenece a la generación del neo-clasicismo, la ignora y prescinde de esta estética para investigar sobre unos problemas plásticos distintos y nuevos.<br />El arte goyesco supone, asimismo, el comienzo de la Pintura contemporánea, y se considera precursor de las vanguardias pictóricas del siglo XX.<br />
  3. 3. Su producción plástica se ubica en un nuevo mundo visual creado por el.<br />No hay normas, modelos apriorísticos, ni épocas ideales a imitar.<br />No es de cuidadoso desarrollo.<br />Demasiado vital, su búsqueda y resultados artísticos no pueden ser lineales.<br />
  4. 4. Formación<br />Francisco Goya Lucientes nació en 1746 en el seno de una familia de mediana posición social de Zaragoza, que ese año se había trasladado al pueblecito de Fuendetodos, situado a unos cuarenta kilómetros al sur de la capital, en tanto se rehabilitaba la casa donde vivían.<br />Su padre era un artesano de cierto prestigio, maestro dorador, cuyas relaciones laborales sin duda contribuyeron a la formación artística de Francisco.<br />
  5. 5. A la edad de diez años, ya comenzados sus estudios primarios probablemente en los Escolapios de Zaragoza, la familia atravesó dificultades económicas que pudieron obligar al jovencísimo Goya a ayudar con su trabajo a superar la crisis.<br />Quizá este hecho explique que su ingreso en la Academia de Dibujo de Zaragoza, dirigida por José Luzán, no se produjera hasta 1759, una edad (trece años) algo tardía para lo que era habitual.<br />
  6. 6. Se han atribuido a esta etapa algunos cuadros de tema religioso que acusan el estilo barroco tardío napolitano de su primer maestro, que se puede percibir en Sagrada Familia con San Joaquín y Santa Ana ante el Eterno en gloria, datada entre 1760 y 1763.<br />
  7. 7. Sagrada Familia con San Joaquín y Santa Ana ante el Eterno en gloriahacia 1789.<br />
  8. 8. Tuvo acercamiento al pintor Francisco Bayeu —con cuya familia tenían parentesco los Goya—, que había sido llamado a Madrid en 1763 por Mengs para colaborar en la decoración del Palacio Real de Madrid.<br />
  9. 9. En diciembre de 1764 un primo de Bayeu casó con una tía de Goya. Es muy probable que el pintor de Fuendetodos se trasladara a la capital de España por estas fechas en busca de protección y nuevo maestro, como indica el hecho de que Goya se presentara en Italia en 1770 como discípulo de Francisco Bayeu.<br />
  10. 10. Tras los dos intentos frustrados de obtener apoyo material para llevar a cabo el obligado viaje para estudiar a los maestros italianos in situ, Goya, con sus propios recursos, parte hacia Roma, Venecia, Bolonia y otras ciudades italianas, donde consta su aprendizaje de la obra de Guido Reni, Rubens, El Veronés o Rafael, entre otros grandes pintores.<br />
  11. 11. Acerca de su recorrido y actividades durante este viaje de estudios existe un valioso documento, un álbum de apuntes denominado Cuaderno italiano, que inaugura una serie de cuadernos de bocetos y anotaciones conservados en su mayor parte en el Museo del Prado. Estos álbumes se distinguen con una letra que va de la A a la H y que marca un orden cronológico.<br />
  12. 12. En ellos se encuentra el grueso de los dibujos de Goya, una expresión muy valiosa de su arte por la libertad y rapidez con que están ejecutados. En este terreno, sin embargo, es el Cuaderno italiano el más convencional, pues supone un cuaderno de trabajo, de ejercicios, más que un corpus de obra original.<br />
  13. 13. Anibal vencedor contempla Italia desde los Alpes. Dibujo preparatorio en el Cuaderno Italiano, 1771.<br />
  14. 14. Cuaderno italiano, p. 45 – Mascherone.<br />
  15. 15. En Parma concursa en una convocatoria pictórica, con tema obligado de género histórico, en la que, si bien no obtuvo el máximo galardón, sí una mención especial del jurado.<br />
  16. 16. Su Aníbal vencedor contempla por primera vez Italia desde los Alpes muestra cómo el aragonés se ha despojado de las convencionales composiciones de estampa devota aprendidas de José Luzán y del cromatismo tardobarroco (rojos, azules oscuros e intensos y glorias anaranjadas como representación de lo sobrenatural religioso) para adoptar una invención más arriesgada, inspirada en los modelos clasicistas, así como una paleta de tonos pasteles, rosados, suaves azules y grises perla.<br />
  17. 17. Aníbal vencedor contempla por primera vez Italia desde los Alpes, aprox. 1770<br />
  18. 18. Goya en Zaragoza<br />Goya ha asumido con esta obra la estética Neoclásica, recurriendo a la alegoría mitológica en figuras como el minotauro que representa las fuentes del río Po o la Victoria laureada bajando del cielo en el carro de la Fortuna.<br />Ya en 1771, Goya vuelve a España, quizá urgido por la enfermedad de su padre o por haber recibido el encargo de la Junta de Fábrica del Pilar de realizar una pintura mural para la bóveda del coreto de la capilla de la Virgen.<br />
  19. 19. Decora con un gran fresco que terminó en 1772, “La adoración del nombre de Dios”, la bóveda del coreto de la Basílica del Pilar, obra que satisfizo a la Junta de Fábrica del templo.<br />
  20. 20. Inmediatamente emprende la realización de las pinturas murales de la capilla del palacio de los condes de Sobradiel, conjunto de pintura religiosa que fue arrancado en 1915 y dispersado en piezas que se conservan en su mayor parte en el Museo de Zaragoza. Destaca el que fue el techo, El entierro de Cristo, que se puede contemplar en el Museo de la Fundación Lázaro Galdiano.<br />
  21. 21. El mayor empeño lo constituye el conjunto de pinturas de la iglesia de la Cartuja del Aula Dei de Zaragoza, un monasterio situado a una decena de kilómetros a las afueras de la ciudad.<br />
  22. 22. Lo conforma un friso de grandes pinturas al óleo sobre muro que relata la vida de la Virgen desde sus antecedentes familiares (San Joaquín y Santa Ana) hasta la Presentación de Jesús en el templo.<br />El esfuerzo culminó en 1774 y es muestra de la capacidad de Goya para este tipo de pintura de carácter monumental, que fue resuelto con formas rotundas y pincelada enérgica.<br />
  23. 23. Nacimiento de la Virgen. Fresco de la Cartuja Aula Dei de Zaragoza (detalle), 1772.<br />
  24. 24. Goya en Madrid (1775–1792)<br />A finales de 1774, posiblemente gracias a la influencia de su cuñado, Goya es llamado por Mengs a la corte para trabajar como pintor de cartones para tapices.<br />El 3 de enero de 1775 emprende el viaje a Madrid, donde comenzó una etapa que le llevaría a un trabajado ascenso social como pintor real, no exento, sin embargo, de puntuales decepciones.<br />
  25. 25. La confección de tapices para las dependencias de la realeza española había sido un empeño de los Borbones que se ajustaba al espíritu de la Ilustración, pues se trataba de una empresa que fomentaba la industria de calidad.<br />
  26. 26. A partir del reinado de Carlos III, las estampas se esforzarán por representar motivos españoles, en línea con el pintoresquismo vigente en los sainetes teatrales de Ramón de la Cruz o las populares estampas grabadas por Juan de la Cruz Cano y Olmedilla, Colección de trajes de España tanto antiguos como modernos (1777-1788), que tuvieron una enorme repercusión.<br />
  27. 27. Para llegar al tapiz había de elaborarse un modelo previo en cartón, que servía de base en el telar y que reproducía un lienzo de alguno de los pintores secundarios que elaboraban bocetos y luego cuadros para tal fin.<br />
  28. 28. Entre estos figuraban José Camarón, Antonio González Velázquez, José del Castillo o Ramón Bayeu; todos ellos bajo la dirección de Francisco Bayeu y Mariano Salvador Maella, y en última instancia, por Anton Raphael Mengs. Este fue además el rector del gusto neoclásico en España, aunque solo pudo ocuparse personalmente, en el periodo en que trabajó Goya, de la dirección de la Real Fábrica de Tapices entre 1775 y 1776, fecha en la que parte hacia Roma.<br />
  29. 29. Goya comienza su labor, menor como pintor, pero importante para introducirse en los círculos aristocráticos, con la dificultad añadida de conjugar el Rococó de Tiépolo y el Neoclasicismo de Mengs para alcanzar el estilo apropiado para unos cuadros destinados a la decoración de las estancias reales, donde primaba el buen gusto y la observación de las costumbres españolas; todo ello, además, dotando a la escena de encanto no exento de variedad en la unidad.<br />
  30. 30. No es aún realismo pleno —si bien algunos de sus óleos para cartones denotan verismo, como La nevada (1786) o El albañil herido (1787)—, pero sí fue necesario alejarse tanto del barroco tardío de la pintura religiosa de provincias como del ilusionista Rococó, inadecuado para obtener una impresión de factura «del natural» (como pedía siempre el pintoresquismo).<br />
  31. 31. Nevada, 1786.<br />
  32. 32. El albañil herido, 1786-87<br />
  33. 33. También era necesario distanciarse de la excesiva rigidez academicista del Neoclasicismo, que no favorecía la narración y la vivacidad en la anécdota requerida en estas imágenes de costumbres, protagonizadas por tipos populares o aristócratas disfrazados de majos y majas, como se puede apreciar en La gallina ciega (1789).<br />
  34. 34. La gallina ciega, 1789 (Rococó)<br />
  35. 35. Lo pintoresco necesita que el espectador sienta que el ambiente, los tipos, los paisajes y escenas son contemporáneos, cotidianos, como los que puede contemplar él mismo; pero a la vez, la vista debe ser entretenida y despertar la curiosidad, pues de lo contrario carecería de interés.<br />
  36. 36. Por otro lado, el realismo capta el motivo individualizándolo; los personajes de la pintura de costumbres son, en cambio, tipos representativos de un colectivo.<br />
  37. 37. La actividad de Goya para la Real Fábrica de Tapices se prolongó durante doce años, de 1775 a 1780 en un primer quinquenio de trabajo y de 1786 hasta 1792 (otros siete años), año en que una grave enfermedad, que le provocó su sordera, lo alejó definitivamente de esta labor. En total realizó cuatro series de cartones.<br />
  38. 38. Retratista y académico<br />Desde su llegada a Madrid para trabajar en la corte, Goya tiene acceso a las colecciones de pintura de los reyes, y el arte del aragonés tendrá en la segunda mitad de la década de 1770 un referente en Velázquez.<br />
  39. 39. En 1778 publica una serie de grabados al aguafuerte que reproduce cuadros de Velázquez.<br />La colección fue muy bien recibida, pues la sociedad española demandaba reproducciones de las poco accesibles pinturas de los sitios reales.<br />
  40. 40. También en sus cuadros Goya aplica los ingeniosos toques de luz velazqueños, la perspectiva aérea y un dibujo naturalista, visibles en el retrato de Carlos III cazador (hacia 1788), cuyo rostro arrugado recuerda el de los hombres maduros del primer Velázquez.<br />
  41. 41. Carlos III, Cazador. 1786<br />
  42. 42. En 1780, es nombrado por fin académico de mérito de la Academia de San Fernando. Con motivo de este acontecimiento pinta un Cristo crucificado de factura ecléctica donde muestra su dominio de la anatomía, la luz dramática y los medios tonos, en un homenaje que recuerda tanto al Cristo de Mengs, como al de Velázquez.<br />
  43. 43. Cristo Crucificado, 1780<br />
  44. 44. A lo largo de toda la década de 1780 entra en contacto con la alta sociedad madrileña, que solicita ser inmortalizada por sus pinceles, convirtiéndose en su retratista de moda.<br />
  45. 45. La familia del infante don Luis de Borbón.<br />
  46. 46. Los duques de Osuna y sus hijos, 1788.<br />
  47. 47. La proporción de las figuras es más reducida, con lo que se destaca el carácter teatral y rococó del paisaje. La naturaleza adopta un carácter sublime («Lo Sublime» del paisaje era una categoría definida por entonces en las preceptivas estéticas).<br />
  48. 48. Se aprecia la introducción de escenas de violencia o desgracia, como sucede en La caída, donde una mujer acaba de desplomarse desde un árbol sin que sepamos de la gravedad de las heridas sufridas, o en el Asalto de la diligencia, donde vemos a la izquierda un personaje que acaba de recibir un disparo a bocajarro mientras los ocupantes de un carruaje son desvalijados por una partida de bandoleros.<br />
  49. 49. La conducción de un sillar<br />
  50. 50. En “La conducción de un sillar”, de nuevo destaca lo innovador del tema, el trabajo físico de los obreros de las capas humildes de la sociedad.<br />
  51. 51. Esta preocupación incipiente por la clase obrera habla no solo de la influencia de las preocupaciones del Prerromanticismo, sino también del grado de asimilación que Goya había hecho del ideario de los ilustrados que frecuentó.<br />
  52. 52. La década de los noventa (1793–1799)<br />En 1792 presenta un discurso en la Academia donde expresa sus ideas respecto a la creación artística, que se aleja de los supuestos idealistas y de las preceptivas neoclásicas vigentes en la época de Mengs para afirmar la necesidad de libertad del pintor, que no debe estar sujeta a estrechas reglas.<br />
  53. 53. Según sus ideas «la opresión, la obligación servil de hacer estudiar y seguir a todos el mismo camino es un obstáculo para los jóvenes que profesarán un arte tan difícil». Es toda una declaración de principios a favor de la originalidad, de dar curso libre a la invención y un alegato de carácter decididamente prerromántico.<br />
  54. 54. A fines de 1792 Goya se encuentra en Cádiz hospedado por el industrial Sebastián Martínez (de quien hace un excelente retrato), para recuperarse de una enfermedad, posiblemente saturnismo, una progresiva intoxicación de plomo que era habitual en pintores.<br />
  55. 55. En enero de 1793 Goya se encuentra encamado y su estado es grave; en marzo comienza la mejoría, pero le dejó como secuela una sordera de la que ya no se recuperará. No tenemos más noticias suyas hasta 1794, año en que el pintor envía a la Academia de San Fernando una serie de cuadros «de gabinete».<br />
  56. 56. Los cuadros a que se refiere son un conjunto de obras de pequeño formato entre los que se encuentran ejemplos evidentes de Lo Sublime Terrible: Corral de locos, El naufragio, El incendio, fuego de noche, Asalto de ladrones e Interior de prisión.<br />
  57. 57. Sus temas son ya truculentos y la técnica pictórica es abocetada y plena de contrastes lumínicos y dinamismo. Estas obritas pueden considerarse el inicio de la pintura romántica.<br />
  58. 58. Asalto de Ladrones, 1794.<br />
  59. 59. A pesar de que se ha insistido en la repercusión que para el estilo de Goya ha tenido su enfermedad, hay que tener en cuenta que ya había pintado motivos similares en el Asalto de la diligencia de 1787.<br />
  60. 60. Sin embargo, incluso en este cuadro, de similar motivo, hay notables diferencias. En el pintado para la quinta de recreo de la Alameda de Osuna, el paisaje era amable y luminoso, de estilo rococó, y las figuras eran pequeñas, por lo que la atención del espectador no reparaba en la tragedia representada hasta el punto en que lo hace en el Asalto de ladrones de 1794, donde el paisaje es ahora árido, la víctima mortal aparece en escorzo en primer término y las líneas convergentes de las escopetas hacen dirigir la mirada hacia el hombre suplicante que se ve amenazado de muerte.<br />
  61. 61. Gracias.<br />

×