Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

Revista escolar nº 15. C.E.O. Príncipe Felipe

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
P       C          E
                                                                                  A       U          ...
No te des por vencido            Abigail Hernández                                26     1ºB   ESO
Experiencia del huerto ...
4




    Aún con sueño escucho el “ti-ti-ti”
del reloj, me levanto como otro día de
clase cualquiera, pero es el día de l...
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Próximo SlideShare
Banderas
Banderas
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 40 Anuncio

Revista escolar nº 15. C.E.O. Príncipe Felipe

Descargar para leer sin conexión

Revista escolar confeccionada por alumnos de Pedagogía Terapéutica integrados en Enseñanza Secundaria Obligatoria, en el curso 2008-9, con materiales elaborados por alumnos de las etapas de Educación Infantil, Enseñanza Primaria y Enseñanza Secundaria Obligatoria.
Ver otras revistas: https://luisjferreira.es/2-talleres-escolares/4-revistas-escolares-2/
Ver talleres escolares: https://luisjferreira.es/2-talleres-escolares/

Revista escolar confeccionada por alumnos de Pedagogía Terapéutica integrados en Enseñanza Secundaria Obligatoria, en el curso 2008-9, con materiales elaborados por alumnos de las etapas de Educación Infantil, Enseñanza Primaria y Enseñanza Secundaria Obligatoria.
Ver otras revistas: https://luisjferreira.es/2-talleres-escolares/4-revistas-escolares-2/
Ver talleres escolares: https://luisjferreira.es/2-talleres-escolares/

Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Similares a Revista escolar nº 15. C.E.O. Príncipe Felipe (20)

Anuncio

Más de Luis José Ferreira Calvo (20)

Más reciente (20)

Anuncio

Revista escolar nº 15. C.E.O. Príncipe Felipe

  1. 1. P C E A U T G R A I S P TÍTULO AUTOR N O A TITULO AUTOR A Editorial Taller de prensa 3 1º-2º ESO Un día inolvidable Ivelisse García y Patricia Gutiérrez 4 2º ESO Una historia de navidad Almudena Moscoso 5 2ºA EP Descripción de Juan Josué Díaz 5 3ºB EP El caracol Fabio y el erizo Fito David Martín y Kevin Rodríguez 6 4ºB EP Quiero ser feliz Pedro G. González 7 2ºA ESO La naturaleza Carlos E. Fernández 7 3ºA EP Romance al mar Belinda Padilla 8 2ºA ESO Romance a la luna Eva S. Nebrera 8 2ºA ESO Romance a la estrella José Á. Pérez 9 2ºA ESO Romance a una abuela Nazaret Afonso 9 2ºB ESO El niño que renuncio a una moto Javier Martín 10 2ºB ESO El físico no importa Elena Hernández 11 3ºA ESO Solo en casa Miguel J. Martín 11 5ºA EP Bambi y sus amigos Daniela Gutiérrez . 12 4ºB EP Mi infancia Ayoze Martín 12 4ºA ESO El ladrón sin nombre Mireya Sanabia 13-4 2ºB ESO La captura más fácil Eva S. Nebrera 14 2ºA ESO El carnaval escolar Grupos de 5º y 6º de EP y 2º A de ESO 15-9 El libro como protagonista Taller de expresión plástica 2006 20-1 1º-4º ESO Minihistorias Laura, Cristhopher, J.Cristhian, Saida, Da- 22-3 4º-6º EP vid, Judit y C. Kevin Inesperadamente... Corina Hernández 23 4ºA ESO Juegos lógicos Yanira Pérez 24 2ºB ESO Entrevista a Leticia J. Paul Ponce y Romen Guillama 25 1ªA ESO Denuncia de una injusticia Oscar Santos 26 2ºB ESO Dos reflexiones Claudia Hernández y Celia Rodríguez 27 1ªB ESO Galería de arte Birmania, Marjorie, Andrea, Tanausú e Iván. 28-9 EI Todos los cursos (páginas específicas y dibujos José, Josué, David, Kevin, Felisa y Aula de EP de toda la revista) apoyo. Cintia, Darío, Marco, Hislay, Tamara, Paul, J. Adonais, Evelyn, Norberto y Antonio ESO
  2. 2. No te des por vencido Abigail Hernández 26 1ºB ESO Experiencia del huerto escolar Juan J., Raúl, Yeray, Adán, Nauzet y Cintia 30 1º ESO Tecnología apunta en la ESO Aridani, Marcos, Paul, J. Javier, Jonathan, J. 31 1º-3º ESO Adonais, Ydaira, Lidia, Adrian y Johanna Produciendo lluvia acida Grupo de alumnos 32-3 4ºB ESO Anuncios Yurena, Aída, Anabel, Nazaret, Alicia y José 34-5 2º ESO Tanausú 5 añ. EI Carteleras vivas Diversos grupos de EI, EP, ESO 36-8 Un recuerdo inolvidable Varios autores 39 4º ESO De nuevo sale nuestra revista escolar, después de un curso de parén- tesis; sumamos, pues, un número más a los 14 que ya se han publicado, aunque haya sido de forma intermitente, desde que comenzó la historia de este centro escolar. En el anterior trabajo, publicado en 2007 con el nombre de “El Venta- nal de Acentejo”, se dio salida a una experiencia del grupo de 3º de diver- sificación de ESO, en colaboración con el “taller de expresión plástica”, mantenida en la asignatura optativa de “Prensa”. En esa ocasión, la revis- ta se produjo básicamente en ese grupo, aunque se abrió a la participa- ción de otros cursos y etapas, para enriquecerla e intentar convertirla en la revista de la escuela. Para crear el presente número, al no disponer ya de esa asignatura, el “aula de apoyo” de ESO decidió convertirse ocasio- nalmente en “taller de prensa” y ponerse manos a la obra, con el propósi- to de que sí fuera ya plenamente ésta una revista del centro. Nos ha cos- tado nuestro esfuerzo hacerlo, pero creemos que valía la pena intentarlo. Nos gustaría que a este número se le añadieran otros, de manera más continuada que la que se ha mantenido hasta la actualidad, y que se consiguiera que la revista fuera un espacio, de uso generalizado, donde publicáramos nuestros trabajos, a modo de expositor. Queremos que se- pan que la revista es de ustedes y que está a su disposición. Le agradecemos a los alumnos su aportación con artículos y dibujos (sus nombres aparecen junto a sus trabajos), a los maestros o profesores que hayan estimulado esas contribuciones y al aula de apoyo de EP su colaboración con nosotros. Queremos manifestar también nuestro agra- decimiento al equipo directivo, al AMPA y a quienes compren cada ejem- plar de la revista, porque son los que la financian. Sin estas colaboracio- nes nuestra revista escolar no hubiera conseguido ver la luz, ni divulgar- se.
  3. 3. 4 Aún con sueño escucho el “ti-ti-ti” del reloj, me levanto como otro día de clase cualquiera, pero es el día de la fiesta de despedida, para luego gozar de las vacaciones de navidad con la fa- milia.... Un día frío, pero, ¿qué esperamos? Son las 8:30 de la mañana. ¡Todavía no nos hemos espabilado! Nadie presentía que nos esperaba un día tan ajetreado, por lo menos para nosotros los alumnos. Entre las charlas salimos al patio a ver cómo los profesores perdían el partido de volley ball, aunque en realidad todavía estamos con la duda de quién ganó, porque sólo estábamos atentos a animar al equipo de los alumnos. Después del partido entramos en las aulas y allí comimos, bebimos e hicimos el amigo invisible. A continuación todo quedó en 3ºB. Conectamos el equipo de Juan Luís y pusimos los CD´S. Allí comimos, hablamos y por supuesto baila- mos. Lo más increíble fue ver cómo los grupos se mezclaban y formaban un círculo mientras nosotras bailábamos. Experimentamos la compenetra- ción, la confianza, las risas, la simpatía, la felicidad al ver que los grupos ya no dependían de grados, ni de si eran mejores o peores. No importaba Patricia Gutiérrez González Ivelisse García Carrillo (2º de ESO)
  4. 4. 5 Había una vez en una ciudad unos niños llamados Lucas y Jorge, a los que les gusta- ba la Navidad. Estudiaban en la escuela de la ciudad. Un día los niños pusieron petar- dos en la gaveta del director y cuando este la abrió, estallaron todos. Al día siguiente, Lucas se acordó que faltaban cinco días pa- ra que llegara Papá Noël y fue corriendo a casa de Jorge y le contó que estaba preocu- pado por el asunto de los petardos. Los ni- ños se pusieron muy nerviosos porque cre- ían que Papá Noël sabía lo que le habían hecho al director del colegio. El día antes de que llegara Papá Noël, Lucas fue a la cabal- gata y allí estaba Papá Noël. Lucas se acercó a él y le preguntó si sabía lo que habían hecho. - Sé que fuiste tú, granujilla -le dijo Papá Felisa J. Correa Suárez Noël-. (6ºA de EP) Lucas echó a correr hacía casa de Jor- Primer premio de felicitaciones ge; al llegar le contó que Papá Noël lo sabía todo. Esa Navidad los dos niños se quedaron sin regalos. Almudena Moscoso Hernández (2ºA de EP) Juan es moreno. Tiene bigote. Tiene los ojos marro- nes. Su nariz es redonda. Su boca es grande con la- bios gruesos. Su piel es morena. Tiene poco pelo y es lacio. Es divertido. Hace muchas bromas, es muy simpático. Es bajito y un poquito grueso. Nos gusta mu- cho. Josué Díaz Hernández (3ºB de EP)
  5. 5. 6 David Martín y Kevin Rodríguez ( 4ºB de EP)
  6. 6. 7 Quiero vivir tranquilo, quiero vivir feliz, quiero que mis compañeros nunca se rían de mí; quiero que sean testigos de lo bueno que hay en mí, porque si se meten conmigo ya no quiero al colegio asistir. El colegio es hermoso cuando amigos tengo en él, pero si alguno se mete conmigo, sin razón y con censura, sólo me queda decirle: ¡Qué vida tan triste y dura te ha de tocar vivir! No tendrá quien le quiera de verdad, si acaso su madre aceptará su maldad. No me acoses ni maltrates, siempre se buen compañero, que los amigos sinceros Pedro G. González Santana son un tesoro verdadero. (2ºA de ESO) ¡Oh ,naturaleza, con tus flores y animales! ¡Oh, mi querida naturaleza, tus árboles nos dan respiración! ¡Oh, paisaje con flores blancas y animales llamadas Flora y Fauna. El sol brilla como una estrella fugaz. Tu querido pastor dice: ¡Oh Sol brillante, de luz preciosa como la de la luna! El vagabundo del bosque dice: Tanausú Díaz Martín ¡Sol dorado y luna plateada! ¡Querida tórtola, tú canto es precioso como tú! (EI de 5 años) Carlos E. Fernández Rodríguez (3ºA de EP)
  7. 7. 8 Dulce mar, dulce mar, nadie va a verte, nadie se sienta a escuchar Luna, luz de la noche, tus dulces suspiros. luna, vigilia de mi sueños, quiero hablar contigo esta noche Indiferente o miedosa, para decirte ¡qué bonita eres! la gente se avergüenza de ti. No quiere ver tu reflejo Has sido mi amiga en los días de terror, maravilloso y encantador. en los días de estudio, en los días de insomnio Tú, viejo y sabio mar, y en los días en que la fiebre era un temor. te pones triste, al saber que a nadie Luna, lunera, le importas. amiga de mis juegos, compañía de mis noches en vela, Y entre tu manto azul, no huyas de mí salen esos hijos tuyos, y en mis sueños tan puntiagudos. quédate a dormir. Quien pudiera ser como tú, Enséñame a escribir tan extenso y hermoso, la primera carta de amor, enfadarse con el mundo, para mi amado, y no dejar disfrutar de ti. Ilumíname para escribir !TE QUIERO! Dulce mar, dulce mar, nadie contigo quiere estar, Eva S. Nebrera Herrera nadie te quiere escuchar, (2ºA de ESO) pero sí disfrutar. Belinda Padilla Armas. (2ºA de ESO)
  8. 8. 9 Al caer la noche, alzo mis ojos al cielo y ahí estás, dando luz a la oscuridad. A pesar de que te observo desde que tengo razón, hoy me ha dado un vuelco el corazón. Porque aunque estás donde siempre, junto a la luna, esta noche tu brillo, no lo supera ninguna. Iván Hernández José Á. Pérez Luís (EI de 5 años) (2º A de ESO) Querida abuela, tú con esa sonrisa me iluminabas, con esas ganas de sonreír que en ti estaba, con el brillo de tus ojos nos arropabas. Ahora, ya tú no estás, y no paro de imaginar esos momentos que pasé junto a ti, momentos de felicidad. Quién me iba a decir, que, con esas ganas de vivir, de repente, te ibas a ir. Y te fuiste, te fuiste y me dejaste vacía, con este vacío tan inmenso que ahora siento. Pero tendré que acostumbrarme porque sé, que me estarás mirando Nazaret Afonso Pérez en alguna parte. (2º B de ESO)
  9. 9. 10 Deseo contarles una historia real que se produjo el día de reyes en nuestro pueblo. Un niño llamado Rayco, de 16 años, fue a abrir sus re- galos de reyes al salón de su casa, y junto al árbol encontró un gran pa- quete que le llamo enormemente la atención, por eso fue el primero que desenvolvió. Con gran impaciencia empezó a rasgar el papel, y ensegui- da descubrió, con gran satisfacción, lo que el papel envolvía. ¡ERA UNA MOTO! Una Yamaha Aerox de 45 C.C., color azul. Se llenó de satisfac- ción porque llevaba tiempo soñando con ella. Al empezar las clases, Rayco le contó al maestro que los reyes le re- galaron una moto. El maestro se sorprendió de que le hubieran hecho ese tipo de regalo. Rayco le explicó que iba a usar la moto para dar vueltas por ahí, para montar a pibas, para divertirse etc. El maestro le pregunto que si una moto era un juguete o un medio de trasporte, y Rayco le res- pondió que era un medio de trasporte; entonces el maestro le indicó que si era un medio de trasporte no debía emplearse como un juguete. Siguie- ron conversando hasta que Rayco se dio cuenta de que se había equivo- cado pidiéndole una moto a los reyes magos. Cuando Rayco llegó a su casa, le comentó a su madre la conversación que había mantenido con el maestro y le dijo que no quería la moto. La madre, aquien le pareció bien la decisión de Rayco, dispuso devolver la moto y comprarle lo que necesi- tara. Probablemente a Rayco le seguirán gustando las motos; quizás cuan- do sea mayor se compre una si la necesita, pero, de momento, ha preferi- do renunciar a la que le han regalado, en favor de otras cosas más nece- sarias. Javier Martín Martín ( 2ºB de E S O)
  10. 10. 11 Antonio J. Martín (4ºA ESO) En un pueblo de la Palma vivía un chico de 23 años llamado Alberto. Lo que más le gustaba era practicar la lucha canaria, el deporte autóctono de las islas canarias .Sin embargo, tenia un problema, era muy delgado y solo medía un poco mas de un metro de altura: por eso ningún equipo le fichaba y todos se burlaban de él. Alberto se puso muy triste y abandono la lucha canaria. A los pocos meses en- contró una chica muy guapa que se enamoro de él sin importarle su aspecto. Lucia que así se llamaba, le empujo a que volviera a entrenar. Le dijo que si salía a luchar sin miedo a las criticas podía ser uno de los mejores luchadores de las islas, y… así fue. Alberto iba a entrenar a diario, y un día le vio el presidente del club de lucha Tazacorte, que quedó maravillado de lo bien que luchaba y, a pesar del poco cuerpo que tenia, lo fichó en su equipo. Cuando entró en el nuevo equipo se seguían burlando de él, pero lo que no se esperaban era que tirara al puntal del equipo contrario que pe- saba ciento treinta kilos. Todos quedaron impactados. Poco a poco se fue haciendo famoso y lo fueron subiendo de categoría porque luchaba muy bien. Y todo gracias a su novia que siempre le apoyó y le ayudó a superar sus complejos. A partir de ahí, nadie se volvió a burlar de él. Elena Hernández Flores (3º A de ESO) Había una vez un niño que se llamaba Bryan. Sus padres fueron a visitar a unos amigos, y estaba solo en casa. Bryan le tenía miedo a la oscuridad, a las sombras y a estar solo. El niño fue a buscar agua y algo de comer porque no había cenado. Mien- tras estaba llenando un vaso de agua vio una sombra en la despensa. Sa- lió corriendo a toda pastilla, encendiendo todas las luces por donde pasa- ba. Cuando llegó a su cuarto, se metió en la cama y se tapó por completo. Bryan, tiritando de miedo, asomó la cabeza y vio otra vez la sombra de antes por el pasillo… Al cabo de un rato, aterrado, vio cómo entraba en mi habitación. ¡Espera! –me dije- ¿No será mi hermana pequeña? Luego la reconocí. ¡Era mi hermana! Miguel J. Martín (5º A de EP)
  11. 11. 12 Una mañana de primavera, los animales fueron a ver al nuevo prínci- pe: Bambi. Bambi tenía muchos amigos. Tambor, el conejo, fue su primer amigo. Enseñó a Bambi muchas cosas nuevas. Bambi conoció a otro amigo, una mofeta llamada Flor. Bambi también tenía una amiga que se llamaba Fali- na, una cervatilla. Cuando llegó el Invierno, Bambi y Tambor jugaron sobre el hielo. ¡Era muy divertido!. La siguiente primavera, Flor se enamoró y Tambor también. Final- mente, incluso Bambi se enamoró ¡de su amiga Falina!. Después del largo Invierno llegó la primavera, y todos los amigos visi- taron a los bebes de las familias. ¡Bambi era un padre muy orgulloso!. Daniela Gutiérrez Hernández (4ºB de EP) Un año mágico el de mil novecientos noventa y tres. A nivel mundial, un año importante por la independencia de la República Checa y Eslova- quia, o la llegada a la presidencia de Bill Clinton entre otras noticias, pero importante a nivel personal por ser el año de mi nacimiento, un dos de diciembre. Varios contrastes tiene mi infancia. Entre nerviosismo (en mi primera comunión), lloriqueos (en los primeros días de colegio) y alegría (al recibir un juguete) está dividida la primera etapa de mi vida. Tras gateos, lloros y siestas, típicos de la edad, pronuncié y expulsé de mi boca la palabra agua, algo que rompe la monotonía del papá – mamá habitual. Años des- pués, asombrado con los dibujos y los libros (sobre todo de animales), deshice de mi interior las palabras, al poder comprender la lectura. ¿Y en la familia? Todo iba bien dentro de lo que cabía. El momento más emocionante fue al nacer mi hermano. Un niño travieso, gracioso e inocente, como cualquier niño al ir a un parque o recibir un regalo, por- que cualquier momento podía ser bueno para ser feliz y reír; algo que no pasaba a menudo cuando se era adulto, por el trabajo y demás. Ayoze Martín Díaz (4º A de ESO)
  12. 12. 13 En un bar del lugar más oscuro de la ciudad de Hersbruck, Alemania, se hallaba el ladrón más buscado del país, pues sólo por su cabeza da- ban más de tres millones de euros. Pero él tenía un secreto: robaba a los ricos para dar alimento y ropa a los niños más pobres que no tenían ni pa- dres ni hogar. Una noche, estando tranquilamente comiendo y bebiendo algo en un bar, se percató de que la policía estaba haciendo una inspección por la zona y, antes de que lo encontraran, se dirigió al baño y salió por una ventana trasera, cayéndose en un cubo de basura; luego huyó corriendo, como un fórmula uno, por esos callejones sucios. En su carrera, se encontró con un niño llamado Zez. Estaba sucio y enfermo, sólo en la apariencia se le notaba. El ladrón se apiadó de Zez y con el dinero que le quedaba fue a un médico. Él sabía que se arriesgaba a que la policía le encontrara más rápido. En la consulta del doctor Harol- do José García Rodríguez, el ladrón desde la oscuridad le avisó de que si le delataba algo muy malo le esperaría. Haroldo asintió con la cabeza y puso manos a la obra. Haroldo dijo que tenía pulmonía y que debía guar- dar reposo, pero sobre todo, no podía sacarlo a la calle. El ladrón pensati- vo decidió dejar a Zez a cargo de Haroldo, ya que no podía estar cargan- do al niño a todas partes. Al mes de haberse recuperado Zez, el ladrón se dio cuenta de que ya no le quedaba mucho dinero, pues se lo daba a todos aquellos niños que no tenían nada para comer, así que decidió robar la perla rosa. Planeó un astuto plan: entrar por la ventana trasera del museo árabe saudí, ir hacia donde estaba la perla, cogerla y sigilosamente salir por la ventana lateral. Zez le dijo que dónde tenía la astucia ese plan, ya que lo único astuto era que lo robara a la una de la mañana. Pero el ladrón, como era tan ca- bezón, entró con un buen equipo, que incluía todo lo que el necesitaba: un ladrillo, un cúter y un bate de béisbol. Estaba todo tan oscuro que entró tres veces a la misma habitación. A las 5:59 h. de la mañana, por fin, encontró la habitación donde se hallaba la perla. Entró con sigilo, cortó el cristal con el cúter, la cogió, y le ocurrió algo inesperado: tres pre- sas canarias salieron y le persiguieron hasta que dos de ellos se fueron y el tercero le siguió, lo alcanzó y empezó a morderle. El ladrón, como Dios le ayudó, sacó el bate de béisbol y empezó a darle hasta que el perro sa- lió corriendo. Se largó por la ventana lateral, cogió carrerilla y saltó hacia donde estaba el roble, pero le sucedió un percance: no se agarró bien y cayó por las ramas lastimándose. El ladrón pensaba que lo único bueno en aquella situación era que cayó justo debajo de una de las ramas y que no le daba el sol. Pero ocurrió una fatalidad: la policía fue a mirar qué pa- saba allí y, por fin, encontraron al ladrón y le detuvieron.
  13. 13. 14 A la semana de recuperarse, tubo que especificar todo lo que había robado y dar sus datos personales. Pero, como ya sabéis, a él nunca le habían puesto nombre, por lo que no pudo especificar bien esos datos. Sí pudo indicar lo que había robado: el segundo diamante más grande del mundo (la perla rosa), gran cantidad de platino y oro, rubíes, zafiros, es- meraldas, etc. La policía, asombrada, lo llevó a juicio directamente. El juez, aterrorizado, le condenó a cadena perpetua, pero justo en ese mo- mento apareció Zez diciendo que si no hubiera sido por la ayuda de ese hombre, muchos niños como él hubieran muerto. El juez se quedó pensa- tivo y al final le condenó a cuarenta y nueve años en la cárcel. El ladrón un poco más alegre por la reducción de pena, quiso despedirse de su buen amigo y agradecerle su testimonio, pero Zez le dijo que no tenía que agradecerle nada, ya que gracias a él seguía con vida. Zez se despidió del ladrón llamándole “Sombra’’. El ladrón se quedó perplejo mirándolo, pero a la vez sonriente. Sombra, pensaba él, por fin le habían puesto un nombre (bueno, más bien un apodo). Mireya Sanabia Luján (2º B de ESO) El sargento de la policía, Fernando Morín, entró como todas las maña- nas en el bar de la esquina, de la calle donde estaba la comisaría, para tomar un cortado. Su sorpresa fue enorme cuando vio, en un lateral de la barra del bar, al asesino más buscado del país, vestido con una gabardina y un sombrero negro, gafas de sol que ocultaban sus ojos verdes, y unas botas de lluvia. Fernando fue al baño y con un walkie-talkie llamó a sus compañeros, pero Rafael ”El Serpiente”, el asesino, se dio cuenta y salio huyendo a to- da prisa del bar en su coche. Los compañeros de Fernando subieron a los coches patrulla comenzando una persecución por toda la ciudad. Subie- ron por la Avenida Tres de Mayo, en dirección al Norte, sin respetar ni semáforos ni normas de tráfico. Llegaron a la Victoria, donde se encontra- ba la casa de “El Serpiente”, y ahí fue apresado, pues cayó por uno de los barrancos de ese pueblo torciéndose el tobillo, lo que hizo más fácil su captura. Eva S. Nebrera Herrera (2ºA de ESO)
  14. 14. 15 Yeray, Juan J., Raúl J., Adán, Nauzet, Cintia, David, Kevin, Cristopher y Johana. Aula de apoyo de EP (2007) LETRA DE LA MURGA ”COQUIVIRUTIS” Letra seleccionada (2ºA de ESO) ¡Firmes! Para una que aprobamos, van y nos dicen, que hemos copiado. Aquí, aquí, aquí, aquí no se estudia, aquí no, aquí no, ¡Ju! Todos los días son así, no se estudia ni se atiende por aquí, sólo buscamos diversión, pero ellos nos molestan un montón. (Pitos) (Música: “Shin-Chan”) Ventura. Un maestro aburrido, chiquitín y extrovertido que a todos hace enfadar. Es Ventura ese maestro, quien a todos hace copiar. Don Ventura. (Pitos) (Música: “Chikichiki”) José Luis. Baila José Luís, baila José Luís y su meneo se hace así: Uno copiar allí. Dos ponerse así. Tres callarse ya. Cuatro vete por ahí. Explica José Luís, explica José Luis que todo el mundo se fija en ti.
  15. 15. 16 (Pitos) (Música: “A quien le importa”) Reyes. A quién le importa lo que tú hagas, a quién le importa lo que tú expliques. Yo soy así y así seguiré, así que ¡cállate! (Pitos) (Música: “Ye, ye”) Laly, Ana, Eva. No se quieren enterar ye, ye, que se tienen que peinar ye, ye, ye, ye, que siempre van con sus pelos alocados, que en Híper Dino un peine es muy barato. (Pitos) (Música: “k- narias”) Juan Luis. Necesito decirte algo, y es que ya me tienes harto. Hace rato acabó la cla- se, así que ¡déjalo ya! Yo necesito decirte: ¡Wooo! que te peines. (Pitos) (Música: “Ranchera”) Carlos. Carlos en el camino me enseñó que mi destino era estudiar, estudiar, estudiar, estudiar, estudiar; luego me pidió la agenda, y tenía que tenerla para poder aprobar, aprobar. Sin estuche ni libreta no apruebo, ni con chuleta. ¡Yo ya no puedo más! (Pitos) (Música: “Macarena”). Catalina. Dale a tu cuerpo alegría Catalina, que tu cuerpo no está para comer chocola- tinas. Dale a tu cuerpo alegría Catalina. ¡Hey! Catalina. ¡Ajá! (Pitos) (Música: “Háblame claro”) Rita y Belén. Hablas en inglés y no te entiendo, no me escuchas y no te entiendo. Pa- sa de mi o háblame claro. Dices que no te hago caso, pero es que yo paso. No des más el coñazo y háblame claro. (Pitos) (Música: “La abeja Maya”) Marta. En un país multicolor, los dedos en el enchufe ella metió, y así la pobre se quedó con los pelos estofados. ¡Pobre, pobre Marta! ¡Pobre, pobre Marta! (Pitos) (Música: “Superman”) Carlos. No soy súper Carlos. ¡Quítame los zancos que me puedo matar! Mira que no soy de acero, me resbalo por las rampas, me tropiezo y me muero. Ya me voy ¡GOOD BYE! Yo ya me boy, y me boy cantando con esta canción. ¡Qué vacilón cantar!, ¡qué vacilón!, y el que no lo cante es un profesor. Yo me voy cantan- do, yo me voy dichoso, yo me voy cantando. Estoy casi ronco. Pero no me importa, si tú te diviertes, porque mi ilusión es joderte… Yo Ya Me Voyyyy. ¡Adiooooooooos!
  16. 16. 17 LETRA DE LA MURGA “PICABIMBOS” Letra seleccionada (5º y 6º de EP) LA BERLINA Los niños en el colegio tienen el coco algo duro EL CUBANITO La teacher Cintia en el cole el estudio y las tareas lo dice todo en inglés se las pasan por el cu… ¡Háblame un poquito claro! Los cuadernos en mi clase, Lo entiendo todo al revés. lo digo sin disimulo, Los jardines del colegio parecen papel de baño son de diversos colores sirven “pa” limpiarse el cu… predomina el rojo y blanco El gimnasio del colegio hay más papeles que flores. es un sitio cojonudo En casa siempre me dicen porque tiene muchas cosas que al cole se va a estudiar para jugar con el cu… eso era en otros tiempos “Pa” la señorita Vicky ahora hay que ir a molestar. dar clase es algo duro Cuando vamos a los baños porque siempre hablamos mucho todo aquello huele mal la tenemos hasta el cu… no tiran de la cisterna En clase Rosi señores nos podemos asfixiar. si llueve es algo muy duro Los maestros del colegio hay agua” pa” echar un barco están tristes con razón y lavarse bien del cu… todavía ven sin gafas Las rampas nuevas del cole las llaves sin el tablón. son algo muy cojonudo Cuando salgo del colegio con los zancos y los ruidos siempre hay un montón de coches ya me están hinchando el cu… tú nunca verás un guardia Las llaves con el ladrillo, cualquier día habrá un “esmoche”. lo digo sin disimulo, están buenas ”pa” hacer leña y calentarnos el cu… Paul D. García Macos A. Guzmán Évelyn Pérez Premio 1º (1ºB ESO) Premio 2º (1ºA ESO) Premio 3º (4º ESO)
  17. 17. 18
  18. 18. 19
  19. 19. 20
  20. 20. 21
  21. 21. 22 En nuestro taller de literatura, se han seguido los siguientes pasos para hacer es- tas narraciones: 1º. Presentar a los personajes 2º. Describir el lugar donde sucede la historia. 3º. Contar lo que pasa en la historia. 4º. Escribir el final. ¡Anímate a escribir y a ilustrar! Caminaba una chica por un callejón oscuro y sucio. De pronto oyó un ruido extraño. La chica miró por todos los lados, pero no vio nada. Si- guió caminando muy despacio. De pronto una rata enorme apareció, pe- ro un gatito salió y defendió a la chica. Finalmente ella adoptó al gatito. Laura Díaz Estévez (6º A de EP) Aladín es un mago que vuela en una alfombra mágica. Estaba un día en un teatro para sacar un conejo del sombrero, pero en cambio, apareció un enorme murciélago. El público salió corriendo y gritando. Cristhopher Santos Armas (6º B de EP) Ayer estábamos Judit, Ayoze y algunos niños más, en el Centro Cultu- ral de los Arroyos. El cocinero Keneth nos ayudó a hacer Mouse de choco- late y magdalenas. Haciendo caso a las ordenes de él hicimos los postres. ¡Estaban riquísimos!. J.Cristhian Gutiérrez Martín (5ºA de EP) Mi abuelo Kiko y yo estábamos una tarde en el monte, haciendo un muro. Al guardar el material me di en la pierna. Por la tarde nos volvi- mos a casa, me duché y fui a buscar a mi abuela que estaba en el gua- chinche de la hermana de mi abuelo. Saida González Afonso (6ºA de EP) Había una vez un niño llamado Cristian que era muy bueno. Cuan- do éramos niños, estábamos jugando a la cogida, él se cayó y se par- tió la mano. La madre lo llevó al médico, allí le pusieron un yeso. David Martín Martín (4º B de EP) Cuando fue la hora del recreo fui a la cafetería a comprar dos boca- dillos. Como había una cola enorme tuve que esperar. Por fin, cuando llegué al mostrador, la chica me dio los bocadillos. Tenía un hambre que me moría. Judit Díaz García (5º B de EP) Me llamo Kevin y voy a contar un suceso que me pasó. Iba con una bicicleta por una calle con algo de bajada, como iba muy rápido y los frenos no respondían, acabé cayendo al suelo. Me fastidie la rodilla. C. Kevin Rodríguez Casañas (4º B de EP)
  22. 22. 23 Un domingo nos reunimos toda la familia para celebrar el cum- pleaños de mi bisabuela. Nos reunimos por lo menos 30 personas en la finca de mi abuelo. Me lo pasé muy bien porque comí, jugué y me reí. Al final recogimos todo y cuando nos marchamos ya es- taba oscureciendo. Saida González Afonso (6º A de EP) Aun casi sin poderlo imaginar. Cuando los ánimos no estaban como para pensar en nada. Cuando la vida gira en torno a ti, sin sentido. Cuan- do no valoras nada de lo que tienes… Aparece como si nada, inesperada- mente, sin palabras, sin gestos, sin ruidos, simplemente en silencio… Actuando de manera insólita, buscándote como un juego de niños, en realidad jugando a ganarte. Y, tú… en realidad no sabes qué hace aquí, por qué aparece, por qué te busca, qué quiere de ti, pero aun así, con to- das estas preguntas sin una sola respuesta, deseas que no se vaya, que se quede a tu lado siempre, como mismo apareció, que se quede… Cuando por fin logras entender por qué está aquí, empiezas un mun- do de nuevo. Vuelves a darle sentido a todo aquello que no lo tenia, a to- do eso que deseabas olvidar, a todo lo que no valorabas, porque en reali- dad te hace que vuelvas a vivir. Vives momentos que jamás pensaste sentir, cosas que eran inalcanzables, sentimientos nunca vividos, empie- zas un camino a su lado casi sin sentido, pero deseado… Te cuida, te mi- ma, te ayuda, te escucha, pero sobre todo esta ahí. Está cuando simple- mente necesitas escuchar su voz o mirar sus lindos ojos, eso es lo impor- tante, que sabes que va estar ahí… Hay momentos en los que empiezas a sentir miedo de que se pueda ir, de que vuelvas a quedarte sola, de seguir el camino sin su presencia. Pero esta ahí, para aclararte que no tiene intenciones de marcharse, que se quiere quedar, porque para este motivo apareció así; para quedarse a tu lado y no marcharse… Ya está, ya se quedó a tu lado, ni desea irse ni tú quieres que se vaya. Pasa el tiempo… y en realidad te das cuenta que lo que una vez soltó su boca, se ha cumplido, se quedó y se quedará. Sí, está aquí, no se ha marchado… Ahora surgió el sentimiento esperado por ambos, y simple- mente han hecho lo posible por vivirlo al máximo. Por no perder ni un se- gundo de libertad, de sentirse juntos… Eso es todo: Ya se quedó, tú nun- ca dejarás que se aleje, nunca se irá… Corina Hernández Izquierdo (4ºA de ESO
  23. 23. 24 .2. Conecta cada 1. Agrega dos líneas rectángulo con el rectas y divide el cua- triángulo que tiene el drante del reloj en mismo número. Las tres partes. La suma líneas no deben cru- de los números de zarse ni salirse del cada parte debe ser diagrama. igual. 3. Fíjate si puedes hacer una tercera 4. Trata de unir los flecha que tenga el nueve puntos usan- mismo tamaño que do sólo cuatro líne- las otras dos agre- as rectas gando sólo dos líne- as rectas. 5. ¿Puedes dibujar estas figuras sin levantar el lápiz del papel? No está permitido volver a repasar ninguna línea pero sí puedes cruzar sobre ellas. 1 2 3 6. Coloca 12 palillos 7. Coloca 16 como se muestra en palillos como el diagrama. muestra el dia- ¿Puedes mover sólo grama. Quita 4 tres y terminar con para que que- tres cuadrados igua- den otros tantos les? triángulos. 8. Los cuatro palillos de 9. ¿Puedes pensar un modo de este diagrama represen- hacer cuatro triángulos, todos del 1€ mismo tamaño, con sólo seis pali- tan una pala levantando una moneda. ¿Puedes llos? mover dos para que la moneda quede fuera de la Yanira Pérez Martín ( 2º B de ESO) pala? Encontrarás las respuestas en la página: 33
  24. 24. 25 (NUESTRA TRABAJADORA SOCIAL) Pregunta. ¿En qué consiste tu trabajo? Respuesta. Tengo varias funciones: Control del absentismo escolar (las faltas), entrevista con los alumnos y familias para hacer un seguimiento, coordinación con el profesorado y con los servicios sociales del ayunta- miento, participación en el proyecto de formación a las familias, formo parte del equipo de convivencia, soy mediadora escolar, doy talleres al alumnado, etc. P. ¿Es esta una actividad nueva en los colegios? ¿Por qué la han introdu- cido? R. Lleva unos cinco años en algunos centros de ¨atención preferente¨. En este centro llevamos tres años. Se introdujo porque cada vez es mayor la problemática social y por lo tanto se necesita la intervención de este tipo de profesionales. P. ¿Con qué dificultades te encuentras en tu trabajo? R. Principalmente lograr la participación de las familias en la vida del centro, y también verle continuidad a mi trabajo, ya que cada año se lo- gran avances, pero al curso siguiente no se sabe si habrá o no trabajador social en el centro. P. ¿Cuál es tu horario laboral? R. Como trabajadora social de lunes a viernes y de 8:30 a 13:30 h. Algu- nos lunes atiendo a padres por la tarde. Como monitora del plan de acom- pañamiento, trabajo de lunes a jueves de 15:00 a 17:00 h. P. ¿Te sientes a gusto con nosotros? R. Sí, me siento bien, tanto con los compañeros como con el alumnado. P. ¿Qué estudios hay que realizar para poder ser trabajadora social? R. Una carrera universitaria de tres años, llamada trabajo social. P. ¿Quién os contrata para que podáis trabajar en la escuela? R. Lo hace una subcontrata, ya que el cole- gio directamente no nos puede contratar. P. ¿Cuál es tu salario? ¿Te parece justo? R. (Risas). Casi nadie está de acuerdo con su salario, siempre queremos más. P. Si no fueras trabajadora social, ¿qué te gustaría ser? R. Maestra de educación infantil. P. Muchas gracias. Has sido muy amable. R. Gracias a vosotros. Texto: J. Paul Ponce Salas Romen Guillama García Fotografía: Cintia García Abreu (1ºA de ESO)
  25. 25. 26 Soy un alumno del CEO “Príncipe Felipe”, y me dirijo a los responsa- bles de la Consejería de Educación del Gobierno Canario, para quejarme por haber modificado algunas normas en nuestro perjuicio. Hace dos años, estando en primer curso de ESO, después de haber- me esforzado, de contar con la aprobación de mis maestros y de ir apro- bando con una adaptación en la mayoría de las asignaturas, me encontré con que tuve que repetir el curso. Esto me produjo un gran desánimo y me sentí muy fracasado; ahora que estoy en segundo, sé ya que tengo que repetir el curso, por lo que mi desánimo ha aumentado, y se crece aún más cuando veo que no podré acabar la escolaridad. Además, este curso me ha traído otra sorpresa desagradable, porque ya no puedo apro- bar las asignaturas, como antes, si mis profesores piensan que voy aprendiendo lo que puedo, según lo que me exigían; sino que ahora, para aprobar tengo que dar lo que se exige en segundo; con lo cual no conse- guiré aprobar casi nada, y esto es muy frustrante y me ha hecho perder el interés. Es como si no hubiera aquí sitio para mí. Al no tener interés, reconozco que mi comportamiento en clase no es adecuado. Soy conciente de que esta nueva norma me está complicando la vida en el colegio y de que yo se la complico algo a mis compañeros de clase y a mis profesores; pero lo que me ocurre es que no le encuentro sentido a esto y, además, me parece una gran injusticia. Oscar Santos Afonso (2ºB de E S O) Yo pienso que la película “Burt Munro”,que acabamos de ver, nos ayu- da a saber que rendirse no es la mejor opción. Lo mejor que podemos hacer es buscar soluciones, o pedirle a alguien que te ayude. También nos enseña a comprender que todas las personas tiene el derecho de realizarse, por que hay quienes piensan que las chicas a las que les gusta las chicas son raras; la vedad es que no es así, pero cada uno tiene su forma de pensar. Lo que a mí realmente me importa es que nadie se dé por vencido. Porque por muchas veces que falles, siempre hay una opor- tunidad. Las cosas nunca salen a la primera. Abigail Hernández Santos (1ºB de ESO)
  26. 26. 27 En la clase de hoy hemos sabido que hay soluciones para todo. Antes de intentar solucionar un problema, debemos informarnos con lujo de de- talles sobre todo lo ocurrido. Ante un conflicto, por ejemplo, debemos sa- ber: - lo que dice cada persona. - cómo se sentirán las personas metidas en el conflicto. - ponernos en el lugar de cada una de las personas. - buscar distintas soluciones y no crear más problemas. - intentar meter sólo ese problema en la discusión, y no añadir otro tema que no esté relacionado con el problema que tenemos. Hoy las niñas de la clase tuvieron una pelmilla. Era el cumpleaños de la maestra, y algunas de las compañeras se quedaron a adornar la clase, mientras el resto nos fuimos al recreo. El problema fue que unas sufrieron comentarios negativos de otras; pero, al final, todo se solucionó. Se resol- vió gracias a las recomendaciones que están escritas arriba. Con la experiencia hemos aprendido a plantear un tema en concreto, a ponernos en el lugar de los demás, a informarnos y a buscar distintas soluciones. La clase de hoy me ha parecido muy interesante, porque he aprendi- do mucho. También nos ha ayudado a saber relacionarnos con los demás y, sobre todo, a buscar distintas soluciones, y a no usar nunca un proble- ma como una solución. ¡Siempre tienen que acabar bien las cosas! Claudia Hernández Noda (1ºB de ESO) Mi objetivo en la vida es sacar una carrera, que me guste. Pero yo sé que para conseguirlo hay que pasar por muchos obstáculos. Para sa- car esa carrera hay que ir estudiando desde ya, pero desde ahora ya es- tamos teniendo muchos obstáculos. En la clase, por ejemplo, hay muchos compañeros que impiden que me concentre en lo que la maestra está ex- plicando, y ese es para mí mi mayor obstáculo. La ficha de trabajo, que nos ha traído la maestra, nos habla de los obstáculos. Las personas que quieren tener un buen futuro como yo, estoy segura de que se sentirán identificadas con el protagonista de la historia. Él, al principio, tenía dos zanjas y al final se convirtieron en un abismo. Eso para mí significa que hay obstáculos menores y obstáculos mayores. Por culpa de los obstácu- los hay muchas personas que rechazan su sueño. Cuando intentan con- seguir un reto a la primera y fallan, a la segunda y fallan de nuevo, y a la tercera vez también, lo dejan de intentar, y ahí pierden sus sueños. Yo es- pero que ni a mí, ni a mis amigos, nos pase eso, por culpa de los obstácu- los. Celia Rodríguez Acosta (1ºB de ESO)
  27. 27. 28
  28. 28. 29
  29. 29. 30 Al inicio de este curso 2008-9, nos propusieron a un grupo de alumnos de 1º de ESO hacer un huerto en la escuela, para tener ese tipo de expe- riencia que tienen nuestros mayores del pueblo. Hemos preparado varios terrenos para su cultivo y, además, hemos arreglado algunas jardineras. A lo largo del curso, en ellos hemos realiza- do diferentes actividades; las mismas que se hacen en los huertos que conocemos (preparar la tierra, sembrar, regar, quitar hierbas, etc.), pero también hemos realizado otras relacionadas con ellas, como confeccionar un invernadero y un colgador para ordenar las herramientas de la labor, y tomar nota lo que hacemos y redactarlo. Hemos vivido nuestra experiencia con bastante ilusión e interés, aun- que a veces a Carmelo (nuestro profesor) le pareciera que no era así, porque somos algo inconstantes y juguetones, poco acostumbrados a los esfuerzos; pero siempre estábamos pendientes de cuando tocaba huerto, y al llegar la hora íbamos con ganas; y si no podíamos ir, porque estuviera lloviendo, o porque la tierra estuviera demasiado enchumbada, nos quedábamos decepcionados. Queremos comentar que hemos intentado, con esfuerzo, hacer el tra- bajo bien, para que quedara bonito y para conseguir buena cosecha. Hemos plantado zanahorias, coles, lechugas, pimientos, cebollas, perejil, cilantro y millo. Nos ha alegrado mucho ir viendo cómo las plantas crecían y, más todavía, repartirnos la cosecha; aunque también queremos mani- festar que hemos sufrido alguna frustración cuando al llegar al trabajo al- gunos días nos encontrábamos plantas destrozadas. Juan J., Raúl, Yeray, Adán, Nauzet y Cintia (1º de ESO)
  30. 30. 31
  31. 31. 32 Los alumnos de 4º Diversificación hemos ido al laboratorio de nuestro Centro a realizar un experimento para “crear” lluvia ácida. ¿Qué es eso de la lluvia ácida? La lluvia ácida se forma cuando la humedad en el aire o las go- tas de agua de lluvia se combinan con los óxidos de azufre o de nitró- geno emitidos por fábricas, centrales eléctricas y vehículos que queman carbón o productos derivados del petróleo. La consecuencia de este hecho es que se dañan las superficies forestales, se acidifican los sue- los agrícolas, se contaminan las aguas de lagos, ríos y mares, limitando el desarrollo de vida acuática en este agua, se corroen las estructuras construidas con mármol, etc. ¿Qué hicimos para crear lluvia ácida? Preparamos el material necesario: azufre, agua destilada, cucha- rilla, bombona de gas, recipiente de vidrio (matraz) con su tapón. 1. Calentamos un poco de azufre en la cucharilla hasta que empieza a arder. En ese momen- to comienza el desprendimiento de un gas, llamado dióxido de azufre, perfectamente reconocible por un olor característico (el mis- mo que se percibe cuando encen- demos un fósforo o al ascender al Teide). 2. El gas se recoge en el re- cipiente colocado de forma inver- tida. Cuando apreciemos que el gas llena completamente el reci- piente lo apartamos y colocamos el tapón.
  32. 32. 33 3. Finalmente añadimos rápidamente unos 100 cm3 de agua destilada en el interior del recipiente y agitamos. De esta forma el gas se disuelve en el agua, convirtiéndola en agua áci- da, o mejor, “lluvia ácida”. RESPUESTAS DE LOS JUEGOS LÓGICOS DE LA PÁGINA 24 2. 1. 3. 4. 5 7. 8. 9. 1€
  33. 33. 34
  34. 34. 35 José A. Pérez (2ºA de ESO) Tanausú Díaz Martín (EI de 5 años )
  35. 35. 36
  36. 36. 37
  37. 37. 38 Kevin Barroso Gutiérrez (4ºA de EP) Alumnos de 6ºA de EP
  38. 38. 39 Llegó el final de nuestra etapa en el CEO “Príncipe Felipe” y sentimos nostalgia por ello. ¡Parece mentira! La verdad es que hemos crecido en este colegio. Compañeros y pro- fesores nos han hecho vivir buenos y malos momentos. Nos hemos for- mado como personas y hemos aprendido a convivir con respeto. Pronto dejaremos muchos compañeros detrás, pero nos quedarán los momentos agradables en el recuerdo, también profesores que nos han ayudado y apoyado y que ya no estarán a nuestro lado. ¡Esos recuerdos! entrañables donde hacíamos boberías para pasar el rato. En nuestra mente se quedan miles de recuerdos como aquel día en que se acabó nuestra infancia y tuvimos que afrontar el valor de aceptar la madurez que se requiere en la ESO. Son años repletos de momentos que jamás podíamos haber imagina- do vivir. Recordamos aquellos primeros días de infancia cuando pensába- mos que nunca llegaríamos a estar donde ahora estamos y, ahora que hemos llegado, nos gustaría volver a atrás. No sólo nos queda sentimien- to de alegría , también nos queda la tristeza de tener que separarnos de nuestros compañeros, que más que compañeros son amigos. Sabemos que no siempre nos hemos comportado como deberíamos, pero a pesar de todo hemos salido adelante. Queremos dar las gracias a directivos y a profesores, al personal auxiliar, de mantenimiento y de limpieza; porque durante estos años nos han atendido y aguantado. Sólo tenemos palabras de gratitud. ¡¡Gracias!!
  39. 39. Taller de prensa con las funciones de: coordinación, redacción, trata- miento de imágenes, diseño y maquetación. Formado por: Cintia García, Romen García, Nauzet Flores, J. Paul Salas, Adán G. García, Raúl Abreu, Yeray Casañas, Juan J. Hernández, J. Adonais Acosta, Javier Martín, Yanira Pérez y Óscar Santos. Portada: Taller de prensa. Artículos e ilustraciones: Diversos autores. Recursos empleados: • Instrumentos: Equipo informático (ordenador, escáner e impresora) y cámara fotográfica digital. • Programas informáticos: Word 2003 para la escritura, Publisher 2003 para el diseño y maquetado y Adobe PhotoShop 7.0 para el tratamiento de las imágenes. Lugar y fecha de edición: CEO “Príncipe Felipe” (La Victoria de Acentejo), en Mayo de 2009. Financiación: CEO “Príncipe Felipe”, AMPA y venta de la revista. Impresión: Imprenta Travieso. La Orotava (Tenerife)

×