40 dias de perdon dia 12

195 visualizaciones

Publicado el

Perdón

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
195
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
12
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

40 dias de perdon dia 12

  1. 1. MI DECISIÓN DE PERDONAR
  2. 2. APRENDER A MANEJAR LAS OFENSAS
  3. 3. Proverbios 18:19. El hermano ofendido es más tenaz que una ciudad fuerte, Y las contiendas de los hermanos son como cerrojos de alcázar.
  4. 4. La ofensa esta asociada a una acción real o percibida que otra(s) persona(s) ha(n) realizado en perjuicio nuestro. Estas ofensas pueden ser catalogadas como agravios, daños, lesión de nuestra integridad física, emocional o moral; o perjuicio de nuestros derechos e intereses.
  5. 5. Estas ofensas tienen el poder de producir en nosotros heridas, traumas, estrés y desilusiones; y afectar nuestra vida emocional, generando dolor, enojo, miedo, vergüenza, culpa, entre otras emociones.
  6. 6. Cuando las heridas emocionales derivadas de las ofensas no son atendidas adecuadamente, éstas pueden degenerar en resentimiento, odio, venganza, amargura, entre otras manifestaciones emocionales tóxicas.
  7. 7. Las ofensas van desde heridas físicas, injustas, daño a nuestros derechos y bienes; hasta engaños, desaires, desprecios, descortesías y menosprecios.
  8. 8. Estas ofensas pueden ser experimentadas como traición, deslealtad, agresión, violencia o injusticias.
  9. 9. Las ofensas tienen el poder de hacer que nos estanquemos en el desarrollo de nuestro potencial y nuestra vida espiritual.
  10. 10. Pueden provocar que nos amarguemos, victimicemos, retraigamos, frustremos; nos volvamos personas escépticas, incrédulas, sarcásticas, pesimistas, desconfiadas y/o malhumoradas.
  11. 11. ¿CÓMO RESPONDEMOS A LAS OFENSAS?
  12. 12. La forma como respondemos a las ofensas afecta nuestro desempeño, relacionamiento con otros y el clima emocional con que vivimos.
  13. 13. Algunos responden guardándolas (escondiéndolas), tal vez por falta de recurso de afrontamiento, o por orgullo.
  14. 14. La forma de guardarla es construyendo muros para evitar ser nuevamente lastimados.
  15. 15. Esos muros están hechos, en muchos casos, de resentimiento, odio y amargura. El ofendido es un resentido crónico.
  16. 16. ERIGIENDO “MUROS PROTECTORES”
  17. 17. • La expresión “El hermano ofendido es más tenaz que una ciudad fuerte, Y las contiendas de los hermanos son como cerrojos de alcázar”
  18. 18. • Es una metáfora que hace referencia a una ciudad fortificada con muros alrededor, cuyo objetivo era proteger de los invasores.
  19. 19. • Así cuando las personas experimentan ofensas y se sienten heridas, construyen muros a su alrededor para “protegerse” para evitar ser heridos nuevamente.
  20. 20. • Las Piedras con que se construyen esos muros son el mal humor, la indignación, irascibilidad(Facilidad para encolerizarse), la desconfianza, el pesimismo, el retraimiento, la victimización.
  21. 21. Mal humor indignación Irascibilidad Desconfianza Pesimismo Retraimiento Victimización Malas Caras Duda Enojo Resentimiento
  22. 22. • Lo cierto es que toda esta construcción oculta resentimiento y una baja disposición para perdonar. • Estos muros son reforzados con una estructura de metal rígida.
  23. 23. • Para apoyar su postura de ofendido esta persona desarrolla un marco cognitivo que refuerza, justifica, y da argumentos para su retraimiento, victimización, desconfianza e indignación.
  24. 24. • De modo que la ofensa se alimenta de los propios pensamientos y argumentos del resentido, quien tiende a adoptar un estilo de pensamiento, rígido, inflexible e impenetrable a los datos que no coincidan con su valoración de la situación.
  25. 25. Hipersensible: Que es muy sensible a estímulos afectivos o emocionales: • En tal estado la persona se vuelve hipersensible, y desarrolla la tendencia a ver, inclusive a imaginar, en las circunstancias, actitudes y gestos de la persona que ha producido la ofensa, la confirmación de la injusticia y maltrato de que, real o en forma percibida fue objeto
  26. 26. Suspicaz: Receloso, inclinado a la sospecha y la desconfianza • En tal condición de “ofendido”, su mente se vuelve extremadamente suspicaz y es capaz de asociar cualquier opinión, seña o expresión de otra persona como un desprecio u ofensa.
  27. 27. • Tiene además una gran habilidad para percibir supuestas “malas cara”, “gestos de desaire”, “ceños fruncidos” o “caras largas” para con ella.
  28. 28. El Apóstol Pablo Los Llamaba Fortalezas
  29. 29. • 2 Corintios 10:4-5. Palabra de Dios para Todos. • Las armas con las que luchamos no son de este mundo, sino que tienen el poder de Dios para destruir las fortalezas del enemigo…
  30. 30. • 2 Corintios 10:4-5. Palabra de Dios para Todos. • …Con nuestras armas, también destruimos los argumentos de los que están en contra nuestra y acabamos con el orgullo que no le permite a la gente conocer a Dios…
  31. 31. • 2 Corintios 10:4-5. Palabra de Dios para Todos. • …Así podemos capturar todos los pensamientos y hacer que obedezcan a Cristo.
  32. 32. Pensamientos rígidos: fortalezas • Esta forma equivocada o perspectiva de ver la vida, crea patrones de pensamientos rígidos que filtran la realidad a través de las experiencias negativas, rechazos, desaires e injusticias recibidos.
  33. 33. • La persona puede desarrollar una forma de pensar muy tenaz en concebir y ver agravios y ofensas en las conductas y actitudes de otras personas.
  34. 34. • El ofendido puede encontrar muchas piedras en la cual tropezar, porque quien busca encuentra.
  35. 35. • Como busca con tenacidad las ofensas y agravios, termina encontrándolos; también termina hiriéndose mas y más, lo que refuerza su mentalidad de “ofendido”.
  36. 36. Muros = forma de pensar • Por eso el creyente debe aprender a llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, como medio de quebrantar esos muros.
  37. 37. (1 Corintios 13:7). • La decisión de perdonar requiere aprender a manejar las ofensas y agravios recibidos o percibidos, así como a deponer el orgullo; a actuar con amor ágape que expresa el amor “todo lo sufre, todo lo espera, todo lo soporta”
  38. 38. Y por eso procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres. 1 Corintios 6: 7. • El apóstol Pablo decía que él se esforzaba y entrenaba con la disciplina de vivir sin ofensas.
  39. 39. Filipenses 2: 3 • No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos.
  40. 40. Romanos 14: 13 • Por eso, dejemos de criticarnos unos a otros. Mejor tratemos de no hacer nada que pueda perjudicar la fe de nuestro hermano o llevarlo a cometer pecados.
  41. 41. Para Reflexionar 1. ¿Cómo manejas las ofensas? 2. ¿Tienes el hábito de construir “muros de protección” alrededor de ti? 3. ¿Te sientes constantemente desairado, incomprendido, agraviado u ofendido por la vida o las personas que te rodean?

×