40 dias de perdon dia 3

246 visualizaciones

Publicado el

perdón, restauración, reconciliación

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
246
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
18
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

40 dias de perdon dia 3

  1. 1. Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo. Efesio 4:31-32
  2. 2. • La ira o enojo es una de las emociones más complejas de gestionar con sabiduría. El enojo puede contaminar el corazón del hombre, si no se maneja adecuadamente, pudiendo degenerar en amargura, rencor, odio, deseos de venganza y violencia; e incapacidad para perdonar.
  3. 3. • Esta verdad podemos apreciarla en las enseñanzas de Jesús, en su discurso del Sermón de Monte, acerca de las Bienaventuranzas.
  4. 4. • “Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare (asesinato premeditado) será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio…” (Mateo 5:21-22).
  5. 5. Dios Condena El Enojo Carnal
  6. 6. • Notemos que Jesús no se refiere al enojo puntual y momentáneo, sino al enojo que se alberga por largo tiempo en el corazón, vale decir, al enojo carnal.
  7. 7. • La expresión “cualquiera que se enoje contra su hermano está en presente participio, indicando que se trata de un enojo continuo, permanente, sostenido; que no perdona.
  8. 8. Ustedes han oído que se dijo a sus antepasados: “No mates, y todo el que mate quedará sujeto al juicio del tribunal.” Pero yo les digo que todo el que se enoje con su hermano quedará sujeto al juicio del tribunal. Es más, cualquiera que insulte a su hermano quedará sujeto al juicio del Consejo. Pero cualquiera que lo maldiga quedará sujeto al juicio del infierno Mateo 5:21-22 Jesús nos habla aquí de un enojo continuo, permanente, sostenido que no perdona
  9. 9. • El enojo del cual se habla aquí es muy particular. Hay dos palabras griegas que se traducen como enojo en la Biblia (W. Barclay): • Thymós: cuyo sentido es el de la llama que enciende la paja seca que rápido se prende y rápido se extingue. • Orguê: no es la ira fugaz, sino la duradera.
  10. 10. • Jesús está hablando aquí de enojo (orguê), que se refiere a un enojo viejo, añejado, permanente, que se niega a perdonar. Es el enojo contra el cual también amonesta el apóstol Juan: “Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida…” (1 Juan 3:15).
  11. 11. • El enojo Orguê es el enojo que retiene el perdón, y contra el cual el Señor Jesús expresa: “Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas” (Marcos 11:26).
  12. 12. • Para el Señor Jesús ese tipo de enojo está en el mismo nivel que el asesinato; y ambos son dignos de juicio. Para Él, esa actitud continua de la ira, es espiritualmente hablando tan dañina como el homicidio real. El enojo carnal es la base del odio, la venganza y el asesinato.
  13. 13. «Si se enojan, no pequen.» No dejen que el sol se ponga estando aún enojados. Efesios 4:26
  14. 14. • Ese es el enojo del cual el apóstol Pablo nos previene al decirnos: “No se ponga el sol sobre tu enojo” (Efesios 4:26). • Vale decir “no pases todo el día enojado”, “no dejes que se ponga el sol y tú todavía permanezcas enojado”.
  15. 15. • Es como si Pablo le estuviera poniendo un límite corto a la duración de la ira, que es lo que corresponde a la neuroanatomía del funcionamiento sano de una emoción, para evitar así los efectos tóxicos que genera la cronificación de ésta.
  16. 16. • El apóstol Pablo comprendía profundamente la emoción del enojo, y diferenciaba entre el enojo carnal que se traduce en pecado, y el enojo como emoción que es expresión normal en la gestión emocional de cualquier ser humano.
  17. 17. • En efesios 4:26 el apóstol expresa: “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo”. Pablo indicaba que era posible sentir ira y no pecar, porque lo moral no está en la emoción en sí misma, sino en la acción.
  18. 18. • También hace una distinción importante entre el enojo como emoción puntual, y el enojo como estado de ánimo. Y nos exhorta a no dejar que el enojo pernote en nuestra vida continuamente, vale decir, que se convierta en un estado de ánimo: mal humor, indignación, irritabilidad.
  19. 19. • El enojo puede ser utilizado para poner límites, exigir derechos, implantar justicia, corregir, enseñar, exhortar, amonestar y aún reprender; o puede ser utilizado para agredir, tomar venganza, herir, ofender, maltratar o matar (Efesios 4:31; Gálatas 5:21). En este último caso hablamos de un enojo carnal, que está fuera del control del Espíritu Santo.
  20. 20. • Una cosa es experimentar la rabia puntualmente, como una reacción aguda, ante una situación o evento, y otra permanecer con rabia, y adoptar la rabia como un hábito; como una forma de ser y estar en la vida.
  21. 21. • La expresión “no se ponga el sol sobre vuestro enojo”, nos exhorta a generar un manejo emocional que no de lugar a la permanencia del enojo, para evitar que la rabia se convierta en mal humor, rencor, resentimiento, odio, amargura, etc.
  22. 22. • La ira en su expresión sana debería tener una aparición corta. Como en el caso de Dios, de quien se dice que su “ira es por un momento” (Salmos 30:5).
  23. 23. • Cuando la rabia pernota por largo tiempo se hace ira añejada, se cronifica, se convierte en resentimiento, rencor, amargura, odio y venganza, que forman la constelación emocional de la ira cronificada como estado de ánimo.
  24. 24. • Hablamos, entonces, de un enojo carnal, que Jesús lo considera como actitudes y motivaciones pecaminosas, que contaminan el corazón del hombre, y que tarde o temprano nos lleva a ejecutar acciones dañinas.
  25. 25. Ciclo y Constelación Del Resentimiento • Cuando la rabia pernota por largo tiempo se hace ira añejada, se cronifica, y puede dar lugar al ciclo del resentimiento.
  26. 26. Ciclo y Constelación Del Resentimiento • El resentimiento comienza con una ofensa real o percibida. La ofensa da lugar a la ira, la cual por lo general es reprimida o no consigue expresarse adecuadamente. Luego la ira se hace crónica - se envejece – para transformarse en resentimiento, y puede dar lugar al odio, los deseos de venganza y a la violencia. Una vez que la persona da lugar al resentimiento, éste se autoabastece y autoalimenta.
  27. 27. • El resentimiento es como una raíz que se aferra en el alma de la persona, y se alimenta de los propios pensamientos y argumentos del resentido.
  28. 28. Para reflexionar 1. ¿Cómo manejas el enojo? 2. ¿Acostumbras a guardar enojo en la forma de resentimiento? 3. ¿Dejas que el sol se ponga sobre tu enojo?
  29. 29. Dolor ira Represión del dolor Impotencia Frustración No expresión Rencor Mas Represión del dolor y más Ira Odio Venganza Violencia Ofensa Real o Percibida

×