SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 34
Descargar para leer sin conexión
PPrrooyyeeccttoo CCLLAADDEEMM--UUNNIIFFEEMM
BBaallaannccee ssoobbrree eessffuueerrzzooss yy aaccttiivviiddaaddeess ddiirriiggiiddaass aa eerrrraaddiiccaarr llaa
vviioolleenncciiaa ccoonnttrraa llaass mmuujjeerreess eenn AAmméérriiccaa LLaattiinnaa yy eell CCaarriibbee
EEssttuuddiioo ddee ccaassoo
MMaarriiaa ddaa PPeennhhaa ((BBrraassiill))
SSuubbrreeggiióónn BBrraassiill yy CCoonnoo SSuurr
ppoorr VVaalléérriiaa PPaannddjjiiaarrjjiiaann
2
Maria da Penha: un caso a contar y una estrategia a seguir...
Estrategia de derechos humanos respecto a la impunidad
de la violencia doméstica contra las mujeres en Brasil
“... imposible callarse cuando las mujeres son
vilipendiadas en su integridad física y moral... La lucha
contra la violencia es ardua... No queremos llegar al
siglo XXI fragmentadas por tanta violencia, por tanto
machismo. Queremos llegar al próximo milenio con el
derrocamiento de la ideología machista, practicada por
mujeres y hombres y que tanto mal ha traído a la
humanidad.” (Maria da Penha, “Sobreviví... puedo contar”)
1. Introducción
El caso de Maria da Penha, el cual se presenta en este estudio, intenta traer, a la
luz del contexto local, el panorama bajo el cual viven la mayoría de las mujeres, en Brasil
y en los demás países de la subregión Cono Sur, respecto a las dificultades y
posibilidades para el acceso a la justicia en casos de violencia, en especial, en el ámbito
doméstico y familiar.
Han sido diversas y distintas las estrategias utilizadas por las mujeres y por las
organizaciones de defensa de sus derechos, en Brasil, para hacer frente a las dificultades
de acceso a la justicia en casos de violencia, destacándose, entre otras: a) incidencia
política para elaboración y reforma de leyes sustantivas y procesales relacionadas al
tema en la administración de justicia; b) litigio y monitoreo a nivel nacional e
internacional; c) demandas por creación e implementación de órganos, políticas y
servicios dirigidos a la atención integral a las mujeres en situación de violencia,
involucrando los servicios de justicia, seguridad, salud y otros; d) empoderamiento de
las mujeres por medio de la concientización y ejercicio de sus derechos humanos
protegidos a nivel nacional e internacional, en especial el derecho a vivir libre de
violencia; e) movilización política y sensibilización sobre los casos de violencia contra las
mujeres, incluso por medio de campañas educativas; f) capacitación a la policía, jueces y
juezas y demás operadores(as) del Derecho sobre esta problemática desde la perspectiva
de los derechos humanos, etc...
En este contexto de estrategias emprendidas, el estudio de caso se presenta
específicamente con base en la experiencia de dos organizaciones no gubernamentales
internacionales - CLADEM (Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los
Derechos de la Mujer) y CEJIL (Centro para la Justicia y el Derecho Internacional) - las
cuales, frente a la omisión del sistema nacional brasileño para garantizar el acceso a la
justicia en el caso de violencia doméstica contra Maria da Penha1
, tuvieron que acceder a
la esfera internacional para obtener del Estado la reparación a las violaciones de
derechos humanos practicadas (ver informaciones sobre CLADEM y CEJIL, Anexo I).
Así que, al apuntar las dificultades, fallas y omisiones a nivel del sistema nacional
para el acceso a la justicia en casos de violencia doméstica contra las mujeres, el caso en
estudio va a enfocar especialmente las posibilidades de superarlas mediante la utilización
del sistema internacional de protección a los derechos humanos.
1
Desde distintas organizaciones nacionales, regionales e internacionales ya se han difundido informaciones y
producido diversos documentos sobre el caso que se presenta en ese estudio. Desde CLADEM, además de los
informes enviados a organismos internacionales de derechos humanos, destacase la elaboración del documento
de registro de esta estrategia de advocacy para la organización Women Law and Development International, en
el contexto del proyecto de entrenamiento para activistas facilitadoras en advocacy para los derechos humanos
de las mujeres, bien como el artículo “Maria da Penha: más que un caso a contar”, publicado en la Revista
CLADEM No. 04, ambos hechos por la autora del estudio de caso que se presenta.
3
El problema identificado y abordado específicamente en el estudio de caso se
refiere a la impunidad respecto a la violencia doméstica contra las mujeres en Brasil, en
especial debido a la ineficiente acción judicial a nivel nacional para castigar a los
agresores y reparar los abusos / violaciones a los derechos humanos.
El caso fue escogido debido a que pone en evidencia la impunidad como uno de
los problemas más relevantes relacionados con la discriminación y violencia contra las
mujeres en el acceso a la justicia en el país - y en toda la subregión Cono Sur -, a pesar
de la protección de los derechos humanos en la Constitución nacional y en la legislación
internacional ratificada por Brasil.
La impunidad a nivel nacional quedó irrefutablemente comprobada en este caso,
el cual trató sobre un intento de homicidio practicado por el entonces esposo de la
víctima Maria da Penha. El caso específico no representaba una situación aislada en
Brasil; por el contrario, era un ejemplo del patrón sistemático de los casos de violencia
doméstica en contra de las mujeres en el Brasil y la impunidad relacionada con ellos.
En ese sentido, el marco normativo de la legislación existente y el funcionamiento
del sistema judicial en Brasil no han sido suficientemente adecuados o eficaces para
tratar casos de esa naturaleza. Los intentos de homicidio, como en el caso de ese
estudio, se tratan bajo la normativa general del Código Penal2
y Procesal Penal, sin
mayores especificidades de atención o tratamiento legal y procesal en cuanto al hecho de
ser practicado contra una mujer en el ámbito doméstico y familiar. También vale decir
que, a diferencia de los demás países de la subregión Cono Sur, no existe aún en Brasil
una ley específica para tratar los casos de violencia doméstica y familiar que inciden en
mayor dimensión e impacto sobre la vida de las mujeres.
Además, la actuación institucional desde los servicios relacionados a la
administración de justicia ha sido otro elemento extremadamente complejizador y
obstaculizador en el acceso a la justicia para casos de violencia doméstica contra las
mujeres, inclusos los más graves como intento de homicidios: las denuncias de crímenes
de esa naturaleza no siempre se convierten en procesos criminales y, de los pocos casos
que llegan a ser procesados, el trámite en la justicia es demasiado lento, la actuación de
la justicia esta atravesada por estereotipos, discriminaciones y perjuicios hacia las
mujeres, siendo que aún sólo en la minoría se sentencia y se detiene al final a los
perpetradores.
El tema de la impunidad relacionada a la ineficiente acción judicial es, pues, un
problema complejo en Brasil y, en ese sentido, las dificultades de las mujeres en el
acceso a la justicia para casos de violencia se van a manifestar, básicamente, en tres
niveles3
:
a) En cuanto a la ley sustancial o contenido de la ley, especialmente debido a la
falta de una legislación nacional específica para normar y tratar situaciones y
crímenes de violencia doméstica bajo una perspectiva de género;
b) En cuanto a la estructura de la ley, vale decir, cómo la normativa existente es
aplicada y puesta en vigor a través de las cortes en casos de violencia contra
las mujeres, especialmente en relación con la estructura del sistema legal y
cómo las instituciones y los agentes legales no han podido responder a este
problema; y
2
Conforme el Código Penal Brasileño (Decreto Ley 2.848, de 7 de diciembre de 1940), el artículo 14, II de su
Parte General establece que, salvo disposición contraria, se sanciona el intento de un crimen con la pena
correspondiente al crimen consumado, disminuida de uno a dos tercios. El delito de homicidio, por su vez, se
encuentra previsto en su Parte Especial, bajo el Título I “De los crímenes contra la persona”, Capítulo I “De lo
crímenes contra la vida”, y así dispone: “Homicidios simples. Art. 121 - Matar alguém: Pena - reclusão, de 6
(seis) a 20 (vinte) anos. Caso de diminuição de pena. § 1º - Se o agente comete o crime impelido por motivo
de relevante valor social ou moral, ou sob o domínio de violenta emoção, logo em seguida a injusta provocação
da vítima, o juiz pode reduzir a pena de um sexto a um terço. Homicídio qualificado. § 2º - Se o homicídio é
cometido: I - mediante paga ou promessa de recompensa, ou por outro motivo torpe; II - por motivo fútil; III -
com emprego de veneno, fogo, explosivo, asfixia, tortura ou outro meio insidioso ou cruel, ou de que possa
resultar perigo comum; IV - à traição, de emboscada, ou mediante dissimulação ou outro recurso que dificulte
ou torne impossível a defesa do ofendido; V - para assegurar a execução, a ocultação, a impunidade ou
vantagem de outro crime: Pena - reclusão, de 12 (doze) a 30 (trinta) anos”.
3
A respecto del análisis de esos tres niveles (sustancia, estructura y cultura de la ley), ver SCHULER, Margaret.
Women’s Human Rights Step by Step Strategy Workbook (Manual Paso por Paso de la Estrategia de los
Derechos Humanos de la Mujer). Women Law & Development International, páginas 21 y 22 U.S.A., 2002
4
c) En cuanto a la cultura de la ley, o sea, cómo la gente en general piensa y se
comporta frente a la ley, enfocando los aspectos de la cultura que tienen
implicancia legal, y cómo en especial aquellos que administran la justicia han
sido condicionados a observar la ley cuando la víctima es una mujer y el
crimen es practicado en el ámbito doméstico y familiar.
Para el caso de estudio, al escoger el tema, las estrategias y las acciones
emprendidas, las dos organizaciones involucradas estuvieron más dirigidas a enfocar el
problema de la estructura de la ley (actuación institucional), mismo que se refleja, por
cierto, en aspectos de la sustancia de la ley y de la cultura de la ley.
Así, mientras las dificultades de las mujeres en el acceso a la justicia para casos
de violencia se presentan en los tres niveles mencionados, el aspecto más evidente, en
este caso, se relaciona directamente con la ineficiente actuación institucional en la
aplicación de la ley bajo el sistema judicial nacional, como se podrá ver en el siguiente
relato:
2. El caso
“Me desperté repentinamente, con un fuerte ‘estampido’ dentro de la habitación.
Abrí los ojos. No he visto a nadie. Traté de moverme, pero no logré. Inmediatamente
cerré los ojos y un sólo pensamiento me ocurrió: Dios mío, Marco me mató con un tiro!”.
Era la noche del día 29 de Mayo de 1983. Al amanecer, María da Penha Maia
Fernandes - brasileña, farmacéutica bioquímica - había sobrevivido a un intento de
asesinato de parte de su entonces marido y padre de sus tres hijas, Marco Antonio
Heredia Viveiros - colombiano naturalizado brasileño, economista - quien le disparó a la
espalda con un revólver mientras ella dormía en la habitación de la pareja, en el domicilio
de la familia, en la ciudad de Fortaleza, Estado de Ceará, Brasil. Como resultado de esa
agresión, Penha sufrió una paraplejia irreversible y otros traumas tanto físicos como
psicológicos. El marido trató de disimular la agresión reportándola como un intento de
robo y agresiones por ladrones que huyeron, versión que después no se sostuvo.
Penha siguió noches y días en el hospital, sufriendo toda suerte de drama y dolor:
desde ver finalizada la esperanza de volver a caminar, presenciar el sufrimiento de sus
hijas, desvelar la farsa del enemigo con el cual vivía y que la torturaba psicológicamente
en las visitas al hospital, hasta regresar a la casa y sufrir un nuevo intento de asesinato
de parte del mismo agresor, quien ahora la intentó matar con un shock eléctrico mientras
ella se bañaba. Penha no tenía más dudas sobre su agresor. Pronto se separa de él y
empieza la lucha por justicia para que ese atroz crimen no quede impune.
El relato detallado del caso y de toda la experiencia vivida por Penha - antes,
durante y después del crimen - se encuentran narrados en su libro Sobreviví....puedo
contar, en una mezcla de recuerdos y sentimientos de dolor y alegría, fragilidad y
fortaleza, sumisión y rebeldía. Penha cuenta sobre la barbaridad del crimen que la deja
presa hasta hoy en una silla de ruedas y sobre lo que le sucedió después a ella, a su
familia y al agresor que atentó contra su vida desde el trágico día 29 de mayo de 1983,
que le dejó las más profundas huellas en su mente, en su alma y en su cuerpo.
El caso demoró 8 años en llegar a una decisión del jurado, el día 4 de mayo de
1991, dictó una sentencia condenatoria de 15 años en prisión contra Heredia Viveiros, la
cual fue reducida a 10 por no haber sido previamente condenado. La defensa presentó un
recurso de apelación contra esta decisión. El 15 de marzo de 1996 se llevó a cabo un
segundo juicio con jurado, en el cual Heredia Viveiros fue condenado a 10 años y 6
meses de prisión. La defensa presentó una nueva apelación y desde ese entonces
sucesivos recursos fueron presentados.
Debido a la demora del sistema judicial no era posible lograr una decisión final
sobre este crimen. La justicia brasileña tomó más de 15 años sin llegar a una sentencia
definitiva para el ex-esposo de Maria da Penha, quien estuvo en libertad durante todo
ese tiempo a pesar de la gravedad de la acusación, de la serie de evidencias en su contra
y, sobretodo, a pesar de la gravedad de los crímenes perpetrados.
Penha habla en su libro acerca de esa impunidad. El ex-marido que la privó de sus
posibilidades de desarrollo como mujer, madre y trabajadora seguía libre. Mientras Penha
5
tuvo que alejarse de su trabajo, Heredia Viveiros se casó de nuevo, constituyó otra
familia, y se negaba a pagar pensión de alimentos a las hijas de Penha. “Los cuidados
que yo debería dar a mis padres, el placer de poder participar más intensamente de las
actividades de recreación y sociales de mis hijas me fueron violentamente sacadas por la
acción criminosa de Marco A.H. Viveiros”.
La historia de Maria da Penha era, pues, mucho más que un caso a contar....
3. La estrategia para la denuncia del hecho
El caso de Maria da Penha llegó, inicialmente, al conocimiento del Centro para la
Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL)4
, por medio de un representante de la
Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados del Estado de Ceará, en un
programa de entrenamiento sobre el sistema interamericano de derechos humanos.
Más que un caso a contar, la historia de Maria da Penha, desafortunadamente, era
un ejemplo del patrón sistemático de la impunidad con respecto a la violencia doméstica
contra las mujeres en Brasil, debido a la ineficiente acción judicial a nivel nacional para
castigar a agresores de ese tipo de violencia. No representaba una situación aislada en el
país y demandaba una estrategia de acción concreta para enfrentar el problema.
Teniendo en consideración la naturaleza del problema, el contexto del caso a la
época, el tema de prueba específico a ser abordado, bien como la incapacidad del Estado
en responder de forma eficaz al problema a nivel nacional, una de las estrategias más
visibles para solucionar el caso era presentarlo a un órgano internacional de derechos
humanos. De manera que, en 1998, CLADEM y CEJIL, juntamente con Maria da Penha,
decidieron enfrentar el problema e implementar la estrategia de presentar una denuncia
individual sobre el caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (OEA).
La asociación entre CLADEM y CEJIL tenía un potencial de éxito, ya que la
estrategia sería llevada a cabo por dos organizaciones respetadas en la región, una de
ellas con un reconocido conocimiento sobre el tema de los derechos humanos de las
mujeres, incluyendo la violencia doméstica contra la mujer (CLADEM), y la otra con un
trabajo importante, orientado y específico hacia el desarrollo de acciones junto al sistema
interamericano de derechos humanos (CEJIL).
CLADEM y CEJIL en Brasil ya habían trabajado conjuntamente en casos y
estrategias similares para hacer frente a la violencia contra las mujeres, pero sin lograr
tanto éxito. Los desafíos iniciales estaban puestos: tomar ventaja de las experiencias
previas en los litigios a nivel internacional, para ahora tener éxito con este caso. Es decir,
el caso debería estar muy bien preparado, de manera que pudiera ser admitido y juzgado
por la Comisión y también, quizás, convertirse en un caso emblemático sobre violencia
doméstica contra las mujeres, de manera que pudiera presionar al gobierno nacional a
responder por esa violación de los derechos humanos y provocar cambios significativos,
especialmente en el sistema legal y judicial a nivel nacional.
Otro importante desafío era que el delito había ocurrido antes de la ratificación
por el Estado Brasileño de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de
San José) y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la
Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará), la base legal internacional para
la denuncia. El gobierno había ratificado el Pacto de San José en 1992 y la Convención de
Belém do Pará en 1995, mientras que el crimen sucedió en 1983. Ante este hecho, las
organizaciones invirtieron en la tesis del concepto de la violación continua, teniendo en
cuenta que el Estado –por no ser capaz de poner fin al proceso criminal con una
sentencia en contra del perpetrador, ni arrestar al agresor ni reparar los derechos
violados de la victima- estaba todavía violando los derechos humanos de Penha, además
de que no estaba cumpliendo con su deber de prevenir, sancionar y erradicar la violencia
contra la mujer perpetrada por un actor no-estatal dentro de la esfera privada.
El caso concernía, pues, a la impunidad con respecto a la violencia doméstica
contra la mujer en Brasil, por la ineficiente acción judicial a nivel nacional en el castigo
4
Cabe reconocer el trabajo de las abogadas de CEJIL que, juntamente con las de CLADEM, han actuado en el
caso: Maria Beatriz Galli Bevilacqua, quien actúo de inició en la estrategia, y Liliana Tojo, quien le ha dado
seguimiento y acompaña el caso hasta hoy.
6
del agresor relacionado con un intento de asesinato practicado contra su propia esposa, y
por tanto, la estrategia para la denuncia del hecho debía darse a nivel de los mecanismos
internacionales de protección a los derechos humanos, más específicamente a nivel del
sistema regional interamericano.
4. La estrategia para la defensa de Maria da Penha
a) Estableciendo los objetivos de la estrategia
El objetivo a alcanzar era proveer un remedio para el caso específico de María da
Penha a nivel internacional con respecto a la impunidad a nivel nacional de la violencia
doméstica que ella sufrió, así como obtener la compensación para ella en relación con
sus derechos humanos violados, estableciendo la responsabilidad internacional del Estado
brasileño por no cumplir con su obligación legal de prevenir, sancionar y erradicar la
violencia doméstica contra las mujeres.
b) Investigando el tema y usando el marco de los derechos humanos
Diversos estudios, investigaciones, acciones y estrategias de defensa de los
derechos humanos relacionados con la violencia doméstica contra la mujer ya habían sido
tomados por diferentes actores sociales y políticos a nivel nacional, regional e
internacional. Al respecto, CLADEM en Brasil ya tenía, junto con las demás
organizaciones y movimientos feministas y de mujeres, un acervo de trabajos sobre
estrategias para enfrentar el problema de la violencia doméstica contra las mujeres.
Además, CLADEM y CEJIL, ya habían recolectado materiales de investigación
acerca del problema, utilizados en casos similares presentados anteriormente a la
Comisión Interamericana. Contaban pues, con una gran cantidad de información sobre el
problema del patrón sistemático de la violencia doméstica contra las mujeres en el país y
de su impunidad bajo el sistema judicial.
Además de los varios documentos nacionales e internacionales investigados, un
importante hallazgo fue el Reporte de Human Rights Watch en Brasil, en 1991, acerca de
la violencia doméstica y de las matanzas por honor, señalando, por ejemplo, que el 70%
de los incidentes de violencia contra las mujeres ocurrieron dentro de sus hogares. Los
reportes de una delegación de policía en Río de Janeiro, también mencionados en ese
documento, indicaron que de los más de 2000 casos de desfloración y castigo mediante
golpes registrados en la Estación de Policía, ésta no conocía de ninguno que haya
terminado con el castigo al agresor.
Otro importante hallazgo para respaldar la denuncia contra el Estado y la defensa
de Maria da Penha fue el informe de la entonces Reportera Especial sobre violencia
contra la mujer, sus causas y consecuencias, Radhika Commaraswamy, quien visitó
Brasil en 1996 para estudiar el fenómeno específico de la violencia doméstica en el país.
El tema de la impunidad con respecto a la violencia doméstica contra las mujeres en
Brasil estaba muy bien identificado en el informe de la Relatora Especial, con diversas
recomendaciones para el Estado sobre ese tema. En todo caso, la más importante fuente
de investigación sobre este caso específico vino de la propia víctima, María da Penha, del
proceso criminal a nivel nacional y especialmente de su libro Sobreviví... puedo contar
(Fortaleza, 1994) escrito por ella y publicado con el apoyo del Concejo de los Derechos
de la Mujer de Ceará y del Secretario Cultural del Estado de Ceará.
Como base para la denuncia individual y para la defensa de Penha se reunieron
los diversos documentos de investigación y de repercusión de caso en la prensa, los
cuales demostraban claramente los derechos humanos violados y la responsabilidad de
los violadores en ese caso concreto. En este sentido, fueron presentados los siguientes
documentos recolectados en la investigación:
4 El libro publicado por la víctima “Sobreviví... puedo contar”
4 El reporte del Departamento de Robos y Asaltos acerca de su investigación.
4 Los reportes médicos acerca de los tratamientos a los que la víctima María da Penha
se tuvo que someter.
7
4 Recortes de periódicos sobre el caso y sobre la violencia doméstica contra la mujer en
general en Brasil.
4 La denuncia contra el Sr. Heredia Viveiros realizada por el Ministerio Público.
4 El Reporte del Instituto de la Policía Técnica de fecha 8 de Octubre de 1983 y del
Departamento de Robos y Asaltos de esa misma fecha, ambos sobre la escena del
crimen y el hallazgo del arma.
4 Las declaraciones de las empleadas domésticas de fecha 5 de enero de 1984
4 La solicitud de los antecedentes de Marco Antonio Heredia Viveiros, del 9 de febrero
de 1984.
4 El reporte del examen de salud de la víctima, del 10 de febrero de 1984.
4 La sentencia de “condenación crítica” declarando justificada la denuncia por la Jueza
de la ley del Primer Juzgado, del 31 de octubre de 1986.
4 La sentencia del Jurado, del 4 de mayo de 1991.
4 El Alegato del Procurador General, pidiendo el rechazo del recurso de apelación, del
12 de diciembre de 1991.
4 La anulación del Tribunal de Justicia del Estado en cuanto a la sentencia del Jurado
original, del 4 de mayo de 1994.
4 La decisión del Tribunal de Justicia del Estado, del 3 de abril de 1995, aceptando
conocer el recurso contra la decisión de la “condenación crítica”, pero negando su
provisión y sometiendo al acusado a un nuevo juicio por Tribunal Popular.
4 La decisión del nuevo Jurado del Tribunal Popular condenando al acusado, del 15 de
marzo de 1996.
Los resultados de la investigación documentaron claramente la violación ocurrida
en este caso, fundamentando la denuncia de la tolerancia estatal por no haber tomado,
por más de quince años, medidas efectivas necesarias para procesar y penar al agresor,
y comprobando el incumplimiento de los derechos y deberes establecidos en los tratados
internacionales ratificados por el Estado a nivel del sistema interamericano de protección
a los derechos humanos.
Los derechos violados: Artículos 1(1) (Obligación de respetar los derechos); 8
(Garantías Judiciales); 24 (Igualdad ante la ley); y 25 (Protección Judicial) de la
Convención Americana sobre los Derechos Humanos, en relación con los Artículos
II y XVII de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (la
“Declaración”) así como los Artículos 3 (el derecho de la mujer de tener una vida libre
de violencia, en la esfera pública y privada); 4(a) – el derecho a la vida, (b) - el derecho
a la integridad física, mental y moral, (c) – el derecho a la libertad y la seguridad, (d) –
el derecho a no ser sometida a tortura, (e) – el derecho a la dignidad y a la protección
de la familia de la mujer, (f) – el derecho a la igualdad de protección de la ley y ante la
ley, y (g) – el derecho a un recurso rápido y simple ante la corte competente; 5
(protección a los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales de la
mujer) y 7 (obligaciones del Estado) de la Convención Interamericana para
Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém
do Pará).
Los violadores: Los violadores son el Estado y el agresor (actor no-estatal). Todavía,
para esa estrategia específica, en términos de responsabilidad internacional en el caso, el
violador era – y como siempre es en última instancia - el Estado nacional, por no haber
sido capaz de tomar a nivel interno las medidas eficaces contra el agresor (actor no-
estatal) en los casos de violencia doméstica contra las mujeres.
El rol del Estado: La omisión y negligencia del Estado brasileño por la demora del
sistema judicial en responder a este abuso de los derechos humanos significó, además de
la negación del acceso a la justicia a la víctima, una perpetuación y tolerancia del Estado
y sus agentes con respecto a la violencia doméstica contra las mujeres.
5. Resultados de la estrategia en el caso
8
El 20 de agosto de 1998, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la
Organización de los Estados Americanos (CIDH/OEA) recibió la petición sobre el caso de
María da Penha. El 19 de octubre de 1998, la Comisión transfirió la petición al Estado. Al
contrario de las peticionarias, el Estado brasileño no suministró a la Comisión ninguna
información o respuesta con respecto a la petición.
El 2 de agosto de 1999, las peticionarias solicitaron la aplicación del Artículo 42
del Reglamento de la Comisión, con el propósito de asumir como verdaderos los hechos
narrados en la denuncia, en vista que habían pasado más de 250 días desde la
transferencia de la petición al Estado brasileño sin remitir ninguna respuesta. El 4 de
agosto de 1999 la Comisión le reiteró al Estado su pedido de información, advirtiéndole
acerca de la aplicación del Artículo 42 de su Reglamento.
El 7 de agosto del 2000 la Comisión se colocó a disposición de las partes por 30
días para iniciar un proceso de solución amistosa de acuerdo con los Artículos 48(1)(f) de
la Convención y 45 del Reglamento de la Comisión, sin haber recibido una respuesta
afirmativa por ninguna de las partes, por tanto la Comisión consideró que en esta etapa
del proceso el tema no era susceptible de solución por esos medios.
En base al examen de admisibilidad y de los méritos del caso, el día 16 de abril
del 2001, la Comisión hizo pública5
su repuesta a la demanda, concluyendo y
recomendando con respecto al Estado brasileño:
CONCLUSIONES
1. Que tiene competencia para conocer acerca de este caso y que la petición es admisible de
acuerdo con los Artículos 46(2)(c) y 47 de la Convención Americana y de acuerdo con el Articulo 12
de la Convención de Belén do Pará, con respecto a las violaciones de los derechos y deberes
establecidos en los Artículos 1(1) (obligación de respetar los derechos); 8 (garantías judiciales); 24
(igualdad ante la ley); y 25 (protección judicial) de la Convención Americana, en relación con los
Artículos II y XVIII de la Declaración Americana (la Declaración); así como el Artículo VII de la
Convención de Belén do Pará.
2. Que, basado en los hechos incontrovertibles y los análisis previamente expuestos, la República
Federal del Brasil es responsable por la violación de los derechos a las garantías judiciales y a la
protección judicial, garantizados por los Artículos 8 y 25 de la Convención Americana de acuerdo
con la obligación general de respetar y garantizar dichos derechos, prevista en el Artículo 1(1) de
dicho instrumento, debido a la demora injustificable y el manejo negligente de la actual violencia
doméstica en Brasil.
3. Que el Estado ha tomado algunas medidas destinadas a reducir el alcance de la violencia
doméstica y la tolerancia de la misma por parte del Estado, a pesar que esas medidas no han
logrado aún reducir significativamente el patrón de tolerancia del Estado, particularmente debido a
la ineficacia de la acción policial y judicial en Brasil, con respecto a la violencia contra la mujer.
4. Que el Estado ha violado los derechos y el cumplimiento de sus deberes de acuerdo al Artículo
7 de la Convención de Belén do Pará en perjuicio de la señora Fernandes y en conexión con los
Artículos 8 y 25 de la Convención Americana y en su relación con el Artículo 1(1) de la Convención,
debido a sus propios actos de omisión y tolerancia frente a la violación inflingida.
RECOMENDACIONES
1. Completar rápida y eficientemente el proceso penal de la persona responsable de la agresión a
la Sra. María da Penha Fernandes Maia.
5
La Comisión había aprobado el reporte N° 105-00 acerca del presente caso el 19 de octubre del 2000, durante
su 108° período de sesiones. Dicho reporte fue transmitido al Estado brasileño el 1 de noviembre del 2000,
otorgándole dos meses para cumplir con las recomendaciones formuladas. El plazo ha expirado y la Comisión
no ha recibido respuesta del Estado respecto a dichas recomendaciones, por lo tanto, la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos considera que dichas recomendaciones no han sido cumplidas. El 13 de
marzo del 2001, la Comisión envió el segundo Reporte N° 54/01 al Estado brasileño de acuerdo con el Artículo
51 de la Convención Americana, otorgándole treinta días a partir de la fecha en que fue enviado para que las
recomendaciones arriba mencionadas sean cumplidas. Este plazo también ha expirado y la comisión no ha
recibido respuesta alguna del Estado con respecto a éste. De acuerdo con los Artículos 51(3) de la Convención
Americana y 48 de su Reglamento, la Comisión decidió reiterar las conclusiones y recomendaciones, haciendo
público el Reporte N° 54/01 e incluyéndolo en su Memoria Anual a la Asamblea General de la OEA. La Comisión,
en cumplimiento de su mandato, afirmó que continuarían evaluando las medidas tomadas por el Estado
brasileño con relación a las recomendaciones mencionadas, hasta que éstas hayan sido cumplidas. En abril del
2001, se hizo público el reporte.
9
2. Así mismo, realizar una investigación seria, imparcial y exhaustiva para determinar la
responsabilidad debido a las irregularidades o demoras injustificadas que impidieron el proceso
rápido y efectivo de la persona responsable; y a tomar las correspondientes medidas
administrativas, legislativas y judiciales.
3. Adoptar, sin perjuicio de las eventuales acciones en contra del civil responsable por la agresión,
las medidas necesarias de manera que el Estado le asigne a la víctima una reparación simbólica y
material adecuada por las violaciones aquí establecidas, particularmente su fracaso en ofrecer un
recurso rápido y efectivo; por mantener el caso en la impunidad por más de 15 años; y por evitar,
con dicha demora, la posibilidad oportuna de una acción de reparación e indemnización civil.
4. Continuar y profundizar el proceso de reformas que evitan la tolerancia estatal y el tratamiento
discriminatorio respecto a la violencia doméstica contra la mujer en Brasil. Particularmente, la
Comisión recomienda:
a) Entrenamiento y sensibilización de los oficiales judiciales y policiales especializados, de modo
que puedan comprender la importancia de no tolerar la violencia doméstica;
b) Simplificar los procedimientos penales judiciales con el propósito de reducir los tiempos de
proceso, sin afectar los derechos y las garantías del debido proceso;
c) El establecimiento de formas alternativas a las judiciales, rápidas y efectivas para la solución
de los conflictos intra-familia;
d) Multiplicar el número de comisarías especiales para los derechos de la mujer y dotarlas con los
recursos especiales necesarios para el efectivo manejo e investigación de todas las quejas de
violencia doméstica, así como los recursos y apoyo del Ministerio Público en la preparación de sus
reportes judiciales;
e) Incluir en sus planes pedagógicos unidades curriculares destinadas a la comprensión de la
importancia del respeto a la mujer y sus derechos reconocidos por la Convención Belén do Pará, así
como del manejo de los conflictos intra-familia;
f) Informar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dentro del plazo de 60 días
contados a partir de la transferencia del presente reporte al Estado con un reporte de cumplimiento
de estas recomendaciones para los efectos previstos en el Artículo 51(1)de la Convención
Americana.
6. Repercusiones: impactos y acciones después de la decisión de la CIDH/OEA
La decisión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH/OEA) se
hizo pública con la publicación, en abril de 2001, del Reporte 54/01 (ver texto integral
del informe, Caso 12.051 CIDH, Anexo II).
Aunque resulte difícil de creer y a pesar de la decisión de la Comisión, pocos
meses después, el Diario Oficial del Río Grande del Norte – Estado de Brasil donde el
agresor libremente pasó a vivir con su nueva familia - publicó, el día 02 de agosto de
2001 (página 22 del DO), una decisión de la 2ª
Vara de la Infancia y Juventud, que
concede al agresor Marco Antonio Heredia Viveiros el pedido de adopción de un niño
(Proceso No. 001.01.006540-8, Adopción Nacional, artículos 39 a 52 Ley 8069/90).
A pesar de la absurda, contradictoria e inexplicable decisión sobre esta adopción,
la publicidad del caso de Penha ante la Comisión tuvo una buena repercusión a nivel
nacional e internacional. Varios medios de prensa publicaron artículos acerca del caso y
las peticionarias difundieron la decisión en diferentes espacios nacionales e
internacionales.
Durante el proceso de seguimiento de la decisión de la Comisión, otras acciones y
estrategias a nivel local y nacional fueron llevadas a cabo, tales como una Audiencia
Pública en la Cámara de Diputados del Estado de Ceará, con la participación de CEJIL,
para tomar medidas del gobierno local, así como movilizaciones a nivel local, con la
participación del Forum de la Mujer del Nordeste y de la víctima María da Penha.
CEJIL y CLADEM también participaron en varias reuniones de negociación, al inicio
con representantes del Secretario de Estado de Derechos Humanos, y posteriormente
con la Secretaria Nacional de los Derechos de la Mujer, creada en el año 2002.
Se ha contado en ese período también con el apoyo de AGENDE–Acciones de
Género, Ciudadanía y Desarrollo, organización no-gubernamental que adicionó su
participación en los esfuerzos de atraer la atención del gobierno nacional, especialmente
a través de las presiones ante el Secretario Nacional de Derechos Humanos, el Ministro
de Justicia y el Ministro de Relaciones Exteriores.
10
Sin embargo, casi un año después de la decisión de la Comisión, no se dieron
cambios en términos de implementación de las medidas que el Estado brasileño debía
tomar para cumplir con la referida decisión. Ni siquiera el proceso criminal a nivel
nacional había concluido. El proceso se encontraba paralizado en grado de recurso.
Incluso, cuando CEJIL solicitó una audiencia para seguir el caso ante la Comisión,
“súbitamente” el caso siguió su curso. El 8 de marzo del 2002 se realizó en Washington
la audiencia para seguir el proceso ante la Comisión, con la presencia de representantes
del gobierno brasileño y de las dos organizaciones peticionarias. El gobierno presentó las
medidas tomadas dentro de la instancia judicial para acelerar el proceso. Como resultado
de la audiencia, el gobierno reafirmó su compromiso de cumplir con las recomendaciones
de la Comisión, especialmente para concluir el proceso criminal a nivel nacional, y las
peticionarias ofrecieron presentarle al gobierno una propuesta para ayudar en
implementar las recomendaciones.
Algunos meses después de la referida audiencia el proceso criminal fue finalmente
concluido a nivel nacional, y las peticionarias retomaron la etapa de negociación con el
Secretario de Estado de los Derechos Humanos sobre una propuesta para la
implementación de las recomendaciones de la Comisión. El 15 de octubre del 2002, otra
reunión tuvo lugar ante la Comisión, en Washington, y 15 días después, el agresor Marco
Antonio Heredia Viveiros fue finalmente arrestado. Vale resaltar que fue detenido cuando
salía de la Universidad Federal del Río Grande do Norte, donde dictaba clases.
Actualmente se encuentra preso en el Estado do Ceará, donde cumple su pena.
Después del encarcelamiento del agresor, la Secretaria Nacional de los Derechos
de la Mujer envió a las peticionarias información sobre la articulación de acciones dentro
de la Seguridad Pública del Estado de Río Grande do Norte (lugar en que el agresor fue
arrestado), del Estado de Ceará (lugar en que el agresor fue sentenciado y cumple pena)
y con algunas personas de las Cortes de Ceará y con el Ministerio de Justicia, de manera
que pudieran enfocar su atención al caso.
El encarcelamiento del agresor tuvo repercusión en los medios de prensa
nacionales e incluso el más importante canal nacional de televisión (TV Globo) transmitió
el caso en dos programas con una gran audiencia (Jornal Nacional y Fantástico), y
entrevistó a María da Penha acerca de la puesta en prisión de su ex-esposo
(http://redeglobo3.globo.com/jn/ultima.jsp).
En el año de 2003, CLADEM, CEJIL Y AGENDE presentaron al Comité sobre la
Discriminación contra la Mujer (Comité CEDAW), órgano que monitorea la Convención
sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, un informe
específico sobre el caso de Penha , Documento para el CEDAW sobre el cumplimiento por
parte de Brasil de las obligaciones contraídas como Estado-parte de la Convención en
relación con la violencia contra las mujeres – “Violencia contra las Mujeres: el caso Maria
da Penha”. El documento sirvió de subsidio al Comité CEDAW en el examen del reporte
oficial del Estado brasileño. Con dicha información, se logró impactar al Comité
resultando, incluso, en recomendación a Brasil para que elabore una ley específica sobre
violencia doméstica contra las mujeres, con medidas eficaces de monitoreo y evaluación.
En ese mismo año de 2003, también se postuló a Penha para concurrir al Premio
Nacional de Derecho Humanos y al Premio Ciudadana Bertha Lutz, del Senado Federal,
sin lograr éxito. A propósito de la indicación de Penha para el Premio Nacional de
Derechos Humanos, la Secretaria Especial de Políticas para las Mujeres (ex Secretaria
Nacional de los Derechos de la Mujer) envió un oficio a CLADEM, expresando su simpatía
a la iniciativa e informando que estaban realizando todos sus esfuerzos para que el
Gobierno Brasileño se manifestara al respecto del caso (ver oficio, Anexo III).
Actualmente el agresor se encuentra detenido. Falta saber hasta cuando.
Conforme informaciones de Penha, luego podrá ser puesto en libertad ya que, de acuerdo
con el informe de la Secretaría Especial de Políticas para las Mujeres (Anexo III), él
debería cumplir solamente parte de la pena impuesta, “toda vez que el crimen fue
cometido en fecha anterior a la vigencia de la Ley de los Crímenes Hediondos. A pesar
del intento de homicidio calificado, el reo deberá permanecer en la cárcel apenas 1/6 de
la pena por la que fue condenado – menos de 2 anos”. De toda suerte, se ha hecho,
aunque de manera tardía, justicia en el caso de Penha, “puesto que la impunidad es uno
11
de los mayores aliados al incremento de la violencia doméstica practicada contra las
mujeres.”
Durante el año 2004 siguen las negociaciones con el gobierno brasileño para la
toma de medidas relacionadas a las recomendaciones pendientes del caso, entre otras,
las medidas administrativas en relación al Poder Judicial local, la indemnización de Penha
y la implementación de políticas públicas para la prevención, sanción y erradicación de la
violencia contra las mujeres en el ámbito doméstico y familiar. Al respecto, se ha
instalado recientemente a nivel del Ejecutivo Federal, un Grupo de Trabajo
Interministerial que está trabajando en una propuesta de ley específica sobre ese tema.
Se esta dando seguimiento a los esfuerzos de negociaciones a nivel nacional para
la implementación de las demás medidas recomendadas por la Comisión en el caso de
Penha. Siguen también los esfuerzos en la difusión del caso, para que no sea olvidado y
para que la reparación de los daños causados a Penha, símbolo de todas las mujeres que
sufren violencia doméstica en nuestro continente, efectivamente se realicen, poniendo fin
a la negligencia, tolerancia y omisión del Estado hacia ese fenómeno.
7. Evaluación: síntesis de los resultados de las acciones emprendidas
A pesar del cuadro de dificultades, de las innegables y sucesivas violaciones a los
derechos humanos de la víctima Maria da Penha, se pueden considerar como exitosos los
resultados alcanzados, en relación a las acciones y estrategias emprendidas, por las
siguientes razones:
La estrategia logró su objetivo relativo al problema abordado: la impunidad con
respecto a la violencia doméstica contra las mujeres en Brasil, especialmente debido a la
ineficiente acción judicial a nivel nacional en castigar a los agresores y reparar los abusos
/ violaciones a los derechos humanos, lo que ocurre en casos como el de María da Penha.
La impunidad reflejada en la actuación institucional de los servicios de administración de
justicia se configura, pues, como uno de los elementos más obstaculizadores en el acceso
a la justicia por parte de las mujeres en casos de violencia.
La respuesta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a la demanda
de las dos organizaciones responsables de la implementación de la estrategia era
exactamente lo que éstas buscaban lograr. Además de establecer la responsabilidad del
Estado brasileño por negligencia, omisión y tolerancia respecto a la violencia doméstica
contra las mujeres, de proveer un remedio para los derechos humanos violados en el
caso específico de María da Penha –incluyendo una recomendación para el pago de una
compensación financiera para la víctima por el Estado- la Comisión también estableció
recomendaciones para el Estado a nivel de políticas públicas para enfrentar la violencia
doméstica contra las mujeres en el país.
La Comisión concluyó que el Estado brasileño violó, en perjuicio de la Sra. María
da Penha Maia Fernandes, los derechos a las garantías judiciales y a la protección
judicial, así como al Artículo 7 de la Convención de Belén do Pará y que esta violación
ocurrió como parte de un patrón discriminatorio relativo a la tolerancia de la violencia
doméstica contra la mujer en Brasil debido a la ineficacia de la acción judicial (ver
párrafos 55 y 56 del Reporte 54/01).
El caso de Maria da Penha fue la primera y única decisión de mérito hasta ahora
emitida por la Comisión en que se aplica la Convención de Belém do Pará,
responsabilizando a un Estado nacional por negligencia, omisión y tolerancia hacia la
violencia doméstica contra las mujeres. En ese sentido, la decisión de la Comisión es
relevante no sólo para María da Penha, sino también para todas las mujeres brasileñas.
El caso María da Penha es también extremadamente relevante para todas las mujeres de
los países de América Latina y el Caribe.
El caso, por tanto, se convirtió en un caso emblemático, al revelar el patrón
sistemático de violencia doméstica contra las mujeres, denunciando y estableciendo la
responsabilidad del Estado a nivel internacional con respecto a la impunidad de los
agresores en ese tipo de violencia, especialmente debido a la ineficacia de la acción y del
sistema judicial a nivel nacional.
12
El éxito de la estrategia se refleja también en el hecho de que la decisión de la
Comisión empieza a crear una “jurisprudencia internacional” relativa al tema, y puede ser
usada en otros casos similares a nivel nacional e internacional, consolidando la idea de la
violencia doméstica como una violación de los derechos humanos de las mujeres que no
puede ser tolerada por el Estado.
La estrategia constituyó también un éxito al demostrar una efectividad concreta
en usar los mecanismos internacionales de derechos humanos como una manera de
presionar para garantizar la prevención y reparación de los abusos y violaciones a los
derechos humanos de las mujeres a nivel nacional. Y las consecuencias y beneficios de
usar este mecanismo internacional en el caso María da Penha quedan claramente
demostrados, dado que sólo bajo la presión internacional el Estado brasileño empezó a
tomar medidas con relación al caso. En ese sentido, se hace de la mayor importancia el
fortalecimiento de los instrumentos y mecanismos de monitoreo y litigio internacional
para la protección del derecho humano de las mujeres a una vida libre de violencia.
Además de todo esto, es importante también enfatizar, en el análisis del caso, que
hubo un contexto político nacional que contribuyó al éxito de esta estrategia, el cual está
relacionado con el hecho que el 2002, a fines del período del mandato del gobierno
federal anterior, con elecciones para un nuevo gobierno, había voluntad e interés
políticos en tomar las medidas posibles con respecto a los derechos humanos de las
mujeres.
Sin embargo, no se puede olvidar que el Estado brasileño aún no ha cumplido con
todas las recomendaciones establecidas en la decisión de la Comisión. Sigue el desafío
para las peticionarias y para la víctima en cuanto a negociar con el actual gobierno sobre
la implementación de todas las demás recomendaciones.
Se puede decir que la estrategia fue un éxito, y que el caso emblemático de María
da Penha se constituyó en un hito para el rol de los derechos humanos de las mujeres en
la región.
Finalmente, cabe mencionar otro importante indicador del éxito de la estrategia,
quizás el más importante: la satisfacción de la víctima con la decisión de la Comisión y el
encarcelamiento de su agresor. Como escribió Penha: “Sigo en estado de ‘graza’
destilando felicidad por los poros debido a las grandes victorias por nosotras alcanzadas”,
en especial refiriéndose a la prisión de su agresor. Penha se ha transformado en una
militante de los derechos de las mujeres, y un símbolo de la lucha contra la violencia
hacia las mujeres en Brasil y en toda la región de América Latina y el Caribe.
Maria da Penha es más que un caso a contar... representa una estrategia a seguir
y aún muchos desafíos por venir... Como ella bien dice, la lucha contra la violencia es
ardua... y, por lo visto, habremos de seguir, mucho más allá del siglo XXI, el inmenso
desafío que ella plantea: el derrocamiento de la ideología machista.
13
Anexo I: Informaciones institucionales CLADEM y CEJIL
Informaciones institucionales sobre las organizaciones que implementaron la estrategia de
derechos humanos investigada y analizada en este estudio de caso: CLADEM, el Comité de
América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer y CEJIL, el Centro
para la Justicia y el Derecho Internacional, mediante su sección nacional en Brasil.
CLADEM, el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de
la Mujer (www.cladem.com), es una red de mujeres en la región de América Latina y el Caribe,
creada en Julio de 1987, y durante estas casi dos décadas ha estado comprometida con la
defensa, advocacy o entrenamiento de derechos humanos de las mujeres.
Es una organización regional con una misión institucional que aglutina personas e
organizaciones no gubernamentales en toda América Latina y el Caribe para la promoción,
monitoreo y defensa de los derechos de las mujeres. Trabaja desde una perspectiva socio-
jurídica, feminista y étnico-racial, y en una dinámica que interconecta los niveles local,
regional e internacional.
CLADEM tiene Status Consultivo ante la Comisión Económica y Social de las Naciones
Unidas (ECOSOC) desde 1995, y tiene status especial para participar de las actividades de la
Organización de los Estados Americanos (OEA) desde 2002. Actualmente está representada
por CLADEMs nacionales y enlaces en 16 países de la región Latino-Americana y Caribeña:
Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras,
México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico y Uruguay.
Recién ha compuesto un Consejo Honorario Consultivo de directrices y representación
internacional para CLADEM. El Consejo es compuesto por las más importantes mujeres que
han estado comprometidas intensamente con el desarrollo de CLADEM: Silvia Pimentel
(Brasil); Carmen Antony (Chile/Panamá); Cristina Zurutuza (Argentina); Giulia Tamayo
(Perú/España); María Antonia Martínez (Honduras) y Roxana Vásquez (Perú).
CLADEM, en sus ejes temáticos, pone énfasis en las siguientes cuestiones: a) derechos
económicos, sociales y culturales y globalización; b) plena participación ciudadana; c)
derechos sexuales y derechos reproductivos y d) derecho a una vida libre de violencia.
Como líneas de acción, CLADEM formula y difunde investigaciones, propuestas jurídicas y
de políticas y material educativo para mejorar la condición de mujeres y niñas. Estamos
conectadas a diversas organizaciones internacionales con las cuales trabajamos en la dirección
de incrementar los derechos de las mujeres a nivel internacional, y también con los gobiernos
locales, organizaciones legislativas y judiciales. A nivel nacional, se promueve la preparación
para instrumentos de monitoreo a los gobiernos y su aplicación para la sociedad civil. Al
mismo tiempo, informamos, capacitamos y abogamos junto a los Estados para el
cumplimiento de sus compromisos legales asumidos en relación a los derechos humanos.
CLADEM ha desarrollado también un importante Centro de Documentación (CENDOC),
desde el cual se provee a nuestra Red y otras organizaciones, acceso a las más relevantes e
importantes publicaciones teóricas y metodológicas sobre diferentes aspectos de los derechos
humanos de las mujeres.
14
Debido al exponencial crecimiento del trabajo de nuestra Red, CLADEM ha establecido
coordinaciones regionales para el área de violencia y de derechos económicos, sociales y
culturales y globalización. Nosotras tenemos también una representante de CLADEM que fue
elegida como responsable para coordinar la Alianza Regional sobre la Campaña por una
Convención Interamericana sobre Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos.
CEJIL, el Centro para la Justicia y el Derecho Internacional (www.cejil.org), es una
organización no-gubernamental fundada en 1991 por un grupo de prominentes defensores de
los derechos humanos en América Latina y el Caribe.
El objetivo principal de CEJIL es lograr la implementación total de las normas de los
derechos humanos internacionales en los Estados Miembros de la Organización de los
Estados Americanos (OEA) a través del uso del Sistema Inter-Americano para la Protección
de los Derechos Humanos y otros mecanismos internacionales de protección.
El mandato de CEJIL es cumplido a través del trabajo en tres áreas de programas: el
Programa de Defensa Legal, el Programa de Entrenamiento y Difusión y la Campaña para
Fortalecer el Sistema Inter-Americano.
Un componente central de su trabajo es la defensa de los derechos humanos ante la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos (“la Comisión”) y la Corte Inter-Americana de
Derechos Humanos (“la Corte”). CEJIL es la primera organización en ofrecer un programa
integrado de defensa, consultas legales gratuitas, educación y vigilancia del Sistema Inter-
Americano para la Protección de los Derechos Humanos.
Su archivo, consistente en más de 200 casos, es el mayor y más diverso en el hemisferio.
Adicionalmente, CEJIL está actuando como representante de las víctimas y como asesor legal
de la Comisión, en prácticamente todos los casos pendientes ante la Corte.
CEJIL selecciona casos representativos que ejemplifican un patrón sistémico de abuso y cuya
resolución puede impactar la implementación de normas de derechos humanos internacionales
ya sea a través de su efecto en las áreas de la ley, las prácticas domésticas, los casos
individuales o las políticas del Estado.
Desde sus primeros años, CEJIL ha sobresalido por asumir casos importantes e ilustrativos de
abusos de derechos humanos, así como por la asesoría legal que les provee a las ONGs en la
región.
Debido a que la mayor parte de la actividad relacionada con el sistema Inter-Americano está
centralizada alrededor de la sede central de la OEA y de la Comisión Inter-Americana en
Washington, D.C., ésta es también la ubicación de la oficina principal de CEJIL. CEJIL
también opera en sus oficinas de San José, Costa Rica, la sede de la Corte Interamericana de
Derechos Humanos, así como una tercera oficina en Río de Janeiro, Brasil.
Adicionalmente a estas oficinas, CEJIL mantiene representantes en Santiago - Chile; Buenos
Aires - Argentina y Asunción - Paraguay. De esta manera, CEJIL cubre todo el hemisferio,
manejando casos y dando talleres en casi todos los países cada año.
15
Anexo II: INFORME N° 54/01*
CASO 12.051
MARIA DA PENHA MAIA FERNANDES
BRASIL
16 de abril de 2001
COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS ORGANIZACIÓN DE
ESTADOS AMERICANOS
I. RESUMEN
1. El 20 de agosto de 1998, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (en adelante
"la Comisión") recibió una denuncia presentada por la señora Maria da Penha Maia
Fernandes, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y el Comité Latino
Americano de Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM) (en adelante "los
peticionarios"), basada en la competencia que le acuerdan los artículos 44 y 46 de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante "la Convención" o "la
Convención Americana") y el artículo 12 de la Convención Interamericana para Prevenir,
Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará o CMV).
2. La denuncia alega la tolerancia por parte de la República Federativa de Brasil (en adelante
"Brasil" o "el Estado") de la violencia perpetrada en su domicilio en la ciudad de Fortaleza,
Estado de Ceará, por Marco Antônio Heredia Viveiros en perjuicio de su entonces esposa
Maria da Penha Maia Fernandes durante años de su convivencia matrimonial y que culminó
en una tentativa de homicidio y nuevas agresiones en mayo y junio de1983. Maria da Penha,
como producto de esas agresiones padece de paraplejia irreversible y otras dolencias desde el
año 1983. Se denuncia la tolerancia estatal por no haber tomado por más de quince años
medidas efectivas necesarias para procesar y penar al agresor, pese a las denuncias efectuadas.
Se denuncia la violación de los artículos 1(1) (Obligación de Respetar los Derechos); 8
(Garantías Judiciales); 24 (Igualdad ante la Ley) y 25 (Protección Judicial) de la Convención
Americana, en relación con los artículos II y XVIII de la Declaración Americana de los
Derechos y Deberes del Hombre ("la Declaración"), así como de los artículos 3, 4(a), (b), (c),
(d), (e), (f) y (g); 5 y 7 de la Convención de Belém do Pará. La Comisión tramitó
reglamentariamente la petición. Dado que el Estado no ofreciera comentarios a la misma, pese
a los repetidos requerimientos de la Comisión, los peticionarios solicitaron se presuman
verdaderos los hechos relatados en la petición aplicando el artículo 42 del Reglamento de la
Comisión.
3. En este informe la Comisión analiza los requisitos de admisibilidad y considera que la
petición es admisible de conformidad con los artículos 46(2)(c) y 47 de la Convención
Americana, y 12 de la Convención de Belem do Pará. En cuanto al fondo de la cuestión
denunciada, la Comisión concluye en este informe, redactado de acuerdo con el artículo 51 de
la Convención, que el Estado violó en perjuicio de la señora Maria da Penha Maia Fernandes
los derechos a las garantías judiciales y a la protección judicial, garantizados por los artículos
8 y 25 de la Convención Americana, en concordancia con la obligación general de respetar y
garantizar los derechos, prevista en el artículo 1(1) de dicho instrumento y en los artículos II y
XVII de la Declaración, así como el artículo 7 de la Convención de Belém do Pará. Concluye
también que esta violación ocurre como parte de un patrón discriminatorio respecto a
tolerancia de la violencia doméstica contra las mujeres en Brasil por ineficacia de la acción
judicial. La Comisión recomienda al Estado que lleve a cabo una investigación seria,
imparcial y exhaustiva para determinar la responsabilidad penal del autor del delito de
tentativa de homicidio en perjuicio de la señora Fernandes y para determinar si hay otros
16
hechos o acciones de agentes estatales que hayan impedido el procesamiento rápido y efectivo
del responsable; recomienda también la reparación efectiva y pronta de la víctima, así como la
adopción de medidas en el ámbito nacional para eliminar esta tolerancia estatal frente a la
violencia doméstica contra mujeres.
II. TRÁMITE ANTE LA COMISIÓN Y OFERTA DE SOLUCIÓN AMISTOSA
4. El 20 de agosto de 1998 la Comisión Interamericana recibió la petición sobre este caso y el
1º de septiembre del mismo año remitió comunicación a los peticionarios acusando recibo de
su denuncia e informándoles que se había dado apertura al trámite del caso. El 19 de octubre
de 1998, la Comisión Interamericana trasladó la petición al Estado y le solicitó información al
respecto.
5. Frente a la falta de respuesta del Estado, el 2 de agosto de 1999, los peticionarios
solicitaron la aplicación del artículo 42 del Reglamento de la Comisión con el propósito de
que se presuman verdaderos los hechos relatados en la denuncia, en vista de que habían
pasado más de 250 días desde el traslado de la petición a Brasil y éste no había presentado sus
observaciones en el presente caso.
6. El 4 de agosto de 1999, la Comisión Interamericana reiteró al Estado su solicitud de envío
de la información que considerara pertinente, advirtiendo la posibilidad de aplicar el artículo
42 de su Reglamento.
7. El 7 de agosto de 2000, la Comisión se puso a disposición de las partes por treinta días para
iniciar un proceso de solución amistosa de acuerdo con los artículos 48(1)(f) de la
Convención y 45 del Reglamento de la Comisión, sin que hasta la fecha se haya recibido
respuesta afirmativa de ninguna de las partes, por lo que la Comisión considera que en esta
etapa procesal, el asunto no es susceptible de solución por ese medio.
III. POSICIONES DE LAS PARTES
A. Los peticionarios
8. De acuerdo con la denuncia, el 29 de mayo de 1983 la señora María da Penha Maia
Fernandes, de profesión farmacéutica, fue víctima en su domicilio en Fortaleza, Estado de
Ceará, de tentativa de homicidio por parte de su entonces esposo, el señor Marco Antônio
Heredia Viveiros, de profesión economista, quien le disparó con un revólver mientras ella
dormía, culminando una serie de agresiones durante su vida matrimonial. A resultas de esta
agresión, la señora Fernandes resultó con graves heridas y tuvo que ser sometida a
innumerables operaciones. Como consecuencia de la agresión de su esposo, ella sufre de
paraplejia irreversible y otros traumas físicos y psicológicos.[1]
9. Los peticionarios indican que el señor Heredia Viveiros tenía un temperamento agresivo y
violento y que agredía a su esposa y a sus tres hijas durante su relación matrimonial, situación
que según la víctima llegó a ser insoportable, aunque por temor no se atrevía a tomar la
iniciativa de separarse. Sostienen que el esposo trató de encubrir la agresión denunciándola
como una tentativa de robo y agresiones por ladrones que se habrían fugado. Dos semanas
después de que la señora Fernandes regresó del hospital y estando en recuperación por la
agresión homicida del 29 de mayo de 1983, sufrió un segundo atentado contra su vida por
parte del señor Heredia Viveiros, quien habría tratado de electrocutarla mientras ella se
bañaba. A este punto decidió separarse judicialmente de él.[2]
10. Aseguran que el señor Heredia Viveiros actuó premeditadamente, ya que semanas antes
de la agresión intentó convencer a su esposa de hacer un seguro de vida a favor de él, y cinco
17
días antes de agredirla trató de obligarla a firmar un documento en donde vendía el automóvil,
propiedad de ella, sin que constara el nombre del comprador. Indican que la señora Fernandes
posteriormente se enteró de que el señor Viveiros poseía un historial delictivo; que era
bígamo y tenía un hijo en Colombia, datos que él le había ocultado.
11. Añaden que debido a la paraplejia resultante, la víctima debe ser sometida a múltiples
tratamientos físicos de recuperación, además de experimentar un severo estado de
dependencia que la hace requerir de la ayuda constante de enfermeros para movilizarse. Estos
gastos permanentes en medicamentos y fisioterapeutas son costosos y la señora Maria da
Penha no recibe ayuda financiera por parte de su ex-esposo para hacerles frente. Tampoco él
cumple con los pagos alimentarios prescritos en el juicio de separación.
12. Alegan los peticionarios que durante la investigación judicial, iniciada días después de la
agresión el 6 de junio de 1983, se recogieron declaraciones que comprobaban la autoría del
atentado por parte del señor Heredia Viveiros, a pesar de que éste sostenía que la agresión se
había producido por ladrones que pretendían entrar al hogar común. Durante el trámite
judicial se presentaron pruebas demostrando que el señor Heredia Viveiros tenía intenciones
de matarla y en la casa se encontró una escopeta de su propiedad, contradiciendo su
declaración negando poseer armas de fuego. Análisis posteriores indicaron que fue el arma
utilizada en el delito. Sobre la base de todo ello, el Ministerio Público presentó su denuncia
contra el Sr. Heredia Viveros el 28 de septiembre de 1984, como Acción Penal Pública ante la
1a. Vara de Juri de Fortaleza, Estado de Ceara.
13. Los peticionarios señalan que pese a la contundencia de la acusación y pruebas,[3] el caso
tardó ocho años en llegar a decisión de Juri, el cual el 4 de mayo de 1991 dictó sentencia
condenatoria en contra del señor Viveiros, aplicándole por su grado de culpabilidad en la
agresión y tentativa de homicidio, quince años de prisión reducidos a diez años por no constar
condenas anteriores.
14. Indican que ese mismo día, 4 de mayo de 1991, la defensa presentó un recurso de
apelación contra la decisión del Juri. Este recurso, según el artículo 479 del Código Procesal
Penal brasileño, era extemporáneo, pues sólo podía ser formulado durante la tramitación del
juicio más no con posterioridad. Dicha imposibilidad legal es sostenida en forma reiterada por
la jurisprudencia brasileña y por el propio Ministerio Público en el caso en análisis.
15. Pasaron otros tres años hasta que recién el 4 de mayo de 1995, el Tribunal de Alzada falló
sobre la apelación. En ese fallo aceptó el alegato presentado extemporáneamente y basándose
en el argumento de la defensa de que hubo vicios en la formulación de preguntas al jurado
anuló la decisión del Juri.
16. Alegan que paralelamente se desarrollaba otro incidente judicial por la apelación contra la
sentencia de "pronuncia" (primera decisión judicial por la cual el Juez decide que existen
indicios de autoría que justifican llevar el caso a Juri), apelación que habría sido también
extemporánea y que así fue declarado por el Juez. Esta decisión también fue apelada al
Tribunal de Justicia del Estado de Ceará, que aceptó considerar la apelación y la rechazó,
confirmando el 3 de abril de 1995 la decisión de "pronuncia" reafirmando una vez mas que
existían indicios suficientes de autoría.
17. Continúa la denuncia sobre la ineficacia judicial y retardo de justicia sosteniendo que dos
años después de la anulación de la condena dictada por el primer Juri, el 15 de marzo de 1996
se llevó a cabo un segundo juicio por Juri en el que el señor Viveiros fue condenado a diez
años y seis meses de prisión.
18. Los peticionarios manifiestan que nuevamente el Tribunal aceptó una segunda apelación
18
de la defensa, en que se alegaba que el reo fue juzgado ignorando las pruebas de autos. Desde
el 22 de abril de 1997, el proceso se encuentra esperando la decisión del recurso en segunda
instancia ante el Tribunal de Justicia del Estado de Ceará y hasta la fecha de la presentación
de la petición ante la Comisión, la apelación no se había resuelto.
19. Alegan los peticionarios que a la fecha de la petición la justicia brasileña había tardado
más de quince años sin llegar a condena definitiva contra el ex-esposo de la señora Fernandes,
en libertad por todo ese tiempo a pesar de la gravedad de la acusación y las numerosas
pruebas en su contra y a pesar de la gravedad de los delitos cometidos en contra de la señora
Fernandes. De esta manera el Poder Judicial de Ceará y el Estado brasileño han actuado de
manera inefectiva omitiendo conducir el proceso judicial de manera rápida y eficaz, y creando
un alto riesgo de impunidad, ya que la prescripción punitiva en este caso ocurre al cumplirse
los 20 años del hecho, fecha que se está acercando. Sostienen que la acción del Estado
brasileño debía haber tenido por objetivo principal la reparación de las violaciones sufridas
por Maria de la Penha, garantizándole un proceso justo en un plazo razonable.[4]
20. Sostienen que esta denuncia no representa una situación aislada en Brasil y que el presente
caso es ejemplo de un patrón de impunidad en los casos de violencia doméstica contra
mujeres en Brasil, ya que la mayoría de las denuncias no llegan a convertirse en procesos
criminales y de los pocos que llegan a proceso, sólo una minoría llega a condenar a los
perpetradores. Recuerdan los términos de la propia Comisión cuando sostuvo en su Informe
sobre Brasil que:
Los delitos que son incluidos en el concepto de violencia contra la mujer constituyen una
violación de los derechos humanos de acuerdo con la Convención Americana y los términos
más específicos de la Convención de Belém do Pará. Cuando son perpetrados por agentes del
Estado, el uso de la violencia contra la integridad física y/o mental de una mujer o un hombre
son responsabilidad directa del Estado. Además, el Estado tiene la obligación, de acuerdo con
el artículo 1(1) de la Convención Americana y el artículo 7(b) de la Convención de Belém do
Pará, de actuar con la debida diligencia para prevenir las violaciones de los derechos
humanos. Esto significa que aun cuando la conducta no sea originalmente imputable al Estado
(por ejemplo porque el agresor es anónimo o no es agente del Estado), un acto de violación
puede acarrear responsabilidad estatal "no por el acto mismo, sino por la falta de debida
diligencia para prevenir la violación o responder a ella como requiere la Convención".[5]
21. Alegan que el Estado no ha tomado medidas efectivas de prevención y punición legal
contra la violencia doméstica en Brasil a pesar de su obligación internacional de prevenir y
sancionarla. Apuntan también la situación de que los datos de homicidios y violencia sexual
contra las mujeres son perpetrados en la mayoría de los casos por sus compañeros o
conocidos.[6]
22. Alegan que de acuerdos a sus compromisos internacionales, el Estado de Brasil debería
actuar preventivamente -y no lo hace- para disminuir el índice de violencia doméstica, además
de investigar, procesar y castigar a los agresores dentro de un plazo considerado como
razonable conforme a las obligaciones asumidas internacionalmente en la protección de los
derechos humanos. En el caso de la señora Fernandes, el Gobierno brasileño debería haber
procedido teniendo como objetivo principal la reparación de las violaciones sufridas y
garantizarle un proceso justo contra el agresor dentro de un plazo razonable.
23. Consideran demostrado que los recursos internos no han sido efectivos para reparar las
violaciones a los derechos humanos sufridas por Maria da Penha Maia Fernandes; y para
agravar este hecho la demora de la justicia brasileña en brindar una decisión definitiva podría
acarrear en 2002 la prescripción del delito por el transcurso de veinte años a partir de su
19
comisión, impidiendo que el Estado ejerza el jus punendi y que el acusado responda por el
crimen cometido. Esta inefectividad del Estado provoca también la incapacidad de la víctima
para obtener la reparación civil correspondiente.
24. Finalmente, los peticionarios solicitaron la aplicación del artículo 42 del Reglamento de la
Comisión, para que se establezca la presunción de veracidad de los hechos alegados en la
denuncia por la falta de respuesta del Estado, no obstante haber pasado más de 250 días desde
la transmisión de la denuncia al Brasil.
B. El Estado
25. El Estado de Brasil no ha suministrado a la Comisión respuesta alguna con respecto a la
admisibilidad o a los méritos de la petición, pese a los requerimientos efectuados por la
Comisión al Estado el 19 de octubre de 1998, el 4 de agosto de 1999 y el 7 de agosto de 2000.
IV. ANÁLISIS SOBRE COMPETENCIA Y ADMISIBILIDAD
A. La competencia de la Comisión
26. Los peticionarios sostienen que el Estado ha violado los derechos de la víctima de
conformidad con los artículos 1(1), 8, 24 (en relación con los artículos II y XVIII de la
Declaración Americana), y 25 de la Convención Americana (ratificada por Brasil el 25 de
noviembre de 1992); y los artículos 3, 4, 5, y 7 de la Convención de Belém do Pará (ratificada
el 27 de noviembre de 1995) por las violaciones ocurridas a partir del 29 de mayo de 1983 y
en forma continua hasta el presente. Sostienen que la falta de acción efectiva y tolerancia del
Estado es un hecho continuado bajo la vigencia sobreviniente de estas dos Convenciones
interamericanas.
27. La Comisión considera que tiene competencia ratione materiae, ratione loci y ratione
temporis por tratarse la petición de derechos protegidos originalmente por la Declaración
Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, y por la Convención Americana y la
Convención de Belém do Pará desde su respectiva vigencia vinculante respecto a la República
Federativa de Brasil. A pesar de que la agresión original ocurrió en 1983, bajo la vigencia de
la Declaración Americana, la Comisión considera con respecto a la alegada falta de garantías
de respeto al debido proceso que por ser violaciones continuadas las mismas cabrían también
bajo la vigencia sobreviniente de la Convención Americana y la de Belem do Pará, porque la
tolerancia alegada del Estado al respecto podría constituir una denegación continuada de
justicia en perjuicio de la señora Fernandes que podría imposibilitar la condena del
responsable y la reparación de la víctima. Consecuentemente el Estado habría tolerado una
situación de impunidad e indefensión con efectos perdurables aún con posterioridad a la fecha
en que Brasil se sometió a la Convención Americana y a la Convención de Belém do Pará.[7]
28. Con relación a su competencia respecto a la aplicación de la Convención Interamericana
para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer "Convención de Belem do
para" (CVM), la Comisión tiene competencia en general por ser este un instrumento
interamericano de derechos humanos, y además por la que le asignan específicamente los
Estados en el artículo 12 de dicha Convención, que dice:
Cualquier persona o grupo de personas, o entidad no gubernamental legalmente reconocida en
uno o más Estados miembros de la Organización, puede presentar a la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos peticiones que contengan denuncias o quejas de
violación del artículo 7 de la presente Convención por un Estado Parte, y la Comisión las
considerará de acuerdo con las normas y los requisitos de procedimiento para la presentación
y consideración de peticiones estipulados en la Convención Americana sobre Derechos
20
Humanos y en el Estatuto y el Reglamento de la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos.
29. Con respecto a la competencia ratione personae, la petición fue presentada conjuntamente
por la señora Maria da Penha Maia Fernandes, el Centro por la Justicia y el Derecho
Internacional (CEJIL) y el Comité Latino Americano de Defensa de los Derechos de la Mujer
(CLADEM), todos los cuales tienen capacidad legal para peticionar ante la Comisión según el
artículo 44 de la Convención Americana. Además, con relación al Estado, de acuerdo con el
artículo 28 de la Convención Americana, cuando se trata de un Estado federativo como lo es
Brasil, el Gobierno nacional responde en la esfera internacional tanto por sus propios actos
como por los practicados por los agentes de las entidades que componen la Federación.
B. Requisitos de admisibilidad de la petición
a. Agotamiento de los recursos internos
30. Según el artículo 46(1)(a) de la Convención, es necesario el agotamiento de los recursos
de la jurisdicción interna para que una petición sea admisible ante la Comisión. No obstante,
establece también en su inciso 46(2)(c), que cuando haya retardo injustificado en la decisión
de los recursos internos aquella disposición no se aplicará. Tal como señaló la Corte
Interamericana, esta es una regla cuya invocación puede ser renunciada en forma expresa o
tácita por el Estado, y para ser oportuna, debe plantearse en las primeras etapas del
procedimiento, a falta de lo cual podrá presumirse la renuncia tácita a valerse de la misma por
el Estado interesado.[8]
31. El Estado brasileño no ha contestado las repetidas comunicaciones por las que se le ha
transmitido esta petición, y por consiguiente tampoco ha invocado esta excepción. La
Comisión considera que ese silencio del Estado constituye en este caso, una renuncia tácita a
invocar este requisito que lo releva de llevar más adelante la consideración de su
cumplimiento.
32. Sin embargo a mayor abundamiento, la Comisión considera conveniente recordar aquí el
hecho incontestado que la justicia brasileña ha tardado más de quince años sin dictar una
sentencia definitiva en este caso; y que desde 1997 el proceso se encuentra esperando la
decisión del segundo recurso de apelación ante el Tribunal de Justicia del Estado de Ceará. En
ese respecto, la Comisión considera adicionalmente que ha habido retardo injustificado en el
trámite de la denuncia, retardo agravado por el hecho que ese retardo puede acarrear la
prescripción del delito y por consiguiente la impunidad definitiva del perpetrador, y la
imposibilidad de resarcimiento a la víctima y que, en consecuencia, podría aplicarse también
la excepción prevista en el artículo 46(2)(c) de la Convención.
b. Plazo de presentación
33. De acuerdo con el artículo 46(1)(b) de la Convención Americana, la admisión de una
petición está sujeta al requisito de que sea presentada en forma oportuna, dentro de los seis
meses de la fecha en que la parte demandante fue notificada de la sentencia final en el ámbito
interno. Al no haber sentencia definitiva, la Comisión considera que la petición fue presentada
en plazo razonable de acuerdo al análisis de la información presentada por los peticionarios, y
que se aplica la excepción respecto al plazo de seis meses contemplada en el artículo 46(2)(c)
y en el artículo 37(2)(c) del Reglamento de la Comisión. Deja constancia la Comisión que
esta consideración se aplica también a lo relativo a su competencia respecto a la Convención
de Belem do Pará, según lo dispone su artículo 12 in fine.
c. Duplicación de procedimientos
21
34. En relación con la duplicación de procedimientos, no consta que los hechos en estudio
hayan sido denunciados ante otra instancia y el Estado no se ha manifestado al respecto; por
lo tanto, la Comisión considera que la petición es admisible de conformidad con los artículos
46(c) y 47(d) de la Convención Americana.
d. Conclusiones sobre competencia y admisibilidad
35. Por todo lo anterior, la Comisión considera que es competente para decidir este caso y que
la presente petición cumple los requisitos de admisibilidad previstos por la Convención
Americana sobre Derechos Humanos y la Convención de Belem do Pará.
V. ANÁLISIS DE LOS MÉRITOS DEL CASO
36. El silencio procesal del Estado respecto a esta petición contradice su obligación adquirida
al ratificar la Convención Americana en relación con la facultad de la Comisión para "actuar
respecto a las peticiones y otras comunicaciones, en el ejercicio de su autoridad de
conformidad con lo dispuesto por los artículos 44 a 51 de la Convención". La Comisión ha
analizado el caso sobre la base de los documentos provistos por el peticionario y otros
materiales obtenidos, teniendo en cuenta el artículo 42 de su Reglamento. Entre los
documentos analizados se encuentran:
. El libro publicado por la víctima "Sobreviví Posso Contar".
. El Informe de la Delegación de Robos y Hurtos, respecto a su investigación.
. Los informes médicos sobre el tratamiento al que debió someterse la víctima Maria da
Penha.
. Noticias periodísticas sobre el caso, y sobre la violencia doméstica contra la mujer en
general en Brasil.
. La denuncia contra Heredia Viveiros efectuada por el Ministerio Público.
. El Informe del Instituto de Policía Técnica del 8 de octubre de 1983 y de la Delegación de
Robos y Hurtos de esa misma fecha, ambos sobre la escena del crimen y el hallazgo de arma.
. Las declaraciones de las empleadas domésticas del 5 de enero de 1984.
. El pedido de antecedentes sobre Marco Antonio Heredia Viveros, del 9 de febrero de 1984.
. El Informe del examen de salud de la víctima del 10 de febrero de 1984.
. La decisión de "pronuncia" declarando procedente la denuncia, por la Jueza de Derecho de la
1a. Vara, de fecha 31 de octubre de 1986.
. La condena por el Juri de 4 de mayo de 1991.
. El Alegato del Procurador General solicitando el rechazo del recurso de apelación del 12 de
diciembre de 1991.
. La anulación por el Tribunal de Justicia del Estado, el 4 de mayo de 1994 de la condena del
Juri original.
. La decisión del Tribunal de Justicia del Estado del 3 de abril de 1995, aceptando conocer el
recurso contra la decisión de pronuncia, pero negando su proveimiento, y sometiendo al
acusado a nuevo juzgamiento por Tribunal Popular.
22
. La decisión del nuevo Tribunal Popular Juri condenando al acusado, del 15 de marzo de
1996.
A juicio de la Comisión, del análisis de todos los elementos de convicción disponibles no
surgen elementos que permitan llegar a conclusiones distintas respecto de los temas
analizados, a las que se presentan a continuación.[9] La Comisión analizará primeramente el
derecho a la justicia según la Declaración y la Convención Americana, para luego completarlo
aplicando la Convención de Belem do Pará.
A. Derecho de Justicia (artículo XVIII de la Declaración); y a las Garantías Judiciales
(artículo 8) y a la Protección Judicial (artículo 25), en relación con la Obligación de Respetar
y Garantizar los Derechos (artículo 1(1)) de la Convención
37. Los artículos XVIII de la Declaración y 8 y 25 de la Convención Americana sobre
Derechos Humanos establecen para cada persona el derecho de acceso a recursos judiciales, y
a ser escuchada por una autoridad o tribunal competente cuando considere que sus derechos
fueran violados, que reafirman el artículo XVIII (Derecho a la Justicia) de la Declaración,
todos ellos vinculados con la obligación prevista en el artículo 1(1) de la Convención. Dice la
Convención:
Artículo 25(1):
Toda persona tiene derecho a un recurso sencillo y rápido o a cualquier otro recurso efectivo
ante los jueces o tribunales competentes, que la amparen contra actos que violen sus derechos
fundamentales reconocidos por la constitución, la ley o la presente Convención, aún cuando
tal violación sea cometida por personas que actúen en ejercicio de sus funciones oficiales.
38. Han transcurrido más de diecisiete años desde que se inició la investigación por las
agresiones de las que fue víctima la señora Maria da Penha Maia Fernandes y hasta la fecha,
según la información recibida, sigue abierto el proceso en contra del acusado, no se ha llegado
a sentencia definitiva ni se han reparado las consecuencias del delito de tentativa de homicidio
perpetrado en perjuicio de la señora Fernandes.[10] La Corte Interamericana de Derechos
Humanos ha dicho que el plazo razonable establecido en el artículo 8(1) de la Convención no
es un concepto de sencilla definición y se ha referido a fallos de la Corte Europea de Derechos
Humanos para precisarlo. Dichos fallos establecen que se deben evaluar los siguientes
elementos para determinar la razonabilidad del plazo en el cual se desarrolla el proceso: la
complejidad del asunto; la actividad procesal del interesado; y la conducta de las autoridades
judiciales.[11]
39. En este sentido, la determinación de en qué consiste el término "en un plazo razonable"
debe hacerse teniendo en cuenta las particularidades de cada caso. In casu, la Comisión tuvo
en cuenta tanto lo alegado por los peticionarios como el silencio del Estado.[12] Concluye la
Comisión que desde la investigación policial completada en 1984 existían en el proceso claros
y determinantes elementos de prueba para completar el juzgamiento, y que la actividad
procesal fue retardada una y otra vez por largos postergamientos de las decisiones, aceptación
de recursos extemporáneos, y tardanzas injustificadas. Asimismo, considera que la víctima y
peticionaria en este caso ha cumplido con lo pertinente en cuanto a la actividad procesal ante
los tribunales brasileños cuyo impulso procesal está en manos del Ministerio Público y los
tribunales actuantes, con los cuales la víctima acusadora ha colaborado en todo momento. Por
ello, la Comisión considera que ni las características del hecho y de la condición personal de
los implicados en el proceso, ni el grado de complejidad de la causa, ni la actividad procesal
de la interesada constituyen elementos que excusen el retardo injustificado de la
administración de justicia en este caso.
23
40. Desde que la señora Fernandes fue víctima del delito de tentativa de homicidio en 1983,
presuntamente por su entonces esposo, y se iniciaron las investigaciones respectivas,
transcurrieron casi ocho años para que se llevara a cabo el primer juicio en contra del acusado
en 1991; los defensores presentaron un recurso de apelación extemporáneo que fue aceptado
pese a su irregularidad procesal, y luego de tres años más el Tribunal decidió anular el juicio y
la sentencia condenatoria existente.[13]
41. El nuevo proceso fue postergado por un recurso especial contra la sentencia de
"pronuncia" (indictment) de 1985, (recurso igualmente alegado como extemporáneo) que
recién fue resuelto tardíamente el 3 de abril de 1995. El Tribunal de Justicia del Estado de
Ceará reafirmó diez años después lo decidido por el Juez en 1985 que había indicios de
autoría por parte del acusado. Otro año más tarde, el 15 de marzo de 1996, un nuevo Juri
condenó al señor Viveiros a diez años y seis meses de prisión. Es decir, cinco años después de
que se emitiera sentencia por primera vez en este caso. Y por último, aunque aún sin cerrar el
proceso, una apelación en contra de la decisión condenatoria se encuentra esperando decisión
desde el 22 de abril de 1997. En este sentido, la Comisión Interamericana observa que la
tardanza judicial y la prolongada espera para decidir recursos apelatorios demuestran una
conducta de las autoridades judiciales que constituye una violación al derecho a obtener un
recurso rápido y efectivo establecido en la Declaración y en la Convención. Durante todo el
proceso de 17 años el acusado de doble tentativa de homicidio contra su esposa, siguió -y
sigue- en libertad.
42. Como lo ha manifestado la Corte Interamericana de Derechos Humanos:
Lo decisivo es dilucidar si una determinada violación a los derechos humanos reconocidos por
la Convención ha tenido lugar con el apoyo o la tolerancia del poder público o si éste ha
actuado de manera que la transgresión se haya cumplido en defecto de toda prevención o
impunemente. En definitiva, de lo que se trata es de determinar si la violación de los derechos
humanos resulta de la inobservancia por parte del Estado de sus deberes de respetar y
garantizar dichos derechos, que le impone el artículo 1(1) de la Convención.[14]
De igual manera, la Corte ha establecido lo siguiente:
El Estado está, por otra parte, obligado a investigar toda situación en la que se hayan violado
los derechos humanos protegidos por la Convención. Si el aparato del Estado actúa de modo
que tal violación quede impune y no se restablezca, en cuanto sea posible, a la víctima en la
plenitud de sus derechos, puede afirmarse que ha incumplido el deber de garantizar su libre y
pleno ejercicio a las personas sujetas a su jurisdicción. Lo mismo es válido cuando se tolere
que los particulares o grupos de ellos actúen libre o impunemente en menoscabo de los
derechos reconocidos en la Convención.[15]
43. En cuanto a las obligaciones del Estado en relación con la circunstancia de que se haya
abstenido de actuar para asegurarle a la víctima el ejercicio de sus derechos, la Corte
Interamericana se ha manifestado de la siguiente forma:
La segunda obligación de los Estados Partes es la de "garantizar" el libre y pleno ejercicio de
los derechos reconocidos en la Convención a toda persona sujeta a su jurisdicción. Esta
obligación implica el deber de los Estados Partes de organizar todo el aparato gubernamental
y, en general, todas las estructuras a través de las cuales se manifiesta el ejercicio del poder
público, de manera tal que sean capaces de asegurar jurídicamente el libre y pleno ejercicio de
los derechos humanos. Como consecuencia de esta obligación los Estados deben prevenir,
investigar y sancionar toda violación de los derechos reconocidos por la Convención y
procurar, además, el restablecimiento, si es posible, del derecho conculcado y, en su caso, la
24
reparación de los daños producidos por la violación de los derechos humanos.[16]
44. En el presente caso no se ha llegado a producir una sentencia definitiva por los tribunales
brasileños después de diecisiete años, y ese retardo está acercando la posibilidad de
impunidad definitiva por prescripción, con la consiguiente imposibilidad de resarcimiento que
de todas maneras sería tardía. La Comisión considera que las decisiones judiciales internas en
este caso presentan una ineficacia, negligencia u omisión por parte de las autoridades
judiciales brasileñas y una demora injustificada en el juzgamiento de un acusado e impiden y
ponen en definitivo riesgo la posibilidad de penar al acusado e indemnizar a la víctima por la
posible prescripción del delito. Demuestran que el Estado no ha sido capaz de organizar su
estructura para garantizar esos derechos. Todo ello es una violación independiente de los
artículos 8 y 25 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos en relación con el
artículo 1(1) de la misma, y los correspondientes de la Declaración.
B. Igualdad ante la Ley (artículo 24 de la Convención) y artículos II y XVIII de la
Declaración
45. Los peticionarios también alegan la violación del artículo 24 de la Convención Americana
en relación con los derechos de igualdad ante la ley, y de derecho a justicia protegidos por la
Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (artículos II y XVIII).
46. En este sentido, la Comisión Interamericana destaca que ha seguido con especial interés la
vigencia y evolución del respeto a los derechos de la mujer y en particular aquellos
relacionados con la violencia doméstica. La Comisión recibió información sobre el alto
número de ataques domésticos contra las mujeres en Brasil. Solamente en Ceará (donde
ocurrieron los hechos de este caso) hubo en 1993, 1183 amenazas de muerte registradas en las
Delegaciones especiales policiales para la mujer, dentro de una total de 4755 denuncias.[17]
47. Las agresiones domésticas contra mujeres son desproporcionadamente mayores que las
que ocurren contra hombres. Un estudio del Movimiento Nacional de Derechos Humanos de
Brasil compara la incidencia de agresión doméstica contra las mujeres y contra los hombres,
mostrando que en los asesinatos había 30 veces más probabilidad para las víctimas mujeres de
haber sido asesinadas por su cónyuge, que para las víctimas masculinas. La Comisión
encontró en su Informe Especial sobre Brasil de 1997 que existía una clara discriminación
contra las mujeres agredidas por la ineficacia de los sistemas judiciales brasileños y su
inadecuada aplicación de los preceptos nacionales e internacionales, inclusive los que surgen
de la jurisprudencia de la Corte Suprema de Brasil. Decía la Comisión en su Informe sobre la
Situación de los Derechos Humanos en 1997:
Además, incluso donde estas comisarías especializadas existen, el caso continúa
frecuentemente siendo que las quejas no son del todo investigadas o procesadas. En algunos
casos, las limitaciones entorpecen los esfuerzos que se realizan para responder a estos delitos.
En otros casos, las mujeres no presentan cargos formales contra el agresor. En la práctica, las
limitaciones legales y de otra índole a menudo exponen a las mujeres a situaciones en las que
se sienten obligadas a actuar. Por ley, las mujeres deben presentar sus quejas en una comisaría
y explicar qué ocurrió para que el delegado pueda redactar la "denuncia de un incidente". Los
delegados que no han recibido suficiente capacitación pueden no ser capaces de prestar los
servicios requeridos, y algunos continúan, según se informa, respondiendo a las víctimas de
manera que les hacen sentir vergüenza y humillación. Para ciertos delitos, como la violación
sexual, las víctimas deben presentarse al Instituto Médico Legal, el cual tiene la competencia
exclusiva de llevar a cabo los exámenes médicos requeridos por la ley para procesar una
denuncia. Algunas mujeres no tienen conocimiento de este requisito, o no tienen acceso a
dicha institución de la forma justa y necesaria para obtener las pruebas requeridas. Estos
25
institutos tienden a estar ubicados en áreas urbanas y, en donde están disponibles, a menudo
no cuentan con el personal suficiente. Además, incluso cuando las mujeres toman las medidas
necesarias para denunciar la práctica de delitos violentos, no hay garantía de que éstos serán
investigados y procesados.
A pesar de que el Tribunal Supremo de Brasil revocó en 1991 la arcaica "defensa del honor"
como una justificación para el asesinato de la esposa, muchos tribunales continúan siendo
reacios a procesar y sancionar a los autores de la violencia doméstica. En algunas áreas del
país, el uso de la "defensa del honor" persiste y en algunas áreas la conducta de la víctima
continúa siendo un punto central en el proceso judicial para procesar un delito sexual. En vez
de centrarse en la existencia de los elementos jurídicos del delito en cuestión, las prácticas de
algunos abogados defensores --toleradas por algunos tribunales-- tienen el efecto de requerir a
la mujer que demuestre la santidad de su reputación y su inculpabilidad moral a fin de poder
utilizar los medios judiciales legales a su disposición. Las iniciativas tomadas tanto por el
sector público como el privado para hacer frente a la violencia contra la mujer han empezado
a combatir el silencio que tradicionalmente la ha ocultado, pero todavía tienen que superar las
barreras sociales, jurídicas y de otra índole que contribuyen a la impunidad en que a menudo
estos delitos languidecen.
48. En ese informe también se hace referencia a distintos estudios que comprueban que en los
casos en que se han llevado estadísticas, éstas muestran que sólo un porcentaje de los delitos
denunciados a las comisarías de policía especializadas son actualmente investigados. (Unido
de Mulleres de So Paulo, A Violencia Contra a Mulher e a Impunidade: Una Questão Política
(1995). En 1994, de 86.815 quejas presentadas por mujeres agredidas domésticamente, sólo se
iniciaron 24.103 investigaciones policiales, según ese informe.
49. Otros informes indican que 70% de las denuncias criminales referidas a violencia
doméstica contra mujeres se suspenden sin llegar a una conclusión. Solo 2% de las denuncias
criminales por violencia doméstica contra mujeres llegan a condena del agresor. (Informe de
la Universidad Católica de São Paulo, 1998).
50. En este análisis del patrón de respuesta del Estado a este tipo de violaciones, la Comisión
nota también medidas positivas efectivamente tomadas en el campo legislativo, judicial y
administrativo.[18] Resalta la Comisión tres iniciativas que tienen relación directa con el tipo
de situaciones ejemplificadas por este caso: 1) la creación de delegaciones policiales
especiales para atender denuncias sobre ataques a las mujeres; 2) la creación de casas refugio
para mujeres agredidas; y 3) la decisión de la Corte Suprema de Justicia en 1991 que ha
invalidado el concepto arcaico de "defensa del honor" como causal de justificación de
crímenes contra las esposas. Estas iniciativas positivas, y otras similares, han sido
implementadas de una manera reducida con relación a la importancia y urgencia del
problema, tal como se indicó anteriormente. En el caso emblemático en análisis, no han tenido
efecto alguno.
C. Artículo 7 de la Convención de Belém do Pará
51. El 27 de noviembre de 1995, Brasil depositó su ratificación de la Convención de Belem
do Pará, el instrumento interamericano por el cual los Estados americanos reconocen la
importancia de este problema, establecen normas que cumplir y compromisos para
enfrentarlo, y establecen la posibilidad para cualquier persona u organización de peticionar y
accionar respecto al tema ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y por sus
procedimientos. Los peticionarios solicitan que se declare la violación por parte del Estado de
los artículos 3, 4, 5, y 7 de esta Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y
Erradicar la Violencia contra la Mujer y alegan que el presente caso debe ser analizado a la
26
luz de la discriminación en razón del género femenino por parte de los órganos del Estado
brasileño, que refuerza el patrón sistemático de violencia contra la mujer e impunidad en
Brasil.
52. Como se indicó anteriormente, la Comisión tiene competencia ratione materiae y ratione
temporis para conocer de este caso bajo lo señalado por la Convención de Belém do Pará
respecto a hechos posteriores a su ratificación por Brasil, es decir la alegada violación
continuada al derecho a la tutela judicial efectiva y por consiguiente por la tolerancia que
implicaría respecto a la violencia contra la mujer.
53. La Convención de Belém do Pará es un instrumento esencial que refleja los grandes
esfuerzos realizados a fin de encontrar medidas concretas para proteger el derecho de las
mujeres a una vida libre de agresiones y violencia, tanto dentro como fuera de su hogar y
núcleo familiar. Define así la CVM la violencia contra la mujer:
Artículo 2
Se entenderá que violencia contra la mujer incluye la violencia física, sexual y psicológica:
a. que tenga lugar dentro de la familia o unidad doméstica o en cualquier otra relación
interpersonal, ya sea que el agresor comparta o haya compartido el mismo domicilio que la
mujer, y que comprende, entre otros, violación, maltrato y abuso sexual;
b. que tenga lugar en la comunidad y sea perpetrada por cualquier persona y que comprende,
entre otros, violación, abuso sexual, tortura, trata de personas, prostitución forzada, secuestro
y acoso sexual en el lugar de trabajo, así como en instituciones educativas, establecimientos
de salud o cualquier otro lugar, y
c. que sea perpetrada o tolerada por el Estado o sus agentes, dondequiera que ocurra.
54. El ámbito de aplicación de la CMV se refiere pues a situaciones definidas por dos
condiciones: primero, que haya habido violencia contra la mujer tal como se describe en los
incisos a) y b); y segundo que esa violencia sea perpetrada o tolerada por el Estado. La CMV
protege entre otros los siguientes derechos de la mujer violados por la existencia de esa
violencia: el derecho a una vida libre de violencia (artículo 3), a que se respete su vida, su
integridad física, psíquica y moral y su seguridad personal, su dignidad personal, igual
protección ante la ley y de la ley; y a un recurso sencillo y rápido ante los tribunales
competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos (artículo 4(a), (b), (c) (d),
(e), (f) y (g) y los consiguientes deberes del Estado establecidos en el artículo 7 de ese
instrumento. Dice el artículo 7 de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y
Erradicar la Violencia contra la Mujer:
DEBERES DE LOS ESTADOS
Artículo 7
Los Estados Partes condenan todas las formas de violencia contra la mujer y convienen en
adoptar, por todos los medios apropiados y sin dilaciones, políticas orientadas a prevenir,
sancionar y erradicar dicha violencia y en llevar a cabo lo siguiente:
a. abstenerse de cualquier acción o práctica de violencia contra la mujer y velar por que las
autoridades, sus funcionarios, personal y agentes e instituciones se comporten de conformidad
con esta obligación;
b. actuar con la debida diligencia para prevenir, investigar y sancionar la violencia contra la
Lectura17 estudio
Lectura17 estudio
Lectura17 estudio
Lectura17 estudio
Lectura17 estudio
Lectura17 estudio
Lectura17 estudio
Lectura17 estudio

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Belem do para(1)
Belem do para(1)Belem do para(1)
Belem do para(1)indesol
 
Violencia de género. Discapacidad.
Violencia de género. Discapacidad.Violencia de género. Discapacidad.
Violencia de género. Discapacidad.José María
 
Instructivo para prevenir la violencia intrafamiliar
Instructivo para prevenir la violencia intrafamiliarInstructivo para prevenir la violencia intrafamiliar
Instructivo para prevenir la violencia intrafamiliarFabian Garras
 
Guia violencia de genero pampa
Guia violencia de genero   pampaGuia violencia de genero   pampa
Guia violencia de genero pampaCPAS
 
Decreto n 0008 protocolo prevención y atención de la violencia de genero en l...
Decreto n 0008 protocolo prevención y atención de la violencia de genero en l...Decreto n 0008 protocolo prevención y atención de la violencia de genero en l...
Decreto n 0008 protocolo prevención y atención de la violencia de genero en l...Igui
 
Presentación | 2da Sesión | Participación política de las mujeres
Presentación | 2da Sesión | Participación política de las mujeres Presentación | 2da Sesión | Participación política de las mujeres
Presentación | 2da Sesión | Participación política de las mujeres ndimexico
 
Mujeres y encarcelamiento por drogas en la provincia de buenos aires (3)
Mujeres y encarcelamiento por drogas en la provincia de buenos aires (3)Mujeres y encarcelamiento por drogas en la provincia de buenos aires (3)
Mujeres y encarcelamiento por drogas en la provincia de buenos aires (3)Wal Ter
 
Protocolo ante situaciones de femicidios
Protocolo ante situaciones de femicidios   Protocolo ante situaciones de femicidios
Protocolo ante situaciones de femicidios CPAS
 
Ley 1674 contra la violencia en la familia
Ley 1674 contra la violencia en la familiaLey 1674 contra la violencia en la familia
Ley 1674 contra la violencia en la familiaDoctora Edilicia
 
Programa de Lucha contra la Violencia de Género
Programa de Lucha contra la Violencia de GéneroPrograma de Lucha contra la Violencia de Género
Programa de Lucha contra la Violencia de GéneroNicolás Di Nucci
 
Discurso foro 18 mayo
Discurso foro 18 mayoDiscurso foro 18 mayo
Discurso foro 18 mayoUNAM
 

La actualidad más candente (20)

Belem do para(1)
Belem do para(1)Belem do para(1)
Belem do para(1)
 
Violencia de genero
Violencia de generoViolencia de genero
Violencia de genero
 
Violencia de género. Discapacidad.
Violencia de género. Discapacidad.Violencia de género. Discapacidad.
Violencia de género. Discapacidad.
 
Instructivo para prevenir la violencia intrafamiliar
Instructivo para prevenir la violencia intrafamiliarInstructivo para prevenir la violencia intrafamiliar
Instructivo para prevenir la violencia intrafamiliar
 
Belem Do Para
Belem Do ParaBelem Do Para
Belem Do Para
 
Guia violencia de genero pampa
Guia violencia de genero   pampaGuia violencia de genero   pampa
Guia violencia de genero pampa
 
Decreto n 0008 protocolo prevención y atención de la violencia de genero en l...
Decreto n 0008 protocolo prevención y atención de la violencia de genero en l...Decreto n 0008 protocolo prevención y atención de la violencia de genero en l...
Decreto n 0008 protocolo prevención y atención de la violencia de genero en l...
 
Presentación | 2da Sesión | Participación política de las mujeres
Presentación | 2da Sesión | Participación política de las mujeres Presentación | 2da Sesión | Participación política de las mujeres
Presentación | 2da Sesión | Participación política de las mujeres
 
Mujeres y encarcelamiento por drogas en la provincia de buenos aires (3)
Mujeres y encarcelamiento por drogas en la provincia de buenos aires (3)Mujeres y encarcelamiento por drogas en la provincia de buenos aires (3)
Mujeres y encarcelamiento por drogas en la provincia de buenos aires (3)
 
Comentario de la ley 30364
Comentario de la ley 30364Comentario de la ley 30364
Comentario de la ley 30364
 
Capitulos
CapitulosCapitulos
Capitulos
 
Ley micaela
Ley micaelaLey micaela
Ley micaela
 
Protocolo ante situaciones de femicidios
Protocolo ante situaciones de femicidios   Protocolo ante situaciones de femicidios
Protocolo ante situaciones de femicidios
 
Estudio salir a tiempo
Estudio salir a tiempoEstudio salir a tiempo
Estudio salir a tiempo
 
México y peru
México y peruMéxico y peru
México y peru
 
Ley 1674 contra la violencia en la familia
Ley 1674 contra la violencia en la familiaLey 1674 contra la violencia en la familia
Ley 1674 contra la violencia en la familia
 
Programa de Lucha contra la Violencia de Género
Programa de Lucha contra la Violencia de GéneroPrograma de Lucha contra la Violencia de Género
Programa de Lucha contra la Violencia de Género
 
Discurso foro 18 mayo
Discurso foro 18 mayoDiscurso foro 18 mayo
Discurso foro 18 mayo
 
Seminario
SeminarioSeminario
Seminario
 
Marco acoso
Marco acosoMarco acoso
Marco acoso
 

Similar a Lectura17 estudio

Contribución al debate sobre la tipificación penal del feminicidio femicidio
Contribución al debate sobre la tipificación penal del feminicidio   femicidioContribución al debate sobre la tipificación penal del feminicidio   femicidio
Contribución al debate sobre la tipificación penal del feminicidio femicidioRonnie Marcelo
 
Feminicidio no más
Feminicidio no másFeminicidio no más
Feminicidio no másElena Caiza
 
Feminicidio y el comienzo de su historia androcentrica
Feminicidio y el comienzo de su historia androcentricaFeminicidio y el comienzo de su historia androcentrica
Feminicidio y el comienzo de su historia androcentricaStevenVillarreal
 
Violencia de genero en las familias
Violencia de genero en las familiasViolencia de genero en las familias
Violencia de genero en las familiasJarlin Coca
 
Boletin observatorio de violencia. Grupo Venancia
Boletin observatorio de violencia. Grupo VenanciaBoletin observatorio de violencia. Grupo Venancia
Boletin observatorio de violencia. Grupo VenanciaNorma Chavarria
 
Tema 3 accseso a la justicia y debido proceso con peg
Tema 3 accseso a la justicia  y debido proceso con pegTema 3 accseso a la justicia  y debido proceso con peg
Tema 3 accseso a la justicia y debido proceso con pegU3M
 
Leidi yanina oliva diaz medidas de protección durante un proceso de violencia...
Leidi yanina oliva diaz medidas de protección durante un proceso de violencia...Leidi yanina oliva diaz medidas de protección durante un proceso de violencia...
Leidi yanina oliva diaz medidas de protección durante un proceso de violencia...cuto41
 
778bf06fd1576e2e4394c453c30e7d06.pdf
778bf06fd1576e2e4394c453c30e7d06.pdf778bf06fd1576e2e4394c453c30e7d06.pdf
778bf06fd1576e2e4394c453c30e7d06.pdfPsiclogaClaudiaMDelg
 
Ley organica sobre el derecho de la mujer a una vida libre de violencia
Ley organica sobre el derecho de la mujer a una vida libre de violenciaLey organica sobre el derecho de la mujer a una vida libre de violencia
Ley organica sobre el derecho de la mujer a una vida libre de violenciarodriguezgustavo
 
Tp geografia feminicidio en el perú
Tp geografia feminicidio en el perúTp geografia feminicidio en el perú
Tp geografia feminicidio en el perúarnedo1954
 
Tp geografia feminicidio en el perú
Tp geografia feminicidio en el perúTp geografia feminicidio en el perú
Tp geografia feminicidio en el perúarnedo1954
 
Tp geografia feminicidio en el perú
Tp geografia feminicidio en el perúTp geografia feminicidio en el perú
Tp geografia feminicidio en el perúgeo39 geo39
 
La prueba en los supuestos de violencia de vg univ csc
La prueba en los supuestos de violencia de vg univ cscLa prueba en los supuestos de violencia de vg univ csc
La prueba en los supuestos de violencia de vg univ csc@mereces_saberlo
 

Similar a Lectura17 estudio (20)

Analisis del delito de feminicidio guatemala mexico (1)
Analisis del delito de feminicidio guatemala mexico (1)Analisis del delito de feminicidio guatemala mexico (1)
Analisis del delito de feminicidio guatemala mexico (1)
 
Contribución al debate sobre la tipificación penal del feminicidio femicidio
Contribución al debate sobre la tipificación penal del feminicidio   femicidioContribución al debate sobre la tipificación penal del feminicidio   femicidio
Contribución al debate sobre la tipificación penal del feminicidio femicidio
 
Feminicidio no más
Feminicidio no másFeminicidio no más
Feminicidio no más
 
Feminicidio y el comienzo de su historia androcentrica
Feminicidio y el comienzo de su historia androcentricaFeminicidio y el comienzo de su historia androcentrica
Feminicidio y el comienzo de su historia androcentrica
 
Diagnóstivo LEIV 04 06-14
Diagnóstivo LEIV  04 06-14Diagnóstivo LEIV  04 06-14
Diagnóstivo LEIV 04 06-14
 
LÁMINAS.-.pptx
LÁMINAS.-.pptxLÁMINAS.-.pptx
LÁMINAS.-.pptx
 
Violencia de genero en las familias
Violencia de genero en las familiasViolencia de genero en las familias
Violencia de genero en las familias
 
Ads. art. acceso a la justicia
Ads. art. acceso a la justiciaAds. art. acceso a la justicia
Ads. art. acceso a la justicia
 
Boletin observatorio de violencia. Grupo Venancia
Boletin observatorio de violencia. Grupo VenanciaBoletin observatorio de violencia. Grupo Venancia
Boletin observatorio de violencia. Grupo Venancia
 
Femicidios
FemicidiosFemicidios
Femicidios
 
Tema 3 accseso a la justicia y debido proceso con peg
Tema 3 accseso a la justicia  y debido proceso con pegTema 3 accseso a la justicia  y debido proceso con peg
Tema 3 accseso a la justicia y debido proceso con peg
 
Protocolo de investigación
Protocolo de investigaciónProtocolo de investigación
Protocolo de investigación
 
Leidi yanina oliva diaz medidas de protección durante un proceso de violencia...
Leidi yanina oliva diaz medidas de protección durante un proceso de violencia...Leidi yanina oliva diaz medidas de protección durante un proceso de violencia...
Leidi yanina oliva diaz medidas de protección durante un proceso de violencia...
 
778bf06fd1576e2e4394c453c30e7d06.pdf
778bf06fd1576e2e4394c453c30e7d06.pdf778bf06fd1576e2e4394c453c30e7d06.pdf
778bf06fd1576e2e4394c453c30e7d06.pdf
 
Entrevista: Qué grupos de mujeres son las más sensibles a padecer acoso labor...
Entrevista: Qué grupos de mujeres son las más sensibles a padecer acoso labor...Entrevista: Qué grupos de mujeres son las más sensibles a padecer acoso labor...
Entrevista: Qué grupos de mujeres son las más sensibles a padecer acoso labor...
 
Ley organica sobre el derecho de la mujer a una vida libre de violencia
Ley organica sobre el derecho de la mujer a una vida libre de violenciaLey organica sobre el derecho de la mujer a una vida libre de violencia
Ley organica sobre el derecho de la mujer a una vida libre de violencia
 
Tp geografia feminicidio en el perú
Tp geografia feminicidio en el perúTp geografia feminicidio en el perú
Tp geografia feminicidio en el perú
 
Tp geografia feminicidio en el perú
Tp geografia feminicidio en el perúTp geografia feminicidio en el perú
Tp geografia feminicidio en el perú
 
Tp geografia feminicidio en el perú
Tp geografia feminicidio en el perúTp geografia feminicidio en el perú
Tp geografia feminicidio en el perú
 
La prueba en los supuestos de violencia de vg univ csc
La prueba en los supuestos de violencia de vg univ cscLa prueba en los supuestos de violencia de vg univ csc
La prueba en los supuestos de violencia de vg univ csc
 

Más de Universidad Autonoma de Baja California Sur

Más de Universidad Autonoma de Baja California Sur (20)

Servicio social 3
Servicio social 3Servicio social 3
Servicio social 3
 
Servicio social 2
Servicio social 2Servicio social 2
Servicio social 2
 
Servicio social 1
Servicio social 1Servicio social 1
Servicio social 1
 
Sd 08 america_latina
Sd 08 america_latinaSd 08 america_latina
Sd 08 america_latina
 
Guiaprevencionviolencia al
Guiaprevencionviolencia alGuiaprevencionviolencia al
Guiaprevencionviolencia al
 
Diagnosticosseguridadurbana
DiagnosticosseguridadurbanaDiagnosticosseguridadurbana
Diagnosticosseguridadurbana
 
13 abriendoespacios (1)
13 abriendoespacios (1)13 abriendoespacios (1)
13 abriendoespacios (1)
 
06 buena practica
06 buena practica06 buena practica
06 buena practica
 
02 romanmurillo
02 romanmurillo02 romanmurillo
02 romanmurillo
 
Buena practica
 Buena practica Buena practica
Buena practica
 
7 prevencion
7 prevencion7 prevencion
7 prevencion
 
6 metod taller
6 metod taller6 metod taller
6 metod taller
 
5 marchas exploratorias_seguridad
5 marchas exploratorias_seguridad5 marchas exploratorias_seguridad
5 marchas exploratorias_seguridad
 
4 mapas inseguridad
4 mapas inseguridad4 mapas inseguridad
4 mapas inseguridad
 
3 grupos focales
3 grupos focales3 grupos focales
3 grupos focales
 
2 entrevistas profundidad
2 entrevistas profundidad2 entrevistas profundidad
2 entrevistas profundidad
 
1 encuestas victimizacion
1 encuestas victimizacion1 encuestas victimizacion
1 encuestas victimizacion
 
Sd 07 america_latina
Sd 07 america_latinaSd 07 america_latina
Sd 07 america_latina
 
Reformas policiales al
Reformas policiales alReformas policiales al
Reformas policiales al
 
Practicas policiales
Practicas policialesPracticas policiales
Practicas policiales
 

Último

2.b PA 2. Ev. prod. de párrafos 2024- 10A (1) (1).docx
2.b PA 2. Ev.  prod. de párrafos  2024- 10A (1) (1).docx2.b PA 2. Ev.  prod. de párrafos  2024- 10A (1) (1).docx
2.b PA 2. Ev. prod. de párrafos 2024- 10A (1) (1).docxOrlandoApazagomez1
 
LISTA DE ELEGIBLES PARA FISCAL DEL CIRCUITO
LISTA DE ELEGIBLES PARA FISCAL DEL CIRCUITOLISTA DE ELEGIBLES PARA FISCAL DEL CIRCUITO
LISTA DE ELEGIBLES PARA FISCAL DEL CIRCUITOPabloAntonioGuerrero
 
Iniciativa de Morena para el Fondo de Pensiones del Bienestar.pdf
Iniciativa de Morena para el Fondo de Pensiones del Bienestar.pdfIniciativa de Morena para el Fondo de Pensiones del Bienestar.pdf
Iniciativa de Morena para el Fondo de Pensiones del Bienestar.pdfPérez Esquer
 
CUADRO COMPARATIVO CODIGO LABORAL VS CONSTITUCION POLITICA.pptx
CUADRO COMPARATIVO CODIGO LABORAL VS CONSTITUCION POLITICA.pptxCUADRO COMPARATIVO CODIGO LABORAL VS CONSTITUCION POLITICA.pptx
CUADRO COMPARATIVO CODIGO LABORAL VS CONSTITUCION POLITICA.pptxjebarbon
 
herramientas tecnologicas p abogadospptx
herramientas tecnologicas p abogadospptxherramientas tecnologicas p abogadospptx
herramientas tecnologicas p abogadospptxcindysimo2
 
Simulación del Contrato de Trabajo LOTTT.pdf
Simulación del Contrato de Trabajo LOTTT.pdfSimulación del Contrato de Trabajo LOTTT.pdf
Simulación del Contrato de Trabajo LOTTT.pdfpereirayecseli
 
definiciones sobre auditoria forense ppt
definiciones sobre auditoria forense pptdefiniciones sobre auditoria forense ppt
definiciones sobre auditoria forense pptzilioliszambrano
 
Sala Constitucional, magistrados se declaran en rebeldía
Sala Constitucional, magistrados se declaran en rebeldíaSala Constitucional, magistrados se declaran en rebeldía
Sala Constitucional, magistrados se declaran en rebeldíaivanasofiatorres2
 
CODIGO DE ETICA DE PERIODICO LA ULTIMA NOTICIA.pdf
CODIGO DE ETICA DE PERIODICO LA ULTIMA NOTICIA.pdfCODIGO DE ETICA DE PERIODICO LA ULTIMA NOTICIA.pdf
CODIGO DE ETICA DE PERIODICO LA ULTIMA NOTICIA.pdflaultimanoticiadenar
 
Presentación visual Slideshare Informática III
Presentación visual Slideshare Informática IIIPresentación visual Slideshare Informática III
Presentación visual Slideshare Informática IIIaryannaoree
 
Impuesto General Sobre las Utilidades (1944)
Impuesto General Sobre las Utilidades (1944)Impuesto General Sobre las Utilidades (1944)
Impuesto General Sobre las Utilidades (1944)Movimiento C40
 

Último (11)

2.b PA 2. Ev. prod. de párrafos 2024- 10A (1) (1).docx
2.b PA 2. Ev.  prod. de párrafos  2024- 10A (1) (1).docx2.b PA 2. Ev.  prod. de párrafos  2024- 10A (1) (1).docx
2.b PA 2. Ev. prod. de párrafos 2024- 10A (1) (1).docx
 
LISTA DE ELEGIBLES PARA FISCAL DEL CIRCUITO
LISTA DE ELEGIBLES PARA FISCAL DEL CIRCUITOLISTA DE ELEGIBLES PARA FISCAL DEL CIRCUITO
LISTA DE ELEGIBLES PARA FISCAL DEL CIRCUITO
 
Iniciativa de Morena para el Fondo de Pensiones del Bienestar.pdf
Iniciativa de Morena para el Fondo de Pensiones del Bienestar.pdfIniciativa de Morena para el Fondo de Pensiones del Bienestar.pdf
Iniciativa de Morena para el Fondo de Pensiones del Bienestar.pdf
 
CUADRO COMPARATIVO CODIGO LABORAL VS CONSTITUCION POLITICA.pptx
CUADRO COMPARATIVO CODIGO LABORAL VS CONSTITUCION POLITICA.pptxCUADRO COMPARATIVO CODIGO LABORAL VS CONSTITUCION POLITICA.pptx
CUADRO COMPARATIVO CODIGO LABORAL VS CONSTITUCION POLITICA.pptx
 
herramientas tecnologicas p abogadospptx
herramientas tecnologicas p abogadospptxherramientas tecnologicas p abogadospptx
herramientas tecnologicas p abogadospptx
 
Simulación del Contrato de Trabajo LOTTT.pdf
Simulación del Contrato de Trabajo LOTTT.pdfSimulación del Contrato de Trabajo LOTTT.pdf
Simulación del Contrato de Trabajo LOTTT.pdf
 
definiciones sobre auditoria forense ppt
definiciones sobre auditoria forense pptdefiniciones sobre auditoria forense ppt
definiciones sobre auditoria forense ppt
 
Sala Constitucional, magistrados se declaran en rebeldía
Sala Constitucional, magistrados se declaran en rebeldíaSala Constitucional, magistrados se declaran en rebeldía
Sala Constitucional, magistrados se declaran en rebeldía
 
CODIGO DE ETICA DE PERIODICO LA ULTIMA NOTICIA.pdf
CODIGO DE ETICA DE PERIODICO LA ULTIMA NOTICIA.pdfCODIGO DE ETICA DE PERIODICO LA ULTIMA NOTICIA.pdf
CODIGO DE ETICA DE PERIODICO LA ULTIMA NOTICIA.pdf
 
Presentación visual Slideshare Informática III
Presentación visual Slideshare Informática IIIPresentación visual Slideshare Informática III
Presentación visual Slideshare Informática III
 
Impuesto General Sobre las Utilidades (1944)
Impuesto General Sobre las Utilidades (1944)Impuesto General Sobre las Utilidades (1944)
Impuesto General Sobre las Utilidades (1944)
 

Lectura17 estudio

  • 1. PPrrooyyeeccttoo CCLLAADDEEMM--UUNNIIFFEEMM BBaallaannccee ssoobbrree eessffuueerrzzooss yy aaccttiivviiddaaddeess ddiirriiggiiddaass aa eerrrraaddiiccaarr llaa vviioolleenncciiaa ccoonnttrraa llaass mmuujjeerreess eenn AAmméérriiccaa LLaattiinnaa yy eell CCaarriibbee EEssttuuddiioo ddee ccaassoo MMaarriiaa ddaa PPeennhhaa ((BBrraassiill)) SSuubbrreeggiióónn BBrraassiill yy CCoonnoo SSuurr ppoorr VVaalléérriiaa PPaannddjjiiaarrjjiiaann
  • 2. 2 Maria da Penha: un caso a contar y una estrategia a seguir... Estrategia de derechos humanos respecto a la impunidad de la violencia doméstica contra las mujeres en Brasil “... imposible callarse cuando las mujeres son vilipendiadas en su integridad física y moral... La lucha contra la violencia es ardua... No queremos llegar al siglo XXI fragmentadas por tanta violencia, por tanto machismo. Queremos llegar al próximo milenio con el derrocamiento de la ideología machista, practicada por mujeres y hombres y que tanto mal ha traído a la humanidad.” (Maria da Penha, “Sobreviví... puedo contar”) 1. Introducción El caso de Maria da Penha, el cual se presenta en este estudio, intenta traer, a la luz del contexto local, el panorama bajo el cual viven la mayoría de las mujeres, en Brasil y en los demás países de la subregión Cono Sur, respecto a las dificultades y posibilidades para el acceso a la justicia en casos de violencia, en especial, en el ámbito doméstico y familiar. Han sido diversas y distintas las estrategias utilizadas por las mujeres y por las organizaciones de defensa de sus derechos, en Brasil, para hacer frente a las dificultades de acceso a la justicia en casos de violencia, destacándose, entre otras: a) incidencia política para elaboración y reforma de leyes sustantivas y procesales relacionadas al tema en la administración de justicia; b) litigio y monitoreo a nivel nacional e internacional; c) demandas por creación e implementación de órganos, políticas y servicios dirigidos a la atención integral a las mujeres en situación de violencia, involucrando los servicios de justicia, seguridad, salud y otros; d) empoderamiento de las mujeres por medio de la concientización y ejercicio de sus derechos humanos protegidos a nivel nacional e internacional, en especial el derecho a vivir libre de violencia; e) movilización política y sensibilización sobre los casos de violencia contra las mujeres, incluso por medio de campañas educativas; f) capacitación a la policía, jueces y juezas y demás operadores(as) del Derecho sobre esta problemática desde la perspectiva de los derechos humanos, etc... En este contexto de estrategias emprendidas, el estudio de caso se presenta específicamente con base en la experiencia de dos organizaciones no gubernamentales internacionales - CLADEM (Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer) y CEJIL (Centro para la Justicia y el Derecho Internacional) - las cuales, frente a la omisión del sistema nacional brasileño para garantizar el acceso a la justicia en el caso de violencia doméstica contra Maria da Penha1 , tuvieron que acceder a la esfera internacional para obtener del Estado la reparación a las violaciones de derechos humanos practicadas (ver informaciones sobre CLADEM y CEJIL, Anexo I). Así que, al apuntar las dificultades, fallas y omisiones a nivel del sistema nacional para el acceso a la justicia en casos de violencia doméstica contra las mujeres, el caso en estudio va a enfocar especialmente las posibilidades de superarlas mediante la utilización del sistema internacional de protección a los derechos humanos. 1 Desde distintas organizaciones nacionales, regionales e internacionales ya se han difundido informaciones y producido diversos documentos sobre el caso que se presenta en ese estudio. Desde CLADEM, además de los informes enviados a organismos internacionales de derechos humanos, destacase la elaboración del documento de registro de esta estrategia de advocacy para la organización Women Law and Development International, en el contexto del proyecto de entrenamiento para activistas facilitadoras en advocacy para los derechos humanos de las mujeres, bien como el artículo “Maria da Penha: más que un caso a contar”, publicado en la Revista CLADEM No. 04, ambos hechos por la autora del estudio de caso que se presenta.
  • 3. 3 El problema identificado y abordado específicamente en el estudio de caso se refiere a la impunidad respecto a la violencia doméstica contra las mujeres en Brasil, en especial debido a la ineficiente acción judicial a nivel nacional para castigar a los agresores y reparar los abusos / violaciones a los derechos humanos. El caso fue escogido debido a que pone en evidencia la impunidad como uno de los problemas más relevantes relacionados con la discriminación y violencia contra las mujeres en el acceso a la justicia en el país - y en toda la subregión Cono Sur -, a pesar de la protección de los derechos humanos en la Constitución nacional y en la legislación internacional ratificada por Brasil. La impunidad a nivel nacional quedó irrefutablemente comprobada en este caso, el cual trató sobre un intento de homicidio practicado por el entonces esposo de la víctima Maria da Penha. El caso específico no representaba una situación aislada en Brasil; por el contrario, era un ejemplo del patrón sistemático de los casos de violencia doméstica en contra de las mujeres en el Brasil y la impunidad relacionada con ellos. En ese sentido, el marco normativo de la legislación existente y el funcionamiento del sistema judicial en Brasil no han sido suficientemente adecuados o eficaces para tratar casos de esa naturaleza. Los intentos de homicidio, como en el caso de ese estudio, se tratan bajo la normativa general del Código Penal2 y Procesal Penal, sin mayores especificidades de atención o tratamiento legal y procesal en cuanto al hecho de ser practicado contra una mujer en el ámbito doméstico y familiar. También vale decir que, a diferencia de los demás países de la subregión Cono Sur, no existe aún en Brasil una ley específica para tratar los casos de violencia doméstica y familiar que inciden en mayor dimensión e impacto sobre la vida de las mujeres. Además, la actuación institucional desde los servicios relacionados a la administración de justicia ha sido otro elemento extremadamente complejizador y obstaculizador en el acceso a la justicia para casos de violencia doméstica contra las mujeres, inclusos los más graves como intento de homicidios: las denuncias de crímenes de esa naturaleza no siempre se convierten en procesos criminales y, de los pocos casos que llegan a ser procesados, el trámite en la justicia es demasiado lento, la actuación de la justicia esta atravesada por estereotipos, discriminaciones y perjuicios hacia las mujeres, siendo que aún sólo en la minoría se sentencia y se detiene al final a los perpetradores. El tema de la impunidad relacionada a la ineficiente acción judicial es, pues, un problema complejo en Brasil y, en ese sentido, las dificultades de las mujeres en el acceso a la justicia para casos de violencia se van a manifestar, básicamente, en tres niveles3 : a) En cuanto a la ley sustancial o contenido de la ley, especialmente debido a la falta de una legislación nacional específica para normar y tratar situaciones y crímenes de violencia doméstica bajo una perspectiva de género; b) En cuanto a la estructura de la ley, vale decir, cómo la normativa existente es aplicada y puesta en vigor a través de las cortes en casos de violencia contra las mujeres, especialmente en relación con la estructura del sistema legal y cómo las instituciones y los agentes legales no han podido responder a este problema; y 2 Conforme el Código Penal Brasileño (Decreto Ley 2.848, de 7 de diciembre de 1940), el artículo 14, II de su Parte General establece que, salvo disposición contraria, se sanciona el intento de un crimen con la pena correspondiente al crimen consumado, disminuida de uno a dos tercios. El delito de homicidio, por su vez, se encuentra previsto en su Parte Especial, bajo el Título I “De los crímenes contra la persona”, Capítulo I “De lo crímenes contra la vida”, y así dispone: “Homicidios simples. Art. 121 - Matar alguém: Pena - reclusão, de 6 (seis) a 20 (vinte) anos. Caso de diminuição de pena. § 1º - Se o agente comete o crime impelido por motivo de relevante valor social ou moral, ou sob o domínio de violenta emoção, logo em seguida a injusta provocação da vítima, o juiz pode reduzir a pena de um sexto a um terço. Homicídio qualificado. § 2º - Se o homicídio é cometido: I - mediante paga ou promessa de recompensa, ou por outro motivo torpe; II - por motivo fútil; III - com emprego de veneno, fogo, explosivo, asfixia, tortura ou outro meio insidioso ou cruel, ou de que possa resultar perigo comum; IV - à traição, de emboscada, ou mediante dissimulação ou outro recurso que dificulte ou torne impossível a defesa do ofendido; V - para assegurar a execução, a ocultação, a impunidade ou vantagem de outro crime: Pena - reclusão, de 12 (doze) a 30 (trinta) anos”. 3 A respecto del análisis de esos tres niveles (sustancia, estructura y cultura de la ley), ver SCHULER, Margaret. Women’s Human Rights Step by Step Strategy Workbook (Manual Paso por Paso de la Estrategia de los Derechos Humanos de la Mujer). Women Law & Development International, páginas 21 y 22 U.S.A., 2002
  • 4. 4 c) En cuanto a la cultura de la ley, o sea, cómo la gente en general piensa y se comporta frente a la ley, enfocando los aspectos de la cultura que tienen implicancia legal, y cómo en especial aquellos que administran la justicia han sido condicionados a observar la ley cuando la víctima es una mujer y el crimen es practicado en el ámbito doméstico y familiar. Para el caso de estudio, al escoger el tema, las estrategias y las acciones emprendidas, las dos organizaciones involucradas estuvieron más dirigidas a enfocar el problema de la estructura de la ley (actuación institucional), mismo que se refleja, por cierto, en aspectos de la sustancia de la ley y de la cultura de la ley. Así, mientras las dificultades de las mujeres en el acceso a la justicia para casos de violencia se presentan en los tres niveles mencionados, el aspecto más evidente, en este caso, se relaciona directamente con la ineficiente actuación institucional en la aplicación de la ley bajo el sistema judicial nacional, como se podrá ver en el siguiente relato: 2. El caso “Me desperté repentinamente, con un fuerte ‘estampido’ dentro de la habitación. Abrí los ojos. No he visto a nadie. Traté de moverme, pero no logré. Inmediatamente cerré los ojos y un sólo pensamiento me ocurrió: Dios mío, Marco me mató con un tiro!”. Era la noche del día 29 de Mayo de 1983. Al amanecer, María da Penha Maia Fernandes - brasileña, farmacéutica bioquímica - había sobrevivido a un intento de asesinato de parte de su entonces marido y padre de sus tres hijas, Marco Antonio Heredia Viveiros - colombiano naturalizado brasileño, economista - quien le disparó a la espalda con un revólver mientras ella dormía en la habitación de la pareja, en el domicilio de la familia, en la ciudad de Fortaleza, Estado de Ceará, Brasil. Como resultado de esa agresión, Penha sufrió una paraplejia irreversible y otros traumas tanto físicos como psicológicos. El marido trató de disimular la agresión reportándola como un intento de robo y agresiones por ladrones que huyeron, versión que después no se sostuvo. Penha siguió noches y días en el hospital, sufriendo toda suerte de drama y dolor: desde ver finalizada la esperanza de volver a caminar, presenciar el sufrimiento de sus hijas, desvelar la farsa del enemigo con el cual vivía y que la torturaba psicológicamente en las visitas al hospital, hasta regresar a la casa y sufrir un nuevo intento de asesinato de parte del mismo agresor, quien ahora la intentó matar con un shock eléctrico mientras ella se bañaba. Penha no tenía más dudas sobre su agresor. Pronto se separa de él y empieza la lucha por justicia para que ese atroz crimen no quede impune. El relato detallado del caso y de toda la experiencia vivida por Penha - antes, durante y después del crimen - se encuentran narrados en su libro Sobreviví....puedo contar, en una mezcla de recuerdos y sentimientos de dolor y alegría, fragilidad y fortaleza, sumisión y rebeldía. Penha cuenta sobre la barbaridad del crimen que la deja presa hasta hoy en una silla de ruedas y sobre lo que le sucedió después a ella, a su familia y al agresor que atentó contra su vida desde el trágico día 29 de mayo de 1983, que le dejó las más profundas huellas en su mente, en su alma y en su cuerpo. El caso demoró 8 años en llegar a una decisión del jurado, el día 4 de mayo de 1991, dictó una sentencia condenatoria de 15 años en prisión contra Heredia Viveiros, la cual fue reducida a 10 por no haber sido previamente condenado. La defensa presentó un recurso de apelación contra esta decisión. El 15 de marzo de 1996 se llevó a cabo un segundo juicio con jurado, en el cual Heredia Viveiros fue condenado a 10 años y 6 meses de prisión. La defensa presentó una nueva apelación y desde ese entonces sucesivos recursos fueron presentados. Debido a la demora del sistema judicial no era posible lograr una decisión final sobre este crimen. La justicia brasileña tomó más de 15 años sin llegar a una sentencia definitiva para el ex-esposo de Maria da Penha, quien estuvo en libertad durante todo ese tiempo a pesar de la gravedad de la acusación, de la serie de evidencias en su contra y, sobretodo, a pesar de la gravedad de los crímenes perpetrados. Penha habla en su libro acerca de esa impunidad. El ex-marido que la privó de sus posibilidades de desarrollo como mujer, madre y trabajadora seguía libre. Mientras Penha
  • 5. 5 tuvo que alejarse de su trabajo, Heredia Viveiros se casó de nuevo, constituyó otra familia, y se negaba a pagar pensión de alimentos a las hijas de Penha. “Los cuidados que yo debería dar a mis padres, el placer de poder participar más intensamente de las actividades de recreación y sociales de mis hijas me fueron violentamente sacadas por la acción criminosa de Marco A.H. Viveiros”. La historia de Maria da Penha era, pues, mucho más que un caso a contar.... 3. La estrategia para la denuncia del hecho El caso de Maria da Penha llegó, inicialmente, al conocimiento del Centro para la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL)4 , por medio de un representante de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados del Estado de Ceará, en un programa de entrenamiento sobre el sistema interamericano de derechos humanos. Más que un caso a contar, la historia de Maria da Penha, desafortunadamente, era un ejemplo del patrón sistemático de la impunidad con respecto a la violencia doméstica contra las mujeres en Brasil, debido a la ineficiente acción judicial a nivel nacional para castigar a agresores de ese tipo de violencia. No representaba una situación aislada en el país y demandaba una estrategia de acción concreta para enfrentar el problema. Teniendo en consideración la naturaleza del problema, el contexto del caso a la época, el tema de prueba específico a ser abordado, bien como la incapacidad del Estado en responder de forma eficaz al problema a nivel nacional, una de las estrategias más visibles para solucionar el caso era presentarlo a un órgano internacional de derechos humanos. De manera que, en 1998, CLADEM y CEJIL, juntamente con Maria da Penha, decidieron enfrentar el problema e implementar la estrategia de presentar una denuncia individual sobre el caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (OEA). La asociación entre CLADEM y CEJIL tenía un potencial de éxito, ya que la estrategia sería llevada a cabo por dos organizaciones respetadas en la región, una de ellas con un reconocido conocimiento sobre el tema de los derechos humanos de las mujeres, incluyendo la violencia doméstica contra la mujer (CLADEM), y la otra con un trabajo importante, orientado y específico hacia el desarrollo de acciones junto al sistema interamericano de derechos humanos (CEJIL). CLADEM y CEJIL en Brasil ya habían trabajado conjuntamente en casos y estrategias similares para hacer frente a la violencia contra las mujeres, pero sin lograr tanto éxito. Los desafíos iniciales estaban puestos: tomar ventaja de las experiencias previas en los litigios a nivel internacional, para ahora tener éxito con este caso. Es decir, el caso debería estar muy bien preparado, de manera que pudiera ser admitido y juzgado por la Comisión y también, quizás, convertirse en un caso emblemático sobre violencia doméstica contra las mujeres, de manera que pudiera presionar al gobierno nacional a responder por esa violación de los derechos humanos y provocar cambios significativos, especialmente en el sistema legal y judicial a nivel nacional. Otro importante desafío era que el delito había ocurrido antes de la ratificación por el Estado Brasileño de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José) y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará), la base legal internacional para la denuncia. El gobierno había ratificado el Pacto de San José en 1992 y la Convención de Belém do Pará en 1995, mientras que el crimen sucedió en 1983. Ante este hecho, las organizaciones invirtieron en la tesis del concepto de la violación continua, teniendo en cuenta que el Estado –por no ser capaz de poner fin al proceso criminal con una sentencia en contra del perpetrador, ni arrestar al agresor ni reparar los derechos violados de la victima- estaba todavía violando los derechos humanos de Penha, además de que no estaba cumpliendo con su deber de prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer perpetrada por un actor no-estatal dentro de la esfera privada. El caso concernía, pues, a la impunidad con respecto a la violencia doméstica contra la mujer en Brasil, por la ineficiente acción judicial a nivel nacional en el castigo 4 Cabe reconocer el trabajo de las abogadas de CEJIL que, juntamente con las de CLADEM, han actuado en el caso: Maria Beatriz Galli Bevilacqua, quien actúo de inició en la estrategia, y Liliana Tojo, quien le ha dado seguimiento y acompaña el caso hasta hoy.
  • 6. 6 del agresor relacionado con un intento de asesinato practicado contra su propia esposa, y por tanto, la estrategia para la denuncia del hecho debía darse a nivel de los mecanismos internacionales de protección a los derechos humanos, más específicamente a nivel del sistema regional interamericano. 4. La estrategia para la defensa de Maria da Penha a) Estableciendo los objetivos de la estrategia El objetivo a alcanzar era proveer un remedio para el caso específico de María da Penha a nivel internacional con respecto a la impunidad a nivel nacional de la violencia doméstica que ella sufrió, así como obtener la compensación para ella en relación con sus derechos humanos violados, estableciendo la responsabilidad internacional del Estado brasileño por no cumplir con su obligación legal de prevenir, sancionar y erradicar la violencia doméstica contra las mujeres. b) Investigando el tema y usando el marco de los derechos humanos Diversos estudios, investigaciones, acciones y estrategias de defensa de los derechos humanos relacionados con la violencia doméstica contra la mujer ya habían sido tomados por diferentes actores sociales y políticos a nivel nacional, regional e internacional. Al respecto, CLADEM en Brasil ya tenía, junto con las demás organizaciones y movimientos feministas y de mujeres, un acervo de trabajos sobre estrategias para enfrentar el problema de la violencia doméstica contra las mujeres. Además, CLADEM y CEJIL, ya habían recolectado materiales de investigación acerca del problema, utilizados en casos similares presentados anteriormente a la Comisión Interamericana. Contaban pues, con una gran cantidad de información sobre el problema del patrón sistemático de la violencia doméstica contra las mujeres en el país y de su impunidad bajo el sistema judicial. Además de los varios documentos nacionales e internacionales investigados, un importante hallazgo fue el Reporte de Human Rights Watch en Brasil, en 1991, acerca de la violencia doméstica y de las matanzas por honor, señalando, por ejemplo, que el 70% de los incidentes de violencia contra las mujeres ocurrieron dentro de sus hogares. Los reportes de una delegación de policía en Río de Janeiro, también mencionados en ese documento, indicaron que de los más de 2000 casos de desfloración y castigo mediante golpes registrados en la Estación de Policía, ésta no conocía de ninguno que haya terminado con el castigo al agresor. Otro importante hallazgo para respaldar la denuncia contra el Estado y la defensa de Maria da Penha fue el informe de la entonces Reportera Especial sobre violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias, Radhika Commaraswamy, quien visitó Brasil en 1996 para estudiar el fenómeno específico de la violencia doméstica en el país. El tema de la impunidad con respecto a la violencia doméstica contra las mujeres en Brasil estaba muy bien identificado en el informe de la Relatora Especial, con diversas recomendaciones para el Estado sobre ese tema. En todo caso, la más importante fuente de investigación sobre este caso específico vino de la propia víctima, María da Penha, del proceso criminal a nivel nacional y especialmente de su libro Sobreviví... puedo contar (Fortaleza, 1994) escrito por ella y publicado con el apoyo del Concejo de los Derechos de la Mujer de Ceará y del Secretario Cultural del Estado de Ceará. Como base para la denuncia individual y para la defensa de Penha se reunieron los diversos documentos de investigación y de repercusión de caso en la prensa, los cuales demostraban claramente los derechos humanos violados y la responsabilidad de los violadores en ese caso concreto. En este sentido, fueron presentados los siguientes documentos recolectados en la investigación: 4 El libro publicado por la víctima “Sobreviví... puedo contar” 4 El reporte del Departamento de Robos y Asaltos acerca de su investigación. 4 Los reportes médicos acerca de los tratamientos a los que la víctima María da Penha se tuvo que someter.
  • 7. 7 4 Recortes de periódicos sobre el caso y sobre la violencia doméstica contra la mujer en general en Brasil. 4 La denuncia contra el Sr. Heredia Viveiros realizada por el Ministerio Público. 4 El Reporte del Instituto de la Policía Técnica de fecha 8 de Octubre de 1983 y del Departamento de Robos y Asaltos de esa misma fecha, ambos sobre la escena del crimen y el hallazgo del arma. 4 Las declaraciones de las empleadas domésticas de fecha 5 de enero de 1984 4 La solicitud de los antecedentes de Marco Antonio Heredia Viveiros, del 9 de febrero de 1984. 4 El reporte del examen de salud de la víctima, del 10 de febrero de 1984. 4 La sentencia de “condenación crítica” declarando justificada la denuncia por la Jueza de la ley del Primer Juzgado, del 31 de octubre de 1986. 4 La sentencia del Jurado, del 4 de mayo de 1991. 4 El Alegato del Procurador General, pidiendo el rechazo del recurso de apelación, del 12 de diciembre de 1991. 4 La anulación del Tribunal de Justicia del Estado en cuanto a la sentencia del Jurado original, del 4 de mayo de 1994. 4 La decisión del Tribunal de Justicia del Estado, del 3 de abril de 1995, aceptando conocer el recurso contra la decisión de la “condenación crítica”, pero negando su provisión y sometiendo al acusado a un nuevo juicio por Tribunal Popular. 4 La decisión del nuevo Jurado del Tribunal Popular condenando al acusado, del 15 de marzo de 1996. Los resultados de la investigación documentaron claramente la violación ocurrida en este caso, fundamentando la denuncia de la tolerancia estatal por no haber tomado, por más de quince años, medidas efectivas necesarias para procesar y penar al agresor, y comprobando el incumplimiento de los derechos y deberes establecidos en los tratados internacionales ratificados por el Estado a nivel del sistema interamericano de protección a los derechos humanos. Los derechos violados: Artículos 1(1) (Obligación de respetar los derechos); 8 (Garantías Judiciales); 24 (Igualdad ante la ley); y 25 (Protección Judicial) de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos, en relación con los Artículos II y XVII de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (la “Declaración”) así como los Artículos 3 (el derecho de la mujer de tener una vida libre de violencia, en la esfera pública y privada); 4(a) – el derecho a la vida, (b) - el derecho a la integridad física, mental y moral, (c) – el derecho a la libertad y la seguridad, (d) – el derecho a no ser sometida a tortura, (e) – el derecho a la dignidad y a la protección de la familia de la mujer, (f) – el derecho a la igualdad de protección de la ley y ante la ley, y (g) – el derecho a un recurso rápido y simple ante la corte competente; 5 (protección a los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales de la mujer) y 7 (obligaciones del Estado) de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará). Los violadores: Los violadores son el Estado y el agresor (actor no-estatal). Todavía, para esa estrategia específica, en términos de responsabilidad internacional en el caso, el violador era – y como siempre es en última instancia - el Estado nacional, por no haber sido capaz de tomar a nivel interno las medidas eficaces contra el agresor (actor no- estatal) en los casos de violencia doméstica contra las mujeres. El rol del Estado: La omisión y negligencia del Estado brasileño por la demora del sistema judicial en responder a este abuso de los derechos humanos significó, además de la negación del acceso a la justicia a la víctima, una perpetuación y tolerancia del Estado y sus agentes con respecto a la violencia doméstica contra las mujeres. 5. Resultados de la estrategia en el caso
  • 8. 8 El 20 de agosto de 1998, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de los Estados Americanos (CIDH/OEA) recibió la petición sobre el caso de María da Penha. El 19 de octubre de 1998, la Comisión transfirió la petición al Estado. Al contrario de las peticionarias, el Estado brasileño no suministró a la Comisión ninguna información o respuesta con respecto a la petición. El 2 de agosto de 1999, las peticionarias solicitaron la aplicación del Artículo 42 del Reglamento de la Comisión, con el propósito de asumir como verdaderos los hechos narrados en la denuncia, en vista que habían pasado más de 250 días desde la transferencia de la petición al Estado brasileño sin remitir ninguna respuesta. El 4 de agosto de 1999 la Comisión le reiteró al Estado su pedido de información, advirtiéndole acerca de la aplicación del Artículo 42 de su Reglamento. El 7 de agosto del 2000 la Comisión se colocó a disposición de las partes por 30 días para iniciar un proceso de solución amistosa de acuerdo con los Artículos 48(1)(f) de la Convención y 45 del Reglamento de la Comisión, sin haber recibido una respuesta afirmativa por ninguna de las partes, por tanto la Comisión consideró que en esta etapa del proceso el tema no era susceptible de solución por esos medios. En base al examen de admisibilidad y de los méritos del caso, el día 16 de abril del 2001, la Comisión hizo pública5 su repuesta a la demanda, concluyendo y recomendando con respecto al Estado brasileño: CONCLUSIONES 1. Que tiene competencia para conocer acerca de este caso y que la petición es admisible de acuerdo con los Artículos 46(2)(c) y 47 de la Convención Americana y de acuerdo con el Articulo 12 de la Convención de Belén do Pará, con respecto a las violaciones de los derechos y deberes establecidos en los Artículos 1(1) (obligación de respetar los derechos); 8 (garantías judiciales); 24 (igualdad ante la ley); y 25 (protección judicial) de la Convención Americana, en relación con los Artículos II y XVIII de la Declaración Americana (la Declaración); así como el Artículo VII de la Convención de Belén do Pará. 2. Que, basado en los hechos incontrovertibles y los análisis previamente expuestos, la República Federal del Brasil es responsable por la violación de los derechos a las garantías judiciales y a la protección judicial, garantizados por los Artículos 8 y 25 de la Convención Americana de acuerdo con la obligación general de respetar y garantizar dichos derechos, prevista en el Artículo 1(1) de dicho instrumento, debido a la demora injustificable y el manejo negligente de la actual violencia doméstica en Brasil. 3. Que el Estado ha tomado algunas medidas destinadas a reducir el alcance de la violencia doméstica y la tolerancia de la misma por parte del Estado, a pesar que esas medidas no han logrado aún reducir significativamente el patrón de tolerancia del Estado, particularmente debido a la ineficacia de la acción policial y judicial en Brasil, con respecto a la violencia contra la mujer. 4. Que el Estado ha violado los derechos y el cumplimiento de sus deberes de acuerdo al Artículo 7 de la Convención de Belén do Pará en perjuicio de la señora Fernandes y en conexión con los Artículos 8 y 25 de la Convención Americana y en su relación con el Artículo 1(1) de la Convención, debido a sus propios actos de omisión y tolerancia frente a la violación inflingida. RECOMENDACIONES 1. Completar rápida y eficientemente el proceso penal de la persona responsable de la agresión a la Sra. María da Penha Fernandes Maia. 5 La Comisión había aprobado el reporte N° 105-00 acerca del presente caso el 19 de octubre del 2000, durante su 108° período de sesiones. Dicho reporte fue transmitido al Estado brasileño el 1 de noviembre del 2000, otorgándole dos meses para cumplir con las recomendaciones formuladas. El plazo ha expirado y la Comisión no ha recibido respuesta del Estado respecto a dichas recomendaciones, por lo tanto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos considera que dichas recomendaciones no han sido cumplidas. El 13 de marzo del 2001, la Comisión envió el segundo Reporte N° 54/01 al Estado brasileño de acuerdo con el Artículo 51 de la Convención Americana, otorgándole treinta días a partir de la fecha en que fue enviado para que las recomendaciones arriba mencionadas sean cumplidas. Este plazo también ha expirado y la comisión no ha recibido respuesta alguna del Estado con respecto a éste. De acuerdo con los Artículos 51(3) de la Convención Americana y 48 de su Reglamento, la Comisión decidió reiterar las conclusiones y recomendaciones, haciendo público el Reporte N° 54/01 e incluyéndolo en su Memoria Anual a la Asamblea General de la OEA. La Comisión, en cumplimiento de su mandato, afirmó que continuarían evaluando las medidas tomadas por el Estado brasileño con relación a las recomendaciones mencionadas, hasta que éstas hayan sido cumplidas. En abril del 2001, se hizo público el reporte.
  • 9. 9 2. Así mismo, realizar una investigación seria, imparcial y exhaustiva para determinar la responsabilidad debido a las irregularidades o demoras injustificadas que impidieron el proceso rápido y efectivo de la persona responsable; y a tomar las correspondientes medidas administrativas, legislativas y judiciales. 3. Adoptar, sin perjuicio de las eventuales acciones en contra del civil responsable por la agresión, las medidas necesarias de manera que el Estado le asigne a la víctima una reparación simbólica y material adecuada por las violaciones aquí establecidas, particularmente su fracaso en ofrecer un recurso rápido y efectivo; por mantener el caso en la impunidad por más de 15 años; y por evitar, con dicha demora, la posibilidad oportuna de una acción de reparación e indemnización civil. 4. Continuar y profundizar el proceso de reformas que evitan la tolerancia estatal y el tratamiento discriminatorio respecto a la violencia doméstica contra la mujer en Brasil. Particularmente, la Comisión recomienda: a) Entrenamiento y sensibilización de los oficiales judiciales y policiales especializados, de modo que puedan comprender la importancia de no tolerar la violencia doméstica; b) Simplificar los procedimientos penales judiciales con el propósito de reducir los tiempos de proceso, sin afectar los derechos y las garantías del debido proceso; c) El establecimiento de formas alternativas a las judiciales, rápidas y efectivas para la solución de los conflictos intra-familia; d) Multiplicar el número de comisarías especiales para los derechos de la mujer y dotarlas con los recursos especiales necesarios para el efectivo manejo e investigación de todas las quejas de violencia doméstica, así como los recursos y apoyo del Ministerio Público en la preparación de sus reportes judiciales; e) Incluir en sus planes pedagógicos unidades curriculares destinadas a la comprensión de la importancia del respeto a la mujer y sus derechos reconocidos por la Convención Belén do Pará, así como del manejo de los conflictos intra-familia; f) Informar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dentro del plazo de 60 días contados a partir de la transferencia del presente reporte al Estado con un reporte de cumplimiento de estas recomendaciones para los efectos previstos en el Artículo 51(1)de la Convención Americana. 6. Repercusiones: impactos y acciones después de la decisión de la CIDH/OEA La decisión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH/OEA) se hizo pública con la publicación, en abril de 2001, del Reporte 54/01 (ver texto integral del informe, Caso 12.051 CIDH, Anexo II). Aunque resulte difícil de creer y a pesar de la decisión de la Comisión, pocos meses después, el Diario Oficial del Río Grande del Norte – Estado de Brasil donde el agresor libremente pasó a vivir con su nueva familia - publicó, el día 02 de agosto de 2001 (página 22 del DO), una decisión de la 2ª Vara de la Infancia y Juventud, que concede al agresor Marco Antonio Heredia Viveiros el pedido de adopción de un niño (Proceso No. 001.01.006540-8, Adopción Nacional, artículos 39 a 52 Ley 8069/90). A pesar de la absurda, contradictoria e inexplicable decisión sobre esta adopción, la publicidad del caso de Penha ante la Comisión tuvo una buena repercusión a nivel nacional e internacional. Varios medios de prensa publicaron artículos acerca del caso y las peticionarias difundieron la decisión en diferentes espacios nacionales e internacionales. Durante el proceso de seguimiento de la decisión de la Comisión, otras acciones y estrategias a nivel local y nacional fueron llevadas a cabo, tales como una Audiencia Pública en la Cámara de Diputados del Estado de Ceará, con la participación de CEJIL, para tomar medidas del gobierno local, así como movilizaciones a nivel local, con la participación del Forum de la Mujer del Nordeste y de la víctima María da Penha. CEJIL y CLADEM también participaron en varias reuniones de negociación, al inicio con representantes del Secretario de Estado de Derechos Humanos, y posteriormente con la Secretaria Nacional de los Derechos de la Mujer, creada en el año 2002. Se ha contado en ese período también con el apoyo de AGENDE–Acciones de Género, Ciudadanía y Desarrollo, organización no-gubernamental que adicionó su participación en los esfuerzos de atraer la atención del gobierno nacional, especialmente a través de las presiones ante el Secretario Nacional de Derechos Humanos, el Ministro de Justicia y el Ministro de Relaciones Exteriores.
  • 10. 10 Sin embargo, casi un año después de la decisión de la Comisión, no se dieron cambios en términos de implementación de las medidas que el Estado brasileño debía tomar para cumplir con la referida decisión. Ni siquiera el proceso criminal a nivel nacional había concluido. El proceso se encontraba paralizado en grado de recurso. Incluso, cuando CEJIL solicitó una audiencia para seguir el caso ante la Comisión, “súbitamente” el caso siguió su curso. El 8 de marzo del 2002 se realizó en Washington la audiencia para seguir el proceso ante la Comisión, con la presencia de representantes del gobierno brasileño y de las dos organizaciones peticionarias. El gobierno presentó las medidas tomadas dentro de la instancia judicial para acelerar el proceso. Como resultado de la audiencia, el gobierno reafirmó su compromiso de cumplir con las recomendaciones de la Comisión, especialmente para concluir el proceso criminal a nivel nacional, y las peticionarias ofrecieron presentarle al gobierno una propuesta para ayudar en implementar las recomendaciones. Algunos meses después de la referida audiencia el proceso criminal fue finalmente concluido a nivel nacional, y las peticionarias retomaron la etapa de negociación con el Secretario de Estado de los Derechos Humanos sobre una propuesta para la implementación de las recomendaciones de la Comisión. El 15 de octubre del 2002, otra reunión tuvo lugar ante la Comisión, en Washington, y 15 días después, el agresor Marco Antonio Heredia Viveiros fue finalmente arrestado. Vale resaltar que fue detenido cuando salía de la Universidad Federal del Río Grande do Norte, donde dictaba clases. Actualmente se encuentra preso en el Estado do Ceará, donde cumple su pena. Después del encarcelamiento del agresor, la Secretaria Nacional de los Derechos de la Mujer envió a las peticionarias información sobre la articulación de acciones dentro de la Seguridad Pública del Estado de Río Grande do Norte (lugar en que el agresor fue arrestado), del Estado de Ceará (lugar en que el agresor fue sentenciado y cumple pena) y con algunas personas de las Cortes de Ceará y con el Ministerio de Justicia, de manera que pudieran enfocar su atención al caso. El encarcelamiento del agresor tuvo repercusión en los medios de prensa nacionales e incluso el más importante canal nacional de televisión (TV Globo) transmitió el caso en dos programas con una gran audiencia (Jornal Nacional y Fantástico), y entrevistó a María da Penha acerca de la puesta en prisión de su ex-esposo (http://redeglobo3.globo.com/jn/ultima.jsp). En el año de 2003, CLADEM, CEJIL Y AGENDE presentaron al Comité sobre la Discriminación contra la Mujer (Comité CEDAW), órgano que monitorea la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, un informe específico sobre el caso de Penha , Documento para el CEDAW sobre el cumplimiento por parte de Brasil de las obligaciones contraídas como Estado-parte de la Convención en relación con la violencia contra las mujeres – “Violencia contra las Mujeres: el caso Maria da Penha”. El documento sirvió de subsidio al Comité CEDAW en el examen del reporte oficial del Estado brasileño. Con dicha información, se logró impactar al Comité resultando, incluso, en recomendación a Brasil para que elabore una ley específica sobre violencia doméstica contra las mujeres, con medidas eficaces de monitoreo y evaluación. En ese mismo año de 2003, también se postuló a Penha para concurrir al Premio Nacional de Derecho Humanos y al Premio Ciudadana Bertha Lutz, del Senado Federal, sin lograr éxito. A propósito de la indicación de Penha para el Premio Nacional de Derechos Humanos, la Secretaria Especial de Políticas para las Mujeres (ex Secretaria Nacional de los Derechos de la Mujer) envió un oficio a CLADEM, expresando su simpatía a la iniciativa e informando que estaban realizando todos sus esfuerzos para que el Gobierno Brasileño se manifestara al respecto del caso (ver oficio, Anexo III). Actualmente el agresor se encuentra detenido. Falta saber hasta cuando. Conforme informaciones de Penha, luego podrá ser puesto en libertad ya que, de acuerdo con el informe de la Secretaría Especial de Políticas para las Mujeres (Anexo III), él debería cumplir solamente parte de la pena impuesta, “toda vez que el crimen fue cometido en fecha anterior a la vigencia de la Ley de los Crímenes Hediondos. A pesar del intento de homicidio calificado, el reo deberá permanecer en la cárcel apenas 1/6 de la pena por la que fue condenado – menos de 2 anos”. De toda suerte, se ha hecho, aunque de manera tardía, justicia en el caso de Penha, “puesto que la impunidad es uno
  • 11. 11 de los mayores aliados al incremento de la violencia doméstica practicada contra las mujeres.” Durante el año 2004 siguen las negociaciones con el gobierno brasileño para la toma de medidas relacionadas a las recomendaciones pendientes del caso, entre otras, las medidas administrativas en relación al Poder Judicial local, la indemnización de Penha y la implementación de políticas públicas para la prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres en el ámbito doméstico y familiar. Al respecto, se ha instalado recientemente a nivel del Ejecutivo Federal, un Grupo de Trabajo Interministerial que está trabajando en una propuesta de ley específica sobre ese tema. Se esta dando seguimiento a los esfuerzos de negociaciones a nivel nacional para la implementación de las demás medidas recomendadas por la Comisión en el caso de Penha. Siguen también los esfuerzos en la difusión del caso, para que no sea olvidado y para que la reparación de los daños causados a Penha, símbolo de todas las mujeres que sufren violencia doméstica en nuestro continente, efectivamente se realicen, poniendo fin a la negligencia, tolerancia y omisión del Estado hacia ese fenómeno. 7. Evaluación: síntesis de los resultados de las acciones emprendidas A pesar del cuadro de dificultades, de las innegables y sucesivas violaciones a los derechos humanos de la víctima Maria da Penha, se pueden considerar como exitosos los resultados alcanzados, en relación a las acciones y estrategias emprendidas, por las siguientes razones: La estrategia logró su objetivo relativo al problema abordado: la impunidad con respecto a la violencia doméstica contra las mujeres en Brasil, especialmente debido a la ineficiente acción judicial a nivel nacional en castigar a los agresores y reparar los abusos / violaciones a los derechos humanos, lo que ocurre en casos como el de María da Penha. La impunidad reflejada en la actuación institucional de los servicios de administración de justicia se configura, pues, como uno de los elementos más obstaculizadores en el acceso a la justicia por parte de las mujeres en casos de violencia. La respuesta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a la demanda de las dos organizaciones responsables de la implementación de la estrategia era exactamente lo que éstas buscaban lograr. Además de establecer la responsabilidad del Estado brasileño por negligencia, omisión y tolerancia respecto a la violencia doméstica contra las mujeres, de proveer un remedio para los derechos humanos violados en el caso específico de María da Penha –incluyendo una recomendación para el pago de una compensación financiera para la víctima por el Estado- la Comisión también estableció recomendaciones para el Estado a nivel de políticas públicas para enfrentar la violencia doméstica contra las mujeres en el país. La Comisión concluyó que el Estado brasileño violó, en perjuicio de la Sra. María da Penha Maia Fernandes, los derechos a las garantías judiciales y a la protección judicial, así como al Artículo 7 de la Convención de Belén do Pará y que esta violación ocurrió como parte de un patrón discriminatorio relativo a la tolerancia de la violencia doméstica contra la mujer en Brasil debido a la ineficacia de la acción judicial (ver párrafos 55 y 56 del Reporte 54/01). El caso de Maria da Penha fue la primera y única decisión de mérito hasta ahora emitida por la Comisión en que se aplica la Convención de Belém do Pará, responsabilizando a un Estado nacional por negligencia, omisión y tolerancia hacia la violencia doméstica contra las mujeres. En ese sentido, la decisión de la Comisión es relevante no sólo para María da Penha, sino también para todas las mujeres brasileñas. El caso María da Penha es también extremadamente relevante para todas las mujeres de los países de América Latina y el Caribe. El caso, por tanto, se convirtió en un caso emblemático, al revelar el patrón sistemático de violencia doméstica contra las mujeres, denunciando y estableciendo la responsabilidad del Estado a nivel internacional con respecto a la impunidad de los agresores en ese tipo de violencia, especialmente debido a la ineficacia de la acción y del sistema judicial a nivel nacional.
  • 12. 12 El éxito de la estrategia se refleja también en el hecho de que la decisión de la Comisión empieza a crear una “jurisprudencia internacional” relativa al tema, y puede ser usada en otros casos similares a nivel nacional e internacional, consolidando la idea de la violencia doméstica como una violación de los derechos humanos de las mujeres que no puede ser tolerada por el Estado. La estrategia constituyó también un éxito al demostrar una efectividad concreta en usar los mecanismos internacionales de derechos humanos como una manera de presionar para garantizar la prevención y reparación de los abusos y violaciones a los derechos humanos de las mujeres a nivel nacional. Y las consecuencias y beneficios de usar este mecanismo internacional en el caso María da Penha quedan claramente demostrados, dado que sólo bajo la presión internacional el Estado brasileño empezó a tomar medidas con relación al caso. En ese sentido, se hace de la mayor importancia el fortalecimiento de los instrumentos y mecanismos de monitoreo y litigio internacional para la protección del derecho humano de las mujeres a una vida libre de violencia. Además de todo esto, es importante también enfatizar, en el análisis del caso, que hubo un contexto político nacional que contribuyó al éxito de esta estrategia, el cual está relacionado con el hecho que el 2002, a fines del período del mandato del gobierno federal anterior, con elecciones para un nuevo gobierno, había voluntad e interés políticos en tomar las medidas posibles con respecto a los derechos humanos de las mujeres. Sin embargo, no se puede olvidar que el Estado brasileño aún no ha cumplido con todas las recomendaciones establecidas en la decisión de la Comisión. Sigue el desafío para las peticionarias y para la víctima en cuanto a negociar con el actual gobierno sobre la implementación de todas las demás recomendaciones. Se puede decir que la estrategia fue un éxito, y que el caso emblemático de María da Penha se constituyó en un hito para el rol de los derechos humanos de las mujeres en la región. Finalmente, cabe mencionar otro importante indicador del éxito de la estrategia, quizás el más importante: la satisfacción de la víctima con la decisión de la Comisión y el encarcelamiento de su agresor. Como escribió Penha: “Sigo en estado de ‘graza’ destilando felicidad por los poros debido a las grandes victorias por nosotras alcanzadas”, en especial refiriéndose a la prisión de su agresor. Penha se ha transformado en una militante de los derechos de las mujeres, y un símbolo de la lucha contra la violencia hacia las mujeres en Brasil y en toda la región de América Latina y el Caribe. Maria da Penha es más que un caso a contar... representa una estrategia a seguir y aún muchos desafíos por venir... Como ella bien dice, la lucha contra la violencia es ardua... y, por lo visto, habremos de seguir, mucho más allá del siglo XXI, el inmenso desafío que ella plantea: el derrocamiento de la ideología machista.
  • 13. 13 Anexo I: Informaciones institucionales CLADEM y CEJIL Informaciones institucionales sobre las organizaciones que implementaron la estrategia de derechos humanos investigada y analizada en este estudio de caso: CLADEM, el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer y CEJIL, el Centro para la Justicia y el Derecho Internacional, mediante su sección nacional en Brasil. CLADEM, el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (www.cladem.com), es una red de mujeres en la región de América Latina y el Caribe, creada en Julio de 1987, y durante estas casi dos décadas ha estado comprometida con la defensa, advocacy o entrenamiento de derechos humanos de las mujeres. Es una organización regional con una misión institucional que aglutina personas e organizaciones no gubernamentales en toda América Latina y el Caribe para la promoción, monitoreo y defensa de los derechos de las mujeres. Trabaja desde una perspectiva socio- jurídica, feminista y étnico-racial, y en una dinámica que interconecta los niveles local, regional e internacional. CLADEM tiene Status Consultivo ante la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC) desde 1995, y tiene status especial para participar de las actividades de la Organización de los Estados Americanos (OEA) desde 2002. Actualmente está representada por CLADEMs nacionales y enlaces en 16 países de la región Latino-Americana y Caribeña: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico y Uruguay. Recién ha compuesto un Consejo Honorario Consultivo de directrices y representación internacional para CLADEM. El Consejo es compuesto por las más importantes mujeres que han estado comprometidas intensamente con el desarrollo de CLADEM: Silvia Pimentel (Brasil); Carmen Antony (Chile/Panamá); Cristina Zurutuza (Argentina); Giulia Tamayo (Perú/España); María Antonia Martínez (Honduras) y Roxana Vásquez (Perú). CLADEM, en sus ejes temáticos, pone énfasis en las siguientes cuestiones: a) derechos económicos, sociales y culturales y globalización; b) plena participación ciudadana; c) derechos sexuales y derechos reproductivos y d) derecho a una vida libre de violencia. Como líneas de acción, CLADEM formula y difunde investigaciones, propuestas jurídicas y de políticas y material educativo para mejorar la condición de mujeres y niñas. Estamos conectadas a diversas organizaciones internacionales con las cuales trabajamos en la dirección de incrementar los derechos de las mujeres a nivel internacional, y también con los gobiernos locales, organizaciones legislativas y judiciales. A nivel nacional, se promueve la preparación para instrumentos de monitoreo a los gobiernos y su aplicación para la sociedad civil. Al mismo tiempo, informamos, capacitamos y abogamos junto a los Estados para el cumplimiento de sus compromisos legales asumidos en relación a los derechos humanos. CLADEM ha desarrollado también un importante Centro de Documentación (CENDOC), desde el cual se provee a nuestra Red y otras organizaciones, acceso a las más relevantes e importantes publicaciones teóricas y metodológicas sobre diferentes aspectos de los derechos humanos de las mujeres.
  • 14. 14 Debido al exponencial crecimiento del trabajo de nuestra Red, CLADEM ha establecido coordinaciones regionales para el área de violencia y de derechos económicos, sociales y culturales y globalización. Nosotras tenemos también una representante de CLADEM que fue elegida como responsable para coordinar la Alianza Regional sobre la Campaña por una Convención Interamericana sobre Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos. CEJIL, el Centro para la Justicia y el Derecho Internacional (www.cejil.org), es una organización no-gubernamental fundada en 1991 por un grupo de prominentes defensores de los derechos humanos en América Latina y el Caribe. El objetivo principal de CEJIL es lograr la implementación total de las normas de los derechos humanos internacionales en los Estados Miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA) a través del uso del Sistema Inter-Americano para la Protección de los Derechos Humanos y otros mecanismos internacionales de protección. El mandato de CEJIL es cumplido a través del trabajo en tres áreas de programas: el Programa de Defensa Legal, el Programa de Entrenamiento y Difusión y la Campaña para Fortalecer el Sistema Inter-Americano. Un componente central de su trabajo es la defensa de los derechos humanos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (“la Comisión”) y la Corte Inter-Americana de Derechos Humanos (“la Corte”). CEJIL es la primera organización en ofrecer un programa integrado de defensa, consultas legales gratuitas, educación y vigilancia del Sistema Inter- Americano para la Protección de los Derechos Humanos. Su archivo, consistente en más de 200 casos, es el mayor y más diverso en el hemisferio. Adicionalmente, CEJIL está actuando como representante de las víctimas y como asesor legal de la Comisión, en prácticamente todos los casos pendientes ante la Corte. CEJIL selecciona casos representativos que ejemplifican un patrón sistémico de abuso y cuya resolución puede impactar la implementación de normas de derechos humanos internacionales ya sea a través de su efecto en las áreas de la ley, las prácticas domésticas, los casos individuales o las políticas del Estado. Desde sus primeros años, CEJIL ha sobresalido por asumir casos importantes e ilustrativos de abusos de derechos humanos, así como por la asesoría legal que les provee a las ONGs en la región. Debido a que la mayor parte de la actividad relacionada con el sistema Inter-Americano está centralizada alrededor de la sede central de la OEA y de la Comisión Inter-Americana en Washington, D.C., ésta es también la ubicación de la oficina principal de CEJIL. CEJIL también opera en sus oficinas de San José, Costa Rica, la sede de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, así como una tercera oficina en Río de Janeiro, Brasil. Adicionalmente a estas oficinas, CEJIL mantiene representantes en Santiago - Chile; Buenos Aires - Argentina y Asunción - Paraguay. De esta manera, CEJIL cubre todo el hemisferio, manejando casos y dando talleres en casi todos los países cada año.
  • 15. 15 Anexo II: INFORME N° 54/01* CASO 12.051 MARIA DA PENHA MAIA FERNANDES BRASIL 16 de abril de 2001 COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS ORGANIZACIÓN DE ESTADOS AMERICANOS I. RESUMEN 1. El 20 de agosto de 1998, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (en adelante "la Comisión") recibió una denuncia presentada por la señora Maria da Penha Maia Fernandes, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y el Comité Latino Americano de Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM) (en adelante "los peticionarios"), basada en la competencia que le acuerdan los artículos 44 y 46 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante "la Convención" o "la Convención Americana") y el artículo 12 de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará o CMV). 2. La denuncia alega la tolerancia por parte de la República Federativa de Brasil (en adelante "Brasil" o "el Estado") de la violencia perpetrada en su domicilio en la ciudad de Fortaleza, Estado de Ceará, por Marco Antônio Heredia Viveiros en perjuicio de su entonces esposa Maria da Penha Maia Fernandes durante años de su convivencia matrimonial y que culminó en una tentativa de homicidio y nuevas agresiones en mayo y junio de1983. Maria da Penha, como producto de esas agresiones padece de paraplejia irreversible y otras dolencias desde el año 1983. Se denuncia la tolerancia estatal por no haber tomado por más de quince años medidas efectivas necesarias para procesar y penar al agresor, pese a las denuncias efectuadas. Se denuncia la violación de los artículos 1(1) (Obligación de Respetar los Derechos); 8 (Garantías Judiciales); 24 (Igualdad ante la Ley) y 25 (Protección Judicial) de la Convención Americana, en relación con los artículos II y XVIII de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre ("la Declaración"), así como de los artículos 3, 4(a), (b), (c), (d), (e), (f) y (g); 5 y 7 de la Convención de Belém do Pará. La Comisión tramitó reglamentariamente la petición. Dado que el Estado no ofreciera comentarios a la misma, pese a los repetidos requerimientos de la Comisión, los peticionarios solicitaron se presuman verdaderos los hechos relatados en la petición aplicando el artículo 42 del Reglamento de la Comisión. 3. En este informe la Comisión analiza los requisitos de admisibilidad y considera que la petición es admisible de conformidad con los artículos 46(2)(c) y 47 de la Convención Americana, y 12 de la Convención de Belem do Pará. En cuanto al fondo de la cuestión denunciada, la Comisión concluye en este informe, redactado de acuerdo con el artículo 51 de la Convención, que el Estado violó en perjuicio de la señora Maria da Penha Maia Fernandes los derechos a las garantías judiciales y a la protección judicial, garantizados por los artículos 8 y 25 de la Convención Americana, en concordancia con la obligación general de respetar y garantizar los derechos, prevista en el artículo 1(1) de dicho instrumento y en los artículos II y XVII de la Declaración, así como el artículo 7 de la Convención de Belém do Pará. Concluye también que esta violación ocurre como parte de un patrón discriminatorio respecto a tolerancia de la violencia doméstica contra las mujeres en Brasil por ineficacia de la acción judicial. La Comisión recomienda al Estado que lleve a cabo una investigación seria, imparcial y exhaustiva para determinar la responsabilidad penal del autor del delito de tentativa de homicidio en perjuicio de la señora Fernandes y para determinar si hay otros
  • 16. 16 hechos o acciones de agentes estatales que hayan impedido el procesamiento rápido y efectivo del responsable; recomienda también la reparación efectiva y pronta de la víctima, así como la adopción de medidas en el ámbito nacional para eliminar esta tolerancia estatal frente a la violencia doméstica contra mujeres. II. TRÁMITE ANTE LA COMISIÓN Y OFERTA DE SOLUCIÓN AMISTOSA 4. El 20 de agosto de 1998 la Comisión Interamericana recibió la petición sobre este caso y el 1º de septiembre del mismo año remitió comunicación a los peticionarios acusando recibo de su denuncia e informándoles que se había dado apertura al trámite del caso. El 19 de octubre de 1998, la Comisión Interamericana trasladó la petición al Estado y le solicitó información al respecto. 5. Frente a la falta de respuesta del Estado, el 2 de agosto de 1999, los peticionarios solicitaron la aplicación del artículo 42 del Reglamento de la Comisión con el propósito de que se presuman verdaderos los hechos relatados en la denuncia, en vista de que habían pasado más de 250 días desde el traslado de la petición a Brasil y éste no había presentado sus observaciones en el presente caso. 6. El 4 de agosto de 1999, la Comisión Interamericana reiteró al Estado su solicitud de envío de la información que considerara pertinente, advirtiendo la posibilidad de aplicar el artículo 42 de su Reglamento. 7. El 7 de agosto de 2000, la Comisión se puso a disposición de las partes por treinta días para iniciar un proceso de solución amistosa de acuerdo con los artículos 48(1)(f) de la Convención y 45 del Reglamento de la Comisión, sin que hasta la fecha se haya recibido respuesta afirmativa de ninguna de las partes, por lo que la Comisión considera que en esta etapa procesal, el asunto no es susceptible de solución por ese medio. III. POSICIONES DE LAS PARTES A. Los peticionarios 8. De acuerdo con la denuncia, el 29 de mayo de 1983 la señora María da Penha Maia Fernandes, de profesión farmacéutica, fue víctima en su domicilio en Fortaleza, Estado de Ceará, de tentativa de homicidio por parte de su entonces esposo, el señor Marco Antônio Heredia Viveiros, de profesión economista, quien le disparó con un revólver mientras ella dormía, culminando una serie de agresiones durante su vida matrimonial. A resultas de esta agresión, la señora Fernandes resultó con graves heridas y tuvo que ser sometida a innumerables operaciones. Como consecuencia de la agresión de su esposo, ella sufre de paraplejia irreversible y otros traumas físicos y psicológicos.[1] 9. Los peticionarios indican que el señor Heredia Viveiros tenía un temperamento agresivo y violento y que agredía a su esposa y a sus tres hijas durante su relación matrimonial, situación que según la víctima llegó a ser insoportable, aunque por temor no se atrevía a tomar la iniciativa de separarse. Sostienen que el esposo trató de encubrir la agresión denunciándola como una tentativa de robo y agresiones por ladrones que se habrían fugado. Dos semanas después de que la señora Fernandes regresó del hospital y estando en recuperación por la agresión homicida del 29 de mayo de 1983, sufrió un segundo atentado contra su vida por parte del señor Heredia Viveiros, quien habría tratado de electrocutarla mientras ella se bañaba. A este punto decidió separarse judicialmente de él.[2] 10. Aseguran que el señor Heredia Viveiros actuó premeditadamente, ya que semanas antes de la agresión intentó convencer a su esposa de hacer un seguro de vida a favor de él, y cinco
  • 17. 17 días antes de agredirla trató de obligarla a firmar un documento en donde vendía el automóvil, propiedad de ella, sin que constara el nombre del comprador. Indican que la señora Fernandes posteriormente se enteró de que el señor Viveiros poseía un historial delictivo; que era bígamo y tenía un hijo en Colombia, datos que él le había ocultado. 11. Añaden que debido a la paraplejia resultante, la víctima debe ser sometida a múltiples tratamientos físicos de recuperación, además de experimentar un severo estado de dependencia que la hace requerir de la ayuda constante de enfermeros para movilizarse. Estos gastos permanentes en medicamentos y fisioterapeutas son costosos y la señora Maria da Penha no recibe ayuda financiera por parte de su ex-esposo para hacerles frente. Tampoco él cumple con los pagos alimentarios prescritos en el juicio de separación. 12. Alegan los peticionarios que durante la investigación judicial, iniciada días después de la agresión el 6 de junio de 1983, se recogieron declaraciones que comprobaban la autoría del atentado por parte del señor Heredia Viveiros, a pesar de que éste sostenía que la agresión se había producido por ladrones que pretendían entrar al hogar común. Durante el trámite judicial se presentaron pruebas demostrando que el señor Heredia Viveiros tenía intenciones de matarla y en la casa se encontró una escopeta de su propiedad, contradiciendo su declaración negando poseer armas de fuego. Análisis posteriores indicaron que fue el arma utilizada en el delito. Sobre la base de todo ello, el Ministerio Público presentó su denuncia contra el Sr. Heredia Viveros el 28 de septiembre de 1984, como Acción Penal Pública ante la 1a. Vara de Juri de Fortaleza, Estado de Ceara. 13. Los peticionarios señalan que pese a la contundencia de la acusación y pruebas,[3] el caso tardó ocho años en llegar a decisión de Juri, el cual el 4 de mayo de 1991 dictó sentencia condenatoria en contra del señor Viveiros, aplicándole por su grado de culpabilidad en la agresión y tentativa de homicidio, quince años de prisión reducidos a diez años por no constar condenas anteriores. 14. Indican que ese mismo día, 4 de mayo de 1991, la defensa presentó un recurso de apelación contra la decisión del Juri. Este recurso, según el artículo 479 del Código Procesal Penal brasileño, era extemporáneo, pues sólo podía ser formulado durante la tramitación del juicio más no con posterioridad. Dicha imposibilidad legal es sostenida en forma reiterada por la jurisprudencia brasileña y por el propio Ministerio Público en el caso en análisis. 15. Pasaron otros tres años hasta que recién el 4 de mayo de 1995, el Tribunal de Alzada falló sobre la apelación. En ese fallo aceptó el alegato presentado extemporáneamente y basándose en el argumento de la defensa de que hubo vicios en la formulación de preguntas al jurado anuló la decisión del Juri. 16. Alegan que paralelamente se desarrollaba otro incidente judicial por la apelación contra la sentencia de "pronuncia" (primera decisión judicial por la cual el Juez decide que existen indicios de autoría que justifican llevar el caso a Juri), apelación que habría sido también extemporánea y que así fue declarado por el Juez. Esta decisión también fue apelada al Tribunal de Justicia del Estado de Ceará, que aceptó considerar la apelación y la rechazó, confirmando el 3 de abril de 1995 la decisión de "pronuncia" reafirmando una vez mas que existían indicios suficientes de autoría. 17. Continúa la denuncia sobre la ineficacia judicial y retardo de justicia sosteniendo que dos años después de la anulación de la condena dictada por el primer Juri, el 15 de marzo de 1996 se llevó a cabo un segundo juicio por Juri en el que el señor Viveiros fue condenado a diez años y seis meses de prisión. 18. Los peticionarios manifiestan que nuevamente el Tribunal aceptó una segunda apelación
  • 18. 18 de la defensa, en que se alegaba que el reo fue juzgado ignorando las pruebas de autos. Desde el 22 de abril de 1997, el proceso se encuentra esperando la decisión del recurso en segunda instancia ante el Tribunal de Justicia del Estado de Ceará y hasta la fecha de la presentación de la petición ante la Comisión, la apelación no se había resuelto. 19. Alegan los peticionarios que a la fecha de la petición la justicia brasileña había tardado más de quince años sin llegar a condena definitiva contra el ex-esposo de la señora Fernandes, en libertad por todo ese tiempo a pesar de la gravedad de la acusación y las numerosas pruebas en su contra y a pesar de la gravedad de los delitos cometidos en contra de la señora Fernandes. De esta manera el Poder Judicial de Ceará y el Estado brasileño han actuado de manera inefectiva omitiendo conducir el proceso judicial de manera rápida y eficaz, y creando un alto riesgo de impunidad, ya que la prescripción punitiva en este caso ocurre al cumplirse los 20 años del hecho, fecha que se está acercando. Sostienen que la acción del Estado brasileño debía haber tenido por objetivo principal la reparación de las violaciones sufridas por Maria de la Penha, garantizándole un proceso justo en un plazo razonable.[4] 20. Sostienen que esta denuncia no representa una situación aislada en Brasil y que el presente caso es ejemplo de un patrón de impunidad en los casos de violencia doméstica contra mujeres en Brasil, ya que la mayoría de las denuncias no llegan a convertirse en procesos criminales y de los pocos que llegan a proceso, sólo una minoría llega a condenar a los perpetradores. Recuerdan los términos de la propia Comisión cuando sostuvo en su Informe sobre Brasil que: Los delitos que son incluidos en el concepto de violencia contra la mujer constituyen una violación de los derechos humanos de acuerdo con la Convención Americana y los términos más específicos de la Convención de Belém do Pará. Cuando son perpetrados por agentes del Estado, el uso de la violencia contra la integridad física y/o mental de una mujer o un hombre son responsabilidad directa del Estado. Además, el Estado tiene la obligación, de acuerdo con el artículo 1(1) de la Convención Americana y el artículo 7(b) de la Convención de Belém do Pará, de actuar con la debida diligencia para prevenir las violaciones de los derechos humanos. Esto significa que aun cuando la conducta no sea originalmente imputable al Estado (por ejemplo porque el agresor es anónimo o no es agente del Estado), un acto de violación puede acarrear responsabilidad estatal "no por el acto mismo, sino por la falta de debida diligencia para prevenir la violación o responder a ella como requiere la Convención".[5] 21. Alegan que el Estado no ha tomado medidas efectivas de prevención y punición legal contra la violencia doméstica en Brasil a pesar de su obligación internacional de prevenir y sancionarla. Apuntan también la situación de que los datos de homicidios y violencia sexual contra las mujeres son perpetrados en la mayoría de los casos por sus compañeros o conocidos.[6] 22. Alegan que de acuerdos a sus compromisos internacionales, el Estado de Brasil debería actuar preventivamente -y no lo hace- para disminuir el índice de violencia doméstica, además de investigar, procesar y castigar a los agresores dentro de un plazo considerado como razonable conforme a las obligaciones asumidas internacionalmente en la protección de los derechos humanos. En el caso de la señora Fernandes, el Gobierno brasileño debería haber procedido teniendo como objetivo principal la reparación de las violaciones sufridas y garantizarle un proceso justo contra el agresor dentro de un plazo razonable. 23. Consideran demostrado que los recursos internos no han sido efectivos para reparar las violaciones a los derechos humanos sufridas por Maria da Penha Maia Fernandes; y para agravar este hecho la demora de la justicia brasileña en brindar una decisión definitiva podría acarrear en 2002 la prescripción del delito por el transcurso de veinte años a partir de su
  • 19. 19 comisión, impidiendo que el Estado ejerza el jus punendi y que el acusado responda por el crimen cometido. Esta inefectividad del Estado provoca también la incapacidad de la víctima para obtener la reparación civil correspondiente. 24. Finalmente, los peticionarios solicitaron la aplicación del artículo 42 del Reglamento de la Comisión, para que se establezca la presunción de veracidad de los hechos alegados en la denuncia por la falta de respuesta del Estado, no obstante haber pasado más de 250 días desde la transmisión de la denuncia al Brasil. B. El Estado 25. El Estado de Brasil no ha suministrado a la Comisión respuesta alguna con respecto a la admisibilidad o a los méritos de la petición, pese a los requerimientos efectuados por la Comisión al Estado el 19 de octubre de 1998, el 4 de agosto de 1999 y el 7 de agosto de 2000. IV. ANÁLISIS SOBRE COMPETENCIA Y ADMISIBILIDAD A. La competencia de la Comisión 26. Los peticionarios sostienen que el Estado ha violado los derechos de la víctima de conformidad con los artículos 1(1), 8, 24 (en relación con los artículos II y XVIII de la Declaración Americana), y 25 de la Convención Americana (ratificada por Brasil el 25 de noviembre de 1992); y los artículos 3, 4, 5, y 7 de la Convención de Belém do Pará (ratificada el 27 de noviembre de 1995) por las violaciones ocurridas a partir del 29 de mayo de 1983 y en forma continua hasta el presente. Sostienen que la falta de acción efectiva y tolerancia del Estado es un hecho continuado bajo la vigencia sobreviniente de estas dos Convenciones interamericanas. 27. La Comisión considera que tiene competencia ratione materiae, ratione loci y ratione temporis por tratarse la petición de derechos protegidos originalmente por la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, y por la Convención Americana y la Convención de Belém do Pará desde su respectiva vigencia vinculante respecto a la República Federativa de Brasil. A pesar de que la agresión original ocurrió en 1983, bajo la vigencia de la Declaración Americana, la Comisión considera con respecto a la alegada falta de garantías de respeto al debido proceso que por ser violaciones continuadas las mismas cabrían también bajo la vigencia sobreviniente de la Convención Americana y la de Belem do Pará, porque la tolerancia alegada del Estado al respecto podría constituir una denegación continuada de justicia en perjuicio de la señora Fernandes que podría imposibilitar la condena del responsable y la reparación de la víctima. Consecuentemente el Estado habría tolerado una situación de impunidad e indefensión con efectos perdurables aún con posterioridad a la fecha en que Brasil se sometió a la Convención Americana y a la Convención de Belém do Pará.[7] 28. Con relación a su competencia respecto a la aplicación de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer "Convención de Belem do para" (CVM), la Comisión tiene competencia en general por ser este un instrumento interamericano de derechos humanos, y además por la que le asignan específicamente los Estados en el artículo 12 de dicha Convención, que dice: Cualquier persona o grupo de personas, o entidad no gubernamental legalmente reconocida en uno o más Estados miembros de la Organización, puede presentar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos peticiones que contengan denuncias o quejas de violación del artículo 7 de la presente Convención por un Estado Parte, y la Comisión las considerará de acuerdo con las normas y los requisitos de procedimiento para la presentación y consideración de peticiones estipulados en la Convención Americana sobre Derechos
  • 20. 20 Humanos y en el Estatuto y el Reglamento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. 29. Con respecto a la competencia ratione personae, la petición fue presentada conjuntamente por la señora Maria da Penha Maia Fernandes, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y el Comité Latino Americano de Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM), todos los cuales tienen capacidad legal para peticionar ante la Comisión según el artículo 44 de la Convención Americana. Además, con relación al Estado, de acuerdo con el artículo 28 de la Convención Americana, cuando se trata de un Estado federativo como lo es Brasil, el Gobierno nacional responde en la esfera internacional tanto por sus propios actos como por los practicados por los agentes de las entidades que componen la Federación. B. Requisitos de admisibilidad de la petición a. Agotamiento de los recursos internos 30. Según el artículo 46(1)(a) de la Convención, es necesario el agotamiento de los recursos de la jurisdicción interna para que una petición sea admisible ante la Comisión. No obstante, establece también en su inciso 46(2)(c), que cuando haya retardo injustificado en la decisión de los recursos internos aquella disposición no se aplicará. Tal como señaló la Corte Interamericana, esta es una regla cuya invocación puede ser renunciada en forma expresa o tácita por el Estado, y para ser oportuna, debe plantearse en las primeras etapas del procedimiento, a falta de lo cual podrá presumirse la renuncia tácita a valerse de la misma por el Estado interesado.[8] 31. El Estado brasileño no ha contestado las repetidas comunicaciones por las que se le ha transmitido esta petición, y por consiguiente tampoco ha invocado esta excepción. La Comisión considera que ese silencio del Estado constituye en este caso, una renuncia tácita a invocar este requisito que lo releva de llevar más adelante la consideración de su cumplimiento. 32. Sin embargo a mayor abundamiento, la Comisión considera conveniente recordar aquí el hecho incontestado que la justicia brasileña ha tardado más de quince años sin dictar una sentencia definitiva en este caso; y que desde 1997 el proceso se encuentra esperando la decisión del segundo recurso de apelación ante el Tribunal de Justicia del Estado de Ceará. En ese respecto, la Comisión considera adicionalmente que ha habido retardo injustificado en el trámite de la denuncia, retardo agravado por el hecho que ese retardo puede acarrear la prescripción del delito y por consiguiente la impunidad definitiva del perpetrador, y la imposibilidad de resarcimiento a la víctima y que, en consecuencia, podría aplicarse también la excepción prevista en el artículo 46(2)(c) de la Convención. b. Plazo de presentación 33. De acuerdo con el artículo 46(1)(b) de la Convención Americana, la admisión de una petición está sujeta al requisito de que sea presentada en forma oportuna, dentro de los seis meses de la fecha en que la parte demandante fue notificada de la sentencia final en el ámbito interno. Al no haber sentencia definitiva, la Comisión considera que la petición fue presentada en plazo razonable de acuerdo al análisis de la información presentada por los peticionarios, y que se aplica la excepción respecto al plazo de seis meses contemplada en el artículo 46(2)(c) y en el artículo 37(2)(c) del Reglamento de la Comisión. Deja constancia la Comisión que esta consideración se aplica también a lo relativo a su competencia respecto a la Convención de Belem do Pará, según lo dispone su artículo 12 in fine. c. Duplicación de procedimientos
  • 21. 21 34. En relación con la duplicación de procedimientos, no consta que los hechos en estudio hayan sido denunciados ante otra instancia y el Estado no se ha manifestado al respecto; por lo tanto, la Comisión considera que la petición es admisible de conformidad con los artículos 46(c) y 47(d) de la Convención Americana. d. Conclusiones sobre competencia y admisibilidad 35. Por todo lo anterior, la Comisión considera que es competente para decidir este caso y que la presente petición cumple los requisitos de admisibilidad previstos por la Convención Americana sobre Derechos Humanos y la Convención de Belem do Pará. V. ANÁLISIS DE LOS MÉRITOS DEL CASO 36. El silencio procesal del Estado respecto a esta petición contradice su obligación adquirida al ratificar la Convención Americana en relación con la facultad de la Comisión para "actuar respecto a las peticiones y otras comunicaciones, en el ejercicio de su autoridad de conformidad con lo dispuesto por los artículos 44 a 51 de la Convención". La Comisión ha analizado el caso sobre la base de los documentos provistos por el peticionario y otros materiales obtenidos, teniendo en cuenta el artículo 42 de su Reglamento. Entre los documentos analizados se encuentran: . El libro publicado por la víctima "Sobreviví Posso Contar". . El Informe de la Delegación de Robos y Hurtos, respecto a su investigación. . Los informes médicos sobre el tratamiento al que debió someterse la víctima Maria da Penha. . Noticias periodísticas sobre el caso, y sobre la violencia doméstica contra la mujer en general en Brasil. . La denuncia contra Heredia Viveiros efectuada por el Ministerio Público. . El Informe del Instituto de Policía Técnica del 8 de octubre de 1983 y de la Delegación de Robos y Hurtos de esa misma fecha, ambos sobre la escena del crimen y el hallazgo de arma. . Las declaraciones de las empleadas domésticas del 5 de enero de 1984. . El pedido de antecedentes sobre Marco Antonio Heredia Viveros, del 9 de febrero de 1984. . El Informe del examen de salud de la víctima del 10 de febrero de 1984. . La decisión de "pronuncia" declarando procedente la denuncia, por la Jueza de Derecho de la 1a. Vara, de fecha 31 de octubre de 1986. . La condena por el Juri de 4 de mayo de 1991. . El Alegato del Procurador General solicitando el rechazo del recurso de apelación del 12 de diciembre de 1991. . La anulación por el Tribunal de Justicia del Estado, el 4 de mayo de 1994 de la condena del Juri original. . La decisión del Tribunal de Justicia del Estado del 3 de abril de 1995, aceptando conocer el recurso contra la decisión de pronuncia, pero negando su proveimiento, y sometiendo al acusado a nuevo juzgamiento por Tribunal Popular.
  • 22. 22 . La decisión del nuevo Tribunal Popular Juri condenando al acusado, del 15 de marzo de 1996. A juicio de la Comisión, del análisis de todos los elementos de convicción disponibles no surgen elementos que permitan llegar a conclusiones distintas respecto de los temas analizados, a las que se presentan a continuación.[9] La Comisión analizará primeramente el derecho a la justicia según la Declaración y la Convención Americana, para luego completarlo aplicando la Convención de Belem do Pará. A. Derecho de Justicia (artículo XVIII de la Declaración); y a las Garantías Judiciales (artículo 8) y a la Protección Judicial (artículo 25), en relación con la Obligación de Respetar y Garantizar los Derechos (artículo 1(1)) de la Convención 37. Los artículos XVIII de la Declaración y 8 y 25 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos establecen para cada persona el derecho de acceso a recursos judiciales, y a ser escuchada por una autoridad o tribunal competente cuando considere que sus derechos fueran violados, que reafirman el artículo XVIII (Derecho a la Justicia) de la Declaración, todos ellos vinculados con la obligación prevista en el artículo 1(1) de la Convención. Dice la Convención: Artículo 25(1): Toda persona tiene derecho a un recurso sencillo y rápido o a cualquier otro recurso efectivo ante los jueces o tribunales competentes, que la amparen contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución, la ley o la presente Convención, aún cuando tal violación sea cometida por personas que actúen en ejercicio de sus funciones oficiales. 38. Han transcurrido más de diecisiete años desde que se inició la investigación por las agresiones de las que fue víctima la señora Maria da Penha Maia Fernandes y hasta la fecha, según la información recibida, sigue abierto el proceso en contra del acusado, no se ha llegado a sentencia definitiva ni se han reparado las consecuencias del delito de tentativa de homicidio perpetrado en perjuicio de la señora Fernandes.[10] La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha dicho que el plazo razonable establecido en el artículo 8(1) de la Convención no es un concepto de sencilla definición y se ha referido a fallos de la Corte Europea de Derechos Humanos para precisarlo. Dichos fallos establecen que se deben evaluar los siguientes elementos para determinar la razonabilidad del plazo en el cual se desarrolla el proceso: la complejidad del asunto; la actividad procesal del interesado; y la conducta de las autoridades judiciales.[11] 39. En este sentido, la determinación de en qué consiste el término "en un plazo razonable" debe hacerse teniendo en cuenta las particularidades de cada caso. In casu, la Comisión tuvo en cuenta tanto lo alegado por los peticionarios como el silencio del Estado.[12] Concluye la Comisión que desde la investigación policial completada en 1984 existían en el proceso claros y determinantes elementos de prueba para completar el juzgamiento, y que la actividad procesal fue retardada una y otra vez por largos postergamientos de las decisiones, aceptación de recursos extemporáneos, y tardanzas injustificadas. Asimismo, considera que la víctima y peticionaria en este caso ha cumplido con lo pertinente en cuanto a la actividad procesal ante los tribunales brasileños cuyo impulso procesal está en manos del Ministerio Público y los tribunales actuantes, con los cuales la víctima acusadora ha colaborado en todo momento. Por ello, la Comisión considera que ni las características del hecho y de la condición personal de los implicados en el proceso, ni el grado de complejidad de la causa, ni la actividad procesal de la interesada constituyen elementos que excusen el retardo injustificado de la administración de justicia en este caso.
  • 23. 23 40. Desde que la señora Fernandes fue víctima del delito de tentativa de homicidio en 1983, presuntamente por su entonces esposo, y se iniciaron las investigaciones respectivas, transcurrieron casi ocho años para que se llevara a cabo el primer juicio en contra del acusado en 1991; los defensores presentaron un recurso de apelación extemporáneo que fue aceptado pese a su irregularidad procesal, y luego de tres años más el Tribunal decidió anular el juicio y la sentencia condenatoria existente.[13] 41. El nuevo proceso fue postergado por un recurso especial contra la sentencia de "pronuncia" (indictment) de 1985, (recurso igualmente alegado como extemporáneo) que recién fue resuelto tardíamente el 3 de abril de 1995. El Tribunal de Justicia del Estado de Ceará reafirmó diez años después lo decidido por el Juez en 1985 que había indicios de autoría por parte del acusado. Otro año más tarde, el 15 de marzo de 1996, un nuevo Juri condenó al señor Viveiros a diez años y seis meses de prisión. Es decir, cinco años después de que se emitiera sentencia por primera vez en este caso. Y por último, aunque aún sin cerrar el proceso, una apelación en contra de la decisión condenatoria se encuentra esperando decisión desde el 22 de abril de 1997. En este sentido, la Comisión Interamericana observa que la tardanza judicial y la prolongada espera para decidir recursos apelatorios demuestran una conducta de las autoridades judiciales que constituye una violación al derecho a obtener un recurso rápido y efectivo establecido en la Declaración y en la Convención. Durante todo el proceso de 17 años el acusado de doble tentativa de homicidio contra su esposa, siguió -y sigue- en libertad. 42. Como lo ha manifestado la Corte Interamericana de Derechos Humanos: Lo decisivo es dilucidar si una determinada violación a los derechos humanos reconocidos por la Convención ha tenido lugar con el apoyo o la tolerancia del poder público o si éste ha actuado de manera que la transgresión se haya cumplido en defecto de toda prevención o impunemente. En definitiva, de lo que se trata es de determinar si la violación de los derechos humanos resulta de la inobservancia por parte del Estado de sus deberes de respetar y garantizar dichos derechos, que le impone el artículo 1(1) de la Convención.[14] De igual manera, la Corte ha establecido lo siguiente: El Estado está, por otra parte, obligado a investigar toda situación en la que se hayan violado los derechos humanos protegidos por la Convención. Si el aparato del Estado actúa de modo que tal violación quede impune y no se restablezca, en cuanto sea posible, a la víctima en la plenitud de sus derechos, puede afirmarse que ha incumplido el deber de garantizar su libre y pleno ejercicio a las personas sujetas a su jurisdicción. Lo mismo es válido cuando se tolere que los particulares o grupos de ellos actúen libre o impunemente en menoscabo de los derechos reconocidos en la Convención.[15] 43. En cuanto a las obligaciones del Estado en relación con la circunstancia de que se haya abstenido de actuar para asegurarle a la víctima el ejercicio de sus derechos, la Corte Interamericana se ha manifestado de la siguiente forma: La segunda obligación de los Estados Partes es la de "garantizar" el libre y pleno ejercicio de los derechos reconocidos en la Convención a toda persona sujeta a su jurisdicción. Esta obligación implica el deber de los Estados Partes de organizar todo el aparato gubernamental y, en general, todas las estructuras a través de las cuales se manifiesta el ejercicio del poder público, de manera tal que sean capaces de asegurar jurídicamente el libre y pleno ejercicio de los derechos humanos. Como consecuencia de esta obligación los Estados deben prevenir, investigar y sancionar toda violación de los derechos reconocidos por la Convención y procurar, además, el restablecimiento, si es posible, del derecho conculcado y, en su caso, la
  • 24. 24 reparación de los daños producidos por la violación de los derechos humanos.[16] 44. En el presente caso no se ha llegado a producir una sentencia definitiva por los tribunales brasileños después de diecisiete años, y ese retardo está acercando la posibilidad de impunidad definitiva por prescripción, con la consiguiente imposibilidad de resarcimiento que de todas maneras sería tardía. La Comisión considera que las decisiones judiciales internas en este caso presentan una ineficacia, negligencia u omisión por parte de las autoridades judiciales brasileñas y una demora injustificada en el juzgamiento de un acusado e impiden y ponen en definitivo riesgo la posibilidad de penar al acusado e indemnizar a la víctima por la posible prescripción del delito. Demuestran que el Estado no ha sido capaz de organizar su estructura para garantizar esos derechos. Todo ello es una violación independiente de los artículos 8 y 25 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos en relación con el artículo 1(1) de la misma, y los correspondientes de la Declaración. B. Igualdad ante la Ley (artículo 24 de la Convención) y artículos II y XVIII de la Declaración 45. Los peticionarios también alegan la violación del artículo 24 de la Convención Americana en relación con los derechos de igualdad ante la ley, y de derecho a justicia protegidos por la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (artículos II y XVIII). 46. En este sentido, la Comisión Interamericana destaca que ha seguido con especial interés la vigencia y evolución del respeto a los derechos de la mujer y en particular aquellos relacionados con la violencia doméstica. La Comisión recibió información sobre el alto número de ataques domésticos contra las mujeres en Brasil. Solamente en Ceará (donde ocurrieron los hechos de este caso) hubo en 1993, 1183 amenazas de muerte registradas en las Delegaciones especiales policiales para la mujer, dentro de una total de 4755 denuncias.[17] 47. Las agresiones domésticas contra mujeres son desproporcionadamente mayores que las que ocurren contra hombres. Un estudio del Movimiento Nacional de Derechos Humanos de Brasil compara la incidencia de agresión doméstica contra las mujeres y contra los hombres, mostrando que en los asesinatos había 30 veces más probabilidad para las víctimas mujeres de haber sido asesinadas por su cónyuge, que para las víctimas masculinas. La Comisión encontró en su Informe Especial sobre Brasil de 1997 que existía una clara discriminación contra las mujeres agredidas por la ineficacia de los sistemas judiciales brasileños y su inadecuada aplicación de los preceptos nacionales e internacionales, inclusive los que surgen de la jurisprudencia de la Corte Suprema de Brasil. Decía la Comisión en su Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en 1997: Además, incluso donde estas comisarías especializadas existen, el caso continúa frecuentemente siendo que las quejas no son del todo investigadas o procesadas. En algunos casos, las limitaciones entorpecen los esfuerzos que se realizan para responder a estos delitos. En otros casos, las mujeres no presentan cargos formales contra el agresor. En la práctica, las limitaciones legales y de otra índole a menudo exponen a las mujeres a situaciones en las que se sienten obligadas a actuar. Por ley, las mujeres deben presentar sus quejas en una comisaría y explicar qué ocurrió para que el delegado pueda redactar la "denuncia de un incidente". Los delegados que no han recibido suficiente capacitación pueden no ser capaces de prestar los servicios requeridos, y algunos continúan, según se informa, respondiendo a las víctimas de manera que les hacen sentir vergüenza y humillación. Para ciertos delitos, como la violación sexual, las víctimas deben presentarse al Instituto Médico Legal, el cual tiene la competencia exclusiva de llevar a cabo los exámenes médicos requeridos por la ley para procesar una denuncia. Algunas mujeres no tienen conocimiento de este requisito, o no tienen acceso a dicha institución de la forma justa y necesaria para obtener las pruebas requeridas. Estos
  • 25. 25 institutos tienden a estar ubicados en áreas urbanas y, en donde están disponibles, a menudo no cuentan con el personal suficiente. Además, incluso cuando las mujeres toman las medidas necesarias para denunciar la práctica de delitos violentos, no hay garantía de que éstos serán investigados y procesados. A pesar de que el Tribunal Supremo de Brasil revocó en 1991 la arcaica "defensa del honor" como una justificación para el asesinato de la esposa, muchos tribunales continúan siendo reacios a procesar y sancionar a los autores de la violencia doméstica. En algunas áreas del país, el uso de la "defensa del honor" persiste y en algunas áreas la conducta de la víctima continúa siendo un punto central en el proceso judicial para procesar un delito sexual. En vez de centrarse en la existencia de los elementos jurídicos del delito en cuestión, las prácticas de algunos abogados defensores --toleradas por algunos tribunales-- tienen el efecto de requerir a la mujer que demuestre la santidad de su reputación y su inculpabilidad moral a fin de poder utilizar los medios judiciales legales a su disposición. Las iniciativas tomadas tanto por el sector público como el privado para hacer frente a la violencia contra la mujer han empezado a combatir el silencio que tradicionalmente la ha ocultado, pero todavía tienen que superar las barreras sociales, jurídicas y de otra índole que contribuyen a la impunidad en que a menudo estos delitos languidecen. 48. En ese informe también se hace referencia a distintos estudios que comprueban que en los casos en que se han llevado estadísticas, éstas muestran que sólo un porcentaje de los delitos denunciados a las comisarías de policía especializadas son actualmente investigados. (Unido de Mulleres de So Paulo, A Violencia Contra a Mulher e a Impunidade: Una Questão Política (1995). En 1994, de 86.815 quejas presentadas por mujeres agredidas domésticamente, sólo se iniciaron 24.103 investigaciones policiales, según ese informe. 49. Otros informes indican que 70% de las denuncias criminales referidas a violencia doméstica contra mujeres se suspenden sin llegar a una conclusión. Solo 2% de las denuncias criminales por violencia doméstica contra mujeres llegan a condena del agresor. (Informe de la Universidad Católica de São Paulo, 1998). 50. En este análisis del patrón de respuesta del Estado a este tipo de violaciones, la Comisión nota también medidas positivas efectivamente tomadas en el campo legislativo, judicial y administrativo.[18] Resalta la Comisión tres iniciativas que tienen relación directa con el tipo de situaciones ejemplificadas por este caso: 1) la creación de delegaciones policiales especiales para atender denuncias sobre ataques a las mujeres; 2) la creación de casas refugio para mujeres agredidas; y 3) la decisión de la Corte Suprema de Justicia en 1991 que ha invalidado el concepto arcaico de "defensa del honor" como causal de justificación de crímenes contra las esposas. Estas iniciativas positivas, y otras similares, han sido implementadas de una manera reducida con relación a la importancia y urgencia del problema, tal como se indicó anteriormente. En el caso emblemático en análisis, no han tenido efecto alguno. C. Artículo 7 de la Convención de Belém do Pará 51. El 27 de noviembre de 1995, Brasil depositó su ratificación de la Convención de Belem do Pará, el instrumento interamericano por el cual los Estados americanos reconocen la importancia de este problema, establecen normas que cumplir y compromisos para enfrentarlo, y establecen la posibilidad para cualquier persona u organización de peticionar y accionar respecto al tema ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y por sus procedimientos. Los peticionarios solicitan que se declare la violación por parte del Estado de los artículos 3, 4, 5, y 7 de esta Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer y alegan que el presente caso debe ser analizado a la
  • 26. 26 luz de la discriminación en razón del género femenino por parte de los órganos del Estado brasileño, que refuerza el patrón sistemático de violencia contra la mujer e impunidad en Brasil. 52. Como se indicó anteriormente, la Comisión tiene competencia ratione materiae y ratione temporis para conocer de este caso bajo lo señalado por la Convención de Belém do Pará respecto a hechos posteriores a su ratificación por Brasil, es decir la alegada violación continuada al derecho a la tutela judicial efectiva y por consiguiente por la tolerancia que implicaría respecto a la violencia contra la mujer. 53. La Convención de Belém do Pará es un instrumento esencial que refleja los grandes esfuerzos realizados a fin de encontrar medidas concretas para proteger el derecho de las mujeres a una vida libre de agresiones y violencia, tanto dentro como fuera de su hogar y núcleo familiar. Define así la CVM la violencia contra la mujer: Artículo 2 Se entenderá que violencia contra la mujer incluye la violencia física, sexual y psicológica: a. que tenga lugar dentro de la familia o unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal, ya sea que el agresor comparta o haya compartido el mismo domicilio que la mujer, y que comprende, entre otros, violación, maltrato y abuso sexual; b. que tenga lugar en la comunidad y sea perpetrada por cualquier persona y que comprende, entre otros, violación, abuso sexual, tortura, trata de personas, prostitución forzada, secuestro y acoso sexual en el lugar de trabajo, así como en instituciones educativas, establecimientos de salud o cualquier otro lugar, y c. que sea perpetrada o tolerada por el Estado o sus agentes, dondequiera que ocurra. 54. El ámbito de aplicación de la CMV se refiere pues a situaciones definidas por dos condiciones: primero, que haya habido violencia contra la mujer tal como se describe en los incisos a) y b); y segundo que esa violencia sea perpetrada o tolerada por el Estado. La CMV protege entre otros los siguientes derechos de la mujer violados por la existencia de esa violencia: el derecho a una vida libre de violencia (artículo 3), a que se respete su vida, su integridad física, psíquica y moral y su seguridad personal, su dignidad personal, igual protección ante la ley y de la ley; y a un recurso sencillo y rápido ante los tribunales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos (artículo 4(a), (b), (c) (d), (e), (f) y (g) y los consiguientes deberes del Estado establecidos en el artículo 7 de ese instrumento. Dice el artículo 7 de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer: DEBERES DE LOS ESTADOS Artículo 7 Los Estados Partes condenan todas las formas de violencia contra la mujer y convienen en adoptar, por todos los medios apropiados y sin dilaciones, políticas orientadas a prevenir, sancionar y erradicar dicha violencia y en llevar a cabo lo siguiente: a. abstenerse de cualquier acción o práctica de violencia contra la mujer y velar por que las autoridades, sus funcionarios, personal y agentes e instituciones se comporten de conformidad con esta obligación; b. actuar con la debida diligencia para prevenir, investigar y sancionar la violencia contra la