CPEL – COUNSELING – LOGOTERAPIACARRERA DE CONSULTORIA PSICOLÓGICA (PLAN 212)CICLO LECTIVO: 2013 / CUATRIMESTRE: 1ºASIGNATU...
Y ya que en este artículo nos ocuparemos de la Educación desde elCounseling, centraremos la atención en la relación del Co...
información correcta, precisa y sin ambigüedades desde la óptica delbien futuro y de la adultez que está por llegar. Ella ...
regañan más allá de lo hecho, sabe que es porque la quieren cuando esoes evidente. Sin embargo, sería un grave error ver e...
estudio o la falta de concentración. En este primer semestre la niña semostrará además imprevisible, y las explicaciones q...
los problemas derivados de la pertenencia a una institución escolar. Enrealidad, todas las respuestas son válidas e inclus...
padres para llegar a un mejor entendimiento y colaboración. Se debeinteresarse por la Asociación de Padres e intercambiar ...
como la de esponjas que alivien las tensiones provocadas por adultosconflictuados en niños que de por sí tienen sus proble...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Como acompañar adolescentes

1.186 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.186
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Como acompañar adolescentes

  1. 1. CPEL – COUNSELING – LOGOTERAPIACARRERA DE CONSULTORIA PSICOLÓGICA (PLAN 212)CICLO LECTIVO: 2013 / CUATRIMESTRE: 1ºASIGNATURA: COUNSELING EN EDUCACIÓNCURSO: 3º AÑO - TURNO MAÑANACATEDRA: DR. JOSÉ DEYMTRABAJO ESCRITO: PARCIAL I° CUATRIMESTREALUMNO: MARIANO GARCIA MOLLO“COUNSELING PARA NIÑAS DE PRIMERO DE SECUNDARIA”Tarea para padres, docentes y tutores1) INTRODUCCIÓN:El Counseling en general tiene una amplia gama de herramientas detrabajo con técnicas y modos de abordaje diversos que le permiten alprofesional Counselor ocuparse específicamente de distintas áreas de lavida de las personas y de sus distintas etapas evolutivas de maneradigamos “previsible”. Así habrá Counselors que se moverán másfácilmente en las aguas del ámbito laboral, de la salud, de lasadicciones, de la sexualidad, etc. Lo mismo sucederá con las diferentesetapas evolutivas, habrá Counselors que tendrán más empatía con losadultos maduros, con las parejas, o con la tercera edad, convirtiéndoseen verdaderos profesionales de la resolución de problemáticas derivadasde cada una de estas etapas evolutivas. Pero hay un área, la educacional,que por estar estrechamente vinculada al proceso madurativo deladolescente resulta quizás algo así como “tierra de nadie”. Debemos portanto convencernos que hablar de Counseling Educacional es hablar deadolescentes. Y hablar de adolescentes es hablar de crisis1.1Hablar de Counseling Educacional en la primaria es al menos discutible ya que el niño carece de losingredientes actitudinales que deben estar presentes si se quiere establecer una relación verdadera deayuda que pueda promover el desarrollo y crecimiento personal. Necesitamos el concepto de Yo, opercepción de sí mismo que el niño aún no tiene y que empezará a desarrollar cuando inicie supubescencia. Y necesitamos ciertas capacidades como la de reflexión racional y emocional, conciencia deresponsabilidad ante el problema, etc. (cf. Couns. Patricia Rebagliati; El sujeto del Counseling; pág. 189en Psicología Humanista)1
  2. 2. Y ya que en este artículo nos ocuparemos de la Educación desde elCounseling, centraremos la atención en la relación del Counselor con eleducando adolescente femenino, específicamente al inicio de lasecundaria. A esta edad, primera y segunda mitad de los doce años, laniña ya se encuentra de lleno en el período medio de la pubertad conrasgos físicos y psicológicos que despiden la niñez y anuncian laadolescencia. Hasta este momento determinado la niña funcionabanormalmente pero con el inicio de la secundaria se desata la crisis apartir de la cual se desarrollará y seguirá un proceso normal hacia lamadurez o se detendrá en el camino con el consecuente surgimiento depatologías leves que en la edad adulta podrían agravarse.Lo primero que hay que saber antes de leer éste artículo es queningún niño supera la adolescencia solo. Necesita cambiar y crecer perono puede hacerlo por sí solo. El nuevo equilibrio que romperá elestancamiento o apoyará el proceso de ingreso a la madurez le vendrádado como por el aporte de otro y otros que interactuarán con él a lolargo de toda la secundaria. De aquí la importancia de la presenciainteractiva de Counselors, padres y docentes en las institucioneseducativas secundarias.2) ¿CÓMO ES UNA NIÑA AL INICIAR LA SECUNDARIA?:Al inicio de la secundaria comienza la etapa de crecimiento queprecede a la madurez. En esta etapa los cambios fisiológicos sonnotables y generan ansiedad en la niña. Para afrontar estos cambios laniña debe estar informada y orientada principalmente por su madre locual suele no suceder. Es aquí donde la Escuela encuentra su funciónsubsidiaria. En particular el tutor deberá hacerle sentir a la niña queestos cambios son normales en todas las niñas y que no le afectarán enel futuro sino todo lo contrario serán la base de su buena saludpsicofísica y reproductiva. A las niñas de esta edad suele preocuparles elaspecto físico y se concentran en ellos de tal manera que puedenpreocuparse por cualquier motivo que de ellos derive. Conocí dos casosde niñas “horrorizadas” por cambios en su cuerpo, una por su acné yotra por su menarca de la cual no sabía nada. Son cosas que pueden ysuelen suceder. La estrategia es calmar, usar un poco de humor,derreflexionar y jugar incluso con la intención paradójica. En el primercaso se trataba del temor a no ser ya más aceptadas, a que las llamenfeas, o a no conseguir novio. La fantasía también puede ayudar aderreflexionar un problema que visto desde una perspectiva global no loes tanto. En el segundo caso, el de la menarca, hace falta mucha cautelay cuidado para no herir susceptibilidades, evitando tabúes y dando la2
  3. 3. información correcta, precisa y sin ambigüedades desde la óptica delbien futuro y de la adultez que está por llegar. Ella comprenderá.Aunque la madre no haya hablado del tema con la niña aún, esimportante que ahora lo haga y para ello se puede acudir a Madre pormedio del tutor o por medio de la misma niña. Conversar bien este temasuele crear un mayor acercamiento entre ambas y podría mejorar larelación con la madre, lo cual es muy importante para una niña de éstaedad.Además, a esta edad las niñas suelen ser afectuosas aunqueempezarán a demostrarlo menos exteriormente como prueba de sucapacidad de independencia y distancia, lo cual también es normal.Idealista, soñadora, simpatizará con algunas personas y las idealizaráhasta la admiración sea una persona real o imaginaria. Puede ser unaestrella de la televisión, un o una cantante o incluso un profesor o elmismo Counselor, lo cual debe tomarse como un arma de doble filo parael Counselor ya que puede aprovecharlo en sentido empático odesaprovecharlo en sentido de pasar al centro de la escena alimentandosu ego. Es bueno saber para un Counselor como para los docentesalgunas conductas de las niñas de doce años que son normales y que nodeben ser reprimidas sino orientadas ya que es necesario que hagan elproceso completo que las lleve a la madurez. En primer lugar para unaniña de doce años es normal que hable mucho con sus amigas de“chicos”, llegando a ser uno de sus temas favoritos; aunque por elmomento hay una recidiva de aquél antiguo antagonismo que las ponía“frente a ellos”. También es normal que llene sus espacios y cosas depósters y fotografías de sus cantantes favoritos. Puede transformarse surostro del entusiasmo pegándolas en su carpeta o donde sea. También esnormal si se enamora de un vecino, amigo, pariente lejano algo mayorque ella, como de 18 años por ejemplo, casualmente la edad de susídolos cantantes, esto también es normal y no debería ser causa depreocupación sino de conversación ya que empiezan a despertarse enella los primeros sentimientos amorosos y de admiración. Llegado elmomento se olvidará, cambiará de interés, de cantante o de jovenapuesto más simpático, todo esto es normal.Algo que suele asustar a los padres y docentes poco precavidos esque la niña de doce años dentro de su vivacidad puede volverserevoltosa y dentro de su entusiasmo buscar el debate y la discusión, nopara convencer a nadie sino por el sólo hecho de plantear un debate.Saber esto puede evitar a los padres muchos disgustos innecesarios y alCounselor largas horas de trabajo. Pero más allá del gusto por debatir,tampoco estará tan preocupada de cambiarlo todo, por ejemplo a suspadres, a quienes aceptará como son. Tal vez tan solo le moleste que laregañen pero nada más. Incluso es capaz de comprender que si la3
  4. 4. regañan más allá de lo hecho, sabe que es porque la quieren cuando esoes evidente. Sin embargo, sería un grave error ver en la niña a un adultoa causa de algunos rasgos de personalidad alentadores. Finalmente, enesta etapa la niña es más propensa al aprendizaje y al adiestramiento endeterminadas habilidades, además de sentirse más inclinada a hacer elbien que el mal. Son años felices para ella y quiere que los demástambién estén así. Brotan las virtudes, solidaridad, tolerancia, buenhumor, y un poco más de equilibrio. Es tiempo de aprender virtudesporque la niña a esta edad es tierra fértil y no sabemos si luego lo será.Lo que no se aprenda ahora será tiempo perdido.3) ¿CÓMO PIENSA UNA NIÑA DE PRIMER AÑO?:Lo primero que debemos saber de una niña de primer año es quehallaremos diferencias entre la primera mitad y la segunda mitad de losdoce años. En la segunda mitad, la niña pensará más las cosas, y estarámás ensimismada dedicada a pensar y soñar. Esto puede traerconsecuencias en la concentración durante su estudio o en la clase ytambién confundir a los padres que pueden responder con unretraimiento innecesario. Apoyarla en el tema del pensamiento es muyimportante ya que al llegar a los trece años será mucho más reflexivausando mejor las ideas y razonando más. La gran diferencia entre unaniña de primero al comenzar el año y al terminarlo es que hacia el fin deaño su madurez es mucho mayor entrando de lleno en la adolescencia, yademás, tendrá consolidado su grupo de amigas que ejercerá graninfluencia sobre ella. Es en este momento cuando la virtud o valor de laamistad ocupa un lugar relevante. La amistad es un valor que se aprendeen primer lugar de los padres.Es muy importante que los padres además de padres sean amigos desu hija, que le ofrezcan la comprensión, apoyo y el compañerismoincondicional que ella buscará en su grupo de amigas. Los conflictoscon sus amigas, la falta de amistades, los rechazos y discriminaciones enestos grupos suelen ser comunes pero se resuelven con la amistad poreso es tan importante porque su integración a un grupo de amigasdepende de ello. Si el valor de amistad no viene dado de la familia eltutor deberá mostrarle con su comportamiento lo que es ser amigos. Laniña aprenderá rápidamente y podrá convivir sanamente con lasdiferencias y complejidades de su grupo de amigas.En el primer semestre en cambio la niña se volverá muy sensible. Hevisto personalmente llorar muchas veces a niñas de doce años porquesus amigas no la aceptan en el grupo, el rechazo puede ser una fuentegrande de dolor y una causa de problemas como el desinterés por el4
  5. 5. estudio o la falta de concentración. En este primer semestre la niña semostrará además imprevisible, y las explicaciones que se le suelen dar alas niñas ya no le alcanzarán. Necesitará de sus padres o tutores querazonen con ella y lo que es muy importante confiará en quien semuestre amigable y la ayude a razonar. Una niña de doce años normalmanifiesta claramente su intimidad, no oculta su modo de ser y llegandoa los trece años empezará la revolución, la famosa rebeldía deladolescente que tanto asusta a los padres y maestros pero que bienencauzada le ayudará a madurar. En esta etapa, quien la escucheempáticamente habrá ganado su confianza y podrá ayudarla a encauzarsu rebeldía y a comunicar temores como por ejemplo el clásico: “¿cómole digo a mamá que tengo novio?”.Por otra parte, la niña se vuelve muy charlatana e impulsiva. Siendode gran importancia para el acompañamiento terapéutico que ella noteque la escuchan de verdad. Serán tonterías lo que diga que quizásaburran a un tutor no experimentado pero para la niña no son tonterías yeso basta para que el tutor la escuche de verdad. Por otra parte entre las“tonterías” se le escaparán detalles que el tutor debe estar atento arecoger por que le serán de mucha ayuda para plantear una estrategia deayuda. El Counselor notará grandes cambios a partir de la escuchaempática demostrándole que él o ella la entiende perfectamente. Unaniña de doce o trece años piensa que debido a que ella no comprende loscambios que se producen en ella (biológicos y psicológicos) los demástampoco la comprenderán. Eso es lo que piensa una niña de primer añode secundaria, siente y cree que los demás no la comprenden. Habrá quetrabajar mucho en esta área para ayudarla a crecer.4) El COUNSELOR Y EL DOCENTE DEBEN TRABAJARJUNTOS:Una de las preguntas básicas que surgen a partir de la existencia delCounseling educacional es sobre el rol de Counselor en ésta área. Esdecir, ¿qué debe hacer? y ¿con quien debe trabajar? Las respuestaspueden ser variadas, por ejemplo el Counselor debe aportar suexperiencia a la Institución para lograr mejoras en la parteadministrativa mejorando las condiciones para que los niños sedesarrollen lo mejor posible. Otra respuesta podría ser, el Counselordebe trabajar con los docentes para que éstos sepan como tratar a losniños en la resolución de problemas difíciles en los que el docente sesiente desbordado. Otra respuesta podría ser que el Counselor debetrabajar con el alumno de manera individual y colectiva para mejorarsus disposiciones y ayudarlos a superar cada etapa evolutiva resolviendo5
  6. 6. los problemas derivados de la pertenencia a una institución escolar. Enrealidad, todas las respuestas son válidas e incluso todas las respuestasdeben estar presentes en el trabajo del Counselor pero agrego una más:el Counselor debe luchar por conseguir la buena voluntad del docentepara trabajar en equipo siendo ambos un apoyo para el niño. Como dospadres que deben de estar de acuerdo a la hora de emitir mensajes clarosa sus hijos para evitar confundirlos, del mismo modo el Counselor y eldocente deberán sentarse a unificar criterios.Veamos tan solo algunos ejemplos siguiendo la vertiente deinvestigación del psicólogo C. Rogers2. En primer lugar, Counselor ydocente deberían estar de acuerdo en que los niños tendrán másprobabilidades de desarrollo normal cuando el educador y el tutormanifiesten la mayor coherencia posible entre discurso ycomportamiento. La autenticidad del docente o tutor es una de las clavespara el desarrollo de los niños. En segundo lugar, la consideración queéstos le tengan al niño, sin generalizaciones, sin castigos humillantes,sin insultos innecesarios y la dedicación del tiempo y atención que elniño se merece dentro de los marcos establecidos y con ciertaflexibilidad. En tercer lugar el respeto incondicional que incluye elagrado por el niño, el amor manifestado hacia él como persona en símisma y no por lo que haga o no haga. Estas tres cualidades puestas encomún por docentes y tutor serán el motor principal de los cambiospositivos en la conducta de los niños. Estando estos tres “motores”encendidos no es necesario que ni el Counselor ni el docente motive alniño a ser mejor. Tampoco el niño hará los cambios concientementesino naturalmente como sin darse cuenta por la tendenciaautorrealizadora de la vida misma3.5) “¿CÓMO VA EL COLEGIO HIJA?”:Los colegios instruyen y ayudan a la formación integral de los hijospero la educación concierne esencialmente a los padres. Una escuela noestá para reemplazar a los padres en la educación sino para servirles deapoyo en todo aquello que no pueden hacer solos por ser tan diverso yvasto el conocimiento del ser humano. Así como el Counselor debetrabajar en unión con los docentes, los padres deben unir fuerzas con elcolegio. Interesarse en la educación de los hijos no es solamentepreguntarles “¿Cómo te fue?” o “¿Qué tal las notas?”. Se debe contactary hablar con el preceptor para hacer un seguimiento conjunto. Se debeacudir a los momentos preparados por el colegio para interactuar con los2Carl R. Rogers; El proceso de convertirse en persona; Ed. Paidós; Bs. As.2005; pág 2343íb. pág. 2516
  7. 7. padres para llegar a un mejor entendimiento y colaboración. Se debeinteresarse por la Asociación de Padres e intercambiar experiencias.Todo esto no debería tomarse como una pérdida de tiempo como sesuele pensar aunque nos corra el reloj. Lo primero que se plantea a unpadre, docente o tutor es que tiene que cambiar el orden de prioridades.Por ejemplo, suele pasar que lo primero en lo que se interroga al niño esacerca de su rendimiento escolar reflejado en las notas. Esto es un graveerror. Por que el adolescente que ve esta actitud difícilmente tendráinterés en buscar respuesta a los grandes interrogantes que le plantea lavida escolar. No se interesará en mejorar la comunicación con losdemás, ni pensará que los otros aspectos de su vida son tan o másimportantes que éste. A lo sumo lo que se conseguirá con lahiperintención de los padres y docentes en mejorar las notas, es que eladolescente se vuelva más competitivo pero no en una persona que sepavivir bien respondiendo a la problemática más importante que es elcrecimiento en las virtudes, la adquisición de valores, la formación de laconciencia y la sana interacción social. Todo esto sin culpas, sinautorreproches, sin resentimientos, y sin conflictos innecesarios con suscompañeros de curso. Abrirse a un encuadre educacional de éste tipo lespermitirá a los padres y docentes convertirse en protagonistas de laeducación de los alumnos.Otro punto que deben tener en cuenta los padres es que deben rompercon el mito todavía existente, según el cual la educación del hijo es cosade la madre. Esta postura produce importantes lagunas en la formacióndel adolescente por no tener contacto con el padre que suele ser másexigente4, cosa que la niña de doce años necesita junto con la toleranciade la madre. Además de ser una fuente de frustración para la madre quese ve sobrepasada por encontrarse sola ante tan grande responsabilidad.6) CONCLUSIÓN:La tarea del Counseling Educacional es una de las más difíciles quese le presentarán a todo Counselor debido al período de crisis en que sehalla el adolescente y debido a la actual crisis en que se halla lainstitución escolar por motivos ajenos al desarrollo evolutivo de losniños. Los niños no deben pagar los platos que rompen los padres y poreso es necesario que la presencia de los Counselors en los colegios sean4Sobre este punto se debe saber que en la medida de sus fuerzas, se le puede exigir a la niña, porque ellaestá dispuesta a responder. Se debe hacer con autoridad pues ella misma lo necesita sino sucomportamiento hacia los estudios se puede volver negativo. Hay que exigirle que termine sus trabajos nosolo por que es su deber sino porque a ella misma le disgusta dejarlos sin acabar y se le debe fomentar lalectura humanista porque le hace crecer en intimidad. (cf. Candi del Cueto y Piedad García; Tu hija dedoce años; Ed. Palabra; Madrid 1999)7
  8. 8. como la de esponjas que alivien las tensiones provocadas por adultosconflictuados en niños que de por sí tienen sus problemas decrecimiento que resolver. La llamada crisis educacional se resolvería engran medida si los adultos comprendieran y conocieran mucho más a losalumnos con los que tratan. Muchas horas de angustia y malosmomentos en las salas de profesores se evitarían si los mismos tuvieranuna actitud distinta hacia los alumnos. El gusto por trabajar poradolescentes no nos viene dado por naturaleza y es algo que hay quedesarrollar y ejercitarse a la vez que capitalizar a base de experienciasfrustrantes o fructuosas. Pero es responsabilidad de quienes trabajen conellos asegurarse que realmente aman a esos pequeños adultos enformación y que están dispuestos a darles lo mejor de sí mismos y no lopeor que traen en sus corazones. Por último sería una gran injusticiatratar a un adolescente como a un adulto como lo es tratar a un adultocomo un adolescente, sin embargo es común ver adultos enojarse oexigir a los adolescentes alumnos conductas o respuestas que no puedendar. La solución conocer y amar a quien estamos ayudando.Mariano García MolloBIBLIOGRAFÍA:TU HIJA DE DOCE AÑOS; Candi del Cueto y Piedad GarcíaPSICOLOGÍA HUMANISTA; Manuel Artiles y Orlando MartínEL PROCESO DE CONVERTIRSE EN PERSONA; Carl R. Rogers8

×