SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 126
Descargar para leer sin conexión
INTRODUCCIÓN 
Las infecciones del pie en personas con diabetes son 
cada vez más un problema común y están asociados 
con potencialmente grave secuelas. 
El continuo aumento de la incidencia de la diabetes en 
los países desarrollados, y en un grado aún mayor en 
muchos países menos desarrollados, el aumento del 
peso corporal de muchos pacientes diabéticos, y su 
mayor longevidad, contribuyen al crecimiento de este 
problema.
INTRODUCCIÓN 
Las infecciones del pie diabético (IFD) comienzan 
típicamente en una herida, lo más a menudo una 
ulceración neuropática. Si bien todas las heridas son 
colonizadas con microorganismos, la presencia de la 
infección se define por ≥ 2 resultados clásicos de la 
inflamación o de la purulencia. 
Si la infección progresa, muchos pacientes requieren 
hospitalización y, con demasiada frecuencia, las 
resecciones quirúrgicas o una amputación. 
Las complicaciones del pie diabético sigue siendo la 
razón principal para las hospitalizaciones en el 
paciente diabético y amputaciones de las extremidades 
inferiores.
INTRODUCCIÓN 
Las infecciones se clasifican en leve (superficial y 
limitada en tamaño y profundidad), moderada (más 
profundo o más extensa) o grave (acompañado de 
signos sistémicos o perturbaciones metabólicas). 
Este sistema de clasificación, junto con una evaluación 
vascular, ayuda a determinar qué pacientes deben ser 
hospitalizados, quienes pueden requerir de 
procedimientos especiales de imágenes o 
intervenciones quirúrgicas, y quienes requerirá una 
amputación.
INTRODUCCIÓN 
Estudios en muchos lugares han reportado mejoras en 
los resultados del tratamiento de la infección del pie 
diabético (especialmente los tipos reducidos del 
amputación mayor) cuando los pacientes son 
atendidos en clínicas especializadas del pie diabético o 
por equipos especializados para pacientes 
hospitalizados pie. 
Un factor clave en este éxito ha sido el carácter 
multidisciplinar de la atención.
INTRODUCCIÓN 
Cada hospital debe tener una vía de atención para 
pacientes hospitalizados con una problema en el pie 
diabético, incluyendo cualquier herida en la piel, 
inflamación, hinchazón, gangrena o signos de 
infección. 
De manera óptima, un equipo multidisciplinario de 
profesionales compuesto por profesionales con los 
conocimientos especializados necesarios deben 
evaluar al paciente la respuesta al tratamiento médico, 
quirúrgico dentro de las 24 horas de la examinación 
inicial y un seguimiento minucioso del paciente.
Se han elegido 10 cuestiones clínicas en la 
infección del pie diabético para ser 
analizadas en esta guía
I ¿En qué pacientes diabéticos con 
una herida de pie debo sospechar 
infección y cómo debo clasificarlo?
RECOMENDACIONES 
Recomendaciones 1. Los médicos deben considerar la 
posibilidad de que ocurra una infección en cualquier 
herida del pie en un paciente con diabetes. 
Evidencia de infección generalmente incluye signos 
clásicos de inflamación (enrojecimiento, calor, 
hinchazón, dolor) o secreciones purulentas.
RECOMENDACIONES 
2. Los médicos deben ser conscientes de los factores 
que aumentan el riesgo de DFI, los cuales son: 
Una de las ulceras > 30 días 
Una historia de úlceras del pie recurrentes 
Una herida traumática del pie 
La presencia de la enfermedad vascular periférica en el 
miembro afectado 
Una anterior amputación de las extremidades 
inferiores 
Pérdida de sensación de protección 
La presencia de insuficiencia renal 
Una historia de caminar descalzo
RECOMENDACIONES 
3. Los clínicos deben seleccionar y utilizar 
rutinariamente un método validado de sistema de 
clasificación, tal como el desarrollado por el l Grupo de 
Trabajo Internationa sobre el Pie Diabético (IWGDF) 
(abreviado con la PEDIS acrónimo) o IDSA, a clasificar 
las infecciones y ayudar a definir los tipos y gravedad 
de los casos y los resultados.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Cuándo se debe sospechar infección: Cualquier 
herida del pie en un paciente con diabetes pueden 
infectarse. Tradicionales signos inflamatorios de 
infección son: eritema, calor, hinchazón, dolor y 
secreciones purulentas. 
Algunos pacientes infectados pueden no manifestar 
estos hallazgos, especialmente los que tienen 
neuropatía periférica (que conduce a una ausencia de 
dolor o sensibilidad) o isquemia (disminución de 
eritema, calor, y posiblemente la induración).
RESUMEN DE EVIDENCIA 
En el original IDSA directrices DFI, hemos defendido 
con la presencia de ≥ 2 de los resultados clásicos de la 
inflamación para caracterizar una herida infectada. 
COMO CLASIFICAR LA INFECCIÓN 
IWGDF desarrollado un sistema para la clasificación 
de las heridas del pie diabético que usa el acrónimo 
PEDIS, siglas de perfusión, la extensión (tamaño), la 
profundidad (tejido pérdida), la infección, la 
sensibilidad (neuropatía). 
Aunque en un principio desarrollado como una 
herramienta de investigación, ofrece una 
semicuantitativa gradación de la gravedad de cada una 
de las categorías.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
IDSA también ha realizado una clasificación de la 
infección del pie diabético, de acuerdo al grado de 
severidad de la infección (no infectada, levemente 
infectada, moderadamente infectada, severamente 
infectada). Esta clasificación guarda correlación con la 
infección PEDIS
RESUMEN DE EVIDENCIA 
La clasificación IDSA ha sido validado de manera 
prospectiva como la predicción de la necesidad de 
hospitalización, en un estudio, (0 % para ninguna 
infección, 4% para infección leve, 52% para infección 
moderada, y 89% para la infección grave) y en otro 
estudio para la amputación de las extremidades (3% 
para ninguna infección, 3% para los casos leves, 46% 
para moderado, y 70% para los casos graves.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Esquemas de clasificación. • Wagner-Wagner, en 
colaboración con Meggitt, desarrollado quizá el 
primero, y todavía entre las más ampliamente 
utilizados, esquemas de clasificación para las heridas 
del pie diabético. Se evalúa la profundidad de la úlcera 
y la presencia de infección y gangrena con grados que 
van desde 0 (pre-ulcerativa) a 5 (gangrena del pie 
entero).
II ¿Cómo debo evaluar a un 
paciente diabético que presenta 
una infección de pie?
RECOMENDACIONES 
4. Los médicos deben evaluar a un paciente diabético 
que presenta con una herida de pie en 3 niveles: el 
paciente como un todo, los pies o extremidades 
afectadas, y la herida infectada. 
5. Los médicos deben diagnosticar la infección basada 
en la presencia de al menos 2 síntomas clásicos o 
signos de inflamación (Eritema, calor, dolor e 
induración) o secreciones purulentas.
RECOMENDACIONES 
6. Se recomienda la evaluación de la extremidad 
afectada y el pie para isquemia arterial, insuficiencia 
venosa, presencia de sensación de protección, y los 
problemas biomecánicos. 
7. Los médicos deben desbridar cualquier herida que 
tiene tejido necrótico o callo circundantes.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Debido a la naturaleza compleja de DFI y el potencial 
de empeoramiento rápido (a veces en cuestión de 
horas), el médico debe evaluar al paciente 
rápidamente, metódicamente, y en repetidas 
ocasiones. 
La evaluación inicial debe también incluir una 
evaluación de la situación social del paciente y estado 
psicológico, lo que puede influir en su capacidad de 
cumplir las recomendaciones y parecen influir en la 
cicatrización de la herida
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Los síntomas sistémicos y síntomas de infección incluyen: 
fiebre, escalofríos, delirio, diaforesis, anorexia, 
inestabilidad hemodinámica, y trastornos metabólicos 
(acidosis, disglucemia, alteraciones electrolíticas, 
azoemia). 
La presencia de signos o síntomas sistémicos generalmente 
significa infección severa con afectación extensa de tejido o 
patógenos más virulentos. Por desgracia, el aumento de la 
temperatura, recuento de glóbulos blancos, o velocidad de 
sedimentación están ausente en hasta la mitad de los 
pacientes, incluso con grave DFI.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Los marcadores de laboratorio sugestivos de infección 
sistémica: leucocitosis con desviación a la izquierda y 
elevación de los marcadores inflamatorios (velocidad 
de sedimentación globular, la proteína C reactiva 
[PCR]). Un nivel elevado de procalcitonina ha 
encontrado recientemente a ser un complemento útil a 
el diagnóstico de varias infecciones bacterianas, 
incluyendo DFI. 
Es importante destacar que los marcadores de 
inflamación también puede tener un valor para ayudar 
a determinar cuando un DFI ha resuelto, por lo tanto 
lo que permite la interrupción del tratamiento con 
antibióticos.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
A continuación evaluar las deformidades del pie tales 
como: 
La artropatía de Charcot 
Las uña o dedos en martillo 
Juanetes 
Callosidades 
Biomecánica alterada puede predisponer tanto a las 
heridas del pie y afectar la curación de las heridas.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
La ausencia del pulso pedio sugiere PAD, pero este 
método de evaluación de la perfusión arterial es a 
menudo poco fiables, especialmente en personas con 
diabetes. 
Determinar la relación entre la presión arterial 
sistólica en el tobillo dividido por la presión arterial 
sistólica en la arteria braquial (Índice tobio-brazo) 
utilizando esfigmomanómetros y una máquina 
Doppler manual, si está disponible un sencillo, fiable, 
procedimiento no invasivo.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Finalmente, para evaluar la neuropatía, especialmente 
la pérdida de sensación de protección. Aunque existen 
varios métodos, el monofilamento de nylon de 10-g 
(Semmes-Weinstein) es quizás la forma más fácil y 
mejor validada. 
Después de las evaluaciones anteriores, evaluar la 
herida. Debido a que los microorganismos colonizan 
todas las heridas, la infección debe ser diagnosticada 
clínicamente en lugar de microbiológicamente.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
La evaluación del pie infectado requiere en primer 
lugar desbridamiento de cualquier material necrótico 
o callo, entonces sondeo suavemente la herida para 
descubrir los abscesos, cuerpos extraños, o evidencia 
de hueso o la participación conjunta. El tamaño de la 
herida y la profundidad debe ser documentado, junto 
con la extensión de la celulitis y la calidad y cantidad 
de las secreciones presentes.
III. ¿Cuándo y de quién debo 
solicitar una consulta para un 
paciente con una infección de pie 
diabético?
RECOMENDACIONES 
Recomendaciones 8. Tanto para pacientes 
ambulatorios y hospitalizados con DFI, los médicos 
deben tratar de proporcionar un enfoque bien 
coordinado por aquellos con experiencia en una gran 
variedad de especialidades, preferentemente 
por un equipo multidisciplinario de atención diabética 
pie. 
9. Los pacientes con un DFI pueden beneficiarse con 
un infectólogo, microbioólogo y cirujano con 
experiencia
RECOMENDACIONES 
10. Los médicos, sin una formación adecuada en el 
desbridamiento de heridas debe buscar la consulta de 
los médicos más calificados para esta tarea, 
especialmente cuando se requieren procedimientos 
extensivos. 
11. Si hay evidencia clínica o imágenes de significativo 
isquemia en el miembro infectado, se recomienda que 
el clínico consulte a un cirujano vascular para la 
consideración de la revascularización.
RECOMENDACIONES 
12. Se recomienda que los médicos que no están 
familiarizados con las técnicas de vendaje especial, 
consultar a un especialistas en el cuidado de heridas. 
13. Los proveedores que trabajan en las comunidades 
con insuficiente acceso a la consulta de especialistas 
podría considerar la elaboración de sistemas (la 
telemedicina) para asegurar la participación de 
expertos.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Brindar atención óptima a los pacientes por lo general requiere 
participación de los médicos de diversas especialidades, que 
puede incluir: 
Endocrinología 
Dermatología 
Pediatría 
cirugía general 
cirugía vascular 
cirugía ortopédica 
cirugía plástica 
cuidado de las heridas y 
algunas veces la psicología o trabajo social. 
Especialistas en enfermedades infecciosas o microbiología clínica 
puede a menudo hacen una contribución valiosa, sobre todo 
cuando el DFI es grave o complejo o ha sido tratado previamente 
o causado por patógenos resistentes a antibióticos.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
El equipo multidisciplinario ha demostrado mejorar 
los resultados en relación al diagnóstico y tratamiento 
de la infección del pie diabético. 
Dos estudios retrospectivos han demostrado 
disminución de tasas de amputación tras la creación 
de equipos multidisciplinarios para el tratamiento de 
las IFD.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
La área del cirujano de su formación especializada es 
menos importante que su experiencia e interés en DFI 
y el conocimiento de la anatomía del pie. 
Obstrucción arterial grave en personas con diabetes es 
a menudo susceptibles de intervención endovascular, 
reconstrucción vascular, o ambos.
IV. ¿Qué pacientes con una 
infección del pie diabético 
debería hospitalizar, y qué 
criterios deberían cumplir antes 
de dar el alta?
RECOMENDACIONES 
Recomendaciones 14. Se recomienda que todos los 
pacientes con una infección severa, pacientes 
seleccionados con una infección moderada con 
complicandas características (PAD, o falta de apoyo en 
el hogar), y cualquier paciente que no pueda cumplir 
con un tratamiento ambulatorio adecuado por razones 
psicológicas o sociales debe ser hospitalizado 
inicialmente. Los pacientes que no mejoran con el 
tratamiento ambulatorio también pueden necesitar ser 
hospitalizados.
RECOMENDACIONES 
15. Le recomendamos que antes de ser dado de alta, un 
paciente con una DFI debe: 
Estar clínicamente estable 
Ha tenido urgente cirugía realizada 
Ha logrado aceptable control de la glucemia 
Ser capaz de manejar la ubicación de descarga designada 
Tiene un buen plan definido que incluye un régimen 
antibiótico apropiado a la que él / ella se adherirá 
Instrucciones específicas de cuidado de heridas y 
Apropiados seguimiento ambulatorio
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Todos los pacientes con una infección grave (como se 
define por la IDSA o IWGDF clasificación) requieren 
hospitalización, ya que estos tienen un daño 
inminente en la extremidad y, en algunos casos, 
potencialmente mortal.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Por el contrario, la gran mayoría de los pacientes con un 
una leve (grado IWGDF PEDIS 2) infección puede ser 
tratada como pacientes ambulatorios, siempre que sean 
capaces de adherirse a la terapia médica y son seguidas de 
cerca para asegurarse de que están mejorando y no 
necesitan revascularización urgente. 
El empeoramiento del control glucémico es a menudo la 
sola evidencia sistémica de una infección grave en este 
entorno. 
La hospitalización es a veces necesaria para los pacientes 
que son incapaces de seguir el régimen necesario para su 
infección del pie y que no tienen familiares o amigos que 
puedan proporcionar el necesitaba apoyo.
V. ¿Cuándo y cómo debo 
obtener una muestra (s) para el 
cultivo de una paciente con una 
herida en el pie diabético?
RECOMENDACIONES 
Recomendaciones 16. Para las heridas clínicamente no 
infectadas, recomendamos no recoger una muestra 
para cultivo. 
17. Para las heridas infectadas, se recomienda que los 
clínicos envíen las muestras obtenidas 
apropiadamente para cultivo antes de iniciar el 
tratamiento antibiótico empírico, si es posible. Los 
cultivos pueden ser innecesario para una infección leve 
en un paciente que no esta recibiendo recientemente 
antibióticos.
RECOMENDACIONES 
18. Se recomienda el envío de un ejemplar de la 
muestra que es de tejido profundo, obtenido mediante 
biopsia o legrado y después de la herida ha sido 
limpiado y debridado. Sugerimos evitar hisopos, 
especialmente de heridas inadecuadamente 
desbridadas, ya que proporcionan resultados menos 
precisos.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Cuando los organismos multidrogoresistentes 
patógenos son posibles, es esencial obtener cultivos 
óptimos para heridas antes de iniciar el antibiótico 
terapia. Recoger muestras de cultivo sólo después de la 
herida ha sido limpiados y debrided y antes de iniciar 
los antibióticos terapia.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Las muestras deben ser colocadas en un sistema estéril de 
transporte apropiado y enviarlas con rapidez al laboratorio, 
donde deben ser procesadas para cultivos aeróbicos y 
anaeróbicos. 
Dado que los resultados de los cultivos no están 
generalmente disponibles para el 2-3 días, un frotis teñido 
con Gram puede proporcionar ayuda inmediata 
información que puede ayudar en la selección de 
antibiótico inicial. 
La presencia de leucocitos polimorfonucleares en la tinción 
de Gram sugiere que la infección está presente (es decir, el 
equivalente de secreciones purulentas).
VI. ¿Cómo debo seleccionar 
inicialmente, y cuando debo 
modificar, un régimen de 
antibióticos para una infección 
del pie diabético?
RECOMENDACIONES 
Recomendaciones 19. Se recomienda que las heridas 
no infectadas clínicamente no deben ser tratadas con 
terapia de antibióticos. 
20. Se recomienda prescribir la terapia con antibióticos 
para todos heridas infectadas, pero advierten que esto 
es a menudo insuficiente a menos que se combine con 
el cuidado apropiado de la herida.
RECOMENDACIONES 
21. Se recomienda que los médicos seleccionen 
régimen antibiótico empírico sobre la base de la 
gravedad de la infección y el probable agente etiológico 
(s): 
a. Para infecciones leves a moderadas en pacientes que 
no han recibido recientemente tratamiento con 
antibióticos, se sugiere que La terapia dirigida sólo 
aeróbico cocos gram-positivos (GPC) es suficiente . 
b. Para infecciones más graves, se recomienda iniciar 
terapia antibiótica empírica de amplio espectro , a la 
espera resultados de los cultivos y los datos de 
susceptibilidad antibiótica.
RECOMENDACIONES 
c. Tratamiento empírico dirigido a P. aeruginosa es 
usualmente innecesario excepto para los pacientes con 
factores de riesgo para la verdadera infección con este 
organismo. 
d. Considere la posibilidad de ofrecer la terapia empírica 
dirigida contra MRSA en un paciente: 
antecedentes de infección por MRSA 
cuando la prevalencia local de la colonización de MRSA o 
infección es alta 
si la infección es clínicamente severa
RECOMENDACIONES 
22. Se recomienda que la terapia definitiva se base en 
los resultados del cultivo obtenido apropiadamente y 
la sensibilidad antibiótica, así como la respuesta del 
paciente al régimen empírico.
RECOMENDACIONES 
23. Sugerimos la ruta de la terapia en relación con la 
gravedad de la infección. Se prefiere la terapia 
parenteral para todos severa, al menos inicialmente, 
con una cambiar a los agentes orales cuando el 
paciente está bien sistémicamente y resultados de los 
cultivos. Los médicos pueden utilizar antibióticos 
orales biodisponibles solamente en la mayoría de 
infecciones leves, y en muchos infecciones moderadas, 
y la terapia tópica para seleccionadas infecciones leves 
superficiales.
RECOMENDACIONES 
24. Sugerimos continuar el tratamiento antibiótico 
hasta, pero no más allá, la resolución de los hallazgos 
de la infección, pero no hasta la cicatrización completa 
de la herida. Sugerimos una curso inicial de 
antibióticos para una infección del tejido blando de 
alrededor de 1-2 semanas para infecciones leves y 2-3 
semanas para infecciones moderadas y graves.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
La terapia empírica inicial debe basarse en la gravedad de la 
infección y de los datos disponibles microbiológicos, tales 
como los últimos resultados de los cultivos y la prevalencia 
local de los agentes patógenos, especialmente cepas 
resistentes a antibióticos. 
La mayoría de infecciones leves y algunas moderadas se 
pueden tratar con agentes que tienen un espectro 
relativamente estrecho, abarcando generalmente sólo GPC 
aeróbico. 
En los países con climas cálidos, gram-negativos aislados 
(especialmente P. aeruginosa) son más prevalente.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
El tratamiento con antibióticos por vía oral agentes 
(preferiblemente los que tienen una alta 
biodisponibilidad) es a menudo apropiado para las 
infecciones leves en los pacientes sin problemas de 
absorción gastrointestinal y para quienes un agente 
oral con el espectro adecuado disponible.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Si el paciente ha tenido una buena respuesta clínica en 
la terapia empírica, el régimen se puede continuar, o, 
potencialmente, incluso reducido ("desescalamiento" 
terapia). Sin embargo, si el paciente no ha respondido 
adecuadamente al régimen empírico, la terapia debería 
ampliarse para incluir a todos los organismos aislados.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
En países en los que P. aeruginosa es frecuente aislar, o 
en pacientes que han estado en remojo sus pies, que 
tienen fracasado el tratamiento con terapia 
nonpseudomonal, o que tienen un infección severa, la 
terapia empírica antipseudomónica puede ser 
aconsejable.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Factores observado para aumentar el riesgo de 
infección con MRSA en algunos estudios, pero no 
todos, incluyen: 
Uso previo a largo plazo o inapropiado de antibióticos 
Anterior hospitalización 
Larga duración de la herida del pie 
La presencia de osteomielitis y portación nasal de 
MRSA. 
Tal vez el predictor más fiable para MRSA como una 
causa de una DFI es un anterior antecedentes de 
infección por MRSA
RESUMEN DE EVIDENCIA 
La infección por MRSA También puede aumentar el 
tiempo de curación de la herida, la duración de 
hospitalización, la necesidad de procedimientos 
quirúrgicos (incluyendo amputaciones), y la 
probabilidad de fracaso del tratamiento.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Sobre la base de la evidencia disponible en la actualidad, se 
recomienda que un paciente que se presenta con un DFI ser 
tratados empíricamente con un régimen de antibióticos 
que cubre MRSA en la siguiente situaciones: 
El paciente tiene antecedentes de infección previa por MRSA 
o colonización en el último año. 
La prevalencia local de MRSA (es decir, porcentaje de todos 
los S. aureus aislados en esa localidad que son resistentes a la 
meticilina) es lo suficientemente alto (quizás el 50% para una 
infección leve y 30% para una infección de tejidos blandos 
moderada) que existe una probabilidad razonable de 
infección por MRSA. 
La infección es lo suficientemente grave que el no 
empíricamente cubrir MRSA a la espera de las muestras 
definitivas plantean un riesgo inaceptable de fracaso del 
tratamiento.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Desde la publicación del 2004 Directrices DFI, la FDA 
ha aprobado tres antibióticos (ertapenem, linezolid, 
y piperacilina-tazobactam) específicamente para el 
tratamiento de las "complicadas de la piel y de la piel 
estructura incluyendo DFI, "pero no para cualquier 
osteomielitis”.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Los antibióticos por lo general puede ser interrumpido 
una vez que los signos clínicos y síntomas de la 
infección se han resuelto. No hay buena evidencia para 
apoyar la continuación de la terapia con antibióticos 
hasta que la herida esté curada con el fin de acelerar el 
cierre ya sea o prevenir subsiguiente infección.
VII. ¿Cuándo debo considerar 
estudios por imágenes para 
evaluar una infección del pie 
diabético, y qué debo 
seleccionar?
RECOMENDACIONES 
Recomendaciones 25. Se recomienda que todos los 
pacientes que se presentan con una DFI deben tener 
radiografías simples del pie afectado para buscar 
anormalidades óseas (deformidad, destrucción), así como 
gas en los tejidos blandos y cuerpos extraños radio-opacos. 
26. Recomendamos el uso de imágenes por resonancia 
magnética (RM) en el estudio de elección para los 
pacientes que requieren adicional (es decir, más sensible o 
específico) de imágenes, en particular cuando se sospecha 
absceso de tejido blando o el diagnóstico de osteomielitis 
sigue siendo incierta.
RECOMENDACIONES 
27. Cuando no se dispone de RM o está contraindicada, 
los médicos puede considerar la combinación de un 
escáner óseo con radionúclidos y un conteo de las 
células blancas de la sangre como la mejor alternativa
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
Los médicos deben considerar la destrucción ósea 
radiológicamente evidente debajo de una úlcera de 
tejido blando para representar osteomielitis a menos 
que se demuestre lo contrario. 
Si las películas muestran clásico cambios sugestivos de 
osteomielitis (erosión cortical, reacción del periostio, 
lucencia mixta, y la esclerosis), y si hay poca 
probabilidad de neuro-osteoartropatía, es razonable 
iniciar el tratamiento para presuntivo osteomielitis, 
preferiblemente después de la obtención de muestras 
adecuadas para cultivo.
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
Entre las técnicas de imagen disponibles en la 
actualidad, la RM ofrece la mayor exactitud (es decir, 
la sensibilidad y especificidad combinadas) para 
la detección de la infección en el hueso en el pie 
diabético. 
La RM proporciona una definición óptima de la 
infección de los tejidos, incluyendo la detección de 
fístulas, necrosis de tejido profundo, abscesos y otros 
cambios inflamatorios
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
Si la RM no está disponible o está contraindicada, la 
medicina nuclear es la mejor alternativa. 
Los leucocitos (ya sea con 99mTc o 111In) o 
antigranulocitos Fragmento Fab (por ejemplo, 
sulesomab) de imágenes son los procedimientos de 
medicina nuclear de elección para la investigación de 
un DFI, con una precisión del 80% -85%
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
TC es más sensible que la radiografía simple (Y en 
algunos casos MR) para detectar la interrupción 
cortical, reacción perióstica y sequestro, pero tiene 
relativamente bajo especificidad y desempeña un 
papel limitado en la evaluación de un IFD
VIII. ¿Cómo debo diagnosticar y 
tratar la osteomielitis del pie en 
un paciente con diabetes?
RECOMENDACIONES 
28. Los médicos deben considerar como una 
complicación potencial la osteomielitis en cualquier 
úlcera del pie infectado, profunda o grande, 
especialmente si es crónica o recubre una prominencia 
ósea. 
29. Se sugiere hacer una prueba PTB para cualquier 
DFI con una herida abierta. Cuando está bien realizada 
e interpretada, puede ayudar a de diagnosticar 
(cuando la probabilidad es alta) o excluir (cuando 
la probabilidad es baja) DFO.
RECOMENDACIONES 
30. Sugerimos obtener radiografías simples del pie, 
pero tienen una sensibilidad relativamente baja y 
especificidad para confirmar o excluir osteomielitis. 
Los clínicos podría considerar el uso de serie 
radiografías simples para diagnosticar o monitor de 
sospecha DFO. 
31. Para una prueba de diagnóstico por imagen para 
DFO, se recomienda mediante resonancia magnética. 
Sin embargo, la RM no es siempre necesario para el 
diagnóstico de DFO.
RECOMENDACIONES 
32. Si no se dispone de RM o está contraindicada, los 
médicos podría considerar un análisis de leucocitos o 
antigranulocitos, preferiblemente combinado con una 
gammagrafía ósea. No se recomienda cualquier otro 
tipo de investigaciones de medicina nuclear. 
33. Se sugiere que la forma más definitiva para 
diagnosticar DFO es por los resultados combinados 
sobre el cultivo y la histología ósea.
RECOMENDACIONES 
34. Para los pacientes no sometidos a desbridamiento 
del hueso, se sugieren que los médicos consideren la 
obtención de una biopsia de hueso cuando se 
enfrentan a circunstancias específicas, por ejemplo, el 
diagnóstico de la incertidumbre, la muestra es 
inadecuada, la falta de respuesta al tratamiento 
empírico. 
35. Los médicos pueden considerar el uso de 
cualquiera de los dos principales tratamientos 
quirúrgicos o médicos para la DFO en forma adecuada 
en pacientes seleccionados.
RECOMENDACIONES 
36. Cuando una resección radical no deja tejido infectado 
restante, se sugiere que la terapia con antibióticos de una 
corta duración (2-5 días). Cuando está el tejido 
persistentemente infectado o hay necrosis ósea, sugerimos 
tratamiento antibiótico prolongado (≥ 4 semanas). 
37. Para tratar específicamente DFO, no lo hacemos en la 
actualidad con tratamientos complementarios como: La 
terapia de oxígeno hiperbárica, Factores de crecimiento de 
granulocitos , gusanos (larvas), o terapia tópica de presión 
negativa (cierre asistido por vacío).
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
El criterio estándar para el diagnóstico de osteomielitis 
es el aislamiento de bacterias de una muestra obtenida del 
hueso con fiabilidad (el uso de medidas para minimizar la 
contaminación) concomitante con los hallazgos 
histológicos de las células inflamatorias y la osteonecrosis. 
La muestra de hueso puede ser falso negativo a causa de los 
errores de muestreo, la terapia antibiótica previa, o la 
incapacidad de la cultivar organismos exigentes, sino que 
también puede ser falsos positivos por contaminación de 
heridas por colonizadora flora o comensales piel.
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
La osteomielitis aumenta la probabilidad de una 
intervención quirúrgica, incluyendo la amputación y la 
duración recomendada de terapia antibiótica. 
DFO es principalmente una complicación de una 
úlcera en el pie infectado preexistente, derivada a 
través de compromiso contiguos de propagación de la 
siguiente 
envoltura de tejido blando y el periostio. 
DFO puede estar presente en hasta el 20% de las 
infecciones leves a moderados y en 50% -60% de las 
heridas gravemente infectadas
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
Recientemente, IWGDF ha propuesto en consenso 
criterios diagnóstico para la definición de la 
osteomielitis en el pie diabético, estratificados en 4 
categorías basadas en los resultados del clínico, 
formación de imágenes, y métodos de toma de 
muestras óseas (que van desde el postest poco 
probable [<10% probabilidad], a través de posible [10% 
-50%], probable [51% - 90%], y definida [> 90%]) [185].
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
Creemos que los médicos debe sospechar osteomielitis 
en un paciente con un adecuado suministro de sangre 
al pie afectado cuando una úlcera, especialmente si se 
es profundo, no se cura después de al menos 6 
semanas de adecuado cuidado de las heridas y de la 
carga. 
Tanto la presencia de cualquier área de hueso expuesta 
y úlcera mayor de 2 cm2 aumentan la probabilidad de 
la osteomielitis. Ni la presencia de signos de infección 
de la herida ni una elevación del recuento de células 
blancas de la sangre influye en la probabilidad de 
osteomielitis.
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
En un estudio de cohorte prospectivo reciente, factores 
de riesgo independientes para la osteomielitis en un 
paciente con infección del pie eran: 
Las heridas que se extienden al hueso o articulación 
Historia previa de una herida y 
Heridas recurrentes o múltiples
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
En casi todas las series de DFO reportaron que S. 
aureus es el patógeno más común cultivado a partir de 
muestras de hueso, seguido por Staphylococcus 
epidermidis. 
Entre los bacilos gram-negativos, Escherichia coli, 
Klebsiella pneumoniae, Proteus y especies son los 
patógenos más comunes, seguido por P. aeruginosa. 
La frecuencia de aislamiento de anaerobios obligados 
(principalmente Peptostreptococcus, Peptococcus, y 
Finegoldia magna) es baja
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
La biopsia ósea utilizando un adecuado procedimiento 
sigue siendo el método recomendado para el 
diagnóstico definitivo de la DFO
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
Al considerar la osteomielitis, se recomienda 
la obtención de radiografías simples del pie, ya que son 
ampliamente disponible y relativamente barato. Puede 
tomar semanas después de la aparición de la 
osteomielitis a hacerse evidente en las radiografías 
simples. 
La resonancia magnética es el estudio más preciso de 
imágenes para la definición de infección ósea pero en 
la interpretación de imágenes requiere de estar bien 
entrenado y un lector con experiencia.
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
Se ha demostrado que se correlacionan con la 
resolución a largo plazo de la osteomielitis (según el 
consenso del panel) lo siguiente: 
Una disminución de los marcadores de inflamación 
La resolución de cualquier infección suprayacente de 
tejidos blandos 
Curación de cualquier herida y 
La evolución de los cambios radiográficos que sugieren 
que hay curación.
IX. ¿En qué pacientes con una 
infección del pie diabético debo 
considerar la intervención 
quirúrgica, y qué tipo de 
procedimiento puede ser 
apropiado?
RECOMENDACIONES 
38. Se sugiere que los médicos no quirúrgicos con 
posibilidad de solicitar evaluación por un cirujano para 
los pacientes con una moderada o grave DFI. 
39. Se recomienda una intervención quirúrgica urgente 
para la mayoría infecciones del pie acompañados de 
gas en los tejidos más profundos, una fascitis, absceso 
o necrotizante, y menos urgentes para heridas con 
tejido no viable.
RECOMENDACIONES 
40. Se recomienda la participación de un cirujano vascular 
desde el principio considerar revascularización siempre que 
complica una isquemia DFI, pero especialmente en un 
paciente con una isquemia crítica miembro. 
41. Aunque la mayoría de los cirujanos cualificados pueden 
realizar con urgencia un necesario desbridamiento o 
drenaje, se recomienda que en los casos DFI donde se 
requiere procedimientos más complejos o reconstructivos, 
el cirujano debe tener experiencia con estos problema y un 
conocimiento adecuado de la anatomía del pie.
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
Los clínicos deben buscar la consulta quirúrgica 
urgente para los pacientes que presentan evidencia 
clínica de un compromiso de su vida o la integridad 
física amenazante - infección, o si el miembro afectado 
es críticamente isquémica. 
El sitio más común para una infección del pie severa es 
la superficie plantar.
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
Amputación urgente rara vez se requiere 
excepto cuando hay una extensa necrosis o infección 
que amenaza la vida. 
Amputación electiva puede considerarse para el 
paciente con úlceras recurrentes (a pesar de máximas 
medidas de prevención), tiene una pérdida irreversible 
de la función del pie.
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
Si la extremidad infectada parece estar isquémica, el 
paciente debe ser referido a un cirujano con 
experiencia vascuar. En la mayoría de casos, la 
isquemia es secundaria a la aterosclerosis de vasos más 
grandes, en lugar de "enfermedad de pequeños vasos“ 
Los pacientes con no crítica isquemia (por ejemplo, 
aquellos con un ITB de 0,4 a 0.9) puede, en algunos 
casos ser tratados con éxito sin un procedimiento 
vascular.
RESUMEN DE EVIDENCIAS 
Para una enfermedad más grave vascular del pie en 
pacientes con diabetes, muchos centros han reportado 
el uso exitoso de intervención agresiva endovascular y 
procedimientos de bypass distal. Para un paciente con 
un pie isquémico infectado gravemente, generalmente 
es preferible llevar a cabo cualquier revascularización 
temprana en lugar de retrasar este procedimiento en 
favor de la prolongada (y potencialmente ineficaces) 
antibiótico tratamiento. Por otro lado, el cuidado 
desbridamiento de material infectado necrótico no 
debe ser retrasado a la espera de revascularización.
X ¿Qué tipos de técnicas de 
cuidado de heridas y vendajes 
son adecuados para las heridas 
del pie diabético?
RECOMENDACIONES 
42. Los pacientes diabéticos con una herida en el pie 
deben recibir adecuada cuidado de heridas, que 
generalmente consta de lo siguiente: 
a. un desbridamiento, dirigido a la remoción de 
escombros, escara, y callo circundante. Técnicas de 
desbridamiento autolítico o larvas pueden ser apropiado 
para algunas heridas.
RECOMENDACIONES 
b. La redistribución de la presión en la herida a la 
totalidad peso-superficie de apoyo del pie ("off-carga"). 
Mientras que particularmente importante para las 
heridas plantares, este es también necesario para aliviar 
la presión causada por vendajes, calzado, o la 
deambulación en cualquier superficie de la herida. 
c. Selección de los apósitos que permiten la herida 
húmeda curación, y controlar el exceso de exudado. La 
elección de los apósito debe basarse en el tamaño, la 
profundidad y la naturaleza de la úlcera (por ejemplo, 
seco, con exudación purulenta).
RECOMENDACIONES 
43. No abogamos por el uso de los antimicrobianos tópicos 
en el tratamiento de las heridas clínicamente infectadas. 
44. No existe una terapia adyuvante que haya demostrado 
que mejora la resolución de la infección, pero para 
determinadas heridas del pie diabético que tardan en sanar, 
los médicos pueden considerar: 
el uso de bioingeniería equivalentes de piel 
factores de crecimiento 
Granulocitos 
factores estimulantes de colonias 
La oxigenoterapia hiperbárica 
La terapia de presión negativa de la herida.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Los médicos deben basar la selección del apósito de 
acuerdo a la localización de la herida, el tamaño, y la 
profundidad, la cantidad de exudado, presencia de 
infección o necrosis, y la condición de los alrededores 
tejido. 
El objetivo es crear una herida húmeda al ambiente para 
promover la granulación (tejido nuevo que contiene todos 
los componentes celulares de la epitelización), los procesos 
autolíticos (que ayudan a descomponer tejidos 
desvitalizados), la angiogénesis (formación de nuevos vasos 
sanguíneos), y más rápida migración de las células 
epidérmicas a través de la herida base.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
La selección de apósito para heridas: 
Los hidrogeles: para heridas secas o necrótico y para 
facilitar autolisis 
Películas: oclusivo o semioclusivo, para humedecer 
secas heridas 
Alginatos: para secar las heridas exudativas 
Los hidrocoloides: para absorber el exudado y facilitar 
a autolisis 
Espumas para heridas exudativas.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Desbridamiento consiste en extraer tejido no viable o 
necrótico, o material extraño de la herida, , así como el 
recorte de cualquier hiperqueratosis circundante (callo). 
Este proceso también elimina bacterias colonizadoras, 
ayuda en la formación de tejido de granulación y 
reepitelización, reduce la presión en sitios callosas, facilita 
la obtención de muestras adecuadas para su examen de 
cultivo. 
El objetivo es permitir la cicatrización de heridas y para 
eliminar una reservorio de patógenos potenciales. 
Los pacientes deben ser advertidos de que el sangrado es 
probable y que la herida aparecerá más grande después del 
procedimiento.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
La descarga de presión. Aliviar la presión de una herida 
del pie diabético (la descarga) es una parte vital del 
cuidado de la herida. La elección de la modalidad de la 
descarga debe basarse en ubicación de la herida, la 
presencia de cualquier PAD asociado, la presencia y 
gravedad de la infección, y las características físicas del 
paciente y su situación psicológica y social.
RESUMEN DE EVIDENCIA 
El yeso de contacto total, a menudo considerado el oro 
" estándar "del dispositivo, redistribuye la presión del 
soporte de peso para acelerar la curación de una úlcera 
neuropática. 
El yeso de contacto completo sólo se debe utilizar con 
precaución en pacientes con enfermedad arterial 
periférica grave o infección activa, ya que impide ver la 
herida
RESUMEN DE EVIDENCIA 
Después de abordar estas cuestiones, el médico deberá 
considerar el uso de tratamientos complementarios para 
promover la curación de la herida. Ninguna de estas 
medidas, sin embargo, ha demostrado mejorar la 
resolución de la infección y, además, son caros, no es 
universal, y puede requerir la consulta con expertos, así 
como los informes que apoyen su utilidad son sobre todo 
errónea: 
La terapia con oxígeno hiperbárico. 
Derivados de plaquetas, factores de crecimiento 
Granulocito, factor estimulante de colonias (GmCSF 
Equivalente de piel bioingeniería 
Presión negativa tópica
GRACIAS

Más contenido relacionado

La actualidad más candente (20)

ULCERAS-POR-PRESION.pdf
ULCERAS-POR-PRESION.pdfULCERAS-POR-PRESION.pdf
ULCERAS-POR-PRESION.pdf
 
Curacion de heridas-Práctcia de enfermería
Curacion de heridas-Práctcia de enfermeríaCuracion de heridas-Práctcia de enfermería
Curacion de heridas-Práctcia de enfermería
 
Presentacion uña incarnata
Presentacion uña incarnataPresentacion uña incarnata
Presentacion uña incarnata
 
Curación de heridas
Curación de heridasCuración de heridas
Curación de heridas
 
Fisiopatología del Pie diabético
Fisiopatología del Pie diabéticoFisiopatología del Pie diabético
Fisiopatología del Pie diabético
 
Pie diabetico
Pie diabeticoPie diabetico
Pie diabetico
 
Heridas
HeridasHeridas
Heridas
 
(2013-02-19) REVISION DEL PIE DIABETICO (PPT)
(2013-02-19) REVISION DEL PIE DIABETICO (PPT)(2013-02-19) REVISION DEL PIE DIABETICO (PPT)
(2013-02-19) REVISION DEL PIE DIABETICO (PPT)
 
Retirada de sonda urinaria
Retirada de sonda urinaria Retirada de sonda urinaria
Retirada de sonda urinaria
 
Herida Infectada-Sucia.pptx
Herida Infectada-Sucia.pptxHerida Infectada-Sucia.pptx
Herida Infectada-Sucia.pptx
 
Diapositivas heridas
Diapositivas heridasDiapositivas heridas
Diapositivas heridas
 
Pie diabetico
Pie diabeticoPie diabetico
Pie diabetico
 
Clasificacion De La Infeccion En La Herida Quirurgica
Clasificacion De La Infeccion En La Herida QuirurgicaClasificacion De La Infeccion En La Herida Quirurgica
Clasificacion De La Infeccion En La Herida Quirurgica
 
Actualizacion en el manejodel pie diabetico
Actualizacion en el manejodel pie diabeticoActualizacion en el manejodel pie diabetico
Actualizacion en el manejodel pie diabetico
 
Manejo de las quemaduras
Manejo de las quemadurasManejo de las quemaduras
Manejo de las quemaduras
 
FRACTURAS Y SU CLASIFICACIÓN
FRACTURAS Y SU CLASIFICACIÓNFRACTURAS Y SU CLASIFICACIÓN
FRACTURAS Y SU CLASIFICACIÓN
 
Férulas
FérulasFérulas
Férulas
 
Pie diabetico
Pie diabeticoPie diabetico
Pie diabetico
 
Curación heridas
Curación heridasCuración heridas
Curación heridas
 
Quemaduras
QuemadurasQuemaduras
Quemaduras
 

Destacado

Destacado (9)

Infección del pie diabético ALEXA LUNA
Infección del pie diabético ALEXA LUNAInfección del pie diabético ALEXA LUNA
Infección del pie diabético ALEXA LUNA
 
Pie diabetico infectado parte 2
Pie diabetico infectado parte 2Pie diabetico infectado parte 2
Pie diabetico infectado parte 2
 
Neuropatia diabetica
Neuropatia diabeticaNeuropatia diabetica
Neuropatia diabetica
 
(2015-1-13)pie diabético(ppt)
(2015-1-13)pie diabético(ppt)(2015-1-13)pie diabético(ppt)
(2015-1-13)pie diabético(ppt)
 
Infecciones Quirúrgicas
Infecciones QuirúrgicasInfecciones Quirúrgicas
Infecciones Quirúrgicas
 
Exploracion pie diabetico
Exploracion pie diabeticoExploracion pie diabetico
Exploracion pie diabetico
 
Actualización Pie Diabetico 2015.
Actualización Pie Diabetico 2015.Actualización Pie Diabetico 2015.
Actualización Pie Diabetico 2015.
 
Pie diabetico
Pie diabeticoPie diabetico
Pie diabetico
 
Pie diabético
Pie diabéticoPie diabético
Pie diabético
 

Similar a Infecciones del pie diabético: evaluación y clasificación

Ana María Sánchez García - Pie Diabético
Ana María Sánchez García - Pie DiabéticoAna María Sánchez García - Pie Diabético
Ana María Sánchez García - Pie DiabéticoCDyTE
 
Marta Tejera Santana - Cirugía Mínimamente Invasiva
Marta Tejera Santana - Cirugía Mínimamente InvasivaMarta Tejera Santana - Cirugía Mínimamente Invasiva
Marta Tejera Santana - Cirugía Mínimamente InvasivaCDyTE
 
Cristo Cabrera García- Pie Diabético
Cristo Cabrera García- Pie DiabéticoCristo Cabrera García- Pie Diabético
Cristo Cabrera García- Pie DiabéticoCDyTE
 
Azahara Sarrión Hernández - Pie Diabético
Azahara Sarrión Hernández - Pie DiabéticoAzahara Sarrión Hernández - Pie Diabético
Azahara Sarrión Hernández - Pie DiabéticoCDyTE
 
Informe de lenguaje.docx
Informe de lenguaje.docxInforme de lenguaje.docx
Informe de lenguaje.docx981004368ari
 
Gabriela Cañada Ramírez - Pie Diabético
Gabriela Cañada Ramírez - Pie DiabéticoGabriela Cañada Ramírez - Pie Diabético
Gabriela Cañada Ramírez - Pie DiabéticoCDyTE
 
Daniel Padrón Guillén - Pie Diabético
Daniel Padrón Guillén - Pie DiabéticoDaniel Padrón Guillén - Pie Diabético
Daniel Padrón Guillén - Pie DiabéticoCDyTE
 

Similar a Infecciones del pie diabético: evaluación y clasificación (20)

Pie diabetico
Pie diabeticoPie diabetico
Pie diabetico
 
Ana María Sánchez García - Pie Diabético
Ana María Sánchez García - Pie DiabéticoAna María Sánchez García - Pie Diabético
Ana María Sánchez García - Pie Diabético
 
Marta Tejera Santana - Cirugía Mínimamente Invasiva
Marta Tejera Santana - Cirugía Mínimamente InvasivaMarta Tejera Santana - Cirugía Mínimamente Invasiva
Marta Tejera Santana - Cirugía Mínimamente Invasiva
 
pie diabetico.pptx
pie diabetico.pptxpie diabetico.pptx
pie diabetico.pptx
 
Artritis septica
Artritis septicaArtritis septica
Artritis septica
 
Pie Diabetico en Honduras Dr: Victor Raudales
Pie Diabetico en Honduras Dr: Victor RaudalesPie Diabetico en Honduras Dr: Victor Raudales
Pie Diabetico en Honduras Dr: Victor Raudales
 
Cristo Cabrera García- Pie Diabético
Cristo Cabrera García- Pie DiabéticoCristo Cabrera García- Pie Diabético
Cristo Cabrera García- Pie Diabético
 
Pie diabetico
Pie diabeticoPie diabetico
Pie diabetico
 
TEXTO CIENTIFICO
TEXTO CIENTIFICOTEXTO CIENTIFICO
TEXTO CIENTIFICO
 
Pie diabetico
Pie diabeticoPie diabetico
Pie diabetico
 
Azahara Sarrión Hernández - Pie Diabético
Azahara Sarrión Hernández - Pie DiabéticoAzahara Sarrión Hernández - Pie Diabético
Azahara Sarrión Hernández - Pie Diabético
 
Pie diabetico
Pie diabeticoPie diabetico
Pie diabetico
 
Informe de lenguaje.docx
Informe de lenguaje.docxInforme de lenguaje.docx
Informe de lenguaje.docx
 
Pie diabetico.pptx
Pie diabetico.pptxPie diabetico.pptx
Pie diabetico.pptx
 
Artritis séptica - PEDIATRÍA
Artritis séptica - PEDIATRÍA Artritis séptica - PEDIATRÍA
Artritis séptica - PEDIATRÍA
 
Pie diabético
Pie diabéticoPie diabético
Pie diabético
 
Pie diabético
Pie diabéticoPie diabético
Pie diabético
 
GUIA PIE DIABETICO.pptx
GUIA PIE DIABETICO.pptxGUIA PIE DIABETICO.pptx
GUIA PIE DIABETICO.pptx
 
Gabriela Cañada Ramírez - Pie Diabético
Gabriela Cañada Ramírez - Pie DiabéticoGabriela Cañada Ramírez - Pie Diabético
Gabriela Cañada Ramírez - Pie Diabético
 
Daniel Padrón Guillén - Pie Diabético
Daniel Padrón Guillén - Pie DiabéticoDaniel Padrón Guillén - Pie Diabético
Daniel Padrón Guillén - Pie Diabético
 

Más de Mario Cristhian Torres Rodríguez

Eritema multiforme stevens johnson - necrolisis epidermica toxica
Eritema multiforme   stevens johnson - necrolisis epidermica toxicaEritema multiforme   stevens johnson - necrolisis epidermica toxica
Eritema multiforme stevens johnson - necrolisis epidermica toxicaMario Cristhian Torres Rodríguez
 

Más de Mario Cristhian Torres Rodríguez (20)

Gliomas
GliomasGliomas
Gliomas
 
Eritema multiforme stevens johnson - necrolisis epidermica toxica
Eritema multiforme   stevens johnson - necrolisis epidermica toxicaEritema multiforme   stevens johnson - necrolisis epidermica toxica
Eritema multiforme stevens johnson - necrolisis epidermica toxica
 
Trastornos acido base
Trastornos acido baseTrastornos acido base
Trastornos acido base
 
Manejo del derrame pleural maligno
Manejo del derrame pleural malignoManejo del derrame pleural maligno
Manejo del derrame pleural maligno
 
Glioblastoma multiforme
Glioblastoma multiformeGlioblastoma multiforme
Glioblastoma multiforme
 
Fibrilacion auricular y stroke
Fibrilacion auricular y strokeFibrilacion auricular y stroke
Fibrilacion auricular y stroke
 
Embolismo pulmonar masivo
Embolismo pulmonar masivoEmbolismo pulmonar masivo
Embolismo pulmonar masivo
 
Prevencion primaria y secundaria de la fiebre reumatica
Prevencion primaria y secundaria de la fiebre reumaticaPrevencion primaria y secundaria de la fiebre reumatica
Prevencion primaria y secundaria de la fiebre reumatica
 
Resistencia a la insulina
Resistencia a la insulinaResistencia a la insulina
Resistencia a la insulina
 
Procalcitonina
ProcalcitoninaProcalcitonina
Procalcitonina
 
Logistica
LogisticaLogistica
Logistica
 
Enfermedades granulomatosas
Enfermedades granulomatosasEnfermedades granulomatosas
Enfermedades granulomatosas
 
Hipertiroidismo e hipotiroidismo
Hipertiroidismo e hipotiroidismoHipertiroidismo e hipotiroidismo
Hipertiroidismo e hipotiroidismo
 
Analisis foda
Analisis fodaAnalisis foda
Analisis foda
 
Laboratorio de microbiologia iv unidad
Laboratorio de microbiologia iv unidadLaboratorio de microbiologia iv unidad
Laboratorio de microbiologia iv unidad
 
Laboratorio de microbiologia iii unidad
Laboratorio de microbiologia iii unidadLaboratorio de microbiologia iii unidad
Laboratorio de microbiologia iii unidad
 
Laboratorio de microbiologia ii unidad
Laboratorio de microbiologia ii unidadLaboratorio de microbiologia ii unidad
Laboratorio de microbiologia ii unidad
 
Laboratorio de microbiologia i unidad
Laboratorio de microbiologia i unidadLaboratorio de microbiologia i unidad
Laboratorio de microbiologia i unidad
 
Fotos de histologia endocrino
Fotos de histologia endocrinoFotos de histologia endocrino
Fotos de histologia endocrino
 
Fotos de histologia muscular & nervioso
Fotos de histologia muscular & nerviosoFotos de histologia muscular & nervioso
Fotos de histologia muscular & nervioso
 

Infecciones del pie diabético: evaluación y clasificación

  • 1.
  • 2.
  • 3. INTRODUCCIÓN Las infecciones del pie en personas con diabetes son cada vez más un problema común y están asociados con potencialmente grave secuelas. El continuo aumento de la incidencia de la diabetes en los países desarrollados, y en un grado aún mayor en muchos países menos desarrollados, el aumento del peso corporal de muchos pacientes diabéticos, y su mayor longevidad, contribuyen al crecimiento de este problema.
  • 4. INTRODUCCIÓN Las infecciones del pie diabético (IFD) comienzan típicamente en una herida, lo más a menudo una ulceración neuropática. Si bien todas las heridas son colonizadas con microorganismos, la presencia de la infección se define por ≥ 2 resultados clásicos de la inflamación o de la purulencia. Si la infección progresa, muchos pacientes requieren hospitalización y, con demasiada frecuencia, las resecciones quirúrgicas o una amputación. Las complicaciones del pie diabético sigue siendo la razón principal para las hospitalizaciones en el paciente diabético y amputaciones de las extremidades inferiores.
  • 5. INTRODUCCIÓN Las infecciones se clasifican en leve (superficial y limitada en tamaño y profundidad), moderada (más profundo o más extensa) o grave (acompañado de signos sistémicos o perturbaciones metabólicas). Este sistema de clasificación, junto con una evaluación vascular, ayuda a determinar qué pacientes deben ser hospitalizados, quienes pueden requerir de procedimientos especiales de imágenes o intervenciones quirúrgicas, y quienes requerirá una amputación.
  • 6. INTRODUCCIÓN Estudios en muchos lugares han reportado mejoras en los resultados del tratamiento de la infección del pie diabético (especialmente los tipos reducidos del amputación mayor) cuando los pacientes son atendidos en clínicas especializadas del pie diabético o por equipos especializados para pacientes hospitalizados pie. Un factor clave en este éxito ha sido el carácter multidisciplinar de la atención.
  • 7. INTRODUCCIÓN Cada hospital debe tener una vía de atención para pacientes hospitalizados con una problema en el pie diabético, incluyendo cualquier herida en la piel, inflamación, hinchazón, gangrena o signos de infección. De manera óptima, un equipo multidisciplinario de profesionales compuesto por profesionales con los conocimientos especializados necesarios deben evaluar al paciente la respuesta al tratamiento médico, quirúrgico dentro de las 24 horas de la examinación inicial y un seguimiento minucioso del paciente.
  • 8. Se han elegido 10 cuestiones clínicas en la infección del pie diabético para ser analizadas en esta guía
  • 9. I ¿En qué pacientes diabéticos con una herida de pie debo sospechar infección y cómo debo clasificarlo?
  • 10. RECOMENDACIONES Recomendaciones 1. Los médicos deben considerar la posibilidad de que ocurra una infección en cualquier herida del pie en un paciente con diabetes. Evidencia de infección generalmente incluye signos clásicos de inflamación (enrojecimiento, calor, hinchazón, dolor) o secreciones purulentas.
  • 11. RECOMENDACIONES 2. Los médicos deben ser conscientes de los factores que aumentan el riesgo de DFI, los cuales son: Una de las ulceras > 30 días Una historia de úlceras del pie recurrentes Una herida traumática del pie La presencia de la enfermedad vascular periférica en el miembro afectado Una anterior amputación de las extremidades inferiores Pérdida de sensación de protección La presencia de insuficiencia renal Una historia de caminar descalzo
  • 12. RECOMENDACIONES 3. Los clínicos deben seleccionar y utilizar rutinariamente un método validado de sistema de clasificación, tal como el desarrollado por el l Grupo de Trabajo Internationa sobre el Pie Diabético (IWGDF) (abreviado con la PEDIS acrónimo) o IDSA, a clasificar las infecciones y ayudar a definir los tipos y gravedad de los casos y los resultados.
  • 13.
  • 14.
  • 15.
  • 16.
  • 17.
  • 18. RESUMEN DE EVIDENCIA Cuándo se debe sospechar infección: Cualquier herida del pie en un paciente con diabetes pueden infectarse. Tradicionales signos inflamatorios de infección son: eritema, calor, hinchazón, dolor y secreciones purulentas. Algunos pacientes infectados pueden no manifestar estos hallazgos, especialmente los que tienen neuropatía periférica (que conduce a una ausencia de dolor o sensibilidad) o isquemia (disminución de eritema, calor, y posiblemente la induración).
  • 19. RESUMEN DE EVIDENCIA En el original IDSA directrices DFI, hemos defendido con la presencia de ≥ 2 de los resultados clásicos de la inflamación para caracterizar una herida infectada. COMO CLASIFICAR LA INFECCIÓN IWGDF desarrollado un sistema para la clasificación de las heridas del pie diabético que usa el acrónimo PEDIS, siglas de perfusión, la extensión (tamaño), la profundidad (tejido pérdida), la infección, la sensibilidad (neuropatía). Aunque en un principio desarrollado como una herramienta de investigación, ofrece una semicuantitativa gradación de la gravedad de cada una de las categorías.
  • 20. RESUMEN DE EVIDENCIA IDSA también ha realizado una clasificación de la infección del pie diabético, de acuerdo al grado de severidad de la infección (no infectada, levemente infectada, moderadamente infectada, severamente infectada). Esta clasificación guarda correlación con la infección PEDIS
  • 21. RESUMEN DE EVIDENCIA La clasificación IDSA ha sido validado de manera prospectiva como la predicción de la necesidad de hospitalización, en un estudio, (0 % para ninguna infección, 4% para infección leve, 52% para infección moderada, y 89% para la infección grave) y en otro estudio para la amputación de las extremidades (3% para ninguna infección, 3% para los casos leves, 46% para moderado, y 70% para los casos graves.
  • 22. RESUMEN DE EVIDENCIA Esquemas de clasificación. • Wagner-Wagner, en colaboración con Meggitt, desarrollado quizá el primero, y todavía entre las más ampliamente utilizados, esquemas de clasificación para las heridas del pie diabético. Se evalúa la profundidad de la úlcera y la presencia de infección y gangrena con grados que van desde 0 (pre-ulcerativa) a 5 (gangrena del pie entero).
  • 23. II ¿Cómo debo evaluar a un paciente diabético que presenta una infección de pie?
  • 24.
  • 25. RECOMENDACIONES 4. Los médicos deben evaluar a un paciente diabético que presenta con una herida de pie en 3 niveles: el paciente como un todo, los pies o extremidades afectadas, y la herida infectada. 5. Los médicos deben diagnosticar la infección basada en la presencia de al menos 2 síntomas clásicos o signos de inflamación (Eritema, calor, dolor e induración) o secreciones purulentas.
  • 26. RECOMENDACIONES 6. Se recomienda la evaluación de la extremidad afectada y el pie para isquemia arterial, insuficiencia venosa, presencia de sensación de protección, y los problemas biomecánicos. 7. Los médicos deben desbridar cualquier herida que tiene tejido necrótico o callo circundantes.
  • 27. RESUMEN DE EVIDENCIA Debido a la naturaleza compleja de DFI y el potencial de empeoramiento rápido (a veces en cuestión de horas), el médico debe evaluar al paciente rápidamente, metódicamente, y en repetidas ocasiones. La evaluación inicial debe también incluir una evaluación de la situación social del paciente y estado psicológico, lo que puede influir en su capacidad de cumplir las recomendaciones y parecen influir en la cicatrización de la herida
  • 28. RESUMEN DE EVIDENCIA Los síntomas sistémicos y síntomas de infección incluyen: fiebre, escalofríos, delirio, diaforesis, anorexia, inestabilidad hemodinámica, y trastornos metabólicos (acidosis, disglucemia, alteraciones electrolíticas, azoemia). La presencia de signos o síntomas sistémicos generalmente significa infección severa con afectación extensa de tejido o patógenos más virulentos. Por desgracia, el aumento de la temperatura, recuento de glóbulos blancos, o velocidad de sedimentación están ausente en hasta la mitad de los pacientes, incluso con grave DFI.
  • 29. RESUMEN DE EVIDENCIA Los marcadores de laboratorio sugestivos de infección sistémica: leucocitosis con desviación a la izquierda y elevación de los marcadores inflamatorios (velocidad de sedimentación globular, la proteína C reactiva [PCR]). Un nivel elevado de procalcitonina ha encontrado recientemente a ser un complemento útil a el diagnóstico de varias infecciones bacterianas, incluyendo DFI. Es importante destacar que los marcadores de inflamación también puede tener un valor para ayudar a determinar cuando un DFI ha resuelto, por lo tanto lo que permite la interrupción del tratamiento con antibióticos.
  • 30. RESUMEN DE EVIDENCIA A continuación evaluar las deformidades del pie tales como: La artropatía de Charcot Las uña o dedos en martillo Juanetes Callosidades Biomecánica alterada puede predisponer tanto a las heridas del pie y afectar la curación de las heridas.
  • 31. RESUMEN DE EVIDENCIA La ausencia del pulso pedio sugiere PAD, pero este método de evaluación de la perfusión arterial es a menudo poco fiables, especialmente en personas con diabetes. Determinar la relación entre la presión arterial sistólica en el tobillo dividido por la presión arterial sistólica en la arteria braquial (Índice tobio-brazo) utilizando esfigmomanómetros y una máquina Doppler manual, si está disponible un sencillo, fiable, procedimiento no invasivo.
  • 32.
  • 33. RESUMEN DE EVIDENCIA Finalmente, para evaluar la neuropatía, especialmente la pérdida de sensación de protección. Aunque existen varios métodos, el monofilamento de nylon de 10-g (Semmes-Weinstein) es quizás la forma más fácil y mejor validada. Después de las evaluaciones anteriores, evaluar la herida. Debido a que los microorganismos colonizan todas las heridas, la infección debe ser diagnosticada clínicamente en lugar de microbiológicamente.
  • 34. RESUMEN DE EVIDENCIA La evaluación del pie infectado requiere en primer lugar desbridamiento de cualquier material necrótico o callo, entonces sondeo suavemente la herida para descubrir los abscesos, cuerpos extraños, o evidencia de hueso o la participación conjunta. El tamaño de la herida y la profundidad debe ser documentado, junto con la extensión de la celulitis y la calidad y cantidad de las secreciones presentes.
  • 35. III. ¿Cuándo y de quién debo solicitar una consulta para un paciente con una infección de pie diabético?
  • 36. RECOMENDACIONES Recomendaciones 8. Tanto para pacientes ambulatorios y hospitalizados con DFI, los médicos deben tratar de proporcionar un enfoque bien coordinado por aquellos con experiencia en una gran variedad de especialidades, preferentemente por un equipo multidisciplinario de atención diabética pie. 9. Los pacientes con un DFI pueden beneficiarse con un infectólogo, microbioólogo y cirujano con experiencia
  • 37. RECOMENDACIONES 10. Los médicos, sin una formación adecuada en el desbridamiento de heridas debe buscar la consulta de los médicos más calificados para esta tarea, especialmente cuando se requieren procedimientos extensivos. 11. Si hay evidencia clínica o imágenes de significativo isquemia en el miembro infectado, se recomienda que el clínico consulte a un cirujano vascular para la consideración de la revascularización.
  • 38. RECOMENDACIONES 12. Se recomienda que los médicos que no están familiarizados con las técnicas de vendaje especial, consultar a un especialistas en el cuidado de heridas. 13. Los proveedores que trabajan en las comunidades con insuficiente acceso a la consulta de especialistas podría considerar la elaboración de sistemas (la telemedicina) para asegurar la participación de expertos.
  • 39. RESUMEN DE EVIDENCIA Brindar atención óptima a los pacientes por lo general requiere participación de los médicos de diversas especialidades, que puede incluir: Endocrinología Dermatología Pediatría cirugía general cirugía vascular cirugía ortopédica cirugía plástica cuidado de las heridas y algunas veces la psicología o trabajo social. Especialistas en enfermedades infecciosas o microbiología clínica puede a menudo hacen una contribución valiosa, sobre todo cuando el DFI es grave o complejo o ha sido tratado previamente o causado por patógenos resistentes a antibióticos.
  • 40. RESUMEN DE EVIDENCIA El equipo multidisciplinario ha demostrado mejorar los resultados en relación al diagnóstico y tratamiento de la infección del pie diabético. Dos estudios retrospectivos han demostrado disminución de tasas de amputación tras la creación de equipos multidisciplinarios para el tratamiento de las IFD.
  • 41. RESUMEN DE EVIDENCIA La área del cirujano de su formación especializada es menos importante que su experiencia e interés en DFI y el conocimiento de la anatomía del pie. Obstrucción arterial grave en personas con diabetes es a menudo susceptibles de intervención endovascular, reconstrucción vascular, o ambos.
  • 42. IV. ¿Qué pacientes con una infección del pie diabético debería hospitalizar, y qué criterios deberían cumplir antes de dar el alta?
  • 43. RECOMENDACIONES Recomendaciones 14. Se recomienda que todos los pacientes con una infección severa, pacientes seleccionados con una infección moderada con complicandas características (PAD, o falta de apoyo en el hogar), y cualquier paciente que no pueda cumplir con un tratamiento ambulatorio adecuado por razones psicológicas o sociales debe ser hospitalizado inicialmente. Los pacientes que no mejoran con el tratamiento ambulatorio también pueden necesitar ser hospitalizados.
  • 44. RECOMENDACIONES 15. Le recomendamos que antes de ser dado de alta, un paciente con una DFI debe: Estar clínicamente estable Ha tenido urgente cirugía realizada Ha logrado aceptable control de la glucemia Ser capaz de manejar la ubicación de descarga designada Tiene un buen plan definido que incluye un régimen antibiótico apropiado a la que él / ella se adherirá Instrucciones específicas de cuidado de heridas y Apropiados seguimiento ambulatorio
  • 45. RESUMEN DE EVIDENCIA Todos los pacientes con una infección grave (como se define por la IDSA o IWGDF clasificación) requieren hospitalización, ya que estos tienen un daño inminente en la extremidad y, en algunos casos, potencialmente mortal.
  • 46. RESUMEN DE EVIDENCIA Por el contrario, la gran mayoría de los pacientes con un una leve (grado IWGDF PEDIS 2) infección puede ser tratada como pacientes ambulatorios, siempre que sean capaces de adherirse a la terapia médica y son seguidas de cerca para asegurarse de que están mejorando y no necesitan revascularización urgente. El empeoramiento del control glucémico es a menudo la sola evidencia sistémica de una infección grave en este entorno. La hospitalización es a veces necesaria para los pacientes que son incapaces de seguir el régimen necesario para su infección del pie y que no tienen familiares o amigos que puedan proporcionar el necesitaba apoyo.
  • 47. V. ¿Cuándo y cómo debo obtener una muestra (s) para el cultivo de una paciente con una herida en el pie diabético?
  • 48.
  • 49.
  • 50. RECOMENDACIONES Recomendaciones 16. Para las heridas clínicamente no infectadas, recomendamos no recoger una muestra para cultivo. 17. Para las heridas infectadas, se recomienda que los clínicos envíen las muestras obtenidas apropiadamente para cultivo antes de iniciar el tratamiento antibiótico empírico, si es posible. Los cultivos pueden ser innecesario para una infección leve en un paciente que no esta recibiendo recientemente antibióticos.
  • 51. RECOMENDACIONES 18. Se recomienda el envío de un ejemplar de la muestra que es de tejido profundo, obtenido mediante biopsia o legrado y después de la herida ha sido limpiado y debridado. Sugerimos evitar hisopos, especialmente de heridas inadecuadamente desbridadas, ya que proporcionan resultados menos precisos.
  • 52. RESUMEN DE EVIDENCIA Cuando los organismos multidrogoresistentes patógenos son posibles, es esencial obtener cultivos óptimos para heridas antes de iniciar el antibiótico terapia. Recoger muestras de cultivo sólo después de la herida ha sido limpiados y debrided y antes de iniciar los antibióticos terapia.
  • 53.
  • 54. RESUMEN DE EVIDENCIA Las muestras deben ser colocadas en un sistema estéril de transporte apropiado y enviarlas con rapidez al laboratorio, donde deben ser procesadas para cultivos aeróbicos y anaeróbicos. Dado que los resultados de los cultivos no están generalmente disponibles para el 2-3 días, un frotis teñido con Gram puede proporcionar ayuda inmediata información que puede ayudar en la selección de antibiótico inicial. La presencia de leucocitos polimorfonucleares en la tinción de Gram sugiere que la infección está presente (es decir, el equivalente de secreciones purulentas).
  • 55. VI. ¿Cómo debo seleccionar inicialmente, y cuando debo modificar, un régimen de antibióticos para una infección del pie diabético?
  • 56. RECOMENDACIONES Recomendaciones 19. Se recomienda que las heridas no infectadas clínicamente no deben ser tratadas con terapia de antibióticos. 20. Se recomienda prescribir la terapia con antibióticos para todos heridas infectadas, pero advierten que esto es a menudo insuficiente a menos que se combine con el cuidado apropiado de la herida.
  • 57. RECOMENDACIONES 21. Se recomienda que los médicos seleccionen régimen antibiótico empírico sobre la base de la gravedad de la infección y el probable agente etiológico (s): a. Para infecciones leves a moderadas en pacientes que no han recibido recientemente tratamiento con antibióticos, se sugiere que La terapia dirigida sólo aeróbico cocos gram-positivos (GPC) es suficiente . b. Para infecciones más graves, se recomienda iniciar terapia antibiótica empírica de amplio espectro , a la espera resultados de los cultivos y los datos de susceptibilidad antibiótica.
  • 58. RECOMENDACIONES c. Tratamiento empírico dirigido a P. aeruginosa es usualmente innecesario excepto para los pacientes con factores de riesgo para la verdadera infección con este organismo. d. Considere la posibilidad de ofrecer la terapia empírica dirigida contra MRSA en un paciente: antecedentes de infección por MRSA cuando la prevalencia local de la colonización de MRSA o infección es alta si la infección es clínicamente severa
  • 59. RECOMENDACIONES 22. Se recomienda que la terapia definitiva se base en los resultados del cultivo obtenido apropiadamente y la sensibilidad antibiótica, así como la respuesta del paciente al régimen empírico.
  • 60. RECOMENDACIONES 23. Sugerimos la ruta de la terapia en relación con la gravedad de la infección. Se prefiere la terapia parenteral para todos severa, al menos inicialmente, con una cambiar a los agentes orales cuando el paciente está bien sistémicamente y resultados de los cultivos. Los médicos pueden utilizar antibióticos orales biodisponibles solamente en la mayoría de infecciones leves, y en muchos infecciones moderadas, y la terapia tópica para seleccionadas infecciones leves superficiales.
  • 61. RECOMENDACIONES 24. Sugerimos continuar el tratamiento antibiótico hasta, pero no más allá, la resolución de los hallazgos de la infección, pero no hasta la cicatrización completa de la herida. Sugerimos una curso inicial de antibióticos para una infección del tejido blando de alrededor de 1-2 semanas para infecciones leves y 2-3 semanas para infecciones moderadas y graves.
  • 62.
  • 63. RESUMEN DE EVIDENCIA La terapia empírica inicial debe basarse en la gravedad de la infección y de los datos disponibles microbiológicos, tales como los últimos resultados de los cultivos y la prevalencia local de los agentes patógenos, especialmente cepas resistentes a antibióticos. La mayoría de infecciones leves y algunas moderadas se pueden tratar con agentes que tienen un espectro relativamente estrecho, abarcando generalmente sólo GPC aeróbico. En los países con climas cálidos, gram-negativos aislados (especialmente P. aeruginosa) son más prevalente.
  • 64. RESUMEN DE EVIDENCIA El tratamiento con antibióticos por vía oral agentes (preferiblemente los que tienen una alta biodisponibilidad) es a menudo apropiado para las infecciones leves en los pacientes sin problemas de absorción gastrointestinal y para quienes un agente oral con el espectro adecuado disponible.
  • 65. RESUMEN DE EVIDENCIA Si el paciente ha tenido una buena respuesta clínica en la terapia empírica, el régimen se puede continuar, o, potencialmente, incluso reducido ("desescalamiento" terapia). Sin embargo, si el paciente no ha respondido adecuadamente al régimen empírico, la terapia debería ampliarse para incluir a todos los organismos aislados.
  • 66. RESUMEN DE EVIDENCIA En países en los que P. aeruginosa es frecuente aislar, o en pacientes que han estado en remojo sus pies, que tienen fracasado el tratamiento con terapia nonpseudomonal, o que tienen un infección severa, la terapia empírica antipseudomónica puede ser aconsejable.
  • 67. RESUMEN DE EVIDENCIA Factores observado para aumentar el riesgo de infección con MRSA en algunos estudios, pero no todos, incluyen: Uso previo a largo plazo o inapropiado de antibióticos Anterior hospitalización Larga duración de la herida del pie La presencia de osteomielitis y portación nasal de MRSA. Tal vez el predictor más fiable para MRSA como una causa de una DFI es un anterior antecedentes de infección por MRSA
  • 68. RESUMEN DE EVIDENCIA La infección por MRSA También puede aumentar el tiempo de curación de la herida, la duración de hospitalización, la necesidad de procedimientos quirúrgicos (incluyendo amputaciones), y la probabilidad de fracaso del tratamiento.
  • 69. RESUMEN DE EVIDENCIA Sobre la base de la evidencia disponible en la actualidad, se recomienda que un paciente que se presenta con un DFI ser tratados empíricamente con un régimen de antibióticos que cubre MRSA en la siguiente situaciones: El paciente tiene antecedentes de infección previa por MRSA o colonización en el último año. La prevalencia local de MRSA (es decir, porcentaje de todos los S. aureus aislados en esa localidad que son resistentes a la meticilina) es lo suficientemente alto (quizás el 50% para una infección leve y 30% para una infección de tejidos blandos moderada) que existe una probabilidad razonable de infección por MRSA. La infección es lo suficientemente grave que el no empíricamente cubrir MRSA a la espera de las muestras definitivas plantean un riesgo inaceptable de fracaso del tratamiento.
  • 70. RESUMEN DE EVIDENCIA Desde la publicación del 2004 Directrices DFI, la FDA ha aprobado tres antibióticos (ertapenem, linezolid, y piperacilina-tazobactam) específicamente para el tratamiento de las "complicadas de la piel y de la piel estructura incluyendo DFI, "pero no para cualquier osteomielitis”.
  • 71.
  • 72.
  • 73.
  • 74.
  • 75. RESUMEN DE EVIDENCIA Los antibióticos por lo general puede ser interrumpido una vez que los signos clínicos y síntomas de la infección se han resuelto. No hay buena evidencia para apoyar la continuación de la terapia con antibióticos hasta que la herida esté curada con el fin de acelerar el cierre ya sea o prevenir subsiguiente infección.
  • 76. VII. ¿Cuándo debo considerar estudios por imágenes para evaluar una infección del pie diabético, y qué debo seleccionar?
  • 77. RECOMENDACIONES Recomendaciones 25. Se recomienda que todos los pacientes que se presentan con una DFI deben tener radiografías simples del pie afectado para buscar anormalidades óseas (deformidad, destrucción), así como gas en los tejidos blandos y cuerpos extraños radio-opacos. 26. Recomendamos el uso de imágenes por resonancia magnética (RM) en el estudio de elección para los pacientes que requieren adicional (es decir, más sensible o específico) de imágenes, en particular cuando se sospecha absceso de tejido blando o el diagnóstico de osteomielitis sigue siendo incierta.
  • 78. RECOMENDACIONES 27. Cuando no se dispone de RM o está contraindicada, los médicos puede considerar la combinación de un escáner óseo con radionúclidos y un conteo de las células blancas de la sangre como la mejor alternativa
  • 79. RESUMEN DE EVIDENCIAS Los médicos deben considerar la destrucción ósea radiológicamente evidente debajo de una úlcera de tejido blando para representar osteomielitis a menos que se demuestre lo contrario. Si las películas muestran clásico cambios sugestivos de osteomielitis (erosión cortical, reacción del periostio, lucencia mixta, y la esclerosis), y si hay poca probabilidad de neuro-osteoartropatía, es razonable iniciar el tratamiento para presuntivo osteomielitis, preferiblemente después de la obtención de muestras adecuadas para cultivo.
  • 80. RESUMEN DE EVIDENCIAS Entre las técnicas de imagen disponibles en la actualidad, la RM ofrece la mayor exactitud (es decir, la sensibilidad y especificidad combinadas) para la detección de la infección en el hueso en el pie diabético. La RM proporciona una definición óptima de la infección de los tejidos, incluyendo la detección de fístulas, necrosis de tejido profundo, abscesos y otros cambios inflamatorios
  • 81. RESUMEN DE EVIDENCIAS Si la RM no está disponible o está contraindicada, la medicina nuclear es la mejor alternativa. Los leucocitos (ya sea con 99mTc o 111In) o antigranulocitos Fragmento Fab (por ejemplo, sulesomab) de imágenes son los procedimientos de medicina nuclear de elección para la investigación de un DFI, con una precisión del 80% -85%
  • 82. RESUMEN DE EVIDENCIAS TC es más sensible que la radiografía simple (Y en algunos casos MR) para detectar la interrupción cortical, reacción perióstica y sequestro, pero tiene relativamente bajo especificidad y desempeña un papel limitado en la evaluación de un IFD
  • 83. VIII. ¿Cómo debo diagnosticar y tratar la osteomielitis del pie en un paciente con diabetes?
  • 84.
  • 85. RECOMENDACIONES 28. Los médicos deben considerar como una complicación potencial la osteomielitis en cualquier úlcera del pie infectado, profunda o grande, especialmente si es crónica o recubre una prominencia ósea. 29. Se sugiere hacer una prueba PTB para cualquier DFI con una herida abierta. Cuando está bien realizada e interpretada, puede ayudar a de diagnosticar (cuando la probabilidad es alta) o excluir (cuando la probabilidad es baja) DFO.
  • 86. RECOMENDACIONES 30. Sugerimos obtener radiografías simples del pie, pero tienen una sensibilidad relativamente baja y especificidad para confirmar o excluir osteomielitis. Los clínicos podría considerar el uso de serie radiografías simples para diagnosticar o monitor de sospecha DFO. 31. Para una prueba de diagnóstico por imagen para DFO, se recomienda mediante resonancia magnética. Sin embargo, la RM no es siempre necesario para el diagnóstico de DFO.
  • 87. RECOMENDACIONES 32. Si no se dispone de RM o está contraindicada, los médicos podría considerar un análisis de leucocitos o antigranulocitos, preferiblemente combinado con una gammagrafía ósea. No se recomienda cualquier otro tipo de investigaciones de medicina nuclear. 33. Se sugiere que la forma más definitiva para diagnosticar DFO es por los resultados combinados sobre el cultivo y la histología ósea.
  • 88. RECOMENDACIONES 34. Para los pacientes no sometidos a desbridamiento del hueso, se sugieren que los médicos consideren la obtención de una biopsia de hueso cuando se enfrentan a circunstancias específicas, por ejemplo, el diagnóstico de la incertidumbre, la muestra es inadecuada, la falta de respuesta al tratamiento empírico. 35. Los médicos pueden considerar el uso de cualquiera de los dos principales tratamientos quirúrgicos o médicos para la DFO en forma adecuada en pacientes seleccionados.
  • 89. RECOMENDACIONES 36. Cuando una resección radical no deja tejido infectado restante, se sugiere que la terapia con antibióticos de una corta duración (2-5 días). Cuando está el tejido persistentemente infectado o hay necrosis ósea, sugerimos tratamiento antibiótico prolongado (≥ 4 semanas). 37. Para tratar específicamente DFO, no lo hacemos en la actualidad con tratamientos complementarios como: La terapia de oxígeno hiperbárica, Factores de crecimiento de granulocitos , gusanos (larvas), o terapia tópica de presión negativa (cierre asistido por vacío).
  • 90. RESUMEN DE EVIDENCIAS El criterio estándar para el diagnóstico de osteomielitis es el aislamiento de bacterias de una muestra obtenida del hueso con fiabilidad (el uso de medidas para minimizar la contaminación) concomitante con los hallazgos histológicos de las células inflamatorias y la osteonecrosis. La muestra de hueso puede ser falso negativo a causa de los errores de muestreo, la terapia antibiótica previa, o la incapacidad de la cultivar organismos exigentes, sino que también puede ser falsos positivos por contaminación de heridas por colonizadora flora o comensales piel.
  • 91. RESUMEN DE EVIDENCIAS La osteomielitis aumenta la probabilidad de una intervención quirúrgica, incluyendo la amputación y la duración recomendada de terapia antibiótica. DFO es principalmente una complicación de una úlcera en el pie infectado preexistente, derivada a través de compromiso contiguos de propagación de la siguiente envoltura de tejido blando y el periostio. DFO puede estar presente en hasta el 20% de las infecciones leves a moderados y en 50% -60% de las heridas gravemente infectadas
  • 92. RESUMEN DE EVIDENCIAS Recientemente, IWGDF ha propuesto en consenso criterios diagnóstico para la definición de la osteomielitis en el pie diabético, estratificados en 4 categorías basadas en los resultados del clínico, formación de imágenes, y métodos de toma de muestras óseas (que van desde el postest poco probable [<10% probabilidad], a través de posible [10% -50%], probable [51% - 90%], y definida [> 90%]) [185].
  • 93. RESUMEN DE EVIDENCIAS Creemos que los médicos debe sospechar osteomielitis en un paciente con un adecuado suministro de sangre al pie afectado cuando una úlcera, especialmente si se es profundo, no se cura después de al menos 6 semanas de adecuado cuidado de las heridas y de la carga. Tanto la presencia de cualquier área de hueso expuesta y úlcera mayor de 2 cm2 aumentan la probabilidad de la osteomielitis. Ni la presencia de signos de infección de la herida ni una elevación del recuento de células blancas de la sangre influye en la probabilidad de osteomielitis.
  • 94. RESUMEN DE EVIDENCIAS En un estudio de cohorte prospectivo reciente, factores de riesgo independientes para la osteomielitis en un paciente con infección del pie eran: Las heridas que se extienden al hueso o articulación Historia previa de una herida y Heridas recurrentes o múltiples
  • 95. RESUMEN DE EVIDENCIAS En casi todas las series de DFO reportaron que S. aureus es el patógeno más común cultivado a partir de muestras de hueso, seguido por Staphylococcus epidermidis. Entre los bacilos gram-negativos, Escherichia coli, Klebsiella pneumoniae, Proteus y especies son los patógenos más comunes, seguido por P. aeruginosa. La frecuencia de aislamiento de anaerobios obligados (principalmente Peptostreptococcus, Peptococcus, y Finegoldia magna) es baja
  • 96.
  • 97. RESUMEN DE EVIDENCIAS La biopsia ósea utilizando un adecuado procedimiento sigue siendo el método recomendado para el diagnóstico definitivo de la DFO
  • 98. RESUMEN DE EVIDENCIAS Al considerar la osteomielitis, se recomienda la obtención de radiografías simples del pie, ya que son ampliamente disponible y relativamente barato. Puede tomar semanas después de la aparición de la osteomielitis a hacerse evidente en las radiografías simples. La resonancia magnética es el estudio más preciso de imágenes para la definición de infección ósea pero en la interpretación de imágenes requiere de estar bien entrenado y un lector con experiencia.
  • 99.
  • 100. RESUMEN DE EVIDENCIAS Se ha demostrado que se correlacionan con la resolución a largo plazo de la osteomielitis (según el consenso del panel) lo siguiente: Una disminución de los marcadores de inflamación La resolución de cualquier infección suprayacente de tejidos blandos Curación de cualquier herida y La evolución de los cambios radiográficos que sugieren que hay curación.
  • 101.
  • 102. IX. ¿En qué pacientes con una infección del pie diabético debo considerar la intervención quirúrgica, y qué tipo de procedimiento puede ser apropiado?
  • 103.
  • 104.
  • 105. RECOMENDACIONES 38. Se sugiere que los médicos no quirúrgicos con posibilidad de solicitar evaluación por un cirujano para los pacientes con una moderada o grave DFI. 39. Se recomienda una intervención quirúrgica urgente para la mayoría infecciones del pie acompañados de gas en los tejidos más profundos, una fascitis, absceso o necrotizante, y menos urgentes para heridas con tejido no viable.
  • 106. RECOMENDACIONES 40. Se recomienda la participación de un cirujano vascular desde el principio considerar revascularización siempre que complica una isquemia DFI, pero especialmente en un paciente con una isquemia crítica miembro. 41. Aunque la mayoría de los cirujanos cualificados pueden realizar con urgencia un necesario desbridamiento o drenaje, se recomienda que en los casos DFI donde se requiere procedimientos más complejos o reconstructivos, el cirujano debe tener experiencia con estos problema y un conocimiento adecuado de la anatomía del pie.
  • 107. RESUMEN DE EVIDENCIAS Los clínicos deben buscar la consulta quirúrgica urgente para los pacientes que presentan evidencia clínica de un compromiso de su vida o la integridad física amenazante - infección, o si el miembro afectado es críticamente isquémica. El sitio más común para una infección del pie severa es la superficie plantar.
  • 108. RESUMEN DE EVIDENCIAS Amputación urgente rara vez se requiere excepto cuando hay una extensa necrosis o infección que amenaza la vida. Amputación electiva puede considerarse para el paciente con úlceras recurrentes (a pesar de máximas medidas de prevención), tiene una pérdida irreversible de la función del pie.
  • 109.
  • 110. RESUMEN DE EVIDENCIAS Si la extremidad infectada parece estar isquémica, el paciente debe ser referido a un cirujano con experiencia vascuar. En la mayoría de casos, la isquemia es secundaria a la aterosclerosis de vasos más grandes, en lugar de "enfermedad de pequeños vasos“ Los pacientes con no crítica isquemia (por ejemplo, aquellos con un ITB de 0,4 a 0.9) puede, en algunos casos ser tratados con éxito sin un procedimiento vascular.
  • 111. RESUMEN DE EVIDENCIAS Para una enfermedad más grave vascular del pie en pacientes con diabetes, muchos centros han reportado el uso exitoso de intervención agresiva endovascular y procedimientos de bypass distal. Para un paciente con un pie isquémico infectado gravemente, generalmente es preferible llevar a cabo cualquier revascularización temprana en lugar de retrasar este procedimiento en favor de la prolongada (y potencialmente ineficaces) antibiótico tratamiento. Por otro lado, el cuidado desbridamiento de material infectado necrótico no debe ser retrasado a la espera de revascularización.
  • 112. X ¿Qué tipos de técnicas de cuidado de heridas y vendajes son adecuados para las heridas del pie diabético?
  • 113. RECOMENDACIONES 42. Los pacientes diabéticos con una herida en el pie deben recibir adecuada cuidado de heridas, que generalmente consta de lo siguiente: a. un desbridamiento, dirigido a la remoción de escombros, escara, y callo circundante. Técnicas de desbridamiento autolítico o larvas pueden ser apropiado para algunas heridas.
  • 114. RECOMENDACIONES b. La redistribución de la presión en la herida a la totalidad peso-superficie de apoyo del pie ("off-carga"). Mientras que particularmente importante para las heridas plantares, este es también necesario para aliviar la presión causada por vendajes, calzado, o la deambulación en cualquier superficie de la herida. c. Selección de los apósitos que permiten la herida húmeda curación, y controlar el exceso de exudado. La elección de los apósito debe basarse en el tamaño, la profundidad y la naturaleza de la úlcera (por ejemplo, seco, con exudación purulenta).
  • 115. RECOMENDACIONES 43. No abogamos por el uso de los antimicrobianos tópicos en el tratamiento de las heridas clínicamente infectadas. 44. No existe una terapia adyuvante que haya demostrado que mejora la resolución de la infección, pero para determinadas heridas del pie diabético que tardan en sanar, los médicos pueden considerar: el uso de bioingeniería equivalentes de piel factores de crecimiento Granulocitos factores estimulantes de colonias La oxigenoterapia hiperbárica La terapia de presión negativa de la herida.
  • 116. RESUMEN DE EVIDENCIA Los médicos deben basar la selección del apósito de acuerdo a la localización de la herida, el tamaño, y la profundidad, la cantidad de exudado, presencia de infección o necrosis, y la condición de los alrededores tejido. El objetivo es crear una herida húmeda al ambiente para promover la granulación (tejido nuevo que contiene todos los componentes celulares de la epitelización), los procesos autolíticos (que ayudan a descomponer tejidos desvitalizados), la angiogénesis (formación de nuevos vasos sanguíneos), y más rápida migración de las células epidérmicas a través de la herida base.
  • 117. RESUMEN DE EVIDENCIA La selección de apósito para heridas: Los hidrogeles: para heridas secas o necrótico y para facilitar autolisis Películas: oclusivo o semioclusivo, para humedecer secas heridas Alginatos: para secar las heridas exudativas Los hidrocoloides: para absorber el exudado y facilitar a autolisis Espumas para heridas exudativas.
  • 118. RESUMEN DE EVIDENCIA Desbridamiento consiste en extraer tejido no viable o necrótico, o material extraño de la herida, , así como el recorte de cualquier hiperqueratosis circundante (callo). Este proceso también elimina bacterias colonizadoras, ayuda en la formación de tejido de granulación y reepitelización, reduce la presión en sitios callosas, facilita la obtención de muestras adecuadas para su examen de cultivo. El objetivo es permitir la cicatrización de heridas y para eliminar una reservorio de patógenos potenciales. Los pacientes deben ser advertidos de que el sangrado es probable y que la herida aparecerá más grande después del procedimiento.
  • 119. RESUMEN DE EVIDENCIA La descarga de presión. Aliviar la presión de una herida del pie diabético (la descarga) es una parte vital del cuidado de la herida. La elección de la modalidad de la descarga debe basarse en ubicación de la herida, la presencia de cualquier PAD asociado, la presencia y gravedad de la infección, y las características físicas del paciente y su situación psicológica y social.
  • 120. RESUMEN DE EVIDENCIA El yeso de contacto total, a menudo considerado el oro " estándar "del dispositivo, redistribuye la presión del soporte de peso para acelerar la curación de una úlcera neuropática. El yeso de contacto completo sólo se debe utilizar con precaución en pacientes con enfermedad arterial periférica grave o infección activa, ya que impide ver la herida
  • 121. RESUMEN DE EVIDENCIA Después de abordar estas cuestiones, el médico deberá considerar el uso de tratamientos complementarios para promover la curación de la herida. Ninguna de estas medidas, sin embargo, ha demostrado mejorar la resolución de la infección y, además, son caros, no es universal, y puede requerir la consulta con expertos, así como los informes que apoyen su utilidad son sobre todo errónea: La terapia con oxígeno hiperbárico. Derivados de plaquetas, factores de crecimiento Granulocito, factor estimulante de colonias (GmCSF Equivalente de piel bioingeniería Presión negativa tópica
  • 122.
  • 123.
  • 124.
  • 125.