Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

Cuento dinosaurios maestra primaria solución

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Próximo SlideShare
Cuento dinosaurios
Cuento dinosaurios
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 7 Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

A los espectadores también les gustó (20)

Más de Mar Sánchez-Fortún (20)

Anuncio

Más reciente (20)

Cuento dinosaurios maestra primaria solución

  1. 1. HACE MILLONES DE AÑOS CUANDO LA TIERRA ERA MUY NUEVA Y LOS HOMBRES NO HABÍAN APARECIDO, UN PEQUEÑO PTERANODONTE SOBREVOLABA LA SELVA. DE PRONTO VIO UN HUEVO ASOMARSE EN UN NIDO Y APROVECHÓ LA AUSENCIA DE LA MAMÁ DINOSAURIOS PARA TOMARLO CON SU ENORME PICO Y LLEVÁRSELO. EN UN DESCUIDO, EL HUEVO SE LE ESCAPÓ DE ENTRE LOS DIENTES, VOLÓ VERTIGINOSAMENTE Y CAYÓ SOBRE UNOS MATORRALES.
  2. 2. ALLÍ ESTUVO UN TIEMPO SIN SER DESCUBIERTO HASTA QUE, UN DÍA, ALGUIEN HIZO FUERZA DESDE DENTRO Y ROMPIÓ LA CÁSCARA. UNA PEQUEÑA CABEZA CON GRANDES Y ARRUGADITOS OJOS APARECIÓ TEMEROSA. LE SEGUÍA UN CUELLO LARGO, LARGO, MÁS GRANDE QUE SU CUERPO: - ¡MAMÁ! – DIJO SOLLOZANDO PERO NADIE LO ESCUCHÓ.
  3. 3. CAMINÓ UNOS PASOS Y SE LE ACERCÓ UN ANIMAL ENORME, CUADRÚPEDO, CON PLACAS EN SU LOMO Y ESPINAS EN LA COLA. -¡MAMÁ! – EXCLAMÓ CON ALEGRÍA. PERO EL STEGOSAURO RESPONDIÓ: - ¿ACASO TENGO CUELLO COMO EL TUYO? – Y SIGUIÓ CAMINANDO MASTICANDO RAMAS.
  4. 4. MÁS TARDE, SIN DESANIMARSE, ESCUCHÓ UN TERRIBLE ESTRUENDO. LA TIERRA TEMBLÓ BAJO SUS PIES. SE QUEDÓ QUIETO. UN ENORME LAGARTO, HACIENDO ALARDE DE SUS DIENTES FILOSOS, LO MIRÓ CON LÁSTIMA Y EXCLAMÓ: - ¿CÓMO SE TE OCURRE QUE YO, EL GRAN TIRANOSAURIO REX, PUEDO SER TU MADRE? VETE RÁPIDO Y TE HAS SALVADO PORQUE TENGO UN BUEN DÍA.
  5. 5. UN TRICERATOPS CON CUERNOS EN SU CABEZA Y UNA CRESTA COMO EL COLLAR ALREDEDOR DEL CUELLO PRESENCIÓ, AUNQUE DE LEJOS, LA ESCENA. -¡YO NO SOY NI UN POQUITO PARECIDO A TI, PERO PUEDO AYUDARTE! CAMINARON JUNTOS HASTA LLEGAR A UN PANTANO.
  6. 6. TRAS UN ÁRBOL QUE CASI LLEGABA AL CIELO, ALLÁ BIEN ARRIBA, OBSERVARON UNA CABEZA MASTICANDO HOJAS TIERNAS. AL VER AL PEQUEÑO, A LA GRAN CRIATURA SE LE HUMEDECIERON LOS OJOS. -¡MAMÁ! – GRITÓ EL DINOSAURIO BEBÉ. LOS DOS BRACHIOSAURIOS SE UNIERON ENTRELAZANDO SUS CUELLOS: -¡MAMÁ, MAMI, MAMITA! ESTABAN JUNTOS PARA NO SEPARARSE NUNCA MÁS.

×