El nuevo orden de
los negocios: ideas,
unicornios, valles y
transformación
Selección
(2010-2015)
Marta Domínguez
El origen
unicornios
competencia
el valle
de la muerte
transformación
En 5 años de El Hilo de Innovación he
escrito 165 po...
A vosotros, mis locos y maravillosos lectores
El origen de las ideas
Definición breve de innovación
¿Qué significa innovación? Con estas veinte
palabras lo explico de forma rápida:
La innovac...
Oro parece. Innovación no es.
La palabra innovación está “gastada”.
Demasiada demagogia (políticos, ejecutivos y
empresari...
Oro parece. Innovación no es.
Innovación disruptiva. Ocurre cuando empresas,
en principio sin relación directa con las que...
Buena idea y mala idea
¿Por qué hay malas ideas que no parecen tan
funestas después de compararlas con buenas
ideas?
Un ej...
Buena idea y mala idea
Por ejemplo, una solución para pagar en
comercios usando el móvil será interesante
siempre que no o...
Buena idea y mala idea
Para los emprendedores dentro de la empresa,
los criterios son diferentes:
1. Existe un mercado gra...
Solo puedes ser una de estas tres cosas
Simplificando: la necesidad de tu startup por
despuntar con un producto o un negoc...
Unicornios
Disruptivo
Disruptivo es eso que haces que hará cambiar el
curso de la estrategia de otras empresas
(también llamado influ...
Disruptivo
El truco de la magia de la innovación disruptiva
sólo se revela a toro pasado.
De muchas de las innovaciones di...
Elige el valor, no el precio
Cuenta un profesor de economía de Barcelona
(Xavier Sala i Martí) la siguiente historia (que
...
Elige el valor, no el precio
Los padres consideran que el trato es
razonablemente justo y aceptan. El director
piensa que ...
Modelo de negocio, prueba del nueve
El modelo de negocio es quizá uno de los pocos
términos empresariales que goza de cier...
Modelo de negocio, prueba del nueve
Pero no hay que desdeñar la sabiduría que emana
del sentido común.
Según ésta, la form...
Regla de la pizza: Tamaño de mercado
Siempre habrá un resultado en el buscador web
que diga cuál es el tamaño de mercado d...
Regla de la pizza: Tamaño de mercado
Tu mercado va a ser siempre más pequeño que el
que te han hecho creer.
O lo que es lo...
Competencia
Mil millones de gustos
Desde hace algunos años soy parte de una gran
mayoría: aquellas personas que sólo compran los
perió...
Mil millones de gustos
Es el problema que siempre he tenido con la
televisión por cable. Pagas por tener acceso a más
de 4...
Mil millones de gustos
En el futuro próximo de Internet (tienen que
pasar unas generaciones) parece que el
consumidor será...
Mil millones de gustos
El problema no es cobrar en Internet, no se puede
cobrar por cosas que la gente no quiere (para
des...
Mil millones de gustos
Por ejemplo, en la industria multimedia de
contenidos:
La factura del teléfono dio acceso a los
con...
Usa el miedo
Somos nosotros los que elegimos las ideas con las
que queremos trabajar.
Hugh Mcleod (alias Gapingvoid) me ha...
Usa el miedo
Si alguna vez puedes, te animo a que observes
cómo traza sus vuelos el ágila.
Después puedes comparar tu mied...
Usa el miedo
El camino de un innovador tiene, con suerte,
abundantes momentos de incomodidad. Son la
antesala del cambio o...
Cuenta el número de competidores
Tengo una amiga que no quiere abrir ciertas
cartas porque piensa que van a ser malas noti...
Cuenta el número de competidores
Pero hay cosas que resultan muy saludables para
cualquier proyecto innovador. Creo que si...
Cuenta el número de competidores
¿Cuántos innovadores establecen un ejercicio
completo de búsqueda de competidores, para
s...
Ir con las corrientes tecnológicas. Sin morir.
Alguien lanzó en Quora esta pregunta: ¿Por qué
siempre tengo la impresión d...
Ir con las corrientes tecnológicas. Sin morir.
La respuesta contracorriente. Haz honor a Mark
Cuban, y mira donde no miran...
Ir con las corrientes tecnológicas. Sin morir.
Una. Conocer qué tecnologías puede usar en la
aplicación de soluciones, par...
Ir con las corrientes tecnológicas. Sin morir.
El ciclista sabe que va demasiado despacio si mira
a su lado y ve que otros...
El valle de la muerte
El valle de la muerte
Creo que no hay tema que más incomode a un
emprendedor que sugerirle la posibilidad de
conseguir ayu...
El valle de la muerte
Tras varios meses de actividad, la forma de la
curva de ventas cambia dramáticamente.
El primer tort...
El valle de la muerte
¿Qué hace la startup cuando suena la sirena de
alarma?
¡Marketing!
Su estrategia consistirá en dedic...
El valle de la muerte
Gastar prematuramente en marketing es un
error común a muchas startups.
Aquí, en España, y en cunas ...
El valle de la muerte
1 El producto más allá de sus características
funcionales: ¿Qué dolor de cabeza o qué ventajas
propo...
Un producto de ficción
Entre el 2000 y el 2005, mi trabajo estuvo
presidido por la máxima: “crea un producto y
encuentra l...
Un producto de ficción
Cualquier nuevo producto o servicio que toque
un novedoso negocio antes no intentado
(innovador) es...
Un producto de ficción
Crear un nuevo producto web o en el móvil es
como un hacer un puzle. Hay disponibles muchas
piezas ...
Un producto de ficción
Incluso cuando el modelo es una réplica de alguno
que funciona en otro país, hay variables como la
...
Al servicio de los clientes
Imagina que alguien pregunta “dígame, ¿en qué
puedo ayudarle?” delante de una ventanilla de
se...
Al servicio de los clientes
Por el contrario, el cliente (A) entiende: lo que
realmente quiero es un hilo de comunicación
...
Al servicio de los clientes
Malentendido número dos. Quién (A o B)
gobierna a quién (B o A).
En el método tradicional, la ...
Lo que no sabemos de pivotar
Cuenta Sarah Lacy, editora de Pandodaily:
“Critico eufemismos como “pivotar” por el hecho
de ...
Transformación
Se una startup cucaracha
En la visita de Dave McClure en Madrid (estuvo el
9 de octubre en el South Summit) conocí una
nue...
Se una startup cucaracha
Así que he buscado en inglés “cockroach startup”.
Trata de una curiosa alegoría sobre el invierno...
Se una startup cucaracha
“Eso es lo que inicialmente tú y tu startup queréis
ser.”
“En lugar de una preciosa flor, que es ...
La generación F y la empresa abierta
Gary Hamel, experto en dirección empresarial
(autor de “Competing for the future”, un...
La generación F y la empresa abierta
Hamel llega a su lista pensando cómo las
empresas pueden dar respuesta a las
expectat...
La generación F y la empresa abierta
Los recursos no se asignan, se atraen.
El poder está en compartir, no en ocultar
info...
Eternos estudiantes
Un cambio que nos ha traído la presencia de la
tecnología en nuestra sociedad, y del que se habla
poco...
Eternos estudiantes
“El modelo de empleo mismo está cambiando. Unas
generaciones atrás, un único trabajo duraba para
toda ...
Eternos estudiantes
“Necesitamos una transición de una sociedad con
una formación (aprendida) de una sola vez a una
socied...
Eternos estudiantes
Para mucha gente eso de estudiar es un verbo del
que han hecho uso en el pasado.
En la etapa formativa...
¿Quién gobierna el futuro?
Siempre que ha salido un producto rompedor (de
los que tambalean los cimientos más sólidos) soy...
¿Quién gobierna el futuro?
La tecnología, especialmente Internet, ha sido
muy buena para el desarrollo económico de
nuestr...
¿Quién gobierna el futuro?
Unas barreras que fueron concebidas (sindicatos,
licencias, oposiciones…) para crear prosperida...
Crecer e innovar al mismo tiempo
He aquí la historia: Aquel día pusiste en marcha
tu primera empresa. Hoy hay muchas soluc...
Crecer e innovar al mismo tiempo
Nos han enseñado, repetido, orientado y obligado
a asociar la acción de innovación, innov...
Crecer e innovar al mismo tiempo
Me cuesta ver la gestión de innovación como algo
puntual (¿una vez por trienio, quizá?).
...
La designpedia
Ha caído en mis manos La Designpedia (minilibro
de 243 páginas) de Juan Gasca y Rafael Zaragoza
(fundadores...
La designpedia
La designpedia
La Designpedia tiene una tabla-guía en la
contraportada con el índice de las ochenta
herramientas.
Aparecen...
Créditos
Foto introducción: “Vengan de a uno”. Cortesía de Madanelu, cc, Flickr, https://www.flickr.com/photos/madanelu/76...
¡Gracias!
Marta Domínguezes
consultora de estrategia, asesora de
startups, pensadora y profesora de
innovación. Evita usar...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El nuevo orden de los negocios ideas, unicornios, valles y transformación

2.650 visualizaciones

Publicado el

22 hechos que descubren el nuevo orden de los negocios digitales. Cada situación destaca algo importante, una oportunidad o un riesgo, para el futuro de tu empresa. Esta es una selección especial 5 AÑOS del blog El Hilo de Innovación. He hecho una cuidada selección de 22 relatos, uno por cada aspecto señalado. Es una invitación a leer los acontecimientos que más han marcado el nuevo orden de los negocios.

Publicado en: Internet
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.650
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.638
Acciones
Compartido
0
Descargas
12
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El nuevo orden de los negocios ideas, unicornios, valles y transformación

  1. 1. El nuevo orden de los negocios: ideas, unicornios, valles y transformación Selección (2010-2015) Marta Domínguez
  2. 2. El origen unicornios competencia el valle de la muerte transformación En 5 años de El Hilo de Innovación he escrito 165 post. Historias y lecciones inspiradas en mi profesión. He escrito también sobre nuevas aportaciones para entender el progreso, Internet y la innovación digital. Incluídas sobre algunas de las personas que me han hecho ver más lejos. Marta Domínguez @marta_dominguez El Hilo de Innovación 2010-2015
  3. 3. A vosotros, mis locos y maravillosos lectores
  4. 4. El origen de las ideas
  5. 5. Definición breve de innovación ¿Qué significa innovación? Con estas veinte palabras lo explico de forma rápida: La innovación es la explotación comercial de una nueva idea. La idea por sí sola no es innovación, sólo creatividad. Siempre guardo en la recámara otras cincuenta palabras. A modo de epílogo: ¿Cuándo es nueva una idea? (Solo) si supone algún tipo de avance para el consumidor. Algunas veces será un avance técnico (la banda ancha, Internet, los smartphones). Otras formas no son técnicas. Por ejemplo el cambio en la distribución o el low cost. Leer post original
  6. 6. Oro parece. Innovación no es. La palabra innovación está “gastada”. Demasiada demagogia (políticos, ejecutivos y empresarios) y un sinfín de proyectos vacíos. Hoy en día pareciera que innovar fuera tan simple como estrenar una camisa: un buen día te levantas; paso dos, eres un innovador. Que muchos emprendedores de Internet y startups utilicen herramientas ágiles para salir de la oficina y preguntar al cliente ha hecho la innovación algo incluso más atractivo. Da igual innovación a nivel de los procesos, producto o el modelo de negocio. Que el estímulo para innovar sea la tecnología, el cliente o la competencia. La innovación significa trabajar y crear resultados con una mentalidad concreta y diferente: Hay que sacar la cabeza por encima del bosque. Como las jirafas. Pensar sin restricciones (del mercado o la cartera actual de clientes). Hay momentos excepcionales:
  7. 7. Oro parece. Innovación no es. Innovación disruptiva. Ocurre cuando empresas, en principio sin relación directa con las que he llamado jirafas, reciben un fuerte empujón que las hace emerger del bosque. Es el caso de Internet, las pantallas de la gama de productos móviles de Apple, la web 2.0 y tantas otras. No hay que olvidar las falsas apariencias. Muchas empresas llaman innovación a lo que son únicamente mejoras de producto. O tener simplemente “un buen producto”. Leer post original
  8. 8. Buena idea y mala idea ¿Por qué hay malas ideas que no parecen tan funestas después de compararlas con buenas ideas? Un ejemplo: un buscador automático de Internet que no sólo almacena los perfiles de candidatos a ofertas laborales sino que es capaz de averiguar, de forma científica, qué profesionales tienen la experiencia y habilidades demostradas para el puesto. Esta situación es muy común. Buscar ideas innovadoras buenas para nuestro negocio implica una acción de descarte. En el largo proceso de brainstorming vamos a quedarnos con unas ideas y desecharemos otras. Las “malas”. He aquí tres maneras de seleccionar ideas: Por sus atributos higiénicos. Toda buena idea cumple estas cuatro reglas básicas: 1. Que resuelva un problema. 2. Que sea aplicable. 3. Que sea relevante. 4. Que sea entregable.
  9. 9. Buena idea y mala idea Por ejemplo, una solución para pagar en comercios usando el móvil será interesante siempre que no obligue al consumidor a hacer las mismas gestiones, o pagar más comisiones, de una oficina bancaria. Pero que una idea resuelva un problema, sea aplicable, relevante y entregable no es condición suficiente para hacerla la favorita de nuestra lista. Y es que esta calificación provisional, a buen seguro, sufrirá cambios en función de quién realiza la selección. Los emprendedores de su propio negocio contemplan ideas con las siguientes características: 1. Original y novedosa. 2. Tecnológicamente avanzada. Un ejemplo es la tendencia SoLoMo [SocialLocalMobile] 3. Rentable o sostenible en el tiempo.
  10. 10. Buena idea y mala idea Para los emprendedores dentro de la empresa, los criterios son diferentes: 1. Existe un mercado grande que la demanda. 2. Hay un margen apetitoso. 3. Se ha probado con clientes. Finalmente hay otro factor, para mí el más importante, que poco tiene que ver con lo tangible. Aquello de lo que está hecho un emprendedor. Esa mezcla de carácter, intuición e inteligencia tan difícil de explicar. Leer post original Este corto animado que he encontrado en Internet resume de forma muy elocuente lo que acabo de decir.
  11. 11. Solo puedes ser una de estas tres cosas Simplificando: la necesidad de tu startup por despuntar con un producto o un negocio innovador significa que, Mejor Más fácil Más asequible O dicho de otro modo, solo puedes: Cambiar o adaptar lo que no funciona (marco 1) Hacer las cosas más fáciles para el cliente (marco 2) Hacer las cosas más asequibles para el cliente (marco 3) Leer post original
  12. 12. Unicornios
  13. 13. Disruptivo Disruptivo es eso que haces que hará cambiar el curso de la estrategia de otras empresas (también llamado influir en el mercado) Las gafas de Google, las impresoras 3D y el “big data”, por ejemplo, son tecnologías originales y probablemente valiosas pero, hoy por hoy, son sólo ideas, no innovaciones comercializadas. Es bastante viable que algunas de ellas, en dos o cinco años, llegue a crear una nueva industria. En el camino esa tecnología, hoy original, acabará poniendo patas arriba una o varias industrias maduras, que pasarán a ser las perdedoras. Leer post original
  14. 14. Disruptivo El truco de la magia de la innovación disruptiva sólo se revela a toro pasado. De muchas de las innovaciones disruptivas somos testigos sin ser conscientes. Puedes pensar, por ejemplo, en algunos cambios que han ocurrido en los últimos ocho o diez años de tu vida: La forma en la que retratas tus recuerdos. La irrupción del smartphone como elemento portátil con cámara frente a las cámaras digitales específicas como Kodak. La manera en la que accedes a la oficina. La influencia del iPhone frente a los servicios que usabas con aparatos como Blackberry. La manera en la que viajas. El low cost aplicado a las aerolíneas como Ryanair versus el transporte de viajeros de largo y medio recorrido en Iberia. O la forma en la que disfrutas de la música que te gusta. La irrupción del iPod en la industria de los Discman y fabricantes como Sony. Leer post original
  15. 15. Elige el valor, no el precio Cuenta un profesor de economía de Barcelona (Xavier Sala i Martí) la siguiente historia (que reproduzco de forma aproximada con mis propias palabras): Todos los días unos padres van a recoger a sus chicos a la salida del colegio. La hora en la que los chicos finalizan sus clases es siempre la misma. Si el padre o la madre del niño no han llegado, su niño o niña deben esperarles. El caso es que la mayoría de los padres llega siempre tarde. Algunos incluso mucho tiempo después de la hora de cierre. Después de sopesar este problema, el director del colegio decide comunicar a los padres y a las madres un nuevo procedimiento. A partir de este momento, cada media hora de retraso adicional sobre el horario previsto tendrá una penalización económica: los padres del niño deberán abonar 10 €. Por una hora 20 €. O la parte proporcional que corresponda a la unidad de media hora.
  16. 16. Elige el valor, no el precio Los padres consideran que el trato es razonablemente justo y aceptan. El director piensa que de esa manera conseguirá imponer una disciplina en el horario de los padres. Está plenamente convencido de ello. A la siguiente semana entra en vigor el nuevo acuerdo. Paradójicamente, los padres siguen acudiendo a buscar a sus hijos fuera del horario. De hecho, el director se ha dado cuenta que ahora los padres no sólo llegan tarde al colegio, sino que llegan muchísimo más tarde. Antes cuando llegaban tarde por el tráfico o por salir tarde del trabajo acudían al colegio sintiéndose culpables; y por eso cada día intentaban (sin éxito) enmendarse. Ahora con la multa sienten que han sido eximidos del sentimiento de culpa. No tienen reparo en abonar los tramos de 10 € que hagan falta. La tranquilidad de no tener que llegar 1) con la lengua fuera y 2) pidiendo disculpas tiene más valor. Uso este relato cuando tengo dudas sobre si el precio de un producto es elevado. Leer post original
  17. 17. Modelo de negocio, prueba del nueve El modelo de negocio es quizá uno de los pocos términos empresariales que goza de cierta popularidad entre la gente que no ha realizado un MBA. Se relaciona con: Dar respuesta a un problema o necesidad. Tener clientes. Generar ingresos. Ser escalable. Una demanda con recorrido. Leer post original
  18. 18. Modelo de negocio, prueba del nueve Pero no hay que desdeñar la sabiduría que emana del sentido común. Según ésta, la forma más sucinta de modelo de negocio es la que lleva agua al desierto. Párate y piensa en este aforismo un momento. Dice que, el modelo de negocio: Leer post original Pone donde no había. Resuelve una situación. Tapa una necesidad trascendente. Crea un valor. Genera una acogida positiva. Admite contraprestación dineraria. Admite consumo repetitivo Lo dije. Puro sentido común.
  19. 19. Regla de la pizza: Tamaño de mercado Siempre habrá un resultado en el buscador web que diga cuál es el tamaño de mercado de este o ese sector. También si el sector es incierto, novedoso o está relacionado con las cambiantes tecnologías. Lo uso como una herramienta para detectar tendencias. Pero considero poco fiables estos resultados si quiero dar la mejor respuesta a una empresa con una innovación o un producto concretos. El motivo es lo que llamo la regla de la pizza: Leer post original
  20. 20. Regla de la pizza: Tamaño de mercado Tu mercado va a ser siempre más pequeño que el que te han hecho creer. O lo que es lo mismo: la pizza grande no es la que te llega a casa. Debes calcular tu mercado potencial. Un buen método es éste: Identifica uno o varios elementos que mejor describan la demanda y aplica ratios de forma sucesiva. La mayor complejidad radica en encontrar valores para algunas estadísticas. Pero eso se puede solucionar. Leer post original
  21. 21. Competencia
  22. 22. Mil millones de gustos Desde hace algunos años soy parte de una gran mayoría: aquellas personas que sólo compran los periódicos en el kiosco los domingos. Cada cierto tiempo recibo una llamada del departamento de promociones del periódico. Me preguntan qué días de la semana leo el periódico y así ofrecerme una oferta especial de subscripción. Cuento lo de los domingos y la amable telefonista me contesta: "¡Claro! El resto de la semana no tiene tiempo, ¿verdad?" Lo cierto es que de lunes a viernes leo los artículos en otras fuentes. En diarios digitales locales e internacionales, en el agregador de netvibes o Yahoo, en las sugerencias que me llegan de mi red de followers en Twitter y Facebook; además leo los periódicos gratuitos en el metro. En efecto: no tengo tiempo. Y sin embargo me gusta ir al kiosco. Pagar por cosas que nos gustan es algo que está bien. Lo que no es tan buena idea es pagar por cosas que no se quieren.
  23. 23. Mil millones de gustos Es el problema que siempre he tenido con la televisión por cable. Pagas por tener acceso a más de 40 canales aunque solo uses el cable para alguna de estas tres eventualidades: a) la última serie de autor americana (Los Soprano, The Wire, Perdidos); b) el canal infantil para los niños; o c) el fútbol. Contextos de escasez en los que las empresas y los negocios se mueven tan bien. El consumidor paga por cosas que no le gusta (como la cuota del cable). Pero esto cambia en el contexto de abundancia en Internet: ¿Por qué pagar por cosas (que sí nos gustan: el periódico entre semana) pero que podemos conseguir de otro modo?
  24. 24. Mil millones de gustos En el futuro próximo de Internet (tienen que pasar unas generaciones) parece que el consumidor será un mecenas o patrocinador. Lo vaticina Joichi Ito, un emprendedor de Internet vinculado a Creative Commons, la organización desde la que lucha para reducir las barreras a la creatividad en la Red. Según Joichi, el cliente elegirá lo que paga en la Red. Lo que tenemos ahora en el escenario de cobro es el otro extremo. Eso significa que hay que tener mucho cuidado con dónde cobras y por qué cobras. Joichi lo tiene muy claro. Buenas ideas: Incluir los cobros en la cuenta del teléfono o promover maneras de cobro indirecto como la publicidad. Malas ideas: hacer que alguien pague por leer un artículo y tratar al cliente en Internet como un criminal (respecto a la propiedad).
  25. 25. Mil millones de gustos El problema no es cobrar en Internet, no se puede cobrar por cosas que la gente no quiere (para desánimo de las compañías del cable) en el contexto de abundancia de Internet. Hagamos números rápidamente. Hay 6.000 millones de habitantes*, unos 3.000 millones tienen teléfono móvil y otros 1.000 millones se pueden conectar a Internet. ¿Se trata de saber qué quieren todos y cada uno de los 1.000 millones? Bastante complicado de averiguar. Sin embargo es un planteamiento muy eficaz para las empresas, ya que ayuda a pensar también en el consumidor (no sólo en el producto). El modelo mecenas que aventura Joichi es parte de la evolución. En términos prácticos significa algo muy interesante: los consumidores veremos muchas soluciones intermedias, que serán fundamentales para lo que es, y puede llegar a ser, la revolución digital. * En septiembre de 2011 había 6.000 millones de habitantes. En 2015 sobrepasamos los 7.000 millones. Y los mil millones conectados a Internet se acercan a los 2.000 millones, pero he mantenido el título original del post, porque cuando leas esto la cifra seguramente habrá aumentado. El problema de plantear un precio satisfactorio al consumidor no habrá cambiado..
  26. 26. Mil millones de gustos Por ejemplo, en la industria multimedia de contenidos: La factura del teléfono dio acceso a los contenidos que el cliente paga en las tiendas de aplicaciones de su smartphone. Posteriormente Apple puso de moda las tabletas y se usó un sistema similar: la compra del dispositivo móvil se asociaba a la contratación de un plan telefónico. El siguiente paso obvio* es la independencia entre dispositivo y conexión. ¿Por qué contratar un plan telefónico si lo que quiero es consumir películas o música de mi servicio en la nube y ya dispongo de acceso (con un proveedor de Internet o vía Wifi)? ¿Por qué el cliente no puede disfrutar de su tableta como lo haría con una consola, es decir, elegir el contenido y pagar por él? * Algunas operadoras móviles lo hacen ya. Aunque siempre tienes la sensación de que pagas más de lo que quisieras. Leer post original
  27. 27. Usa el miedo Somos nosotros los que elegimos las ideas con las que queremos trabajar. Hugh Mcleod (alias Gapingvoid) me ha recordado una de las imágenes que más incide en nuestro comportamiento: la tensión entre la urgencia por la innovación y el miedo a hacerlo. No es la primera vez que escribo del miedo frente a la innovación. Creo que el miedo es bueno para crear un negocio. El miedo ayuda a incluir planes para todas esas nuevas “primeras veces” de tu empresa: tareas y proyectos para ver crecer tu empresa. La clave está en medir nuestra exposición al miedo.
  28. 28. Usa el miedo Si alguna vez puedes, te animo a que observes cómo traza sus vuelos el ágila. Después puedes comparar tu miedo con las sensaciones que produce descubrir lo que ve el ágila durante uno de estos vuelos. Tu perspectiva del miedo cambiará.
  29. 29. Usa el miedo El camino de un innovador tiene, con suerte, abundantes momentos de incomodidad. Son la antesala del cambio o la transformación que llega después. Avistados por ojos ajenos (de espectador que contempla el vuelo del ágila) esos instantes se asemejan mucho a los de la caída libre. Sin red. Pero lo que pasa por la cabeza del piloto del vuelo (el ágila-emprendedor) es muy distinto: La adrenalina y el miedo asumen su parte en la ejecución del plan a tomar; mientras, otros extraños mecanismos se ocupan de combinar de forma adecuada las decisiones irracionales con las racionales. Lo más fascinante es que todo esto ocurre bajo un plano de riesgos más o menos controlados. Esa es la forma correcta de usar el miedo para innovar. Leer post original
  30. 30. Cuenta el número de competidores Tengo una amiga que no quiere abrir ciertas cartas porque piensa que van a ser malas noticias (una factura pendiente, un requerimiento de hacienda…). Es como la negativa y el recelo de muchos emprendedores por investigar (si existe) competencia a sus ideas innovadoras. Mejor no mirar, encontrar algo significa que alguien se ha adelantado con la idea. Que ya no tengo algo innovador. Y eso, en definitiva, son malas noticias. Justificantes para ignorar la competencia: 1. Tengo un ACTIVO difícil de igualar: mi producto lo usan millones de usuarios. 2. No somos un “follower” más. Nuestra propuesta es ABSOLUTAMENTE diferencial. 3. ¿Competidores? NO en MI SEGMENTO. 4. Es una PÉRDIDA de TIEMPO. Es mejor salir al mercado e “iterar”. 5. Conocer la competencia puede DISTRAERNOS y confundirnos.
  31. 31. Cuenta el número de competidores Pero hay cosas que resultan muy saludables para cualquier proyecto innovador. Creo que si se hicieran más a menudo los emprendedores conocerían mejor el tipo de terreno que pisan. ¿Cuántos innovadores realizan búsquedas de otros negocios similares que fracasaron, para identificar qué clase de VARIABLES son las más relevantes? Pongamos el caso de un negocio de comida a domicilio por Internet. ¿Sabemos cuántos negocios similares han surgido y se han cerrado? ¿De qué “enfermedad” han muerto? ¿Qué vamos a hacer para vacunarnos?
  32. 32. Cuenta el número de competidores ¿Cuántos innovadores establecen un ejercicio completo de búsqueda de competidores, para saber si su crecimiento es lento o rápido, qué tipo de marketing utilizan, y cuál es la DIFERENCIA que aportan con sus proyectos? Por ejemplo, usando Google y Techcrunch como herramientas se puede obtener la información con la que confeccionar una tabla con los datos más relevantes. Me ha gustado mucho la que propone Brian Shirkia en su blog. ¿Cuántos innovadores amplían el rango de acción de potenciales competidores a otros negocios, con los que quizá no compiten en segmento de mercado, que sin embargo COMPITEN en la generación de FACTURACIÓN, para entender mejor el tipo de impacto de su producto en el mercado? Recomiendo leer este post porque lo explica muy bien. Así están los competidores que hacen lo mismo que tú por el cliente. Y por otro lado los competidores que dando un servicio diferente se disputan la facturación de tus clientes. Leer post original
  33. 33. Ir con las corrientes tecnológicas. Sin morir. Alguien lanzó en Quora esta pregunta: ¿Por qué siempre tengo la impresión de que llego demasiado tarde a todas las tendencias seguidas por las startups? Se refería a distintas olas tecnológicas. Se mencionaban algunas: los pagos móviles, los cupones (daily deals en inglés), las compras de oportunidad (flash and private sales, en inglés), el consumo colaborativo, etc. Me he fijado en las respuestas. Parece que "lo normal" es seguir alguna de estas tres vías: La respuesta académica. Debes seguir lo que dicen los inversores, las startups y los periodistas tecnológicos. Haz una visita a los grandes centros de investigación, es decir, a los que tienen Apple, Microsoft e IBM. Pásate por universidades, como la de Stanford… En resumen: haz listas con los personajes más relevantes en los negocios digitales, y ¡síguelos a todos!
  34. 34. Ir con las corrientes tecnológicas. Sin morir. La respuesta contracorriente. Haz honor a Mark Cuban, y mira donde no miran los demás. No busques la tecnología más novedosa, sino observar los problemas que requieren de una solución; las necesidades pendientes de resolver. La respuesta consolación. No ser el primero con una tecnología no significa nada. Hay una larga lista de empresas que han tenido éxito, pese a no ser los primeros. Llegaron tarde, pero lo hicieron mejor. Ahí están, por ejemplo: Facebook (redes sociales), Google (búsquedas), Apple (teléfonos móviles, portátiles y MP3), Ford (automóviles), Boing (aviones), Quora (páginas de preguntas y respuestas) y Tumblr (redes de blogs). Si me preguntas a mí, creo que la tecnología es importante. Pero, creo que las tendencias tecnológicas son menos importantes. Para mí hay dos cosas, que no deben faltar, en el conjunto de piezas en las que el (llamémosle) innovador debe de ponerse de acuerdo junto con su equipo.
  35. 35. Ir con las corrientes tecnológicas. Sin morir. Una. Conocer qué tecnologías puede usar en la aplicación de soluciones, para su negocio y segmento de mercado. Dos. Los elementos que ha extraído del mercado (y que sólo un conocimiento profundo puede aportarle). Saber de consumo colaborativo, impresión de productos en 3D o big data, sirve de poco. Cruzar ese conocimiento sobre tendencias tecnológicas con la forma en la que opera tu mercado -qué precisan los clientes, dónde está el valor, o los beneficios de aquellos-, es lo verdaderamente útil.
  36. 36. Ir con las corrientes tecnológicas. Sin morir. El ciclista sabe que va demasiado despacio si mira a su lado y ve que otros le siguen. Pero, a veces, el ciclista se equivoca de carretera. Ser el primero no siempre significa que estás en el camino correcto. Leer post original
  37. 37. El valle de la muerte
  38. 38. El valle de la muerte Creo que no hay tema que más incomode a un emprendedor que sugerirle la posibilidad de conseguir ayuda para su producto y modelo de negocio. Desviará la mirada; después, como para cubrir el momento de desconcierto, dirá: “Eso ya lo hemos pensado. Es decir… mi socio y yo conocemos muy bien nuestra idea”. No importa cuál sea la idea de negocio. Ya sea un software de gestión empresarial o una red social para conectar intereses comunes, lo que este emprendedor tiene en la cabeza es esta curva de ventas lineal y ascendente, para los dos o tres próximos años.
  39. 39. El valle de la muerte Tras varios meses de actividad, la forma de la curva de ventas cambia dramáticamente. El primer tortazo se lo da la realidad en el morro. Y en el intervalo de meses (el proyecto es tan endeble que apenas cumple meses ¡y no años!) la curva de ventas aparece con bastantes magulladuras. El momento más amable de una startup es el arranque. Por aquello de la novedad y el apoyo incondicional de nuestros círculos próximos. Estos nos pueden ayudar, por ejemplo, a que el grito llegue a unos pocos de esos locos que son los pruébalo-todo. Pero lo normal es que entre los 19 y 22 meses (esta frontera puede variar, por ejemplo según el tipo de negocio o la financiación) se produzca una caída varios semestres seguidos. E incluso, una línea plana estancada. Se conoce como “el valle de la muerte”.
  40. 40. El valle de la muerte ¿Qué hace la startup cuando suena la sirena de alarma? ¡Marketing! Su estrategia consistirá en dedicar (muchos) euros a llegar a más clientes. Sin embargo, aunque es capaz de difundir su proyecto entre más personas (en comparación con su círculo cercano), el paso para conseguir más usuarios o clientes sigue siendo un abismo infranqueable. Por tanto, la startup continúa en el valle de la muerte. Lo que le ocurre a la startup es lo mismo que le pasa al guión de una serie de televisión o a la trama de un libro. Hay guiones que se agotan porque están tan mal construidos que no hay creativo (por muy capaz que sea) que haga ganar audiencia. Además estos guiones lo tienen ciertamente difícil para mantener la audiencia del día 1. Los pocos consumidores que han probado no han encontrado elementos en el producto que les retengan.
  41. 41. El valle de la muerte Gastar prematuramente en marketing es un error común a muchas startups. Aquí, en España, y en cunas de la innovación tecnológica como Silicon Valley. Para salir del valle de la muerte, las tareas más importantes que el emprendedor puede hacer hay que buscarlas en un área diferente: en la construcción del área de producto y modelo de negocio. Es la diferencia entre tener un producto mínimo que enseñar o crecer con un producto o servicio que la gente usa y que proporciona fuentes de ingresos. Cuatro tareas fundamentales (el gasto de la startup en ellas estará plenamente justificado):
  42. 42. El valle de la muerte 1 El producto más allá de sus características funcionales: ¿Qué dolor de cabeza o qué ventajas proporciona a los futuros usuarios? 2 Los segmentos de clientes más allá de los usuarios: ¿Quién es tu cliente y por qué? ¿Tienes uno o varios segmentos de clientes? ¿En qué contextos es cada segmento tu cliente? 3 La economía de lo canales de distribución más allá de una lista al tuntún. ¿Qué complejidad tiene cada opción? ¿Qué riesgos? ¿Qué márgenes? 4 Modelo de ingresos: ¿qué planes de precios? El gratis no es un modelo de negocio por sí mismo. Para que lo sea debe combinarse con otros modelos: como el freemium, la subvención con otros productos (ejemplo, el regalo de una cubertería con el periódico), la suscripción… Leer post original
  43. 43. Un producto de ficción Entre el 2000 y el 2005, mi trabajo estuvo presidido por la máxima: “crea un producto y encuentra la demanda después”. Desarrollaba entonces productos tecnológicos muy complejos. Los proyectos que realicé tenían tres características principales: alguna tecnología altamente disruptiva, una oferta novedosa pero muy escasa, y hábitos de consumo más globales, a los que, quizá por primera vez en la historia, podían tener acceso muchas personas. Hoy en día, casi todos los productos y negocios que puede imaginar una empresa en Internet y el móvil, dependen de sistemas de información potentes. El escenario ha cambiado mucho respecto al periodo 2000-2005. Ahora, por ejemplo, existen muchas tecnologías de base. Están las plataformas en la nube, las redes sociales, los sistemas de pago con alcance casi universal y las plataformas de comercio móvil. La segunda característica es una oferta de productos y servicios MUY abundante.
  44. 44. Un producto de ficción Cualquier nuevo producto o servicio que toque un novedoso negocio antes no intentado (innovador) es una ficción. Es algo parecido a decir que está en beta (herencia de los proyectos de software). Pero hablar de “proyectos ficción” (leí el término en un libro de Lisa Gansky) tiene connotaciones de mayor impacto.
  45. 45. Un producto de ficción Crear un nuevo producto web o en el móvil es como un hacer un puzle. Hay disponibles muchas piezas tecnológicas, pero lo más importante es el trabajo (nada despreciable) para integrar las piezas en una manera en la que el resultado de beneficios. Entre las cosas a averiguar: ¿Es éste el producto que los clientes quieren? ¿Existe negocio, de verdad, en el mercado que había previsto? ¿Qué se va a pagar por el producto y cómo? ¿Me han dado los primeros clientes pistas de segmentos nuevos? ¿Cómo voy a mantener mis primeros clientes mientras que crezco y capto nuevos clientes? ¿Qué tipo de partners pueden influir en el crecimiento de mi mercado?
  46. 46. Un producto de ficción Incluso cuando el modelo es una réplica de alguno que funciona en otro país, hay variables como la demografía, la geografía, el ecosistema económico, y muchas otras, que puede ser necesario ajustar hasta dar con un producto o servicio que funcione. En definitiva: hay dos formas de llevar a tierra un concepto, de transformar la ficción en hechos reales, que también son válidas para escalar un prototipo que llegue a convertirse en una empresa que de dinero. La primera. Resolver el puzle usando el desarrollo de negocio y el desarrollo de productos. La segunda. La estrategia del bestseller, que consiste en lanzar muchos proyectos al mercado (con costes contenidos) en la confianza de que alguno de ellos tendrá éxito. Pero cuidado. La estrategia del bestseller es la estrategia del espagueti. Cuando se tiran los espaguetis (proyectos) a la pared, a ver cuál de ellos se queda pegado, lo que resulta puede ser bastante pringoso… Leer post original
  47. 47. Al servicio de los clientes Imagina que alguien pregunta “dígame, ¿en qué puedo ayudarle?” delante de una ventanilla de servicio al cliente. Fuera está A y enfrente tiene a B. A y B entienden la citada cuestión de forma distinta. La empresa (B) piensa: he invertido en crear el sistema más eficiente para atender el mayor número de clientes. Lo he hecho con el menor coste posible. Tengo procesos automáticos, atiendo llamadas telefónicas de forma automática, máquinas que agilizan las consultas y equipos alineados específicamente formados, que reciben un variable por los objetivos conseguidos.
  48. 48. Al servicio de los clientes Por el contrario, el cliente (A) entiende: lo que realmente quiero es un hilo de comunicación directo. Entre alguien que resuelva mi problema y YO. La cadena de desencuentros sigue cuando se añade el método social. Por ejemplo, el empleo de Twitter como canal de atención. Hay dos expertos en esta materia de los que he aprendido mucho. Y no hablo únicamente de la materia referida a los canales sociales, sino de comprender en qué consiste realmente el servicio al cliente. Un ejemplo de esto es el post de Brian Solis, una introducción –no exenta de inteligente ironía– , para el libro de Frank Eliason (los trabajos y blogs de Brian y Frank son realmente interesantes y recomendables).
  49. 49. Al servicio de los clientes Malentendido número dos. Quién (A o B) gobierna a quién (B o A). En el método tradicional, la empresa busca poder decir que ha resuelto un problema a un cliente concreto. Así podrá incorporarlo como testimonio que atraiga a clientes potenciales. En el método social, la idea es que Twitter y otras web sociales sirvan para recoger experiencias, de modo que el futuro cliente dará al cajetín de búsqueda y éste le mostrará como resultado un conjunto de testimonios previos. En resumen, cambia la forma de manejar el lenguaje de forma considerable: antes, el cliente al servicio de la empresa; y ahora, la empresa al servicio del cliente. Yo misma he acudido a Twitter para vocear algún problema con cierta empresa que se empeña en querer captarme como cliente... El motivo de hacerlo así (en mi caso, y opino que en la mayoría) no tiene que ver con buscar una solución en privado, cuya derrota asumo sin más, sino con obtener satisfacción pública y, por qué no, cierta conmiseración en las almas que habitan la Red. Leer post original
  50. 50. Lo que no sabemos de pivotar Cuenta Sarah Lacy, editora de Pandodaily: “Critico eufemismos como “pivotar” por el hecho de que muy pocos líderes (de startups) son capaces de reconocer los errores y decir que lo sienten”. Esta es una apreciación con la que estoy muy de acuerdo. Cuando alguien cambia de rumbo la idea de su negocio, se le crucifica primero y se le escucha después. Por eso me ha gustado la honestidad de Angel María con dos de sus proyectos (aquí y aquí). Tomar decisiones no es algo de tontos. Dudar tampoco. Exige mucho coraje. Leer post original
  51. 51. Transformación
  52. 52. Se una startup cucaracha En la visita de Dave McClure en Madrid (estuvo el 9 de octubre en el South Summit) conocí una nueva definición de éxito de startup, escuché las similitudes de ciertos modelos de aceleración con el juego de la ruleta; y oí por primera vez usar la palabra “cucaracha” con startups. Si, cucaracha. La verdad es que no me paré en el término entonces. Cuando alguien te cuenta que después de la era dotcom las empresas de nueva creación en Internet son “lean”, pequeñas y “cucarachas” y además tienen acceso más amplio a fuentes de capital, lo que te llega es que ahora las startups son llanamente más ágiles de lo que eran antes. [Sólo los que nacimos bastante antes del año 1997 tenemos los años dotcom como referencia temporal de grandes cambios: i.e. hablamos del antes y el después.]
  53. 53. Se una startup cucaracha Así que he buscado en inglés “cockroach startup”. Trata de una curiosa alegoría sobre el invierno y la guerra nuclear (en Europa preferimos analogías con menos dramatismo). Paul Graham (YCombinator) ya hablaba de ella en 2007: “Aparentemente, los animales que más posibilidades tienen de sobrevivir una guerra nuclear son las cucarachas, porque es realmente difícil acabar con ellas”, dice Graham.
  54. 54. Se una startup cucaracha “Eso es lo que inicialmente tú y tu startup queréis ser.” “En lugar de una preciosa flor, que es tan frágil que necesita proteger el tallo en un tubo de plástico para sobrevivir, es mucho mejor ser pequeña, fea e indestructible”. Lo aconseja Graham (la traducción es mía, el sentido apocalíptico del autor). Dos cifras de Dave McClure que me apunté. La primera. Hay 2-3 mil millones de personas del planeta a los que tu startup puede llegar con una sencilla app móvil. La segunda. Aunque sea más fácil que nunca poner en marcha una startup: EL ÉXITO SOLO OCURRE EL 5% DEL TIEMPO. EL 15% EN CASOS MUY ESPECIALES. El porcentaje de éxito dice bastante claro lo que una startup y un inversor pueden esperar de un proceso de aceleración... Leer post original
  55. 55. La generación F y la empresa abierta Gary Hamel, experto en dirección empresarial (autor de “Competing for the future”, uno de los libros referentes del siglo XX) escribía un interesante artículo titulado "The Facebook generation vs. The Fortune 500”. En él hace una magnífica transcripción de la vida online en doce puntos para compararlos con las prácticas organizativas de las grandes compañías. Lo cual creo que constituye una interesante lista de aspectos para definir lo que se considera una organización abierta.
  56. 56. La generación F y la empresa abierta Hamel llega a su lista pensando cómo las empresas pueden dar respuesta a las expectativas de empleados que en su vida personal son duchos en Web 2.0 (los bautiza como “generación F”, por Facebook) y que serán parte importante del mercado laboral en el futuro. Resumo a continuación las doce características del catálogo de Hamel: Todas las ideas compiten en igualdad de condiciones. Las contribuciones cuentas más que las credenciales. Las jerarquías son naturales, no pre-escritas. Los líderes sirven pero no presiden. Las tareas se escogen, no se asignan. Los grupos se autodefinen y se auto-organizan.
  57. 57. La generación F y la empresa abierta Los recursos no se asignan, se atraen. El poder está en compartir, no en ocultar información. Las opiniones y las decisiones son revisadas de forma recíproca. Los usuarios pueden vetar las políticas. La recompensa es intrínseca. Los hackers son héroes. De todas ellas, las más alejadas del fin empresarial de todo negocio son las que se refieren a la libertad para realizar solo tareas atractivas, en detrimento de aquellas que lo son menos (puntos 5 y 6). ¿Podría funcionar una empresa que instaurara esta especie de “anarquía de tareas”? Probablemente no. Exceptuando esta idea, el resto del catálogo define algo muy útil a nivel empresarial. La economía abierta. Leer post original
  58. 58. Eternos estudiantes Un cambio que nos ha traído la presencia de la tecnología en nuestra sociedad, y del que se habla poco, tiene que ver con nuestra relación con la vida de estudiante y los adultos. Una de las personas que antes lo ha visto claro es Sebastian Thrun (ex Google, proyectos coche autónomo y Google Glass). Cuenta Thrun esta visión del “aprendizaje durante toda la vida” (la traducción y la negrita son mías): Cuenta Thrun esta visión del “aprendizaje durante toda la vida” (la traducción y la negrita son mías):
  59. 59. Eternos estudiantes “El modelo de empleo mismo está cambiando. Unas generaciones atrás, un único trabajo duraba para toda la vida. En 2012, la duración media de un trabajo es apenas 4,6 años (estadísticas de US Bureau of Labor Statistics). Estos cambios son sólo el principio. Startups tecnológicas como Airbnb, Lyft y Uber usan modelos de empleo con personas freelance para disrrumpir las industrias de alojamiento, transporte y tantas otras. El resultado es que los trabajadores están bajo una presión cada vez más creciente para mantener su formación y habilidades actualizadas. Esto también tiene unas implicaciones enormes en lo que respecta a las necesidades educativas de la población global (…)
  60. 60. Eternos estudiantes “Necesitamos una transición de una sociedad con una formación (aprendida) de una sola vez a una sociedad con una formación (que se extiende) durante toda la vida. Como educadores, deberíamos dejar la lucha contra los nuevos medios de comunicación y en su lugar empezar a usarlas para ofrecer nuevas formas de educación (…)” “Por último, necesitamos créditos reconocidos que funcionen tanto para los empleadores como para los futuros empleados. Necesitamos el equivalente moderno del grado universitario tradicional, uno diseñado para gente que se haya en la vida laboral y que deben actualizar su conocimiento y habilidades cada pocos años si quieren continuar su carrera profesional.”
  61. 61. Eternos estudiantes Para mucha gente eso de estudiar es un verbo del que han hecho uso en el pasado. En la etapa formativa, universitaria o profesional, que les permitió iniciar su primer trabajo. En una empresa ya no era tan importante. De hecho, se podía seguir una carrera profesional más o menos trazada. Entonces una empresa tenía un producto estrella que seguía siendo el mismo con los años. El mercado era más o menos predecible. También el trabajo. La tecnología, y más exactamente Internet, han dado la vuelta a todo. ¿De qué sirve lo que estudió para los trabajos que puede encontrar en esta sociedad hiperconectada e hiperautomatizada? De poco. Ahora necesitamos formación de más temas, más veces. Se podría decir que la tecnología nos condena a ser profesionales con un oficio y eternos estudiantes, si queremos ganarnos la vida. Leer post original
  62. 62. ¿Quién gobierna el futuro? Siempre que ha salido un producto rompedor (de los que tambalean los cimientos más sólidos) soy de las que se ponen del lado del progreso. El progreso tiene un argumento universal: crear medidas políticas o económicas (barreras) para contrarrestar el avance de las nuevas industrias y la tecnología es igual a matar la innovación. Pero alguien te cuenta los requisitos legales y fiscales que, por ejemplo, un trabajador del taxi debe asumir y piensas sobre el avance de servicios no regulados (no estoy de acuerdo en llamarlos alegales), como los de Uber. ¿Dónde está el límite entre mi papel como agente de innovación y mi papel como ciudadana? Jaron Lanier tiene una teoría:
  63. 63. ¿Quién gobierna el futuro? La tecnología, especialmente Internet, ha sido muy buena para el desarrollo económico de nuestra sociedad, el problema es que sus últimos resultados están acabando con la clase media. A los ojos de cualquier persona es más fácil ver caer (a manos de la tecnología) grandes imperios que han usado el poder para poner barreras al resto de empresas. Ahí está la industria de la música, los medios de comunicación, etc. Pero la imagen duele cuando se trata de oficios más modestos: un trabajador del taxi, un profesor de universidad, un kiosquero… Empleos que, en la última mitad del siglo pasado, los gobiernos de los países desarrollados se ocuparon de crear. Estos oficios tenían una meta virtuosa. Garantizar unos ingresos regulares dignos, para los ciudadanos que optasen por ellos, mediante un modelo que establecía (regulaba) los requisitos de acceso, ya fuera en forma de licencias, exámenes o mecanismos legales.
  64. 64. ¿Quién gobierna el futuro? Unas barreras que fueron concebidas (sindicatos, licencias, oposiciones…) para crear prosperidad entre una gran cantidad de personas, la clase media, son la espada de Damocles de sus propios negocios. Lo bueno del libro de Jaron ¿Quién gobierna el futuro? es que presenta a los que tratan a los emprendedores como héroes irremplazables, y los que pintan un mundo robotizado, con escaso papel protagonista para las personas. Para la vida dentro de 20 años hay algo que la tecnología no va a quitar a las personas: seguir consumiendo. Leer post original
  65. 65. Crecer e innovar al mismo tiempo He aquí la historia: Aquel día pusiste en marcha tu primera empresa. Hoy hay muchas soluciones como la tuya pero entonces no. Desconoces si fuiste el primero o no. Creías que podías aportar algo que el cliente precisaba. Tampoco recuerdas haber pensado que aquello era innovación. ¿El discurso (“pitch”)? Sí. Decía: “Este producto ofrece una solución innovadora que permite a nuestros clientes aprovechar el máximo potencial”. La palabrería usual en estos casos. En los últimos tres años has centrado tu esfuerzo en hacer crecer ese producto. No ha sido el boom prometido. Pero el resultado no ha sido malo. Estás razonablemente satisfecho. La única sombra son los nuevos desarrollos atractivos que han aparecido en el mercado de tu producto. Piensas, “No he usado la innovación hace demasiado tiempo. Hummm… ¡Desde que creé mi negocio! ¿Cómo haré para pensar en nuevas ideas?”.
  66. 66. Crecer e innovar al mismo tiempo Nos han enseñado, repetido, orientado y obligado a asociar la acción de innovación, innovar, con la ideación, para tener, inventar, crear o discurrir nuevas ideas. Basecamp, por ejemplo, dedica cuatro semanas al año de tiempo libre a trabajar sin reloj. La ideación es una parte importante. Pero insuficiente para definir lo que debe ser la gestión de innovación en cualquier proyecto, empresarial o no. Innovación es igual a resolver problemas.
  67. 67. Crecer e innovar al mismo tiempo Me cuesta ver la gestión de innovación como algo puntual (¿una vez por trienio, quizá?). Claramente la innovación es un continuo, se tenga tiempo o no, porque un negocio siempre debe dar solución a algún problema. La innovación no es una única cosecha. No es solo la creación de tu empresa en el año cero. Hace unos meses anotaba en este otro post una lista de problemas o innovaciones que aparecerán en tu empresa. Leer post original
  68. 68. La designpedia Ha caído en mis manos La Designpedia (minilibro de 243 páginas) de Juan Gasca y Rafael Zaragoza (fundadores del estudio de diseño ThinkersCo). Mis conocimientos de diseño se reducen a tres ideas básicas. Un diseñador las calificaría (con toda razón) de ignorancia supina. Identifico el diseño con la firma estadounidense IDEO y con su fundador, Tim Brown. Y con “design thinking”. La Designpedia es un magnífico colector de ochenta herramientas. Para diseñar la estrategia de la solución a un problema de cliente. Hacer el diagnóstico de nuevos mercados, introducir innovaciones que creen nuevas industrias. Y también, para transformar las ideas en prototipos de cara a un negocio.
  69. 69. La designpedia
  70. 70. La designpedia La Designpedia tiene una tabla-guía en la contraportada con el índice de las ochenta herramientas. Aparecen organizadas por área: empresa, cliente/mercado, investigación, síntesis, idear, “prototipar”, preparación y técnicas. Y además cuentan con un indicativo de la función que realizan en un proyecto: “mapear”, explorar, construir y testear. Lo más interesante ha sido descubrir que algunas de estas herramientas las uso ya en mi desempeño profesional. Otras las aprendí en un libro de gestión de empresas, y no las había vuelto a utilizar. Y finalmente, otras parecen extremadamente visuales y prácticas para poder hacer las tareas que ahora hago con mis propios diagramas y tablas. Leer post original
  71. 71. Créditos Foto introducción: “Vengan de a uno”. Cortesía de Madanelu, cc, Flickr, https://www.flickr.com/photos/madanelu/7604910394 Foto Discman, Flick, cc usuario brianz Foto Bring water to the desert: http://www.gapingvoidart.com/gallery/desert/? utm_source=Gapingvoid+Daily+Cartoon&utm_campaign=e819caa22a-1240+%22Desert%22+April+27% 2C+2015&utm_medium=email&utm_term=0_c141d052e6-e819caa22a-262572957 Foto cartel ficción: Flickr, cc greenplasticamy Foto ciclistas:Flick, cc, usuario rlasoasa Cita de Bertrand Russell: https://image-store.slidesharecdn.com/327b3d5c-ee71-11e3-90f8-123139077642-original.jpeg Foto Sebastian Thrun: usuario de Flick jdlasica, cc. Foto chico pensativo: Flickr, cc, usuario Pietroizzo.
  72. 72. ¡Gracias! Marta Domínguezes consultora de estrategia, asesora de startups, pensadora y profesora de innovación. Evita usar estrategia e innovación en la misma frase porque suena a lugar común. Dirige la comunidad Startup Innovation Bootcamp en slack. Fundadora de i- Thread consulting. Síguela en twitter: @marta_dominguez

×