SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 8
Descargar para leer sin conexión
LA FAMILIA DE PASCUAL DUARTE
Camilo José Cela
Capítulo 1
Yo, señor, no soy malo, aunque no me faltarían motivos para serlo. Los mismos cueros1
tenemos todos los mortales al nacer y sin embargo, cuando vamos creciendo, el destino se
complace2
en variarnos como si fuésemos de cera y en destinarnos por sendas diferentes al mismo
fin: la muerte. Hay hombres a quienes se les ordena marchar por el camino de las flores, y hombres
a quienes se les manda tirar por el camino de los cardos3
y de las chumberas4
. Aquellos gozan de un5
mirar sereno y al aroma de su felicidad sonríen con la cara del inocente; estos otros sufren del sol
violento de la llanura y arrugan el ceño5
como las alimañas6
por defenderse. Hay mucha diferencia
entre adornarse las carnes con arrebol y colonia, y hacerlo con tatuajes que después nadie ha de
borrar ya.
Nací hace ya muchos años –lo menos cincuenta y cinco– en un pueblo perdido por la10
provincia de Badajoz; el pueblo estaba a unas dos leguas7
de Almendralejo, agachado sobre una
carretera lisa y larga como un día sin pan, lisa y larga como los días –de una lisura y una largura
como usted para su bien, no puede ni figurarse– de un condenado a muerte.
Era un pueblo caliente y soleado, bastante rico en olivos y guarros8
(con perdón), con las casas
pintadas tan blancas, que aún me duele la vista al recordarlas, con una plaza toda de losas, con una15
hermosa fuente de tres caños9
en medio de la plaza.
Sin embargo, la pesca siempre me pareció pasatiempo poco de hombres, y las más de las
veces dedicaba mis ocios a la caza; en el pueblo me dieron fama de no hacerlo mal del todo y,
modestia aparte, he de decir con sinceridad que no iba descaminado quien me la dio. Tenía una
perrilla perdiguera10
-la Chispa-, medio ruin, medio bravía, pero que se entendía muy bien conmigo;20
con ella me iba muchas mañanas hasta la Charca, a legua y media del pueblo hacia la raya de
Portugal, y nunca nos volvíamos de vacío para casa. Al volver, la perra se me adelantaba y me
esperaba siempre junto al cruce; había allí una piedra redonda y achatada como una silla baja, de la
que guardo tan grato recuerdo como de cualquier persona; mejor, seguramente, que el que guardo
de muchas de ellas. Era ancha y algo hundida y cuando me sentaba se me escurría11
un poco el25
trasero (con perdón) y quedaba tan acomodado que sentía tener que dejarla; me pasaba largos ratos
sentado sobre la piedra del cruce, silbando, con la escopeta entre las piernas, mirando lo que había
de verse, fumando pitillos. La perrilla, se sentaba enfrente de mí, sobre sus dos patas de atrás, y me
miraba, con la cabeza ladeada, con sus dos ojillos castaños muy despiertos; yo le hablaba y ella,
como si quisiese entenderme mejor, levantaba un poco las orejas; cuando me callaba aprovechaba30
para dar unas carreras detrás de los saltamontes, o simplemente para cambiar de postura: Cuando
me marchaba, siempre, sin saber por qué, había de volver la cabeza hacia la piedra, como para
1
cuero: piel, en este caso se refiere a que todos los seres humanos nacen de la misma manera, son iguales al nacer.
2
complacerse: disfrutar, se deleitarse, sentir placer en.
3
cardo: planta de tallo alto y hojas espinosas.
4
chumbera: planta parecida a un cactus, de unos tres metros de altura, con tallos aplastados, carnosos, formados por
una serie de paletas ovales erizadas de espinas.
5
ceño: espacio que hay entre las cejas.
6
alimaña: animal perjudicial a la caza menor; p. ej., la zorra, el gato montés, el milano, etc.
7
legua: medida itineraria, definida por el camino que regularmente se anda en una hora, y que en el antiguo sistema
español equivale a 5572,7 m.
8
guarro: cerdo.
9
caño: tubo por donde sale un chorro de agua u otro líquido, principalmente el de una fuente.
10
perdiguera: que caza perdices.
11
escurrir: caer o desprenderse.
despedirme, y hubo un día que debió parecerme tan triste por mi marcha, que no tuve más suerte
que volver sobre mis
pasos a sentarme de nuevo. La perra volvió a echarse frente a mí y volvió a mirarme; ahora me doy35
cuenta de que tenía la mirada de los confesores, escrutadora y fría, como dicen que es la de los
linces... un temblor recorrió todo mi cuerpo; parecía como una corriente que forzaba por salirme por
los brazos, el pitillo se me había apagado; la escopeta, de un solo caño, se dejaba acariciar,
lentamente, entre mis piernas. La perra seguía mirándome fija, como si no me hubiera visto nunca,
como si fuese a culparme de algo de un momento a otro, y su mirada me calentaba la sangre de las40
venas de tal manera que se veía llegar el momento en que tuviese que entregarme; hacía calor, un
calor espantoso, y mis ojos se entornaban12
dominados por el mirar, como un clavo, del animal.
Cogí la escopeta y disparé; volví a cargar y volví a disparar. La perra tenía una sangre oscura
y pegajosa que se extendía poco a poco por la tierra.
12
entornar: cerrar los ojos de manera incompleta
Capítulo 2
Se llevaban mal mis padres; a su poca educación se unía su escasez de virtudes y su falta de
conformidad con lo que Dios les mandaba —defectos todos ellos que para mi desgracia hube de
heredar1
— y esto hacía que se cuidaran bien poco de pensar los principios y de refrenar los
instintos, lo que daba lugar a que cualquier motivo, por pequeño que fuese, bastara para5
desencadenar2
la tormenta que se prolongaba después días y días sin que se le viese el fin. Yo, por
lo general, no tomaba el partido de ninguno porque si he de decir verdad tanto me daba el que
cobrase3
el uno como el otro; unas veces me alegraba de que zurrase4
mi padre y otras mi madre,
pero nunca hice de esto cuestión de gabinete.
Mi madre no sabía leer ni escribir; mi padre sí, y tan orgulloso estaba de ello que se lo echaba10
en cara cada lunes y cada martes y, con frecuencia y aunque no viniera a cuento, solía llamarla
ignorante, ofensa gravísima para mi madre, que se ponían como un basilisco5
. Algunas tardes venía
mi padre para casa con un papel en la mano y, quisiéramos que no, nos sentaba a los dos en la
cocina y nos leía las noticias; venían después los comentarios y en ese momento yo me echaba a
temblar porque estos comentarios eran siempre el principio de alguna bronca. Mi madre, por15
ofenderlo, le decía que el papel no decía nada de lo que leía y que todo lo que decía se lo sacaba mi
padre de la cabeza, y a éste, el oírla esa opinión le sacaba de quicio; gritaba como si estuviera loco,
la llamaba ignorante y bruja y acababa siempre diciendo a grandes voces que si él supiera decir esas
cosas de los papeles a buena hora se le hubiera ocurrido casarse con ella. Ya estaba armada. Ella le
llamaba desgraciado y peludo, lo tachaba de hambriento y portugués, y él, como si esperara a oír20
esa palabra para golpearla, se sacaba el cinturón y la corría todo alrededor de la cocina hasta que se
hartaba. Yo, al principio, apañaba6
algún cintarazo7
que otro, pero cuando tuve más experiencia y
aprendí que la única manera de no mojarse es no estando a la lluvia, lo que hacía, en cuanto veía
que las cosas tomaban mal cariz8
, era dejarlos solos y marcharme. Allá ellos.
1
heredar: recibir algo propio de una situación anterior.
2
desencadenar: provocar, producir algo.
3
cobrar: en lenguaje coloquial, recibir golpes.
4
zurrar: en lenguaje coloquial, dar golpes.
5
ponerse como un basilisco: en lenguaje coloquial, enfadarse mucho (el basilisco era un animal mitológico del cual se
decía que podía matar con la vista).
6
apañar: en este caso, recibir.
7
cintarazo: golpe dado con un cinto (correa o cordón que sujeta el pantalón a la cintura).
8
cariz: aspecto.
Capítulo 4
Si Mario hubiera tenido sentido cuando dejó este valle de lágrimas, a buen seguro que no se
hubiera marchado muy satisfecho de él. Poco vivió entre nosotros; parecía que hubiera olido el
parentesco que le esperaba y hubiera preferido sacrificarlo a la compañía de los inocentes en el
limbo. ¡Bien sabe Dios que acertó con el camino, y cuántos fueron los sufrimientos que se ahorró al
ahorrarse años!5
Cuando nos abandonó no había cumplido todavía los diez años, que si pocos fueron para lo
demasiado que había de sufrir, suficientes debieran de haber sido para llegar a hablar y a andar,
cosas ambas que no llegó a conocer; el pobre no pasó de arrastrarse por el suelo como si fuese una
culebra y de hacer unos ruiditos con la garganta y con la nariz como si fuese una rata: fue lo único
que aprendió. En los primeros años de su vida ya a todos nosotros nos fine dado el conocer que el10
infeliz, que tonto había nacido, tonto había de morir; tardó año y medio en echar el primer hueso de
la boca y cuando lo hizo, tan fuera de su sitio le fine a nacer, que la señora Engracia, que tantas
veces fuera nuestra providencia, hubo de tirárselo con un cordel 1
para ver de que no se clavara en la
lengua. Hacia los mismos días, y vaya usted a saber si como resultas de la mucha sangre que tragó
por lo del diente, la salió un sarampión o sarpullido por el trasero (con perdón) que llegó a ponerle15
las nalguitas como desolladas y en la carne viva por habérsele mezclado la orina con la pus de las
bubas; cuando hubo que curarle lo dolido con vinagre y con sal, la criatura tales lloros se dejaba
arrancar que hasta al más duro de corazón hubiera enternecido. Pasó algún tiempo que otro de cierto
sosiego, jugando con una botella, que era lo que más le llamaba la atención, o echadito al sol, para
que reviviese, en el corral o en la puerta de la calle, y así fue tirando el inocente, unas veces mejor y20
otras peor, pero ya más tranquilo, hasta que un día -teniendo la criatura cuatro años- la suerte se
volvió tan de su contra que, sin haberlo buscado ni deseado, sin a nadie haber molestado y sin haber
tentado a Dios, un guarro2
(con perdón) le comió las dos orejas. Don Raimundo, el boticario, le puso
unos polvos amarillitos, de seroformo, y tanta dolor daba el verlo amarillado y sin orejas que todas
las vecinas, por llevarle consuelo, le llevaban, las más, un tejeringo3
los domingos; otras, unas25
almendras; otras, unas aceitunas en aceite o un poco de chorizo... ¡Pobre Mario, y cómo agradecía,
con sus ojos negrillos; los consuelos! Si mal había estado hasta entonces, mucho más mal le
aguardaba después de lo del guarro (con perdón); pasábase los días y las noches llorando y
aullando4
como un abandonado, y como la poca paciencia de la madre la agotó cuando más falta le
hacía, se pasaba los meses tirado por los suelos, comiendo lo que le echaban, y tan sucio que aun a30
mí que, ¿para qué mentir?, nunca me lavé demasiado, llegaba a darme repugnancia. Cuando un
guarro (con perdón) se le ponía a la vista, cosa que en la provincia pasaba tantas veces al día como
no se quisiese, le entraban al hermano unos corajes5
que se ponía como loco: gritaba con más
fuerzas aún que la costumbre, se atosigaba6
por esconderse detrás de algo, y en la cara y en los ojos
un temor se le acusaba que dudo que no lograse parar al mismo Lucifer que a la Tierra subiese.35
Me acuerdo que un día -era un domingo- en una de esas temblequeras7
tanto espanto8
llevaba
y tanta rabia dentro, que en su huida le dio por atacar -Dios sabría por qué- al señor Rafael que en
casa estaba porque, desde la muerte de mi padre, por ella entraba y salía como por terreno
conquistado; no se le ocurriera peor cosa al pobre que morderle en una pierna al viejo, y nunca lo
hubiera hecho, porque éste con la otra pierna le arreó9
tal patada en una de las cicatrices que lo dejó40
como muerto y sin sentido, manándole una agüilla que me dio por pensar que agotara la sangre. El
1
cordel: cuerda delgada.
2
guarro: cerdo.
3
tejeringo: churro.
4
aullar: en algunos animales como perros, lobos... emitir sonidos tristes y prolongados, vocear
5
coraje: irritación, ira.
6
atosigar: inquietar.
7
temblequera: temblor.
8
espanto: terror.
9
arrear: pegar, dar un golpe.
vejete se reía como si hubiera hecho una hazaña y tal odio le tomé desde aquel día que, por mi
gloria le juro, que de no habérselo llevado Dios de mis alcances, me lo hubiera endiñado10
en
cuanto hubiera tenido ocasión para ello.
La criatura se quedó tirada todo lo larga que era, y mi madre -le aseguro que me asusté en45
aquel momento que la vi tan ruin- no lo cogía y se reía haciéndole el coro al, señor Rafael; a mí,
bien lo sabe Dios, no me faltaron voluntades para levantarlo, pero preferí no hacerlo... ¡Si el señor
Rafael, en el momento, me hubiera llamado blando, por Dios que lo machaco delante de mí madre!
10
endiñar: dar o asestar un golpe.
Capítulo 5
Pasó después algún tiempo sin que se desgraciara de nuevo, pero, como al que el destino
persigue no se libra aunque se esconda debajo de las piedras, día llegó en que, no encontrándolo por
lado alguno, fue a aparecer, ahogado, en una tinaja de aceite. Lo encontró mi hermana Rosario.
Estaba en la misma postura que una lechuza ladrona a quien hubiera cogido un viento; volcado
sobre el borde de la tinaja1
, con la nariz apoyada sobre el barro del fondo. Cuando lo levantamos, un5
hilillo de aceite le caía de la boca como una hebra de oro que estuviera devanando con el vientre; el
pelo que envida lo tuviera siempre de la apagada color de la ceniza, le brillaba con unos brillos tan
lozanos que daba por pensar que hubiera resucitado al él morir. Tal es todo lo extraño que la muerte
de Mario me recuerda...
1
tinaja: vasija grande de barro cocido.
Capítulo 6
Quince días ha querido la Providencia que pasaran desde que dejé escrito lo que atrás queda, y
en ellos, entretenido como estuve con interrogatorios y visitas del defensor por un lado, y con el
traslado hasta este nuevo sitio, por otro, no tuve ni un instante libre para coger la pluma. Ahora,
después de releer este fajo1
, todavía no muy grande, de cuartillas, se mezclan en mi cabeza las ideas
más diferentes con tal precipitación y tal marea que, por más que pienso, no consigo acertar a qué5
carta quedarme. Mucha desgracia, como usted habrá podido ver, es la que llevo contada, y pienso
que las fuerzas han de decaerme2
cuando me enfrente con lo que aún me queda, que más
desgraciado es todavía; me espanta pensar con qué puntualidad me es fiel la memoria, en estos
momentos en que todos los hechos de mi vida -sobre los que no hay maldita la forma de volverme
atrás- van quedando escritos en estos papeles con la misma claridad que en un encerado; es gracioso10
-y triste también, ¡bien lo sabe Dios!- pararse a considerar que si el esfuerzo de memoria que por
estos días estoy haciendo se me hubiera ocurrido años atrás, a estas horas, en lugar de estar
escribiendo en una celda, estaría tomando el sol en el corral, o pescando anguilas en el regato, o
persiguiendo conejos por el monte. Estaría haciendo otra cosa cualquiera de esas que hacen -sin
fijarse- la mayor parte de los hombres; estaría libre, como libres están -sin fijarse tampoco- la15
mayor parte de los hombres; tendría por delante Dios sabe cuántos años de vida, como tienen -sin
darse cuenta de que pueden gastarlos lentamente- la mayor parte de los hombres...
(…)
El entierro, volviendo a lo que íbamos, salió con facilidad; como la fosa3
ya estaba hecha, no
hubo sino que meter a mi hermano dentro de ella y acabar de taparlo con tierra. Don Manuel rezó20
unos latines4
y las mujeres se arrodillaron; a Lola, al arrodillarse, se le veían las piernas blancas y
apretadas como morcillas5
, sobre la media negra. Me avergüenza de lo que voy a decir, pero que
Dios lo aplique a la salvación de mi alma por el mucho trabajo que me cuesta: en aquel momento
me alegré de la muerte de mi hermano... Las piernas de Lola brillaban como la plata, la sangre me
golpeaba por la frente y el corazón parecía como querer salírseme del pecho.25
1
fajo: atado o conjunto
2
decaer: perder alguna parte de las condiciones o propiedades que constituían su fuerza, bondad, importancia o valor
3
fosa: hoyo en la tierra para enterrar uno o más cadáveres.
4
latines: en lenguaje coloquial, oraciones religiosas (por la costumbre de celebrar las misas en latín).
5
morcilla: trozo de tripa de cerdo, carnero o vaca, rellenos de sangre cocida, que se condimentan con especias y,
frecuentemente, cebolla, y a los que suelen añadírsele otros ingredientes.
Capítulo 19
Di la vuelta para marchar. El suelo crujía1
. Mi madre se revolvió enla cama.
-¿Quién anda ahí?
Entonces sí que ya no había solución. Me abalancé2
sobre ella y la sujeté. Forcejeó3
,
se escurrió4
... Momento hubo en que llegó a tenerme cogido por el cuello. Gritaba como
una condenada. Luchamos; fue la lucha más tremenda que usted se puede imaginar.
Rugíamos como bestias, la baba5
nos asomaba a la boca... En una de las vueltas vi a mi
mujer blanca como una muerta, parada a la puerta sin atreverse a entrar. Traía un candil6
en la mano, el candil a cuya luz pude ver la cara de mi madre, morada como un hábito
de nazareno7
... Seguíamos luchando; llegué a tener las vestiduras rasgadas, el pecho al
aire. La condenada tenía más fuerzas que un demonio.
Tuve que usar de toda mi hombría para tenerla quieta. Quince veces que la
sujetara, quince veces que se me había de escurrir. Me arañaba, me daba patadas y
puñetazos, me mordía. Hubo un momento en que con la boca me cazó un pezón –el
izquierdo- y me lo arrancó de cuajo8
.
Fue el momento mismo en que pude clavarle la hoja en la garganta...
La sangre corría como desbocada9
y me golpeó la cara. Estaba caliente como un
vientre y sabía lo mismo que la sangre de los corderos.
La solté y salí huyendo. Choqué con mi mujer a la salida; se le apago el candil.
Cogí el campo y corrí, corrí sin descanso, durante horas enteras. El campo estaba fresco
y una sensación como de alivio me corrió las venas.
Podía respirar...
CELA, CAMILO JOSÉ: La familia de Pascual Duarte, Ed. de Alfonso Sotelo, Barcelona, Destino S.A.,
2006
1
crujía: hacía ruido la madera.
2
abalanzarse: lanzarse, arrojarse.
3
forcejear: oponerse con fuerza.
4
escurrirse: deslizarse de entre los brazos.
5
baba: saliva espesa y abundante que sale a veces de la boca del hombre.
6
candil: lamparilla manual de aceite, usada antiguamente, en forma de taza cubierta.
7
hábito de nazareno: vestido de color morado usado por mortificación del cuerpo, o como señal de
humildad o devoción (el nazareno es un penitente que en las procesiones de Semana Santa lleva dicho
vestido).
8
arrancar de cuajo: sacar de raíz, del todo.
9
desbocado: sin medida, sin control.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Patrimonilales cultismos y dobletes
Patrimonilales cultismos y dobletesPatrimonilales cultismos y dobletes
Patrimonilales cultismos y dobletesPaco Camara
 
La oración
La oraciónLa oración
La oraciónNICO
 
Oraciones subordinadas sustantivas tabla
Oraciones subordinadas sustantivas tablaOraciones subordinadas sustantivas tabla
Oraciones subordinadas sustantivas tablaanej
 
Campos semánticos y familias léxicas
Campos semánticos y familias léxicasCampos semánticos y familias léxicas
Campos semánticos y familias léxicaslenguavalera
 
Pasiva perifrástica
Pasiva perifrásticaPasiva perifrástica
Pasiva perifrásticaPaqui Ruiz
 
Antología de la poesía del siglo XV. Flores varias del siglo XV.pptx
Antología de la poesía del siglo XV. Flores varias del siglo XV.pptxAntología de la poesía del siglo XV. Flores varias del siglo XV.pptx
Antología de la poesía del siglo XV. Flores varias del siglo XV.pptxlclcarmen
 
El verb (4t ESO)
El verb (4t ESO)El verb (4t ESO)
El verb (4t ESO)ngt1776
 
Oraciones subordinadas sustantivas
Oraciones subordinadas sustantivasOraciones subordinadas sustantivas
Oraciones subordinadas sustantivasMeudys Figueroa
 
Análisis sintáctico de oraciones subordinadas de relativo.
Análisis sintáctico de oraciones subordinadas de relativo.Análisis sintáctico de oraciones subordinadas de relativo.
Análisis sintáctico de oraciones subordinadas de relativo.Conchita Alvarez Lebredo
 
Funcions de la publicitat. Tipus de publicitat segons el suport utilitzat.
Funcions de la publicitat. Tipus de publicitat segons el suport utilitzat. Funcions de la publicitat. Tipus de publicitat segons el suport utilitzat.
Funcions de la publicitat. Tipus de publicitat segons el suport utilitzat. Muntsa Tortós
 

La actualidad más candente (20)

Los pronombres
Los pronombresLos pronombres
Los pronombres
 
Patrimonilales cultismos y dobletes
Patrimonilales cultismos y dobletesPatrimonilales cultismos y dobletes
Patrimonilales cultismos y dobletes
 
La oración
La oraciónLa oración
La oración
 
Oraciones subordinadas sustantivas tabla
Oraciones subordinadas sustantivas tablaOraciones subordinadas sustantivas tabla
Oraciones subordinadas sustantivas tabla
 
Mapa mental tipos de narradores
Mapa mental tipos de narradores Mapa mental tipos de narradores
Mapa mental tipos de narradores
 
Funciones sintácticas
Funciones sintácticasFunciones sintácticas
Funciones sintácticas
 
Chirimaneinmeeioinlui
ChirimaneinmeeioinluiChirimaneinmeeioinlui
Chirimaneinmeeioinlui
 
Campos semánticos y familias léxicas
Campos semánticos y familias léxicasCampos semánticos y familias léxicas
Campos semánticos y familias léxicas
 
Pasiva perifrástica
Pasiva perifrásticaPasiva perifrástica
Pasiva perifrástica
 
Antología de la poesía del siglo XV. Flores varias del siglo XV.pptx
Antología de la poesía del siglo XV. Flores varias del siglo XV.pptxAntología de la poesía del siglo XV. Flores varias del siglo XV.pptx
Antología de la poesía del siglo XV. Flores varias del siglo XV.pptx
 
El verb (4t ESO)
El verb (4t ESO)El verb (4t ESO)
El verb (4t ESO)
 
La sinonímia
La sinonímiaLa sinonímia
La sinonímia
 
Romance
RomanceRomance
Romance
 
Oraciones subordinadas sustantivas
Oraciones subordinadas sustantivasOraciones subordinadas sustantivas
Oraciones subordinadas sustantivas
 
Análisis sintáctico de oraciones subordinadas de relativo.
Análisis sintáctico de oraciones subordinadas de relativo.Análisis sintáctico de oraciones subordinadas de relativo.
Análisis sintáctico de oraciones subordinadas de relativo.
 
LOS GRUPOS SINTÁCTICOS: LOS SINTAGMAS
LOS GRUPOS SINTÁCTICOS: LOS SINTAGMASLOS GRUPOS SINTÁCTICOS: LOS SINTAGMAS
LOS GRUPOS SINTÁCTICOS: LOS SINTAGMAS
 
Funcions de la publicitat. Tipus de publicitat segons el suport utilitzat.
Funcions de la publicitat. Tipus de publicitat segons el suport utilitzat. Funcions de la publicitat. Tipus de publicitat segons el suport utilitzat.
Funcions de la publicitat. Tipus de publicitat segons el suport utilitzat.
 
Dites català 1r eso 16-17
Dites   català 1r eso  16-17Dites   català 1r eso  16-17
Dites català 1r eso 16-17
 
Métrica
MétricaMétrica
Métrica
 
El Sintagma Nominal 3º ESO
El Sintagma Nominal 3º ESOEl Sintagma Nominal 3º ESO
El Sintagma Nominal 3º ESO
 

Similar a Fragmentos+de+la+anotología camilo+josé+cela la+familia+de+pascual+duarte

Charles dickens historias de fantasmas imprimir
Charles dickens   historias de fantasmas imprimirCharles dickens   historias de fantasmas imprimir
Charles dickens historias de fantasmas imprimirgemelastraviesas
 
EL ÁNGEL DE PIEDRA (1964) Margaret Laurence
EL ÁNGEL DE PIEDRA (1964) Margaret LaurenceEL ÁNGEL DE PIEDRA (1964) Margaret Laurence
EL ÁNGEL DE PIEDRA (1964) Margaret LaurenceJulioPollinoTamayo
 
Prog Ed19 Ingrid Odgers
Prog  Ed19  Ingrid OdgersProg  Ed19  Ingrid Odgers
Prog Ed19 Ingrid OdgersIngrid Odgers
 
Charles dickens historias de fantasmas
Charles dickens   historias de fantasmasCharles dickens   historias de fantasmas
Charles dickens historias de fantasmassaul cuevas manriquez
 
AL LORO (1987-1988) José Luis Coll
AL LORO (1987-1988) José Luis CollAL LORO (1987-1988) José Luis Coll
AL LORO (1987-1988) José Luis CollJulioPollinoTamayo
 
Romain_Rolland_colas_breugnon.doc
Romain_Rolland_colas_breugnon.docRomain_Rolland_colas_breugnon.doc
Romain_Rolland_colas_breugnon.docuriblack1994
 
El perro pasto re
El perro pasto reEl perro pasto re
El perro pasto reendodealija
 
TEXTOS_DESCRIPTIVOS (1).ppt
TEXTOS_DESCRIPTIVOS (1).pptTEXTOS_DESCRIPTIVOS (1).ppt
TEXTOS_DESCRIPTIVOS (1).pptsoydemibbgustavo
 
Vida de San Francisco por Tomás de Celano
Vida de San Francisco por Tomás de CelanoVida de San Francisco por Tomás de Celano
Vida de San Francisco por Tomás de CelanoRoberth Calderón
 
Miniensayo3
Miniensayo3Miniensayo3
Miniensayo3Home
 
Miniensayo3
Miniensayo3Miniensayo3
Miniensayo3Home
 
DON SANDALIO, JUGADOR DE AJEDREZ (1930) Miguel de Unamuno
DON SANDALIO, JUGADOR DE AJEDREZ (1930) Miguel de UnamunoDON SANDALIO, JUGADOR DE AJEDREZ (1930) Miguel de Unamuno
DON SANDALIO, JUGADOR DE AJEDREZ (1930) Miguel de UnamunoJulioPollinoTamayo
 

Similar a Fragmentos+de+la+anotología camilo+josé+cela la+familia+de+pascual+duarte (20)

Comprensión de textos escritos 2
Comprensión de textos escritos 2Comprensión de textos escritos 2
Comprensión de textos escritos 2
 
Charles dickens historias de fantasmas imprimir
Charles dickens   historias de fantasmas imprimirCharles dickens   historias de fantasmas imprimir
Charles dickens historias de fantasmas imprimir
 
EL ÁNGEL DE PIEDRA (1964) Margaret Laurence
EL ÁNGEL DE PIEDRA (1964) Margaret LaurenceEL ÁNGEL DE PIEDRA (1964) Margaret Laurence
EL ÁNGEL DE PIEDRA (1964) Margaret Laurence
 
Prog Ed19 Ingrid Odgers
Prog  Ed19  Ingrid OdgersProg  Ed19  Ingrid Odgers
Prog Ed19 Ingrid Odgers
 
Charles dickens historias de fantasmas
Charles dickens   historias de fantasmasCharles dickens   historias de fantasmas
Charles dickens historias de fantasmas
 
AL LORO (1987-1988) José Luis Coll
AL LORO (1987-1988) José Luis CollAL LORO (1987-1988) José Luis Coll
AL LORO (1987-1988) José Luis Coll
 
Romain_Rolland_colas_breugnon.doc
Romain_Rolland_colas_breugnon.docRomain_Rolland_colas_breugnon.doc
Romain_Rolland_colas_breugnon.doc
 
El lazarillo de tormes
El lazarillo de tormesEl lazarillo de tormes
El lazarillo de tormes
 
Dichos y refranes populares
Dichos y refranes popularesDichos y refranes populares
Dichos y refranes populares
 
El perro pasto re
El perro pasto reEl perro pasto re
El perro pasto re
 
Destonformers
DestonformersDestonformers
Destonformers
 
Africa en el corazón
Africa en el corazónAfrica en el corazón
Africa en el corazón
 
TEXTOS_DESCRIPTIVOS (1).ppt
TEXTOS_DESCRIPTIVOS (1).pptTEXTOS_DESCRIPTIVOS (1).ppt
TEXTOS_DESCRIPTIVOS (1).ppt
 
Vida de San Francisco por Tomás de Celano
Vida de San Francisco por Tomás de CelanoVida de San Francisco por Tomás de Celano
Vida de San Francisco por Tomás de Celano
 
Simón el mago y otros
Simón el mago y otrosSimón el mago y otros
Simón el mago y otros
 
Miniensayo3
Miniensayo3Miniensayo3
Miniensayo3
 
Miniensayo3
Miniensayo3Miniensayo3
Miniensayo3
 
Narrativa de posguerra
Narrativa de posguerraNarrativa de posguerra
Narrativa de posguerra
 
Lazarillo de Tormes
Lazarillo de TormesLazarillo de Tormes
Lazarillo de Tormes
 
DON SANDALIO, JUGADOR DE AJEDREZ (1930) Miguel de Unamuno
DON SANDALIO, JUGADOR DE AJEDREZ (1930) Miguel de UnamunoDON SANDALIO, JUGADOR DE AJEDREZ (1930) Miguel de Unamuno
DON SANDALIO, JUGADOR DE AJEDREZ (1930) Miguel de Unamuno
 

Más de martinana

Estiloverbos
EstiloverbosEstiloverbos
Estiloverbosmartinana
 
Perífrasisimagen
PerífrasisimagenPerífrasisimagen
Perífrasisimagenmartinana
 
Perífrasisimagen
PerífrasisimagenPerífrasisimagen
Perífrasisimagenmartinana
 
Las perífrasis verbales
Las perífrasis verbalesLas perífrasis verbales
Las perífrasis verbalesmartinana
 
151 los girasoles ciegos apuntes
151 los girasoles ciegos apuntes151 los girasoles ciegos apuntes
151 los girasoles ciegos apuntesmartinana
 
Había llegado la ocasión.pascual duarte
Había llegado la ocasión.pascual duarteHabía llegado la ocasión.pascual duarte
Había llegado la ocasión.pascual duartemartinana
 
Narrativa hasta 1939
Narrativa hasta 1939Narrativa hasta 1939
Narrativa hasta 1939martinana
 
La narración
La narraciónLa narración
La narraciónmartinana
 
El árbol de_la_ciencia__guía_de_lectura
El árbol de_la_ciencia__guía_de_lecturaEl árbol de_la_ciencia__guía_de_lectura
El árbol de_la_ciencia__guía_de_lecturamartinana
 
Antología+machado,+juan+ramón
Antología+machado,+juan+ramónAntología+machado,+juan+ramón
Antología+machado,+juan+ramónmartinana
 
Antología+de+la+generación+del+27
Antología+de+la+generación+del+27Antología+de+la+generación+del+27
Antología+de+la+generación+del+27martinana
 
Antologia l-lit-2011
Antologia l-lit-2011Antologia l-lit-2011
Antologia l-lit-2011martinana
 
Antología+de+la+generación+del+27
Antología+de+la+generación+del+27Antología+de+la+generación+del+27
Antología+de+la+generación+del+27martinana
 
Semc3a1ntica y-lc3a9xico-2c2ba-bachillerato
Semc3a1ntica y-lc3a9xico-2c2ba-bachilleratoSemc3a1ntica y-lc3a9xico-2c2ba-bachillerato
Semc3a1ntica y-lc3a9xico-2c2ba-bachilleratomartinana
 
Ejercicios de semántica léxica
Ejercicios de semántica léxicaEjercicios de semántica léxica
Ejercicios de semántica léxicamartinana
 
La+semántica+(nuevo)
La+semántica+(nuevo)La+semántica+(nuevo)
La+semántica+(nuevo)martinana
 
Directrices y orientaciones_comentario_texto_lengua_castellana_y_literatura_2...
Directrices y orientaciones_comentario_texto_lengua_castellana_y_literatura_2...Directrices y orientaciones_comentario_texto_lengua_castellana_y_literatura_2...
Directrices y orientaciones_comentario_texto_lengua_castellana_y_literatura_2...martinana
 
Lengua comentario orientaciones
Lengua comentario orientacionesLengua comentario orientaciones
Lengua comentario orientacionesmartinana
 

Más de martinana (20)

Estiloverbos
EstiloverbosEstiloverbos
Estiloverbos
 
Perífrasisimagen
PerífrasisimagenPerífrasisimagen
Perífrasisimagen
 
Perífrasisimagen
PerífrasisimagenPerífrasisimagen
Perífrasisimagen
 
Las perífrasis verbales
Las perífrasis verbalesLas perífrasis verbales
Las perífrasis verbales
 
151 los girasoles ciegos apuntes
151 los girasoles ciegos apuntes151 los girasoles ciegos apuntes
151 los girasoles ciegos apuntes
 
Había llegado la ocasión.pascual duarte
Había llegado la ocasión.pascual duarteHabía llegado la ocasión.pascual duarte
Había llegado la ocasión.pascual duarte
 
Novela39 70
Novela39 70Novela39 70
Novela39 70
 
Narrativa hasta 1939
Narrativa hasta 1939Narrativa hasta 1939
Narrativa hasta 1939
 
La narración
La narraciónLa narración
La narración
 
El árbol de_la_ciencia__guía_de_lectura
El árbol de_la_ciencia__guía_de_lecturaEl árbol de_la_ciencia__guía_de_lectura
El árbol de_la_ciencia__guía_de_lectura
 
Antología+machado,+juan+ramón
Antología+machado,+juan+ramónAntología+machado,+juan+ramón
Antología+machado,+juan+ramón
 
Antología+de+la+generación+del+27
Antología+de+la+generación+del+27Antología+de+la+generación+del+27
Antología+de+la+generación+del+27
 
Antologia l-lit-2011
Antologia l-lit-2011Antologia l-lit-2011
Antologia l-lit-2011
 
Antología+de+la+generación+del+27
Antología+de+la+generación+del+27Antología+de+la+generación+del+27
Antología+de+la+generación+del+27
 
Semc3a1ntica y-lc3a9xico-2c2ba-bachillerato
Semc3a1ntica y-lc3a9xico-2c2ba-bachilleratoSemc3a1ntica y-lc3a9xico-2c2ba-bachillerato
Semc3a1ntica y-lc3a9xico-2c2ba-bachillerato
 
Ejercicios de semántica léxica
Ejercicios de semántica léxicaEjercicios de semántica léxica
Ejercicios de semántica léxica
 
La+semántica+(nuevo)
La+semántica+(nuevo)La+semántica+(nuevo)
La+semántica+(nuevo)
 
Directrices y orientaciones_comentario_texto_lengua_castellana_y_literatura_2...
Directrices y orientaciones_comentario_texto_lengua_castellana_y_literatura_2...Directrices y orientaciones_comentario_texto_lengua_castellana_y_literatura_2...
Directrices y orientaciones_comentario_texto_lengua_castellana_y_literatura_2...
 
Lengua comentario orientaciones
Lengua comentario orientacionesLengua comentario orientaciones
Lengua comentario orientaciones
 
Eval. acti
Eval. actiEval. acti
Eval. acti
 

Fragmentos+de+la+anotología camilo+josé+cela la+familia+de+pascual+duarte

  • 1. LA FAMILIA DE PASCUAL DUARTE Camilo José Cela Capítulo 1 Yo, señor, no soy malo, aunque no me faltarían motivos para serlo. Los mismos cueros1 tenemos todos los mortales al nacer y sin embargo, cuando vamos creciendo, el destino se complace2 en variarnos como si fuésemos de cera y en destinarnos por sendas diferentes al mismo fin: la muerte. Hay hombres a quienes se les ordena marchar por el camino de las flores, y hombres a quienes se les manda tirar por el camino de los cardos3 y de las chumberas4 . Aquellos gozan de un5 mirar sereno y al aroma de su felicidad sonríen con la cara del inocente; estos otros sufren del sol violento de la llanura y arrugan el ceño5 como las alimañas6 por defenderse. Hay mucha diferencia entre adornarse las carnes con arrebol y colonia, y hacerlo con tatuajes que después nadie ha de borrar ya. Nací hace ya muchos años –lo menos cincuenta y cinco– en un pueblo perdido por la10 provincia de Badajoz; el pueblo estaba a unas dos leguas7 de Almendralejo, agachado sobre una carretera lisa y larga como un día sin pan, lisa y larga como los días –de una lisura y una largura como usted para su bien, no puede ni figurarse– de un condenado a muerte. Era un pueblo caliente y soleado, bastante rico en olivos y guarros8 (con perdón), con las casas pintadas tan blancas, que aún me duele la vista al recordarlas, con una plaza toda de losas, con una15 hermosa fuente de tres caños9 en medio de la plaza. Sin embargo, la pesca siempre me pareció pasatiempo poco de hombres, y las más de las veces dedicaba mis ocios a la caza; en el pueblo me dieron fama de no hacerlo mal del todo y, modestia aparte, he de decir con sinceridad que no iba descaminado quien me la dio. Tenía una perrilla perdiguera10 -la Chispa-, medio ruin, medio bravía, pero que se entendía muy bien conmigo;20 con ella me iba muchas mañanas hasta la Charca, a legua y media del pueblo hacia la raya de Portugal, y nunca nos volvíamos de vacío para casa. Al volver, la perra se me adelantaba y me esperaba siempre junto al cruce; había allí una piedra redonda y achatada como una silla baja, de la que guardo tan grato recuerdo como de cualquier persona; mejor, seguramente, que el que guardo de muchas de ellas. Era ancha y algo hundida y cuando me sentaba se me escurría11 un poco el25 trasero (con perdón) y quedaba tan acomodado que sentía tener que dejarla; me pasaba largos ratos sentado sobre la piedra del cruce, silbando, con la escopeta entre las piernas, mirando lo que había de verse, fumando pitillos. La perrilla, se sentaba enfrente de mí, sobre sus dos patas de atrás, y me miraba, con la cabeza ladeada, con sus dos ojillos castaños muy despiertos; yo le hablaba y ella, como si quisiese entenderme mejor, levantaba un poco las orejas; cuando me callaba aprovechaba30 para dar unas carreras detrás de los saltamontes, o simplemente para cambiar de postura: Cuando me marchaba, siempre, sin saber por qué, había de volver la cabeza hacia la piedra, como para 1 cuero: piel, en este caso se refiere a que todos los seres humanos nacen de la misma manera, son iguales al nacer. 2 complacerse: disfrutar, se deleitarse, sentir placer en. 3 cardo: planta de tallo alto y hojas espinosas. 4 chumbera: planta parecida a un cactus, de unos tres metros de altura, con tallos aplastados, carnosos, formados por una serie de paletas ovales erizadas de espinas. 5 ceño: espacio que hay entre las cejas. 6 alimaña: animal perjudicial a la caza menor; p. ej., la zorra, el gato montés, el milano, etc. 7 legua: medida itineraria, definida por el camino que regularmente se anda en una hora, y que en el antiguo sistema español equivale a 5572,7 m. 8 guarro: cerdo. 9 caño: tubo por donde sale un chorro de agua u otro líquido, principalmente el de una fuente. 10 perdiguera: que caza perdices. 11 escurrir: caer o desprenderse.
  • 2. despedirme, y hubo un día que debió parecerme tan triste por mi marcha, que no tuve más suerte que volver sobre mis pasos a sentarme de nuevo. La perra volvió a echarse frente a mí y volvió a mirarme; ahora me doy35 cuenta de que tenía la mirada de los confesores, escrutadora y fría, como dicen que es la de los linces... un temblor recorrió todo mi cuerpo; parecía como una corriente que forzaba por salirme por los brazos, el pitillo se me había apagado; la escopeta, de un solo caño, se dejaba acariciar, lentamente, entre mis piernas. La perra seguía mirándome fija, como si no me hubiera visto nunca, como si fuese a culparme de algo de un momento a otro, y su mirada me calentaba la sangre de las40 venas de tal manera que se veía llegar el momento en que tuviese que entregarme; hacía calor, un calor espantoso, y mis ojos se entornaban12 dominados por el mirar, como un clavo, del animal. Cogí la escopeta y disparé; volví a cargar y volví a disparar. La perra tenía una sangre oscura y pegajosa que se extendía poco a poco por la tierra. 12 entornar: cerrar los ojos de manera incompleta
  • 3. Capítulo 2 Se llevaban mal mis padres; a su poca educación se unía su escasez de virtudes y su falta de conformidad con lo que Dios les mandaba —defectos todos ellos que para mi desgracia hube de heredar1 — y esto hacía que se cuidaran bien poco de pensar los principios y de refrenar los instintos, lo que daba lugar a que cualquier motivo, por pequeño que fuese, bastara para5 desencadenar2 la tormenta que se prolongaba después días y días sin que se le viese el fin. Yo, por lo general, no tomaba el partido de ninguno porque si he de decir verdad tanto me daba el que cobrase3 el uno como el otro; unas veces me alegraba de que zurrase4 mi padre y otras mi madre, pero nunca hice de esto cuestión de gabinete. Mi madre no sabía leer ni escribir; mi padre sí, y tan orgulloso estaba de ello que se lo echaba10 en cara cada lunes y cada martes y, con frecuencia y aunque no viniera a cuento, solía llamarla ignorante, ofensa gravísima para mi madre, que se ponían como un basilisco5 . Algunas tardes venía mi padre para casa con un papel en la mano y, quisiéramos que no, nos sentaba a los dos en la cocina y nos leía las noticias; venían después los comentarios y en ese momento yo me echaba a temblar porque estos comentarios eran siempre el principio de alguna bronca. Mi madre, por15 ofenderlo, le decía que el papel no decía nada de lo que leía y que todo lo que decía se lo sacaba mi padre de la cabeza, y a éste, el oírla esa opinión le sacaba de quicio; gritaba como si estuviera loco, la llamaba ignorante y bruja y acababa siempre diciendo a grandes voces que si él supiera decir esas cosas de los papeles a buena hora se le hubiera ocurrido casarse con ella. Ya estaba armada. Ella le llamaba desgraciado y peludo, lo tachaba de hambriento y portugués, y él, como si esperara a oír20 esa palabra para golpearla, se sacaba el cinturón y la corría todo alrededor de la cocina hasta que se hartaba. Yo, al principio, apañaba6 algún cintarazo7 que otro, pero cuando tuve más experiencia y aprendí que la única manera de no mojarse es no estando a la lluvia, lo que hacía, en cuanto veía que las cosas tomaban mal cariz8 , era dejarlos solos y marcharme. Allá ellos. 1 heredar: recibir algo propio de una situación anterior. 2 desencadenar: provocar, producir algo. 3 cobrar: en lenguaje coloquial, recibir golpes. 4 zurrar: en lenguaje coloquial, dar golpes. 5 ponerse como un basilisco: en lenguaje coloquial, enfadarse mucho (el basilisco era un animal mitológico del cual se decía que podía matar con la vista). 6 apañar: en este caso, recibir. 7 cintarazo: golpe dado con un cinto (correa o cordón que sujeta el pantalón a la cintura). 8 cariz: aspecto.
  • 4. Capítulo 4 Si Mario hubiera tenido sentido cuando dejó este valle de lágrimas, a buen seguro que no se hubiera marchado muy satisfecho de él. Poco vivió entre nosotros; parecía que hubiera olido el parentesco que le esperaba y hubiera preferido sacrificarlo a la compañía de los inocentes en el limbo. ¡Bien sabe Dios que acertó con el camino, y cuántos fueron los sufrimientos que se ahorró al ahorrarse años!5 Cuando nos abandonó no había cumplido todavía los diez años, que si pocos fueron para lo demasiado que había de sufrir, suficientes debieran de haber sido para llegar a hablar y a andar, cosas ambas que no llegó a conocer; el pobre no pasó de arrastrarse por el suelo como si fuese una culebra y de hacer unos ruiditos con la garganta y con la nariz como si fuese una rata: fue lo único que aprendió. En los primeros años de su vida ya a todos nosotros nos fine dado el conocer que el10 infeliz, que tonto había nacido, tonto había de morir; tardó año y medio en echar el primer hueso de la boca y cuando lo hizo, tan fuera de su sitio le fine a nacer, que la señora Engracia, que tantas veces fuera nuestra providencia, hubo de tirárselo con un cordel 1 para ver de que no se clavara en la lengua. Hacia los mismos días, y vaya usted a saber si como resultas de la mucha sangre que tragó por lo del diente, la salió un sarampión o sarpullido por el trasero (con perdón) que llegó a ponerle15 las nalguitas como desolladas y en la carne viva por habérsele mezclado la orina con la pus de las bubas; cuando hubo que curarle lo dolido con vinagre y con sal, la criatura tales lloros se dejaba arrancar que hasta al más duro de corazón hubiera enternecido. Pasó algún tiempo que otro de cierto sosiego, jugando con una botella, que era lo que más le llamaba la atención, o echadito al sol, para que reviviese, en el corral o en la puerta de la calle, y así fue tirando el inocente, unas veces mejor y20 otras peor, pero ya más tranquilo, hasta que un día -teniendo la criatura cuatro años- la suerte se volvió tan de su contra que, sin haberlo buscado ni deseado, sin a nadie haber molestado y sin haber tentado a Dios, un guarro2 (con perdón) le comió las dos orejas. Don Raimundo, el boticario, le puso unos polvos amarillitos, de seroformo, y tanta dolor daba el verlo amarillado y sin orejas que todas las vecinas, por llevarle consuelo, le llevaban, las más, un tejeringo3 los domingos; otras, unas25 almendras; otras, unas aceitunas en aceite o un poco de chorizo... ¡Pobre Mario, y cómo agradecía, con sus ojos negrillos; los consuelos! Si mal había estado hasta entonces, mucho más mal le aguardaba después de lo del guarro (con perdón); pasábase los días y las noches llorando y aullando4 como un abandonado, y como la poca paciencia de la madre la agotó cuando más falta le hacía, se pasaba los meses tirado por los suelos, comiendo lo que le echaban, y tan sucio que aun a30 mí que, ¿para qué mentir?, nunca me lavé demasiado, llegaba a darme repugnancia. Cuando un guarro (con perdón) se le ponía a la vista, cosa que en la provincia pasaba tantas veces al día como no se quisiese, le entraban al hermano unos corajes5 que se ponía como loco: gritaba con más fuerzas aún que la costumbre, se atosigaba6 por esconderse detrás de algo, y en la cara y en los ojos un temor se le acusaba que dudo que no lograse parar al mismo Lucifer que a la Tierra subiese.35 Me acuerdo que un día -era un domingo- en una de esas temblequeras7 tanto espanto8 llevaba y tanta rabia dentro, que en su huida le dio por atacar -Dios sabría por qué- al señor Rafael que en casa estaba porque, desde la muerte de mi padre, por ella entraba y salía como por terreno conquistado; no se le ocurriera peor cosa al pobre que morderle en una pierna al viejo, y nunca lo hubiera hecho, porque éste con la otra pierna le arreó9 tal patada en una de las cicatrices que lo dejó40 como muerto y sin sentido, manándole una agüilla que me dio por pensar que agotara la sangre. El 1 cordel: cuerda delgada. 2 guarro: cerdo. 3 tejeringo: churro. 4 aullar: en algunos animales como perros, lobos... emitir sonidos tristes y prolongados, vocear 5 coraje: irritación, ira. 6 atosigar: inquietar. 7 temblequera: temblor. 8 espanto: terror. 9 arrear: pegar, dar un golpe.
  • 5. vejete se reía como si hubiera hecho una hazaña y tal odio le tomé desde aquel día que, por mi gloria le juro, que de no habérselo llevado Dios de mis alcances, me lo hubiera endiñado10 en cuanto hubiera tenido ocasión para ello. La criatura se quedó tirada todo lo larga que era, y mi madre -le aseguro que me asusté en45 aquel momento que la vi tan ruin- no lo cogía y se reía haciéndole el coro al, señor Rafael; a mí, bien lo sabe Dios, no me faltaron voluntades para levantarlo, pero preferí no hacerlo... ¡Si el señor Rafael, en el momento, me hubiera llamado blando, por Dios que lo machaco delante de mí madre! 10 endiñar: dar o asestar un golpe.
  • 6. Capítulo 5 Pasó después algún tiempo sin que se desgraciara de nuevo, pero, como al que el destino persigue no se libra aunque se esconda debajo de las piedras, día llegó en que, no encontrándolo por lado alguno, fue a aparecer, ahogado, en una tinaja de aceite. Lo encontró mi hermana Rosario. Estaba en la misma postura que una lechuza ladrona a quien hubiera cogido un viento; volcado sobre el borde de la tinaja1 , con la nariz apoyada sobre el barro del fondo. Cuando lo levantamos, un5 hilillo de aceite le caía de la boca como una hebra de oro que estuviera devanando con el vientre; el pelo que envida lo tuviera siempre de la apagada color de la ceniza, le brillaba con unos brillos tan lozanos que daba por pensar que hubiera resucitado al él morir. Tal es todo lo extraño que la muerte de Mario me recuerda... 1 tinaja: vasija grande de barro cocido.
  • 7. Capítulo 6 Quince días ha querido la Providencia que pasaran desde que dejé escrito lo que atrás queda, y en ellos, entretenido como estuve con interrogatorios y visitas del defensor por un lado, y con el traslado hasta este nuevo sitio, por otro, no tuve ni un instante libre para coger la pluma. Ahora, después de releer este fajo1 , todavía no muy grande, de cuartillas, se mezclan en mi cabeza las ideas más diferentes con tal precipitación y tal marea que, por más que pienso, no consigo acertar a qué5 carta quedarme. Mucha desgracia, como usted habrá podido ver, es la que llevo contada, y pienso que las fuerzas han de decaerme2 cuando me enfrente con lo que aún me queda, que más desgraciado es todavía; me espanta pensar con qué puntualidad me es fiel la memoria, en estos momentos en que todos los hechos de mi vida -sobre los que no hay maldita la forma de volverme atrás- van quedando escritos en estos papeles con la misma claridad que en un encerado; es gracioso10 -y triste también, ¡bien lo sabe Dios!- pararse a considerar que si el esfuerzo de memoria que por estos días estoy haciendo se me hubiera ocurrido años atrás, a estas horas, en lugar de estar escribiendo en una celda, estaría tomando el sol en el corral, o pescando anguilas en el regato, o persiguiendo conejos por el monte. Estaría haciendo otra cosa cualquiera de esas que hacen -sin fijarse- la mayor parte de los hombres; estaría libre, como libres están -sin fijarse tampoco- la15 mayor parte de los hombres; tendría por delante Dios sabe cuántos años de vida, como tienen -sin darse cuenta de que pueden gastarlos lentamente- la mayor parte de los hombres... (…) El entierro, volviendo a lo que íbamos, salió con facilidad; como la fosa3 ya estaba hecha, no hubo sino que meter a mi hermano dentro de ella y acabar de taparlo con tierra. Don Manuel rezó20 unos latines4 y las mujeres se arrodillaron; a Lola, al arrodillarse, se le veían las piernas blancas y apretadas como morcillas5 , sobre la media negra. Me avergüenza de lo que voy a decir, pero que Dios lo aplique a la salvación de mi alma por el mucho trabajo que me cuesta: en aquel momento me alegré de la muerte de mi hermano... Las piernas de Lola brillaban como la plata, la sangre me golpeaba por la frente y el corazón parecía como querer salírseme del pecho.25 1 fajo: atado o conjunto 2 decaer: perder alguna parte de las condiciones o propiedades que constituían su fuerza, bondad, importancia o valor 3 fosa: hoyo en la tierra para enterrar uno o más cadáveres. 4 latines: en lenguaje coloquial, oraciones religiosas (por la costumbre de celebrar las misas en latín). 5 morcilla: trozo de tripa de cerdo, carnero o vaca, rellenos de sangre cocida, que se condimentan con especias y, frecuentemente, cebolla, y a los que suelen añadírsele otros ingredientes.
  • 8. Capítulo 19 Di la vuelta para marchar. El suelo crujía1 . Mi madre se revolvió enla cama. -¿Quién anda ahí? Entonces sí que ya no había solución. Me abalancé2 sobre ella y la sujeté. Forcejeó3 , se escurrió4 ... Momento hubo en que llegó a tenerme cogido por el cuello. Gritaba como una condenada. Luchamos; fue la lucha más tremenda que usted se puede imaginar. Rugíamos como bestias, la baba5 nos asomaba a la boca... En una de las vueltas vi a mi mujer blanca como una muerta, parada a la puerta sin atreverse a entrar. Traía un candil6 en la mano, el candil a cuya luz pude ver la cara de mi madre, morada como un hábito de nazareno7 ... Seguíamos luchando; llegué a tener las vestiduras rasgadas, el pecho al aire. La condenada tenía más fuerzas que un demonio. Tuve que usar de toda mi hombría para tenerla quieta. Quince veces que la sujetara, quince veces que se me había de escurrir. Me arañaba, me daba patadas y puñetazos, me mordía. Hubo un momento en que con la boca me cazó un pezón –el izquierdo- y me lo arrancó de cuajo8 . Fue el momento mismo en que pude clavarle la hoja en la garganta... La sangre corría como desbocada9 y me golpeó la cara. Estaba caliente como un vientre y sabía lo mismo que la sangre de los corderos. La solté y salí huyendo. Choqué con mi mujer a la salida; se le apago el candil. Cogí el campo y corrí, corrí sin descanso, durante horas enteras. El campo estaba fresco y una sensación como de alivio me corrió las venas. Podía respirar... CELA, CAMILO JOSÉ: La familia de Pascual Duarte, Ed. de Alfonso Sotelo, Barcelona, Destino S.A., 2006 1 crujía: hacía ruido la madera. 2 abalanzarse: lanzarse, arrojarse. 3 forcejear: oponerse con fuerza. 4 escurrirse: deslizarse de entre los brazos. 5 baba: saliva espesa y abundante que sale a veces de la boca del hombre. 6 candil: lamparilla manual de aceite, usada antiguamente, en forma de taza cubierta. 7 hábito de nazareno: vestido de color morado usado por mortificación del cuerpo, o como señal de humildad o devoción (el nazareno es un penitente que en las procesiones de Semana Santa lleva dicho vestido). 8 arrancar de cuajo: sacar de raíz, del todo. 9 desbocado: sin medida, sin control.