Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

CUENTO LAS DOS MARIPOSAS

3.668 visualizaciones

Publicado el

CUENTO INFANTIL

Publicado en: Educación
  • Inicia sesión para ver los comentarios

CUENTO LAS DOS MARIPOSAS

  1. 1. LAS DOS MARIPOSASAutor: Ana María Yépez
  2. 2. Una noche calurosa, en pleno verano, un padre y sus dos hijos se encontraban con la ventana abierta para refrescar el ambiente y, de paso, contemplar las estrellas de aquel límpido cielo. Dos mariposas ingresaron imprevistamente en la habitación, revoloteando alocadamente, y se dirigieron hacia una vela encendida colocada sobre una vetusta mesa.
  3. 3. El padre de los niños, intuyendo lo que podría suceder, ahuyentaba a las intrusas, pero éstas, porfiadas como ellas solas, volvían a la carga una y otra vez. La más bonita se aproximó tanto a la llama que no pudo evitar que sus alas se achicharran, cayendo de espaldas sobre la mesa.
  4. 4. -¡Qué pena! –suspiró el mayor de los niños-. Era la más linda y ahora no es más que un triste despojo.
  5. 5. -¡Claro que es una pena! –intervino el padre-. Nadie más que ella ha buscado su fin. Son tan inconscientes estos insectos que se dejan deslumbrar por el brillo del fuego. Se parecen a aquellos hombres que arriesgan todo por el lujo y las vanidades de la vida, por el oro y el dinero, que casi siempre son causa de su perdición.
  6. 6. La otra mariposa, indiferente a lo ocurrido a su compañera, hacía las mimas piruetas. -¡Esta mariposa va a terminar como la otra! –dijo el más pequeño de los niños. -hay que evitar la tragedia. Trataré de atraparla –repuso el padre.
  7. 7. Cuando la mariposa se abalanzó nuevamente sobre la llama, el padre, cogiendo un vaso, la apresó sobre la mesa.
  8. 8. Dentro de la copa, la mariposa se deshacía en toda clase de movimientos, como queriendo zafarse de su prisión o para expresar su furia por haber perdido la libertad. -Vean, hijos míos, como está de colérica esta mariposa. De seguro que, a su modo, debe estar insultándome y no se da cuenta que le he salvado la vida.
  9. 9. Esto mismo podría ocurrir con ustedes si alguna vez los castigo por hacer travesuras que ponen en riesgo sus vidas o que atentan contra las buenas maneras, concluyó el padre. FIN
  10. 10. Esto mismo podría ocurrir con ustedes si alguna vez los castigo por hacer travesuras que ponen en riesgo sus vidas o que atentan contra las buenas maneras, concluyó el padre. FIN

×