Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

Dificultades para la Investigación en Enfermería. Artículo de Cristina Quesada

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Próximo SlideShare
Signos vitales en aldutos
Signos vitales en aldutos
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 7 Anuncio

Dificultades para la Investigación en Enfermería. Artículo de Cristina Quesada

Dificultades para la Investigación en Enfermería. Artículo de Cristina Quesada publicada en la revista OIÑARRI del COLEGIO DE ENFERMERÍA DE BIZKAIA durante el segundo semestre del año 2012

Dificultades para la Investigación en Enfermería. Artículo de Cristina Quesada publicada en la revista OIÑARRI del COLEGIO DE ENFERMERÍA DE BIZKAIA durante el segundo semestre del año 2012

Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Presentaciones para usted (20)

Similares a Dificultades para la Investigación en Enfermería. Artículo de Cristina Quesada (20)

Anuncio

Más de Carmen Villar Bustos (14)

Más reciente (20)

Anuncio

Dificultades para la Investigación en Enfermería. Artículo de Cristina Quesada

  1. 1. 16 investigación INTRODUCCIÓN Según Virginia Henderson, la satisfacción de las necesidades humanas básicas depende del saber, poder y querer de la persona. Con la investigación en Enfermería ocurre algo similar: depende de que las enfermeras sepan, puedan y quieran investigar. Empecemos definiendo qué es la investigación en Enfermería: es un proceso científico que valida y mejora el conocimiento existente y genera nuevo conocimiento que influye en la práctica enfermera directa o indirectamente. Pretende la generación de la base de conocimiento empírico que sirva para guiar la práctica enfermera. En definitiva, la investigación en Enfermería tiene como objetivo desarrollar el conocimiento que guía y apoya la práctica y la disciplina de Enfermería. La Enfermería, a lo largo de la historia, ha adquiri- do conocimiento principalmente a través de tradi- ciones, autoridad de otros profesionales, présta- mos de otras disciplinas, experiencia personal, ensayo-error, modelado de roles, intuición y razo- namiento lógico (inductivo o deductivo). Sin embar- go, todas estas maneras de adquirir conocimiento son inadecuadas para proporcionar una base de conocimiento científico a la Enfermería. Sólo la investigación enfermera es capaz de generar una base empírica del conocimiento que influya en la práctica enfermera, es decir, que sirva como guía de la práctica. La meta última de toda profesión es que los servi- cios prestados sean lo más eficientes y eficaces. Cualquier profesión que pretenda mejorar el des- empeño de sus miembros e incrementar su autori- dad se esfuerza por desarrollar un conjunto perti- nente de conocimientos. En Enfermería, la investi- gación constituye una herramienta decisiva para adquirir dichos conocimientos, lo que influirá de manera directa en el reconocimiento del profesio- nalismo, la responsabilidad y la relevancia social de la Enfermería: PROFESIONALISMO Al ampliar la base del conocimiento, los enferme- ros desarrollan un cuerpo de conocimientos con características distintivas que diferencian a la Enfermería de otras disciplinas, contribuyendo a definir mejor su papel respecto a las diversas pro- fesiones relacionadas con la atención de la salud (tiene que ver con fundamentar científicamente nuestro trabajo y optimizar los servicios de Enfermería). RESPONSABILIDAD Al convertir la investigación en un aspecto funda- mental dentro de la profesión enfermera, la toma de decisiones clínicas y la ejecución de actividades basadas en una información científicamente docu- mentada, fundamentan la responsabilidad profe- sional (tiene que ver con facilitar la toma y evalua- ción de decisiones). RELEVANCIA SOCIAL Vendrá dada en razón del reconocimiento social que supone una práctica basada en criterios cien- tíficos, permitiendo y permitiéndonos evaluar de manera crítica la propia eficacia profesional, y lle- vándonos a modificar o abandonar aquellas activi- dades que demuestren no tener efecto sobre la salud de la población sana o enferma (tiene que ver con mejorar nuestra imagen profesional). INVESTIGACIÓN EN ENFERMERÍA: DIFICULTADES Y ELEMENTOS FACILITADORES Autora: Quesada Ramos C Centro de Salud Kabiezes-Santurtzi (Comarca Ezkerraldea-Enkarterri).
  2. 2. 17 La evolución sufrida por la investigación española es, en algunas cuestiones, similar a la ocurrida en el resto del mundo. En los años 70 empiezan a aparecer algunos ele- mentos favorecedores de la investigación en Enfermería. Así, desde el año 1977 los estudios de Enfermería se imparten en la Universidad, pertene- cen al ámbito de la Educación Superior y preparan, como indica la Ley de Reforma Universitaria, “para el ejercicio de actividades profesionales que exijan la aplicación de conocimientos y métodos científi- cos” (L.R.U. art. l.lb.). En 1978 aparece la primera revista de Enfermería con contenidos científicos editada en España, y en 1986 se promulga la Ley General de Sanidad (Ley 14/1986), que posibilita la investigación a todos los profesionales de la salud en su art. 108: “…se regulará la dedicación a la investigación de quie- nes participan en la información, asistencia, docen- cia y administración”. Por otro lado, desde la década de los 80 el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), como órgano público de investigación del Ministerio de Sanidad y Consumo se ha implicado en la realización de algunas activi- dades enmarcadas en una estrategia global para el desarrollo y fomento de la investigación en Enfermería: En 1987 el Fondo de Investigación Sanitaria (FIS) reconoció la capacidad investigadora de las enfermeras al abrir sus ayudas “a todo aquel que pueda aportar algo a un mayor y mejor cono- cimiento de la salud de la población, siempre que lógicamente aplique el método científico a su tarea profesional”, al mismo tiempo que introdu- jo enfermeras en las Comisiones Técnicas de Evaluación. En 1995 el Consejo de Europa puso en marcha un estudio sobre investigación en Enfermería en el que participó el ISCIII junto a otros seis países europeos (Chipre, Dinamarca, Francia, Alemania, Irlanda y Reino Unido). A partir de los resultados de este estudio, el comité de expertos formuló unas recomendaciones en materia de investigación en Enfermería, posteriormente adoptadas por el Comité de Ministros el 15 de febrero de 1996 en la 558ª Reunión de Delegados de Ministros (Recomendación nº 96- 1). Tras este acontecimiento, y al amparo de las recomendaciones establecidas, el ISCIII puso en marcha una estrategia de ámbito estatal para potenciar la investigación en Enfermería. En 1996, con motivo de la celebración en Albacete del Seminario de la Red de Unidades de Investigación (REUNI), el ISCIII creó un Grupo de Trabajo con el fin de elaborar una ponencia sobre la situación de la investigación en Enfermería en España. Este grupo posterior- mente se consolidó bajo el nombre de Investén- ISCIII con el objetivo de elaborar las pautas nacionales del Programa de Investigación en Enfermería, y con ello se ha convertido en pio- nero en este campo. En 2000 se creó una estructura formal, la Unidad de Coordinación y Desarrollo de la Investigación en Enfermería (Investén), cuyo objetivo es fomentar el desarrollo de la metodología científi- ca y de la toma de decisiones basada en la evi- dencia, incrementando la masa crítica de inves- tigadores en cuidados y la potenciación de la carrera investigadora. La Unidad cuenta con una estructura de cooperación científica en red, y dicha estructura en red ha funcionado durante 10 años con la participación de todas las Comunidades Autónomas. Con ello se ha pre- tendido descentralizar las actividades y tener una mayor difusión e implantación de la investi- gación en enfermería a nivel estatal. Como se ha mencionado anteriormente, para que la investigación en Enfermería sea una realidad hace falta que converjan tres dimensiones igual- mente importantes: SABER La enfermera tiene que saber investigar, tiene que ser competente en esta tarea. Para ello debe reci- bir una formación en investigación adecuada. y tema científico
  3. 3. 18 investigación y tema científico PODER La investigación se realiza en unas determinadas condiciones, y hay condiciones adecuadas e inadecuadas, suficientes e insuficientes, buenas y malas. Las condiciones no siempre dependen del profesional, muchas veces dependen de la política general y de la institución concreta. QUERER Hay que poner empeño y voluntad. Hay que querer investigar. Analicemos ahora detenidamente estas tres dimensiones para poder descubrir las dificultades para investigar en Enfermería. SABER INVESTIGAR La primera dificultad con que nos encontramos es la FALTA DE CONOCIMIENTOS O DE FORMACIÓN EN INVESTIGACIÓN. La Enfermería española, a pesar de haber adquiri- do el nivel universitario hace ya bastantes años, ha tardado en incorporarse activamente al modo de pensar científico. Como carrera científica que es, la Enfermería puede y debe investigar. Sin embargo, para poder defender su papel insustituible en el panorama científico de las Ciencias de la Salud la enfermera debe conocer y familiarizarse con las herramientas de trabajo propias de la investigación científica. No se puede producir investigación a menos que exis- tan personas preparadas, ya que la titulación, a pesar de ser importante, no garantiza el éxito de una investigación si nadie ha formado al profesio- nal en cómo realizarla. En cualquier caso, tenemos tres escenarios bien distintos en los que adquirir estos conocimientos sobre investigación: a) La formación pregrado Por desgracia, al igual que ocurre en la práctica totalidad de las carreras universitarias del área de la salud, los alumnos de Enfermería no son instrui- dos en la filosofía y dinámica de la investigación. Los planes de estudios de Enfermería varían lige- ramente de unos centros universitarios a otros, pero por desgracia tienen en común la ausencia de asignaturas troncales sobre metodología de inves- tigación en Enfermería. No se concibe que, dentro de unos años, cuando aparezcan los primeros graduados en Enfermería en el campo asistencial, muchos de ellos, depen- diendo de la universidad donde hayan cursado sus estudios, no tengan ni los conocimientos ni la com- petencia necesarios para realizar una investigación siguiendo el método científico, no sepan hacer una lectura crítica o realizar una búsqueda bibliográfi- ca. La preparación educativa para la investigación debe tener un lugar destacado dentro de la forma- ción de pregrado de nuestras universidades, es sin duda el momento y el lugar más adecuado. Los estudiantes de Enfermería deben salir de la Universidad sensibilizados hacia la investigación y preparados para iniciarse en ella si queremos pro- mocionar la investigación en el ámbito de la Enfermería. b) La formación postgrado Gracias a la convergencia del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) tenemos una oportuni- dad única de acceder a programas oficiales de máster y doctorado específicos en Enfermería que completen nuestro desarrollo académico. En este momento ya se están impartiendo en cen- tros estatales algunas titulaciones de segundo ciclo propiamente enfermeras con una orientación clara a la investigación, y el tercer ciclo de los estudios universitarios tendrá como finalidad, en todos los casos, la formación avanzada del doctorando en las técnicas de investigación. c) La formación continuada Esta es, en muchos casos, la única vía de adquisi- ción de conocimientos sobre investigación para los diplomados en Enfermería. Es encomiable la labor que desempeñan algunas Escuelas Universitarias, Colegios de Enfermería, instituciones sanitarias y asociaciones profesiona- les al facilitar esta tarea, pero merece una mención especial el trabajo llevado a cabo por la Fundación Index dentro y fuera de la Comunidad Autónoma de Andalucía. Una de las recomendaciones sobre investigación en Enfermería en Europa, publicadas por el Comité de Salud del Consejo de Europa (1996), fue la necesidad de que todos los países europeos proporcionaran enseñanza y formación en investigación a los profesionales de Enfermería. PODER INVESTIGAR Además de necesitar una formación adecuada en metodología de la investigación, también encontra- mos una dificultad para poder investigar, y ésta es
  4. 4. 19 investigación y tema científico la FALTA DE APOYO INSTITUCIONAL a la inves- tigación enfermera. Algunas preguntas que podemos hacernos y que nos pueden dar una idea de si las instituciones en las que trabajamos están listas o no para que se lleve a cabo investigación enfermera son: ¿Existe una responsabilidad hacia la investiga- ción asumida no sólo por la gerencia, sino tam- bién por la Dirección de Enfermería? ¿Se refleja ese interés en la filosofía y en la vida real de la institución? ¿Existe una práctica de la Enfermería con sufi- ciente desarrollo que haga posible su estudio? ¿Saben las enfermeras, al menos en su mayoría, lo que es investigación? ¿Existe una Comisión de Investigación y otra de Ética de las cuales forman parte al menos una enfermera? ¿Con qué tipo de recursos (tiempo, biblioteca, ordenador, despacho, consulta al experto de estadística o al informático, etc.) se cuenta en la realidad? Esa falta de apoyo institucional de la que hablába- mos antes se constata en la FALTA DE ESTRUC- TURAS DE APOYO, FALTA DE FINANCIACIÓN y FALTA DE TIEMPO para investigar. Vamos a ana- lizarlas por separado: FALTA DE ESTRUCTURAS DE APOYO Una formación apropiada es esencial para poder investigar, pero el asesoramiento y la supervisión son también primordiales para los nuevos investi- gadores. Es necesario establecer estructuras de apoyo a la investigación en Enfermería que orienten a las enfermeras sobre cómo investigar, dónde y cómo conseguir financiación y otras cuestiones prácti- cas. Estructuras que, en una palabra, potencien realmente la investigación en cuidados. El inicio en investigación no debe producirse de forma aislada o individual; contar con apoyo facili- tará en gran medida el desarrollo del estudio, la resolución de dificultades y la vivencia de la expe- riencia de forma positiva. FALTA DE FINANCIACIÓN No sólo el acceso a fuentes de apoyo humano es importante, también el apoyo financiero fomenta la actividad investigadora. A veces, para el desarrollo de ciertos proyectos de investigación es imprescindible la financiación externa que sufrague los gastos derivados de los mismos (bibliografía, viajes, material de oficina, material inventariable, becarios, etc.). Posiblemente, la más conocida y más importante fuente de financiación para proyectos de investiga- ción en el ámbito sanitario sea el FIS, donde la financiación de los proyectos se obtiene de forma general dentro de una oferta de ayudas donde nuestra profesión compite con otros grupos profe- sionales para repartirse unos recursos siempre limitados, de manera que hay que conocerlo muy bien y aceptar esa realidad tal como es. Aunque la investigación en cuidados ha sido uno de los obje- tivos prioritarios del ISCIII y una línea de investiga- ción priorizada en las convocatorias del FIS en los últimos años, la financiación obtenida por las enfer- meras para desarrollar sus proyectos de investiga- ción es muy escasa: entre los años 1996 y 2004 se
  5. 5. 20 investigación y tema científico presentaron a las convocatorias del FIS 673 pro- yectos de investigación en Enfermería, que supu- sieron aproximadamente un 4% del total de pro- yectos presentados, y de estos 673 proyectos, sólo el 28% obtuvo financiación. FALTA DE TIEMPO Además de la dificultad para conseguir financia- ción, llevar a cabo un proyecto de investigación supone una inversión de tiempo importante no sólo por el tiempo que lleva su desarrollo, sino también porque la mayoría de las veces se tiene que com- patibilizar con la actividad asistencial. Para el colectivo enfermero no se suelen contem- plar tiempos para dedicar a la investigación dentro de la jornada de trabajo. Por otro lado, el exceso de carga asistencial o administrativa ayuda bien poco a disponer de estos tiempos tan necesarios para investigar. Se hace necesaria una mayor implicación de las instituciones sanitarias, reconociendo la actividad investigadora enfermera como un proceso integra- do en la labor asistencial, tal y como ocurre en otros colectivos. En resumen, para promover la investigación en Enfermería son necesarias estrategias y recursos que posibiliten a los profesionales de Enfermería llevar a cabo trabajos de investigación, y para ello el apoyo institucional es fundamental; si los res- ponsables sanitarios facilitaran los recursos y la formación necesaria a los profesionales con inicia- tivas en el área investigadora, se investigaría mucho más. QUERER INVESTIGAR No sólo hay que saber y poder investigar, también hay que querer investigar. Las dificultades en este sentido pueden provenir de la FALTA DE INTERÉS O DE MOTIVACIÓN de las enfermeras para inves- tigar. A menudo hay una mitificación despectiva de la investigación, argumentando poco valor, menos- precio: ¿para qué?, ¿por qué?, ¿qué gano yo con esto? Hoy en día, la investigación en Enfermería sigue obteniendo un bajo valor curricular, con una subestimación con respecto a otros méritos profe- sionales. La escasa cultura investigadora de la organización y de los propios profesionales para el desarrollo de esta actividad ayuda bien poco en el fomento de la investigación enfermera. La conciencia clara de que la investigación forma parte del quehacer profesional es el principal ele- mento de motivación, pero si esto no es suficiente, siempre puede uno encontrar motivación en la carrera profesional, por ejemplo. Los distintos modelos de desarrollo profesional implantados en nuestro país valoran la investigación desarrollada por las enfermeras con mayor o menor exhaustivi- dad y con mayor o menor acierto. Es tarea de cada uno encontrar su propia motivación para investigar en Enfermería: una mayor retribución económica gracias a la carrera profesional, un mayor prestigio en el ámbito académico, una mayor satisfacción profesional, o simplemente el mejorar la calidad de los cuidados que prestamos.
  6. 6. 21 investigación y tema científico ELEMENTOS FACILITADORES La investigación enfermera no debe considerarse como una actividad remota y privativa de una élite intelectual que nada tiene que ver con la mayoría de los profesionales. Han de desterrarse los mitos de que la investigación es sumamente difícil y com- plicada o de que la investigación no está vinculada al mundo cotidiano, a la realidad. Las dificultades para investigar en Enfermería que se han señalado anteriormente no son más que meros obstáculos a vencer por nuestro colectivo. Afortunadamente, las cosas están cambiando y ya disponemos de ciertos elementos facilitadores en esta tarea: Obstáculo 1: FALTA DE CONOCIMIENTOS O DE FORMACIÓN EN INVESTIGACIÓN La modificación de los Estudios de Enseñanza Superior (RD 55/2005, estudios universitarios ofi- ciales de grado; RD 56/2005, estudios universita- rios de postgrado) contribuirán sin duda alguna a un mayor desarrollo de la investigación enfermera. Los profesionales de Enfermería podrán cursar estudios de grado y postgrado con la consecuente repercusión en la actividad investigadora de nues- tro colectivo, tanto en el ámbito académico como profesional. Por otro lado, la Fundación Index contribuye a reducir esas lagunas de conocimiento en torno a la investigación enfermera mediante sus programas de formación, bien con el proyecto quid-INNOVA (que persigue transferir, generar y compartir cono- cimiento entre las enfermeras andaluzas) bien con la formación a distancia a través del Campus Virtual de la Fundación. A nivel local comienzan a promoverse iniciativas interesantes para los profesionales enfermeros, como puede ser el “Programa de investigación en Atención Primaria de Salud”, promovido por la Unidad de Investigación de Atención Primaria de Bizkaia (UIAPB) y dirigido a personal médico, de enfermería y administrativo, que combina acciones formativas con el entrenamiento de los participan- tes en la elaboración de un protocolo y la asesoría en los diferentes pasos del diseño y realización de un proyecto de investigación, buscando el aprendi- zaje basado en la propia experiencia. Obstáculo 2: FALTA DE APOYO INSTITUCIO- NAL Las Unidades de Investigación en Hospitales y en Atención Primaria tienen como objetivo fomentar e impulsar la investigación y la formación continuada entre los profesionales de su institución, y pueden ser un buen apoyo para aquellas enfermeras que decidan iniciarse en la investigación. Por otro lado, en algunos Colegios de Enfermería hay constituidas vocalías de investigación capaces de motivar a los profesionales al ejercicio de la misma. En ciertas Escuelas de Enfermería podemos hallar distintas líneas de investigación respaldadas por profesores titulares o catedráticos; sería cuestión de elegir qué línea de investigación se adapta mejor a nuestra situación o necesidades. La Unidad de Coordinación y Desarrollo de la Investigación en Enfermería (Investén), enmarcada dentro del ISCIII y cuya misión consiste en desarrollar una estrategia a nivel estatal para fomentar y coordinar la investigación en Enfermería, también ofrece un servicio de asesoría metodológica, así como sesiones formativas sobre
  7. 7. 22 investigación y tema científico presentación de proyectos a organismos evaluado- res, sesiones informativas sobre recursos de finan- ciación, prioridades de investigación, etc. Además, contamos también con el Centro Colaborador Español del Instituto Joanna Briggs para los Cuidados de la Salud Basados en la Evidencia al que están adscritas la mayor parte de las Comunidades Autónomas. Respecto al tema de la financiación, existen diver- sos organismos públicos o privados que periódica- mente destinan cuantías económicas en forma de becas, premios, ayudas, etc., para la financiación de estudios de investigación. Ejemplos de ello son el ISCIII, el FIS, las agencias de evaluación de tec- nologías sanitarias (Ej: Osteba), las revistas profe- sionales (Ej: premios revista Metas de Enfermería), las organizaciones profesionales y científicas (Ej: premios en Congresos y Jornadas a la mejor comunicación oral o póster), empresas farmacéuti- cas (Ej: Pfizer, Bayer, Danone), fundaciones (Ej: La Caixa), etc. A día de hoy, la puesta en marcha del VI Plan de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica 2008-2011 (que fue aprobado en sep- tiembre de 2007), supone una oportunidad única para formarse en investigación y para investigar en cuidados. El hecho de que nuestra carrera acadé- mica cuente ya con los acuerdos de Bolonia y el Espacio Europeo de Educación Superior, y tenga un horizonte común al de otras titulaciones univer- sitarias, sin duda permitirá el avance de la discipli- na enfermera. Obstáculo 3: FALTA DE INTERÉS O DE MOTIVACIÓN Quizá este sea el obstáculo más difícil de salvar. Aunque son relativamente pocos los profesionales de Enfermería que se dedican a la investigación, todos deberían ser conscientes de la importancia de la misma. Me permito citar aquí a Florence Nightingale, quien dijo que “Las profesiones, como las naciones, solo pueden avanzar con un sentido individual de la responsabilidad colectiva”. Son la mismas enfermeras las que deben tomar conciencia de que una de las claves para lograr el avance de la profesión es la investigación enfer- mera que genere conocimientos a nuestra propia disciplina. Sólo mediante la investigación la Enfermería podrá ser verdaderamente reconocida como una profesión con resultados documentados eficaces para el paciente, la familia, la enfermera y el sistema de salud. En nuestra mano está cambiar “esa cultura” para que la investigación sea una actividad habitual en la disciplina enfermera y puedan producirse avan- ces sólidos en el desarrollo de nuestra profesión. CONCLUSIONES En una época en la que se habla tanto de las com- petencias profesionales, las enfermeras han de desarrollar los conocimientos, habilidades y actitu- des necesarias para saber, poder y querer investi- gar en Enfermería. Si fue realmente importante entrar en el sistema universitario hace 30 años, actualmente consolidar posiciones y avanzar como profesión y ciencia a través de la investigación puede ser decisivo para el futuro profesional de la Enfermería. En este momento, todas las “partes” de la profesión tienen responsabilidad de cara a impulsar la investigación enfermera: Para promover la investigación de Enfermería y su desarrollo dentro de esta perspectiva es necesaria una formación en investigación, así como estrate- gias y recursos que posibiliten a los profesionales de enfermería llevar acabo tareas de investigación y aplicación de sus resultados, pero sobre todo hay que querer investigar. Aquí cobra especial sentido el dicho “QUERER ES PODER”: BIBLIOGRAFÍA Amezcua M. Mitos, retos y falacias de la investi- gación enfermera. Rev ROL Enferm 2003; 26(9):36-44. Burns N, Grove SK. Investigación en Enfermería. 3ª ed. Madrid: Elsevier; 2004. Cabrero J, Richart M. Necesidad de la formación en metodología de la investigación en Enfermería. Enferm Cientif 1991; 116: 44-48.

×