Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

ensayo discurso Del Metodo

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Próximo SlideShare
Ensayo Discurso del Método
Ensayo Discurso del Método
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 6 Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Presentaciones para usted (20)

Anuncio

Más reciente (20)

Anuncio

ensayo discurso Del Metodo

  1. 1. Mariana Brizuela 3.-b Prepa Literatura 19/sep./2014 Introducción: En este ensayo mediante los 4 pasos de Rene descartes, voy a hablar un poco sobre la guerra cristera, mencionare algunas de sus característ icas, y acontecimientos Importantes. Me guie de los pasos de Descartes porque fue una manera sencilla de plantear este ensayo, pues hace más entendibles las cosas y te brinda una facilidad de lectura y comprensión. Los pasos que ut ilizare son los siguientes: 1-no decir que una cosa es cierta sin conocerla antes. 2-dividir dificultades a examinar. 3-ordenar tus pensamientos en jerarquía 4-no olvidar nada 2)¿Que fue? * ¿porque fue la guerra? *donde se dio *cuando se dio *causas *consecuencias *personajes *acontecimientos *antecedentes *resultados *ideologías 3) 1. antecedentes 2. causas 3. que fue 4. cuándo y dónde se dio 5. acontecimientos e ideologías 6. personajes 7. consecuencias y resultados.
  2. 2. 4) La Guerra Cristera (también conocida como Guerra de los Cristeros o Crist iada) en México fue un conflicto armado que se prolongó desde 1926 a 1929 ent re el gobierno de Plutarco Elías Calles y milicias de laicos, presbíteros y religiosos católicos que resist ían la aplicación de legislación y polít icas públicas orientadas a rest ringir la part icipación de la Iglesia católica sobre los bienes de la nación así como en procedimientos civiles. La Const itución mexicana de 1917 establecía una polít ica que negaba la personalidad jurídica a las iglesias, prohibía la part icipación del clero en polít ica, privaba a las iglesias del derecho a poseer bienes raíces e impedía el culto público fuera de los templos. Algunas est imaciones ubican el número de personas muertas en un máximo de 250 mil, ent re civiles, efect ivos de las fuerzas cristeras y del Ejército Mexicano. Antecedentes de la Guerra Cristera  La Ley Calles Hay que mencionar que la Ley Calles es una modificación al Código Penal9 en 1926 por el Presidente Plutarco Elías Calles, para limitar las manifestaciones religiosas con el fin de contar con inst rumentos más precisos para ejercer los cont roles que la Const itución de 1917 estableció en el Art ículo 13010 como parte del modelo de sujeción de las Iglesias al Estado. Estos inst rumentos buscaban limitar o suprimir la part icipación de las iglesias en general en la vida pública, pero dadas algunas característ icas de la legislación, en algunos estados se llegaron a establecer leyes que obligaban a que los minist ros de culto fueran personas casadas11 y se prohibía la existencia de comunidades religiosas, además de limitar el culto religioso únicamente a las iglesias, así como prohibir el uso de hábitos fuera de los recintos religiosos.12 "Escena de Viernes Santo en pleno siglo XX", del archivo del Presbítero mexicano Jesús María Rodríguez †. La ley reglamentaria del 130 const itucional facultaba, siguiendo el dictado de la Const itución, a los gobernadores de los estados de la República a imponer cuotas y requisitos especiales a los "minist ros del culto". Tal fue el caso de los gobernadores más radicales, como Tomás Garrido Canabal del estado de Tabasco quien decretó normas que iban incluso más lejos, pues obligaban a los "minist ros del culto" a ser personas con estado civil de casados para poder oficiar, mient ras que en estados como Chihuahua se pretendió forzar a la Iglesia católica a operar con un número mínimo de presbíteros, mient ras que en Tamaulipas se prohibió oficiar a los sacerdotes
  3. 3. ext ranjeros.En 1925, con apoyo de la CROM se creó la Iglesia Católica Mexicana, dotándola de edificios, recursos y medios para romper con El Vat icano.13 Confrontada con esta situación, la Iglesia intentó reunir dos millones de firmas para proponer una reforma const itucional. La pet ición de los católicos mexicanos fue rechazada. Los católicos llamaron y realizaron un boicot para no pagar impuestos, minimizar el consumo de productos comercializados por el gobierno, no comprar billetes de la Lotería Nacional, ni ut ilizar vehículos a fin de no comprar gasolina. Esto causó severos daños a la economía nacional, al t iempo que sirvió para que las posiciones de dist intos grupos dent ro de la propia Iglesia católica en México se radicalizaran. Los Cristeros La radicalización hizo que en zonas de los estados de Guanajuato, Jalisco, Querétaro, Aguascalientes, Nayarit , Colima, Michoacán y parte de San Luis Potosí al igual que Zacatecas, en la Ciudad de México, y en la península de Yucatán creciera un movimiento social que reivindicaba los derechos de libertad de culto en México. La dirigencia del movimiento, cercana pero autónoma respecto de los obispos mexicanos, creyó viable una salida militar al conflicto. En enero de 1927, empezó el acopio de armas; las primeras guerrillas estuvieron compuestas por campesinos. El apoyo a los grupos armados fue creciendo, cada vez se unían más personas a las proclamas de ¡Viva Cristo Rey! y ¡Viva Santa María de Guadalupe! lanzadas por quienes fueron conocidos como los cristeros. El origen del sustant ivo cristero es disputado. Hay quienes consideran que fueron ellos mismos quienes ut ilizaron el nombre primero para ident ificarse, pero hay invest igadores del fenómeno, como Jean Meyer, quienes consideran que, en sus orígenes, era una expresión despect iva, usada por agentes del gobierno federal, derivada de crist iano. En todo caso, los que se conocían como cristeros fueron capaces de art icular rápidamente una serie de descontentos locales con las consecuencias de la Revolución Mexicana, así como de aglut inar en torno suyo a grupos que, por dist intas razones, se oponían a lo que ya para entonces se conocía como el "Grupo Sonora", nombre creado por el origen sonorense de los presidentes Adolfo de la Huerta, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles. No sólo eso, la Crist iada, como también se le conoce, logró un uso muy eficaz de símbolos religiosos profundamente arraigados en las práct icas colect ivas en México como la Virgen de Guadalupe.
  4. 4. La Guerra Uno de los movimientos más importantes fue el ocurrido en Valparaíso,14 cuando el 14 de agosto de 1926 por la noche apareció don Pedro Quintanar, personaje de gran importancia en toda la lucha cristera. Se preparó el levantamiento que Aurelio Acevedo y sus amigos tenían preparado desde el primero de agosto, ya que el gobierno al saber de la presencia de Quintanar se movilizó más rápido. Se realizó la movilización en Peñitas y Peñas Blancas. Quintanar ent raba a combate el 29 de agosto a Huejuquilla el Alto (Jalisco),15 comenzó así, la primera lucha cristera en forma, quedando como vencedores con el grito ahora t riunfante de: ¡Viva Cristo Rey! Los alzamientos siguieron en Jalisco, Nayarit , Zacatecas, Guanajuato y Michoacán por el año 1926, luego se sumó casi la totalidad del cent ro del país. El conflicto tuvo un carácter fundamentalmente rural aunque la dirección de la Liga fue eminentemente urbana. Los cálculos más opt imistas consideran que hacia 1927, las fuerzas cristeras rondaban los 12 mil efect ivos y dos años después, en 1929, habían alcanzado los 20 mil. Semejantes números son dignos de consideración por varias razones. En primer lugar, los obispos mexicanos, con muy contadas excepciones se distanciaron rápidamente del movimiento armado, desconocieron a la Liga y t rataron de negociar la paz con el gobierno de Calles con la mediación del gobierno de los Estados Unidos. En segundo lugar, porque México recién había superado un prolongado y muy costoso conflicto armado que ensangrentó durante poco más de siete años buena parte del país. No sólo eso, los cristeros eran un ejército irregular (a pesar de que contaron con algunos militares de carrera en sus filas), que no esperaban recibir pago y que no contaban con mecanismos formales de aprovisionamiento, reclutamiento, ent renamiento, atención a sus heridos o cuidado de los deudos. A diferencia de ot ros grupos armados en la historia de México, no pract icaron la así llamada 'leva' (una práct ica por la que se obliga a personas a sumarse a un ejército). Citando vivencias sobre personas que vivieron en carne propia la guerra, cuentan que se quemaron muchos documentos de la iglesia, incluidas la Fe de baut izo de todas las personas. Fue una guerra muy tortuosa. Finalmente, a diferencia de muchos grupos armados durante la revolución
  5. 5. y antes, durante el siglo XIX, el mercado estadounidense de armas estuvo —al menos formalmente-- cerrado. En 1928, luego de una reforma de la Const itución de 1917 y a pesar de que la Revolución mexicana había iniciado al grito de "Sufragio efect ivo, no reelección", el ex presidente Álvaro Obregón contendió como candidato virtualmente único en las elecciones presidenciales. El Grupo Sonora, se pensaba en ese entonces, repet iría la fórmula seguida 40 años antes por el grupo Oaxaca, encabezado por Porfirio Díaz, para reformar paulat inamente la Const itución. Se decía, sin embargo, que Obregón —a diferencia de Calles— no tenía interés en cont inuar con el conflicto, por lo que llegaría a un acuerdo para acabar con la guerra. Obregón, sin embargo fue asesinado por el fanát ico católico José de León Toral en el restaurante "La Bombilla" en el Dist rito Federal. Obregón había acudido ahí a part icipar de un desayuno ofrecido por los legisladores del bloque parlamentario que le apoyaba. Consecuencias Bajo la fuerte presión del gobierno de Estados Unidos, que a su vez respondía a las pet iciones repet idas de obispos y laicos católicos en ese país, el presidente Portes Gil anunció que la Iglesia católica se sometería a la ley sin que la Const itución sufriera alguna modificación. A part ir de ese momento, sin embargo, el país ent ró en lo que invest igadores de la relación Iglesia-Estado en México han calificado como un periodo de "relaciones nicodémicas", en referencia a Nicodemo, el fariseo que se acercaba a Jesús de noche (de ahí el término nicodemo, "el que viene de noche"). Ot ros calificaron a este periodo, que se extendería hasta 1929, como un "modus vivendi", un modo de vivir, en el que el Estado renunciaba a la aplicación de la ley y la Iglesia renunciaba a exigir sus derechos. Estas relaciones nicodémicas o modus vivendi debieron enfrentar, sin embargo un severo momento de prueba cuando Calles, presionado por los efectos devastadores de la crisis de 1929 pronunció el así llamado Grito de Guadalajara. En ese Grito, 21 de julio de 1934, Calles - en su oficiosa condición de "jefe máximo de la Revolución mexicana" - hacía un llamado para que Revolución, t riunfante en lo militar, se t rasladara a part ir de ese momento al ámbito de la conciencia, de la educación y, de manera más específica,
  6. 6. de la educación de los niños. El Grito de Guadalajara marcó el inicio de una serie de reformas al sistema educat ivo mexicano que culminaron con el proyecto de la así llamada "educación socialista". Las tensiones creadas por el Grito fueron de tales dimensiones que, una vez más, se organizaron una serie de movilizaciones que, por su magnitud son conocidas como "La Segunda", es decir, la Segunda Crist iada, aunque en esta ocasión no hubo fracturas en el seno del episcopado. No sólo eso. Desde Roma, el Papa Pío XI , consternado ante lo que parecía el inicio de un nuevo ciclo de violencia en México, publicó la encíclica Acerba Animi en sept iembre de 1932. Acerba Animi pertenece, junto con Non abbiamo bisogno (junio de 1931), Mit Brennender Sorge (Con viva preocupación) dependiendo de lo dicho anteriormente en marzo de 1937, y Nos es muy conocida de marzo de 1937 a un muy reducido número de encíclicas dedicadas a crit icar las polít icas de los gobiernos de México (Acerba Animi y Nos es muy conocida[2]), de la Alemania Nazi (Con viva preocupación), y de la I talia de Mussolini (Non abbiamo bisogno[4]), especialmente por las polít icas ant i-católicas desarrolladas durante este periodo por los gobiernos de esos t res países. Conclusión: Al hacer este ensayo me sent í preparada, pues seguí los pasos y me facilito mucho el hacer mi t rabajo. Me di cuenta que es una manera muy ordenada de realizar algo, pues tomas una idea principal y desglosas sobre el tema que estás hablando. Creo que es importante aprender estas técnicas, pues así vamos a hacer más sencillas las cosas y vamos a permit irle a la gente que comprenda de una manera sencilla el tema del que le estamos hablando. Bibliografía ht tp://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_Cristera ht tp://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_Cristera#mediaviewer/File:Ej%C3%A9rci to_Uni%C3%B3n_Popular_Cristera.jpg

×