SlideShare una empresa de Scribd logo

Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker santiago 1 3 juan

GCU PUCP
GCU PUCP
1 de 341
Descargar para leer sin conexión
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   santiago   1 3 juan
2
[p 3]  
COMENTARIO AL
NUEVO TESTAMENTO
por
SIMON J. KISTEMAKER
Exposición
de
Santiago y de las Epístolas de Juan
2001
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   santiago   1 3 juan
4
[p 5]  
CONTENIDO
Abreviaturas
Exposición de la Epístola de Santiago
Introducción
Comentario
1. Perseverancia (1:1–27)
2. Fe (2:1–26)
3. Dominio propio (3:1–18)
4. Sometimiento (4:1–17)
5. Paciencia (5:1–20)
Bibliografía selecta—SANTIAGO
Exposición de las Epístolas de Juan
Introducción
Comentario: La Primera Epístola de Juan
1. Prefacio: La Palabra de Vida (1:1–4) y Caminad en la Luz, parte 1 (1:5–10)
2. Caminad en la Luz, parte 2 (2:1–17) y Creed en Jesús, parte 1 (2:18–29)
3. Creed en Jesús parte 2 (3:1–24)
4. Amad a Dios, parte 1 (4:1–21)
5. Amad a Dios, parte 2 (5:1–12) y Epílogo (5:13–21)
[p 6]  
Comentario: La Segunda Epístola de Juan
Comentario: La Tercera Epístola de Juan
Bibliografía selecta—I, II, III JUAN
5
[p 7]  
LISTA DE ABREVIATURAS
Versiones de la Biblia en español
BdA Biblia de las Américas
BJ Biblia de Jerusalén
NBE Nueva Biblia Española
NTTz Nuevo Testamento de Teizé
RVR Reina-Valera, Revisión de 1960
VP Versión Popular, Dios Habla Hoy
Materiales en idioma inglés
ASV American Standard Version (Biblia)
Bauer Walter Bauer, W.F. Arndt, F.W. Gingrich, and F.W. Danker, A Greek‐English Lexicon of the New 
Testament, 2d. ed.
Bib Biblica
BS Bibliotheca Sacra
CBQ Catholic Biblical Quarterly
CTJ Calvin Theological Journal
1 Clem. First Epistle of Clement
EDT Evangelical Dictionary of Theology
EvQ Evangelical Quarterly
ExpT Expository Times
GNB Good News Bible
HTR Harvard Theological Review
Interp Interpretation
ISBE The International Standard Bible Encyclopedia, rev. ed., editada por G. W. Bromiley, 1979
JB Jerusalem Bible (Biblia de Jerusalén)
JBL Journal of Biblical Literature
JETS Journal of the Evangelical Theological Society
[p 8] JTS Journal of Theological Studies
KJV King James Version (Biblia)
LCL Loeb Classical Library edition
LXX Septuaginta
MLB The Modern Language Bible
6
Moffatt The Bible: A New Translation by James Moffatt
NAB New American Bible
NASB New American Standard Bible
NEB New English Bible
Nes-Al Eberhard Nestle; Kurt Aland, rev., Novum Testamentum Graece, 26th. ed.
NIDNTT New International Dictionary of New Testament Theology
NIV New International Version (Biblia)
NKJV New King James Version (Biblia)
NovT Novum Testamentum
NTS New Testament Studies
RSV Revised Standard Version (Biblia)
RV Revised Version (Biblia)
SB H. L. Strack and P. Billerbeck, Kommentar zum Neuen Testament aus Talmud und Midrasch
ScotJT Scottish Journal of Theology
SWJournTheol Southwest Journal of Theology
Talmud The Babylonian Talmud
TDNT Theological Dictionary of the New Testament
TR Textus Receptus: The Greek New Testament According to the Majority Text
Thayer Joseph H. Thayer, Greek‐English Lexicon of the New Testament
Tyn H Bul Tyndale House Bulletin
WJT Westminster Theological Journal
ZPEB Zondervan Pictorial Encyclopedia of the Bible

Recomendados

Evangelho de Mateus traduzido do Grego e seus erros de tradução
Evangelho de Mateus traduzido do Grego e seus erros de traduçãoEvangelho de Mateus traduzido do Grego e seus erros de tradução
Evangelho de Mateus traduzido do Grego e seus erros de traduçãoASD Remanescentes
 
Clase 1 introduccion a la biblia
Clase 1 introduccion a la bibliaClase 1 introduccion a la biblia
Clase 1 introduccion a la bibliaestebandiazmendez
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen lucas
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   lucasComentario al nuevo testamento william hendriksen   lucas
Comentario al nuevo testamento william hendriksen lucasGCU PUCP
 
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker apocalipsis
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   apocalipsisComentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   apocalipsis
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker apocalipsisGCU PUCP
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen mateo
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   mateoComentario al nuevo testamento william hendriksen   mateo
Comentario al nuevo testamento william hendriksen mateoGCU PUCP
 
Apostila de Introdução ao Antigo Testamento
Apostila de Introdução ao Antigo TestamentoApostila de Introdução ao Antigo Testamento
Apostila de Introdução ao Antigo TestamentoViva a Igreja
 

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Anibal panorama del nuevo testamento v2
Anibal panorama del nuevo testamento v2Anibal panorama del nuevo testamento v2
Anibal panorama del nuevo testamento v2lslsls
 
9) Géneros literarios de la biblia.pptx
9) Géneros literarios de la biblia.pptx9) Géneros literarios de la biblia.pptx
9) Géneros literarios de la biblia.pptxOvidioDiaz3
 
Epístolas gerais aula 2
Epístolas gerais aula 2Epístolas gerais aula 2
Epístolas gerais aula 2Moisés Sampaio
 
24.apocalipse comentário esperança
24.apocalipse   comentário esperança24.apocalipse   comentário esperança
24.apocalipse comentário esperançajosimar silva
 
1, 2, 3 joão
1, 2, 3 joão1, 2, 3 joão
1, 2, 3 joãoEloi Lago
 
Estudio Panorámico de la Biblia: 1 Pedro
Estudio Panorámico de la Biblia: 1 PedroEstudio Panorámico de la Biblia: 1 Pedro
Estudio Panorámico de la Biblia: 1 PedroLuis García Llerena
 
AT - Genesis - O Livro das Origens - Hernandes Dias Lopes.pdf
AT - Genesis - O Livro das Origens - Hernandes Dias Lopes.pdfAT - Genesis - O Livro das Origens - Hernandes Dias Lopes.pdf
AT - Genesis - O Livro das Origens - Hernandes Dias Lopes.pdfFbioeWiviane
 
Lição 01- Conhecendo o Livro de Isaías
Lição 01- Conhecendo o Livro de IsaíasLição 01- Conhecendo o Livro de Isaías
Lição 01- Conhecendo o Livro de IsaíasMaxsuel Aquino
 
Lição 18 Apostasia da Fé
Lição 18   Apostasia da FéLição 18   Apostasia da Fé
Lição 18 Apostasia da FéWander Sousa
 
Manual evangelismo y discipulado
Manual evangelismo y discipuladoManual evangelismo y discipulado
Manual evangelismo y discipuladonelsongo
 

La actualidad más candente (20)

Anibal panorama del nuevo testamento v2
Anibal panorama del nuevo testamento v2Anibal panorama del nuevo testamento v2
Anibal panorama del nuevo testamento v2
 
9) Géneros literarios de la biblia.pptx
9) Géneros literarios de la biblia.pptx9) Géneros literarios de la biblia.pptx
9) Géneros literarios de la biblia.pptx
 
1, 2 Y 3 De Juan Clase Por Cmi
1, 2 Y 3 De Juan Clase Por Cmi1, 2 Y 3 De Juan Clase Por Cmi
1, 2 Y 3 De Juan Clase Por Cmi
 
Panorama do NT - 1Pedro
Panorama do NT - 1PedroPanorama do NT - 1Pedro
Panorama do NT - 1Pedro
 
Epístolas gerais aula 2
Epístolas gerais aula 2Epístolas gerais aula 2
Epístolas gerais aula 2
 
Panorama do NT - Mateus
Panorama do NT - MateusPanorama do NT - Mateus
Panorama do NT - Mateus
 
LA BIBLIA
LA BIBLIALA BIBLIA
LA BIBLIA
 
Epístola de santiago
Epístola de santiago Epístola de santiago
Epístola de santiago
 
A ORIGEM DA BÍBLIA
A ORIGEM DA BÍBLIAA ORIGEM DA BÍBLIA
A ORIGEM DA BÍBLIA
 
24.apocalipse comentário esperança
24.apocalipse   comentário esperança24.apocalipse   comentário esperança
24.apocalipse comentário esperança
 
1, 2, 3 joão
1, 2, 3 joão1, 2, 3 joão
1, 2, 3 joão
 
Estudio Panorámico de la Biblia: 1 Pedro
Estudio Panorámico de la Biblia: 1 PedroEstudio Panorámico de la Biblia: 1 Pedro
Estudio Panorámico de la Biblia: 1 Pedro
 
Apostila de bibliologia
Apostila de bibliologiaApostila de bibliologia
Apostila de bibliologia
 
5. O Êxodo: do Egito ao Sinai
5. O Êxodo: do Egito ao Sinai5. O Êxodo: do Egito ao Sinai
5. O Êxodo: do Egito ao Sinai
 
Introducción a libros historicos
Introducción a libros historicosIntroducción a libros historicos
Introducción a libros historicos
 
AT - Genesis - O Livro das Origens - Hernandes Dias Lopes.pdf
AT - Genesis - O Livro das Origens - Hernandes Dias Lopes.pdfAT - Genesis - O Livro das Origens - Hernandes Dias Lopes.pdf
AT - Genesis - O Livro das Origens - Hernandes Dias Lopes.pdf
 
A.0. introducción a la biblia
A.0. introducción a la bibliaA.0. introducción a la biblia
A.0. introducción a la biblia
 
Lição 01- Conhecendo o Livro de Isaías
Lição 01- Conhecendo o Livro de IsaíasLição 01- Conhecendo o Livro de Isaías
Lição 01- Conhecendo o Livro de Isaías
 
Lição 18 Apostasia da Fé
Lição 18   Apostasia da FéLição 18   Apostasia da Fé
Lição 18 Apostasia da Fé
 
Manual evangelismo y discipulado
Manual evangelismo y discipuladoManual evangelismo y discipulado
Manual evangelismo y discipulado
 

Destacado

Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker 1y 2 pedro y judas
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   1y 2 pedro y  judasComentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   1y 2 pedro y  judas
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker 1y 2 pedro y judasGCU PUCP
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen 1 y 2 tesalonicenses
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   1 y 2 tesalonicensesComentario al nuevo testamento william hendriksen   1 y 2 tesalonicenses
Comentario al nuevo testamento william hendriksen 1 y 2 tesalonicensesGCU PUCP
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen 1-2 tim y tito
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   1-2 tim y titoComentario al nuevo testamento william hendriksen   1-2 tim y tito
Comentario al nuevo testamento william hendriksen 1-2 tim y titoGCU PUCP
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen galatas
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   galatasComentario al nuevo testamento william hendriksen   galatas
Comentario al nuevo testamento william hendriksen galatasGCU PUCP
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen colosenses filemon
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   colosenses  filemonComentario al nuevo testamento william hendriksen   colosenses  filemon
Comentario al nuevo testamento william hendriksen colosenses filemonGCU PUCP
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen romanos
Comentario al nuevo testamento william hendriksen    romanosComentario al nuevo testamento william hendriksen    romanos
Comentario al nuevo testamento william hendriksen romanosGCU PUCP
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen filipenses
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   filipensesComentario al nuevo testamento william hendriksen   filipenses
Comentario al nuevo testamento william hendriksen filipensesGCU PUCP
 
Sermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
Sermones Expositivos a la Epístola de los EfesiosSermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
Sermones Expositivos a la Epístola de los EfesiosJulio Tellez
 
himnario-celebremos-su-gloria
himnario-celebremos-su-gloriahimnario-celebremos-su-gloria
himnario-celebremos-su-gloriaLuis Urbina
 
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker hechos
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   hechosComentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   hechos
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker hechosGCU PUCP
 
Manual de matrimonios paz para mi hogar
Manual de matrimonios paz para mi hogarManual de matrimonios paz para mi hogar
Manual de matrimonios paz para mi hogarYosef Sanchez
 
Rabi hayim-halevy-el-ser-judio
Rabi hayim-halevy-el-ser-judioRabi hayim-halevy-el-ser-judio
Rabi hayim-halevy-el-ser-judiokathy_c19
 
Epístola de Santiago, Cap. 1
Epístola de Santiago, Cap. 1Epístola de Santiago, Cap. 1
Epístola de Santiago, Cap. 1Felipe Wilson
 
Introducción al libro de santiago
Introducción al libro de santiagoIntroducción al libro de santiago
Introducción al libro de santiagocheco0071
 
Introducción general a las epístolas pastorales ibe callao ok
Introducción general a las epístolas pastorales ibe callao okIntroducción general a las epístolas pastorales ibe callao ok
Introducción general a las epístolas pastorales ibe callao okIBE Callao
 

Destacado (20)

Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker 1y 2 pedro y judas
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   1y 2 pedro y  judasComentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   1y 2 pedro y  judas
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker 1y 2 pedro y judas
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen 1 y 2 tesalonicenses
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   1 y 2 tesalonicensesComentario al nuevo testamento william hendriksen   1 y 2 tesalonicenses
Comentario al nuevo testamento william hendriksen 1 y 2 tesalonicenses
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen 1-2 tim y tito
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   1-2 tim y titoComentario al nuevo testamento william hendriksen   1-2 tim y tito
Comentario al nuevo testamento william hendriksen 1-2 tim y tito
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen galatas
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   galatasComentario al nuevo testamento william hendriksen   galatas
Comentario al nuevo testamento william hendriksen galatas
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen colosenses filemon
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   colosenses  filemonComentario al nuevo testamento william hendriksen   colosenses  filemon
Comentario al nuevo testamento william hendriksen colosenses filemon
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen romanos
Comentario al nuevo testamento william hendriksen    romanosComentario al nuevo testamento william hendriksen    romanos
Comentario al nuevo testamento william hendriksen romanos
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen filipenses
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   filipensesComentario al nuevo testamento william hendriksen   filipenses
Comentario al nuevo testamento william hendriksen filipenses
 
Sermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
Sermones Expositivos a la Epístola de los EfesiosSermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
Sermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
 
28856434 san-marcos
28856434 san-marcos28856434 san-marcos
28856434 san-marcos
 
himnario-celebremos-su-gloria
himnario-celebremos-su-gloriahimnario-celebremos-su-gloria
himnario-celebremos-su-gloria
 
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker hechos
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   hechosComentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   hechos
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker hechos
 
Manual de matrimonios paz para mi hogar
Manual de matrimonios paz para mi hogarManual de matrimonios paz para mi hogar
Manual de matrimonios paz para mi hogar
 
Miexperienciapersonalcondios
MiexperienciapersonalcondiosMiexperienciapersonalcondios
Miexperienciapersonalcondios
 
Rabi hayim-halevy-el-ser-judio
Rabi hayim-halevy-el-ser-judioRabi hayim-halevy-el-ser-judio
Rabi hayim-halevy-el-ser-judio
 
Epístola de Santiago, Cap. 1
Epístola de Santiago, Cap. 1Epístola de Santiago, Cap. 1
Epístola de Santiago, Cap. 1
 
Introducción al libro de santiago
Introducción al libro de santiagoIntroducción al libro de santiago
Introducción al libro de santiago
 
Introducción general a las epístolas pastorales ibe callao ok
Introducción general a las epístolas pastorales ibe callao okIntroducción general a las epístolas pastorales ibe callao ok
Introducción general a las epístolas pastorales ibe callao ok
 
Epistola de Santiago. Biblia.
Epistola de Santiago. Biblia.Epistola de Santiago. Biblia.
Epistola de Santiago. Biblia.
 
Conversaciones francas online
Conversaciones francas onlineConversaciones francas online
Conversaciones francas online
 
Epistolas Pastorales
Epistolas PastoralesEpistolas Pastorales
Epistolas Pastorales
 

Similar a Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker santiago 1 3 juan

Nts 404 epistolas generales week 2 slides 2020
Nts 404 epistolas generales week 2 slides 2020Nts 404 epistolas generales week 2 slides 2020
Nts 404 epistolas generales week 2 slides 2020AgenciaSICOS
 
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker hebreos
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   hebreosComentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   hebreos
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker hebreosGCU PUCP
 
Apocalipsis
ApocalipsisApocalipsis
Apocalipsiskiko pdf
 
La Escuela Joánica : las Tres Cartas de Juan 2014-1
La Escuela Joánica : las  Tres Cartas de Juan 2014-1La Escuela Joánica : las  Tres Cartas de Juan 2014-1
La Escuela Joánica : las Tres Cartas de Juan 2014-1Alexander Bejarano Gonzalez
 
Lección 1 | Santiago, el hermano del Señor | Escuela Sabática Power Point | C...
Lección 1 | Santiago, el hermano del Señor | Escuela Sabática Power Point | C...Lección 1 | Santiago, el hermano del Señor | Escuela Sabática Power Point | C...
Lección 1 | Santiago, el hermano del Señor | Escuela Sabática Power Point | C...jespadill
 
10 introducción al nuevo testamento
10 introducción al nuevo testamento10 introducción al nuevo testamento
10 introducción al nuevo testamentokeomiguel
 
1 CARTA DE PEDRO
1 CARTA DE PEDRO1 CARTA DE PEDRO
1 CARTA DE PEDROfercho390n
 
Comenatarios al Nuevo Testamento 1-corintios
Comenatarios al Nuevo Testamento 1-corintiosComenatarios al Nuevo Testamento 1-corintios
Comenatarios al Nuevo Testamento 1-corintiosDarwin Padilla
 
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker 1 corintios
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   1 corintiosComentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   1 corintios
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker 1 corintiosGCU PUCP
 

Similar a Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker santiago 1 3 juan (20)

Nts 404 epistolas generales week 2 slides 2020
Nts 404 epistolas generales week 2 slides 2020Nts 404 epistolas generales week 2 slides 2020
Nts 404 epistolas generales week 2 slides 2020
 
Carta de 1 Juan- TCB
Carta de 1 Juan- TCBCarta de 1 Juan- TCB
Carta de 1 Juan- TCB
 
Comentario a Efesios Hendriksen
Comentario a Efesios HendriksenComentario a Efesios Hendriksen
Comentario a Efesios Hendriksen
 
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker hebreos
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   hebreosComentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   hebreos
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker hebreos
 
Apocalipsis
ApocalipsisApocalipsis
Apocalipsis
 
La Escuela Joánica : las Tres Cartas de Juan 2014-1
La Escuela Joánica : las  Tres Cartas de Juan 2014-1La Escuela Joánica : las  Tres Cartas de Juan 2014-1
La Escuela Joánica : las Tres Cartas de Juan 2014-1
 
Romanos
RomanosRomanos
Romanos
 
Epistola de Santiago.pptx
Epistola de Santiago.pptxEpistola de Santiago.pptx
Epistola de Santiago.pptx
 
Cartas o epístolas de san pablo
Cartas o epístolas de san pabloCartas o epístolas de san pablo
Cartas o epístolas de san pablo
 
Lección 1 | Santiago, el hermano del Señor | Escuela Sabática Power Point | C...
Lección 1 | Santiago, el hermano del Señor | Escuela Sabática Power Point | C...Lección 1 | Santiago, el hermano del Señor | Escuela Sabática Power Point | C...
Lección 1 | Santiago, el hermano del Señor | Escuela Sabática Power Point | C...
 
8.h.evangelios apócrifos
8.h.evangelios apócrifos8.h.evangelios apócrifos
8.h.evangelios apócrifos
 
Carta judas
Carta judasCarta judas
Carta judas
 
ESCRITOS JOÁNICOS.pptx
ESCRITOS JOÁNICOS.pptxESCRITOS JOÁNICOS.pptx
ESCRITOS JOÁNICOS.pptx
 
10 introducción al nuevo testamento
10 introducción al nuevo testamento10 introducción al nuevo testamento
10 introducción al nuevo testamento
 
ESCRITOS JOÁNICOS.pptx
ESCRITOS JOÁNICOS.pptxESCRITOS JOÁNICOS.pptx
ESCRITOS JOÁNICOS.pptx
 
1 CARTA DE PEDRO
1 CARTA DE PEDRO1 CARTA DE PEDRO
1 CARTA DE PEDRO
 
Epistolas universales
Epistolas universalesEpistolas universales
Epistolas universales
 
Comenatarios al Nuevo Testamento 1-corintios
Comenatarios al Nuevo Testamento 1-corintiosComenatarios al Nuevo Testamento 1-corintios
Comenatarios al Nuevo Testamento 1-corintios
 
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker 1 corintios
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   1 corintiosComentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   1 corintios
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker 1 corintios
 
Lect e int
Lect e intLect e int
Lect e int
 

Más de GCU PUCP

Comentario al nuevo testamento william hendriksen juan
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   juanComentario al nuevo testamento william hendriksen   juan
Comentario al nuevo testamento william hendriksen juanGCU PUCP
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen efesios
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   efesiosComentario al nuevo testamento william hendriksen   efesios
Comentario al nuevo testamento william hendriksen efesiosGCU PUCP
 
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker 2 corintios
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   2 corintiosComentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   2 corintios
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker 2 corintiosGCU PUCP
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen marcos
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   marcosComentario al nuevo testamento william hendriksen   marcos
Comentario al nuevo testamento william hendriksen marcosGCU PUCP
 
James strong diccionario strong de palabras originales del at y nt
James strong   diccionario strong de palabras originales del at y ntJames strong   diccionario strong de palabras originales del at y nt
James strong diccionario strong de palabras originales del at y ntGCU PUCP
 
Doctrina movimiento misionero m undial luis m ortiz
Doctrina movimiento misionero m undial luis m ortizDoctrina movimiento misionero m undial luis m ortiz
Doctrina movimiento misionero m undial luis m ortizGCU PUCP
 

Más de GCU PUCP (6)

Comentario al nuevo testamento william hendriksen juan
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   juanComentario al nuevo testamento william hendriksen   juan
Comentario al nuevo testamento william hendriksen juan
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen efesios
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   efesiosComentario al nuevo testamento william hendriksen   efesios
Comentario al nuevo testamento william hendriksen efesios
 
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker 2 corintios
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   2 corintiosComentario al nuevo testamento simon j. kistemaker   2 corintios
Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker 2 corintios
 
Comentario al nuevo testamento william hendriksen marcos
Comentario al nuevo testamento william hendriksen   marcosComentario al nuevo testamento william hendriksen   marcos
Comentario al nuevo testamento william hendriksen marcos
 
James strong diccionario strong de palabras originales del at y nt
James strong   diccionario strong de palabras originales del at y ntJames strong   diccionario strong de palabras originales del at y nt
James strong diccionario strong de palabras originales del at y nt
 
Doctrina movimiento misionero m undial luis m ortiz
Doctrina movimiento misionero m undial luis m ortizDoctrina movimiento misionero m undial luis m ortiz
Doctrina movimiento misionero m undial luis m ortiz
 

Comentario al nuevo testamento simon j. kistemaker santiago 1 3 juan

  • 4. 4 [p 5]   CONTENIDO Abreviaturas Exposición de la Epístola de Santiago Introducción Comentario 1. Perseverancia (1:1–27) 2. Fe (2:1–26) 3. Dominio propio (3:1–18) 4. Sometimiento (4:1–17) 5. Paciencia (5:1–20) Bibliografía selecta—SANTIAGO Exposición de las Epístolas de Juan Introducción Comentario: La Primera Epístola de Juan 1. Prefacio: La Palabra de Vida (1:1–4) y Caminad en la Luz, parte 1 (1:5–10) 2. Caminad en la Luz, parte 2 (2:1–17) y Creed en Jesús, parte 1 (2:18–29) 3. Creed en Jesús parte 2 (3:1–24) 4. Amad a Dios, parte 1 (4:1–21) 5. Amad a Dios, parte 2 (5:1–12) y Epílogo (5:13–21) [p 6]   Comentario: La Segunda Epístola de Juan Comentario: La Tercera Epístola de Juan Bibliografía selecta—I, II, III JUAN
  • 5. 5 [p 7]   LISTA DE ABREVIATURAS Versiones de la Biblia en español BdA Biblia de las Américas BJ Biblia de Jerusalén NBE Nueva Biblia Española NTTz Nuevo Testamento de Teizé RVR Reina-Valera, Revisión de 1960 VP Versión Popular, Dios Habla Hoy Materiales en idioma inglés ASV American Standard Version (Biblia) Bauer Walter Bauer, W.F. Arndt, F.W. Gingrich, and F.W. Danker, A Greek‐English Lexicon of the New  Testament, 2d. ed. Bib Biblica BS Bibliotheca Sacra CBQ Catholic Biblical Quarterly CTJ Calvin Theological Journal 1 Clem. First Epistle of Clement EDT Evangelical Dictionary of Theology EvQ Evangelical Quarterly ExpT Expository Times GNB Good News Bible HTR Harvard Theological Review Interp Interpretation ISBE The International Standard Bible Encyclopedia, rev. ed., editada por G. W. Bromiley, 1979 JB Jerusalem Bible (Biblia de Jerusalén) JBL Journal of Biblical Literature JETS Journal of the Evangelical Theological Society [p 8] JTS Journal of Theological Studies KJV King James Version (Biblia) LCL Loeb Classical Library edition LXX Septuaginta MLB The Modern Language Bible
  • 6. 6 Moffatt The Bible: A New Translation by James Moffatt NAB New American Bible NASB New American Standard Bible NEB New English Bible Nes-Al Eberhard Nestle; Kurt Aland, rev., Novum Testamentum Graece, 26th. ed. NIDNTT New International Dictionary of New Testament Theology NIV New International Version (Biblia) NKJV New King James Version (Biblia) NovT Novum Testamentum NTS New Testament Studies RSV Revised Standard Version (Biblia) RV Revised Version (Biblia) SB H. L. Strack and P. Billerbeck, Kommentar zum Neuen Testament aus Talmud und Midrasch ScotJT Scottish Journal of Theology SWJournTheol Southwest Journal of Theology Talmud The Babylonian Talmud TDNT Theological Dictionary of the New Testament TR Textus Receptus: The Greek New Testament According to the Majority Text Thayer Joseph H. Thayer, Greek‐English Lexicon of the New Testament Tyn H Bul Tyndale House Bulletin WJT Westminster Theological Journal ZPEB Zondervan Pictorial Encyclopedia of the Bible
  • 7. 7 [p 9]   Exposición de la Epístola de Santiago [p 11]   Introducción [p 12]   Bosquejo A. ¿Es esta una epístola? B. ¿Cuáles son las características de la epístola? C. ¿Quiénes fueron los primeros lectores? D. ¿Quién escribió esta epístola? E. ¿Cuál es el mensaje teológico de Santiago? F. ¿Cuándo y dónde fue escrita esta epístola? G. ¿Cuál es la historia de epístola? H. ¿Cómo puede bosquejarse Santiago? [p 13] A. ¿Es esta una epístola? Santiago comienza su carta con un encabezamiento y un saludo (1:1), emplea los pronombres voso‐ tros y nosotros a lo largo de su epístola y con frecuencia apela a sus lectores llamándolos “hermanos mí- os amados” o “hermanos míos”. El no identifica por nombre a ninguno de los destinatarios, no aporta información personal acerca de ellos ni menciona ningún detalle personal acerca de sí mismo. Concluye la epístola sin una bendición y un saludo final. Esta carta no es, entonces, un documento personal sino más bien una epístola general. Las epístolas generales del Nuevo Testamento (las de Pedro, Juan y Judas y la Epístola a los hebreos) y otras cartas, preservadas durante siglos en las arenas de Egipto pero recientemente descubiertas, tienen la misma forma literaria. Algunos eruditos desean establecer una distinción entre los términos epístola y carta. Es- tos sostienen que las cartas por lo general exhiben temporalidad, en tanto que las epístolas muestran permanencia y universalidad.1 Otros, empero, consideran que estos términos son sinónimos. 1. Un discurso Si usamos el término carta o epístola tenemos que describir lo que dicha palabra significa. ¿Es una carta el equivalente de un discurso o de un sermón? Consideremos primeramente esta pregunta, ¿es la epístola de Santiago un discurso? Algunos eruditos han señalado que esta epístola se parece a una dia- triba. La diatriba, un tipo de discurso caracterizado por la ironía, la sátira y el uso de motes, era común en los círculos helenísticos. Algunos estudiosos han detectado similitudes entre las diatribas griegas y la 1 Véanse, entre otros, Adolf Deissmann, Bible Studies, trad. Alexander Grieve (1923; reimpresión ed. Winona Lake, Ind.: Alpha, 1979), pp. 45–51. Véase también Walter W. Wessel, ISBE, tomo 2, p. 961.
  • 8. 8 epístola de Santiago, como el uso de preguntas retóricas, ejemplos tomados de la naturaleza y de la his- toria, juegos de palabras, el uso de la aliteración y la asonancia, analogías, refranes y citas.2 [p 14] Aunque las similitudes son obvias (véase, por ejemplo, la serie de breves preguntas, pregun- tas retóricas y mandamientos que se encuentran en 4:1–10), lo cierto es que Santiago no es un helenista sino un judío. Santiago es un escritor inspirado que en su epístola presenta la revelación de Dios. A cau- sa del contenido sagrado de su carta tanto el sarcasmo amargo como la ironía y el uso de motes—rasgos característicos de las diatribas helenísticas—están ausentes. Por consiguiente, llegamos a la conclusión de que la Epístola de Santiago no debe ser considerada un discurso con el estilo de una diatriba. Enton- ces, si no es un discurso, ¿podemos llamar a esta carta un sermón? 2. Un sermón El apóstol Pablo da instrucciones a la iglesia de Colosas de que lean la carta que les envió y que lue- go hagan un trueque con la carta que él envió a la iglesia de Laodicea (Col. 4:16). Y en su primera epís- tola a la iglesia de Tesalónica le dice a los creyentes: “Os encargo ante el Señor que este carta sea leída a todos los hermanos” (1 Ts. 5:27). Las cartas dirigidas a iglesias o individuos eran escritas “para ser leídas  en la iglesia en voz alta”.3 Presumiblemente, la carta que Santiago envió a “las doce tribus dispersas entre las naciones” (1:1) era leída en los cultos como un sermón del Pastor Santiago. La Epístola de Santiago puede dividirse en dos partes aproximadamente iguales; los primeros dos capítulos constan de cincuenta y tres versículos y los últimos tres de cincuenta y cinco versículos. Las dos partes son, en efecto, dos sermones sucesivos que tocan temas comunes. Después del saludo, el primer sermón se inicia y concluye con el tema de la fe (1:3; 2:26). El segundo comienza haciendo notar que nosotros, los que enseñamos, seremos juzgados, puesto que todos nosotros tropezamos con lo que decimos (3:1–2), y termina aconsejando que al pecador se le convenza del error de su camino (5:20). En suma, la Epístola de Santiago está compuesta por dos sermones. Además, los sermones judíos de los primeros siglos de la era revelan similitudes notables con la car- ta que Santiago escribió a su grey dispersa. Estos sermones utilizan el diálogo, el método de dirigirse a los oyentes de las sinagogas llamándolos hermanos y los numerosos temas que se mencionan en la carta de Santiago.4 [p 15] No puede pasarse por alto la posibilidad de que Santiago haya predicado ante el auditorio de una sinagoga (2:2) este material sermónico, el cual eventualmente se transformó en epístola. Esta epísto- la encarna las características de un sermón, pero el encabezamiento y saludo al principio de la carta hacen que no sea un sermón sino una epístola. B. ¿Cuáles son las características de la epístola? Principalmente, las características de esta carta son estilísticas y culturales. 2 Referirse a Martín Dibelius, James: A Commentary on the Epistle of James, rev. Heinrich Greeven, trad. Michael A. Wi- lliams, ed. Helmut Köster, Hermeneia: A Critical and Historical Commentary on the Bible (Filadelfia: Fortress, 1976), p. 1. Compárese con James Hardy Ropes, A Critical and Exegetical Commentary on the Epistle of James, serie International Critical Commentary (1916; reimpresión ed., Edimburgo: Clark, 1961). pp. 10–18. Consúltese además Peter H. Davids, The Epistle of James: A Commentary on the Greek Text, serie New International Greek Testament Commentary (Grand Rapids: Eerdmans, 1982), p. 23. 3 P. B. R. Forbes, “The Structure of the Epistle of James” EvQ 44 (1972): 148. 4 Wessel llega a la siguiente conclusión: “La varieded del material que hay en la epístola tiene su paralelo en el que se origina en los sermones de la sinagoga judía”. ISBE, tomo 2, p. 962.
  • 9. 9 1. Características estilísticas En primer lugar, aunque la epístola esté escrita en un griego que puede compararse favorablemente con el mejor del Nuevo Testamento (es decir, con el griego de la Epístola a los hebreos), su estilo litera- rio muestra un colorido peculiarmente hebraico. He aquí un ejemplo de paralelismo hebraico: Santiago 1:9 Santiago 1:10a el hermano pero el de condición humilde que es rico debería enorgullecerse debería enorgullecerse de su alta posición de su baja posición Otros ejemplos aparecen en 1:15, 17, 19–20, 22–23; 2:22; 4:7, 10.5 En segundo lugar, la carta está llena de imperativos. Alguien ha llegado a contar 54 de ellos.6 El uso frecuente del imperativo indica que el escritor es una persona que habla con autoridad, y que cuenta con el respeto de los miembros de su iglesia. Al mismo tiempo demuestra su amorosa preocupación pastoral por aquellos a quienes se dirige. En tercer lugar, el escritor comunica su mensaje eficazmente por medio de numerosos ejemplos y comparaciones tomados de la naturaleza y de la vida humana. En el primer capítulo, por ejemplo, se refiere al viento y a las olas, al sol naciente y al calor quemante, a la planta y a su flor, a las luminarias celestiales y a las sombras cambiantes, a la imagen del espejo y al dominio de la lengua. El estilo de esta epístola es atrayente: captura y retiene la atención del lector porque las imágenes que utiliza son natura- les. [p 16] Finalmente, Santiago vincula oraciones y cláusulas repitiendo un verbo o un sustantivo. Hasta en la traducción esta característica estilística es evidente. Nótese este ejemplo tomado de 1:13–15: Al ser tentado, ninguno diga: “Soy tentado por Dios”. Pues Dios no puede ser tentado por el mal, ni tienta a na- die; cada uno es tentado cuando es arrastrado y seducido por su propio mal deseo. Entonces, cuando el deseo ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, cuando ha crecido totalmente, da a luz la muerte. 2. Características culturales Santiago y sus lectores están totalmente familiarizados con los nombres que aparecen en la historia del Antiguo Testamento: Abraham, Isaac, Rahab, Job y Elías. La inclusión de estos nombres es una indi- cación preliminar de que Santiago dirige su carta a lectores cristianos de orígen judío. 5 Franz Mussner en su comentario Der Jakobusbrief, 2a. ed., Herder Theologischer Kommentar zum Neuen Testament (serie; Freiburg: Herder 1967). pp. 30–31, menciona cierto número de paralelismos tomados del texto griego. Estos son 1:5, 9, 13; 3:9; 4:8, 9; 5:4. 6 He contabilizado solamente los verdadeeros imperativos y no los participios que toman el lugar del imperativo. Abarcando el uso del imperativo, C. Leslie Mitton, en The Epistle of James (Grand Rapids: Eerdmans, 1966), p. 235, men- ciona sesenta casos.
  • 10. 10 A lo largo de su epístola, Santiago hace referencia a las tres partes del canon del Antiguo Testamen- to—la Ley, los Profetas y la Literatura Sapiencial. Al dirigir la atención de sus lectores a la totalidad de la ley, los exhorta a guardarla (2:10). Además, en cuanto a tener paciencia frente al sufrimiento, el escri- tor les dice que tomen como ejemplo a los profetas (5:10). Y cuando les recuerda la perseverancia de Job, está haciendo alusión a la literatura sapiencial (5:11). Estas referencias indican que el Antiguo Testamento era un libro que tanto el escritor como los lecto- res conocían bien. Santiago y los destinatarios de esta carta pertenecían a las doce tribus (1:1). Ellos eran el pueblo que Dios había escogido “para heredar el reino” (2:5). Ellos eran el pueblo que llamaba a Abraham “padre” (2:21). Santiago también habla de “las lluvias del otoño y de la primavera” (5:7). Esta es una descripción que cuadra bien con el clima de Israel, no así con el de otros países que rodeaban el Mar Mediterráneo. Por consiguiente, el escritor revela que vive en Israel y que los lectores también tienen allí su orígen. C. ¿Quiénes fueron los primeros lectores? Los lectores eran judíos, tal como lo indica claramente la carta: “A las doce tribus dispersas entre las naciones” (1:1). La designación doce tribus es una referencia bíblica a Israel (Ex. 24:4; Mt. 19:28; Lc. 22:30; Hch. 26:7; Ap. 21:12) que debería ser interpretada de un modo figurativo y no literal. Santiago se dirige a representantes de estas doce tribus que, a causa de la obra de Cristo, son ahora el nuevo Israel. [p 17] De hecho, Santiago llama hermanos a los lectores que son “creyentes en nuestro glorioso Se- ñor Jesucristo” (2:1). Se trata de judíos cristianos que viven “dispersos entre las naciones” (1:1), pero que no obstante saben que son el pueblo de Dios. Santiago no aporta en su epístola ninguna evidencia de estar dirigiéndose a cristianos gentiles. Los lectores de esta epístola son exclusivamente judíos, a excep- ción de los ricos opresores a quienes Santiago reprocha (5:1–6). Los destinatarios de esta epístola son judíos; ellos se congregan para el culto en una “reunión”—una traducción de la palabra sinagogue (2:2). Se los llama “pueblo adúltero” (4:4); el original griego tiene la palabra adultera (4:4), que es obviamente una figura tomado del Antiguo Testamento que tiene que ver con el contrato de casamiento entre Dios (como esposo) e Israel (como esposa). Entienden también el término hebreo Sabaoth, que en la versión que utilizamos en esta obra se traduce “Todopoderoso” (5:4). Además, ellos llaman a los ancianos de la iglesia para que los visiten y para que oren por los enfermos (5:14). Pero esta iglesia no tiene supervisores. La expresión supervisor (véase Hch. 20:28; Fil. 1:1; 1 Ti. 3:2; Tit. 1:7; 1 P. 2:25) encuentra su orígen en aquella parte de la iglesia cristiana que tenía membresía de origen gentil. El término anciano, por otra parte, nos recuerda al de los líderes de Israel que se llamaban ancianos; este término refleja, por lo tanto, una influencia judía. Estos judíos, entonces, son cristianos. El escritor se presenta como “siervo de Dios y del Señor Jesu- cristo” (1:1). Aparte de dirigirse a los lectores como a hermanos que creen en Jesucristo (2:1), escribe que Dios ha escogido “hacernos (al escritor y a sus lectores) nacer por la palabra de verdad” (1:18, bastardi- llas añadidas). Los lectores pertenecen a Jesús, cuyo buen nombre es calumniado (2:7). Estos cristianos judíos habían sido dispersados entre las naciones. Aunque la expresión dispersos aparece solamente en Juan 7:35, Santiago 1:1, 1 Pedro 1:1, la misma tiene un paralelo verbal en el relato escrito sobre la persecución de la iglesia en Jerusalén. Después de la muerte de Esteban, la iglesia de Jerusalén fue dispersa por toda Judea, Samaria (Hch. 8:1), hasta llegar a Fenicia, Chipre y Antioquía (Hch. 11:19). Es entonces por medio de Hechos que sabemos que los cristianos dispersos eran judíos que habían sido expulsados de Jerusalén.
  • 11. 11 Si damos por sentado que Santiago escribió su epístola a judíos cristianos que fueron perseguidos después de la muerte de Esteban, entonces la conclusión lógica es que esta epístola proviene de la pri- mera parte del primer siglo. Además, los lectores eran judíos cristianos cuya lengua nativa era el griego y que encontraron refugio en países de habla griega al norte de Israel: Fenicia, Chipre y Siria. [p 18] Santiago escribió una carta pastoral a estos creyentes dispersos que antes de la persecución pertenecían a la iglesia de Jerusalén.7 El sabía que ellos vivían en la pobreza, trabajando para ricos hacendados que los explotaban. Algunos de ellos eran mercaderes, pero todos experimentaban dificul- tades. Santiago respondió a sus necesidades escribiendo una carta pastoral. D. ¿Quién escribió esta epístola? El saludo de introducción informa al lector que Santiago es “un siervo de Dios y del Señor jesucris- to” (1:1). Este saludo en sí mismo da poca información acerca de la identidad del escritor. ¿Quién es él? ¿Qué dice el Nuevo Testamento acerca de Santiago? 1. Evidencia del Nuevo Testamento Nombre El Nuevo Testamento menciona a varias personas que se llaman Santiago. Estas son el hijo de Zebe- deo (Mt. 10:2 y paralelos; Hch. 1:13; 12:2); el hijo de Alfeo (Mt. 10:3 y paralelos; Hch. 1:13); Santiago el joven (Mr. 15:40); el padre de Judas (no el Iscariote [Lc. 6:16; Hch. 1:13]); el hermano de Judas (Judas 1); y el medio hermano de Jesús que llegó a ser líder en la iglesia de Jerusalén (Mt. 13:55; Mr. 6:3: Hch. 12:17; 15:13; 21:18; 1 Co. 15:7; Gá. 1:19; 2:9, 12). Si el hermano de Judas (Judas 1) y Santiago, el medio hermano de Jesús, son la misma persona, el número queda reducido a cinco hombres que llevan ese nombre. a. “Santiago el hijo de Zebedeo”. Santiago y su hermano Juan recibieron el nombre de Boanerges, que significa “Hijos del trueno” (Mr. 3:17). Aparte de la lista de apóstoles que encontramos en los Evange- lios y en Hechos, su nombre aparece en Hechos 12:2, dónde Lucas informa al lector que el rey Herodes Agripa I “hizo matar a espada a Santiago, el hermano de Juan”. Esto sucedió en el año 44 d.C. durante la Fiesta de los Panes Acimos. Si Santiago el hijo de Zebedeo hubiese escrito la epístola de Santiago, hubiésemos esperado más información interna y externa. En vez de llamarse a sí mismo “un siervo de … Jesucristo”, él hubiera usado el título de apóstol de Jesucristo. La iglesia primitiva hubiese recibido y atesorado esta epístola como un escrito apostólico. b. “Santiago el hijo de Alfeo”. Sólo conocemos a este apóstol a partir de las listas de los apóstoles que encontramos en los Evangelios y Hechos. El Nuevo Testamento guarda silencio acerca de la vida y obra de [p 19] esta persona. Si este apóstol hubiese escrito la epístola, hubiese aportado una mayor iden- tificación. Ademá, si esta epístola hubiese sido escrita por un apóstol, la iglesia habría recordado este hecho. c. “Santiago el menor”. Según el Evangelio de Marcos (15:40), Santiago, José y su hermana Salomé eran hijos de María. Santiago es identificado como “el menor”—una referencia a su edad o a su estatu- ra. Nada sabemos acerca de la vida de Santiago el menor. Su madre era presumiblemente la mujer de Cleofas (Jn. 19:25).8 7 Refiérase a F. W. Grosheide, De Brief aan de Hebreeën en de Brief van Jakobus (Kampen: Kok, 1955), p. 330. 8 Consúltese E. F. F. Bishop, “Mary (of) Clopas and Her Father”, ExpT 73 (1962): 339.
  • 12. 12 d. “Santiago el padre de Judas”. Nada se sabe acerca de esta persona en particular, a excepción de que él era padre del apóstol Judas (no el Iscariote). e. “Santiago el [medio] hermano del Señor. Los escritores de los Evangelios lo mencionan como uno de los hijos de María, la madre de Jesús (Mt. 13:15; Mr. 6:3). Durante el tiempo del ministerio terrenal de Jesús, él y sus hermanos no creyeron en Jesús (Jn. 7:5). Santiago llegó a ser creyente cuando Jesús se le apareció después de la resurrección (1 Co. 15:7). Después de la ascención de Jesús, él estuvo presente con sus hermanos y los apóstoles en el Aposento Alto (Hch. 1:14). El asumió el liderazgo de la iglesia de Jerusalén después que Pedro fuera liberado de la prisión (Hch. 12:17), habló con autoridad durante la asamblea llevada a cabo en Jerusalén (Hch. 15:13), fue reconocido como cabeza de la iglesia (Gá. 1:19; 2:9, 12) y se encontró con Pablo para escuchar su informe acerca de las misiones al mundo gentil (Hch. 21:18). La tradición enseña que este dirigente influyente y estimado fue quien escribió la epístola. Las objeciones en contra del punto de vista tradicional de que fue Santiago, el hermano de Jesús, quien escribió esta epístola, se han presentado con los siguientes argumentos: a. Un galileo cuya lengua natal fuese el arameo no podría haber escrito una carta en un griego tan culto. Esta objeción, sin embargo, no es tan crucial como parece si tenemos en cuenta la profunda in- fluencia griega que había en Galilea. La habilidad lingüística de Santiago no es conocida, pero no es re- mota la posibilidad de que fuese bilingüe.9 “El verdadero punto en cuestión debe ser el de la educación. Si tenemos en cuenta que Galilea era una región que tenía muchas ciudades griegas y no judías, y que hay amplia evidencia del uso del griego por parte de los judíos a lo largo de Palestina, entonces no hay razón para suponer que Santiago no pudiese hablar fluidamente el griego”.10 Ni siquiera el [p 20] asun- to de la educación es convincente; téngase en cuenta, por ejemplo, que un zapatero remendón e inculto llamado John Bunyan escribió El Progreso del Peregrino, que es considerado un clásico del idioma inglés. El argumento de que Santiago no pudo haber escrito una carta parece carecer de fundamento. b. Santiago se identifica como siervo de Jesús, no como hermano. Si él hubiese sido dirigente de la iglesia de Jerusalén, pudo haber indicado tal cosa en el saludo de introducción. Sin embargo, otros escri- tores de epístolas del Nuevo Testamento omiten en sus encabezamientos referencias acerca de sí mis- mos y a sus cargos.11 Además Santiago consideraba su relación con Jesús no desde el punto de vista físi- co como hermano, sino desde el punto de vista espiritual como siervo. A todo lo largo de la epístola, la autoridad inherente a la posición del escritor en la iglesia es inequívoca e innegable. Ya conocido por los lectores de este documento, Santiago no se ve obligado a identificarse como líder de la iglesia de Jerusa- lén. Lenguaje Si suponemos que Santiago, el dirigente de la iglesia de Jerusalén, es el escritor de esta epístola, nos conviene examinar el discurso que él hizo durante la asamblea llevada a cabo en Jerusalén, y la carta que compuso en dicha ocasión (Hch. 15:13–29). Por ejemplo, a Pedro él lo llama Simón (en el griego, Hch. 15:14), nombre que sólo vuelve a aparecer en 2 Pedro 1:1. “Si tenemos esto en cuenta, llegamos a la conclusión de que las palabras mismas del orador están registradas, ya sea en forma original o en una traducción; y entonces se transforma en un asunto de interés saber si hay algún parecido entre el len- 9 Refiérase a Donald Guthrie, New Testament Introduction (Downers Grove: Inter-Varsity, 1971), p. 748. 10 Davids, James, p. 11. Consultar también con J. N. Sevenster, Do You Know Greek? (Leiden: Brill, 1968), pp. 190–91. 11 Si bien Pablo habitualmente se presenta como apóstol en sus epístolas, tal no es el caso, en Fil. 1:1; 1 Ts. 1:1; y 2 Ts. 1:1. En sus epístolas, Juan no se identifica como apóstol.
  • 13. 13 guaje de nuestra epístola, el del discurso que se dice que Santiago pronunció, y el de la [carta] circular que contiene el decreto, la que probablemente haya sido redactada por él”.12 Además, encontramos semejanzas cuando comparamos la selección de términos y la estructura de las oraciones (tal como las registra Lucas en Hechos) con los de la epístola de Santiago. Santiago co- mienza su discurso con el apelativo familiar hermanos, una expresión que emplea con frecuencia en su epístola. Considérense las siguientes palabras y frases que, aun en una traducción al español, muestran parecido: [p 21] “Saludos” (Hch. 15:23; Stg. 1:1) “Hermanos escuchadme (Hch. 15:13) y “Escuchadme, hermanos míos amados (Stg. 2:5) “El resto de los hombres pueden buscar al Señor, y todos los gentiles que llevan mi nombre” (Hch. 15:17) y “¿No son ellos los que calumnian el noble nombre de aquél a quién pertenecéis?” (Stg. 2:7) Si bien no podemos estar absolutamente seguros acerca de la paternidad literaria de la epístola, la evidencia interna parece señalar en la dirección de Santiago, el medio hermano de Jesús. 2. Evidencia externa Eusebio, el historiador eclesiástico del siglo cuatro, cita a Hegesipo, quien narra que Santiago “acos- tumbraba a entrar solo en el templo y que se lo podía encontrar arrodillado y orando por el perdón del pueblo, a tal punto que sus rodillas se pusieron duras como las de un camello a causa de su constante adoración a Dios”.13 Como líder de la iglesia de Jerusalén, Santiago se había granjeado el respeto tanto de los cristianos como de los judíos. Sin embargo, este hombre pío, conocido como Santiago el Justo, encontró una muerte violenta des- crita por el historiador judío Josefo. Después de que el gobernador Festo (Hch. 24:27–26:32) muriera en el año 62 d.C., el emperador Nerón envió a Albino a Judea como sucesor de Festo. Pero antes que Albi- no llegase a Jerusalén, un sumo sacerdote llamado Anano, que era joven e inexperto, juntó a los jueces del Sanedrín. Acusó entonces a Santiago y a otros de quebrantar la ley, Santiago fue condenado a muer- te por apedreamiento.14 Sin embargo, Santiago encontró la muerte a manos de los sacerdotes que lo arrojaron desde el techo del templo. Sobrevivió la caída, pero ellos comenzaron a apedrearlo hasta que un lavandero lo golpeó con un garrote hasta matarlo.15 E. ¿Cuál es el mensaje teológico de Santiago? Le epístola de Santiago parece ser una colección de dichos y pensamientos agrupados sin mayor co- hesión. Difiere de las epístolas que escribiera Pablo, en las cuales éste desarrolla primeramente un tema doctrinal—por ejemplo, la cristología en Colosenses—para concluir luego con una sección de aplicación práctica. En contraste con esto, Santiago presenta una serie de exhortaciones y numerosas amonestacio- nes que reflejan un énfasis más ético que doctrinal, Y aunque estas [p 22] exhortaciones parecen estar vagamente conectadas, Santiago exhibe progreso y desarrollo en su presentación. 12 Joseph B. Mayor, The Epistle of St. James (reimp. ed., Grand Rapids: Zondervan, 1946), p. iii. Mayor llama la atención a la semejanza que hay entre las doscientas treinta palabras que Santiago dijo y escribió durante el Concilio de Jerusalén y la epístola de Santiago. “Es una notable coincidencia que … tantas reaparezcan en nuestra epístola, escrita acerca de un tema totalmente diferente”. 13 Eusebio, Historia eclesiástica 2.23.6. 14 Josefo, Antigüedades 20 (LCL 197–200). 15 Eusebio, Obra citada 2. 23. 18.
  • 14. 14 Por lo general, Santiago introduce un tema en forma resumida, ampliándolo más tarde. Algunos de estos temas son la fe, la prueba, la sabiduría (1:2–5); el dominio de la lengua, el control de la ira y la su- misión ante Dios (1:19–20). Más tarde, él vuelve a algunos de estos asuntos para analizarlos más plena- mente: prueba y tentación (1:12–15); cumplir la ley en la fe (1:22–2:26); sujetar la lengua (3:1–12); la sabi- duría terrenal y la celestial (3:13–18); vivir en armonía con la voluntad de Dios (4); y ejercitar la pacien- cia por medio de la oración (5). Dado que Santiago con frecuencia vuelve a discutir puntos que ya ha mencionado (comparar 4:8 con 1:8; 5:11 con 1:12), su epístola no se presta a una división estricta por temas. Tratar cada tema haría que esta introducción fuese proporcionalmente demasiado extensa. Debo escoger algunos temas y dejar el resto para su consideración en el comentario mismo. Santiago da la impresión de estar familiarizado con el evangelio oral de Jesús, pero no con los libros del Nuevo Testamento. “No puede demostrarse el caso a favor de una dependencia literaria de nuestro Evangelio según Mateo (ni tampoco de Lucas o Juan)”.16 Si hubiese conocido los relatos de los Evange- lios escritos y de las epístolas, Santiago hubiese estado más orientado teológicamente que éticamente en su epístola.’ Es cierto, él presenta una teología, pero la misma parece más bien en forma implícita que explícita. Santiago se fundamenta en la predicación de Jesús, analiza el tema de la fe y las obras inde- pendientemente de las enseñanzas de Pablo, y escribe acerca del sometimiento a Dios en una forma más elemental que la que presenta Pedro en sus epístolas. En esta epístola Santiago se hace eco del tono y tenor de la predicación de Jesús que aparece en los Evangelios. Es notable paralelo entre el sermón del Monte (Mt. 5:3–7:27; Lc. 6:20–49) y algunos versícu- los, cláusulas, frases y palabras de la carta de Santiago.17 Aquí tenemos algunos versículos para ilustrar este punto: Mateo Santiago 5:7 “Bienaventurados los misericordiosos porque a ellos se les mostrará misericordia”. 2:13 Juicio sin misericordia le será ejecutado a todo aquel que no haya sido misericordioso [p 23] 5:19 “El que quebrante uno de los más peque- ños de estos mandamientos … será llamado pequeño en el reino de los cielos”. 2:10 Cualquiera que guarda toda la ley pero tro- pieza en un solo punto es culpable de quebrantar toda la ley. 6:19 “No os acumuléis tesoros en la tierra donde la polilla y la herrumbre destruyen”. 5:2–3 La polilla se ha comido vuestras ropas. Vuestro oro y vuestra plata están enmohecidos … habéis acumulado riquezas. Desde un punto de vista literario, los expertos por lo general reconocen que Santiago no cita direc- tamente los Evangelios sinópticos, sino que hace referencias generales. La selección de palabras, la sin- taxis y la estructura de las oraciones difieren, de modo que andamos por terreno seguro si decimos que 16 J. A. T. Robinson, Redating the New Testament (Filadelfia: Westminster, 1976), p. 125. 17 Mayor ha recopilado una lista completa de todas las semejanzas existentes entre de epístola de Santiago y los Evan- gélicos Sinópticos. Escogiendo de entre los más notables paralelos que Mayor indica, yo catalogo solamente aquellos pasajes que son paralelos de Mt. 5–7; 5:3—Stg. 2:5; 5:7—Stg. 2:13; 5:11, 12—Stg. 1:2; 5:10, 11; 5:34–37—Stg. 5:12; 6:11— Stg. 2:15, 16; 6:19—Stg. 5:2, 3; 6:22—Stg. 4:4, 8; 6:34—Stg. 4:13, 14; 7:1—Stg. 4:11–12; 5:9; 7:7–8—Stg. 1:5; 4:3; 7:16—Stg. 3:10–13, 18: 1:21; 7:21–23—Stg. 1:26, 27; 2:14–26; 3:13, 14; 7:24—Stg. 1:22–25. Véase Mayor, James, pp. lxxxv–lxxxvii.
  • 15. 15 Santiago se basa en la palabra hablada, y formula alusiones al evangelio escrito.18 En base a estas nume- rosas referencias a las enseñanzas de Jesús nos aventuramos a decir que Santiago debe haber oído pre- dicar a Jesús en muchas ocasiones, y que por consiguiente se había familiarizado con sus enseñanzas. Junto con “testigos presenciales y siervos de la palabra” (Lc. 1:2), Santiago participó en la recepción y en la entrega del mensaje de Jesús. Si llegamos a detectar las enseñanzas. directas de Jesús en epístola de Santiago, ¿será posible formu- lar una cristología? La respuesta es 8pt afirmativa. 1. Cristología La epístola de Santiago carece de referencias a la vida, sufrimiento, muerte y resurrección de Jesús. Aunque la doctrina de la resurrección es el substrato de la predicación apostólica y el tema fundamental del libro de Hechos, Santiago no le presta atención en su epístola a este evento redentor. El está intere- sado en proclamar el evangelio de Cristo no tanto en términos de su persona como en términos de la aplicación práctica y ética de sus enseñanzas.19 La epístola contiene solamente dos referencias directas a Jesucristo. La primera está en el encabeza- miento: “Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo” (1:1). La segunda se encuentra en la discusión sobre la fe, [p 24] donde Santiago llama a los destinatarios “creyentes en nuestro glorioso Señor Jesu- cristo” (2:1). Además de incluir estos testimonios cristológicos directos, Santiago se refiere indirectamente a Jesús al emplear once veces el término Señor.20 Sin embargo, me apresuro a indicar que en el caso de algunas de estas referencias dicho término es equivalente al nombre Dios (3:9; 5:4, 10, 11). Cuando Santiago llama a Jesús “Señor”, quiere que sus lectores piensen en el Cristo ascendido. Los nombres de Dios y de Jesús son paralelos en el encabezamiento (1:1); la intención es la de enfatizar que el Señor exaltado es divino. Además, Santiago le atribuye actos divinos a Jesús: él perdona pecados (5:15), sana a los enfermos (5:14–15) y, como Juez, está a la puerta (5:9). Santiago hace una alusión más a Jesús. Le dice a los lectores que los ricos “calumnian el noble nom- bre de aquel a quien pertenecéis (2:7).21 Ese noble nombre es el que pertenece a “nuestro glorioso Señor Jesucristo” (2:1). Nótese que Santiago describe al Señor como “glorioso” (en griego, “el Señor de la glo- ria”). Este término le recuerda al lector la gloria de Dios que llenó el tabernáculo en el desierto (véase Ex. 40:35), y se parece a las descripciones de Jesús que hace Juan en el prólogo de su Evangelio. Juan confiesa: “Hemos visto su gloria, la gloria del Hijo único, que vino del Padre, lleno de gracia y verdad” (Jn. 1:14). La expresión gloria indica que Jesús ha cumplido las promesas del Antiguo Testamento que decían que Dios mismo vendría a vivir con su pueblo. En Jesucristo, Dios ha revelado su gloria.22 18 Davids dice: “En su conjunto, estas alusiones indican que el excritor era alguien saturado por la enseñanza de Jesús, y que la obra fue escrita antes que el escritor entrase en contacto con las tradiciones de los Evangelios escritos”. Véase James, p. 16. 19 Referirse a C. E. B. Cranfield, “The Message of James”, ScotJT 18 (1965): 182–93. 20 Véase 1:7; 3:9; 4:10, 15; 5:4, 7, 8, 10, 11, 14, 15. 21 Richard N. Longenecker añade que esta es “una referencia a la blasfemia del nombre, de Jesús”. The Christology of  Early Jewish Cristianity, Studies in Biblical Theology, no. 17, 2a. serie (Naperville, Ill.: Allenson, 1970), p. 45. 22 Consútese B. B. Warfield, The Lord of Glory (1907; ed. de reimp. Grand Rapids: Zondervan, n.d.), p. 265. Y refiérase a Franz Mussner, “ ‘Direkte’ und ‘indirekte’ Christologie im Jakobusbrief”, Catholica [Münster] 24 (1970): 111–17.
  • 16. 16 Y finalmente, la iglesia primitiva entendía que la frase nuestro glorioso Señor Jesucristo significaba que Jesús había ascendido al cielo donde reina con Dios en la gloria celestial. En su epístola, Santiago revela su cristología no en forma directa sino indirecta, y de este modo pa- rece manifestar una etapa temprana de desarrollo doctrinal dentro de la iglesia cristiana. Si suponemos que la iglesia no tenía una doctrina totalmente desarrollada acerca de Cristo en la primera parte del primer siglo, podemos llegar a la conclusión de que esta carta parece reflejar un período temprano en la historia de la iglesia. [p 25] 2. Oración Santiago, de quien se dice que pasaba mucho tiempo en oración, informa a sus lectores acerca de es- te tema en por lo menos tres lugares de su epístola. En la sección introductoria les exhorta a pedir sabi- duría de Dios (1:5–7). Cuando los reprende por su pecado de contiendas y luchas, les indica que no re- ciben nada de Dios porque le piden cosas que desean usar para sus propios placeres personales (4:2–3). Y en caso de que haya enfermedad o de que se haya cometido pecado, Santiago aconseja a los lectores ofrecer una oración para que la persona pueda ser curada y el pecado perdonado (5:14–16). En estos tres pasajes Santiago les enseña a sus lectores que la oración genuina debe estar basada en la confianza y en la fe en Dios. Dios responde a la oración sólo cuando el creyente pide con fe. En res- puesta al pedido del creyente, Dios le otorgara generosamente el don de la sabiduría, suplirá las necesi- dades materiales del hombre y curará al enfermo. La oración de la persona que está en buena relación con Dios “es poderosa y eficaz” (5:16). El ejemplo que se propone es el de Elías, cuyas oraciones influye- ron en el curso de la naturaleza (5:17–18). Santiago menciona indirectamente la oración en algunos lugares más. La oración también es alaban- za. “Con la lengua alabamos a nuestro Dios y Padre”, escribe Santiago (3:9). Orar es acercarse a Dios (4:8) y humillarse ante el Señor (4:10). La similitud entre las palabras de Jesús y la epístola de Santiago acerca del tema de la oración es in- cuestionable. Jesús enseña que la oración basada en la fe puede mover montañas (Mt. 17:20; 21:21; Lc. 17:6). Dice él: “Si creéis, recibiréis todo lo que pidáis en oración” (Mt. 21:22). Otros escritores del Nuevo Testamento, entre ellos el escritor de Hebreos, enfatizan la misma verdad. Pablo dice de manera categó- rica: “Todo lo que no viene de la fe es pecado” (Ro. 14:23). Uno de los primeros temas que Santiago introduce en su epístola es el de la fe: “La prueba de vues- tra fe produce perseverancia” (1:3). Y cuando una persona se acerca a Dios en oración: “Debe creer y no dudar” (1:6). Especialmente en el segundo capítulo de su carta Santiago desarrolla el tema de la fe. En el griego original, este sustantivo aparece en forma predominante en el capítulo 2; vale decir que de las dieciséis veces en que aparece en toda la epístola,23 trece se encuentran en el capítulo 2. Además, el capítulo tiene tres usos del verbo creer (2:19 [2 veces], 23). Este es, sin lugar a dudas, el capítulo acerca de la fe en la epístola de Santiago. [p 26] Los lectores de esta carta son llamados “creyentes en nuestro Señor Jesucristo” (2:1). La perso- na materialmente pobre es espiritualmente rica en la fe (2:5) y heredera del reino de Dios. 23 Referirse a 1:3, 6; 2:1, 5, 14 (2 veces), 17, 18 (3 veces), 20, 22 (2 veces), 24, 26; 5:15.
  • 17. 17 En la sección acerca de la fe y las obras, Santiago afirma que la fe “no acompañada por la acción, está muerta” (2:17, 26), porque una fe muerta no es fe. De allí que ilustre su enseñanza mediante una refe- rencia al relato histórico de la ofrenda de su hijo Isaac por parte de Abraham sobre el monte Moriah. El demuestra que las obras de Abraham proceden de la fe activa del patriarca.24 Las obras son, entonces, parte esencial de la fe. 4. Ley Según Santiago, la ley de Dios da libertad al creyente (1:25; 2:12), queda resumida en la expresión “la ley real” (“Amarás a tu prójimo como a ti mismo”, 2:8), y debe obedecerse (4:11). Peter H. Davids dedu- ce que “en cada uno de estos pasajes no se argumenta la validez de la ley, sino que simplemente se la da por sentada”.25 Los paralelos entre la epístola de Santiago y las enseñanzas de Jesús acerca de la ley son fáciles de reconocer. La persona que hace lo que la ley requiere inquiriendo acerca de ella, declara Santiago, “será bienaventurada en lo que hace” (1:25). Jesús observa: “No todo aquel que me llama, ‘Señor, Señor,’ en- trará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo” (Mt. 7:21). La persona que pone en práctica las palabras de Jesús es un hombre sabio (Mt. 7:25; y véase Lc. 6:47). Santiago define como “real” la segunda parte del resumen de la ley—“Ama a tu prójimo como a ti mismo” (2:8). Cuando un experto en la ley le pidió a Jesús que identificase el mandamiento más grande de la ley Jesús enseñó el siguiente resumen: “ ‘Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente’. Este es el primero y más grande de los mandamientos. Y el segundo es semejante a éste; ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo’ ”. [Mt. 22:37–39] Santiago enseña a los lectores a no criticar o juzgar al hermano, ya que esto equivale a criticar o a juzgar la ley. “Cuando juzgas la ley, no la estás cumpliendo, sino que te pones en juez de ella’ (4:11). Estas pa- labras se hacen eco de las palabras de Jesús y amplían su alcance: “No juzguéis para que no séais juzga- dos. Porque del mismo modo en que juzgáis a otros, seréis juzgados.” (Mt. 7:1–2). [p 27] La epístola de Santiago trasunta el espíritu de Cristo en cuanto a la ley. Es cierto que Santiago no presenta una doctrina de la ley y de la salvación plenamente desarrollada, se limita a la enseñanza de que Dios “da gracia al humilde” (4:6). Le queda a Pablo la tarea de presentar a la iglesia la doctrina de la justificación por la fe y no por las obras. 5. Fe y obras Una comparación entre Romanos 4 y Santiago 2 revela una aparente similitud en la selección de los términos fe y obras y en la cita de Génesis 15:6: “Abraham creyó a Dios y le fue contado como justicia” (Ro. 4:3; Stg. 2:23). ¿Cuál es la relación entre la presentación que hace Pablo de la fe y las obras en Ro- manos y la que hace Santiago en su epístola? Algunos comentadores sostienen que Santiago escribió esta epístola para criticar la enseñanza de Pablo acerca de la fe y de las obras. Dicen que Pablo fue mal interpretado por la iglesia al separar los conceptos de fe y obras. Santiago vio un peligro en la enseñanza presentada por Pablo, a saber, el de la fe 24 Donald Guthrie, New Testament Theology (Downers Grove: Inter-Varsity, 1981), p. 599. 25 Davids, James, p. 47. Véase también su “Theological Perspectives on the Epistle of James”, JETS 23 (1980): 102.
  • 18. 18 sin obras. Por consiguiente, visto que algunos cristianos interpretaban mal la frase sin obras, Santiago escribió su carta para afirmar la enseñanza de que la fe resulta en obras.26 Otros eruditos opinan que Santiago escribió su epístola antes de que Pablo comenzara su carrera de escritor.27 O sea, que fue después que la epístola de Santiago comenzara a circular en la iglesia primitiva que Pablo escribió su carta a los romanos para presentar una formulación mejor del significado de la fe sin obras. Tanto Santiago como Pablo desarrollan el tema de la fe y las obras, cada uno desde su propia perspec- tiva, y cada uno para su propio propósito. Santiago utiliza la palabra fe subjetivamente en el sentido de confianza en el Señor. Esta fe activa le da al creyente perseverancia, certeza y salvación (1:3; 2:14; 5:15). La fe es la participación activa del cre- yente en la iglesia y en el mundo. Por medio de la fe recibe sabiduría (1:5), justicia (2:23) y sanidad (5:15). Pablo, por otra parte, habla con frecuencia de la frase desde el punto de vista objetivo. La fe es el ins- trumento por medio del cual el creyente es justificado ante Dios (Ro. 3:25, 28, 30; 5:1; Gá. 2:16; Fil. 3:9). La fe es el medio por el cual el creyente se apropia de los méritos de Cristo. A causa de estos méritos, el hombre es justificado ante Dios. La [p 28] justificación viene entonces como un don de Dios para el hombre—un don que éste se apropia por la fe.28 La justificación es la declaración de Dios de que ha res- taurado al creyente por medio de la fe a una relación correcta para con él. En su análisis de la fe y de las obras, Santiago parece escribir en forma independiente de la carta de Pablo a los romanos. Santiago enfoca el tema desde un punto de vista más teológico. En efecto, su enfo- que es elemental, directo y centrado en las consecuencias. El análisis de Pablo representa una etapa avanzada de la enseñanza acerca de la fe y de las obras. Visto que el enfoque de Santiago difiere significativamente del de Pablo, llegamos a la conclusión de que aquel escribió su epístola en forma independiente de las enseñanzas de Pablo y quizá antes de la redacción de Romanos. 6. Pruebas y sumisión Dos temas que tanto Santiago como Pedro consideran son el de las pruebas y el de la sumisión. Esta similitud da pie a ciertas preguntas, ¿Utilizó Pedro la epístola de Santiago al escribir su propia epístola? ¿Tomó Santiago material prestado de 1 Pedro? ¿O derivaron ambos escritores su material de una fuente común? Antes de intentar contestar estas preguntas, debemos tomar nota de por lo menos tres hechos. Pri- meramente, en cuanto a parecidos y paralelos, la epístola de Santiago es breve en tanto que 1 Pedro ela- bora el asunto. La regla hermenéutica que postula que “la lectura más breve es probablemente la más original” es válida” ya que un escritor que toma material prestado tiende a ampliar su presentación. En segundo lugar, Santiago dirige su carta exclusivamente a cristianos judíos; Pedro escribe a cristianos 26 Por ejemplo, consúltese Dibelius, James, pp. 29, 178–80. 27 Referirse a Robinson, Redating the New Testament, pp. 127–28. Robinson escribe lo siguiente: “Como contestación a la posición de Pablo, el argumento de Santiago no toca para nada lo que está en juego; es que Pablo nunca argumentó a favor de la fe sin obras”. Consúltese también Theodor Zahn, Introduction to the New Testament, 3 tomos (Edimburgo: Clark, 1909), tomo 1, p. 143. 28 Consúltese Grosheide, Jakobus, p. 336. Referirse también a Louis Berkhof, Teología sistemática (T.E.L.L., 1969), p. 520.
  • 19. 19 gentiles (véase 1 P. 1:18; 2:10; 12; 4:3). Y finalmente, Santiago y Pedro comparten una herencia común en cuanto a cultura, capacitación y propósito. Indudablemente, su íntima relación en Jerusalén contribuyó a una interdependencia en la redacción de sus respectivas epístolas. Los parecidos entre la epístola de Santiago y la primera epístola de Pedro son numerosos.29 Ambos escritores citan o hacen referencia a dos pasajes idénticos del Antiguo Testamento. El primero proviene de Isaías 40:6–8: [p 29] “Toda carne es corno la hierba, y toda su gloria es como las flores del campo. La hierba se seca y la flor se marchita, porque el aliento del Señor sopla sobre ellas … La hierba se seca y las flores caen, pero la palabra del Señor permanece para siempre”. Santiago hace alusión a este pasaje (1:10–11) y Pedro cita palabra por palabra parte de la misma (1 P. 1:24). La segunda cita proviene de Proverbios 10:12: “El amor cubre todas las faltas”. Tanto Santiago como Pedro citan este versículo (Stg. 5:20; 1 P. 4:8). También debemos notar algunos paralelos presentes en las dos epístolas para ver como desarrolla cada uno un tema específico. Un vistazo a estos paralelos nos permitirá determinar quien da el trata- miento más amplio a ese tema. He aquí algunos versículos paralelos que ilustran los temas de prueba y sumisión. Santiago 1:2. 1 Pedro 1:6 Consideradlo como sumo gozo, hermanos míos, cuando enfrentéis pruebas de todo tipo En esto os regocijáis grandemente, aunque ahora por breve tiempo os toque tener que sufrir aflicción en todo tipo de pruebas. Santiago indica que el hombre que persevera en la prueba recibirá la corona de vida (1:12). Pedro exhorta a sus lectores a no sorprenderse cuando les toque soportar un sufrimiento doloroso (4:12) y a no avergonzarse cuando sufren por ser cristianos (4:16). Santiago 4:6–7, 10 1 Pedro 5:5–6 Así mismo, jóvenes, estad sujetos a vuestros mayo- res … La Escritura dice: porque, “Dios se opone a los soberbios, pero da su gracia a los “Dios se opone a los soberbios, pero da gracia a los 29 Escogiendo solamente las semejanzas que Mayor indica como más notables, yo catalogo los siguientes pasajes de 1 P. 1:1—Stg. 1:1; 1:3—Stg. 1:18; 1:6—Stg. 1:2; 1:12—Stg. 1:25; 1:23—Stg. 1:18; 2:1—Stg. 1:18; 2:11—Stg. 4:1; 2:12—Stg. 3:13; 5:4—Stg. 1:12; 5:5, 6—Stg. 4:6, 7. Mayor, James, pp. cvi–cvii
  • 20. 20 humildes”. humildes”. Someteos pues Humillaos, pues A Dios … Humillaos y él os exaltará. bajo la poderosa mano de Dios, a su debido tiempo. En tanto que Santiago exhorta: “Resistid al diablo, y él huirá de vosotros” (4:7), Pedro es más amplio en su exhortación y en su descripción del diablo. El amonesta a los lectores a que tengan “dominio propio y estén alertas”. Explica su amonestación diciendo: “Vuestro enemigo el diablo anda al acecho como león rugiente, buscando a quién devorar”. Y termina diciéndole al creyente que “resista [al diablo], permaneciendo firme en la fe” (1 P. 5:8–9). [p 30] Estos dos ejemplos ilustran lo conciso del estilo de Santiago y lo amplio del de Pedro. Y si bien esta observación por sí sola no es más que la proverbial brizna al viento, parece favorecer la. teoría de que la epístola de Santiago fue escrita antes que la carta de Pedro. Una fecha temprana es más probable que una tardía para esta epístola. F. ¿Cuándo y dónde fue escrita esta epístola? 1. Fecha Santiago escribió su epístola después de haber accedido a la dirección de la iglesia de Jerusalén en el año 44 después de Cristo y antes de encontrar su muerte como mártir en el año 62 d.C. Las dos fechas terminales para determinar el tiempo en que la epístola de Santiago fue escrita pue- den ser verificadas. Comenzamos con la fecha más antigua posible en la que la epístola pudo haber sido escrita. Los cristianos judíos expulsados de Jerusalén a causa de la persecución que sobrevino a la muer- te de Esteban se dispersaron (Hch. 8:1). Ellos “viajaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía (Hch. 11:19). Esto sucedió probablemente durante la primera parte de la quinta década. Fue también durante dichos años que Santiago obtuvo la preeminencia en la iglesia de Jerusalén. Cuando Pedro fue liberado de la prisión en el año 44 d.C. (el rey Herodes Agripa I había muerto [Hch. 12:23]), Santiago ocupó el lugar de Pedro como cabeza de la iglesia. En su carta, Santiago se dirige a “las doce tribus disperses entre las naciones” (1:1). El cumple con su función de pastor aun para con los ex-miembros que ahora viven en la dispersión. Escribe su carta a todos los cristianos que están en la dispersión, ya que desde su no había todavía cristianos gentiles en ese período de la historia de la iglesia.30 La última fecha posible para la redacción de la epístola de San- tiago es el año 62 d.C., año en que murió Santiago. Dicha fecha puede ser determinada por el hecho de que Festo ya había muerto, y que su sucesor Albino venía rumbo a Judea para tomar su puesto de go- bernador.31 La epístola misma carece de referencias temporales o de circunstancias específicas que ayuden al lector a establecer una fecha. Si examinamos el contenido de la epístola de Santiago y analizamos las 30 Zahn, en su Introduction to the New Testament, vol. 1, p. 77, observa: “Debe recordarse, sin embargo, que hubo un tiempo en que … el Israel creyente constituyó la iglesia toda”. 31 Referirse a Eusebio, Historia eclesiástica 2.23.21; Josefo, Antigüedades 20 (LCL, 197–203). F. F. Bruce afirma que “Festo gobernó desde el año 59 hasta su muerte en el año 61”. Véase su Commentary on the Book of Acts, serie New Internatio- nal Commentary on the New Testament (Grand Rapids: Eerdmans, 1960), p. 474.
  • 21. 21 referencias indirectas a la cultura y condiciones del tiempo en que el escritor [p 31] la redactó, podemos determinar la fecha aproximada de redacción de la carta. Santiago no da ninguna pista acerca de alguna división entre los cristianos judíos y los demás judí- os, división que aparece ya muy pronunciada en los Evangelios y en las epístolas. Por ejemplo, Mateo registra las palabras de Jesús que advierten al creyente que no debe ser como los hipócritas que “aman orar de pie en las sinagogas” (6:5). Y Juan, en su Evangelio, repetidamente se refiere a la oposición como “los judíos”, aunque Jesús y los discípulos mismos eran judíos. Pablo también enfrentó una resistencia organizada al mensaje de Cristo, no tanto de parte de los gentiles como de los judíos. Pero la epístola de Santiago refleja un tiempo de relativa tranquilidad dentro le la comunidad judía en la cuarta y quinta década del primer siglo. Los destinatarios de su epístola participan en los cultos de su sinagoga local (2:2; véase el griego). Es cierto, estos destinatarios habían sufrido dificultades econó- micas y hostigamiento religioso de parte de gente que calumniaba el noble nombre de Jesús (2:7). Pero no eran oprimidos por ser judíos, sino por ser pobres.32 En tanto que Pablo y Pedro en sus epístolas establecen una distinción entre cristianos gentiles y cris- tianos judíos, Santiago se dirige solamente a cristianos que pertenecían a las doce tribus (1:1) y que con- sideraban a Abraham su antepasado (2:21). Si tenemos en cuenta que nada de lo que se dice en la epís- tola de Santiago sugiere la controversia entre judío y gentil que precipitó la reunión general de los após- toles y ancianos en Jerusalén (Hch. 15), lo más probable es que esta carta fuera redactada antes de dicha reunión conciliar. Los expertos opinan que dicho concilio se reunió en el año 49 d.C. Por otra parte, la epístola refleja un tiempo en que la iglesia parece encontrarse en sus etapas inicia- les de desarrollo. Santiago dice poco acerca de la organización de la iglesia. Es cierto, el término ancianos aparece en relación con la sanidad de los enfermos (5:14). Pero Santiago no subraya ni comenta nada acerca del ministerio de gobierno y de enseñanza de los ancianos. Y si bien menciona a los maestros en relación con el deber de refrenar la lengua (3:1), no vincula esto con el ministerio de la iglesia. Tampoco alude a un servicio de cuidado de los diáconos. Además, los sacramentos de la Cena del Señor y del bautismo no son considerados. Estas omisiones parecen reflejar la etapa inicial de una iglesia que se está desarrollando. Y si bien este es un argumento basado en el silencio, la evidencia acumulativa apun- ta en la dirección de una [p 32] fecha cercana a la mitad de la quinta década. Una fecha que estuviese a mitad de camino entre el momento en que Santiago sucediera a Pedro como dirigente de la iglesia de Jerusalén y la reunión del Concilio de Jerusalén parece razonable. 2. Lugar El escritor de la epístola no da información acerca de su domicilio, aunque alude a condiciones cli- matológicas que cuadran con las de Israel. Su observación de que el labrador espera pacientemente “las lluvias del otoño y de la primavera” (5:7) tiene vigencia sólo en la región de Palestina. Los países al sur y al este de Israel, o aun Siria hacia el norte, no experimentan el ciclo recurrente de lluvias de otoño y de primavera que le son peculiares a Israel. Santiago también hace notar “el calor abrasador” (1:11) que predomina en su tierra natal, e informa al lector acerca de los productos de su tierra: higos y aceitunas (3:12). G. ¿Cuál es la historia de la epístola? 32 Consúltese Robinson, Redating the New Testament, p. 121.
  • 22. 22 Durante más de un siglo y medio después de haber sido escrita, la epístola de Santiago no circuló ni alcanzó a obtener publicidad. Quizá por haber sido dirigida a un grupo limitado de cristianos judíos, la carta haya sido pasada por alto en la iglesia cristiana gentil.33 El hecho de que Santiago no hubiese sido un apóstol fue también causa del desinterés que la iglesia mostró acerca de esta carta. La iglesia aplica- ba la regla de que si un libro no era apostólico no podía ser canónico. El Canon de Muratori, que data probablemente del año 175 d.C., no menciona la epístola de Santia- go. Los escritores del siglo dos aluden superficialmente a la misma. Supuestamente Clemente de Ale- jandría hizo un comentario acerca de esta epístola alrededor del año 220 d.C., pero no quedan citas de ello en sus escritos que obran en nuestro poder.34 También durante las primeras décadas del tercer siglo, Orígenes cita la epístola de Santiago en su comentario al Evangelio de San Juan (Jn. 19:6). Orígenes se refiere a la epístola como Escritura, y menciona a Santiago por nombre. Cien años después, el historiador Eusebio informa que la epístola de Santiago era usada pública- mente en las iglesias. Alguna gente de esa época lo consideraba un documento espurio y el historiador mismo lo [p 33] coloca en la categoría de los libros en disputa. Sin embargo, Eusebio se refiere a esta epístola como Escritura y se la adjudica al “santo apóstol” a quién él repetidamente llama hermano del Señor.35 Después de describir el martirio de Santiago, dice lo siguiente: Tal es la historia de Santiago, de cuya [epístola] se dice que es la primera de las epístolas llamadas católicas. Debe observarse que su autenticidad es negada, ya que pocos de los antiguos la citan, cosa que también es cierto en el caso de la epístola llamada de Judas, que es en sí misma una de las siete llamadas católicas; sin embargo nosotros sabemos que estas cartas han sido usadas públicamente junto con el resto en la mayoría de las iglesias. El Concilio de Cártago del año 397 d.C. reconoció oficialmente la epístola de Santiago como canónica. En el año 412 d.C. la iglesia de Siria la incluyó junto con 1 Pedro y 1 Juan en la versión autorizada cono- cida como la Pesitto Siria. A excepción de la iglesia Siria, el Oriente reconoció la epístola como canónica antes que el Occidente. Líderes influyentes, incluyendo a Jerónimo, tuvieron su parte en dar a conocer a la iglesia de Occidente la epístola de Santiago. Durante la época de la Reforma, Erasmo dio a conocer sus dudas de que Santiago, el hermano de Je- sús, escribiese esta epístola. El pensaba que Santiago, a causa de su trasfondo judío, no pudo haber es- crito un griego de la calidad que exhibe la epístola. Martín Lutero añadió sus propias referencias, ob- servando ‘que la epístola enseña poco acerca de Cristo, no es apostólica, enfatiza la ley en vez del evan- gelio y se opone a Pablo en la doctrina de la fe y las obras. El escribe en el prefacio a su traducción del Nuevo Testamento (1522) que “la epístola de Santiago es realmente una epístola de paja”. Y termina diciendo: “No puedo colocar [a la epístola] entre mis libros principales, aunque no quisiera por ello im- pedir a nadie de colocarla donde desea y estimarla cuanto quiera; porque hay muy buenos dicho en [la misma]. En sus obras, Lutero frecuentemente cita esta epístola sin efectuar comentarios críticos. El la considera como la Palabra de Dios, aunque él numeró los libros del Nuevo Testamento, colocó a Santia- go (junto con 2 Pedro, Judas y Apocalipsis) sin número al fin de su lista del Nuevo Testamento. 33 Mayor, en James, p. lxix, llega a la siguiente conclusión: “La epístola fue escrita probablemente en Jerusalén y dirigida a los judíos de la dispersión oriental; no profesaba ser escrita por un apóstol ni dirigirse a iglesias gentiles, y parecía contradecir la enseñanza del gran apóstol a los gentiles”. 34 Consúltese Eusebio, Historia eclesiástica 6. 14. Véase también Alfred Wikenhauser, New Testament Introduction (New York: Herder and Herder, 1963), p. 474. 35 Eusebio, Ibid 2. 23.
  • 23. 23 Cuando William Tyndale completó su traducción del Nuevo Testamento en 1525, colocó la epístola de Santiago como el último libro del Canon. Traducciones subsiguientes del Nuevo Testamento coloca- ron a la epístola en la secuencia habitual, después de Hebreos y antes de Pedro. [p 34] H. ¿Cómo puede bosquejarse Santiago? Los bosquejos de la epístola de Santiago son abundantes y variados. La epístola, sin embargo, pre- senta numerosos temas que están entretejidos y que se repiten con frecuencia. Por esta razón, los co- mentadores difieren bastante acerca del modo preciso de dividir el texto. Yo he seguido las divisiones por capítulo y sugiero los siguientes encabezamientos para los cinco capítulos de Santiago: 1:1–27 Perseverancia 2:1–26 Fe 3:10–18 Dominio propio 4:1–17 Sometimiento 5:1–20 Paciencia He aquí un bosquejo más detallado: 1:1–27 Perseverancia A. Saludos 1:1 B. Pruebas 1:2–11 1. Probando la fe 2–4 2. Pidiendo sabiduría 5–8 3. Sintiendo orgullo 9–11 C. Pruebas y tentaciones 1:12–18 1. Soportando la prueba 12 2. Siendo tentado por malos deseos 13–15 3. Recibiendo dones perfectos 16–18 D. Una vida conforme a la Palabra 1:19–27 1. Aceptando la Palabra de Dios 19–21
  • 24. 24 2. Escuchando obedientemente 22–25 3. Sirviendo religiosamente 26–27 2:1–26 Fe A. La fe y la ley 2:1–13 1. Evitar el favoritismo 1–4 2. Ser ricos en fe 5–7 3. Guardar la ley real 8–11 4. Mostrar misericordia 12–13 B. Fe y obras 2:14–26 1. Fe sin obras 14–17 2. Fe obras y credo 18–19 3. La fe de Abraham 20–24 4. Fe y justicia 25–26 [p 35] 3:1–18 Dominio propio A. El uso de la lengua 3:1–12 1. Disciplina en el hablar 1–12 2. Ejemplos 3–8 3. Alabanza y maldición 9–12 B. Dos clases de sabiduría 3:13–18
  • 25. 25 1. Sabiduría terrenal 13–16 2. Sabiduría celestial 17–18 4:1–17 Sometimiento A. Sometimiento en la vida y en el espíritu 4:1–12 1. peticiones con malos propósitos 1–3 2. Amistad con el mundo 4–6 3. Acercamiento a Dios 7–10 4. Enjuiciamiento del hermano 11–12 B. Sometimiento a la voluntad de Dios 4:13–17 1. Ejemplo 13–15 2. El bien y el mal 16–17 5:1–20 Paciencia A. Impaciencia para con los ricos 5:1–6 1. Encabezamiento 1 2. Riqueza 2–3 3. Robo 4 4. Desenfreno 5 5. Homicidio 6 B. Necesidad de paciencia 5:7–11
  • 26. 26 1. Exhortación a la paciencia 7–8 2. Advertencia contra la impaciencia 9 3. Ejemplos 10–11 C. Juramentos 5:12 D. Persistencia en la oración 5:13–18 1. Oración y alabanza 13 2. Oración y fe 14–15 3. Poder de la oración 16 4. Ejemplo 17–18 E. Rescate del extraviado 5:19–20  
  • 27. 27 [p 37]   Comentario [p 39]   1 Perseverancia 1:1–27 [p 40]   Bosquejo 1:1 A. Saludos 1:2–11 B. Pruebas 1:2–4 1. Probando la fe 1:5–8 2. Pidiendo sabiduria 1:9–11 3. Sintiendo orgullo 1:12–18 C. Pruebas y tentaciones 1:12 1. Soportando la prueba 1:13–15 2. Siendo tentado por malos deseos 1:16–18 3. Recibiendo dones perfectos 1:19–27 D. Una vida conforme a la Palabra 1:19–21 1. Aceptando la Palabra de Dios 1:22–25 2. Escuchando obedientemente 1:26–27 3. Sirviendo religiosamente [p 41]   1 1 Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus dispersas entre las naciones: Saludos. A. Saludos 1:1 La epístola de Santiago pertenece a la categoría de escritos bíblicos denominados epístolas genera- les—Hebreos, Santiago, 1 Pedro, 2 Pedro, 1 Juan, 2 Juan, 3 Juan y Judas. Algunas de estas epístolas, sin embargo, carecen de una dedicatoria; en el caso de Hebreos y 1 Juan también falta el nombre del escri- tor. Santiago nos da su nombre, el nombre de los destinatarios y su saludo. Comparada con las otras cartas canónicas, la epístola de Santiago también parece ser una epístola genuina. 1. Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus dispersas entre las naciones:  Saludos.
  • 28. 28 El encabezamiento de la epístola varía desde “la Epístola Universal de Santiago” (RVR), hasta “Epís- tola de Santiago” (BJ) y “Carta de Santiago” (VP-DHH y otras). Los eruditos sostienen que los encabe- zamientos de los libros del Nuevo Testamento fueron añadidos más tarde, supuestamente en el siglo dos. La evidencia de los manuscritos acerca del encabezamiento de Santiago es diversa. Por ejemplo, al- gunos manuscritos (P, 33, 1739, y otros) tienen esta sobreinscripción: “La Epístola General de Santiago el Apóstol”. Otras son aún más elaboradas: “La Epístola General del Santo Apóstol Santiago”. Y aún otras tienen simplemente “La Epístola de Santiago”. La iglesia antigua, especialmente en el Oriente (Egipto), aplicaba la siguiente regla general: “Un li- bro tiene que ser apostólico para ser canónico” ¿Fué Santiago un apóstol? En realidad, él no reunía los requisitos que se le aplicaron a José Barsabás y a Matías (Hch. 1:23). Los apóstoles debían ser discípulos de Jesús desde su bautismo hasta el día de su ascensión. Pero Santiago no creyó en Jesús (Jn. 7:5) hasta que Jesús se le apareció durante el período de cuarenta días entre su resurrección y su ascensión (1 Co. 15:7). De allí que algunos escribas de los primeros siglos de la era cristiana tratasen de evitar el problema de la canonicidad de la epístola de Santiago. Ellos identificaron a Santiago como apóstol en el encabe- zamiento [p 42] de la epístola. Pero los encabezamientos, meras obras humanas, no son inspirados. La iglesia aceptó la epístola como canónica a nivel local, y con el pasar del tiempo los concilios de la iglesia reconocieron su canonicidad. ¿Es la carta de Santiago una epístola? La iglesia siempre la ha considerado como una epístola. En otras palabras, la voz de la tradición habla con fuerza a favor suyo. La dedicatoria lleva el nombre y la posición del escritor. Además, el escritor se dirige a los destinatarios identificándolos como “las doce tribus dispersas entre las naciones.” La introducción a la epístola es entonces el equivalente de un sobre que muestra los nombres y direcciones del remitente y de los destinatarios. Sin embargo, la pregunta acerca de si este documento es una epístola es válida. Esperaríamos, por ejemplo, que el escritor dijese algo acerca de sí mismo en la epístola. El último capítulo termina en forma algo abrupta sin los saludos habituales. Es más, aparte del versículo introductorio (1:1), el lector se encuentra con que el comienzo de la carta es tan abrupto como su conclusión. Sin embargo, este escrito muestra rasgos de ser una carta en el modo directo en que se expresa.36 El escritor le habla a sus oyentes y lectores. Por ejemplo, usa el modo imperativo cincuenta y cuatro veces. Tiene, además, un grupo definido de gente en mente al es- cribir la carta. Notamos los siguientes puntos: a. “Santiago”. El escritor se identifica usando su nombre de pila, Santiago (en el griego dice “Jako- bos”). La aparición frecuente de este nombre en el Nuevo Testamento atestigua su uso popular. Tene- mos a Santiago, el hermano de Juan hijo de Zebedeo, que fue muerto (Hch. 12:1–2). Y están Santiago, el hijo de Alfeo (Mt. 10:3 y paralelos), Santiago el padre del apóstol Judas (no el iscariote [Hch. 1:13]), y RVR Reina-Valera, Revisión de 1960 BJ Biblia de Jerusalén VP Versión Popular, Dios Habla Hoy 36 Peter H. Davids denomina a esta carta como “una epístola literaria, es decir, un tratado escrito para ser publicado, y no una carta verdadera como, por ejemplo, las epístolas de Pablo a determinadas iglesias”. The Epistle of James: A Com‐ mentary on the Greek Text, serie New International Greek Testament Commentary (Grand Rapids: Eerdmans, 1982), p. 24.
  • 29. 29 “Santiago el joven” (Mr. 15:40) que son virtualmente desconocidos. Judas menciona que es hermano de Santiago (Jud. 1), y finalmente está Santiago, el hermano de Jesús. Los eruditos están de acuerdo en que el escritor de la epístola es el hermano de Jesús (Mt. 13:55). Santiago se transformó en dirigente de la iglesia madre de Jerusalén después de la partida de Pedro (Hch. 12:17), fue uno de los oradores en el Concilio de Jerusalén (Hch. 15:13–21), y fue una “columna” de la iglesia, a quién Pablo presentó su informe acerca de su experiencia como misionero (Gá. 2:2, 9; Hch. 21:18–19). Santiago se identifica a sí mismo como “siervo de Dios y del Señor Jesucristo”. Esta designación nos recuerda las palabras de Jesús: “El Hijo [p 43] de Hombre no vino a ser servido sino a servir” (Mt. 20:28).37 Santiago pudo haber dicho que era hermano del Señor. En lugar de ello escoge el término siervo con toda humildad, aun cuando ocupa una posición de autoridad en la iglesia.38 Santiago es un siervo de Dios y del Señor Jesucristo, dispuesto y obediente. En realidad, él es un esclavo, no por necesidad ni por fuerza sino por elección. El reconoce a Jesús como Señor de su vida. b. “Doce tribus”. Que la carta de Santiago es la más judía de todas las epístolas del Nuevo Testamen- to se evidencia ya en el encabezamiento: “a las doce tribus dispersas entre las naciones”. Santiago dirige su epístola a gente de estirpe judía que vive fuera de Israel, “entre las naciones”. Estos son los judíos de la dispersión (Jn. 7:35). Después de la deportación de las diez tribus desde Israel hacia Asiria (2 R. 17:6), del exilio de las dos tribus en Babilonia (2 R. 25:11), y después de otras ocasiones, miles de judíos vivían fuera de las fronte- ras de su patria. Lucas enumera todos los lugares mundo del siglo primero donde recidían “judíos pia- dosos de toda nación” (Hch. 2:5, 9–11). Estos judíos devotos vinieron a Jerusalén para la fiesta de Pente- costés, oyeron el evangelio de Jesucristo, se convirtieron, y volvieron a sus lugares de residencia. Los que se quedaron en Jerusalén fueron perseguidos y expulsados después de la muerte de Esteban (Hch. 8:1; 11:19). Santiago se dirige a los cristianos judíos que viven en lugares fuera de Jerusalén. Pedro también en- vía su primera epístola a “los escogidos de Dios, extranjeros en el mundo, dispersos a lo largo del Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia” (1 P. 1:1; bastardillas añadidas). Santiago, sin embargo, es más gene- ral. El escribe a los creyentes judíos que viven en la dispersión.39 No hay en ninguna parte de la epístola especificación alguna de que él se refiera a cristianos gentiles. No obstante, el mensaje de su carta tam- bién les habla a ellos. c. “Saludos”. Tanto el hecho que el destinatario sea el Israel espiritual que está en la dispersión como el simple saludo parecen apuntar a una etapa primitiva del desarrollo de la iglesia. Si tenemos en cuen- ta todo lo que los peritos pueden determinar, esta epístola podría ser la más antigua de los veintisiete libros del Nuevo Testamento. Quizá Santiago escribió su epístola aun antes de que se reuniese el Conci- lio de Jerusalén en el año 49 después de Cristo. Da la impresión de que fue Santiago quien [p 44] escri- bió la carta que dicho concilio le envió a los creyentes gentiles de Antioquía, Siria, y Cilicia; él comenzó 37 Klaus Hess, NIDNTT, tomo 3, p. 546; Rudolf Tuente, NIDNTT, tomo 3, p. 598. 38 Pablo, Pedro y Judas también utilizan la palabra siervo en las introducciones a sus respectivas epístolas. Véase Ro. 1:1; Gá. 1:10; Fil. 1:1; Tito 1:1; 2 P. 1:1; Jud. 1. 39 Sophie Laws se expresa con cautela: “Si la intención primordial de la dirección de la carta es definir teológicamente a la comunidad en su carácter cristiano, la pregunta acerca de si sus miembros son de origen judío queda sin definición”. Véase su Commentary on the Epistle of James, Harper’s New Testament Commentaries (San Francisco: Harper and Row, 1980), p. 48.
  • 30. 30 dicha carta con la misma escueta salutación: “Saludos” (Hch. 15:23). Santiago emplea la manera griega de saludar a los lectores, ya que vemos que Claudio Lisias utiliza la misma palabra en su carta al Go- bernador Féliz (Hch. 23:26).40 Consideraciones Practicas acerca de 1:1 Si alguien conoció bien a Jesús, probablemente Santiago haya sido esa persona. Santiago y Jesús crecieron juntos en la misma familia; comieron juntos, jugaron juntos y trabajaron juntos. Después de su resurrección, Jesús se le apareció a Santiago, que en ese momento estaba solo (1 Co. 15:7). Y si hubo alguna persona que con derecho propio pudiese llamar a Jesús “mi hermano”, tal persona era Santiago. Santiago evita jactarse. Con toda humildad él se identifica como “siervo de Dios y del Señor Jesucristo”. Jesús no se avergüenza de llamarnos hermanos y hermanas (Heb. 2:11). Nosotros, sin embargo, hacemos bien si se- guimos el ejemplo de Santiago y nos llamamos a nosotros mismos siervos de Dios y de nuestro Señor Jesucristo. Palabras, frases y construcciones griegas en 1:1 Ἱάκωβος—esta es la forma helenizada del nombre Ἱακώβ que se encuentra en el Antiguo Testamento. τῇ διασπορᾷ—procedente del verbo compuesto διασπείρω (disperso), este sustantivo puede significar o que los lectores estaban siendo dispersos o que ya habían sido dispersados. χαίρειν—este verbo en presente activo infinitivo aparece tres veces en el Nuevo Testamento al comienzo de una carta (Hch. 15:23; 23:26; Stg. 1:1) y significa “saludos”. Es necesario suplir la palabra λέγει; es decir, Santiago dice: “Saludos”.41 El infinitivo funciona como imperativo. 2 Consideradlo como sumo gozo, hermanos míos, cuando enfrentéis pruebas de todo tipo, 3 porque sabéis que la prueba de vuestra fe produce perseverancia. 4 La perseverancia debe consumar su obra para que seáis maduros y completos, sin que os falte nada. 5 Si alguno de vosotros carece de sabiduría, pídasela a Dios, quien da genero- samente a todos sin reproches, y le será dada. 6 Pero cuando pida, debe creer y no dudar, ya que el que duda es como la ola del mar, impulsada y agitada por el viento. 7 Ese hombre no debe pensar que recibirá cosa alguna del Señor; 8 es indeciso, inestable en todo lo que hace. [p 45] 9 El hermano de condición humilde debe enorgullecerse de su alta posición. 10 Pero aquel que es rico debiera enorgullecerse de su baja posición, porque él pasará como la flor silvestre. 11 Pués el sol sale con calor abrasador, y seca la planta; su flor cae y su belleza queda destruida. Del mismo modo se marchitará el rico mien- tras se ocupa de su empresa. B. Pruebas 1:2–11 1. Probando la fe 1:2–4 Las presiones que se experimentan en nuestra era tecnológica son demasiado grandes para mucha gente. Muchos no pueden enfrentar las dificultades cotidianas. Buscan liberarse de la cadena de inci- dentes angustiantes que los confrontan. Muchas veces tal escape es imposible, especialmente cuando la 40 Los saludos de Pablo reflejan una fórmula generalizada en la iglesia primitiva: “Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo” (p. ej. Ro. 1:7). Pedro, Juan y Judas se dirigen a los lectores de sus respectivas epístolas utilizando la mismo fórmula (con pequeñas variantes). 41 Erich Beyreuther y Günther Finkenrath, NIDNTT, tomo 2, p. 358. Consúltese también a Hans Conzelmann, TDNT, tomo 9, p. 367; y véase A. T. Robertson, A Grammar of the Greek New Testament in the Light of Historical Research (Nashvi- lle: Broadman, 1934), p. 394.
  • 31. 31 gente no tiene modo de controlar dichos incidentes. De allí que el escritor sagrado, al dirigirse a cristia- nos judíos perseguidos, abarca en su mensaje a toda la gente a lo largo de todos los siglos. El dice: 2. Consideradlo como sumo gozo, hermanos míos, cuando enfrentéis pruebas de todo tipo, 3.  porque sabéis que la prueba de vuestra fe produce perseverancia. Santiago escribe su epístola a cristianos judíos que habían sido expulsados de sus hogares y pose- siones. Se dirige a gente que sufre por ser explotada por los ricos, por ser llevada a las cortes y calum- niada por creer en el noble nombre de Jesús (2:6–7). A esta gente Santiago le escribe su carta pastoral cuya primera exhortación es que deben regocijarse. a. “Consideradlo como sumo gozo”. ¡Qué extraña manera de dirigirse a los destinatarios de esta car- ta! Santiago vive a salvo y seguro en Jerusalén, y se dirige a cristianos judíos que han perdido sus hoga- res a causa de la privación y de la persecución. Pareciera que Santiago está alejado de la realidad. Parece ignorar las dificultades diarias que la gente enfrenta. Y algunos hasta pueden decir que es el típico pas- tor que sabe como escribir sermones pero que no se da cuenta del sufrimiento que la gente experimenta en su vida diaria. Sin embargo, Santiago no deja de estar consciente de las dificultades que su pueblo confronta. El mismo ha sido testigo de la muerte de Esteban, de la persecución que sobrevino y de la dispersión de la iglesia de Jerusalén por toda Judea y Samaria (Hch. 8:1) El conoce su tarea como pastor. Ofrece palabras de aliento. Exhorta a la gente a gozarse. En cuanto a esto, él encuentra apoyo en las exhortaciones apos- tólicas de Pablo y Pedro: [p 46] No sólo eso, sino que también nos regocijamos en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufri- miento produce perseverancia. [Ro. 5:3] Regocijaos grandemente en esto, aunque por un poco de tiempo tengáis que sufrir aflicción en muchos tipos de dificultades. [1 P. 1:6] Santiago repite los pensamientos que manifiesta Jesús en la última bienaventuranza: “Bienaventura- dos sois cuando la gente os insulte, os persiga y falsamente diga todo tipo de mal en contra de vosotros a causa de mí. Regocijaos y gozaos, porque grande es vuestra recompensa en el cielo” (Mt. 5:11–12; y véase también Lc. 6:22–23). Por consiguiente, Santiago le dice a sus lectores: “No os amarguéis a causa de las adversidades, más bien gozaos”. b. “Hermanos míos”. Para hacer que su apelación sea más íntima y al mismo tiempo más directa, el escritor se dirige a sus lectores llamándolos “hermanos”. Esta expresión coloca al escritor a la misma altura de sus lectores. El es uno de ellos y uno con ellos. A causa de la repetición de este apelativo, esta carta es muy personal (1:2, 16, 19; 2:1, 5, 14; 3:1, 10, 12; 4:11; 5:7, 9, 10, 12, 19). ¿Cuál es el significado del término hermanos? En el sentido nacional, todos los judíos son hermanos. Eso fue cierto en tiempos antiguos (Ex. 2:11; Dt. 15:3, Mt. 5:47; Hch. 13:26) y todavía cierto hoy en día.42 Pero este no es el concepto que tiene en mente el escritor. El se dirige a cristianos judíos, porque ellos 42 James Hardy Ropes, A Critical and Exegetical Commentary on the Epistle of James, serie International Critical Commen- tary (1916; ed. de reimpres., Edimburgo: Clark, 1961), p. 131. Consúltese además Simón J. Kistemaker, The Parables of  Jesus (Grand Rapids, Baker, 1980), p. 167, n. 3: “Cuando un soldado judío pierde la vida en un conflicto armado, la nación se lamenta porque ha muerto un hermano”.
  • 32. 32 son sus hermanos espirituales.43 En los tiempos del Nuevo Testamento, así como hoy en día en muchos círculos cristianos, la palabra hermano se refiere a un compañero de la fe. c. “Pruebas de todo tipo”. Las circunstancias angustiosas son las adversidades que Dios usa para probar la fe del creyente. Estas pruebas vienen en modos y formas diversas. Ningún creyente ha recibi- do garantía de que vivirá una vida libre de dificultades y pacífica. Todos experimentan dificultades, problemas y pesares de un tipo u otro. Nadie puede escaparlas, porque el hombre no controla las cir- cunstancias que causan las dificultades. En realidad lo que Santiago dice es que el cristiano literalmente cae en una situación angustiosa. Es decir, que Dios coloca al creyente, a veces de un modo bastante repentino, en una dificultad diseñada para [p 47] probar su fe en Dios. El creyente quizá ni siquiera llegue a darse cuenta de que ha caído en una prueba. Muchas veces es sólo más tarde que el creyente comienza a entender por qué Dios lo pro- bó.44 Cuando sus ojos finalmente se abren, entonces ve la bondad y la gracia de Dios que le llena de go- zo y felicidad. Por consiguiente, Santiago exhorta a sus lectores a considerar las pruebas como causa de sumo gozo. El cristiano debe ver la mano de Dios en todos los ámbitos de su vida. Amado Nervo escri- bió: Señor, Señor. Tú antes, Tú después, Tú en la inmensa Hondura del vacío y en la hondura interior: Tú en la aurora que canta y en la noche que piensa; Tú en la flor de los cardos y en los cardos sin flor. Tú en el cenit a un tiempo y en el nadir; Tú en todas las transfiguraciones y en todo padecer; Tú en la capilla fúnebre, Tú en la noche de bodas: ¡Tú en el beso primero, Tú en el beso postrer! d. “La prueba de … fe”. ¿Por qué puro gozo cada vez que Dios lo prueba? Santiago dice: “Porque sabéis que la prueba de vuestra fe produce perseverancia”. El verbo saber es la palabra clave. El creyente sabe que las pruebas que sufre no suceden por casualidad. Cree que todo viene de la mano de Dios. Así lo confesó Zacarías Ursino en un catecismo del siglo XVI: Todas las cosas, en realidad, nos suceden no por obra del acaso, sino por su mano paternal.45 Dios está detrás de toda dificultad y prueba. El quiere que sepamos esto por medio de la experien- cia, para que no sólo veamos su mano sino que la sintamos. Nosotros colocamos nuestra mano en la 43 “El empleo del nombre hermano para designar a los miembros de la comunidad cristiana queda ilustrado por un hábito similar que hemos llegado a conocer por los papiros”. Véase Adolf Deissmann, Bible Studies, trad. Alexander Grieve (1923; ed. de la reimpres., Winona Lake, Ind.: Alpha, 1979), pp. 87–88. 44 Walter Schneider y Colin Brown, NIDNTT, tomo 3, p. 801. 45 Al contestar la pregunta 27 del Catecismo de Heidelberg (que versa sobre la providencia), Ursino—asistido por Cas- par Oleviano—, describe la providencia de Dios cuando dice que la misma incluye “el todopoderoso y siempre presen- te poder de Dios por el cual él sostiene, como si fuese en la mano, los cielos y la tierra y todas las criaturas …—todas las cosas nos vienen, en realidad, no por el acaso sino de su mano paternal”.
  • 33. 33 mano de Dios. Por eso, en toda adversidad que confrontemos mantenemos nuestra confianza en nues- tro Padre Celestial, porque sabemos que él nos envía estas dificultades para probar nuestra fe. Creemos que tiene completo control de cada situación. Y Dios nos da exactamente lo que necesitamos: alegrías y penas, dificultades y triunfos. Un proverbio árabe lo dice suscintamente: “El sol solo, crea desiertos”. Consideradlo como [p 48] puro gozo cuando nubes oscuras se acumulan sobre vuestra cabeza; ellas os darán lluvias de bendición. Estas lluvias hacen que vuestra vida de fe se desarrolle y crezca. e. “Perseverancia”. “La prueba de vuestra fe produce perseverancia”, dice Santiago. El término prue‐ ba es una explicación adicional de la expresión pruebas del versículo precedente (“Cuando enfrentéis pruebas de todo tipo”). Notamos un paralelo entre la epístola de Santiago y la primera epístola de Pe- dro en este punto. Pedro recuerda a sus lectores que ellos “Tenían que sufrir pesar en todo tipo de pruebas”. Y continúa: “Estas han venido para que vuestra fe—de mayor valor que el oro, que perece a pesar de ser refinado por el fuego—pueda ser probada como genuina” (1 P. 1:6–7). El creyente experimenta una prueba que implica un proceso de refinación. Vale decir que su fe está siendo refinada, de la misma manera en que el oro está sujeto al fuego del fundidor (Pr. 27:21). Así co- mo el orfebre quita las impurezas que son ajenas al metal, del mismo modo Dios purifica la fe del cre- yente quitando el pecado. El oro es, sin embargo, una entidad inanimada que es y permanece pasiva a lo largo del proceso de refinación. La fe del hombre nunca puede ser pasiva. Es activa. La fe, como lo señale Santiago en su epístola, debe ser acompañada por la acción; de otro modo está muerta (2:17). El verbo producir transmite en realidad en el idioma griego el significado de elaborar algo completa‐ mente. Por ejemplo, Pablo utiliza el mismo verbo en su exhortación a los filipenses: “Continuad elabo- rando vuestra salvación con temor y temblor” (2:12). La prueba de vuestra fe sigue elaborando perseve- rancia, escribe Santiago. La perseverancia es una cualidad que demanda admiración en el hombre. “Positivamente, la deter- minación, la constancia y la perseverancia están entre las más nobles de las virtudes varoniles”.46 Esta cualidad ejemplificada por Job no tiene nada en común con la resignación. Hay gente que piensa que, al no poder evitar circunstancias angustiosas, deben resignarse a ellas. Adoptan la consigna lo que será,  será. Pero mientras que la resignación es pasiva, la perseverancia es activa. La resignación resulta en derrota; la perseverancia, en triunfo. El cristiano persevera mirando a Jesús, autor y perfeccionador de su fe (Heb. 12:2; véase también Ro. 5:3–5). El cristiano confía en que de Dios vendrá ayuda, auxilio, fuerza y consuelo. El sabe que Dios siem- pre responde a la fe y provee los medios para superar el período de prueba. El creyente que posee la virtud de la [p 49] perseverancia se aferra a Dios con fe, persiste en el cumplimiento de la voluntad de Dios, y no puede ser alejado de su propósito declarado de servir a su Dios. 4. La perseverancia debe consumar su obra para que seáis maduros y completos, sin que os falte  nada. Santiago repite el sustantivo perseverancia para demostrar que este concepto es importante para el mensaje de la epístola. Por medio de la repetición del término, Santiago alude a la enseñanza de Jesús, que en diferentes ocasiones enseñó a sus discípulos: “Pero el que permanece firme hasta el fin será sal- vo” (Mt. 10:22; 24:13). 46 Ulrich Falkenroth y Colin Brown, NIDNTT, tomo 2, p. 772. Consúltese también Friedrich Hauck, TDNT, tomo 4, p. 588.
  • 34. 34 No podemos apurar a la perseverancia. Necesita tiempo. Por ejemplo, un paciente recibe de su mé- dico las noticias alentadoras de que su pierna fracturada se está curando satisfactoriamente. El doctor visita diariamente al paciente y cada vez le dice prácticamente lo mismo. El paciente se da cuenta que debe obedecer las órdenes de no apoyar peso sobre la pierna herida, aun cuando la misma esté sosteni- da por un yeso. El proceso de curación debe recorrer su curso normal. Si el paciente pone fin a este pro- ceso abruptamente, el resultado sería desastrozo. Pablo le pidió al Señor que quitase el aguijón de su carne, “Tres veces rogué al Señor que lo quitase de mí”, escribe Pablo, “pero él me dijo, ‘Mi gracia es suficiente para ti, porque mi poder se perfecciona en la debilidad’ ” (2 Co. 12:8–9). Nótese el término perfecto, ya que Santiago utiliza la misma palabra. “Que la constancia tenga su perfecto resultado” (BdA). Es decir, no interfieras con el plan de Dios para tu vida. Persevera durante tus dificultades, para que la obra que Dios ha comenzado en ti sea llevada a su culminación. De ese modo oró David en uno de sus salmos: El Señor cumplirá su propósito acerca de mí; Tu amor, oh Señor, permanece para siempre— No abandones las obras de tus manos. [Sal. 138:8] El paralelismo es uno de los rasgos semíticos presentes en la epístola de Santiago. Nótese que el ver- sículo 4 repite el pensamiento del versículo precedente y explica así su significado.47 Aquí está el parale- lo: La prueba de la fe debe elaborar completamente la virtud de la perseverancia. Que la perseverancia culmine su obra completamente. Así como se le debe permitir a una planta que produce fruto que complete su período de crecimien- to, del mismo modo se le debe dar a la perseverancia todo el tiempo necesario. [p 50] a. “Maduros y completos”. Santiago tiene una tendencia a vincular palabras o conceptos, repi- tiendo preferentemente el mismo término. Una traducción literal ilustra esto: “Tenga la perseverancia su resultado perfecto, para que vosotros podáis ser perfectos y completos, carentes de nada” (NASB). ¿Qué quiere decir “perfecto”.? Ciertamente no significa “sin pecado”. En 3:2 Santiago escribe: “Por- que todos tropezamos de muchas maneras. Si alguien nunca erra en lo que dice, es un hombre perfecto, capaz también de controlar todo su cuerpo”. Santiago tiene la intención de transmitir el concepto de plenitud, es decir, “sin quedarse atrás en ningún punto”.48 Al dirigirse a los filipenses, Pablo también usa la expresión perfecto. La versión que utilizamos la traduce asi: “Todos los que somos maduros, de- bemos ver así las cosas” (Fil. 3:15). Con respecto a los lectores de las cartas de Pablo y Santiago, el tér- mino perfecto significa “maduro”. La palabra completo es sinónimo de “maduro”. En nombre de Jesús, Pedro sanó al cojo que todos los días se sentaba a pedir limosna en el Pórtico de Salomón. Lucas escribe que este mendigo había recibido BdA Biblia de las Américas 47 R. C. H. Lenski, The Interpretation of the Epistle to the Hebrews and of the Epistle of James (Columbus: Wartburg, 1946), p. 526. NASB New American Standard Bible 48 Reinier Schippers, NIDNTT, tomo 2, p. 63. Dice Donald W. Burdick: “La afirmación de que ‘la perseverancia debe concluir su obra’ indica progreso y desarrollo, cuyo resultado bien puede ser descrito como madurez”. Santiago, tomo 12, Expositor’s Bible Commentary, ed. Frank E. Gaebelein, 12 tomos. (Grand Rapids: Eerdmans, 1981), p. 168.
  • 35. 35 una curación completa (Hch. 3:16). Los pies y tobillos del cojo se habían hecho fuertes de modo tal que él funcionaba como un ser humano completo y sin desventajas. b. “Sin que os falte nada”. La frase sin que os falte nada es sinónimo del término precedente completo, que expresa el concepto de que todas las partes funcionan. Aunque ambos términos afirman el mismo concepto, el primero lo hace positivamente; el segundo, negativamente. Entonces, si realmente hemos recibido todas las partes necesarias que nos hacen maduros y completos, y si Dios nos ha dado todas las cosas de modo que no carecemos de nada, debemos ser capaces de soportar las pruebas que Dios nos pone. Y porque Dios nos ha equipado plenamente podemos perseverar en la fe. Consideraciones prácticas acerca de 1:2–4 Versículo 2 Supongamos que la casa se incendia, o que un análisis médico revela cáncer terminal. ¿Debería el cristiano exclamar: “¡Loado sea el Señor” cuando la calamidad sucede? Los cristianos se encuentran con frustraciones, dificultades y adversidades. [p 51] Con frecuencia tropiezan con las circunstancias. En vez de alabar a Dios, mu- chos cristianos se vuelven cínicos, escépticos y hasta deprimidos a causa de estas pruebas. A ellos y a todos los creyentes, Santiago les declara: Consideradlo como puro gozo cuando Dios prueba vuestra fe. Recordad a Job, que triunfó en la fe y recibió las bendiciones más ricas de Dios. Versículo 3 Una persona que es aceptada por la oficina de admisiones de una universidad puede decir: “Soy un estudian- te”. Pero hasta que esa persona rinda pruebas y exámenes, nadie puede en realidad afirmar que es un estudiante digno de dicho nombre. La única manera de determinar el valor del trabajo del estudiante es ver su desempeño en un exámen. Eliminar los exámenes impediría que los profesores y la administración universitaria determina- sen la habilidad del estudiante. Palabras, frases y construcciones griegas en 1:2–4 Versículo 2 πᾶσαν χαράν—el sustantivo χαράν es una alusión al infinitivo χαίρειν del versículo anterior. El adjetivo modificador πᾶσαν comunica el significado de pleno o puro. ἡγήσασθε—como aoristo medio imperativo de ἡγέομαι (guío, pienso, considero), este verbo denota “un jui- cio deliberado y cuidadoso”.49 πειρασμοῖς—el escritos exhibe una aliteración escogida en la frase πειρασμοῖς περιπέσητε ποικίλοις. El sus- tantivo se deriva de πειράζω (tiento, pruebo). Se refiere a pruebas que le vienen al hombre desde el exterior. Las tentaciones afectan el ser interior del hombre (ver Stg. 1:13–15). περιπέσητε—este segundo aoristo activo subjuntivo en segunda persona plural del verbo compuesto περιπίπτω (caigo junto a, y estoy rodeado de, [pruebas]; consúltese Lc. 10:30 y 1 Clem. 51:2. Versículo 3 γινώσκοντες—este participio presente activo de γινώσκω (yo sé) expresa causa y aporta la evidencia de la exhortación del verbo principal en el v. 2. Además, el verbo γινὠσκω se refiere a un conocimiento que viene de la experiencia, en tanto que su sinónimo οἶδα indica conocimiento innato (p. ej., 3:1). τὸ δοκίμιον—este sustantivo de δοκιμάζω (pruebo, intento, apruebo) es equivalente al presente infinitivo ar- ticular τὸ δοκιμάζειν y sugiere una acción o proceso.50 49 Thayer, p. 276. 1 Clem. First Epistle of Clement
  • 36. 36 κατεργάζεται—como verbo deponente medio en tiempo presente, esta forma es compuesta con un significa- do perfectivo (o intensivo). [p 52] ὑπομονήν—este sustantivo aparece treinta y dos veces en el Nuevo Testamento, dieciséis de las cuales se encuentran en las epístolas de Pablo y tres en la epístola de Santiago (1:3, 4; 5:11). Versículo 4 ὁλόκληροι—aunque este adjetivo aparece solamente dos veces en el Nuevo Testamento (1 Ts. 5:23; Stg. 1:4) su significado es claro. Este adjetivo compuesto se deriva del adjetivo ὅλος (completo) y el sustantivo κλῆρος (suerte). En otras palabras, todo lo que el creyente necesita le toca en suerte. Por eso está completo en todo. Peter H. Davies escribe: “Vale decir, la perfección no es solamente una maduración del carácter, sino también un pro- ceso de completar el que cada vez más partes del caracter justo van siendo añadidas”.51 λειπόμενοι—se trata del participio presente pasivo de λείπω (yo parto), no hay aquí uso de la voz media. Con la frase preposicional ἐν μηδενί, significa “carecer de”. 2. Pidiendo sabiduría 1:5–8 Según acostumbra, Santiago introduce un tema en forma breve para luego volver a él. En esta sec- ción en particular, él habla acerca de la necesidad de sabiduría; en el capítulo 3 delinea dos tipos de sa- biduría—una del cielo y otra de la tierra. 5. Si alguno de vosotros carece de sabiduría, pídasela a Dios, quién da generosamente a todos sin  reproches, y le será dada. Santiago demuestra el arte de escribir vinculando palabras y frases claves. En el versículo 3 enfatiza la palabra perseverancia; la pone al final de la oración para darle énfasis. En el versículo 4, “perseveran- cia” es la primera expresión que usa. La última frase del versículo 4 es “sin que os falte nada”; la prime- ra cláusula de la frase siguiente repite este verbo: “Si alguno de vosotros carece de sabiduría”. El escri- tor sabe cómo comunicarse eficazmente en prosa simple y directa. Nótense los siguientes puntos: a. Necesidad. La frase si alguno de vosotros carece de sabiduría es la primera parte de una afirmación en una oración condicional. El escritor está diciéndole al lector: “Yo sé que no lo admitirás, pero necesitas sabiduría. Santiago toca un problema delicado, ya que ninguna persona le gusta oír que le digan que es estúpida, que comete errores y que necesita ayuda. Por naturaleza el hombre es independiente. Desea resolver sus propios problemas y tomar sus propias decisiones. El teólogo alemán del siglo XVIII John Albert Bengel lo formuló de [p 53] un modo bien sucinto: “La paciencia está más al alcance de la mano de un buen hombre que la sabiduría: la primera ha de ser ejercitada, la segunda ha de ser solicitada”.52 El hombre debe superar su orgullo para admitir que necesita sabiduría. Pero la sabiduría no es algo que ya posee. La sabiduría pertenece a Dios, ya que es su virtud divina. Cualquiera que admite la necesidad de sabiduría debe ir a Dios y pedírsela. Santiago apela al lector y oyente individual. Escribe: “Si alguno de vosotros carece de sabiduría” (bastardillas añadidas). Este modo de abordar el asunto demuestra 50 C. F. D. Moule, An Idiom‐Book of New Testament Greek, 2a. ed. (Cambridge: At the University Press, 1960), p. 96. Y véa- se Robert Hanna, A Grammatical Aid to the Greek New Testament (Grand Rapids: Baker, 1983, p. 416. 51 Davids, James, p. 70. 52 John Albert Bengel, Gnomon of the New Testament, ed. Andrew R. Fausset, 5 tomos, 7a. ed. (Edimburgo: T. and T. Clark, 1877), tomo 5, p. 5.