† Biografía de Gustavo Adolfo Bécquer † Infancia y primera juventud Gustavo Adolfo Bécquer nació en Sevilla en 1836. Su pa...
El oficio de vivir Bécquer comenzó a cortejar a Julia Espín, hija del director de coros del Teatro Real, que acabó convirt...
Los últimos años En 1868 se separa de su mujer, que mantiene relaciones con otro hombre. Ese mismo año, es saqueado el pal...
† Rimas de Bécquer † Rimas   Las 79 rimas constituyen, un solo poema de amor. Bécquer no deja nunca de hablar de si mismo:...
Las cuatro series Las Rimas de Bécquer las podemos diferenciar en cuatro series diferentes: - Rimas I-XI:  La reflexión so...
† Leyendas de Bécquer † Leyendas El Monte de las Ánimas, Maese Pérez el organista y El rayo de luna, tres de  las leyendas...
  XXX   Asomaba a sus ojos una lágrima y a mi labio una frase de perdón; habló el orgullo y se enjugó su llanto, y la fras...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Gustavo Adolfo Becquer

2.443 visualizaciones

Publicado el

Bécquer post-romántico

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.443
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
45
Acciones
Compartido
0
Descargas
35
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Gustavo Adolfo Becquer

  1. 1. † Biografía de Gustavo Adolfo Bécquer † Infancia y primera juventud Gustavo Adolfo Bécquer nació en Sevilla en 1836. Su padre era mercader de origen flamenco (Holanda y Bélgica). Se quedó huérfano con solo 5 años y fueron adoptados él y su hermano Valeriano (con el que tuvo una gran relación sentimental) por su tía Manuela Monnehay. Ya de joven demostraba su talento hacia la literatura. Primeros años en Madrid A los 18 años marchó de Sevilla, y se dirigió a Madrid en busca de fama literaria, llevándose una gran decepción, afrontando sus necesidades económicas escribiendo junto a sus amigos comedias y zarzuelas, incluso plagiando obras de autores franceses. Poco a poco, se abrió camino, participando en el periódico El Mundo.
  2. 2. El oficio de vivir Bécquer comenzó a cortejar a Julia Espín, hija del director de coros del Teatro Real, que acabó convirtiéndose en su musa, ya que para Julia “ él era poca cosa”. Ella fue la inspiradora de las primeras “rimas” de Bécquer. Entre tanto, continua con su actividad teatral, estrenando varias zarzuelas. En 1861 se casa con Casta Esteban, fruto de dos hijos, aunque la relación no seria un matrimonio feliz. En los próximos años publicó gran número de leyendas y narraciones, trabajos periodisticos y adaptando obras de teatro. En 1864 González Bravo, ministro de Gobernación le hace a Bécquer titular de censurador de novelas en materia religiosa y moral, consiguiendo una buena cantida de dinero, desgraciadamente, la suerte le acompañará escasos años. Bécquer decidió preparar un manuscrito con todas las rimas, que González Bravo piensa publicar.
  3. 3. Los últimos años En 1868 se separa de su mujer, que mantiene relaciones con otro hombre. Ese mismo año, es saqueado el palacio de González Bravo y desaparece el manuscrito de las rimas. Pierde su puesto de censor de novelas y, con su hermano, se instala en Toledo. Bécquer reconstruye de memoria las rimas en el “Libro de los gorriones”: es el manuscrito que hoy conservamos. En 1870 muere Valeriano. Bécquer se reconcilia aparentemente con Casta, y se reencuentra con Campillo, su amigo de la infancia, a quien entrega el manuscrito de sus obras, encargándole que las corrija y publique. Bécquer murio por enfermedad el 22 de diciembre de 1870: Tenía treinta y cuatro años. Aquél mismo día hubo un eclipse de sol en Madrid.
  4. 4. † Rimas de Bécquer † Rimas Las 79 rimas constituyen, un solo poema de amor. Bécquer no deja nunca de hablar de si mismo: habla sobre su vida interior, sobre su “yo”. Bécquer no escribio las rimas en el orden en las que las tenemos actualmente, sus amigos lo ordenaron al criterio de ellos. Y es que, Bécquer no es un poeta descuidado que haya escrito por las buenas en un rapto de inspiración. Es tan realista, tan exacto, que la simple lectura de sus mansucritos, las expresiones y motivos que una y otra vez reaparecen, nos dejan sin aliento. A los pocos meses de la muerte de Bécquer, unos cuantos amigos publican sus obras, recogiéndolas de los periódicos en que habían ido apareciendo. Estructuras de las rimas La “música” de las rimas, el ritmo, lo toma a la vez con la tradición culta, generalmente, siendo sus versos endecasílabos combinados con heptasílabos los preferidos por Bécquer. Usa mucho la asonancia, los pies quebrados y las anaforas. La sugerencia y la brevedad son la punta de su lanza, la eficacia de sus poemas. Una expresión muy breve, una exclamaciónm significan muchas veces el callar a tiempo, a los lectores nos hace que justo en el momento más alto de la emoción, corte con unas breves pero impactantes palabras.
  5. 5. Las cuatro series Las Rimas de Bécquer las podemos diferenciar en cuatro series diferentes: - Rimas I-XI: La reflexión sobre la poesía - Rimas XII-XXIX: Sucede la exaltación sobre la poesía. - Rimas XXX-LI: El desengaño - Rimas LII-LXXIX: Un sentimiento de dolor y angustia que se proyecta sobre la conciencia humana, la muerte y la pregunta sobre la inmortalidad.
  6. 6. † Leyendas de Bécquer † Leyendas El Monte de las Ánimas, Maese Pérez el organista y El rayo de luna, tres de las leyendas de Bécquer más conocidas, son particularmente significativas por las ideas y sentimientos que aparecen en el fondo de dichas leyendas. Los temas Dos temas fundamentales aparecen en las leyendas: la fuerza del amor y la presencia, en la vida cotidiana, de lo sobrenatural y maravilloso. En El Monte de las Ánimas, la fuerza del amor lleva a Alonso a la muerte, en El rayo de luna, el amor, como la mujer que lo encarna, resultan ser ilusiones, sueños, capaces con todo de provocar la locura. Los espectros salen a la luz la noche de difuntos y la banda azul de Beatriz es transportada misteriosamente a su habitación; el órgano de Maese Pérez, que conoció la santidad y el genio de su dueño, toca solo. Las gentes sencillas, como el cazador perdido en El Monte de las Ánimas, o la mujer que charla en la puerta de la iglesia en Maese Pérez, reconocen, con temor o alegría, pero siempre con toda naturalidad, esa presencia de lo sobrenatural, que transforma y conmociona al mundo.
  7. 7. XXX Asomaba a sus ojos una lágrima y a mi labio una frase de perdón; habló el orgullo y se enjugó su llanto, y la frase en mis labios expiró. Yo voy por un camino: ella, por otro; pero al pensar en nuestro mutuo amor, yo digo aún: “¿Por qué callé aquel día?” Y ella dirá: “¿Por qué no lloré yo?” La ruptura y el fracaso amoroso…es el tema que más detesto, puede que sea por eso el poema que más me guste, porque me vienen muchos recuerdos, la mayoria malos, pero son recuerdos que me ayudan a meditar y aprender de la vida. El conflicto entre amor y orgullo trae en muchas ocasiones desagradables consecuencias. Este poema, de tan solo ocho versos, me da una sensación muy poco común, me da la impresión de que soy yo el protagonista, por la sencilla razón, de que me siento identificado. Este bello perfume se me queda en la cabeza, y siempre que tengo alguna discursión, (con mi novia, familiares…) en la que no me rebajo al perdonar, por la única razón, de que mi orgullo propio quiere quedar intacto; me siento, medito…y con cara de impotencia, me digo: ”Béquer, que gran razón.”

×