El valor de la norma y su relación con la Ética y la Moral                                    Por: Mónica Flórez Crissién1...
“Uff, ética… ¡Qué diablos tengo yo que ver con la ética…!”El pretexto de la caricatura anterior, nos lleva a formularnos l...
la ciencia y, sobre todo, con la capacidad de reflexión sobre las cosas aprendidas y las        experiencias vividas.     ...
Como ciencia, cumple con los parámetros de ella; tiene un objeto de estudio (la moral), la cualentra a observar, plantear ...
Es así como la historia europea registra el paso gradual de una sociedad primitiva o colectivista,fundamentada en la unida...
Durante los primeros 50 años del siglo XX, el mundo progresó como no lo había hecho en los 10siglos de la edad media, se r...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lectura 2. el_valor_de_la_norma_y_su_relacion_con_la_etica_y_la_moral

1.737 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.737
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
10
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lectura 2. el_valor_de_la_norma_y_su_relacion_con_la_etica_y_la_moral

  1. 1. El valor de la norma y su relación con la Ética y la Moral Por: Mónica Flórez Crissién1Existe una idea muy vaga de lo que significa la ética y mucho menos de lo que representa la moral,una palabra bastante desgastada, asociada erróneamente a la religión, a la prohibición, al tabúsexual, a la renuncia, a la coerción. Es así como en el lenguaje cotidiano se tienden a confundir losdos conceptos, como si fueran uno solo. Muy pocos observan y analizan la moral como esa ayudaque recibimos de “los que ya han vivido, para que aprendamos a vivir mejor”, como esaorientación que nos invita a reflexionar en torno a lo que necesitamos los seres humanos, o comoesa realidad histórica que nos invita a transformarla, porque ya no responde a las necesidades dela época. En un mundo donde reina el pragmatismo, el utilitarismo, el hedonismo, pareciera entonces quela ética y la moral estuvieran fuera de lugar, que solo siento de mi incumbencia si me afecta demanera directa. Nos comportamos como aquella caricatura de Quino2, donde aparece untelevidente cómodamente sentado en la sala de su casa, y el noticiero le está mostrando la mechade una bomba a punto de explotar. La respuesta del televidente frente a esta imagen se resumeen la expresión “menos mal que el mundo arde siempre por otro lado”. Pero lo que no sabe elprotagonista de esta caricatura es que sin saberlo, está precisamente sentado sobre la bomba. Labomba es el mismo planeta tierra…La indiferencia de este personaje en relación con lo que acontece en el mundo, se encuentrairremediablemente asociada a su propia ignorancia, ya que si tuviera el conocimiento necesario,seguramente no se quedaría cómodamente sentado y además, despreocupado, frente a lainminente realidad que le depara. Situaciones de este tipo son producto del desconocimiento delvalor de la historia, por ejemplo, no como un conocimiento muerto y repetitivo, sino como eseotro conocimiento que adquiere sentido en la medida en que aprendemos a leer a través de ella,esas leyes que me gobiernan hoy, que me permiten comprender mi presente, reflexionar sobre mipasado y pronosticar mi futuro. No vaya a ser que nos suceda como a Faetón 3 y el joven tecno dela posmodernidad, que sufre un accidente automovilístico grave, quedando totalmente vendadoen la clínica, y que recibe la visita de su preocupado padre, quien le lleva los libros de launiversidad para que no se atrase, y se pone a leerle el tema de las momias de Egipto. Elindolente y testarudo joven universitario, convertido en toda una momia por causa del accidente,responde sin embargo: “Uff, momias… ¡Qué diablos tengo yo que ver con las momias!”.1 Comunicadora Social- Periodista. Especialista en Estudios Pedagógicos. Candidata a Magistra enComunicación. Docente investigadora de las áreas de Ética y Competencias Comunicativas.2 Quino http://enjusticiaglobal.wordpress.com/tag/quino/3 Faeton. http://ainis.files.wordpress.com/2007/02/quino.gif
  2. 2. “Uff, ética… ¡Qué diablos tengo yo que ver con la ética…!”El pretexto de la caricatura anterior, nos lleva a formularnos la siguiente pregunta: ¿Qué diablostengo yo que ver con la ética? O, en palabras más académicas, ¿por qué ética? Como una primeraaproximación a su respuesta, diría que porque ética le compete al mundo y cada uno de nosotroshace parte de él, no como simples sujetos pasivos, sino como protagonistas de una historia en laque se asume una condición activa. Porque ética tiene que ver con lo único que nos hace libres: elconocimiento, el medio que nos da los elementos necesarios para saber discernir entre diferentesalternativas de acción, acciones que puede que nos afecte solo de manera individual, o que puedeafectar a varias personas o a toda una comunidad.Que por qué ética… Porque ética tiene que ver con procesos de humanización, porque no bastacon nacer biológicamente mujer o biológicamente varón, sino que además debemos aprender aserlo. Porque el ser humano está permanentemente “por hacerse”. Para ello, es indispensablevivir en comunidad, aisladamente no aprendemos a ser seres humanos. La historieta de Tarzán dealguna manera ejemplifica esa realidad. Es en medio de la relación con los demás como noshacemos personas: cómo me miras, cómo me hablas, cómo me tocas. Porque aunque “la vaca nose desvaca, el hombre en cambio, si se descuida, se deshumaniza4”.Desde este punto de vista, resulta ardua la tarea que debemos emprender cada día para no perderde vista el rumbo, que de alguna manera se reduce al aprendizaje del convivir con el otro, desdelas diferentes esferas de la cotidianidad: la familia, los vecinos, el trabajo y el ciberespacio, entreotros.Aprendizaje que se dificulta aún más en medios como el contexto latinoamericano, circunscritopor un pasado violento, que de alguna manera sigue vigente en la forma como nos relacionamos adiario, arremetiendo, obligando, amenazando; o utilizando esa otra forma pasiva pero igualmentedañina, como lo es evadiendo, o adaptándonos a realidades que no deberían ser toleradas.El mundo de la educación no escapa a esa realidad. Francisco Cajiao 5 lo expresa de manera muyacertada cuando afirma: “Se supone que el acceso a la educación debería redundar en un proceso de crecimiento humano -de humanización-, gracias al contacto con la herencia cultural, con el mundo de4 Documento de la Congregación Dominicas de Santa Catalina de Sena. Citado por: CANO, Betuel. La alegríade vivir a plenitud. Bogotá: Paulinas, 1998. Vol. 6. P. 60. (La ética: arte de vivir. Talleres para la formaciónen valores).5 CAJIAO, Francisco. Síndrome de Humano Deficiencia Adquirida: la tarea de formar mejores personas. ElTiempo. P. 14-15
  3. 3. la ciencia y, sobre todo, con la capacidad de reflexión sobre las cosas aprendidas y las experiencias vividas. Hoy, sin embargo, no parece que eso de saber más redunde siempre en ser mejor persona. Basta mirar por ahí gente llena de títulos nacionales y extranjeros con grandes carencias de humanidad: se les entrega poder para construir un mundo mejor y destruyen a los que tengan la mala suerte de estar bajo su mando, se les encomienda la responsabilidad de orientar a otros y generan tenebrosos laberintos de exclusión. Es decir, algunos aprendieron mucho y reflexionaron poco”.Por ello, la propuesta especial en este curso es a que acepten la invitación a reflexionar. Lo quecuenta, es el acto de pensar…Un viaje en busca de sentidoLa importancia del grupo y la colectividad ha estado siempre presente desde la infancia de lahumanidad, cuando lo único que se tenía era al otro, esos otros que sumaban fuerza para podersobrevivir, enfrentando una naturaleza inhóspita y salvaje.Vivir en comunidad constituye pues, una de las características esencialmente humanas, lo que hapermitido trascender la mera subsistencia de una sociedad primitiva o colectivista, para irevolucionando hacia otras formas de organizaciones, como expresión del control paulatino sobrela alimentación.Pero para poder vivir en comunidad se hace necesario ajustarse a unas normas, normas que sonvistas como un ideal de vida, que nacen como fruto de una necesidad vital y objetiva, que entran aregular las relaciones sociales, a dirimir conflictos, a convertirse en una especie de ruta denavegación para el hombre y la mujer en sociedad. En consecuencia, la norma ayuda areflexionar, se constituye en la base para pensar cómo debemos vivir, nos ayuda a solucionardilemas, situaciones donde debemos tomar decisiones, con las que afectamos a una persona,varias, o a toda una comunidadA ese conjunto de normas, que responden a los intereses de un grupo determinado por unascircunstancias históricas y geográficas concretas, es a lo que se conoce con el nombre de moral.Es decir, la moral corresponde a la práctica, a la cotidianidad, la moral no es ciencia sino objeto dela ciencia-Muy posteriormente nace la ética, como la ciencia que estudia el comportamiento moral delhombre y de la mujer en sociedad. Como ciencia, su fin último está en explicar el porqué de esecomportamiento moral. Su propósito esencial consiste entonces en investigar, teorizar, analizarproblemas de carácter general como lo es entrar a definir qué es lo bueno, el problema de lalibertad, la obligatoriedad moral, entre otras.
  4. 4. Como ciencia, cumple con los parámetros de ella; tiene un objeto de estudio (la moral), la cualentra a observar, plantear suposiciones, formular hipótesis, demostrarlas, revisarlas, formularnuevos planteamientos a investigar. Es sistemática, es decir sigue un método ordenado yriguroso; es falible, reconoce su propia capacidad de equivocarse y entra a corregir los errores.Como ciencia, se apoya en el conocimiento de otras ciencias. Por ello, aunque la moral nace delgrupo (la Sociología le ayuda a explicar el porqué desde los orígenes del grupo), ésta se vive demanera individual, interviniendo en ella las características de personalidad, el temperamento, lamanera particular como cada individuo interioriza ese mundo objetivo que se vislumbra frente a él(aquí entra la Psicología a explicar esos procesos de interiorización de la conducta humana).Se apoya en la economía al entrar a establecer la relación que existe entre los procesos deproducción de la época y el tipo de moral que se gesta a partir de las relaciones de producción quedetermina cada sociedad. Por ello, desde la economía podemos entender porqué los hijos notienen el mismo significado en un área rural que en un área urbana. Mientras en el campo todoslos hijos son bienvenidos al convertirse en mano de obra potencial, en la ciudad se constituyen enuna carga, una responsabilidad de por lo menos 25 años. (Hay una concepción popular que dice:“si tus hijos no se han ido de la casa a los 25 años, hazles un favor, ¡échalos!).Desde la economía podemos entender la mayor transformación pacífica que conoce lahumanidad, la revolución femenina, fruto del mundo industrial que vio en el ingreso de la mujer aluniverso de las fábricas, su salvación de la huelga de los hombres luchando por la reivindicación desus derechos. Frente a la rebelión de los obreros pidiendo reducción en la jornada laboral ymejoras salariales, se topan los dueños del capital con la idea de contratar mujeres, “esos seres sinalma” de los que hablaba Aristóteles en la antigüedad, seres dóciles y obedientes, fáciles demanejar. Con lo que no contaban los capitalistas, era que iban a ser protagonistas sin querer, delmayor movimiento pacífico que se conoce, ya que la autonomía y el control de saberse capaz deganar su propio sustento, sumado al maravilloso invento de los anticonceptivos, y al despertar deuna nueva conciencia, propiciaron una nueva cultura y posicionamiento de la mujer como serpensante, autónomo, sujeto de derechos.En relación con el Derecho, existe una estrecha conexión, ya que éste se constituye ante todo enun Código de normas; sin embargo, son normas que se imponen de manera coercitiva, es decir,mientras la ética invita a reflexionar sobre el valor de la norma, el Derecho hace cumplir la norma,independientemente de si la persona sabía o no que estaba cometiendo un delito.De esta manera, la moral pasa a convertirse en una de las características constitutivamentehumanas, donde estamos definiendo de manera permanente lo que consideramos como bueno,útil o valioso. Pasa a convertirse en una segunda naturaleza, tan estrechamente conectada connuestro ser, que pareciera que hubiera nacido con nosotros, o tal vez que hasta fuera inamovible.Sin embargo, la historia respalda con datos, cómo ésta ha ido cambiando según la época, lascircunstancias y, sobre todo, el tipo de relaciones de producción que se pactan.
  5. 5. Es así como la historia europea registra el paso gradual de una sociedad primitiva o colectivista,fundamentada en la unidad de la tribu, a una sociedad antigua o esclavista (la Edad Clásica deGrecia), donde la primera revolución económica, la revolución agrícola, da origen a nuevasnecesidades, la necesidad de mano de obra, generando entonces la división de clases, lapropiedad privada, el sometimiento de un sexo por el otro (la monogamia), como la única maneraposible que tiene el varón de “asegurarse” que son sus hijos los que efectivamente heredan.Es en medio de este contexto, donde nace la civilización, en estrecha conexión con la escrituracomo expresión de esa segunda revolución comunicativa que transformó el mundo. Es el iniciode la ciudad, la polis griega, que se erige como corona de la civilización, estrechamente conectadocon lo político, expresión máxima de la naturaleza humana y espiritual.La sustitución del modo de producción esclavista al modo de producción feudal genera a su vezotro tipo de moral, donde se empieza a gestar una especie de diversidad (moral monaguesca,caballeresca, de los gremios, moral universitaria), unificada por la influencia teocéntrica delcristianismo, elevando la Fe a uno de los valores fundamentales, transversales a toda la sociedad.En este tipo de sociedad los siervos adquieren el derecho a la vida, pero igual, siguen sujetos a latierra como otro de los ejes centrales de la época, pagando onerosos tributos a los señoresfeudales, como derecho a la producción de esas tierras.Se podría afirmar entonces, que el trabajo físico sigue siendo considerado como propio de losesclavos, solo que ahora se les llama siervos. El hombre libre, el caballero de la edad media, estápara asuntos más importantes como el arte, la literatura, la ciencia, el goce, la contemplación.Esta es la llamada “Edad oscura”, 10 siglos de oscurantismo religioso que impidió el avance de laciencia.Y a una época oscura, la reemplaza una época de luz, transformación, avances, cambios. Se gestala segunda gran revolución económica, la revolución industrial, dando origen al “asalariado”, altrabajo alienado del que hablaba Marx, a la explotación de un hombre por el otro, a un egoísmoexacerbado. Se erige la edad de la Razón, sólo es válido aquello que podemos comprobar, medir,verificar. Es la era de la Ciencia, de los grandes avances científicos, de los grandes pensadoreseuropeos. Se erige el progreso como un dogma. Se produce la desruralización del mundo. Laciudad de los griegos, como corona de la civilización, cobra un predominio especial. Si en unmomento dado la tierra era el elemento que marcaba el poder de una sociedad, ahora lo es elcapital, el dinero que me permite construir fábricas, elemento central de una economíafundamentada en la rentabilidad y la producción. Es así como hablamos de una economía quefomenta la productividad, la creatividad y el espíritu de superación, cuya simbología principalradica en el cumplimiento del famoso “sueño americano”. Esto, sumado al impacto del los mediosmasivos de comunicación, primero la radio y la prensa y posteriormente la televisión, da lugar a laUniversalización de la moral, el hombre masa, la búsqueda de un ideal de vida uniformizado,mediatizado, donde las culturas hegemónicas que detentan el poder, pretenden imponer un únicoestilo de vida.
  6. 6. Durante los primeros 50 años del siglo XX, el mundo progresó como no lo había hecho en los 10siglos de la edad media, se respiraba entonces un aire de bienestar y optimismo por doquier. Peroesta época del encanto, da muy pronto paso al desencanto. Se empieza a vislumbrar el fracaso delproyecto moderno, la renuncia a las utopías y a la idea de progreso. Dos guerras mundiales, laproliferación de la guerra fría, la caída del comunismo y con él la polarización del mundo, da lugara un nuevo paradigma, la del mundo global, pasando de una economía de producción a otracentrada en el consumo: todo es mercancía; de la era de la razón a la era de la tecnología con surevolución digital, combinación de voz, imagen, texto, viajando a través del ciber-espacio a unasvelocidades impresionantes, desjerarquizando el mundo, horizontalizándolo. De esta manera, losmedios masivos adquieren una nueva dimensión, las ideologías son reemplazadas por la imagen,sólo lo que circula es real. Las grandes figuras desaparecen, son reemplazadas por pequeñosídolos, que duran tanto como se les encuentra reemplazo. Se cuestiona todo lo que antes eraincuestionable. Podríamos entonces hablar de la fragmentación de la moral, la pluralidad, ladiversidad y las minorías étnicas adquieren el protagonismo que se les negaba en la modernidad.Pocahontas no hubiera podido ser protagónica sino en un mundo posmoderno.BIBLIOGRAFIABRUNNER, José. Globalización cultural y postmodernidad. Santiago: Fondo de Cultura Económica, 1998. p. 9-100CABRERA DELGADO, Luis. Catalina la Maga. Bogotá: Norma, 2002. (Torre de papel – Roja)CORTINA, Adela. ¿Qué es ser una persona moralmente educada? P. 15 EN: GARCIA MORIYON, Felix. Crecimientomoral y Filosofía para niños. Bilbao: Desclée de Brouwer, 1998. 321 p. (Aprender a ser).ENGELS, Federico. El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado. 4ª ed. s.p.i.ESCOBAR VALENZUELA, Gustavo. Ética. 4ª ed. Méjico: McGraw-Hill, 2000. 223 p.SANCHEZ VAZQUEZ, Adolfo. Etica. 18 ed. Mèjico: Grijalbo, 1969.

×