Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Próximo SlideShare
Navidad eres tu cuando
Navidad eres tu cuando
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 1 Anuncio

Más Contenido Relacionado

Presentaciones para usted (17)

Anuncio

Similares a 4ºadviento blog (20)

Anuncio

4ºadviento blog

  1. 1. LA PALABRA ES VIDA La vida que nace del Evangelio para cada semana de Adviento CÁRITAS DIOCESANA DE ALCALÁ DE HENARES 4º Domingo de Adviento. Evangelio. (Lucas 1, 39-45) 23 de Diciembre 2012. María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo, y dijo a voz en grito: “¡Bendita tu entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. ¡Dichosa tú, que has creído!, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá”. “La “clave” de la Navidad”. La “clave” es algo importante: es como la “llave” que nos abre la puerta de un enigma, o nos permite interpretar un mensaje, o nos sitúa una pieza musical en su tono exacto. Pues bien, hoy la Palabra nos da la “clave” para comprender correctamente los misterios que en estos días nos disponemos a celebrar; nos proporciona algo así como las coordenadas precisas para situar los acontecimientos de este tiempo de Navidad. Clave de pequeñez.- No importa que Belén sea una aldea pequeña de Judá. “De ti saldrá el jefe de Israel”. En estos días, todo va ser pequeño: una mujer sencilla, acompañada de su esposo, buscará cobijo para dar a luz el fruto de su vientre. Unos pobres pastores se presentarán, para la única enhorabuena a esa pareja afortunada… Todo pequeño y sencillo. A la altura de los ojos de los niños: para que los grandullones nos tengamos que agachar si queremos contemplarlo. Todo pequeño y pobre: para que los pobres del mundo entero sepan que ha llegado la hora de su liberación. Todo pequeño y simple: como las verdades más hondas, como los más sublimes misterios. Clave de fragilidad.- Todo el poder de Dios, escondido en la total debilidad del cuerpo de un niño. Un cuerpo que pueda quebrarse, como expresión de un inmenso amor. Que pueda ofrecerse por la salvación del mundo. Que pueda solidarizarse con el hambre y el dolor y la muerte de los humanos. Capaz de sentir en carne propia la angustia y el desaliento. Capaz de comprender desde dentro, lo que significa sentirse dejado hasta de la mano de Dios. Clave de servicio.- Cuando el amor es el que manda, servir es una de las fuentes más normales de la alegría. “María se puso en camino y fue deprisa a la montaña”. María sólo piensa que, allá lejos, en las montañas de Judá, su pariente Isabel la puede estar necesitando. Y allá se va, “aprisa”. Ahí está, pues, la “clave” para comprender el misterio de la Navidad: un amor que se hace pequeño, frágil, servidor. Ponerse en sintonía con ese amor, será la mejor manera de celebrar, y de vivir, la alegría de este Dios que nos nace. ¿Por qué no hacemos copias de esta “llave”, y las vamos dando por ahí a los parientes, a los amigos? Para que no se pierdan. Para que no se dejen engañar por otras supuestas “llaves” de la felicidad navideña. PARA TU REFLEXIÓN Y COLOQUIO: ¿Cuál de las tres claves te cuesta más y qué vives más, la clave o su contrario: pequeñez (contra aparentar), fragilidad (contra dominación) o servicio (contra egoísmo) ? ¿En qué claves leemos hoy la Navidad? ¿Con cuál de las claves te comprometes para regalarla a alguien? Propóntelo. Publicado por LMV en http://erealcala.blogspot.com por el Departamento de Jóvenes de Cáritas Diocesana de Alcalá de Henares.

×