De ciencia también se muere…
Bernstein J, La Valle R
Marc Jamoulle nos propone un concepto desafiante, la Prevención Cuate...
que constituye la salud aportando nuestra mirada particular al respecto13
. En las recientes Jornadas
de Prevención Cuater...
1
Jamoulle M. Information et informatisation en médecine générale [Computer and computerisation in general practice].
Dans...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

2015 comentario artículo marc jamoulle

285 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
285
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
88
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

2015 comentario artículo marc jamoulle

  1. 1. De ciencia también se muere… Bernstein J, La Valle R Marc Jamoulle nos propone un concepto desafiante, la Prevención Cuaternaria (P4)1,2,3,4 . Este concepto desafía los ideales positivistas de la modernidad que sostienen que la ciencia y el progreso de la sociedad son constantes y siempre para bien. Esta concepción nos remite a la idea de iatrogenia positiva de Michael Foucault al recordarnos que la medicina ha adquirido la capacidad de dañar por su correcto ejercicio y no solamente por impericia o ignorancia5 . Alejarnos de la concepción de ciencia de la modernidad nos permite separarnos de la idea de que la ciencia es algo que únicamente se ocupa del conocimiento y está divorciada de la ética y de las influencias de la política y de la economía. La medicalización de la vida, el sobrediagnóstico6 y aún la medicina basada en la evidencia han traído los aspectos económicos y políticos a la vida diaria de la práctica de la medicina. Estos “excesos” de la propia medicina causan daños y muertes innecesarias y el despilfarro de los nunca abundantes recursos que los países destinan a la salud. Tal como dice Jamoulle, la Prevención Cuaternaria se ha difundido en el mundo pero especialmente en Sudamérica, Asia y, en menor medida, Europa y América del Norte. Esto no es casual, es en los márgenes de la centralidad del pensamiento hegemónico de la modernidad (Europa y Estados Unidos de América), que se notan más su insuficiencia y donde más se sufren las consecuencias de la pobreza, la exclusión, la desigualdad y todo ello impacta directamente en la salud y se generan mejores espacios para las soluciones creativas. Coincidiendo con Jamoulle, destacamos que la Medicina Basada en la Evidencia (MBE) es uno de los vehículos de penetración más potentes del sobrediagnóstico ya que la solidez de los Ensayos Clínicos Controlados y Aleatorizados, quintaesencia de la MBE, está amenazada por la escandalosa la relación entre las Compañías Farmacéuticas y los Editores de las publicaciones científicas de más impacto7 ,8 . Tal es esta influencia que un importante editor de la BMJ, Richard Smith9 , ha llegado a afirmar que “lo que está sucediendo es que la mayor invención científica, el trabajo aleatorizado, está siendo degradado por razones de mercado”. Tal es el grado de infiltración y corrupción que provoca esta situación que algunos editores anglosajones se preguntan: “¿Quién paga por la pizza?”10 Esto los lleva a plantearse que “no hay más almuerzos gratis”11 y piensan seriamente en que todos los médicos deberíamos renunciar a todo financiamiento proveniente de los laboratorios farmacéuticos. Los médicos de familia o médicos generalistas han surgido también como respuesta a las insuficiencias del Modelo Médico Hegemónico, descripto por Eduardo Menéndez12 , que lo caracteriza como biologista, despersonalizado, ahistórico, asocial, de atención fragmentada y mercantilista. La medicina familiar o general está llamada a recuperar los valores éticos y el ejercicio de una profesión que proponga una relación médico paciente al servicio de la humanidad de las personas y en defensa de los pacientes en su condición de dolientes y en situación de debilidad sin hacer abuso del poder que la sociedad nos otorga a los médicos. La P4 se juega en cada consulta y el médico de familia o generalista debe estar especialmente formado para abordar la complejidad de esta situación con sus componentes sociales y psicológicos. Estos aspectos son esenciales para lograr una comunicación humana que permita mejorar la adherencia a tratamientos, cambio de hábitos y, sobre todo, la continencia que busca cualquier persona en una entrevista con su médico al poder reconocer que estamos ante una persona con deseos, miedos, angustias y poder adecuar nuestro discurso a las necesidades del otro. En cada consulta también se refleja el imaginario social vigente producto de los valores y visiones del mundo de cada sociedad. Los médicos contribuimos a su formación por lo que no debemos abandonar nuestra capacidad de reflexión y de diálogo con la sociedad acerca de lo que creemos
  2. 2. que constituye la salud aportando nuestra mirada particular al respecto13 . En las recientes Jornadas de Prevención Cuaternaria dentro del Programa del 4° Congreso Iberoamericano de Medicina Familiar y Comunitaria, realizadas en Montevideo, Uruguay, donde se constituyó el Grupo de Trabajo de P4 de WONCA-CIMF, se incluyeron las herramientas de la comunicación como parte constitutiva de la P4. Y se señaló que debemos estar precavidos a intentos de desnaturalizar la prevención cuaternaria, restándole jerarquía a sus aspectos éticos y limitarla a un fundamento para control de gastos. Tenemos la obligación de reflexionar acerca de la forma actual de ser médico14 ya que otra medicina más humana es posible. Este es el gran aporte de Jamoulle. Gracias Marc. 2
  3. 3. 1 Jamoulle M. Information et informatisation en médecine générale [Computer and computerisation in general practice]. Dans: Les informa-g-iciens. Namur, Belgium: Press Univ Namur; 1986. p. 193–209. Available from: http://hdl.handle.net/2268/170822. 2 Jamoulle M, Roland M. Quaternary prevention. WICC annual workshop: Hongkong, Wonca congress proceedings; 1995. Available from: http://hdl.handle.net/2268/173994. 3 Jamoulle M. The four duties of family doctors: quaternary prevention - first, do no harm. Hong Kong Pract 2014; 36: 72-7. 4 Jamoulle M. Quaternary prevention, an answer of family doctors to overmedicalization. Int J Health Policy Manag 2015;4(x):1-4. 5 Foucault M. La crisis de la medicina o la crisis de la antimedicina. Educ Med Salud197 6;10(2):156. 6 Moynihan R, Heath I, Henry D. Selling sickness: the pharmaceutical industry and disease mongering. BMJ 2002; 324:  886-91.doi:   10.1136/bmj.324.7342.886 7 Angell M. The Truth About the Drug Companies: How They Deceive Us and What to Do About It. Random. 2004. ISBN 9780375508462. 8 Smith R. Medical Journals are an extension of the marketing arm of pharmaceutical companies. PloS Med 2005; 2 (5): 364-366. 9 Smith R. Medical journals and pharmaceutical companies: uneasy bedfellows. BMJ 2003; 326: 1202-1205. 10 Moynihan R. Who pays for the pizza? Redefining the relationships between doctors and drug companies. 1: Entanglement. BMJ 2003; 326: 1189-1192. 11 Abbasi K, Smith R. No more free luches. BMJ 2003; 326: 1155-1156. 12 Menéndez E. El modelo médico y la salud de los trabajadores. Salud Colectiva 2005;1(1):9-32. 13 La Valle R. Sobre ciencia, epistemología y medicina. Revista del Hospital Italiano 201 2;32(2): 51-52. 14 La Valle R. Sobre la forma actual de ser médico. Revista del Hospital Italiano 2013;33(2): 73-76.

×