Successfully reported this slideshow.

La medicina familiar, desde el pregrado, desde el estudiante

685 visualizaciones

Publicado el

aps,mf formación

Publicado en: Salud y medicina
  • Sé el primero en comentar

La medicina familiar, desde el pregrado, desde el estudiante

  1. 1. La medicina familiar: Desde el pregrado, desde el estudiante La salud en Chile está viviendo grandes avances, y la población exige actualmente un sistema de salud mejor articulado que sepa responder a las demandas. Los sistemas de salud que están mejor preparados para estos desafíos son los sistemas donde la atención primaria en salud (APS) es la más fuerte, borrando el paradigma actual de que lo que más necesita el país son especialistas. Si bien existe deficiencia de especialistas, la APS es la que tiene la mejor oportunidad de mejorar el sistema de salud chileno. Es aquí donde una especialidad en particularcobra importancia:lamedicinafamiliar. El otro día, gracias a los comentarios de un amigo, me enteré que la sociedad chilena de medicina familiar había cumplido 25 años desde su fundación en el país. Es un largo camino recorrido que sin embargo no ha logrado posicionar a la medicina familiar frente a las “especialidades duras”, como medicina interna y sus subespecialidades, o el vasto mundo de la cirugía. Actualmente la cantidad de médicos especializados en ella no supera al 2% de los especialistas en Chile, lo que nos indica que lamentablemente la medicina familiar no goza de la popularidadque alcanzan muchasotrasespecialidades. Comprender la raíz de por qué los médicos egresadosescogen ciertas especialidades da para mucho más que un artículo de esta extensión. Existe un claro factor económico en cuánto gana un médico trabajando en un consultorio, en un hospital, o dentro del mismo, de trabajar en sala, en el quirófano o en la unidad de cuidados intensivos (UCI). También existe el prestigio asociado a ciertas especialidades, donde, por ejemplo, neurología y cardiologíaparecengozarde una distincióndistintaal restode lasespecialidadesmédicas. Todas estas diferencias, sin embargo, no alcanzan a explicar las motivaciones del egresado al momento de inclinarse en el ejercicio de la profesión y el enfoque que le dará a su vida durante el resto de su vida laboral, desde ese momento donde decide a cuál beca postular hasta su jubilación definitiva. Es innegable el rol de la formación universitaria que recibimos como estudiantes para definir qué especialidad queremos. La medicina occidental obedece principalmente al conocimiento. Este mismo prestigio que poseen algunas especialidades por sobre otras son ideas que se han inculcado en el estudiante, debido, muchas veces, a la dificultad de dicha especialidad. La especialidad más “difícil” y “desafiante” es aquella que se lleva el mayor reconocimiento y admiración,perosoloenunamiradatécnica,deshumanizada. La medicina familiar no tiene nada de especialidad “fácil” si analizamos lo que implica. Es, finalmente, el médico dedicado a la atención primaria, que puede tanto curar como prevenir patologías, que alcanza a percibir al paciente como un ser integral, analizando sus patologías y su entorno para entender sus enfermedades y su salud. Esta mirada biopsicosocial de la medicina familiar, sin embargo, no le pertenece exclusivamente a ésta, si no que a toda la medicina, sin importar especialidad. El pregrado tiende a tocar la medicina familiar, sí, en distintos cursos, aunque rara vez en las universidades chilenas como un ramo único. Sin embargo, el enfoque se queda en la especialidad, se nos recalca lo distinto que es el médico de familia frente a las otras especialidades, omitiendo que el médico familiar es el más preparado para APS y para mantener la visión integral del paciente, peroesa tareanos pertenece atodosnosotrosdesde el minutoque somosmédicos.
  2. 2. El médico familiar no es el único encargado de realizar la labor humanitaria, y se nos enseña en cada año del pregrado que es esta especialidad la que lidiará con el paciente en ámbitos más personales, y cuando pasamos a la siguiente especialidad solo tocamos el aspecto científico de la medicina interna, de la traumatología, de la cirugía. ¿No son acaso todos los especialistas capaces de reconocer al paciente como un ser humano, integrando su contextoenlaatención? Al parecer, no. Al parecer, observando como exploramos las distintas aristas de la medicina en las clases y prácticas clínicas durante el pregrado, el mundo del paciente se relega a la medicina familiar, mientras otras especialidades tienen objetivos meramente técnicos. Es un grave error que inicia junto con el pregrado y arrastra grandes dificultades para las personas que buscan impulsar la medicina familiar en este país, y para el sistemade salud,que actualmente necesitaaestosespecialistasde maneradesesperada. Aumentar la atención que le dedica el pregrado a la medicina familiar es un objetivo deseable, pero no el único. Aplaudo la iniciativa de las universidades que inculcan la importancia de la relación médico-paciente y la humanización de la medicina, pero no debemos olvidar aplicar esto en cada una de las especialidades que vengan una vez que ese ramo, esa sesión en particular, ha acabado. Si logramos eso, lograremos una mayor conciencia en el médico egresado, quien apreciará más el enfoque biopsicosocial en la medicina, lo que quizás logre el objetivo deseado por la sociedad chilena de medicina familiar de aumentar su cantidad de especialistas enel país. Personalmente, rara vez ha aumentado mi interés en la medicina familiar estando en la sala de clases. Las posibilidades que me brinda cada día la Federación Internacional de Asociaciones de Estudiantes de Medicina de Chile (IFMSA-Chile) me han inspirado a interesarme en esta área. Como asociación nos dedicamos día a día a la prevención y promociónen salud, a cultivar en el estudiante de medicinala idea de que él tambiénes un agente de cambio, que ya está preparado para educar y orientar al paciente dentro de sus capacidades, que podemos aprender más allá del salón de clases, más allá del laboratorio, la rotación clínica y el libro; Existe el aprendizaje en la calle, en los colegios, en jardines infantiles; Existe el aprendizaje entre nosotros mismos, como estudiantes, cuando de nuestra voluntad surge aprender yexperimentar en una nueva área de la carrera.Al fin y al cabo, más allá de cuál será nuestra especialidad una vez que egresemos (eso si decidimos perseguir una), todos quienes logramos conocer IFMSA hemos entendido que el médico es más que un técnico hecho para tratar una patología, podemos ser mucho más para nuestros pacientes y estamos llamados a cumplir con sus expectativas, que se ven decepcionadas día a día con un médico frío, lejano, poco empático, insensible a la humanidad de la persona en el box de atención. Al parecer, el médico que mejor ha comprendido esa expectativa es el médico de familia,porloque actualmente lonecesitamosmásque nunca. Matías Yáñez Valdivia Estudiante de Medicina Universidad Diego Portales Secretario General de IFMSA-Chile

×