SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 8
Descargar para leer sin conexión
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 1/8
década de 1820
imprimir José Miguel Carrera 1820­1821
William Yates
Batalla de Cepeda ­ Tratado del Pilar
[Batalla de Cepeda. El tratado del Pilar. Sarratea. Alvear. Carrera se retira a Santa Fe.]
Ya era muy entrada la tarde cuando se echaron de ver, uno a otro, los dos
ejércitos. Por lo avanzado de la hora, y como los soldados federales se hallaran
fatigados de la marcha, se resolvió aplazar el ataque hasta la mañana siguiente,
pero,  no  bien  llegada  la  noche,  los  porteños,  pese  a  la  gran  superioridad  del
número,  emprendieron  nuevamente  la  marcha  con  el  objeto  de  retirarse  a  San
Nicolás.  Los  federales  iniciaron  entonces  la  persecución,  hostilizando  la
retaguardia enemiga, que avanzaba con dificultad, por causa de las carretas y los
bagajes  que  hacían  casi  imposible  la  retirada.  Con  todo,  sostuvieron  sus
guerrillas  y  continuaron  la  marcha  con  intención  de  ocupar  una  posición
ventajosa en la Cañada de Cepeda. Llegados allí, hicieron alto. La infantería, que
llegaba a unos mil quinientos hombres, formó en cuadro, cubriendo el frente con
numerosas carretas y piezas de artillería, colocadas a intervalos convenientes; los
flancos, o sea los lados derecho e izquierdo del cuadrado, se hallaban reforzados
por  la  caballería,  y  la  cara  posterior  del  cuadro  estaba  protegida  por  la  cañada
sobre  la  cual  se  había  formado.  En  esa  posición,  los  porteños  permanecieron
hasta que amaneció. Ramírez en persona reconoció el campo, y poco después de
salir  el  sol,  todo  estaba  listo  para  un  ataque  general.  Cuando  sonó  el  toque  de
carga,  ¡os  federales  avanzaron,  espada  en  mano,  con  denuedo  inaudito,  a  todo
correr  de  sus  caballos,  entre  un  nutrido  fuego  de  mosquetería  y  artillería.  La
caballería porteña, más confiada en las patas de sus caballos que en el filo de sus
espadas,  no  pudiendo  resistir  la  carga,  huyó  desordenadamente,  abandonando
su infantería. El mismo Rondeau fue uno de los primeros en huir. La caballería
fugitiva fue perseguida, ocasionándosele grandes pérdidas mientras un cuerpo de
reserva de ciento cincuenta hombres quedaba en observación de la infantería.
El pasto, muy abundante, y seco por el intenso calor de la estación, tomó
fuego  con  los  disparos  de  la  artillería  y  en  pocos  minutos  se  extendió  por  el
campo todo, un pavoroso incendio. La pérdida de las carretas, de la artillería y
demás,  del  enemigo,  era  inminente.  Entonces  atravesaron  los  pantanos,  a
retaguardia,  y  ganaron  una  laguna  próxima  donde  se  mantuvieron  mientras  el
fuego continuaba más recio, cosa de tres horas. El viento había disminuido ya, y
los  federales  volvieron  de  perseguir  a  una  parte  de  los  enemigos  fugitivos,
logrando con sus esfuerzos hacer cesar el tiroteo casi completamente.
La  situación  de  la  infantería  enemiga  era  la  más  lastimosa  que  pueda
imaginarse: no tenía caballería que la protegiera, estaba sin refuerzos de ninguna
clase, ante la inminencia de ser atacada por sus adversarios victoriosos y a siete
leguas  por  lo  menos  de  San  Nicolás,  que  era  la  única  posición  en  que  podían
tener  esperanza  de  una  posible  defensa.  A  pesar  de  todo,  eran  todavía  muy
superiores en número a los federales y la decisión y coraje de los tres oficiales que
mandaban,  estaba  a  la  altura  de  las  dificultades  y  peligros  de  la  situación.
Balcarce fue intimado a rendirse pero rechazó la intimación con mucha energía y
formó a sus hombres en columnas cerradas, con partidas de infantería ligera en
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 2/8
los flancos, iniciando en esa actitud defensiva la marcha hacia San Nicolás.
Ramírez  formó  su  caballería  en  columnas  de  divisiones  con  el  fin  de
atacarlos, y los hubiera concluido, de no haberse negado Carrera a tomar parte
en el ataque. Esta actitud de Carrera obedeció a dos motivos: primero, que entre
la infantería enemiga, formaban, según pudo advertirlo, seiscientos chilenos, que,
por ser los más valerosos, hubieran caído antes que los demás; esperaba Carrera
que esos soldados, en pocos días más estarían a sus órdenes, y, destruyéndolos,
se hubiera privado él mismo de los contingentes con que después intimidó a sus
enemigos.  En  segundo  lugar,  pensó  que,  tratándose  de  soldados  veteranos,
mandados  por  jefes  valientes,  disputarían  palmo  a  palmo  el  terreno,  causando
muchas  bajas  entre  los  federales  si  éstos  se  obstinaban  en  reducirlos,  y  tal
circunstancia obligaría a retardar por algún tiempo las operaciones, puesto que
no  podría  rehacerse  el  ejército  sin  retrogradar  a  Santa  Fe  o  Entre  Ríos,  dando
tiempo  a  que  se  preparara  nuevamente  el  gobierno  de  Buenos  Aires.  Por  este
motivo  Carrera  pensó  que  una  victoria  ganada  sobre  esa  infantería  se  pagaría
demasiado cara.
Fue  así  que  hostilizaron  la  retaguardia  de  la  columna  por  algunas  pocas
leguas.  Muchos  soldados,  a  causa  de  la  extrema  fatiga  en  que  se  hallaban,  se
dejaban  caer  al  suelo,  entregándose  a  las  partidas  que  los  amenazaban  por
retaguardia.  La  infantería  iba  al  mando  del  coronel  mayor  Balcarce  y  de  los
coroneles  Rolón  y  Vidal.  La  disposición  con  que  se  defendieron  y  el  ánimo
resuelto que mostraron, les valió mucho crédito, así como fue deshonrosa para el
Director Rondeau la fuga vergonzosa con que abandonó el campo.1
Como  solamente  entraron  en  San  Nicolás  novecientos  hombres  de
infantería, la pérdida total, entre muertos, heridos y prisioneros, puede calcularse
en  trescientos  hombres.  Los  federales  prosiguieron  su  marcha  en  dirección  a
Buenos Aires, dejando una escasa fuerza en las vecindades de San Nicolás y San
Pedro, para observar las operaciones del enemigo. Rondeau escapó del campo de
batalla con uno de sus ayudantes y llegó a Buenos Aires a eso de las cuatro de la
mañana del día siguiente. Creíanse los únicos sobrevivientes de la expedición y de
ahí  que  dieran  cuenta  al  Congreso  del  espantoso  desastre  sufrido  por  la
caballería,  diciendo  que  consideraban  imposible  que  hubiera  salvado  de  la
derrota la infantería. Como a las siete de la mañana se publicó por las calles un
bando en que se anunciaba al pueblo el funesto desastre que la patria acababa de
sufrir, con la pérdida total de su infantería y caballería en la batalla de Cepeda,
“del que había escapado únicamente el gobernador para traer el parte”.
Este  bando  era  más  a  propósito  para  preparar  el  ánimo  a  la  resignación
cristiana,  en  el  trance  que  se  atravesaba,  que  para  exhortar  al  esfuerzo  y  a  la
defensa de la Capital. Ningún preparativo inmediato se hacía en ese sentido por
el  gobierno.  La  consternación  y  el  espanto  reinaban  en  la  ciudad.  Se  llegó  al
absurdo de creer que el grueso del ejército federal podría avanzar con la rapidez
de un chasque y entrar esa misma noche en la ciudad.
Es  de  notar  que  fue  esta  la  primera  y  casi  única  vez  que  el  gobierno  de
Buenos  Aires  reconoció  la  derrota  de  sus  fuerzas,  aunque  sus  ejércitos  habían
sufrido una serie ininterrumpida de desastres, debido a la inepcia y cobardía de
sus jefes. No obstante haber perdido la Banda Oriental, Entre Ríos, Santa Fe y
todas  las  ciudades  del  Alto  Perú,  todavía  las  gacetas  aparecían  llenos  de
pormenores  falsos  e  imaginarios  sobre  las  victorias  obtenidas  y  se  daban
pretextos al público hablando de la necesidad de enviar inmediatos refuerzos. Sin
embargo, esta última calamidad dio lugar a una descripción, más que completa,
exagerada, de las pérdidas sufridas.
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 3/8
He  aquí  que  dos  días  después,  llega  un  expreso  de  San  Nicolás  con
despachos de Balcarce. La infantería veterana existía! Inmediatamente se dio a la
publicidad una proclama, desmintiendo de plano los informes de Rondeau. Era
verdad  que  el  Director  y  su  Ayudante  con  toda  la  caballería  habían  sido
perseguidos por espacio de cinco leguas, pero, eso no obstante, el ejército estaba
reorganizado  y,  en  rigor,  “sus  conciudadanos  y  soldados  se  habían  cubierto  de
laureles inmortales y derrotado al enemigo”.
Pero  ya  la  primera  confesión  se  había  aceptado  como  verídica,  y  nunca
como entonces el pueblo había creído en una noticia oficial. Acostumbrado a las
falsedades  e  imposturas  de  la  prensa,  ahora  veía  la  necesidad  de  aprender  a
juzgar por sí mismo. Sabíase que el ejército avanzaba en dirección a la ciudad y
no  era  concebible  que  un  enemigo  derrotado  en  la  forma  anunciada  por  el
congreso, pudiera todavía continuar su avance. Esta última proclama se expidió
con  el  fin  de  levantar  una  contribución  de  guerra  y  pagar  a  los  cívicos,
constituyéndolos  en  defensores  del  congreso  que  peligraba;  este  propósito
fracasó,  porque  el  pueblo  tenía  formada  idea  exacta  sobre  sus  imbéciles  y
corrompidos gobernantes. Esperaba con ansiedad la hora en que todos se vieran
libres de su opresión.
En  esta  situación  tan  desfavorable,  el  gobierno  recordó  los  servicios  y  las
aptitudes  de  don  Estanislao  Soler,  a  quien  había  postergado  por  largo  tiempo,
prescindiendo  de  sus  servicios.  Soler  vivía  ahora  en  su  quinta,  en  el  campo,
olvidado y oscuro, aunque había sido Brigadier General y merecido la gratitud del
país por su campaña en la Banda Oriental y en el sitio de Montevideo.
En  tiempo  en  que  no  se  ofrecían  esta  clase  de  honores,  abundaban  en
Buenos  Aires  los  candidatos  al  poder,  pero  ahora,  el  temor  al  peligro  se
sobreponía a la ambición de gloria, y no había un hombre que se ofreciera para
salvar al país.
El  congreso  llamó  a  Soler,  y  habiéndose  presentado  inmediatamente,  le
pidieron que se pusiera al frente de todas las fuerzas que pudiera reunir. Soler
aceptó lo que se le proponía, —recordando acaso las anteriores injusticias—, pero
no hizo ninguna alusión a ellas. La opinión pública de Buenos Aires estaba por
completo en favor de Soler y éste fue congratulado por todos al reincorporarse al
servicio. En pocos días reunió sobre tres mil hombres para llevarlos al combate y
estableció  su  cuartel  general  en  Puente  de  Márquez,  a  siete  leguas  de  Buenos
Aires. El ejército federal acampaba en el Pilar, distante ocho leguas de Puente de
Márquez.  Se  concluyó  un  armisticio  por  el  término  de  catorce  días,  pero  los
federales, antes de adelantar ninguna proposición de paz, exigieron la disolución
del congreso. Soler intimó esa orden y la ciudad vio complacida la disolución de
la Asamblea. 2
Las  provincias  de  Tucumán,  Salta,  Santiago  del  Estero,  Catamarca,  La
Rioja y San Luis, se declararon independientes de Buenos Aires.3
Después  que  fue  disuelto  el  congreso  de  Buenos  Aires,  el  poder  supremo
recayó  en  el  Cabildo,  presidido  por  don  Pedro  Aguirre,  Alcalde  de  Primer  Voto.
Abriéronse  las  negociaciones  para  un  tratado  de  paz  y  tras  algunos  días  de
conferencias, fueron aceptadas las propuestas firmándose por ambas partes los
artículos del tratado del Pilar, en la forma siguiente:
“Que  la  guerra  sostenida  por  los  federales  contra  el  gobierno  de  Buenos
Aires y sus aliados en las Provincias Unidas, era justa en toda la extensión de la
palabra  y  tenía  por  único  fin  y  objeto,  la  emancipación  general  de  América,  no
solamente del extranjero, sino también del opresivo yugo doméstico, todavía más
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 4/8
mezquino e irritante.
“Que  la  subsistencia  de  muchos  pequeños  estados  independientes  y
colindantes  entre  sí,  era  contrario  al  orden,  a  la  paz  y  a  la  prosperidad  de  la
Nación,  siendo  inevitable  la  guerra,  mientras  un  gobernador  mantuviera
pretensiones  exorbitantes y una fuerza militar bajo su mando.
“Que el preventivo más eficaz contra esos desórdenes, era la instauración de
un gobierno federal porque concentraría las finanzas y las fuerzas de la Nación
bajo un Director o Presidente, elegido en la forma más constitucional y Justa.
“Que  en  cada  una  de  las  provincias  federales  sería  elegida  una  asamblea
por los votos imparciales de sus electores. De entre cada una de esas asambleas,
se  elegirían  uno  o  dos  diputados,  (según  la  población  de  la  provincia
representada), como miembros de un congreso general a reunirse en el convento
de San Lorenzo, provincia de Santa Fe, —dada su situación más central—, setenta
días  después  de  firmado  el  tratado  y  entonces  sería  el  caso  de  elegir  entre  sus
miembros  el  dicho  presidente  y  dictar  las  leyes  generales  que  se  estimaran
necesarias al bien público. Que no debería subsistir ni sombra de opresión en ese
congreso  y  toda  fuerza  militar  se  retiraría  a  veinte  leguas  de  distancia,  por  lo
menos.
''Que  vista  la  gran  extensión  de  los  territorios  que  involucraba  el  tratado,
serían  consideradas  las  características  locales  y  particularismos  de  cada
provincia,  que  pudieran  influir  en  sus  leyes  y  costumbres,  por  lo  que  se  hacía
menester  que  cada  estado  se  gobernara  según  leyes  dictadas  por  sus  propias
asambleas  y  que  las  leyes  dictadas  por  el  congreso  tendrían  por  finalidad  la
utilidad general de las provincias, colectivamente.
“Que únicamente podrían disponer del tesoro y las fuerzas de la Nación, el
Presidente  y  el  Congreso.  Ninguna  provincia  en  particular,  podría  organizar,
reunir  o  disciplinar  soldados  o  milicias,  sino  por  orden  del  gobierno  general  y
cuando tales soldados o milicias se reunieran y organizaran, debían estar sujetas
a presentarse allí donde se considerase necesaria su presencia.
“Que  don  Manuel  de  Sarratea,  sería  nombrado  por  ahora  gobernador  de
Buenos Aires, hasta que más adelante fuera conocida la voluntad de la asamblea
de la provincia.
“Que  el  ejército  federal  se  retiraría  de  la  provincia  de  Buenos  Aires  por
divisiones  que  no  excedieran  de  doscientos  hombres  cada  una,  por  la  mayor
comodidad  para  provisionarlas  durante  su  regreso;  la  primera  división  se
pondría en marcha tres días después de esa fecha y las subsiguientes divisiones
partirían con intervalos que no excedieran de ocho días”.4
Sarratea  tomó  posesión  de  su  cargo  tranquilamente,  de  acuerdo  a  los
términos  del  tratado  y  se  despacharon  circulares  a  las  provincias  solicitando  el
envío de diputados para la fecha convenida.
Carrera fue instado por los más respetables ciudadanos de Buenos Aires a
que  aceptara  el  gobierno.  Ramírez  también  hizo  presente  que  no  podía  tenerse
ninguna  confianza  en  un  pueblo  que  había  sido  enemigo  por  tanto  tiempo,
mientras  estuviera  gobernado  por  un  porteño,  y  le  aconsejó  que  se  proclamara
gobernador,  apoyándose  en  las  tropas  dignas  de  confianza,  vengando  los
agravios  e  indignidades  de  que  había  sido  víctima.  Si  Carrera  hubiera  sido
movido por la ambición, en vez de inspirarse en el bien de su patria, no habría
perdido  tan  excelente  oportunidad  de  encumbrarse,  pero  él  no  aspiraba  a  un
poder  sin  control  ni  limites  sobre  sus  compatriotas;  sus  esfuerzos  se  dirigían
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 5/8
solamente a Chile y a su felicidad; nada deseaba fuera de sus límites.5
Carrera  confiaba  en  ver  establecida  una  forma  más  liberal  de  gobierno
representativo  y  esperaba  con  impaciencia  la  reunión  del  congreso  de  San
Lorenzo, donde con su elocuencia, sus aptitudes y la rectitud de su conducta, se
hubiera  allanado  el  camino  para  reparar  sus  errores  y  castigar  a  quienes  lo
difamaban,  tiranizando  a  su  patria.  De  haberse  reunido  el  congreso,  es  de
suponer que hubiera suministrado a Carrera todo lo necesario para su expedición
a Chile, el cual una vez regenerado se hubiera reunido a la Confederación.
La  América,  unida  de  este  modo,  bajo  el  mando  de  algún  jefe  capaz  de
dirigir las operaciones, hubiera cambiado muy pronto su aspecto anárquico, y al
caos político hubiera sucedido un gobierno organizado, si bien imperfecto en sus
primeros  pasos,  por  lo  menos  bajo  una  forma  favorable,  susceptible  de  servir
como base a la futura grandeza de América.
Balcarce, que se había procurado transportes en San Nicolás, embarcó sus
tropas y vino río abajo hasta Buenos Aires. Ya era muy entrada la noche cuando
desembarcó, y marchando de inmediato a la plaza, formó sus tropas, reunió en el
centro  a  los  coroneles  y  capitanes  y  les  dirigió  una  arenga  sobre  la  ominosa
sumisión a que había sido reducida la ciudad y su territorio, tan gloriosos otrora.
Protestó  que  estaba  todavía  en  condiciones  de  rescatar  con  sus  fuerzas  a  sus
habitantes de las manos de sus enemigos y restaurarlos a su antiguo poder.
Soler, French, Pagola y varios otros oficiales del nuevo gobierno se hallaban
presentes, pero consideraron inoportuno el momento, e inadecuado el lugar, para
defender  las  últimas  medidas  adoptadas  o  para  discutir  sus  ventajas,  y  así,  se
retiraron  tan  pronto  como  se  los  permitió  su  decoro.  La  elocuencia  del  general
Balcarce logró el efecto deseado en aquella reunión militar. Estaban todos muy
orgullosos de su comportamiento anterior y conscientes de sus méritos, lo que les
hacía  considerarse  acreedores  a  mucho  más,  por  la  conducta  demostrada  en
Cepeda.  Después  de  algunas  especiosas  promesas  de  pago,  etc.,  oficiales  y
soldados consintieron en acompañar a Balcarce y en la mañana siguiente éste fue
reconocido  en  el  Cabildo  como  capitán  general  de  la  provincia,  etc.6  La
corporación del Cabildo no pudo resistirse a Balcarce, los votos emitidos fueron
todos  forzados  porque  el  vestíbulo  estaba  lleno  de  oficiales  y  frente  al  Cabildo,
como en toda la plaza, se hallaban filas de soldados, listos para entrar en acción,
caso de surgir una dificultad cualquiera contra su jefe.
Sarratea,  Soler,  Bellino,  French,  Pagola,  Martínez  y  todos  los  oficiales  de
Buenos  Aires,  excepto  los  pertenecientes  a  los  dos  batallones  de  Balcarce,  se
trasladaron al Pilar, donde Ramírez todavía permanecía con doscientos hombres.
Yo me contaba entre esos oficiales.7 Estuvimos dos días en el Pilar y durante ese
tiempo  se  nos  reunió  un  gran  número  de  ciudadanos  de  Buenos  Aires,  que
habían seguido a Sarratea y sus oficiales, demostrando de ese modo su adhesión
al gobierno.
Con  un  cuerpo  de  doscientos  soldados,  muchos  oficiales  y  un  grupo
heterogéneo de ciudadanos, nos pusimos en marcha hacia Buenos Aires y en dos
días llegamos a los suburbios de la ciudad. Esa misma noche, Carrera y Ramírez,
con  una  guardia  de  cuarenta  hombres,  entraron  en  Buenos  Aires  e
inmediatamente  se  les  reunieron  la  artillería,  los  dragones  y  los  regimientos  de
granaderos. Los cívicos y la mayor parte de los ciudadanos se unieron a nosotros
en los corrales de Miserere, esa misma noche.
Balcarce,  viendo  que  todos  los  ciudadanos  y  soldados  —menos  los
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 6/8
batallones  que  le  pertenecían—,  le  abandonaban,  se  encerró  en  el  Fuerte;  sus
soldados,  que  dos  días  antes  habían  jurado  sostenerlo,  vieron  ahora  que  era
totalmente imposible hacerlo y pensaron en rendir la fortaleza. Sin embargo, los
muros  estaban  defendidos  por  algunas  partidas  que  hicieron  fuego  sobre  unos
pocos soldados que se divertían en galopar frente a ellos. Balcarce, Rolón, Vidal y
unos pocos más escaparon por una puerta privada que daba sobre el río, y allí se
embarcaron en un bote, después de apoderarse de $ 14.000 que estaban en las
cajas  del  Estado,  a  fin  de  costear  sus  gastos  en  Montevideo,  o  dondequiera  los
llevara su mala fortuna.
Tan  pronto  como  se  supo  en  el  Fuerte  la  fuga  del  gobernador  y  de  sus
principales  oficiales,  enviaron  desde  allí  un  parlamentario  a  los  jefes  federales,
proponiendo  la  rendición  y  solicitando  el  indulto,  lo  que  se  les  garantizó.  Se
abrieron entonces las puertas de la fortaleza, de par en par, salieron las tropas, y
formaron en las filas de Soler.
Todos  los  asuntos  de  gobierno  se  organizaron  nuevamente  según  lo
determinado en la Convención del Pilar. Una vez la ciudad tranquila, Ramírez se
retiro  a  los  Santos  Lugares,  donde  acampó  durante  seis  o  siete  días.  Carrera
permaneció  en  Buenos  Aires  con  Sarratea,  lo  que  le  permitió  sacar  todos  los
soldados  chilenos  de  los  regimientos  en  que  servían,  y  con  ellos  y  unos  pocos
oficiales,  el  coronel  Benavente  formó  un  regimiento  de  húsares  que  tuvo  como
cuartel una espaciosa casa de campo, situada como a una legua de la capital.
Alvear, que había precedido a Pueyrredón en el gobierno de Buenos Aires,
consideró oportuno el momento para volver de su destierro, pero a su llegada a
Buenos  Aires  fue  arrestado  por  Soler.  8  Alvear  había  servido  con  Carrera  en
Europa, donde vivieron juntos, en términos de amistad íntima y esa intimidad se
había  renovado  cuando  residieron  en  Montevideo.  Este  fue  el  motivo  de  que
Carrera  le  hiciera  poner  en  libertad,  haciendo  valer  su  influencia  para
encumbrarlo en Buenos Aires.
Por otra parte, como Alvear fue el primero en formar el ejército de Buenos
Aires  sobre  una  base  respetable  y  el  único  director  que  pagó  siempre  los
soldados,  no  halló  muchas  dificultades  para  tramar  una  revolución.  Todas  las
tropas  se  congregaron  en  el  Retiro,  en  los  suburbios,  y  proclamaron  general  a
Alvear, deponiendo a Soler.
Entonces  los  cívicos,  bajo  el  mando  de  Soler,  su  jefe  favorito,  tomaron
armas  contra  Alvear  y  el  ejército  de  línea,  que  abandonó  la  ciudad  viniendo  a
nuestro  campamento  con  la  esperanza  de  que  Carrera  tomara  partido  en  su
favor, o le prestara algún apoyo en la revolución. Ramírez iba en marcha rumbo
a Entre Ríos, donde se hacía necesaria su presencia y su ejército, porque Artigas
dirigía sus marchas a la frontera de la provincia. 9 Nosotros estábamos también
para  marchar,  al  día  siguiente,  con  destino  a  Santa  Fe,  donde  Carrera  había
resuelto acampar durante el invierno.
Alvear pidió a Carrera que retornara a la ciudad y le hiciera reconocer como
jefe  del  ejército  porteño.  Carrera  se  rehusó  a  tomar  parte  alguna  en  esa
revolución, pero le hizo presente que, en caso de verse obligado a huir, él podría
retroceder  a  prestarle  auxilio.  Las  tropas  de  Alvear,  viendo  que  Carrera  no  les
prestaba  apoyo,  pensaron  en  abandonar  a  su  jefe  y  entregarse  a  Soler  que
marchaba tras ellas con sus cívicos.
Algunos  pocos  subalternos  encabezaron  a  los  soldados,  y  en  la  mañana
siguiente,  al  pasarse  revista,  usurparon  el  mando,  diciendo  a  los  oficiales
restantes de Alvear, que podían optar entre seguir con sus respectivos batallones
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 7/8
o  permanecer  al  lado  de  Alvear.  Con  esto,  iniciaron  el  regreso  a  Buenos  Aires.
Alvear  pidió  a  Carrera  que  les  cortara  la  retirada,  pero  éste  insistió  en  no
comprometerse por cuestiones ajenas y de esa manera, los batallones de Alvear
se  retiraron  sin  ser  molestados.  Alvear,  con  siete  coroneles  y  cuarenta  y  siete
oficiales, incluyendo tenientes coroneles y mayores, siguieron nuestro regimiento
con sus asistentes y unos pocos soldados que no quisieron volver a Buenos Aires.
Ramírez  prosiguió  sus  marchas  a  Entre  Ríos  y  nosotros  nos  dirigimos  a
Santa Fe. Nada ocurrió en la marcha digno de mencionarse. Acampamos en el
Rincón  de  Grondona,  ángulo  de  tierra  formado  por  la  confluencia  de  los  ríos
Carcarañá y Paraná, cubierto de bosques, y con muy buenos pastos para nuestro
ganado  y  caballadas.  Los  oficiales  de  Alvear,  que  se  hallaban  bajo  nuestra
protección, formaron su campamento como a una legua más abajo de nosotros,
en  la  costa  del  río  Paraná.  Ramírez  atravesó  el  río,  hacia  la  Bajada,  donde  fue
recibido con toda clase de demostraciones de alegría por sus convecinos.
Permanecimos dos meses en nuestro campamento, y durante ese tiempo,
los soldados hacían ejercicios de caballería y se ensayaban en las cargas y otras
maniobras.  Subieron  por  el  río  dos  bergantines  y  algunos  botes  armados,
conduciendo  armas,  municiones,  vestuarios  y  dinero,  que  venían  dirigidos  a
Carrera y destinados a nuestro regimiento. Las armas, municiones y vestuarios
que  sobraron,  fueron  obsequiados  a  Ramírez  por  Carrera,  y  los  oficiales  y
marineros quedaron en los barcos para auxiliar a Ramírez en el río.
Mientras estábamos en ese paraje, vino a nuestro campamento un capitán,
de  Buenos  Aires,  con  cartas  del  coronel  Dorrego,  informando  a  Carrera  de  que
Soler había depuesto a Sarratea por medio de una revolución y los habitantes de
la ciudad se veían reducidos al estado más miserable que hasta entonces habían
soportado.  10  Soler  se  había  proclamado  Capitán  General  de  la  provincia,
marchando  a  Lujan,  con  nuevas  tropas  organizadas,  había  formado  un
campamento,  a  una  legua  más  o  menos  de  la  ciudad,  donde  ejercitaba  sus
tropas,  y  había  obligado  al  Cabildo  de  Buenos  Aires  a  imponer  al  pueblo  una
contribución semanal para pago y sostén de su base militar. Llegó también un
oficial  francés,  con  correspondencia  de  Chile,  solicitando  inmediato  auxilio  de
Carrera en favor de ese país para apoyar una revolución que había de estallar tan
pronto como se supiera que él se encontraba al frente de una fuerza cualquiera.
Como  la  estación  estaba  muy  avanzada  para  cruzar  los  Andes,  los
revolucionarios  se  vieron  obligados  a  desistir  y  un  pariente  lejano  de  Carrera
denunció el plan a O’Higgins, lo que trajo como consecuencia que varias personas
de las más espectables fueran desterradas a diferentes sitios, y cuarenta de los
principales oficiales comprometidos, cargados de grillos, fueran llevados a Nueva
Granada,  con  cartas  para  Bolívar,  dándole  cuenta  de  los  delitos  que  habían
cometido. Ofrecíasele a Bolívar una indemnización por parte de Chile, por todos
los gastos que se hicieran para guardar los reos en prisiones seguras. Los dichos
oficiales  eran  adictos  a  las  libertades  de  su  patria,  y  si  bien  esto  en  Chile
constituía  delito,  en  Colombia  era  la  mejor  recomendación  que  pudieran
presentar.  De  manera  que,  no  sólo  no  continuaron  engrillados,  sino  que  de
inmediato se vieron libres de la carga que soportaban y se les proveyó de todo lo
necesario. Los oficiales que quisieron entrar al servicio de Colombia, obtuvieron
un  destino,  inmediatamente.  Bolívar  respondió,  como  contestación  al  oficio  de
O’Higgins, que proveería de todo lo necesario a la seguridad y comodidad de los
infortunados oficiales en todo lo que estuviera a sus alcances, sin aceptar de Chile
ninguna indemnización, agregando que todos aquellos americanos de mérito que
Chile  considerase  como  una  amenaza  o  una  carga,  pedía  que  se  mandaran  a
Colombia, donde encontrarían siempre seguro asilo. A esto añadía que, el suelo
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 8/8
de los Provincias Unidas y Chile, ya se había manchado bastante con la sangre
de  ciudadanos  y  soldados  dignos.  Esta  contestación  de  Bolívar,  pareció  sonar
muy  mal  en  los  oídos  de  un  gobierno  acostumbrado  únicamente  a  la  lisonja  y
aunque  salieron,  después,  muchos  exilados  de  Chile,  ninguno  fue  mandado  a
Colombia  porque  este  país  perdió  todo  crédito  para  el  gobierno  chileno,  como
lugar de destierro.
El  regimiento  N.°  1,  de  los  Andes,  cuyo  coronel  era  Al­varado,  había  sido
dejado en San Juan, a don Juan Rosas, 11 gobernador de la ciudad. Se componía
de  cuatrocientos  dragones  y  quinientos  hombres  de  infantería  ligera.  Estos  se
declararon independientes de San Martín, depusieron al gobernador Rosas, y, a
pedido  de  la  ciudad,  colocaron  en  su  lugar  a  don  Mariano  Mendizábal  que  se
declaró  inmediatamente  en  favor  de  Carrera,  enviando  al  Teniente  Coronel
Morillo con despachos en los que le invitaba a establecer sus cuarteles de invierno
en San Juan y le ofrecía alojamiento, provisiones, dinero y fuerzas auxiliares para
cruzar los Andes en la primavera próxima, siempre que tales auxilios le fueran
necesarios.
Ramírez también mandó un Ayudante a nuestro campamento, pidiéndole a
Carrera que cruzara el Paraná, porque Artigas había iniciado las hostilidades 12.
De  esta  suerte,  Carrera  tenía  en  su  campamento  cuatro  embajadas  al  mismo
tiempo, todas las cuales solicitaban su ayuda en sitios diferentes: Buenos Aires,
Chile, San Juan y Entre Ríos.
A Chile no podría pasar hasta la primavera, en San Juan su presencia no
era necesaria, y además no parecía bien marcharse a pasar el tiempo en el ocio y
la  inacción,  dejando  a  su  amigo  Ramírez  envuelto  en  una  guerra  peligrosa.  Su
experiencia  le  decía  que  en  Buenos  Aires  le  sería  fácil  restaurar  las  cosas  a  su
estado  anterior  en  poco  tiempo,  porque  los  porteños  se  mostraban  dóciles  en
extremo cuando los amenazaba de cerca el enemigo. Por el contrario, creía que la
guerra entre Ramírez y Artigas sería larga y cruenta. En consecuencia, se dispuso
a marchar en ayuda de Buenos Aires, donde esperaba dejar todo pacificado en el
plazo de un mes, a lo más, y después cruzaría el Paraná, con todas las fuerzas
que pudiera reunir para auxiliar a Ramírez. Don Estanislao López, gobernador de
la provincia de Santa Fe, entró también en la empresa y acompañó a Carrera con
cuatrocientos hombres.13 Antes de marchar a Buenos Aires se mandaron algunos
pertrechos a nuestros aliados de San Juan, porque se hallaban en peligro de ser
atacados por una fuerza que se estaba levantando en Mendoza.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Ana ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos varios
Ana ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos variosAna ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos varios
Ana ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos varios
bloghistoria5h7
 

La actualidad más candente (20)

92. ramirez se une a carrera
92. ramirez se une a carrera92. ramirez se une a carrera
92. ramirez se une a carrera
 
5. primera marcha en la pampa
5. primera marcha en la pampa5. primera marcha en la pampa
5. primera marcha en la pampa
 
Camperadas 11111
Camperadas 11111Camperadas 11111
Camperadas 11111
 
91. campaña de ramirezcontra santa fe
91. campaña de ramirezcontra santa fe 91. campaña de ramirezcontra santa fe
91. campaña de ramirezcontra santa fe
 
Bicentenario del Cruce de Los Andes - Recursos de lengua y literatura
Bicentenario del Cruce de Los Andes - Recursos de lengua y literaturaBicentenario del Cruce de Los Andes - Recursos de lengua y literatura
Bicentenario del Cruce de Los Andes - Recursos de lengua y literatura
 
Pedro Vargas
Pedro VargasPedro Vargas
Pedro Vargas
 
1 desastre de cancha rayada
1 desastre de cancha rayada1 desastre de cancha rayada
1 desastre de cancha rayada
 
Camperadas 1111111
Camperadas 1111111Camperadas 1111111
Camperadas 1111111
 
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.
 
Mendoza la Destinada
Mendoza la DestinadaMendoza la Destinada
Mendoza la Destinada
 
Ñacuñan
ÑacuñanÑacuñan
Ñacuñan
 
Sara Neuhaus de Ledgard: Recuerdos de la Batalla del Campo de la Alianza y de...
Sara Neuhaus de Ledgard: Recuerdos de la Batalla del Campo de la Alianza y de...Sara Neuhaus de Ledgard: Recuerdos de la Batalla del Campo de la Alianza y de...
Sara Neuhaus de Ledgard: Recuerdos de la Batalla del Campo de la Alianza y de...
 
Pascual Ahumada Moreno: Recopilación completa de todos los documentos oficial...
Pascual Ahumada Moreno: Recopilación completa de todos los documentos oficial...Pascual Ahumada Moreno: Recopilación completa de todos los documentos oficial...
Pascual Ahumada Moreno: Recopilación completa de todos los documentos oficial...
 
Combate Naval de San Nicolás de los Arroyos
Combate Naval de San Nicolás de los ArroyosCombate Naval de San Nicolás de los Arroyos
Combate Naval de San Nicolás de los Arroyos
 
Bolívar el loco de casacoima pdf
Bolívar el loco de casacoima pdfBolívar el loco de casacoima pdf
Bolívar el loco de casacoima pdf
 
Caciques de venezuela
Caciques de venezuelaCaciques de venezuela
Caciques de venezuela
 
Combate de los papeles
  Combate de los papeles  Combate de los papeles
Combate de los papeles
 
Ana ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos varios
Ana ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos variosAna ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos varios
Ana ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos varios
 
195 AÑOS DE LA BATALLA DE CARABOBO (1821 - 2016)
195 AÑOS DE LA BATALLA DE CARABOBO (1821 - 2016)195 AÑOS DE LA BATALLA DE CARABOBO (1821 - 2016)
195 AÑOS DE LA BATALLA DE CARABOBO (1821 - 2016)
 
Los Negros de la Banda
Los Negros de la BandaLos Negros de la Banda
Los Negros de la Banda
 

Destacado

Destacado (18)

Camperadas 111
Camperadas 111Camperadas 111
Camperadas 111
 
Camperadas 1111
Camperadas 1111Camperadas 1111
Camperadas 1111
 
1. introduccion
1. introduccion1. introduccion
1. introduccion
 
Introduccion
IntroduccionIntroduccion
Introduccion
 
_ argentina histórica - la historia argentina ___
  _ argentina histórica - la historia argentina ___  _ argentina histórica - la historia argentina ___
_ argentina histórica - la historia argentina ___
 
Camperadas 1
Camperadas 1Camperadas 1
Camperadas 1
 
96 argentina histórica _
96    argentina histórica _96    argentina histórica _
96 argentina histórica _
 
comentarios del pueblo araucano
comentarios del pueblo araucanocomentarios del pueblo araucano
comentarios del pueblo araucano
 
Fukuyama, francis el fin de la historia
Fukuyama, francis   el fin de la historiaFukuyama, francis   el fin de la historia
Fukuyama, francis el fin de la historia
 
_ argentina histórica - la historia argentina __2_
  _ argentina histórica - la historia argentina __2_  _ argentina histórica - la historia argentina __2_
_ argentina histórica - la historia argentina __2_
 
92. ramirez se une a carrera
92. ramirez se une a carrera92. ramirez se une a carrera
92. ramirez se une a carrera
 
”Reflejos de Luna Vieja”
”Reflejos de Luna Vieja””Reflejos de Luna Vieja”
”Reflejos de Luna Vieja”
 
91. campaña de ramirezcontra santa fe
91. campaña de ramirezcontra santa fe 91. campaña de ramirezcontra santa fe
91. campaña de ramirezcontra santa fe
 
Articles 9744 archivo-01
Articles 9744 archivo-01Articles 9744 archivo-01
Articles 9744 archivo-01
 
MARfA GRAHAM DIARIO DE SU RESIDENCIA EN CHILE (1822) Y-DE SU VIAJE AL BRASIL ...
MARfA GRAHAM DIARIO DE SU RESIDENCIA EN CHILE (1822) Y-DE SU VIAJE AL BRASIL ...MARfA GRAHAM DIARIO DE SU RESIDENCIA EN CHILE (1822) Y-DE SU VIAJE AL BRASIL ...
MARfA GRAHAM DIARIO DE SU RESIDENCIA EN CHILE (1822) Y-DE SU VIAJE AL BRASIL ...
 
Camperadas 111111
Camperadas 111111Camperadas 111111
Camperadas 111111
 
7. gobierno, vida y costumbres de los salvajes
7. gobierno, vida y costumbres de los salvajes7. gobierno, vida y costumbres de los salvajes
7. gobierno, vida y costumbres de los salvajes
 
Camperadas 11
Camperadas 11Camperadas 11
Camperadas 11
 

Similar a 2. batalla de cepeda y tratado del pilar

Historia del ejercito ecuatoriano
Historia del ejercito ecuatorianoHistoria del ejercito ecuatoriano
Historia del ejercito ecuatoriano
chmbqkl
 
Historia del ejercito ecuatoriano
Historia del ejercito ecuatorianoHistoria del ejercito ecuatoriano
Historia del ejercito ecuatoriano
chmbqkl
 
Los hechos
Los hechosLos hechos
Los hechos
golurk
 

Similar a 2. batalla de cepeda y tratado del pilar (20)

Combate de las coimas
  Combate de las coimas  Combate de las coimas
Combate de las coimas
 
Combate de el pangal
  Combate de el pangal  Combate de el pangal
Combate de el pangal
 
Combate de las vegas de talcahuano
  Combate de las vegas de talcahuano  Combate de las vegas de talcahuano
Combate de las vegas de talcahuano
 
Benjamin Vicuña Mackenna: Guerra del Pacífico. Historia de la Campaña de Tara...
Benjamin Vicuña Mackenna: Guerra del Pacífico. Historia de la Campaña de Tara...Benjamin Vicuña Mackenna: Guerra del Pacífico. Historia de la Campaña de Tara...
Benjamin Vicuña Mackenna: Guerra del Pacífico. Historia de la Campaña de Tara...
 
Combate vegas de saldias
  Combate vegas de saldias  Combate vegas de saldias
Combate vegas de saldias
 
Las corrientes libertadoras
Las corrientes libertadorasLas corrientes libertadoras
Las corrientes libertadoras
 
Muerte del Presbítero Escudero en San Nicolás
Muerte del Presbítero Escudero en San NicolásMuerte del Presbítero Escudero en San Nicolás
Muerte del Presbítero Escudero en San Nicolás
 
Combate de tres acequias
  Combate de tres acequias  Combate de tres acequias
Combate de tres acequias
 
InfografíA 5º B Cajamarca En La Guerra Con Chile.
InfografíA 5º B  Cajamarca En La Guerra Con Chile.InfografíA 5º B  Cajamarca En La Guerra Con Chile.
InfografíA 5º B Cajamarca En La Guerra Con Chile.
 
Liberacion del norte
  Liberacion del norte  Liberacion del norte
Liberacion del norte
 
Historia del ejercito ecuatoriano
Historia del ejercito ecuatorianoHistoria del ejercito ecuatoriano
Historia del ejercito ecuatoriano
 
Historia del ejercito ecuatoriano
Historia del ejercito ecuatorianoHistoria del ejercito ecuatoriano
Historia del ejercito ecuatoriano
 
Historia del ejercito ecuatoriano
Historia del ejercito ecuatorianoHistoria del ejercito ecuatoriano
Historia del ejercito ecuatoriano
 
Historia del ejercito ecuatoriano
Historia del ejercito ecuatorianoHistoria del ejercito ecuatoriano
Historia del ejercito ecuatoriano
 
La reconquista
La reconquistaLa reconquista
La reconquista
 
Corriente Libertadora del Sur
Corriente Libertadora del SurCorriente Libertadora del Sur
Corriente Libertadora del Sur
 
Los hechos
Los hechosLos hechos
Los hechos
 
Paso del maule
  Paso del maule  Paso del maule
Paso del maule
 
Si Villa viviera, con López anduviera.
Si Villa viviera, con López anduviera.Si Villa viviera, con López anduviera.
Si Villa viviera, con López anduviera.
 
Estrategias de la comunicacion
Estrategias de la comunicacionEstrategias de la comunicacion
Estrategias de la comunicacion
 

Más de Torres Saavedra Nelson Alberto

Impresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avila
Impresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avilaImpresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avila
Impresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avila
Torres Saavedra Nelson Alberto
 

Más de Torres Saavedra Nelson Alberto (20)

El ceremonial y protocolo .nelson torres saavedra
El ceremonial y protocolo .nelson torres saavedraEl ceremonial y protocolo .nelson torres saavedra
El ceremonial y protocolo .nelson torres saavedra
 
Patriavieja 120603105940-phpapp01
Patriavieja 120603105940-phpapp01Patriavieja 120603105940-phpapp01
Patriavieja 120603105940-phpapp01
 
Movimiento estudiantil
Movimiento estudiantilMovimiento estudiantil
Movimiento estudiantil
 
La voz-de-los-ni--os-2014-vf-web
La voz-de-los-ni--os-2014-vf-webLa voz-de-los-ni--os-2014-vf-web
La voz-de-los-ni--os-2014-vf-web
 
Instrucciones de-acceso-al-portal
Instrucciones de-acceso-al-portalInstrucciones de-acceso-al-portal
Instrucciones de-acceso-al-portal
 
Impresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avila
Impresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avilaImpresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avila
Impresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avila
 
Descubre tu porque_ejercicio_de_preparacion_evgr
Descubre tu porque_ejercicio_de_preparacion_evgrDescubre tu porque_ejercicio_de_preparacion_evgr
Descubre tu porque_ejercicio_de_preparacion_evgr
 
Archivo de o_higgins_-_tomo_xxxii
Archivo de o_higgins_-_tomo_xxxiiArchivo de o_higgins_-_tomo_xxxii
Archivo de o_higgins_-_tomo_xxxii
 
Acta de la_independencia_de_chile_-_ude_c
Acta de la_independencia_de_chile_-_ude_cActa de la_independencia_de_chile_-_ude_c
Acta de la_independencia_de_chile_-_ude_c
 
7 8 jornada historia militar
7 8 jornada  historia militar7 8 jornada  historia militar
7 8 jornada historia militar
 
Kinship politics in the chilean independence movement
Kinship politics in the chilean independence movementKinship politics in the chilean independence movement
Kinship politics in the chilean independence movement
 
Escándalo scorpion
Escándalo  scorpion  Escándalo  scorpion
Escándalo scorpion
 
Encuesta candidatos a concejales chillán
Encuesta candidatos a concejales chillánEncuesta candidatos a concejales chillán
Encuesta candidatos a concejales chillán
 
Martin barbero1
Martin barbero1Martin barbero1
Martin barbero1
 
Estudio pokemon go chile
Estudio pokemon go chileEstudio pokemon go chile
Estudio pokemon go chile
 
Revista 13
Revista 13Revista 13
Revista 13
 
Revista 3
Revista 3Revista 3
Revista 3
 
P dffaasobre0015
P dffaasobre0015P dffaasobre0015
P dffaasobre0015
 
compendio las campañasdelejercito libertador
compendio  las campañasdelejercito libertadorcompendio  las campañasdelejercito libertador
compendio las campañasdelejercito libertador
 
Manual gestion riesgos_2015
Manual gestion riesgos_2015Manual gestion riesgos_2015
Manual gestion riesgos_2015
 

Último

Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdfApunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
Gonella
 
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdfEdiciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdf
Demetrio Ccesa Rayme
 
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdfPasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
NELLYKATTY
 

Último (20)

Realitat o fake news? – Què causa el canvi climàtic? - Modificacions dels pat...
Realitat o fake news? – Què causa el canvi climàtic? - Modificacions dels pat...Realitat o fake news? – Què causa el canvi climàtic? - Modificacions dels pat...
Realitat o fake news? – Què causa el canvi climàtic? - Modificacions dels pat...
 
Revista Faro Normalista 6, 18 de mayo 2024
Revista Faro Normalista 6, 18 de mayo 2024Revista Faro Normalista 6, 18 de mayo 2024
Revista Faro Normalista 6, 18 de mayo 2024
 
Síndrome piramidal 2024 según alvarez, farrera y wuani
Síndrome piramidal 2024 según alvarez, farrera y wuaniSíndrome piramidal 2024 según alvarez, farrera y wuani
Síndrome piramidal 2024 según alvarez, farrera y wuani
 
a propósito del estado su relevancia y definiciones
a propósito del estado su relevancia y definicionesa propósito del estado su relevancia y definiciones
a propósito del estado su relevancia y definiciones
 
Seguridad y virus informáticos 12°B 2024
Seguridad y virus informáticos 12°B 2024Seguridad y virus informáticos 12°B 2024
Seguridad y virus informáticos 12°B 2024
 
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdfApunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
 
GOBIERNO DE MANUEL ODRIA EL OCHENIO.pptx
GOBIERNO DE MANUEL ODRIA   EL OCHENIO.pptxGOBIERNO DE MANUEL ODRIA   EL OCHENIO.pptx
GOBIERNO DE MANUEL ODRIA EL OCHENIO.pptx
 
Tema 9. Roma. 1º ESO 2014. Ciencias SOciales
Tema 9. Roma. 1º ESO 2014. Ciencias SOcialesTema 9. Roma. 1º ESO 2014. Ciencias SOciales
Tema 9. Roma. 1º ESO 2014. Ciencias SOciales
 
4ª SESION la misión santificadora del Espíritu Santo en la vida de la Iglesi...
4ª SESION  la misión santificadora del Espíritu Santo en la vida de la Iglesi...4ª SESION  la misión santificadora del Espíritu Santo en la vida de la Iglesi...
4ª SESION la misión santificadora del Espíritu Santo en la vida de la Iglesi...
 
Power Point : Motivados por la esperanza
Power Point : Motivados por la esperanzaPower Point : Motivados por la esperanza
Power Point : Motivados por la esperanza
 
Motivados por la esperanza. Esperanza en Jesús
Motivados por la esperanza. Esperanza en JesúsMotivados por la esperanza. Esperanza en Jesús
Motivados por la esperanza. Esperanza en Jesús
 
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdfEdiciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdf
 
MINEDU BASES JUEGOS ESCOLARES DEPORTIVOS PARADEPORTIVOS 2024.docx
MINEDU BASES JUEGOS ESCOLARES DEPORTIVOS PARADEPORTIVOS 2024.docxMINEDU BASES JUEGOS ESCOLARES DEPORTIVOS PARADEPORTIVOS 2024.docx
MINEDU BASES JUEGOS ESCOLARES DEPORTIVOS PARADEPORTIVOS 2024.docx
 
ciclos biogeoquimicas y flujo de materia ecosistemas
ciclos biogeoquimicas y flujo de materia ecosistemasciclos biogeoquimicas y flujo de materia ecosistemas
ciclos biogeoquimicas y flujo de materia ecosistemas
 
EL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 grado
EL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 gradoEL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 grado
EL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 grado
 
ACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLAACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
 
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdfPasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
 
tema 6 2eso 2024. Ciencias Sociales. El final de la Edad Media en la Penínsul...
tema 6 2eso 2024. Ciencias Sociales. El final de la Edad Media en la Penínsul...tema 6 2eso 2024. Ciencias Sociales. El final de la Edad Media en la Penínsul...
tema 6 2eso 2024. Ciencias Sociales. El final de la Edad Media en la Penínsul...
 
flujo de materia y energía ecosistemas.
flujo de materia y  energía ecosistemas.flujo de materia y  energía ecosistemas.
flujo de materia y energía ecosistemas.
 
2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx
2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx
2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx
 

2. batalla de cepeda y tratado del pilar

  • 1. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 1/8 década de 1820 imprimir José Miguel Carrera 1820­1821 William Yates Batalla de Cepeda ­ Tratado del Pilar [Batalla de Cepeda. El tratado del Pilar. Sarratea. Alvear. Carrera se retira a Santa Fe.] Ya era muy entrada la tarde cuando se echaron de ver, uno a otro, los dos ejércitos. Por lo avanzado de la hora, y como los soldados federales se hallaran fatigados de la marcha, se resolvió aplazar el ataque hasta la mañana siguiente, pero,  no  bien  llegada  la  noche,  los  porteños,  pese  a  la  gran  superioridad  del número,  emprendieron  nuevamente  la  marcha  con  el  objeto  de  retirarse  a  San Nicolás.  Los  federales  iniciaron  entonces  la  persecución,  hostilizando  la retaguardia enemiga, que avanzaba con dificultad, por causa de las carretas y los bagajes  que  hacían  casi  imposible  la  retirada.  Con  todo,  sostuvieron  sus guerrillas  y  continuaron  la  marcha  con  intención  de  ocupar  una  posición ventajosa en la Cañada de Cepeda. Llegados allí, hicieron alto. La infantería, que llegaba a unos mil quinientos hombres, formó en cuadro, cubriendo el frente con numerosas carretas y piezas de artillería, colocadas a intervalos convenientes; los flancos, o sea los lados derecho e izquierdo del cuadrado, se hallaban reforzados por  la  caballería,  y  la  cara  posterior  del  cuadro  estaba  protegida  por  la  cañada sobre  la  cual  se  había  formado.  En  esa  posición,  los  porteños  permanecieron hasta que amaneció. Ramírez en persona reconoció el campo, y poco después de salir  el  sol,  todo  estaba  listo  para  un  ataque  general.  Cuando  sonó  el  toque  de carga,  ¡os  federales  avanzaron,  espada  en  mano,  con  denuedo  inaudito,  a  todo correr  de  sus  caballos,  entre  un  nutrido  fuego  de  mosquetería  y  artillería.  La caballería porteña, más confiada en las patas de sus caballos que en el filo de sus espadas,  no  pudiendo  resistir  la  carga,  huyó  desordenadamente,  abandonando su infantería. El mismo Rondeau fue uno de los primeros en huir. La caballería fugitiva fue perseguida, ocasionándosele grandes pérdidas mientras un cuerpo de reserva de ciento cincuenta hombres quedaba en observación de la infantería. El pasto, muy abundante, y seco por el intenso calor de la estación, tomó fuego  con  los  disparos  de  la  artillería  y  en  pocos  minutos  se  extendió  por  el campo todo, un pavoroso incendio. La pérdida de las carretas, de la artillería y demás,  del  enemigo,  era  inminente.  Entonces  atravesaron  los  pantanos,  a retaguardia,  y  ganaron  una  laguna  próxima  donde  se  mantuvieron  mientras  el fuego continuaba más recio, cosa de tres horas. El viento había disminuido ya, y los  federales  volvieron  de  perseguir  a  una  parte  de  los  enemigos  fugitivos, logrando con sus esfuerzos hacer cesar el tiroteo casi completamente. La  situación  de  la  infantería  enemiga  era  la  más  lastimosa  que  pueda imaginarse: no tenía caballería que la protegiera, estaba sin refuerzos de ninguna clase, ante la inminencia de ser atacada por sus adversarios victoriosos y a siete leguas  por  lo  menos  de  San  Nicolás,  que  era  la  única  posición  en  que  podían tener  esperanza  de  una  posible  defensa.  A  pesar  de  todo,  eran  todavía  muy superiores en número a los federales y la decisión y coraje de los tres oficiales que mandaban,  estaba  a  la  altura  de  las  dificultades  y  peligros  de  la  situación. Balcarce fue intimado a rendirse pero rechazó la intimación con mucha energía y formó a sus hombres en columnas cerradas, con partidas de infantería ligera en
  • 2. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 2/8 los flancos, iniciando en esa actitud defensiva la marcha hacia San Nicolás. Ramírez  formó  su  caballería  en  columnas  de  divisiones  con  el  fin  de atacarlos, y los hubiera concluido, de no haberse negado Carrera a tomar parte en el ataque. Esta actitud de Carrera obedeció a dos motivos: primero, que entre la infantería enemiga, formaban, según pudo advertirlo, seiscientos chilenos, que, por ser los más valerosos, hubieran caído antes que los demás; esperaba Carrera que esos soldados, en pocos días más estarían a sus órdenes, y, destruyéndolos, se hubiera privado él mismo de los contingentes con que después intimidó a sus enemigos.  En  segundo  lugar,  pensó  que,  tratándose  de  soldados  veteranos, mandados  por  jefes  valientes,  disputarían  palmo  a  palmo  el  terreno,  causando muchas  bajas  entre  los  federales  si  éstos  se  obstinaban  en  reducirlos,  y  tal circunstancia obligaría a retardar por algún tiempo las operaciones, puesto que no  podría  rehacerse  el  ejército  sin  retrogradar  a  Santa  Fe  o  Entre  Ríos,  dando tiempo  a  que  se  preparara  nuevamente  el  gobierno  de  Buenos  Aires.  Por  este motivo  Carrera  pensó  que  una  victoria  ganada  sobre  esa  infantería  se  pagaría demasiado cara. Fue  así  que  hostilizaron  la  retaguardia  de  la  columna  por  algunas  pocas leguas.  Muchos  soldados,  a  causa  de  la  extrema  fatiga  en  que  se  hallaban,  se dejaban  caer  al  suelo,  entregándose  a  las  partidas  que  los  amenazaban  por retaguardia.  La  infantería  iba  al  mando  del  coronel  mayor  Balcarce  y  de  los coroneles  Rolón  y  Vidal.  La  disposición  con  que  se  defendieron  y  el  ánimo resuelto que mostraron, les valió mucho crédito, así como fue deshonrosa para el Director Rondeau la fuga vergonzosa con que abandonó el campo.1 Como  solamente  entraron  en  San  Nicolás  novecientos  hombres  de infantería, la pérdida total, entre muertos, heridos y prisioneros, puede calcularse en  trescientos  hombres.  Los  federales  prosiguieron  su  marcha  en  dirección  a Buenos Aires, dejando una escasa fuerza en las vecindades de San Nicolás y San Pedro, para observar las operaciones del enemigo. Rondeau escapó del campo de batalla con uno de sus ayudantes y llegó a Buenos Aires a eso de las cuatro de la mañana del día siguiente. Creíanse los únicos sobrevivientes de la expedición y de ahí  que  dieran  cuenta  al  Congreso  del  espantoso  desastre  sufrido  por  la caballería,  diciendo  que  consideraban  imposible  que  hubiera  salvado  de  la derrota la infantería. Como a las siete de la mañana se publicó por las calles un bando en que se anunciaba al pueblo el funesto desastre que la patria acababa de sufrir, con la pérdida total de su infantería y caballería en la batalla de Cepeda, “del que había escapado únicamente el gobernador para traer el parte”. Este  bando  era  más  a  propósito  para  preparar  el  ánimo  a  la  resignación cristiana,  en  el  trance  que  se  atravesaba,  que  para  exhortar  al  esfuerzo  y  a  la defensa de la Capital. Ningún preparativo inmediato se hacía en ese sentido por el  gobierno.  La  consternación  y  el  espanto  reinaban  en  la  ciudad.  Se  llegó  al absurdo de creer que el grueso del ejército federal podría avanzar con la rapidez de un chasque y entrar esa misma noche en la ciudad. Es  de  notar  que  fue  esta  la  primera  y  casi  única  vez  que  el  gobierno  de Buenos  Aires  reconoció  la  derrota  de  sus  fuerzas,  aunque  sus  ejércitos  habían sufrido una serie ininterrumpida de desastres, debido a la inepcia y cobardía de sus jefes. No obstante haber perdido la Banda Oriental, Entre Ríos, Santa Fe y todas  las  ciudades  del  Alto  Perú,  todavía  las  gacetas  aparecían  llenos  de pormenores  falsos  e  imaginarios  sobre  las  victorias  obtenidas  y  se  daban pretextos al público hablando de la necesidad de enviar inmediatos refuerzos. Sin embargo, esta última calamidad dio lugar a una descripción, más que completa, exagerada, de las pérdidas sufridas.
  • 3. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 3/8 He  aquí  que  dos  días  después,  llega  un  expreso  de  San  Nicolás  con despachos de Balcarce. La infantería veterana existía! Inmediatamente se dio a la publicidad una proclama, desmintiendo de plano los informes de Rondeau. Era verdad  que  el  Director  y  su  Ayudante  con  toda  la  caballería  habían  sido perseguidos por espacio de cinco leguas, pero, eso no obstante, el ejército estaba reorganizado  y,  en  rigor,  “sus  conciudadanos  y  soldados  se  habían  cubierto  de laureles inmortales y derrotado al enemigo”. Pero  ya  la  primera  confesión  se  había  aceptado  como  verídica,  y  nunca como entonces el pueblo había creído en una noticia oficial. Acostumbrado a las falsedades  e  imposturas  de  la  prensa,  ahora  veía  la  necesidad  de  aprender  a juzgar por sí mismo. Sabíase que el ejército avanzaba en dirección a la ciudad y no  era  concebible  que  un  enemigo  derrotado  en  la  forma  anunciada  por  el congreso, pudiera todavía continuar su avance. Esta última proclama se expidió con  el  fin  de  levantar  una  contribución  de  guerra  y  pagar  a  los  cívicos, constituyéndolos  en  defensores  del  congreso  que  peligraba;  este  propósito fracasó,  porque  el  pueblo  tenía  formada  idea  exacta  sobre  sus  imbéciles  y corrompidos gobernantes. Esperaba con ansiedad la hora en que todos se vieran libres de su opresión. En  esta  situación  tan  desfavorable,  el  gobierno  recordó  los  servicios  y  las aptitudes  de  don  Estanislao  Soler,  a  quien  había  postergado  por  largo  tiempo, prescindiendo  de  sus  servicios.  Soler  vivía  ahora  en  su  quinta,  en  el  campo, olvidado y oscuro, aunque había sido Brigadier General y merecido la gratitud del país por su campaña en la Banda Oriental y en el sitio de Montevideo. En  tiempo  en  que  no  se  ofrecían  esta  clase  de  honores,  abundaban  en Buenos  Aires  los  candidatos  al  poder,  pero  ahora,  el  temor  al  peligro  se sobreponía a la ambición de gloria, y no había un hombre que se ofreciera para salvar al país. El  congreso  llamó  a  Soler,  y  habiéndose  presentado  inmediatamente,  le pidieron que se pusiera al frente de todas las fuerzas que pudiera reunir. Soler aceptó lo que se le proponía, —recordando acaso las anteriores injusticias—, pero no hizo ninguna alusión a ellas. La opinión pública de Buenos Aires estaba por completo en favor de Soler y éste fue congratulado por todos al reincorporarse al servicio. En pocos días reunió sobre tres mil hombres para llevarlos al combate y estableció  su  cuartel  general  en  Puente  de  Márquez,  a  siete  leguas  de  Buenos Aires. El ejército federal acampaba en el Pilar, distante ocho leguas de Puente de Márquez.  Se  concluyó  un  armisticio  por  el  término  de  catorce  días,  pero  los federales, antes de adelantar ninguna proposición de paz, exigieron la disolución del congreso. Soler intimó esa orden y la ciudad vio complacida la disolución de la Asamblea. 2 Las  provincias  de  Tucumán,  Salta,  Santiago  del  Estero,  Catamarca,  La Rioja y San Luis, se declararon independientes de Buenos Aires.3 Después  que  fue  disuelto  el  congreso  de  Buenos  Aires,  el  poder  supremo recayó  en  el  Cabildo,  presidido  por  don  Pedro  Aguirre,  Alcalde  de  Primer  Voto. Abriéronse  las  negociaciones  para  un  tratado  de  paz  y  tras  algunos  días  de conferencias, fueron aceptadas las propuestas firmándose por ambas partes los artículos del tratado del Pilar, en la forma siguiente: “Que  la  guerra  sostenida  por  los  federales  contra  el  gobierno  de  Buenos Aires y sus aliados en las Provincias Unidas, era justa en toda la extensión de la palabra  y  tenía  por  único  fin  y  objeto,  la  emancipación  general  de  América,  no solamente del extranjero, sino también del opresivo yugo doméstico, todavía más
  • 4. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 4/8 mezquino e irritante. “Que  la  subsistencia  de  muchos  pequeños  estados  independientes  y colindantes  entre  sí,  era  contrario  al  orden,  a  la  paz  y  a  la  prosperidad  de  la Nación,  siendo  inevitable  la  guerra,  mientras  un  gobernador  mantuviera pretensiones  exorbitantes y una fuerza militar bajo su mando. “Que el preventivo más eficaz contra esos desórdenes, era la instauración de un gobierno federal porque concentraría las finanzas y las fuerzas de la Nación bajo un Director o Presidente, elegido en la forma más constitucional y Justa. “Que  en  cada  una  de  las  provincias  federales  sería  elegida  una  asamblea por los votos imparciales de sus electores. De entre cada una de esas asambleas, se  elegirían  uno  o  dos  diputados,  (según  la  población  de  la  provincia representada), como miembros de un congreso general a reunirse en el convento de San Lorenzo, provincia de Santa Fe, —dada su situación más central—, setenta días  después  de  firmado  el  tratado  y  entonces  sería  el  caso  de  elegir  entre  sus miembros  el  dicho  presidente  y  dictar  las  leyes  generales  que  se  estimaran necesarias al bien público. Que no debería subsistir ni sombra de opresión en ese congreso  y  toda  fuerza  militar  se  retiraría  a  veinte  leguas  de  distancia,  por  lo menos. ''Que  vista  la  gran  extensión  de  los  territorios  que  involucraba  el  tratado, serían  consideradas  las  características  locales  y  particularismos  de  cada provincia,  que  pudieran  influir  en  sus  leyes  y  costumbres,  por  lo  que  se  hacía menester  que  cada  estado  se  gobernara  según  leyes  dictadas  por  sus  propias asambleas  y  que  las  leyes  dictadas  por  el  congreso  tendrían  por  finalidad  la utilidad general de las provincias, colectivamente. “Que únicamente podrían disponer del tesoro y las fuerzas de la Nación, el Presidente  y  el  Congreso.  Ninguna  provincia  en  particular,  podría  organizar, reunir  o  disciplinar  soldados  o  milicias,  sino  por  orden  del  gobierno  general  y cuando tales soldados o milicias se reunieran y organizaran, debían estar sujetas a presentarse allí donde se considerase necesaria su presencia. “Que  don  Manuel  de  Sarratea,  sería  nombrado  por  ahora  gobernador  de Buenos Aires, hasta que más adelante fuera conocida la voluntad de la asamblea de la provincia. “Que  el  ejército  federal  se  retiraría  de  la  provincia  de  Buenos  Aires  por divisiones  que  no  excedieran  de  doscientos  hombres  cada  una,  por  la  mayor comodidad  para  provisionarlas  durante  su  regreso;  la  primera  división  se pondría en marcha tres días después de esa fecha y las subsiguientes divisiones partirían con intervalos que no excedieran de ocho días”.4 Sarratea  tomó  posesión  de  su  cargo  tranquilamente,  de  acuerdo  a  los términos  del  tratado  y  se  despacharon  circulares  a  las  provincias  solicitando  el envío de diputados para la fecha convenida. Carrera fue instado por los más respetables ciudadanos de Buenos Aires a que  aceptara  el  gobierno.  Ramírez  también  hizo  presente  que  no  podía  tenerse ninguna  confianza  en  un  pueblo  que  había  sido  enemigo  por  tanto  tiempo, mientras  estuviera  gobernado  por  un  porteño,  y  le  aconsejó  que  se  proclamara gobernador,  apoyándose  en  las  tropas  dignas  de  confianza,  vengando  los agravios  e  indignidades  de  que  había  sido  víctima.  Si  Carrera  hubiera  sido movido por la ambición, en vez de inspirarse en el bien de su patria, no habría perdido  tan  excelente  oportunidad  de  encumbrarse,  pero  él  no  aspiraba  a  un poder  sin  control  ni  limites  sobre  sus  compatriotas;  sus  esfuerzos  se  dirigían
  • 5. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 5/8 solamente a Chile y a su felicidad; nada deseaba fuera de sus límites.5 Carrera  confiaba  en  ver  establecida  una  forma  más  liberal  de  gobierno representativo  y  esperaba  con  impaciencia  la  reunión  del  congreso  de  San Lorenzo, donde con su elocuencia, sus aptitudes y la rectitud de su conducta, se hubiera  allanado  el  camino  para  reparar  sus  errores  y  castigar  a  quienes  lo difamaban,  tiranizando  a  su  patria.  De  haberse  reunido  el  congreso,  es  de suponer que hubiera suministrado a Carrera todo lo necesario para su expedición a Chile, el cual una vez regenerado se hubiera reunido a la Confederación. La  América,  unida  de  este  modo,  bajo  el  mando  de  algún  jefe  capaz  de dirigir las operaciones, hubiera cambiado muy pronto su aspecto anárquico, y al caos político hubiera sucedido un gobierno organizado, si bien imperfecto en sus primeros  pasos,  por  lo  menos  bajo  una  forma  favorable,  susceptible  de  servir como base a la futura grandeza de América. Balcarce, que se había procurado transportes en San Nicolás, embarcó sus tropas y vino río abajo hasta Buenos Aires. Ya era muy entrada la noche cuando desembarcó, y marchando de inmediato a la plaza, formó sus tropas, reunió en el centro  a  los  coroneles  y  capitanes  y  les  dirigió  una  arenga  sobre  la  ominosa sumisión a que había sido reducida la ciudad y su territorio, tan gloriosos otrora. Protestó  que  estaba  todavía  en  condiciones  de  rescatar  con  sus  fuerzas  a  sus habitantes de las manos de sus enemigos y restaurarlos a su antiguo poder. Soler, French, Pagola y varios otros oficiales del nuevo gobierno se hallaban presentes, pero consideraron inoportuno el momento, e inadecuado el lugar, para defender  las  últimas  medidas  adoptadas  o  para  discutir  sus  ventajas,  y  así,  se retiraron  tan  pronto  como  se  los  permitió  su  decoro.  La  elocuencia  del  general Balcarce logró el efecto deseado en aquella reunión militar. Estaban todos muy orgullosos de su comportamiento anterior y conscientes de sus méritos, lo que les hacía  considerarse  acreedores  a  mucho  más,  por  la  conducta  demostrada  en Cepeda.  Después  de  algunas  especiosas  promesas  de  pago,  etc.,  oficiales  y soldados consintieron en acompañar a Balcarce y en la mañana siguiente éste fue reconocido  en  el  Cabildo  como  capitán  general  de  la  provincia,  etc.6  La corporación del Cabildo no pudo resistirse a Balcarce, los votos emitidos fueron todos  forzados  porque  el  vestíbulo  estaba  lleno  de  oficiales  y  frente  al  Cabildo, como en toda la plaza, se hallaban filas de soldados, listos para entrar en acción, caso de surgir una dificultad cualquiera contra su jefe. Sarratea,  Soler,  Bellino,  French,  Pagola,  Martínez  y  todos  los  oficiales  de Buenos  Aires,  excepto  los  pertenecientes  a  los  dos  batallones  de  Balcarce,  se trasladaron al Pilar, donde Ramírez todavía permanecía con doscientos hombres. Yo me contaba entre esos oficiales.7 Estuvimos dos días en el Pilar y durante ese tiempo  se  nos  reunió  un  gran  número  de  ciudadanos  de  Buenos  Aires,  que habían seguido a Sarratea y sus oficiales, demostrando de ese modo su adhesión al gobierno. Con  un  cuerpo  de  doscientos  soldados,  muchos  oficiales  y  un  grupo heterogéneo de ciudadanos, nos pusimos en marcha hacia Buenos Aires y en dos días llegamos a los suburbios de la ciudad. Esa misma noche, Carrera y Ramírez, con  una  guardia  de  cuarenta  hombres,  entraron  en  Buenos  Aires  e inmediatamente  se  les  reunieron  la  artillería,  los  dragones  y  los  regimientos  de granaderos. Los cívicos y la mayor parte de los ciudadanos se unieron a nosotros en los corrales de Miserere, esa misma noche. Balcarce,  viendo  que  todos  los  ciudadanos  y  soldados  —menos  los
  • 6. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 6/8 batallones  que  le  pertenecían—,  le  abandonaban,  se  encerró  en  el  Fuerte;  sus soldados,  que  dos  días  antes  habían  jurado  sostenerlo,  vieron  ahora  que  era totalmente imposible hacerlo y pensaron en rendir la fortaleza. Sin embargo, los muros  estaban  defendidos  por  algunas  partidas  que  hicieron  fuego  sobre  unos pocos soldados que se divertían en galopar frente a ellos. Balcarce, Rolón, Vidal y unos pocos más escaparon por una puerta privada que daba sobre el río, y allí se embarcaron en un bote, después de apoderarse de $ 14.000 que estaban en las cajas  del  Estado,  a  fin  de  costear  sus  gastos  en  Montevideo,  o  dondequiera  los llevara su mala fortuna. Tan  pronto  como  se  supo  en  el  Fuerte  la  fuga  del  gobernador  y  de  sus principales  oficiales,  enviaron  desde  allí  un  parlamentario  a  los  jefes  federales, proponiendo  la  rendición  y  solicitando  el  indulto,  lo  que  se  les  garantizó.  Se abrieron entonces las puertas de la fortaleza, de par en par, salieron las tropas, y formaron en las filas de Soler. Todos  los  asuntos  de  gobierno  se  organizaron  nuevamente  según  lo determinado en la Convención del Pilar. Una vez la ciudad tranquila, Ramírez se retiro  a  los  Santos  Lugares,  donde  acampó  durante  seis  o  siete  días.  Carrera permaneció  en  Buenos  Aires  con  Sarratea,  lo  que  le  permitió  sacar  todos  los soldados  chilenos  de  los  regimientos  en  que  servían,  y  con  ellos  y  unos  pocos oficiales,  el  coronel  Benavente  formó  un  regimiento  de  húsares  que  tuvo  como cuartel una espaciosa casa de campo, situada como a una legua de la capital. Alvear, que había precedido a Pueyrredón en el gobierno de Buenos Aires, consideró oportuno el momento para volver de su destierro, pero a su llegada a Buenos  Aires  fue  arrestado  por  Soler.  8  Alvear  había  servido  con  Carrera  en Europa, donde vivieron juntos, en términos de amistad íntima y esa intimidad se había  renovado  cuando  residieron  en  Montevideo.  Este  fue  el  motivo  de  que Carrera  le  hiciera  poner  en  libertad,  haciendo  valer  su  influencia  para encumbrarlo en Buenos Aires. Por otra parte, como Alvear fue el primero en formar el ejército de Buenos Aires  sobre  una  base  respetable  y  el  único  director  que  pagó  siempre  los soldados,  no  halló  muchas  dificultades  para  tramar  una  revolución.  Todas  las tropas  se  congregaron  en  el  Retiro,  en  los  suburbios,  y  proclamaron  general  a Alvear, deponiendo a Soler. Entonces  los  cívicos,  bajo  el  mando  de  Soler,  su  jefe  favorito,  tomaron armas  contra  Alvear  y  el  ejército  de  línea,  que  abandonó  la  ciudad  viniendo  a nuestro  campamento  con  la  esperanza  de  que  Carrera  tomara  partido  en  su favor, o le prestara algún apoyo en la revolución. Ramírez iba en marcha rumbo a Entre Ríos, donde se hacía necesaria su presencia y su ejército, porque Artigas dirigía sus marchas a la frontera de la provincia. 9 Nosotros estábamos también para  marchar,  al  día  siguiente,  con  destino  a  Santa  Fe,  donde  Carrera  había resuelto acampar durante el invierno. Alvear pidió a Carrera que retornara a la ciudad y le hiciera reconocer como jefe  del  ejército  porteño.  Carrera  se  rehusó  a  tomar  parte  alguna  en  esa revolución, pero le hizo presente que, en caso de verse obligado a huir, él podría retroceder  a  prestarle  auxilio.  Las  tropas  de  Alvear,  viendo  que  Carrera  no  les prestaba  apoyo,  pensaron  en  abandonar  a  su  jefe  y  entregarse  a  Soler  que marchaba tras ellas con sus cívicos. Algunos  pocos  subalternos  encabezaron  a  los  soldados,  y  en  la  mañana siguiente,  al  pasarse  revista,  usurparon  el  mando,  diciendo  a  los  oficiales restantes de Alvear, que podían optar entre seguir con sus respectivos batallones
  • 7. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 7/8 o  permanecer  al  lado  de  Alvear.  Con  esto,  iniciaron  el  regreso  a  Buenos  Aires. Alvear  pidió  a  Carrera  que  les  cortara  la  retirada,  pero  éste  insistió  en  no comprometerse por cuestiones ajenas y de esa manera, los batallones de Alvear se  retiraron  sin  ser  molestados.  Alvear,  con  siete  coroneles  y  cuarenta  y  siete oficiales, incluyendo tenientes coroneles y mayores, siguieron nuestro regimiento con sus asistentes y unos pocos soldados que no quisieron volver a Buenos Aires. Ramírez  prosiguió  sus  marchas  a  Entre  Ríos  y  nosotros  nos  dirigimos  a Santa Fe. Nada ocurrió en la marcha digno de mencionarse. Acampamos en el Rincón  de  Grondona,  ángulo  de  tierra  formado  por  la  confluencia  de  los  ríos Carcarañá y Paraná, cubierto de bosques, y con muy buenos pastos para nuestro ganado  y  caballadas.  Los  oficiales  de  Alvear,  que  se  hallaban  bajo  nuestra protección, formaron su campamento como a una legua más abajo de nosotros, en  la  costa  del  río  Paraná.  Ramírez  atravesó  el  río,  hacia  la  Bajada,  donde  fue recibido con toda clase de demostraciones de alegría por sus convecinos. Permanecimos dos meses en nuestro campamento, y durante ese tiempo, los soldados hacían ejercicios de caballería y se ensayaban en las cargas y otras maniobras.  Subieron  por  el  río  dos  bergantines  y  algunos  botes  armados, conduciendo  armas,  municiones,  vestuarios  y  dinero,  que  venían  dirigidos  a Carrera y destinados a nuestro regimiento. Las armas, municiones y vestuarios que  sobraron,  fueron  obsequiados  a  Ramírez  por  Carrera,  y  los  oficiales  y marineros quedaron en los barcos para auxiliar a Ramírez en el río. Mientras estábamos en ese paraje, vino a nuestro campamento un capitán, de  Buenos  Aires,  con  cartas  del  coronel  Dorrego,  informando  a  Carrera  de  que Soler había depuesto a Sarratea por medio de una revolución y los habitantes de la ciudad se veían reducidos al estado más miserable que hasta entonces habían soportado.  10  Soler  se  había  proclamado  Capitán  General  de  la  provincia, marchando  a  Lujan,  con  nuevas  tropas  organizadas,  había  formado  un campamento,  a  una  legua  más  o  menos  de  la  ciudad,  donde  ejercitaba  sus tropas,  y  había  obligado  al  Cabildo  de  Buenos  Aires  a  imponer  al  pueblo  una contribución semanal para pago y sostén de su base militar. Llegó también un oficial  francés,  con  correspondencia  de  Chile,  solicitando  inmediato  auxilio  de Carrera en favor de ese país para apoyar una revolución que había de estallar tan pronto como se supiera que él se encontraba al frente de una fuerza cualquiera. Como  la  estación  estaba  muy  avanzada  para  cruzar  los  Andes,  los revolucionarios  se  vieron  obligados  a  desistir  y  un  pariente  lejano  de  Carrera denunció el plan a O’Higgins, lo que trajo como consecuencia que varias personas de las más espectables fueran desterradas a diferentes sitios, y cuarenta de los principales oficiales comprometidos, cargados de grillos, fueran llevados a Nueva Granada,  con  cartas  para  Bolívar,  dándole  cuenta  de  los  delitos  que  habían cometido. Ofrecíasele a Bolívar una indemnización por parte de Chile, por todos los gastos que se hicieran para guardar los reos en prisiones seguras. Los dichos oficiales  eran  adictos  a  las  libertades  de  su  patria,  y  si  bien  esto  en  Chile constituía  delito,  en  Colombia  era  la  mejor  recomendación  que  pudieran presentar.  De  manera  que,  no  sólo  no  continuaron  engrillados,  sino  que  de inmediato se vieron libres de la carga que soportaban y se les proveyó de todo lo necesario. Los oficiales que quisieron entrar al servicio de Colombia, obtuvieron un  destino,  inmediatamente.  Bolívar  respondió,  como  contestación  al  oficio  de O’Higgins, que proveería de todo lo necesario a la seguridad y comodidad de los infortunados oficiales en todo lo que estuviera a sus alcances, sin aceptar de Chile ninguna indemnización, agregando que todos aquellos americanos de mérito que Chile  considerase  como  una  amenaza  o  una  carga,  pedía  que  se  mandaran  a Colombia, donde encontrarían siempre seguro asilo. A esto añadía que, el suelo
  • 8. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=222 8/8 de los Provincias Unidas y Chile, ya se había manchado bastante con la sangre de  ciudadanos  y  soldados  dignos.  Esta  contestación  de  Bolívar,  pareció  sonar muy  mal  en  los  oídos  de  un  gobierno  acostumbrado  únicamente  a  la  lisonja  y aunque  salieron,  después,  muchos  exilados  de  Chile,  ninguno  fue  mandado  a Colombia  porque  este  país  perdió  todo  crédito  para  el  gobierno  chileno,  como lugar de destierro. El  regimiento  N.°  1,  de  los  Andes,  cuyo  coronel  era  Al­varado,  había  sido dejado en San Juan, a don Juan Rosas, 11 gobernador de la ciudad. Se componía de  cuatrocientos  dragones  y  quinientos  hombres  de  infantería  ligera.  Estos  se declararon independientes de San Martín, depusieron al gobernador Rosas, y, a pedido  de  la  ciudad,  colocaron  en  su  lugar  a  don  Mariano  Mendizábal  que  se declaró  inmediatamente  en  favor  de  Carrera,  enviando  al  Teniente  Coronel Morillo con despachos en los que le invitaba a establecer sus cuarteles de invierno en San Juan y le ofrecía alojamiento, provisiones, dinero y fuerzas auxiliares para cruzar los Andes en la primavera próxima, siempre que tales auxilios le fueran necesarios. Ramírez también mandó un Ayudante a nuestro campamento, pidiéndole a Carrera que cruzara el Paraná, porque Artigas había iniciado las hostilidades 12. De  esta  suerte,  Carrera  tenía  en  su  campamento  cuatro  embajadas  al  mismo tiempo, todas las cuales solicitaban su ayuda en sitios diferentes: Buenos Aires, Chile, San Juan y Entre Ríos. A Chile no podría pasar hasta la primavera, en San Juan su presencia no era necesaria, y además no parecía bien marcharse a pasar el tiempo en el ocio y la  inacción,  dejando  a  su  amigo  Ramírez  envuelto  en  una  guerra  peligrosa.  Su experiencia  le  decía  que  en  Buenos  Aires  le  sería  fácil  restaurar  las  cosas  a  su estado  anterior  en  poco  tiempo,  porque  los  porteños  se  mostraban  dóciles  en extremo cuando los amenazaba de cerca el enemigo. Por el contrario, creía que la guerra entre Ramírez y Artigas sería larga y cruenta. En consecuencia, se dispuso a marchar en ayuda de Buenos Aires, donde esperaba dejar todo pacificado en el plazo de un mes, a lo más, y después cruzaría el Paraná, con todas las fuerzas que pudiera reunir para auxiliar a Ramírez. Don Estanislao López, gobernador de la provincia de Santa Fe, entró también en la empresa y acompañó a Carrera con cuatrocientos hombres.13 Antes de marchar a Buenos Aires se mandaron algunos pertrechos a nuestros aliados de San Juan, porque se hallaban en peligro de ser atacados por una fuerza que se estaba levantando en Mendoza.