SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 13
Descargar para leer sin conexión
EL	PACTO	DE	GRACIA	
	
	
	
¿QUÉ	ES	UN	PACTO?	
	
	
Un	pacto	es	un	‘acuerdo’	o	una	‘alianza’	entre	dos	(o	más)	personas.	Algunos	ejemplos	
de	pactos	en	la	Biblia:	
Entre	hombres	(David	y	Jonatán)	‐	1	Sam.	18:1‐3.	
Entre	grupos	o	naciones	‐	Josué	9:1‐19.	
Entre	Dios	y	Abraham	‐	Gen.	17:3‐8.		
	
La	palabra	‘pacto’	en	el	idioma	hebreo	es	‫(	תירב‬berith),	significa	‘cortar’.	En	Génesis	15	vemos	que	Dios	
hace	pacto	con	Abraham	y	la	señal	de	ese	pacto	es	el	corte	de	los	animales;	luego	Dios	pasando	entre	los	
animales	cortados	por	la	mitad.	En	Génesis	17,	la	señal	del	pacto	entre	Abraham	y	Dios	es	el	corte	del	
prepucio,	en	la	circuncisión.	
El	equivalente	de	la	palabra	hebrea	‫(	תירב‬berith),	en	griego	es	 (suntheke), esta	palabra hace	
hincapié	en	un	acuerdo	o	contrato	entre	dos	partes.	Suntheke	significa	‘poner	juntos’,	o	‘pacto’,	ya	sea	entre	
individuos	o	naciones.	Aparece	a	menudo	en	plural	refiriéndose	al	‘convenio	constitutivo’,	es	decir,	los	
‘términos	del	acuerdo’,	‘contrato’	o	‘tratado.	Suntheke		se	emplea	para	traducir	como	‘pacto’	en	2	Reyes	
17:15	e	Isaías	28:15,	y	‘acuerdo’	en	Daniel	11:6.	Sólo	en	el	primero	de	estos	pasajes	se	refiere	al	pacto	
de	Dios	con	Israel.	
Cuando	los	traductores	del	Antiguo	Testamento	tradujeron	la	Septuaginta	‐	LXX	(versión	griega	del	AT),	
en	lugar	de	utilizar	la	palabra	natural	para	pacto	 (suntheke), optaron	por	la	palabra		
‘diatheke’,	para	hacer	énfasis	en	el	carácter	Soberano	de	Dios	en	los	pactos	bíblicos.		El	significado	de	
	‘diatheke’	es	‘última	voluntad’,	‘testamento’	y	‘pacto’.	Ejemplo:	Hebreos	9:16	“Porque	donde	hay	
‘testamento’	(διαθηκη),	es	necesario	que	intervenga	muerte	del	testador”.	
Pero	en	el	Nuevo	Testamento	la	palabra		‘diatheke’	es	traducida	generalmente	como	‘pacto’.	
Ejemplos:	1	Cor.	11:25	“Asimismo	tomó	también	la	copa,	después	de	haber	cenado,	diciendo:	Esta	copa	es	el	nuevo	
pacto	en	mi	sangre…”;	Heb.	7:22	“Por	tanto,	Jesús	es	hecho	fiador	de	un	mejor	pacto”.	;	Heb.	12:24	“a	Jesús	el	Mediador	
del	nuevo	pacto…”,	etc.	
La	palabra	griega		‘diatheke’,	se	tradujo	al	latín	como	“testamentum”	(testamento),	y	así	es	como	
nos	llega	la	idea	de	que	la	Biblia	se	divide	en	Antiguo	y	Nuevo	Testamento	en	lugar	de	“pactos”.	
	
	
¿QUÉ	ES	EL	PACTO	DE	GRACIA?	
		
	
Aunque	la	frase	"pacto	de	la	gracia"	no	existe	en	las	Escrituras,	sin	embargo	enseña	que	Sí	existe.	El	Pacto	
de	Gracia	es	la	aplicación	del	plan	de	salvación	de	Dios	a	los	hombres.	
	
El	Pacto	de	Gracia	está	fundamentado	en	dos	hechos:	
El	primer	hecho	es	la	situación	de	pecado	del	hombre,	quién	heredó	de	Adán	su	naturaleza	pecaminosa,	
y	no	tiene	el	deseo	ni	la	capacidad	de	agradar	a	Dios	por	sí	mismo,	por	lo	tanto	está	condenado.	
El	segundo	hecho	es	el	amor,	la	gracia	y	misericordia	de	Dios	quién	tomó	la	decisión	de	redimir	al	hombre.	
Para	ello	Dios	llevó	a	cabo	un	acuerdo	en	la	eternidad	entre	las	tres	personas	de	la	Deidad.	Dios	decidió	
suministrar	todo	lo	necesario	para	la	salvación	del	hombre	a	través	de	Cristo.	
El	Pacto	de	Gracia	entró	en	acción	inmediatamente	después	de	la	caída	de	Adán,	en	Génesis	3:15.	En	
cuanto	el	hombre	cayó,	Cristo	entró	en	su	obra	mediadora.	Cristo,	el	eterno	Hijo	de	Dios	se	vistió	de	su	
carácter	mediador	y	se	puso	inmediatamente	entre	una	Majestad	santa,	infinita	y	ofendida	y	la	humanidad
ofensora.	Fue	aceptado	en	este	rol,	impidiendo	así	que	la	ira	ejecutaría	la	maldición	que	el	hombre	había	
traído	sobre	sí.	
El	Pacto	de	Gracia	se	compone	de	una	serie	de	Seis	Pactos	consecutivos	que	Dios	hizo	con	los	hombres,	y	
se	construyen	uno	sobre	otro,	y	se	van	agregando	algo	al	pacto	anterior.	El	Pacto	de	Gracia	llegó	a	su	punto	
más	alto	en	el	Nuevo	Pacto	en	Cristo.	
	
	
LOS	DISTINTOS	PACTOS	QUE	CONFORMAN	EL	PACTO	DE	GRACIA	
	
	
Dios	se	ha	relacionado	con	el	hombre	a	través	de	pactos.	Estos	
seis	pactos	que	conforman	el	Pacto	de	Gracia	pueden	dividirse	
en	dos	grandes	pactos:	El	Antiguo	Pacto	(Adán,	Noé,	
Abraham,	Moisés	y	David)	y	el	Nuevo	Pacto	(Cristo).	
	
	
	
1..	EL	PACTO	CON	ADÁN	
	
Pacto	de	obras	
	
	
El	primer	pacto	fue	entre	Dios	y	Adán.	Dios	entró	en	un	pacto	que	requería	la	
perfecta	obediencia	de	Adán.	Adán	recibió	la	orden	de	no	comer	el	árbol	de	la	
ciencia	del	bien	y	del	mal	(Génesis	2:16‐17).	Si	él	rompía	el	pacto,	iba	a	morir;	si	
obedecía,	viviría.	Este	pacto	se	conoce	como	"pacto	de	las	obras",	porque	el	
éxito	de	este	pacto	se	basaba	en	la	obediencia	de	Adán.	Este	pacto	fue	hecho	con	
Adán	 y	 con	 toda	 su	 descendencia,	 ya	 que	 toda	 la	 raza	 humana	 	 estuvo	
representada	en	Adán.	
Adán	 falló	 en	 esta	 prueba	 y	 como	 resultado	 fue	 condenado	 él	 y	 toda	 su	
descendencia.	(Romanos	5:12).	
Pablo	 también	 describe	 la	 situación	 del	 hombre	 como	 consecuencia	 del	 pecado	 de	 Adán.	 Efesios	 2:12	
“En	aquel	tiempo	estabais	sin	Cristo,	alejados	de	la	ciudadanía	de	Israel	y	ajenos	a	los	pactos	de	la	promesa,	SIN	
ESPERANZA	Y	SIN	DIOS	en	el	mundo”.	
	
Ante	esta	situación	de	desesperanza	y	condenación,	Dios	pone	en	acción	Su	Pacto	de	Gracia	con	Adán	y	
su	descendencia.	
	
En	Génesis	3:15,	inmediatamente	después	de	la	caída,	Dios	promete	redimirle	levantando	una	simiente	
de	la	mujer	(Jesús),	quien	vencería	al	diablo	al	morir,	resucitar	y	ascender	al	cielo	y	vendría	a	derrotarlo	
completamente	en	su	segunda	venida.	
	
Romanos	16:20	“Y	el	Dios	de	paz	aplastará	en	breve	a	Satanás	bajo	vuestros	pies.	La	gracia	de	nuestro	Señor	Jesucristo	
sea	con	vosotros”.	
	
1	Corintios	15:22	“Porque	así	como	en	Adán	todos	mueren,	también	en	Cristo	todos	serán	vivificados”.	
	
1	Juan	3:8b	“…Para	esto	apareció	el	Hijo	de	Dios,	para	deshacer	las	obras	del	diablo”.	
	
Cuando	decimos	que	el	Pacto	es	de	Gracia,	es	porque	el	hombre	no	mereció	ser	beneficiario	de	este	pacto.	
Se	hace	merecedor	de	este	Pacto	de	Gracia	en	virtud	de	la	justicia	de	Cristo,	que	le	es	imputada	cuando	
cree	en	Él;	quien	sí	cumplió	todas	las	exigencias	de	la	ley.	Este	pacto	de	Gracia	se	iría	aclarando	más	y	
perfeccionado	en	los	pactos	siguientes	que	Dios	iría	realizando.
2..	EL	PACTO	CON	NOÉ	
	
Pacto	de	Preservación.	Génesis	9:1‐17	
	
La	historia	bíblica	posterior	muestra	la	continua	degeneración	de	
los	desendientes	de	Adán	y	Eva;	salvo	la	línea	de	su	hijo	Set,	“Y a
Set también le nació un hijo, y llamó su nombre Enós. Entonces los
hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová”.	Génesis	4:26.	
De	esta	línea	vienen	Enoc	y	Noé,	Génesis	5.	A	pesar	de	la	bondad	
de	Dios	y	su	gracia	contenedora,	la	maldad	del	mundo	trajo	juicio,	
por	el	cual	es	destruido	por	un	diluvio.	Sólo	son	salvados	Noé	y	su	
familia.	 Dios	 prometió	 establecer	 su	 pacto	 con	 Noé	 y	 sus	
descendientes	Génesis	9:8‐17,	porque	Noé	“halló	gracia	ante	los	
ojos	de	Jehová”	Génesis	6:8.	No	porque	Noé	merecía	esta	salvación,	
sino	por	la	gracia	del	pacto	que	Dios	había	hecho	en	Génesis	3:15.	
	
Elementos	del	Pacto	de	Dios	con	Noé:	
	
 La	provisión	de	un	medio	de	seguridad.	Dios	dispuso	la	construcción	del	arca,	que	sería	el	medio	de	
salvación.	 Dios	 instruyó	 a	 Noé	 realizar	 ciertas	 acciones	 y	 el	 cumplimiento	 de	 ello	 fue	 la	 condición	
indispensable	para	el	cumplimiento	de	la	gracia	prevista	en	el	pacto.	Noé	disfrutó	de	la	gracia	del	pacto	
a	través	de	la	fe,	según	Hebreos	11:7	"por	fe	Noé,	cuando	fue	advertido	por	Dios	de	las	cosas	que	aún	no	
se	veían,	con	temor	preparó	el	arca	en	que	su	familia	se	salvase;	y	por	esa	fe	condenó	al	mundo,	y	fue	hecho	
heredero	de	la	justicia	que	viene	por	la	fe".	
	
 Un	trato	familiar.	No	fue	sólo	Noé	quien	fue	salvado,	
sino	su	esposa,	sus	hijos	y	sus	nueras.	
	
 La	conservación	de	la	tierra.	(Génesis	8:20‐22).	No	
habrá	 más	 juicio	 de	 este	 tipo	 –	 el	 mundo	 será	
conservado	 mientras	 el	 hombre	 esté	 en	 la	 tierra,	
restaurado	por	Dios.	
	
 La	Señal	del	pacto.	(Génesis	9:12‐13).	El	Arco	Iris,	
es	la	señal	que	Dios	dio	como	se;al	de	Su	pacto,	de	no	
destruir	más	la	tierra	con	diluvio;	esta	señal	operaría	
como	 señal	 para	 Dios,	 para	 recordar	 el	 	 pacto	 que	
había	hecho	con	Noé	y	su	descendencia.	
	
 La	promesa	de	agrandar	las	carpas	de	Sem	(Génesis	9:27	“Engrandezca	Dios	a	Jafet,	Y	habite	en	las	tiendas	
de	Sem”).	Dios	miró	hacia	el	día	en	que	los	hijos	de	Jafet	(los	Gentiles,	según	Génesis	10:5),	entrarían	en	
y	heredarían	la	bendición	de	Set,	el	fiel	hijo	de	Noé.	Aquí	hay	una	clara	indicación	de	que	es	el	propósito	
de	 Dios	 traer	 a	 aquellos	 que	 están	 por	 naturaleza	 afuera	 de	 las	 disposiciones	 de	 la	 gracia	 y	 los	
parámetros	del	pacto	de	Dios,	para	que	disfruten	de	las	bendiciones.	Como	Gentiles	que	confiamos	en	
Cristo,	nosotros	somos	descendientes	de	Jafet	en	las	carpas	de	Sem.	
 De	este	modo,	vemos	el	principio	implícito	en	el	proto‐evangelio	de	Génesis	3:15	ampliado	en	el	pacto	
con	Noé.	
Génesis	3:15	“Y	pondré	enemistad	entre	ti	y	la	mujer,	y	entre	tu	simiente	y	la	simiente	suya;	ésta	te	herirá	en	la	
cabeza,	y	tú	le	herirás	en	el	calcañar”.		
	
La	simiente	de	la	mujer	no	había	venido	aún,	pero	el	linaje	sagrado	estaba	preservado	a	través	de	la	
salvación	de	la	familia	de	Noé,	y	hay	enemistad	continuada	entre	la	simiente	sagrada	y	el	enemigo	de	
Dios.	Así,	el	pacto	con	Noé	construye	sobre	lo	que	vino	antes	y	anticipa	lo	que	está	por	venir.
3..	EL	PACTO	CON	ABRAHAM	
	
El	pueblo	elegido.	Génesis	12:1‐9;	15:1‐18;	17:1‐27	
	
Abraham	fue	el	mejor	de	los	hijos	de	Sem.	En	el	momento	que	Dios	lo	llamó,	
Abraham	vivía	en	Ur	de	los	Caldeos,	‘al	otro	lado	de	la	inundación,	sirviendo	
a	otros	dioses’	Josué	24:2	“Y	dijo	Josué	a	todo	el	pueblo:	Así	dice	Jehová,	Dios	de	
Israel:	Vuestros	padres	habitaron	antiguamente	al	otro	lado	del	río,	esto	es,	Taré,	
padre	 de	 Abraham	 y	 de	 Nacor;	 y	 servían	 a	 dioses	 extraños”.	 Su	 llamado	 y	 la	
revelación	del	pacto	de	gracia	en	el	tiempo	de	los	patriarcas,	es	la	base	de	
todo	 lo	 que	 le	 seguirá,	 precisamente	 por	 las	 promesas	 específicas	 de	
salvación	que	están	expresadas	en	el	trato	que	Dios	tiene	con	Abraham.	
	
Elementos	del	Pacto	de	Dios	con	Abraham:	
	
 Una	tierra	–	Esta	herencia	sería	en	Canaán,	y	sería	en	última	instancia	la	herencia	del	pueblo	de	Dios.	
Esto	se	compara	con	la	herencia	perdida	en	el	Edén,	y	un	mundo	perdido	en	el	momento	del	diluvio.	
 Una	nación	–	Dios	tendría	un	pueblo	para	sí.	Las	raíces	de	la	iglesia	se	hallan	ahí.	
 Un	nombre	–	Su	nombre	sería	grande	dentro	de	la	historia	de	la	redención,	y	estaría	en	boca	de	los	
santos	del	Antiguo	Testamento	y	de	los	escritores	del	Nuevo	Testamento.	
 Ser	de	bendición	universal	–	Ya	que	de	él	vendría	el	Salvador	Cristo	Jesús.	
	
Fe	y	certeza	‐	La	Inauguración	del	Pacto.	
	
Luego	del	llamado	de	Dios	de	Génesis	12‐14,	Abraham	nuevamente	se	encuentra	con	Dios,	quien	le	promete	
que	su	simiente	será	tan	numerosa	como	las	estrellas	del	cielo	Génesis	15:5	“Y	lo	llevó	fuera,	y	le	dijo:	Mira	
ahora	los	cielos,	y	cuenta	las	estrellas,	si	las	puedes	contar.	Y	le	dijo:	Así	será	tu	descendencia”.	Abram	creyó	en	Dios	
y	esto	contó	a	su	favor	para	ser	justificado.	
La	fe	de	Abraham	es	resaltada	en	Romanos	4:11	como	el	paradigma	para	nuestra	fe.	
La	frase	utilizada	en	Génesis	15:6	“Y	creyó	a	Jehová,	y	le	fue	contado	por	justicia”; aparece	en	Romanos	4:3,	9	y	
11.	Allí,	Pablo	enseña	que	Abraham	fue	justificado	por	la	fe	en	las	promesas	de	Dios,	de	modo	que	nuestra	
justificación	en	Cristo	no	es	independiente	de	la	fe.	
	
Génesis	15	resalta	la	distinción	importante	entre	fe	y	certeza.	Abram	creyó	en	Dios	(tal	como	requiere	el	
pacto),	pero	aún	necesitó	la	certeza	de	la	posesión	de	la	herencia	prometida,	motivo	por	el	cual	preguntó:	
7		Y	le	dijo:	Yo	soy	Jehová,	que	te	saqué	de	Ur	de	los	caldeos,	para	darte	a	heredar	esta	tierra.	8		Y	él	respondió:	Señor	
Jehová,	¿en	qué	conoceré	que	la	he	de	heredar?”.	
	
Este	pedido	de	certeza	lleva	a	la	inauguración	formal	del	Pacto	con	Abraham.	Génesis	15:9‐10	“9	Y	le	dijo:	
Tráeme	una	becerra	de	tres	años,	y	una	cabra	de	tres	años,	y	un	carnero	de	tres	años,	una	tórtola	también,	y	un	
palomino.	10	Y	tomó	él	todo	esto,	y	los	partió	por	la	mitad,	y	puso	cada	mitad	una	enfrente	de	la	otra…”.	
En	la	ceremonia	donde	se	sacrifican	los	animales,	la	promesa	es	ratificada	y	una	antorcha	de	fuego	pasa	
entre	 los	 animales	 partidos	 en	 dos,	 uno	 frente	 a	 otro.	 No	 es	 Abraham	 quien	 pasa	 entre	 los	 animales	
divididos;	es	la	teofanía.	La	teofanía	representa	a	Dios.	Por	ende,	este	Pacto	es	divinamente	unilateral.	Es	
la	confirmación	A	Abraham,	NO	DESDE	Abraham.	
Esta	es	una	ceremonia	importante,	que	confirma	la	promesa	a	Abraham	mediante	un	juramento.	Este	es	el	
argumento:	Hebreos	6:13	"porque	cuando	Dios	hizo	la	promesa	a	Abraham,	no	pudiendo	jurar	por	otro	mayor,	juró	
por	si	mismo".	Nosotros	tenemos	la	misma	certeza	que	nos	ha	sido	dada	a	través	de	la	obra	de	Cristo.	
	
La	Señal	del	Pacto	en	el	Pacto	con	Abraham.	
	
El	carácter	colectivo	del	pacto	es	enfatizado	por	el	hecho	que	no	es	celebrado	solamente	con	Abraham,	sino	
también	con	su	simiente.	El	pacto	debía	ser	puesto	en	la	carne	de	sus	hijos	varones	y	los	integrantes	
masculinos	de	su	casa	mediante	la	circuncisión.	La	relación	entre	la	‘realidad’	y	la	‘señal’	es	tan	estrecha	
que	Dios	dice:	"mi	pacto	estará	en	tu	carne"	Génesis	17:13.
En	todo	el	Antiguo	Testamento,	la	circuncisión	es	un	símbolo	importante	no	de	identidad	nacional,	sino	de	
relación	con	Dios.	Pablo	habló	de	la	circuncisión	que	se	convierte	en	in‐circuncisión	(Romanos	2:25)	–	el	
rito	en	sí,	aun	tan	lleno	de	significado,	urge	al	portador	de	la	señal	del	pacto	a	obediente	al	Dios	del	pacto.	
Si	no	lo	hace,	su	circuncisión	no	es	una	ventaja	espiritual	sino	un	testimonio	en	su	contra.	
El	mismo	mensaje	está	presente	en	los	profetas,	quienes	hablan	de	la	circuncisión	del	corazón.	
	
Deuter.	10:16	“Circuncidad,	pues,	el	prepucio	de	vuestro	corazón,	y	no	endurezcáis	más	vuestra	cerviz”.	
	
Jer.	4:4	“Circuncidaos	a	Jehová,	y	quitad	el	prepucio	de	vuestro	corazón,	varones	de	Judá	y	moradores	de	Jerusalén;	no	
sea	que	mi	ira	salga	como	fuego,	y	se	encienda	y	no	haya	quien	la	apague,	por	la	maldad	de	vuestras	obras”.	
	
Jer.	9:25	“He	aquí	que	vienen	días,	dice	Jehová,	en	que	castigaré	a	todo	circuncidado,	y	a	todo	incircunciso;	26		a	Egipto	
y	a	Judá,	a	Edom	y	a	los	hijos	de	Amón	y	de	Moab,	y	a	todos	los	arrinconados	en	el	postrer	rincón,	los	que	moran	en	el	
desierto;	porque	todas	las	naciones	son	incircuncisas,	y	toda	la	casa	de	Israel	es	incircuncisa	de	corazón”.	
El	concejo	de	líderes	de	la	iglesia	en	Jerusalén	(Hechos	15)	reconoció	que	los	creyentes	del	Nuevo	Pacto	
no	requerían	ser	circuncidados	físicamente,	pues	Dios	“ha	purificado	por	la	fe	sus	corazones”	vs	9.	Esto	fue	
revolucionario!	Pablo	declaró	que,	"si	os	circuncidáis,	de	nada	os	aprovechará	Cristo”	Gálatas	5:2.	
	
Este	 pacto	 fue	 cumplido	 en	 Cristo;	 todos	 aquellos	 unidos	 a	 Él	 por	 la	 fe	 (tanto	 Judíos	 como	 Gentiles)	
llegamos	a	ser	hijos	de	Abraham	y	herederos	de	la	promesa	hecha	a	Abraham	(Gálatas	3:26‐29).	
Dios	dio	la	circuncisión	a	Abraham	y	a	su	descendencia	como	señal	del	pacto,	mostrando	así	la	necesidad	
de	cortar	el	pecado	en	el	corazón,	apuntando	así	a	la	muerte	de	Cristo	en	la	cruz.	Colosenses	2:11	“En	él	
también	fuisteis	circuncidados	con	circuncisión	no	hecha	a	mano,	al	echar	de	vosotros	el	cuerpo	pecaminoso	carnal,	en	
la	circuncisión	de	Cristo”.	
	
El	 significado	 del	 bautismo	 del	 Nuevo	 Testamento	 es	 el	 mismo	 que	 el	 de	 la	 circuncisión	 del	 Antiguo	
Testamento	–	es	una	señal	y	un	signo	del	pacto	de	Dios,	significa	la	inclusión	dentro	de	la	comunidad	del	
pacto,	y	requiere	obediencia	al	Dios	del	pacto.	
	
Referencias	posteriores	al	Pacto	de	Dios	con	Abraham.	
	
Es	importante	notar	las	sucesivas	referencias	en	las	Escrituras	al	Pacto	de	Dios	con	Abraham:	
Fue	confirmado	con	Isaac.	Génesis	17:19	"Yo	estableceré	mi	pacto	con	él	para	un	pacto	eterno,	y	con	su	simiente	
después	de	él".	
El	pacto	con	Abraham		fue	confirmado	con	Jacob	Génesis	28:13‐15	"Yo	soy	el	Señor,	el	Dios	de	tu	padre	Abraham,	
y	el	Dios	de	Isaac	…	No	te	dejaré	hasta	haber	cumplido	aquello	de	lo	que	te	hablé	que	haría".	
El	pacto	con	Abraham	es	mencionado	a	menudo	en	todo	el	Pentateuco,	por	ejemplo:	Deut.	29:12‐13	"para	
que	entres	en	el	pacto	de	Jehová	tu	Dios,	y	en	su	juramento,	que	Jehová	tu	Dios	concierta	hoy	contigo	para	confirmarte	
hoy	como	su	pueblo,	y	para	que	él	te	sea	a	ti	por	Dios,	de	la	manera	que	él	te	ha	dicho,	y	como	lo	juró	a	tus	padres	
Abraham,	Isaac	y	Jacob".	
	
Cuando	Zacarías	profetizó	en	Lucas	1:67…,	siendo	lleno	del	Espíritu	Santo,	bendijo	a	Dios	por	“acordarse	
de	su	santo	pacto,	Del	juramento	que	hizo	a	Abraham	nuestro	padre,	que	nos	había	de	conceder"	Lucas	1:72‐73.	
	
Pedro	en	su	llamado	a		los	Judíos	en	Hechos	3:25,	dice	que	ellos	“son	hijos	de	los	profetas	y	del	pacto	que	Dios	
hizo	con	nuestros	antepasados,	diciéndole	a	Abraham,	‘en	tu	simiente	serán	benditas	todas	las	familias	de	la	tierra´”.	
Abraham	es	considerado	como	padre	de	los	creyentes.	
	
Romanos	4:11‐12	“11	Y	recibió	la	circuncisión	como	señal,	como	sello	de	la	justicia	de	la	fe	que	tuvo	estando	aún	
incircunciso;	para	que	fuese	padre	de	todos	los	creyentes	no	circuncidados,	a	fin	de	que	también	a	ellos	la	fe	les	sea	
contada	por	justicia;	12		y	padre	de	la	circuncisión,	para	los	que	no	solamente	son	de	la	circuncisión,	sino	que	también	
siguen	las	pisadas	de	la	fe	que	tuvo	nuestro	padre	Abraham	antes	de	ser	circuncidado”.	
	
El	pacto	con	Abraham	está	edificado	sobre	las	revelaciones	anteriores	del	pacto	de	gracia	con	Adán	y	Noé,	
y	anticipa	cosas	mayores	que	han	de	venir.
4..	EL	PACTO	CON	MOISÉS	
	
Pacto	de	Ley	‐	Éxodo	6:2‐8	
	
La	ley	ya	había	sido	dada	en	los	pactos	anteriores.	Después	de	emitir	la	
promesa	de	Génesis	3:15,	Adán	recibe	la	orden	de	Dios	de	trabajar,	con	
el	fin	de	sostener	la	vida	hasta	la	llegada	del	redentor	(Génesis	3:19).	
Noé	recibió	la	orden	de	construir	un	arca	para	la	preservación	de	la	vida	
y	debió	adorar	a	Dios.	Abraham	debió	obedecer	la	orden	de	circuncidar,	
y	de	caminar	ante	Dios	en	perfección	(Génesis	17:1).	Entonces,	la	ley	
no	fue	algo	nuevo	en	el	pacto	con	Moisés,	pero	si	se	tornó	predominante.	
El	pacto	mosaico	fue	establecido	por	la	gracia	de	Dios.	El	goce	el	goce	de	
las	bendiciones	prometidas	dependería	de	su	obediencia.	
Éxodo	6:2‐8.	
El	Pacto	de	Dios	con	Moisés	fue	realizado	en	base	al	Pacto	de	Dios	con	
Abraham	y	contuvo	cuatro	elementos	del	pacto	que	Israel	iba	a	gozar	si	obedecía	a	Dios:	una	comunidad,	
un	conocimiento	de	Dios,	una	redención	y	una	tierra.	
	
 Dios	establece	a	su	pueblo	como	Su	comunidad	‐	"Y	os	tomaré	por	mi	pueblo	y	seré	vuestro	Dios".	(7).	
 Ellos	conocerán	a	Dios.	“y	vosotros	sabréis	que	yo	soy	Jehová	vuestro Dios”.	(7).	
 La	promesa	de	redención	de	Dios.	Dios	les	recuerda	el	pacto	y	les	promete	librarlos	de	la	esclavitud	
de	Egipto.	(7).	
 La	promesa	de	una	tierra.	Como	cumplimiento	a	las	promesas	anteriores	del	pacto	con	Abraham.	(8).	
	
Dios	redimió	a	Israel	de	la	esclavitud	en	Egipto.	Moisés	actuó	como	el	mediador	y	les	dio	la	ley	en	Sinaí,	
esta	es	la	primera	referencia	al	pacto	con	Israel.	Dios	les	recordó	la	necesidad	de	guardar	el	pacto	para	
poder	recibir	las	bendiciones	de	Dios.	Éxodo	19:5	“Ahora,	pues,	si	diereis	oído	a	mi	voz,	y	guardareis	mi	pacto,	
vosotros	seréis	mi	especial	tesoro	sobre	todos	los	pueblos;	porque	mía	es	toda	la	tierra.	
	
La	otra	ceremonia	que	ratifica	el	pacto	con	Israel	está	en	Éxodo	24:	7‐8.	“7	Haremos	todas	las	cosas	que	
Jehová	ha	dicho,	y	obedeceremos.	8	Entonces	Moisés	roció	la	sangre	y	dijo,	He	aquí	la	sangre	del	pacto	que	Jehová	ha	
hecho	con	vosotros	sobre	todas	estas	cosas”.	
	
Dos	cosas	salen	a	la	vista	en	esta	ceremonia:	el	“libro	del	pacto”	y	la	“sangre	del	pacto”.	
En	primer	lugar	Moisés,	cumpliendo	su	función	de	sacerdote	entre	Dios	y	el	pueblo,	“…	tomó	el	libro	del	
pacto	y	lo	leyó	a	oídos	del	pueblo”.		
	
El	libro	contenía	mandamientos	que	revelaban	la	naturaleza	de	Dios	en	su	santidad,	justicia	y	pureza	sin	
mancha.	Contenía	preceptos	para	la	adoración,	para	el	tabernáculo	y	los	sacrificios,	mediante	los	cuales	se	
podía	 hacer	 expiación	 por	 los	 pecados	 de	la	 gente.	 Enumeraba	 sacrificios	 que	 debían	 ser	ofrecidos,	 y	
estableció	el	oficio	formal	del	sacerdocio	como	aquél	dedicado	al	sacrificio	y	la	expiación.		
Esto	 muestra	 la	 naturaleza	 de	 gracia	 en	 la	 ley.	 Además	 contenía	 las	 disposiciones	 para	 tratar	 las	
transgresiones	y	el	quebrantamiento	de	la	ley.	Contenía	una	regla	de	vida	para	Israel,	leyes	que	eran	
pertinentes	para	Israel	como	nación,	y	que	nos	proveen	valores	morales	absolutos	para	gobernar	nuestras	
vidas	personales	y	las	vidas	de	las	naciones.		
	
Según	la	enseñanza	de	Pablo	en	Gálatas	3:17,	la	ley,	que	fue	dada	unos	430	años	después	de	la	promesa	
hecha	a	Abraham,	no	invalidó	el	pacto	de	promesa.	En	vez,	la	ley	fue	agregada	“a	causa	de	las	transgresiones,	
hasta	que	viniese	la	simiente	a	quien	fue	hecha	la	promesa"	Gálatas	3:19.	La	función	del	libro	de	la	ley	era	resaltar	
la	naturaleza	del	pecado	y	señalar	al	Único	capaz	de	ser	el	Salvador	de	los	pecadores.	La	ley	es	un	maestro	
de	escuela,	que	conduce	a	Cristo.	Gálatas	3:24.	
	
El	segundo	lugar,	habla	de	la	"sangre	del	pacto"	que	fue	rociada	sobre	la	gente.	Los	pactos	anteriores	
también	 incluían	 el	 derramamiento	 de	 sangre,	 desde	 el	 derramamiento	 de	 la	 sangre	 de	 animales	 en	
Génesis	3,	el	sacrificio	de	Noé	en	Génesis	9	y	el	rito	de	la	circuncisión	en	Génesis	17.
Pero	en	el	pacto	de	Moisés,	la	sangre	toma	significado	preponderante.	Se	debe	rociar	sangre	en	los	pórticos	
para	la	redención	de	las	personas.	Se	debe	rociar	a	la	gente	con	sangre	para	su	consagración,	se	debe	
derramar	sangre	de	toros	y	de	cabras	sobre	el	altar	a	perpetuidad,	dando	testimonio	de	la	necesidad	de	
sacrificio	y	muerte	–	sin	derramamiento	de	sangre	no	hay	remisión	de	pecados.	
	
Al	 igual	 que	 en	 el	 caso	 de	 Abraham,	 el	 derramamiento	 de	 sangre	 señala	 un	 compromiso	 que	 tiene	
implicancias	y	consecuencias	de	vida	y	de	muerte.	El	derramamiento	de	sangre	es	una	señal	de	que	Dios	
cumplirá	sus	promesas	del	pacto.	
	
Esto	toma	una	expresión	clara	en	el	Nuevo	Testamento	cuando	Cristo	habla	del	pacto	como	algo	en	su	
sangre.	Lucas	22:20	“De	igual	manera,	después	que	hubo	cenado,	tomó	la	copa,	diciendo:	Esta	copa	es	el	nuevo	pacto	
en	mi	sangre,	que	por	vosotros	se	derrama”.	
El	escritor	a	los	Hebreos	habla	de	la	sangre	del	Pacto	Eterno.	Hebreos	13:20	“Y	el	Dios	de	paz	que	resucitó	de	
los	muertos	a	nuestro	Señor	Jesucristo,	el	gran	pastor	de	las	ovejas,	por	la	sangre	del	pacto	eterno”.
	
Algo	central	a	la	visión	de	gloria	en	el	Apocalipsis	es	el	cordero	sobre	el	trono	–	el	cordero	sacrificial,	
pascual,	cuya	sangre	ha	lavado	los	pecados	y	ha	dado	derecho	de	acceso	al	Cielo.	Apoc.	7:14	“Yo	le	dije:	
Señor,	tú	lo	sabes.	Y	él	me	dijo:	Estos	son	los	que	han	salido	de	la	gran	tribulación,	y	han	lavado	sus	ropas,	y	las	han	
emblanquecido	en	la	sangre	del	Cordero”.	
	
En	el	Pacto	de	gracia	Moisés,	la	relación	de	pacto	ha	sido	establecida	en	forma	Soberana	por	Dios.	El	
constituye	 un	 pueblo	 para	 sí.	 El	 provee	 una	 herencia	 para	 su	 pueblo.	 Ellos	 deben	 obedecer	 su	 voz	 y	
mantener	su	pacto	si	desean	conocer	su	bendición.	Así,	en	Jueces	2:20	leemos	que	"la	ira	de	Jehová	se	
encendió	contra	Israel,	y	dijo:	Por	cuanto	este	pueblo	traspasa	mi	pacto	que	ordené	a	sus	padres,	y	no	obedece	mi	voz,	
tampoco	yo	volveré	más	a	arrojar	de	delante	de	ellos	a	ninguna	de	las	naciones	que	dejó	Josué	cuando	murió".	
La	 desobediencia	 de	 la	 ley	 fue	 interpretada	 como	 desobediencia	 al	 pacto,	 y	 por	 ello	 perdieron	 las	
bendiciones	del	pacto.	
	
El	Pacto	con	Moisés	y	su	relación	con	el	Sacerdocio	de	Finees,	nieto	de	Aarón.	Números	25:10‐13.	
	
La	acción	de	Finees	al	matar	a	una	mujer	Moabita	en	Números	25:8	es	la	razón	por	la	que	el	juicio	de	las	
plagas	del	Señor	no	cayó	sobre	los	hijos	de	Israel.	
	
Salmo	106:29‐31	"provocaron	la	ira	de	Dios	con	sus	obras	y	se	desarrolló	la	mortandad	entre	ellos.	Entonces	se	levantó	
Finees	e	hizo	juicio,	y	se	detuvo	la	plaga.	Y	le	fue	contado	por	justicia	de	generación	en	generación	para	siempre".	
	
Números	25:10‐13	“12	He	aquí	yo	establezco	mi	pacto	de	paz	con	él;	13	y	tendrá	él	y	su	descendencia	después	de	él	
el	pacto	de	sacerdocio	perpetuo,	por	cuanto	tuvo	celo	por	su	Dios	e	hizo	expiación	por	los	hijos	de	Israel".	
	
Malaquías	hace	referencia	a	esto	cuando	dice	que	el	pacto	de	Dios	es	con	Leví	(2:4),	un	pacto	de	vida	y	
paz	(2:5);	y	la	promesa	dada	en	3:1	es	que	el	Mesías	sería	el	mensajero	del	pacto.	
	
A	medida	que	se	desenvuelve	la	historia	del	Antiguo	Testamento,	hay	un	enfoque	singular	en	el	sacerdocio.	
Durante	el	tiempo	de	los	Jueces,	temporalmente	el	sacerdocio	pasó	del	linaje	de	Eleazer	(hijo	de	Aarón	y	
padre	de	Finees)	a	Ithamar	(el	otro	hijo	de	Aaron).	Elí,	(hijo	de	Ithamar),	fue	el	sumo	sacerdote,	sus	dos	
hijos	Ofni	y	Finees	1	eran	sacerdotes	en	el	tabernáculo	de	Silo	con	su	padre	muy	anciano	(1	Samuel	1:3).	
Se	comportaron	escandalosamente	y,	aunque	dos	veces	fueron	reprendidos	por	declaraciones	proféticas	
(2:22‐36;	 3:11‐14),	 rehusaron	 cambiar	 su	 conducta	 trayendo	 así	 la	 maldición	 sobre	 su	 familia.	 Dios	
entonces	declaró	a	Elí	una	promesa,	1	Samuel	2:35	"yo	me	suscitaré	un	sacerdote	fiel,	que	haga	conforme	a	mi	
corazón	y	a	mi	alma;	y	yo	le	edificaré	casa	firme,	y	andará	delante	de	mi	ungido	todos	los	días".	
	
Esta	promesa	es	ciertamente	mesiánica.	El	sacerdote	fiel	es	Cristo,	quien	es	establecido	en	el	pacto	con	
Moisés.	El	pacto	con	Moisés	es	un	pacto	de	ley,	pero	además	es	un	pacto	de	sacerdocio.	
	
Nuevamente,	el	pacto	con	Moisés	se	construye	sobre	revelaciones	anteriores	del	pacto	de	gracia	y	
anticipa	cosas	más	grandes	por	venir.
EL	PACTO	CON	DAVID	
	
El	Pacto	del	Reino	Eterno	
	
Salmo	 89:3	 "Hice	 pacto	 con	 mi	 escogido;	 juré	 a	 David	 mi	 siervo	 diciendo,	 para	 siempre	
confirmaré	tu	descendencia".	Isaías	55:3	"y	haré	con	vosotros	pacto	eterno,	las	
misericordias	firmes	a	David".	
	
2	Samuel	7:9‐16.	Elementos	de	la	promesa	en	el	pacto	con	David:	
	
 La	grandeza	del	nombre	de	David	(9).	Hay	un	contraste	entre	el	origen	
humilde	de	David	y	su	actual	posición.	Pero	la	grandeza	del	presente	no	se	compara	con	la	grandeza	de	
su	nombre	en	el	futuro.	Esto	está	asociado	con	la	promesa	hecha	a	Abraham	en	Génesis	12:2.	
 La	provisión	de	un	territorio	para	el	pueblo	de	Dios	(v10).	Ellos	serán	plantados	en	su	propio	lugar.	
 El	Señor	construirá	una	casa	para	David	(11).	Esto	juega	con	los	dos	significados	de	la	palabra	“casa”	
en	las	Escrituras.	No	solo	se	refiere	a	la	casa	física	sino	a	la	dinastía,	un	linaje	real.	
 El	hijo	de	David	construirá	una	casa	para	el	Señor	(13).	El	privilegio	de	construir	el	Templo	sería	de	
Salomón.	Pero	a	la	luz	de	la	historia	de	la	redención,	la	promesa	incluyó	mucho	más	que	eso.	El	gran	
“constructor	de	la	casa”	es	el	más	grande	Hijo	de	David,	Cristo	Jesús.	
 La	 bendición	 de	 ser	 su	 Dios	 (14).	 Esto	 implica	 que	 las	 bendiciones	 del	 pacto	 acompañarán	 a	 la	
obediencia	del	pacto	y	las	maldiciones	del	pacto	acompañarán	su	desobediencia.	
 La	bendición	de	la	misericordia	permanente	de	Dios.	(15)..	
 La	 permanencia	 del	 reino	 y	 el	 trono	 de	 David.	 (16).	 De	 su	 linaje	 vendría	 Jesús.	 Este	 trono	 es	 el	
mismísimo	trono	de	Dios!	
	
La	respuesta	de	David	al	Pacto	de	Dios:	En	los	vs	18,19	responde	con	humildad	ante	Dios,	porque	Dios	lo	
ha	favorecido	de	esta	manera.	Pero	además	reconoce	el	aspecto	futuro	de	las	promesas.	David	reconoce	
una	nueva	etapa	en	el	programa	de	salvación	que	se	ha	ido	desenvolviendo	a	través	de	las	épocas,	y	que	
ahora	recae	sobre	David	y	su	casa	real.	
	
La	reflexión	de	David	en	2	Samuel	23:5	es	igual	de	significativa:	"no	es	así	mi	casa	para	con	Dios,	sin	embargo	
él	ha	hecho	conmigo	pacto	perpetuo,	ordenado	en	todas	las	cosas,	y	será	guardado,	aunque	todavía	no	haga	él	florecer	
toda	mi	salvación	y	mi	deseo".	Esta	es	una	clara	indicación	de	que,	aunque	David	no	ha	sido	todo	lo	que	debió	
ser,	y	aunque	muchos	en	su	casa	han	desobedecido	la	ley	de	Dios,	el	pacto	sigue	siendo	su	única	esperanza.	
La	proyección	profética	referida	a	un	David	aún	más	grande	se	afirma	sobre	la	certeza	del	pacto	de	Dios,	y	
anticipa	el	cumplimiento	definitivo	de	todas	las	promesas	de	Dios.	
Nuevamente,	el	pacto	con	David	se	afianza	sobre	aquello	que	Dios	ha	revelado	en	el	pasado	y	anticipa	algo	
más	grande	por	venir.	
	
Estos	son	los	cinco	pactos	principales	del	Pacto	de	Gracia	en	el	Antiguo	Testamento.	Hebreos	8	lo	
llama	Antiguo	Pacto.	
	
EL	NUEVO	PACTO	
	
Su	cumplimiento	en	Cristo	
	
El	Nuevo	Pacto	se	cumple	en	Cristo	y	su	obra,	por	el	derramamiento	de	la	
sangre	de	Cristo	(Lucas	22:20).	Todos	los	antiguos	pactos	señalaban	al	
nuevo	pacto	y	se	cumplen	en	el	nuevo	pacto.	
Jesús	es	Hijo	de	David	e	Hijo	de	Dios	(Romanos	1:3‐4).	
Como	representante,	ha	obedecido	perfectamente	la	ley	de	Dios,	por	lo	que	
trae	bendición	para	su	pueblo	(Romanos	5:12‐19).	Él	es	ungido	por	el	
Espíritu	y	es	la	simiente	de	Abraham	prometida;	en	él	son	benditas	todas	
las	naciones	(Gálatas	3:8,	29).
La	muerte	de	Jesús	Cumplió	el	Antiguo	Pacto	e	introdujo	el	Nuevo	Pacto.	
	
Jesús	introdujo	el	Nuevo	Pacto	en	el	día	de	la	Fiesta	de	la	Pascua.	La	Pascua	era	la	
gran	señal	de	la	liberación	en	el	Antiguo	Testamento.	
La	sangre	de	Jesús	se	constituyó	en	la	nueva	señal	del	Nuevo	Pacto.	La	Cena	del	
Señor	es	la	señal	del	Nuevo	Pacto	con	Cristo.	
	
Mateo	26:28	“porque	esto	es	mi	sangre	del	nuevo	pacto,	que	por	muchos	es	derramada	para	remisión	de	los	pecados”.	
	
El	Nuevo	Pacto	es	superior	a	al	Antiguo	Pacto.	
	
En	Deuteronomio	28	al	30	Dios	había	advertido	al	pueblo	que	las	bendiciones	del	pacto	estarían	en	
función	a	la	obediencia.	Les	advirtió	que	si	rompían	su	pacto	serían	expulsados	de	la	tierra.	
	
Deuter.	30:1‐6	destaca	que	más	adelante	Dios	restauraría	a	Israel.	
En	cumplimiento	de	esa	profecía,	Dios	prometió	a	Israel	por	medio	del	profeta	Jeremías	(31:31‐34)	que	
Él	 entraría	 en	 un	 mejor	 pacto	 con	 Israel,	 hecho	 sobre	 mejores	 promesas.	 Este	 nuevo	 y	 mejor	 pacto	
reemplazaría	al	Antiguo	Pacto.	
	
Jeremías	31:31‐34:	“31	He	aquí	que	vienen	días,	dice	Jehová,	en	los	cuales	haré	nuevo	pacto	con	la	casa	de	Israel	y	con	
la	casa	de	Judá.	32		No	como	el	pacto	que	hice	con	sus	padres	el	día	que	tomé	su	mano	para	sacarlos	de	la	tierra	de	
Egipto;	porque	ellos	invalidaron	mi	pacto,	aunque	fui	yo	un	marido	para	ellos,	dice	Jehová.	33		Pero	este	es	el	pacto	que	
haré	con	la	casa	de	Israel	después	de	aquellos	días,	dice	Jehová:	Daré	mi	ley	en	su	mente,	y	la	escribiré	en	su	corazón;	y	
yo	seré	a	ellos	por	Dios,	y	ellos	me	serán	por	pueblo.	34		Y	no	enseñará	más	ninguno	a	su	prójimo,	ni	ninguno	a	su	
hermano,	diciendo:	Conoce	a	Jehová;	porque	todos	me	conocerán,	desde	el	más	pequeño	de	ellos	hasta	el	más	grande,	
dice	Jehová;	porque	perdonaré	la	maldad	de	ellos,	y	no	me	acordaré	más	de	su	pecado”.	
		
Esta	 promesa	 del	 pacto	 es	 citada	 en	 Hebreos	 8.	 El	 contexto	 de	 la	 cita	 es	 que	 los	 cristianos	 judíos	
amenazaban	con	dejar	a	Cristo	y	al	Nuevo	Pacto	y	volver	al	Antiguo	Pacto.	Con	el	fin	de	detenerlos,	el	autor	
cita	Jeremías	31	para	subrayar	la	superioridad	del	Nuevo	Pacto	sobre	el	antiguo	pacto.	
	
Hebreos	8	muestra	los	cuatro	elementos	del	Nuevo	Pacto,	prometidos	por	Dios	en	Jeremías	31:31‐34:	
	
Hebreos	8	8‐12	“8	Porque	reprendiéndolos	dice:	He	aquí	vienen	días,	dice	el	Señor,	En	que	estableceré	con	la	casa	de	
Israel	y	la	casa	de	Judá	un	nuevo	pacto;	9		No	como	el	pacto	que	hice	con	sus	padres.	El	día	que	los	tomé	de	la	mano	
para	sacarlos	de	la	tierra	de	Egipto;	Porque	ellos	no	permanecieron	en	mi	pacto,	Y	yo	me	desentendí	de	ellos,	dice	el	
Señor.	10		Por	lo	cual,	este	es	el	pacto	que	haré	con	la	casa	de	Israel.	Después	de	aquellos	días,	dice	el	Señor:	Pondré	mis	
leyes	en	la	mente	de	ellos,	Y	sobre	su	corazón	las	escribiré;	Y	seré	a	ellos	por	Dios,	Y	ellos	me	serán	a	mí	por	pueblo;	11		
Y	ninguno	enseñará	a	su	prójimo,	Ni	ninguno	a	su	hermano,	diciendo:	Conoce	al	Señor;	Porque	todos	me	conocerán,	
Desde	el	menor	hasta	el	mayor	de	ellos.	12		Porque	seré	propicio	a	sus	injusticias,	Y	nunca	más	me	acordaré	de	sus	
pecados	y	de	sus	iniquidades”.	
	
 Dios	prometió	que	el	Nuevo	Pacto	sería	efectivo.	(Hebreos	8:8‐9).	El	Antiguo	Pacto	no	fue	efectivo	
porque	Israel	rompió	el	pacto	y	así	quedó	bajo	la	ira	de	Dios.	El	Nuevo	Pacto	sería	efectivo	porque	tiene	
un	mejor	mediador	y	se	basa	en	promesas	aún	mejores.	
 Dios	 prometió	 poner	 sus	 leyes	 en	 sus	 mentes	 y	 escribirlas	 en	 sus	 corazones,	 haciéndoles	 posible	
obedecerlas.	(Hebreos	8:10).	
 Dios	prometió	que	Él	sería	su	Dios	y	que	todos	le	conocerían.	(Hebreos	8:10b‐11).	
 Dios	perdonaría	sus	pecados	y	no	los	recordaría	más	(Hebreos	8:12).	Adán	a	través	de	su	pecado	trajo	
la	maldición	y	el	juicio	sobre	la	tierra.	Cristo	toma	ese	pecado	y	juicio	sobre	sí	mismo;	Él	paga	por	el	
pecado	de	todos	aquellos	a	quienes	representa.
RESÚMEN	
	
Hay	tres	principios	que	resumen	este	repaso	del	desarrollo	histórico	del	propósito	de	salvación	de	Dios	en	el	pacto	
de	gracia:	
Con	cada	era	de	revelación	de	la	redención,	cada	administración	del	pacto	se	edificaba	sobre	lo	anterior,	agregando	
y	desarrollando	substancialmente	sobre	ello,	y	anticipando	una	revelación	adicional	por	venir.	Cada	administración	
constituye	una	nueva	presentación	y	nueva	formulación	de	las	administraciones	anteriores,	hasta	que	el	pacto	es	
presentado	en	su	forma	perfecta	con	la	venida	y	la	obra	de	Cristo	Jesús.	
A	medida	que	avanzaba	la	historia	de	la	redención,	el	marco	de	revelación	del	Antiguo	Testamento	se	amplió,	y	el	
enfoque	del	propósito	de	redención	de	Dios	se	estrechó	hasta	que	por	fin	toda	la	provisión	de	gracia	del	pacto	estaba	
enfocada	en	Cristo.	
El	Pacto	de	Gracia	es	un	pacto	gratuito	entre	Dios	santo	y	el	hombre	pecador,	es	celebrado	a	través	de	Cristo;	Dios	
promete	 libremente	 al	 hombre,	 por	 cuenta	 de	 Cristo,	 la	 remisión	 de	 los	 pecados	 y	 la	 salvación,	 y	 el	 hombre,	
dependiendo	de	la	misma	gracia,	promete	fe	y	obediencia.	
El	creyente	del	Nuevo	Testamento	no	tiene	menos	de	lo	que	tenía	David	cuando	pudo	decir	en	2	Samuel	23:5	"él	ha	
hecho	conmigo	pacto	perpetuo".	Es	verdad	que	el	pacto	no	es	establecido	con	nosotros	meramente	como	seres	
humanos,	sino	que	es	celebrado	con	nosotros	a	través	de	Cristo,	quien	se	pone	delante	Dios	para	que	nosotros	
gocemos	de	todas	las	bendiciones	de	la	salvación.	
	
Desde	el	punto	de	vista	de	la	planificación,	administración	y	ejecución,	el	pacto	es	enteramente	de	gracia.	La	gracia	
es	Soberana	e	incondicional.	Las	bendiciones	del	Evangelio	llegan	a	nosotros	sin	que	merezcamos	nada	por	nuestra	
cuenta.	Sin	embargo,	una	vez	establecido	el	lazo,	existen	elementos	condicionantes	que	le	son	anexados.	Para	gozar	
de	las	bendiciones	que	ofrece	y	promete	el	pacto,	debemos	vivir	y	actuar	en	obediencia	a	las	exigencias	de	Dios.	
Salmo	103:17	"Mas	la	misericordia	de	Jehová	es	desde	la	eternidad	y	hasta	la	eternidad	sobre	los	que	le	temen,	Y	su	
justicia	sobre	los	hijos	de	los	hijos,	sobre	los	que	guardan	su	pacto	y	los	que	se	acuerdan	de	sus	mandamientos	para	
ponerlos	por	obra".	
	
La	fe	es	la	condicionante	del	Pacto.	Sin	fe	no	podemos	complacer	a	Dios	(Hebreos	11:6),	y	tampoco	podemos	gozar	
de	las	bendiciones	de	la	salvación.	Estas	pertenecen	a	aquellos	que	creen.	La	fe	es	el	medio	por	el	cual	podemos	
disfrutar	de	todas	las	disposiciones	del	pacto.	
	
ALGUNAS	IMPLICACIONES	DEL	PACTO	DE	GRACIA	
	
RELACIÓN	DEL	PACTO	DE	GRACIA	CON	LAS	ESCRITURAS	
	
La	Biblia	es	una	colección	de	sesenta	y	seis	libros,	escritos	por	varios	autores	a	lo	
largo	 de	 varios	 siglos.	 Desde	 que	 se	 leen	 estos	 escritos,	 la	 gente	 se	 ha	 estado	
preguntando	 sobre	 su	 interpretación:	 ¿tiene	 un	 tema	 unificador?	 ¿Un	 mensaje	
central?	 Existe	 algún	 hilo	 de	 significado	 que	 entrelaza	 todos	 estos	 libros,	
conectándolos?	Si	es	así,	¿cómo	podemos	trazar	la	relación	entre	los	Testamentos,	o	
entre	los	libros	de	cada	Testamento?	¿Qué	tiene	que	ver	Génesis	con	Juan?	¿Amós	con	
Hechos?	¿Rut	con	Apocalipsis?	
Algunos	han	considerado	la	conexión	de	los	libros	de	la	Biblia	en	cuanto	al	desarrollo	de	distintos	temas,	como	el	
reino	de	Dios	o	la	promesa.	Otros	han	descrito	a	la	Biblia	como	un	libro	de	dispensaciones,	 y	la	teología	de	la	
dispensación	(Biblia	de	Scofield),	ha	tenido	un	impacto	muy	fuerte	sobre	la	interpretación	bíblica	dentro	de	ciertos	
sectores	de	la	iglesia	evangélica	protestante.	El	dispensacionalismo	fraccionó	la	línea	de	tiempo	de	la	redención	
histórica	en	unidades	aisladas,	con	poca	interconexión.	
Pero	el	principio	más	aceptable	para	la	unificación	de	las	Escrituras	es	la	doctrina	del	Pacto	de	Gracia.	Ya	hemos	
visto	cómo	cada	etapa	de	la	historia	de	redención	construye	sobre	lo	que	le	precedió,	agregándole	substancialmente	
y	volviendo	a	presentarlo,	hasta	que	finalmente,	en	la	obra	de	Jesucristo,	el	mediador	del	pacto,	la	obra	de	salvación	
está	completa.	
Además,	la	Biblia	misma	habla	con	estas	palabras.	Gálatas	3	nos	dice,	por	ejemplo,	que	Dios	proclamó	el	evangelio	
a	Abraham	(v	8)	y	que	Cristo	fue	hecho	una	maldición	para	nosotros	para	que	los	Gentiles	pudieran	recibir	la	
bendición	de	Abraham	(v.	13‐14).	
La	sangre	expiadora	es	 descrita	en	Hebreos	 13:20	como	la	“sangre	del	 pacto	eterno”,	 un	testigo	claro	al	 tema	
unificador	 de	 las	 Escrituras,	 que	 nos	 permite	 ver	 la	 relevancia	 del	 derramamiento	 de	 sangre	 en	 el	 Antiguo	
Testamento.	
Es	la	revelación	de	la	salvación	del	pacto	de	Dios,	y	la	unidad	del	propósito	del	pacto,	que	nos	permite	ver	la	profunda	
relevancia	de	cada	parte	de	la	Palabra	de	Dios.
RELACIÓN	DEL	PACTO	DE	GRACIA	CON	LA	IGLESIA	
	
La	 Biblia	 utiliza	 la	 palabra	 ‘iglesia’	 para	 referirse	 al	 pueblo	 de	 Dios:	 una	 sociedad	 de	
creyentes	 comprometida	al	 Señorío	 de	 Cristo	 Jesús,	 y	 que	 lo	 confiesa	 como	 Salvador	 y	
Señor.	Cristo	prometió	construir	su	iglesia	(Mateo	16:18),	y	el	Nuevo	Testamento	está	
lleno	de	referencias	a	la	iglesia,	tanto	como	el	pueblo	de	Dios	a	quien	él	salva	a	través	de	
Cristo	(Efesios	5:25),	o	como	la	reunión	local	de	creyentes	en	una	comunidad	específica	
(Filemón	2).	Cuando	Esteban	estaba	a	punto	de	convertirse	en	mártir	por	la	fe,	utilizó	una	
expresión	interesante	en	Hechos	7:38	"la	congregación	en	el	desierto".	
1	 Pedro	 2:9	 describe	 a	 la	 iglesia	 como	 un	 sacerdocio	 y	 una	 nación	 santa,	 términos	
arraigados	en	pasajes	del	Antiguo	Testamento	como	Éxodo	19:6.	
El	corazón	del	pacto	era	que	Dios	tendría	un	pueblo	para	sí,	y	ese	pueblo	es	la	comunidad	del	pacto.	
La	idea	del	pacto	permite	entender	el	papel	del	ministerio	dentro	de	la	iglesia,	ya	que	somos	ministros	de	un	nuevo	
pacto	(2	Corintios	3:6),	y	nos	permite	celebrar	los	Sacramentos.	Hay	un	desarrollo	progresivo	de	la	iglesia	del	
Antiguo	al	Nuevo	Testamento.	No	obstante,	no	existen	dos	pueblos	de	Dios	separados.	Existe	un	solo	Pacto	de	Gracia	
a	través	de	todas	las	edades	para	todo	el	pueblo	de	Dios.	Ya	que	la	iglesia	del	Antiguo	Testamento	era	espiritual	e	
incluía	a	los	niños	de	creyentes,	debemos	suponer	que	la	iglesia	espiritual	del	Nuevo	Testamento	también	incluye	a	
los	hijos	de	creyentes.				
El	sacramento	del	bautismo	es	considerado	como	un	‘signo	y	sello	del	pacto’,	en	el	que	el	bautismo	significa	no	una	
confesión	de	fe	subjetiva	sino	una	promesa	objetiva	de	Dios.	
Del	mismo	modo,	el	Sacramento	de	la	Santa	Cena	es	una	comida	del	pacto	que	se	celebra	para	recordar.	Las	palabras	
de	institución	son	explícitamente	de	pacto:	"Esta	copa	es	el	nuevo	pacto	en	mi	sangre"	(Lucas	22:20).	En	la	Cena	del	
Señor	el	pueblo	de	Dios	debe	examinarse	a	sí	mismo	a	los	ojos	de	su	autoridad	y	su	derecho	de	sentarse	a	la	Mesa	
del	Señor	para	recordar	el	amor	que	les	fue	demostrado	por	Cristo	al	morir,	y	para	anticipar	su	regreso.	Hay	un	
elemento	 introspectivo,	 un	 elemento	 retrospectivo	 y	 un	 elemento	 prospectivo	 en	 el	 Sacramento,	 que	 refleja	 la	
amplitud	del	pacto	como	el	propósito	de	gracia	Dios	que	abarca	el	pasado,	el	presente	y	el	futuro.	
	
RELACIÓN	DEL	PACTO		DE	GRACIA	CON	EL	EVANGELISMO	
	
El	llamado	del	evangelio	proviene	del	pacto,	y	llama	a	los	pecadores	a	unirse	a	él.	Es	una	
voz	desde	dentro	del	pacto,	dirigida	a	aquellos	que	están	afuera	del	mismo,	para	llevarlos	
dentro	del	pacto.	No	puede	haber	un	Evangelio	a	menos	que	haya	una	expiación,	y	no	
hay	expiación	salvo	aquella	provista	desde	el	pacto	de	gracia.	
Cristo	murió	por	sus	escogidos,	la	disposición	del	pacto	sólo	está	limitada	en	la	medida	
de	la	donación	del	Padre	al	hijo	y	el	requerimiento	del	Padre	sobre	el	hijo.	
Es	por	causa	del	pacto	que	podemos	asegurar	a	los	pecadores	que	sea	lo	que	fuere	que	
exista	en	sus	vidas,	Cristo	lo	puede	limpiar.	Él	es	capaz	de	salvar	lo	que	sea,	porque	él	
tiene	un	sacerdocio	perpetuo	e	inmutable	capaz	de	limpiar	cualquier	cosa	que	se	interponga	entre	los	pecadores	y	
su	Dios.	
¡Cuán	gloriosamente	el	amor	del	Salvador	eterno	bajo	el	pacto,	ordenado	en	todo	y	certero,	y	cumplido	mediante	su	
propia	sangre,	vence	triunfante	cada	dificultad!	
	
RELACIÓN	DEL	PACTO	DE	GRACIA	CON	LA	VIDA	CRISTIANA	
	
La	Biblia	está	repleta	de	advertencias	sobre	volver	hacia	atrás	(por	ejemplo,	Lucas	
9:62,	Hebreos	10:38).	Algunos	las	han	usado	como	fundamento	para	argüir	que	es	
posible	nacer	de	nuevo	y	aún	así	caer	de	la	gracia	y	perderse.	Sin	embargo,	a	pesar	de	
las	falsas	profesiones	de	fe	los	hipócritas,	y	el	pecado	y	la	reincidencia	por	parte	de	
creyentes,	la	Biblia	constantemente	nos	recuerda	de	la	certeza	para	todo	el	pueblo	de	
Dios.	Esta	certeza	no	está	fundada	en	nada	que	podamos	hacer	nosotros	mismos,	o	en	
alguna	cosa	que	la	iglesia	pueda	hacer	por	nosotros.	Está	fundada	únicamente	en	el	
pacto	de	Dios	que	es	eterno	y	certero	(2	Samuel	23:5).	
Nuestra	esperanza	no	está	arraigada	en	aquello	que	nosotros	hagamos	para	Dios,	sino	en	aquello	que	él	hace	por	
nosotros.	El	no	perderá	a	ninguno	de	aquellos	por	quien	Jesús	murió	(Juan	6:40).	Una	vez	que	hemos	sido	salvados,	
somos	salvos	para	siempre,	porque	ser	salvo	significa	ser	traído	bajo	el	lazo	de	un	pacto	irrompible	e	inquebrantable.	
Esa	relación	del	pacto	es	lo	suficientemente	fuerte	para	resistir	todo	intento	por	sabotearlo	o	por	destruir	aquellos	
que	están	dentro	de	él.	Ni	sus	pecados	ni	las	estrategias	del	diablo	pueden	socavar	su	certeza.	Como	nuestro	gran	
Mediador,	Jesús	asegura,	mediante	su	continua	intercesión,	que	su	pueblo	goza	de	su	gracia	y	su	fuerza	para	cada	
momento	de	su	viaje	por	la	vida.
Como	creyentes,	no	somos	abandonados	para	vivir	como	nos	plazca.	De	hecho,	la	definición	de	Cristiano	es	que	
hemos	dejado	de	complacer	nuestros	deseos,	y	vivimos	para	complacer	a	Jesús.	¿Cómo	lo	haremos?	Jesús	mismo	nos	
dice:	"Si	me	aman,	guarden	mis	mandamientos"	Juan	14:15,	palabras	que	están	directamente	relacionadas	con	las	
condiciones	bajo	las	cuales	la	ley	fue	entregada	en	Sinaí,	en	la	que	Dios	habló	de	"aquellos	que	me	aman	y	guardan	
mis	mandamientos"	(Éxodo	20:6).	
	
La	ley	fue	otorgada	a	Israel	quiénes	ya	estaban	en	una	relación	de	pacto	con	Dios.	Esta	relación	no	fue	establecida	
con	motivo	de	su	observación	de	la	ley	o	cumplimiento	de	los	mandamientos.	La	relación	fue	establecida	por	la	
gracia,	por	la	cual	Israel	fue	consagrado	como	nación	santa	al	Dios	que	dio	las	leyes	en	Sinaí.	Algunas	de	las	leyes	
dadas	a	Israel	eran	leyes	civiles,	para	gobernar	su	vida	como	pueblo	en	el	antiguo	mundo	semita.	Otras	leyes	estaban	
relacionadas	con	su	vida	religiosa	e	involucraban	sacrificios	y	rituales,	aunque	la	mayoría	de	éstos	ya	no	existen,	no	
porque	Dios	ya	no	requiere	esas	cosas	pero	porque	Cristo	ha	cumplido	todos	las	limitaciones	y	los	requerimientos	
de	estos	rituales	de	sacrificio	religiosos	para	nosotros	(ver,	por	ejemplo,	2	Corintios	3:7,	que	habla	de	una	gloria	que	
sería	eliminada	mediante	Cristo;	y	Hebreos	10:1‐18,	que	arguye	que	el	antiguo	ritual	ha	sido	abolido	con	el	sacrificio	
perfecto	de	Cristo	Jesús).	
Pero	los	preceptos	morales	de	la	ley,	que	se	relacionan	a	Dios	como	el	único	objeto	de	adoración,	su	nombre,	la	
santidad	de	la	vida,	el	matrimonio,	la	propiedad	y	la	verdad	–	los	principios	morales	resumidos	para	nosotros	en	los	
diez	 mandamientos	 –	 estos	 no	 han	 sido	 abolidos.	 De	 hecho,	 su	 autoridad	 ha	 sido	 demostrada	 por	 Jesús	 como	
vinculante	para	su	pueblo	del	pacto.	Como	un	segundo	Moisés	hablando	a	un	nuevo	Israel	en	el	Sermón	del	Monte,	
Jesús	enseña	que	las	exigencias	de	la	ley	van	más	allá	de	la	observación	externa,	a	la	motivación	y	pureza	interior.	
Estar	liberados	en	Cristo	de	la	maldición	de	la	ley	significa	estar	libre	para	guardar	la	ley	para	la	gloria	de	Dios,	con	
corazones	que	lo	aman	a	él	y	desean	complacerlo.	
Como	ya	hemos	visto,	el	pacto	precede	a	la	ley,	pero	jamás	es	establecido	aparte	de	la	ley.	La	perfecta	obediencia	por	
Cristo	para	nosotros	significa	que	su	justicia	es	nuestra,	de	modo	que	al	vivir	una	vida	llena	del	Espíritu	Santo,	
nosotros	también	podemos	cumplir	la	justicia	que	está	en	la	ley	(Romanos	8:4).	De	modo	que,	aun	cuando	nadie	nos	
puede	 juzgar	 en	 base	 a	 los	 mandamientos	 o	 nuestra	 observación	 religiosa	 externa	 (Colosenses	 2:16‐17),	 la	
comunidad	del	pacto	del	Nuevo	Testamento	puede	decir	con	el	creyente	del	Antiguo	Testamento:	"¡Oh	cuánto	amo	
yo	tu	ley!	Todo	el	día	es	ella	mi	meditación"	Salmo	119:97.		
El	pacto	traza	la	ruta	que	debemos	seguir	para	gozar	de	sus	bendiciones.	Para	usar	una	analogía,	cuando	Dios	le	
entregó	la	ley	a	Israel,	fue	como	si	hubiera	construido	un	cerco	y	dicho,	‘si	permanecen	dentro	de	estos	parámetros,	
podrán	gozar	de	las	bendiciones,	los	privilegios	y	favores	del	pacto.	Si	se	salen	de	ellos,	aún	estarán	dentro	del	pacto,	
pero	renunciarán	al	derecho	de	ver	esas	bendiciones’.	Por	eso	es	que	cuando	un	creyente	peca	no	está	perdido	
definitivamente,	ya	que	el	pacto	le	provee	su	certeza	en	base	al	cumplimiento	de	la	ley	por	Cristo	Jesús;	pero	sí	pierde	
su	paz,	su	gozo,	y	un	sinnúmero	de	otros	privilegios,	por	causa	de	desobedecer	a	Dios.	Nuestra	observación	de	la	ley	
no	es	la	base	de	nuestra	relación	con	Dios,	sin	embargo	la	ley	sigue	siendo	nuestra	regla	de	vida.	
	
RELACIÓN	DEL	PACTO	DE	GRACIA	CON	LA	DISCIPLINA	DE	LA	IGLESIA	
	
La	realidad	es	que	seguimos	apartándonos	de	Dios.	Pecamos	y	reincidimos;	permitimos	que	el	pecado	entre	en	
nuestros	pensamientos,	motivos	y	comportamiento.		¿Qué	sucede	entonces?	Cuando	no	somos	fieles	en	cumplir	
nuestra	parte	de	la	relación	del	pacto,	¿qué	hace	Dios?	La	respuesta	de	la	Biblia	es	que	él	demuestra	su	fidelidad	al	
pacto	 de	 su	 gracia	 disciplinando	 sus	 hijos	 caprichosos	 y	 llevándolos	 al	 arrepentimiento	 y	 a	 un	 compromiso	
renovado.	Una	de	las	expresiones	más	claras	de	estos	está	en	Salmo	89:30‐34	“Si	dejaren	sus	hijos	mi	ley,	y	no	
anduvieren	en	mis	juicios,	si	profanaren	mis	estatutos	y	no	guardaren	mis	mandamientos,	entonces	castigaré	con	vara	
su	rebelión	y	con	azotes	sus	iniquidades.	Más	no	quitaré	de	él	mi	misericordia,	ni	falsearé	mi	verdad.	No	olvidaré	mi	
pacto,	ni	mudaré	lo	que	ha	salido	de	mis	labios”.	
	
RELACIÓN	DEL	PACTO	DE	GRACIA	CON	LA	PROVIDENCIA	DE	DIOS	
	
Los	Salmistas	claramente	hallaron	refugio	en	las	pruebas	que	enfrentaron	bajo	el	pacto.	Cuando	la	causa	de	Dios	se	
vio	amenazada,	y	se	oscurecía	el	panorama,	su	oración	era	"Mira	al	pacto"	(Salmo	74:20);	y	cuando	nos	toca	recibir	
un	castigo	individual,	podemos	recordar	las	palabras	de	Dios	a	David,	"No	olvidaré	mi	pacto"	(Salmo	89:34).	
Para	los	creyentes,	sólo	podemos	apreciar	la	riqueza	y	la	grandeza	del	esquema	de	redención	del	pacto	cuando	
vemos	nuestras	vidas	como	parte	del	pacto	con	Dios.	Todo	aspecto	de	nuestras	vidas	debe	ser	consagrado	a	él	bajo	
el	pacto:	todo	nuestro	tiempo,	nuestros	dones,	nuestras	habilidades	y	talentos.	Si	mantenemos	el	pacto	con	Dios,	
disfrutaremos	de	su	favor	y	bendición.	Aquellos	que	están	dispuestos	a	arrodillarse	ante	el	Soberano	Dios	del	pacto,	
mediante	cuya	gracia	ellos	son	salvos,	conocen	el	verdadero	significado	de	la	verdadera	libertad.		Ellos	tienen	perdón	
por	su	pasado,	gracia	para	su	presente,	y	esperanza	para	su	futuro.	Amén.	
Ps.	Oscar	Briones	
Soli	Deo	Gloria

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

El día ante el tribunal de Cristo
El día ante el tribunal de CristoEl día ante el tribunal de Cristo
El día ante el tribunal de CristoRaul Ccrs
 
Estudio del Libro de Génesis: Capítulos 15-18
Estudio del Libro de Génesis: Capítulos 15-18Estudio del Libro de Génesis: Capítulos 15-18
Estudio del Libro de Génesis: Capítulos 15-18Luis García Llerena
 
MOISES III. LAS EXCUSAS DE MOISES
MOISES III. LAS EXCUSAS DE MOISESMOISES III. LAS EXCUSAS DE MOISES
MOISES III. LAS EXCUSAS DE MOISESJORGE ALVITES
 
Atributos morales de dios
Atributos morales de diosAtributos morales de dios
Atributos morales de diosEdgar Sanchez
 
La Cena del Señor
La Cena del SeñorLa Cena del Señor
La Cena del SeñorJulio Tellez
 
10 el nuevo pacto
10 el nuevo pacto10 el nuevo pacto
10 el nuevo pactochucho1943
 
La mesa de los recuerdos
La mesa de los recuerdosLa mesa de los recuerdos
La mesa de los recuerdosOscar Castro
 
7 trompetas-2017 con notas del libro de texto.
7 trompetas-2017 con notas del libro de texto.7 trompetas-2017 con notas del libro de texto.
7 trompetas-2017 con notas del libro de texto.agape instituto biblico
 
Armagedon,,, gog y magog
 Armagedon,,, gog y magog Armagedon,,, gog y magog
Armagedon,,, gog y magogelpaisanegro
 
El amor en la iglesia cristiana.pptx
El amor en la iglesia cristiana.pptxEl amor en la iglesia cristiana.pptx
El amor en la iglesia cristiana.pptxCamaleon Cam
 
PURIFICANDO NUESTROS LABIOS CON LOS NOMBRES KADOSHIM
PURIFICANDO NUESTROS LABIOS CON LOS NOMBRES KADOSHIMPURIFICANDO NUESTROS LABIOS CON LOS NOMBRES KADOSHIM
PURIFICANDO NUESTROS LABIOS CON LOS NOMBRES KADOSHIMRicardo Mojica
 
05 13 el rapto y el tribunal de cristo
05 13 el rapto y el tribunal de cristo05 13 el rapto y el tribunal de cristo
05 13 el rapto y el tribunal de cristoCiuidad Bendición
 
Las 5 Excusas de Moisés Siervo de Dios
Las 5 Excusas de Moisés Siervo de DiosLas 5 Excusas de Moisés Siervo de Dios
Las 5 Excusas de Moisés Siervo de DiosValentin Moraleja
 
110571574 la-batalla-de-armagedon
110571574 la-batalla-de-armagedon110571574 la-batalla-de-armagedon
110571574 la-batalla-de-armagedonFRANCISCO GATICA
 

La actualidad más candente (20)

El día ante el tribunal de Cristo
El día ante el tribunal de CristoEl día ante el tribunal de Cristo
El día ante el tribunal de Cristo
 
Estudio del Libro de Génesis: Capítulos 15-18
Estudio del Libro de Génesis: Capítulos 15-18Estudio del Libro de Génesis: Capítulos 15-18
Estudio del Libro de Génesis: Capítulos 15-18
 
MOISES III. LAS EXCUSAS DE MOISES
MOISES III. LAS EXCUSAS DE MOISESMOISES III. LAS EXCUSAS DE MOISES
MOISES III. LAS EXCUSAS DE MOISES
 
Atributos morales de dios
Atributos morales de diosAtributos morales de dios
Atributos morales de dios
 
La Cena del Señor
La Cena del SeñorLa Cena del Señor
La Cena del Señor
 
Los siete turnos de la resurrección
Los siete turnos de la resurrecciónLos siete turnos de la resurrección
Los siete turnos de la resurrección
 
10 el nuevo pacto
10 el nuevo pacto10 el nuevo pacto
10 el nuevo pacto
 
La mesa de los recuerdos
La mesa de los recuerdosLa mesa de los recuerdos
La mesa de los recuerdos
 
7 trompetas-2017 con notas del libro de texto.
7 trompetas-2017 con notas del libro de texto.7 trompetas-2017 con notas del libro de texto.
7 trompetas-2017 con notas del libro de texto.
 
Armagedon,,, gog y magog
 Armagedon,,, gog y magog Armagedon,,, gog y magog
Armagedon,,, gog y magog
 
El amor en la iglesia cristiana.pptx
El amor en la iglesia cristiana.pptxEl amor en la iglesia cristiana.pptx
El amor en la iglesia cristiana.pptx
 
INICIO DE LA GRAN TRIBULACION
INICIO DE LA GRAN TRIBULACIONINICIO DE LA GRAN TRIBULACION
INICIO DE LA GRAN TRIBULACION
 
PURIFICANDO NUESTROS LABIOS CON LOS NOMBRES KADOSHIM
PURIFICANDO NUESTROS LABIOS CON LOS NOMBRES KADOSHIMPURIFICANDO NUESTROS LABIOS CON LOS NOMBRES KADOSHIM
PURIFICANDO NUESTROS LABIOS CON LOS NOMBRES KADOSHIM
 
Transformados de Gloria en Gloria
Transformados de Gloria en GloriaTransformados de Gloria en Gloria
Transformados de Gloria en Gloria
 
Apocalipsis 14 13
Apocalipsis 14 13Apocalipsis 14 13
Apocalipsis 14 13
 
Simbolos de la Expiacion
 Simbolos de la  Expiacion  Simbolos de la  Expiacion
Simbolos de la Expiacion
 
La ofrenda según la biblia
La ofrenda según la bibliaLa ofrenda según la biblia
La ofrenda según la biblia
 
05 13 el rapto y el tribunal de cristo
05 13 el rapto y el tribunal de cristo05 13 el rapto y el tribunal de cristo
05 13 el rapto y el tribunal de cristo
 
Las 5 Excusas de Moisés Siervo de Dios
Las 5 Excusas de Moisés Siervo de DiosLas 5 Excusas de Moisés Siervo de Dios
Las 5 Excusas de Moisés Siervo de Dios
 
110571574 la-batalla-de-armagedon
110571574 la-batalla-de-armagedon110571574 la-batalla-de-armagedon
110571574 la-batalla-de-armagedon
 

Similar a EL PACTO DE GRACIA

Similar a EL PACTO DE GRACIA (20)

La muerte del testador
La muerte del testadorLa muerte del testador
La muerte del testador
 
El pacto
El pactoEl pacto
El pacto
 
Libro complementario | Capítulo 11 | El Dios del pacto | Escuela Sabática
Libro complementario | Capítulo 11 | El Dios del pacto | Escuela SabáticaLibro complementario | Capítulo 11 | El Dios del pacto | Escuela Sabática
Libro complementario | Capítulo 11 | El Dios del pacto | Escuela Sabática
 
La muerte del testador
La muerte del testadorLa muerte del testador
La muerte del testador
 
02 conceptos del pacto
02 conceptos del pacto02 conceptos del pacto
02 conceptos del pacto
 
2011 04-10 complementario
2011 04-10 complementario2011 04-10 complementario
2011 04-10 complementario
 
Pacto eterno 777
Pacto eterno 777Pacto eterno 777
Pacto eterno 777
 
10 cristo ley pactos
10 cristo ley pactos10 cristo ley pactos
10 cristo ley pactos
 
1. Alianza de Dios con Noé
1.  Alianza de Dios con Noé1.  Alianza de Dios con Noé
1. Alianza de Dios con Noé
 
Leccion Cristo, la ley y los pactos
Leccion Cristo, la ley y los pactosLeccion Cristo, la ley y los pactos
Leccion Cristo, la ley y los pactos
 
04 un pacto eterno
04 un pacto eterno04 un pacto eterno
04 un pacto eterno
 
palabra.pdf
palabra.pdfpalabra.pdf
palabra.pdf
 
Leccion adultos: El pacto
Leccion adultos: El pactoLeccion adultos: El pacto
Leccion adultos: El pacto
 
PDF | Lección 11 | El Pacto | Escuela Sabática | Cuarto trimestre 2015
PDF | Lección 11 | El Pacto | Escuela Sabática | Cuarto trimestre 2015PDF | Lección 11 | El Pacto | Escuela Sabática | Cuarto trimestre 2015
PDF | Lección 11 | El Pacto | Escuela Sabática | Cuarto trimestre 2015
 
Dios de pactos
Dios de pactos Dios de pactos
Dios de pactos
 
Qué es un pacto
Qué es un pactoQué es un pacto
Qué es un pacto
 
Sesión: Conceptos básicos del pacto
Sesión: Conceptos básicos del pactoSesión: Conceptos básicos del pacto
Sesión: Conceptos básicos del pacto
 
Doctrinas reconcilliacíon marcos troschasky
Doctrinas reconcilliacíon marcos troschaskyDoctrinas reconcilliacíon marcos troschasky
Doctrinas reconcilliacíon marcos troschasky
 
La alianza
La alianzaLa alianza
La alianza
 
Doctrina del Pacto 05122203.pptx
Doctrina del Pacto 05122203.pptxDoctrina del Pacto 05122203.pptx
Doctrina del Pacto 05122203.pptx
 

Más de Oscar Briones

¿Quién es Jesucristo?
¿Quién es Jesucristo?¿Quién es Jesucristo?
¿Quién es Jesucristo?Oscar Briones
 
DISCIPULADO BÍBLICO II - CIMIENTOS II
DISCIPULADO BÍBLICO II - CIMIENTOS IIDISCIPULADO BÍBLICO II - CIMIENTOS II
DISCIPULADO BÍBLICO II - CIMIENTOS IIOscar Briones
 
DISCIPULADO BÍBLICO III
DISCIPULADO BÍBLICO IIIDISCIPULADO BÍBLICO III
DISCIPULADO BÍBLICO IIIOscar Briones
 
DISCIPULADO BIBLICO I
DISCIPULADO BIBLICO I DISCIPULADO BIBLICO I
DISCIPULADO BIBLICO I Oscar Briones
 
PANORAMA DEL ANTIGUO TESTAMENTO revisado
PANORAMA DEL ANTIGUO TESTAMENTO revisadoPANORAMA DEL ANTIGUO TESTAMENTO revisado
PANORAMA DEL ANTIGUO TESTAMENTO revisadoOscar Briones
 
Periodo reino sobreviviente y exilio
Periodo reino sobreviviente y exilioPeriodo reino sobreviviente y exilio
Periodo reino sobreviviente y exilioOscar Briones
 
Periodo reino dividido
Periodo reino divididoPeriodo reino dividido
Periodo reino divididoOscar Briones
 
Una oracion desde el infierno
Una oracion desde el infiernoUna oracion desde el infierno
Una oracion desde el infiernoOscar Briones
 
Como tener paz en medio del sufrimiento
Como tener paz en medio del sufrimiento Como tener paz en medio del sufrimiento
Como tener paz en medio del sufrimiento Oscar Briones
 
Catecismo Mayor Westminster 2015
Catecismo Mayor Westminster 2015Catecismo Mayor Westminster 2015
Catecismo Mayor Westminster 2015Oscar Briones
 
Catecismo Menor Westminster 2015
Catecismo Menor Westminster 2015Catecismo Menor Westminster 2015
Catecismo Menor Westminster 2015Oscar Briones
 
CONFESION DE FE DE WESTMINSTER
CONFESION DE FE DE WESTMINSTERCONFESION DE FE DE WESTMINSTER
CONFESION DE FE DE WESTMINSTEROscar Briones
 
Proyecto Hechos 1.8 Plan General
Proyecto Hechos 1.8  Plan GeneralProyecto Hechos 1.8  Plan General
Proyecto Hechos 1.8 Plan GeneralOscar Briones
 
Evangelio de Juan en 5 lecciones
Evangelio de Juan en 5 leccionesEvangelio de Juan en 5 lecciones
Evangelio de Juan en 5 leccionesOscar Briones
 
EL DIEZMO BIBLICO Mayordomía Cristiana
EL DIEZMO BIBLICO  Mayordomía CristianaEL DIEZMO BIBLICO  Mayordomía Cristiana
EL DIEZMO BIBLICO Mayordomía CristianaOscar Briones
 
EL BAUTISMO CRISTIANO
EL BAUTISMO CRISTIANOEL BAUTISMO CRISTIANO
EL BAUTISMO CRISTIANOOscar Briones
 
El Catolicismo Romano como una Secta
El Catolicismo Romano como una SectaEl Catolicismo Romano como una Secta
El Catolicismo Romano como una SectaOscar Briones
 
LA REFORMA RELIGIOSA DEL SIGLO XVI
LA REFORMA RELIGIOSA DEL SIGLO XVILA REFORMA RELIGIOSA DEL SIGLO XVI
LA REFORMA RELIGIOSA DEL SIGLO XVIOscar Briones
 

Más de Oscar Briones (20)

¿Quién es Jesucristo?
¿Quién es Jesucristo?¿Quién es Jesucristo?
¿Quién es Jesucristo?
 
DISCIPULADO BÍBLICO II - CIMIENTOS II
DISCIPULADO BÍBLICO II - CIMIENTOS IIDISCIPULADO BÍBLICO II - CIMIENTOS II
DISCIPULADO BÍBLICO II - CIMIENTOS II
 
DISCIPULADO BÍBLICO III
DISCIPULADO BÍBLICO IIIDISCIPULADO BÍBLICO III
DISCIPULADO BÍBLICO III
 
DISCIPULADO BIBLICO I
DISCIPULADO BIBLICO I DISCIPULADO BIBLICO I
DISCIPULADO BIBLICO I
 
PANORAMA DEL ANTIGUO TESTAMENTO revisado
PANORAMA DEL ANTIGUO TESTAMENTO revisadoPANORAMA DEL ANTIGUO TESTAMENTO revisado
PANORAMA DEL ANTIGUO TESTAMENTO revisado
 
Periodo reino sobreviviente y exilio
Periodo reino sobreviviente y exilioPeriodo reino sobreviviente y exilio
Periodo reino sobreviviente y exilio
 
Periodo reino dividido
Periodo reino divididoPeriodo reino dividido
Periodo reino dividido
 
Una oracion desde el infierno
Una oracion desde el infiernoUna oracion desde el infierno
Una oracion desde el infierno
 
Como tener paz en medio del sufrimiento
Como tener paz en medio del sufrimiento Como tener paz en medio del sufrimiento
Como tener paz en medio del sufrimiento
 
Catecismo Mayor Westminster 2015
Catecismo Mayor Westminster 2015Catecismo Mayor Westminster 2015
Catecismo Mayor Westminster 2015
 
Catecismo Menor Westminster 2015
Catecismo Menor Westminster 2015Catecismo Menor Westminster 2015
Catecismo Menor Westminster 2015
 
PROYECTO HECHOS 1.8
PROYECTO HECHOS 1.8PROYECTO HECHOS 1.8
PROYECTO HECHOS 1.8
 
CONFESION DE FE DE WESTMINSTER
CONFESION DE FE DE WESTMINSTERCONFESION DE FE DE WESTMINSTER
CONFESION DE FE DE WESTMINSTER
 
Proyecto Hechos 1.8 Plan General
Proyecto Hechos 1.8  Plan GeneralProyecto Hechos 1.8  Plan General
Proyecto Hechos 1.8 Plan General
 
Evangelio de Juan en 5 lecciones
Evangelio de Juan en 5 leccionesEvangelio de Juan en 5 lecciones
Evangelio de Juan en 5 lecciones
 
EL DIEZMO BIBLICO Mayordomía Cristiana
EL DIEZMO BIBLICO  Mayordomía CristianaEL DIEZMO BIBLICO  Mayordomía Cristiana
EL DIEZMO BIBLICO Mayordomía Cristiana
 
LA CENA SEL SEÑOR
LA CENA SEL SEÑORLA CENA SEL SEÑOR
LA CENA SEL SEÑOR
 
EL BAUTISMO CRISTIANO
EL BAUTISMO CRISTIANOEL BAUTISMO CRISTIANO
EL BAUTISMO CRISTIANO
 
El Catolicismo Romano como una Secta
El Catolicismo Romano como una SectaEl Catolicismo Romano como una Secta
El Catolicismo Romano como una Secta
 
LA REFORMA RELIGIOSA DEL SIGLO XVI
LA REFORMA RELIGIOSA DEL SIGLO XVILA REFORMA RELIGIOSA DEL SIGLO XVI
LA REFORMA RELIGIOSA DEL SIGLO XVI
 

Último

Dios imparable es una cancion cristiana que
Dios imparable es una cancion cristiana queDios imparable es una cancion cristiana que
Dios imparable es una cancion cristiana quewuajaja299
 
La gracia santificante explicada para niños.pptx
La gracia santificante explicada para niños.pptxLa gracia santificante explicada para niños.pptx
La gracia santificante explicada para niños.pptxCarolinaPerez105492
 
Religion la resucitacion de Jesus y la vida de una mariposa.pdf
Religion la resucitacion de Jesus y la vida de una mariposa.pdfReligion la resucitacion de Jesus y la vida de una mariposa.pdf
Religion la resucitacion de Jesus y la vida de una mariposa.pdfCarlosAlexanderPimen
 
Visita Pastoral 2024, Vicaria de Winston-Salem
Visita Pastoral 2024, Vicaria de Winston-SalemVisita Pastoral 2024, Vicaria de Winston-Salem
Visita Pastoral 2024, Vicaria de Winston-SalemSergio Lopez
 
Discipulado cristiano para jóvenes jni!.
Discipulado cristiano para jóvenes jni!.Discipulado cristiano para jóvenes jni!.
Discipulado cristiano para jóvenes jni!.PubliCidad7
 
Presentación Clase CORPUS CHRISTI para niños.pptx
Presentación Clase CORPUS CHRISTI para niños.pptxPresentación Clase CORPUS CHRISTI para niños.pptx
Presentación Clase CORPUS CHRISTI para niños.pptxCarolinaPerez105492
 
El Santo Rosario para NIÑOS medita .pdf
El Santo Rosario para NIÑOS medita .pdfEl Santo Rosario para NIÑOS medita .pdf
El Santo Rosario para NIÑOS medita .pdfYndiraRocaMolina1
 
SANIDAD INTERIOR. Iglesia Cristiana AYRH
SANIDAD INTERIOR. Iglesia Cristiana AYRHSANIDAD INTERIOR. Iglesia Cristiana AYRH
SANIDAD INTERIOR. Iglesia Cristiana AYRHBayronPerez17
 
LA MISIÓN DE LA IGLESIA ADVENTISTA DEL DÉPTIMO DIA.pptx
LA MISIÓN DE LA IGLESIA ADVENTISTA DEL DÉPTIMO DIA.pptxLA MISIÓN DE LA IGLESIA ADVENTISTA DEL DÉPTIMO DIA.pptx
LA MISIÓN DE LA IGLESIA ADVENTISTA DEL DÉPTIMO DIA.pptxssuserc1e7cc
 
advertencia en mateo 24. esta profecia de jesus es importante
advertencia en mateo 24. esta profecia de jesus es importanteadvertencia en mateo 24. esta profecia de jesus es importante
advertencia en mateo 24. esta profecia de jesus es importanteLARRYPEREZ17
 
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #3.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #3.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #3.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #3.pptxjenune
 
la revelacion de jesucristo, estudio del libro Apocalipsis
la revelacion de jesucristo, estudio del libro Apocalipsisla revelacion de jesucristo, estudio del libro Apocalipsis
la revelacion de jesucristo, estudio del libro ApocalipsisDANIEL387046
 
PARÁBOLA DEL HIJO PRÓDIGO: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL HIJO PRÓDIGO: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdfPARÁBOLA DEL HIJO PRÓDIGO: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL HIJO PRÓDIGO: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdfAntonio Miguel Salas Sierra
 
Discernimiento de Pedro y pablo sobre el liderazgo clase 5.pptx
Discernimiento de Pedro y pablo sobre el liderazgo clase 5.pptxDiscernimiento de Pedro y pablo sobre el liderazgo clase 5.pptx
Discernimiento de Pedro y pablo sobre el liderazgo clase 5.pptxwindergalindez1
 
2024t203.pptx Leccion de Escuela Sabatica 20/4/24 PPT
2024t203.pptx Leccion de Escuela Sabatica 20/4/24 PPT2024t203.pptx Leccion de Escuela Sabatica 20/4/24 PPT
2024t203.pptx Leccion de Escuela Sabatica 20/4/24 PPTLuzOneidaMariaMoreno
 

Último (16)

Dios imparable es una cancion cristiana que
Dios imparable es una cancion cristiana queDios imparable es una cancion cristiana que
Dios imparable es una cancion cristiana que
 
La gracia santificante explicada para niños.pptx
La gracia santificante explicada para niños.pptxLa gracia santificante explicada para niños.pptx
La gracia santificante explicada para niños.pptx
 
Religion la resucitacion de Jesus y la vida de una mariposa.pdf
Religion la resucitacion de Jesus y la vida de una mariposa.pdfReligion la resucitacion de Jesus y la vida de una mariposa.pdf
Religion la resucitacion de Jesus y la vida de una mariposa.pdf
 
Visita Pastoral 2024, Vicaria de Winston-Salem
Visita Pastoral 2024, Vicaria de Winston-SalemVisita Pastoral 2024, Vicaria de Winston-Salem
Visita Pastoral 2024, Vicaria de Winston-Salem
 
Discipulado cristiano para jóvenes jni!.
Discipulado cristiano para jóvenes jni!.Discipulado cristiano para jóvenes jni!.
Discipulado cristiano para jóvenes jni!.
 
Presentación Clase CORPUS CHRISTI para niños.pptx
Presentación Clase CORPUS CHRISTI para niños.pptxPresentación Clase CORPUS CHRISTI para niños.pptx
Presentación Clase CORPUS CHRISTI para niños.pptx
 
El Santo Rosario para NIÑOS medita .pdf
El Santo Rosario para NIÑOS medita .pdfEl Santo Rosario para NIÑOS medita .pdf
El Santo Rosario para NIÑOS medita .pdf
 
SANIDAD INTERIOR. Iglesia Cristiana AYRH
SANIDAD INTERIOR. Iglesia Cristiana AYRHSANIDAD INTERIOR. Iglesia Cristiana AYRH
SANIDAD INTERIOR. Iglesia Cristiana AYRH
 
LA MISIÓN DE LA IGLESIA ADVENTISTA DEL DÉPTIMO DIA.pptx
LA MISIÓN DE LA IGLESIA ADVENTISTA DEL DÉPTIMO DIA.pptxLA MISIÓN DE LA IGLESIA ADVENTISTA DEL DÉPTIMO DIA.pptx
LA MISIÓN DE LA IGLESIA ADVENTISTA DEL DÉPTIMO DIA.pptx
 
advertencia en mateo 24. esta profecia de jesus es importante
advertencia en mateo 24. esta profecia de jesus es importanteadvertencia en mateo 24. esta profecia de jesus es importante
advertencia en mateo 24. esta profecia de jesus es importante
 
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #3.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #3.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #3.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #3.pptx
 
la revelacion de jesucristo, estudio del libro Apocalipsis
la revelacion de jesucristo, estudio del libro Apocalipsisla revelacion de jesucristo, estudio del libro Apocalipsis
la revelacion de jesucristo, estudio del libro Apocalipsis
 
Luisa de Marillac Animadora de las Cofradías de la Caridad
Luisa de Marillac Animadora de las Cofradías de la CaridadLuisa de Marillac Animadora de las Cofradías de la Caridad
Luisa de Marillac Animadora de las Cofradías de la Caridad
 
PARÁBOLA DEL HIJO PRÓDIGO: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL HIJO PRÓDIGO: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdfPARÁBOLA DEL HIJO PRÓDIGO: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL HIJO PRÓDIGO: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
 
Discernimiento de Pedro y pablo sobre el liderazgo clase 5.pptx
Discernimiento de Pedro y pablo sobre el liderazgo clase 5.pptxDiscernimiento de Pedro y pablo sobre el liderazgo clase 5.pptx
Discernimiento de Pedro y pablo sobre el liderazgo clase 5.pptx
 
2024t203.pptx Leccion de Escuela Sabatica 20/4/24 PPT
2024t203.pptx Leccion de Escuela Sabatica 20/4/24 PPT2024t203.pptx Leccion de Escuela Sabatica 20/4/24 PPT
2024t203.pptx Leccion de Escuela Sabatica 20/4/24 PPT
 

EL PACTO DE GRACIA

  • 1.
  • 2. EL PACTO DE GRACIA ¿QUÉ ES UN PACTO? Un pacto es un ‘acuerdo’ o una ‘alianza’ entre dos (o más) personas. Algunos ejemplos de pactos en la Biblia: Entre hombres (David y Jonatán) ‐ 1 Sam. 18:1‐3. Entre grupos o naciones ‐ Josué 9:1‐19. Entre Dios y Abraham ‐ Gen. 17:3‐8. La palabra ‘pacto’ en el idioma hebreo es ‫( תירב‬berith), significa ‘cortar’. En Génesis 15 vemos que Dios hace pacto con Abraham y la señal de ese pacto es el corte de los animales; luego Dios pasando entre los animales cortados por la mitad. En Génesis 17, la señal del pacto entre Abraham y Dios es el corte del prepucio, en la circuncisión. El equivalente de la palabra hebrea ‫( תירב‬berith), en griego es  (suntheke), esta palabra hace hincapié en un acuerdo o contrato entre dos partes. Suntheke significa ‘poner juntos’, o ‘pacto’, ya sea entre individuos o naciones. Aparece a menudo en plural refiriéndose al ‘convenio constitutivo’, es decir, los ‘términos del acuerdo’, ‘contrato’ o ‘tratado. Suntheke se emplea para traducir como ‘pacto’ en 2 Reyes 17:15 e Isaías 28:15, y ‘acuerdo’ en Daniel 11:6. Sólo en el primero de estos pasajes se refiere al pacto de Dios con Israel. Cuando los traductores del Antiguo Testamento tradujeron la Septuaginta ‐ LXX (versión griega del AT), en lugar de utilizar la palabra natural para pacto  (suntheke), optaron por la palabra  ‘diatheke’, para hacer énfasis en el carácter Soberano de Dios en los pactos bíblicos. El significado de  ‘diatheke’ es ‘última voluntad’, ‘testamento’ y ‘pacto’. Ejemplo: Hebreos 9:16 “Porque donde hay ‘testamento’ (διαθηκη), es necesario que intervenga muerte del testador”. Pero en el Nuevo Testamento la palabra  ‘diatheke’ es traducida generalmente como ‘pacto’. Ejemplos: 1 Cor. 11:25 “Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre…”; Heb. 7:22 “Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto”. ; Heb. 12:24 “a Jesús el Mediador del nuevo pacto…”, etc. La palabra griega  ‘diatheke’, se tradujo al latín como “testamentum” (testamento), y así es como nos llega la idea de que la Biblia se divide en Antiguo y Nuevo Testamento en lugar de “pactos”. ¿QUÉ ES EL PACTO DE GRACIA? Aunque la frase "pacto de la gracia" no existe en las Escrituras, sin embargo enseña que Sí existe. El Pacto de Gracia es la aplicación del plan de salvación de Dios a los hombres. El Pacto de Gracia está fundamentado en dos hechos: El primer hecho es la situación de pecado del hombre, quién heredó de Adán su naturaleza pecaminosa, y no tiene el deseo ni la capacidad de agradar a Dios por sí mismo, por lo tanto está condenado. El segundo hecho es el amor, la gracia y misericordia de Dios quién tomó la decisión de redimir al hombre. Para ello Dios llevó a cabo un acuerdo en la eternidad entre las tres personas de la Deidad. Dios decidió suministrar todo lo necesario para la salvación del hombre a través de Cristo. El Pacto de Gracia entró en acción inmediatamente después de la caída de Adán, en Génesis 3:15. En cuanto el hombre cayó, Cristo entró en su obra mediadora. Cristo, el eterno Hijo de Dios se vistió de su carácter mediador y se puso inmediatamente entre una Majestad santa, infinita y ofendida y la humanidad
  • 3. ofensora. Fue aceptado en este rol, impidiendo así que la ira ejecutaría la maldición que el hombre había traído sobre sí. El Pacto de Gracia se compone de una serie de Seis Pactos consecutivos que Dios hizo con los hombres, y se construyen uno sobre otro, y se van agregando algo al pacto anterior. El Pacto de Gracia llegó a su punto más alto en el Nuevo Pacto en Cristo. LOS DISTINTOS PACTOS QUE CONFORMAN EL PACTO DE GRACIA Dios se ha relacionado con el hombre a través de pactos. Estos seis pactos que conforman el Pacto de Gracia pueden dividirse en dos grandes pactos: El Antiguo Pacto (Adán, Noé, Abraham, Moisés y David) y el Nuevo Pacto (Cristo). 1.. EL PACTO CON ADÁN Pacto de obras El primer pacto fue entre Dios y Adán. Dios entró en un pacto que requería la perfecta obediencia de Adán. Adán recibió la orden de no comer el árbol de la ciencia del bien y del mal (Génesis 2:16‐17). Si él rompía el pacto, iba a morir; si obedecía, viviría. Este pacto se conoce como "pacto de las obras", porque el éxito de este pacto se basaba en la obediencia de Adán. Este pacto fue hecho con Adán y con toda su descendencia, ya que toda la raza humana estuvo representada en Adán. Adán falló en esta prueba y como resultado fue condenado él y toda su descendencia. (Romanos 5:12). Pablo también describe la situación del hombre como consecuencia del pecado de Adán. Efesios 2:12 “En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, SIN ESPERANZA Y SIN DIOS en el mundo”. Ante esta situación de desesperanza y condenación, Dios pone en acción Su Pacto de Gracia con Adán y su descendencia. En Génesis 3:15, inmediatamente después de la caída, Dios promete redimirle levantando una simiente de la mujer (Jesús), quien vencería al diablo al morir, resucitar y ascender al cielo y vendría a derrotarlo completamente en su segunda venida. Romanos 16:20 “Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros”. 1 Corintios 15:22 “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados”. 1 Juan 3:8b “…Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo”. Cuando decimos que el Pacto es de Gracia, es porque el hombre no mereció ser beneficiario de este pacto. Se hace merecedor de este Pacto de Gracia en virtud de la justicia de Cristo, que le es imputada cuando cree en Él; quien sí cumplió todas las exigencias de la ley. Este pacto de Gracia se iría aclarando más y perfeccionado en los pactos siguientes que Dios iría realizando.
  • 4. 2.. EL PACTO CON NOÉ Pacto de Preservación. Génesis 9:1‐17 La historia bíblica posterior muestra la continua degeneración de los desendientes de Adán y Eva; salvo la línea de su hijo Set, “Y a Set también le nació un hijo, y llamó su nombre Enós. Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová”. Génesis 4:26. De esta línea vienen Enoc y Noé, Génesis 5. A pesar de la bondad de Dios y su gracia contenedora, la maldad del mundo trajo juicio, por el cual es destruido por un diluvio. Sólo son salvados Noé y su familia. Dios prometió establecer su pacto con Noé y sus descendientes Génesis 9:8‐17, porque Noé “halló gracia ante los ojos de Jehová” Génesis 6:8. No porque Noé merecía esta salvación, sino por la gracia del pacto que Dios había hecho en Génesis 3:15. Elementos del Pacto de Dios con Noé:  La provisión de un medio de seguridad. Dios dispuso la construcción del arca, que sería el medio de salvación. Dios instruyó a Noé realizar ciertas acciones y el cumplimiento de ello fue la condición indispensable para el cumplimiento de la gracia prevista en el pacto. Noé disfrutó de la gracia del pacto a través de la fe, según Hebreos 11:7 "por fe Noé, cuando fue advertido por Dios de las cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su familia se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe".  Un trato familiar. No fue sólo Noé quien fue salvado, sino su esposa, sus hijos y sus nueras.  La conservación de la tierra. (Génesis 8:20‐22). No habrá más juicio de este tipo – el mundo será conservado mientras el hombre esté en la tierra, restaurado por Dios.  La Señal del pacto. (Génesis 9:12‐13). El Arco Iris, es la señal que Dios dio como se;al de Su pacto, de no destruir más la tierra con diluvio; esta señal operaría como señal para Dios, para recordar el pacto que había hecho con Noé y su descendencia.  La promesa de agrandar las carpas de Sem (Génesis 9:27 “Engrandezca Dios a Jafet, Y habite en las tiendas de Sem”). Dios miró hacia el día en que los hijos de Jafet (los Gentiles, según Génesis 10:5), entrarían en y heredarían la bendición de Set, el fiel hijo de Noé. Aquí hay una clara indicación de que es el propósito de Dios traer a aquellos que están por naturaleza afuera de las disposiciones de la gracia y los parámetros del pacto de Dios, para que disfruten de las bendiciones. Como Gentiles que confiamos en Cristo, nosotros somos descendientes de Jafet en las carpas de Sem.  De este modo, vemos el principio implícito en el proto‐evangelio de Génesis 3:15 ampliado en el pacto con Noé. Génesis 3:15 “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar”. La simiente de la mujer no había venido aún, pero el linaje sagrado estaba preservado a través de la salvación de la familia de Noé, y hay enemistad continuada entre la simiente sagrada y el enemigo de Dios. Así, el pacto con Noé construye sobre lo que vino antes y anticipa lo que está por venir.
  • 5. 3.. EL PACTO CON ABRAHAM El pueblo elegido. Génesis 12:1‐9; 15:1‐18; 17:1‐27 Abraham fue el mejor de los hijos de Sem. En el momento que Dios lo llamó, Abraham vivía en Ur de los Caldeos, ‘al otro lado de la inundación, sirviendo a otros dioses’ Josué 24:2 “Y dijo Josué a todo el pueblo: Así dice Jehová, Dios de Israel: Vuestros padres habitaron antiguamente al otro lado del río, esto es, Taré, padre de Abraham y de Nacor; y servían a dioses extraños”. Su llamado y la revelación del pacto de gracia en el tiempo de los patriarcas, es la base de todo lo que le seguirá, precisamente por las promesas específicas de salvación que están expresadas en el trato que Dios tiene con Abraham. Elementos del Pacto de Dios con Abraham:  Una tierra – Esta herencia sería en Canaán, y sería en última instancia la herencia del pueblo de Dios. Esto se compara con la herencia perdida en el Edén, y un mundo perdido en el momento del diluvio.  Una nación – Dios tendría un pueblo para sí. Las raíces de la iglesia se hallan ahí.  Un nombre – Su nombre sería grande dentro de la historia de la redención, y estaría en boca de los santos del Antiguo Testamento y de los escritores del Nuevo Testamento.  Ser de bendición universal – Ya que de él vendría el Salvador Cristo Jesús. Fe y certeza ‐ La Inauguración del Pacto. Luego del llamado de Dios de Génesis 12‐14, Abraham nuevamente se encuentra con Dios, quien le promete que su simiente será tan numerosa como las estrellas del cielo Génesis 15:5 “Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia”. Abram creyó en Dios y esto contó a su favor para ser justificado. La fe de Abraham es resaltada en Romanos 4:11 como el paradigma para nuestra fe. La frase utilizada en Génesis 15:6 “Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia”; aparece en Romanos 4:3, 9 y 11. Allí, Pablo enseña que Abraham fue justificado por la fe en las promesas de Dios, de modo que nuestra justificación en Cristo no es independiente de la fe. Génesis 15 resalta la distinción importante entre fe y certeza. Abram creyó en Dios (tal como requiere el pacto), pero aún necesitó la certeza de la posesión de la herencia prometida, motivo por el cual preguntó: 7 Y le dijo: Yo soy Jehová, que te saqué de Ur de los caldeos, para darte a heredar esta tierra. 8 Y él respondió: Señor Jehová, ¿en qué conoceré que la he de heredar?”. Este pedido de certeza lleva a la inauguración formal del Pacto con Abraham. Génesis 15:9‐10 “9 Y le dijo: Tráeme una becerra de tres años, y una cabra de tres años, y un carnero de tres años, una tórtola también, y un palomino. 10 Y tomó él todo esto, y los partió por la mitad, y puso cada mitad una enfrente de la otra…”. En la ceremonia donde se sacrifican los animales, la promesa es ratificada y una antorcha de fuego pasa entre los animales partidos en dos, uno frente a otro. No es Abraham quien pasa entre los animales divididos; es la teofanía. La teofanía representa a Dios. Por ende, este Pacto es divinamente unilateral. Es la confirmación A Abraham, NO DESDE Abraham. Esta es una ceremonia importante, que confirma la promesa a Abraham mediante un juramento. Este es el argumento: Hebreos 6:13 "porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por si mismo". Nosotros tenemos la misma certeza que nos ha sido dada a través de la obra de Cristo. La Señal del Pacto en el Pacto con Abraham. El carácter colectivo del pacto es enfatizado por el hecho que no es celebrado solamente con Abraham, sino también con su simiente. El pacto debía ser puesto en la carne de sus hijos varones y los integrantes masculinos de su casa mediante la circuncisión. La relación entre la ‘realidad’ y la ‘señal’ es tan estrecha que Dios dice: "mi pacto estará en tu carne" Génesis 17:13.
  • 6. En todo el Antiguo Testamento, la circuncisión es un símbolo importante no de identidad nacional, sino de relación con Dios. Pablo habló de la circuncisión que se convierte en in‐circuncisión (Romanos 2:25) – el rito en sí, aun tan lleno de significado, urge al portador de la señal del pacto a obediente al Dios del pacto. Si no lo hace, su circuncisión no es una ventaja espiritual sino un testimonio en su contra. El mismo mensaje está presente en los profetas, quienes hablan de la circuncisión del corazón. Deuter. 10:16 “Circuncidad, pues, el prepucio de vuestro corazón, y no endurezcáis más vuestra cerviz”. Jer. 4:4 “Circuncidaos a Jehová, y quitad el prepucio de vuestro corazón, varones de Judá y moradores de Jerusalén; no sea que mi ira salga como fuego, y se encienda y no haya quien la apague, por la maldad de vuestras obras”. Jer. 9:25 “He aquí que vienen días, dice Jehová, en que castigaré a todo circuncidado, y a todo incircunciso; 26 a Egipto y a Judá, a Edom y a los hijos de Amón y de Moab, y a todos los arrinconados en el postrer rincón, los que moran en el desierto; porque todas las naciones son incircuncisas, y toda la casa de Israel es incircuncisa de corazón”. El concejo de líderes de la iglesia en Jerusalén (Hechos 15) reconoció que los creyentes del Nuevo Pacto no requerían ser circuncidados físicamente, pues Dios “ha purificado por la fe sus corazones” vs 9. Esto fue revolucionario! Pablo declaró que, "si os circuncidáis, de nada os aprovechará Cristo” Gálatas 5:2. Este pacto fue cumplido en Cristo; todos aquellos unidos a Él por la fe (tanto Judíos como Gentiles) llegamos a ser hijos de Abraham y herederos de la promesa hecha a Abraham (Gálatas 3:26‐29). Dios dio la circuncisión a Abraham y a su descendencia como señal del pacto, mostrando así la necesidad de cortar el pecado en el corazón, apuntando así a la muerte de Cristo en la cruz. Colosenses 2:11 “En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo”. El significado del bautismo del Nuevo Testamento es el mismo que el de la circuncisión del Antiguo Testamento – es una señal y un signo del pacto de Dios, significa la inclusión dentro de la comunidad del pacto, y requiere obediencia al Dios del pacto. Referencias posteriores al Pacto de Dios con Abraham. Es importante notar las sucesivas referencias en las Escrituras al Pacto de Dios con Abraham: Fue confirmado con Isaac. Génesis 17:19 "Yo estableceré mi pacto con él para un pacto eterno, y con su simiente después de él". El pacto con Abraham fue confirmado con Jacob Génesis 28:13‐15 "Yo soy el Señor, el Dios de tu padre Abraham, y el Dios de Isaac … No te dejaré hasta haber cumplido aquello de lo que te hablé que haría". El pacto con Abraham es mencionado a menudo en todo el Pentateuco, por ejemplo: Deut. 29:12‐13 "para que entres en el pacto de Jehová tu Dios, y en su juramento, que Jehová tu Dios concierta hoy contigo para confirmarte hoy como su pueblo, y para que él te sea a ti por Dios, de la manera que él te ha dicho, y como lo juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob". Cuando Zacarías profetizó en Lucas 1:67…, siendo lleno del Espíritu Santo, bendijo a Dios por “acordarse de su santo pacto, Del juramento que hizo a Abraham nuestro padre, que nos había de conceder" Lucas 1:72‐73. Pedro en su llamado a los Judíos en Hechos 3:25, dice que ellos “son hijos de los profetas y del pacto que Dios hizo con nuestros antepasados, diciéndole a Abraham, ‘en tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra´”. Abraham es considerado como padre de los creyentes. Romanos 4:11‐12 “11 Y recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que tuvo estando aún incircunciso; para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia; 12 y padre de la circuncisión, para los que no solamente son de la circuncisión, sino que también siguen las pisadas de la fe que tuvo nuestro padre Abraham antes de ser circuncidado”. El pacto con Abraham está edificado sobre las revelaciones anteriores del pacto de gracia con Adán y Noé, y anticipa cosas mayores que han de venir.
  • 7. 4.. EL PACTO CON MOISÉS Pacto de Ley ‐ Éxodo 6:2‐8 La ley ya había sido dada en los pactos anteriores. Después de emitir la promesa de Génesis 3:15, Adán recibe la orden de Dios de trabajar, con el fin de sostener la vida hasta la llegada del redentor (Génesis 3:19). Noé recibió la orden de construir un arca para la preservación de la vida y debió adorar a Dios. Abraham debió obedecer la orden de circuncidar, y de caminar ante Dios en perfección (Génesis 17:1). Entonces, la ley no fue algo nuevo en el pacto con Moisés, pero si se tornó predominante. El pacto mosaico fue establecido por la gracia de Dios. El goce el goce de las bendiciones prometidas dependería de su obediencia. Éxodo 6:2‐8. El Pacto de Dios con Moisés fue realizado en base al Pacto de Dios con Abraham y contuvo cuatro elementos del pacto que Israel iba a gozar si obedecía a Dios: una comunidad, un conocimiento de Dios, una redención y una tierra.  Dios establece a su pueblo como Su comunidad ‐ "Y os tomaré por mi pueblo y seré vuestro Dios". (7).  Ellos conocerán a Dios. “y vosotros sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios”. (7).  La promesa de redención de Dios. Dios les recuerda el pacto y les promete librarlos de la esclavitud de Egipto. (7).  La promesa de una tierra. Como cumplimiento a las promesas anteriores del pacto con Abraham. (8). Dios redimió a Israel de la esclavitud en Egipto. Moisés actuó como el mediador y les dio la ley en Sinaí, esta es la primera referencia al pacto con Israel. Dios les recordó la necesidad de guardar el pacto para poder recibir las bendiciones de Dios. Éxodo 19:5 “Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. La otra ceremonia que ratifica el pacto con Israel está en Éxodo 24: 7‐8. “7 Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos. 8 Entonces Moisés roció la sangre y dijo, He aquí la sangre del pacto que Jehová ha hecho con vosotros sobre todas estas cosas”. Dos cosas salen a la vista en esta ceremonia: el “libro del pacto” y la “sangre del pacto”. En primer lugar Moisés, cumpliendo su función de sacerdote entre Dios y el pueblo, “… tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo”. El libro contenía mandamientos que revelaban la naturaleza de Dios en su santidad, justicia y pureza sin mancha. Contenía preceptos para la adoración, para el tabernáculo y los sacrificios, mediante los cuales se podía hacer expiación por los pecados de la gente. Enumeraba sacrificios que debían ser ofrecidos, y estableció el oficio formal del sacerdocio como aquél dedicado al sacrificio y la expiación. Esto muestra la naturaleza de gracia en la ley. Además contenía las disposiciones para tratar las transgresiones y el quebrantamiento de la ley. Contenía una regla de vida para Israel, leyes que eran pertinentes para Israel como nación, y que nos proveen valores morales absolutos para gobernar nuestras vidas personales y las vidas de las naciones. Según la enseñanza de Pablo en Gálatas 3:17, la ley, que fue dada unos 430 años después de la promesa hecha a Abraham, no invalidó el pacto de promesa. En vez, la ley fue agregada “a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa" Gálatas 3:19. La función del libro de la ley era resaltar la naturaleza del pecado y señalar al Único capaz de ser el Salvador de los pecadores. La ley es un maestro de escuela, que conduce a Cristo. Gálatas 3:24. El segundo lugar, habla de la "sangre del pacto" que fue rociada sobre la gente. Los pactos anteriores también incluían el derramamiento de sangre, desde el derramamiento de la sangre de animales en Génesis 3, el sacrificio de Noé en Génesis 9 y el rito de la circuncisión en Génesis 17.
  • 8. Pero en el pacto de Moisés, la sangre toma significado preponderante. Se debe rociar sangre en los pórticos para la redención de las personas. Se debe rociar a la gente con sangre para su consagración, se debe derramar sangre de toros y de cabras sobre el altar a perpetuidad, dando testimonio de la necesidad de sacrificio y muerte – sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados. Al igual que en el caso de Abraham, el derramamiento de sangre señala un compromiso que tiene implicancias y consecuencias de vida y de muerte. El derramamiento de sangre es una señal de que Dios cumplirá sus promesas del pacto. Esto toma una expresión clara en el Nuevo Testamento cuando Cristo habla del pacto como algo en su sangre. Lucas 22:20 “De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama”. El escritor a los Hebreos habla de la sangre del Pacto Eterno. Hebreos 13:20 “Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno”. Algo central a la visión de gloria en el Apocalipsis es el cordero sobre el trono – el cordero sacrificial, pascual, cuya sangre ha lavado los pecados y ha dado derecho de acceso al Cielo. Apoc. 7:14 “Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero”. En el Pacto de gracia Moisés, la relación de pacto ha sido establecida en forma Soberana por Dios. El constituye un pueblo para sí. El provee una herencia para su pueblo. Ellos deben obedecer su voz y mantener su pacto si desean conocer su bendición. Así, en Jueces 2:20 leemos que "la ira de Jehová se encendió contra Israel, y dijo: Por cuanto este pueblo traspasa mi pacto que ordené a sus padres, y no obedece mi voz, tampoco yo volveré más a arrojar de delante de ellos a ninguna de las naciones que dejó Josué cuando murió". La desobediencia de la ley fue interpretada como desobediencia al pacto, y por ello perdieron las bendiciones del pacto. El Pacto con Moisés y su relación con el Sacerdocio de Finees, nieto de Aarón. Números 25:10‐13. La acción de Finees al matar a una mujer Moabita en Números 25:8 es la razón por la que el juicio de las plagas del Señor no cayó sobre los hijos de Israel. Salmo 106:29‐31 "provocaron la ira de Dios con sus obras y se desarrolló la mortandad entre ellos. Entonces se levantó Finees e hizo juicio, y se detuvo la plaga. Y le fue contado por justicia de generación en generación para siempre". Números 25:10‐13 “12 He aquí yo establezco mi pacto de paz con él; 13 y tendrá él y su descendencia después de él el pacto de sacerdocio perpetuo, por cuanto tuvo celo por su Dios e hizo expiación por los hijos de Israel". Malaquías hace referencia a esto cuando dice que el pacto de Dios es con Leví (2:4), un pacto de vida y paz (2:5); y la promesa dada en 3:1 es que el Mesías sería el mensajero del pacto. A medida que se desenvuelve la historia del Antiguo Testamento, hay un enfoque singular en el sacerdocio. Durante el tiempo de los Jueces, temporalmente el sacerdocio pasó del linaje de Eleazer (hijo de Aarón y padre de Finees) a Ithamar (el otro hijo de Aaron). Elí, (hijo de Ithamar), fue el sumo sacerdote, sus dos hijos Ofni y Finees 1 eran sacerdotes en el tabernáculo de Silo con su padre muy anciano (1 Samuel 1:3). Se comportaron escandalosamente y, aunque dos veces fueron reprendidos por declaraciones proféticas (2:22‐36; 3:11‐14), rehusaron cambiar su conducta trayendo así la maldición sobre su familia. Dios entonces declaró a Elí una promesa, 1 Samuel 2:35 "yo me suscitaré un sacerdote fiel, que haga conforme a mi corazón y a mi alma; y yo le edificaré casa firme, y andará delante de mi ungido todos los días". Esta promesa es ciertamente mesiánica. El sacerdote fiel es Cristo, quien es establecido en el pacto con Moisés. El pacto con Moisés es un pacto de ley, pero además es un pacto de sacerdocio. Nuevamente, el pacto con Moisés se construye sobre revelaciones anteriores del pacto de gracia y anticipa cosas más grandes por venir.
  • 9. EL PACTO CON DAVID El Pacto del Reino Eterno Salmo 89:3 "Hice pacto con mi escogido; juré a David mi siervo diciendo, para siempre confirmaré tu descendencia". Isaías 55:3 "y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David". 2 Samuel 7:9‐16. Elementos de la promesa en el pacto con David:  La grandeza del nombre de David (9). Hay un contraste entre el origen humilde de David y su actual posición. Pero la grandeza del presente no se compara con la grandeza de su nombre en el futuro. Esto está asociado con la promesa hecha a Abraham en Génesis 12:2.  La provisión de un territorio para el pueblo de Dios (v10). Ellos serán plantados en su propio lugar.  El Señor construirá una casa para David (11). Esto juega con los dos significados de la palabra “casa” en las Escrituras. No solo se refiere a la casa física sino a la dinastía, un linaje real.  El hijo de David construirá una casa para el Señor (13). El privilegio de construir el Templo sería de Salomón. Pero a la luz de la historia de la redención, la promesa incluyó mucho más que eso. El gran “constructor de la casa” es el más grande Hijo de David, Cristo Jesús.  La bendición de ser su Dios (14). Esto implica que las bendiciones del pacto acompañarán a la obediencia del pacto y las maldiciones del pacto acompañarán su desobediencia.  La bendición de la misericordia permanente de Dios. (15)..  La permanencia del reino y el trono de David. (16). De su linaje vendría Jesús. Este trono es el mismísimo trono de Dios! La respuesta de David al Pacto de Dios: En los vs 18,19 responde con humildad ante Dios, porque Dios lo ha favorecido de esta manera. Pero además reconoce el aspecto futuro de las promesas. David reconoce una nueva etapa en el programa de salvación que se ha ido desenvolviendo a través de las épocas, y que ahora recae sobre David y su casa real. La reflexión de David en 2 Samuel 23:5 es igual de significativa: "no es así mi casa para con Dios, sin embargo él ha hecho conmigo pacto perpetuo, ordenado en todas las cosas, y será guardado, aunque todavía no haga él florecer toda mi salvación y mi deseo". Esta es una clara indicación de que, aunque David no ha sido todo lo que debió ser, y aunque muchos en su casa han desobedecido la ley de Dios, el pacto sigue siendo su única esperanza. La proyección profética referida a un David aún más grande se afirma sobre la certeza del pacto de Dios, y anticipa el cumplimiento definitivo de todas las promesas de Dios. Nuevamente, el pacto con David se afianza sobre aquello que Dios ha revelado en el pasado y anticipa algo más grande por venir. Estos son los cinco pactos principales del Pacto de Gracia en el Antiguo Testamento. Hebreos 8 lo llama Antiguo Pacto. EL NUEVO PACTO Su cumplimiento en Cristo El Nuevo Pacto se cumple en Cristo y su obra, por el derramamiento de la sangre de Cristo (Lucas 22:20). Todos los antiguos pactos señalaban al nuevo pacto y se cumplen en el nuevo pacto. Jesús es Hijo de David e Hijo de Dios (Romanos 1:3‐4). Como representante, ha obedecido perfectamente la ley de Dios, por lo que trae bendición para su pueblo (Romanos 5:12‐19). Él es ungido por el Espíritu y es la simiente de Abraham prometida; en él son benditas todas las naciones (Gálatas 3:8, 29).
  • 10. La muerte de Jesús Cumplió el Antiguo Pacto e introdujo el Nuevo Pacto. Jesús introdujo el Nuevo Pacto en el día de la Fiesta de la Pascua. La Pascua era la gran señal de la liberación en el Antiguo Testamento. La sangre de Jesús se constituyó en la nueva señal del Nuevo Pacto. La Cena del Señor es la señal del Nuevo Pacto con Cristo. Mateo 26:28 “porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados”. El Nuevo Pacto es superior a al Antiguo Pacto. En Deuteronomio 28 al 30 Dios había advertido al pueblo que las bendiciones del pacto estarían en función a la obediencia. Les advirtió que si rompían su pacto serían expulsados de la tierra. Deuter. 30:1‐6 destaca que más adelante Dios restauraría a Israel. En cumplimiento de esa profecía, Dios prometió a Israel por medio del profeta Jeremías (31:31‐34) que Él entraría en un mejor pacto con Israel, hecho sobre mejores promesas. Este nuevo y mejor pacto reemplazaría al Antiguo Pacto. Jeremías 31:31‐34: “31 He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. 32 No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová. 33 Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. 34 Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado”. Esta promesa del pacto es citada en Hebreos 8. El contexto de la cita es que los cristianos judíos amenazaban con dejar a Cristo y al Nuevo Pacto y volver al Antiguo Pacto. Con el fin de detenerlos, el autor cita Jeremías 31 para subrayar la superioridad del Nuevo Pacto sobre el antiguo pacto. Hebreos 8 muestra los cuatro elementos del Nuevo Pacto, prometidos por Dios en Jeremías 31:31‐34: Hebreos 8 8‐12 “8 Porque reprendiéndolos dice: He aquí vienen días, dice el Señor, En que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto; 9 No como el pacto que hice con sus padres. El día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; Porque ellos no permanecieron en mi pacto, Y yo me desentendí de ellos, dice el Señor. 10 Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel. Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, Y sobre su corazón las escribiré; Y seré a ellos por Dios, Y ellos me serán a mí por pueblo; 11 Y ninguno enseñará a su prójimo, Ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; Porque todos me conocerán, Desde el menor hasta el mayor de ellos. 12 Porque seré propicio a sus injusticias, Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades”.  Dios prometió que el Nuevo Pacto sería efectivo. (Hebreos 8:8‐9). El Antiguo Pacto no fue efectivo porque Israel rompió el pacto y así quedó bajo la ira de Dios. El Nuevo Pacto sería efectivo porque tiene un mejor mediador y se basa en promesas aún mejores.  Dios prometió poner sus leyes en sus mentes y escribirlas en sus corazones, haciéndoles posible obedecerlas. (Hebreos 8:10).  Dios prometió que Él sería su Dios y que todos le conocerían. (Hebreos 8:10b‐11).  Dios perdonaría sus pecados y no los recordaría más (Hebreos 8:12). Adán a través de su pecado trajo la maldición y el juicio sobre la tierra. Cristo toma ese pecado y juicio sobre sí mismo; Él paga por el pecado de todos aquellos a quienes representa.
  • 11. RESÚMEN Hay tres principios que resumen este repaso del desarrollo histórico del propósito de salvación de Dios en el pacto de gracia: Con cada era de revelación de la redención, cada administración del pacto se edificaba sobre lo anterior, agregando y desarrollando substancialmente sobre ello, y anticipando una revelación adicional por venir. Cada administración constituye una nueva presentación y nueva formulación de las administraciones anteriores, hasta que el pacto es presentado en su forma perfecta con la venida y la obra de Cristo Jesús. A medida que avanzaba la historia de la redención, el marco de revelación del Antiguo Testamento se amplió, y el enfoque del propósito de redención de Dios se estrechó hasta que por fin toda la provisión de gracia del pacto estaba enfocada en Cristo. El Pacto de Gracia es un pacto gratuito entre Dios santo y el hombre pecador, es celebrado a través de Cristo; Dios promete libremente al hombre, por cuenta de Cristo, la remisión de los pecados y la salvación, y el hombre, dependiendo de la misma gracia, promete fe y obediencia. El creyente del Nuevo Testamento no tiene menos de lo que tenía David cuando pudo decir en 2 Samuel 23:5 "él ha hecho conmigo pacto perpetuo". Es verdad que el pacto no es establecido con nosotros meramente como seres humanos, sino que es celebrado con nosotros a través de Cristo, quien se pone delante Dios para que nosotros gocemos de todas las bendiciones de la salvación. Desde el punto de vista de la planificación, administración y ejecución, el pacto es enteramente de gracia. La gracia es Soberana e incondicional. Las bendiciones del Evangelio llegan a nosotros sin que merezcamos nada por nuestra cuenta. Sin embargo, una vez establecido el lazo, existen elementos condicionantes que le son anexados. Para gozar de las bendiciones que ofrece y promete el pacto, debemos vivir y actuar en obediencia a las exigencias de Dios. Salmo 103:17 "Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos, sobre los que guardan su pacto y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra". La fe es la condicionante del Pacto. Sin fe no podemos complacer a Dios (Hebreos 11:6), y tampoco podemos gozar de las bendiciones de la salvación. Estas pertenecen a aquellos que creen. La fe es el medio por el cual podemos disfrutar de todas las disposiciones del pacto. ALGUNAS IMPLICACIONES DEL PACTO DE GRACIA RELACIÓN DEL PACTO DE GRACIA CON LAS ESCRITURAS La Biblia es una colección de sesenta y seis libros, escritos por varios autores a lo largo de varios siglos. Desde que se leen estos escritos, la gente se ha estado preguntando sobre su interpretación: ¿tiene un tema unificador? ¿Un mensaje central? Existe algún hilo de significado que entrelaza todos estos libros, conectándolos? Si es así, ¿cómo podemos trazar la relación entre los Testamentos, o entre los libros de cada Testamento? ¿Qué tiene que ver Génesis con Juan? ¿Amós con Hechos? ¿Rut con Apocalipsis? Algunos han considerado la conexión de los libros de la Biblia en cuanto al desarrollo de distintos temas, como el reino de Dios o la promesa. Otros han descrito a la Biblia como un libro de dispensaciones, y la teología de la dispensación (Biblia de Scofield), ha tenido un impacto muy fuerte sobre la interpretación bíblica dentro de ciertos sectores de la iglesia evangélica protestante. El dispensacionalismo fraccionó la línea de tiempo de la redención histórica en unidades aisladas, con poca interconexión. Pero el principio más aceptable para la unificación de las Escrituras es la doctrina del Pacto de Gracia. Ya hemos visto cómo cada etapa de la historia de redención construye sobre lo que le precedió, agregándole substancialmente y volviendo a presentarlo, hasta que finalmente, en la obra de Jesucristo, el mediador del pacto, la obra de salvación está completa. Además, la Biblia misma habla con estas palabras. Gálatas 3 nos dice, por ejemplo, que Dios proclamó el evangelio a Abraham (v 8) y que Cristo fue hecho una maldición para nosotros para que los Gentiles pudieran recibir la bendición de Abraham (v. 13‐14). La sangre expiadora es descrita en Hebreos 13:20 como la “sangre del pacto eterno”, un testigo claro al tema unificador de las Escrituras, que nos permite ver la relevancia del derramamiento de sangre en el Antiguo Testamento. Es la revelación de la salvación del pacto de Dios, y la unidad del propósito del pacto, que nos permite ver la profunda relevancia de cada parte de la Palabra de Dios.
  • 12. RELACIÓN DEL PACTO DE GRACIA CON LA IGLESIA La Biblia utiliza la palabra ‘iglesia’ para referirse al pueblo de Dios: una sociedad de creyentes comprometida al Señorío de Cristo Jesús, y que lo confiesa como Salvador y Señor. Cristo prometió construir su iglesia (Mateo 16:18), y el Nuevo Testamento está lleno de referencias a la iglesia, tanto como el pueblo de Dios a quien él salva a través de Cristo (Efesios 5:25), o como la reunión local de creyentes en una comunidad específica (Filemón 2). Cuando Esteban estaba a punto de convertirse en mártir por la fe, utilizó una expresión interesante en Hechos 7:38 "la congregación en el desierto". 1 Pedro 2:9 describe a la iglesia como un sacerdocio y una nación santa, términos arraigados en pasajes del Antiguo Testamento como Éxodo 19:6. El corazón del pacto era que Dios tendría un pueblo para sí, y ese pueblo es la comunidad del pacto. La idea del pacto permite entender el papel del ministerio dentro de la iglesia, ya que somos ministros de un nuevo pacto (2 Corintios 3:6), y nos permite celebrar los Sacramentos. Hay un desarrollo progresivo de la iglesia del Antiguo al Nuevo Testamento. No obstante, no existen dos pueblos de Dios separados. Existe un solo Pacto de Gracia a través de todas las edades para todo el pueblo de Dios. Ya que la iglesia del Antiguo Testamento era espiritual e incluía a los niños de creyentes, debemos suponer que la iglesia espiritual del Nuevo Testamento también incluye a los hijos de creyentes. El sacramento del bautismo es considerado como un ‘signo y sello del pacto’, en el que el bautismo significa no una confesión de fe subjetiva sino una promesa objetiva de Dios. Del mismo modo, el Sacramento de la Santa Cena es una comida del pacto que se celebra para recordar. Las palabras de institución son explícitamente de pacto: "Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre" (Lucas 22:20). En la Cena del Señor el pueblo de Dios debe examinarse a sí mismo a los ojos de su autoridad y su derecho de sentarse a la Mesa del Señor para recordar el amor que les fue demostrado por Cristo al morir, y para anticipar su regreso. Hay un elemento introspectivo, un elemento retrospectivo y un elemento prospectivo en el Sacramento, que refleja la amplitud del pacto como el propósito de gracia Dios que abarca el pasado, el presente y el futuro. RELACIÓN DEL PACTO DE GRACIA CON EL EVANGELISMO El llamado del evangelio proviene del pacto, y llama a los pecadores a unirse a él. Es una voz desde dentro del pacto, dirigida a aquellos que están afuera del mismo, para llevarlos dentro del pacto. No puede haber un Evangelio a menos que haya una expiación, y no hay expiación salvo aquella provista desde el pacto de gracia. Cristo murió por sus escogidos, la disposición del pacto sólo está limitada en la medida de la donación del Padre al hijo y el requerimiento del Padre sobre el hijo. Es por causa del pacto que podemos asegurar a los pecadores que sea lo que fuere que exista en sus vidas, Cristo lo puede limpiar. Él es capaz de salvar lo que sea, porque él tiene un sacerdocio perpetuo e inmutable capaz de limpiar cualquier cosa que se interponga entre los pecadores y su Dios. ¡Cuán gloriosamente el amor del Salvador eterno bajo el pacto, ordenado en todo y certero, y cumplido mediante su propia sangre, vence triunfante cada dificultad! RELACIÓN DEL PACTO DE GRACIA CON LA VIDA CRISTIANA La Biblia está repleta de advertencias sobre volver hacia atrás (por ejemplo, Lucas 9:62, Hebreos 10:38). Algunos las han usado como fundamento para argüir que es posible nacer de nuevo y aún así caer de la gracia y perderse. Sin embargo, a pesar de las falsas profesiones de fe los hipócritas, y el pecado y la reincidencia por parte de creyentes, la Biblia constantemente nos recuerda de la certeza para todo el pueblo de Dios. Esta certeza no está fundada en nada que podamos hacer nosotros mismos, o en alguna cosa que la iglesia pueda hacer por nosotros. Está fundada únicamente en el pacto de Dios que es eterno y certero (2 Samuel 23:5). Nuestra esperanza no está arraigada en aquello que nosotros hagamos para Dios, sino en aquello que él hace por nosotros. El no perderá a ninguno de aquellos por quien Jesús murió (Juan 6:40). Una vez que hemos sido salvados, somos salvos para siempre, porque ser salvo significa ser traído bajo el lazo de un pacto irrompible e inquebrantable. Esa relación del pacto es lo suficientemente fuerte para resistir todo intento por sabotearlo o por destruir aquellos que están dentro de él. Ni sus pecados ni las estrategias del diablo pueden socavar su certeza. Como nuestro gran Mediador, Jesús asegura, mediante su continua intercesión, que su pueblo goza de su gracia y su fuerza para cada momento de su viaje por la vida.
  • 13. Como creyentes, no somos abandonados para vivir como nos plazca. De hecho, la definición de Cristiano es que hemos dejado de complacer nuestros deseos, y vivimos para complacer a Jesús. ¿Cómo lo haremos? Jesús mismo nos dice: "Si me aman, guarden mis mandamientos" Juan 14:15, palabras que están directamente relacionadas con las condiciones bajo las cuales la ley fue entregada en Sinaí, en la que Dios habló de "aquellos que me aman y guardan mis mandamientos" (Éxodo 20:6). La ley fue otorgada a Israel quiénes ya estaban en una relación de pacto con Dios. Esta relación no fue establecida con motivo de su observación de la ley o cumplimiento de los mandamientos. La relación fue establecida por la gracia, por la cual Israel fue consagrado como nación santa al Dios que dio las leyes en Sinaí. Algunas de las leyes dadas a Israel eran leyes civiles, para gobernar su vida como pueblo en el antiguo mundo semita. Otras leyes estaban relacionadas con su vida religiosa e involucraban sacrificios y rituales, aunque la mayoría de éstos ya no existen, no porque Dios ya no requiere esas cosas pero porque Cristo ha cumplido todos las limitaciones y los requerimientos de estos rituales de sacrificio religiosos para nosotros (ver, por ejemplo, 2 Corintios 3:7, que habla de una gloria que sería eliminada mediante Cristo; y Hebreos 10:1‐18, que arguye que el antiguo ritual ha sido abolido con el sacrificio perfecto de Cristo Jesús). Pero los preceptos morales de la ley, que se relacionan a Dios como el único objeto de adoración, su nombre, la santidad de la vida, el matrimonio, la propiedad y la verdad – los principios morales resumidos para nosotros en los diez mandamientos – estos no han sido abolidos. De hecho, su autoridad ha sido demostrada por Jesús como vinculante para su pueblo del pacto. Como un segundo Moisés hablando a un nuevo Israel en el Sermón del Monte, Jesús enseña que las exigencias de la ley van más allá de la observación externa, a la motivación y pureza interior. Estar liberados en Cristo de la maldición de la ley significa estar libre para guardar la ley para la gloria de Dios, con corazones que lo aman a él y desean complacerlo. Como ya hemos visto, el pacto precede a la ley, pero jamás es establecido aparte de la ley. La perfecta obediencia por Cristo para nosotros significa que su justicia es nuestra, de modo que al vivir una vida llena del Espíritu Santo, nosotros también podemos cumplir la justicia que está en la ley (Romanos 8:4). De modo que, aun cuando nadie nos puede juzgar en base a los mandamientos o nuestra observación religiosa externa (Colosenses 2:16‐17), la comunidad del pacto del Nuevo Testamento puede decir con el creyente del Antiguo Testamento: "¡Oh cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación" Salmo 119:97. El pacto traza la ruta que debemos seguir para gozar de sus bendiciones. Para usar una analogía, cuando Dios le entregó la ley a Israel, fue como si hubiera construido un cerco y dicho, ‘si permanecen dentro de estos parámetros, podrán gozar de las bendiciones, los privilegios y favores del pacto. Si se salen de ellos, aún estarán dentro del pacto, pero renunciarán al derecho de ver esas bendiciones’. Por eso es que cuando un creyente peca no está perdido definitivamente, ya que el pacto le provee su certeza en base al cumplimiento de la ley por Cristo Jesús; pero sí pierde su paz, su gozo, y un sinnúmero de otros privilegios, por causa de desobedecer a Dios. Nuestra observación de la ley no es la base de nuestra relación con Dios, sin embargo la ley sigue siendo nuestra regla de vida. RELACIÓN DEL PACTO DE GRACIA CON LA DISCIPLINA DE LA IGLESIA La realidad es que seguimos apartándonos de Dios. Pecamos y reincidimos; permitimos que el pecado entre en nuestros pensamientos, motivos y comportamiento. ¿Qué sucede entonces? Cuando no somos fieles en cumplir nuestra parte de la relación del pacto, ¿qué hace Dios? La respuesta de la Biblia es que él demuestra su fidelidad al pacto de su gracia disciplinando sus hijos caprichosos y llevándolos al arrepentimiento y a un compromiso renovado. Una de las expresiones más claras de estos está en Salmo 89:30‐34 “Si dejaren sus hijos mi ley, y no anduvieren en mis juicios, si profanaren mis estatutos y no guardaren mis mandamientos, entonces castigaré con vara su rebelión y con azotes sus iniquidades. Más no quitaré de él mi misericordia, ni falsearé mi verdad. No olvidaré mi pacto, ni mudaré lo que ha salido de mis labios”. RELACIÓN DEL PACTO DE GRACIA CON LA PROVIDENCIA DE DIOS Los Salmistas claramente hallaron refugio en las pruebas que enfrentaron bajo el pacto. Cuando la causa de Dios se vio amenazada, y se oscurecía el panorama, su oración era "Mira al pacto" (Salmo 74:20); y cuando nos toca recibir un castigo individual, podemos recordar las palabras de Dios a David, "No olvidaré mi pacto" (Salmo 89:34). Para los creyentes, sólo podemos apreciar la riqueza y la grandeza del esquema de redención del pacto cuando vemos nuestras vidas como parte del pacto con Dios. Todo aspecto de nuestras vidas debe ser consagrado a él bajo el pacto: todo nuestro tiempo, nuestros dones, nuestras habilidades y talentos. Si mantenemos el pacto con Dios, disfrutaremos de su favor y bendición. Aquellos que están dispuestos a arrodillarse ante el Soberano Dios del pacto, mediante cuya gracia ellos son salvos, conocen el verdadero significado de la verdadera libertad. Ellos tienen perdón por su pasado, gracia para su presente, y esperanza para su futuro. Amén. Ps. Oscar Briones Soli Deo Gloria