FILOSOFÍA Y TECNOLOGÍA(S)
                                   43 Congreso de Filósofos Jóvenes
                            ...
UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER
                                         Oscar Cubo Ugarte


neg...
UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER
                                    Oscar Cubo Ugarte


en adopt...
UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER
                                             Oscar Cubo Ugarte

...
UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER
                                            Oscar Cubo Ugarte


...
UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER
                                          Oscar Cubo Ugarte


  ...
UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER
                                           Oscar Cubo Ugarte


h...
UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER
                                           Oscar Cubo Ugarte


b...
UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER
                                          Oscar Cubo Ugarte


Wa...
UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER
                                         Oscar Cubo Ugarte


(En...
UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER
                                         Oscar Cubo Ugarte


el ...
UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER
                                    Oscar Cubo Ugarte


        ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Aproximación al problema de la técnica en m. heidegger

1.998 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.998
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
39
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Aproximación al problema de la técnica en m. heidegger

  1. 1. FILOSOFÍA Y TECNOLOGÍA(S) 43 Congreso de Filósofos Jóvenes Palma de Mallorca del 26 al 28 de abril de 2006 UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER Oscar Cubo Ugarte Resumen La técnica moderna ha alcanzado tal desarrollo en el mundo moderno, que no solo ha producido un progreso tecnológico sin igual, sino que también ha provocado una destrucción generalizada de la tierra y una masificación total del hombre, que instalado en todo este mundo técnico corre el extremo peligro de convertirse en un animal puramente tecnificado. La técnica no es, pues, para M. Heidegger, un rasgo más entre otros de nuestro mundo presente, sino que más bien es aquello que lo configura y constituye esencialmente. Por eso, y después de que la técnica se haya extendido a nivel planetario y después de que haya implantado su dominio sobre la entera faz de la tierra es urgente para nosotros plantearnos nuestra relación con ella y atender al famoso dictum heideggeriano, según el cual, «la esencia de la técnica en ningún caso es técnica», cuyo sentido y alcance será desarrollado en nuestra ponencia. Palabras clave: técnica, hombre, Heidegger, progreso, esencia, libertad. Abstract The modern technique with its unlimited development has not only produced a technological progress of incomparable relevance, has also caused the widespread destruction of the Earth and the vast massification of men, to the point that men are in danger of becoming purely technified animals. The technique, for Martin Heidegger, is not just another characteristic of our present world, but the feature that constitutes and configures it essentially. That’s why, now that the technique has extended itself throughout the world, and now that it dominates the entire Earth, it is so urgent for us to question our relationship to it and to listen to the famous heideggerian dictum, «the essence of technique is not, in any case, something technical by itself». The sense and the scope of this dictum will be developed in our lecture. Keywords: technique, men, Heidegger, progress, essence, freedom. Uno de los rasgos fundamentales que caracterizan al mundo moderno es, sin lugar a dudas, la técnica. En efecto, «en todas partes estamos encadenados a la técnica sin que nos podamos librar de ella, tanto si la afirmamos apasionadamente, como si la FILOSOFÍA Y TECNOLOGÍA(S) 43 Congreso de Filósofos Jóvenes 1
  2. 2. UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER Oscar Cubo Ugarte negamos denostadamente»;1 la época histórica de nuestro presente es a los ojos de M. Heidegger la modernidad en su tiempo final como mundo técnico. Este nuestro mundo técnico a alcanzado tal desarrollo, que no solo ha producido un progreso tecnológico sin igual en la historia del hombre, sino que también ha provocado una destrucción generalizada de la tierra y una masificación y cosificación del hombre, que ahora más que nunca corre el peligro de convertirse en un animal puramente tecnificado. «Lo específico de la técnica moderna con respecto a la artesanía antigua no es un mero aumento cuantitativo de su poder, ni siquiera un mero aumento cuantitativo de la autonomía del trabajo de los aparatos técnicos, sino el cambio cualitativo de la función de pro-ducir (poiesis)»,2 en virtud del cual a la naturaleza se la provoca para que produzca siempre con arreglo a un plan económicamente predeterminado y al hombre se lo convierte en una existencia disponible (Bestand) más entre otras. Por este motivo, la técnica moderna no solo constituye uno de los rasgos fundamentales de nuestro mundo moderno, sino que también y sobre todo, es aquello que lo configura y constituye esencialmente. Por todo ello, y después de que globalización de los mercados haya extendido la técnica a nivel planetario, esto es, después de que la técnica haya implantado su dominio sobre la entera faz de la tierra, es urgente para nosotros meditar sobre eso que Heidegger denomina la esencia de la técnica, lo cual nos obligará a salirnos de los planteamientos tradicionales del problema de la técnica, es decir, del planteamiento antropológico, según el cual «la técnica es una actividad (Tun) del hombre»,3 y de los planteamientos instrumentales, que insertan el problema de la técnica en el marco de un cálculo de medios y fines, y para los que «la técnica es un medio para (realizar) ciertos fines».4 Ambos planteamientos se co-pertenecen, porque proponer fines y crear los medios técnicos para realizarlos es una actividad del hombre. A la técnica le pertenece el fabricar y usar útiles para satisfacer ciertos fines. Esta re-presentación habitual de la técnica ofrece una definición instrumental y antropológica de la técnica. Para los que responden con estos planteamientos, todo el problema de la técnica se reduciría a manejar de un modo adecuado la técnica como medio; el problema consistiría, por tanto, 1 Heidegger, M.: Die Frage nach der Technik (1953). En: Vorträge und Aufsätze, Gesamtausgabe vol.7, Frankfurt a.M. 2000, p. 9. 2 Cf. Cerezo, P. (1993): «Metafísica, técnica y humanismo», en Heidegger o el final de al filosofía. Editorial Complutense, Madrid, Pg. 63. 3 Op. Cit. Heidegger, M.: Die Frage nach der Technik, p.10 4 Ibidem. FILOSOFÍA Y TECNOLOGÍA(S) 43 Congreso de Filósofos Jóvenes 2
  3. 3. UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER Oscar Cubo Ugarte en adoptar los medios que fueran necesarios para «tener la técnica en nuestras manos»5 La técnica habría pues que dominarla, lo cual se hace cada vez más urgente porque cada vez es mayor el peligro de que la técnica se escape al dominio del hombre. Esta sería la representación humanista e instrumental de la técnica. Nosotros, sin embargo, en este trabajo nos vamos a distanciar de estos planteamientos antropológico-instrumentales (que para Heidegger también son relevantes pero dentro de sus límites) y vamos a seguir dos valiosas indicaciones que se encuentran al comienzo de Conferencias y Artículos, la primera, «que la técnica no es lo mismo que la esencia de la técnica»6 y la segunda, que «la esencia de la técnica en ningún caso es técnica».7 Estas indicaciones ofrecen por de pronto una imagen como mínimo inquietante de la técnica, ya que el mundo técnico tal y como lo presenta Heidegger y sobre todo su esencia, no sería algo meramente comprensible a partir de la actividad técnica del hombre, sino que en la esencia de la técnica yacería un destino desde el que no se puede retroceder. Ahora bien, destino para Heidegger no quiere decir ni una fatalidad histórica, ni una mera casualidad azarosa; la técnica solo es entendida como destino porque es el modo presente como acontece el desvelamiento de lo ente en general. En efecto, la esencia de la técnica no tiene que ver exclusivamente con las zonas de la producción y de las máquinas, sino en general también con ámbitos aparentemente tan alejados entre sí como son la comprensión de la naturaleza por medio de la ciencia moderna, convertida en un objeto medible y cuantificable, la cultura como cultura diseñada y calculada para producir ciertos tipos de subjetividades, e incluso la política como política de mercado, en donde todo viene ya decidido y calculado por patrones puramente económicos y financieros;8 ciertamente este último aspecto Heidegger no lo trata en estos términos, pero nosotros no vemos ningún problema de coherencia interna en introducir estas cuestiones del mercado en la política, ya que la globalización técnica a nivel mundial se haya indisociablemente unida al desarrollo del capitalismo internacional. Por todo ello, la técnica moderna y sobre todo su esencia ponen en juego un modo de hacer patente todo lo ente que sobrepasa en alcance y dimensión a todos esos planteamientos del problema de la técnica que hemos denominado antropológico- 5 Ibid, p.11. 6 Ibid. p.9. 7 Ibidem. 8 Cf. Heidegger,M.:Überwindung der Metaphysik (1936-1946). En: Vorträge und Aufsätze, Gesamtausgabe vol.7, Frankfurt a.M. 2000, p. 76. FILOSOFÍA Y TECNOLOGÍA(S) 43 Congreso de Filósofos Jóvenes 3
  4. 4. UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER Oscar Cubo Ugarte instrumentales. La esencia de la técnica encierra pues un modo histórico de desocultación que en última instancia descansa en el principio de la «calculabilidad general de los objetos».9 Ahora bien, ¿qué significa esto respecto a las tres instancias mencionadas, esto es, respecto a la naturaleza, la cultura y la política, en las que se revela la esencia técnica de nuestro mundo presente? En lo que se refiere a la naturaleza, la técnica moderna la concibe como una gran fuente de suministros, que pueden ser precisamente calculados, extraídos y almacenados. «La técnica moderna provoca a la naturaleza para que produzca algo de determinada manera y cantidad, de modo que todo aparezca como una inmensa reserva de la que la industria pueda disponer»,10 y ello, por supuesto, también afecta al hombre, que en tanto que naturaleza, también se convierte en un material disponible y conmutable como cualquier otro. Todo ello convierte a la naturaleza en general, ya la naturaleza humana en particular, en una reserva de recursos en el marco de una gigantesca contabilidad. En lo que respecta a la cultura, ésta también es entendida como una mercancía más entre otras, pero que tiene la gran potencialidad técnica (por medio de los medios de comunicación de masas y de muchos otros avances tecnológicos) de diseñar y producir un cierto tipo de hombre convencido de que el problema de la técnica es un asunto meramente instrumental, como si esta fuera fruto de su libre autodeterminación. La cultura por medio de esta representación antropológico-instrumental de la técnica le cierra al hombre el acceso a la esencia de la técnica y lo instala en la más extrema penuria. Y en lo que se refiere a la política del mercado global, ésta vendría determinada por el cálculo de los grandes poderes financieros de creación ilimitada de riqueza, que al mismo tiempo suponen la organización de la extrema pobreza. La política subordinada al mercado produce sin cesar bienes de consumo, es decir, produce para que se consuma y se tenga que producir de nuevo; en efecto con este modo de producción se satisfacen necesidades pero al mismo tiempo se generan otras nuevas en una progresión infinita. «Sorprendentemente, esta producción de bienes de consumo ha poblado el planeta de basureros y cementerios, de gigantescos depósitos de inmundicia y residuos. Se 9 Heidegger, M.: Der Satz vom Grund. Gesamtausgabe, vol. 10, Frankfurt a.M. 1997; p. 198. 10 Leyte, A.: «La metafísica y la técnica», en Heidegger. Alianza Editorial, Madrid, 2005; p. 229. FILOSOFÍA Y TECNOLOGÍA(S) 43 Congreso de Filósofos Jóvenes 4
  5. 5. UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER Oscar Cubo Ugarte produce sin parar, pero de hecho se genera la escasez».11 Se trata de una política de explotación y consumo, que está esquilmando la entera faz de la tierra. Sin duda, ninguno de los problemas que genera la técnica en cada uno de estos ámbitos es algo baladí. Pero lo que Heidegger intenta indicar diciendo que «la esencia de la técnica no es de ninguna manera algo técnico» es que como base de todas estas manifestaciones fundamentales del mundo moderno subyace un modo específico de desocultamiento, un dispositivo al que Heidegger denomina Ge-stell, solo dentro del cual es posible todo el trabajo técnico del mundo moderno. Lo que acontece con este dispositivo o Ge-stell es un modo de desocultamiento en el que todo lo que es sale a la luz como una existencia disponible (Bestand) e insertable dentro de un cálculo. Este dispositivo atraviesa la técnica moderna y no se deja comprender ni como una actividad del hombre ni como un simple medio dentro de la actividad humana. La definición meramente instrumental de la técnica no alcanza en ningún caso a tematizar este ámbito en el que se anuncia la esencia de la técnica moderna. Este dispositivo o modo de desocultamiento empieza a florecer con la aparición de las ciencias exactas de la época moderna, y en especial con la física- matemática. En efecto, para Heidegger «la moderna teoría física de la naturaleza es la que prepara el camino no solo de la técnica, sino de la esencia de la técnica moderna».12 La ciencia moderna supone un importante cambio respecto a la ciencia de la Edad Media y de la Antigüedad, un cambio que desde luego, sigue siendo algo misterioso (geheimnisvoll). Con la aparición de la ciencia moderna la naturaleza empieza a representarse objetivamente, es decir, como una trama espacio-temporal calculable de uno u otro modo. En todo ello juega un papel central el método matemático. «Una proposición muy citada de Max Planc dice: “realmente efectivo es aquello que se deja medir (messen)”».13 Estas palabras de Max Planc expresan algo que no solo pertenece a la esencia de la ciencia de la naturaleza sino más bien y sobre todo a la esencia de la ciencia moderna.14 11 Cf. op.cit. P. Cerezo. p.75. 12 Op. Cit. Heidegger, M.: Die Frage nach der Technik, p.25. 13 Heidegger, M.: Wissenschaft und Besinnung. En: Vorträge und Aufsätze, Gesamtausgabe vol.7, Frankfurt a.M. 2000. p.54 14 Para Heidegger la aparición de la física cuántica, a pesar de sus diferencias con la física newtoniana, no altera para nada la esencia de la ciencia moderna y su modo de representar matemáticamente todos los fenómenos de la naturaleza. FILOSOFÍA Y TECNOLOGÍA(S) 43 Congreso de Filósofos Jóvenes 5
  6. 6. UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER Oscar Cubo Ugarte Ahora bien, para Heidegger tanto la esencia de la ciencia moderna como la de la técnica descansan en ese dispositivo denominado Ge-stell; únicamente en virtud de este dispositivo la técnica se ve obligada a emplear la ciencia natural exacta; y «de ahí surge la apariencia engañosa de que la técnica moderna es ciencia natural aplicada. Esta apariencia se seguirá imponiendo mientras no se pregunte suficientemente por la proveniencia esencial de la ciencia moderna y por la esencia de la técnica moderna».15 Ambas acontecen dentro de un modo de desocultamiento, que se muestra en lo que venimos llamando Ge-stell. En él lo realmente efectivo sale a la luz como existencias disponibles insertables siempre dentro de un cálculo. Es cierto, que este modo de desocultamiento no sucede más allá de toda actividad humana (aquí se encuentran los límites de los planteamientos antropológico-instrumentales de la técnica), pero «tampoco sucede solamente en el hombre, ni de un modo decisivo por medio de él».16 Por eso, si para Heidegger «la pregunta acerca de la posible relación del hombre con la técnica tiene todavía algún sentido […] será solo desde el reconocimiento de que el hombre no constituye ya ninguna posición central desde la que pudiera anunciarse una corrección o modificación de la técnica».17 De todos modos esta interpretación que hace Heidegger de la técnica, y que va más allá de la subjetividad no significa que no sea esencialmente relevante la intervención del hombre en todo este dispositivo que hemos denominado Ge-stell. El hombre, ciertamente, se haya siempre ya en cada caso atravesado e insertado en un cierto modo de desocultación, pero ello no significa nunca «la fatalidad de una coacción»18 porque el hombre solo llega a ser hombre en la medida en que pertenece a esta región del desocultamiento, que adopta siempre la forma de un destino (Geschick). Lo que Heidegger intenta con todo esto es pensar el Ge-stell o la esencia de la técnica moderna a partir de lo que llama las destinaciones del ser y estas destinaciones del ser solo son posibles en la medida en que hay hombres, ya que el ser mantiene una esencial y necesaria referencia al hombre. En efecto, no se da ser sin el hombre, y sin embargo ¿qué quiere decir este no sin? ¿Es el hombre quien produce al ser o es más bien el hombre su receptor? ¿El hombre es primero hombre, y toma luego en recepción ocasional el ser o solo es hombre en la medida en que pertenece al ser en alguna de sus destinaciones? La segunda opción es el caso, ya que el hombre solo es 15 Op. Cit. Heidegger, M.: Die Frage nach der Technik. p.27 16 Ibidem. 17 Op. Cit. Leyte, A. p.233 18 Op. Cit. Heidegger, M.: Die Frage nach der Technik. P.26. FILOSOFÍA Y TECNOLOGÍA(S) 43 Congreso de Filósofos Jóvenes 6
  7. 7. UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER Oscar Cubo Ugarte hombre en la medida en que se haya ya instalado en alguna destinación que es siempre, no lo olvidemos, un modo de desocultamiento, y que en el caso del mundo moderno viene definido por ese dispositivo denominado Ge-stell. Ahora bien, este dispositivo con el que Heigegger quiere apuntar a la esencia del mundo técnico moderno, es pasado por alto en todos los planteamientos antropológico- instrumentales que intentan hacer frente a los problemas de la técnica desde un punto de vista igualmente técnico. El peligro que esta forma de preguntar por la técnica encierra es que toma como algo evidente el que la técnica es un medio a disposición del hombre. Lo más peligroso del peligro consiste en abordar el problema de la técnica de un modo técnico, porque eso no hace sino afianzar los presupuestos instrumentales de la técnica y desplazar aún más la pregunta que pregunta por la esencia de la técnica para alcanzar «una relación libre con ella».19 Pero ¿qué significa en este caso libre? Heidegger ofrece una aclaración muy poco usual al respecto, lo libre como aquello donde descansa la técnica «nunca se deja dominar, ni positiva ni negativamente, por ninguna actividad (Tun) humana puesta a partir de sí».20 La libertad de lo libre «no está originariamente ordenada o subordinada (zugeordnet) ni a la voluntad, ni tan siquiera a la causalidad del querer (Wollen) humano […], no consiste ni en la desvinculariedad (Ungebundenheit) de lo arbitrario, ni en la vincularidad (Bindung) debida a meras leyes».21 La técnica en la medida en que expresa un modo de desocultamiento tiene su proveniencia esencial en la libertad de lo libre, ya que es precisamente con «el suceso del desocultamiento (des Entbergens), es decir, de la verdad con aquello con lo que la libertad está emparentada d un modo más cercano e íntimo».22 La libertad es, por tanto, «la región del destino (Bereich des Geschickes) que en cada caso pone en camino un desocultamiento».23 De tal modo que si nos abrimos a este modo de preguntar que pregunta por la esencia de la técnica, entonces experimentaremos el Ge-stell como un destino del desocultamiento en el que el hombre moderno se haya instalado. Pero el hombre se debate entre dos posibilidades, o bien, no atender a lo esencial de la técnica, planteando la cuestión de la técnica de un modo meramente técnico o instrumental, o 19 Ibid. p.9. 20 Heidegger, M.: Die Kehre (1949). En: Bremer und Freiburger Vorträge (1949-1957), Gesamtausgabe vol. 79, Frankfurt a.M. 1994. p.70. En efecto, si la técnica cuya esencia es el ser mismo se dejara vencer por el hombre, entonces esto significaría que el hombre es ¡el señor (Herr) del ser! 21 Op. Cit. Heidegger, M.: Die Frage nach der Technik. p.29. 22 Cf. ibidem. 23 Ibidem. FILOSOFÍA Y TECNOLOGÍA(S) 43 Congreso de Filósofos Jóvenes 7
  8. 8. UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER Oscar Cubo Ugarte bien, «interponerse (sich enhilasen) de un modo más inicial en la esencia de lo desoculto y de su desocultación para experimentar ese “Entbergen” como su esencia».24 Con ello no está en juego únicamente «que la civilización mundial, que ahora precisamente comienza, supere (überwinden) algún día la acuñación científico-técnica, como el único patrón de medida (als die einzige Massgabe) para la estancia del hombre en el mundo»,25 sino también la esencia misma del hombre por la cual el hombre es hombre. En efecto, el dispositivo técnico del mundo moderno o Ge-stell «no solo pone en peligro al hombre en su relación consigo mismo y con todo lo ente, sino que también lleva consigo el completo ocultamiento del “Entbergen” como tal, y con ello, el ocultamiento del lugar donde acontece (ereignet) el desocultamiento, es decir, la verdad».26 Este lugar al que apunta todo desocultamiento, ciertamente, no se puede producir, ni construir, ni calcular,27 pero se lo puede desatender por el afianzamiento a penas sin fisuras del pensamiento calculador propio del mundo técnico, que por eso mismo encierra el mayor de los peligros. «Lo que amenaza al hombre no viene en primer lugar de los efecto posiblemente mortales de las máquinas y los aparatos de la técnica»;28 e «igualmente permanece incierto, si la civilización mundial se destruirá pronto o si se consolidará en un largo durar (Dauer), que no descansa en lo que permanece, sino que más bien se instala en el permanente cambio de lo siempre más novedoso»;29 lo que amenaza al hombre atañe sobre todo a su esencia «y consiste en que el dominio (Herrschaft) del dispositivo técnico amenaza la posibilidad de que el hombre pueda dirigirse (einzukehren) a un desocultar más originario, y amenaza la posibilidad de que el hombre experimente la exhortación o interpelación (Zuspruch) de una verdad más inicial (einer anfänglicheren 24 cfr. Ibid.p.29. Desde el fondo del peligro se abre una doble posibilidad: o proseguir insistiendo en la enrancia de lo dispuesto por el Ge-stell o penetrar más originariamente en la esencia del desocultar. Esta doble posibilidad nada tiene que ver, por tanto, con una fuga romántica hacia atrás o hacia delante, ya sea hacia el paraíso perdido de una civilización preindustrial o hacia un mundo soñado donde la técnica estaría por completo bajo el dominio del hombre (¿socialismo?) 25 Heidegger, M.: Das Ende der Philosophie und die Aufgabe des Denkens. En Zur Sache des Denkens, Max Niemeyer Verlag Tübingen. 2000. pp.66-67. 26 Op. Cit. Heidegger, M.: Die Frage nach der Technik. P.30. 27 Heidegger se expresa así al respecto: «la técnica no puede ser vencida superada o sobrepasada (überwunden) por el hombre, ya que este vencer o sobrepasar este destino del ser [en este caso, bajo la forma del Ge-stell] acontece (ereignet) siempre a partir de la llegada (aus der Ankunft) de otro destino, que no se deja ni calcular de antemano lógico-históricamente, ni construir metafísicamente como consecuencia (Abfolge) de un proceso de la historia» (Op. Cit. Die Kehre. p.69) 28 Op. Cit. Heidegger, M.: Die Frage nach der Technik. P.32. 29 Op. Cit. M. Heidegger: Das Ende der Philosophie… p.66-67 FILOSOFÍA Y TECNOLOGÍA(S) 43 Congreso de Filósofos Jóvenes 8
  9. 9. UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER Oscar Cubo Ugarte Wahrheit)».30 El peligro de todos los peligros radica en que el hombre no atienda a esta llamada o interpelación que «habla solo tanto tiempo cuanto haya hombres, que nacidos en su aire, puedan escucharla. Ellos son oyentes y servidores de su proveniencia, pero no esclavos de maquinarias».31 El hombre llega solo a ser libre en la medida en que pertenece esencialmente a esta región del desocultamiento, que en nuestros días acontece en la forma del dispositivo técnico y él puede o proseguir insistiendo en la errancia del mundo técnico o penetrar más originariamente en la esencia del Ge-stell; en ello se juega la posibilidad de lo que le es propio o de lo que no le es propio y en ello se juega también su libertad y la posibilidad de entrar en una relación libre con la técnica. Se trata de una libertad que puede convenir o no a lo destinado, que puede escucharlo o no. Y es que hay diferentes modos de escuchar. Uno en el que se llega a estar sometido a aquello que no determina al hombre en su ser, y otro en el que se entra en una libre relación con aquello que otorga y destina el desocultar. De lo que se trataría, por tanto, es de que el pensar meditativo «coopere, dentro de sus límites, a que el hombre logre una relación satisfactoria con la esencia de la técnica».32 Para ello es imprescindible reconducir el problema de la técnica al problema de su esencia y con ello al problema de los destinos del ser, pues solo un pensamiento que tematice la esencia del ser como destino puede hacer frente a la pregunta por la esencia de la técnica. Por eso «antes de la apremiante pregunta de ¿qué debemos hacer? Hay que meditar sobre ¿qué tenemos que pensar? ya que el pensar es el actuar propiamente dicho».33 Por tanto, siempre que el hombre desatienda a lo esenciante de la técnica y se fije únicamente en lo técnico y se represente la técnica como un instrumento, seguirá pendiente únicamente de adueñarse de ella. Sin embargo, en la medida en que el hombre atienda y se abra a la esencia de la técnica tendrá que plantear el problema de la técnica «como el destino de un desocultar (als das Geschick eines Entbergens)». Ahora bien ¿cómo entender estas destinaciones del ser? Para Heidegger, el destinar es un dar en el que es destinado el modo como adviene a presencia y se manifiesta lo que es; y este modo en que en el que se desoculta lo que en cada caso hay tiene su proveniencia esencial en eso que antes hemos denominado lo libre, ya que «todo desocultar 30 Op. Cit. Heidegger, M.: Die Frage nach der Technik. P.32. 31 Heidegger, M.: Der Feldweg. Gesamtausgabe, vol. 77, Frankfurt a.M. 1989. p.13 32 Entrevista del Spiegel. En Escritos sobre la Universidad alemana. Tecnos. Madrid. 1989. p.77. 33 Cf. Op. Cit. Heidegger, M.: Die Kehre. p.71. FILOSOFÍA Y TECNOLOGÍA(S) 43 Congreso de Filósofos Jóvenes 9
  10. 10. UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER Oscar Cubo Ugarte (Entbergen) viene de lo libre, va a lo libre, lleva a lo libre».34 De este modo, cuando Heidegger dice destino del ser, quiere decir, «que el ser (en el modo de un claro) espacia (einräumt) el espacio de juego temporal, en el que puede aparecer lo ente».35 A partir de este destino del ser es pensada es pensada la historia del ser. Esta historia del ser no es pensada a partir de suceso alguno de la historiografía, en tanto que transcurso de hechos históricamente constatables, sino que es pensada «con arreglo a su procedencia esencial a partir del mencionado destino del ser»,36 es decir, «a partir de aquello que se nos destina (zuschickt) al retirarse o sustraerse. Ambos, el destinarse y el sustraerse (Sichzuschicken und Sichentziehen) son una y la misma cosa (das Selbe), no dos cosas distintas».37 En este mismo sentido Heidegger dice también que «el ser esencia (west) en tanto que tal destino, como un desocultarse que al mismo tiempo perdura (währt) como un ocultarse».38 Es decir, que «el ser perdura (währt) en cuanto destinar, que al mismo tiempo se retrae, del espacio de juego temporal (des Zeit-Spiel- Raumes) para el aparecer de lo que, correspondiendo a su destino y su mandato (Geheiss), cada vez se llama ente».39 «De este modo el ser se retiene (hält…an sich) a sí mismo en su verdad, y este retenerse es el modo auroral de su desocultarse. El signo auroral de este retenerse es la 'A-letheia. En la medida en que la 'A-letheia aporta el desocultamiento de lo ente, funda por primera vez el ocultamiento del ser».40 Ambos rasgos son esenciales al destinar, y ello es también válido para la técnica que como hemos venido diciendo es en sí misma el modo de desocultamiento propio del mundo moderno. El máximo peligro de dispositivo técnico consiste en desatender a estos dos rasgos esenciales del destinar y en olvidar esta procedencia esencial del desocultar. Este olvido introduce una peligrosa distorsión en la esencia del hombre, que deviene así algo inesencial. En efecto, el más peligroso peligro que subyace a la técnica radica es que el hombre se olvide de su esencia y se instale expresamente en el manejo, control y producción de lo ente y se afiance en su pensamiento técnico calculador. La técnica al determinar y decidir de antemano el modo y las posibilidades de estancia del hombre en 34 Op. Cit. Heidegger, M.: Die Frage nach der Technik. P.29. 35 Heidegger, M.: Der Satz vom Grund. Gesamtausgabe. vol.10, Frankfurt a.M. 1997l. p.109 36 Op. Cit. Heidegger, M.: Die Kehre. p.69. 37 Op. Cit. Heidegger, M.: Der Satz vom Grund. p.109. 38 Ibid. pp. 129-130. 39 Ibid. p.143. 40 Heidegger,M.: Der Spruch des Anaximander (1946). Holzwege. p.311. FILOSOFÍA Y TECNOLOGÍA(S) 43 Congreso de Filósofos Jóvenes 10
  11. 11. UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER Oscar Cubo Ugarte el mundo, y al disponer todas las cosas dentro de su cálculo y cómputo (incluyendo, por supuesto, al hombre) «expropia al hombre de la posibilidad de escapar alguna vez del olvido del ser»,41 y con ello, pone al hombre en la más extrema de las penurias. La técnica expropia al hombre de lo que le es más propio y le cierra la posibilidad de ingresar más originariamente en la esencia del desocultar. Pero de ella brota también la posibilidad de una tránsito hacia otro inicio (zum anderen Anfang), que descansa en la posibilidad de que el hombre se dirija hacia un desocultar más originario «a partir de la controversia con el primer inicio y su historia (aus der Auseinandersetzung mit dem esten Anfang und seiner Geschichte)».42 Pero ¿qué quiera decir fundar otro inicio? es lo que todavía queda por pensar, mientras que la filosofía prepara la liberación de ese otro inicio pensando la esencia de la técnica moderna a partir de su procedencia esencial. BIBLIOGRAFÍA HEIDEGGER, M.: Die Zeit des Weltbildes (1938). En: Holzwege (1935/1946), Gesamtausgabe tomo 5, Frankfurt a. M. 1977. (Trad. esp. Caminos del bosque, por Elena Cortés y Arturo Leyte. Alianza Editoral. Madrid. 1996). HEIDEGGER, M.: Die Frage nach der Technik (1953), Wissenschaft und Besinnung (1953), Überwindung der Metaphysik (1936-1946). En: Vorträge und Aufsätze, Gesamtausgabe tomo 7, Frankfurt a.M. 2000; (Trad. esp. Conferencias y Artículos, por Eustaquio Barjau. Ediciones del Serbal. Barcelona. 1994). HEIDEGGER, M.: Die Kehre (1949). En: Bremer und Freiburger Vorträge (1949- 1957), Gesamtausgabe tomo 79, Frankfurt a.M. 1994; (Trad. esp. La Vuelta, por Salvador Más. Anales del Seminario de Metafísica nº 24. Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación, Universidad Complutense de Madrid.1990). HEIDEGGER, M.: Zur Sache des Denkens. En especial : Zeit und Sein (1963) y Das Ende der Philosophie und die Aufgabe des Denkens. Max Niemeyer 41 Heidegger,M.: Überwindung der Metaphysik (1936-1946). En: Vorträge und Aufsätze, Gesamtausgabe vol.7, Frankfurt a.M. 2000, p. 86. 42 Heidegger, M.: Beiträge zur Philosophie. (Vom Ereibnis). Gesamtausgabe vol.65, Frankfurt a.M. 1989. §117.p.229. FILOSOFÍA Y TECNOLOGÍA(S) 43 Congreso de Filósofos Jóvenes 11
  12. 12. UNA APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA TÉCNICA EN M.HEIDEGGER Oscar Cubo Ugarte Verlag Tübingen. 2000; (Trad. esp. Tiempo y Ser, por Manuel Garrido. Tecnos. Madrid, 1999). HEIDEGGER, M.: Der Satz vom Grund. Gesamtausgabe tomo 10, Frankfurt a.M. 1997; (Trad. esp. La proposición del fundamento, por Félix Duque y Jorge Pérez de Tudela. Ediciones del Serbal. Barcelona. 1991). HEIDEGGER, M.: Der Feldweg. Gesamtausgabe tomo 77, Frankfurt a.M. 1989; (Trad. Esp. Camino de Campo, por Carlota Rubies. Herder. 2003) HEIDEGGER, M.: Beiträge zur Philosophie. (Vom Ereibnis). Gesamtausgabe tomo 65, Frankfurt a.M. 1989; (Trad. Esp. Dina V. Picotti C., Editorial Almagesto. Buenos Aires. 2003 ) NAVARRO CORDÓN, J.M. (1993): «Técnica y libertad (Sobre el sentido de los Beiträge zur Philosophie)», en Heidegger o el final de al filosofía. Editorial Complutense, Madrid. NAVARRO CORDÓN, J.M «Sobre el horizonte de la meditación heideggeriana acerca de la esencia de la modernidad», en Los Confines de la Modernidad. Ediciones Granica, Barcelona, 1988. CEREZO, P. (1993): «Metafísica, técnica y humanismo», en Heidegger o el final de al filosofía. Editorial Complutense, Madrid. DUQUE, F. (1988): «Ciencia y técnica en Heidegger», en Los Confines de la Modernidad. Ediciones Granica, Barcelona. LEYTE, A. (2005): «La metafísica y la técnica», en Heidegger. Alianza Editorial, Madrid. FILOSOFÍA Y TECNOLOGÍA(S) 43 Congreso de Filósofos Jóvenes 12

×