Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Trastorno bipolar

979 visualizaciones

Publicado el

Trastorno bipolar

Publicado en: Atención sanitaria
  • Sé el primero en comentar

Trastorno bipolar

  1. 1. Trabajo Práctico Nº 5 El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas que ayudan a la recuperación del paciente. Incluye terapias alternativas Ricardo Paulo Javier Arieu Universidad Del Este Diciembre 06, 2017 Profesor Dr. Zaylee Otero PSYC 402: Research and Methodology
  2. 2. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 2 El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas que ayudan a la recuperación del paciente. Incluye terapias alternativas El Trastorno Bipolar (TB) es una afección crónica e inhabilitante de la salud mental, afecta por igual a hombres y mujeres, quienes manifiestan cambios marcados en sus afectos y estados de ánimo. Estos cambios pueden ser extremadamente agudos, con períodos de depresión que se alternan con períodos de mucha felicidad y actividad o malhumor e irritabilidad. Esta afección se caracteriza por episodios extremos de depresión y manía, y por tener una alta tasa de recaídas. En los últimos años los terapeutas han estado utilizando con cierta eficacia terapias psicológicas, en combinación con psicofármacos prescriptos por el médico psiquiatra. Aunque no hay una cura definitiva para este trastorno, hay diversos tratamientos psicoterapéuticos que combinados con la farmacología, disminuyen la morbilidad y mortalidad asociadas en pacientes con TB. ¿Qué otros nombres recibe trastorno Bipolar? ¿Cuando se cree que comienza? Según la Organización Mundial de la Salud, el TB es la sexta causa de discapacidad en el mundo. Según explica CENETEC. (2009), el término Bipolar “se utiliza para describir una serie de enfermedades en las que existen alteraciones del estado de ánimo tanto hacia la depresión como hacia la euforia, los polos de la experiencia afectiva". Los términos médicos por la cual se conoce al TB son: “depresión maníaca, trastorno maníaco-depresivo, trastorno del estado de ánimo, bipolaridad y bipolar afectivo” (La Guía Bipolar, s.f.). Este trastorno comienza con frecuencia entre los 15 y los 25 años. En los niños menores de 12 años rara vez se da pero puede ser confundido con trastorno del déficit de la atención y del comportamiento perturbador (Mental Health America, 2017). El DSM IV indica que no es un sólo trastorno sino que son una serie de trastornos bipolares distintos: TB I, TB II, trastorno ciclotímico. El consumo de drogas o alcohol incrementan drásticamente los síntomas en pacientes con TB.
  3. 3. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 3 ¿Cuáles son las causas de esta enfermedad? Aunque las causas exactas de enfermedad aún no se conocen, se conoce que el TB afecta frecuentemente a parientes de personas que están afectados con TB. Según cita Marta Guerri, Directora y gestora de contenidos de Psico Activa, “los niños con un padre o un hermano que tiene trastorno bipolar son mucho más propensos a desarrollar esta enfermedad, en comparación con los niños que no tienen antecedentes familiares”. Además, Marta Guerri explica que estudios con gemelos idénticos han revelado que aunque los gemelos idénticos comparten los mismos genes “el gemelo de una persona con trastorno bipolar no siempre se desarrolla la enfermedad” También Marta Guerri cita que hay estudios de Resonancia Magnética que sugieren que “el patrón común de desarrollo del cerebro puede estar relacionado con el riesgo general de los estados de ánimo inestables.” Aunque la Directora de Psico Activa aclara que también existe otro estudio de RM el cual reveló que “la corteza prefrontal del cerebro en los adultos con trastorno bipolar tiende a ser más pequeño y no funciona tan bien en comparación con los adultos que no tienen el trastorno bipolar.” (Guerri, s.f.). Esto demuestra que los genes no son el único factor de riesgo que provoca TB. También existen factores físicos (los neurotransmisores) o factores ambientales (abuso, abandono, experiencias traumáticas de rechazo) que hacen que esta enfermedad se produzca en el individuo. ¿Cómo podemos definir a esta enfermedad? Mental Health America (2017) define a esta enfermedad “como la depresión maníaca” la cual “es una enfermedad mental que incluye episodios serios de la manía y la depresión.” La Guía Bipolar lo define como “un trastorno mental que se caracteriza por cambios de humor anormales, así como fluctuaciones en los niveles de energía de la actividad, y la capacidad para realizar las tareas cotidianas.” (Bipolaridad, s.f.). Otra definición más completa y que complementa las anteriores, dice que: Es un trastorno afectivo caracterizado por la presencia de episodios reiterados (al menos dos) en los que el estado de ánimo y los niveles actividad del enfermo están
  4. 4. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 4 profundamente alterados, de forma tal que la alteración en ocasiones consiste en una exaltación del estado de ánimo y un aumento de la vitalidad y del nivel de actividad (manía o hipomanía) y en otras en una disminución del estado de ánimo y un descenso de la vitalidad y de la actividad (depresión), con presentaciones variables en la intensidad y duración de los episodios (Medina-Mora et al, 2003). ¿Cuál es el número de afectados por este trastorno? Según Mental Health America (2017) hay alrededor de 2 millones de estadounidenses que están afectados por TB. Según Psyciencia (08-30-2016) “afecta entre el 2 y el 6 % de la población en el mundo”. BBC (03- 08-2011) cita un estudio publicado en Archives of General Psychiatry, llevado a cabo en once países (México, Colombia, Brasil, Estados Unidos, China, Japón, Bulgaria, Rumania, India, Líbano y Nueva Zelanda) que muestra que el número de personas afectadas por TB es mucho mas importante de lo pensado. Esta investigación, incluyó a más de 61.000 personas y encontró que hasta 2.4% de la población mundial podría sufrir esta enfermedad. Se detectó que el país con el índice predominante más alto es Estados Unidos, y el de menor incidencia es la India. La edad de inicio del trastorno bipolar en varios países del mundo es alrededor de los 25 años (Baldessarini et al., 2012a; Perlis et al., 2004; Vázquez Lolich, Leiderman, Tondo, & Baldessarini, 2012). ¿Cuál es la sintomatología observada? Todas las investigaciones que se han realizado confirman que los síntomas de esta enfermedad están marcados por la bipolaridad anímica, la alternancia de estados anímicos eufóricos y estados depresivos. O sea son personas cuyos estados anímicos oscilan desde una etapa maníaca a una etapa depresiva. Sin dudas es una enfermedad grave que afecta el cerebro de la persona y que por el momento no tiene cura definitiva. Si los pacientes afectados con TB no son tratados adecuadamente, sus vidas familiares, sentimentales y hasta laborales pueden verse afectadas; e incluso pueden
  5. 5. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 5 suicidarse. Los síntomas durante la crisis maníaca, según el National Institute of Mental Health (NIMH, 2016), incluyen: ● Sentirse muy “animadas” o felices ● Sentirse “nerviosas” o “aceleradas” ● Tener problemas para dormir ● Ser más activas que de costumbre ● Hablar muy rápido sobre muchas cosas diferentes ● Estar agitadas, irritables o muy sensibles ● Sentir que sus pensamientos van muy rápido ● Pensar que pueden hacer muchas cosas a la vez ● Hacer cosas arriesgadas, como gastar mucho dinero o tener sexo de manera imprudente. Durante el otro polo de la crisis, según el Mental Health (NIMH, 2016), los síntomas de una persona durante un episodio depresivo pueden ser: ● Sentirse muy “decaídas” o tristes ● Dormir demasiado o muy poco ● Sentirse como que no pueden disfrutar de nada ● Sentirse preocupadas o vacías ● Tener problemas para concentrarse ● Olvidarse mucho las cosas ● Comer demasiado o muy poco ● Sentirse cansadas o sin energía ● Tener dificultad para dormirse ● Pensar en la muerte o el suicidio ¿Cuál es la severidad de este trastorno? Unos valores importantes citados por
  6. 6. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 6 CENETEC (2009) y otros, muestran la severidad del TB en las personas: ● El TB es una de las seis causas principales de discapacidad (OMS, 2004). Según APA (2002) en la población adulta, la prevalencia del trastorno bipolar I durante toda la vida oscila entre 0.4% y 1.6% y la prevalencia del trastorno bipolar II es de 0,5%. En una encuesta nacional en los Estados Unidos se informó que el TB tiene una tasa de prevalencia de por vida de 2.1% (Merikangas et al., 2007). A nivel mundial se estima una prevalencia de 0.2 a 1.6 % afectando a hombres y mujeres de igual forma (Medina et al, 2003). APA (2002) añade que el trastorno bipolar II es más frecuente en las mujeres. Existe mayor probabilidad en los hombres de que el primer episodio sea maníaco, pero para ambos sexos el primer episodio es con mayor frecuencia depresivo. ● La remisión de todos los síntomas ocurre en el 26% de los pacientes y la recuperación de la funcionalidad puede ocurrir hasta en el 24%. ● El 10-19% de estos pacientes mueren por suicidio. ● Entre las comorbilidades asociadas al trastorno bipolar el trastorno de ansiedad es el más frecuente 71% seguido del abuso en el consumo de alcohol y otras sustancias psicoactivas de abuso (49%). ● En México los resultados de la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica en cuanto a la manía y la hipomanía del trastorno bipolar muestran una tasa en el último año de 0.9 y 1.1 respectivamente (Medina-Mora et al, 2003). ● Según López Pell & Rodríguez (2009) el TB es mucho menos frecuente que la depresión unipolar y afecta a un 0.8 y el 1.6 % de la población. Aunque TB se distribuye de una manera uniforme entre ambos sexos pero el índice de suicidio es superior en las mujeres. ¿Qué terapias han demostrado ser efectivas en el tratamiento de TB? Con la intención de auxiliar terapéuticamente al paciente TB, se utilizan varios tipos de terapias. En los
  7. 7. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 7 últimos años se ha estado utilizando con cierta efectividad varias clases de terapias psicológicas, además de la farmacología prescrita por el médico psiquiatra. I) Farmacología: Hasta finales del siglo XIX se creía que el TB era un trastorno mental. Por ese motivo, se trató de darle solución durante mucho tiempo con el psicoanálisis. Pero a mediados de 1960 se empezaron a utilizar las sales de litio, gracias al trabajo del danés M. Schou. Cuando se empezó a comprender que el origen del TB no era exclusivamente producto de una enfermedad mental, dejaron de utilizar exclusivamente el psicoanálisis. A partir de ese momento, los pacientes con TB han sido tratados mediante farmacología Principalmente, como citan Justo & Soares & Calil (2007). Se ha estado suministrando a los pacientes principalmente Litio, que es un estabilizador del estado de ánimo, de carácter antimaníaco que previene los episodios de manía, reduciendo la actividad anormal en el cerebro (Medlineplus, s.f.) y protege a los pacientes contra el suicidio. El Litio, suele ser administrado a los pacientes TB junto al Valproato y la Carbomazepina y a veces se lo combina con otras drogas (neurolépticos, benzodiacepinas, etc. También algunos investigadores han estado experimentando con una droga llamada Ebselen, como sustituto del Litio. a) Litio: Se ha utilizado Litio para mantener estable el estado de ánimo durante más de 50 a 60 años. Rothbaum & Astin (2000) informan que utilizando Litio, entre el 32 y el 38% de los pacientes han estado libres de episodios a lo largo del tratamiento. A su vez, de todos los pacientes, el 65.6% tienen una mejoría, en el sentido de mejorar un 50% o más, en el porcentaje de tiempo de su enfermedad. Un folleto del Royal College of Psychiatrits explica que, aunque aún no está claro cómo funciona este mineral en la prevención de nuevos episodios depresivos, se puede usar como prescripción para fases maníacas o fases depresivas. Si se utiliza Litio, la posibilidad de enfrentar un nuevo episodio maníaco depresivo se reduce un 30-40%.
  8. 8. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 8 Pero el problema con el litio es que en dosis bajas no es efectivo y en dosis altas puede resultar tóxico (RCPSYCH,s.f.) y tiene muchos efectos secundarios indeseables (diarrea, vómitos, temblores, ataxia leve, somnolencia y debilidad muscular), lo cual hace que se tenga que revisar el dosaje en sangre periódicamente. La tesis doctoral de López (1991, p.75) cita que en el tratamiento de la manía son necesarias litemias en torno a 1.2 mEq /1 y en los tratamientos preventivos, se recomienda 0.6-1 mEq /1 o 0.8-1 mEq/l. En la actualidad Lopez (1991, p.75) escribe que hay una tendencia a mantenerse en niveles alrededor de 0.6 mEq/l. b) El Valproato de Sodio “resulta eficaz, tanto el tratamiento de las crisis parciales, las tónico clónicas generalizadas, como en las crisis de ausencias...inhibe los canales de sodio dependientes de voltaje y las corrientes de los canales T de calcio. Además, incrementa las concentraciones de GABA en el cerebro” (Infomed, s.f.). c) La Carbamazepina, según MedlinePlus (s.f.), es un anticonvulsivo que reduce la actividad eléctrica del cerebro. También permite controlar algunos tipos de convulsiones. Además se utiliza como tratamiento para la manía o episodios mixtos en pacientes con TB I. Según cita Uruchurtu (2010, p.11) desde la década de 1970, la Carbamazepina y el Acido Valproico han ido ganando interés como alternativas al Litio; aunque con eficacia algo inferior pero mucha mejor tolerancia. d) La Lamotrigina: López Pell & Rodríguez (2009) comenta que en los últimos tiempos, se ha estado utilizando con éxito, durante la fase depresiva bipolar, la Lamotrigina. Según MedlinePlus (s.f.), este fármaco se utiliza para tratar determinados tipos de convulsiones en pacientes que tienen epilepsia. También se usa para aumentar el tiempo entre episodios de depresión, manía y otros estados de ánimo anormales en pacientes con trastorno bipolar.
  9. 9. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 9 e) Ebselen: Ebselen representa una imitación del Litio con el potencial para los tratamientos de TB. Esta droga había sido originariamente descartada. El diario Huffington Post (01-08-2013), publicó una nota acerca de unos investigadores de Oxford, los cuales han estado utilizando en ratones este fármaco como sustituto del Litio.. Ebselen es un potente antioxidante compuesto de átomos de carbono y selenio que interviene en numerosos procesos del organismo. Dr. Derek Lowe, doctor en química orgánica, quien trabajó para varias compañías farmacéuticas importantes desde 1989 en proyectos de descubrimiento de fármacos, escribe que se está estudiando ahora el uso de esta droga para utilizarse con TB (Lowe, 01-17-2017). Imai et al (2001) informa que el uso de Ebselen en tratamiento retrasado de 2 horas redujo significativamente el volumen de daño de materia gris en el hemisferio. En conclusión el tratamiento redujo significativamente el daño de la sustancia gris y blanca y el déficit neurológico asociado con la isquemia transitoria. La reducción en el tejido que muestra evidencia de estrés oxidativo sugiere que el principal mecanismo de acción es la atenuación del daño de los radicales libres. El Ebselen, induce efectos tipo Litio en el comportamiento del ratón y es parte de la Colección Clínica de los Institutos Nacionales de Salud, una biblioteca química de medicamentos biodisponibles considerados clínicamente seguros pero sin uso comprobado. Pero su uso inadecuado puede resultar sumamente tóxico, lo cual puede constituir una limitación para su utilización. II) Tratamientos psicoterapéuticos: Las personas con TB reciben tratamiento psiquiátrico con drogas que ayudan al paciente a mantenerse estables psíquicamente. Pero el tratamiento farmacológico no es la solución definitiva para el TB y no alcanza para ayudar al paciente a superar su enfermedad. Observación que es confirmada por Hilty (1999), Gelemberg (1989) y Gitlin (1995). Es muy difícil conseguir prevenir satisfactoriamente las
  10. 10. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 10 recurrencias, solamente mediante el uso de fármacos. Debido al alto riesgo de recaída, muchas personas combinan las prescripciones médicas con las terapias psicológicas para mejorar los síntomas y reducir el deterioro en el estado de salud mental de un paciente después de una mejoría temporal. Rothbaum & Astin (2000) citan como limitación investigativa la poca información que existe sobre el tratamiento psicológico del TB en relación con otros trastornos psicológicos. Aún así, los estudios indican que las terapias psicológicas son recomendables para ayudar a los pacientes con TB a recuperarse. La Guía Bipolar (s.f.) comenta que los pacientes que reciben tratamientos psicoterapéuticos sufren “menos recaídas, menores tasas de hospitalización, y fueron más capaces de seguir con su plan de tratamiento“. También, estudios científicos de importancia realizados por Miklowitz et al (12-26-2008) confirman la eficacia de unir la farmacología con algún modo de terapia. Ellos examinaron la eficacia de la medicación y FFT-A, una intervención psicosocial desarrollada originalmente para adultos, en 58 adolescentes bipolares seguidos durante 2 años después de un episodio de enfermedad. La FFT-A se administró con altos niveles de fidelidad del terapeuta en dos sitios. Los resultados fueron positivos. En comparación con los adolescentes tratados con medicación y 3 sesiones de psicoeducación familiar (EC), los pacientes con FFT-A tuvieron tiempos más cortos para recuperarse de la depresión, menos tiempo en los episodios depresivos y menores puntuaciones de severidad de la depresión en 2 años. Los estudios encuentran que entre el 70% y el 100% de los niños y adolescentes bipolares se recuperan de los episodios agudos en 1-5 años. El uso actual de la psicoterapia y métodos psicoeducativos, es confirmado por autores como Huxley et al (2000), Gonzales-Pinto et al (2004) y Jones (2004). a) La terapia cognitivo conductual: Con esta terapia se enseña a modificar los pensamientos dañinos y los comportamientos de riesgo. Es el tipo de tratamiento psicoterapéutico que más efectivo ha demostrado ser. La terapia cognitivo conductual
  11. 11. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 11 es un sistema de psicoterapia basado en las teorías sobre el procesamiento patológico de la información en los trastornos mentales. Intenta corregir las cogniciones distorsionadas o desadaptativas y las alteraciones conductuales y emocionales que conllevan. Pone énfasis en solucionar los problemas específicos o cuestiones de la vida actual del paciente y a elaborar planes de acción que ayuden a contrarrestar síntomas disfuncionales. La terapia cognitiva se utilizará con los pacientes para que tomen las medicaciones, adquieran habilidades y reduzcan los problemas que acarrea el TB. Se aplican los principios cognitivos - conductuales para que los pacientes cumplan con la medicación establecida, adquieran habilidades o reduzcan los problemas que produce el TB (Becoña & Lorenzo, 2001). Según afirman Rothbaum & Astin (2000) hay protocolos bien desarrollados que están publicados, pero los estudios empíricos que se evalúan son escasos. De acuerdo a Rothbaum & Astin (2000) los datos son prometedores; pero aún precisa establecerse la eficacia terapéutica. Es beneficiosa para los pacientes con trastornos del estado de ánimo menos complejos y que atraviesan los primeros estadios de la enfermedad. En varios estudios sobre la terapia cognitiva- conductual se ha demostrado que el abordaje realizado es una alternativa de comprobada eficacia para el tratamiento de los TB. Ciertos estudios realizados por López Pell & Rodríguez (2009) concluyeron que los pacientes que participaron en el grupo de tratamiento, respecto al de control, estuvieron mejor, especialmente por tener pocos episodios bipolares a lo largo del seguimiento y menos hospitalizaciones. Al año, los pacientes del grupo de tratamiento, tenían niveles más bajos de síntomas maníacos y depresivos. Además, tenían un mejor funcionamiento social, autocontrol y afrontamiento de los síntomas iníciales de manía y depresión. También pudieron incrementar sus logros una vez finalizado el tratamiento, lo que muestra que el modelo cognitivo de adquisición de
  12. 12. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 12 habilidades funcionó correctamente. En base a la evidencia presentada por López Pell & Rodríguez (2009) se puede categorizar a la Terapia Cognitiva como un tratamiento probablemente eficaz. Este optimismo también es compartido por Psyciencia (08-30- 2016), que destaca que para que esta terapia sea efectiva debe iniciarse en la fase de los síntomas iniciales que anteceden al desarrollo de una crisis de la enfermedad, con lo cual su efectividad se ve incrementada muchísimo. b) La terapia centrada en la familia: Esta terapia fue diseñada por el Dr. David Miklowitz y el Dr. Michael Goldstein para el tratamiento de TB. Es recomendada por algunos autores que trabajan en este campo, como Miklowitz et al (12-26-2008) quienes afirman que “la velocidad y la calidad de la recuperación se pueden mejorar involucrando a la familia en el tratamiento psicoeducativo”. Dada la importancia del grupo familiar en el proceso de recuperación del paciente, esta terapia procura mejorar las conductas familiares y a reconocer los nuevos episodios cuando comienzan. También se trabaja para mejorar la comunicación y solucionar problemas intrafamiliares. El contexto familiar afecta y es afectado por los pacientes con TB, afectándose las relaciones familiares o de pareja. Según Justo & Soares & Calil (2007), “las tasas de divorcio son dos o tres veces mayores entre las personas con trastorno bipolar que en la población general y el estado ocupacional presenta el doble de probabilidades de deteriorarse”. Por esta razón se ha desarrollado una terapia para la familia y el paciente hospitalizado, a la cual ambos asisten juntos. Se centra en ayudar a los pacientes en afrontar positivamente la hospitalización y prepararse para lo que vendrá después de ser dado de alta (continuar con el uso ordenado de las prescripciones, evitar situaciones de stress que provocan recaídas, modificar patrones familiares disfuncionales y aprender a enfrentar el stress en el futuro) (Becoña & Lorenzo, 2001). Rothbaum & Astin (2000) confirman que estos estudios sugieren la
  13. 13. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 13 eficacia de la intervención familiar pero se precisan estudios más definitivos para establecer su eficacia. Aunque Justo & Soares & Calil (2007) concluyen una investigación afirmando respecto de este tipo de tratamiento psicoterapéutico que puede considerarse como una práctica adecuada, son conscientes de que no hay suficiente información bibliográfica como para realizar conclusiones respecto de su efectividad. Por esta razón ellos no consideran recomendar de manera irrestricta que los médicos utilicen intervenciones familiares como modelo terapéutico de tratamiento del TB y tampoco pueden recomendar una intervención familiar como más efectiva que otra. c) La terapia interpersonal y del ritmo social: Es “una terapia adyuvante convincente para las personas con trastornos del estado de ánimo, y hace hincapié en las técnicas para mejorar la adherencia a la medicación, controlar los acontecimientos estresantes de la vida y reducir las interrupciones en los ritmos sociales.” (Ipsrt, s.f.). Esta terapia fue diseñada por la Psiquiatra Ellen Frank y es útil para que los pacientes mejoren sus relaciones interpersonales, cuiden de sus asuntos cotidianos y puedan protegerse de nuevos episodios maníacos. Fue desarrollada por E. Frank junto a otros profesionales, es de tipo individual y se centra en las relaciones interpersonales y trata de establecer ciclos rítmicos (Becoña & Lorenzo, 2001). Oud et al (2016) cita que: en 11 ensayos, los participantes fueron eutímicos al inicio del estudio y cuatro ensayos reclutaron una combinación de participantes que experimentaron un episodio agudo de manía o depresión y aquellos que eran eutímicos. En siete ensayos se informaron pruebas de baja calidad de que las intervenciones psicológicas del individuo se asociaron con una pequeña reducción en los síntomas de la depresión posterior al tratamiento. Otros seis ensayos informaron evidencia de calidad moderada y que dichas intervenciones redujeron el riesgo de recaída después del tratamiento. Sin embargo, tres ensayos no
  14. 14. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 14 encontraron diferencias en el efecto sobre los síntomas maníacos. Según Oud et al (2016), hubieron pruebas de baja calidad de tres ensayos de que las intervenciones psicológicas individuales podrían asociarse con una reducción en los ingresos hospitalarios, pero el intervalo de confianza fue compatible con una reducción y un aumento del efecto. Rothbaum & Astin (2000) concluyen que los datos preliminares indican que esta terapia puede ser efectiva, especialmente para que los pacientes adquieran rutinas. Pero aún se precisan estudios más precisos. d) La psicoeducación: Es un programa orientado a enseñar a los pacientes con TB, datos e información respecto de la enfermedad y como sobrellevar su tratamiento. Es incluido junto con la medicación para continuar con la ingesta de la medicación. Ayuda a reconocer los signos de recaída para que soliciten auxilio antes de que un nuevo episodio se produzca. Suele realizarse en grupo y también puede ser útil para los familiares y cuidadores del paciente. Según Becoña & Lorenzo (2001), esta terapia produce mejorías respecto a la adherencia a la medicación y ayuda a disminuir el número de nuevas recaídas y hospitalizaciones. Rothbaum & Astin (2000) concluyen en su investigación que hay escasas investigaciones sobre esta terapia y que no se ha establecido su eficacia. e) Terapia de grupo: Según Rothbaum & Astin (2000), las intervenciones de terapia de grupo varían mucho. Ellos afirman que a pesar de las variaciones, los datos suelen apoyar su utilidad pero no se tienen suficientes estudios empíricos sobre ella. Según Oud et al (2016), una investigación realizada identificó 12 intervenciones grupales que incluyen psicoeducación, terapia de atención plena, cognición e interacción social y terapia conductual dialéctica. Ocho ensayos informaron evidencia de muy baja calidad con un efecto pequeño en los resultados de la depresión posterior al tratamiento que favorecieron las intervenciones grupales. Seis ensayos no encontraron
  15. 15. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 15 ningún efecto de los síntomas maníacos. Los estudios encontraron evidencia de una reducción en las recaídas depresivas y maníacas. Pero según informa Oud et al (2016), dos estudios junto con un ensayo que comparó el Tratamiento Cognitivo Conductual con el tratamiento habitual, informaron que la evidencia de baja calidad de las intervenciones grupales podría asociarse con una reducción en los ingresos hospitalarios, pero el intervalo de confianza fue compatible con una reducción y un aumento del efecto en ambos. Los resultados en el seguimiento en cinco estudios informaron pruebas de baja calidad de la reducción de las recaídas depresivas. Además, cuatro estudios informaron una reducción en las recaídas en episodios. f) Terapias alternativas: Aunque existe poca investigación sobre terapias alternativas, algunos pacientes han comentado obtener beneficios de ciertas terapias alternativas. Legg (08-10-2017) nombra a: Aceite de pescado, Rhodiola rosea, S- adenosilmetionina, N-acetilcisteína, Colina, Inositol, Hierba de San Juan, Técnicas de calma, cambios de estilo de vida (ejercicio regular, sueño adecuado, comida saludable). Psiquiatria (03-21-2014) informa ciertos resultados positivos obtenidos con Terapia luminosa. El enfoque estrictamente naturalista de la psiquiatría hace que muchas veces se pierda de vista el aspecto numinoso del ser humano. En la segunda mitad del siglo XIX, los nuevos movimientos, tanto en psiquiatría como en psicoanálisis, llevaron a la visión de que la religión y la enfermedad mental deberían estar separadas unas de otras. En el siglo XX, a los proveedores de salud mental se les enseñó a ver la religión con escepticismo y mantener la fe fuera de la terapia. Freud consideraba a la religión como “la neurosis obsesiva humana universal” (Freud, 1992, p. 43).Sin embargo, Jung tenía en cuenta el aspecto espiritual del ser humano. El incorporó a su
  16. 16. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 16 comprensión de la relación entre religión y salud mental, el pensamiento del teólogo alemán Rudolph Otto, entendiendo la religión como “una irrupción de lo numinoso en el terreno de la conciencia de la vida cotidiana (Mureddu Torres & Romero Zertuche, 2008, p.152. Jung (2006, p. 98) veía en cada paciente que acudía a él “un alma entera y con ella todo un trozo de mundo”. Pero recientemente, las cosas han comenzado a cambiar de nuevo a medida que el papel que la religión puede desempeñar en el tratamiento de las enfermedades mentales se vuelve cada vez más claro. La terapia religiosa no es tan diferente de la terapia tradicional en la mayoría de los aspectos. El psicólogo podría ofrecer ideas o herramientas para ayudar al paciente a resolver sus problemas. Pero la terapia religiosa también está enraizada en las creencias religiosas del paciente. Los terapeutas que tengan profundas convicciones religiosas y las apliquen en sus consultorios, podrán dar respuestas existenciales a los pacientes. El terapeuta podría ofrecer apoyo a través de los medios tradicionales de terapia y también a través de medios cristianos, como oraciones o devocionales. Hay estudios que han demostrado que las personas que son muy religiosas tienen mayores ganancias cuando ven terapeutas que son de la misma religión que ellos. Por ejemplo, en revisión de literatura se encontraron numerosas variables, que tenían correlaciones positivas con la religiosidad. En la salud física, la religiosidad estaba relacionada con la disminución del tabaquismo y el consumo de alcohol, así como la efectividad de las enfermedades cardíacas y la presión arterial. Se encontró que las tasas de suicidio tenían una correlación negativa con la religiosidad. La ideología suicida también se redujo, así como también, más actitudes desaprobadas hacia el comportamiento suicida. Un hallazgo interesante fue que la asistencia a la iglesia fue un importante predictor en la prevención del suicidio, incluso más que el empleo (Behere & Das & Yadav & Behere, 2013).
  17. 17. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 17 ¿Durante cuánto tiempo es recomendado realizar un tratamiento psicoterapéutico? Respecto del tiempo de duración más efectivo en los tratamientos, un folleto publicado por Royal College of Psychiatrits, estima que debería ser de unas 16 sesiones de una hora de duración por un espacio de 6 a 9 meses (RCPSYCH, s.f.). También el importante diario La Nación (05-05-2007), de la República Argentina, cita un estudio importante con información brindada en un artículo publicado por la revista especializada The Archives of General Psychiatry, donde se compararon tratamientos farmacológicos con psicoterapias. Este diario cita que un tratamiento que dure durante nueve meses para aliviar la depresión asociada con el TB, es mucho más efectivo que el tratamiento a corto plazo. Para llegar a esas conclusiones, los investigadores estudiaron a 293 pacientes con enfermedad bipolar en quince centros médicos de los Estados Unidos. Asignaron al azar un grupo de 163 personas a uno de los tres diferentes tipos de psicoterapia (cognitiva-conductista, personal y de tipo social o familiar), que consisten en sesiones de entre 30 a 50 minutos durante nueve meses. Pero en ningún caso es recomendable abandonar la medicación prescripta por el facultativo. In conclusion, TB is a serious mental health disorder that causes disability and anguish in many people, having devastating effects on the affected individual and also on their relatives. Because if this disease is not treated in time, it can lead the individual to suicide. Little by little science has been advancing and there is more clarity regarding the etiology of this disease. It can also be seen that, today, there is an important and broad set of strategies that allow helping a patient with TB. Several authors who work in the field of psychiatry and various forms of psychotherapy, have found that psychological therapy along with pharmacology, are effective as a treatment for people with TB. But psychotherapies are not an alternative to the use of medications, but a complement. In addition, the recovery time of patients is shorter in the case of patients treated in long-term therapies, than in the case of those who received a short treatment class. The most commonly used drug for the prevention
  18. 18. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 18 of TB is Lithium and the Cognitive Behavior method is the most recommended therapy as a complement to pharmacological treatments. Selecting which kind of therapy will be chosen depends to a large extent on the subtype of bipolarity in question. Although the treatment to be selected also depends on the specific characteristics of each case. For this reason a good diagnosis is the initial step for an effective psychological treatment and Bipolar Disorder is not the exception. Family-centered therapy, interpersonal and social rhythm therapy, psychoeducation and group therapy are other therapeutic techniques currently used to help the patient with TB. Research shows that there is sufficient evidence that psychological interventions are effective for people with bipolar disorder. TB is a model example of the confluence of biological and psychological disorders. Possibly it should be considered that TB is not only a psychological or medical disorder, but a mixed condition (biological and psychological). No doubt, future research will clarify to researchers how to improve the use of psychotherapeutic methods. It has been proven by numerous reliable investigations that the quality of life of a patient with Bipolar Disorder is much greater when he is on medication and receives psychotherapeutic treatment. Not only do you experience less affective episodes, but when they reappear, they will be less intense and less intense. But more research is needed to have a better understanding of how psychological interventions act with each other in each phase of the disease. Future studies could improve by reporting the results for people in different phases of the disorder, describing the treatments better, reporting all the measured results and standardizing the use of the measurement result. The duration of a psychotherapeutic therapy should last from six to nine months, this time being more effective than short-term treatments. The usefulness of alternative therapies (fish oil, Rhodiola rosea, S- adenosylmethionine, N-acetylcysteine, Choline, Inositol, St. John's Wort, Calming techniques, lifestyle changes, light therapy, etc.) are an option analyze even deeper.
  19. 19. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 19 But it is also clear that under no circumstances should the abandonment of medication be recommended without strict medical authorization. For reasons of the investigative calendar, the diverse reasons why patients abandon medication were not analyzed. Neither is analyzed how to differentiate Unipolar Depression or Schizophrenia from Bipolar Disorder. There is no mention of what was observed in studies of Magnetic Resonance of the brain of patients with TB. No mention is made of the History of Bipolarity as a medical diagnosis. It is recommended to continue with the investigations in order to respond to these new hypotheses.
  20. 20. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 20 Referencias bibliográficas APA. (2002). American Psychiatric Association. Practice Guideline for Treatment of Patients of Bipolar Disorder (Revision). American Journal of Psychiatry 2002; 159. Suppl 4:1- 150. Baldessarini, R., Tondo, L., Vázquez, G., Undurraga, J., Bolzani, L., Yildiz, A., … Tohen, M. (2012a). Onsetage versus family history and clinical outcomes in 1665 international bipolarI disorder patients. World Psychiatry, 11(1), 40–46. Becoña, E. & Lorenzo, M. del C. (2001). Tratamientos psicológicos eficaces para el trastorno bipolar. Psicothema, vol. 13, núm. 3, 2001, pp. 511-522 Universidad de Oviedo. Oviedo, España. Obtenido de http://www.psicothema.com/pdf/472.pdf Behere,P.B. & Das,A. & Yadav,R & Behere,A.P. (2013). Religion and mental Health. Obtenido el 12-08-2017 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3705681/ CENETEC. (2009). Diagnóstico y tratamiento del Trastorno Bipolar. Obtenido el 12-05-2017 de http://www.cenetec.salud.gob.mx/descargas/gpc/CatalogoMaestro/170_GPC_TRAST Freud, S. (1992). El porvenir de una ilusión, Obras Completas, vol. 21. Impreso en Argentina. Tercera reimpresión. Gonzales-Pinto, A. & Gonzales, C. & Enjuto, S. & Corres, B.F.& López, P. & Palomo, J. et al. (2004).Psychoeducation and cognitive-behavioral therapy in bipolar disorder: an update. Acta Psychiatrica Scandinavica 2004; 109:83-90. Obtenido el 12-07-2017 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14725587 Guerri, M. (s.f.). Trastorno Bipolar, síntomas, causas y errores diagnósticos…Obtenido de https://www.psicoactiva.com/blog/trastorno-bipolar-sintomas-causas-y-errores- diagnosticos/
  21. 21. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 21 Huxley, N.A.& Parikh, S.V. & Baldessarini, R.J. (2000). Effectiveness of Psychosocial treatments in Bipolar Disorder: State of the Evidence. Harvard Review of Psychiatry 2000;8:126-40. Obtenido de http://www.tandfonline.com/doi/pdf/10.1080/hrp_8.3.126?needAccess=true Imai, H & Masayasu,H & Dewar, D. & Graham, D.I. & Macrae, I.M. (2001). Ebselen protects both gray and white matter in a rodent model of focal cerebral ischemia. Obtenido el 12-05-2017 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11546910/ Infomed. (s.f.). VALPROATO DE SODIO. Obtenido el 12-05-2017 de http://fnmedicamentos.sld.cu/index.php?P=FullRecord&ID=171 INMH. (2016). Trastorno Bipolar (fácil de leer). Obtenido el 12-05-2017 de https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/trastorno-bipolar-facil-de- leer/index.shtml Ipsrt. (s.f). Interpersonal and Social Rhythm Therapy (IPSRT). Obtenido el 12-06-2017 de https://www.ipsrt.org/ Jones, S. O. (2004). Psychotherapy of bipolar disorder: a review. Journal of Affective Disorders 2004; 80:101-14. Obtenido de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15207923 Jung, C.G. (2006). La Psicoterapia en la actualidad, Obras Completas, Vol XVI, Madrid,España. Justo, L.P & Soares, B.G.O. & Calil, H.M. (2007). Intervenciones familiares para el trastorno bipolar. MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO. La Biblioteca Cochrane Plus. 2013 Número 5 ISSN 1745-9990. Obtenido el 12-07-2017 de http://www.bibliotecacochrane.com/BCPGetDocumentForPrint.asp?DocumentID=C D005167 La Guía Bipolar. (s.f.). ¿Qué es la Bipolaridad Exactamente? Obtenido el 12-05-2017 de
  22. 22. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 22 http://bipolaridad.net/que-es-la-bipolaridad/ La Nación (05-05-2007). Cuál es la mejor terapia para el trastorno bipolar. Por Nicholas Bakalar, de The New York Times. Traducido al español por María Elena Rey. Obtenido el 12-07-2017 de http://www.lanacion.com.ar/905959-cual-es-la-mejor-terapia-para-el-trastorno-bipolar Legg, T.J.(08-10-2017). 10 Alternative Treatments for Bipolar Disorder. Obtenido el 12-08 -2017 de https://www.healthline.com/health/bipolar-disorder/alternative-treatments López Pell, A.F. & Rodríguez, E. L. (2009). Objetivos y eficacia de la terapia cognitiva para trastornos bipolares. Obtenido de http://www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin/vol12num4/Vol12No4Art5.p df López, R. L. (1991). Beneficios y riesgos del uso prolongado del Litio en las Psicosis afectivas. Universidad Complutense de Madrid. Facultad de Medicina. Departamento de Psicología y Psiquiatría. Madrid, España. Obtenido el 12-07-2017 de http://biblioteca.ucm.es/tesis/19911996/D/0/D0069901.pdf Lowe, D. (01-17-2017). The Weirdness of Ebselen. Obtenido el 12-07-2017 de http://blogs.sciencemag.org/pipeline/archives/2017/01/17/the-weirdness-of-ebselen Medina, M. E& Borges, G. & Lara, C. & Benjet, C. & Blanco, J. & F. C. & Villatoro, J. & Rojas, E. & Zambrano, J. & Casanova, L. & Aguilar, S. (2003). Prevalencia de trastornos mentales y uso de servicios: Resultados de la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica en México. Salud Mental, vol. 26, núm. 4, agosto, 2003, pp. 1-16. Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz. Distrito Federal, México. Obtenido el 12-07-2017 de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=58242601 Mental Health America. (2017). Trastorno Bipolar: Lo Que Usted Necesita Saber.
  23. 23. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 23 Obtenido el 12-05-2017 de http://www.mentalhealthamerica.net/conditions/trastorno-bipolar-lo-que-usted- necesita-saber Medina-Mora, M.E. & Borges, G. & Lara Muñoz, C.& Benje, C.& Blanco Jaimes, J.& Fleiz, B.C, Villatoro Velázquez, J. & Rojas Guiot, E. & Zambrano Ruiz, J.& Casanova Rodas, L.U Aguilar-Gaxiota, S. (2003). Prevalencia de los trastornos mentales y uso de servicios: Resultados de la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica en México. Salud Mental. Obtenido el 12-05-2017 de http://www.cenetec.salud.gob.mx/descargas/gpc/CatalogoMaestro/170_GPC_TRAST ORNO_BIPOLAR/IMSS_170_09_EyR_Trastorno_bipolar.pdf MedlinePlus. (s.f.). Litio. Obtenido el 12-05-2017 de https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/meds/a681039-es.html MedlinePlus. (s.f.). Lamotrigina. Obtenido de https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/meds/a695007-es.html Mureddu Torres, C. & Romero Zertuche, Rosa (2008). Religión y salud mental. Obtenido el 12-08-2017 de https://revistas.ucm.es/index.php/ILUR/article/viewFile/ILUR0808440149A/25733 Miklowitz, D.J. Axelson, D.A. Birmaher, B, George, E.L. & Taylor, D.O & Schneck, C. D. & Beresford, C.A. & Dickinson, L.M. & Craighead, W.E. & Brent, D.A.(12-26- 2008). Family-focused treatment for adolescents with bipolar disorder: results of a 2- year randomized trial. Obtenido el 12-07-2017 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2610285/ Oud, M.& Mayo-Wilson, E. & Braidwood, R. & Schulte, P. & Jones, S. H.& Morriss, R. & Kupka, R. & Cuijpers, P. & Kendall, T. (2016). Psychological interventions for adults
  24. 24. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 24 with Bipolar Disorder: systematic review and meta-analysis. Retrieved from https://www.researchgate.net/publication/296631212_Psychological_interventions_fo r_adults_with_bipolar_disorder_Systematic_review_and_meta-analysis Perlis, R., Miyahara, S., Marangell, L. B., Wisniewski, S. R., Ostacher, M., DelBello, M. P., … STEPBD Investigators (2004). Longterm implications of early onset in bipolar disorder: Data from the first 1.000 participants in the Systemic Treatment Enhancement Program for Bipolar Disorder (STEPBD). Biological Psychiatry, 55(9), 875–881. Psyciencia. (08-30-2016). ¿Cómo puede la Terapia Cognitivo Conductual ayudar a un paciente con Trastorno Bipolar? Obtenido el 12-07-2017 de https://www.psyciencia.com/terapia-cognitivo-conductual-bipolar/ Psiquiatria (03-21-2014).La combinación de la privación total de sueño, terapia luminosa, y litio disminuyen la tendencia suicida en la depresión bipolar resistente a fármacos. Obtenido el 12-08-2017 de https://psiquiatria.com/tratamientos/la-combinacion-de-la-privacion-total-de-sueno- terapia-luminosa-y-litio-disminuyen-la-tendencia-suicida-en-la-depresion-bipolar- resistente-a-farmacos/ RCPSYCH. (s.f.). Bipolar disorder. Obtenido el 12-07-2017 de http://www.rcpsych.ac.uk/healthadvice/problemsdisorders/bipolardisorder.aspx Rothbaum, B.O. & Astin, M.C. (2000). Integration of pharmacotherapy and psychotherapy for bipolar disorder. Journal of Clinical Psychiatry, 61 (Suppl. 9), 68-75. Uruchurtu, I. E. (2010). Tratado de Psicofarmacología. Editorial Médica Panamericana. Obtenido el 12-07-2017 de http://bibliotecas.unr.edu.ar/muestra/medica_panamericana/9788498351095.pdf Vázquez, G., Lolich, M., Leiderman, E., Tondo, L., & Baldessarini, R. (2012). AgeatOnset of
  25. 25. Titulillo: El Trastorno Bipolar y las terapias psicológicas 25 648 Patients with Major Affective Disorders: Clinical and Prognostic Implications. Mind & Brain, The Journal of Psychiatry, 3(2),17

×