Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5    De la pedagogía al saber pedagógico                   Notas para (un) saber del currí...
Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5                             History” have been discovered: 1. The XIII century, when    ...
Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5Nos sostenemos en un segundo eje, el de la            Pedagogía, Currículo y Didáctica me...
Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5   Deben evitarse aquellos objetivos que no son    postura “perspectivista”, “relativista...
Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5    ¿qué aspecto tienen, en sí? Como cultura, son   No voy a detenerme ahora en la teoría...
Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5   El resultado tanto en París como en otras                que alcanzó no sólo cuestione...
Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5las características de esta filosofía                   sistemáticamente asistemática de ...
Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5   estructurado a la luz de los cánones de una        universidad. Las municipalidades, c...
Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5    quien desvió la lógica de Aristóteles hacia           como el arte de organizar adecu...
Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5   enseñanza (doctrina) por el hecho mismo de           cuán poco realista es cualquier t...
Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5educativas, pues es sabido que la escuela           doble regulación, dos aplicaciones de...
Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5escolástica en el sentido de no enseñar            “Sentido Común” o “Buen Sentido”, pero...
Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5Todos estos manuales comparten una                 parte de los Estados-nación surgidos d...
Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5ciencias positivas y la filosofía. En el primer      pensamiento de “la humanidad”. Y lo ...
Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5                                              Bib li ogr afía                            ...
Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5                             MARTÍNEZ BOOM, Alberto; Noguera, Carlos E.; Castro,         ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

De la Pedagogía al Saber Pedagógico Notas para un Saber del Currículo

657 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
657
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
13
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

De la Pedagogía al Saber Pedagógico Notas para un Saber del Currículo

  1. 1. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5 De la pedagogía al saber pedagógico Notas para (un) saber del currículo From Pedagogy to the Pedagogic Knowledge Notes for Curriculum Knowledge Óscar Saldarriaga Vélez Historiador, Doctor en Filosofía y Letras-Historia, Université Catholique de Louvain. Profesor Departamento de Historia Universidad Javeriana, Bogotá. Miembro de los grupos de investigación Historia de la práctica pedagógica en Colombia y Saberes, poderes y culturas en Colombia. saldarri@javeriana.edu.co. Resumen Se ha señalado al método como el instrumento de la doble subalternización del maestro y el saber pedagógico. Este artículo hace una arqueología de la noción de método de enseñanza, asociada a la de currículo . Se describen tres momentos de la “gran historia” de la escuela en Occidente: el siglo XIII , cuando el canon aristotélico impactó el canon agustiniano en las universidades; el siglo XVI , con la llamada Reforma de Ramus, a partir de la cual los jesuitas diseñan su famosa Ratio studiorum, y el siglo XIX, con la reforma del bachillerato en Francia. A través de ellos se plantean peguntas como: ¿es posible traducir una tradición intelectual a otra, sin deformarla?, ¿cómo se operó la reducción de lo cognoscible a lo enseñable?, ¿es posible que la ciencia sea el traductor universal y neutral de todas las tradiciones a ser enseñadas en la escuela, especialmente en la secundaria? Palabras clave: Pedagogía, Currículo, Enseñanza secundaria, Ratio Studiorum, Pierre de la Ramée; Método de enseñanza. Abstract The method has been pointed out as the instrument that subordinates both the teacher and the pedagogic knowledge. This article makes an archeology of the notion “teaching method”, linked to that of the “curriculum”. Three moments of the West school “great Educación y Pedagogía - 73
  2. 2. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5 History” have been discovered: 1. The XIII century, when the Aristotle cannon impacted the Augustinian cannon in the universities. 2. The XVI, with the so called Ramus Reform, from which the Jesuit design their famous Ratio Studiorum. 3. The XIX century, with the French high school reform. Throughout them some questions are stated such as: Is it possible to translate an intellectual tradition to other, without deforming it? How has worked the reduction from the knowledgeable to the teachable? Is it possible for science to be the universal and neutral translator of all traditions to be taught at school, especially at secondary level? Key Words: Pedagogy History, Curriculum, Secondary Education, Ratio Studiorum, Pierre de la Ramée, Teaching Method.1. La utopía del Movimiento PedagógicocolombianoEntre las diferentes tradiciones intelectualesque se han generado en el campo de laeducación colombiana de los últimos treintaaños, nuestro grupo de investigación, Historiade la práctica pedagógica, ha optado porelaborar una problematización de dichocampo desde la “esquina” de la pedagogíao, dicho de modo más técnico, desde laperspectiva de que el saber pedagógicopuede convertirse en un saber producido porlos propios maestros. Esto último contra todala tradición escolar moderna, que constituyóy constituye aún el saber pedagógico comoun saber subalterno de las ciencias y de lasgeopolíticas locales, nacionales y globales, yhace del oficio de maestro el de un “aplicador”de dichas ciencias y políticas.Hoy, después del auge y del reflujo delMovimiento Pedagógico colombiano, durantela década de los ochenta del siglo XX, todavíacreemos que es necesario seguir multiplicandolos frentes de trabajo teórico-práctico paracontinuar apuntalando las condiciones deposibilidad de ese “empoderamiento” delmaestro como productor de saber saberes y de la cultura, relaciones quepedagógico. Tengo que recordar acá que metodológicamente rastreamos en el juego denuestra problematización de la pedagogía se cuatro dimensiones: institución-sujeto-discurso-apoya en dos ejes. Uno, la redefinición estrategia. En esto nos nutrimos de la caja depolémica de pedagogía como práctica herramientas de la arqueología del saber y lapedagógica, esto es, no como sinónimo del genealogía del poder de Michel Foucault, quequehacer empírico del maestro en el día tras permite analizar los sistemas de produccióndía, sino como el conjunto de relaciones de de verdad y de gobierno de sujetos ensaber y poder que inscriben los gestos del formaciones sociales singulares (Zuluaga,enseñar en cierta organización social de los 1999)1.74 - Educación y Pedagogía
  3. 3. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5Nos sostenemos en un segundo eje, el de la Pedagogía, Currículo y Didáctica me hahistoria epistemológica de los saberes, en la incitado a ensayar una problematizaciónque el recurso a las fuentes pasadas del saber inicial del currículo, usando las herramientaspedagógico no obedece a un prurito de arqueológico-genealógicas.erudición académica, sino a la certeza de quela historia es un laboratorio que, frente a la Reitero que quiero asumir este reto en un tonopermanente exigencia de novedad y menor, es decir, que no busco profetizar niactualización con que se acosa sin tregua a pontificar, sino historiar: voy a relatar treslos maestros, nos permite construir una batería episodios históricos de la formación delde conceptos y de instrumentos para esa currículo, y trataré de formular, a partir de allí,reconstrucción actual deseada de la algunas preguntas que permitan avanzar enpedagogía como saber que, por un lado, fuese la reflexión actual, con cautela y conun pensamiento potente para hacer emerger conciencia de las limitaciones de este tipo delas voces de los sujetos subalternizados en la análisis. Y cuando digo histórico, hablo de “laescuela –estudiantes y maestros– y por otro, gran historia” de la escuela en Occidente: noun pensamiento menor, es decir, un saber de se sorprendan cuando los lleve al siglo delas “pequeñas cosas”, riguroso sí, pero sin santo Tomás de Aquino, el siglo XIII, o al siglopretensión hegemónica, más cercano a las de los jesuitas Ignacio de Loyola y Claudioartes del vivir que a las artes del gobernar. En Acquaviva, el siglo XVI; y luego al siglo de laluchas de largo aliento, la leyenda de David y organización del bachillerato en Francia, elGoliat nos ha enseñado que más vale construir siglo XIX.pequeñas hondas que manejar pesadasarmaduras. Una primera razón es etimológica: el término currículo es, obviamente, de origen y usoPues bien, comienzo reiterando una de las tesis latino, pero parece que no llegó a Américacentrales de nuestro análisis del saber Latina sino hasta la década de los cincuentapedagógico, en palabras de Olga Lucía del siglo XX, y no por la vía de las pedagogíaZuluaga: francesas, mayoritarias en el siglo XIX –que preferían otra palabra del latín, pensum-, sino Entre los sujetos que de una u otra manera de la mano de la tradición pedagógica se relacionan con el discurso de las ciencias anglosajona, que venía usando el término o de los conocimientos, hay uno de ellos cuya desde el siglo XVII (Stenhouse, 1984), y lo forma de relación designa una opresión reactualizó al puro comienzo del siglo XX , cultural que se establece a través del cuando John Dewey publicó, en 1902, su libro método de enseñanza: ese es el maestro. [...] Mientras más inferior sea la situación cultural The Children and the Curriculum, traducido al del maestro, le es confiado en mayor medida castellano en 1954 por L. Luzuriaga como El su oficio metodológico (1999, 156). niño y el programa escolar. Los clásicos de la teoría curricular anglosajona, Bobbitt yEn una palabra, sostenemos que el método es Charters, habían publicado sus trabajos entreuno de los blancos estratégicos en la lucha por 1918 y 1924 (Apple, citado por Martínez et ál.,transformar la pedagogía, de saber 1994). Según mis colegas del grupo, esteinstrumental en saber teórico-práctico. Hoy, el ingreso de la teoría curricular marcó unatérmino método nos remite básicamente a los singular manera de practicar laprocedimientos didácticos que usa el maestro “racionalización de la acción educativa”. Unaen el aula para enseñar cada una de las etapa en la que las filosofías pragmatistas,asignaturas. Sin embargo, mi asombro y mi asumiendo la complejización de la divisióninterés se despertaron cuando constaté, social del trabajo, propia de las sociedadesmientras investigaba el momento de fundación industrializadas, aplican a la escuela losde la pedagogía moderna –los siglos de Juan métodos de organización científica del trabajoLuis Vives, Alsted, Comenio y otros– que el desarrollados tras las dos grandes guerrastérmino método se usaba al mismo tiempo mundiales, proponiendo que los currículospara los procedimientos de aula y para lo que debían basarse en un análisis detallado de lasdesde entonces se conoció como currículo, el actividades específicas de un adulto en laplan general y pautado de la serie de sociedad. La cita de Bobbitt que los autoresasignaturas por recorrer. Con esta inquietud, de Currículo y Modernización recuperan esla invitación de este seminario sobre contundente: Educación y Pedagogía - 75
  4. 4. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5 Deben evitarse aquellos objetivos que no son postura “perspectivista”, “relativista” o sino aspiraciones y esperanzas vagas o “constructivista social”, la segunda, de rimbombantes. Ejemplos de esto son la inmediato, la corrige o equilibra con una formación del carácter, el desarrollo apelación a la coherencia epistemológica, el armónico del individuo, la eficiencia social, rigor metodológico y la eficacia práctica. la disciplina general, la cultura, etc. Todos Stenhouse mismo comienza planteando su estos siguen siendo válidos, pero son propia versión de este dilema: demasiado nebulosos para servir de guías en la práctica. Pertenecen a la visionaria un punto de vista equipara el C. con una adolescencia de nuestra profesión, no a la prescripción de lo que debe suceder en las prudente y un tanto desengañada madurez escuelas. Otros, sin embargo, lo equiparan (Bobbit, 1924, cit. por Martínez, 1994: 63). menos con las intenciones de la escuela que con su rendimiento. […] no es la prescripciónResulta crucial sacar a luz esta modalidad de o intención, sino lo que acontece enracionalización aplicada a la escuela, pero me situaciones reales, no es la aspiración, sinoparece que no debemos interpretar este el logro. El problema de especificarloevento histórico sólo como una perversión consiste en percibir, comprender y describirreciente de los sistemas educativos al verse lo que sucede en la realidad de la escuela ysometidos a las políticas del tercermundismo en el aula (1984: 26).y el desarrollismo, ni como una etapacoyuntural que podría ser superada con otro De hecho, dedica sendos capítulos a analizartipo de propuestas curriculares de corte crítico el currículo, primero, como una operacióno democrático. Un sobrevuelo histórico como sociológica de selección de contenidos,el que propondré acá puede mostrar unos inherente a la función misma de la escuela:rasgos estructurales y unas tensionesconstitutivas que se mantienen, tras la La escuela tiene por misión poner adiversidad y hasta divergencia en las maneras disposición del niño o del adolescente unade concebir los currículos. selección del capital intelectual, emocional y técnico con que cuenta la sociedad. Es aQuisiera partir de una definición mínima de este capital al que he designado comocurrículo, sólo para establecer un mínimo “tradiciones públicas”. En nuestra sociedad,lenguaje común provisional, a sabiendas de las escuelas enseñan múltiples y diversasque no hay ninguna “definición” neutral o tradiciones públicas. Entre las másuniversal de currículo, pero que a la vez, importantes, se incluyen conjuntos decuando invocamos ese término todos los conocimientos, artes, habilidades, lenguajes,pedagogos pareceríamos saber de qué se convenciones y valores… (Stenhouse, 1984:está hablando. Echemos mano de una muy 31).difundida acepción contemporánea, la idearecogida por Gimeno Sacristán de que el En este polo, hacen explícitas las funcionescurrículo es “una forma de seleccionar y “político-culturales” del currículo: los efectospresentar la cultura y el conocimiento en los sociológicos de jerarquización social, dedistintos niveles de la educación”, precisando hegemonía de los valores de un grupo socialenseguida que “cada proyecto curricular es o de una élite letrada sobre otros gruposuna síntesis de posiciones epistemológicas, sociales, o de reproducción y consolidación depsicológicas y educativas en general, que se cierta división social del trabajo y el accesopretenden desarrollar a través de unas relativamente restringido de ciertos sectoresdirectrices metodológicas, y con unos a los bienes económicos y culturales. A puntodeterminados materiales” (1984: 10-11). seguido, el curriculista británico aborda la “otra cara” del currículo:Encontramos aquí la manifestación de unaparadoja o tensión constitutiva del actual Aunque es importante considerar como disciplinas del conocimiento, comocampo del currículo, como lo llaman mis elementos de la cultura, a aquellascolegas ya citados, Martínez y amigos. De tradiciones públicas conocidas, resultaentrada, me simpatiza esa toma de partido igualmente interesante considerarlas, nopor una visión política del saber escolar, pero como cultura, sino en sí mismas, comoal releer con cuidado las dos partes de este conocimiento. Dejando de lado, por elenunciado, resulta que si la primera marca una momento, su localización y función sociales,76 - Educación y Pedagogía
  5. 5. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5 ¿qué aspecto tienen, en sí? Como cultura, son No voy a detenerme ahora en la teoría de consideradas en cuanto a su localización Stenhouse2; lo he traído a colación sólo para social; en tanto que conocimiento, son señalar cuál es el espacio tensional donde se analizadas a la luz de las pruebas para inscribe hoy el campo del currículo, a fin de comprobar su verdad (Stenhouse, 1984: 42). marcar mejor las discontinuidades –y las continuidades– con los espacios tensionalesDesde este ángulo los problemas no son de constitución del campo del currículo enmenos agudos: ¿cuál es la epistemología, la otros momentos históricos de su génesis.noción de ciencia, de verdad y de objetividadque están en juego? ¿Cómo se producen,enlazan y construyen los conocimientos en 2. El currículum escolástico: tradicióncada una de las disciplinas? ¿Cómo diseñar y agustiniana y novedad tomistatransformar la enseñanza a partir de losrediseños y las transformaciones que sufren las El primer episodio remite al currículoverdades científicas? Dejando de lado las organizado más antiguo de la escueladiscusiones entre los distintos modos de occidental, el famoso canon medieval de lasproducir ciencia, es claro que la función de la siete artes liberales, distribuidas en el triviumescuela moderna es garantizar la enseñanza (gramática, retórica y dialéctica) y elde lo mejor y más actual de los conocimientos quadrivium (aritmética, geometría, astronomíacientíficos. Más aún, las posturas que enfatizan y música): es la historia de la primera reformaen este aspecto epistemológico del currículo del plan de estudios universitario efectuadallegan a sostener que al “definir la enseñanza en París en el siglo XIII, con la introducción delen términos de conocimiento […] y no con aristotelismo por la vía de los filósofosarreglo a las predilecciones de los alumnos, averroístas. Mi fuente acá es el filósofo tomistalas exigencias de la sociedad o los caprichos contemporáneo Alasdair MacIntyre, cuyo librode los políticos”, es posible asegurar una Tres versiones rivales de la ética (1992) rastreaeducación universal, racional, no excluyente los avatares de tres grandes tradicionese igual para todos: la objetividad del intelectuales de la ética en Occidente, laconocimiento es la que garantizaría tomista, la ilustrada y la nietzcheana, y lo queciertamente la independencia de las les ha ocurrido cuando han sido incorporadasinfluencias sociales, de las ideologías de clasey del sesgo de las tradiciones particulares. al currículo escolar. Al final de este relato retomaré la fuerte conclusión del análisis deEstos dos polos definen –en la actualidad, MacIntyre.insisto–, la estructura tensional del campo delcurrículo, y alimentan estrategias opuestas. Contado a grandes rasgos, hasta el siglo XIII laCon seguridad, el énfasis en los aspectos de tradición intelectual aristotélica se habíaoperación cultural y política no es del gusto reducido al uso de los tratados de Lógica,de quienes optan por una perspectiva más incorporados al trivium; en este momento elcientífica o planificadora sobre el currículo; y rescate de los otros escritos aristotélicos –ética,a la inversa, quienes enfatizan en los fines metafísica–, hecho por los filósofos árabes,sociales y culturales de la educación no gustan llega a las universidades europeas –eno no creen en las capacidades intrínsecas del especial París– e impacta el conjunto, hastaconocimiento científico para garantizar una entonces unitario y oficial, de la filosofíaeducación democrática. Por supuesto, no falta agustiniana y repercute de inmediato sobrequien afirme, salomónicamente, que la la organización del trivium y el cuadrivium. Lasolución sería hallar el justo medio entre las respuesta cristiana al averroísmo fue la granexigencias de la “cultura” y las de la “ciencia”, síntesis de Tomás de Aquino, pero el punto fue,entre “subjetividad” y “objetividad”, entre lo entonces, cómo incorporarla al canon vigente3.idiosincrásico y lo universal, u otras duplas El currículo se enriqueció al añadirle a las artesanálogas. De hecho, autores como Stenhouse liberales tres cursos de filosofía (natural, moraloptan por una postura de justo medio, y metafísica), pero el precio fue laconcluyendo “que el estudio del currículo se fragmentación de cada una de estasinteresa por la relación entre sus dos tradiciones de investigación: el agustinismo seacepciones: como intención y como realidad”, vio reducido a la teología, y el tomismo fuey es ampliamente conocida su propuesta de integrado fragmentariamente en ciertas tesisconstrucción de proyectos curriculares por o tratados de metafísica, pero no así en laprocesos, fundamentados en la investigación. ética. Educación y Pedagogía - 77
  6. 6. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5 El resultado tanto en París como en otras que alcanzó no sólo cuestiones sobre la partes fue la ampliación del plan de estudios verdad de doctrinas teológicas de las Artes. A las siete artes liberales se fundamentales, sino también cuestiones añadieron las tres filosofías: la filosofía moral, sobre el plan de estudios agustiniano y la la filosofía natural y la metafísica. Y, de este explicación del conocimiento que ese plan modo, la filosofía comenzó una carrera de estudios presuponía. En primer lugar, se mediante la que hubo de convertirse trató de la pretensión del esquema gradualmente en la disciplina académica agustiniano –tal como lo exponía no sólo dominante dentro de la universidad, Hugo de San Víctor en su Didascalion, sino mientras que la teología como disciplina también otros que escribieron sobre el plan hubo de preservar su autonomía sólo al de estudios–, de que en ese esquema podían precio de su consiguiente aislamiento y integrarse todos los tipos de conocimiento, carencia de importancia, historia que a fines secular, nuevos o antiguos. […] En segundo del siglo XIX y en el XX, la filosofía académica lugar, Aristóteles proporcionaba estaba condenada, a su vez, a volver a explicaciones de lo que es una ciencia, de representar. […] Pero el impacto de lo que es la investigación y del telos de toda Aristóteles en el siglo XIII no sólo tuvo el efecto investigación, que estaban notablemente de restringir la síntesis agustiniana a la reñidas con la versión agustiniana del teología, […] sino el de impedir que cualquier platonismo, sobre todo por no dejar sitio ni visión sintética diera forma al plan de tener necesidad, en su explicación de la estudios como un todo. […] [A diferencia de génesis del conocimiento, de la iluminación la física y la astronomía, que mantuvieron la divina. […] De ahí que se planteara de dinámica de una auténtica tradición de inmediato un dilema agustiniano. Admítase investigación] ¿qué dio por resultado la el corpus aristotélico en el esquema de filosofía moral y la metafísica medievales de estudios, y se confrontará con ello al los siglos XIV y XV? La respuesta es: como un estudiante no con una, sino con dos todo, nada. La historia es la historia de la pretensiones sobre la lealtad que ha de disolución de la investigación unificada en guardar, pretensiones que, en puntos clave, la variedad y la heterogeneidad; o, para resultan mutuamente excluyentes. Exclúyase expresar el mismo asunto de otra manera, el corpus aristotélico del esquema de la historia es la historia de la génesis de la estudios, y se pondrán en cuestión, tanto las filosofía académica como disciplina pretensiones universales e integradoras del universitaria organizada y profesionalizada agustianismo, como las pretensiones de la (MacIntyre, 1992: 200-201). universidad, al menos tal como era entendida en París. Fue la capacidad de losLa didáctica estuvo en el centro de la mutación protagonistas del agustinianismo paraepistémica e institucional iniciada en el siglo resolver las cuestiones que planteaba esteXII con la creación de las universidades frente dilema, lo que cambió el destino de sual plan de estudios –y de vida– de estilo doctrina, cosa que se hizo cada vez másmonástico, coyuntura que dio origen a la evidente en cada década sucesiva del siglofilosofía de Tomás. Este decisivo impasse entre XIII (MacIntyre, 1992: 131, 138-139).lo Viejo y lo Nuevo, donde se originan losdilemas del currículo moderno, que A. En síntesis, desde su génesis, el currículo seMacIntyre denomina como el dilema constituye como un instrumento de integración,agustiniano: mediación y coexistencia de las diversas tradiciones de investigación, pero al precio de Fue en el siglo XII cuando comenzó a cobrar convertirse en una colcha de retazos que toma nuevas dimensiones la cuestión de qué fragmentos de cada una, construyendo un entrañaba el agustinismo para la vida producto propio –en este caso la filosofía práctica, y lo hizo precisamente cuando la escolar– y transformando las condiciones de tradición agustiniana se vio apremiada para la investigación –filosófica– en un protocolo proporcionar la base y el marco intelectuales “domesticado” de problemas y expresado para un tipo de educación, dirigido tanto a según unos formatos académicos prefijados. aquellos que no formaban parte del clero Y esto por una tensión de fondo: ¿desde qué como a nuevos tipos de clero […] El tradición intelectual han de traducirse las otras redescubrimiento de la filosofía de tradiciones públicas para poder incorporarlas Aristóteles en toda su integridad fue un reto al currículo? De modo que según MacIntyre,78 - Educación y Pedagogía
  7. 7. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5las características de esta filosofía sistemáticamente asistemática de esto o decurricularizada (en sentido estricto, la filosofía aquello de Aristóteles o Averroes o Avicenaescolástica), son cuatro: primera, “el logro y –y la respuesta que a ello se daba–, dio porel mantenimiento de altos niveles de destreza resultado una serie de revisiones igualmenteprofesional en la elaboración de técnicas ad hoc de posiciones recibidas en otraslógicas y conceptuales”, normalizadas a disciplinas. El progenitor y más distinguidotravés tanto de títulos formales como de colaborador de esta línea antitomística deacuerdos informales sobre “qué tipo de tesis la Baja edad Media fue Duns Escoto. […]o de argumento ha de ser tenido en cuenta Muchas más cosas, por supuesto, tuvieronseriamente y cuál ha de desdeñarse”. que ocurrir después, tanto en el planoSegunda, esta destreza profesional se ejerce intelectual como el plan de estudios. Nosobre series de problemas particulares, obstante, visto desde una perspectivatratados individualmente y abstraídos del tomista, es en este momento cuando sesistema filosófico o la tradición de define la filosofía como una disciplinainvestigación que los produjeron, y aun cuando académica autónoma, cuyos límites son ello se reconozca, “las institucionales, y deja de ser una tradición continuidades de la de investigación. Después, sin embargo, disciplina residen en los acoge ocasionalmente de diversas maneras tratamientos sucesivos de lo algunas de las preocupaciones de varias que se reconoce como tradiciones opuestas, aun cuando con la miembros del mismo estipulación, según es característico, de que conjunto de problemas estas preocupaciones se presenten sólo en individuales que se términos aceptables para las convenciones continúan”. Tercera, “y de académicas y para los géneros de la modo correlativo, son disciplina (MacIntyre, 1992: 173, 194, 199). constantes e insuprimibles ciertos tipos de desacuerdo La conclusión fuerte del filósofo escocés se básico. […] No hay ningún refiere no tanto al destino de la tradición acuerdo suficientemente intelectual tomista, como al funcionamiento compartido respecto de curricular de la academia en Occidente; la cómo hay que valorar [los tensión entre la idea de que existiría una compromisos de las tradición intelectual que sería universal –la soluciones procedentes de ciencia– y por tanto capaz de traducir entre sí sistemas rivales], sobre cuál todas las otras tradiciones culturales, y la idea es el criterio por el que ha de de que ninguna tradición intelectual o cultural medirse la ganancia y qué puede ser traducida por otra sin que sufra ha de ser considerado como deformaciones, recortes o infidelidades: pérdida. Y sin un criteriocompartido semejante se obliga a que una la práctica académica general estágran cantidad de desacuerdos sea imposible informada todavía por una creenciade suprimir”. Esta carencia surge de una cuarta enciclopédica clave, aunque en una versióncaracterística de esta filosofía: el modo de modificada y debilitada [modificada haciatratar los compromisos extrafilosóficos de los 1870 por efecto de la teoría evolucionista yque se dedican a ella. la antropología]. Me refiero a la creencia de que todo punto de vista racionalmente Lo que derrotó a Tomás de Aquino fue el defendible puede encajarse en cualquier poder del plan de estudios institucionalizado. otro, la creencia de que, piénsese lo que se Ni la teología ni las artes liberales quiera sobre la inconmensurabilidad en la subordinadas podían dar cabida, a teoría, en la práctica académica puede mediados o a fines del siglo XIII, al sistema hacerse caso omiso de ella sin peligro. Así, aristotélico, bajo la forma en que lo habían en la construcción y en la realización del plan transmitido los comentadores islámicos, de estudios en las llamadas sociedades como un todo, ni en la versión averroísta ni avanzadas, se da por sentado la universal en la del Aquinate. Lo que entonces hizo traducibilidad de los textos de cada una de impacto fueron tesis, fragmentos de teoría y las culturas en el lenguaje del maestro y del argumentos aristotélicos separados del todo estudiante. Y así la universalidad es una del que eran partes, y esta recepción capacidad de hacer que lo que estaba Educación y Pedagogía - 79
  8. 8. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5 estructurado a la luz de los cánones de una universidad. Las municipalidades, cada vez cultura, sea inteligible a aquellos que viven más numerosas, se esforzaron entonces en alguna otra cultura del todo ajena, con la para establecer escuelas que no fuesen sólo sola condición de que esta última sea la elementales. Pero estas “Grandes Écoles” nuestra propia, u otra muy semejante a ella –con ese nombre se conocieron en Francia– (MacIntyre, 1992: 216-217). no tenían bases institucionales precisas y debían inventar los métodos que se adaptaran a esta función nueva: formar los letrados que no irían a ser necesariamente3. La Ratio Studiorum: método y plan universitarios o clérigos de profesión, sino hombres de negocios, administradores,El segundo episodio que me interesa para esta comerciantes, artesanos. Sus profesoresarqueología del currículo acaece entre los estaban, bastante a menudo, abandonadossiglos XV y XVII, periodo que ha sido señalado a su propio arbitrio, aislados. Las prácticascomo el de configuración de los métodos pedagógicas dependían en mucho de lapedagógicos para la educación secundaria, seriedad o del carisma personal de cadaen el proceso de transformación profunda de uno. Era muy difícil hallar y conservar unlas instituciones educativas emprendido por buen maestro. Sin embargo, los profesoreslos reformadores humanistas protestantes y de los colegios universitarios, abocados acatólicos como uno de los objetivos la misma demanda, fueron adaptando losestratégicos en la álgida lucha de la Reforma métodos de las facultades superiores.y la Contrarreforma, y en el contexto del Adoptando por su cuenta las exigenciasascenso económico y social de los centros intelectuales y estéticas del humanismourbanos europeos desde el siglo XV. Un proceso italiano, se apropiaron los ejerciciosque arranca con la reforma del canon escolares destinados a aprender a pensararistotélico-tomista, promovida por los bien, para adecuarlos a la necesidad dehumanistas protestantes –como el holandés hablar y escribir con elegancia y eficacia.Rudolph Agricola (Rœlof Huusman, 1444- Es así como se constituyeron poco a poco1485)–, prolongada por la llamada “reforma dos polos pedagógicos, uno en París y otroramista” (por el hugonote Pierre de la Ramée en Alemania en las escuelas de loso Ramus), pasando por la constitución de ese “Hermanos de la vida común” [...] Graciasprimer gremio de pedagogos modernos –los a las peregrinaciones de los maestros, la“Hermanos de la vida común”– en los Países experiencia de los Hermanos de la vidaBajos y Alemania4, por la formación de las común permitió a ciertos colegios“Grandes Écoles” francesas, que refinan el parisienses, aquellos donde Calvino emétodo o modus parisiensis, continuándose en Ignacio de Loyola terminaron sus estudios,el diseño de la Ratio Studiorum de los jesuitas inventar su propio método. El “modusen 1599, para llegar a sus puntos culminantes parisiensis”, el estilo de París, adquirió uncon la Lógica o Arte de Pensar de los gran prestigio. Los jesuitas también van ajansenistas de Port Royal (1660) y la reforma adoptarlo (Demoustier, 1997: 13).del canon filosófico de Christian Wolff (c. 1760)y dar, al parecer, su canto de cisne con la obra El reconocido teórico literario Walter Ong sacóde los ideólogos franceses, encabezados por a la luz en 1958 la amplia labor desarrolladael Antoine Destutt, conde de Tracy, en 1803. por los “ramistas”, un grupo de humanistasSiguiendo los resultados de algunos inspirados por el picardo Pierre de la Raméehistoriadores, quiero detenerme en la o Petrus Ramus (1515-1572) –una de lasformación de ese plan de estudios que fue casi víctimas protestantes de la masacre de Sanel arquetipo de la formación secundaria Bartolomé–, quien completara y difundiera lamoderna, la Ratio Studiorum –orden de los “invención dialéctica” del holandés Rudolphestudios– de la Compañía de Jesús, Agricola (Rœlof Huusman, 1444-1485):proclamada desde 1599: Sólo ocasionalmente autores de Desde el siglo XV, en las ciudades que no generaciones posteriores, como Franco tenían universidad, los elementos dinámicos Burgersdijk, recuerdan a sus lectores que de las clases medias solicitaron para sus fueron Lorenzo Valla (1407-1459) y Juan Luis hijos el acceso a la cultura escrita, previa a Vives (1492-1540), pero especialmente el su entrada en aprendizaje o a la predecesor de Vives, Rudolph Agricola,80 - Educación y Pedagogía
  9. 9. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5 quien desvió la lógica de Aristóteles hacia como el arte de organizar adecuadamente Cicerón (es decir, vía Cicerón) y hacia la los contenidos del currículo. Otros seguidores tradición estoica. Pero tales confesiones son de Ramus, como Alsted y William Ames, la raras, [...] y sus implicaciones aún poco desarrollarán posteriormente como captadas. Hemos olvidado durante mucho “tecnometría” o technometria (palabra que tiempo el cambio que sobrevino a la teología no aparece en el lenguaje clásico), la ciencia escolástica en el Renacimiento. Lo que ayudó de las medidas exactas de las divisiones a un Melchor Cano (1509-1560), un Francisco entre las artes. Esta es la fuente, por ejemplo Suárez (1548-1617), un Roberto Belarmino de las singulares tesis Harvardianas del siglo (1542-1621), y aun a un Francisco Vitoria XVII : “Las lenguas deben ser aprendidas (1480-1566) –sin mencionar a Melanchton antes que las artes” o “Las lenguas se (1497-1565), fundador de la escolástica aprenden mejor por el uso que por reglas protestante, a Bullinger y Alsted–, a diferir formales” (Ong, 1958: 189). de Tomás de Aquino, provino, en gran medida directamente de Agricola, quien Ong sostiene que tales técnicas no eran sino proporcionó el impulso inicial y la muy exigua una pura mistificación del procedimiento teoría, tomada al pie de la letra por Cano y silogístico de Aristóteles; primero, porque otros, para las teologías de los loci o lugares. intentan reestructurarlo según el more El importante impacto de Agricola sobre los geométrico (en definiciones y subdivisiones), hábitos mentales llegó al núcleo: la y segundo, porque lo generalizan a un dialéctica a la cual el humanismo aún no contenido no axiomatizable, el cuerpo de las lograba desalojar como punto focal de todos disciplinas. En el fondo, el éxito de la reforma los curricula (Ong, 1958: 197). ramista consistió en haber utilizado una “lógica de lugares” o “tópica”, trasladada a unaOng señala que la reforma culminada por disposición visual (Ramus es autor de un juegoAgricola y Ramus a la lógica de Aristóteles de cuadros sinópticos que dividen yataca en particular su sistema de clasificación subdividen las materias por dicotomías), cuyode las artes y las ciencias, a causa, interpreto fundamento es lógico sólo en apariencia, peroyo, de una transformación epistemológica de que en realidad convierte la técnica de análisishondo calado: la conversión del currículo en geométrico en un efecto pedagógico de ordenuna cuadrícula matemática graduada. En y simplicidad que hallaremos desarrolladoprincipio, se trataba de una nueva técnica de hasta entrado el siglo XIX. Esta técnica ramistaenseñanza que buscaba operar una de análisis buscaba ya “organizar losredistribución, más que en los conceptos o en conocimientos como ‘cuerpos homogéneos’ ylos objetos de discurso, en los formatos – uniformes, sin defectos o saltos que estropeenmodalidades enunciativas– usuales hasta sus ‘superficies continuas’”. Lo que en el fondoentonces en las ciencias institucionalizadas: parece haber culminado la reforma ramista fue la deriva que llevó a convertir los Esta curiosa deriva del pensamiento ramista procedimientos lógicos de análisis y síntesis es otra manifestación de la tendencia a en procedimientos de aula, en formas de fundar la “objetividad” no volviéndose hacia examen escolar más que en métodos de el mundo exterior, sino tratando el contenido examen científico. O mejor, convertir esos de la mente como un conjunto de objetos. métodos científicos –de la ciencia racional– en Su tendencia empata con la tradición procedimientos de aula que pretenden pedagógica, pues Ramus asume que las reproducir los procedimientos de la ciencia. unidades primarias que la mente “contiene” Esa reducción de lo filosófico a lo pedagógico son los temas del currículo. Muchos de los puede corroborarse aun al constatar que la desarrollos característicos de los seguidores noción de “método” había venido en el de Pierre de la Ramée surgirán de esta Renacimiento a asimilarse prácticamente con tendencia a ver el conocimiento como un curricula, es decir, con el orden de las grupo de objetos, e identificar estos objetos disciplinas para ser enseñadas5. Fue así como con las partes del currículo. Esta es la fuente la antigua dialéctica se fue convirtiendo en del énfasis creciente en la “tecnología” o didáctica. technologia, que originalmente era, en Cicerón, un tratamiento sistemático de la He aquí lo que da a la Dialéctica esa curiosa Gramática. Ramus extenderá la “tecnología” carga de doble enseñanza típica del a otros temas del currículo, entendiéndola ramismo: como todo otro arte, ella es Educación y Pedagogía - 81
  10. 10. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5 enseñanza (doctrina) por el hecho mismo de cuán poco realista es cualquier tratamiento que es un arte (ars), pero es además, el arte que mire la didáctica como algo incidental de enseñar a enseñar. En esta perspectiva, y subsidiario en relación a lo que está toda la sabiduría misma (sapientia) no es aconteciendo en el resto de la producción nada si no es dialéctica, la cual enseña letrada. La “didáctica” que sale a la (docet) las varias causas. [...] La enseñanza, superficie en la tradición de libros de texto habiéndose así posesionado ella misma de escolar es hasta tal punto la destilación de la dialéctica, instrumento de la filosofía, la herencia escolástica y humanista, que al inevitablemente termina por incluir toda mismo tiempo que transmite su herencia, la filosofía. La filosofía llega a ser lo que uno modifica. [...] Si de muchas formas la aprende cuando es enseñado en la escuela. literatura pedagógica fue reescrita No se niega que la filosofía sea el amor a la generación tras generación bajo el sabiduría, pero la aserción se vuelve patrocinio de un oportunismo ecléctico, y que prácticamente nugatoria cuando se enfrenta fue impulsada por la necesidad escolar de al inexpugnable hecho de que la filosofía se dictar cursos de lógica, retórica u otras halla definida en realidad por la situación “artes”, es tan importante en la historia de pedagógica. [...] La filosofía, según los la mente humana como la monumental ramistas, es la enseñanza de las artes literatura del Renacimiento, Shakespeare, liberales –lo cual significa, no se olvide, las Milton, la Biblia o tal vez Donne. Este más “enseñanzas” liberales!–. Pero esto no es anónimo producto, primeramente casi todo todo, enseñanza no sólo es filosofía, sino el en latín, ampliamente pedagógico en conocimiento mismo. La enseñanza gobierna orientación, no pocas veces andrajoso pero la noción ramista de “método”. [...] siempre efectivo, es lo que fue machacado Sorprenderá poco entonces que en la en las mentes de generaciones enteras de medida en que el ramismo se desarrolla, un jóvenes escolares, como nunca lo fueron arte de la pura “didáctica” hará su aparición Shakespeare o Milton. Hace parte de los como herencia directa de la dialéctica tendones y los huesos de nuestra civilización, ramista.[...] La didáctica aparecerá creciendo con ella y saliendo al paso de sus principalmente en los medios germanos. La necesidades de una forma tal, allí donde las Didactica Magna (1633) de Jan Amos grandes piezas maestras de la literatura, Komensky o Comenius, discípulo del ramista castas y preservadas en forma inalterable, alemán Alsted, es con mucho, la obra más han fracasado en hacerlo (Ong, 1958: 161). conocida de esta tradición. Ordenando las cosas en “forma lógica”, según el “método” Ahora bien, hay un segundo dato clave en esta vulgarizado por el ramismo, Comenio génesis. Además del cerramiento del conocer establece el modo en el cual los temas del en el enseñar en torno de la didáctica – currículo serán martillados en las cabezas proceso propiamente juveniles con la mayor eficacia posible (Ong, epistemológico–, se da un 1958: 161). proceso político simultáneo: el despegue de la reformaEn dos palabras, esto significa asumir que fue ramista, a partir de 1551, sela pedagogía la que aseguró, para las desarrolla paralelamente asociedades modernas, el intercambio entre la los avances de laepistemología y la política. Cometeré la incuria contrarreforma católica,de coser aún otra cita del mismo autor, lo cual encabezada por la Compañíajustifico afirmando que no podría hallar mejor de Jesús, fundada en 1534 pormodo de expresar el espíritu que anima mi Ignacio de Loyola y aprobadapropia investigación: por el Papa Paulo III en 1540: las luchas de la Reforma y la La didáctica es, evidentemente, un concepto Contrarreforma fueron el casi tan proteico y acomodaticio como el de laboratorio histórico donde la la dialéctica de la cual desciende. Pero su pedagogía empezó a línea de origen hace evidente cuán poco asegurar los efectos políticos realista es la separación que se hace de la epistemología: las especialmente en la actualidad, entre la guerras religiosas fueron tradición de los textos escolares y la tradición también –y a veces de modo intelectual general del mundo Occidental. Y fundamental– batallas82 - Educación y Pedagogía
  11. 11. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5educativas, pues es sabido que la escuela doble regulación, dos aplicaciones del mismomoderna –la escuela para las masas– le debe concepto de método a dos objetos distintos:no poco al movimiento protestante que buscó de un lado, el orden, la uniformidad y laun método universal y popular para poner la ortodoxia de los contenidos, y de otro, lasEscritura al alcance de todos, en su lengua técnicas de gobierno institucional y control dematerna, y a la escalada competitiva que ello los comportamientos, configurando unasuscitó de inmediato en el campo católico. delicada máquina de jerarquización minuciosa de los saberes y los hombres, unEn efecto, la Reforma ramista va a coincidir funcionamiento idealmente racional de lacon la segunda generación de jesuitas, la que máquina pedagógica:después de la muerte de Ignacio de Loyola(1556) asumió la experiencia pedagógica que El orden del colegio combina en efecto tresculminó en la edición definitiva de su famosa distribuciones: distribución del tiempo queRatio atque institutio studiorum Societatis Iesu, equilibra el desarrollo de la jornada divididaen 1599. Siendo este un vasto tema, sólo traeré en tiempos para el estudio, para laa colación un punto que concierne a nuestro recreación y para las ocupacionesproblema: Dominique Julia ha narrado espirituales; distribución de los espacios, queeficazmente la genealogía de la Ratio. Es la separa según las edades (grandes, medianos, pequeños) [en] patios dealeccionadora historia de uno de los textos recreación y cuartos de pensionado;pedagógicos arquetípicos del Occidente distribución de las personas “tratadas”moderno, que en el fondo es muy simple: una según su “naturaleza” de modo que puedanprimera versión de 1586 responde a la ayudarse las unas a las otras. Así la marchapersuasión del general Claudio Acquaviva del colegio en sus diferentes operaciones se(1581-1615) sobre la necesidad “de establecer hará según el modelo previsto y losun orden de estudios y una lista de desórdenes (conventículos de rebeldes,proposiciones a prescribir y a proscribir, con amistades particulares, resistencia a lasel fin de llegar a una uniformidad de doctrina órdenes) son prevenidos (Julia, 1999: 66).en el seno de la Orden”. Y la versión definitiva Delicada maquinaria, pues nace al calor dede 1599 –que tuvo fuerza de ley hasta 1832– una dura época de controversias religiosas yestá organizada en un orden del todo desórdenes institucionales, entre lasdiferente, pues aboca todo el sistema a partir tendencias que buscaban controlar hasta elde la arquitectura jerárquica y las funciones mínimo detalle del pensamiento y delde todos los individuos de un colegio, definidas comportamiento de los jóvenes, y aquellashasta el detalle desde los roles del rector hasta indicaciones de las Constituciones de Ignaciolos del conserje. D. Julia señala el desfase que recomiendan mesura y flexibilidad frenteentre las dos ediciones, para concluir que en a las circunstancias locales y particulares. Lala segunda simplemente se ha aprendido de Ratio será un arte de hacer –tecnología yla experiencia crítica –la caída del nivel saber– en Pedagogía, que era, ya lo sabemos,intelectual y moral de los jóvenes jesuitas– hacer en Filosofía. Allí, “el método” alcanzadebida al crecimiento acelerado de la un momento culminante como instrumentoCompañía y de sus colegios durante las universal de gobierno: es la ratio del saberúltimas tres décadas del siglo XVI. La Ratio sometido al orden pedagógico-emergió triunfante como un instrumento de epistemológico tanto como la ratio de losequilibrio en una dura controversia: la hombres sometidos a la regla escolar. El árboldiferencia fundamental entre las dos versiones nacido del modus parisiensis empezaba a darconsiste en que mientras la primera se ocupa su fecunda cosecha.de los conocimientos, la segunda se ocupa delos individuos, en busca de la uniformidad y la Resulta de provecho dar una ojeada al modoimposición de un modelo racional ya no sólo como la Ratio repartía la enseñanza de laen los estudios, sino también en el gobierno Suma teológica, distribuyéndola según unamaterial y disciplinar de los colegios de lista de proposiciones (“Catalogus aliquot“enseñanza secundaria”. quæstionum ex prima parte Sancti Tomaæ”), un Catálogo que es en realidad una serie deSe podría afirmar que, frente a la reforma acotaciones pedagógicas sistemáticamenteramista, la Ratio avanza en el sentido de estructuradas tanto para delimitar el alcanceproporcionar un delicado instrumento de de las explicaciones del profesor de teología Educación y Pedagogía - 83
  12. 12. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5escolástica en el sentido de no enseñar “Sentido Común” o “Buen Sentido”, pero quecuestiones que podían prestarse a discusiones a su vez, desde la Pedagogía y la Didácticade escuela , como para dosificar las crea, dispone y reelabora objetos de discurso,dificultades teóricas según se consideraba el conceptos y modalidades de enunciaciónalcance de los estudiantes. El principio para “la Ciencia”. De forma que cuando losordenador que permite lograr ambos altos sacerdotes del saber filosófico condenanpropósitos es la distribución jerarquizada de a los autores de manuales escolares comolas ciencias. No es este el lugar para citar en “pensadores de tercera fila” o “débilesdetalle las acotaciones hechas a los artículos mentales”, están desconociendo la historia dede la Suma, pero sí hay que señalar algunas cómo se han construido, anónima yde las expresiones pedagógicas que lo cotidianamente, las técnicas de estudio,recorren: pueden ser descritas como una aprendizaje y uso de un lenguaje y una formacuádruple operación que consiste, primero, en de usarlo –una forma mentis y un bon sens–la fijación de las doctrinas correctas y las que llena la vida diaria de miríadas deerróneas (“no se dirá nada sobre...”, “se ciudadanos que habitan cualquier ciudadreforzarán las pruebas de...”): es la operación moderna, filósofos incluidos. ¿Forma mentisdogmática; segundo, en la separación de los que sería la matriz de un relato mítico del Buenconocimientos en campos disciplinares Sentido Buscado que la machinaria scholasticajerarquizados (“esto es del resorte de...”, produce para el gobierno de un posible y“remítase esta cuestión a la parte...”, “estas abstracto ciudadano medio?cuestiones serán dejadas a...”): operaciónepistemológica; tercero, en el uso de ciertos La moraleja de este relato, para el currículo,modos de explicación o enunciación (“no se es cómo una misma tecnología pudo serdisputará aquí de...”, “no se explicará sino que utilizada por dos tradiciones religiosasse supondrá a partir de...”: operación enfrentadas, la protestante y la católica, y bajopedagógica, y cuarto, la utilización de una una lucha política frontal se sedimentó unserie de sutiles procedimientos de dosificación, dispositivo de orden y método que ya ligabadelimitación, inclusión y exclusión (“bastará los conocimientos, los sujetos y los espacios.con decir que...”, “no se dirá nada de...”): Sea como fuere, a la luz de estos elementosoperación profiláctica. Y así sucesivamente... se ve claramente que los Manuales –fuesenHe aquí el método en plena acción, en su Rationes, Cursus, Compendios, Enciclopedias,operación más simple y oculta, pues ha y fuesen confesionales o laicos–, es decir, todosllegado a ser el pan de cada día de nuestro esos productos de la creciente industria detrabajo docente. Operaciones sutilmente escritura de textos destinados a asegurar laentrelazadas que se encadenan y se repiten organización pedagógica del saber, no fueron,sucesiva y sistemáticamente hasta lograr ni mucho menos, ese efecto aberrante ehacer pasar por su machinaria todos los indeseado que la elevada posición de losenunciados del saber recibido y por transmitir, “filósofos puros” se ha obstinado encurso por curso, año por año, disciplina por despreciar, sino, por el contrario, eran eldisciplina, profesión por profesión. corazón mismo del sistema. Hay que decir más bien que cuando la división del trabajo, propiaHe aquí el corazón de todos los misterios que del dispositivo académico en Occidentehan rodeado a la Ratio studiorum, y que no moderno, generó la especie de los “filósofosvienen a ser otra cosa que los misterios de la de profesión”, con sus propios textos, ciertospedagogización de las ciencias en nuestro manuales pasaron a ocupar otra posiciónOccidente letrado, en el momento de la funcional en la jerarquía del sistema educativo,invención de la “educación secundaria”. Pues pero en el comienzo del proceso los roles dereproducida esta Ratio u otras, en experiencias filósofo y pedagogo no estaban diferenciadosanálogas desarrolladas por las centenas de ni sus portadores se sentían disminuidos alorganizaciones religiosas o laicas que a partir verse llamar de ambos modos. Mas será estadel siglo XVI se destinaron a la formación de función pedagógica destinada a loslos jóvenes de las clases medias, se constituyó “medianos” la que se irá constituyendo con eleso que puede llamarse bien una cultura correr del tiempo, hasta que se delimite eseescolar, entendiendo por ella ese universo nivel escolar intermedio que hoy conocemosespecífico que produce, distribuye y consume como la “educación secundaria” o elel lenguaje de “la Ciencia” para volverlo “bachillerato”.84 - Educación y Pedagogía
  13. 13. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5Todos estos manuales comparten una parte de los Estados-nación surgidos delnaturaleza –digamos mejor una cultura– modelo de la revolución francesa, el pleito porescolar, ¡escolástica!: son todos manuales, la hegemonía educativa entre los viejospero su singularidad se especifica por su poderes soberanos, la Iglesia y el Estado. Conmétodo, es decir, el dispositivo o conjunto de la formación de los sistemas de enseñanzainstrumentos que ha ido distribuyendo, de pública nacionales, en medio del ascenso demodo históricamente diferenciado, tanto el la sociedad industrial y de masas, nace laorden de los conocimientos como el camino exigencia de construir una especie de anilloque los sujetos deben recorrer para acceder de filtrado al ascenso social democrático,a ellos, tanto el tipo y la cantidad de saber análogo al proceso social urbano del siglo XV.mínimo requeridos, como los modos o estilos Lo que está en juego en la enseñanzade exponerlos y calificarlos. Hay que señalar, secundaria es un nuevo espacio de formaciónpor último, pero no menos importante, que esta de hombres, asunto crucial sobre el cual elmachinaria dogmática de negociación no ha Estado moderno, como “nuevo poderpodido dejar de ser intrínsecamente espiritual”, ha empezado cada vez más acontroversial, selectiva y excluyente, desde su tomar cartas, capturando las técnicas clásicasgestación en el siglo XIII, pero a la vez, vemos de enseñanza disciplinar y de formación moralya nacer, gracias a la producción de este ya puestas a punto desde los tiempos delmétodo universal y científico, la idea de que modus parisiensis. Este anillo será laes posible en la escuela disponer de una enseñanza secundaria, y en su cúspidemecanismo neutral y neutralizador, que florecerá ese producto intelectual que sirve apermite evitar los sesgos religiosos y políticos la vez para formar y para seleccionar lasprocedentes de las tradiciones de clases medias y las nuevas élites,pensamiento que le dieron origen. Las construyendo su espíritu racional normal.numerosas rationes studiorum elaboradasdesde el siglo XVI pretendían haber resuelto la No puedo hacer aquí la presentaciónfragmentación que el dilema agustiniano documental que sustenta mi hipótesis, perohabía lanzado desde el siglo XIII. sostengo que si los fines morales y los contenidos positivos de la filosofía escolar siguieron siendo objeto de pugna entre las dos4. El siglo XIX: batallas y negociaciones instancias soberanas de lo temporal y loentre ciencia y fe espiritual, su resolución fue posible gracias a la invención de un espacio común, la escuelaHacia 1870, las pedagogías de matriz racional secundaria moderna, y dentro de ella la–y su noción de currículo concomitante– que filosofía escolar, a la par campo de batalla yhemos reseñado –la de la Ratio Studiorum, la laboratorio donde se ha ido efectuando lade Port Royal y la de los Ideólogos– fueron fusión de las técnicas de introspección delimpactadas con la emergencia de los métodos pastorado religioso con los métodosprocedentes de las ciencias experimentales, racionales de conocimiento y enseñanzaespecialmente la biología. Este sería un heredados del humanismo y la más recienteimpacto mayor en las nociones de ciencia, de inclusión de las didácticas inspiradas en laconocimiento, de enseñanza y aprendizaje, multiplicidad de métodos de las cienciasque como es sabido, desembocaría en la positivas y experimentales.formulación de las pedagogías activas eincluso constructivistas que hasta hoy son Y de nuevo el currículo fue el dispositivo queconsideradas como referentes mayores del permitió constituir a la escuela como esecampo del currículo y de la didáctica. Esta “terreno neutral” entre los distintos proyectosnueva epistemología de la experimentación ético -políticos en pugna. Ahora, lafue la condición de posibilidad de las teorías organización que va tomando el currículo decurriculares de comienzos del siglo XX: Dewey, la enseñanza secundaria –el bachillerato– yaBobbit y hasta el propio Stenhouse, que no se representaría como una cuadrículacitamos al inicio. pautada, sostenida sobre la unidad de una ciencia y un método únicos –la filosofía–, sinoSin embargo, antes de que estas teorías más bien como una pirámide que resultó delpudieran asentarse con tranquilidad en la escalonamiento de tres estratosescuela, fue necesario resolver, para buena epistemológicos: las humanidades, las Educación y Pedagogía - 85
  14. 14. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5ciencias positivas y la filosofía. En el primer pensamiento de “la humanidad”. Y lo propioescalón, no por azar llamado elemental, se respecto a los valores éticos, ciudadanos ysituarían los conocimientos rudimentarios de humanísticos, que harán del bachiller estelos jóvenes, que más que acumulados de “hombre medio de la sociedad moderna”. Heinformación, serían la lógica y la gramática dicho que hasta hace poco tiempo esto erabásica de todo conocimiento académico: ella así, no porque considere que la pirámide comoprocede de antigua tal haya cambiado, sinoconcepción de que existirían porque hoy se propone situarunas ideas generales como “la cultura” (labase universal de toda la multiculturalidad) en el lugar deracionalidad humana, una base, en cambio de loslógica y una gramática “principios del sentido común”,básicas necesarias a todos los y en la cúspide, la filosofía hahombres para acceder a los sido sustituida por las “cienciasrudimentos del saber. En cierto sociales”, que apenas inician elmomento estas verdades lento camino de consolidarseiniciales se denominaron como una cosmovisión y un“verdades de sentido común”, método de pensamientoel umbral que definía quiénes destinado a lograr los mismosno habían llegado a un mínimo efectos que buscaba lade racionalidad, lógica y iniciación filosófica de loscoherencia para iniciar el jóvenes. Pero siempreascenso a la vida política, asegurando, en cadacientífica y moral de un coyuntura de querellas entreciudadano moderno. tradiciones públicas y variaciones de los paradigmasUna vez el currículo garantiza científicos, lo que MacIntyreeste mínimo uso de razón, se llama, refiriéndose al dilemainicia al estudiante en los agustiniano del plan dedatos, métodos y teorías de estudios de la Universidad delas ciencias. Y aunque yo me París en el siglo XIII, el currículo,alindero con quienes sostienen el lugar donde se trazan “esosque en la escuela no se enseñan directamente límites académicos institucionales mediantelas ciencias, sino un simulacro pedagógico de los que se definen convencionalmente tantosus métodos y conceptos –no me detengo los acuerdos como los conflictos”.ahora en la discusión de si esto es una virtud o Convencionalmente, esto es, domesticados,un defecto de la didáctica–, es claro que la armonizados artificialmente.pretensión del currículo en este nivel es insertaral estudiante en los lenguajes, protocolos y La lección negativa que este recorrido por lostécnicas de los saberes científicos, a la vez que historiadores del currículo tal vez nos deje esponer a su alcance los resultados mínimos ya constar que la ciencia no es tampoco elaceptados por las “comunidades científicas” traductor universal que nos resolvería por finen su momento. el carácter conflictivo del campo del currículo –y allí me separo de Stenhouse–. La lecciónY finalmente, en el tercer escalón, hasta hace positiva es, tal vez, que la reconstitución de launos años aparecía como coronamiento, alta pedagogía como saber producido por loscumbre a alcanzar con esfuerzo y disciplina, propios sujetos de la enseñanza escolar, y nola filosofía, ya no al modo antiguo de ciencia como ancila de las ciencias, pueda generary método únicos, pero sí como ejercicio un instrumento de instrumentos, unintelectual para la formación del criterio para intercambiador entre tradiciones intelectuales,valorar, analizar, cuestionar y actuar; allí donde culturales, políticas y tecnológicas, capaz delas verdades elementales de la razón y los sacar a luz los mecanismos de la propiadatos de las ciencias positivas podían reunirse traducción, y nos enseñe a ver dónde hemosbajo un sentido unificador, organizador y borrado al otro y a lo otro, es decir, dóndearmónico, orientados por los valores hemos domesticado las condiciones de lossuperiores de la cultura, el arte y el verdaderos aprendizajes.86 - Educación y Pedagogía
  15. 15. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5 Bib li ogr afía Bibli ografía liogr CADAVID Rojas, Ana María; CALDERÓN Palacio, Isabel Cristina (2003): Análisis del concepto enseñanza en las teorías Curriculares de Lawrence Stenhouse y José Gimeno Sacristán. Medellín: Centro de Investigaciones Educativas y Pedagógicas, Facultad de Educación, Universidad de Antioquia. CODINA MIR, Gabriel (1968): Aux sources de la pédagogie des Jésuites. Le “ modus parisiensis ”. Rome. COMPÈRE, Marie-Madeleine (1985): Du collège au Lycée (1500-1850), généalogie de l’enseignement secondaire français. Paris, Gallimard/Julliard, “Archives”, No. 96. DEMOUSTIER, Adrien (1997): “Les Jésuites et l’enseignement à la fin di XVIe siècle”. En: Ratio studiorum. Plan raisonné et institution des études dans la Compagnie de Jésus. (1586-1599) [Édition bilingue latin-français, presentée par Adrien Demoustier et Dominique Julia]. Paris: Belin. GIMENO S ACRISTÁN , J. (1984): “Prefacio” a la edición española de: S T E N H O U S E , L. Investigación y desarrollo del currículo. Barcelona, Morata. JULIA, Dominique (1997): “L’élaboration de la Ratio studiorum, 1548-1599". En: Ratio Studiorum. Plan raisonné et institution des études dans la Compagnie de Jésus. (1586-1599). [Édition bilingue latin-français, presentée par Adrien Demoustier et Dominique Julia]. Paris: Belin. MACINTYRE, Alasdair (1992): Tres versiones rivales de la ética: Enciclopedia, Genealogía y Tradición. Madrid: Rialp. Educación y Pedagogía - 87
  16. 16. Cuadernos de Psicopedagogía N.° 5 MARTÍNEZ BOOM, Alberto; Noguera, Carlos E.; Castro, Jorge O. (1994): Currículo y modernización. Cuatro décadas de educación en Colombia. Bogotá: Foro NAcional por Colombia/Tercer Milenio. ONG, Walter J. (1958): Ramus, Method, and the decay of Dialogue. From the Art of Discourse to the Art of Reason. Cambridge: Harvard University Press. STENHOUSE, Lawrence (1984): Investigación y desarrollo del currículum. (1.ª ed. inglesa de 1981). Barcelona: Morata. ZULUAGA, Olga Lucía (1999): Pedagogía e Historia. La historicidad de la pedagogía. La enseñanza, un objeto de saber. Bogotá: Editorial Universidad de Antioquia/Anthropos/Siglo del Hombre Editores. [Primera edición: 1987, Foro Nacional por Colombia]. 1 “¿El problema político más general no es el de la verdad? ¿Cómo se han interrelacionado la manera de separar lo verdadero de lo falso, y la manera de gobernarse a sí mismo y a los demás?” (Foucault, El polvo y la nube.) 2 Remito al lector al trabajo de un par de jóvenes investigadoras del Grupo Historia de la Práctica Pedagógica: (Cadavid y Calderón, 2003). 3 “La confrontación de la universidad del siglo XIII entre el aristotelismo averroísta y el agustinianismo tuvo dos resultados distintos y opuestos: el que es propio de Tomás de Aquino, consistente en la corrección constructiva, la reinterpretación y la integración de las tradiciones enfrentadas en una nueva síntesis dialéctica que tuvo la capacidad de dirigir la investigación todavía más allá de sí misma, por una parte, y por otra, el subsiguiente desarrollo tanto del plan de estudios universitario como de las tendencias dominantes en el debate intelectual y moral, desarrollo que en su mayor parte excluyó el compromiso con el pensamiento del Aquinate entendido sistemáticamente y no sólo como una serie de tesis sueltas” (Macintyre, 1992: 210). 4 “Los ‘Hermanos de la vida común’ [fueron] una asociación de hombres que, sin ser religiosos de claustro, se reunían en comunidad como aquellos, pero viviendo como todo el mundo, y de ahí el sentido del término “vida común”. Renunciando al oficio de coro y a las austeridades del monacato, estructuraron su vida espiritual gracias a una forma de oración personal, la “oración mental”, que ponía en obra la práctica de la lectura silenciosa. Su género de vida y su formación les condujeron a montar una pedagogía escolar [...] un método capaz de hacer frente a una cantidad de alumnos sin tener que multiplicar el número de profesores... (Demoustier, 1997: 14). 5 “Las finas distinciones psicológicas que Aristóteles elabora en la Ética a Nicómaco y otros textos, y que los grandes escolásticos también elaboraron, entre las nociones de doctrina, disciplina, methodus, ars y scientia, no pudieron ser sostenidas de forma consistente en la ruda práctica cotidiana de las facultades escolásticas de artes. Las Summulæ logicales de Pedro de España son su ejemplo mayor: los tres términos, ars, scientia y methodus presentados en el encabezamiento de su texto, fueron usualmente identificados al ser tomados todos juntos para significar materia de curriculum. [...] Método puede significar varias cosas, pero la más usual es indicar el orden hallado en una ciencia perfecta y completamente organizada, o el orden para presentar un tema para enseñarlo. [...] Los humanistas, que fueron a menudo tutores a sueldo en casas de nobles o acaudalados, tendieron a incrementar aún más este sesgo pedagógico dado al conocimiento por los escolásticos, en tanto añadieron una consideración mayor sobre las necesidades de sus discípulos que la que el sistema escolástico conoció” (Ong, 1958: 156, 158). ___________ Recibido: 15 - 04 - 08 Aprobado: 22 - 06 - 0888 - Educación y Pedagogía

×