Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

1. la cuestion del mal

299 visualizaciones

Publicado el

Un acercamiento a los conceptos de Jung en torno a las rupturas culturales y las manifestacionde el "mal" en el mundo moderno.
Material introductorio al seminario "INVESTIGACIONES DEL INCONSCIENTE" Segundo Ciclo 2018

Publicado en: Educación
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

1. la cuestion del mal

  1. 1. SEMINARIO: “INVESTIGACIONES DEL INCONSCIENTE” SEGUNDO CICLO 2018 “Civilización en transición” SESION 1: Introducción Dr. José Manuel Bezanilla Mtra. Ma. Amparo Miranda Santamaría, EG: (2001) Introducción a la edición Española. en: Civilización en transición. Vólumen 10, Obra completa Jung, C.G. Editorial Trotta, Barcelona.
  2. 2. • El volumen 10 de la obra completa, presenta los escritos de Jung sobre las transformaciones sociales que atestiguo. • Abarcan los periodos entre las dos grandes guerras y los años de las revoluciones Rusa y China; así como la invasión a Tíbet. • Reflexiona de manera trascendente sobre los efectos de la primera gran guerra y la depresión histórica que de ella derivó, así como el “TERRORÍFICO” surgimiento de los totalitarismos, las descolonizaciones, la energía nuclear, la guerra fría y la propaganda operada desde modelos de control mental (MK Ultra). • Su posición como católico de una nación neutral, le permitió la estabilidad para analizar y comprender las razones de la ruptura, particularmente aquellas relacionadas con el ICC, en sus manifestaciones individuales y colectivas.
  3. 3. • Jung, le habla a aquellas personas que habían enloquecido inmersas en una ideología autocontradictoria alimentada por el terror instaurado desde el poder institucional. • ¿Ahora no estamos enfrentando la anomia social e institucional? • Esta emergencia del terror, no obedece a la perdida de todo control simbólico interno y externo.
  4. 4. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • A la Primera Gran Guerra, se le nombro como la que acabaría con todas las guerras, la que movilizó masas y voluntades Pensando en una regeneración moral de la humanidad. • Esta, mostro la crueldad e irracionalidad, atropellando a millones de personas. • Mostro, como la razón instrumental que no necesita a Dios, se evaporó en una nube de gas mostaza. • Los supervivientes de aquella estupidez, se encontraban sin referentes para orientar sus vidas destrozadas. • ¿Y en estos momentos (2017) como nos encontramos?
  5. 5. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • Se emprendió una búsqueda de nuevos conceptos y referentes, detonando una vertiginosa actividad cultural, artística, filosófica y científica, dentro del periodo entre guerras y orientada al futuro. • En 1918, Jung sale del profundo abatimiento psíquico que le provocó la separación de Freud, que resulto en una dolorosa iniciación experiencial en los contenidos del ICC. • Comienza a vislumbrar la configuración den ICC más allá del personal, vinculado a una profunda visión histórica. • Se enfrenta de manera significativa con el estado psíquico en que quedó Europa después de la guerra. • Especialmente, ante la crisis de la iglesia cristiana, especialmente por su incapacidad para controlar la destructividad del hombre.
  6. 6. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • Presta especial atención a la “Psique Germánica” de los pueblos vencídos. • Vislumbra el surgimiento de “La bestia rubia” considerando su regreso al vitalismo del romanticismo alemán y su glorificación del pueblo “Volk”, refiriéndose a la consolidación y gloria de la nación alemana. • Sabe, que estos fenómenos no son leídos por el psicoanálisis de Freud o la psicología individual de Adler, al devenir como construcciones “Específicamente Judías”, desconectadas de la fuerza de la tierra y su barbarie. • Una Barbarie que nutre los nacionalismos totalitarios iniciando por la revolución Rusa y China, así como las fallidas maniobras para sofocarlas. • Se presenta la pérdida del individuo ante la emergencia de la masa como una manifestación social de la industrialización, desarraigada del campo y generando desempleados.
  7. 7. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • En 1923, se mostrará preocupado por la regresión neopagana que se extiende por los países germanos, derivada de la perdida de espiritualidad tras la derrota de la primera gran guerra. • Enfoca esta desorientación, ante las insistentes búsquedas de respuestas de la gente en el pensamiento oriental. • Señalando que “Anteayer, cuando choco con el cristianismo romano, la raza germánica estaba al final del polidemonismo y en los inicios del politeísmo, pero aún no había un verdadero sacerdocio ni un culto establecido. Los dioses fueron abatidos con los robles de ‘Wotan’ y sobre sus tocones se injertó el cristianismo, incompatible por haber nacido de un monoteísmo de nivel de civilización muy superior.”
  8. 8. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • Odín (Óðinn) o Wotan o Woden, es considerado el dios principal de la mitología nórdica y algunas religiones etenas. • Su papel, al igual que el de muchos dioses nórdicos, es complejo. Es el dios de la sabiduría, la guerra y la muerte. Pero también se le considera, aunque en menor medida, el dios de la magia, la poesía, la profecía, la victoria y la caza. • Era hijo de Bor y de la giganta Bestla, hermano de Vili y Vé,[2] esposo de Frigg y padre de muchos de los dioses[3] tales como Thor, Balder, Vidar y Váli. En la poesía escáldica se hace referencia a él con infinidad de kenningar y uno de los que se utiliza para mencionarlo es Allföðr («padre de todos»).[4] • Como dios de la guerra, se encargaba de enviar a las valquirias a recoger a los guerreros heroicos muertos en batalla,[5] los einherjer, que se sientan a su lado en el Valhalla donde preside los banquetes. En el final de los tiempos Odín guiará a los dioses y a los hombres contra las fuerzas del caos en la batalla del fin del mundo, el Ragnarök. En esta batalla el dios será muerto y devorado por el feroz lobo Fenrir, el cual será inmediatamente muerto por Vidar, quien le desgarrará las fauces y colocará un pie en la garganta.[6]
  9. 9. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • Y sigue Jung, “ • … el hombre germánico, esta enfermo por esta amputación. Tengo buenas razones para pensar que todo lo que hagamos para pensar sobre el presente [1923], debe partir de muy abajo, donde se encuentran los demonios naturales decapitados. (…) • Es imposible progresar directamente a partir de nuestro actual nivel de civilización, si no recibimos un complemento de fuerzas provenientes de nuestra raíz primitiva (…) • Debemos cavar para descender hasta el fondo primitivo y así, del conflicto entre contemporáneo civilizado y el primitivo germánico, nacerá aquello que necesitamos, es decir, una nueva experiencia de Dios. (…) Necesitamos las tinieblas así como el temor que inspiran, para permitirnos saber que es la luz.”
  10. 10. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO •¿Y nosotros donde estamos hoy parados? •¿Qué de esta necesidad de reconciliar la psíque indígena “violada” por el conquistador europeo es necesario para la reconfiguración de nuestro mundo interior?
  11. 11. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • Observó Jung, cómo durante la primera mitad del siglo XX, se dio la transformación de los roles de género y nuevas formas para la relación humana. • El surgimiento del culto al cuerpo, la “calistecnia”, los gimnasios masivos, la neuropatía y otros signos de liberación y agrietamiento del GPO. • Al encontrarse el mundo sacudido por otra de las grandes crisis del capitalismo, reventando las ilusiones posmodernas. • Nos despedimos del supuesto fin de la historia que auguraba un destino firme y perenne para la democracia burguesa. • Esta se encontraba matizada por lo políticamente correcto y de ideales narcisistas. • Detrás de esto, coexistían plenamente el capitalismo y la dominación masculina. • Esta dinámica, a la luz de los últimos acontecimientos, se agrieta pero como sistema no ha perdido toda su potencia. • Así capitalismo y patriarcado constituyen una pareja que no pueden pensarse una sin la otra.
  12. 12. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • Resalta Jung, la significancia de las geografías donde se desarrollan las culturas, y el peligro que supone un espiritualismo desgajado de la tierra. • Todo esto, pensado en torno a la psique de las naciones, y el “Narcicismo de las pequeñas diferencias”. • Señala, que Suiza con su amor por la tierra, era el centro de gravedad de Europa, libre de tensiones que desequilibraran a otras naciones, presionadas con el acelerado “Tempo” norteamericano y el bolcheviquismo Ruso. • Naciones que se han masificado danto preponderancia al [adiestramiento disciplinario].
  13. 13. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO •En 1954, Jung considero que el hombre “moderno” era prisionero de un presente “ahistórico”, manifestando los problemas del desarraigo de la tradición y las exigencias de esta postura. • Esto ha sido corroborado por Morin y Bauman, entre otros. • La conmoción producida por la gran guerra, ha dado al traste con los valores cristianos, ya que a pesar de dos milenios de cristianismo, no han tenido los elementos para tramitar los impulsos destructivos del hombre.
  14. 14. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • ¿Habrá sido esta consideración una primera evidencia de la fractura de la ilusión civilizatoria? • Ante el estallido de la brutalidad entre las naciones cristianas. • Sobre todo a la incansable rapacidad dela nación Aria, a la farsa de la prepotencia del misionerismo (asistencialsmo) cristiano, que es uno con el imperialismo económico y la preparación para la guerra.
  15. 15. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • Se pregunta Jung, si ¿hemos olvidado que todos somos parte de una gran alma?, un solo “homo maximus”, que se diferencia culturalmente en el tiempo histórico y en el espacio geográfico. • Una gran alma que nombra “ICC colectivo”, partiendo de que sus contenidos, se encuentran estrechamente conectados a la psique primitiva. • Hablando de un complejo cultural o nacional, señalando que si existiera, se encuentra en los vestigios primitivos.
  16. 16. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • Critica el acelerado tiempo dela modernidad, que aísla la psique de sus referentes profundos, generando una escisión y una “contra voluntad”, que a veces toma una forma destructiva. • Los resultados, están a la vista, como resultado de las quiebras económicas mundiales. • Habla de un incremento de la sensación de catástrofe, advirtiendo del peligro de la psicología sin alma, orientada al hipermaterialismo racional, diversificada con poca integrad de sus principios.
  17. 17. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • Además, de los peligros de negar la realidad psíquica, “las catástrofes dantescas que nos amenazan, no son procesos elementales de índole física o biológica, sino acontecimientos psíquicos”. • Enfrentamos epidemias psíquicas, y en cualquier instante, millones de hombres pueden ser atacados por una nueva locura, que nos llevará a una nueva devastación. • “El Dios del terror vive en el alma”.
  18. 18. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • Para Jung, la solución, estriba en el cuidado de la persona como individuo, la atención a la voz interior y a las cosas cercanas. • Por ello, cuanto más pequeña sea la personalidad, más indefinida e inconsciente se torna, hasta llegar a confundirse con la masa social. • ¿Podrá ser el grupo y la familia, a partir de su referentes co-icc de identidad, un filtro contra esta disolución? • Si se presenta esta disolución del individuo, la voz interna es remplazada por la voz de la masa, que queda a merced de la necesidad colectiva.
  19. 19. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • Para Jung, esto constituye una regresión del hombre a estados de civilización arcaicos y primigenios. • En el proceso, se pierde la diferenciación psíquica, diluyéndose la consciencia en la “participation mystique”, donde hay una psique colectiva. • “Participation mystique” es un término adoptado del antropólogo Lucien Lévy-Bruhl, utilizado para describir un tipo de identificación psicológica inconsciente con objetos u otras personas y que genera un fuerte vínculo inconsciente con el/lo «otro».
  20. 20. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • El hombre arcaico, proyecta su alma sobre la naturaleza y el hombre moderno, la destierra para dominarla. • El hombre arcaico, mantiene una relación con los instintos, el moderno, y más el culto, es “incapaz de percibir la voz no garantizada por ninguna doctrina”. • Aquí, corre el peligro de anclarse [en la masa], disolviéndose en el gregarismo. • Esta negación, puede propiciar manifestaciones grotescas de lo inconsciente.
  21. 21. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • Después señala: “Nuestro presente, es una de esas épocas de escisión y enfermedad”. • Considerando que la enfermedad dosociativa, es el proceso de curación. • Advierte, que el retroceso compensatorio hacia el hombre colectivo, amenaza con sofocar al individuo, sobre cuya responsabilidad descansa toda la obra dela humanidad. • Los llamados dirigentes, sujetos de poder, caudillos o mesías, son síntomas inevitables del movimiento de las masas.
  22. 22. EL HOMBRE ARCAICO Y EL MODERNO • ¿Cuáles son las características sintomáticas ahora? • ¿Las nuevas catástrofes llevaran a la humanidad a un nuevo nivel de consciencia?
  23. 23. LA CATASTROFE
  24. 24. LA CATASTROFE • Observa la transformación en Europa durante el primer tercio del s XX, detonará una turbulenta dinámica, recomponiéndose las naciones del imperio de Habsburgo. • La consolidación del nuevo estado soviético. • La estrategia de Trotski para la revolución mundial comunista. • En 1920, se crea la sociedad de las naciones, antecesora de la ONU • EU no forma parte, aunque fue su impulsor.
  25. 25. LA CATASTROFE • Los países vencidos, la consideraban como un instrumento de control, especialmente para limitar a Alemania militar y económicamente, quien la abandono en 1934. • Jung, viaja a la África musulmana, a Tunes y Argelia, lejos de un país europeo y la influencia cristiana, expuesto a otras razas y tradiciones. • “Aprendí a ver en cierto modo con otros ojos y a observar al ‘hombre blanco’ fuera de su ambiente”.
  26. 26. LA CATASTROFE • “El europeo, está convencido de no ser lo que fue en la antigüedad, sin saber lo que ha llegado a ser, el reloj, le dice que de manera fortuita el tiempo lo ha penetrado desde la edad media, el progreso, arrebatándole lo irreparable”. • ¿Nosotros donde nos encontramos? • ¿En que nos hemos convertido?
  27. 27. LA CATASTROFE • Se enfrenta a la devastación de haberlo perdido todo con la guerra. • 1923, es conocido en Alemania el año inhumano, tras una devaluación, se consumen y desaparecen los ahorros de la gente. • Esta sensación de pesadilla, propicia el primer intento de golpe de estado de Hitler. • La tensión social generalizada y la proliferación de los dictadores que son tolerados mientras no hagan la guerra. • Comienza una crisis económica global
  28. 28. LA CATASTROFE • El sentimiento de crisis generalizada, provoca las radicalizaciones políticas, con el Fascismo y Comunismo en los extremos. • Afirmó, “EL DIOS DEL TERROR ANDA SUELTO”, proliferan los bandos paramilitares sostenidos por los gobiernos. • 1933, llega el partido Nazi, las naciones europeas, pensaron que Alemania sería un bastión contra el comunismo. • Generan intentos radicales y violentos para “poner orden”, se detona la obra pública y el rearme para activar la economía.
  29. 29. LA CATASTROFE • La xenofobia, el militarismo y la destrucción física del adversario propician la proliferación del terror. • ¿en 2018 como estamos? • Se tolera el Nazismo, hasta que las tensiones se desbordan con la invasión a Polonia y con el pacto Germano-Soviético en 1939. • Jung, en 1933, toma la Vicepresidencia Interina de la Sociedad Médica Internacional de Psicoterapia, sin que haya objeción por ser extranjero.
  30. 30. LA CATASTROFE • Viaja el 21 de junio (33) a Alemania a un congreso “Temo que nada pueda salvarlos, corren hacia la catástrofe, solo podremos intentar ayudarlos el mayor tiempo posible”. • Conoce a Goebbels, el siniestro ministro de propaganda, recordando que vomitó al salir de la entrevista.
  31. 31. LA CATASTROFE • Sintió terror, ante la persona en cuyas manos, estaba el futuro de Alemania. • Mencionó en una entrevista de radio: “Cuando reina una confusión total, se necesita una visión global, si no podemos ser barridos inconscientemente por los acontecimientos. Pues los movimientos de las masas tienen la peculiaridad de dominar al individuo mediante la sugestión colectiva y volverle inconsciente. El desarrollo del individuo es particularmente necesario en nuestros días… el verdadero dirigente, es el que tiene el coraje de ser el mismo”. • ¿Y cuando la confusión es global?
  32. 32. LA CATASTROFE • Se centró en apoyar la psicoterapia alemana y a los psicoterapeutas perseguidos, ya que el régimen pretendía deshacerse de los judíos. • Freud pensaba que el mundo se convertía en una prisión, y Alemania era la peor celda. • Proliferaba el totalitarismo y la sin razón, se aislaba a los judíos y se les arrebataban sus pertenencias, siguiendo el consejo de Lutero en 1542, donde los calificó de “Carga satánica e insufrible”.
  33. 33. LA CATASTROFE • La figura del judío, no era representativa demográficamente, aunque si como símbolo; por lo que era un fantasma proclive a recibir las peores proyecciones del anti judaísmo histórico. • Tras la persecución, el psicoanálisis se vio impactado, ya que corría el imaginario de que era una “Ciencia judía”. • Durante el régimen, Matías Heinrich Göring, primo del ministro de Hitler, protegió con su apellido la psicoterapia, integrando a esta el interés Nazi por el adoctrinamiento.
  34. 34. LA CATASTROFE • Jung, queda en entredicho en este tiempo, al publicarse un artículo de Göring en la revista internacionl de psicoterapia, en el que hablaba a favor del régimen. • Era el presidente (Jung) se la sociedad de psicoterapia y lucho por transformarla en un organismo internacional, con secciones nacionales y la posibilidad de afiliaciones individuales. • Buscó proteger a los terapeutas alemanes del aislamiento, buscando contrapesos internacionales mediante las afiliaciones de secciones nacionales de países neutrales.
  35. 35. LA CATASTROFE • Una de las principales críticas hacia Jung como antisemita, fue un comentario sobre las diferencias psíquicas entre alemanes y judíos; aclarando en diversas ocasiones, que se refería a la antigüedad, profundidad y madures de sus referentes histótico culturales. • “Pretendo operar desde dentro para salvar la psicoterapia, buscando velar cuidadosamente para mantener una tendencia científica y se abstenga de toda política”.
  36. 36. LA CATASTROFE • Añade: “me esforzaré en mantener una neutralidad absoluta en la posición de la organización internacional y regular la relación entre las diferentes asociaciones nacionales, mediante estatutos definidos de tal modo, que hagan imposible que una asociación, influya en la política de la sociedad internacional”. • En plena tempestad y lucha, en 1936 se publica “Wotan”; la lectura que hace Jung del régimen Nazi, como una manifestación colectiva de un arquetipo, que dirige a una interpretación amplia del estado del mundo, señalando “que el nuevo despertar de Wotan es un retroceso y una regresión”, que conduce a la psicosis colectiva.
  37. 37. LA CATASTROFE • En la conferencia que dicta en Harvard, con motivo del Doctorado Honoris Causa que le otorgan, pronuncia una fuerte crítica hacia todas las formas de política, señalando que los políticos, son meros síntomas de inconsciente y no una cura a los males sociales. • “Nos cuidamos de contagiarnos de enfermedades corporales, pero estamos expresamente desprotegidos ante las enfermedades mentales colectivas”. • Igualmente, en una entrevista con el NYT, apela al profundo diálogo interior con el “hombre de dos millones de años” en el interior de cada cual.
  38. 38. LA CATASTROFE • Posteriormente, habla del “hundimiento espiritual” tras la primera guerra mundial, que dio al traste con el sueño del progreso y creo un caos que apela al orden. • Favoreciéndose los estados totalitarios como intentos para esto, “suplantando la teocracia medieval”. • La profunda quiebra del cristianismo, movilizó búsquedas alternas y paganas arcaicas reprimidas por la inquisición y la era victoriana, dejándose llevar las personas por los impulsos del hombre arcaico, con los medios técnicos del moderno.
  39. 39. LA CATASTROFE • En 1937, en Yale en un congreso, pronuncia la conferencia sobre Psicología y Religión, señalando, que los arquetipos que se manifestaban, no encontraban figuras que las contuvieran como si ocurría con la iglesia medieval, proliferando los “ISMOS” y con ello, la banalidad del “MAL”. • Jung, apela al Dios hecho hombre en la figura de Cristo y la experiencia interior, instando a que cada hombre realice su experiencia vital, aunque se funde en el error, ya que eso será mejor que la oscura confusión. • ¿Pareciera que ahora reina la confusión?
  40. 40. LA CATASTROFE • Durante su viaje a la India, tiene un sueño en un delirio por malaria y comprende que el sentido de la civilización cristiana, estaba en peligro, llamándolo su ICC a regresar a los principios de su construcción. • En 1938, Hitler invade Austria, y se crea un gran revuelo por salvar a Freud y su obra, tratando de sacarlo un grupo de judíos suizos, ayuda que es rechazada. • Freud acepta la ayuda de Marie Bonaparte y el consulado norteamericano; incluso Mussolini escribió a Hitler, debido a una dedicatoria que escribió de manera forzada Freud para este.
  41. 41. LA CATASTROFE • En plena guerra, Jung, se vuelve hacia su interior, “vuelta a la vida sencilla”; afirmando que la “edad del progreso” había destruido la cultura espiritual con su nihilismo. • Generándose una “anticultura” al fracturarse la continuidad histórica, retornando el hombre al barbarismo; apela a la madurez espiritual y a la responsabilidad individual.
  42. 42. SEÑALES EN EL CIELO
  43. 43. SEÑALES EN EL CIELO • Terminando la guerra y sus masivas catástrofes, “se inicia una nueva era”; una era bajo el signo de Saturno, de depresión y reflexión. • Señala que “Europa era una escombrera bajo la que yacían sepultados los ideales de la era moderna y su fe en el hombre sin dioses”. • Esto produjo un hombre sin atributos, un dechado de estupidez, crueldad y orfandad de sentido.
  44. 44. SEÑALES EN EL CIELO • Se le impone la urgente tarea de recomponer el mundo humano después de la victoria del demonio que ha vencido a cristo. • Apela, a que el primer paso, debe ser moral, especialmente por la responsabilidad del pueblo alemán. • “El hombre europeo, incluso el hombre universal, se han separado del orden original de las cosas”. • Profundiza seriamente en el sentido de la tradición cristiana, buscando rescatar la consciencia colectiva mediante su riqueza mitológica.
  45. 45. SEÑALES EN EL CIELO • Particularmente, el dogma de la Ascensión de María, planteando una solución al problema planteado por los gnósticos, la alquimia, y la cábala, en torno a la redención de la “Mater-ia” y la liberación del “logos” femenino de la represión patriarcal. • "La Asunción de la Santísima Virgen constituye una participación singular en la Resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de los demás cristianos". • La importancia de la Asunción para nosotros, hombres y mujeres de comienzos del Tercer Milenio de la Era Cristiana, radica en la relación que hay entre la Resurrección de Cristo y la nuestra. La presencia de María, mujer de nuestra raza, ser humano como nosotros, quien se halla en cuerpo y alma ya glorificada en el Cielo, es eso: una anticipación de nuestra propia resurrección.
  46. 46. SEÑALES EN EL CIELO • Propone atender la faz oscura de Dios, representada por el Yahvé veterotestamentario, criticando el radicalismo Cristiano que coloca al “bien” del lado de Dios y al “mal” del lado del hombre, según la idea del “privatio boni”. • La ausencia del bien (latín: privatio boni) es una doctrina teológica de que el mal, a diferencia del bien, es insustancial, de modo que el pensar en él como una entidad es engañoso. En cambio, el mal es más bien la ausencia o la falta ("privación") del bien. Suele atribuirse a San Agustín de Hipona.
  47. 47. SEÑALES EN EL CIELO • Constituye una idea del hombre como consciencia de Dios. • Jung, se va convirtiendo en un hombre solo, que escribe para otros hombres solos, prestando atención a los fenómenos colectivos, que revelan una tendencia hacia la revelación del “Anthropos”. • Le llaman la atención las cosas que se vieron en el cielo tras el lanzamiento de dos protomisiles que cayeron en Inglaterra en 1940. • Y los hombres malévolos que llaman a la ciencia a transformarse en la base del complejo militar industrial.
  48. 48. SEÑALES EN EL CIELO • El potencial técno-científico, recibió una fuerte carga de esperanzas mesiánicas, proyectándose decenas de casos colectivos de salvación sobre los OVNI´s; que según el rumor, provienen de civilizaciones hiperdesarrolladas, moralmente más avanzadas. • Investiga Jung el tema, “en un tiempo en el que el mundo está dividido por un telón de acero”. • Además, que debido a lo inverosímil de los sucesos ocurridos en la guerra, mencionó que “debemos esperar toda suerte de cosas extravagantes en la vida del individuo, teniendo como equivalente una disociación total, compensada por símbolos de totalidad y unidad”.
  49. 49. SEÑALES EN EL CIELO • Como si el espíritu humano, estuviera fragmentado, y la psique colectiva lo manifestara con imágenes de esferas o círculos que se elevan sobre nosotros, entendiendo a los objetos voladores, como un hecho sincrónico, entre rumor y objeto. • Advirtiendo estos, del peligro de la masificación para la vida del individuo, volcado hacia exterior hedonista y disociado totalmente de su mundo interno.
  50. 50. “Últimos Pensamientos” La cuestión de mal. Jung, CG. (1999) “Recuerdos, sueños y pensamientos” Seix Barral,Los tres Mundos, España.
  51. 51. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • El cristianismo, en su estructura dogmática anticipa un proceso transformatorio de la divinidad. • En este, sale de la escena el adversario del creador, que conduce a la desobediencia con la promesa de la consciencia y el conocimiento. • “Scientes bonum et malum” ("Seréis como dioses, conocedores del bien y del mal"). • Otro aspecto, es la caída de ángel, lo que se ha “precipitado”, donde el mundo es invadido por los contenidos del ICC.
  52. 52. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Los ángeles como figuras, no son autónomas, sino que representan solamente el pensamiento de su maestro. • La caída del ángel, representa una manifestación de lo siniestro, causando un efecto de “inflación”, una expansión, que sobrepasa los límites de la personalidad individual, mediante la identificación arquetípica, o en casos patológicos, con una figura histórica o religiosa. • En casos “normales”, se manifiesta como una especie de soberbia, que se compensa con intensos sentimientos de inferioridad.
  53. 53. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • La inflación observada en la locura de los dictadores. • ¿Qué tanto, esta inflación siniestra ha penetrado en la psique colectiva? • Los ángeles, procrean con los hombres una raza de gigantes, que se proponen devorar al hombre mismo como lo refiere el libro de Enoch. • El Libro de Enoc es un libro intertestamentario, que forma parte del canon de la Biblia de la Iglesia ortodoxa etíope pero no es reconocido como canónico por las demás iglesias cristianas, a pesar de haber sido encontrado en algunos de los códices por la Septuaginta (Códice Vaticano y Papiros Chester Beatty). Los Beta Israel (judíos etíopes) lo incluyen en la Tanaj, a diferencia de los demás judíos actuales, que lo excluyen.
  54. 54. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Tercera; la autorrealización de Dios o figura humana, en cumplimiento de la idea del antiguo testamento del “Matrimonio de Dios” y sus consecuencias. • “El matrimonio espiritual es un grado sublime de santidad y por lo cual muy apetecible, es una unión perfectísima y estable que se celebra y contrae con la Santísima Trinidad por medio de Jesús, pues el alma se une a las tres divinas personas por medio de la Humanidad de Cristo”.
  55. 55. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Progresando la idea de la encarnación y elevación del hombre a nivel del creador. • “Christus in nobis”: Cristo entre nosotros. • Penetrando la totalidad del ICC en el campo psíquico de la experiencia interna, concediendo al hombre un presentimiento de completud. • Permitiéndole acceder al “Summun bonum” (Bien supremo). • Este mito, fue potente y válido hasta el s. XI, donde comienzan a observarse los primeros signos de transformación de la consciencia.
  56. 56. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • En estos tiempos, aumentan los síntomas de inquietud, hasta perfilarse la catástrofe global que hoy enfrentamos; una amenaza de la consciencia. • Una hipertrofia sintomática de la consciencia “nada es más grande que el hombre y sus hechos”. • Descartándose el hombre de la vida y de sí mismo, lo que acabó con la trascendencia del mito cristiano, y con ello la idea de la totalidad cumplida en el más allá. • Se manifiestan las tinieblas, opuesto a la luz, mostrándose la otra cara del creador ahora en el s. XX [XXI]; “EL HOMBRE SE ENFRENTA CON EL PRINCIPIO DEL MAL”.
  57. 57. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Con la franca injusticia, tiranía, mentira, esclavitud y coacción de la consciencia. • “HOY, las tinieblas lo han penetrado todo, el mal circula libre entre los hombres, colapsando la unidad psíquica del hombre, sumergiéndolo en la desesperanza y la confusión”. • Observamos la manifestación del mal sin disimulo, experimentando el colapso de los grandes puntos de referencia, y lo que era bueno, ahora encarna una grotesca degradación.
  58. 58. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Enfrentamos una sacudida de los referentes ideológico- espirituales. • Frente al mal, ya no se sostiene el eufemismo del “privatio boni” (la privación del bien). • El mal, es una realidad determinante, que se ha presentado en el mundo y no puede ser eliminado. • “Debemos aprender a contar con el, pues quiere vivir con nosotros”. • Esto se concibe, atestiguando las grandes desgracias con que hemos abierto el s. XXI.
  59. 59. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Necesitamos una reorientación, una “metanoia*”, una profunda reforma psíquica y espiritual de los fundamentos de lo humano y el mundo. • Al conceptuar al mal, siempre podemos caer en él, aunque después de los ángeles, ya no está permitido “caer”, ni siquiera en el “bien”. • Al “caer”, colapsa el sistema ético y se pierde el sentido moral. * Metanoia (del griego μετανοῖεν, metanoien, cambiar de opinión, arrepentirse, o de meta, más allá y nous, de la mente) es un enunciado retórico utilizado para retractarse de alguna afirmación realizada, y corregirla para comentarla de mejor manera. Su significado literal del griego denota una situación en que en un trayecto ha tenido que volverse del camino en que se andaba y tomar otra dirección.
  60. 60. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Es necesario tomar el punto medio, ya que toda pasión conlleva malas consecuencias, y ahora no es momento de perder ante la seducción de los antagonismos. • El budismo theravada, el camino del medio cristaliza el camino por el que Gautama Buda alcanzó el estado de nirvana a través de la moderación que supone la huida de los extremos, tanto la indulgencia con los sentidos como la automortificación y a través de la práctica de la sabiduría, la moralidad y el cultivo de la mente.
  61. 61. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Hoy, los principios éticos, ya no pueden regularse por los imperativos categóricos disyuntivos entre el “mal” y el “bien”. • Ante el reconocimiento de la realidad del “mal”, es que lo reconocemos como parte integral de la dualidad.
  62. 62. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Bien y mal, constituyen una totalidad paradójica, ambos pierden su carácter absoluto, y nos vemos obligados a reflexionar sobre su representación como juicios. • Nos vemos sumergidos en la eterna duda, derivada dela eterna imperfección de nuestros juicios las posibles falacias lógicas. • El problema ético, solo se capta ante la inseguridad de la clasificación moral, de ahí, que haya que tomar posición.
  63. 63. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • La relatividad, no significa ausencia o invalidez de las categorías. • El juicio moral, es omnipresente en sus consecuencias psicológicas. • Son los contenidos del juicio las que sucumben a las condiciones de tiempo, lugar y circunstancia. • La valoración moral, se sostiene a partir del código de costumbres, que se presenta aparentemente seguro y permite el discernimiento.
  64. 64. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Ante esta incertidumbre, la decisión ética, se convierte en un acto creador, derivado de un impulso existenciar proveniente del ICC. • La decisión se dificulta por el ominoso peso de la libertad. • Propone seguir el camino medio como forma moral. • Neti-neti • Wu-wei • Zen
  65. 65. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • En el hinduismo, y en particular en el gñana yoga (el yoga del conocimiento) y el advaita vedanta, neti neti es un concepto que significa ‘no esto, no aquello’, o ‘ni esto, ni aquello’ (neti es la forma sandhi de na-iti: ‘no es tal’). • Neti-neti es considerado el método para aproximarse a la comprensión del concepto de Brahman (principio de la existencia hinduista) sin utilizar definiciones o descripciones afirmativas (y por tanto inadecuadas).
  66. 66. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Wu wei (en chino "No Acción"; tradicional: 無 為 ; simplificado: 无为; pinyin: wúwéi ) describe un importante aspecto de la filosofía taoísta en el cual la forma más adecuada de enfrentarse a una situación es no actuar (forzar), si bien se hace mucho énfasis en la literatura taoísta que no es lo mismo no actuar que no hacer nada. También significa "sin esfuerzo" y "crecimiento" las plantas crecen por wu wei, es decir no hacen esfuerzos para crecer, simplemente lo hacen. El Wu Wei sería, pues, una forma natural de hacer las cosas, sin forzarlas con artificios que desvirtúen su armonía y principio.
  67. 67. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Aspira, a una posición última de consciencia a partir de la comprensión última de las situaciones y concepciones “colisión de deberes” (Satori). • Satori es un término japonés que designa la iluminación en el budismo zen. • Satori es el momento en que se descubre de forma clara que solo existe el presente (donde nace el pasado y el futuro), creándose y disolviéndose en el mismo instante; con lo que la experiencia aclara que el tiempo es solo un concepto, que el pasado y el futuro son una ilusión al igual que todo el mundo físico. Satori es un momento de comprensión al nivel más alto, es ir más allá de la experiencia terrenal. Esta experiencia solo se da en niveles elevados de conciencia, comunes en los meditadores pero no al alcance de cualquier persona. • Se utiliza la palabra satori para referirse a los estados de iluminación de Buda Gautama y los patriarcas del budismo.
  68. 68. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Debido a la educación amaestrante, las personas ignoran su potencial y posibilidades de elección, lo que genera fragilidad y arroja angustiosamente a los códigos externos. • Es fundamental el contacto y la escucha interior, el rescate de la experiencia interior y el sentido sobre el mundo, posibilitando el autoconocimiento y la autoresponsabilidad. • La domesticación, enseña idealismos irrealizables, predicados oficialmente, a pesar de su incongruencia.
  69. 69. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Para indagar sobre la actualidad del mal, hay que explorarlo al interior del alma individual, accediendo al mejor autoconocimiento posible. • Vivir sin autoengaño ni autodecepción, lo que sigue siendo una fantasía utópica. • Solo así, podremos acercarnos al núcleo de la esencia humana, donde los instintos entran en colisión. • Los instintos, presentan los factores dinámicos, fundamentos de la decisión ética de la consciencia.
  70. 70. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • “Solo es posible el conocimiento de la naturaleza, mediante la ciencia que amplia el campo de la consciencia, y por ello, la ciencia, también necesita autoconocimiento profundo, es decir, necesita la psicología”. • Nos encontramos perplejos y confundidos ante los fenómenos del mal que se nos manifiestan, ya que a pesar de los avances técnicos, el hombre esta más alejado del alma y su naturaleza. • Presenciamos imágenes más grotescas y confusas.
  71. 71. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • “Ante nosotros se alza la terrible cuestión del mal”. • No sabemos dar un respuesta, y nos confrontamos con la posibilidad de la ocurrencia de esto. • No tenemos imaginación para el mal, ya que esta nos tiene a nosotros, unos no quieren saber y se refugian, otros se sienten identificados. • Algunos se pretenden “buenos”, y quieren aplastar al mal bajo sus pies, y otros han caído en el mal, perdiendo toda mirada del bien.
  72. 72. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • El mal, se ha convertido en una potencia visible, donde una parte de la humanidad se vuelca sobre doctrinas planificadas con especulaciones, y otra ha enfermado ante la falta del mito apropiado. • Los mitos trascendentales, han quedado olvidados o dormidos, resultando rebasados por mitos de otra naturaleza. • Es necesario aproximarse de manera reflexiva los textos gnósticos, para socializarlos y sacarlos de su oscuridad.
  73. 73. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • No se comprende el profundo daño que genera la muerte de los mitos. • El enfrentamiento con mitos mudos que ya no dan respuestas. • La falla se encuentra en el hombre que ha reprimido o suprimido los contenidos del ICC. • Al distanciarse de su mundo interior, atrapado por los espejos negros del exterior.
  74. 74. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Los Gnósticos se preguntan, ¿Cuál es el origen del mal? • Esto no ha podido ser respondido, pasando por la herejía, con la vaga idea de que es posible la salvación del diablo. • ¿Contamos con los elementos para dar una respuesta? • ¿Tenemos referentes simbólicos y mitológicos? • Percibimos el avance de la sombría fragmentación, ante lo ridículo y grotesco de la política y lo alienante de la tecnología.
  75. 75. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Quedamos sorprendidos ante las manifestaciones oscuras del alma humana, olvidada, reprimida, que emerge para recordarnos su eterna presencia. • El mito debe evolucionar, conectando pasado con futuro, liberando al hombre y haciéndolo un creador divino. • Eso es prohibido, ya que el creador debe ser libre y responsable, resultando emancipado, y eso no es conveniente para el negocio.
  76. 76. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Es ante la emancipación creadora, que se siente la comunión y reverencia con lo divino, como parte integrante del alma. • Participación (comunión) por la que se deja de ser “animalia”; renacidos en la consciencia, participantes de lo divino e hijos del padre eterno. • En estos tiempos, se ha fracturado el sentido de comunión con lo divino, ya que la thecne ha suprimido el flujo de las voces del ICC. • Alienando al hombre de su devenir histórico y la actualización de su mito.
  77. 77. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • El GPO, ha desdoblado y fragmentado la totalidad, propiciando la generación de reinos de luz y oscuridad. • Esto fue captado antes del cristianismo por “Job”, o el libro de Enoch. • Es evidentemente el sufrimiento del inocente Job. Ya desde la más remota Antigüedad los pensadores se han enredado en el espinoso problema del hombre bueno que sufre y del malo feliz. Incluso Platón se preocupó del asunto y le dio una formulación precisa, aunque sin encontrarle una solución que no chocara contra la filosofía y la moral. • Varios mitos griegos se refieren a temas parecidos: Prometeo es culpable, pero la enormidad de su castigo lo rebela; Edipo Rey sufre el castigo de los dioses por un pecado que él no era consciente de estar cometiendo; Hércules no ha pecado, pero los puños de los dioses terminan por aplastarlo.
  78. 78. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • El cristianismo, ha propiciado un desdoblamiento, satanás en el antiguo testamento se encontraba al lado de Javé, una dualidad proveniente del espíritu divino. • En el s. XI, se llegó a pensar que el mundo fue creado por el diablo y no por Dios. • Preludio del “Eon cristiano”: Aion significaba originalmente duración de tiempo relativo, limitado o ilimitado, p. ej., un período de tiempo, o eternidad, y es traducida con frecuencia como. • Aeon a veces es sinónimo del gr. kosmos, orden mundial. • La consumación de los siglos (Heb 9:26) es el período comenzado en la primera venida de Cristo; el fin del mundo (Mat 24:3; Mat 28:20) es su culminación en su segunda venida. Vivimos en el perí- odo entremedio (1Co 10:11). Este mundo [tiempo] actual y el mundo venidero se contrastan (p. ej., Mat 12:32; Mar 10:30; Rom 12:2; Eph 1:21; 2Ti 4:10; Tit 2:12; Heb 6:5).
  79. 79. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Los ángeles al “caer”, enseñaron a los hombres las ciencias y artes. • Jakob Bohemo: Fue un importante vínculo de transmisión entre el maestro Eckhart y Nicolás de Cusa, por un lado, y Georg Wilhelm Friedrich Hegel y Friedrich Schelling, por otro. Su extensa obra, nacida de la intuición intelectual, ha influido durante siglos sobre todo en filósofos y teólogos. Su motivación fueron las cuestiones acerca del origen del bien y del mal. Escribió obras como Árbol matutino naciente o Sobre los tres principios de la esencia divina.
  80. 80. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Jakob Bohemo: Plasmó la naturaleza antagónica de la imagen de Dios, contribuyendo a la propagación del mito.
  81. 81. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Con su mándala, representa la divinidad dividida. • La “complexio opositorum”, presenta al hombre como un conflicto permanente.
  82. 82. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Hoy enfrentamos este fenómeno en “lo real”, no en lo “simbólico”; y no ha sido comprendido por los maestros de los hombres. • Se considera que este viraje deviene del capital y su vasallo thecne, alienando los contenidos el alma. • Desde la antigüedad, la psique ha recurrido a los mándalas, como imágenes arquetípicas sintéticas y simbolizadoras de la totalidad.
  83. 83. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa
  84. 84. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Los mándalas modernos, expresan la búsqueda por la integración del alma, no la exploración de esta.
  85. 85. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • En la medida que por el análisis, o la introspección de manifiesta la sombra, se desata la búsqueda por la introspección. • La mediación en el conflicto es mediante lo simbólico. • El principio “tertium non datur”, el tercero excluido es censurado al no vislumbrarse solución, emanando la síntesis de manera natural (Wu-wei). • Al reconocer esta, se logra la integración y se alcanza la “Gracia”.
  86. 86. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • El principio del tercero excluido, propuesto y formalizado por Aristóteles, también llamado principio del tercero excluso o en latín principium tertii exclusi (también conocido como tertium non datur o una tercera (cosa) no se da), es un principio de lógica clásica según el cual la disyunción de una proposición y de su negación es siempre verdadera. • Por ejemplo, es verdad que "es de día o no es de día", y que "el Sol está ardiendo o no está ardiendo". El principio del tercero excluido frecuentemente se confunde con el principio de bivalencia, según el cual toda proposición o bien es verdadera o bien es falsa. • El principio del tercero excluido es, junto con el principio de no contradicción y el principio de identidad, una de las leyes clásicas del pensamiento.
  87. 87. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • La solución surge de la lucha de opuestos, una mezcla de elementos conscientes e inconscientes, simbólicos. • Esta síntesis, representa la cooperación del ICC y la CO; se manifiesta en la forma y estructura del mándala como una representación de la totalidad, que se ofrece a la imaginación como una representación de la dualidad sin lucha; una reconciliación en calma. • Al considerar “lo que es afuera, es adentro”, es una representación del conflicto humano en general. • Nuestra psique se configura por la estructura del mundo.
  88. 88. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Es por ello que la imagen de Dios es una proyección de la experiencia interna de un adversario peligroso. • Esta imagen se simboliza mediante objetos por los que la experiencia interna ha encontrado una salida y por los que ha encontrado un significado humano con poderes divinos. • Se libera la imaginación de la objetivación e intenta proyectar la imagen de lo imperceptible detrás de los fenómenos que se presentan mediante la forma más básica del mándala.
  89. 89. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Esto tiene efectos beneficiosos o aniquiladores sobre el hombre, ya que no puede librarse de estos. • En el conocimiento correcto, que no escapa de la consciencia, es definido como “maná”, “ifrit”, “Dios”. • En ciencia lo nombraremos ICC; del que ignoramos casi todo, ya que no sabemos casi nada de la sustancia de l psique; ya que solo puede reconocerse así misma por medio de la psique.
  90. 90. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Maná: alimento divino. • Ifrit: En lengua árabe, es un ser de la mitología popular , generalmente se considera que es un tipo de genio dotado de gran poder y capaz de realizar tanto acciones benignas como malignas, con lo que presenta un carácter dual que no comparten los otros genios. • Akuma (悪魔?) (Demonio) y conocido originalmente en Japón como Gouki (豪気 Gōki?, lit. Gran Alma o Gran Espíritu).
  91. 91. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Lo desconocido, sucede ajeno a nosotros, ya que sabemos que no somos nosotros (Yo) los que lo hacemos, un sueño o un accidente, surge de algún lugar a partir de sí mismo. • Lo que sobreviene de este modo, puede definirse como efecto que proviene de algo divino, maná, ifrit, akuma. • La designación mítica presenta la ventaja de la evocación del carácter emocional de lo numinoso o divino, mientras que el ICC es científica y atraviesa una realidad. • El concepto de ICC, es neutro y racional, limita la imaginación y los ensueños mitológicos.
  92. 92. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Jung, propone el termino ICC, entendiendo que podría referirse a manifestaciones “divinas”, “demonios”, “ifrits”; y los considera sinónimos. • La ventaja de los conceptos mitológicos, facilitan una mejor caracterización de los contenidos, una ubicación objetivada de lo antagónico. • Su carga emocional les presta vida y eficacia, sobre el sujeto y su psique, por lo que se manifiesta como un actor dinámico. • Implica la totalidad de lo humano, al sujeto de manera activa en la lucha.
  93. 93. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Es solo a partir de esta integración, que puede devenir el hombre como “Dios nacido”; es decir, con el conocimiento de la realidad humana, y asumir su posición subjetiva en el mundo. • Es por medio del acto integrativo, que el yo se eleva como un “Dios creador”, y deviene hombre de acuerdo con el logos.
  94. 94. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • La concepción media de la divinidad, es externa, y se basa en una figura omnipotente y omnisapiente; por lo que si quiere devenir en hombre, requiere de un vaciamiento del “YO”; “Kénosis”, para integrarse a la voluntad divina. • En la teología cristiana, la kénosis (del griego κένωσις: «vaciamiento») es el vaciamiento de la propia voluntad para llegar a ser completamente receptivo a la voluntad de Dios. • La palabra ἐκένωσεν (ekénōsen) es usada en la Biblia en Filipenses 2,6-7, “Quien siendo en forma de Dios, no consideró ello como algo a que aferrarse; sino que vaciándose (ekénosen) a sí mismo, tomó forma de siervo, siendo hecho en semejanza de hombre y hallado como uno de ellos...”, usando el verbo κενόω (kenóō) "vaciar". En la espiritualidad cristiana, se asocia con los términos «anodadamiento»,​ «vaciamiento», «despojamiento», «desapego» o «desasimiento» del alma.
  95. 95. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • La imagen cristiana de Dios, no puede encarnarse en hombre sin contradicción, ya que el hombre externo, parece demasiado poco para simbolizar una divinidad. • El mito, debe elaborar de manera seria el monoteísmo y abandonar el dualismo negado discursivamente. • Debe expresarse en una “complexio oppositorum”, la unidad de los opuestos, solo así podrá otorgarse a un Dios su totalidad.
  96. 96. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Solamente, quien comprende la naturaleza y co- existencia de los opuestos integrados (yin-yang), comprenderá la profundidad del mito de Dios que deviene hombre; el mensaje en la integración total de la personalidad. • Las contradicciones internas de un Dios creador, pueden reconciliarse con la unidad como “convictio oppositorum” o la “unio mystica”. • La unión de los contrarios.
  97. 97. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Este es el sentido del culto divino, para que la luz surja delas tinieblas; que el creador se haga hombre consciente. • Por medio de la virtud reflexiva, se logra una evolución de la consciencia, adueñándose de la naturaleza a semejanza del creador. • Si el creador fuera consciente de sí mismo, no necesitaría una creatura consciente; aunque no podeos asumir que con los miles de años de evolución, esta se desarrollara.
  98. 98. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • La historia del espíritu, muestra el milagro de la consciencia reflexiva; y su importancia es tal, que se encuentran sus restos en algunos estados biológicos que han desarrollado neocortex.
  99. 99. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Considera Jung, que al final del “eon del pez” y al principio del “Aquarius”, se presenta como una figura integradora la figura de los peces opuestos.
  100. 100. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • ¿Sera que estos tiempos tienen que ser transitados así, para lograr la consciencia de los opuestos? • En “Piscis Austrinus”, el soberano, vacía su jarra sobre su hijo inconsciente y perteneciente a las fuerzas elementales, de este sale un “macho cabrío”; el siguiente eon, (2000 años); sigue capricornio o “Aigokeros” como el monstruo “pez-chivo”, unificando el océano con la montaña, logrando la integración de los opuestos y el nacimiento del Dios Creador.
  101. 101. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • La necesidad de la expresión mítica, se satisface, si se cuenta con un criterio que explique suficientemente el sentido de la vida humana en el universo. • Un criterio que proceda de la totalidad anímica y especialmente de la cooperación entre la consciencia y el inconsciente. • La carencia de sentido, impide la plenitud vital, lo que significa la enfermedad.
  102. 102. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • “Ninguna ciencia, sustituirá al mito, y no resultara mito alguno de la ciencia. Pues Dios no es un mito, sino que el mito, es la manifestación de una vida divina en el hombre. No le damos sentido nosotros, sino que es el quién nos habla como palabra de Dios. La palabra de Dios viene a nosotros y no tenemos miedo en diferenciar si es distinta a Dios y en que lo es. Nada existe en esta ‘palabra’ que no sea conocido y humano, excepto la circunstancia de que se nos aparece espontáneamente y nos obliga”.
  103. 103. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Las inspiraciones u ocurrencias, provienen de alguna parte, que no puede ser explicada, a menos que se realice una exploración sistemática de los contenidos del ICC. • Los mitos, pueden presentar un doble sentido opuesto, como en el oráculo de Delfos o en los sueños, por lo que debemos acometerlos con determinación, esperando la ayuda de los instintos y la intuición ética, como Job comprendió.
  104. 104. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • Todo lo expuesto por la “otra voluntad”, es materia moldeada por el hombre, con todo su potencial y limitaciones. • Por ello, cuando comenzamos con acercamientos al pensamiento psicológico, ingenuamente presuponemos que todo proviene de la intuición del yo. • Nos confrontamos con la superficialidad del conocimiento, y la debilidad de la consciencia, siendo el miedo a la sombra (ICC), lo que dificulta el discernimiento entre los productos del yo y lo que viene de otras fuentes.
  105. 105. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • No podemos ser objetivos sobre nosotros mismos; al principio, se presentan los contenidos y solo al final, se puede aspirar a cierta y relativa libertad. • Solo con el caminar, podremos reconocer que nos enfrentamos a nuestros fundamentos y principios “NO DESEADOS”, y que son intrínsecos a nuestra naturaleza. • Esto nos confronta abrumadoramente desde el exterior, siendo integrados bajo la etiqueta de lo divino, describiéndolos con ayuda de los mitos y como se relacionan profundamente con la divinidad.
  106. 106. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • En 'The New Psycho-Cybernetics’ La ciencia original de la auto-mejora 'por Maxwell Maltz, hay una explicación de lo que Maltz llama las cuatro etapas de aprendizaje. • El Dr. Maltz explica las cuatro etapas del aprendizaje de la siguiente manera: 1. Incompetencia Inconsciente 2. Incompetencia Consciente 3. Competencia consciente 4. Competencia Inconsciente
  107. 107. LA CUESTIÓN DEL MAL 1. El cristianismo y la psique religiosa • En 'The New Psycho-Cybernetics’ La ciencia original de la auto-mejora 'por Maxwell Maltz, hay una explicación de lo que Maltz llama las cuatro etapas de aprendizaje. • El Dr. Maltz explica las cuatro etapas del aprendizaje de la siguiente manera: 1. Incompetencia Inconsciente 2. Incompetencia Consciente 3. Competencia consciente 4. Competencia Inconsciente
  108. 108. LA CUESTIÓN DEL MAL “EL EROS” • El sentido del “EROS”, trasciende el campo dela reflexión, ya que traspasa los conceptos intelectuales. • En su sentido mítico como divinidad que trasciende los límites humanos, no puede representarse ni concebirse. • “Eros” es un “cosmógonos”, un creador dual, como si fuera el “conditionalis” de Pablo, formando la divinidad como “Complexo oppositorum”.

×