Edad de los metales.

4.957 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.957
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
522
Acciones
Compartido
0
Descargas
23
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Edad de los metales.

  1. 1. EDAD DE LOS METALES:            La  Edad   de   los   Metales  es   una   de   las   dos   grandes   etapas tecnológicas   en   las   que   tradicionalmente   se   ha   subdividido   la Prehistoria   euroasiática.   Es   el   período   que   siguió   a   la  Edad   de Piedra  y   durante   el   cual   el   hombre   empezó   a   fabricar instrumentos   de   metal   fundido.     La   existencia   de   procesos metalúrgicos es indispensable para establecer la adscripción de una cultura arqueológica a esta etapa,ya que los metales nativos eran martilleados desde las fases iniciales de Neolítico. Siguiendo este criterio, la Edad de los Metales comenzaría con las primeras evidencias de fundición de cobre y acabaría con la progresiva entrada en la Historia de cada región. En Mesopotamia y Egipto coincide ya con el desarrollo de la escritura. Esta etapa en Eurasia se ha subdividido tradicionalmente en Edad del Conbre o Calcolítico, Edad del Bronce y Edad del Hierro. De manera simplificada, el Calcolítico coincide en la mayor parte de Europa con la segunda mitad del IV milenio a. C. y casi todo el III milenio; el Bronce correspondería al II milenio a. C.; y el Hierro con el   I   milenio   a.C.,   época   en   la   que   el   continente   entró   en   la Historia. EDAD DEL COBRE:El cobre, junto con el oro y la plata, es de los primeros metales utilizados en la Prehistoria, tal vez porque, a veces, aparece en forma   de   pepitas   de   metal   nativo.   El   objeto   de   cobre   más antiguo   conocido   hasta   el   momento   es   un   colgante   oval procedente de Shanidar   (Irán), que ha sido datado en niveles correspondientes al 9500 a.C, o sea, a principio del Neolítico. Sin embargo, esta pieza es un caso aislado, ya que no es hasta 3000 
  2. 2. años más tarde cuando las piezas de cobre martilleado en frío comienzan a ser habituales. En efecto, a partir del año 6500 a.C en varios yacimientos se han encontrado piezas ornamentales y alfileres de cobre manufacturado a partir del martilleado en frío del metal nativo, tanto en los Montes Zagros, como en la meseta de Anatolia.Varios siglos después se descubrió que el cobre podía ser extraído de diversos minerales (malaquita, calcopirita, etc.), por medio de la fusión en hornos especiales, en los que se insuflaba oxígeno (soplando por largos tubos o con fuelles) para superar los 1.000 ºC de temperatura. El objeto de cobre fundido más antiguo que se conoce procede de los Montes Zagros , concretamente de Tal­i­Blis (Irán), y se data en el 4100 a.C ., junto a él se hallaron hornos de fundición, crisoles incluso moldes.La   técnica   de   fundición   del   cobre   es   relativamente   sencilla, siempre   que   los   minerales   utilizados   sean   carbonatos   de   cobre extraídos de algún yacimiento metalífero; la clave está en que el horno alcance la temperatura adecuada, lo cual se conseguía inyectando aire soplando o con fuelles a través de largas toberas. Este sistema se denomina «reducción del metal». Se mezclaba el mineral triturado, por ejemplo, malaquita (carbonato de cobre), 
  3. 3. con carbón de leña. Con el calor las impurezas van liberándose en   forma   de   monóxido   y   dióxido   de   carbono,   reduciendo   el mineral a un cobre relativamente puro; al alcanzar los 1000 ºC, el metal   se   licúa   depositándose   en   la   zona   inferior   del   horno.   Un orificio   en   el   fondo   del   horno   permite   que   el   líquido   candente fluya hacia el exterior, donde se recoge en moldes; parte de la escoria queda en el horno y las impurezas del mineral flotan en el metal   fundido,   por   lo   que   es   fácil   eliminarlas   con   un   utensilio llamado escoriador.La técnica del cobre no tardó en  difundirse por todo el Próximo Oriente , coincidiendo con el nacimiento de las primeras civilizaciones históricas de la zona, principalmente Sudameria  y elAntiguo   Egipto;   pero   muchos   estudiosos   consideran   que   pudo inventarse   en   fechas   muy   parecidas   en   otras   partes   del   Viejo Mundo.   Concretamente   en   Europa   hay   un   avanzado   núcleo calcolífico  en  los  Balcanes  que  incluye   ocasionalmente   objetos de cobre fundido entre sus hallazgos del IV milenio a.C . (cultura Gulmenita)   y   todo   parece   apuntar   hacia   una   invención   local. Durante el siguiente milenio y también con carácter autóctono se detectan procesos metalúrgicos en poblados fortificados del sur de la península Ibérica, como Los    Millares o Vila Nova de Sao Pedro. Estos primeros metales se difundieron por la Europa central y   mediterránea   durante   el   III   milenio   a.C.,   asociados   al   vaso campaniforme y a la cerámica cordadaEn Asia central u oriental no puede hablarse de una Edad del Cobre con entidad suficiente, dada su corta duración, ya que el desarrollo de la metalurgia en lugares como la India o China comenzó realmente con el bronce.     EL BRONCE:
  4. 4. Es   el   resultado   de   la   aleación   de     y   cobre   y   estaño   en   una proporción variable (en la actualidad se le añaden otros metales como   el   cinc   o   el   plomo,   creando   los   llamados   bronces complejos). La cantidad de estaño podía variar desde un 3% en los   llamados   «bronces   blandos»,   hasta   un   25%   en   los   llamados «bronces   campaniles»   (a   mayor   cantidad   de   estaño,   más tenacidad, pero también menos maleabilidad): en la Prehistoria la cantidad media suele rondar el 10% de estaño.Fueron   los   egipcios   los   primeros   en   añadir   estaño   al   cobre,   al observar que éste le daba mejores cualidades, como la dureza, un punto más bajo de fusión y la perdurabilidad.                         La   técnica  de   trabajo   del   bronce   es   virtualmente idéntica a la del cobre, por lo que no vamos a incidir en ello (la única dificultad reside   en exceder la temperatura  adecuada,   lo que podría provocara que el mineral   se echase a perder por oxidación). A título   de   comparación   se   pueden   confrontar   el   cobre   puro,   el cobre arsenical  y el bronce (con un 10% de estaño) en la tabla de   correspondencia   que   muestra   la   dureza   relativa   de   los metales.El   empleo   del   bronce   se   inició   en  Mesopotamia.   Coincidiendo con la transición del III milenio a.C. al II en el Próximo Oriente se implantó la aleación de bronce y se establecieron las bases de las primeras sociedades estatales complejas, que comenzaron a generar una gran demanda de estaño. Los metalúrgicos de estas áreas,   para   satisfacer   ésta   y   la   de   otros   metales   preciosos, debieron de convertirse también en exploradores (a la búsqueda de minas) y comerciantes (que ofrecían sus productos a cambio de las preciadas materias primas). Los sumerios (y sus sucesores), por ejemplo, carecían por completo de minerales metálicos y se sospecha   que   los   importaban   de   los   montes   Zagros   y   del Cáucaso.
  5. 5.     EL HIERRO:Su   utilización   práctica   comenzó   7000   años   más   tarde   que   el cobre y 2500 años después del bronce. Este retraso no se debe al desconocimiento   de   este   metal,   puesto   que   los   antiguos conocían el hierro y lo consideraban más valioso que cualquier otra   joya,   pero   se   trataba   de   «hierro   meteórico»,   es   decir, procedente de meteoritos.Aunque   durante   milenios   no   hubo tecnología para trabajar minerales ferrosos, en  el  III  milenio   .C.   parece   que   algunos  lo consiguieron: en las ruinas arqueológicas de Anatolia aparecieron varias piezas de hierro artificial,   entre   ellas   un   alfiler,   una   especie de cuchilla y una espléndida daga con la empuñadura de oro. En el segundo milenio destacan   un   hacha   de   combate descubierta   en   Ugarit   y,   de   nuevo,   una   daga   con   la   hoja   de hierro y una exquisita empuñadura de oro, que formaba parte del ajuar funerario de la tumba de Tutankamón. Las materias primas de   estos   primeros   herreros   debieron   ser   minerales   como   el hematites , limonita o magnetita, casi todos óxidos de hierro que ya eran utilizados para otros fines en la Prehistoria, por ejemplo para   ayudar   a   eliminar   impurezas   de   la   fundición   del   cobre   o como colorantes. De hecho se sospecha que en los hornos de 
  6. 6. fundición   de   cobre   y   bronce   pudieron   generarse   pequeños residuos de hierro casi puro, a partir de los cuales comenzaría el conocimiento de la verdadera siderurgia. Hay antiguos hallazgos de hierro fundido por el hombre desde  Siria a Azerbaiyán. Fabricar hierro seguía un procedimiento muy distinto al del cobre y   el   bronce   (para   empezar   el   metal   no   se   licuaba),   primero porque   había   que   conseguir   hornos   con   gran   capacidad calórica: el mineral machacado debía estar totalmente rodeado de carbón de leña (que se consumía en enormes cantidades) y numerosos   fuelles   que,   a   través   de   toberas,   insuflaban   oxígeno continuamente. El mineral debía ser precalentado en un horno y por medio de golpes se eliminaban algunas impurezas; luego se llevaba   al   estado   incandescente,   en   un   segundo   horno,   hasta obtener una masa denominada hierro forjoso, altamente impuro, por lo que volvía a ser golpeado en caliente para refinarlo. Después   de   un   largo   y   repetitivo   proceso   de   martilleo   y calentamiento, evitando que el hierro se enfriase, se obtenía una barra   forjada,   bastante   pura,   resistente   y   maleable.   Para   las armas y  ciertas  herramientas,   el hierro  se  templada  enfriándolo bruscamente   en   agua,   lo   que   provocaba   cambios   de   la estructura   molecular   y   una   mejor   absorción   de   carbono.   Los testimonios   más   antiguos   del   proceso   de   templado   del   hierro candente   se   han   hallado   en   Chipre   y   datan   de   1100   a.C. Evidentemente,   las   instalaciones   y   herramientas   de   los   herreros eran muy diferentes a las de los broncistas. El bronce siguió siendo un metal esencial para las antiguas culturas, sirviendo en campos diferentes   en   los   que   no   se   podía   o   no   se   sabía   aplicar   la 
  7. 7. tecnología del hierro. SOBRE EL TRABAJO:Me a encantado hacer este trabajo puesto que yo no conocía la Edad de Los Metales y quería saber un poco más sobre ella.También, me a impresionado las maneras antiguas de trabajar el metal   que   se   utilizaban   y,   la   cantidad   de   información   que   he podido encontrar. Este trabajo, solo ha sido un pequeño resumen de todo lo que he aprendido y leído sobre este tema. FIN

×