.Introducción a la             Hamartiología.            .Doctrina del pecado.18/02/13                            1
La realidad del pecado.           Par              aD           imp   ios               ort   si                  a18/02/1...
Palabras usadas para definir el pecado.Antiguo     Idea clave.Testamento.Chata.      Errar el blanco (Ex.20:20)Ra.        ...
Palabras usadas para definir el pecado.N.Testamento Idea clave.Kakos.        Connotación de malo (Mr.1:32)Poneros.      Te...
Definiciones bíblicas de pecado   “Altivez de ojos, y orgullo de corazón, y pensamiento de    impíos, son pecado” (Pr.21:...
Definiciones bíblicas de pecado   “Pero el que duda sobre lo que come, es condenado,    porque no lo hace con fe; y todo ...
Concepto bíblico de pecado.            “Hamartia”: errar el blanco.                          Darle al blanco equivocado.  ...
El origen del pecado.“A causa de la multitud                   … monte de Dios, y tede tus contrataciones                 ...
Con relación a … el pecado es … Finalmente: todo pecado es        contra Dios.                                Acto de rebe...
Los resultados del pecado.Gn.3:17-18.                             Gn.6:5.              La paga del pecado               Mu...
Aplicación personal.   La Biblia enseña enfáticamente que no existe nadie en la humanidad que    pueda ser calificado de ...
Aplicación personal.   Dios no puede tener comunión con el pecado ni la tiene con los creyentes    que viven en pecado: “...
.Pecados Respetables.             .Nuestro gran problema.18/02/13                               13
Jerry Bridges / Pecados Respetables      Impiedad.      Ansiedad y frustración.      Falta de contentamiento.      Ing...
Una guerra constante. Crecimiento espiritual                             Edad espiritual18/02/13                15
Todo pecado es pecado.18/02/13                 16
“Soy un gran pecador y Cristo es un granSalvador”18/02/13                             17
Pecados Respetables: La Impiedad.18/02/13                   18
Pecados Respetables: El orgullo.18/02/13                     19
Pecados respetables: La Ira.18/02/13                       20
Pecados respetables: Juzgar a los demás.18/02/13                        21
Pecados respetables: Envidia, celos ypecados similares.18/02/13                        22
Pecados respetables: Los pecados de lalengua.18/02/13                       23
Instrucciones personales para confrontarlos “pecados respetables”.   Aplique el evangelio, (Ga.2:20)   Depende del Espír...
Instrucciones personales para confrontar    los “pecados respetables”.    Memoriza y aplica versículos bíblicos, (Sal.119...
Instrucciones eclesiales para confrontar los“pecados respetables”.   Tener la actitud correcta, la actitud de Jesús; (Ef....
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

4. hamartiología

2.780 visualizaciones

Publicado el

1 comentario
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.780
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
146
Comentarios
1
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.
  • El estudio sobre el pecado recibe el nombre técnico de “Hamartiología” .
  • El concepto de pecado es algo totalmente desvirtuado en nuestros días; esto no es nuevo. Una forma usual de enfrentar el pecado es como una ilusión, un concepto basado en la fantasía de que existe el bien y el mal; esto aleja al hombre del concepto bíblico de pecado. La filosofía oriental junto con el gnosticismo niega que el hombre peque realmente y sea responsable ante Dios. En nuestros días no existe pecado, ya que no existe Dios, y el hombre vive bajo la única premisa de no hacer mal al prójimo; mientras esta condición se de todo vale. Es importante que, aquellos que somos hijos de Dios, tengamos un concepto adecuado, es decir, bíblico de lo que es el pecado. La importancia de esta doctrina es fundamental, ya que lo primero para tener acceso a la libre gracia de Dios es despertar a la realidad de nuestra separación de Él a causa del pecado.
  • Estas son las palabras con las que el Antiguo Testamento hablan sobre el pecado.
  • Estas son las palabras con las que el Nuevo Testamento hablan sobre el pecado.
  • La palabra que aparece mas veces en el Nuevo Testamento es la palabra “Hamartia” , que aparece 173 veces: “¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado” (Ro.3:9); “ Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de Él; porque por medio de la ley es el conocimiento de pecado” (Ro.3:20) El pecado generalmente se ha definido como infracción de la ley: “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley” (1ª Jn.3:4) La ley es como una norma que revela lo destituido que queda el hombre de la gloria de Dios: “Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios” (Ro.3:19) El pecado también se puede definir como contrario al carácter de Dios: “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloqria de Dios” (ro.3:23)
  • La Biblia enseña que el pecado no se originó en el hombre sino que antecede a este: “por tanto, como el pecado entro en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte paso a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” (Ro.5:12) El pecado se origino en Satanás (Ez.28:16) Los pasos en su caída: “Tu que decías en tu corazón: subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantare mi trono, y en el monte del testimonio me sentare, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo” (Is.14:13-14) Satanás fue el instrumento para introducir el pecado en la esfera de los hombres (Gn.3:11-15)Satanás y sus demonios son sumamente activos buscando la caída de cada hombre, utilizando diversos métodos para alcanzar su propósito: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 P.5:8)
  • Desde el punto de vista en relación a Dios, el pecado es un acto de rebelión: “Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como idolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tu desechaste la palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey” (1ª S.15:23) o la máxima expresión de la falta de amor a Dios: “Y amaras a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas” (Dt.6:5) Desde el punto de vista de relación con la ley de Dios, el pecado es transgresión de la voluntad divina: “Si una persona pecare por yerro, ofrecerá una cabra de un año para expiación” (Nm.15:27); “Mas la persona que hiciere algo con soberbia, así el natural como el extranjero, ultraja a Jehová; esa persona será cortada de en medio de su pueblo” (Nm.15:30) Desde el punto de vista de relación con el hombre, el pecado es injusticia o falta de amor al prójimo como a uno mismo: “No oprimirás a tu prójimo, ni le robarás. No retendrás el salario del jornalero en tu casa hasta la mañana” (Lv.19:13); “No vengaras, ni guardaras rencor a los hijos de tu pueblo, sino amaras a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová” (Lv.19:18) Desde el punto de vista de relación con uno mismo, el pecado es egoísmo y corrupción: “He aquí, en maldad e sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal.51:5); “Y yo se que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien esta en mí, pero no el hacerlo” (Ro.7:18) Finalmente todo pecado es contra Dios quien es Creador y Señor de todo.
  • La creación esta corrompida a causa del pecado del hombre: Y al hombre dijo: por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol del que te mande diciendo: no comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo” (Gn.3:17-18). La creación misma anhela la manifestación del Señor: “Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sujeta a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujeto en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios” (Ro.8:19-21) El hombre es un ser depravado, es decir, con una disposición positiva y activa inclinación al mal que lo incapacita totalmente en orden de la salvación y lo orienta al mal: “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente al mal” (Gn.6:5) A consecuencia del pecado el hombre ha quedado totalmente incapacitado para cambiar por si mismo su carácter y conducta de modo que pueda amar a Dios y obedecerle: “Teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón” (Ef.4:18) La paga del pecado es muerte espiritual: “El día que de él comieres, ciertamente morirás” (Gn.2:17b); física: “Polvo eres y al polvo volverás” (Gn.3:19b) y eterna: “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre estos” (Ap.20:6a)
  • Donde se manifiesta el Espíritu Santo, allí hay libertad: “Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad” (2 Co. 3:17). La acción del Espíritu pone al descubierto que las restricciones y normas legales que los hombres colocan sobre las vidas de los creyentes no proceden del Espíritu, sino que han sido establecidas por hombres que no quieren que los creyentes sean verdaderamente libres. Estos son los que predican sobre el Espíritu, pero desconocen al Espíritu. Son líderes bien organizados que luchan por la ortodoxia fría y legalista y se apartan de la gloriosa libertad en el calor del Espíritu. Son muchos los cristianos que nunca han experimentado en sus vidas la alegría gozosa de la libertad en Cristo, viviendo sujetos a las reglas legalistas de lo que está permitido y de lo que está prohibido, intimidados bajo las exigencias de los hombres. Estos cristianos siguen aprisionados de sus preocupaciones triviales, sin base bíblica, porque se les ha enseñado a vivir en un estado de esclavitud que les impide ver la gloriosa libertad del Espíritu. Para ellos la acción del Espíritu es desconocida, e incluso sienten miedo de ella. Agregar normas a la vida de libertad en Cristo es generar e intensificar la culpa y la vergüenza que tales operaciones producen. Cuantos creyentes están bajo la sensación de culpa, al ignorar que la gracia de Dios ha cancelado ya para ellos todos sus pecados. No significa esto que puedan vivir libertinamente, pero tan grave es el pecado del libertinaje como lo es el de la esclavitud que impide la libertad. Los que predican un mensaje legalista, enfocan continuamente la atención de aquellos a quienes enseñan al pecado y no a la gracia. Se olvidan estos que Jesús en lugar de hablar de pecados habló de la necesidad de un corazón renovado por el poder del Espíritu. El Señor instruyó a quienes escuchaban sus palabras que en lugar de cumplir los requisitos del sistema religioso, descansaran en la fe, aunque fuese tan pequeña como un grano de mostaza. Esta es la grandeza de quien conoce verdaderamente la verdad y esta verdad le hace libre (Jn. 8:32). La enseñanza contraria a la del Espíritu habla de lo que nosotros podemos hacer para Dios, en lugar de enfatizar en lo que Dios es capaz de hacer con nosotros. La santidad, conforme al Espíritu, no es asunto de esfuerzo humano, sino de dependencia de Dios. Es necesario ocuparse con temor y temblor de la vida de santificación porque “Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Fil. 2:13). Esta es la vida que redunda en gloria para Dios (5:13).
  • Donde se manifiesta el Espíritu Santo, allí hay libertad: “Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad” (2 Co. 3:17). La acción del Espíritu pone al descubierto que las restricciones y normas legales que los hombres colocan sobre las vidas de los creyentes no proceden del Espíritu, sino que han sido establecidas por hombres que no quieren que los creyentes sean verdaderamente libres. Estos son los que predican sobre el Espíritu, pero desconocen al Espíritu. Son líderes bien organizados que luchan por la ortodoxia fría y legalista y se apartan de la gloriosa libertad en el calor del Espíritu. Son muchos los cristianos que nunca han experimentado en sus vidas la alegría gozosa de la libertad en Cristo, viviendo sujetos a las reglas legalistas de lo que está permitido y de lo que está prohibido, intimidados bajo las exigencias de los hombres. Estos cristianos siguen aprisionados de sus preocupaciones triviales, sin base bíblica, porque se les ha enseñado a vivir en un estado de esclavitud que les impide ver la gloriosa libertad del Espíritu. Para ellos la acción del Espíritu es desconocida, e incluso sienten miedo de ella. Agregar normas a la vida de libertad en Cristo es generar e intensificar la culpa y la vergüenza que tales operaciones producen. Cuantos creyentes están bajo la sensación de culpa, al ignorar que la gracia de Dios ha cancelado ya para ellos todos sus pecados. No significa esto que puedan vivir libertinamente, pero tan grave es el pecado del libertinaje como lo es el de la esclavitud que impide la libertad. Los que predican un mensaje legalista, enfocan continuamente la atención de aquellos a quienes enseñan al pecado y no a la gracia. Se olvidan estos que Jesús en lugar de hablar de pecados habló de la necesidad de un corazón renovado por el poder del Espíritu. El Señor instruyó a quienes escuchaban sus palabras que en lugar de cumplir los requisitos del sistema religioso, descansaran en la fe, aunque fuese tan pequeña como un grano de mostaza. Esta es la grandeza de quien conoce verdaderamente la verdad y esta verdad le hace libre (Jn. 8:32). La enseñanza contraria a la del Espíritu habla de lo que nosotros podemos hacer para Dios, en lugar de enfatizar en lo que Dios es capaz de hacer con nosotros. La santidad, conforme al Espíritu, no es asunto de esfuerzo humano, sino de dependencia de Dios. Es necesario ocuparse con temor y temblor de la vida de santificación porque “Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Fil. 2:13). Esta es la vida que redunda en gloria para Dios (5:13).
  • Los cristianos evangélicos estamos mas que dispuestos y somos realmente valientes para confrontar los pecados de una sociedad podrida, sin embargo, somos de los mas tolerantes con los “pecados respetables”, aquellos que forman parte de nosotros mimos, que, aún estando claramente regulados en la Escritura, son practicados y nos dominan. Los grandes problemas en nuestras iglesia no vienen de los pecados escandalosos que si confrontamos y disciplinados cargando muchas veces nuestros propios pensamientos en vez de la Palabra; sino en las pequeñas zorras, que día a día han minado la viña. Es nuestro propósito analizar estos pecados para que podamos confrontarlos según las Escrituras, condenándolos y sacándolos de nuestras vidas e iglesias.
  • La vida cristiana no es una recta ascendente, sino un diente de sierra en el que solo la gracia de Dios nos restaura. Cada creyente ha sido separado, o apartado por Dios para Él. Es alguien a quien Cristo compró con Su propia sangre derramada en la cruz y lo ha separado para Sí mismo, para que sea de Su propiedad. Esto es lo que llamamos “ser santo”. Pero aunque hemos sido separados para Dios en nuestro ser hay una guerra constante entre el Espíritu y la carne: “Por que el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y estos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis” (Ga.5:17) Esta lucha se libra cada día en el corazón del cristiano. Aún nuestras mejores obras están manchadas por motivaciones impuras (insinceras) y por una conducta imperfecta.
  • Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos” (Stg.2:10) Cada uno de los mandamientos de la ley forman un todo que es la ley; quien guarda todo y quebranta uno está afectando al todo que es la ley, que denuncia en toda ella el pecado en sus muchas manifestaciones. “Se hace culpable” está sujeto a castigo por meritos propios; “de todos” traspasa un mandamiento pero cae bajo la condenación de toda la ley. No se puede controlar el pecado que denominamos “aceptable”, si permitimos algún pecado “aceptable” en nuestra vida, por pequeño que este parezca, todo nuestra vida será contaminada y llevada mas allá en el pecado por él. Aunque nuestra actitud afecta a nuestro prójimo, en última instancia, todo pecado es contra Dios.
  • John Newton, en su juventud, fue comerciante de esclavos y capitán de una nave que los trasportaba desde África hacia los Estados Unidos de America. Por cuestiones de salud, renuncio a la vida en alta mar y se hizo oficial de aduanas. Estudio teología y se convirtió en ministro de almas, Pero aún siendo pastor, Newton nunca pudo olvidar su terrible crueldad cuando comerciaba con esclavos. Al final de su vida compartió con un amigo: “Estoy perdiendo la memoria, pero sí recuerdo dos cosas: soy un gran pecador y Cristo es un gran Salvador”. Cristo es la solución total y definitiva a nuestros pecados: “Cristo Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero” (1ª Ti.1:15) “ ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿Cómo viviremos aún en él?” (Ro.6:1-2) La gracia de Dios debe ser nuestro mayor aliciente para apartar de nuestra vida aún aquellos pecados que no damos importancia pero que son importantes para Dios ya que son una afrenta ante Él. La Palabra, “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (2ª Ti.3:16); y el Espíritu, “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne” (Ga.5:16) son nuestra ayuda para la victoria si vivimos bajo su influencia. El Espíritu Santo, tomando de la Palabra nos redargüirá de pecado y nos dará las fuerzas necesarias para confrontarlo; ya que por nosotros mismos ni tan siquiera nos daríamos cuenta de su presencia. No importa cuanto hayamos crecido o madurado en nuestra vida espiritual, jamás lograremos superar nuestra dependencia constante del Espíritu Santo.
  • El diccionario de la real academia indica que impío es: Falto de piedad, falto de religión o contrario, hostil a la religión. Según nuestro modo de pensar los impíos son los que viven vidas abiertamente inmorales, Sin embargo, la impiedad también puede definirse como un estilo de vida que no toma en cuenta a Dios, ni Su voluntad, ni a Su gloria ni la dependencia de Él. El impío es el superhéroe que no necesita a nadie sino a si mismo. “ ¡Vamos ahora! Los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿Qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello” (Stg.4:13-15) El orgullo de creernos muy justos, uno de los pecados aceptables mas comunes, es el resultado directo de una manera impía de pensar. Nuestra meta en la búsqueda de la piedad debe ser vivir conscientes de que estamos ante la presencia de Dios cada segundo de nuestra vida, que somos responsables ante Él y que a Él daremos cuentas.
  • Orgullosos de pensar que tenemos la doctrina correcta, de que no tenemos anda que aprender y si mucho que enseñar; orgullosos de ser quien somos y como somos. El mayor problema del orgullo es que lo vemos muy bien en los demás, pero es muy difícil de ver en uno mismo. “Tú, pues, que enseñan a otro, ¿no te enseñaras a ti mismo?” (Ro.2:21) En vez de sentirnos moralmente superiores a quienes practican los pecados groseros y escandalosos que condenamos, deberíamos sentirnos profundamente agradecidos con Dios porque por Su gracia nos ha guardado, y nos ha salvado de tal estilo de vida; nadie es moralmente correcto de manera natural: “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal.51:5) La victoria esta en una vida de humildad verdadera delante de Dios, sabiendo que solo es Su gracia quien nos sostiene y capacita,
  • La ira es un articulo “de serie” en nuestra vida, es inherente a nosotros. Además quienes mas la sufren son aquellos que amamos, que están realmente cerca de nosotros, porque en el fondo, la ira es cobarde. Muchas veces aplicamos el termino “justo” a la ira, ¿es esto cierto? ¿puede haber ira “justa”? En primer lugar hay que destacar que la ira justa es aquella que surge de una percepción correcta de lo que es la verdadera maldad, es decir, de una violación a la ley moral de Dios. En segundo lugar, la ira justa siempre se autocontrola, jamás provoca que alguien pierda la cabeza. Generalmente la ira se dispara por un desagravio en contra nuestra y según nuestra percepción de las cosas. La realidad es que podemos elegir como vamos a responder ante los hechos de pecado que cometen los demás contra nosotros a través del Espíritu que mora en nuestras vidas: “Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguien tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdono, así también hacedlo vosotros” (Col.3:13)
  • Cada uno de nosotros hemos creado convicciones que hemos puesto al nivel de la verdad bíblica, y basándonos en ellas juzgamos a los demás. Es muy fácil juzgar a quien tiene opiniones diferentes a las nuestras y esconder nuestro juicio bajo un manto de espiritualidad aludiendo a la verdad bíblica: “Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno este plenamente convencido en su propia mente. El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios”” (Ro.14:5-6) Antes de juzgar a nadie deberíamos mirarnos a nosotros mismo comparándonos con Dios, esto nos colocaría en el lugar adecuado ante este pecado: “No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgas, seréis juzgados, y con la medida con la que medís, os será medido. ¿Y por que miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que esta en el ojo tuyo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces veras bien para sacar la paja del ojo de tu hermano” (Mt.7:1-5) Además esta la intención del juicio, este siempre debe ser para restauración siguiendo los pasos bíblicos. La Biblia es la que juzga, no nosotros.
  • La envidia es el dolor que sentimos, y que muchas veces va acompañado de resentimiento, por las ventajas que otra persona tiene. Los celos se definen como intolerancia a la rivalidad. Hay ocasiones legitimas en las que podríamos sentir celos, por ejemplo si alguien intenta cortejar a nuestra esposa. Dios declara que es un Dios celoso que no tolera que adoremos a otro que no sea Él: “No te inclinaras a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová, tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen” (Ex.20:5) Los celos pecaminosos surgen cuando tememos que alguien se convierta en una persona igual o superior a nosotros. Debemos recordar que es Dios mismo quien determina nuestras habilidades. Si gastamos nuestra energía emocional en la envidia o los celos estaremos paralizando la obra de Dios en nuestras vidas. Todos somos importantes para Dios y tenemos un lugar en Su plan para nuestras vidas, dejarnos dominar por estos pecados es decir a Dios que esta haciendo las cosas mal. “ ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis” (1ª Co.9:24) En una carrera solo el ganador lleva el premio, en la carrera cristiana todos llevamos el premio. Necesitamos en el poder del Espíritu detectar estos pecados en nuestra vida y enfrentarlos con la ayuda de Dios y los hermanos.
  • Cualquier forma de hablar que hiere a otra persona, sea que estemos hablando de esa persona o con ella, es un pecado de la lengua. En el grupo de liderazgo tenemos un dicho: “No hablaremos de ninguna persona que no este presente a no ser para alabarla” . Jesús dijo: “Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio” (Mt.12:36) Debemos erradicar de nuestro hablar toda palabra pecaminosa que destruya a otra persona. Calumniamos cuando hablamos mal de otra persona simplemente porque no practica las mismas disciplinas espirituales que nosotros, o cuando le atribuimos propósitos malos a su corazón sin tan siquiera preguntarle, hablar con él o tratar de entender porque hace así las cosas. Trasladamos esto a estas personas pecando gravemente contra Dios y Su iglesia. Aunque la lengua es el instrumento que utilizamos para calumniar o hablar mal del hermano, detrás de todo, hay un corazón lleno de pecado. No practicamos la Palabra: “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes” (Ef.4:29); “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, oh Jehová, roca mía, y redentor mío” (Sal.19:14); “Con ella (la lengua) bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así” (Stg.3:9-10)
  • “ Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vivé Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entrego a sí mismo por mí” (Ga.2:20) “ Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne” (Ga.5:16) “ Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aún alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, se propicio a mí, pecador” (Lc.18:13) “ Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte” (Pr.14:12)
  • “ Lámpara es a mis pies Tu Palabra, y lumbrera a mi camino” (Sal.119:105) “ Orad sin cesar” (1ª Ts.5:17) “ Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros” (Stg.5:16)
  • Lo mas importante en todo es el amor, no se pueden articular los textos bíblicos como si estuviéramos hablando de una legislación seca y falta de amor que debemos cumplir; todo en la vida cristiana debe estar revestido de gracia, misericordia y amor; de lo contrario aquel que reclama se le será reclamado. Los principios bíblicos deben ser puestos en marcha al impulso del Espíritu. “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdono a vosotros en Cristo” (Ef.432) “ Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho” (Stg.5:16) “ Por tanto, si tu hermano peca contra ti, vé y repréndele estando tu y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos , para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano” (Mt.18:15-17)
  • 4. hamartiología

    1. 1. .Introducción a la Hamartiología. .Doctrina del pecado.18/02/13 1
    2. 2. La realidad del pecado. Par aD imp ios ort si a18/02/13 2
    3. 3. Palabras usadas para definir el pecado.Antiguo Idea clave.Testamento.Chata. Errar el blanco (Ex.20:20)Ra. Lleva en si la idea básica de romper o arruinar (Gn.3:5)Pasha. Rebelarse, aunque generalmente se traduce por transgresión (Is.1:2)Awon. Idea de iniquidad y culpabilidad (1 S.3:13)Shagag. Errar o descarriarse (Is.28:7)Asham. La idea principal es culpabilidad delante de Dios (Lv.4:13)Rasha. Lo malo, lo opuesto a lo justo (Ex.2:13)Taah. Extraviarse, descarriarse premeditadamente (Nm.15:22)18/02/13 3
    4. 4. Palabras usadas para definir el pecado.N.Testamento Idea clave.Kakos. Connotación de malo (Mr.1:32)Poneros. Termino básico para el mal, indica mal moral (Mt.7:11)Asebes. Significado de impío (Ro.4:5)Enochos. La palabra significa culpable (Mt.5:21-22)Hamartia. Errar el blanco, palabra usada con mas frecuencia (Mt.1:21)Paraptoma. Ofender, casi siempre a propósito (Ro.5:15-20)Hypocrisis. Interpretar falsamente, aparentar, seguir un camino falso (Ga.2:11-21)Adikia. Conducta injusta (Ro.1:18)Anomos. La palabra significa “sin ley” (Mt.13:41)Parabates Transgresión, violaciones especificas de la ley (Ro.2:23)Agnoein Idolatría (Hch.13:27)Planao. 18/02/13 Extraviarse en un sentido de culpa (1 P.2:25) 4
    5. 5. Definiciones bíblicas de pecado “Altivez de ojos, y orgullo de corazón, y pensamiento de impíos, son pecado” (Pr.21:4) “El pensamiento del necio es pecado, y abominación a los hombres el escarnecedor” (Pr.24:9) “Y cuando Él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado por cuanto no creen en Mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado” (Jn.16:8-11)18/02/13 5
    6. 6. Definiciones bíblicas de pecado “Pero el que duda sobre lo que come, es condenado, porque no lo hace con fe; y todo lo que no proviene de fe, es pecado” (Ro.14:23) “Y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado” (Stg.4:17) “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley” (1ª Jn.3:4) “Toda injusticia es pecado; pero hay pecado no de muerte” (1ª Jn.5:17)18/02/13 6
    7. 7. Concepto bíblico de pecado. “Hamartia”: errar el blanco. Darle al blanco equivocado. Infracción de la ley (1 Jn.3:4) El pecado se puede definir como cualquier cosa en la criatura que no expresa, o que es contraría, al carácter santo del Creador (Ro.3:23)18/02/13 7
    8. 8. El origen del pecado.“A causa de la multitud … monte de Dios, y tede tus contrataciones arroje de entre lasfuiste lleno de iniquidad, piedras del fuego, ohy pecaste; por lo que Yo querubín protector”te eche del… (Ez.28:16) Estamos en medio de una tremenda guerra espiritual. Satanás fue el instrumento para introducir el pecado en la esfera de los hombres (Gn.3:1-15)18/02/13 8
    9. 9. Con relación a … el pecado es … Finalmente: todo pecado es contra Dios. Acto de rebelión (1ª S.15:23) y la máxima expresión de falta Egoísmo y corrupción de amor (Dt.6:5) (Sal.51:5; Ro.7:18) Transgresión de la voluntadInjusticia o falta de amor al divina (Nm.15:27, 30)prójimo como a uno mismo(Lv.19:13, 18) 18/02/13 9
    10. 10. Los resultados del pecado.Gn.3:17-18. Gn.6:5. La paga del pecado Muerte espiritual (Gn.2:17) Muerte física (Gn.3:19) Muerte eterna 18/02/13 (Ap.20:6) 10
    11. 11. Aplicación personal. La Biblia enseña enfáticamente que no existe nadie en la humanidad que pueda ser calificado de justo: “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno” (Ro. 3:10)“Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque” (Ecl. 7:20) Nadie es capaz de estar en la presencia de Dios por méritos propios: “¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quien estará en su lugar santo? El limpio de manos y puro de corazón; El que no ha elevado su alma a cosas vanas, ni jurado con engaño” (Sal. 24:3-4) En contraste con el hombre en general, está Jesús, a quien se da el calificativo de el Justo, porque “no hizo pecado, no se halló engaño en su boca” (1 P. 2:22)18/02/13 11
    12. 12. Aplicación personal. Dios no puede tener comunión con el pecado ni la tiene con los creyentes que viven en pecado: “Si decimos que tenemos comunión con Él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad” (1 Jn.1:6) El verdadero creyente debe vivir una vida santa como corresponde a quien a nacido de nuevo: “El que dice que permanece en Él, debe andar como Él anduvo” (1 Jn.2:6)18/02/13 12
    13. 13. .Pecados Respetables. .Nuestro gran problema.18/02/13 13
    14. 14. Jerry Bridges / Pecados Respetables  Impiedad.  Ansiedad y frustración.  Falta de contentamiento.  Ingratitud.  Orgullo.  Egoismo.  Falta de dominio propio.  Impaciencia e irritabilidad.  Ira.  Las consecuencias de la ira.  El juzgar a los demás.  Envidias, celos y pecados similares.  Los pecados de la lengua.  Mundanalidad.18/02/13 14
    15. 15. Una guerra constante. Crecimiento espiritual Edad espiritual18/02/13 15
    16. 16. Todo pecado es pecado.18/02/13 16
    17. 17. “Soy un gran pecador y Cristo es un granSalvador”18/02/13 17
    18. 18. Pecados Respetables: La Impiedad.18/02/13 18
    19. 19. Pecados Respetables: El orgullo.18/02/13 19
    20. 20. Pecados respetables: La Ira.18/02/13 20
    21. 21. Pecados respetables: Juzgar a los demás.18/02/13 21
    22. 22. Pecados respetables: Envidia, celos ypecados similares.18/02/13 22
    23. 23. Pecados respetables: Los pecados de lalengua.18/02/13 23
    24. 24. Instrucciones personales para confrontarlos “pecados respetables”. Aplique el evangelio, (Ga.2:20) Depende del Espíritu Santo, (Ga.5:16) Reconoce tu responsabilidad, (Lc.18:13) Identifica los “pecados respetables” específicos que hay en tu vida, (Pr.14:12)18/02/13 24
    25. 25. Instrucciones personales para confrontar los “pecados respetables”. Memoriza y aplica versículos bíblicos, (Sal.119:105) Cultiva y practica la oración, (1ª Ts.5:17) Involucra a uno o varios creyentes en su lucha (Stg.5:16) 18/02/13 25
    26. 26. Instrucciones eclesiales para confrontar los“pecados respetables”. Tener la actitud correcta, la actitud de Jesús; (Ef.4:32) La confesión y el perdón deben ser parte activa en la vida cristiana; (Stg.5:16) Seguir la pauta bíblica “buscando la restauración” (Mt.18:15-17):  Reprensión privada (v.15)  Represión con testigos (v.16)  Reprensión publica (v.17)18/02/13 26

    ×