Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Retirada del pañal control de esfinteres

6.218 visualizaciones

Publicado el

  • Sé el primero en comentar

Retirada del pañal control de esfinteres

  1. 1. Escuela de Padres LA RETIRADA DEL PAÑAL: EL CONTROL DE ESFÍNTERES1. CONDICIONES QUE DEBE TENER UN NIÑO PARA CONTROLAR ESFÍNTERESLos esfínteres son los músculos encargados del proceso. Inicialmente aparecencomo un reflejo voluntario, pero poco a poco deberá ser controlado de formavoluntaria. Para ello, el niño debe contar con unas adecuadas condiciones demaduración, que generalmente ocurre entre los 24 y los 30 meses, en 3aspectos, en los que cada niño tiene su propio ritmo: 1) NEUROLÓGICO: madurez en las estructuras cerebrales implicadas en el control cortical (del cerebro). Es el “poder” hacerlo. 2) FISIOLÓGICO: inseparable de lo neurológico, tiene que ver con la capacidad muscular de contraer o facilitar la micción y/o la defecación. 3) PSICOLÓGICO: los procesos mentales que atraviesa el niño, en interacción con el adulto. Es la propia percepción del niño, influida por lo que esperamos los adultos de ellos.2. PRIMEROS SIGNOS QUE DEMUESTRAN QUE YA ESTÁ PREPARADO (LAS 7 SEÑALES) Existen algunas señales que nos pueden indicar que nuestro hijo estápreparado para inicial la retirada del pañal. En este sentido, el vital respetar elpropio ritmo de cada niño y estar muy atento a estas señales, pues precipitarel proceso nos puede llevar a que el niño lo rechace y alargarlo en el tiempo. 1 Departamento de Orientación Psicopedagógica
  2. 2. Escuela de Padres1) Ya no se siente tan atraído por permanecer en movimiento todo el tiempo: Necesita permanecer más tiempo sentado para aprender nuevas tareas.2) Lenguaje receptivo: es capaz de ejecutar órdenes que implican dar dos pasos y se siente orgulloso cuando lo ejecuta.3) Puede decir “¡No!”: es capaz de tomar la decisión de si quiere hacer algo o no. Lo adecuado es no precipitar nada y dejar que el niño lo elija por sí mismo (respetar su propio ritmo).4) Empieza a dejar las cosas en su sitio: recoge sus juguetes, aprende dónde van las cosas y muestra interés por ordenar y organizar.5) Imita el comportamiento de sus padres: quiere usar el lavabo como sus padres.6) El niño empieza a orinar/defecar en momentos predecibles: pueden permanecer secos en torno a 2 – 3 horas. Las defecaciones se producen en momentos más concretos y predecibles (por ej.: después de comer). Pero no es un factor determinante, esto puede despistar. Ha de ir acompañado de otros factores.7) Empieza a ser consciente de su propio cuerpo: se puede señalar los pañales cuando se moje y utilizará las mismas palabras que sus padres para nombrarlas (pipí, caca…) además, empieza a ser consciente de sus propios órganos sexuales cuando le cambian los pañales e incluso puede tocarse. Debemos mantener una actitud de normalidad ante éstas conductas. Otras señales que nos pueden indicar que está preparado: otros signos que nos pueden indicar la predisposición natural del niño pueden ser: Hablar en el lavabo: cuando el niño anuncia orgulloso que ha hecho pipí o incluso se tire de los pañales. 2 Departamento de Orientación Psicopedagógica
  3. 3. Escuela de Padres Jugar en el lavabo: jugar a imaginar puede ayudarle a resolver las dudas sobre los “desechos” de su propio cuerpo. Uso del juego simbólico. Vestirse y desvestirse solo: “sin ayuda de nadie”, los calcetines o bajarse los pantalones. Interés en su propio cuerpo. Conciencia sobre cómo los demás utilizan el lavabo: y necesidad de hacer lo mismo. Aumento de la necesidad de imitar: momento cumbre en la imitación a los 2 años. SEÑALES QUE DEMUESTRAN QUE TODAVÍA EL NIÑO NO ESTÁ PREPARADO Se pone junto al orinal y hace pipí en el suelo. No quiere que le quiten el pañal, grita o chilla cada vez que lo hacen. No está incómodo con el pipí o la caca, sino que se muestra sonriente y feliz. Se aparta para esconderse en un rincón o armario. Se niega, dice “No” cuando alguno de sus padres comenta que ya está listo para hacer solito sus necesidades en el inodoro. Muestra resistencia cuando le mencionan que puede utilizar el orinal o inodoro.3 Departamento de Orientación Psicopedagógica
  4. 4. Escuela de Padres3. EL PROCESO DE CONTROL DE ESFÍNTERES 1) ELEGIR EL MOMENTO Haber observado que los niños PUEDEN iniciar el proceso. Tener la disposición adecuada para llevar a cabo el proceso: disponer de tiempo para los cambios, encontrarnos en adecuada salud física y psíquica, Que los niños tengan una estabilidad emocional en ese momento. Hay que posponer el proceso ante un cambio de domicilio, el inminente nacimiento de un hermano, el inicio del colegio,… 2) LO QUE NO DEBEMOS HACER No regañarles cuando haya escapes ni castigarles (hablándoles con voz suave pero firme), No darle más importancia de la que tiene, No compararles con los demás niños o con los hermanos No ridiculizar a los niños, No tener prisa (presionarle nos llevará a la frustración del niño) 3) DEJAR EL PAÑAL PASO A PASO Retirar los pañales del día y no ponerlos “nunca más”, aun cuando la circunstancia parezca justificarlo (viaje, visita,…) La única excepción sería si una vez iniciado el proceso el niño padece una enfermedad que le mantenga en la cama o sufre una gastroenteritis Invitarles a sentarse en el inodoro, si conocemos el ritmo de micciones y defecaciones de los niños. Si tras unos minutos no ha hecho nada, se le levanta y se vuelve a intentar más tarde. 4 Departamento de Orientación Psicopedagógica
  5. 5. Escuela de Padres Invitarles a ir al baño cada hora u hora y media, sin generarles ansiedad o angustia. Nunca formulando una invitación con pregunta en negativo (¿No quieres….? ¿No te apetece?....). El mensaje formulado de forma positiva que hay que dar al niños es “tenemos que ir al baño”, “es hora de hacer pis” … Hay que establecer una rutina para ir al baño: ― Nada más levantarse ― Cuando llega del colegio ― Después de las comidas ― Antes de salir de casa ― Antes de acostarse. En el caso de que cuando se siente logre hacer algo, hay que felicitarle sin manifestaciones excesivas, para que integre que es algo normal. Al principio avisará y no le dará tiempo a llegar, pero de la misma forma hay que felicitar por el intento. Debemos estar atentos a las señales de los niños (bailoteo, tocarse el pantalón, quedarse quieto…) para llevarles al baño. Para ayudarles durante el proceso es positivo modificar la dieta, evitando darles alimentos diuréticos4) DEL DÍA A LA NOCHE… Hay que ponerles a hacer pis justo antes de acostarse, intentando que no beban mucho líquido durante las horas previas. Cuando haya transcurrido como mínimo una semana aproximadamente sin que se haga pis encima durante el día, ya se puede quitar el pañal durante la noche. Es importante que entre la retirada del pañal diurno y nocturno no transcurran más de 15 días. Es probable que los primeros días se levante mojado, en ese caso, podemos levantarles justo antes de acostaros vosotros para que vuelvan a hacer pis. 5 Departamento de Orientación Psicopedagógica
  6. 6. Escuela de Padres UNA VEZ LOGRADO EL CONTROL DE ESFÍNTERES… Debemos hacer hincapié en las normas de uso e higiene en el cuarto de baño (aunque durante todo el proceso ya se les han ido dando pistas): ― Subir y bajar la tapa del inodoro antes y después de su uso. ― Orinar o defecar sin mancharse o mojarse. ― Cortar el papel higiénico y limpiarse sin mancharse. ― Tirar de la cadena después de hacer pis o caca. ― Lavarse las manos antes de salir del cuarto de baño.4. ALGUNOS PROBLEMAS QUE PUEDEN APARECER 1) ENURESIS NOCTURNA Entre el 12 – 20% de los niños de 5 años y el 5 – 8% de los de 6 años todavía mojan la cama por las noches. Si el niño tiene 6 años, conviene consultarlo con el pediatra. Posibles causas: cuando un niño que ya había dejado los pañales vuelve a mojar la cama, puede deberse a: cambios, tensiones, interrupciones, nuevos eventos: traslados, nacimiento de un nuevo bebé, cuando están asimilando un nuevo paso evolutivo, existencia de algún problema médico (inmadurez del sistema urinario, patrones de sueño inmaduros, descenso de la hormona antidiurética… componente genético – medicación… 6 Departamento de Orientación Psicopedagógica
  7. 7. Escuela de Padres ¿Qué podemos hacer si moja la cama por las noches?  Establecer una rutina en los horarios en los que el niño va al baño antes de ir a la cama.  Si el niño accede y está despierto, levantarlo por las noches antes de que os vayáis a dormir. Esto debe ser una forma de ayuda (que salga de la cama por su propio pie)  Limitar el consumo de líquidos durante las cenas. Evitar también bebidas con gas y/o cafeína, ya que estimulan las ganas de orinar.  Que el niño cambie su ropa y participe en la limpieza de su cama y su higiene personal, para asumir un papel responsable y activo.  Puede ayudarle hacer un calendario donde él apunte las noches secas – húmedas (no usarlo si el niño se presiona con ello)2) LA ENCOPRESIS Si un niño/a, con más de tres-cuatro años, no hace caca con un horario regular o en el sitio adecuado, se considera que tiene encoprésis. ¿Qué podemos hacer? Pautas generales:  Llevarlo al wáter cumpliendo el horario, o cada vez que el niño lo manifieste.  Para favorecer la creación del hábito, se debe usar, en la medida de lo posible, el mismo lugar, la misma hora, las mismas palabras, etc.  No distraer su atención con juguetes, ni hablándole. En los casos en que el niño tenga asociada una fuerte ansiedad al wáter, si será 7 Departamento de Orientación Psicopedagógica
  8. 8. Escuela de Padres conveniente hacerle agradable ese lugar mediante tebeos, cuentos, juguetes, etc.  En el wáter permanecerá sentado durante cinco minutos.  Si hace caca, alabarlo y RECOMPENSARLO inmediatamente.  Asociar siempre la palabra “CACA” al hecho de defecar.  Si no hace caca, sacarlo del cuarto de baño durante diez minutos.  Volverlo a sentar en el wáter durante otros 5 minutos.  Si tampoco hace caca, sacarlo definitivamente sin reñirle y sin comentarios.  No volverlo a llevar hasta la segunda hora programada o hasta que haga "señales".  A medida que se vayan produciendo éxitos, ir disminuyendo la presencia del adulto en el cuarto de baño: empezar por salirse cuando sea capaz de estar sentado durante 5 minutos sin ayuda ni advertencias. Volver para alabarlo y RECOMPENSARLO por hacer caca en el sitio adecuado.5. CUENTOS PARA AYUDAR  ¡Ya no llevo pañales!.DENOU, VIOLETA. Barcelona: Timun Mas, 2004.  ¡Caca! .BAXTER, INCOLA. Barcelona: Timun Mas, 2003.  ¡Fuera pañales! WATT, FIONA. Londres: , 2002. Usborne  ¿Y después de los pañales? BORGARDT, MARIANNE. Barcelona: Timun Mas, 1996.  ¡ Pipí en la hierba! BONNIO, MAGALI. Barcelona: Corimbo, 2002.  Caillou. ¡Fuera pañal! / Joceline Sanschagrin  La princesa que se hacía pipí en la cama: ALEX SANDERS. PIERRICK BISINSKI  Me hago pipí en la cama / Rafi Rosen ; ilustraciones de Marc- André Genevey 8 Departamento de Orientación Psicopedagógica

×