SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 12
Número suelto € 1,00. Número atrasado € 2,00



L’OSSERVATORE ROMANO
                                           EDICIÓN SEMANAL                                  EN LENGUA ESPAÑOLA
                                                          Unicuique suum                    Non praevalebunt
Año XLIV, número 45 (2.288)                                               Ciudad del Vaticano                                                    4 de noviembre de 2012



        Benedicto     XVI   indica tres líneas pastorales en la misa conclusiva de la              XIII   Asamblea general del Sínodo de los obispos


       La luz que abre los ojos del hombre
                                            «Urgencia de anunciar nuevamente a Cristo allá donde             por el Sínodo: catequesis apropiadas para la prepara-
  Países de misión                          la luz de la fe se ha debilitado» y «el fuego de Dios es
                                            como un rescoldo, que pide ser reavivado». Es el cami-
                                                                                                             ción a los sacramentos de la iniciación y de la peniten-
                                                                                                             cia; relanzamiento de la misión donde el anuncio no ha
                                            no que trazó el Papa en la misa de clausura del Sínodo           llegado todavía y en los países de antigua tradición cris-
GIOVANNI MARIA VIAN                         de los obispos, presidida en la basílica de San Pedro el         tiana; diálogo, a través de métodos y lenguajes nuevos,
                                            domingo 28 de octubre. Los temas afrontados durante              con los bautizados que, en cambio, se han alejado de la
    ra el final de un tremendo ve-          las tres semanas de asamblea sinodal sobre la nueva              Iglesia.
E rano    de guerra cuando, el 12           evangelización tuvieron eco en las palabras de Benedic-
de septiembre de 1943, en Lyon,             to XVI, que sintetizó las tres líneas pastorales trazadas                                                     PÁGINAS 6   Y   7
salió un pequeño libro
cuyo título —La France,
pays de mission?— se haría
famoso como emblemáti-
co de la situación en que
se hallaba la Iglesia. De
ello eran perfectamente
conscientes los autores,
dos capellanes de la Jeu-
nesse ouvrière catholique
a quienes el arzobispo de
París, el cardenal Emma-
nuel Suhard, había encar-
gado un informe sobre la
situación religiosa de los
ambientes obreros parisi-
nos: «No nos engañemos:
mañana ya no es sólo
nuestra patria, es el mun-
do entero el que corre el
riesgo de ser “país de misión”; lo
que nosotros vivimos hoy, los pue-                                               El Papa en el Ángelus el 1 de noviembre
blos lo vivirán a su vez», escribían
Henri Godin e Yvan Daniel.
   Precisamente a ese análisis, lúci-
do y apasionado, se ha remitido
                                                                En la libertad del peregrino
Benedicto XVI sintetizando con
eficacia el sentido de la asamblea          Queridos hermanos y hermanas:                                    ellos, de manera muy personal, se hizo presente Cristo
sinodal recién concluida y subra-                                                                            gracias a su Espíritu, que actúa mediante la Palabra y
                                               Tenemos hoy la alegría de encontrarnos en la solem-
yando el camino ininterrumpido                                                                               los sacramentos. De hecho estar unidos a Cristo, en la
de la Iglesia en la contemporanei-          nidad de Todos los Santos. Esta fiesta nos hace reflexio-        Iglesia, no anula la personalidad, sino que la abre, la
dad. En la base de aquella con-             nar sobre el doble horizonte de la humanidad, que ex-            transforma con la fuerza del amor, y le confiere, ya aquí,
ciencia y de la convergencia de di-         presamos simbólicamente con las palabras «tierra» y              en la tierra, una dimensión eterna. En sustancia significa
versas corrientes maduradas en el           «cielo»: la tierra representa el camino histórico, el cielo      conformarse a la imagen del Hijo de Dios (cf. Rm 8,
catolicismo del siglo XX, vio la luz        la eternidad, la plenitud de la vida de Dios. Y así esta         29), realizando el proyecto de Dios que ha creado al
la intuición de Juan XXIII de con-          fiesta nos permite pensar en la Iglesia en su doble di-          hombre a su imagen y semejanza. Pero esta introduc-
vocar un concilio sobre el que ha-          mensión: la Iglesia en camino en el tiempo y la que ce-          ción en Cristo nos abre también —como he dicho— a la
bían pensado largamente sus pre-            lebra la fiesta sin fin, la Jerusalén celestial. Estas dos di-   comunión con todos los demás miembros de su Cuerpo
decesores. Y entre los resultados           mensiones están unidas por la realidad de la «comunión           místico que es la Iglesia, una comunión que es perfecta
más fecundos del Vaticano II —cu-           de los santos»: una realidad                                                                 en el «cielo», donde no exis-
yo quincuagésimo aniversario se             que empieza aquí abajo, en                                                                   te ningún aislamiento, nin-
acaba de celebrar— se encuentra             la tierra, y alcanza su cum-                                                                 guna competición o separa-
sin duda la institución, querida            plimiento en el cielo. En el                                                                 ción.
por Pablo VI, del Sínodo de los             mundo terreno la Iglesia se                                                                     En la fiesta de hoy pre-
obispos, expresión real de la cole-         halla al inicio de este miste-                                                               gustamos la belleza de esta
gialidad que es inherente a la tra-         rio de comunión que une a                                                                    vida de total apertura a la
dición cristiana.                           la humanidad, un misterio                                                                    mirada de amor de Dios y
   En torno al sucesor del apóstol          totalmente centrado en Jesu-                                                                 de los hermanos, estando se-
Pedro, presente con asiduidad en            cristo: es Él quien ha intro-                                                                guros de alcanzar a Dios en
                                            ducido en el género humano                                                                   el otro y al otro en Dios.
                    SIGUE EN LA PÁGINA 2
                                            esta dinámica nueva, un mo-                                                                  Con esta fe llena de esperan-
                                            vimiento que la conduce ha-                                                                  za veneramos a todos los
                                            cia Dios y al mismo tiempo                                                                   santos y nos preparamos a
Aprobado por unanimidad                     hacia la unidad, hacia la paz                                                                conmemorar mañana a los
                                            en sentido profundo. Jesucristo —dice el Evangelio de            fieles difuntos. En los santos vemos la victoria del amor
El Mensaje del Sínodo                       Juan (11, 52)— murió «para reunir a los hijos de Dios            sobre el egoísmo y sobre la muerte: vemos que seguir a
                                            dispersos», y esta obra suya continúa en la Iglesia que          Cristo lleva a la vida, a la vida eterna, y da sentido al
de los obispos                              es inseparablemente «una», «santa» y «católica». Ser             presente, a cada instante que pasa, pues lo llena de
Fruto de la XIII Asamblea general           cristianos, formar parte de la Iglesia, significa abrirse a      amor, de esperanza. Sólo la fe en la vida eterna nos ha-
ordinaria reunida en Roma del 7             esta comunión, como una semilla que se abre en la tie-           ce amar verdaderamente la historia y el presente, pero
al 28 de octubre sobre el tema              rra, muriendo, y germina hacia lo alto, hacia el cielo.          sin apegos, en la libertad del peregrino que ama la tie-
«La nueva evangelización para la               Los santos —aquellos a quienes la Iglesia proclama            rra porque tiene el corazón en el cielo.
transmisión de la fe cristiana».            como tales, pero también todos los santos y santas que              Que la Virgen María nos obtenga la gracia de creer
                                            sólo Dios conoce, y a quienes hoy también celebramos—            fuertemente en la vida eterna y sentirnos en verdadera
               PÁGINA 3   Y SIGUIENTES      vivieron intensamente esta dinámica. En cada uno de              comunión con nuestros queridos difuntos.
página 2                                                                                L’OSSERVATORE ROMANO                                                            domingo 4 de noviembre de 2012, número 45



          Al cerrar la Asamblea general el Papa anuncia el traspaso de competencias entre algunos dicasterios de la Curia romana


                                 Iglesia de todos los pueblos
                                                                                                                ce la Iglesia, la fe; o sobre Noruega                                  Ahora estas Propositiones son un
                                                                                                                y muchos más. Vemos cómo también                                    testamento, un don, que se me ha
                                                                                                                hoy, donde no se esperaba, el Señor                                 dado para nosotros, para elaborar
                                                                                                                está presente y es poderoso, y el Se-                               todo en un documento que viene de
                                                                                                                ñor actúa igualmente a través de                                    la vida y debería generar vida. Es lo
                                                                                                                nuestro trabajo y nuestras reflexio-                                que esperamos y por lo que oramos;
                                                                                                                nes.                                                                en cualquier caso, seguimos adelante
                                                                                                                   Aunque la Iglesia siente vientos                                 con la ayuda del Señor. Gracias a
                                                                                                                contrarios, sin embargo siente sobre                                todos. Muchos nos veremos también
                                                                                                                todo el viento del Espíritu Santo                                   en noviembre; pienso en el consisto-
                                                                                                                que nos ayuda, nos muestra el cami-                                 rio. Gracias.
                                                                                                                no justo; y así, con nuevo entusias-
                                                                                                                mo, me parece, estamos en camino y
                                                                                                                damos gracias al Señor porque nos
                                                                                                                ha dado este encuentro verdadera-                                            Países de misión
                                                                                                                mente católico.
                                                                                                                   Doy las gracias a todos: a los pa-                                     VIENE DE LA PÁGINA 1
                                                                                                                dres del Sínodo; a los oyentes, con
                                                                                                                los testimonios verdadera y frecuen-                                      el debate sinodal —donde «he es-
Traspaso de competencias entre algunos dicasterios de la Curia romana. Lo                                       temente muy conmovedores; a los                                           cuchado y recogido muchos pun-
anunció el Papa en el curso de la XXII y última congregación general del Sínodo                                 expertos; a los delegados fraternos                                       tos de reflexión y muchas pro-
de los obispos —celebrada el sábado 27 de octubre por la mañana— comunicando                                    que nos han ayudado; y sabemos                                            puestas», dijo Benedicto XVI—, to-
que la competencia de seminarios pasará de la Congregación para la educación                                    que todos queremos anunciar a Cris-                                       da la comunidad católica mundial
católica a la Congregación para el clero, y la competencia de catequesis de la                                  to y su Evangelio, y combatir, en es-                                     estaba «representada y, por lo
Congregación para el clero al Consejo pontificio para la promoción de la nueva                                  te tiempo difícil, por la presencia de                                    tanto, involucrada». Nunca se re-
evangelización. El Pontífice mostró también su gratitud por el trabajo realizado                                la verdad de Cristo y por su anun-                                        cordará lo suficiente que el térmi-
estas semanas. Estas fueron sus palabras.                                                                       cio.                                                                      no griego sýnodos se remite a la
                                                                                                                                                                                          idea de un camino recorrido jun-
                                                                                                                   Sobre todo desearía dar las gra-
                                                                                                                                                                                          tos; un concepto que el Papa ha
Queridos hermanos y hermanas:                            ha sido verdaderamente edificante,                     cias a nuestros presidentes, que nos
                                                                                                                                                                                          explicitado hablando de «la belle-
                                                         consolador y alentador ver aquí el                     han guiado dulce y decididamente; a
   Antes de daros las gracias por mi                                                                                                                                                      za de ser Iglesia, y de serlo preci-
                                                         reflejo de la Iglesia universal con sus                los relatores, que han trabajado día y
parte, desearía aún dar una comuni-                                                                                                                                                       samente hoy, en este mundo tal
                                                         sufrimientos, amenazas, peligros y                     noche. Pienso siempre que va un
cación.                                                                                                                                                                                   como es, en medio de esta huma-
                                                         alegrías, experiencias de la presencia                 poco contra el derecho natural tra-
   En el contexto de las reflexiones                     del Señor, también en situaciones di-                                                                                            nidad con sus fatigas y sus espe-
                                                                                                                bajar también de noche, pero si lo
del Sínodo de los obispos, «La nue-                      fíciles.                                                                                                                         ranzas». Con un lenguaje que ha
                                                                                                                hacen voluntariamente se les puede
va evangelización para la transmi-                                                                                                                                                        querido evidentemente traer a la
                                                            Hemos oído cómo la Iglesia tam-                     dar las gracias y debemos sentirnos
sión de la fe cristiana», y en la con-                                                                                                                                                    memoria el clima conciliar, el
                                                         bién hoy crece, vive. Pienso, por                      agradecidos; y, naturalmente, a nues-
clusión de un camino de reflexión                                                                                                                                                         obispo de Roma ha confirmado
                                                         ejemplo, en cuanto se nos ha dicho                     tro secretario general, infatigable y
sobre las temáticas de los seminarios                                                                                                                                                     así que el camino de los cristianos
y de la catequesis, me es grato anun-                    sobre Camboya, donde de nuevo na-                      rico de ideas.
                                                                                                                                                                                          no sólo se caracteriza y testimonia
ciar que he decidido, después de                                                                                                                                                          por la comunión entre ellos, sino
oración y ulterior reflexión, traspasar                                                                                                                                                   que es un camino que se realiza,
la competencia respecto a los semi-
narios —de la Congregación para la                                       La conclusión del Sínodo                                                                                         con apertura y amistad, junto a
                                                                                                                                                                                          las mujeres y los hombres de
educación católica a la Congrega-
ción para el clero—, y la competencia                                  sobre la nueva evangelización                                                                                      nuestro tiempo.
                                                                                                                                                                                             Ningún cierre, por lo tanto;
sobre la catequesis —de la Congrega-                                                                                                                                                      ningún pesimismo en las palabras
ción para el clero al Consejo pontifi-                    Benedicto XVI eligió el aula sinodal                    nitencia, desafíos de nuestro tiem-                                     de Benedicto XVI, sino la concien-
cio para la promoción de la nueva                         para comunicar su decisión de en-                       po, testimonio en un mundo secula-                                      cia de que la humanidad de hoy
evangelización—.                                          comendar la competencia sobre los                       rizado. Recogen, en síntesis, las                                       es como el ciego Bartimeo del
   Llegarán los documentos relativos                      seminarios al dicasterio para el Cle-                   cuestiones más relevantes relativas a                                   Evangelio, de quien san Agustín
en forma de Carta apostólica Motu                         ro, y sobre la catequesis al de Pro-                    la nueva evangelización sin descui-                                     hipotiza «que de una gran pros-
proprio para definir los ámbitos y las                    moción para la nueva evangeliza-                        dar las referencias a los documentos                                    peridad cayó en la miseria» y que
respectivas facultades. Oremos al                         ción. El aplauso de los 252 padres                      del concilio Vaticano II, incultura-                                    según el Papa «podría ser la re-
Señor para que acompañe a los tres                        sinodales presentes el sábado 27 de                     ción, aspecto misionero permanente                                      presentación de cuantos viven en
dicasterios de la Curia romana en su                      octubre por la mañana en la XXII y                      de la Iglesia, Sagradas Escrituras, li-                                 regiones de antigua evangeliza-
importante misión, con la colabora-                       última congregación general acogió                      bertad religiosa, educación. El sába-
ción de toda la Iglesia.                                                                                                                                                                  ción, donde la luz de la fe se ha
                                                          el anuncio del Papa, quien, tras leer                   do 28 se terminó la lectura de las                                      debilitado, y se han alejado de
   Ya que tengo la palabra, desearía                      la comunicación sobre el traspaso                       24 proposiciones restantes.                                             Dios», transformándose así en
expresar también mis cordialísimas                        de competencias, quiso —hablando                           El consenso de los padres, al fi-                                    «mendigos del sentido de la exis-
felicitaciones a los nuevos cardena-                      sin texto escrito— expresar su agra-                    nal del debate sinodal, se expresa                                      tencia». De esta forma la asam-
les. He querido, con este pequeño                         decimiento a cuantos han dado vida                      en la lista final de dichas proposi-                                    blea sinodal ha reflexionado y
consistorio, completar el consistorio                     a esta experiencia sinodal.                             ciones, en latín, objeto de voto per-
de febrero, precisamente en el con-                                                                                                                                                       discutido la necesidad de un
                                                             Los trabajos de esta última asam-                    sonal de los padres sinodales, y está                                   anuncio del Evangelio que requie-
texto de la nueva evangelización,
con un gesto de universalidad de la                       blea habían iniciado con la conti-                      destinada al Pontífice, a quien es                                      re de métodos nuevos y de «nue-
Iglesia, mostrando que la Iglesia es                      nuación de la lectura de las propo-                     entregada. El texto es reservado y                                      vos lenguajes, apropiados a las di-
Iglesia de todos los pueblos, habla                       siciones preparadas por los padres                      normalmente no se publica para                                          ferentes culturas del mundo», y
todas las lenguas, es siempre Iglesia                     sinodales. La víspera se habían pre-                    respetar el carácter consultivo de la                                   «creatividad pastoral», sintetizó
de Pentecostés; no Iglesia de un                          sentado las primeras 34. Tocan, en-                     asamblea sinodal. Sin embargo, por                                      Benedicto XVI. Quien al final oró
continente, sino Iglesia universal.                       tre otros puntos, los temas de emi-                     decisión del Papa, se ha permitido                                      con las palabras de Clemente de
Justamente ésta era mi intención, ex-                     gración, doctrina social de la Igle-                    en esta ocasión la publicación no                                       Alejandría, dirigidas a aquella luz
presar este contexto, esta universali-                    sia, conversión, catequesis de adul-                    oficial de las proposiciones, en in-                                    que brilló de una vez para siem-
dad de la Iglesia; es también la bella                    tos, catecismo y catequistas, teolo-                    glés, en el boletín de la Oficina de                                    pre, «más pura que el sol, más
expresión de este Sínodo. Para mí                         gía, enfermos, sacramento de la pe-                     información de la Santa Sede.                                           dulce que la vida de aquí abajo».



L’OSSERVATORE ROMANO                                           GIOVANNI MARIA VIAN
                                                                        director
                                                                                                           Redacción
                                                                                            via del Pellegrino, 00120 Ciudad del Vaticano
                                                                                                                                            Tarifas de suscripción: Italia - Vaticano: € 58.00; Europa (España + IVA): € 100.00 - $ 148.00; América
                                                                                                                                            Latina, África, Asia: € 110.00 - $ 160.00; América del Norte, Oceanía: € 162.00 - $ 240.00.
      EDICIÓN SEMANAL           EN LENGUA ESPAÑOLA                                           teléfono 39 06 698 99410 fax 39 06 698 81412   Administración: 00120 Ciudad del Vaticano, teléfono + 39 06 698 99 480, fax + 39 06 698 85 164,
                                                                    Carlo Di Cicco                                                          e-mail: suscripciones@ossrom.va.
             Unicuique suum     Non praevalebunt
                                                                       subdirector                     Servicio fotográfico                 En México: Arquidiócesis primada de México. Dirección de Comunicación Social. San Juan de Dios,
                                                                                                        photo@ossrom.va                     222-C. Col. Villa Lázaro Cárdenas. CP 14370. Del. Tlalpan. México, D.F.; teléfono + 52 55 5594 11 25,
                00120 Ciudad del Vaticano                             Marta Lago                                                            + 52 55 5518 40 99; e-mail: losservatore@prodigy.net.mx, or.mexico@ossrom.va.
                                                                  encargado de la edición        Publicidad: Il Sole 24 Ore S.p.A           En Argentina: Arzobispado de Mercedes-Luján; calle 24, 735, 6600 Mercedes (B), Argentina; teléfono y fax
                 ed.espanola@ossrom.va                                                        System Comunicazione Pubblicitaria            + 2324 428 102/432 412; e-mail: osservatoreargentina@yahoo.com.
               http://www.osservatoreromano.va                  don Sergio Pellini S.D.B.       Via Monte Rosa 91, 20149 Milano             En Perú: Editorial salesiana, Avenida Brasil 220, Lima 5, Perú; teléfono + 51 42 357 82; fax + 51 431 67 82;
TIPO GRAFIA   VATICANA EDITRICE «L’OSSERVATORE ROMANO»               director general       segreteriadirezionesystem@ilsole24ore.com       e-mail: editorial@salesianos.edu.pe.
número 45, domingo 4 de noviembre de 2012                         L’OSSERVATORE ROMANO                                                                                   página 3


                                                                                                                  «Evangeliario de Ariberto de Intimiano» (siglo   XI)




El viernes 26 de octubre por la mañana, en presencia                                                              neraciones de testigos de Jesús, de los cuales
de 258 padres sinodales, tuvo lugar la XX Congrega-                                                               guardamos una memoria agradecida.
ción general para la presentación y votación —cuyo                                                                   Los cambios sociales, culturales, económicos,
resultado fue unánime— del Mensaje del Sínodo de                                                                  políticos y religiosos nos llaman a algo nuevo: a
los obispos al pueblo de Dios, fruto de la XIII Asam-                                                             vivir de un modo renovado nuestra experiencia
blea general ordinaria reunida en Roma del 7 al 28                                                                comunitaria de fe y el anuncio, mediante una
de octubre sobre el tema: «La nueva evangelización                                                                evangelización «nueva en su ardor, en sus méto-
para la transmisión de la fe cristiana». El presidente,                                                           dos, en sus expresiones» (Juan Pablo II, Discurso
el vicepresidente y los miembros de la Comisión para                                                              a la XIX Asamblea del CELAM, Puerto Príncipe, 9
la redacción del Mensaje dieron lectura del mismo,                                                                de marzo de 1983, n. 3: L’Osservatore Romano, edi-
cuya traducción en lengua española publicamos ínte-                                                               ción en lengua española, 20 de marzo de 1983, p.
gramente.                                                                                                         24), como dijo Juan Pablo II. Una evangelización
                                                                                                                  dirigida, como nos ha recordado Benedicto XVI,
Hermanos y hermanas:                                                                                              «principalmente a las personas que, aun estando
   «Gracia y paz a vosotros de parte de Dios                                                                      bautizadas, se han alejado de la Iglesia y viven
nuestro Padre y del Señor Jesucristo» (Rm 1, 7).                                                                  sin tener en cuenta la praxis cristiana [...], para
Obispos de todo el mundo, invitados por el                                                                        favorecer en estas personas un nuevo encuentro
Obispo de Roma, el Papa Benedicto XVI, nos he-                                                                    con el Señor, el único que llena de significado
mos reunido para reflexionar juntos sobre «La                                                                     profundo y de paz nuestra existencia; para favore-
nueva evangelización para la transmisión de la fe                                                                 cer el redescubrimiento de la fe, fuente de gracia
cristiana» y, antes de volver a nuestras Iglesias                                                                 que trae alegría y esperanza a la vida personal, fa-
particulares, queremos dirigirnos a todos vosotros,                                                               miliar y social» (Benedicto XVI, Homilía en la cele-
para animar y orientar el servicio al Evangelio en                                                                bración eucarística para la solemne inauguración de
los diversos contextos en los que estamos llama-              El Mensaje del Sínodo de los obispos                la XIII Asamblea general ordinaria del Sínodo de los
dos a dar hoy testimonio.                                                                                         obispos, 7 de octubre de 2012: L’Osservatore Roma-
                                                                                                                  no, edición en lengua española, 14 de octubre de
         1. Como la samaritana en el pozo
   Nos dejamos iluminar por una página del
                                                                  El Evangelio                                    2012, p. 3).
                                                                                                                                3. El encuentro personal
Evangelio: el encuentro de Jesús con la mujer sa-
maritana (cf. Jn 4, 5-42). No hay hombre o mujer
que en su vida, como la mujer de Samaría, no se
                                                                  en el mundo                                                  con Jesucristo en la Iglesia
                                                                                                                     Antes de entrar en la cuestión sobre la forma
encuentre junto a un pozo con un cántaro vacío,                                                                   que debe adoptar esta nueva evangelización, sen-
con la esperanza de saciar el deseo más profundo           por lo que tú has dicho; nosotros mismos lo he-        timos la exigencia de deciros, con profunda con-
del corazón, aquel que sólo puede dar significado          mos oído y sabemos que Él es verdaderamente el         vicción, que la fe se decide toda en la relación
pleno a la existencia. Hoy son muchos los pozos            Salvador del mundo».                                   que establecemos con la persona de Jesús, que sa-
que se ofrecen a la sed del hombre, pero conviene                                                                 le a nuestro encuentro. La obra de la nueva evan-
hacer discernimiento para evitar aguas contamina-                       2. Una nueva evangelización               gelización consiste en proponer de nuevo al cora-
das. Es urgente orientar bien la búsqueda, para               Conducir a los hombres y las mujeres de nues-       zón y a la mente, no pocas veces distraídos y con-
no caer en desilusiones que pueden ser ruinosas.           tro tiempo hacia Jesús, al encuentro con Él, es        fusos, de los hombres y mujeres de nuestro tiem-
   Como Jesús, en el pozo de Sicar, también la             una urgencia que afecta a todas las regiones del       po y, sobre todo a nosotros mismos, la belleza y
Iglesia siente el deber de sentarse junto a los            mundo, tanto las de antigua como las de reciente       la novedad perenne del encuentro con Cristo. Os
hombres y mujeres de nuestro tiempo, para hacer            evangelización. En todos los lugares se siente la      invitamos a todos a contemplar el rostro del Se-
presente al Señor en sus vidas, de modo que pue-           necesidad de reavivar una fe que corre el riesgo       ñor Jesucristo, a entrar en el misterio de su exis-
dan encontrarlo, porque sólo su Espíritu es el             de apagarse en contextos culturales que obstaculi-     tencia, entregada por nosotros hasta la cruz, ratifi-
agua que da la vida verdadera y eterna. Sólo Je-           zan su enraizamiento personal, su presencia so-        cada como don del Padre por su resurrección de
sús es capaz de leer hasta lo más profundo del co-         cial, la claridad de sus contenidos y sus frutos co-   entre los muertos y comunicada a nosotros me-
razón y desvelarnos nuestra verdad: «Me ha di-                                                                    diante el Espíritu. En la persona de Jesús se reve-
                                                           herentes.
cho todo lo que he hecho», confiesa la mujer a                                                                    la el misterio de amor de Dios Padre por toda la
                                                              No se trata de comenzar todo de nuevo, sino
sus vecinos. Esta palabra de anuncio —a la que se                                                                 familia humana. Él no ha querido dejarla a la de-
                                                           —con el ánimo apostólico de Pablo, quien afirma:       riva de su imposible autonomía, sino que la ha
une la pregunta que abre a la fe: «¿Será Él el
Cristo?»— muestra que quien ha recibido la vida            «¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!» (1 Co 9,       unido a sí por medio de una renovada alianza de
nueva del encuentro con Jesús, a su vez no puede           16)— de insertarse en el largo camino de procla-       amor.
hacer menos que convertirse en anunciador de               mación del Evangelio que, desde los primeros si-          La Iglesia es el espacio ofrecido por Cristo en
verdad y esperanza para los demás. La pecadora             glos de la era cristiana hasta el presente, ha reco-   la historia para poderlo encontrar, porque Él le
convertida deviene mensajera de salvación y con-           rrido la historia y ha edificado comunidades de        ha confiado su Palabra, el bautismo que nos hace
duce a toda la ciudad hacia Jesús. De la acogida           creyentes por toda la tierra. Por pequeñas o gran-     hijos de Dios, su Cuerpo y su Sangre, la gracia
del testimonio la gente pasará después a la expe-          des que sean, éstas son el fruto de la entrega de      del perdón del pecado, sobre todo en el sacra-
riencia personal del encuentro: «Ya no creemos             tantos misioneros y de no pocos mártires, de ge-       mento de la Reconciliación, la experiencia de una
                                                                                                                  comunión que es reflejo del misterio de la Santísi-
                                                                                                                  ma Trinidad y la fuerza del Espíritu que genera la
                                                                                                                  caridad hacia todos.
                                                                                                                     Hemos de constituir comunidades acogedoras,
                            Comisión para el mensaje                                                              en las cuales todos los marginados se encuentren
                                                                                                                  como en su casa, con experiencias concretas de
Publicamos la composición de la Comisión para el          tria); cardenal GIANFRANCO RAVASI, presidente           comunión que, con la fuerza ardiente del amor,
                                                                                                                  —«Mirad como se aman» (Tertulliano, Apologético,
Mensaje, con los nombres del presidente y el vicepre-     del Consejo pontificio para la cultura (Ciudad
                                                                                                                  39, 7)— atraigan la mirada desencantada de la hu-
sidente de nombramiento pontificio, los ocho elegidos     del Vaticano); cardenal GEORGE ALENCHERRY,
                                                                                                                  manidad contemporánea. La belleza de la fe debe
durante la sexta Congregación general, añadiendo          arzobispo mayor de Ernakulam-Angamaly de los
                                                                                                                  resplandecer, en particular, en la sagrada liturgia,
los nombres de los dos miembros designado por el          siro-malabares, jefe del Sínodo de la Iglesia siro-
                                                                                                                  sobre todo en la Eucaristía dominical. Precisa-
Papa.                                                     malabar (India); cardenal TIMOTHY MICHAEL               mente en las celebraciones litúrgicas la Iglesia
                                                          D OLAN, arzobispo de Nueva York, presidente de          muestra su rostro de obra de Dios y hace visible,
Presidente                                                la Conferencia episcopal (Estados Unidos);              en las palabras y en los gestos, el significado del
  Cardenal GIUSEPPE        BETORI,    arzobispo   de      monseñor ANDRÉ LÉONARD, arzobispo de Mali-              Evangelio.
Florencia (Italia).                                       nas-Bruselas, presidente de la Conferencia epis-           Es nuestra tarea hoy el hacer accesible esta expe-
Vicepresidente                                            copal (Bélgica); monseñor JOHN ATCHERLEY                riencia de Iglesia y multiplicar, por tanto, los po-
  Monseñor LUIS ANTONIO G. TAGLE, arzobis-                DEW, arzobispo de Wellington, presidente de la          zos a los cuales invitar a los hombres y mujeres se-
po de Manila (Filipinas).                                 Conferencia episcopal, presidente de la Federa-         dientos y posibilitar su encuentro con Jesús, ofre-
                                                          ción de las Conferencias de los obispos católicos       cer oasis en los desiertos de la vida. De esto son
Miembros                                                  de Oceanía - F.C.B.C.O. (Nueva Zelanda); monse-         responsables las comunidades cristianas y, en ellas,
  Cardenal POLYCARP PENGO, arzobispo de                   ñor SÉRGIO DA RO CHA, arzobispo de Brasilia             cada discípulo del Señor. Cada uno debe dar un
Dar-es-Salam, presidente del Simposio de las              (Brasil); monseñor SO CRATES B. VILLEGAS, arzo-         testimonio insustituible para que el Evangelio pue-
Conferencias episcopales de África y Madagas-             bispo de Lingayen-Dagupan (Filipinas); padre            da encontrarse con la existencia de todos. Por eso,
car - S.C.E.A.M. - S.E.C.A.M. (Tanzania); cardenal        AD OLFO NICOLÁS PACHÓN, S.J., prepósito gene-           se nos exige la santidad de vida.
CHRISTOPH SCHÖNBORN, O.P., arzobispo de Vie-              ral de la Compañía de Jesús (jesuitas).
na, presidente de la Conferencia episcopal (Aus-                                                                                                              SIGUE EN LA PÁGINA 4
página 4                                                      L’OSSERVATORE ROMANO                                   domingo 4 de noviembre de 2012, número 45


                                                                                    bre. Nuestra Iglesia está viva y                7. Evangelización, familia
   El Mensaje del Sínodo de los obispos                                             afronta los desafíos de la historia                  y vida consagrada
                                                                                    con la fortaleza de la fe y del testi-      Desde la primera evangelización
VIENE DE LA PÁGINA 3                      no poder estar nunca a la altura de       monio de tantos hijos suyos.             la transmisión de la fe, en el trans-
                                          la llamada del Señor y del Evangelio         Sabemos que en el mundo debe-         curso de las generaciones, ha encon-
    4. Las ocasiones del encuentro        que nos ha entregado para su anun-        mos afrontar una dura batalla contra     trado un lugar natural en la familia.
                con Jesús                 cio a las gentes. Sabemos que hemos       «los Principados y las Potencias» y      En ella —con un papel muy signifi-
      y la escucha de la Escritura        de reconocer humildemente nuestra         «los espíritus del mal» (Ef 6, 12).      cativo desarrollado por las mujeres,
                                          debilidad ante las heridas de la his-     No ocultamos los problemas que ta-       sin que con esto queramos disminuir
   Alguno preguntará cómo llevar a
                                          toria y no dejamos de reconocer           les desafíos suponen, pero no nos        la figura paterna y su responsabili-
cabo todo esto. No se trata de in-        nuestros pecados personales. Esta-        atemorizan. Esto lo señalamos espe-
ventar nuevas estrategias, casi como                                                                                         dad— los signos de la fe, la comuni-
                                          mos convencidos, además, de que la        cialmente ante los fenómenos de          cación de las primeras verdades, la
si el Evangelio fuera un producto         fuerza del Espíritu del Señor puede       globalización, que deben ser para        educación en la oración, el testimo-
para poner en el mercado de las reli-     renovar a su Iglesia y hacerla de         nosotros oportunidad para extender       nio de los frutos del amor, han sido
giones, sino redescubrir los modos        nuevo esplendorosa si nos dejamos         la presencia del Evangelio. También
                                                                                                                             infundidos en la vida de los niños y
mediante los cuales, ante                                                                      las migraciones —aun con      adolescentes en el contexto del cui-
el encuentro con Jesús, las                                                                    el peso del sufrimiento       dado que toda familia reserva al cre-
personas se han acercado a                                                                     que conllevan, y con las      cimiento de sus pequeños. A pesar
Él y por Él se han sentido                                                                     que queremos ser sincera-     de la diversidad de las situaciones
llamadas y adaptarlos a las                                                                    mente cercanos, con la        geográficas, culturales y sociales, to-
condiciones de nuestro                                                                         acogida propia de los her-
                                                                                                                             dos los obispos del Sínodo han con-
tiempo.                                                                                        manos— son ocasiones, co-
                                                                                                                             firmado este papel esencial de la fa-
   Recordamos, por ejem-                                                                       mo ha sucedido en el pa-
                                                                                                                             milia en la transmisión de la fe. No
plo, cómo Pedro, Andrés,                                                                       sado, de difusión de la fe
                                                                                                                             se puede pensar en una nueva evan-
Santiago y Juan han sido                                                                       y de comunión en todas
                                                                                                                             gelización sin sentirnos responsables
llamados por Jesús en el                                                                       sus formas. La seculariza-
                                                                                                                             del anuncio del Evangelio a las fa-
contexto de su trabajo, có-                                                                    ción y la crisis del prima-
                                                                                                                             milias y sin ayudarles en la tarea
mo Zaqueo ha podido pa-                                                                        do de la política y del Es-
                                                                                                                             educativa.
sar de la simple curiosidad                                                                    tado piden a la Iglesia re-
                                                                                                                                No ocultamos el hecho de que
al calor de la mesa com-                                                                       pensar su propia presencia
                                                                                                                             hoy la familia, que se constituye con
partida con el Maestro, có-                                                                    en la sociedad, sin renun-
                                                                                                                             el matrimonio de un hombre y una
mo el centurión ha pedido                                                                      ciar a ella. Las muchas y
                                                                                                                             mujer que los hace «una sola carne»
la intervención del Señor ante la en-     transformar por Él. Lo muestra la         siempre nuevas formas de pobreza
                                                                                                                             (Mt 19, 6) abierta a la vida, está
fermedad de una persona cercana,          vida de los santos, cuya memoria y        abren espacios inéditos al servicio de
                                                                                                                             atravesada por todas partes por fac-
cómo el ciego de nacimiento lo ha         el relato de sus vidas son instrumen-     la caridad: la proclamación del          tores de crisis, rodeada de modelos
invocado como liberador de su pro-        tos privilegiados de la nueva evange-     Evangelio compromete a la Iglesia a      de vida que la penalizan, olvidada
pia marginación, cómo Marta y Ma-         lización.                                 estar al lado de los pobres y com-       de las políticas de la sociedad, de la
ría han visto recompensada su hos-           Si esta renovación fuese confiada      partir con ellos sus sufrimientos, co-   cual es célula fundamental, no siem-
pitalidad de la casa y del corazón        a nuestras fuerzas, habría serios mo-     mo lo hacía Jesús. También en las        pre respetada en sus ritmos ni soste-
con su propia presencia. Podríamos        tivos de duda, pero en la Iglesia la      formas más ásperas de ateísmo y ag-      nida en sus compromisos por parte
continuar aún recorriendo las pági-       conversión y la evangelización no         nosticismo podemos reconocer, aun        de las propias comunidades eclesia-
nas de los Evangelios y encontrando       tienen como primeros actores a no-        en modos contradictorios, no un va-      les. Precisamente por esto, nos ve-
tantos y tantos modos en los que la       sotros, pobres hombres, sino al mis-      cío, sino una nostalgia, una espera      mos impulsados a afirmar que tene-
vida de las personas se ha abierto,       mo Espíritu del Señor. Aquí está          que requiere una respuesta adecua-       mos que desarrollar un especial cui-
desde diversas condiciones, a la pre-     nuestra fuerza y nuestra certeza, que     da.                                      dado por la familia y por su misión
sencia de Cristo. Y lo mismo podría-      el mal no tendrá jamás la última pa-         Frente a los interrogantes que las    en la sociedad y en la Iglesia, crean-
mos hacer con todo lo que la Escri-       labra, ni en la Iglesia ni en la histo-   culturas dominantes plantean a la fe     do itinerarios específicos de acompa-
tura nos dice de la experiencia mi-       ria: «No se turbe vuestro corazón y       y a la Iglesia, renovamos nuestra        ñamiento antes y después del matri-
sionera de los apóstoles en la Iglesia    no tengáis miedo» (Jn 14, 27), dijo       confianza en el Señor, ciertos de que    monio. Queremos expresar nuestra
naciente.                                 Jesús a sus discípulos.                   también en estos contextos el Evan-      gratitud a tantos esposos y familias
   La lectura frecuente de la Sagrada        La tarea de la nueva evangeliza-       gelio es portador de luz y capaz de      cristianas que con su testimonio con-
Escritura, iluminada por la Tradi-        ción descansa sobre esta serena cer-      sanar la debilidad del hombre. No        tinúan mostrando al mundo una ex-
ción de la Iglesia que nos la entrega     teza. Nosotros confiamos en la inspi-     somos nosotros quienes conducimos        periencia de comunión y de servicio
y la interpreta auténticamente, no        ración y en la fuerza del Espíritu,       la obra de la evangelización, sino       que es semilla de una sociedad más
sólo es un paso obligado para cono-
                                          que nos enseñará lo que debemos           Dios. Como nos ha recordado el Pa-       fraterna y pacífica.
cer el contenido mismo del Evange-
                                          decir y lo que debemos hacer,                                                                   Nuestra reflexión se ha di-
lio, esto es, la persona de Jesús en el
                                          aun en las circunstancias más                                                                rigido también a las situacio-
contexto de la historia de la salva-
                                          difíciles. Es nuestro deber,                                                                 nes familiares y de conviven-
ción, sino que, además, nos ayuda a       por eso, vencer el miedo con                                                                 cia en las que no se muestra
descubrir espacios de encuentro con       la fe, el cansancio con la es-                                                               la imagen de unidad y de
Él, formas de acción verdaderamente       peranza, la indiferencia con                                                                 amor para toda la vida que
evangélicas, enraizadas en las dimen-     el amor.                                                                                     el Señor nos ha entregado.
siones fundamentales de la vida hu-                                                                                                    Hay parejas que conviven
mana: la familia, el trabajo, la amis-    6. Reconocer en el mundo de                                                                  sin el vínculo sacramental
tad, la pobreza y las pruebas de la         hoy nuevas oportunidades                                                                   del matrimonio; se extienden
vida, etc.                                       de evangelización                                                                     situaciones familiares irregu-
5. Evangelizarnos a nosotros mismos          Esta serena valentía sostie-                                                              lares construidas tras el fra-
    y disponernos a la conversión         ne también nuestra mirada                                                                    caso de matrimonios anterio-
                                          sobre el mundo contemporá-                                                                   res: acontecimientos doloro-
   Ay de nosotros si pensamos que la      neo. No nos sentimos atemo-                                                                  sos que repercuten incluso
nueva evangelización no nos toca en       rizados por las condiciones                                                                  sobre la educación en la fe
primera persona. En estos días, mu-       del tiempo en que vivimos.                                                                   de los hijos. A todos ellos
chos obispos, varias veces, nos han       Nuestro mundo está lleno de                                                                  les queremos decir que el
recordado que, para poder evangeli-       contradicciones y de desafíos,                                                               amor de Dios no abandona
zar el mundo, la Iglesia debe, ante       pero sigue siendo creación de                                                                a nadie, que también la Igle-
todo, ponerse a la escucha de la Pa-      Dios, y aunque herido por el mal,         pa: «La primera palabra, la iniciativa   sia los ama y es una casa acogedora
labra. La invitación a evangelizar se     siempre es objeto de su amor y te-        auténtica, la actividad verdadera vie-   con todos, que siguen siendo miem-
traduce en una llamada a la conver-       rreno suyo, en el que puede ser re-                                                bros de la Iglesia, aunque no pue-
                                                                                    ne de Dios y sólo si entramos en es-
sión.                                     novada la siembra de la Palabra para                                               dan recibir la absolución sacramental
   Sentimos sinceramente que debe-                                                  ta iniciativa divina, sólo si implora-
                                          que vuelva a dar fruto.                                                            ni la Eucaristía. Que las comunida-
mos convertirnos, ante todo nosotros         No hay lugar para el pesimismo         mos esta iniciativa divina, podremos     des católicas estén abiertas a acom-
mismos, a la potencia de Cristo, que      en la mente y en el corazón de aque-      también nosotros llegar a ser —con       pañar a cuantos viven estas situacio-
es capaz de hacer nuevas todas las        llos que saben que su Señor ha ven-       Él y en Él— evangelizadores». (Be-       nes y favorezcan caminos de conver-
cosas, sobre todo nuestras pobres         cido la muerte y que su Espíritu ac-      nedicto XVI, Meditación en la primera    sión y de reconciliación.
existencias. Hemos de reconocer con       túa con fuerza en la historia. Con        congregación general de la XIII Asam-       La vida familiar es el primer lugar
humildad que la miseria y las debili-     humildad, pero también con deci-                                                   en el cual el Evangelio se encuentra
                                                                                    blea general ordinaria del Sínodo de
dades de los discípulos de Jesús, es-     sión —aquella que viene de la certeza                                              con la vida ordinaria y muestra su
pecialmente de sus ministros, hacen       de que la verdad siempre vence—,          los obispos, 8 de octubre de 2012: L’
                                                                                                                             capacidad de transfigurar las condi-
mella en la credibilidad de la mi-        nos acercamos a este mundo y que-         Osservatore Romano, edición en len-      ciones fundamentales de la existen-
sión. Somos plenamente conscientes,       remos ver en él una invitación del        gua española, 14 de octubre de 2012,
nosotros los obispos los primeros, de     Resucitado a ser testigos de su nom-      p. 9)                                                          SIGUE EN LA PÁGINA 5
número 45, domingo 4 de noviembre de 2012                       L’OSSERVATORE ROMANO                                                                           página 5


                                           tensa y a una formación permanente
VIENE DE LA PÁGINA 4
                                           que los haga idóneos para afrontar                       El Evangelio en el mundo
cia en el horizonte del amor. Pero         los cambios.
no es menos importante, para el tes-          Junto a los sacerdotes reconoce-        de la humanidad y de la Iglesia. La       dad de una renovada alianza entre fe
timonio de la Iglesia, mostrar cómo        mos la presencia de los diáconos así       mirada de los obispos hacia ellos en      y razón, con la convicción de que la
se abre esta vida en el tiempo a una       como la acción pastoral de los cate-       absoluto es pesimista. Preocupada         fe tiene recursos suficientes para aco-
plenitud que va más allá de la histo-      quistas y de tantas figuras ministe-       sí, pero no pesimista. Preocupada         ger los frutos de una sana razón
ria de los hombres y que conduce a         riales y de animación en el campo          porque precisamente sobre ellos con-      abierta a la trascendencia y tiene, al
la comunión eterna con Dios. Jesús                                                    fluyen los embates más agresivos de       mismo tiempo, la fuerza de sanar los
                                           del anuncio y de la catequesis, de la
no se presenta a la mujer samaritana                                                  estos tiempos; no pesimista, sobre        límites y las contradicciones en las
                                           vida litúrgica, del servicio caritativo,
simplemente como Aquél que da la                                                      todo porque, lo resaltamos, el amor       que la razón puede caer. La fe no
                                           así como las diversas formas de par-
vida sino como el que da la «vida                                                     de Cristo es quien mueve lo profun-       deja de contemplar los lacerantes in-
                                           ticipación y de corresponsabilidad         do de la historia, pero también por-      terrogantes que plantea la presencia
eterna» (Jn 4, 14). El don de Dios
que la fe hace presente, no es sim-        por parte de los fieles, hombres y         que descubrimos en nuestros jóvenes       del mal en la vida y la historia de
plemente la promesa de unas mejo-          mujeres, cuya dedicación en los di-        aspiraciones profundas de autentici-      los hombres, obteniendo la luz de su
res condiciones de vida en este mun-       versos servicios de nuestras comuni-       dad, de verdad, de libertad, de gene-     esperanza en la Pascua de Cristo.
do, sino el anuncio de que el sentido      dades nunca agradeceremos suficien-        rosidad, por las cuales estamos con-         El encuentro entre fe y razón nu-
último de nuestra vida va más allá         temente. También a todos ellos les         vencidos de que Cristo es respuesta       tre el esfuerzo de la comunidad cris-
de este mundo y se encuentra en la         pedimos que orienten su presencia y        que sacia.                                tiana en el mundo de la educación y
comunión plena con Dios que espe-          su servicio en la Iglesia en la óptica        Queremos ayudarles en su bús-          la cultura. Un lugar especial en este
ramos al final de los tiempos.             de la nueva evangelización, cuidan-        queda e invitamos a nuestras comu-        campo lo ocupan las instituciones
   De este horizonte ultraterrenal del     do su propia formación humana y            nidades a que, sin reservas, entren       educativas y de investigación: escue-
sentido de la existencia humana son        cristiana, el conocimiento de la fe y      en una dinámica de escucha, de diá-       las y universidades. Donde se desa-
particulares testigos en la Iglesia y en   la sensibilidad a los fenómenos cul-       logo y de propuestas valientes ante       rrolla el conocimiento del hombre y
el mundo cuantos el Señor ha llama-        turales actuales.                          la difícil condición juvenil. Para        se da una acción educativa, la Igle-
do a la vida consagrada, una                                                                                                             sia se alegra de aportar su
vida que, precisamente por-                                                                                                              propia experiencia y contri-
que está dedicada totalmente                                                                                                             buir a una formación inte-
a Él, en el ejercicio de pobre-                                                                                                          gral de la persona. En este
za, castidad y obediencia, es                                                                                                            ámbito merecen una aten-
el signo de un mundo futuro                                                                                                              ción especial las escuelas y
que relativiza cualquier bien                                                                                                            universidades católicas, en
de este mundo. Que de la                                                                                                                 las que la apertura a la tras-
Asamblea del Sínodo de los                                                                                                               cendencia, propia de todo
obispos llegue a estos herma-                                                                                                            itinerario cultural sincero y
nos y hermanas nuestros la                                                                                                               educativo, debe completarse
gratitud por su fidelidad a la                                                                                                           con caminos de encuentro
llamada del Señor y por la                                                                                                               con la persona de Jesucristo
contribución que han hecho                                                                                                               y de su Iglesia. Que la grati-
y hacen a la misión de la                                                                                                                tud de los obispos llegue a
Iglesia, la exhortación a la es-                                                                                                         todos los que, en condicio-
peranza en situaciones nada                                                                                                              nes a veces difíciles, desem-
fáciles para ellos en estos                                                                                                              peñan esta tarea.
tiempos de cambio y la invi-                                                                                                                La evangelización exige
tación a confirmarse como                                                                                                                que se preste gran atención
testigos y promotores de nue-                                                                                                            al mundo de las comunica-
va evangelización en los di-                                                                                                             ciones sociales, que son un
versos ámbitos de vida en que los ca-         Mirando a los laicos, una palabra       aprovechar y no apagar la potencia        camino, especialmente en el caso de
rismas de cada instituto los sitúa.        específica se dirige a las varias for-     de su entusiasmo. Y para sostener         los nuevos medios, en el que se cru-
                                           mas de asociación, antiguas y nue-         en su favor la justa batalla contra los   zan tantas vidas, tantos interrogantes
       8. La comunidad eclesial            vas, junto con los movimientos ecle-       lugares comunes y las especulaciones      y tantas expectativas. Son el lugar
         y los muchos agentes              siales y las nuevas comunidades. To-       interesadas de las fuerzas de este        donde en muchas ocasiones se for-
          de la evangelización             das ellas son expresión de la riqueza      mundo, interesadas en disipar sus         man las conciencias y se muestran
   La obra de la evangelización no es      de los dones que el Espíritu concede       energías y a agotarlas en su propio       los hechos de la propia vida. Es una
labor exclusiva de alguien en la Igle-     a la Iglesia. También a estas formas       interés, suprimiendo en ellos toda        oportunidad nueva para llegar al co-
sia sino de las comunidades eclesia-       de vida y compromiso en la Iglesia         memoria agradecida por el pasado y        razón de los hombres.
les como tales, donde se tiene acceso      expresamos nuestra gratitud, exhor-        cualquier planteamiento serio para el        Un particular ámbito de encuen-
a la plenitud de los instrumentos del      tándoles a la fidelidad al propio ca-      futuro.                                   tro entre fe y razón se da hoy en el
encuentro con Jesús: la Palabra, los       risma y a la convencida comunión              La nueva evangelización tiene un       diálogo con el conocimiento científi-
sacramentos, la comunión fraterna,         eclesial, de modo especial en el ám-       campo particularmente exigente pe-        co. Éste, por otro lado, no se en-
el servicio de la caridad, la misión.      bito de las Iglesias particulares.         ro al mismo tiempo prometedor en          cuentra lejos de la fe, siendo mani-
   En esta perspectiva emerge sobre           Dar testimonio del Evangelio no         el mundo de los jóvenes, como             festación del principio espiritual que
todo el papel de la parroquia como         es privilegio exclusivo de nadie. Re-      muestran no pocas experiencias, des-      Dios ha puesto en sus criaturas y
presencia de la Iglesia en el territo-     conocemos con gozo la presencia de         de las más multitudinarias como las       que les permite comprender las es-
rio en el que viven los hombres,           numerosos hombres y mujeres que            Jornadas mundiales de la juventud,        tructuras racionales que se encuen-
«fuente del pueblo», como le gusta-        con su vida son signos del Evangelio       a aquellas más ocultas pero no me-        tran en la base de la creación. Cuan-
ba llamarla a Juan XXIII, en la que        en medio del mundo. Lo reconoce-           nos importantes, como las numero-         do la ciencia y la técnica no presu-
todos pueden beber encontrando la          mos también en tantos de nuestros          sas y diversas experiencias de espiri-    men de encerrar la concepción del
frescura del Evangelio. Su función         hermanos y hermanas cristianos con         tualidad, servicio y misión. Los jóve-    hombre y del mundo en un árido
permanece irrenunciable, aunque las        quienes la unidad lamentablemente          nes tienen un papel activo en la          materialismo se convierten, entonces,
condiciones que han cambiado pue-          no es todavía perfecta, pero también       obra de la evangelización, sobre to-      en un precioso aliado para el desa-
den requerir una articulación en pe-       ellos llevan la señal del bautismo del     do en sus ambientes.                      rrollo de la humanización de la vida.
queñas comunidades o vínculos de           Señor y son sus anunciadores. En                                                     También a los responsables de esta
colaboración en contextos más am-          estos días nos ha conmovido la ex-              10. El Evangelio en diálogo
                                                                                                                                delicada tarea del conocimiento se
plios. Sentimos, ahora, el deber de        periencia de escuchar las voces de                      con la cultura
                                                                                                                                dirige nuestro agradecimiento.
exhortar a nuestras parroquias a unir      tantos responsables reconocidos de                y la experiencia humana
                                                                                                                                   Queremos, además, agradecer su
a la tradicional atención pastoral del     Iglesias y Comunidades eclesiales                    y con las religiones
                                                                                                                                esfuerzo a los hombres y mujeres
Pueblo de Dios las nuevas formas de        que nos han dado testimonio de su             La nueva evangelización tiene su       que se dedican a otra expresión del
misión que requiere la nueva evan-         sed de Cristo y de su dedicación al        centro en Cristo y en la atención a la    genio humano: el arte en sus varias
gelización. Éstas, deben alcanzar          anuncio del Evangelio, convencidos         persona humana, para hacer posible        formas, desde las más antiguas a las
también a las variadas formas de           también ellos de que el mundo tiene        el encuentro real con Él. Pero su ho-     más recientes. En sus obras, en
piedad popular.                            necesidad de una nueva evangeliza-         rizonte es tan ancho como el mundo        cuanto tienden a dar forma a la ten-
   En la parroquia continúa siendo         ción. Estamos agradecidos al Señor         y no se cierra a ninguna experiencia      sión del hombre hacia la belleza, re-
decisivo el ministerio del sacerdote,      por esta unidad en la exigencia de la      del hombre. Eso significa que la          conocemos un modo particularmen-
padre y pastor de su pueblo. A to-         misión.                                    nueva evangelización cultiva, con         te significativo de expresión de la es-
dos los presbíteros, los obispos de                                                   particular atención, el diálogo con       piritualidad. Estamos especialmente
esta Asamblea sinodal expresan gra-           9. Para que los jóvenes puedan          las culturas, con la confianza de po-
                                                     encontrar a Cristo                                                         agradecidos cuando sus bellas crea-
titud y cercanía fraterna por su no                                                   der encontrar en todas ellas las «se-     ciones nos ayudan a hacer evidente
fácil tarea y les invitan a unirse cada       Los jóvenes nos importan de un          millas del Verbo» de las que habla-       la belleza del rostro de Dios y de
vez más al presbiterio diocesano, a        modo muy especial, porque son par-         ban los santos Padres. En particular,
una vida espiritual cada vez más in-       te relevante del presente y del futuro     la nueva evangelización tiene necesi-                           SIGUE EN LA PÁGINA 8
número 45, domingo 4 de noviembre de 2012                                                                                                                             L’OSSERVATO


         Benedicto     XVI   indica tres líneas pastorales al celebrar la misa conclusiva de la                XIII   Asamblea general del Sínodo de los obispos


             La luz que abre los ojos del hombre
«Es significativo que mientras concluimos la Asamblea sinodal        la fe. La comunión eclesial, característica del Sínodo, se hizo        viven en regiones de antigua evangeli-
sobre la nueva evangelización, la liturgia nos proponga el           visible en el gran número de padres sinodales que concelebraron        zación, donde la luz de la fe se ha de-
Evangelio de Bartimeo. Esta Palabra de Dios tiene algo que           —más de 260 entre cardenales, prelados y sacerdotes—, junto a          bilitado, y se han alejado de Dios, ya
decirnos de modo particular a nosotros, que en estos días hemos      unos setenta presbíteros que han participado en los trabajos           no lo consideran importante para la vi-
reflexionado sobre la urgencia de anunciar nuevamente a Cristo       sinodales en distintas funciones. Laicos que también han               da: personas que por eso han perdido
allá donde la luz de la fe se ha debilitado, allá donde el fuego     trabajado durante la asamblea se ocuparon de proclamar las             una gran riqueza, han «caído en la mi-
de Dios es como un rescoldo, que pide ser reavivado». Fueron                                                                                seria» desde una alta dignidad —no
                                                                     lecturas, de las intenciones de los fieles y de la procesión para el
palabras que subrayó Benedicto XVI en la homilía de la misa de                                                                              económica o de poder terreno, sino
clausura del Sínodo de los obispos, presidida en la basílica de      ofertorio. En la celebración de la misa participaron además
                                                                                                                                            cristiana—, han perdido la orientación
San Pedro el domingo 28 de octubre. Concluyeron de esta forma        quince cardenales con numerosos prelados de la Curia romana,           segura y sólida de la vida y se han con-
solemne tres semanas de trabajos, desarrollados en el                miembros del cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede,         vertido, con frecuencia inconsciente-
cincuentenario de la apertura del concilio Vaticano II, los veinte   y fieles y peregrinos que colmaron la basílica. Publicamos la          mente, en mendigos del sentido de la
años del Catecismo de la Iglesia católica y el inicio del Año de     homilía que pronunció Benedicto XVI.                                   existencia. Son las numerosas personas
                                                                                                                                            que tienen necesidad de una nueva
                                                                                                          curado. Su invocación, sen-       evangelización, es decir de un nuevo
                                                                                                          cilla y sincera, es ejemplar, y   encuentro con Jesús, el Cristo, el Hijo
                                                                                                          de hecho —al igual que la         de Dios (cf. Mc 1, 1), que puede abrir
                                                                                                          del publicano en el templo:       nuevamente sus ojos y mostrarles el ca-
                                                                                                          «¡Oh Dios!, ten compasión         mino. Es significativo que, mientras
                                                                                                          de este pecador» (Lc 18,          concluimos la Asamblea sinodal sobre
                                                                                                          13)— ha entrado en la tradi-      la nueva evangelización, la liturgia nos
                                                                                                          ción de la oración cristiana.     proponga el Evangelio de Bartimeo.
                                                                                                          En el encuentro con Cristo,       Esta Palabra de Dios tiene algo que de-
                                                                                                          realizado con fe, Bartimeo        cirnos de modo particular a nosotros,
                                                                                                          recupera la luz que había         que en estos días hemos reflexionado
                                                                                                          perdido, y con ella la pleni-     sobre la urgencia de anunciar nueva-
                                                                                                          tud de la propia dignidad:        mente a Cristo allá donde la luz de la
                                                                                                          se pone de pie y retoma el        fe se ha debilitado, allá donde el fuego
                                                                                                          camino, que desde aquel           de Dios es como un rescoldo, que pide
                                                                                                          momento tiene un guía, Je-        ser reavivado, para que sea llama viva
                                                                                                          sús, y una ruta, la misma         que da luz y calor a toda la casa.
                                                                                                          que Jesús recorre. El evan-          La nueva evangelización concierne a
                                                                                                          gelista no nos dice nada          toda la vida de la Iglesia. Ella se refie-
                                                                                                          más de Bartimeo, pero en él       re, en primer lugar, a la pastoral ordi-
                                                                                                          nos muestra quién es el dis-      naria que debe estar más animada por
                                                                                                          cípulo: aquel que, con la luz     el fuego del Espíritu, para encender los
                                                                                                          de la fe, sigue a Jesús «por      corazones de los fieles que regularmen-
                                                                                                          el camino» (Mc 10, 52).           te frecuentan la comunidad y que se
                                                                                                             San Agustín, en uno de         reúnen en el día del Señor para nutrir-
                                                                                                          sus escritos, hace una obser-     se de su Palabra y del Pan de vida eter-
                                                                                                          vación muy particular sobre       na. Deseo subrayar tres líneas pastora-
                                                                                                          la figura de Bartimeo, que        les que han surgido del Sínodo. La pri-
                                                                                                          puede resultar también inte-      mera corresponde a los sacramentos de
                                                                                                          resante y significativa para      la iniciación cristiana. Se ha reafirmado
Venerables hermanos, ilustres señores y       limosna. Todo el Evangelio de Marcos           nosotros. El santo obispo de Hipona            la necesidad de acompañar con una ca-
señoras, queridos hermanos y herma-           es un itinerario de fe, que se desarrolla      reflexiona sobre el hecho de
nas:                                          gradualmente en el seguimiento de Je-          que Marcos, en este caso,
                                              sús. Los discípulos son los primeros           indica el nombre no sólo de
   El milagro de la curación del ciego
                                              protagonistas de este paulatino descu-         la persona que ha sido cura-
Bartimeo ocupa un lugar relevante en
                                              brimiento, pero hay también otros per-         da, sino también del padre,
la estructura del Evangelio de Marcos.                                                       y concluye que «Bartimeo,
                                              sonajes que desempeñan un papel im-
En efecto, está situado al final de la                                                       hijo de Timeo, era un per-
                                              portante, y Bartimeo es uno de éstos.
sección llamada «viaje a Jerusalén», es       La suya es la última curación prodigio-        sonaje que de una gran
decir, la última peregrinación de Jesús       sa que Jesús realiza antes de su pasión,       prosperidad cayó en la mi-
a la Ciudad Santa para la Pascua, en          y no es casual que sea la de un ciego,         seria, y que ésta condición
donde él sabe que lo espera la pasión,        es decir una persona que ha perdido la         suya de miseria debía ser
muerte y resurrección. Para subir a Je-       luz de sus ojos. Sabemos también por           conocida por todos y de
rusalén, desde el valle del Jordán, Jesús     otros textos que en los evangelios la ce-      dominio público, puesto
pasó por Jericó, y el encuentro con           guera tiene un importante significado.         que no era solamente un
Bartimeo tuvo lugar a las afueras de la       Representa al hombre que tiene necesi-         ciego, sino un mendigo sen-
ciudad, mientras Jesús, como anota el         dad de la luz de Dios, la luz de la fe,        tado al borde del camino.
evangelista, salía «de Jericó con sus         para conocer verdaderamente la reali-          Por esta razón Marcos lo re-
discípulos y bastante gente» (10, 46);        dad y recorrer el camino de la vida. Es        cuerda solamente a él, por-
gente que, poco después, aclamará a           esencial reconocerse ciegos, necesitados       que la recuperación de su
Jesús como Mesías en su entrada a Je-         de esta luz, de lo contrario se es ciego       vista hizo que ese milagro
rusalén. Bartimeo, cuyo nombre, como          para siempre (cf. Jn 9, 39-41).                tuviera una resonancia tan
dice el mismo evangelista, significa                                                         grande como la fama de la
«hijo de Timeo», estaba precisamente             Bartimeo, pues, en este punto estra-
                                              tégico del relato de Marcos, está puesto       desventura que le sucedió»
sentado al borde del camino pidiendo                                                         (Concordancia de los evange-
                                              como modelo. Él no es ciego de naci-
                                              miento, sino que ha perdido la vista: es       lios, 2, 65, 125: PL 34, 1138).
                                              el hombre que ha perdido la luz y es           Hasta aquí san Agustín.
                                              consciente de ello, pero no ha perdido            Esta interpretación, que
                                              la esperanza, sabe percibir la posibili-       ve a Bartimeo como una
                                              dad de un encuentro con Jesús y confía         persona caída en la miseria
                                              en él para ser curado. En efecto, cuan-        desde una condición de
                                              do siente que el Maestro pasa por el           «gran prosperidad», nos ha-
                                              camino, grita: «Hijo de David, Jesús,          ce pensar; nos invita a refle-
                                              ten compasión de mí» (Mc 10, 47), y lo         xionar sobre el hecho de
                                              repite con fuerza (v. 48). Y cuando Je-        que hay riquezas preciosas
                                              sús lo llama y le pregunta qué quiere          para nuestra vida, y que no
                                              de él, responde: «Maestro, que pueda           son materiales, que pode-
                                              ver» (v. 51). Bartimeo representa al           mos perder. En esta pers-
                                              hombre que reconoce el propio mal y            pectiva, Bartimeo podría ser
                                              grita al Señor, con la confianza de ser        la representación de cuantos
Lo04112012[2]
Lo04112012[2]
Lo04112012[2]
Lo04112012[2]
Lo04112012[2]
Lo04112012[2]

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

REGLA DE LA OFS
REGLA DE LA OFSREGLA DE LA OFS
REGLA DE LA OFSframasg
 
Hoja vocacional 0ctubre 2012
Hoja vocacional 0ctubre 2012Hoja vocacional 0ctubre 2012
Hoja vocacional 0ctubre 2012Lolicanadilla
 
Hoja Vocacional Marzo 2013
Hoja Vocacional Marzo 2013Hoja Vocacional Marzo 2013
Hoja Vocacional Marzo 2013Lolicanadilla
 
Un Nuevo Pentecostes ?
Un Nuevo Pentecostes ?Un Nuevo Pentecostes ?
Un Nuevo Pentecostes ?Raquel Z
 
Hoja Vocacional Marzo 11- 12
Hoja Vocacional Marzo 11- 12Hoja Vocacional Marzo 11- 12
Hoja Vocacional Marzo 11- 12framasg
 
Nuestra iglesia 54
Nuestra iglesia 54Nuestra iglesia 54
Nuestra iglesia 54EvaRGP
 
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizar
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizarProyecto dinamización evangelizados para evangelizar
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizarframasg
 
Ritual de la orden franciscana seglar
Ritual de la orden franciscana seglarRitual de la orden franciscana seglar
Ritual de la orden franciscana seglarfranfrater
 
Diario de Santa Faustina
Diario de Santa FaustinaDiario de Santa Faustina
Diario de Santa Faustinasergioborge
 
Faustina diario
Faustina diarioFaustina diario
Faustina diariodambrocisa
 
Consagracion al-Inmaculado-corazon-de-MARIA-..
Consagracion al-Inmaculado-corazon-de-MARIA-..Consagracion al-Inmaculado-corazon-de-MARIA-..
Consagracion al-Inmaculado-corazon-de-MARIA-..Raquel Z
 
Vivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanos
Vivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanosVivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanos
Vivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanosfranfrater
 
05 20200721 papa francisco wfinal
05 20200721 papa francisco wfinal05 20200721 papa francisco wfinal
05 20200721 papa francisco wfinalclasesteologia
 
Es carta del secretario de estado cardenal pietro parolin (2)
Es carta del secretario de estado cardenal pietro parolin (2)Es carta del secretario de estado cardenal pietro parolin (2)
Es carta del secretario de estado cardenal pietro parolin (2)franfrater
 

La actualidad más candente (19)

REGLA DE LA OFS
REGLA DE LA OFSREGLA DE LA OFS
REGLA DE LA OFS
 
Hoja vocacional 0ctubre 2012
Hoja vocacional 0ctubre 2012Hoja vocacional 0ctubre 2012
Hoja vocacional 0ctubre 2012
 
Circular 1
Circular 1Circular 1
Circular 1
 
Hoja Vocacional Marzo 2013
Hoja Vocacional Marzo 2013Hoja Vocacional Marzo 2013
Hoja Vocacional Marzo 2013
 
Un Nuevo Pentecostes ?
Un Nuevo Pentecostes ?Un Nuevo Pentecostes ?
Un Nuevo Pentecostes ?
 
Hoja Vocacional Marzo 11- 12
Hoja Vocacional Marzo 11- 12Hoja Vocacional Marzo 11- 12
Hoja Vocacional Marzo 11- 12
 
Scj mensaje al mundo de hoy
Scj mensaje al mundo de hoyScj mensaje al mundo de hoy
Scj mensaje al mundo de hoy
 
Nuestra iglesia 54
Nuestra iglesia 54Nuestra iglesia 54
Nuestra iglesia 54
 
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizar
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizarProyecto dinamización evangelizados para evangelizar
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizar
 
Jubileo 21
Jubileo 21Jubileo 21
Jubileo 21
 
Ritual de la orden franciscana seglar
Ritual de la orden franciscana seglarRitual de la orden franciscana seglar
Ritual de la orden franciscana seglar
 
Diario de Santa Faustina
Diario de Santa FaustinaDiario de Santa Faustina
Diario de Santa Faustina
 
Faustina diario
Faustina diarioFaustina diario
Faustina diario
 
Consagracion al-Inmaculado-corazon-de-MARIA-..
Consagracion al-Inmaculado-corazon-de-MARIA-..Consagracion al-Inmaculado-corazon-de-MARIA-..
Consagracion al-Inmaculado-corazon-de-MARIA-..
 
Escuela de oración 1
Escuela de oración 1Escuela de oración 1
Escuela de oración 1
 
Vivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanos
Vivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanosVivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanos
Vivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanos
 
05 20200721 papa francisco wfinal
05 20200721 papa francisco wfinal05 20200721 papa francisco wfinal
05 20200721 papa francisco wfinal
 
Quinto tema-año-de-la-fe
Quinto tema-año-de-la-feQuinto tema-año-de-la-fe
Quinto tema-año-de-la-fe
 
Es carta del secretario de estado cardenal pietro parolin (2)
Es carta del secretario de estado cardenal pietro parolin (2)Es carta del secretario de estado cardenal pietro parolin (2)
Es carta del secretario de estado cardenal pietro parolin (2)
 

Destacado

Lo18112012[1]
Lo18112012[1]Lo18112012[1]
Lo18112012[1]OSM- PCC
 
La sabiduría cisterciense según san bernardo (4)
La sabiduría cisterciense según san bernardo (4)La sabiduría cisterciense según san bernardo (4)
La sabiduría cisterciense según san bernardo (4)OSM- PCC
 
Conversión sanbernardo
Conversión sanbernardoConversión sanbernardo
Conversión sanbernardoOSM- PCC
 
La sabiduría cisterciense según san bernardo (1)
La sabiduría cisterciense según san bernardo (1)La sabiduría cisterciense según san bernardo (1)
La sabiduría cisterciense según san bernardo (1)OSM- PCC
 
La sabiduría cisterciense según san bernardo (3)
La sabiduría cisterciense según san bernardo (3)La sabiduría cisterciense según san bernardo (3)
La sabiduría cisterciense según san bernardo (3)OSM- PCC
 
Espirit abajo a_grun
Espirit abajo a_grunEspirit abajo a_grun
Espirit abajo a_grunOSM- PCC
 
TERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMA
TERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMATERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMA
TERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMAOSM- PCC
 

Destacado (7)

Lo18112012[1]
Lo18112012[1]Lo18112012[1]
Lo18112012[1]
 
La sabiduría cisterciense según san bernardo (4)
La sabiduría cisterciense según san bernardo (4)La sabiduría cisterciense según san bernardo (4)
La sabiduría cisterciense según san bernardo (4)
 
Conversión sanbernardo
Conversión sanbernardoConversión sanbernardo
Conversión sanbernardo
 
La sabiduría cisterciense según san bernardo (1)
La sabiduría cisterciense según san bernardo (1)La sabiduría cisterciense según san bernardo (1)
La sabiduría cisterciense según san bernardo (1)
 
La sabiduría cisterciense según san bernardo (3)
La sabiduría cisterciense según san bernardo (3)La sabiduría cisterciense según san bernardo (3)
La sabiduría cisterciense según san bernardo (3)
 
Espirit abajo a_grun
Espirit abajo a_grunEspirit abajo a_grun
Espirit abajo a_grun
 
TERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMA
TERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMATERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMA
TERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMA
 

Similar a Lo04112012[2]

Boletín Arenas de San Pedro
Boletín Arenas de San PedroBoletín Arenas de San Pedro
Boletín Arenas de San Pedroframasg
 
Eclesiología en Lucas
Eclesiología en LucasEclesiología en Lucas
Eclesiología en LucasSantiago Cruz
 
Fraternidad Arenas de San Pedro Boletín Diciembre 2011
Fraternidad Arenas de San Pedro Boletín  Diciembre 2011Fraternidad Arenas de San Pedro Boletín  Diciembre 2011
Fraternidad Arenas de San Pedro Boletín Diciembre 2011framasg
 
Nuestra iglesia 61
Nuestra iglesia 61Nuestra iglesia 61
Nuestra iglesia 61EvaGP
 
Benedicto16 jesusnazaret.ii.oullet
Benedicto16 jesusnazaret.ii.oulletBenedicto16 jesusnazaret.ii.oullet
Benedicto16 jesusnazaret.ii.oulletemilioperucha
 
Explicando y orando con la Puerta de la fe. Marzo 2013
Explicando y orando con la Puerta de la fe. Marzo 2013Explicando y orando con la Puerta de la fe. Marzo 2013
Explicando y orando con la Puerta de la fe. Marzo 2013Padre Diego
 
Fraternidad de Arenas de San Pedro
Fraternidad de Arenas de San PedroFraternidad de Arenas de San Pedro
Fraternidad de Arenas de San Pedroframasg
 
Sinodo obispos
Sinodo obisposSinodo obispos
Sinodo obisposvinueso
 
Carta Apostólica Porta Fidei - La Puerta de la Fe
Carta Apostólica Porta Fidei - La Puerta de la FeCarta Apostólica Porta Fidei - La Puerta de la Fe
Carta Apostólica Porta Fidei - La Puerta de la Felectiodivinacamo
 
Porta fidei
Porta fideiPorta fidei
Porta fideiadalgos
 
Porta fidei
Porta fideiPorta fidei
Porta fideiadalgos
 
Porta fidei
Porta fideiPorta fidei
Porta fideiadalgos
 

Similar a Lo04112012[2] (20)

Boletín Arenas de San Pedro
Boletín Arenas de San PedroBoletín Arenas de San Pedro
Boletín Arenas de San Pedro
 
Eclesiología en Lucas
Eclesiología en LucasEclesiología en Lucas
Eclesiología en Lucas
 
Fraternidad Arenas de San Pedro Boletín Diciembre 2011
Fraternidad Arenas de San Pedro Boletín  Diciembre 2011Fraternidad Arenas de San Pedro Boletín  Diciembre 2011
Fraternidad Arenas de San Pedro Boletín Diciembre 2011
 
Nuestra iglesia 61
Nuestra iglesia 61Nuestra iglesia 61
Nuestra iglesia 61
 
Revista diocesana "Barca de Santiago" nº 4
Revista diocesana "Barca de Santiago" nº 4Revista diocesana "Barca de Santiago" nº 4
Revista diocesana "Barca de Santiago" nº 4
 
Cruse 27.pdf
Cruse 27.pdfCruse 27.pdf
Cruse 27.pdf
 
Via lucis
Via lucisVia lucis
Via lucis
 
Triduo Pascual
Triduo PascualTriduo Pascual
Triduo Pascual
 
La oracion en el apocalipsis
La oracion en el apocalipsisLa oracion en el apocalipsis
La oracion en el apocalipsis
 
P1208 pentecostes
P1208 pentecostesP1208 pentecostes
P1208 pentecostes
 
Benedicto16 jesusnazaret.ii.oullet
Benedicto16 jesusnazaret.ii.oulletBenedicto16 jesusnazaret.ii.oullet
Benedicto16 jesusnazaret.ii.oullet
 
Explicando y orando con la Puerta de la fe. Marzo 2013
Explicando y orando con la Puerta de la fe. Marzo 2013Explicando y orando con la Puerta de la fe. Marzo 2013
Explicando y orando con la Puerta de la fe. Marzo 2013
 
Fraternidad de Arenas de San Pedro
Fraternidad de Arenas de San PedroFraternidad de Arenas de San Pedro
Fraternidad de Arenas de San Pedro
 
Sinodo obispos
Sinodo obisposSinodo obispos
Sinodo obispos
 
Carta Apostólica Porta Fidei - La Puerta de la Fe
Carta Apostólica Porta Fidei - La Puerta de la FeCarta Apostólica Porta Fidei - La Puerta de la Fe
Carta Apostólica Porta Fidei - La Puerta de la Fe
 
Porta fidei
Porta fideiPorta fidei
Porta fidei
 
Porta fidei
Porta fideiPorta fidei
Porta fidei
 
Porta fidei
Porta fideiPorta fidei
Porta fidei
 
Porta fidei
Porta fideiPorta fidei
Porta fidei
 
La resureccion del señor
La resureccion del señorLa resureccion del señor
La resureccion del señor
 

Más de OSM- PCC

TERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMA
TERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMATERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMA
TERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMAOSM- PCC
 
Silencio y-contemplacion
Silencio y-contemplacionSilencio y-contemplacion
Silencio y-contemplacionOSM- PCC
 
Merton thomas escritos esenciales
Merton thomas escritos esencialesMerton thomas escritos esenciales
Merton thomas escritos esencialesOSM- PCC
 
La pasion por la verdad stein, edith
La pasion por la verdad   stein, edithLa pasion por la verdad   stein, edith
La pasion por la verdad stein, edithOSM- PCC
 
Antigua literatura monástica copia
Antigua literatura monástica   copiaAntigua literatura monástica   copia
Antigua literatura monástica copiaOSM- PCC
 
7. qué es la contemplación para san buenaventura
7. qué es la contemplación para san buenaventura7. qué es la contemplación para san buenaventura
7. qué es la contemplación para san buenaventuraOSM- PCC
 
Memoria anual limosneria
Memoria anual limosneriaMemoria anual limosneria
Memoria anual limosneriaOSM- PCC
 
00 tiempo de adviento
00 tiempo de adviento00 tiempo de adviento
00 tiempo de advientoOSM- PCC
 
00 tiempo de adviento
00 tiempo de adviento00 tiempo de adviento
00 tiempo de advientoOSM- PCC
 
Tagore 231113
Tagore 231113Tagore 231113
Tagore 231113OSM- PCC
 
Rey diferente.241113
Rey diferente.241113Rey diferente.241113
Rey diferente.241113OSM- PCC
 
Retiro mensual comunitario
Retiro mensual comunitarioRetiro mensual comunitario
Retiro mensual comunitarioOSM- PCC
 
Solemnidad de jesucristo rey ciclo c
Solemnidad de jesucristo rey ciclo cSolemnidad de jesucristo rey ciclo c
Solemnidad de jesucristo rey ciclo cOSM- PCC
 
Edith stein ciencia de la cruz
Edith stein ciencia de la cruzEdith stein ciencia de la cruz
Edith stein ciencia de la cruzOSM- PCC
 
Necesidad del silencio
Necesidad del silencioNecesidad del silencio
Necesidad del silencioOSM- PCC
 
El silencio, lugar de oración (g)
El silencio, lugar de oración (g)El silencio, lugar de oración (g)
El silencio, lugar de oración (g)OSM- PCC
 
Regla de san benito
Regla de san benitoRegla de san benito
Regla de san benitoOSM- PCC
 
La espada del espiritu es la palabra de dios semana x-xviii
La espada del espiritu es la palabra de dios   semana x-xviiiLa espada del espiritu es la palabra de dios   semana x-xviii
La espada del espiritu es la palabra de dios semana x-xviiiOSM- PCC
 
Hª del monacato en siria
Hª  del monacato en siriaHª  del monacato en siria
Hª del monacato en siriaOSM- PCC
 

Más de OSM- PCC (20)

TERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMA
TERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMATERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMA
TERESA DE LISIEAUX-HISTORIA DE UN ALMA
 
Silencio y-contemplacion
Silencio y-contemplacionSilencio y-contemplacion
Silencio y-contemplacion
 
Merton thomas escritos esenciales
Merton thomas escritos esencialesMerton thomas escritos esenciales
Merton thomas escritos esenciales
 
La pasion por la verdad stein, edith
La pasion por la verdad   stein, edithLa pasion por la verdad   stein, edith
La pasion por la verdad stein, edith
 
Antigua literatura monástica copia
Antigua literatura monástica   copiaAntigua literatura monástica   copia
Antigua literatura monástica copia
 
7. qué es la contemplación para san buenaventura
7. qué es la contemplación para san buenaventura7. qué es la contemplación para san buenaventura
7. qué es la contemplación para san buenaventura
 
Memoria anual limosneria
Memoria anual limosneriaMemoria anual limosneria
Memoria anual limosneria
 
00 tiempo de adviento
00 tiempo de adviento00 tiempo de adviento
00 tiempo de adviento
 
00 tiempo de adviento
00 tiempo de adviento00 tiempo de adviento
00 tiempo de adviento
 
Tagore 231113
Tagore 231113Tagore 231113
Tagore 231113
 
Rey diferente.241113
Rey diferente.241113Rey diferente.241113
Rey diferente.241113
 
Retiro mensual comunitario
Retiro mensual comunitarioRetiro mensual comunitario
Retiro mensual comunitario
 
Solemnidad de jesucristo rey ciclo c
Solemnidad de jesucristo rey ciclo cSolemnidad de jesucristo rey ciclo c
Solemnidad de jesucristo rey ciclo c
 
Edith stein ciencia de la cruz
Edith stein ciencia de la cruzEdith stein ciencia de la cruz
Edith stein ciencia de la cruz
 
Necesidad del silencio
Necesidad del silencioNecesidad del silencio
Necesidad del silencio
 
El silencio, lugar de oración (g)
El silencio, lugar de oración (g)El silencio, lugar de oración (g)
El silencio, lugar de oración (g)
 
Regla de san benito
Regla de san benitoRegla de san benito
Regla de san benito
 
La espada del espiritu es la palabra de dios semana x-xviii
La espada del espiritu es la palabra de dios   semana x-xviiiLa espada del espiritu es la palabra de dios   semana x-xviii
La espada del espiritu es la palabra de dios semana x-xviii
 
73
7373
73
 
Hª del monacato en siria
Hª  del monacato en siriaHª  del monacato en siria
Hª del monacato en siria
 

Último

ADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docx
ADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docxADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docx
ADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docxHerramientasDEFE
 
EL DISPENSACIONALISMO Qué es realmente?.pdf
EL DISPENSACIONALISMO Qué es realmente?.pdfEL DISPENSACIONALISMO Qué es realmente?.pdf
EL DISPENSACIONALISMO Qué es realmente?.pdfOscar Briones
 
tratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdf
tratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdftratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdf
tratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdfalexramires797
 
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptxPARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptxAntonio Miguel Salas Sierra
 
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdf
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdfPARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdf
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdfAntonio Miguel Salas Sierra
 
EL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICAS
EL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICASEL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICAS
EL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICASChristianEstavilloLa
 
EL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDO
EL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDOEL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDO
EL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDOChristianEstavilloLa
 
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptxjenune
 
REQUISITOS PARA ESPECIALIDAD DEL SANTUARIO 1
REQUISITOS PARA ESPECIALIDAD DEL SANTUARIO 1REQUISITOS PARA ESPECIALIDAD DEL SANTUARIO 1
REQUISITOS PARA ESPECIALIDAD DEL SANTUARIO 1LuckysitaG
 
Jesus predico a los espiritus encarcelados"
Jesus predico a los espiritus encarcelados"Jesus predico a los espiritus encarcelados"
Jesus predico a los espiritus encarcelados"JOSE GARCIA PERALTA
 

Último (11)

ADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docx
ADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docxADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docx
ADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docx
 
EL DISPENSACIONALISMO Qué es realmente?.pdf
EL DISPENSACIONALISMO Qué es realmente?.pdfEL DISPENSACIONALISMO Qué es realmente?.pdf
EL DISPENSACIONALISMO Qué es realmente?.pdf
 
tratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdf
tratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdftratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdf
tratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdf
 
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptxPARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
 
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdf
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdfPARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdf
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdf
 
EL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICAS
EL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICASEL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICAS
EL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICAS
 
EL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDO
EL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDOEL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDO
EL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDO
 
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
 
REQUISITOS PARA ESPECIALIDAD DEL SANTUARIO 1
REQUISITOS PARA ESPECIALIDAD DEL SANTUARIO 1REQUISITOS PARA ESPECIALIDAD DEL SANTUARIO 1
REQUISITOS PARA ESPECIALIDAD DEL SANTUARIO 1
 
Jesus predico a los espiritus encarcelados"
Jesus predico a los espiritus encarcelados"Jesus predico a los espiritus encarcelados"
Jesus predico a los espiritus encarcelados"
 
Lleva Frutos Como Cristo - Serie de Enseñanzas
Lleva Frutos Como Cristo - Serie de EnseñanzasLleva Frutos Como Cristo - Serie de Enseñanzas
Lleva Frutos Como Cristo - Serie de Enseñanzas
 

Lo04112012[2]

  • 1. Número suelto € 1,00. Número atrasado € 2,00 L’OSSERVATORE ROMANO EDICIÓN SEMANAL EN LENGUA ESPAÑOLA Unicuique suum Non praevalebunt Año XLIV, número 45 (2.288) Ciudad del Vaticano 4 de noviembre de 2012 Benedicto XVI indica tres líneas pastorales en la misa conclusiva de la XIII Asamblea general del Sínodo de los obispos La luz que abre los ojos del hombre «Urgencia de anunciar nuevamente a Cristo allá donde por el Sínodo: catequesis apropiadas para la prepara- Países de misión la luz de la fe se ha debilitado» y «el fuego de Dios es como un rescoldo, que pide ser reavivado». Es el cami- ción a los sacramentos de la iniciación y de la peniten- cia; relanzamiento de la misión donde el anuncio no ha no que trazó el Papa en la misa de clausura del Sínodo llegado todavía y en los países de antigua tradición cris- GIOVANNI MARIA VIAN de los obispos, presidida en la basílica de San Pedro el tiana; diálogo, a través de métodos y lenguajes nuevos, domingo 28 de octubre. Los temas afrontados durante con los bautizados que, en cambio, se han alejado de la ra el final de un tremendo ve- las tres semanas de asamblea sinodal sobre la nueva Iglesia. E rano de guerra cuando, el 12 evangelización tuvieron eco en las palabras de Benedic- de septiembre de 1943, en Lyon, to XVI, que sintetizó las tres líneas pastorales trazadas PÁGINAS 6 Y 7 salió un pequeño libro cuyo título —La France, pays de mission?— se haría famoso como emblemáti- co de la situación en que se hallaba la Iglesia. De ello eran perfectamente conscientes los autores, dos capellanes de la Jeu- nesse ouvrière catholique a quienes el arzobispo de París, el cardenal Emma- nuel Suhard, había encar- gado un informe sobre la situación religiosa de los ambientes obreros parisi- nos: «No nos engañemos: mañana ya no es sólo nuestra patria, es el mun- do entero el que corre el riesgo de ser “país de misión”; lo que nosotros vivimos hoy, los pue- El Papa en el Ángelus el 1 de noviembre blos lo vivirán a su vez», escribían Henri Godin e Yvan Daniel. Precisamente a ese análisis, lúci- do y apasionado, se ha remitido En la libertad del peregrino Benedicto XVI sintetizando con eficacia el sentido de la asamblea Queridos hermanos y hermanas: ellos, de manera muy personal, se hizo presente Cristo sinodal recién concluida y subra- gracias a su Espíritu, que actúa mediante la Palabra y Tenemos hoy la alegría de encontrarnos en la solem- yando el camino ininterrumpido los sacramentos. De hecho estar unidos a Cristo, en la de la Iglesia en la contemporanei- nidad de Todos los Santos. Esta fiesta nos hace reflexio- Iglesia, no anula la personalidad, sino que la abre, la dad. En la base de aquella con- nar sobre el doble horizonte de la humanidad, que ex- transforma con la fuerza del amor, y le confiere, ya aquí, ciencia y de la convergencia de di- presamos simbólicamente con las palabras «tierra» y en la tierra, una dimensión eterna. En sustancia significa versas corrientes maduradas en el «cielo»: la tierra representa el camino histórico, el cielo conformarse a la imagen del Hijo de Dios (cf. Rm 8, catolicismo del siglo XX, vio la luz la eternidad, la plenitud de la vida de Dios. Y así esta 29), realizando el proyecto de Dios que ha creado al la intuición de Juan XXIII de con- fiesta nos permite pensar en la Iglesia en su doble di- hombre a su imagen y semejanza. Pero esta introduc- vocar un concilio sobre el que ha- mensión: la Iglesia en camino en el tiempo y la que ce- ción en Cristo nos abre también —como he dicho— a la bían pensado largamente sus pre- lebra la fiesta sin fin, la Jerusalén celestial. Estas dos di- comunión con todos los demás miembros de su Cuerpo decesores. Y entre los resultados mensiones están unidas por la realidad de la «comunión místico que es la Iglesia, una comunión que es perfecta más fecundos del Vaticano II —cu- de los santos»: una realidad en el «cielo», donde no exis- yo quincuagésimo aniversario se que empieza aquí abajo, en te ningún aislamiento, nin- acaba de celebrar— se encuentra la tierra, y alcanza su cum- guna competición o separa- sin duda la institución, querida plimiento en el cielo. En el ción. por Pablo VI, del Sínodo de los mundo terreno la Iglesia se En la fiesta de hoy pre- obispos, expresión real de la cole- halla al inicio de este miste- gustamos la belleza de esta gialidad que es inherente a la tra- rio de comunión que une a vida de total apertura a la dición cristiana. la humanidad, un misterio mirada de amor de Dios y En torno al sucesor del apóstol totalmente centrado en Jesu- de los hermanos, estando se- Pedro, presente con asiduidad en cristo: es Él quien ha intro- guros de alcanzar a Dios en ducido en el género humano el otro y al otro en Dios. SIGUE EN LA PÁGINA 2 esta dinámica nueva, un mo- Con esta fe llena de esperan- vimiento que la conduce ha- za veneramos a todos los cia Dios y al mismo tiempo santos y nos preparamos a Aprobado por unanimidad hacia la unidad, hacia la paz conmemorar mañana a los en sentido profundo. Jesucristo —dice el Evangelio de fieles difuntos. En los santos vemos la victoria del amor El Mensaje del Sínodo Juan (11, 52)— murió «para reunir a los hijos de Dios sobre el egoísmo y sobre la muerte: vemos que seguir a dispersos», y esta obra suya continúa en la Iglesia que Cristo lleva a la vida, a la vida eterna, y da sentido al de los obispos es inseparablemente «una», «santa» y «católica». Ser presente, a cada instante que pasa, pues lo llena de Fruto de la XIII Asamblea general cristianos, formar parte de la Iglesia, significa abrirse a amor, de esperanza. Sólo la fe en la vida eterna nos ha- ordinaria reunida en Roma del 7 esta comunión, como una semilla que se abre en la tie- ce amar verdaderamente la historia y el presente, pero al 28 de octubre sobre el tema rra, muriendo, y germina hacia lo alto, hacia el cielo. sin apegos, en la libertad del peregrino que ama la tie- «La nueva evangelización para la Los santos —aquellos a quienes la Iglesia proclama rra porque tiene el corazón en el cielo. transmisión de la fe cristiana». como tales, pero también todos los santos y santas que Que la Virgen María nos obtenga la gracia de creer sólo Dios conoce, y a quienes hoy también celebramos— fuertemente en la vida eterna y sentirnos en verdadera PÁGINA 3 Y SIGUIENTES vivieron intensamente esta dinámica. En cada uno de comunión con nuestros queridos difuntos.
  • 2. página 2 L’OSSERVATORE ROMANO domingo 4 de noviembre de 2012, número 45 Al cerrar la Asamblea general el Papa anuncia el traspaso de competencias entre algunos dicasterios de la Curia romana Iglesia de todos los pueblos ce la Iglesia, la fe; o sobre Noruega Ahora estas Propositiones son un y muchos más. Vemos cómo también testamento, un don, que se me ha hoy, donde no se esperaba, el Señor dado para nosotros, para elaborar está presente y es poderoso, y el Se- todo en un documento que viene de ñor actúa igualmente a través de la vida y debería generar vida. Es lo nuestro trabajo y nuestras reflexio- que esperamos y por lo que oramos; nes. en cualquier caso, seguimos adelante Aunque la Iglesia siente vientos con la ayuda del Señor. Gracias a contrarios, sin embargo siente sobre todos. Muchos nos veremos también todo el viento del Espíritu Santo en noviembre; pienso en el consisto- que nos ayuda, nos muestra el cami- rio. Gracias. no justo; y así, con nuevo entusias- mo, me parece, estamos en camino y damos gracias al Señor porque nos ha dado este encuentro verdadera- Países de misión mente católico. Doy las gracias a todos: a los pa- VIENE DE LA PÁGINA 1 dres del Sínodo; a los oyentes, con los testimonios verdadera y frecuen- el debate sinodal —donde «he es- Traspaso de competencias entre algunos dicasterios de la Curia romana. Lo temente muy conmovedores; a los cuchado y recogido muchos pun- anunció el Papa en el curso de la XXII y última congregación general del Sínodo expertos; a los delegados fraternos tos de reflexión y muchas pro- de los obispos —celebrada el sábado 27 de octubre por la mañana— comunicando que nos han ayudado; y sabemos puestas», dijo Benedicto XVI—, to- que la competencia de seminarios pasará de la Congregación para la educación que todos queremos anunciar a Cris- da la comunidad católica mundial católica a la Congregación para el clero, y la competencia de catequesis de la to y su Evangelio, y combatir, en es- estaba «representada y, por lo Congregación para el clero al Consejo pontificio para la promoción de la nueva te tiempo difícil, por la presencia de tanto, involucrada». Nunca se re- evangelización. El Pontífice mostró también su gratitud por el trabajo realizado la verdad de Cristo y por su anun- cordará lo suficiente que el térmi- estas semanas. Estas fueron sus palabras. cio. no griego sýnodos se remite a la idea de un camino recorrido jun- Sobre todo desearía dar las gra- tos; un concepto que el Papa ha Queridos hermanos y hermanas: ha sido verdaderamente edificante, cias a nuestros presidentes, que nos explicitado hablando de «la belle- consolador y alentador ver aquí el han guiado dulce y decididamente; a Antes de daros las gracias por mi za de ser Iglesia, y de serlo preci- reflejo de la Iglesia universal con sus los relatores, que han trabajado día y parte, desearía aún dar una comuni- samente hoy, en este mundo tal sufrimientos, amenazas, peligros y noche. Pienso siempre que va un cación. como es, en medio de esta huma- alegrías, experiencias de la presencia poco contra el derecho natural tra- En el contexto de las reflexiones del Señor, también en situaciones di- nidad con sus fatigas y sus espe- bajar también de noche, pero si lo del Sínodo de los obispos, «La nue- fíciles. ranzas». Con un lenguaje que ha hacen voluntariamente se les puede va evangelización para la transmi- querido evidentemente traer a la Hemos oído cómo la Iglesia tam- dar las gracias y debemos sentirnos sión de la fe cristiana», y en la con- memoria el clima conciliar, el bién hoy crece, vive. Pienso, por agradecidos; y, naturalmente, a nues- clusión de un camino de reflexión obispo de Roma ha confirmado ejemplo, en cuanto se nos ha dicho tro secretario general, infatigable y sobre las temáticas de los seminarios así que el camino de los cristianos y de la catequesis, me es grato anun- sobre Camboya, donde de nuevo na- rico de ideas. no sólo se caracteriza y testimonia ciar que he decidido, después de por la comunión entre ellos, sino oración y ulterior reflexión, traspasar que es un camino que se realiza, la competencia respecto a los semi- narios —de la Congregación para la La conclusión del Sínodo con apertura y amistad, junto a las mujeres y los hombres de educación católica a la Congrega- ción para el clero—, y la competencia sobre la nueva evangelización nuestro tiempo. Ningún cierre, por lo tanto; sobre la catequesis —de la Congrega- ningún pesimismo en las palabras ción para el clero al Consejo pontifi- Benedicto XVI eligió el aula sinodal nitencia, desafíos de nuestro tiem- de Benedicto XVI, sino la concien- cio para la promoción de la nueva para comunicar su decisión de en- po, testimonio en un mundo secula- cia de que la humanidad de hoy evangelización—. comendar la competencia sobre los rizado. Recogen, en síntesis, las es como el ciego Bartimeo del Llegarán los documentos relativos seminarios al dicasterio para el Cle- cuestiones más relevantes relativas a Evangelio, de quien san Agustín en forma de Carta apostólica Motu ro, y sobre la catequesis al de Pro- la nueva evangelización sin descui- hipotiza «que de una gran pros- proprio para definir los ámbitos y las moción para la nueva evangeliza- dar las referencias a los documentos peridad cayó en la miseria» y que respectivas facultades. Oremos al ción. El aplauso de los 252 padres del concilio Vaticano II, incultura- según el Papa «podría ser la re- Señor para que acompañe a los tres sinodales presentes el sábado 27 de ción, aspecto misionero permanente presentación de cuantos viven en dicasterios de la Curia romana en su octubre por la mañana en la XXII y de la Iglesia, Sagradas Escrituras, li- regiones de antigua evangeliza- importante misión, con la colabora- última congregación general acogió bertad religiosa, educación. El sába- ción de toda la Iglesia. ción, donde la luz de la fe se ha el anuncio del Papa, quien, tras leer do 28 se terminó la lectura de las debilitado, y se han alejado de Ya que tengo la palabra, desearía la comunicación sobre el traspaso 24 proposiciones restantes. Dios», transformándose así en expresar también mis cordialísimas de competencias, quiso —hablando El consenso de los padres, al fi- «mendigos del sentido de la exis- felicitaciones a los nuevos cardena- sin texto escrito— expresar su agra- nal del debate sinodal, se expresa tencia». De esta forma la asam- les. He querido, con este pequeño decimiento a cuantos han dado vida en la lista final de dichas proposi- blea sinodal ha reflexionado y consistorio, completar el consistorio a esta experiencia sinodal. ciones, en latín, objeto de voto per- de febrero, precisamente en el con- discutido la necesidad de un Los trabajos de esta última asam- sonal de los padres sinodales, y está anuncio del Evangelio que requie- texto de la nueva evangelización, con un gesto de universalidad de la blea habían iniciado con la conti- destinada al Pontífice, a quien es re de métodos nuevos y de «nue- Iglesia, mostrando que la Iglesia es nuación de la lectura de las propo- entregada. El texto es reservado y vos lenguajes, apropiados a las di- Iglesia de todos los pueblos, habla siciones preparadas por los padres normalmente no se publica para ferentes culturas del mundo», y todas las lenguas, es siempre Iglesia sinodales. La víspera se habían pre- respetar el carácter consultivo de la «creatividad pastoral», sintetizó de Pentecostés; no Iglesia de un sentado las primeras 34. Tocan, en- asamblea sinodal. Sin embargo, por Benedicto XVI. Quien al final oró continente, sino Iglesia universal. tre otros puntos, los temas de emi- decisión del Papa, se ha permitido con las palabras de Clemente de Justamente ésta era mi intención, ex- gración, doctrina social de la Igle- en esta ocasión la publicación no Alejandría, dirigidas a aquella luz presar este contexto, esta universali- sia, conversión, catequesis de adul- oficial de las proposiciones, en in- que brilló de una vez para siem- dad de la Iglesia; es también la bella tos, catecismo y catequistas, teolo- glés, en el boletín de la Oficina de pre, «más pura que el sol, más expresión de este Sínodo. Para mí gía, enfermos, sacramento de la pe- información de la Santa Sede. dulce que la vida de aquí abajo». L’OSSERVATORE ROMANO GIOVANNI MARIA VIAN director Redacción via del Pellegrino, 00120 Ciudad del Vaticano Tarifas de suscripción: Italia - Vaticano: € 58.00; Europa (España + IVA): € 100.00 - $ 148.00; América Latina, África, Asia: € 110.00 - $ 160.00; América del Norte, Oceanía: € 162.00 - $ 240.00. EDICIÓN SEMANAL EN LENGUA ESPAÑOLA teléfono 39 06 698 99410 fax 39 06 698 81412 Administración: 00120 Ciudad del Vaticano, teléfono + 39 06 698 99 480, fax + 39 06 698 85 164, Carlo Di Cicco e-mail: suscripciones@ossrom.va. Unicuique suum Non praevalebunt subdirector Servicio fotográfico En México: Arquidiócesis primada de México. Dirección de Comunicación Social. San Juan de Dios, photo@ossrom.va 222-C. Col. Villa Lázaro Cárdenas. CP 14370. Del. Tlalpan. México, D.F.; teléfono + 52 55 5594 11 25, 00120 Ciudad del Vaticano Marta Lago + 52 55 5518 40 99; e-mail: losservatore@prodigy.net.mx, or.mexico@ossrom.va. encargado de la edición Publicidad: Il Sole 24 Ore S.p.A En Argentina: Arzobispado de Mercedes-Luján; calle 24, 735, 6600 Mercedes (B), Argentina; teléfono y fax ed.espanola@ossrom.va System Comunicazione Pubblicitaria + 2324 428 102/432 412; e-mail: osservatoreargentina@yahoo.com. http://www.osservatoreromano.va don Sergio Pellini S.D.B. Via Monte Rosa 91, 20149 Milano En Perú: Editorial salesiana, Avenida Brasil 220, Lima 5, Perú; teléfono + 51 42 357 82; fax + 51 431 67 82; TIPO GRAFIA VATICANA EDITRICE «L’OSSERVATORE ROMANO» director general segreteriadirezionesystem@ilsole24ore.com e-mail: editorial@salesianos.edu.pe.
  • 3. número 45, domingo 4 de noviembre de 2012 L’OSSERVATORE ROMANO página 3 «Evangeliario de Ariberto de Intimiano» (siglo XI) El viernes 26 de octubre por la mañana, en presencia neraciones de testigos de Jesús, de los cuales de 258 padres sinodales, tuvo lugar la XX Congrega- guardamos una memoria agradecida. ción general para la presentación y votación —cuyo Los cambios sociales, culturales, económicos, resultado fue unánime— del Mensaje del Sínodo de políticos y religiosos nos llaman a algo nuevo: a los obispos al pueblo de Dios, fruto de la XIII Asam- vivir de un modo renovado nuestra experiencia blea general ordinaria reunida en Roma del 7 al 28 comunitaria de fe y el anuncio, mediante una de octubre sobre el tema: «La nueva evangelización evangelización «nueva en su ardor, en sus méto- para la transmisión de la fe cristiana». El presidente, dos, en sus expresiones» (Juan Pablo II, Discurso el vicepresidente y los miembros de la Comisión para a la XIX Asamblea del CELAM, Puerto Príncipe, 9 la redacción del Mensaje dieron lectura del mismo, de marzo de 1983, n. 3: L’Osservatore Romano, edi- cuya traducción en lengua española publicamos ínte- ción en lengua española, 20 de marzo de 1983, p. gramente. 24), como dijo Juan Pablo II. Una evangelización dirigida, como nos ha recordado Benedicto XVI, Hermanos y hermanas: «principalmente a las personas que, aun estando «Gracia y paz a vosotros de parte de Dios bautizadas, se han alejado de la Iglesia y viven nuestro Padre y del Señor Jesucristo» (Rm 1, 7). sin tener en cuenta la praxis cristiana [...], para Obispos de todo el mundo, invitados por el favorecer en estas personas un nuevo encuentro Obispo de Roma, el Papa Benedicto XVI, nos he- con el Señor, el único que llena de significado mos reunido para reflexionar juntos sobre «La profundo y de paz nuestra existencia; para favore- nueva evangelización para la transmisión de la fe cer el redescubrimiento de la fe, fuente de gracia cristiana» y, antes de volver a nuestras Iglesias que trae alegría y esperanza a la vida personal, fa- particulares, queremos dirigirnos a todos vosotros, miliar y social» (Benedicto XVI, Homilía en la cele- para animar y orientar el servicio al Evangelio en bración eucarística para la solemne inauguración de los diversos contextos en los que estamos llama- El Mensaje del Sínodo de los obispos la XIII Asamblea general ordinaria del Sínodo de los dos a dar hoy testimonio. obispos, 7 de octubre de 2012: L’Osservatore Roma- no, edición en lengua española, 14 de octubre de 1. Como la samaritana en el pozo Nos dejamos iluminar por una página del El Evangelio 2012, p. 3). 3. El encuentro personal Evangelio: el encuentro de Jesús con la mujer sa- maritana (cf. Jn 4, 5-42). No hay hombre o mujer que en su vida, como la mujer de Samaría, no se en el mundo con Jesucristo en la Iglesia Antes de entrar en la cuestión sobre la forma encuentre junto a un pozo con un cántaro vacío, que debe adoptar esta nueva evangelización, sen- con la esperanza de saciar el deseo más profundo por lo que tú has dicho; nosotros mismos lo he- timos la exigencia de deciros, con profunda con- del corazón, aquel que sólo puede dar significado mos oído y sabemos que Él es verdaderamente el vicción, que la fe se decide toda en la relación pleno a la existencia. Hoy son muchos los pozos Salvador del mundo». que establecemos con la persona de Jesús, que sa- que se ofrecen a la sed del hombre, pero conviene le a nuestro encuentro. La obra de la nueva evan- hacer discernimiento para evitar aguas contamina- 2. Una nueva evangelización gelización consiste en proponer de nuevo al cora- das. Es urgente orientar bien la búsqueda, para Conducir a los hombres y las mujeres de nues- zón y a la mente, no pocas veces distraídos y con- no caer en desilusiones que pueden ser ruinosas. tro tiempo hacia Jesús, al encuentro con Él, es fusos, de los hombres y mujeres de nuestro tiem- Como Jesús, en el pozo de Sicar, también la una urgencia que afecta a todas las regiones del po y, sobre todo a nosotros mismos, la belleza y Iglesia siente el deber de sentarse junto a los mundo, tanto las de antigua como las de reciente la novedad perenne del encuentro con Cristo. Os hombres y mujeres de nuestro tiempo, para hacer evangelización. En todos los lugares se siente la invitamos a todos a contemplar el rostro del Se- presente al Señor en sus vidas, de modo que pue- necesidad de reavivar una fe que corre el riesgo ñor Jesucristo, a entrar en el misterio de su exis- dan encontrarlo, porque sólo su Espíritu es el de apagarse en contextos culturales que obstaculi- tencia, entregada por nosotros hasta la cruz, ratifi- agua que da la vida verdadera y eterna. Sólo Je- zan su enraizamiento personal, su presencia so- cada como don del Padre por su resurrección de sús es capaz de leer hasta lo más profundo del co- cial, la claridad de sus contenidos y sus frutos co- entre los muertos y comunicada a nosotros me- razón y desvelarnos nuestra verdad: «Me ha di- diante el Espíritu. En la persona de Jesús se reve- herentes. cho todo lo que he hecho», confiesa la mujer a la el misterio de amor de Dios Padre por toda la No se trata de comenzar todo de nuevo, sino sus vecinos. Esta palabra de anuncio —a la que se familia humana. Él no ha querido dejarla a la de- —con el ánimo apostólico de Pablo, quien afirma: riva de su imposible autonomía, sino que la ha une la pregunta que abre a la fe: «¿Será Él el Cristo?»— muestra que quien ha recibido la vida «¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!» (1 Co 9, unido a sí por medio de una renovada alianza de nueva del encuentro con Jesús, a su vez no puede 16)— de insertarse en el largo camino de procla- amor. hacer menos que convertirse en anunciador de mación del Evangelio que, desde los primeros si- La Iglesia es el espacio ofrecido por Cristo en verdad y esperanza para los demás. La pecadora glos de la era cristiana hasta el presente, ha reco- la historia para poderlo encontrar, porque Él le convertida deviene mensajera de salvación y con- rrido la historia y ha edificado comunidades de ha confiado su Palabra, el bautismo que nos hace duce a toda la ciudad hacia Jesús. De la acogida creyentes por toda la tierra. Por pequeñas o gran- hijos de Dios, su Cuerpo y su Sangre, la gracia del testimonio la gente pasará después a la expe- des que sean, éstas son el fruto de la entrega de del perdón del pecado, sobre todo en el sacra- riencia personal del encuentro: «Ya no creemos tantos misioneros y de no pocos mártires, de ge- mento de la Reconciliación, la experiencia de una comunión que es reflejo del misterio de la Santísi- ma Trinidad y la fuerza del Espíritu que genera la caridad hacia todos. Hemos de constituir comunidades acogedoras, Comisión para el mensaje en las cuales todos los marginados se encuentren como en su casa, con experiencias concretas de Publicamos la composición de la Comisión para el tria); cardenal GIANFRANCO RAVASI, presidente comunión que, con la fuerza ardiente del amor, —«Mirad como se aman» (Tertulliano, Apologético, Mensaje, con los nombres del presidente y el vicepre- del Consejo pontificio para la cultura (Ciudad 39, 7)— atraigan la mirada desencantada de la hu- sidente de nombramiento pontificio, los ocho elegidos del Vaticano); cardenal GEORGE ALENCHERRY, manidad contemporánea. La belleza de la fe debe durante la sexta Congregación general, añadiendo arzobispo mayor de Ernakulam-Angamaly de los resplandecer, en particular, en la sagrada liturgia, los nombres de los dos miembros designado por el siro-malabares, jefe del Sínodo de la Iglesia siro- sobre todo en la Eucaristía dominical. Precisa- Papa. malabar (India); cardenal TIMOTHY MICHAEL mente en las celebraciones litúrgicas la Iglesia D OLAN, arzobispo de Nueva York, presidente de muestra su rostro de obra de Dios y hace visible, Presidente la Conferencia episcopal (Estados Unidos); en las palabras y en los gestos, el significado del Cardenal GIUSEPPE BETORI, arzobispo de monseñor ANDRÉ LÉONARD, arzobispo de Mali- Evangelio. Florencia (Italia). nas-Bruselas, presidente de la Conferencia epis- Es nuestra tarea hoy el hacer accesible esta expe- Vicepresidente copal (Bélgica); monseñor JOHN ATCHERLEY riencia de Iglesia y multiplicar, por tanto, los po- Monseñor LUIS ANTONIO G. TAGLE, arzobis- DEW, arzobispo de Wellington, presidente de la zos a los cuales invitar a los hombres y mujeres se- po de Manila (Filipinas). Conferencia episcopal, presidente de la Federa- dientos y posibilitar su encuentro con Jesús, ofre- ción de las Conferencias de los obispos católicos cer oasis en los desiertos de la vida. De esto son Miembros de Oceanía - F.C.B.C.O. (Nueva Zelanda); monse- responsables las comunidades cristianas y, en ellas, Cardenal POLYCARP PENGO, arzobispo de ñor SÉRGIO DA RO CHA, arzobispo de Brasilia cada discípulo del Señor. Cada uno debe dar un Dar-es-Salam, presidente del Simposio de las (Brasil); monseñor SO CRATES B. VILLEGAS, arzo- testimonio insustituible para que el Evangelio pue- Conferencias episcopales de África y Madagas- bispo de Lingayen-Dagupan (Filipinas); padre da encontrarse con la existencia de todos. Por eso, car - S.C.E.A.M. - S.E.C.A.M. (Tanzania); cardenal AD OLFO NICOLÁS PACHÓN, S.J., prepósito gene- se nos exige la santidad de vida. CHRISTOPH SCHÖNBORN, O.P., arzobispo de Vie- ral de la Compañía de Jesús (jesuitas). na, presidente de la Conferencia episcopal (Aus- SIGUE EN LA PÁGINA 4
  • 4. página 4 L’OSSERVATORE ROMANO domingo 4 de noviembre de 2012, número 45 bre. Nuestra Iglesia está viva y 7. Evangelización, familia El Mensaje del Sínodo de los obispos afronta los desafíos de la historia y vida consagrada con la fortaleza de la fe y del testi- Desde la primera evangelización VIENE DE LA PÁGINA 3 no poder estar nunca a la altura de monio de tantos hijos suyos. la transmisión de la fe, en el trans- la llamada del Señor y del Evangelio Sabemos que en el mundo debe- curso de las generaciones, ha encon- 4. Las ocasiones del encuentro que nos ha entregado para su anun- mos afrontar una dura batalla contra trado un lugar natural en la familia. con Jesús cio a las gentes. Sabemos que hemos «los Principados y las Potencias» y En ella —con un papel muy signifi- y la escucha de la Escritura de reconocer humildemente nuestra «los espíritus del mal» (Ef 6, 12). cativo desarrollado por las mujeres, debilidad ante las heridas de la his- No ocultamos los problemas que ta- sin que con esto queramos disminuir Alguno preguntará cómo llevar a toria y no dejamos de reconocer les desafíos suponen, pero no nos la figura paterna y su responsabili- cabo todo esto. No se trata de in- nuestros pecados personales. Esta- atemorizan. Esto lo señalamos espe- ventar nuevas estrategias, casi como dad— los signos de la fe, la comuni- mos convencidos, además, de que la cialmente ante los fenómenos de cación de las primeras verdades, la si el Evangelio fuera un producto fuerza del Espíritu del Señor puede globalización, que deben ser para educación en la oración, el testimo- para poner en el mercado de las reli- renovar a su Iglesia y hacerla de nosotros oportunidad para extender nio de los frutos del amor, han sido giones, sino redescubrir los modos nuevo esplendorosa si nos dejamos la presencia del Evangelio. También infundidos en la vida de los niños y mediante los cuales, ante las migraciones —aun con adolescentes en el contexto del cui- el encuentro con Jesús, las el peso del sufrimiento dado que toda familia reserva al cre- personas se han acercado a que conllevan, y con las cimiento de sus pequeños. A pesar Él y por Él se han sentido que queremos ser sincera- de la diversidad de las situaciones llamadas y adaptarlos a las mente cercanos, con la geográficas, culturales y sociales, to- condiciones de nuestro acogida propia de los her- dos los obispos del Sínodo han con- tiempo. manos— son ocasiones, co- firmado este papel esencial de la fa- Recordamos, por ejem- mo ha sucedido en el pa- milia en la transmisión de la fe. No plo, cómo Pedro, Andrés, sado, de difusión de la fe se puede pensar en una nueva evan- Santiago y Juan han sido y de comunión en todas gelización sin sentirnos responsables llamados por Jesús en el sus formas. La seculariza- del anuncio del Evangelio a las fa- contexto de su trabajo, có- ción y la crisis del prima- milias y sin ayudarles en la tarea mo Zaqueo ha podido pa- do de la política y del Es- educativa. sar de la simple curiosidad tado piden a la Iglesia re- No ocultamos el hecho de que al calor de la mesa com- pensar su propia presencia hoy la familia, que se constituye con partida con el Maestro, có- en la sociedad, sin renun- el matrimonio de un hombre y una mo el centurión ha pedido ciar a ella. Las muchas y mujer que los hace «una sola carne» la intervención del Señor ante la en- transformar por Él. Lo muestra la siempre nuevas formas de pobreza (Mt 19, 6) abierta a la vida, está fermedad de una persona cercana, vida de los santos, cuya memoria y abren espacios inéditos al servicio de atravesada por todas partes por fac- cómo el ciego de nacimiento lo ha el relato de sus vidas son instrumen- la caridad: la proclamación del tores de crisis, rodeada de modelos invocado como liberador de su pro- tos privilegiados de la nueva evange- Evangelio compromete a la Iglesia a de vida que la penalizan, olvidada pia marginación, cómo Marta y Ma- lización. estar al lado de los pobres y com- de las políticas de la sociedad, de la ría han visto recompensada su hos- Si esta renovación fuese confiada partir con ellos sus sufrimientos, co- cual es célula fundamental, no siem- pitalidad de la casa y del corazón a nuestras fuerzas, habría serios mo- mo lo hacía Jesús. También en las pre respetada en sus ritmos ni soste- con su propia presencia. Podríamos tivos de duda, pero en la Iglesia la formas más ásperas de ateísmo y ag- nida en sus compromisos por parte continuar aún recorriendo las pági- conversión y la evangelización no nosticismo podemos reconocer, aun de las propias comunidades eclesia- nas de los Evangelios y encontrando tienen como primeros actores a no- en modos contradictorios, no un va- les. Precisamente por esto, nos ve- tantos y tantos modos en los que la sotros, pobres hombres, sino al mis- cío, sino una nostalgia, una espera mos impulsados a afirmar que tene- vida de las personas se ha abierto, mo Espíritu del Señor. Aquí está que requiere una respuesta adecua- mos que desarrollar un especial cui- desde diversas condiciones, a la pre- nuestra fuerza y nuestra certeza, que da. dado por la familia y por su misión sencia de Cristo. Y lo mismo podría- el mal no tendrá jamás la última pa- Frente a los interrogantes que las en la sociedad y en la Iglesia, crean- mos hacer con todo lo que la Escri- labra, ni en la Iglesia ni en la histo- culturas dominantes plantean a la fe do itinerarios específicos de acompa- tura nos dice de la experiencia mi- ria: «No se turbe vuestro corazón y y a la Iglesia, renovamos nuestra ñamiento antes y después del matri- sionera de los apóstoles en la Iglesia no tengáis miedo» (Jn 14, 27), dijo confianza en el Señor, ciertos de que monio. Queremos expresar nuestra naciente. Jesús a sus discípulos. también en estos contextos el Evan- gratitud a tantos esposos y familias La lectura frecuente de la Sagrada La tarea de la nueva evangeliza- gelio es portador de luz y capaz de cristianas que con su testimonio con- Escritura, iluminada por la Tradi- ción descansa sobre esta serena cer- sanar la debilidad del hombre. No tinúan mostrando al mundo una ex- ción de la Iglesia que nos la entrega teza. Nosotros confiamos en la inspi- somos nosotros quienes conducimos periencia de comunión y de servicio y la interpreta auténticamente, no ración y en la fuerza del Espíritu, la obra de la evangelización, sino que es semilla de una sociedad más sólo es un paso obligado para cono- que nos enseñará lo que debemos Dios. Como nos ha recordado el Pa- fraterna y pacífica. cer el contenido mismo del Evange- decir y lo que debemos hacer, Nuestra reflexión se ha di- lio, esto es, la persona de Jesús en el aun en las circunstancias más rigido también a las situacio- contexto de la historia de la salva- difíciles. Es nuestro deber, nes familiares y de conviven- ción, sino que, además, nos ayuda a por eso, vencer el miedo con cia en las que no se muestra descubrir espacios de encuentro con la fe, el cansancio con la es- la imagen de unidad y de Él, formas de acción verdaderamente peranza, la indiferencia con amor para toda la vida que evangélicas, enraizadas en las dimen- el amor. el Señor nos ha entregado. siones fundamentales de la vida hu- Hay parejas que conviven mana: la familia, el trabajo, la amis- 6. Reconocer en el mundo de sin el vínculo sacramental tad, la pobreza y las pruebas de la hoy nuevas oportunidades del matrimonio; se extienden vida, etc. de evangelización situaciones familiares irregu- 5. Evangelizarnos a nosotros mismos Esta serena valentía sostie- lares construidas tras el fra- y disponernos a la conversión ne también nuestra mirada caso de matrimonios anterio- sobre el mundo contemporá- res: acontecimientos doloro- Ay de nosotros si pensamos que la neo. No nos sentimos atemo- sos que repercuten incluso nueva evangelización no nos toca en rizados por las condiciones sobre la educación en la fe primera persona. En estos días, mu- del tiempo en que vivimos. de los hijos. A todos ellos chos obispos, varias veces, nos han Nuestro mundo está lleno de les queremos decir que el recordado que, para poder evangeli- contradicciones y de desafíos, amor de Dios no abandona zar el mundo, la Iglesia debe, ante pero sigue siendo creación de a nadie, que también la Igle- todo, ponerse a la escucha de la Pa- Dios, y aunque herido por el mal, pa: «La primera palabra, la iniciativa sia los ama y es una casa acogedora labra. La invitación a evangelizar se siempre es objeto de su amor y te- auténtica, la actividad verdadera vie- con todos, que siguen siendo miem- traduce en una llamada a la conver- rreno suyo, en el que puede ser re- bros de la Iglesia, aunque no pue- ne de Dios y sólo si entramos en es- sión. novada la siembra de la Palabra para dan recibir la absolución sacramental Sentimos sinceramente que debe- ta iniciativa divina, sólo si implora- que vuelva a dar fruto. ni la Eucaristía. Que las comunida- mos convertirnos, ante todo nosotros No hay lugar para el pesimismo mos esta iniciativa divina, podremos des católicas estén abiertas a acom- mismos, a la potencia de Cristo, que en la mente y en el corazón de aque- también nosotros llegar a ser —con pañar a cuantos viven estas situacio- es capaz de hacer nuevas todas las llos que saben que su Señor ha ven- Él y en Él— evangelizadores». (Be- nes y favorezcan caminos de conver- cosas, sobre todo nuestras pobres cido la muerte y que su Espíritu ac- nedicto XVI, Meditación en la primera sión y de reconciliación. existencias. Hemos de reconocer con túa con fuerza en la historia. Con congregación general de la XIII Asam- La vida familiar es el primer lugar humildad que la miseria y las debili- humildad, pero también con deci- en el cual el Evangelio se encuentra blea general ordinaria del Sínodo de dades de los discípulos de Jesús, es- sión —aquella que viene de la certeza con la vida ordinaria y muestra su pecialmente de sus ministros, hacen de que la verdad siempre vence—, los obispos, 8 de octubre de 2012: L’ capacidad de transfigurar las condi- mella en la credibilidad de la mi- nos acercamos a este mundo y que- Osservatore Romano, edición en len- ciones fundamentales de la existen- sión. Somos plenamente conscientes, remos ver en él una invitación del gua española, 14 de octubre de 2012, nosotros los obispos los primeros, de Resucitado a ser testigos de su nom- p. 9) SIGUE EN LA PÁGINA 5
  • 5. número 45, domingo 4 de noviembre de 2012 L’OSSERVATORE ROMANO página 5 tensa y a una formación permanente VIENE DE LA PÁGINA 4 que los haga idóneos para afrontar El Evangelio en el mundo cia en el horizonte del amor. Pero los cambios. no es menos importante, para el tes- Junto a los sacerdotes reconoce- de la humanidad y de la Iglesia. La dad de una renovada alianza entre fe timonio de la Iglesia, mostrar cómo mos la presencia de los diáconos así mirada de los obispos hacia ellos en y razón, con la convicción de que la se abre esta vida en el tiempo a una como la acción pastoral de los cate- absoluto es pesimista. Preocupada fe tiene recursos suficientes para aco- plenitud que va más allá de la histo- quistas y de tantas figuras ministe- sí, pero no pesimista. Preocupada ger los frutos de una sana razón ria de los hombres y que conduce a riales y de animación en el campo porque precisamente sobre ellos con- abierta a la trascendencia y tiene, al la comunión eterna con Dios. Jesús fluyen los embates más agresivos de mismo tiempo, la fuerza de sanar los del anuncio y de la catequesis, de la no se presenta a la mujer samaritana estos tiempos; no pesimista, sobre límites y las contradicciones en las vida litúrgica, del servicio caritativo, simplemente como Aquél que da la todo porque, lo resaltamos, el amor que la razón puede caer. La fe no así como las diversas formas de par- vida sino como el que da la «vida de Cristo es quien mueve lo profun- deja de contemplar los lacerantes in- ticipación y de corresponsabilidad do de la historia, pero también por- terrogantes que plantea la presencia eterna» (Jn 4, 14). El don de Dios que la fe hace presente, no es sim- por parte de los fieles, hombres y que descubrimos en nuestros jóvenes del mal en la vida y la historia de plemente la promesa de unas mejo- mujeres, cuya dedicación en los di- aspiraciones profundas de autentici- los hombres, obteniendo la luz de su res condiciones de vida en este mun- versos servicios de nuestras comuni- dad, de verdad, de libertad, de gene- esperanza en la Pascua de Cristo. do, sino el anuncio de que el sentido dades nunca agradeceremos suficien- rosidad, por las cuales estamos con- El encuentro entre fe y razón nu- último de nuestra vida va más allá temente. También a todos ellos les vencidos de que Cristo es respuesta tre el esfuerzo de la comunidad cris- de este mundo y se encuentra en la pedimos que orienten su presencia y que sacia. tiana en el mundo de la educación y comunión plena con Dios que espe- su servicio en la Iglesia en la óptica Queremos ayudarles en su bús- la cultura. Un lugar especial en este ramos al final de los tiempos. de la nueva evangelización, cuidan- queda e invitamos a nuestras comu- campo lo ocupan las instituciones De este horizonte ultraterrenal del do su propia formación humana y nidades a que, sin reservas, entren educativas y de investigación: escue- sentido de la existencia humana son cristiana, el conocimiento de la fe y en una dinámica de escucha, de diá- las y universidades. Donde se desa- particulares testigos en la Iglesia y en la sensibilidad a los fenómenos cul- logo y de propuestas valientes ante rrolla el conocimiento del hombre y el mundo cuantos el Señor ha llama- turales actuales. la difícil condición juvenil. Para se da una acción educativa, la Igle- do a la vida consagrada, una sia se alegra de aportar su vida que, precisamente por- propia experiencia y contri- que está dedicada totalmente buir a una formación inte- a Él, en el ejercicio de pobre- gral de la persona. En este za, castidad y obediencia, es ámbito merecen una aten- el signo de un mundo futuro ción especial las escuelas y que relativiza cualquier bien universidades católicas, en de este mundo. Que de la las que la apertura a la tras- Asamblea del Sínodo de los cendencia, propia de todo obispos llegue a estos herma- itinerario cultural sincero y nos y hermanas nuestros la educativo, debe completarse gratitud por su fidelidad a la con caminos de encuentro llamada del Señor y por la con la persona de Jesucristo contribución que han hecho y de su Iglesia. Que la grati- y hacen a la misión de la tud de los obispos llegue a Iglesia, la exhortación a la es- todos los que, en condicio- peranza en situaciones nada nes a veces difíciles, desem- fáciles para ellos en estos peñan esta tarea. tiempos de cambio y la invi- La evangelización exige tación a confirmarse como que se preste gran atención testigos y promotores de nue- al mundo de las comunica- va evangelización en los di- ciones sociales, que son un versos ámbitos de vida en que los ca- Mirando a los laicos, una palabra aprovechar y no apagar la potencia camino, especialmente en el caso de rismas de cada instituto los sitúa. específica se dirige a las varias for- de su entusiasmo. Y para sostener los nuevos medios, en el que se cru- mas de asociación, antiguas y nue- en su favor la justa batalla contra los zan tantas vidas, tantos interrogantes 8. La comunidad eclesial vas, junto con los movimientos ecle- lugares comunes y las especulaciones y tantas expectativas. Son el lugar y los muchos agentes siales y las nuevas comunidades. To- interesadas de las fuerzas de este donde en muchas ocasiones se for- de la evangelización das ellas son expresión de la riqueza mundo, interesadas en disipar sus man las conciencias y se muestran La obra de la evangelización no es de los dones que el Espíritu concede energías y a agotarlas en su propio los hechos de la propia vida. Es una labor exclusiva de alguien en la Igle- a la Iglesia. También a estas formas interés, suprimiendo en ellos toda oportunidad nueva para llegar al co- sia sino de las comunidades eclesia- de vida y compromiso en la Iglesia memoria agradecida por el pasado y razón de los hombres. les como tales, donde se tiene acceso expresamos nuestra gratitud, exhor- cualquier planteamiento serio para el Un particular ámbito de encuen- a la plenitud de los instrumentos del tándoles a la fidelidad al propio ca- futuro. tro entre fe y razón se da hoy en el encuentro con Jesús: la Palabra, los risma y a la convencida comunión La nueva evangelización tiene un diálogo con el conocimiento científi- sacramentos, la comunión fraterna, eclesial, de modo especial en el ám- campo particularmente exigente pe- co. Éste, por otro lado, no se en- el servicio de la caridad, la misión. bito de las Iglesias particulares. ro al mismo tiempo prometedor en cuentra lejos de la fe, siendo mani- En esta perspectiva emerge sobre Dar testimonio del Evangelio no el mundo de los jóvenes, como festación del principio espiritual que todo el papel de la parroquia como es privilegio exclusivo de nadie. Re- muestran no pocas experiencias, des- Dios ha puesto en sus criaturas y presencia de la Iglesia en el territo- conocemos con gozo la presencia de de las más multitudinarias como las que les permite comprender las es- rio en el que viven los hombres, numerosos hombres y mujeres que Jornadas mundiales de la juventud, tructuras racionales que se encuen- «fuente del pueblo», como le gusta- con su vida son signos del Evangelio a aquellas más ocultas pero no me- tran en la base de la creación. Cuan- ba llamarla a Juan XXIII, en la que en medio del mundo. Lo reconoce- nos importantes, como las numero- do la ciencia y la técnica no presu- todos pueden beber encontrando la mos también en tantos de nuestros sas y diversas experiencias de espiri- men de encerrar la concepción del frescura del Evangelio. Su función hermanos y hermanas cristianos con tualidad, servicio y misión. Los jóve- hombre y del mundo en un árido permanece irrenunciable, aunque las quienes la unidad lamentablemente nes tienen un papel activo en la materialismo se convierten, entonces, condiciones que han cambiado pue- no es todavía perfecta, pero también obra de la evangelización, sobre to- en un precioso aliado para el desa- den requerir una articulación en pe- ellos llevan la señal del bautismo del do en sus ambientes. rrollo de la humanización de la vida. queñas comunidades o vínculos de Señor y son sus anunciadores. En También a los responsables de esta colaboración en contextos más am- estos días nos ha conmovido la ex- 10. El Evangelio en diálogo delicada tarea del conocimiento se plios. Sentimos, ahora, el deber de periencia de escuchar las voces de con la cultura dirige nuestro agradecimiento. exhortar a nuestras parroquias a unir tantos responsables reconocidos de y la experiencia humana Queremos, además, agradecer su a la tradicional atención pastoral del Iglesias y Comunidades eclesiales y con las religiones esfuerzo a los hombres y mujeres Pueblo de Dios las nuevas formas de que nos han dado testimonio de su La nueva evangelización tiene su que se dedican a otra expresión del misión que requiere la nueva evan- sed de Cristo y de su dedicación al centro en Cristo y en la atención a la genio humano: el arte en sus varias gelización. Éstas, deben alcanzar anuncio del Evangelio, convencidos persona humana, para hacer posible formas, desde las más antiguas a las también a las variadas formas de también ellos de que el mundo tiene el encuentro real con Él. Pero su ho- más recientes. En sus obras, en piedad popular. necesidad de una nueva evangeliza- rizonte es tan ancho como el mundo cuanto tienden a dar forma a la ten- En la parroquia continúa siendo ción. Estamos agradecidos al Señor y no se cierra a ninguna experiencia sión del hombre hacia la belleza, re- decisivo el ministerio del sacerdote, por esta unidad en la exigencia de la del hombre. Eso significa que la conocemos un modo particularmen- padre y pastor de su pueblo. A to- misión. nueva evangelización cultiva, con te significativo de expresión de la es- dos los presbíteros, los obispos de particular atención, el diálogo con piritualidad. Estamos especialmente esta Asamblea sinodal expresan gra- 9. Para que los jóvenes puedan las culturas, con la confianza de po- encontrar a Cristo agradecidos cuando sus bellas crea- titud y cercanía fraterna por su no der encontrar en todas ellas las «se- ciones nos ayudan a hacer evidente fácil tarea y les invitan a unirse cada Los jóvenes nos importan de un millas del Verbo» de las que habla- la belleza del rostro de Dios y de vez más al presbiterio diocesano, a modo muy especial, porque son par- ban los santos Padres. En particular, una vida espiritual cada vez más in- te relevante del presente y del futuro la nueva evangelización tiene necesi- SIGUE EN LA PÁGINA 8
  • 6. número 45, domingo 4 de noviembre de 2012 L’OSSERVATO Benedicto XVI indica tres líneas pastorales al celebrar la misa conclusiva de la XIII Asamblea general del Sínodo de los obispos La luz que abre los ojos del hombre «Es significativo que mientras concluimos la Asamblea sinodal la fe. La comunión eclesial, característica del Sínodo, se hizo viven en regiones de antigua evangeli- sobre la nueva evangelización, la liturgia nos proponga el visible en el gran número de padres sinodales que concelebraron zación, donde la luz de la fe se ha de- Evangelio de Bartimeo. Esta Palabra de Dios tiene algo que —más de 260 entre cardenales, prelados y sacerdotes—, junto a bilitado, y se han alejado de Dios, ya decirnos de modo particular a nosotros, que en estos días hemos unos setenta presbíteros que han participado en los trabajos no lo consideran importante para la vi- reflexionado sobre la urgencia de anunciar nuevamente a Cristo sinodales en distintas funciones. Laicos que también han da: personas que por eso han perdido allá donde la luz de la fe se ha debilitado, allá donde el fuego trabajado durante la asamblea se ocuparon de proclamar las una gran riqueza, han «caído en la mi- de Dios es como un rescoldo, que pide ser reavivado». Fueron seria» desde una alta dignidad —no lecturas, de las intenciones de los fieles y de la procesión para el palabras que subrayó Benedicto XVI en la homilía de la misa de económica o de poder terreno, sino clausura del Sínodo de los obispos, presidida en la basílica de ofertorio. En la celebración de la misa participaron además cristiana—, han perdido la orientación San Pedro el domingo 28 de octubre. Concluyeron de esta forma quince cardenales con numerosos prelados de la Curia romana, segura y sólida de la vida y se han con- solemne tres semanas de trabajos, desarrollados en el miembros del cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, vertido, con frecuencia inconsciente- cincuentenario de la apertura del concilio Vaticano II, los veinte y fieles y peregrinos que colmaron la basílica. Publicamos la mente, en mendigos del sentido de la años del Catecismo de la Iglesia católica y el inicio del Año de homilía que pronunció Benedicto XVI. existencia. Son las numerosas personas que tienen necesidad de una nueva curado. Su invocación, sen- evangelización, es decir de un nuevo cilla y sincera, es ejemplar, y encuentro con Jesús, el Cristo, el Hijo de hecho —al igual que la de Dios (cf. Mc 1, 1), que puede abrir del publicano en el templo: nuevamente sus ojos y mostrarles el ca- «¡Oh Dios!, ten compasión mino. Es significativo que, mientras de este pecador» (Lc 18, concluimos la Asamblea sinodal sobre 13)— ha entrado en la tradi- la nueva evangelización, la liturgia nos ción de la oración cristiana. proponga el Evangelio de Bartimeo. En el encuentro con Cristo, Esta Palabra de Dios tiene algo que de- realizado con fe, Bartimeo cirnos de modo particular a nosotros, recupera la luz que había que en estos días hemos reflexionado perdido, y con ella la pleni- sobre la urgencia de anunciar nueva- tud de la propia dignidad: mente a Cristo allá donde la luz de la se pone de pie y retoma el fe se ha debilitado, allá donde el fuego camino, que desde aquel de Dios es como un rescoldo, que pide momento tiene un guía, Je- ser reavivado, para que sea llama viva sús, y una ruta, la misma que da luz y calor a toda la casa. que Jesús recorre. El evan- La nueva evangelización concierne a gelista no nos dice nada toda la vida de la Iglesia. Ella se refie- más de Bartimeo, pero en él re, en primer lugar, a la pastoral ordi- nos muestra quién es el dis- naria que debe estar más animada por cípulo: aquel que, con la luz el fuego del Espíritu, para encender los de la fe, sigue a Jesús «por corazones de los fieles que regularmen- el camino» (Mc 10, 52). te frecuentan la comunidad y que se San Agustín, en uno de reúnen en el día del Señor para nutrir- sus escritos, hace una obser- se de su Palabra y del Pan de vida eter- vación muy particular sobre na. Deseo subrayar tres líneas pastora- la figura de Bartimeo, que les que han surgido del Sínodo. La pri- puede resultar también inte- mera corresponde a los sacramentos de resante y significativa para la iniciación cristiana. Se ha reafirmado Venerables hermanos, ilustres señores y limosna. Todo el Evangelio de Marcos nosotros. El santo obispo de Hipona la necesidad de acompañar con una ca- señoras, queridos hermanos y herma- es un itinerario de fe, que se desarrolla reflexiona sobre el hecho de nas: gradualmente en el seguimiento de Je- que Marcos, en este caso, sús. Los discípulos son los primeros indica el nombre no sólo de El milagro de la curación del ciego protagonistas de este paulatino descu- la persona que ha sido cura- Bartimeo ocupa un lugar relevante en brimiento, pero hay también otros per- da, sino también del padre, la estructura del Evangelio de Marcos. y concluye que «Bartimeo, sonajes que desempeñan un papel im- En efecto, está situado al final de la hijo de Timeo, era un per- portante, y Bartimeo es uno de éstos. sección llamada «viaje a Jerusalén», es La suya es la última curación prodigio- sonaje que de una gran decir, la última peregrinación de Jesús sa que Jesús realiza antes de su pasión, prosperidad cayó en la mi- a la Ciudad Santa para la Pascua, en y no es casual que sea la de un ciego, seria, y que ésta condición donde él sabe que lo espera la pasión, es decir una persona que ha perdido la suya de miseria debía ser muerte y resurrección. Para subir a Je- luz de sus ojos. Sabemos también por conocida por todos y de rusalén, desde el valle del Jordán, Jesús otros textos que en los evangelios la ce- dominio público, puesto pasó por Jericó, y el encuentro con guera tiene un importante significado. que no era solamente un Bartimeo tuvo lugar a las afueras de la Representa al hombre que tiene necesi- ciego, sino un mendigo sen- ciudad, mientras Jesús, como anota el dad de la luz de Dios, la luz de la fe, tado al borde del camino. evangelista, salía «de Jericó con sus para conocer verdaderamente la reali- Por esta razón Marcos lo re- discípulos y bastante gente» (10, 46); dad y recorrer el camino de la vida. Es cuerda solamente a él, por- gente que, poco después, aclamará a esencial reconocerse ciegos, necesitados que la recuperación de su Jesús como Mesías en su entrada a Je- de esta luz, de lo contrario se es ciego vista hizo que ese milagro rusalén. Bartimeo, cuyo nombre, como para siempre (cf. Jn 9, 39-41). tuviera una resonancia tan dice el mismo evangelista, significa grande como la fama de la «hijo de Timeo», estaba precisamente Bartimeo, pues, en este punto estra- tégico del relato de Marcos, está puesto desventura que le sucedió» sentado al borde del camino pidiendo (Concordancia de los evange- como modelo. Él no es ciego de naci- miento, sino que ha perdido la vista: es lios, 2, 65, 125: PL 34, 1138). el hombre que ha perdido la luz y es Hasta aquí san Agustín. consciente de ello, pero no ha perdido Esta interpretación, que la esperanza, sabe percibir la posibili- ve a Bartimeo como una dad de un encuentro con Jesús y confía persona caída en la miseria en él para ser curado. En efecto, cuan- desde una condición de do siente que el Maestro pasa por el «gran prosperidad», nos ha- camino, grita: «Hijo de David, Jesús, ce pensar; nos invita a refle- ten compasión de mí» (Mc 10, 47), y lo xionar sobre el hecho de repite con fuerza (v. 48). Y cuando Je- que hay riquezas preciosas sús lo llama y le pregunta qué quiere para nuestra vida, y que no de él, responde: «Maestro, que pueda son materiales, que pode- ver» (v. 51). Bartimeo representa al mos perder. En esta pers- hombre que reconoce el propio mal y pectiva, Bartimeo podría ser grita al Señor, con la confianza de ser la representación de cuantos