Padre (Fuente de toda verdad y justicia)Creo en DiosAnte la tristeza de la soledad, la desilusión o la insatisfacción, los...
Padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultadoJesús, antes de entregarse a la pasión, implor...
La santa iglesia CatólicaLa doctrina social de la iglesia se sostiene en su fe y en lo que creemos como católicos no puede...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El Credo y la DSI

1.710 visualizaciones

Publicado el

El Creo trabajado con Mar Adentro dentro del marco de la DSI

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.710
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
944
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El Credo y la DSI

  1. 1. Padre (Fuente de toda verdad y justicia)Creo en DiosAnte la tristeza de la soledad, la desilusión o la insatisfacción, los cristianos no olvidamos que Dios esamor (1 Jn 4, 8). Tenemos la certeza de ser amados y de vivir cada día sostenidos por los brazos delPadre. Esta convicción interior nos mantiene firmes en medio de un mundo desbordado por ladesconfianza, la inestabilidad y la inseguridad. Aunque nos sabemos pobres y débiles, nos fortalece elamor de Dios que siempre toma la iniciativa. Porque nosotros hemos conocido el amor que Dios nostiene y hemos creído en él (1 Jn 4, 16). (MA5)Padre todo poderosoLa iglesia presenta una fundamentación sólida y profunda para los derechos humanos, la paternidad deDios y la dignidad del hombre hecho a su imagen y semejanza (Gen 1,27)Creador del cielo y de la tierraDios destino la tierra y todo lo creado en ella para todos los hombres y para todos los pueblos, demodo que deben llegar a todos los hombres según las reglas de justicia y caridad (GS 69)Hijo (Ya no vivo yo, es Cristo que vive en mí (Gál 2, 20).Ser Cristo como clave de la vida)Creo en Jesucristo su único hijo nuestro Señor.En primer lugar, nos disponemos a contemplar a Cristo, el centro de nuestra fe. Así podremoscomunicar la feliz noticia del amor de Dios que brilla en su rostro. Cristo es la imagen del Diosinvisible (Col 1, 15). En Él, sobre todo en la Eucaristía, la gloria de Dios se hace cercana. La vocacióny el sentido de la vida de cada hombre consiste en reproducir la imagen del Redentor. Todo serhumano está llamado a transformarse cada vez más en Cristo, desde el Bautismo hasta la resurrecciónfinal. En la persona y en el mensaje de Cristo, siempre han impactado su amor y misericordia, susexigencias de justicia y fraternidad, su ejemplo de pobreza y humildad y su testimonio de entrega portodos los hombres. (MA 52)Que fue concebido por obra y gracia del Espíritu SantoEl Espíritu Santo como dador de vida, Dios es el único con derechos sobre ellas, toda creatura de Diostiene derecho a nacer, ya que el la conocía antes de que se formara en el vientre materno ( Jer 15,15)Nació de Santa María VirgenLa santidad de la Iglesia brilla en todo su esplendor en el rostro de María, es manifiesto de amorejemplar, sacrificado, heroico y escondido de tantos varones y mujeres En la figura de la Madre juntoa la cruz simboliza la misericordia entrañable de Dios, que vibra en el corazón materno ante el dolordel Hijo y de todos los hijos. También se refleja la dignidad de las personas sostenidas por Dios, queen la adversidad se mantienen unidas de pie, con esperanza. En María brilla la dimensión maternal yfamiliar de la Iglesia, que debe dar espacio a todos, promoviendo a las mujeres. ( MA 61) 1
  2. 2. Padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultadoJesús, antes de entregarse a la pasión, imploró ardientemente al Padre que todos seamos uno para queel mundo crea (Jn 17, 21). La comunión de la Trinidad nos interpela y nos convoca a estrecharvínculos hace falta promover una espiritualidad de la comunión, que parte de nuestra comunión conDios, antes de programar cualquier acción pastoral en concreto (MA12) Además, el podertransformador de Dios que se manifestó en la Pascua. (MA9)Jesucristo es el Hijo de Dios hecho hombre e identificado con los pobres en su encarnación y en sucruz. En Él, descubrimos con nitidez la dignidad de los pobres, débiles y sufrientes. La fe lleva areconocer en todo hombre, especialmente en el pobre, a un hermano de Cristo. Encontramos al Señoren los rostros de los hermanos que sufren. También lo descubrimos en los pecadores, ya que por suencarnación, el Hijo de Dios se ha unido solidariamente con todos.(MA 58)Descendió a los infiernosNo podemos olvidar que Dios quiere la felicidad de cada ser humano. Jesús con su descenso nosmuestra cual grande es su misericordia, que salva a todos incluso a las almas cautivas (I Pe 3,19) Poreso, venciendo la tentación del egoísmo, intentamos salir de nosotros mismos, revistiéndonos deentrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia (Col 3, 12) para procurar lafelicidad de los hermanos. (MA 10)Al tercer día resucito entre los muertos, subió a los cielos.Él ha triunfado sobre el pecado y la muerte. Por eso, seguimos buscando construir una historia másjusta, y nos alentamos unos a otros para no desanimarnos. En el trato frecuente con el Resucitado,recibimos un verdadero impulso que nos sostiene. Él es el manantial vivo de nuestra esperanza. (MA 7)Esta sentado a la derecha de Dios padre todo poderos, desde allí ha de venir a juzgar a vivos ymuertos.La justicia perfecta viene de Dios y no de los hombres, Jesús juzgara nuestras vidas según el amor y elservicio que hayamos demostrado a los demás.El Espíritu Santo (nos alienta y da fuerzas para seguir)Creo en el Espíritu SantoEl Espíritu Santo que nos anima es el mismo que impulsó a Jesús. Él nos hace participar de la vida yde la misión del Salvador. Sin Él la evangelización es imposible. Pero con su ayuda podemos sertestigos de Jesús en medio del mundo, para transformar la sociedad. Por eso, desde nuestras dudas,temores, cansancios y debilidades le pedimos: Ven, padre de los pobres, ven a darnos tus dones, ven a darnos tu luz.(MA 3) 2
  3. 3. La santa iglesia CatólicaLa doctrina social de la iglesia se sostiene en su fe y en lo que creemos como católicos no puede ir encontra de los principios de la iglesia de Cristo.Como Iglesia nos preguntamos ahora cuáles son las notas de la espiritualidad que ha de animar estanueva etapa misionera en nuestra Patria. Dicho de otro modo, cómo los bautizados debemos traducir lavida del Espíritu para contagiar la alegría de la salvación de Cristo en la Iglesia y en el mundo (MA 4)La comunión de los santosEjemplos de la oración permanente y la contemplación del Cristo Crucificado.La santidad se vive especialmente cuando procuramos evangelizar en medio de las actividades ypreocupaciones de cada día. El Espíritu Santo, a través de la Iglesia, suscita en cada fiel un anhelo desantidad, un fuerte deseo de renovación personal que no sólo se alimenta en la oración, sino tambiénen la misión cotidiana. (MA 17) Toda la Iglesia crece en santidad comunitaria y misionera, gracias ala misión cotidiana de todos como iglesia en común unión. (MA 18)El perdón de los pecados.La espiritualidad evangelizadora está marcada por un intenso amor a cada persona. A veces se expresacomo compañía silenciosa y compasiva, otras veces es palabra que alienta, abrazo que consuela,paciencia que perdona, disposición a compartir lo que se posee; o se torna indignación por lainjusticia, y la denuncia proféticamente. Se trata, siempre, de hacernos cercanos y solidarios con el quesufre. En este mundo donde frecuentemente nos sentimos desamparados, ignorados, utilizados,excluidos, ¿no es indispensable oír el llamado del Espíritu a cuidarnos y sostenernos unos a otros conentrañas de misericordia? (MA 11)Y La vida eternaLa esperanza del Reino de DiosUn auténtico espíritu de esperanza implica esfuerzo firme y creativo. No es lamento, sino fortaleza queno se deja vencer; no es pesimismo, sino confianza generosa; no es pasividad, sino compromiso llenode magnanimidad y de pasión por el bien (Rom 12, 9). Ella misma nos ayuda a discernir y reconocer lassemillas del Reino que nunca faltan en medio de la oscuridad (MA 8)El credo es comunión con la Santísima Trinidad, fundamento de nuestra convivencia socialEl existir con otros y el vivir juntos, no es el fruto de una desgracia a la que haya que resignarse, ni unhecho accidental que debamos soportar; ni siquiera se trata de una mera estrategia para podersobrevivir. Toda la vida en sociedad tiene para las personas un fundamento más hondo: Dios mismo.La Santísima Trinidad es fuente, modelo y fin de toda forma de comunión humana. A partir de lacomunión trinitaria hemos de recrear los vínculos en todas las comunidades: a nivel familiar, vecinal,provincial, nacional e internacional. En el diálogo y en el intercambio libre de dones, animado por elamor, se construye el nosotros de la comunión solidaria. 3

×