Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

Avance Proyecto Integrador

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 4 Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Similares a Avance Proyecto Integrador (20)

Más reciente (20)

Anuncio

Avance Proyecto Integrador

  1. 1. 1 UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INDOAMÉRICA FACULTAD DE JURISPRUDENCIA, CIENCIAS POLÍTICAS Y ECONÓMICAS CARRERA DE DERECHO TEMA: LA EUTANASIA: DERECHO A UNA MUERTE DIGNA Trabajo de investigación de integración de saberes modalidad Ensayo Jurídico Primer Nivel (Primer Nivel) Autor(a) Viviana Daquilema Renata Escobar Rodrigo Molina Docente cátedra integradora(a) Mg. María Fernanda Haro Salas AMBATO – ECUADOR 2018
  2. 2. 2 INTRODUCCIÓN La eutanasia conceptualmente es cuando una persona ayuda a otra facilitar su muerte y así evitar sufrimientos físicos y emocionales, pero esto no se haría sin la voluntad del paciente debidamente informado acerca de su estado de salud, en base a un cuadro clínico y obviamente ante una enfermedad que sea mortal y en donde el paciente tenga, la imposibilidad de vivir en un estado digno. Jurídicamente aportaríamos a la creación de una legislación que regule y garantice el derecho de los pacientes, debidamente informados a tener una muerte digna, y pienso que es una aportación, ya que uno de los objetivo que tiene un estado es asegurar la dignidad de las personas incluso enfocado desde la muerte. Desde la perspectiva de las normas jurídicas la cuestión de la eutanasia se plantea de modos muy diversos en función de la diversidad de los ordenamientos jurídicos. Diremos, en un sentido muy general, que las normas jurídicas, aun cuando sean consideradas de rango ético inferior, son de hecho las que terminan imponiéndose en la sociedad de referencia. Ello se explica porque cuando un código sigue vigente, hay que pensar en que el grado de desacuerdo moral con él no ha sido tan grande como para obligar una reforma perentoria. O, lo que es lo mismo, habrá que pensar en que hay un “consenso moral” que es capaz de neutralizar las más radicales protestas éticas de las minorías. Este mecanismo puede ilustrarse con lo ocurrido en España en los días de 1987 en los cuales se discutió la cuestión del aborto, así como en los años sucesivos. Quienes impugnaban esa ley solían hacerlo desde principios confesionales que les obligaban a llamar asesinos a los médicos que practicaban el aborto, así como a la madre que se prestaba a ello. Por la misma razón, los defensores de la ley debieran ser considerados como “inductores al homicidio”. Sin embargo, lo cierto es que (salvo protestas verbales y retóricas) prácticamente ningún diputado de la derecha, una vez promulgada la ley, ha tratado a su colega de la izquierda como si fuese un inductor de asesinato, ni le ha llevado a juicio; ni tampoco a los médicos que, dentro de la legalidad vigente, siguen “asesinando” a embriones de menos de tres meses. Lo cual quiere decir que hay una suerte de “consenso moral” implícito entre la derecha y la izquierda a propósito de la ley del aborto por debajo de las discrepancias retóricas parlamentarias o periodísticas. Mutatis mutandis podemos prever qué ocurrirá con la cuestión de la eutanasia.
  3. 3. 3 En la actualidad el tema de la eutanasia vuelve a cobrar relevancia al aparecer un nuevo factor determinante en torno al tema: la autonomía de la voluntad de los pacientes. En épocas anteriores los motivos en que se ha basado la sociedad para aceptar o condenar la eutanasia han sido muy diversos (políticos, sociales, culturales, religiosos), pero en muy pocas ocasiones se tuvo en cuenta la voluntad del paciente. Así pues, el problema principal hoy día consiste en saber si existe un derecho subjetivo de la persona a disponer de su propia vida hasta el punto de poder decidir cuándo ponerle fin. El abanico de posibilidades a nivel legislativo en relación a la eutanasia es amplísimo, y se mueve entre la condena de todo tipo de eutanasia, considerándola simplemente como cualquier otro homicidio, y la legalización, o incluso el reconocimiento de un derecho a la muerte. Desde siempre los médicos han participado en la toma de decisiones sobre el fin de la muerte, pero en la actualidad se defiende cada vez más el respeto a la autonomía de los pacientes en la toma de decisiones médicas. En la actualidad el paciente goza de un grupo de derechos, como: el rechazo del tratamiento vital (debido al derecho del paciente a decidir sobre su tratamiento y a negarse a este) y testamento vital (un documento mediante el cual las personas hacen constar por escrito su voluntad de no ser mantenidos en estado vegetativo ni de alargar sus sufrimientos en situaciones irreversibles. Son pocos los países donde la eutanasia es completamente legal como es el caso de Holanda, Luxemburgo y Bélgica, esto nos lleva a cuestionarnos ¿qué implicaciones podría tener su aceptación general como práctica en una sociedad? Pues como toda acción humana nunca se restringe a un sólo ámbito, (como en este caso al médico) inevitablemente repercutirá, en lo económico, político, en la cultura y en la forma de pensar de las personas. Para analizar este tema desde el contexto que vivimos hoy en día y así poder proyectarlo en un futuro no muy lejano, es necesario primero, tener claro que es la eutanasia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define la eutanasia como aquella "acción del médico que provoca deliberadamente la muerte del paciente". La vida es el más grande bien jurídico que se protege en las legislaciones del mundo. En Ecuador no sólo se protege a la vida sino que también se le da dignidad, es decir, que cada ciudadano en nuestro país tiene el derecho a tener una vida digna. Existe legislación internacional que protege a los Derechos Humanos para que se pueda tener plenas garantías y que cada persona se encuentre amparada en el Derecho
  4. 4. 4 Positivo. Estos Derechos son más diversos en base a la necesidad y la tecnología. A lo largo de los siglos se ha hablado de la eutanasia ya que es un fenómeno controversial por el que se está atravesando en diferentes países del mundo e incluso se está viviendo en América Latina como es en la República de Argentina; pero a este fenómeno se le da una relación interesante lo que ha empezado a hablar de un Derecho como es el de tener una muerte digna. Hay que considerar que la muerte tiene muchas implicaciones, como muchos autores establecen que el ser humano desde su nacimiento, ya va muriendo, la muerte es un tema que tiene varios aspectos como el social, ético y religioso, y es por ello que es de suma importancia abordar el tema de la eutanasia de una manera abierta y real, ya que a diario se ve que hay pacientes que atraviesan por un estado deplorable en razón de una enfermedad mortal y por lo que pasan clínicamente en estado de sufrimiento y dolor no solo físico sino también sicológico y es ahí donde entra la dignidad del paciente a que él voluntariamente pueda decidir no afrontar tal sufrimiento amparándose en el Derecho de tener una muerte digna. La sociedad moderna basa su ordenamiento jurídico en la protección de los Derechos Humanos y por ello en este sentido cada individuo tiene derecho a decidir informadamente, sobre los asuntos que pertenecen a una esfera tan privada como su cuerpo, y en virtud de esto lograr una muerte digna, ya que sería cumplir con uno de los derechos más importantes del ser humano que es la dignidad y lograr así respetar el derecho de haber tenido una vida digna el cual está consagrado en nuestra legislación ecuatoriana

×