SlideShare una empresa de Scribd logo

The Bane Chronicles: 2. The runaway queen - Cassandra Clare

Jas Fergo
Jas Fergo

Las crónicas de Bane: 2. La reina fugitiva (Cassandra Clare)

1 de 35
Descargar para leer sin conexión
The Bane Chronicles: 2. The runaway queen  - Cassandra Clare
Cassandra Clare DreamBookSide
Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels
2
Cassandra Clare DreamBookSide
Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels
3
Staff
Moderadoras
Katiliz94, Hanna Marl & Josselyn U
Traductoras
Pily
Maddy
Nanami27
Princesa de la Luna
Xiime~
Dracanea
Josselyn U
Celeste85
Julieta9768
MaryJane♥
Nico Robin
Correctoras
Clau :)
Ilsemm741
Escritora Solitaria
Sarii
Recopilacion &
Revision
Hanna Marl
Diseno
Gaz
Cassandra Clare DreamBookSide
Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels
4
Sinopsis
agnus Bane tiene un papel real en la Revolución Francesa, si las turbas
enfurecidas no estropean sus hechizos. Una de las diez aventuras de Las
Crónicas de Bane.
Mientras en Francia, el brujo inmortal Magnus Bane se encuentra intentando rescatar
la familia real de los horrores de la Revolución francesa — siendo atrapado en este lío por
la cuenta más atractiva. Naturalmente, el audaz escape pide globos de aire invisible...
Esta historia ilumina la vida del enigmático Magnus Bane, cuya seductora
personalidad llena las páginas de los libros aclamados por el New York Times best seller,
Cazadores de Sombras y Los Origenes. Esta historia en Las Crónicas de Bane, 'The
Runaway Queen’, está escita por Maureen Johnson y Cassandra Clare.
M
Cassandra Clare DreamBookSide
Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels
5
París
Junio 1791
abía un olor a París en las mañanas de verano que Magnus disfrutaba. Esto
era sorprendente, ya que en las mañanas de verano París olía a queso que se
había sentado en el sol todo el día, y a pescado y las partes menos deseables
del pescado. Olía a las personas y todas las cosas que las personas producen (esto no se
refiere al arte o la cultura, sino a las cosas más viles que son arrojadas por las ventanas en
cubos). Pero éstas fueron interrumpidas por otros olores y los olores cambiarían
rápidamente de una calle a otra, o de un edificio a otro. Ese olor embriagador de una
panadería podría ser seguido por un olor inesperado de gardenias en un jardín, para dar
paso al rico en hierro olor de un matadero. París estaba nada menos que vivo, con el Sena
corriendo a lo largo como una gran arteria, los fragmentos de las calles más anchas,
reduciéndose a los callejones más pequeños… y cada centímetro de ella tenía un olor.
Todo olía a vida, la vida en todas sus formas y grados.
Los olores de hoy, sin embargo, eran un poco fuertes. Magnus estaba tomando una
ruta desconocida, que lo llevó por toda una mala racha de París. El camino aquí no era tan
suave. Estaba brutalmente caliente dentro de sus cabrioletas que chocó a lo largo de su
camino. Magnus tenía uno de sus magníficos abanicos chinos, y aleteó ineficaz contra él,
apenas agitando el viento. Hacía, si era completamente honesto consigo mismo (y no quería
serlo), un poco demasiado de calor para esta nueva capa de color azul y de color de rosa a
rayas, hecha de tafetán y satén, y el chaleco de faya de seda bordado con una escena de las
aves y querubines. El cuello de pajarita, y la peluca y los pantalones de seda, los
maravillosos guantes nuevos en el amarillo limón más delicado… todo era un poco caliente.
Estilo. Si uno puede lucir fabuloso, uno tenía la obligación de hacerlo. Hay que llevar
todo, o no hay que llevar nada en absoluto.
Se acomodó en su asiento y aceptó el sudor con orgullo, contento de que vivía con sus
principios, principios que estaban respaldados en París. En París, la gente estaba siempre
tras la última moda. Pelucas que golpeaban el techo y había barcos en miniatura en ellas;
sedas escandalosas; pinturas blancas y altas, las mejillas de los hombres y las mujeres
sonrojadas, los lugares de belleza decorativos, la confección, los colores. . . En París se
podía tener los ojos de un gato (como los tenia) y decirle a la gente que era un truco de la
moda.
H
Cassandra Clare DreamBookSide
Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels
6
En un mundo como éste, había mucho trabajo para un brujo emprendedor. La
aristocracia amaba un poco de magia y estaban dispuestos a pagar por ello. Pagaron por
suerte en la mesa del faraón. Le pagaron para que sus monos hablaran, para que sus
pájaros cantaran sus arias favoritas de la ópera, para hacer sus diamantes brillar en
diferentes colores. Querían parajes en las formas de corazones, copas de champán y que
las estrellas aparezcan espontáneamente en sus mejillas. Querían deslumbrar a sus
invitados haciendo disparar fuego de sus fuentes, y para divertir esas mismas personas por
tener sus largas tumbonas paseando por la habitación. Y sus listas de peticiones de la
habitación bueno, él mantenía notas detalladas al respecto. No eran nada si no
imaginativas.
En resumen, el pueblo de París y la vecina ciudad real de Versalles eran las personas
más decadentes que Magnus había conocido, y por ello les veneraba profundamente.
Por supuesto, la revolución había puesto un freno a algo de esto. Magnus recordaba
diariamente de ese hecho, incluso ahora, a medida que abría las cortinas de seda azul del
carro. Recibió algunas miradas penetrantes de Los Sans-culottes empujando sus carritos o
vendiendo su carne de gato. Mantenía apartamentos en el barrio del Marais, en la rue
Barbette, muy cerca del Hôtel de Soubise, el hogar de su viejo (y recientemente fallecido)
amigo el Príncipe de Soubise. Tenía una invitación abierta a pasear por los jardines o
entretenerse allí en cualquier momento que quisiera. De hecho, podía entrar a cualquier
número de grandes casas de París y tener una cálida bienvenida. Sus amigos aristocráticos
eran tontos, pero sobre todo inofensivos. Pero ahora era un problema ser visto en su
compañía. A veces era un problema ser visto en absoluto. Ya no era una buena cosa ser
muy rico o muy bien comunicado. Las masas sucias, los productores de la peste, se habían
apoderado de Francia, volcando todo en su sucio paso.
Sus sentimientos acerca de la revolución eran mixtos. La gente tenía hambre. El precio
del pan era todavía muy alto. No ayudó que la reina, María Antonieta, cuando se le dijo que
su pueblo no podía darse el lujo del pan, había sugerido que se comieran la torta en su
lugar. Era sensato que el pueblo exigiera y recibiera alimentos y leña, y todas las
necesidades básicas de la vida. Magnus siempre lo sentía por los pobres y los miserables.
Pero al mismo tiempo, nunca había habido una sociedad tan maravillosa como la de
Francia en sus vertiginosas alturas y excesos. Y mientras a él le gustaba la emoción,
también le gustaba tener una idea de lo que estaba pasando, y ese sentimiento era escaso.
Nadie sabía muy bien quien estaba a cargo del país. Los revolucionarios peleaban todo el
tiempo. La Constitución siempre se estaba escribiendo. El rey y la reina estaban vivos y
supuestamente seguían permaneciendo en el poder, pero eran controlados por los
revolucionarios. Periódicamente había asesinatos, incendios o ataques, todo en nombre de
la liberación. Vivir en París era como vivir en un barril de pólvora que se apila en la parte
superior de varios barriles de pólvora, que estaban en un barco lanzado a ciegas en el mar.
Siempre había la sensación de que un día la gente, la gente indefinida, sólo podría decidir
matar a todos los que podían permitirse un sombrero.
Magnus suspiró y se echó hacia atrás fuera del alcance de miradas indiscretas y se
puso un paño de jazmín perfumado en la nariz. Apestan suficiente y molestan. Fue afuera
a ver un globo.

Recomendados

El quijote de la mancha
El quijote de la manchaEl quijote de la mancha
El quijote de la manchaemetk
 
Ppt quijote
Ppt quijotePpt quijote
Ppt quijotemargahhh
 
Textos y actividades_realismo
Textos y actividades_realismoTextos y actividades_realismo
Textos y actividades_realismoAlfredo Márquez
 
Capitulo i y capitulo ii
Capitulo  i  y capitulo iiCapitulo  i  y capitulo ii
Capitulo i y capitulo iiCompu Servicios
 
El Quijote contado por los niños y niñas del CEIP "Virgen de la Candelaria"
El Quijote contado por los niños y niñas del CEIP "Virgen de la Candelaria"El Quijote contado por los niños y niñas del CEIP "Virgen de la Candelaria"
El Quijote contado por los niños y niñas del CEIP "Virgen de la Candelaria"Mery Bg
 

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Andanzas De Don Quijote
Andanzas De Don QuijoteAndanzas De Don Quijote
Andanzas De Don Quijoteesperanzaba
 
La virgen del arroyo
La virgen del arroyoLa virgen del arroyo
La virgen del arroyoJose Ramos
 
Cervantes Y El Quijote//http://cuadernodelasletras.blogspot.com/
Cervantes Y  El Quijote//http://cuadernodelasletras.blogspot.com/Cervantes Y  El Quijote//http://cuadernodelasletras.blogspot.com/
Cervantes Y El Quijote//http://cuadernodelasletras.blogspot.com/Maria José
 
Microsoft Power Point Don Quijote
Microsoft Power Point   Don QuijoteMicrosoft Power Point   Don Quijote
Microsoft Power Point Don QuijoteEncarna
 
Mi primer quijote (fragmentos)
Mi primer quijote (fragmentos)Mi primer quijote (fragmentos)
Mi primer quijote (fragmentos)jmarmar
 
La trata de blancas
La trata de blancasLa trata de blancas
La trata de blancasJose Ramos
 
El siglo de oro español
El siglo de oro españolEl siglo de oro español
El siglo de oro españolAlma Rincon
 
Luces de bohemia (obra completa)
Luces de bohemia (obra completa)Luces de bohemia (obra completa)
Luces de bohemia (obra completa)joanpedi
 
antologia de lupita
antologia de lupita antologia de lupita
antologia de lupita lupitae
 
La señora don juan
La señora don juanLa señora don juan
La señora don juanJose Ramos
 
El quijote ilustrado
El quijote ilustradoEl quijote ilustrado
El quijote ilustradoClaudia Trejo
 
Don Quijote II Parte (1615)
Don Quijote II Parte (1615)Don Quijote II Parte (1615)
Don Quijote II Parte (1615)iesrjsender
 
Cervantes y el Quijote
Cervantes y el QuijoteCervantes y el Quijote
Cervantes y el Quijotecarseleia
 

La actualidad más candente (19)

Andanzas De Don Quijote
Andanzas De Don QuijoteAndanzas De Don Quijote
Andanzas De Don Quijote
 
La virgen del arroyo
La virgen del arroyoLa virgen del arroyo
La virgen del arroyo
 
Cervantes Y El Quijote//http://cuadernodelasletras.blogspot.com/
Cervantes Y  El Quijote//http://cuadernodelasletras.blogspot.com/Cervantes Y  El Quijote//http://cuadernodelasletras.blogspot.com/
Cervantes Y El Quijote//http://cuadernodelasletras.blogspot.com/
 
Power Point Castella Miau!
Power Point Castella Miau!Power Point Castella Miau!
Power Point Castella Miau!
 
Microsoft Power Point Don Quijote
Microsoft Power Point   Don QuijoteMicrosoft Power Point   Don Quijote
Microsoft Power Point Don Quijote
 
Mi primer quijote (fragmentos)
Mi primer quijote (fragmentos)Mi primer quijote (fragmentos)
Mi primer quijote (fragmentos)
 
La trata de blancas
La trata de blancasLa trata de blancas
La trata de blancas
 
El siglo de oro español
El siglo de oro españolEl siglo de oro español
El siglo de oro español
 
Luces de bohemia (obra completa)
Luces de bohemia (obra completa)Luces de bohemia (obra completa)
Luces de bohemia (obra completa)
 
antologia de lupita
antologia de lupita antologia de lupita
antologia de lupita
 
Ppp don quijote
Ppp don quijotePpp don quijote
Ppp don quijote
 
La señora don juan
La señora don juanLa señora don juan
La señora don juan
 
Jodia Pavia
Jodia PaviaJodia Pavia
Jodia Pavia
 
El quijote ilustrado
El quijote ilustradoEl quijote ilustrado
El quijote ilustrado
 
Don Quijote II Parte (1615)
Don Quijote II Parte (1615)Don Quijote II Parte (1615)
Don Quijote II Parte (1615)
 
Don quijote powerpoint 2
Don quijote powerpoint 2Don quijote powerpoint 2
Don quijote powerpoint 2
 
Cervantes y el Quijote
Cervantes y el QuijoteCervantes y el Quijote
Cervantes y el Quijote
 
Poeta en ny
Poeta en nyPoeta en ny
Poeta en ny
 
Canon y dialogismo
Canon y dialogismoCanon y dialogismo
Canon y dialogismo
 

Similar a The Bane Chronicles: 2. The runaway queen - Cassandra Clare

CATHERINE-PARIS (1927) Marta Bibescu (Princesa Bibesco)
CATHERINE-PARIS (1927) Marta Bibescu (Princesa Bibesco)CATHERINE-PARIS (1927) Marta Bibescu (Princesa Bibesco)
CATHERINE-PARIS (1927) Marta Bibescu (Princesa Bibesco)JulioPollinoTamayo
 
Un mundo de cuentos
Un mundo de cuentosUn mundo de cuentos
Un mundo de cuentosgfajardo7
 
Restrepo laura la novia oscura
Restrepo laura   la novia oscuraRestrepo laura   la novia oscura
Restrepo laura la novia oscuraemaporpos
 
A todo honor de Felipe Trigo
A todo honor de Felipe TrigoA todo honor de Felipe Trigo
A todo honor de Felipe TrigoEURIDICECANOVA
 
ENCONTRAR SIN BUSCAR (1932-1942) Gisèle Prassinos
ENCONTRAR SIN BUSCAR (1932-1942) Gisèle PrassinosENCONTRAR SIN BUSCAR (1932-1942) Gisèle Prassinos
ENCONTRAR SIN BUSCAR (1932-1942) Gisèle PrassinosJulioPollinoTamayo
 
Antología poesía hispana del Siglo XX
Antología poesía hispana del Siglo XXAntología poesía hispana del Siglo XX
Antología poesía hispana del Siglo XXpresodemilibertad
 
Dos grandes
Dos grandesDos grandes
Dos grandesenquica
 
Los fantasmas del pygmalion adriana c.j
Los fantasmas del pygmalion   adriana c.jLos fantasmas del pygmalion   adriana c.j
Los fantasmas del pygmalion adriana c.jAngie M
 
NAPOLEÓN EN edición resumida y comentada
NAPOLEÓN EN     edición resumida y comentadaNAPOLEÓN EN     edición resumida y comentada
NAPOLEÓN EN edición resumida y comentadaguest23f0ed
 
Napoleón en chamartín edición resumida y comentada
Napoleón en chamartín    edición resumida y comentadaNapoleón en chamartín    edición resumida y comentada
Napoleón en chamartín edición resumida y comentadagueste74ec2e
 

Similar a The Bane Chronicles: 2. The runaway queen - Cassandra Clare (20)

Antologia Del Cuento ExtrañO 04
Antologia Del Cuento ExtrañO 04Antologia Del Cuento ExtrañO 04
Antologia Del Cuento ExtrañO 04
 
Actividades textos REALISMO
Actividades textos REALISMOActividades textos REALISMO
Actividades textos REALISMO
 
CATHERINE-PARIS (1927) Marta Bibescu (Princesa Bibesco)
CATHERINE-PARIS (1927) Marta Bibescu (Princesa Bibesco)CATHERINE-PARIS (1927) Marta Bibescu (Princesa Bibesco)
CATHERINE-PARIS (1927) Marta Bibescu (Princesa Bibesco)
 
Un mundo de cuentos
Un mundo de cuentosUn mundo de cuentos
Un mundo de cuentos
 
El capitan veneno
El capitan venenoEl capitan veneno
El capitan veneno
 
Restrepo laura la novia oscura
Restrepo laura   la novia oscuraRestrepo laura   la novia oscura
Restrepo laura la novia oscura
 
A todo honor de Felipe Trigo
A todo honor de Felipe TrigoA todo honor de Felipe Trigo
A todo honor de Felipe Trigo
 
Cuentos centroamericanos
Cuentos centroamericanosCuentos centroamericanos
Cuentos centroamericanos
 
32 59 orfebre www.gftaognosticaespiritual.org
32 59 orfebre www.gftaognosticaespiritual.org32 59 orfebre www.gftaognosticaespiritual.org
32 59 orfebre www.gftaognosticaespiritual.org
 
Antologia Del Cuento ExtrañO 04
Antologia Del Cuento ExtrañO 04Antologia Del Cuento ExtrañO 04
Antologia Del Cuento ExtrañO 04
 
ENCONTRAR SIN BUSCAR (1932-1942) Gisèle Prassinos
ENCONTRAR SIN BUSCAR (1932-1942) Gisèle PrassinosENCONTRAR SIN BUSCAR (1932-1942) Gisèle Prassinos
ENCONTRAR SIN BUSCAR (1932-1942) Gisèle Prassinos
 
Antología poesía hispana del Siglo XX
Antología poesía hispana del Siglo XXAntología poesía hispana del Siglo XX
Antología poesía hispana del Siglo XX
 
Tere
TereTere
Tere
 
El exilio y el reino
El exilio y el reinoEl exilio y el reino
El exilio y el reino
 
Dos grandes
Dos grandesDos grandes
Dos grandes
 
Los fantasmas del pygmalion adriana c.j
Los fantasmas del pygmalion   adriana c.jLos fantasmas del pygmalion   adriana c.j
Los fantasmas del pygmalion adriana c.j
 
NAPOLEÓN EN edición resumida y comentada
NAPOLEÓN EN     edición resumida y comentadaNAPOLEÓN EN     edición resumida y comentada
NAPOLEÓN EN edición resumida y comentada
 
Napoleón en chamartín edición resumida y comentada
Napoleón en chamartín    edición resumida y comentadaNapoleón en chamartín    edición resumida y comentada
Napoleón en chamartín edición resumida y comentada
 
La amortajada
La amortajadaLa amortajada
La amortajada
 
la amortajada
la amortajadala amortajada
la amortajada
 

Último

Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2Heyssen Cordero Maraví
 
Preelaboración de alimentos. El arroz.pdf
Preelaboración de alimentos. El arroz.pdfPreelaboración de alimentos. El arroz.pdf
Preelaboración de alimentos. El arroz.pdfVictorSanz21
 
DOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGG
DOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGGDOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGG
DOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGGCarmenTamayoDuran
 
herramientas manuales grado cuarto primaria.pptx
herramientas manuales grado cuarto primaria.pptxherramientas manuales grado cuarto primaria.pptx
herramientas manuales grado cuarto primaria.pptxnelsontobontrujillo
 
tema 4 al Ándalus 2023 2024 . Tema 4 (I) Al Andalus
tema 4 al Ándalus 2023 2024 . Tema 4 (I) Al Andalustema 4 al Ándalus 2023 2024 . Tema 4 (I) Al Andalus
tema 4 al Ándalus 2023 2024 . Tema 4 (I) Al Andalusjosemariahermoso
 
Diseño de Actividades Basadas en la Inteligencia Artificial Ccesa007.pdf
Diseño de Actividades Basadas en la Inteligencia Artificial Ccesa007.pdfDiseño de Actividades Basadas en la Inteligencia Artificial Ccesa007.pdf
Diseño de Actividades Basadas en la Inteligencia Artificial Ccesa007.pdfDemetrio Ccesa Rayme
 
GUÍA DIDÁCTICA UNIDAD 1-Febrero_2024.pdf
GUÍA DIDÁCTICA UNIDAD 1-Febrero_2024.pdfGUÍA DIDÁCTICA UNIDAD 1-Febrero_2024.pdf
GUÍA DIDÁCTICA UNIDAD 1-Febrero_2024.pdfeliecerespinosa
 
El Libro del Educador JB3 Ccesa007.pdf
El Libro del Educador  JB3  Ccesa007.pdfEl Libro del Educador  JB3  Ccesa007.pdf
El Libro del Educador JB3 Ccesa007.pdfDemetrio Ccesa Rayme
 
Proceso de matricula articulacioncimm.pdf
Proceso de matricula articulacioncimm.pdfProceso de matricula articulacioncimm.pdf
Proceso de matricula articulacioncimm.pdfJorgecego
 
Maikell Victor - Química 2024 - Volume 1
Maikell Victor - Química 2024 - Volume 1Maikell Victor - Química 2024 - Volume 1
Maikell Victor - Química 2024 - Volume 1DevinsideSolutions
 
PROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdf
PROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdfPROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdf
PROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdfLozanogalex
 
La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...
La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...
La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...Heyssen Cordero Maraví
 
BUEN INICIO DEL AÑO ESCOLAR 2024 11098.pptx
BUEN INICIO DEL AÑO ESCOLAR 2024 11098.pptxBUEN INICIO DEL AÑO ESCOLAR 2024 11098.pptx
BUEN INICIO DEL AÑO ESCOLAR 2024 11098.pptxDirectivosGanadores
 
Sabiduría para vivir con rectitud en la vida.pdf
Sabiduría para vivir con rectitud en la vida.pdfSabiduría para vivir con rectitud en la vida.pdf
Sabiduría para vivir con rectitud en la vida.pdfAlejandrino Halire Ccahuana
 
UNIDAD 1 EA 2 TICS VIRTUAL 2 SEMESTRE UQ
UNIDAD 1 EA 2 TICS VIRTUAL 2 SEMESTRE UQUNIDAD 1 EA 2 TICS VIRTUAL 2 SEMESTRE UQ
UNIDAD 1 EA 2 TICS VIRTUAL 2 SEMESTRE UQJAVIERMAURICIOCORREA1
 
Planificacion Curricular en la Escuela Ccesa007.pdf
Planificacion Curricular en la Escuela Ccesa007.pdfPlanificacion Curricular en la Escuela Ccesa007.pdf
Planificacion Curricular en la Escuela Ccesa007.pdfDemetrio Ccesa Rayme
 

Último (20)

Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
 
Sesión: Sabiduría para vivir con rectitud
Sesión: Sabiduría para vivir con rectitudSesión: Sabiduría para vivir con rectitud
Sesión: Sabiduría para vivir con rectitud
 
Preelaboración de alimentos. El arroz.pdf
Preelaboración de alimentos. El arroz.pdfPreelaboración de alimentos. El arroz.pdf
Preelaboración de alimentos. El arroz.pdf
 
DOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGG
DOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGGDOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGG
DOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGG
 
herramientas manuales grado cuarto primaria.pptx
herramientas manuales grado cuarto primaria.pptxherramientas manuales grado cuarto primaria.pptx
herramientas manuales grado cuarto primaria.pptx
 
tema 4 al Ándalus 2023 2024 . Tema 4 (I) Al Andalus
tema 4 al Ándalus 2023 2024 . Tema 4 (I) Al Andalustema 4 al Ándalus 2023 2024 . Tema 4 (I) Al Andalus
tema 4 al Ándalus 2023 2024 . Tema 4 (I) Al Andalus
 
Diseño de Actividades Basadas en la Inteligencia Artificial Ccesa007.pdf
Diseño de Actividades Basadas en la Inteligencia Artificial Ccesa007.pdfDiseño de Actividades Basadas en la Inteligencia Artificial Ccesa007.pdf
Diseño de Actividades Basadas en la Inteligencia Artificial Ccesa007.pdf
 
GUÍA DIDÁCTICA UNIDAD 1-Febrero_2024.pdf
GUÍA DIDÁCTICA UNIDAD 1-Febrero_2024.pdfGUÍA DIDÁCTICA UNIDAD 1-Febrero_2024.pdf
GUÍA DIDÁCTICA UNIDAD 1-Febrero_2024.pdf
 
PPT : Sabiduría para vivir con rectitud
PPT  : Sabiduría para vivir con rectitudPPT  : Sabiduría para vivir con rectitud
PPT : Sabiduría para vivir con rectitud
 
Bacteriología microorganismos 1 Bachillerato
Bacteriología microorganismos 1 BachilleratoBacteriología microorganismos 1 Bachillerato
Bacteriología microorganismos 1 Bachillerato
 
El Libro del Educador JB3 Ccesa007.pdf
El Libro del Educador  JB3  Ccesa007.pdfEl Libro del Educador  JB3  Ccesa007.pdf
El Libro del Educador JB3 Ccesa007.pdf
 
Proceso de matricula articulacioncimm.pdf
Proceso de matricula articulacioncimm.pdfProceso de matricula articulacioncimm.pdf
Proceso de matricula articulacioncimm.pdf
 
Maikell Victor - Química 2024 - Volume 1
Maikell Victor - Química 2024 - Volume 1Maikell Victor - Química 2024 - Volume 1
Maikell Victor - Química 2024 - Volume 1
 
PROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdf
PROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdfPROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdf
PROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdf
 
La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...
La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...
La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...
 
TEMA 2 TEORIAS SOBRE EL PRECIO (material adicional) SI.pdf
TEMA 2 TEORIAS SOBRE EL PRECIO (material adicional) SI.pdfTEMA 2 TEORIAS SOBRE EL PRECIO (material adicional) SI.pdf
TEMA 2 TEORIAS SOBRE EL PRECIO (material adicional) SI.pdf
 
BUEN INICIO DEL AÑO ESCOLAR 2024 11098.pptx
BUEN INICIO DEL AÑO ESCOLAR 2024 11098.pptxBUEN INICIO DEL AÑO ESCOLAR 2024 11098.pptx
BUEN INICIO DEL AÑO ESCOLAR 2024 11098.pptx
 
Sabiduría para vivir con rectitud en la vida.pdf
Sabiduría para vivir con rectitud en la vida.pdfSabiduría para vivir con rectitud en la vida.pdf
Sabiduría para vivir con rectitud en la vida.pdf
 
UNIDAD 1 EA 2 TICS VIRTUAL 2 SEMESTRE UQ
UNIDAD 1 EA 2 TICS VIRTUAL 2 SEMESTRE UQUNIDAD 1 EA 2 TICS VIRTUAL 2 SEMESTRE UQ
UNIDAD 1 EA 2 TICS VIRTUAL 2 SEMESTRE UQ
 
Planificacion Curricular en la Escuela Ccesa007.pdf
Planificacion Curricular en la Escuela Ccesa007.pdfPlanificacion Curricular en la Escuela Ccesa007.pdf
Planificacion Curricular en la Escuela Ccesa007.pdf
 

The Bane Chronicles: 2. The runaway queen - Cassandra Clare

  • 2. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 2
  • 3. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 3 Staff Moderadoras Katiliz94, Hanna Marl & Josselyn U Traductoras Pily Maddy Nanami27 Princesa de la Luna Xiime~ Dracanea Josselyn U Celeste85 Julieta9768 MaryJane♥ Nico Robin Correctoras Clau :) Ilsemm741 Escritora Solitaria Sarii Recopilacion & Revision Hanna Marl Diseno Gaz
  • 4. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 4 Sinopsis agnus Bane tiene un papel real en la Revolución Francesa, si las turbas enfurecidas no estropean sus hechizos. Una de las diez aventuras de Las Crónicas de Bane. Mientras en Francia, el brujo inmortal Magnus Bane se encuentra intentando rescatar la familia real de los horrores de la Revolución francesa — siendo atrapado en este lío por la cuenta más atractiva. Naturalmente, el audaz escape pide globos de aire invisible... Esta historia ilumina la vida del enigmático Magnus Bane, cuya seductora personalidad llena las páginas de los libros aclamados por el New York Times best seller, Cazadores de Sombras y Los Origenes. Esta historia en Las Crónicas de Bane, 'The Runaway Queen’, está escita por Maureen Johnson y Cassandra Clare. M
  • 5. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 5 París Junio 1791 abía un olor a París en las mañanas de verano que Magnus disfrutaba. Esto era sorprendente, ya que en las mañanas de verano París olía a queso que se había sentado en el sol todo el día, y a pescado y las partes menos deseables del pescado. Olía a las personas y todas las cosas que las personas producen (esto no se refiere al arte o la cultura, sino a las cosas más viles que son arrojadas por las ventanas en cubos). Pero éstas fueron interrumpidas por otros olores y los olores cambiarían rápidamente de una calle a otra, o de un edificio a otro. Ese olor embriagador de una panadería podría ser seguido por un olor inesperado de gardenias en un jardín, para dar paso al rico en hierro olor de un matadero. París estaba nada menos que vivo, con el Sena corriendo a lo largo como una gran arteria, los fragmentos de las calles más anchas, reduciéndose a los callejones más pequeños… y cada centímetro de ella tenía un olor. Todo olía a vida, la vida en todas sus formas y grados. Los olores de hoy, sin embargo, eran un poco fuertes. Magnus estaba tomando una ruta desconocida, que lo llevó por toda una mala racha de París. El camino aquí no era tan suave. Estaba brutalmente caliente dentro de sus cabrioletas que chocó a lo largo de su camino. Magnus tenía uno de sus magníficos abanicos chinos, y aleteó ineficaz contra él, apenas agitando el viento. Hacía, si era completamente honesto consigo mismo (y no quería serlo), un poco demasiado de calor para esta nueva capa de color azul y de color de rosa a rayas, hecha de tafetán y satén, y el chaleco de faya de seda bordado con una escena de las aves y querubines. El cuello de pajarita, y la peluca y los pantalones de seda, los maravillosos guantes nuevos en el amarillo limón más delicado… todo era un poco caliente. Estilo. Si uno puede lucir fabuloso, uno tenía la obligación de hacerlo. Hay que llevar todo, o no hay que llevar nada en absoluto. Se acomodó en su asiento y aceptó el sudor con orgullo, contento de que vivía con sus principios, principios que estaban respaldados en París. En París, la gente estaba siempre tras la última moda. Pelucas que golpeaban el techo y había barcos en miniatura en ellas; sedas escandalosas; pinturas blancas y altas, las mejillas de los hombres y las mujeres sonrojadas, los lugares de belleza decorativos, la confección, los colores. . . En París se podía tener los ojos de un gato (como los tenia) y decirle a la gente que era un truco de la moda. H
  • 6. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 6 En un mundo como éste, había mucho trabajo para un brujo emprendedor. La aristocracia amaba un poco de magia y estaban dispuestos a pagar por ello. Pagaron por suerte en la mesa del faraón. Le pagaron para que sus monos hablaran, para que sus pájaros cantaran sus arias favoritas de la ópera, para hacer sus diamantes brillar en diferentes colores. Querían parajes en las formas de corazones, copas de champán y que las estrellas aparezcan espontáneamente en sus mejillas. Querían deslumbrar a sus invitados haciendo disparar fuego de sus fuentes, y para divertir esas mismas personas por tener sus largas tumbonas paseando por la habitación. Y sus listas de peticiones de la habitación bueno, él mantenía notas detalladas al respecto. No eran nada si no imaginativas. En resumen, el pueblo de París y la vecina ciudad real de Versalles eran las personas más decadentes que Magnus había conocido, y por ello les veneraba profundamente. Por supuesto, la revolución había puesto un freno a algo de esto. Magnus recordaba diariamente de ese hecho, incluso ahora, a medida que abría las cortinas de seda azul del carro. Recibió algunas miradas penetrantes de Los Sans-culottes empujando sus carritos o vendiendo su carne de gato. Mantenía apartamentos en el barrio del Marais, en la rue Barbette, muy cerca del Hôtel de Soubise, el hogar de su viejo (y recientemente fallecido) amigo el Príncipe de Soubise. Tenía una invitación abierta a pasear por los jardines o entretenerse allí en cualquier momento que quisiera. De hecho, podía entrar a cualquier número de grandes casas de París y tener una cálida bienvenida. Sus amigos aristocráticos eran tontos, pero sobre todo inofensivos. Pero ahora era un problema ser visto en su compañía. A veces era un problema ser visto en absoluto. Ya no era una buena cosa ser muy rico o muy bien comunicado. Las masas sucias, los productores de la peste, se habían apoderado de Francia, volcando todo en su sucio paso. Sus sentimientos acerca de la revolución eran mixtos. La gente tenía hambre. El precio del pan era todavía muy alto. No ayudó que la reina, María Antonieta, cuando se le dijo que su pueblo no podía darse el lujo del pan, había sugerido que se comieran la torta en su lugar. Era sensato que el pueblo exigiera y recibiera alimentos y leña, y todas las necesidades básicas de la vida. Magnus siempre lo sentía por los pobres y los miserables. Pero al mismo tiempo, nunca había habido una sociedad tan maravillosa como la de Francia en sus vertiginosas alturas y excesos. Y mientras a él le gustaba la emoción, también le gustaba tener una idea de lo que estaba pasando, y ese sentimiento era escaso. Nadie sabía muy bien quien estaba a cargo del país. Los revolucionarios peleaban todo el tiempo. La Constitución siempre se estaba escribiendo. El rey y la reina estaban vivos y supuestamente seguían permaneciendo en el poder, pero eran controlados por los revolucionarios. Periódicamente había asesinatos, incendios o ataques, todo en nombre de la liberación. Vivir en París era como vivir en un barril de pólvora que se apila en la parte superior de varios barriles de pólvora, que estaban en un barco lanzado a ciegas en el mar. Siempre había la sensación de que un día la gente, la gente indefinida, sólo podría decidir matar a todos los que podían permitirse un sombrero. Magnus suspiró y se echó hacia atrás fuera del alcance de miradas indiscretas y se puso un paño de jazmín perfumado en la nariz. Apestan suficiente y molestan. Fue afuera a ver un globo.
  • 7. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 7 *** Por supuesto, Magnus había volado antes. Tenía animadas alfombras y descansaba sobre la espalda en bandadas de pájaros migrando. Pero nunca había volado por una mano humana. Esta cosa, globo, era nuevo y, francamente, un poco alarmante. Simplemente dispararse en el aire en una creación fabulosa y llamativa, con todo París mirándote… Esto, por supuesto, era por lo qué tenía que probarlo. La locura del globo de aire caliente había pasado gran parte para entonces, había estado primero de moda en París, casi diez años antes. Pero fue justamente el otro día, cuando Magnus había bebido, tal vez un poco demasiado vino, que había mirado y había visto uno de las celestes, maravillas en forma de huevo a la deriva pasando, con sus ilustraciones de oro de los signos zodiacales y las flores de lis, y todos a la vez que había sido vencido por el deseo de entrar en la canasta y pasear por la ciudad. Había sido un capricho, y no había nada más importante que un capricho. Él había logrado localizar a uno de los hermanos Montgolfier ese mismo día y había pagado demasiados luises de oro para un viaje privado. Y ahora que Magnus estaba en camino de tomar dicha atracción en esta calurosa tarde, pensó de nuevo en el mucho vino que había bebido en la tarde, cuando había establecido esto. Había sido un buen montón de vino. Su carro finalmente se detuvo cerca del Château de la Muette, una vez un hermoso palacio, ahora cayéndose a pedazos. Magnus salió a la tarde pantanosa y se dirigió hacia el parque. Había una sensación pesada y opresiva en el aire que hacía que la maravillosa ropa de Magnus colgara pesadamente. Caminó a lo largo del camino hasta que llegó al punto de encuentro, donde su globo y su tripulación le esperaban. El globo estaba desinflado en la hierba, la seda tan hermosa como siempre, pero el efecto total no era tan impresionante como esperaba. El tenía mejores vestidos, a fin de cuentas. Uno de los Montgolfier (Magnus no podía recordar cuál había contratado) vino corriendo hacia él con el rostro sonrojado. —¡Monsieur Bane! triste, señor, pero el clima… hoy no cooperara. Es muy molesto. He visto un relámpago en la distancia. Efectivamente, tan pronto como fueron pronunciadas estas palabras, se produjo un estruendo lejano. Y el cielo tenía un tono verdoso. —El vuelo de hoy no es posible. Mañana, tal vez. ¡Alain! ¡El globo! Muévete! Y con eso, el globo fue enrollado y llevado a una pequeña glorieta. Consternado, Magnus decidió dar una vuelta por el parque antes de que el clima se deteriorara. Uno podía ver a las damas y caballeros caminando por allí, y parecía ser un lugar al que la gente iba al momento en que se sentían… amorosos. Ya no era un área boscosa privada y el parque, el Bois de Boulogne se había abierto a las personas que
  • 8. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 8 utilizaban los maravillosos jardines para el cultivo de patatas para la comida. También usaban el algodón y orgullosamente se llamaron sans-culottes, que significa sin calzones. Llevaban pantalones largos, pantalones de trabajo, y le echaban largas miradas prejuiciosas a los exquisitos pantalones de Magnus, que se correspondían con la banda de color de rosa en la chaqueta, y las medias ligeramente plateadas. Realmente estaba siendo difícil ser maravilloso. Además, el parque parecía singularmente desprovisto de atractivos, las personas golpeadas por el amor. Todo eran pantalones largos y miradas largas y la gente murmurando acerca de la última moda revolucionaria. Los de clase más noble parecían nerviosos y volvían sus miradas al camino cada vez que un miembro del Tercer Estado caminaba por allí. Pero Magnus vio a alguien que conocía, y no estaba feliz por eso. Viniendo a gran velocidad hacia estaba Henri de Polignac, vestido de negro y plata. Henri era un oscuro de Marcel Saint-Cloud, que era el jefe del clan más poderoso de los vampiros en París. Henri era también terriblemente aburrido. Estaba muy subyugado. Era difícil mantener una conversación con alguien que siempre decía: "El Maestro dice esto" y "El Maestro dice lo otro." Siempre servil. Siempre persistente, a la espera de ser mordido. Magnus tuvo que preguntarse lo que Henri estaba haciendo en el parque durante el día — la respuesta fue sin duda algo malo. Cazando. Reclutando. Y ahora, molestando a Magnus. —Monsieur Bane, —dijo, con una leve reverencia. —Henri. —Ha pasado un tiempo desde la última vez que nos vimos. —Oh, —dijo Magnus con ligereza. —He estado muy ocupado. Negocios, ya sabes. Revolución. —Por supuesto. Pero el Maestro estaba diciendo cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que lo vio. Se preguntaba si había desaparecido de la faz de la tierra. —No, no, —dijo Magnus. –Solo manteniéndome ocupado. —Como el Maestro, —dijo Henri con una pequeña sonrisa torcida. —Realmente debe venir. El Maestro estará dando una fiesta el lunes en la noche. Sería muy molesto conmigo si no lo invitara. —¿Lo estaría? —Dijo Magnus, tragando el sabor ligeramente amargo que se había levantado en la boca. —Ciertamente lo haría. Uno no podía rechazar una invitación de Saint Cloud. Al menos, no lo haría, si se quería seguir viviendo felizmente en París. Los vampiros se ofendían con tanta facilidad, y los vampiros parisinos eran los peores de todos.
  • 9. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 9 —Por supuesto, —dijo Magnus, delicadamente tiro de uno de sus guantes amarillo limón de su mano, simplemente por hacer algo. —Por supuesto. Estaría encantado. Sumamente encantado. —Le diré Maestro que asistirá, —respondió Henri. Las primeras gotas de lluvia comenzaron a caer, aterrizando en su mayoría en la delicada chaqueta de Magnus. Al menos eso le permitía despedirse rápidamente. Mientras corría por el césped, Magnus levantó su mano. Chispas azules apareciendo entre sus dedos, y al instante la lluvia dejo de golpearlo. Se salió del toldo invisible que había conjurado sobre su cabeza. París. Era problemática a veces. Tan política. (¡Oh, sus zapatos... sus zapatos! ¿Por qué se había llevado los de seda con los dedos curvados hoy? Sabía que estaría en un parque. Pero eran nuevos y lindos y por Jacques de las escobas calle y no pudo resistirse.) Tal vez lo mejor, en el clima actual, era considerar retirarse a un lugar más sencillo. Londres siempre era un buen retiro. No tan de moda, pero no sin su encanto. O podía ir a los Alpes… Sí, él amaba el aire limpio, fresco. Podía retozar a través de los edelweiss y disfrutar de los baños termales de Schinznach—Bad. O podía ir más lejos. Había pasado demasiado tiempo desde que había estado en la India, después de todo. Y nunca pudo resistirse a los placeres del Perú… Tal vez lo mejor era quedarse en París. Subió al interior del cabriolet justo cuando los cielos verdaderamente se abrieron y la lluvia tamborileaba con tanta fuerza en el techo que no podía escuchar sus propios pensamientos. Los asistentes del creador del globo se aprsuraron a cubrir las obras del globo, y las personas se apresuraron a esconderse debajo de los árboles. Las flores parecían brillar en el chapoteo de la lluvia, y Magnus tomo una gran y profunda bocanada de aire del París que tanto amaba. Cuando se alejaban, una patata golpeó el lado de su carro. *** El día, en un sentido muy literal, parecía ser una colada. Sólo había una cosa para eso, un largo y fresco baño con una taza caliente de lapsang Souchong. Se bañaría junto a la ventana y tomaría algo de té humeante, y vería como la lluvia empapaba París. Luego se sentaría a leer Le Pied de Fanchette y Shakespeare durante varias horas. Luego, un poco de champán violeta y en una hora o dos se vestiría para la ópera. —Marie —llamó Magnus al entrar en la casa. —Baño. Mantenía como personal a una pareja mayor, Marie y Claude. Eran muy buenos en su trabajo, y los años de servicio en París los habían dejado por completo incapaces de sorprenderse por nada. De los muchos lugares que habían vivido, Magnus encontraba su casa de París como una de las más agradables moradas. Ciertamente había lugares de mayor belleza natural
  • 10. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 10 pero Paris tenia belleza innatural, que era sin duda mejor. Todo en la casa le daba placer. El papel de seda amarillo y rosa, plata y azul, las mesas de bronce dorado y sillones giltwood, los relojes, los espejos y porcelanas… Con cada paso que daba internándose en la casa, a su salón principal, recordaba lo bueno del lugar. Muchos de los subterráneos se mantenían alejados de París. Ciertamente había muchos hombres lobo en el país, y cada valle boscoso tenía su fey. Pero París, al parecer, era terreno de los vampiros. Tenía mucho sentido, de muchas maneras. Los vampiros eran criaturas cortesanas. Eran pálidos y elegantes. Disfrutaban de la oscuridad y el placer. Sus miradas hipnóticas, el encanto, habían encantado a muchos nobles. Y no había nada tan placentero, decadente y peligroso como dejar a un vampiro beber tu sangre. Todo se les había ido un poco de las manos durante la locura de vampiro de 1787, sin embargo. Fue entonces cuando comenzaron las fiestas de sangre. Fue entonces cuando todos los niños habían desaparecido y algunos otros jóvenes comenzaron a regresar a casa pálidos y con la mirada ausente de los subyugados. Como Henri, y su hermana Brigitte. Ellos eran el sobrino y sobrina del Duque de Polignac. Una vez amados miembros de una de las grandes familias de Francia, que ahora vivían con Saint Cloud y estaban a sus órdenes. Y las órdenes de Saint Cloud podían ser algo extrañas. A Magnus no le importaba un poco de decadencia pero Saint Cloud era malvado. Clásico, el mal sencillo del tipo más antiguo. Los Cazadores de Sombras del Instituto de París parecían tener poco efecto sobre las idas y venidas, posiblemente debido a que en París había muchos lugares donde esconderse. Hay kilómetros de catacumbas, y era muy fácil de agarrar a alguien de la calle y arrastrarlos hacia abajo. Saint Cloud tenía amigos en lugares altos y bajos, y hubiera sido muy difícil ir tras él. Magnus hizo todo lo que pudo para evitar a los vampiros parisinos y a los vampiros que aparecían en las afueras de la corte de Versalles. Nada bueno saldría de un encuentro. Pero basta de eso. Tiempo para el baño, de lo que Marie ya estaba ocupándose. Magnus mantenía una gran bañera en su salón principal, junto a la ventana, por lo que podía ver la calle mientras se bañaba. Cuando el agua estuvo lista, se sumergió y comenzó a leer. Una hora más tarde había dejado caer su libro a un lado de la bañera y estaba viendo algunas nubes pasar por encima mientras pensaba ausentemente en la historia de Cleopatra disolviendo una perla de valor incalculable en una copa de vino. Hubo un golpe en la puerta de la cámara, y Claude entró. —Hay un hombre que quiere verlo, Monsieur Bane. Claude entendía que en los negocios de Magnus no era necesario tomar nombres. —Está bien —dijo Magnus con un suspiro—. Hazlo entrar. —¿Monsieur recibirá a su visitante en el baño? —Monsieur está considerándolo —dijo Magnus, con un suspiro más profundo. Era molesto, pero las apariencias profesionales tenían que ser cuidadas. Salió, goteando, y se puso una bata de seda bordada en la espalda con la imagen de un pavo real. Se dejó caer en una silla con petulancia por la ventana.
  • 11. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 11 —Claude —gritó—. ¡Ahora! ¡Envíalo dentro! Un momento después, la puerta se abrió de nuevo, y allí estaba un hombre muy atractivo con el pelo negro y los ojos azules. Llevaba ropa de una calidad evidentemente fina. La adaptación era absolutamente deliciosa. Este era el tipo de cosas Magnus quería que sucedieran más a menudo. Cuán generoso el universo podría ser, ¡cuando ella quería serlo! Después de negarle su viaje en globo y darle un encuentro desagradable con Henri. —Usted es el Monsieur Magnus Bane —dijo el hombre con certeza. Magnus fue raramente identificado erróneamente. Alto, de piel dorada, ojos de gato eran raros. —Lo soy —respondió Magnus. Muchos nobles Magnus había conocido tenían el aire distraído de personas que nunca habían tenido que hacerse cargo de todos los asuntos de importancia. Este hombre era diferente. Tenía un porte muy erguido, y una expresión de propósito. Además, hablaba francés con un leve acento, pero qué tipo de acento, Magnus no pudo averiguar inmediatamente. —He venido a hablar con usted sobre un asunto de cierta urgencia. No lo haría normalmente... yo… Magnus conocía esta duda también. Algunas personas estaban nerviosas en presencia de los brujos. —Usted se siente incómodo, Monsieur —dijo Magnus con una sonrisa—. Permítanme hacerlo sentirse cómodo. Tengo un gran talento en estos asuntos. Por favor, siéntese. Tome un poco de champagne. —Prefiero estar de pie, Monsieur. —Como quiera. Pero, ¿puedo tener el placer de aprender su nombre? —preguntó Magnus. —Mi nombre es Conde Axel von Fersen. ¡Un conde! ¡Llamado Axel! ¡Un militar! ¡Con el pelo negro y los ojos azules! ¡Y en estado de angustia! Oh, el universo se había superado a sí misma. El universo recibiría flores. —Monsieur Bane, he oído hablar de sus talentos. No puedo decir si creo que lo que he oído, pero gente racional, inteligente y sensata me juran que usted es capaz de hacer cosas maravillosas, más allá de mi comprensión. Magnus abrió las manos en la falsa modestia. —Todo es cierto —dijo—. Siempre que fuera maravilloso. —Dicen que se puede alterar la apariencia de una persona por algún tipo de... truco mágico. Magnus permitió este insulto pasar.
  • 12. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 12 —Monsieur —dijo von Fersen—: ¿Cuáles son sus sentimientos sobre la revolución? —La revolución se producirá independientemente de mis sentimientos sobre el asunto —dijo Magnus fríamente—. No soy un hijo nativo de Francia, así que no me atrevería a tener opiniones sobre cómo la nación se conduce. —Yo no soy un hijo de Francia tampoco. Soy de Suecia. Pero tengo sentimientos sobre esto, sentimientos muy fuertes... A Magnus le gustaba cuando von Fersen hablaba de sus muy fuertes sentimientos. Le gustaba mucho. —Vengo aquí porque debo hacerlo, y porque usted es la única persona que puede ayudar. Al venir aquí hoy y diciéndole lo que voy a decirle, puse mi vida en sus manos. También arriesgo vidas mucho más valiosas que la mía. Pero no lo hago tan ciegamente. He aprendido mucho de usted, Monsieur Bane. Sé que tiene muchos amigos aristocráticos. Sé que ha estado en París durante seis años, y es muy apreciado y conocido. Y se dice que es un hombre de palabra. ¿Es usted, Monsieur, un hombre de palabra? —Realmente depende de la palabra —dijo Magnus—. Hay tantas palabras maravillosas afuera… Magnus maldijo en silencio a su escaso conocimiento de la lengua sueca. Podría haber añadido otra línea ingeniosa. Trató de aprender frases seductoras en todos los idiomas, pero el único sueco que había alguna vez realmente necesitaba era, ¿No sirves nada, aparte de pescado en escabeche? y Si me envuelves en pieles, no puedo pretender ser tu pequeño osito de felpa. Von Fersen se estabilizó visiblemente antes de volver a hablar. —Necesito que cuide al Rey y la Reina. Lo necesito para preservar la familia real de Francia. Bueno. Eso fue sin duda un giro inesperado. Como en respuesta, el cielo se oscureció de nuevo y hubo otro trueno. —Ya veo —Magnus respondió después de un momento. —¿Cómo le asienta la declaración, Monsieur? —Tranquilo como siempre —respondió Magnus, asegurándose de mantener su actitud calmada—. Con mis manos. Pero se sentía cualquier cosa menos tranquilo. Las mujeres campesinas habían irrumpido en el palacio de Versalles y expulsado al rey y la reina, que ahora vivían en las Tuileries, que habían derribado el antiguo palacio en el centro de París. La gente había producido folletos detallando los supuestos delitos de la familia real. Parecían bastante concentrados en gran medida en la Reina María Antonieta, acusándola de la más terrible de las cosas, a menudo sexuales. (No había manera posible que ella pudiera haber hecho todas las cosas que los panfletos reclamaban. Los crímenes eran demasiado graves,
  • 13. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 13 demasiado inmorales y más allá de exigentes físicamente. Magnus nunca había intentado la mitad de ellos.) Todo lo relacionado con la familia real era malo y peligroso de saber. Lo que lo hacía tan atractivo como aterrador. —Obviamente, Monsieur, acabo de tomar un gran riesgo al decirle tanto a usted. —Me doy cuenta de eso —dijo Magnus—. Sin embargo, ¿salvar a la familia real? Nadie les ha hecho daño. —Es sólo cuestión de tiempo —dijo von Fersen. Su emoción trajo un rubor en sus mejillas que hizo revolotear el corazón de Magnus un poco—. Son prisioneros. Reyes y reinas que están en prisión son por lo general no liberados para gobernar de nuevo. N... no. Es sólo cuestión de tiempo antes de que la situación crezca muy grave. Ya es intolerable, las condiciones en que se ven obligados a vivir. El palacio está sucio. Los servidores son crueles y burlones. Cada día sus bienes y derechos naturales se ven disminuidos. Estoy seguro... muy, muy seguro... de que si no son liberados, no vivirán. Y yo no puedo vivir con ese conocimiento. Cuando ellos fueron sacados de Versalles, vendí todo y los seguí a París. Voy a seguirlos a cualquier lugar. —¿Qué es lo que quiere que haga? —Dijo Magnus. —Me han dicho que usted puede modificar la apariencia de una persona a través de... algún tipo de… maravilla. Magnus estaba dispuesto a aceptar esa descripción de su talento. —Cualquiera precio que desee, se le pagará. La familia real de Suecia también será informada de su gran servicio. —Con el debido respeto, Monsieur —dijo Magnus—, yo no vivo en Suecia. Vivo aquí. Y si hago esto... —Si hace esto, le harás el servicio más grande a Francia. Y cuando la familia se restaure en su lugar, será honrado como un gran héroe. Una vez más, esto hizo poca diferencia. Pero lo que hizo la diferencia fue el propio von Fersen. Eran los ojos azules, el pelo oscuro, la pasión y el coraje evidente. Era la forma en que estaba, alto y fuerte. . . —Monsieur, ¿se quedara con nosotros? ¿Tenemos su palabra, Monsieur? También fue una muy mala idea. Fue una idea terrible.
  • 14. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 14 Fue la peor idea de la que jamás había oído hablar. Era irresistible. —Su palabra, Monsieur —, dijo Axel de nuevo. —La tienes—, dijo Magnus. —Entonces vendré otra vez mañana por la noche y pondré el plan en frente de ustedes—, dijo von Fersen— mostraré lo que sucederá. —Insisto en cenar juntos—, dijo Magnus— Si vamos a emprender esta gran aventura juntos. Hubo una pausa momentánea, y luego Axel asintió. —Sí—, dijo— Sí. Estoy de acuerdo. Vamos a cenar juntos. Cuando von Fersen se fue, Magnus se miró en el espejo por un largo tiempo, en busca de signos de locura. Implicarse en la magia real era muy simple. Fácilmente podría meterse dentro y fuera del palacio y lanzar un sencillo encanto. Nadie sabría nunca. Negó con la cabeza. Este era París. Todo el mundo lo sabía todo, de alguna manera. Tomó un largo sorbo del ahora templado champán violeta y lo degusto en su boca. Ningunas de las dudad lógicas que tenía se ahogaron por el latido de su corazón. Había pasado tanto tiempo desde que había sentido la adrenalina. En su mente ahora sólo estaba von Fersen. La noche siguiente, Magnus cenó, por cortesía del chef en el Hôtel de Soubise. Los amigos de Magnus permiten su uso del personal de cocina y sus excelentes alimentos cuando necesitó para poner una fina mesa. Esta noche tenía una sopa de delicado pichón, rodaballo, Rouen de pato a la naranja, ternera asada, habas verdes en su punto, alcachofas y una mesa llena de bollos de crema, frutas y pequeños pasteles. La comida era bastante fácil de organizar, vestirse, sin embargo, no fue así. Absolutamente nada estaba bien. Necesitaba algo que fuera coqueta y atractivo, pero serio. Al principio parecía que la capa de color amarillo limón y pantalones con el chaleco púrpura encajaba perfectamente, pero estos fueron descartados por el chaleco de color verde lima, y luego los pantalones violetas. Se decidió por un conjunto completo de forma sencilla azul cerúleo, pero no antes de haber vaciado el contenido completo de su guardarropa. Esperar era una deliciosa agonía. Magnus solo pudo conseguir paz, mirando fuera ventana, esperando a que el carruaje de von Fersen apareciera. Hizo numerosos viajes al espejo, y luego a la mesa que Claude y Marie habían colocado tan cuidadosamente antes de que los hubiera enviado lejos por la tarde. Axel había insistido sobre la privacidad y Magnus estaba feliz de complacerlo. A las ocho, un carruaje se detuvo frente a la puerta de Magnus, y dio un paso fuera. Axel. Incluso alzó la vista, como si supiera que Magnus mirara hacia abajo, esperando por él. Sonrió un saludo y Magnus sintió una especie agradable enfermedad, un pánico. . . .
  • 15. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 15 Se apresuró a bajar las escaleras para recibir a Axel él mismo. —He despedido a mi personal para la tarde, como lo pidió—, dijo, tratando de recuperar la compostura— Entre, La cena está lista para nosotros. Disculpe la informalidad de mi servicio. —Por supuesto, Monsieur—, dijo Axel. Pero Axel no se detuvo en su comida, o darse el placer de beber su vino y disfrutar de los encantos de Magnus. Se lanzó directo en los negocios. Incluso tenía mapas, que desenrolló en el sofá. —El plan de evacuación se ha desarrollado durante varios meses—, dijo, cogiendo una alcachofa en un plato de plata— Por mí, algunos amigos de la causa, y la reina misma. —¿Y el rey?—, preguntó Magnus. —Su Majestad esta. . . De alguna manera se hizo a un lado de esta situación. Él está muy abatido por el estado de las cosas. Su Majestad asumió mucha responsabilidad. —Usted parece estar muy. . . unido a Su Majestad—, Magnus observó detenidamente. —Ella es para admirar—, dijo Axel, secándose los labios con la servilleta. —Y está claro que ella confía en usted. Debe ser muy cercano. —Ella me ha permitido amablemente su confianza. Magnus podía leer entre líneas. Axel no la besaría y lo contaría, lo que lo hizo sólo más atractivo. —La fuga se debe hacer el domingo—, Alex continuó— El plan es sencillo, pero exigente. Hemos hecho arreglos para que los guardias vean algunas personas salir por ciertas salidas en determinados momentos. En la noche de la fuga, vamos a sustituir a la familia de estas personas. Los niños se despertaran a las diez y media. El delfín se vestirá como una niña. Él y su hermana se retiran del palacio con la real institutriz, la marquesa de Tourzel, y caminarán a mi encuentro en el Grand Carrousel. Voy a estar conduciendo el carro. A continuación, vamos a esperar a Madame Elisabeth, hermana del rey. Se la dejará en la misma puerta que los niños. Cuando Su Majestad acabe su sesión de la tarde y se quede sola, lo dejará así, disfrazado de caballero de Coigny. Su Majestad. . . escapará después. —¿María Antonieta escapará por ultimo? —Fue su decisión— dijo von Fersen rápidamente— Ella es muy valiente. Ella exige ir de última. Si los otros son descubiertos por su huida, desea sacrificarse con el fin de ayudar a su escape. Había un estremecimiento de pasión en su voz. Pero esta vez, cuando miró a Magnus, su mirada se quedó allí por un momento, fija en las pupilas como de gato.
  • 16. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 16 —Entonces, ¿por qué quieres que la reina sea sólo un espejismo? —Parcialmente tiene que ver con sincronización— dijo Axel— El orden en que las personas deben ser vistas entrando y saliendo. Su Majestad estará con la gente hasta su dormitorio, y él se aparte inmediatamente después de eso. Sólo Su Majestad estará sola en el palacio durante algún tiempo. También es más reconocible. —¿Que el rey? —Pero, ¡Por supuesto! Su Majestad no es. . . un hombre guapo. Las miradas no permanecen en su rostro. Lo que las personas reconocen es la ropa, y el carruaje, todos los signos externos de su estatus real. Pero Su Majestad. . . su rostro es conocido. Su rostro es estudiado y dibujado y pintado. Su estilo es copiado. Ella es hermosa, y su rostro se ha comprometido a muchos en un recuerdo. —Ya veo—, dijo Magnus, con ganas de alejarse del tema de la belleza de la reina—¿Y qué te pasará contigo? —Voy a conducir el coche hasta Bondy— dijo, con la mirada todavía fija en Magnus. Siguió a la lista, movimientos, detalles, tropas, estaciones para cambiar los caballos, cosas de esa naturaleza. Magnus no tenía interés en estos detalles. No podían mantener su atención en la forma en el elegante cuello de tela de la camisa rozó la barbilla de Axel mientras hablaba. La pesada corpulencia de su labio inferior. Ningún rey o una reina o un palacio o una obra de arte tenían nada que pueda compararse con el labio inferior. —En cuanto a su pago. . . Estas palabras sacaron a Magnus del ensueño —El asunto del pago es muy simple—, dijo Magnus— Yo no necesito dinero. —Monsieur—, dijo Axel, inclinándose hacia adelante— lo hace como un verdadero patriota de Francia. —Hago esto—, continuó Magnus calmadamente—, para desarrollar nuestra amistad. Solo pido volver a verlo otra vez cuando esto termine. —¿Verme a mí? —Verlo a usted, Monsieur. Los hombros de Axel se hicieron un poco hacia atrás, y éste miró hacia su plato. Por un momento Magnus creyó que había sido tanto para nada, que había hecho el movimiento erróneo. Pero luego Axel volvió a mirar hacia arriba, y la luz de la vela parpadeó en sus ojos azules. —Monsieur—, dijo, tomando la mano de Magnus por arriba de la mesa—, seremos los amigos más cercanos de todos. Esto era precisamente lo que Magnus quería oír.
  • 17. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 17 En la mañana del domingo, el día del escape, Magnus se despertó con el clamor usual de campanas de iglesia resonando por todo París. Su cabeza estaba un poco espesa y nublada por una larga noche con el Count de… y un grupo de actores de la Comédie- Italienne. Parecía que durante la noche también había adquirido un mono. Estaba sentado al pie de su cama, felizmente comiéndose el pan de mañana de Magnus. Ya había volcado la taza de té que Claude había llevado, y había una pila de trozos de plumas de avestruz en el suelo. —Hola—, le dijo Magnus al mono. El mono no respondió. —Te llamaré Ragnor—, añadió Magnus, apoyándose en los almohadones—. ¡Claude! La puerta se abrió y entró Clause. No parecía estar ni un poco sorprendido por la presencia de Ragnor. Inmediatamente se puso a limpiar el té salpicado. —Necesitaré que consigas una correa para mi mono, Claude, y también un sombrero. —Por supuesto, Monsieur. —¿Crees que necesite un saco pequeño también? —Quizás no con este clima, Monsieur. —Tienes razón—, dijo Magnus con un suspiro—. Entonces un traje, simple como el mío. —¿Cuál, Monsieur? —El rosa y plateado. —Una excelente elección, Monsieur —, dijo Claude, yendo a juntar las plumas. —Y llévalo a la cocina y consíguele un buen desayuno, ¿Sí? Necesitará fruta y agua, y quizás un baño frío. A este punto Ragnor había saltado del pie de la cama y estaba yendo hacia un exquisito vaso de porcelana de Sevres, cuando Claude lo alzó como si hubiera sido un alza-monos toda su vida. —Ah—, añadió Claude, buscando su saco—, llegó una nota para usted esta mañana. Salió calmadamente con el mono. Magnus abrió la nota. Decía: Hay un problema. Debe ser atrasado hasta mañana. —Axel. Bueno, se acababan de arruinar los planes para la noche.
  • 18. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 18 Al día siguiente era la fiesta de Saint Cloud. Ambas de estas obligaciones debían ser cumplidas. Pero podía hacerlo. Podía tomar su carruaje hasta el borde del palacio de los Tulieres, atender a los negocios con la reina, volver al carruaje, e ir a la fiesta. Había tenido noches más ocupadas. Y Alex lo valía. Magnus gastó mucho más del día siguiente y la noche preocupándose por la fiesta de Saint Cloud que por los negocios con la familia real. El glamur sería fácil. La fiesta sería probablemente tensa e incómoda. Todo lo que tenía que hacer era fijar una apariencia, sonreír y hablar un poco, y luego podría irse. Pero no podía evitar el sentimiento de que de alguna forma esa noche algo malo ocurriría. Pero primero, el pequeño asunto con la reina. Magnus tomó su baño y se vistió después de la cena, y luego silenciosamente dejó sus apartamentos a las nueve, dándole instrucciones a su conductor de que lo llevara a las inmediaciones de los jardines de Tuileries y que volviera a medianoche. Este era un viaje suficientemente familiar. Mucha gente fue al jardín para una “posibilidad de encuentro” entre las podas artísticas. Caminó por allí un poco, yendo a través del sombrío jardín, escuchando los sonidos de amantes en los arbustos, ocasionalmente espiando por entre las hojas para tener un vistaso. A las diez treinta, hizo su camino, siguiendo el mapa de Axel, hacia el exterior de los apartamentos del ya hace tiempo difunto Duc de Villequier. Si todo iba como lo planeado, la joven princesa y Delfín estarían saliendo pronto de esas puertas desguarnecidas, con el Delfín disfrazado como una niña. Si no salían, el plan ya estaba desbaratado. Pero sólo unos pocos minutos más tarde de lo esperado, los niños salieron con sus niñeras, todos en los disfraces. Magnus los siguió en silencio mientras caminaban por el patio orientado al norte, por la rue de l'Echelle y el Gran Carrusel. Y allí, con un carro normal, estaba Axel. Estaba vestido como un cochero de París áspero. Incluso estaba fumando una pipa y haciendo bromas, todo en un perfecto acento del bajo París, todos los rastros de su carácter sueco desaparecidos. Estaba Axel en el claro de luna, el levantamiento de los niños en el carro-Magnus quedó impresionado sin habla por un momento. La valentía de Axel, su talento, su dulzura. . . se tiró sobre el corazón de Magnus de una manera que era un poco extraño, y le hizo muy difícil ser cínico. Los vio en coche, y luego volvió a su tarea. Él entraría por esa misma puerta. A pesar de que la puerta estaba sin vigilancia, Magnus necesitaba su glamour para protegerlo, para que cualquiera que busque más vería sólo un gato grande entrando a hurtadillas en el palacio por una puerta que parecía sonar abierta. Con miles de personas que entran y salen, y no hay personal real de cientos de limpiadores-los suelos estaban sucios, con montones de barro y huellas secas. Había un olor a humedad en el lugar, una mezcla de humedad, humo, moho, y algunos orinales llenos, algunos de los cuales sentados en los pasillos. No había luz, salvo lo que se refleja
  • 19. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 19 en las ventanas, en los espejos, y débilmente amplificado con lámparas de araña de cristal que estaban cubiertas de telarañas y atenuadas por el hollín. Axel había dado a Magnus un mapa dibujado a mano con instrucciones muy claras sobre cómo llegar a través de la serie aparentemente interminable de arcos y grandes salas en gran parte vacías, sus muebles dorados ausentes o habían sido asignados más o menos por los guardias. Había unas cuantas puertas secretas ocultas en los paneles, que Magnus pasó tranquilamente a través. Al pasar más profundamente en el palacio, las habitaciones crecieron un poco más limpias, las velas un poco más frecuentes. Había olores de cocción de los alimentos y el tubo de humo y más gente que pasa. Y entonces llegó a los aposentos reales. En la puerta había sido instruido para entrar, un guardia sentado junto, sin hacer nada silbando y pateando hacia atrás en su silla. Magnus envió una pequeña chispa en la esquina de la habitación, y el guardia se levantó para examinarlo. Magnus puso la llave en la cerradura y entró. Estas habitaciones tenían un silencio aterciopelado en ellas que se sentía poco natural e incómodo. Olía a humo de una vela recién apagada. Magnus no estaba intimidado por la realeza, pero su corazón empezó a latir un poco más rápido cuando alcanzó la segunda llave que le había dado Axel. Axel tenía una llave para las habitaciones privadas de la reina. El hecho fue emocionante e inquietante. Y allí estaba ella, la reina María Antonieta. Había visto su imagen varias veces, pero ahora que estaba frente a él, y en conjunto humano. Ese fue el choque de la misma. La reina era un ser humano, con su vestido de dormir. Había belleza en ella. Una parte, sin duda, era simplemente la formación que había tenido-su porte regio y pasos pequeños y delicados. Las imágenes nunca habían hecho justicia a los ojos, sin embargo, que eran grandes y luminosos. Su cabello había sido cuidadosamente peinado en un halo de rizos claros, sobre los que ella llevaba una gorra de lino de luz. Magnus permaneció en las sombras y observó el paso a su habitación, pasando de la cama a la ventana y volviendo a la cama de nuevo, claramente aterrorizada por el destino de su familia. —Usted no nota nada, señora. —dijo en voz baja. La reina se volvió al decir esto y miró a la esquina de la habitación con confusión, y luego regresó a su ritmo. Magnus se acercó más, y mientras lo hacía, podía ver cómo la tensión de las cosas había hecho mella en la mujer. Su cabello era delgado y pálido, volviéndose quebradizo y gris en puntos. Sin embargo, su rostro tenía un feroz resplandor determinado que Magnus absolutamente admirada. Podía ver por qué Axel sentía por ella-había una fortaleza allí que nunca habría esperado. Movió los dedos, y las llamas azules crepitaban entre ellos. Una vez más la reina se volvió con confusión. Magnus se pasó la mano por la cara, cambiando su semblante de lo familiar y real a lo familiar y corriente. Sus ojos se disminuyen de tamaño y se oscurecieron, sus mejillas se hicieron más regordetas y muy encendidas de rojo, la nariz aumenta de tamaño, y la barbilla retrocedió. Su cabello se volvió más débil y oscuro a un marrón castaño. Yendo un poco más lejos de lo que era absolutamente necesario, incluso la alteración de sus pómulos y orejas un poco hasta que nadie podría confundir a la mujer delante de él con la reina. Parecía como se suponía que debía parecer-como una mujer de la nobleza rusa de una edad diferente, una vida diferente.
  • 20. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 20 Creó un ruido cerca de la ventana para llamar su atención, y cuando estaba de espaldas, él salió. Dejó el palacio a través de una salida de mucho tráfico detrás de los apartamentos reales, donde la reina mantiene una puerta abierta para las entradas y salidas nocturnas de Axel. Fue totalmente sencillo y elegante, y el trabajo de una buena noche. Magnus sonrió, miró a la luna que cuelga sobre París, y el pensamiento de Axel, conduciendo en su coche. Entonces pensó en Axel haciendo otras cosas. Y luego se apresuró. Hay vampiros que ver. Fue una suerte que las fiestas de vampiros siempre empezaban tan tarde. El carruaje de Magnus llamó a la puerta de Saint Cloud después de la medianoche. Los lacayos, todos vampiros, le ayudaron con su carruaje, y Henri saludó por la puerta. —Monsieur Bane —dijo, con su pequeña sonrisa espeluznante. —, Maestro estará muy contento. —Estoy tan contento. —dijo Magnus, apenas ocultando su sarcasmo. La ceja de Henri se movió un poco. Luego se volvió y puso su brazo en una chica de la misma edad y apariencia —rubia, con los ojos vidriosos, sin brillo de expresión, y muy hermosa. —¿Conoces a mi hermana Brigitte? —Por supuesto. Nos hemos reunido varias veces, señorita, en tu.. ... Vida anterior. —Mi vida anterior. —dijo Brigitte con una pequeña risa tintineante. —Mi vida anterior. La vida anterior de Brigitte era una idea que continuó para su entretenimiento, mientras seguía riendo y sonriendo para sus adentros. Henri puso su brazo alrededor de ella de una manera que no era del todo fraternal. —Maestro ha permitido generosamente que sigamos con nuestro nombre —dijo. —. Y yo estaba más contento cuando se me permitió volver a mi antigua casa y traer a mi hermana de vuelta a vivir aquí. Maestro es el más generoso de esta forma, ya que es en todos los sentidos. Esto provoco que Brigitte tuviera otro ataque de risa. Henri le dio una palmada juguetona en la parte inferior. —Estoy absolutamente sediento— dijo Magnus. —, creo que voy a buscar un poco de champán. A diferencia de las Tullerías tristes y mal iluminada, la casa de Saint Cloud era espectacular. No calificaba como un palacio, en términos de tamaño, pero tenía toda la opulencia de la decoración. Era una verdadera jungla de patrones, con pinturas fotograma a fotograma hasta los límites máximos para llevar. Y todos los candelabros de Saint Cloud brillaban y estaban llenos de velas negras, gotas de cera negra en el suelo. A continuación, la cera se raspaba al instante por un pequeño ejército de darklings. Algunos mundanos parásitos estaban cubiertos con los muebles, la mayoría sostenía copas o botellas. La
  • 21. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 21 mayoría tenía el cuello al descubierto, esperando, rogando ser mordido. Los vampiros se quedaron en su propio lado de la sala, riendo entre ellos y señalando, como si estuvieran planeando qué comer en una mesa repleta de manjares. En la sociedad mundana parisina la gran peluca empolvada había pasado recientemente de moda, en favor de los estilos más naturales. En la sociedad vampírica las pelucas eran más grandes que nunca. Una mujer vampiro llevaba una peluca que era por lo menos seis pies de altura, en polvo de un color rosa claro, con el apoyo de un delicado entramado de lo que Magnus sospechaba eran huesos de niños. Ella tenía un poco de sangre en la comisura de la boca, y Magnus no podía entender si las barras de color rojo en sus mejillas eran de sangre o rayas extremas de rubor. (Al igual que las pelucas, los vampiros de París también favorecían a los estilos de maquillaje ligeramente, como las fuertes manchas de rubor en las mejillas, posiblemente en la burla de los humanos.) Magnus observó con gravedad clavando sus pies al suelo. Si jugaba bastante bien, podría ser mantenido con vida por un tiempo para volver a jugar. O podría ser un bocadillo de tarde en la noche. Magnus tuvo la tentación de romper la cadena del arpista, pero justo en ese momento había una voz desde arriba. —¡Magnus! Magnus Bane, ¿dónde has estado? Marcel Saint Cloud estaba inclinado sobre la barandilla y agitando hacia abajo. A su alrededor estaba un grupo de vampiros, Magnus miró por encima de las plumas, del marfil y del hueso. Saint Cloud era, aunque le doliera a Magnus admitirlo, de extraordinaria belleza. Los viejos todos tenían un aspecto muy especial en ellos, un brillo que venía con la edad. Y Saint Cloud era viejo, posiblemente, uno de primer corte vampiro Vlad. No era tan alto como Magnus, pero era muy finamente deshuesado, con pómulos que sobresalían y dedos largos. Sus ojos estaban completamente negros, pero reflejaban la luz como el cristal de un espejo. Y su ropa. . . así, usaba el mismo sastre que Magnus, así que por supuesto que eran una maravilla. —Siempre está lleno. —dijo Magnus, la gestión de una sonrisa como Saint Cloud y su grupo de seguidores descendió los escalones. Se aferraron a sus talones, alterando su ritmo de caída en línea con la suya. Aduladores. —Te perdiste a Sade. —Qué pena. —respondió Magnus. El marqués de Sade era un mundano decididamente misterioso, con la imaginación más perversa que Magnus nunca había encontrado desde la Inquisición española. —Hay algunas cosas que quiero mostrarte— dijo Saint Cloud, poniendo un brazo alrededor de los hombros fríos de Magnus. —¡Cosas absolutamente maravillosas! Una cosa que Saint Cloud y Magnus tenían en común era una apreciación rica por la moda mundana, muebles y arte. Magnus tendía a comprar lo suyo, o recibirlos como pago. Marcel operaba con los revolucionarios, o con las personas de la calle que habían allanado
  • 22. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 22 grandes casas y tomado las cosas bonitas por dentro. O sus darklings entregaban sus posesiones. O las cosas llegaban a su casa. Es mejor no hacer demasiadas preguntas, pero simplemente era para admirar, y admirar en voz alta. Marcel se ofendería si Magnus no alababa cada artículo. De repente, un coro de voces de un patio exterior estaba llamando a Saint Cloud. —Algo parece estar sucediendo —dijo Marcel. —, Tal vez deberíamos investigar. Las voces eran altas, emocionadas, y los tonos vertiginosos de todos hicieron que Magnus no quisiera escuchar en una fiesta de vampiros. Esos tonos significaban cosas muy malas. —¿Qué es, mis amigos? —Dijo Marcel, caminando hacia el vestíbulo. Había una maraña de vampiros de pie en la parte frontal de las escaleras, con Enrique a la cabeza. Algunos de ellos estaban sosteniendo una figura de lucha. Y hacían chillidos agudos con la boca. —Maestro… —Los ojos de Enrique se abrieron ampliamente. —Maestro, lo hemos encontrado. . . No nos va a creer, Maestro. .. —Muéstrame. Llévame por adelante. ¿Qué es? Los vampiros se ordenaron a sí mismos un poco y tiraron al ser humano en el espacio despejado en el suelo. Todo lo que Magnus podía hacer era no hacer un sonido de alarma, o regalar nada. Era Marie Antoinette. Por supuesto, el glamour que había solicitado no afectó a los vampiros. La reina fue expuesta, con la cara blanca por la impresión. —Tu… —Ella dijo, dirigiéndose a la multitud con una voz temblorosa. —lo que has hecho… Tú vas a… Marcel levantó una mano para silenciarla, y para sorpresa de Magnus, la reina dejó de hablar. —¿Quién la trajo? —Se preguntó. —¿Cómo sucedió esto? —He sido yo, señor, — dijo una voz. Un vampiro apuesto llamado Coselle pasó al frente. —, yo estaba en camino hacia aquí, bajando por la Rue du Bac, y absolutamente no podía creer lo que veía. Ella debe haber salido de las Tuileries. Estaba sola en la calle, señor, mirando asustada y perdida. Por supuesto. La reina no estaba acostumbrada a estar en la calle por su cuenta. Y en la oscuridad, era fácil ir por el camino equivocado. Había hecho un giro equivocado y cruzó el Sena de alguna manera.
  • 23. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 23 —Madame, —dijo Marcel, caminando por las escaleras. —¿O debería decir 'Su Majestad'? ¿Tengo el placer de dirigirme a nuestra querida y más. . . ilustre reina? Una risita por lo bajo recorrió la habitación, pero aparte de eso ningún ruido en absoluto. —Lo soy —dijo la reina, poniéndose de pie. —, y demando… Marcel levantó la mano otra vez, indicando silencio. Bajó el resto de los pasos y se acercó a la reina, se paró frente a ella, y la examinó de cerca. Luego le dio una pequeña reverencia. —Su Majestad —dijo. —. Estoy muy contento más allá de las palabras, de que usted pueda asistir a mi fiesta. Todos estamos encantados más allá de las palabras, ¿no lo estamos, mis amigos? A estas alturas, todos los vampiros que podían caber se habían reunido en la puerta. Los que no podían estaban apoyados en las ventanas. Había gestos y sonrisas, pero no respuesta. El silencio era terrible. Fuera tras el muro del patio de Marcel, incluso el mismo París parecía haberse quedado en silencio. —Mi querido Marcel — dijo Magnus, forzando una sonrisa. —, odio decepcionarte, pero esta no es la reina. Esta es la amante de uno de mis clientes. Su nombre es Josette. Como esta afirmación parece ser lisa y llanamente falsa, Marcel y los otros se quedaron en silencio, esperando oír más. Magnus bajó las escaleras, tratando de parecer que a él le hacía gracia este giro de los acontecimientos. —Es muy buena, ¿verdad? —Dijo. —, yo abastezco diversos gustos, al igual que usted. Y Sucede que tengo un cliente que desea hacerle a la reina lo que ella ha estado haciendo al pueblo francés durante muchos años. Me contrataron para hacerle una transformación completa. Y debo decir, a riesgo de sonar poco modesto, que he hecho un buen trabajo. —Nunca he visto que seas modesto. —dijo Marcel sin un atisbo de sonrisa. —Es una cualidad sobrevalorada. —respondió Magnus con un encogimiento de hombros. —Entonces, ¿cómo explicas el hecho de que esta mujer dice que ella es, de hecho, la reina María Antonieta? —¡Yo soy la reina, monstruo! —Dijo, con su voz ahora histérica. —Yo soy la reina. ¡Soy la reina! Magnus tenía la impresión de que ella estaba diciendo esto no como una forma de impresionar a sus captores, sino como una forma de asegurarse a sí misma su propia identidad y cordura. Se acercó con calma frente a ella y chasqueó los dedos delante de su cara. Ella perdió el conocimiento a la vez, cayendo suavemente en sus brazos. —Bueno, — dijo, con calma volvió hacia Marcel. —¿Estaría la reina de Francia vagando por estas calles, sin vigilancia, en el medio de la noche?
  • 24. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 24 —Una buena pregunta. —Debido a que no lo es. Josette lo es. Tenía que serlo completa en todos los sentidos. Al principio mi cliente quería sólo que se pareciera a la reina, pero luego insistió en el paquete completo, por así decirlo. Apariencia, personalidad, todo. Josette cree completamente que es María Antonieta. De hecho, estaba trabajando un poco con ella en este mismo momento, cuando se asustó y escapó de mi apartamento. Tal vez me siguió hasta aquí. A veces mis propios talentos me superan. Dejó la reina con cuidado en el suelo. —También parece que tiene un glamour sobre ella. —añadió Marcel. —Para los mundanos — dijo Magnus. —, no se puede tener a una mujer que se ve exactamente como la reina andando por las calles. Es bastante ligero, como un chal de verano. No tenía que salir de la casa. Yo todavía estaba trabajando. Marcel se agachó y tomó el rostro de la reina en sus manos, girándolo de un lado a otro, analizando una par de veces el rostro, y algunas veces el cuello. Un largo minuto o dos pasaron en los que todo el grupo reunido esperaba su próxima declaración. —Bueno —dijo Marcel, por fin, de pie. —, tengo que felicitarte por el excelente trabajo. Magnus tuvo que prepararse a sí mismo para que el suspiro de alivio no se viera. —Todo mi trabajo es excelente, pero acepto sus felicitaciones. — dijo, agitando una mano descuidada en dirección a Marcel. —Una maravilla como ésta, sería un éxito en una de mis reuniones. Así que realmente debo insistir en que me la vendas. —¿Vendértela?— Dijo Magnus. —Sí. —Marcel se inclinó y deslizó el dedo por la mandíbula de la reina. —Sí, es necesario. Lo que sea que tu cliente te pagó, lo doblo. Pero realmente debo tenerla. Es muy impresionante. Lo que quieras, te lo pagaré. —Pero, Marcel. . . —Vamos, vamos, Magnus — Marcel movió lentamente un dedo. —, todos tenemos nuestras debilidades y podemos permitírnoslas si están florecidas. La tendré. No estaría bien dar a entender que este cliente ficticio era más importante que Marcel. Piensa. Tenía que pensar. Y sabía que Marcel estaba mirándome pensar. —Si insistes —respondió Magnus—. Pero, como he dicho, todavía estaba trabajando. Sólo faltaban unos toques finales. Ella todavía tiene algunos desafortunados hábitos que quedaron de su vida anterior. Todos los gestos de Versalles -hay tantos de ellos- tuvieron
  • 25. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 25 que ser cosidos dentro igual que finos bordados. Y todavía no he firmado la obra. Me gustaría firmar mi trabajo. —¿Cuánto tiempo llevará? —Oh, no mucho en absoluto. Podría traerla de vuelta mañana. . . —Yo preferiría que se quedara aquí. Después de todo, ¿cuánto tiempo le toma firmar tu trabajo? —Marcel preguntó con una ligera sonrisa. —Puede tomar tiempo —dijo Magnus, respondiendo con su sonrisa de complicidad—. Tengo una exquisita firma. —Mientras me ocupo de bienes de segunda mano, prefiero aquellos en condiciones prístinas. No tardes mucho en ello. Henri, Charles. . . llevad a la señora arriba y ponerla en la habitación azul. Dejemos a Monsieur Bane completar su firma. Estamos deseando ver el producto final en breve. —Por supuesto —dijo Magnus. Poco a poco siguió la procesión de la reina y los darklings. Después de que Henri y Charles pusieron a la reina en la cama, Magnus cerró la puerta y deslizó un gran armario para bloquearla. Luego abrió las persianas. La habitación azul era una habitación en el tercer piso, con una caída en picado hacia el patio de recepción. Esa era la única salida. Magnus se permitió un momento de toma de posesión antes de sacudir la cabeza y hacer un balance de la situación de nuevo. Probablemente podría meterse en esto, pero para llegar a sí mismo y a la reina… y regresar la reina a Axel. Miró por la ventana de nuevo, hasta el suelo. La mayoría de los vampiros habían vuelto a entrar. Unos criados y darklings permanecieron para saludar a los carruajes, sin embargo. Hacia abajo no iba a funcionar, sino hacia arriba… Arriba, en un globo, por ejemplo. Magnus estaba seguro de una cosa: este trabajo iba a ser muy difícil. El globo en sí estaba en el otro lado de París. Él extendió la mano con su mente y encontró lo que estaba buscando. Se enrolla aún, en la glorieta en el Bois de Boulogne. Se dio la vuelta a la hierba, él quería que se inflara, el glamour lo hizo invisible, y luego lo levantó del suelo. Sintió que levantaba, y él lo guió hacia arriba, sobre los árboles del parque, sobre las casas y las calles, evitando cuidadosamente las torres de las iglesias y catedrales, a lo largo del río. Era muy boyante y fue retirado fácilmente por el viento. Quería ir hacia arriba en el cielo, pero Magnus lo retuvo. En algún momento iba a agotar la alimentación, y luego iba a perder la conciencia. Sólo podía esperar que esto pasara bastante tarde en el proceso, pero no había realmente ninguna seguridad. A medida que el globo se acercaba, él hizo todo lo posible con el glamour para que fuera invisible incluso para los vampiros que se encontraban debajo. Vio
  • 26. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 26 cómo llegó a la ventana, y con tanto cuidado como pudo, lo guió cerca. Se apoyó en la medida que pudo y se agarró de él. La cesta tenía una pequeña puerta, que se las arregló para llegar a abrir. Cuando uno roba un globo para sobrevolar Paris volando, uno debe, idealmente, tener una idea de cómo funciona normalmente dicho globo. Magnus nunca había estado interesado en la mecánica del globo, su único interés era que los mundanos ya podían volar en un pedazo colorido de seda. Así que cuando él descubrió que la canasta contenía fuego, quedó consternado. Además, la propia reina probablemente no era muy pesada, pero su vestido y todo lo que ella había ocultado o cosido en el vestido para su fuga-sin duda lo era y Magnus no tenía energía de sobra. Chasqueó los dedos, y la reina despertó. Justo a tiempo se pasó un dedo por sus labios y silenció el grito que estaba a punto de venir de su boca. —Su Majestad —dijo con voz agotada—. No hay tiempo para explicaciones, y no hay tiempo para las presentaciones. Lo que necesito que haga es -lo antes posible- salir por la ventana. Usted no puede ver, pero hay algo por ahí que la atrapará. Pero tenemos que ser rápidos. La reina abrió la boca y, al ver que no podía hablar, comenzó a correr por la habitación, coger objetos y lanzarlos a Magnus. Magnus se encogió mientras jarrones golpeaban la pared junto a él. Se las arregló para fustigar el globo a la ventana con la cortina y agarró a la reina. Ella comenzó a golpear a Magnus. Sus puños eran pequeños y ella estaba claramente acostumbrada a este tipo de actividad, pero sus golpes no eran del todo ineficaces. Tenía muy poca fuerza a la izquierda, y ella parecia estar dejándose llevar por el miedo, que rápido corría en sus venas. —Su Majestad —dijo entre dientes—. Tienes que parar. Debes escucharme. Axel… En la palabra "Axel", se quedó paralizada. Esto era todo lo que necesitaba. Empujó hacia atrás por la ventana. El globo, golpeando de nuevo por la fuerza, se movió un pie más o menos lejos de la ventana, por lo que aterrizó medio dentro, medio fuera. Ella se quedó allí, aterrorizada y aferrándose a algo que ella podía sentir pero no ver, sus pies calzados con zapatillas pateando al aire y golpeando en el lado del edificio. Magnus tuvo que aceptar unas pocas agitadas patadas en el pecho y la cara antes de que él fuera capaz de rodar sobre ella en la cesta. Sus faldas caían sobre su cabeza, y la reina de Francia se redujo a un montón de tela y dos piernas agitándose. Saltó a la cesta por sí mismo, cerró la puerta de la cesta, y soltó el agarre en la canasta con un profundo suspiro. El globo se fue hacia arriba, disparando por encima de los tejados. La reina había logrado darse la vuelta a sí misma y trepar hasta las rodillas. Tocó la canasta, con los ojos abiertos con un asombro infantil. Ella se irguió lentamente y miró a un lado de la cesta, echó un vistazo a la vista a continuación, y se desmayó. —Algún día —dijo Magnus, mirando a la reina desmayada arrugada a sus pies—. Tengo que escribir mis memorias Este no era el paseo en globo que Magnus había esperado. Para empezar, el globo fue bajando de manera lenta, y parecía que le gustaba más dejarse caer repentinamente en
  • 27. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 27 tejados y chimeneas. La reina estaba moviéndose y gimiendo en el suelo de la canasta, haciendo que se tambaleara de un lado a otro de una manera nauseabunda. Un búho hizo un asalto repentino. Y el cielo estaba oscuro, tan oscuro que Magnus no tenía en gran medida ni idea de adónde iba. La reina se quejó un poco y levantó la cabeza. —¿Quién eres tú? —Preguntó ella con voz débil. —Un amigo de un amigo —respondió Magnus. —¿Dónde estamos? —Es mejor si usted no lo pregunta, Majestad. Usted realmente no quiere saber la respuesta. Y creo que estamos siendo llevados al sur, que es la dirección completamente equivocada. —Axel… —Sí —Magnus se inclinó y trató de distinguir las calles de abajo—.Sí, Axel… pero aquí tiene una pregunta, si estás tratando de encontrar, por ejemplo, el Sena, ¿dónde buscar? La reina puso su cabeza hacia abajo. Se las arregló para encontrar la fuerza suficiente para recuperar el glamour en el globo, haciendo lo invisible a lo mundano. El tuvo la energía para mostrar el encanto en el proceso, por lo que algunas personas pudieron disfrutar de la vista de la mitad superior de Magnus a la luz de la vela, más allá de su ventana del tercer piso en la oscuridad. Algunas personas no perdonaban las velas, y él consiguió uno o dos puntos de vista muy interesantes. Finalmente vio a una tienda que conocía. Se tiro el globo calle abajo, hasta que parecía más familiar, y luego vio a Notre Dame. Ahora la pregunta era ¿dónde aterrizar el globo? No podía aterrizar un globo en el centro de París. Incluso uno invisible. París era demasiado…espigado. Sólo había una cosa para hacer, y Magnus ya lo odiaba. —Su Majestad —dijo, empujando a la reina con el pie—. Su Majestad, debe despertar —La reina se agitó de nuevo. —Ahora —dijo Magnus—. no le gustará lo que voy a decir, pero confíe en mí cuando digo que es la mejor de varias alternativas terribles. —Axel… —Sí. Ahora, en un momento ya que vamos a aterrizar en el Sena —¿Qué?
  • 28. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 28 —Y sería muy bueno si tal vez tapa su nariz. Y supongo que su vestido está lleno de joyas, así que…―El globo estaba cayendo rápido, y el agua estaba subiendo. Magnus navegó cuidadosamente a un lugar entre los dos puentes. —Usted puede conseguirlo El globo simplemente cayó como una piedra. El fuego se apagó, y la seda de inmediato cayó sobre Magnus y la reina. Magnus estaba casi sin fuerzas, pero se las arregló para encontrar la suficiente, para desgarrar la seda en dos para no quedar atrapados. Nadó en su propio poder, tirando de ella bajo el brazo al banco. Estaban, como había esperado, muy cerca de las Tullerías y el muelle. Él la llevó hacia las escaleras y la saco fuera del agua. —Quédese aquí —dijo, chorreando y jadeando. Pero la reina estaba inconsciente de nuevo. Magnus la envidiaba. Él camino con trabajo por las escaleras levantando los pasos y revisando las calles de París. Axel probablemente habría estado dando vueltas a la zona. Habían acordado que si algo salía mal, Magnus debía enviar un destello azul en el cielo, como un fuego artificial. Él lo hizo. Luego se dejó caer al suelo y esperó. Unos quince minutos más tarde, un carro se detuvo, no el simple y llano de antes sino uno masivo, en negro, verde y amarillo. Uno que podría fácilmente llevar la mitad de una docena o más personas durante varios días, en el más grande de los estilos posibles. Axel saltó desde el asiento del conductor y se apresuró hacia Magnus. —¿Dónde está? ¿Por qué estás mojado? ¿Qué ha sucedido? —Ella está bien —dijo Magnus, levantando una mano—. ¿Este es el carro? ¿Una berlina de viaje? —Sí —dijo von Fersen—. Sus Majestades insisten. Y sería indecoroso que lleguen en algo menos grande. —¡Y es imposible no ser notado! Por primera vez von Fersen parecía incómodo. Había odiado claramente esta idea y la había combatido. —Sí, bueno… Este es el carro. Pero… —Ella está a unos pasos. Tuvimos que aterrizar en el río. —¿Desembarcar?
  • 29. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 29 —Es una larga historia —dijo Magnus—. Digamos que las cosas se complicaron. Pero ella está viva. Axel se puso de rodillas delante de Magnus. —Nunca se te olvidará por esto —dijo Axel en voz baja—. Francia recordará. Suecia recordará. —No me importa si Francia o Suecia, recuerdan. Me importa si tú recuerdas. Magnus estaba genuinamente sorprendido cuando fue Axel quien instigó el beso tan repentino, como apasionado, como todo París, y todos los vampiros, y el Sena y el globo y todo se alejó y fueron solo los dos por un momento. Un momento perfecto. Y fue Magnus quien lo rompió. —Ve —susurró—. Necesito que estés a salvo. Ve. Axel asintió, luciendo un poco sorprendido por su propia acción, y corrió hacia las escaleras del muelle. Magnus se levantó y con una última mirada comenzó a caminar. Volver a casa no era una opción. Los vampiros de Saint Cloud probablemente estaban en sus apartamentos en este momento. Tenía que entrar hasta el amanecer. Pasó la noche en la pequeña mansión de Madame de…, uno de sus amantes más recientes. Al amanecer regresó a sus aposentos. La puerta estaba entreabierta. Él entró con cautela. —¡Claude! —llamó, manteniéndose cuidadosamente en la piscina de la luz del sol por la puerta—. ¡Marie! Ragnor! —Ellos no están aquí, señor —dijo una voz. Henri. Por supuesto. Estaba sentado en la escalera. —¿Les has hecho daño? —Nos llevamos a Claude y Marie. No sé quién es Ragnor. —¿Les has hecho daño? —dijo Magnus de nuevo. —Ellos están más allá de heridos ahora. Mi maestro me pidió que te enviara sus saludos. Dijo que hicieron un excelente banquete. Magnus se sentía enfermo. Marie y Claude habían sido buenos con él, y ahora. . . —A mi Maestro le gustaría mucho verte —dijo Henri—. Por qué no vamos allí juntos, ahora, y pueden hablar cuando se despierte esta noche. —Creo que voy a declinar la invitación —dijo Magnus. —Si lo haces, creo que encontrarás en París un lugar más inhóspito para vivir. ¿Y quién es ese nuevo caballero de los tuyos? Sabremos su nombre al final. ¿Entiendes?
  • 30. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 30 Henri se levantó y trató de parecer amenazante, pero era un mundano, un oscuro de diecisiete años. —Lo que creo, pequeño oscuro —dijo Magnus, dando un paso más cerca—. Es que te olvidas de con quién estás tratando. Magnus dejó algunas chispas azules revolotear entre sus dedos. Henri retrocedió un paso. —Vete a casa y dile a tu amo que he recibido su mensaje. He dado una ofensa que no tenía intención de dar. Voy a salir de París al instante. El asunto puede considerarse cerrado. Acepto mi castigo. Se apartó de la puerta y extendió el brazo para indicar que Henri debía salir. Como había esperado, todo era un caos, muebles volcados, marcas de quemaduras por las paredes, arte perdido, libros rasgados. En su alcoba habían derramado vino sobre su cama y su ropa… Por lo menos él pensaba que era vino. Magnus no pasó mucho tiempo recogiendo los restos. Con el movimiento de su mano, la chimenea de mármol se apartó de la pared. Cogió un saco cargado de louis d'or, un grueso rollo de asignados1, y una colección de anillos maravillosos de citrino, jade, rubí, y un magnífico topacio azul. Esta era su póliza de seguro, en caso de que los revolucionarios hayan allanado su casa. Vampiros, revolucionarios. . . todo era lo mismo ahora. Los anillos fueron en sus dedos, los asignados a su abrigo, y la louis d'or en un hermoso maletín de cuero, que también había sido almacenado en el interior de la pared para este mismo propósito. Buscó más atrás en la abertura y sacó un último elemento: el Libro Gris, encuadernado en terciopelo verde. Este lo colocó cuidadosamente en el maletín. Oyó un pequeño ruido detrás de él, y Ragnor salió de debajo de la cama. —Mi pequeño amigo —dijo Magnus, recogiendo al mono asustado—. Por lo menos sobreviviste. Ven. Iremos juntos. Cuando Magnus oyó la noticia, estaba en los Alpes, situado junto a un arroyo, aplastando algunos edelweiss (plantas) bajo su pulgar. Magnus había tratado de evitar todas las cosas francesas por semanas, personas francesas, comida francesa, noticias francesas. Él se había entregado a carne de cerdo y ternera, baños termales, y lectura. Durante la mayor parte de este tiempo había pasado sus días solo, con el pequeño Ragnor, y el silencio. Durante la mayor parte de este tiempo había pasado sus días solo- con el pequeño Ragnor- y en el silencio. Pero justo esa mañana un noble fugitivo de Dijon había llegado a quedarse en la posada donde Magnus estaba viviendo. Tenía el aspecto de un hombre al que le gustaba hablar largo y tendido, y Magnus no estaba de humor para ese tipo de 1 Asignados: Títulos que sirvieron de papel moneda en Francia durante la Revolución.
  • 31. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 31 compañía, por lo que fue a sentarse junto al arroyo. No se sorprendió cuando el hombre lo siguió. —¡Usted! ¡Monsieur! —llamó a Magnus mientas fumaba y resoplaba por la ladera. Magnus sacudió algunos edelweiss de su uña. —¿Si? —El dueño dice que vino recientemente de Paris, Monsieur, ¿Es usted mi compatriota? Magnus llevaba un glamur en la posada, por lo que podía pasar como un noble francés refugiado, uno de los cientos que fluían en la frontera. —Vengo de Paris— Magnus dijo sin comprometerse. —¿Y tienes un mono? Ragnor estaba correteando alrededor. Se había acostumbrado a los Alpes muy bien. —¡Ah, Monsieur, estoy tan contento de encontrarlo! Durante semanas no he hablado con nadie de mi tierra —Se froto las manos— No sé qué pensar ni que hacer en estos días. ¡Tiempos terribles! ¡Tales horrores! Usted tuvo que haber oído sobre el rey y la reina, ¿sin duda? —¿Qué pasa con ellos? —dijo Magnus, manteniendo el rostro impasible. —¡Sus Majestades, Dios los proteja! ¡Trataron de escapar de Paris! Llegaron hasta la localidad de Varennes, donde dicen que un trabajador reconoció al rey. Fueron capturados y enviados de vuelta a Paris. ¡Oh, tiempos terribles! Sin decir una sola palabra, Magnus se levantó, recogió a Ragnor, y regreso a la posada. No quería pensar en este asunto. En su mente, Axel y la familia estaban a salvo. Así era como el necesitaba que fuera. Pero ahora. Se paseó por la habitación, y finalmente, escribió una carta a la dirección de Axel en Paris. Luego espero por la respuesta. Pasaron tres semanas y vino en unas manos desconocidas, de Suecia Monsieur, Axel quiere que sepas que está bien, y devuelve la profundidad de los sentimientos. El Rey y la Reina, como usted sabes, están prisioneros en Paris. Axel será trasladado a Viena para defender su causa ante el emperador, pero me temo que está decidido a volver a Paris, a riesgo de su vida. Monsieur, como Axel parece tenerle en alta estima, ¿no le podría escribir y desalentar esta empresa? Él es mi amado hermano, y me preocupo por el constantemente. Había una dirección de Viena, y la nota estaba firmada simplemente por “Sophie”. Axel regresaría a Paris. De eso, Magnus estaba seguro.
  • 32. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 32 Vampiros, hadas, hombres lobo, cazadores de sombras, y los demonio- estas cosas tenían sentido para Magnus. Pero para los mundanos parecía no tener ningún patrón, ninguna forma. Sus brillantes políticas. Sus cortas vidas… Magnus pensó una vez más al hombre de ojos azules, de pie en su sala. Luego encendió una y quemó la nota.
  • 33. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 33 Vampires, Scones and Edmund Herondale (June 18, 2013) agnus Bane aprovecha sus alianzas con los Submundos y los Cazadores de Sombras en una empresa para el Londres victoriano. Una de las diez aventuras de Las Crónicas de Bane. Cuando el inmortal brujo Magnus Bane asiste a las conversaciones preliminares de paz entre los cazadores de sombras y los submundos en el Londres victoriano, está encantado por dos personas muy diferentes: el vampiro Camille Belcourt y el joven cazador de sombras, Edmund Herondale. ¿Elegir bandos significará ganar corazones? Esta historia corta ilumina la vida del enigmático Magnus Bane, cuya seductora personalidad llena las páginas de los libros aclamados por el New York Times best seller, Cazadores de Sombras y Los Origenes. Esta historia en Las Crónicas de Bane, ‘Vampires, Scones and Edmund Herondale’, está escita por Sarah Rees Brennan y Cassandra Clare. The Bane Chronicles #3 M
  • 34. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 34 Cassandra Clare assandra Clare es el pseudónimo de la autora de la popular trilogía de literatura juvenil Cazadores de sombras. Clare nació en Teherán, Irán, aunque sus padres son estadounidenses. Ha vivido en Francia, Inglaterra y Suiza durante su infancia, trasladándose posteriormente a Los Angeles y Nueva York, donde ha desempeñado diversos trabajos en revistas y tabloides. Clare empezó a escribir Ciudad de hueso (City of Bones), la primera de las novelas de Cazadores de sombras, en 2004, inspirada en Manhattan. Antes de convertirse en novelista de éxito ella publicó una gran cantidad de “fan fiction” bajo el pseudónimo de Cassandra Claire, firmando obras inspiradas en Harry Potter y El Señor de los Anillos que fueron alabadas por la crítica, aunque con respecto a The Draco Trilogy (que fue muy bien considerada por The Times y que se basa en la obra de J. K. Rowling) ha habido algunas sospechas de plagio… C
  • 35. Cassandra Clare DreamBookSide Sarah Rees Brennan Eyes Of Angels 35 Traducido, corregido & diseñado http://eyesofangels.foroactivo.com http://dreambookside.foroactivo.mx ¡Sigue nuestros Proyectos!