215
Los Pretextos Mundiales, 2
Capítulo Quinto
COMMUNITAS FRATRUM
SERVIR A LA LIBERTAD EN UNA RELACION TEOLOGALHENTE JERAR...
216
Además siempre y en todas partes la sociedad inerme e indefensa ha
tenido que soportar los horrores del poder, ejercid...
manifiestos abusos al amparo pretendido del Evangelio, del segui-
miento y de "la voluntad de Dios" 346.
La asfixia social...
218
personales, por las esferas familiares y por los espacios para 10
libremente asociado y libremente autogestado.
Esos C...
219
cabeza del colegio apostólico. Luego en Pedro como Primado romano.
Luego en los Obispos como sucesores de los Apóstole...
220
Trinidad, Comunidad~ Relación de las personas son elementos
inseparables. Por eso, desde esa óptica debe ser nuevament...
sus pueblos, y también el Sumo Pontífice se denomina a sí mismo
,siervo de los siervos de Dios'" 351.
221
En efecto. El ré...
222
primeros puestos en los banquetes, y los primeros asientos en las
sinagogas, que se les salude en las plazas y que las...
223
Ahora bien: es notable y encomiable el esfuerzo que la Iglesia,
especialmente en los terceros mundos, realiza para res...
224
liberación integral y que es meta del hombre según nuestra fe,
puesto que "para la libertad Cristo nos ha liberado" (G...
225
con la potestad de celebrar y de comunicar los sacramentos y se
afirmara que ese es el efecto propio del Sacramento de...
226
sujeto de suprema potestad es un colegio (senado o cámara de
nobles), como de la democracia en la que la suprema potes...
227
"fons et origo" del episcopado universal. A partir, primero de
Pedro y luego de la sede romana de Pedro 364. De la sed...
228
4) "Su legado, en un Concilio, manda a todos los Obispos, incluso
si es de rango inferior. y sólo él puede dictar una ...
229
Pastor Aeternus de vaticano I 368. Por eso, en ese telón de fondo,
es donde más sobresale la obra absolutamente transf...
230
el 'episcopado, no sólo un auténtico grado del Sacramento de L Orden,
sino también plenitud de este mismo sacramento. ...
231
Pero sin que tampoco esto signifique teológicamente que el carácter
propio del Orden es mayor, o es mejor, o es cuanti...
232
comisionados, funcionarios y representantes de una sóla y única
autoridad de jurisdicción 375. Porque en efecto:
La po...
233
El segundo modo de jurisdicción episcopal es colegial: el colegio
de los Obispos, juntamente con su cabeza que es el P...
con la particular, ni la jurisdicci6n mayor ahogue o impida el
ejercicio de la autonomía de la jurisdicci6n local.
Estas a...
235
Ese primado papal es anejo a la sucesión petrina en la sede
episcopal de Roma. Quien sea Obispo de Roma, es por eso mi...
236
Eso no significa, en la eqlesiología comuniológica del Concilio que
ellos carezcan de auténtica función de régimen 386...
237
"El principio, el sujeto y el fin de todas las instituciones
sociales es y debe ser la persona humana" 390. Hoy "crece...
238
Si se asume la definición filosófica de Aristóteles o la pragmática
de Abraham Lincoln, por democracia plena se entien...
239
gica piramidal, que es ajena a la perspectiva evangélica, condujo
a pensar y a obrar como si las ovejas fueran para be...
240
nes, más allá del margen estrictamente clerical: la democracia es
aceptable 399.
e) Si "por el pueblo" significa que e...
241
es la fuente, el origen y el sujeto único de la potestad y de la
autoridad en la Iglesia: la democracia es inaceptable...
242
Si la santa Iglesia no puede definirse como una democracia, su ser
y su misión no son ajenos ni extraños al gobierno d...
243
-Una revalorización del sacramento del Bautismo, como esencial
incorporación a la persona de Cristo; y del sacramento ...
fieles; y estos últimos, a su vez, asocien su trabajo con el de los
pastores y doctores. De este modo en la diversidad, to...
245
dencia, de enseñanza, de evangelización, de consolación, de
discernimiento, de catequesis, de atención a las necesidad...
culto sagrado y ministros dotados de autoridad" 406. No por dele-
gación o elección comunitaria, sino por una verticalidad...
todas las gentes y de santificar a los hombres en la verdad y de
apacentarlos. Por consiguiente, los Obispos han sido cons...
248
**
carismáticamente ha tomado el puesto del Apóstol. A los Obispos
puso el Espíritu Santo para pastorear la Iglesia.
E...
249
RECURSO BIBLIOGRAFICO
1 • Sobre la estructura carismático-jerárquica
Alberigo, G.
Eclesiología y democracia: Convergen...
250
La Iglesia ¿es una monarquía absoluta?
El Binomio Primado-Episcopado, Desclée, Bilbao 1962, 33-56
Legrain, M.
Iglesias...
251
González, O.
Forma y deformaciones del ministerio episcopal
Communio 2, 1980, 478-497
Legrand, H. M.
Ministerio romano...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Escanear0007

197 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
197
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Escanear0007

  1. 1. 215 Los Pretextos Mundiales, 2 Capítulo Quinto COMMUNITAS FRATRUM SERVIR A LA LIBERTAD EN UNA RELACION TEOLOGALHENTE JERAR(}UICA y SOCIALMENTE DEMOCRATICA ** 1 • LOS MODELOS DE RELACION SOCIAL La convivencia humana es imperativo teologal, ético y social. Convivir en relación no es un sobreañadido a la estructura humana. Es un constitutivo esencial, sin el cual el hombre sobre la tierra no puede realizarse, ni ser ni vivir. y sin embargo, con-vivir ha sido y es sobre el planeta, tanto ayer como hoy, uno de los más sustantivos problemas y desafíos. y es porque en toda vida social emergen de continuo las tendencias al acaparamiento de los bienes, creándose así los más censurables sistemas de explotación económica del hombre por el hombre. O emergen las irrefrenadas tendencias a la supremacía de unos sobre los otros, originándose así formas aberrantes de opresión en lo político, de dominación en lo ideológico y de avasallamiento en lo cultural. En todo lo que la persona puede ser explotada, oprimida, dominada y avasallada lo es de forma dramática en nuestras socieda- des. De ahí que, la paciente creación de estructuras sociales y de sistemas políticos locales, internacionales y planetarios, que permitan y garanticen la adecuada vida social, el respeto mutuo, la justicia, el recto ordenamiento, la solidaridad y la paz, ha sido siempre y es hoy la más urgente y noble de las tareas y responsa- bilidades. Porque la primera tendencia reprochable que se puede encotrar en la sociedad y en la Iglesia es transferir a ellas el régimen de relación de personas que es propia de la sociedad familiar. Entonces el detentor del poder se siente padre; el ejercicio de su autoridad es paternalista y el efecto es conceder a asociados maduros, libres e inteligentes cuidados subsidiarios que son propios para niños y adolescentes.
  2. 2. 216 Además siempre y en todas partes la sociedad inerme e indefensa ha tenido que soportar los horrores del poder, ejercido como fuerza coercitiva y dominadora en todos los ámbitos sociales y personales, incluido el santuario de la conciencia. La tiranía y el despotismo en el ejercicio del poder han dado paso a los regímenes de fuerza, personales o de partido, por los que se sobrepasa todo límite honesto y el ~oder se ejerce a voluntad y a capricho. El sustrato común del poder tiránico y despótico es la represión o ejercicio del poder de intimidación y de coacción, sin justificación de sus motivaciones. El absolutismo ha concentrado en un solo estamento o en una sola persona todas las esferas del poder (legislativo, coercitivo, ejecutivo, espiritual y temporal). Ha pretendido legitimar el poder en el mismo poder. Y ha llegado hasta identificar el poder con el circunstancial detentor del poder. Los "dictatus Papae" de Gregorio VII, "L'Etat c'est moi" del Rey Sol Luis XIV, y "L'autoritá son'lo" de pio IX son apenas muestras de la absolutización patológica del poder. La oligarquías o gobierno de camarillas se han plasmado histórica- mente en las aristocracias, en las gerontocracias, en las plutocra- cias, en las burocracias, en las teocracias. Y han significado para la humanidad la apropiación y concentración abusiva del poder político en círculos cerrados y determinados de la sociedad, que pretenden imponer su supremacía social con el fundamento de la genealogía y de la cuna noble. O de la capacidad económica. O de la pretendida experiencia de los años. O de la técnica erigida en poder administrado desde oficinas y despachos. O de la pretendida vocería y lugartenencia de Dios en la tierra. La jerarquía (civil, militar, religiosa), falsamente interpretada y dolosamente ejercida, ha sido tenida como concepción y ejercicio del poder a escala, en un diseño primitivista de sociedad también a escala, en la que la cúspide social concentra la plenitud. de poder (plenitudo potestatis), de la que no gozan las bases infe- riores y subalternas. En la práctica, el ejercicio del poder jerárquico en las sociedades civiles y en las religiosas ha estado turbiamente mezclado con procederes de poder despótico, o tiránico, o absolutista, o monárquico, o aristocrático. En la santa Iglesia, limpiar el concepto de lo jerárquico y su ejercicio y purificarlo de todas sus excrecencias y falseamientos es condición indispensable para hacerlo creíble y proclamab1e. Los vicios extremos en el ejercicio del poder en la sociedad tienen sus correspondientes en las abusos de la autoridad paterna en la sociedad familiar. Y encuentran amplio eco en f ozmas censurables de ejercicio del poder y del concepto de obediencia en más de una Orden y Congregación religiosa, que ideologizan y disfrazan
  3. 3. manifiestos abusos al amparo pretendido del Evangelio, del segui- miento y de "la voluntad de Dios" 346. La asfixia social frente al enorme cúmulo de los dominadores ha provocado, entonces, como reacción la anarquía, por la que se pretende fundamentar la vida social en el voluntarismo subjetivo, en el capricho personal, en el libertinaje individual, en el rechazo a toda organicidad y derecho, a todo poder y autoridad. En ese largo historial, antiguo y nuevo, la sociedad planetaria ha soñado y sueña todavía con formas justas de relación social que se fundamenten, no en el poder de los fuertes, sino en la autoridad moral por la que se integren al mismo tiempo la probidad del gobernante, su proceder conforme a derecho y su señalamiento por parte de los asociados. Entonces sentada, como en el cautiverio de Babilonia, junto a los ríos de la dominación, en la noche oscura de los despotismos, de los militarismos, de los autoritarismos, la humanidad ha ensayado universalmente los cánticos de la democracia, no sólo formal, sino participativa y real. Porque tal vez la democracia sea la única forma justa, honesta y verdaderamente humana que puede garantizar a un mismo tiempo la libertad personal y la responsabilidad social; la solidaridad ciudadana y la subsidiariedad del Estado; el ejercicio del poder y la libre elección y remoción de quien lo ejerce. Más aún: la sociedad planetaria ha soñado y sueña todavía con una versión tan fresca y renovada del poder y de la autoridad, en la que éstos sean servicio y quien los ejerza esté impedido para percibirse como dominador y como amo, sino como conciudadano y hermano. En la caverna de las tiranías y de los autoritarismos, de los imperialismos y de las hegemonías arrt.Lquoay nuevos la humani- dad postula la luminosa alborada del respeto por todos los ámbitos 346 "Hoy miramos con asombro los criterios que hasta hace poco continuaban vigentes para la selección de candidatas a la vida religiosa: personas de respetable familia, de apellidos honorables y de matrimonios "bien constitui- dos". Las jóvenes más pobres o con bajo nivel escolar entraban a formar parte de un grupo de Hermanas destinadas a servir en los oficios más humildes, bajo el nombre de Legas o conversas. Personas sin instrucción, sefialadas como incapaces para ser religiosas de "coro", para rezar la liturgia o compartir la vida comün , De esta manera se instaló la desigualdad social y la discriminación racial en el corazón de las Congregaciones. Y, lo que es peor, se interpretó de manera inadecuada como voluntad de Dios si se nace rica o pobre, distinguida o humilde, elegida para ser servida y gobernar o para servir y ser sl1bdita. El llamado evangélico a testimoniar los valores del Reino por una experiencia de fraternidad alternativa a los esquemas sociales dominantes, siempre será un desafio, no sólo para los Institutos de vida religiosa, sino para la Iglesia en general. Dejar de responder a este llamado contribuye a reforzar la historia de dolor, que en modo alguno queremos repetir", GÓMEZ, Aleyda, situación de la vida Religiosa Femenina, en Colombia a los 500 Afios: Marginalidad Religiosa, Lectura social y teológica, Documentos Koinonla 9, Bogotá 1992, 58-59. 217
  4. 4. 218 personales, por las esferas familiares y por los espacios para 10 libremente asociado y libremente autogestado. Esos Contextos mundiales claman por unos Pretextos eclesiales que evangelicen, renueven y transformen las relaciones sociales de la humanidad según el Proyecto del Padre. La humanidad presiente que la jerarquía en su justeza y hondura es el sistema de relación propio de la comunidad teologal, por la que ella se organiza y vive sobre el único y auténtico centro que la fundamenta, la guía, la gobierna y la rige: el Espíritu Santo del Padre y de su Cristo, que es principio organizativo de la auténtica comunidad en comunión y participación. La humanidad espera ver evangelizadas sus relaciones sociales desde las form~s propias en que se asocian y viven los seguidores de Jesús en la historia. La humanidad presiente que la diakonía es la cumbre modélica de todo poder y autoridad, porque el Señor, siendo el Señor y el Maestro, está entre nosotros como el que sirve y da su vida al servicio de todos. . Por ello, si algo justifica y legitima a la Iglesia en la sociedad actual es la incidencia que ella deba ejercer en los diseños de relación justa, que puedan establecer la fraternidad verdadera y la paz auténtica sobre el planeta. La exigencia y el desafío es que la Iglesia sea, como sacramento del Reino, signo e instrumento de genuina libertad. ****** 2 • LA IGLESIA IKONA DE LA TRINIDAD, SIGNO E INSTRUMENTO DE UN NUEVO MODELO DE RELACION SOCIAL La igualdad fundamental de todos en la Iglesia (que corresponde a la unidad numérica de naturaleza en la Trinidad) y la diversidad funcional (que corresponde en la Trinidad a la distinción de relaciones personales) le exigen a la Iglesia ser "como un sacra- mento o señal e instrumento de la íntima unión con Dios y de la unidad de todo el género humano" 347, en el que resplandezca esa "cierta semejanza entre la unión de las Personas divinas y la unión de los hijos de Dios en la verdad y en la caridad" 348. • Esas formas de relación no lograron ser percibidas en la tradicio- nal eclesiología occidental. Porque estaba inspirada como en un cristomonismo solipsista que se desdobló primero en Pedro como 347 LUMEN GENTIUM l. 348 GAUDIUM ET SPES 24.
  5. 5. 219 cabeza del colegio apostólico. Luego en Pedro como Primado romano. Luego en los Obispos como sucesores de los Apóstoles. Todo en una verticalidad prescindente de relación comunitaria, de perikoresis y de motivos para la vida de comunión (por las relaciones inter- personales) y para la auténtica participación (por la misiones) de la familia eclesial. Pero, el modelo eclesial que reclama la dramática situación mundial, es el modelo comuniológico, comunitario y trinitario del testimonio apostólico. Y si el modelo trinitario es la afirmación más rotunda de la igualdad fundamental y de la diversidad funcional o de relación o de misión o de operación o de apropiación, la consecuencia es la imposibilidad de una organización de las personas que genere o tolere los abismos, las brechas, las frac- ciones, las categorías, las asimetrías de primeros y segundos, de llamados y no llamados, de quienes pueden y quienes no pueden, de los de arriba y los de abajo. Porque a esto nos acostumbró por siglos una eclesiología piramidal. Ella no logró fundamentar la constitución jerárquica de la Iglesia, sino a costa de introducir la desigualdad fundamental y la asimetría social y eclesial. Al camino trinitario ha sido empujada la Iglesia de hoy por el soplo potente del Espíritu. Y al camino de relacion~s sociales y eclesiales acordes está siendo impulsada por ese mismo Espíritu. Claro que a eSa frescura del Espíritu no se llega, sino por media- ciones históricas. Como aquella tan evangélica y memorable de Juan Bautista Montini (Pablo VI) en la Congregación General 52 del 21 de Octubre de 1963. Advertía él que el criterio para situar en primer lugar el capítulo sobre Pueblo de Dios y en segundo lugar el capítulo sobre los Pastores de la Iglesia o al contrario, no podría ser en manera alguna el criterio de superioridad o de inferioridad de unos con respecto a otros en la Iglesia 349. O aquella hoy tan significativa del entonces Arzobispo de Cracovia Karol Wojtyla (Juan Pablo 11) ese mismo 21 de Octubreide 1963: "La constitución jerárquica de la Iglesia supone la constitución del Pueblo de Dios. Aún más: La naturaleza e índole del! gobierno en cualquier sociedad debe corresponder a la naturalez~ e índole de ésta. La constitución jerárquica de la Iglesia será mejor compren- dida, si en el esquema aparece precedida por la doctrina sobre el Pueblo de Dios. Si en cualquier forma de gobierno, éste es instru- mento para el bien común de la sociedad, especialmente lo es en la Iglesia donde, conforme al espíritu del Evangelio, "praeesse" (gobernar, presidir) coincide con "ministrare" (servir). Cualquier ulterior diferenciación por razón de los estados o de las funciones eclesiales supone como base previa al Pueblo de Dios" 350 349 Acta synodalia, volumen II, tomo 3, 154. 350 Ibd. Para el análisis de estos texto, cfr. RETAMAL, F., Un, Pueblo de Her- manos, en Teolog1a y vida 32, 1, 1982, 25 ss.
  6. 6. 220 Trinidad, Comunidad~ Relación de las personas son elementos inseparables. Por eso, desde esa óptica debe ser nuevament.e establecida y definida la forma de gobierno que cristo Señor estableció en su Iglesia. Aquí la proponemos desde esta tesis complexiva que iremos particularizando: ******. La igualdad fundamental y la diversidad funcional de la mul titud de hermanos que Cristo ha convocado en su Iglesia a imagen de la Trinidad, excluye de su régimen tanto las formas de dominación, como las monárquicas y democráticas absolutas. Exige, en cambio, la forma jerárquica, que asegura la auténtica dignidad y la genuina comunión y participación de todos en la Iglesia. 3 • LA COMUNIDAD EN COMUNION EXCLUYE EL REGIMEN DE DOMINACION Este postulado es consecuencia lógica de la índole trinitaria y comunional de la Iglesia de Jesucristo. Así razonaba a comienzos de este siglo un eclesiólogo tan notable como Billot: "Llamamos poder político aquél por el que se rige a los pueblos en orden a la tranquilidad y a la prosperidad temporal. Este poder político difiere del poder de dominación que, propiamente., coincide con el derecho de propiedad, y que es potestad del señor sobre el siervo y esclavo y que, por tanto, no se ejerce para provecho del servidor, sino del amo y señor, ya que el siervo como tal está referido al señor como tal". ' "El poder político no se ejerce, en cambio, para el bien del gobernante, sino para el bien de la comunidad, como lo advierte Bellarmino en De Laicis nQ 7: 'La sujeción política es diversa a la sujeción servil, en cuanto que el siervo obra movido por otro, mientas que el ciudadano obra por sl: el siervo es gobernado no ~n favor suyo, sino en favor del amo; el ciudadano es gobernado en favor suyo, no del magistrado. El gobierno del magistrado político no busca el provecho del magistrado, sino del pueblo; el tirano y amo no gobiernan en favor del pueblo, sino de sl mismos, como enseña Aristóteles en la Ética, libro I, cap. 10,8. En verdad, si existe connotación de servicio en el poder político, con más propiedad se debe llamar servidor al que gobierna, ante que al súbdito, como enseña San Agustln en la Ciudad de Dios libro XIX, cap. 14. Y eso·es a la letra lo que significan las palabra del Señor en Mt 20: "El que entre Ustedes quiera ser el primero, hágase el servidor de todos": De esta forma los Obispos son servidores de
  7. 7. sus pueblos, y también el Sumo Pontífice se denomina a sí mismo ,siervo de los siervos de Dios'" 351. 221 En efecto. El régimen de dominación de unos sobre otros en la Iglesia o comunidad de hermanos aparece expresamente excluido por la comunidad primera.; Para ello se aduce la praxis misma de Jes6s: "Saben que los son tenidos como jefes de las naciones, las gobiernan como señores absolutos (katakyrie60usin) y los grandes las oprimen con su poder (katexousiázousin). Pero no ha de ser así entre ustedes; sino que el que quiera llegar a ser grande entre ustedes, será el servidor (diákonos); y el que quiera ser el primero entre ustedes, será esclavo (doulos) de todos; que tampoco el Hijo del Hombre ha venido a ser servido (diakonethenai) sino a servir (diakonesai) y a dar su vida como rescate por muchos" (Mc 10, 42-45). Este logion corresponde a la necesidad de descartar en la comunidad de seguidores de Jes6s los poderes absolutos o de dominación por parte de quienes la gobiernan: los jefes eclesiásticos no pueden "en-señorearse" de la comunidad (kat.axyr.í.eüous í.nj , porque uno solo en la Iglesia es el Señor (Kyrios). Tampoco pueden oprimirla con su "exousía" (autoridad, poder) (katexousiázousin). Al mismo tiempo, el logion traza el concepto fundamental de autoridad y de poder en la Iglesia: el jefe, gobernante o presi- dente (mégas, pr6tos) ejerce su autoridad (exousía) como servidor (diákonos) y esclavo (doulos) de todos, a imagen del modelo de autoridad en el servicio que es el mismo Cristo Jesús. El mismo pensamiento se repite y se amplía en el célebre texto de Mateo: "Ustedes, en cambio, no se dejen llamar "rabbí.", porque uno sólo es su Maestro (didáskalos) y todos ustedes son hermanos (adelphoi). Ni llamen a nadie "padre" (pátera) en la tierra, porque uno solo es su Padre (patér), el del cielo. Ni tampoco permitan que los llamen "preceptores" (kathegetai), porque uno solo es su Preceptor, Cristo. El mayor (meízon) entre ustedes sea el que sirve (diákonos)" (Mt 23, 8-12). La clara intencionalidad de los textos es excluir de la Iglesia todo comportamiento dominador, toda identificación o intercambia- bilidad entre el Padre o su Cristo y el ministro (diákonos ) eclesial, así como alejar de la comunidad de los hermanos (a- delphoi) todo culto farisáico de la personalidad, todo título, vestimenta y boato por los cuales el hombre trata de autoafirmarse y de dominar: "Atan cargas pesadas y las echan a las espaldas de la gente, pero ellos ni con un dedo quieren moverlas; todas sus obras las hacen para ser vistos por los hombres; se hacen anchas las filacterias y bien largas las orlas del manto; van buscando los 351 BILLOT, L., De Forma Regiminis Ecclesiastici in Genere, Tractatus de Eccleaia christi, Quest. XII,l, Romae 1927, 500.
  8. 8. 222 primeros puestos en los banquetes, y los primeros asientos en las sinagogas, que se les salude en las plazas y que las gentes les llamen "rabbí" " (Mt 23, 4-8). La forma de relación de las personas en la Iglesia debe, por tanto, trazarse en el marco trinitario-eclesial del testimonio divino- apostólico, una de cuyas características claves es la igualdad fundamental de todas las personas en Iglesia. Desde esa igualdad fundamental trinitario-eclesial es imposible admitir en la Iglesia la dominación, enseñoreamiento, despotismo o totalitarismo como forma de relación de las personas. Porque la Buena Nueva de Jesús y su consagración mesiánica es, precisamente, "para proclamar la liberación a los cautivos" (Lc 4,18). La esencia de su obra salvadora se sintetiza en el "Para ser libres nos liberó Cristo (te eleuthería emas Xristos eleutherosen)" (Gal 5,1). Y la inserción teologal en la vida intratrinitaria, que es el punto culminante de la obra redentora se expresa en el "Todos los que han recibido el Espíritu son hijos de Dios. Pues ustedes no han recibido un espíritu de servidumbre (de esclavitud, pneuma douleías) y otra vez de temor, sino un espíritu de hijos adoptivos, que nos hace exclamar: Abba, Padre! Y si somos hijos, también herederos. Herederos de Dios (Padre) y coherederos de Cristo. Y en visión complexiva del Plan de salvación, toda la creación será liberada (eleutberozetai) de la esclavitud (apo tes douleias), para participar en la libertad (eis ten eleutherían) de los hijos de Dios" (Rom 8, 15-22). Por consiguiente, la autoridad o potestad (exousía) en la Iglesia, como lo afirmaba ya el eclesiólogo Billot haciéndose eco de Bellarmino, no pueden ser ejercidos en los parámetros de la dominaci6n. Porque el sistema de dominación es el de relación de un amo sobre su esclavo, de un señor sobre su siervo, de un dominador (dominus) sobre su vasallo. La autoridad o potestad en la Iglesia debe ejercerse en los parámetros de una relación política, que es la que se da entre personas iguales y libres y en que la autoridad y el gobierno se ejercen, no en beneficio del gobernante, sino del gobernado. Así en Grecia antigua, cuna de la política, los términos "eleuthe- ros" (libre) y "eleuthería" (libertad) se oponen a los términos "tyrannis" (dominación) y "douleía" (servidumbre), todos ellos en relación con la "polis" o régimen de gobierno de los ciudadanos. Porque es libre aquel que goza de ciudadana, que tiene un lugar propio suyo, reconocido y respetado, dentro de la "polis". y tanto la autoridad (exousía) como la ley (nómos) tienen por finalidad asegurar a todos y a cada uno el necesario espacio de libertad, en el que cada uno pueda ser sí mismo autónoma y personalmente. Con ello se consigue que la "polis" venga a ser la "comunidad de los libres", como la define Aristóteles en la Política 111,4.
  9. 9. 223 Ahora bien: es notable y encomiable el esfuerzo que la Iglesia, especialmente en los terceros mundos, realiza para rescatar o establecer la libertad, tan diversamente conculcada: "Libertad" o "libre" aparece 94 veces en el documento de Puebla. "Liberación" y "liberador" se agolpan 114 veces. El rechazo a ciertas ideologías y su condición de "inadecuadas" con que se califica a ciertas visiones antropológicas es porque atentan contra la libertad del hombre y son dominadoras 352. El entredicho en que se pone a gobiernos y sistemas represivos y totalitarios es porque abusan del poder y violan los derechos humanos 353. La comprensión que se tiene de la misión del Hijo por el Padre, y del Espíritu Santo por el Padre y por el Hijo es "para darnos la libertad de los hijos de Dios, necesariamente vinculada a la filiación y a la fraternidad" 354. El constitutivo esencial del hombre se piensa ser su libertad "que implica siempre aquella capacidad que en principio tenemos todos de disponer de nosotros mismos, a fin de ir construyendo una comunión y una participación que han de plasmarse sobre tres planos insepa- rables: la relación del hombre con el mundo como señor; con las personas como hermano; y con Dios como hijo" ,355. • Por ello, el programa eclesial que se traza es que "cada comunidad eclesial debería esforzarse por ser un ejemplo de modo de convi- vencia, donde se logre aunar la libertad y la solidaridad; donde la autoridad se ejerza con el espíritu del buen Pastor; donde se ensayen formas de organización y estructuras de participación, capaces de abrir camino hacia un tipo más humano de sociedad" 356. y la aspiración que se expresa es que "tiene que revalorarse entre nosotros la imagen cristiana de los hombres; tiene que volver a resonar esa palabra en que viene recogiéndose desde tiempo atrás un excelso ideal de nuestros pueblos: ¡libertad!. Libertad que es a un tiempo don y tarea. Libertad que no se alcanza de veras sin 352 PUEBLA 310 353 PUEBLA 49 354 PUEBLA 204 355 PUEBLA 322 "f--, 356 PUEBLA 273
  10. 10. 224 liberación integral y que es meta del hombre según nuestra fe, puesto que "para la libertad Cristo nos ha liberado" (Gal 5,1)" 357 . Pero todo está condicionado a. que, para tener autoridad moral "de poner de relieve este aspecto integral de la evangelización, la Iglesia revise primero su propia vida" 358 Y se pregunte por el ámbito o espacio que en ella hay para la libertad. Para el ejerci- cio de los derechos humanos de opinión, de investigación, de expresión, de enseñanza, de comunicación, de organización, de intimidad, de posibilidad de ser diferente sicológica y sexualmen- te. Sin que la legítima libertad que se predica hacia afuera de la Iglesia se vea ahogada y continuamente impedida o recortada por quienes, más que servidores de la comunidad y defensores de la libertad, pueden llegar a pensarse a sí mismos corno siervos de Dios y amos de los demás. ****** 4 • LA COMUNIDAD EN COMUNION EXCLUYE EL REGIMEN DE MONARQUIA La exousía (autoridad, potestad) de Cristo Señor está referida a las que se han afirmado corno dimensiones sustantivas de su misión. El mismo Nuevo Testamento descarta la comprensión de la misión y del ministerio de Jesucristo en términos de mesianismo nacionalista y económico. Establece, en cambio, las dimensiones del mesianismo de Jesús con inspiración en los cantos isaianos del Servidor de Yahweh. En esas perspectivas, Jesucristo es afirmado como Sacerdote y víctima que se entrega a sí mismo, en una transposición teológica del Canto del Siervo Doliente con los acontecimientos de la pasión del Señor. El Siervo es también Profeta, que habla la Palabra del Padre. Y es Rey, que rige para entregar el Reino al Padre y que Dios sea todo en todas las cosas. De ahí que, tanto de Cristo, como derivadamente de la Iglesia, se afirme tradicionalmente una triple potestad o "poder": santificar (función sacerdotal), enseñar (función profética) y regir o gober- nar (función regia, real o de régimen), probablemente en el plano de lo distinguible pero no separable. De ahí que en las sistematizaciones teológicas medievales se hiciera coincidir la potestad de santificar o potestad sacerdotal 357 PUEBLA 321 358 PUEBLA 338
  11. 11. 225 con la potestad de celebrar y de comunicar los sacramentos y se afirmara que ese es el efecto propio del Sacramento del Orden. Entonces el poder de santificar mediante los sacramentos se denomi- nó "Potestad de Orden". "1 Esas mismas sistematizaciones medievales entendieron que la potes- tad de enseñar y la de regir o gobernar son un derivado cierto de la potestad de orden. Pero cuyo ejercicio concreto en una comunidad determinada no sería efecto propio del Sacramento del Orden, sino de la señalaci6n jurídica, conforme a derecho, por parte de aquel que puede señalar. Fue ésta la "Potestad de Jurisdicción" 359. El poder sobre el Cuerpo Místico (potestad de jurisdicci6n) es anejo al poder sobre el Cuerpo Eucarístico (potestad de orden) 360, según interpreta Santo Tomás. Pero el ejercicio del poder sobre una comunidad dada (potestad de jurisdicción) no puede actuarIo el Presbítero, sino por delegación y señalamiento por parte de quien ya tiene la jurisdicción mayor, que es el Obispo. Tampoco puede el Obispo ejercer jurisdicción, sino a partir del señalamiento por parte de quien ya tiene la jurisdicción universal, que es el Papa 361. De ahí que la jurisdicción episcopal fuera jurisdicción vicaria y delegada por el Papa, no jurisdicción inmediata, propia y ordinaria como será en la teología de Vaticano II. Con estas bases, los eclesiólogos antiguos y recientes han creído que no se puede afirmar y defender convenientemente la potestad de jurisdicción del Papa sobre toda la Iglesia universal sin afirmar, por eso mismo, que la comunidad de hermanos que en Jesús toma su origen está necesariamente estructurada en los parámetros de una monarquía absoluta: "Según los testimonios evangélicos (Mt 16, Jn 21) el primado de jurisdicción, que consiste en la plenitud de la potestad sobre la Iglesia universal, fue dada inmediata y directamente por Cristo Señor al apóstol Pedro y perpetuamente a sus sucesores. Por lo cual hay que afirmar que por divina institución el régimen de la Iglesia ha sido establecido a la manera de una monarquía plena y perfecta" 362 . Por mon-arquía (moné arché) se entiende por lo general, dice Billot, "el imperio de un solo rector o gobernante". y esta forma de gobierno se distingue, tanto de la aristocracia en la que el 359 SANTO TOMAS DE AQUINO, Suma Teo16gica III, q. 66, a. 3, ad 1. 360 SANTO TOMAS DE AQUINO, IV Sententiarum, d. 7, q. 3, ad 1 y d. 18, q. 1, ad l•• 361 SANTO TOMAS DE AQUINO, IV Sententiarum d. 19, q. 1, ad 2. 362 BILLOT, L., Tractatus de Ecclesia Christi, Thesis XXV, Roma 1927, 535.
  12. 12. 226 sujeto de suprema potestad es un colegio (senado o cámara de nobles), como de la democracia en la que la suprema potestad reside en la comunidad misma, en la sociedad, en el pueblo. San Roberto Bellarmino había demostrado la preeminencia de la monarquía por sobre las otras dos formas de gobierno (aristocracia y democracia) • Porque, según él, cuando la suprema potestad reside en un solo gobernante se conserva mejor el orden (la relación superiores-infe- riores), se da una mayor consistencia a las instituciones, y se tiene mayor interés del bien público o comunitario. La monarquía pura es aquella en que el monarca detenta la plenitud de la suprema potestad, tanto legislativa, como judicial, como ejecutiva, con plena independencia de cualquiera otra instancia. En tanto que la monarquía mixta admite cierta participación de otras instancias en lo ejecutivo, en lo judicial, o en lo legislativo. La monarquía absoluta es aquella en que la suprema potestad reside de tal manera en un solo gobernante, que los gobernantes interme- dios de territorios o ciudades del reino o del imperio son simples funcionarios, comisionados, representantes o delegados del monarca y plenamente dependientes de él en su nombramiento, ejercicio y remoción, pero sobretodo en la potestad o autoridad misma, que no les es propia e inmediata, sino precisamente derivada. La monarquía no absoluta admite verdadera autoridad propia de otras instancias, aunque dependan en su ejercicio del monarca o emperador. 363LIPPER, P., L'Eglise du Christ, Parls 1933, 89-93. Afirmar, dice otro eclesiólogo clásico, que la Iglesia es una monarquía absoluta, equivale a decir que en la Iglesia un solo jefe supremo ha sido investido del poder plenario y que concentra en sus manos, él solo, sin los Obispos, todos los poderes de la Iglesia: "Ya uno de los papas de la antigüedad, Cornelio, comparó hac'ia la mitad del siglo 111 esta organización monárquica de la Iglesia, con el monoteísmo de la religión cristiana: en efecto, escribe Cornelio a Cipriano, obispo de Cartago, en 252, ciertos Obispos que regresan a la comunión de la Iglesia deben hacer la declaración de que no hay más que un sólo Dios y un sólo Señor Cristo en el en el que creemos, y un sólo Espíritu Santo, y que no puede haber más que un Obispo para toda la Iglesia católica" 363 ¡Lástima que se silencie la drástica reacc~on en contra que esta posición del Papa Cornelio causó en el Obispo San Ciprianol Pero lo cierto es que a esta concentración radical del poder de la Iglesia en un solo sujeto de la "p1enitudo potestatis" (la expre- sión es del Papa San León) se llegó paulatinamente en secuencias históricas que tienen dos momentos estelares: En una primera gran secuencia que va desde Inocencio 1 al Papa San León, la noción jurídica de "caput" (cabeza de una corporatividad social corno es la Iglesia empírica) se desliza hacia la noción de
  13. 13. 227 "fons et origo" del episcopado universal. A partir, primero de Pedro y luego de la sede romana de Pedro 364. De la sede romana, la afirmaci6n de fuente y origen del episcopado se desplaza hacia el sedente o "heredero" de Pedro, que es el término de que gusta San Le6n. Con lo cual se llegaba a concluir que del Papa fluye para toda la Iglesia el episcopado y toda potestad 365. Más aún: en tiempos del Papa Gelasio se introduciría distinción entre la autoridad sagrada de los Pontífices y el poder secular de los Príncipes. Pero, porque los Pontífices son quienes han de dar cuenta a Dios por los actos de los Príncipes, se desembocaría en la subordinaci6n de los Príncipes a los Pontífices y en la subordina- ción del poder del Imperio al poder del Sacerdocio, como bien lo indican los términos mismos de autoridad sagrada de los Pontífices y poder ejecutorio de los Príncipes 366. Todo sacerdocio, todo magisterio, todo régimen espiritual y tempo- ral, toda potestad y autoridad encontraron así su único sujeto ade- cuado, su única fuente y origen. El segundo acto del proceso de absolutización es el que culmina en el siglo XI con la Reforma Gregoriana. Gregorio VII no fue, por cierto, un innovador de las doctrinas que le prepararon los pregregorianos. Fue un pragmático que sacó todas las consecuencias prácticas de las doctrinas y llevó a la más estremecedora realidad el poder del Papa en términos absolutos, ilimitados, universales y centralistas, tanto en el orden eclesiástico, como en el civil. La del Papa es potestad una y única sobre todas y cada una de las Iglesias, sobre todos y cada uno de los Príncipes, sobre todos los asuntos de ordinaria administración, como lo consignara el mismo Gregorio VII en sus celebérrimos "Dictatus Papae": 1) "La Iglesia romana fue fundada s6lo por el Señor". 2) "S610 el Pontífice romano merece ser llamado universal". 3) "Sólo él puede destituir o absolver a los Obispos". 364 "De Pedro ha emanado el episcopado y toda la autoridad unida a tal dignidad ••• De la sede romana reciben las demás Iglesias la determinación de lo que ha de hacerse. Como de aguas que fluyen de su fuente y ondas que, saliendo puras de la cabeza, se reparten sin alteraci6n por todas las regiones del mundo", SAN LEON, Ep. 292. PL 20, 582-583. 365 MQuiso el Sefior que el peso de este cargo tuviera que ver con el oficio de todos los ap6stoles, de modo que coloc6 en el grado sumo al bienaventurado Pedro en condici6n de principio, para que de ~l como de una cabeza se difundieran sus dones en el cuerpo", SAN LEON, Ep. 29,2, PL 20, 582-583. 366 "Existen dos instancias por las que se rige el mundo: La autoridad sagrada de los Pont1fices y el poder de los pr1ncipes. Pero el cargo de los Pont1fices es tanto más importante, por cuanto que tendrán que responder ante el tribunal de Dios por los prlncipes mismos", GELASIO I, Tractation&s, IV, c. 2. PL 59,108- 109.
  14. 14. 228 4) "Su legado, en un Concilio, manda a todos los Obispos, incluso si es de rango inferior. y sólo él puede dictar una sentencia de deposición". 5) "El Papa puede deponer a los ausentes". 7) "Sólo el Papa puede, según las circunstancias, establecer nuevas leyes, fundar nueva diócesis, transformar una colegiata en abadía, dividir un obispado rico y unir los obispados pobres". 9) "El Papa es el único hombre a quien todos los Príncipes besan los pies". 10) "Es el único cuyo nombre se pronuncia en todas las Iglesias". 11. "Su nombre es único en el mundo". 12. "Le está permitido deponer a los Emperadores". 13. "Le está permitido, cuando la necesidad lo exija, transferir un Obispo de una sede a otra". 16. "Ningún Sínodo puede ser llamado general sin su consentimien- to". 17. "Ningún escrito, ningún texto pueden considerarse canónicos sin su autoridad". 18) "Sus sentencias no pueden ser reformadas por nadie, y sólo él puede reformar las de todos". 19) "No debe ser juzgado por nadie". 21) "Debe ser informado de los asuntos importantes referentes a todas las Iglesias". 22) "La Iglesia romana no ha errado jamás y, como testifica la Escritura, jamás podrá errar" 23) "El Pontífice romano, si ha sido ordenado canónicamente, pasa a ser indudablemente santo por los méritos de San Pedro, según la profesión de fe de San Enodio Obispo de Pavía, de acuerdo con numerosos Padres, como se ve en el decreto del bienaventurado Papa Símaco" 367. Este crudo absolutismo monárquico llega hasta los decretos de Florencia para la unión de los armenos y hasta la Constitución 367 FLICHE, A., Reforma gregoriana y reconquista, Historia de la Iglesia, Volumen VIII, Edicep, Valencia 1968, 73.
  15. 15. 229 Pastor Aeternus de vaticano I 368. Por eso, en ese telón de fondo, es donde más sobresale la obra absolutamente transformadora y lúcida del Concilio Ecuménico vaticano II, que recoge sin duda la genuina Tradición de la forma de gobierno que Cristo Señor esta- bleció en su Iglesia. 4.1. Con relación a la Potestad de Orden No es honesto ni conveniente continuar prohijando los equívocos graves que con relación a la potestad de orden hemos heredado de las épocas de los absolutismos y monarquismos. A modo de ejemplo aduzcamos un célebre texto del gran eclesiólogo jesuita San Roberto Bellarmino. Él lo escribió con relación a la potestad de jurisdic- ción del Papa, pero carece de toda vigencia, tanto para la potestad de jurisdicción, como para la de orden. Y, sin embargo, como que corresponde aquí y ahora a una conciencia no ilustrada del común de las gentes: "Puesto que el Papa no puede estar en todas partes, comunica a los Obispos una parte de su poder; y éstos comunican una parte del suyo a los Sacerdotes. Sin embargo este poder permanece en aquel que es jefe y príncipe (el Papa) de toda la Iglesia" 369. No debe tolerarse la apreciación equivocada del común de las gentes que ent;i.endeal Papa como "Sumo Pontífice", en el sentido de que en él se da la concentración máxima. y plenaria del sacerdocio (la potestad de santificar en la Iglesia). Y que de su plenitud deriva por delegación o por representación hacia los Obispos, y de éstos hacia los Presbíteros, de modo que las instancias derivadas sean simplemente intermedias, simples comisarios, representantes o delegados del sacerdocio papal monárquicamente centralizado. Porque en efecto: El episcopado de los Obispos, en la mejor teología de la tradición refrendada por Vaticano II, no es una derivación representativa del episcopado del Papa 370. El episcopado del Papa y de todos y de cada uno de los Obispos es actualización sacramental del sacerdocio de Jesucristo, que es en la Iglesia el verdadero y único Sumo Sacerdote y Pontífice, de cuya plenitud todos hemos recibido. Y es 368 t' t .6 1La Con s ~ uc~ n Pastor Aeternus y su ectura ultramontana, contrastada con la eclesiolog1a de comuni6n propia de vaticano II, son analizadas por TILLARD, J.M.R., en El Obispo de Roma, Estudio sobre el Papado, Editorial sal Terrae, Santander 1984, 44-89. 369 SAN ROBERTO BELLARMINO, De Controversiis (1576-1588), Opera omnia, Roma 1942. 370 "Los demás Ap6stoles recibieron, juntamente con pedro, una dignidad igual y un poder igual: caeteri Apostoli cum Petro pari consortio honoris et potestatis effecti surrt v , SAN ISIDORO DE SEVILLA, De Ecclesiasticis oficiis III, 5, 5. PL 83, 781.
  16. 16. 230 el 'episcopado, no sólo un auténtico grado del Sacramento de L Orden, sino también plenitud de este mismo sacramento. En razó~ 'de lo cual', el episcopado es llamado supremo sacerdocio, o 1'0 que es mejor, para evitar tantos equívocos, cumbre del ministerio sagrado 371 El Presbiterado, pese a no ser ni cumbre ni plenitud del Sacramento del Orden, no es tampoco una derivación representativa del sacerdo- cio del Obispo. Es actualización sacramental del sacerdocio único de Jesucristo, en el grado propio del Presbiterado 372. El fiel cristiano no ordenado no tiene, es claro, potestad sagrada proveniente del Orden. Pero su sacerdocio, real y no aparente y su función potestativa sacerdotal dentro de la Iglesia no es una derivación representativa, ni del Papa, ni del Obispo, ni del Presbítero. Es participación óntica del sacerdocio de Jesucristo por la consagración bautismal. Por esa razón, este sacerdocio bautismal, óntico y radical, no es ni inferior ni grado menor, sino esencialmente diferente del llamado sacerdocio ministerial propio del Orden 313. Las múltiples y generalizadas equivocaciones en toda esta cuestión provienen, sin duda, de la confusión que se hace entre los grados propios de Sacramento del Orden en cuanto tales, con supuestos grados del sacerdocio en cuanto tal. Como si el simple fiel tuviera un grado ínfimo del sacerdocio. El Diácono un grado más del mismo sacerdocio. Uno mayor el Presbítero. Una plenitud el Obispo. Y superplenitud .el Sumo Pontífice. Si así fuera, no podría afirmar vaticano 11 que el sacerdocio común y el llamado sacerdocio ministerial no difieren entre sí por grados, sino esenciaLmente. Es decir, que el sacerdocio de los fieles no es participación menor del sacerdocio de Jesucristo, sino participación sustancialmente diferente, cuyo cauce sacramental es el Bautismo que cambia, eleva, transforma y configura con Cristo. En tanto que el Orden confiere las funciones ministeriales que, en grados diferentes, aseguran servicios comunitarios específicos e imprescindibles, en una comunidad enteramente sacerdotal en la que no todos son apóstoles, no todos profetas, no todos doctores y maestros (ICor 12,29). Claro está que estos oficios ministeriales que derivan de un don de gracia interior y transformante llamado carisma, y conferidos por el cauce sacramental del Orden, marcan, sellan y configuran al ministro con Cristo Sacerdote por un nuevo título y carácter. 371 LUMEN GENTIUM 21 y 26. CHRISTUS DOMINUS 15; PRESBYTERORUM ORDINIS 2. 372 LUMEN GENTIUM 10. 34. 373 Ibd.
  17. 17. 231 Pero sin que tampoco esto signifique teológicamente que el carácter propio del Orden es mayor, o es mejor, o es cuantitativa o cuali- tativamente superior al carácter propio del Bautismo. Nadie debería hoy reedi tar el pensamiento ya superado que declaró al Orden superior al Bautismo, para que todo encajara en categorías filosó- ficas de un supuesto ordenamiento universal y eclesial a escala, altamente ideologizado y ciertamente ajeno a la revelación y a la fe. Qué más honesto es afirmar que el Papa-obispo y todos y cada uno de los Obispos tienen la plenitud del Sacramento del Orden. O, si se quiere y pese a los equívocos, la plenitud del llamado sacerdocio ministerial. Nunca a secas "la plenitud del sacerdocio". Porque también el fiel cristiano no-clérigo tiene la plenitud del sacerdo- cio bautismal que es el esencial, el radical, el transformante. No menor, sino esencialmente diferente del servicio ministerial que solemos llamar sacerdocio 374. Vol ver a actuar la sacerdotalidad total y orgánica del Pueblo santo, desde la igualdad fundamental y desde la diversidad funcio- nal, resquebraja todo absolutismo monárquico y toda manía de concentración, de monopolio, de pretendida derivación participativa de unos a otros en la comunidad de los hermanos. Y ello, a pesar de los afanes anticonciliares de la gran corriente neo-conservadora que hoy involuciona hacia estadios medievales ya superados. 4.2. Con relaci6n a la Potestad de Jurisdicci6n Sería eclesiológicamente equivocado entender la jurisdicción del Papa sobre toda la Iglesia universal, en el sentido de que en él se opere, por voluntad divina, una concentraci6n y una exclusividad tal de toda la potestad de gobernar y de enseñar autoritativamente, que los Obispos 4e las Iglesias fueran lisa y llanamente delegados, 374 "Para definir los ministros del Evangelio y del culto cristiano, el Nuevo Testamento no utiliza nunca las palabras fundamentales del vocabulario sacerdo- tal griego "hierel1s" (en lat1n "sacerdos"), "hierosyne y "hierateuma" (en lat1n "sacerdotium")", GRELOT, P., El Ministerio de la Nueva Alianza, Barcelona 1969, 13. "Sean cuales fueren las orientaciones teo16gicas de los autores, todos convienen en senalar que el Nuevo Testamento no da jamás el t1tulo de "hiereis", sacer- dotes, a los ministros de la Iglesia, y que la sacerdotalizaci6n del ministerio no fue claramente afirmada sino en la historia posterior de la Iglesia", LEMAlRE, A., Les Minist~res dans la Recherche du Nouveau Testament, La Maison Oieu 115, 1973, 32. Ver FAIVRE, A., Naissance d r une Hiérarchie: Les premi~res étapes du cursus cléricale, Paris 1977. TILLARD, J.M., La qualité "sacerdotale " du Minist~re chrétien, Nouvelle Revue Théologique 95, 1973,481-514. VANHOYE, A., sacerdotes antiguos, Sacerdote nuevo, Ediciones s1gueme, Salamanca 1987.
  18. 18. 232 comisionados, funcionarios y representantes de una sóla y única autoridad de jurisdicción 375. Porque en efecto: La potestad de jurisdicción episcopal se canaliza hoy en la Iglesia por dos vertientes para su ejercicio: el personal y el colegial. En el primer sentido, los obispos en sus Iglesias ejercen una jurisdicción "en nombre de Cristo, (que) les es propia, inmediata y ordinaria, aunque el ejercicio último de la misma sea regulado por la autoridad suprema y aunque con miras a la utilidad de la Iglesia y de los fieles pueda quedar circunscrita dentro de ciertos limites" 376. Por eso el Concilio siente la necesidad de declarar que los Obispos "no deben ser tenidos como vicarios del Romano Pontífice, ya que ejercen potestad propia y son en verdad jefes del pueblo que gobiernan. Así su potestad no queda anulada por la potestad suprema y universal, sino que por el contrario, queda afirmada, robustecida y defendida puesto que el Espíritu Santo mantiene indefectiblemente la forma de gobierno que Cristo Señor estableció en su Iglesian 377 Se sigue también de ahí que la potestad episcopal de enseñar con autoridad, aunque cada Obispo en particular no goce de la prerro- gativa de la infalibilidad, no provenga de autoridad derivada del Papa, sino de Cristo y de su Espíritu "que puso a los Obispos para regir las Iglesias" 378. 375 Ni siquiera en santo Tomás se tiene esa visi6n que si fue propia y corriente de la teolog1a can6nica que quiso ampararse en Santo Tomás: "Cuando con los grandes escolásticos afirma Santo Tomás que los Obispos reciben su jurisdicci6n del Papa, hemos de recordar que esto no significa la potestad sacerdotal (episcopal) que es sacramental, sino la designación de sujetos o de una materia subjecta determinada (cfr.lv Sent d.19, q.l, ad 2, qa.3 y ad 3, sol 1). Sin embargo, Tomás dice más: las llaves (y por tanto la potestad y la scientia) debía derivar de Pedro a los demás Apóstoles, y del Papa a los Obispos (cfr. II Sent d.44; IV, d.lS, q.2.,ad 21 d.20, a.4, sol 3; d.24, q.3, a.2, qa. 3 ad 1; Cont Gent IV, q. 72). Pero en qué sentido? No puede tratarse del poder sacramental mismo, se trata, por consiguiente de su uso (y volvemos a la jurisdicción) y de la determinaci6n de los diversos grados de prelatura, como nos lo dan a entender numerosos textos", CONGAR Y., Eclesiolog1a desde San Agust1n hasta nuestros d1as, BAC, Madrid 1976, 144. 376 LUMEN GENTIUM 27, y nota explicativa previa 2 al cap.3 de esta Constitu- ci6n dogmática. 377 LUMEN GENTIUM 27. El Concilio contradice abiertamente a los panegiristas de la monarquía papal: "Los seculares (plebani) son vicarios de los Obispos en sus parroquias, como los Obispos lo son del Sumo Pontífice en los asuntos a ellos encomendados", SAN BUENAVENTURA, Quare Fratres minores praedicent VIII, 375. 378 LUMEN GENTIUM 25
  19. 19. 233 El segundo modo de jurisdicción episcopal es colegial: el colegio de los Obispos, juntamente con su cabeza que es el Papa, "es también sujeto de la suprema y plena potestad sobre la Iglesia universal, por más de que esa potestad no pueda ejercerse sin el consentimiento del Romano Pontífice; el Señor puso solamente a Simón como roca y portador de las llaves de la Iglesia (Mt 16,18) Y le constituyó pastor de toda su grey (Jn 21,15). Pero el oficio que di6 a Pedro de atar y desatar lo di6 también al colegio de los apóstoles unido con su cabeza" 379 Por ello también el colegio episcopal, junto con su cabeza, es sujeto auténtico del supremo magisterio infalible 380. Supuesta y salvaguardada la jurisdicción propia, inmediata y ordinaria de todos y de cada uno de los Obispos (personal en sus Iglesias y colegial en la Iglesia universal), la potestad de jurisdicción del Papa es aneja a la sucesión de Pedro, y ello lo constituye en pastor de la Iglesia universal. Es que si ha de haber una continuidad analógica entre la Iglesia del testimonio apostóli- co y la Iglesia sucesiva, una sucesión análoga del Colegio Apostó- lico en el Colegio Episcopal conlleva una sucesión de Pedro como cabeza del Colegio. De ahí que la del Papa sea "potestad plena, suprema y universal sobre toda la Iglesia, que el Papa puede siempre ejercer libremen- te" por sí mismo (ex sese) y no por mero consentimiento ni acepta- ción del colegio episcopal ni del pueblo cristiano 381. Y ello, tanto en la línea de la enseñanza autoritativa e infalible, como en el régimen de gobierno de todas y de cada una de las Iglesias particulares que conforman la Iglesia total. Pero es apenas obvio que el primado de jurisdicción del Papa deba ser ejercido en los parámetros del principio de subsidiariedad 382, por el que la instancia universal no entre en confrontación 379 LUMEN GENTIUM 22. 380 LUMEN GENTIUM 25. 381 LUMEN GENTIUM 22; 25. CHRISTUS DOMINUS 2. Las palabras cuidadosas de vaticano II reproducen la definici6n dogmática de vaticano I (Dz 1927-28) y sus antecedentes en Florencia (Dz 694) por las que se descarta un régimen concilia- rista al igual que una democracia plena. ver KING, G., Aceptaci6n, Consenso y Ley eclesiástica, Concilium 243, 1992, 63-77. 382 "La subsidiariedad supone que, de cara a un grupo más pequefto sobre el que se ejerce una autoridad real, pero que se halla confiada a una autoridad particular, la instancia "superior" intenta reducir lo más posible sus inter- venciones, permitiendo que ese grupo se dé a sl mismo los medios concretos de encarnar su fe y determine con sus responsables inmediatos las cuestiones ligadas a su identidad y a su vida. s610 tiene que intervenir -y deberá hacerlo por su propio cargo- en el caso de que dicho grupo haya agotado sin éxito todos sus recursos ante una crisis interna, o si ve a la deriva, o si se encuentra incapacitado para darse cuenta por sl mismo de determinados imperativos
  20. 20. con la particular, ni la jurisdicci6n mayor ahogue o impida el ejercicio de la autonomía de la jurisdicci6n local. Estas acertadas formulaciones de vaticano II cierran los espacios a las polarizaciones hist6ricas que fueron desintegrativas de capitales elementos de la Iglesia. Porque no es justo oponer Episcopado versus Primado. Ni Primado versus Episcopado. Ni Primado versus Concilio. Ni Concilio versus Primado. Ni Iglesia local versus Iglesia universal. Ni Iglesia universal versus Iglesia local. La comunidad en comunión a imagen de la Trinidad no niega las personas, no impide su igualdad, no obstaculiza su particulari- dad, es diseño de la genuina unidad. Por lo demás, es claro que el primado papal no puede resolverse en los términos acariciados de "primado de honor". No s610 porque el término no corresponde a una Iglesia verdaderamente evangélica, sino porque el honor que no sea servicio y servicio real, está descartado en la Iglesia. El primado de jurisdicci6n del Papa en toda la Iglesia universal no se resuelve tampoco con la f6rmula "primus inter pares", porque en su potestad de Orden el Papa no puede ser primus, sino sencillamente co-Obispo 383; y en su potes- tad de jurisdicci6n, su primado no acontece en la línea de paridad con los demás Obispos, sino precisamente en línea de primado de jurisdicci6n real en toda la Iglesia universal. esenciales, o si no es capaz de darse unos pastores aptos para guiarlo. En otras palabras, en virtud del "primado" el Obispo de Romna tiene el deber de actuar para el bien de toda la Iglesia (que está en juego en cada Iglesia local, pues en ella se realiza) cuando percibe que, por falta de medios, una de estas Iglesias se va deteriorando hasta el punto de ver amenazada su identidad (y por tanto, la koiononia universal) o cuando, en una situación delicada, descuida el deber de adoptar las decisiones que seria preciso adoptar. Todo ello dista mucho de significar una omnipresencia asfixiante y alienante. Es evidente que, con dicha intervención, no se trata de poner entre parántesis la autoridad del Obispo local, sino de afirmarla y defenderla, de hacerle caer en la cuenta de su propia responsabilidad, de proporcionarle los medios complemen- tarios que necesita. Menos adn se trata de que el espiritu romano prevalezca sobre el "tejido" en el que los valores esenciales han llegado a encarnarse, creando asi una confusión entre los elementos sin los que la koinonia se veria comprometida, y la serie de ritos, costumbres, tradiciones y legislaciones - extrafias tal vez a la mentalidad romana, pero compatibles con la fe y la caridad-. El Obispo de Roma, entonces, act.üa formalmente en cuando "primado". Como tal, no se halla en la cdspide de una pirámide desde la que todo desciende y hacia la que todo sube. Es más bien el centro en el que cada obispo puede reconocerse, leer la responsabilidad de su propia episkopá, y del que puede demandar una ayuda fraterna. Todo esto le viene de su Iglesia de Roma y de los dos principes de los Apóstoles, Pedro y pablo", TILLARD, J.M.R, El Obispo de Roma: Estudio sobre el Papado, Editorial sal Terrae, Santander 1986, 232-233. 383 "Al ser interrogados "Ustedes qu.í.én dicen que soy Yo" (Mt 16,15) al instante Pedro ejerce su primado en la fe: Primado en la confesión, no en el honor; primado en la fe, no en el orden", SAN AMBROSIO, De Incarnationis Dominicae Sacramento IV, 31. PL 16, 826 c. 284
  21. 21. 235 Ese primado papal es anejo a la sucesión petrina en la sede episcopal de Roma. Quien sea Obispo de Roma, es por eso mismo detentor del primado de jurisdicción universal. Entender en su justeza el asunto lleva a descartar que la elección de un Papa deba tomar los visos de la elección de un super-Obispo que debiera realizarse por todo el episcopado universal o por sus 'represen- tantes. Porque a quien se elige no es a un super-Obispo universal, sino al Obispo de Roma, su elección debe seguir correspondiendo a la Iglesia particular de Roma, así sea mediante la actual figura de un colegio electoral que para tal efecto se incardina (cardinales) al clero romano. En esas perpectivas, dos elementos deben quedar siempre salvaguar- dados: Primero, que el Papa señala los términos para el ejercicio de jurisdicción de los Obispos, pero que la entidad misma de la potestad de jurisdicción no deriva del Papa, sino del Sacramento de la Ordenación episcopal. y segundo, que la jurisdicción universal del Papa no niega, ni invalida, ni hace inocua la jurisdicción particular de cada Obispo en su sede, que no es derivada de la jurisdicción papal, sino jurisdicción propia (aneja al oficio episcopal), personal (no representativa de otro), ordinaria (en todo lo que atañe al legítimo gobierno y enseñanza en la Iglesia local) y permanente (no interferida ni ocasional). "Así, su potestad no ~ueda anulada por la autoridad suprema y universal, sino que, por el contrario, queda afirmada, robustecida y defendida, puesto que el Espíritu Santo mantiene indefectiblemente la forma de gobierno que Cristo Señor estableció en su Iglesia" 3~. Análogamente, el ejercicio de la potestad de jurisdicción del Presbítero (no la potestad misma, que es efecto del Sacramento del Orden) requiere, además del elemento teologal de la comunión eclesial, el jurídico-canónico de la misión para ser, en comunida- des y acciones concretas de una Iglesia particular, oo Labo.r adoz'del Obispo, que es en ella el responsable último de la actividad pastoral 385. Los fieles cristianos no ordenados no tienen, evidentemente, la potestad de jurisdicción que corresponde a lo ordenados para funciones específicas sa'cramentales, de enseñanza y de gobierno. 384 LUMEN GENTIUM 27. 385 LUMEN GENTIUM 28. PRESBYTERORUM ORDINIS 6.
  22. 22. 236 Eso no significa, en la eqlesiología comuniológica del Concilio que ellos carezcan de auténtica función de régimen 386, no sólo hacia fuera, sino hacia el interior mismo de la Iglesia. Lo cual conlleva "el derecho y aun la obligación de manifestar su parecer sobre los asuntos tocantes al bien de la Iglesia" 387. De ahí que la función profética en la Iglesia "no se ejerce sólo a través de la jerarquía que enseña en nombre y con mandato de Cristo, sino también por medio de los laicos a quienes por eso constituye en testigos y los ilumina con el sentido de la fe y la gracia de la palabra" 388. Tales funciones profética y de régimen, propias del seglar, no se ejercen en virtud de delegación por parte de los ordenados. Son los deberes y derechos que imponen los Sacramentos del Bautismo y de la Confirmación 389. Sin que a nadie sea lícito calificar el ejerci- cio responsable de tales derechos en la Iglesia como "magisterios paralelos", rivales o atentatorios contra el magisterio de los mí.ní.st r oe ordenados. Por eso, se hace imposible vivir y comprender hoy el sistema de relación de las personas en la Iglesia en las perspectivas de una monarquía absoluta, tan del gusto de los modelos piramidales. Hoy se trata de un régimen comuniológico y participativo en el que, si ha de haber un primero y único principio (moné arché) "de cuya plenitud todos hemos recibido y gracia sobre gracia" (Jn 1,16) ese es Jesucristo el Señor (Kyrios). Todos los demás somos hermanos (adelphoi),• ****** 5 • EL SISTEMA COMUNIOLOGICO DE LAS PERSONAS EN' LA IGLESIA EXCLUYE EL REGIMEN DE DEMOCRACIA PLENA, PERO NO TODAS LAS FORMAS DE DEMOCRATIZACION Con respecto a la democracia, vaticano 11 asentó fundamentos de importancia que conviene ahora recordar: 386 LUMEN GENTIUM 12. 13. 387 LUMEN GENTIUM 37. 388 LUMEN GENTIUM 35. 389 LUMEN GENTIUM 11.
  23. 23. 237 "El principio, el sujeto y el fin de todas las instituciones sociales es y debe ser la persona humana" 390. Hoy "crece la con- ciencia de la excelsa dignidad de la persona humana, de su supe- rioridad sobre las cosas y de sus derechos y deberes inviolables y universales" 391. "Merece alabanza la conducta de aquellas na- ciones en las que la mayor parte de los ciudadanos participa con verdadera libertad en la vida pública" 392. "La determinación del régimen político y la designación de los gobernantes se dejen a la libre designación de los ciudadanos" 393. De tales principios, Vaticano II infiere una conclusión: "Es perfectamente conforme con la naturaleza humana que se constituyan estructuras jurídico-políticas que ofrezcan a todos los ciudadanos, sin discriminación alguna y con perfección creciente, posibilidades efectivas de tomar parte libre y activamente en el establecimiento de los fundamentos jurídicos de la comunidad política, en el gobierno de la cosa pública, en la fijación de los campos de acción y de los limites de las diferentes instituciones y en la elección de los gobernantes" 394. No puede pensarse que la posturas conciliares sobre la democracia fueran táctica eclesiástica frente a los regímenes totalitarios hegemónicos que atentaban contra la Iglesia en varios países y sistemas 395. Por el contrario: Es que la comunidad de los libres y liberados por Cristo Señor no puede sino simpatizar en profundi- dad con la soberanía del hombre sobre las cosas y del señorío del hombre sobre sus propios destinos. La creciente democratización del planeta es la que interroga si la fe cristiana tiene presupuesto y reserva mundial para alimentar en la historia el ejercicio de la democracia. Y si la democracia es, acaso, incompatible con "la forma de gobierno que Cristo Señor estableció en su Iglesia" 396 390GAUDIUM ET SPES 25. 391GAUDIUM ET SPES 26. 392GAUDIUM ET SPES 31. 393GAUDIUM ET SPES 74. 394GAUDIUM ET SPES 75. 395 LOPEZ DE PRADO, J., Democracia Eclesial: Posibilidad, exigencia, actualidad, en Miscelánea Comillas 36, 1978, 197-262. 396LUMEN GENTIUM 27.
  24. 24. 238 Si se asume la definición filosófica de Aristóteles o la pragmática de Abraham Lincoln, por democracia plena se entiende'el 'gobierno del pueblo (de la polis o comunidad de los libres); para el pueblo; y por el pueblo. 5.1. El régimen de la Iglesia es gobierno del Pueblo No existe razón que pueda eximir al régimen de la Iglesia de la l~y general trazada por el Concilio: "el principio, el sujeto y el fin de todas las instituciones sociales es y debe ser la persona humana" 397. Según lo cual, el gobierno de la Iglesia es el reg~men propio del Pueblo de Dios, de las personas que lo integran. No ciertamente gobierno de objetos, sino de relaciones personales e intersubjeti- vas que son, como quedó dicho, el elemento primario y constitutivo de la comunión eclesial a imagen de la comunión interpersonal trinitaria. No de otra manera hablaríamos de la fe del Pueblo de Dios, de los sacramentos del Pueblo de Dios, a como hablamos de los Pastores del Pueblo dé· Dios y del gobierno del Pueblo de Dios • El postulado democrático "gobierno del pueblo" no es contrario, sino exigido por la constitución misma de la Iglesia como Pueblo de Dios. 5.2. El ré'gimen de la Iglesia es gobierno para el Pueblo En el régimen de dominación el gobierno se ejerce, no para provecho del súbdito sino del amo. En cambio, el régimen político (de la POlis o comunidad de los libres), en el que se inscribe el gobierno eclesial" no se ejerce para beneficio del gobernante sino del gobernado: para su provecho, su libertad su autonomía, su realiza- ción individual y social, su santificación y salvación. El capítulo 3 de Lumen Gentium, después del capítul~ 2 sobre el Pueblo de Dios, se abre con estas palabras: "Para apacentar al Pueblo de Dios y acrecentarlo siempre, Cristo Señor instituyó en su Iglesia diversos ministerios, enderezados al bien de todo el cuerpo. Pues los ministros que poseen la sagrada potestad están al servicio de sus hermanos, a fin de que cuantos pertenecen al Pueblo de Dios y gozan de la dignidad cristiana, tendiendo libre y ordenadamente a un mismo fin, alcancen la salvación" 398 El gobierno o régimen eclesial es ciertamente para el Pueblo de Dios. No sin él, ni mucho menos contra él. La geometría eclesioló- 397 GAUDIUM ET' SPES 25. 398 LUMEN GENTIUM 18.
  25. 25. 239 gica piramidal, que es ajena a la perspectiva evangélica, condujo a pensar y a obrar como si las ovejas fueran para beneficio del pastor. Como si el pueblo fuera para el Papa y las comunidades para los ministros ordenados. Ni pastor, ni Papa, ni ordenados son siquiera pensables sin el pueblo, al margen del pueblo o contra el pueblo. Quizás nunca como ahora fuimos tan conscientes de la inclusión dialéctica con que se relacionan las funciones propias de los ministros ordenados con las funciones propias del Pueblo de Dios. Por lo cual, si es extravagante la polarización desmedida por un tipo de Iglesia popular que abstrajera a los pastores, no es menor extravagancia la polarización por una Iglesia de los pastores abstrayente o prescindente de la conflictualidad martirial del pueblo, de sus clamores, protagonismos, carismas y ministerios propios. 5.3. El reg1men de la Iglesia es gobierno por el Pueblo, mas no en sentido democrático pleno. Sin duda, es aquí donde reside el conflicto nodal sobre la demo- cratización de la Iglesia, sus posibilidades, alcances y límites. Por ello creemos que es preciso distinguir con cuidado: a) Si "por el pueblo" significa que el régimen eclesial es comu- nio16gico y no monárquico-piramidal y que por ello los clérigos en la Iglesia están al servicio y en función de la gente, de la comunidad, del Pueblo de Dios; y que el Pueblo santo está abierto a la acción de sus Pastores: la democracia es aceptable. b) Si "por el pueblo" significa que el clásico estamento ministe- rial de la Iglesia (Obispos, Presbíteros, Diáconos) no agota en él mismo toda la potestad sacerdotal, ni toda la potestad de enseñan- za, ni toda la potestad de régimen, porque también los no ordenados están revestidos de tales prerrogativas, en modos sustancialmente diferentes, pero reales: la democracia es aceptable. c) si "por el pueblo"; significa que la comunidad cristiana tiene derecho legítimo a ser oída, a ser consultada y a tomar parte en los órganos de decisión y de ejecución, especialmente en los aspectos pastorales de la Iglesia (consejos): la democracia es aceptable. d) Si "por el pueblo" significa que en alguno, si no en todos los niveles de la función de régimen (legislar, ejecutar, juzgar), puede haber una real participaci6n de todos en la comunidad eclesial o, por lo menos, un ensanchamiento mayor de esas funcio-
  26. 26. 240 nes, más allá del margen estrictamente clerical: la democracia es aceptable 399. e) Si "por el pueblo" significa que en la Iglesia puede y debe establecerse una real separación de las tres ramas del poder legislativo, ejecutivo y judicial, concentrado hoy aristocrática- mente en los sólos y únicos ministros ordenados, la democracia es aceptable. f) Si "por el pueblo" significa que los cristianos en cuanto individuos particulares y en cuanto ciudadanos civiles conservan toda la autonomía que requiere el diseño y construcción de las estructuras jurídico-políticas, el gobierno de la cosa pública y la escogencia de los sistemas y de los gobernantes: la democracia es aceptable. g) Si "por el pueblo" significa que jamás los miembros de la Iglesia abdican ante autoridad alguna eclesial sus legítimos derechos humanos de pensamiento y de expresión, de procreación responsable y de intimidad, de diferenciación sexual y sicológica, de asociación, de libre opinión en lo opinable, de ejercicio autónomo de los deberes y derechos de liderazgo y de ministerio que se derivan del Bautismo y de la Confirmación, la democracia es aceptable. h) Si "por el pueblo" significa que debe respetarse el principio de subsidiariedad, de modo que las instancias de mayor radio no nieguen ni ahoguen la autonomía de instancias comunitarias de menor radio (la parroquia no puede ni debe invadir la esfera de la comunidad de base ni de la familia; la diócesis no debe invadir la esfera propia de la parroquia; la jurisdicción universal no debe invalidar la autonomía de las Iglesias locales; ni nadie invalidar los derechos y deberes de los particulares), la democracia es aceptable. L) Si "por el pueblo" significa que las determinaciones de''los Pastores no pueden desbordar los justos límites de aquello que como vinculante y obligante la Iglesia ha recibido para ser transmitido como revelación de Dios: la democracia es aceptable. j) Si "por el pueblo" significa que el pueblo, la comunidad cristiana en cuanto tal y abstraídos sus Pastores en cuanto tales, 399 Y se estar1a simplemente en el esfuerzo eclesial que demanda todo un episcopado continental: "cada comunidadcristiana debería esforzarse por ensayar formas de organización y estructuras de participación, capaces de abrir camino hacia un tipo más humanode sociedad", PUEBLA273.
  27. 27. 241 es la fuente, el origen y el sujeto único de la potestad y de la autoridad en la Iglesia: la democracia es inaceptable 400. k) Si "por el pueblo" significa que, puesto que la comunidad es origen fontal y sujeto primario de la potestad, ella puede trans- ferir y delegar su potestad en ministros y funcionarios que libremente elija, así como puede libremente removerlos: la demo- cracia es inaceptable 401. 1) Si "por el pueblo" significa que en cuanto Iglesia (no en cuanto comunidad política, científica, o diversamente asociada) la Iglesia se rige a sí misma sin referencia, al margen o en contra de los legítimos Pastores: la democracia es inaceptable. La zona de lo inaceptable muestra de por sí la imposibilidad de instaurar en la Iglesia un régimen de democracia plena y absoluta que entraría en contradicción con "la forma de gobierno que Cristo Señor estableció en su Iglesia" 402. Pero la zona de lo aceptable muestra también hasta qué punto es exigible una relativa democra- tización en esa forma de gobierno propia de la comunidad eclesial. No dejará de ser contravía con el Espíritu del Señor en la historia que, en tanto que la humanidad se encamina hacia formas democráti- cas, participativas y fraternas, la comunidad de la Iglesia se presente en sociedad con los diseños anacrónico s de lo piramidal, monárquico y vertical. 400 El galicanismo fue uno de los brotes más caracterizados en pro de una democratizaci6n inaceptable de la Iglesia. Ya en 1515 Santiago Almain proclam6 que el poder y la autoridad de la Iglesia reside primariamente en la "congrega- tio fidelium" y que de la comunidad deriva al Papa. Paolo sarpi en 1623 postula que la autoridad en la Iglesia ha pasado por etapas evolutivas que van desde las originales formas democráticas enteramente populares, hasta la forma aristocrá- tica episcopalista, y de ah1 a una monarqu1a mitigada en la que el Papa tuvo un primado de honor, hasta llegar al monarquismo pleno y al absolutismo papal. con estas premisas, Andrá Ouval hacia 1634 lanz6 el "principio de recepci6n" tendiente a mitigar el monarquismo imperante: las determinaciones del Papa y en general de la autoridad jerárquica tendr1an obligatoriedad desde el momento en que el pueblo las aceptara y les diera consentimiento. Tales determinaciones no ser1an "ex sese" irreformables, sino s6lo por consenso comunitario. i En 1682 J.B. Bossuet desplazaba el "principio de recepci6n" del pueblo al episcopado: las de terminaciones del Papa no serlan "ex sese" irreformables, sino mediante el consentimiento del episcopado universal. Estas posiciones fueron rechazadas por Alejandro VIII en 1610 y en 1794 por pl0 VI, al igual que por los dos concilios vaticanos como qued6 dicho. 401 Entre los errores del slnodo de Pistoya se enumera este "La proposici6n que establece que 'ha sido dada por Dios a la Iglesia la potestad para que ella la comunique a los pastores, que Gon ministros suyos para la salvaci6n de las almas', entendida en el sentido de que de la comunidad de los fieles se deriva a los pastores la potestad del ministerio y del rágimen eclesiástico, es heráti- ea", PIO VI , Constituci6n Auctorem Fidei, agosto 28 de 1794, OZ 1502. 402 LUMEN GENTIUM 27.
  28. 28. 242 Si la santa Iglesia no puede definirse como una democracia, su ser y su misión no son ajenos ni extraños al gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo. ****** 6 • EL SISTEMA COMUNIOLOGICO DE LAS PERSONAS EN LA IGLESIA EXIGE EL REGIMEN JERAQUICO DENTRO DE LA IGUALDAD FUNDAMENTAL Y DE LA DIVERSIDAD FUNCIONAL La eclesiología tradicional de corte clerical ha mostrado siempre la tendencia a identificar abusivamente a la Iglesia con los eclesiásticos, con los clérigos. A estos parecía reservada con exclusividad la vocación, la perfección, la santidad, el sacerdo- cio, el profetismo, el gobierno, la misión toda de la Iglesia. Diversos fenómenos históricos explican el por qué: -La geometría piramidal. -El esquema sacerdotes/laicos. -El consiguiente esquema Iglesia-docente/Iglesia-discente. -El monopolio de carismas y ministerios por los clérigos. -La forzosa pasividad del laicado. -La minusvaloración de los grandes sacramentos cristianos del Bautismo y de la Confirmación, frente al Sacramento del Orden. -La canalización práctica de toda la sucesión apostólica solamente en los ministerios de los ordenados. -La organización excluyente y no participativa que hoy tratamos de corregir penosamente. La eclesiología de comunión y participación entiende, por el contrario, a la Iglesia como comunidad de personas, instituida por Cristo en virtud y a imagen de la Trinidad para una comunión de vida, de caridad y de verdad. De allí resulta, -Un diseño eclesial de fraternidad y de fundamental igualdad. -Un esquema comunidad/ministerios. -Una afirmación de la ministerialidad de toda la Iglesia. -Una reafirmación del sacerdocio común, del profetismo común, de la común misión de régimen.
  29. 29. 243 -Una revalorización del sacramento del Bautismo, como esencial incorporación a la persona de Cristo; y del sacramento de la Confirmación, como esencial incorporación a la misión de Cristo. -Una sucesión de toda la Iglesia en la fe y en la doctrina apostó- lica. -Un redescubrimiento de que a toda la Iglesia se dirige el precepto dominical de hacer discípulos de todas las gentes, de enseñar, de proclamar, de evangelizar. Todo lo cual exige un diseño diferente de relación de las personas en la Iglesia, que pueda ser modélico o sacramental para las formas de relación en la sociedad a la que la Iglesia está enviada. De ahí que la comunión evangélica, la igualdad de todos, la responsabilidad común y la justa concepción de sistema jerárquico estén propuestos así por el Concilio: 6.1. Desde la igualdad y la diversidad se establece lo jerárquico orgánico "La Iglesia santa por voluntad divina, está ordenada y se rige con admirable variedad. 'Pues a la manera que en un sólo cuerpo tenemos muchos miembros y todos los miembros no tienen la misma función, así nosotros siendo muchos, somos un sólo cuerpo en Cristo, pero cada miembro esta al servicio de los otros miembros'" (Rom 12, 4-5) • "El pueblo elegido de Dios es uno: 'Un Señor, una fe, un bautismo' (Ef 4,5); común dignidad de los miembros por su regeneración en Cristo; gracia común de hijos; común vocación a la perfección; una salvación; una esperanza. una indivisible caridad. Ante Cristo y ante la Iglesia no existe desigualdad alguna en razón de estirpe o nacimiento, condición social o sexo, 'porque no hay judio ni griego; no hay siervo o libre; no hay varón ni mujer; pues todos ustedes son uno en Cristo Jesús'(Gal 3,28; Col 3,11). Aunque no todos marchan por el mismo camino, sin embargo todos están llamados a la santidad y han alcanzado la misma fe por la justicia de Dios (cfr 2Pe 1,1)". "Y si es cierto que algunos por voluntad de Cristo han sido constituidos para los demás como doctores, dispensadores de los misterios y pastores, sin embargo se da una ve rdade ra igualdad entre todos en lo referente a la dignidad y a la acción común de todos los fieles para la edificación del Cuerno de Cristo". "La diferencia que puso el Señor entre los sagrados ministros y el resto del pueblo de Dios, lleva consigo la unión, puesto que los Pastores y los demás fieles están vinculados entre sí por necesidad reciproca. Los Pastores de la Iglesia, siguiendo el ejemplo del Señor, pónganse al servicio los unos de los otros y de los demás
  30. 30. fieles; y estos últimos, a su vez, asocien su trabajo con el de los pastores y doctores. De este modo en la diversidad, todos darán testimonio de la admirable unidad del Cuerpo de Cristo; pues la misma diversidad de gracias, servicios y funciones congrega en la unidad a los hijos de Dios ya que "todas estas cosas las obra el único e idéntico Espíritu" (lCor 12,11)" 403. La comunidad de dignidad y de misión, exige la comunidad de dones (carismas), de servicios (ministerios) y de funciones (cualidades, idoneidades y vocaciones), que son característica de la comunidad orgánica y total, no de alguno o de algunos en la Iglesia. y es el mismo y único Espíritu Santo del Padre y de su Cristo ei que reparte esos dones, carismas y ministerios. Con lo cual se llega a establecer genuina y auténticamente la comprensi6n cabal y cierta de lo jerárquico en la Iglesia. 244 Establecida así la índole jerárquica orgánica de la comunidad eclesial, son obvias las otras indicaciones del Concilio: "Los sagrados pastores saben que ellos no fueron constituidos por Cristo para asumir por sí solos toda la misión salvífica de la Iglesia con relación al mundo, sino que su excelsa función es apacentar de tal modo a los fieles y de tal manera reconocer sus ministerios y carismas que todos, a su modo, cooperen unánimemente a la obra común" 404. "El Señor Jesús a quien el Padre santificó y envió al mundo (Jn 10,36), hizo partícipe a todo su Cuerpo místico de la unción del Espíritu con que El está ungido; puesto que en Él todos los fieles se constituyen en sacerdocio santo y regio, ofrecen a Dios por medio de Jesucristo sacrificios espirituales y anuncian el poder de quien los llamó de las tinieblas a su luz admirable. No hay, pues, miembro alguno que no tenga parte en la misi6n de todo el Cuerpo" 405 Por jerárquico (hier-arche, régimen del Santo o propio de la Comu- nidad de los santos) hemos de entender que la estructura de la Iglesia toda es carismática y ministerial. Y que es el Señor mismo y su Espíritu quien gobierna, rige y conduce a su Iglesia por medio de carismas y ministerios que Él reparte libre y misericordiosamen- te sobre la totalidad de la comunidad santa para la prestación de los servicios y ministerios diversificados de pastoreo, de presi- 403 LUMEN GENTIUM 32. 404 LUMEN GENTIUM 30. 405PRESBYTERORUM ORDINIS 2.
  31. 31. 245 dencia, de enseñanza, de evangelización, de consolación, de discernimiento, de catequesis, de atención a las necesidades sociales, de liturgia, de canto, de interpretación, de cuidado de los enfermos, de comunicación, de cuidado vigilante (episkopéin) de las comunidades. El derramarse de la gracia carismática y ministerial sobre la comunidad total es lo que conduce a la rotunda afirmación de que la estructura de la Iglesia santa es esencia1mente e irrenunciable- mente jerárquica, porque es el Señor quien rige, gobierna, conduce a su Iglesia por su incontenible presencia y acción a través de sus dones de gracia que se canalizan en los diversos ministerios, servicios, idoneidades y cualidades de todos y de cada uno de los miembros de la comunidad orgánicamente considerada. La justa perspectiva de lo jerárquico en la Iglesia no consiste, probablemente, en la apreciación corriente de que la Iglesia tiene jerarquía. Sino que la Iglesia es jerárquicamente estructurada por medio de carismas y ministerios, con los cuales el Señor mismo rige, gobierna, conserva y envía a la Iglesia, hoy, como ayer y como siempre. Por lo demás, la diversidad de dones, de carismas, de ministerios y de funciones no aduce ni puede dar espacio para preguntar por los más importantes y por los menos importantes, por los primeros y por los segundos, por los de arriba y por los de abajo. Tal concepción de lo jerárquico sería introducir el discurso prohibido y la gradación ajena a la Iglesia. 6.2. El ministerio ordenado como elemento esencial en la constitu- ción jerárquica de la Iglesia La constitución jerárquica de la Iglesia no es régimen de domina- ción. No es monarquía absoluta y piramidal como concentración de potestad plenaria en uno solo. No es democracia, como si la comunidad fuera el origen fontal de la autoridad y del poder que ella delega en funcionarios suyos. Es jerárquico en el sentido de que la autoridad, el ministerio, la potestad de santificar, de enseñar y de gobernar se da en la totalidad de la Iglesia orgáni- camente considerada. y se ejerce en la Iglesia a través de una estructura ministerial de origen divino, de institución crística, de índole carismática y de gracia por la que el Señor mismo rige y santifica a su Pueblo. y en esa estructura carismática y ministerial, destaca la tríada ministerial de Obispos, Presbíteros y Diáconos que, como ministros ordenados en la Iglesia, son constitutivo esencial, no exclusivo, del régimen jerárquico: Los ministros ordenados "presiden en nombre de Dios sobre la grey, de la que son pastores, como maestros de doctrina, sacerdotes del
  32. 32. culto sagrado y ministros dotados de autoridad" 406. No por dele- gación o elección comunitaria, sino por una verticalidad carismá- tica por la que el Espíritu Santo señala y marca para la prestación de esos servicios absolutamente indispensables para la conservación y dilatación del Cuerpo de Cristo que es la Iglesia. "El ministerio eclesiástico, de divina institución, es ejercitado en diversas categorías por aquellos que ya desde antiguo se llamaron Obispos, Presbíteros, Diáconos" 407. "Para apacentar al Pueblo de Dios y acrecentarlo siempre, Cristo Señor instituyó en su Iglesia diversos ministerios ordenados al bien de todo el Cuerpo. Porque los ministros que poseen la sagrada potestad están al servicio de sus hermanos, a fin de que todos cuantos son miembros del Pueblo de Dios y gozan, por tanto, de la dignidad cristiana tiendan todos libre y ordenadamente a un mismo fin y lleguen a la salvación" 408. "Así, pues, los Obispos, junto con los Presbíteros y Diáconos, recibieron, el ministerio de la comunidad para presidir en nombre de Dios sobre la grey, de la que son pastores, como maestros de doctrina, sacerdotes del culto sagrado y ministros dotados de autoridad" 409. "Los Obispos en su calidad de sucesores de los Apóstoles, reciben del Señor, a quien se ha dado toda potestad en el cielo y en la tierra, la misión de enseñar a toda criatura, a fin de que todos los hombres logren la salvación (••• ). Para el desempeño de esta misión, Cristo Señor prometió a sus Apóstoles el Espíritu Santo, a quien envió el día de Pentecostés desde el cielo para que, confor- tados con su virtud, fuesen sus testigos hasta los confines de la tierra (••• ) Este encargo que el Señor confió a los pastores de su Pueblo es un verdadero servicio y en la sagrada Escritura se llama muy significativamente "diaconía" o sea ministerio (cfr Hech 1,17 y 25; 21, 19; Rom 11, 13 ; 1Tim 1, 12 )" 410. "Los Obispos, puesto por el Espíritu Santo, ocupan el lugar de los Apóstoles como Pastores de las almas, y juntamente con el Sumo Pontífice y bajo su autoridad son enviados a actualizar perenne- mente la obra de Cristo Pastor Eterno. Ahora bien: Cristo dió a los Apóstoles y a sus sucesores el mandato y el poder de enseñar a 406 LUMEN GENTIUM 20. 407 LUMEN GENTIUM 28. 408 LUMEN GENTIUM 18. 409 LUMEN GENTIUM 20. 410 LUMEN GENTIUM 24. 246
  33. 33. todas las gentes y de santificar a los hombres en la verdad y de apacentarlos. Por consiguiente, los Obispos han sido constituidos por el Espíritu Santo, que se les ha dado, verdaderos y auténticos maestros de la fe, pontífices y pastores" 411. "El mismo Señor constituyó a algunos de ellos (de los miembros de la Iglesia) ministros que, ostentando la potestad sagrada en la comunidad de los fieles tuvieran el poder sagrado del orden, para ofrecer el sacrificio y perdonar los pecados, y desempeñarán públicamente en nombre de Cristo la función sacerdotal en favor de los hombres, para que los fieles formaran un solo Cuerpo en el que no todos los miembros tienen la misma función" 412. "El ministerio de los Presbíteros, por estar unido al orden episcopal, participa de la autoridad con que Cristo mismo forma, santifica y rige a su Cuerpo" 413 "En el grado inferior de la jerarquía están los Diáconos, que reciben la imposición de manos no en orden al sacerdocio, sino en orden al ministerio. Así confortados con la gracia sacramental, en comunión con el obispo y su presbiterio, sirven al Pueblo de Dios en el ministerio de la liturgia, de la palabra y de la caridad" 414 Todo 10 cual nos permite afirmar: 1) El ministerio de los Pastores en la Iglesia orgánica y estruc- turalmente jerárquica, se ejerce hoy por medio de los Obispos, Presbíteros y Diáconos que son ordenados en el triple grado del Sacramento del Orden. 2) Elemento primario de la estructura ministerial de la Iglesia es el Obispo. Fiel a sus más primitivos fundamentos, la Iglesia Católica (y también las Iglesias orientales; la Iglesia Anglicana, la Evangélica, la Luterana Ortodoxa y la Metodista) jamás ha consentido en su larga tradición que el elemento primario y principal de la estructura ministerial y de gobierno eclesial sea el Presbítero (presbiterianismo). Ni que sea la Comunidad o congregación misma (congregacionalismo). Ni la libre iniciativa (iglesias libres). Sino el Obispo (episcopalismo) que, histórica y 411 CHRISTUS DOMINUS 2. 412 PRESBYTERORUM ORDINIS 2. 413PRESBYTERORUM ORDINIS 2. 414 LUMEN GENTIUM 29. 247
  34. 34. 248 ** carismáticamente ha tomado el puesto del Apóstol. A los Obispos puso el Espíritu Santo para pastorear la Iglesia. El servicio del Obispo se acompaña por el ministerio del Presbítero y del Diácono que, en el ejercicio de la potestad de jurisdicción, dependen del Obispo. Este triple ministerio de la Iglesia es de institución divina y de derecho divino y no se ejerce en virtud de delegación comunitaria, sino por don de gracia y señalamiento del Espíritu. Es el mismo Señor quien rige y gobierna, elige y consagra a quienes en su nombre y por su autoridad prestan las funciones ministeriales de pastoreo y de celosa vigilancia (episkopein) en la Iglesia. 3) Lo jerárquico propio de los Pastores de la Iglesia es una diaconía o servicio a la comunidad toda santa, toda profética, toda sacerdotal. Exige la igualdad fundamental entre cristianos, y se orienta por una funcionalidad dentro de la Iglesia: "Si me aterra lo que soy por ustedes, me consuela lo que soy con ustedes: por ustedes soy Obispo, con ustedes soy cristiano. Aquel es el nombre del oficio, este el de la gracia; aquel el del peligro, este el de la salvación 11 415. 4) La función de los Pastores en la estructura jerárquica de la Iglesia no agota en sí toda la sacerdotalidad, ni todo el profe- tismo, ni toda la función de régimen, ni todo otro carisma. Supone, en cambio, la comunión y la auténtica participación de todos en igualdad fraterna y con tareas o funciones diversificadas en el cuerpo total. Esta estructura admirable constituye "la forma de gobierno que Cristo Señor estableció en su Iglesia". Su fundamento es la presencia y la acción del Señor y de su Espíritu que da las idoneidades humanas, los dones diversificados, los ministerios para servir a los hermanos. Lejos de toda dominación, de todo monarquis- mo, de todo acaparamiento, de todo enseñorearse los unos sobre los otros. Este es el diseño relacional de la genuina comunidad de hermanos. Modelo y sacramento para una sociedad diferente. Desde este modelo de relación fraterna en el Espíritu la Iglesia se evangeliza y evangeliza a una sociedad dominada por estructuras de avasalla- miento y de dominación de unos sobre otros. El gran Pretexto del Padre en la Iglesia de Cristo es conducir al hombre y a su sociedad a la genuina liberación y libertad en el Espíritu, bajo el único y adorable dominio, señorío y Reinado de Dios. 415 SAN AGUSTIN, Sermón 340,1; citado por LUMEN GENTIUM 32.
  35. 35. 249 RECURSO BIBLIOGRAFICO 1 • Sobre la estructura carismático-jerárquica Alberigo, G. Eclesiología y democracia: Convergencias y divergencias Concilium 243, 1992, 29-43 Aguirre, R. El poder en la Iglesia según el Nuevo Testamento Sal Terrae 986, 1966, 3-19 Arrieta, L. El poder en la Iglesia. ¿Para dominar o para servir y liberar? Sal Terrae 986, 1966, 35-51 Blank, A. La monarquía absoluta y la autoridad papal Huevo Mundo 14, 1979, 348-355 Boff, L El poder y la instituci6n de la Iglesia, ¿pueden convertirse? 89-123 Una visi6n alternativa: la Iglesia del Espíritu Santo 227-243 Una estructura alternativa: el carisma como principio de organiza- ci6n, 245-262 La Iglesia: carisma y poder, Edit. Sal Terrae, Santander 1982 Comblin, J. El Espíritu Santo en la Iglesia El Espíritu Santo en las Personas El Espíritu Santo y la Liberación, Ed. Paulinas, Madrid 1987, 107-183 Estrada, J.A. Estructuras de poder en la Iglesia Sal Terrae 77, 1966, 53-64 Gnagi, A. Constituci6n de la Iglesia y modelo de estado: Un difícil caminar entre fidelidad y oportunismo Concilium 177, 1982, 30 38 González-Faus, J.I. Para una reforma Evangélica de la Iglesia Iglesia ¿de donde vienes, a dónde vas?, Edic. Cristianisme i Justicia, Barcelona 1989, 55-73. ver también Diakonia 77, 1996, 10-34 Jiménez-Urresti, T.
  36. 36. 250 La Iglesia ¿es una monarquía absoluta? El Binomio Primado-Episcopado, Desclée, Bilbao 1962, 33-56 Legrain, M. Iglesias aut6ctonas africanas y búsqueda de la democracia Concilium 243, 1992, 173181 Lehmann, K. Legitimaci6n dogmática de una democratizaci6n en la Iglesia Concilium 63, 1971, 355-377 Palacio, C. La autoridade na Igreja: formas hist6ricas e eclesiologias subja- centes Perspectiva Teo16gica 19, 1987, 151-179 Mc Kenzie, J. La autoridad en la Iglesia, Edic Mensajero, Bilbao 1968 Pesch, R. Fundamentos neotestamentarios para una democracia como forma de vida en la Iglesia Concilium 63, 1971, 343-354 Rahner, K. ¿Democracia en la Iglesia? Selecciones de Teología 30, 1969, 193-200 Salas, G. Una Iglesia democrática: profecía del vaticano 11, Ed. Desclée, Bilbao 1985 Tudyka, K. La importancia de la democracia hoy Concilium 243, 1992, 13-26 Volf, M. Democracia y carisma: reflexiones sobre la democratizaci6n de la Iglesia Concilium 243, 1192, 163-172 2 • Sobre el binomio Episcopado/Primado Balthasar von, B.U. El complejo anti-romano: Integraci6n del papado en la Iglesia, Ed. Paulinas, Madrid 1981. Castillo, J. M. Sacerdocio, episcopado, papado Mysterium Liberationis: Conceptos fundamentales de Teología. de Liberaci6n, Trotta Editores, Madrid 1990, Tomo 11, 295-317
  37. 37. 251 González, O. Forma y deformaciones del ministerio episcopal Communio 2, 1980, 478-497 Legrand, H. M. Ministerio romano y ministerio universal del papa Concilium 108, 1975, 179 193 Losada, J. Pedro y Pablo: Una confrontación eclesial permanente, Sal Terrae, Santander 1987 Mc'Kenzie, J. La autoridad en la Iglesia, Ed. Mensajero, Bilbao 1968 Rahner K. - Ratzinger J El binomio Episcopado Primado, Ed. Herder, Barcelona 1965 Tillard, J.M. El obispo de roma: Estudio sobre el papado, Ed. Sal Terrae, Santander 1986 Vires- Fuhrmann Modificaciones teóricas y prácticas en el primado romano Concilium 64, 1971, 41 55

×