Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.
Jhlli
, r,,*"'
,J
Í'
.J .r'
6a- ";i:t,';f.{iSS:.,..ii'¡-ui¡,,,,-'''.t'"'.*-
P. El¡écer Sálesman
CLIAI{ESIrIA,Y
SIEITflANTA SANIM
TASTRES LECTUTIAS DE CADA MISA
ErcLICADAS FTTASE POR FITASE
SAN
O P. Eliécer Sálesman
Derechos cedidos por el autor a:
@ SaN Pnslo Ecua»on, 2013
ISBN: 97 8-9978-06- 150-3
DlsrnlsuclóN:
C...
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
o
O
o
O
o
oooooo ooooooooooooooooooo
Este libro esta...
a catequizar. Bossuet decía: desde el lunes hay que ir
pensando en el sermón del domingo.
3). Jagot, el céIebre sicólogo, ...
les vamos a explicar. El entusiasmo es contagioso. Oír
hablar a Hitler acerca de las excelencias de laraza ale-
mana o a M...
rido tanto, ellos que sí sabían qué es lo que a Dios más
le agradaba y 1o que más necesitaba el pueblo.
El tema de los ser...
Iamente: con esas dotes oratorias, esa voz de tenor
y esa memoria cibernética que usted se mand a, Zpa-
ra qué preparar un...
[i
E;
r.'
t
T
r
1...
F
f;
I
r
Aquí reina el señor Morfeo. Se nota ausencia de re-
novación teológica. Ni un concepto nuevo...
Frimer Domingo de Cuaresma
Ciclo A
rjlrj if1:rl:;:; r . iiil:¡l jiij ri
-ir: :!; -r ' : r j; r- ..r.,r'rj: j:. jr j
OnnClÓ...
El árbol de la vida es símbolo de la inmortalidad.
El árbol del conocimiento del bien y del mal, signi-
fica la facultad d...
iQué astuto es el enemigo! De solo un árbol ha
prohibido Dios come{, y hacia ese árbol traslada Sata-
nás toda Ia atención...
Ahora sí que sintieron la rebeldía de sus instintos y
Ia vergüenza de su mal comportamiento. El adversa-
rio de Dios ha lo...
EVANGELIO:
LAS TENTACTOIJES DE IESÚS
(San Mateo 4,1)
Las Tentaciones que sufrió Jesús, las sigue sufrien-
do cada uno en l...
cesitaba de Ia soledad para pensar cómo cumplir la
misión que el Padre Dios le había confiado. Debía or-
denar sus planes ...
)-
dia en aquellos momentos en que la vida nos lleva
a situaciones de gloria y de triunfo, porque es en-
tonces cuando est...
80 años y soy arzobispo, y las tentaciones no dejan de
atacarme ni un solo día de mi vida». Pero 1o importan-
te no es no ...
DILE A ESTAS PIEDRAS QUE SE CONVIERTAN
EN PAN. En el desierto hay muchas piedras que pa-
recen panes. Las piedras por si m...
prueba al Señor tu Dios», o sea que no es lícito tratar
de averiguar hasta dónde es capaz Dios de ayudar-
nos/ solo por ex...
I
I
I
I
I
I
tiempo Ia Santa Iglesia recomienda la lectura diaria de
una página del Evangelio, hacer visitas al Santísimo.
...
de lairzarse descle lo más aXta del templo para ser aplau-
elido, se lanzó a lo más alto de la cruz, para ser bur-
lado, p...
Primer Domingo de Cuaresrna
Ciclo B1n ii. i.r,.r.i..:i n. -.n,:tjri .i ,r:r.:ii .;.f,.:,..f r;.., i... i. ,:.,:;.,'
PRIMER...
Es eI Pastor que ha muerto por sus ovejas, para po-
derlas hacer llegar a su destino ideal: la Patria Eterna.
Lo mataron, ...
Permitiendo que Satanás le trajera tentaciones:
Satanás significa en hebreo: el enemigo del alma, el
adversario de la salv...
ayudarnos, servirnos, defendernos y Consolarnos..
¡Dios sea bendito!
LAS TENTACTONES DE IESÚS (Thiriet):
¿DE pÓ¡¡on pRovEN...
t,'
pero después de la victoria, habrá abundancia, gloria
y honores para los vencedoresr. Ellos cumplieron lo
que prometía...
tr-AS TE}ü'IB.CIOIVES X-LEGAN Y LLEGARÁ}{:
La tentación suele arreciar cuando nos acercamos
más a Dios, porque Satanás pre...
Frimer Domingo de Cuaresma
i'.,i,.4.:i- i!,,1i..;.á;*:i:: t:,::i ¡:É¡!:i: :;,,; t,'.j:.:,ii: ,.i;ii !;,.:;¿":,.
PRIMERA LE...
SALMO 90: Para la explicación de este hermoso
salmo recomendamos leer el bello Libro: «Los Sal-
mos Explicados>r, de Sáles...
se cumple esto que viene diciendo el Apóstol: la pro-
fesión de fe de nuestros labios nos lleva a la salvación.
Dice la Es...
paña de evangelización. Antes de empezar lut:ra cam-
paña todo líder debe estudiar bien los métodos que va
autilizar. Jesú...
ces mejores de las que tenían cuando yo vine a ayu-
darlos, pero también el que en ese tiempo tenía una
esposa, ahora tien...
F
I
i
Cuántas veces nuestra vanidad quisiera hacernos
deslumbrar a los demás, dejarlos boquiabiertos con
nuestras maravill...
callar. Callar cuando deseáis hablar mal de otros. Ca-
llar cuando en la cólera os dan deseos de decir pala-
bras groseras...
WWffiWffi ffi,Wtr,W
ffiwtrwmffw*mffi
(D ffiffi eH @s ír[tu
ffistrffi trffitrrffm
p@ffiffi
f, #wffiBt@ ffis éh[["
(füateo 2...
Segundo DomingCI de Cuaresnna
Ciclo A
OnaCtÓN: Seño4 padre Santo: Tú que nos has
mandado escuchar a tu Hijo, el predilecto...
,A.braham marchó colno le había dicho el Señor.
Y con esta marcha empiezauna gran historia de sal-
vacióry y la emocionant...
72
fudfl f,$fl/üfvs tiü.fflr
La Transfiguración
Según San Mateoili¡.!l;,r;:. :,,:;at::,;¡.r.::., .,1¡; ¡.:t
¡Esús suntó AL MoNTE A oRAR. Debemos
pregun...
¿DIl QUJE HAX$tr A.BAFJ? S. Lucas dice: hablaban de
su próximo .,Éxodo». Así lo dice el griego. Exodo es
una palabra valio...
encuentra palabras para expresar su admiración y en
solo ocho renglones repite tres veces: «He aquí que...
Parece que reti...
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN

472 visualizaciones

Publicado el

LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7- PADRE ELIECER SALESMAN

Publicado en: Meditación
  • Sé el primero en comentar

LIBRO EL EVANGELIO EXPLICADO TOMO 2 DE 7 - PADRE ELIECER SALESMAN

  1. 1. Jhlli , r,,*"' ,J Í' .J .r' 6a- ";i:t,';f.{iSS:.,..ii'¡-ui¡,,,,-'''.t'"'.*-
  2. 2. P. El¡écer Sálesman CLIAI{ESIrIA,Y SIEITflANTA SANIM TASTRES LECTUTIAS DE CADA MISA ErcLICADAS FTTASE POR FITASE SAN
  3. 3. O P. Eliécer Sálesman Derechos cedidos por el autor a: @ SaN Pnslo Ecua»on, 2013 ISBN: 97 8-9978-06- 150-3 DlsrnlsuclóN: Costa Rica: San José Calle 2 Avenida 6 y 8 - E-mail.' libreriacostarica@sanpablo.com.cr Ecuador: Quito Ventas: Andagoya 388 y Av. Arnérica Tel.: (2) 223 39 05 - www.sanpaolo .orgleculhome.htm E, - m a i l,' d i s tri bu i d or aqurto@s anp ab I o . c o m. e c El Salvador: San Salvador I Calle Poniente 38-56 Colonia Escalón Tel.: (503) 298 90 06 - E-mail: llbreriaelsalvador@sanpablo.com.sv Estados Unidos: Alba Flouse: 2L87 Victory Boulevard Staten Island, New Yorl< N. Y. 103 14-6603 U.S.A. Tel.: (718) 161 00 41 - E-mail.' sspsiny@aol.com Guatemala: Ciudad de Guatemala l1 Calle 0-49 Zona 10 Local A Tel.: (502) 360 21 15 - E-maiL' libreriaguatemala@sanpablo.com.gt Honduras: Tegucigalpa Avenida Cervantes, 3a. Calle No. I l-13 Tel.: 237 77 49 - E-mail: libreriahonduras@sanpablo.com.hn Nicaragua: Managua Carretera Mas aya Km 4.5 TeL: (505) 22 10 61 7 | - E-mail: librerianicaragua@sanpablo.com.ni Panamá: Ciudad de Panamá Boulevard El Dorado - Av. llB Norte, Edificio Park View 1 Apartado 08 19-02969 El Dorado Tel.: (507) 260 31 38 - E-ntail: libreriapanama@sanpablo.com.pa Puerto Rico: San Juan Marginal carretera #1, Urb. Caribe Bori 1606, San Juan 00926 Tel.: (181) 402 81 17 - E-maiL' libreriapuertorico@sanpablo.com.pr República Dominicana: Santo Dorningo Av.2l de febrero No. 144, Sector Quisqueya Tel,: (809) 513 11 48 - E-ntail: libreriasantodomingo@sanpablo.do Con las debidas licencias CONTENII}O PRÓLOGO: Secretos p ara que la predicación tenga éxito 1er Domingo cuaresma Ciclo A. Tentaciones ler Domingo cuaresma Ciclo B. Tentaciones I-er Domingo cuaresma Ciclo C. Tentaciones 2u f)omingo cuaresma Ciclo A. Transfiguración 2o. Domingo cuaresma Ciclo. B. tansfig-rración 2o. Domingo cuaresma Ciclo C. Tlansfiguración 3er Domingo cuaresma Ciclo A. Samaritana 3er Domingo cuaresma Ciclo B. Mercaderes 3er Domingo cuaresma Ciclo. C. Zarza Ardiente 4o; Domingo cuaresma Ciclo A. Daüd 4o. Domingo cuaresma Ciclo B. Tánto amo Dios 4o. Domingo cuaresma Ciclo C. Hiio Pródigo 5o. Domingo cuaresma Ciclo A. Lázaro 5o. Domingo cuaresma Ciclo B. ]esucristo 5o. Domingo cuaresma Ciclo C. Adúrltera Domingo de Ramos. Entrada a Jerusalén Domingo de Ramos. Pasión de Jesucristo Iueves Santo, Lavatorio |uéves Santo. Eucaristia Viérnes'Santo. Pasión según San Juan ' Lás Siete:Palabras l'La, Résurrección Pág 5 15 39 51 67 B3 99 115 135 163 181 203 225 245 277 289 307 374 372 378 383 418 434 Queda hecho el depósito que ordena laLey
  4. 4. o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o o O o O o oooooo ooooooooooooooooooo Este libro esta sacado de los siguientes autore§ 1. William Barclay: comentarista bíblico de fa- ma. mundial., Autor del guión de la famosa película «Jesús de Nazareth>>. 2. Rícciotti, Fillíon, Bovér, Nacark, Fernández Truyols, Thiriet: Los exégetas bíblicos más: seguros y más apreciados en los últimos 40 años en la lglesia Católica. 5. San Agustín, San Gregorio, $an Bernardo, San Juan Crisostomo , San Juan de Ávila, San Francisco de Sales y San Fray Luis de Granada: los escritores clásicos cuyos Co- mentarios a las Sagradas Escrituras han ejer- cido más influencia en todos los ambientes católicos, por s¡glos y s¡glos. 4. Pujol, De Andrés, Borobio y otros exégetas de actualidad. Recopiló: F, Eliécer Salesman. ooooooooooooooooooooooooo o o o o o o o o o o o O o o o o o o o o o o o o o o o o o o O o o o o o o o o o PROLOGO: Un Secreto para que la Predicación y la Catequesis tengan Verdadero Éxito PREPARARLAS CUIDADOSAMENTE «El sermó^ y la catequesis que más efectos produ- cen son los que se han preparado más cuidadosamen- te», decía San Juan Bosco. PARA ESTO RECOMENDAMOS 10 DETALLES: 1 ) Una de las rnejores preparaciones es escuchar los problemas y angustias de la gente. Se dice de San Pablo, como también de Sócrates, que el libro en el que preparaban sus discursos, era Ia misma gente: le- yendo y analizando los problemas y angustias de los oyentes, adquirirían una gran facilidad parahablar de manera interesante y efrcaz. 2) Ya desde unos días antes de Ia predicación es necesario saber claramente qué es lo que les quere- mos enseñ,ar, y concentrar la actividad cerebral sobre este tema. Es admirable cómo ese trabajador silencio- so e incansable que se llama el subconsciente, va pre- parando ideas acérca del tema, y nos tendrá aóumuláda una verdadera úquezael día en que vamos a predicar o
  5. 5. a catequizar. Bossuet decía: desde el lunes hay que ir pensando en el sermón del domingo. 3). Jagot, el céIebre sicólogo, dice que el primer tra- bajo del conferencista consiste en meditar el tema de que va a tratar. Si quiere hacerlo penetrar en la mente de los que Ie van a escuchar, es necesario que 1o haya reflexionado y que haya tratado de darle sus propias interpretaciones personales, ingeniosas y originales. La experiencia ha demostrado que aunque eI que habla en público haya hecho una buena selección de materiales y documentos, si no ha reflexionado sobre el tema que va atratat, no obtendrá ser interesante, se- ducto{, vivo en su hablar. 4). «Después de la oración no conozco otro medio meior de prepararse a la predicación que pensar y leer, leer.y pensar», decía eI famoso predicador San ]uan de Avila. La lectura va dando t uena dicción aun sin darnos cuenta. Qué distinta iqueza de doctrina la de quien lee y lee, a Ia de quien pasa sus dÍas sin ho- jear un libro. Pero hay que preferir libros bien escri- tos, y ojalá cIásicos. Jefferson decía: «He dejado de leer periódicos a cambio de libros redactados por famosos éscritores de Ia antigüedad,y ahora soy mucho más fe- liz, y mi modo de hablar ha mejorado enormemente>>. Lincon pasaba horas y horas leyendo a los grandes es- critores de la antigüedad, y a los clásicos modernos, y sin haber nacido oradoq, IIegó a tener verdadero efec- to con sus discursos. San Antonio Claret dice que sus lecturas 1o hicieron predicador. Huy sacerdotes y catequistas que emPlean una hora cada día para leer la prensa (alimentarse con alcantari- lla, porqué la prensa afirma hoy 1o que negará mañana, y hoy explica por qué no es cierto 1o que ayü decía que si- lo éra). ¿Qué tal que de esa hora, dejaran media para leer autores serios? Media hora cada día, son mas de L80 al año; dentro de poco tiempo todos notarían en sus pláti- cas y catequesislos progresos de su doctrina_y de su mo- do de expiesarse. No somos más porqu,e to leemos más. Aquíhaf que repetir lo que Por muy sabido se nos ha o1- vidado «dime qué lees y te diré quién eres)>. Y respec- to de tanto afán por gastar tiempo leyendo periódicos debiéramos recordar el antiguo adagio: «De nuevas no os curedes que hacerse han viejas y de saberlas hedes, No desdeñemos la lectura de periódicos y el ver la TV. Pero dediquémosles solo la mitad de1 tiempo, y el tiempo ahorraáo dediquémoslo a leer libros de mayor valor. Antes de I que imaginamos notaremos el Pro- greso, y nuestra predicación ganará 100 x 100. 5) Hay un detalle para llegar bien a la predica- ción: ahorrar energías, Para no estar cansado al em- pezar a hablar. Ahorrai energías dejando 9" hablar iosas innecesarias. Hacer ejercicio al aire libre y res- pirar profundo, porque mientras más oxíge-no aspire- mos, más fuerza y energía vamos a tener. No comer mucho antes de hablar en público, porque el estoma- go lleno produce cansancio. 6) Existe una regla Para lograr convencer a los de- más: antes de hablarles de un tema, convenzámonos nosotros mismos acerca de la excelencia de esto que 6
  6. 6. les vamos a explicar. El entusiasmo es contagioso. Oír hablar a Hitler acerca de las excelencias de laraza ale- mana o a Musolini en favor de1 socialismo italiano, o a San Juan Bosco elogiando las ventajas de ayudar a la juventud pobre, o a Bolívar tratando de convencer ala gente acerca de 1o inaplazable que era Ia independen- cia americana, era algo tan supremamente contagioso, que el auditorio no era capaz de permanecer inacti- vo. Ellos tenían tal entusiasmo acerca de lo que de- cían, que los oyentes se contagiaban. ¿Quién eracapaz de quedarse insensible si escuchaba a San Pablo ha- blar de Jesucristo? Cuando la gente oía a Cicerón de- cía: ,,Muy bien, muy bienr, pero cuando escuchaban a Demóstenes que les presentaba la necesidad de salir a defender Ia patria, los oyentes levantaban el pie dere- cho y gritaban: ¡al frente, a luchar mar! Era el contagio de alguien que cuando hablaba se había entusiasma- do antes por 1o que les iba a decir. Muchos sernones fallan, no por falta de doctrina sino por falta de entu- siasmo de quien los dice. 7) HAY QUE ESCOGER MUY BIEN LOS TEMAS. Pablo VI se quejaba de que en su juventud jamás les explicaban en su parroquia las Bienaventuranzas. Ca- da predicador tiene sus temas preferidos, y ya sabe 1a gente; si habla el Padre tal, su tema será tal y si habla el Padre X, su tema será )í y corremos el peligro de que unos temas se machaquen hasta el aburrimiento, y otros no se traten iamás. Es necesario estudiar el ambiente de los oyentes pa- ra saber qué temas hay que inc lcar más. Así por Ej., en un ambiente anticleriéal hay que insistir erlas ex- 8 celencias del sacerdocio. En un ambiente de discordia, habrá que predicar mucho de caridad. Donde los san- tos han superado a Cristo en el culto popular habrá que insistiiles mucho en las grandezas de nuestro Re- dentor. Cada año hay que dedicar siquiera una o dos pláticas para explicar la Santa Misa, sus excelencias_y sus partés esenciales. (Es aterradora la ignorancia de la gente respecto a la Santa Misa). Un tema que a todos r,oi huce bién (porque es nuestro lado flaco) hablar de los siete pecadós cápitales. Y más ahora que todos los medios de comunicacióru cine, radio, TV, revistas, etc., se dedican a exaltarlos y animan a cometerlos. Hay que insistir en 1o que la sagrada Escritura_ opina acer- c^a de estos pecados, y 1o que han enseñado al respec- to los Santos y la ascética cristianaaEsjog pecados son nuestro «potro» de batalla diaria. Si_algún predicador no quiere hablar <<contra»>, entonces hacer una ilustra- ción clara sobre los métodos para adquirir las virtudes contrarias a estos pecados capitales. Por Ej. Cómo ad- quirir mansedumbre y bondad (contra la IRA); Cómo conservarse puros; cómo adquirir un corazón genero- so (contra envidia); Ventajas de la magnificencia y la limosna (contra avaricia); excelencias del trabajo (con- tra pereza); etc., etc. (Michoneau). Recientes estadísticas han demostrado que donde el predicador sabe seleccionar bien los temas que va a tralar en la homilía del domingo, la gente declára: nl.a predicación del domingo sí me sir e como ayuda pa- ra toda la semanar. El Credo y los Mandamientos fueron temas muy preferidos pór los santos, )¿ Por algo los habrán prefe-
  7. 7. rido tanto, ellos que sí sabían qué es lo que a Dios más le agradaba y 1o que más necesitaba el pueblo. El tema de los sermones de San ]uan Bautista era Ia conversión. Ese mismo fue el tema de los primeros sermones de Jesucristo. San Marcos dice que ]esús em- pezó su predicación diciendo: <<Es necesqrio conoertir- se y creer en el eaangelio>>. Cuando San Pedro recibió el Espíritu Santo el día de Pentecostés, el tema de su primer discurso con Espíritu Santo fue: la conversión. Pensemos: ¿cuáles serán los temas que más están necesitando nuestros oyentes? 8) FABRICANDO SE APRENDE A FABRICAR. Cuidado corrí la fácil excusa de echar Ia culpa de la mediocridad de sus sermones a «La Providencia que no me dio más cualidades». La causa de esa mediocri- dad no es la «tacañería» de la Divina Providencia cuando le repartió sus cualidades, sino la pereza de usted que no las ha querido desarrollar. La experiencia enseña que el que se prepara con esfuerzo, llega a ser un buen predicador, aunque al principio 1o haya hecho lamentablemente y parecie- ra que nada bueno se podría esperar de él al hablar en publico. De entre los sacerdotes no hay quizás un dos por ciento irremisiblemente incapaces de llegar a hablar bien en público. Todos los demás pueden lle- gar a base de eifuerzo y preparación a sobrepasar la mediana y tener muy hermosos éxitos en la predi- cación. Y lo mismo hay que decir de los catequistas: quien se prepara con esmero, puede llegar a obtener verdaderos éxitos. 10 9) BUSCAR AIGO INTERESANTE QUE DECITT. Muchos predicadores han fracasado Porque no han averiguado qué temas son los que más interesan aI púbhéo y más les hacen f.alta, o Por no haber buscado é1 tema más oportuno para cada ocasión. La facilidad de palabra puede llevar a hablar de cualquier tema, sin escoger los que son más impor- tantes o más interesantes. Y nadie puede tener éxito al hablar en público si no domina bien eI tema que está tratando. Si usted no domina un tema no se ponga a hablar de éL porque 1o va a hacer chambonamente. Es- túdielo bien, y déspués sí hará un buen papel al expo- nerlo. Pero sin prepararse no hable de eso Porque esas chambonerías son las que estefilizan la predicación. Antes de hablar de un tema pregúntese: ¿Qué podré hacer para atraer el interés de la gente acerca de esto? iQué ventajas les trae? ZQué malas consecuencias tie- ñe 1o contrario? ¿Qué podré hacer para estimularlos acerca de Ia bondad de este tema? Su imaginación y su inteligencia, estimuladas por el Espiritu Santo, le van a sugerir ideas luminosas. 10) HAY UN MANUAL DE LA IMPERFECTA HO- MILÍA escrito por el P. Peñalosa en México, y dice así: «Si usted desea que su Homilía sea Io más im- perfecta y lo más estériI posible, le aconsejamos es- ta fórmula: A) Crea que con la preparación remota basta. Para eso estudió bastante en eI seminario. Bas- ta subir al altar y allá se le ocurrirá 1o que debe decir (y 1o que se le va a ocurrir es 1o que no debiera decir ya más). B) Confíe en sus cualidades naturales so- 11
  8. 8. Iamente: con esas dotes oratorias, esa voz de tenor y esa memoria cibernética que usted se mand a, Zpa- ra qué preparar una simple homilía? (Y le saldrá 6ien simple). C) Piense: los m-ediocres se preparan,los ge- nios improvisan (usted, lo único que lógrará implo- visar serán sus malos genios). Pero los grandes sabios han dicho q e un genio se compone de un diez por ciento de inspiración y de un noventa por ciento de transpiración. Si usted, se queda con el solo'1.0% de inspiracióry su resultado será sóIo tn 70% de conver- sión en sus oyentes. Lo d más... paja que se lleva el viento D) Crea que eso de preparár la homilía como Dios manda, estudiando la Biblia, sus libros de co- mentarios, escribiendo' la idea central, el tema bien definido, y los puntos principales, y memorizando el plan, y planeando bien cómo empezar y cómo termi- na4 es para los que están empezando a predicar. eue usted es yt muy ducho en esto y ahora puede empe- zar y terminar como se le ocurra en eI momento.-(Y qué difícil es empezar bien y terminar como es debido una homilía. Lo único que supera en dificultad a prin- cipiar bien una predicacióry es saberla terminar bieru el ateruizajg. Ya parece que va uno a terminar, y nada, otro párraf9.y otro, los irenos no funcionan, lüego el palnzazo). E) Una imperfecta homilía, para ser lo más imperfecta posible, lo primero que requiere es que no tenga raíz: o sea prepa ación escasa y nula. F) Si usted quisiera que la homilía no fuera tan imperfecta tendría que hacer estos pasos: I) Leer atentamente los textos bíblicos, y a1gún co- mentario aI respecto. 12 II) Observar los signos de los tiempos, para partir a la vez de la palabra de Dios y de1 acontecimiento de1 hombre. III ) Reflexionar sobre estos temas que va a predicar. Pensar largo en ello. IV) Orar su sermón. Hacer oración precisamente acerca de estos temas que quiere inculcar. V) Memorizar qué es lo que va a decir. Pensar qué ejemplos va a narrar. (Predicación sin ejemplos no se parece al Sermón de Ia montaña. Predicar sin narrar nada y sin comparaciones, es buen anestésico para dormir rapidito a los oyentes). VI) Idear cómo hacer más agradable este tem a; Có- mo entusiasmar a todos por lo que les va a aconsejar. VII) Buscar algo interesante que decir. AIgo optimis- ta, que no los apachurre, sino que los anime á servir con más alegría al buen Dios. g) La predicación me resultó imperfecta. ¿Pero los oyentes sí se darán cuenta de que no preparé la ho- milía? ZQue cómo 1o saben? La impreparación se de- nuncia por la dispersión de los conceptos, Io aburrido, la repetición de la repetidera de todos los domingos, las dificultades pafa elevarse a un tema un poquito más alto del que está trillando todas las veces (notan que sus motores no arrancary que usted, tiene que ha- cer muchas piruetas para no venirse a tierra). Se no- ta que no se preparó usted, ¿sabe en qué?,En que el auditorio está melancóIico, pasivo, cloroform{zado. 13
  9. 9. [i E; r.' t T r 1... F f; I r Aquí reina el señor Morfeo. Se nota ausencia de re- novación teológica. Ni un concepto nuevo, ni una fra- se que impresione. Siempre las mismas perogrulladas (Perogrullo era un señor que a la mano cerrada Ia lla- maba puño). Ausencia de cuanto pasa en el mundo: no se sabe si su sermón es de la década del 80, o si es más bien del año 800. Se advierte que el predicador no sabe lo que está sucediendo a diez mil kilómetros ni a diez metros. Para él no cuenta el hombre concreto, ese que le está escuchando: ese matarife, ese docto¡, esa revendedora, esa dueña de casa, esa colegiala, o ese desempleado. Ignora los signos de los tiempos y se le está olvidanclo la Palabra de Dios. Mry bien querido predicador: ¿cleseaLra una iu,aper- fr-*ct;r hr¡ni,íiiía?, pues le habrá salido más imperfecta de lo que aun los mas pesimistas la deseaban (Mr. Peñalosa). Este libro busca ayudarlo a usted estimado predica- dory amable catequista, para que su preclicación y, stl catequresis sean los menos imperfectas posibles; y el Señor y sus oyentes queden ampliamente satisfechos de lo que usted les enseña. Quiera Dios que así sea. Ur !r [:t [: F] Éi f, i: I-A§ TR,ES TENTAC[Orug5 sffifiuIffiR; tí t ffi).,l.,'i, r{j,d ffi fi (r-,r $$ # fufl É.} [i" ET .T,EE,BTffiffiHfiDir,T" (Mateo 6, 13) h{l ep ,fr:h ü¡¡ T4
  10. 10. Frimer Domingo de Cuaresma Ciclo A rjlrj if1:rl:;:; r . iiil:¡l jiij ri -ir: :!; -r ' : r j; r- ..r.,r'rj: j:. jr j OnnClÓN: Dios Todopoderoso, te pedimos que las celebraciones y penitencias cuaresma-les nos lleven a la verdadera conversión; Así conoceremos y vivire- mos con mayor Plenitud el misterio de Cristo. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor... PRIMERA LECTURA: DEL LIBRO DEL CÉNE- SIS. 2. 7;3,'1. -7. CREACIÓN DEL HOMBRE Y PRIMER PECADO: Dios creó al hombre de la arcilla del suelo. Esta frase no significa necesariamente que Dios ha- ya hecho un muñeco de barro, sino que al ser humano lo sacó, no de la nada, sino de algo que ya existía. Esa «arcilla de la tierra» bien puede haber sido la misma arcilla natural u otro'ser ya existente. Esta no es una narración científica sino una enseianza religiosa. La palabra ,.adamh,), en hebreo significa: <da arcilla del suelo»>, y de ella se saca el nombre de Adár¡ o sea, el que es hecho de arcilla. Para que la criatura humana no se sienta más de lo que es ni se dedique al orgullo, a Ia autosuficiencia y a la arrogancia (el gran pecado, S. 18) sino que recuerde que es polvo efímero y frágil y que al polvo ha de regresar. t6 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO A Somos criaturas hechas por Dios y de É1 depende- mos siempre y en todo. Sopló sobre su nariz un aliento de vida y el horn- bre se convirtió en un ser vivo. Es un recordarle aI ser humano su grandeza. Ha si- do vivificado por el soplo de Dios. Ha sido hecho a imagen de Dios (no en su cuerpo, que Dios no tiene cuerpo, sino en su espíritu). Cada ser humano tiene al- go de divino en sí mismo, su vida es una partícula del soplo divino, su espíritu es una chispa del fuego de Dios. Somos más de 1o que imaginamos. El Señor Dios plantó un iardín en Edén, hacia el oriente, y colocó en él al hombre que había modelado. lardín, del hebreo ha sido traducido por <<Paraíso>» en griego y así se llama en toda la tradición (Biblia de ]erusalén) Edén significa <úlanura grande»», o estepa. La Bi- blia presenta aI Paraíso como un oasis de maravillosa vegetación, en medió del desierto oriental. El Señor hizo brotar del suelo toda clase de árbo- les hermosos de veq, y buenos de comer además eI árbol de la vida en mitad del jardín; y el árbol del conocimiento del bien y del mal. Toda la descripción del jardín de delicias en el que Dios coloca al ser humano sirve para recordar una gran verdad: el mundo creado por Dios es bueno. L7
  11. 11. El árbol de la vida es símbolo de la inmortalidad. El árbol del conocimiento del bien y del mal, signi- fica la facultad de decidir qué es bueno y qué es ma- lo. No es el ser humano el que ha de determinar qué es lo que sí es bueno, y qué es malo. Eso 1o determina Dios. Por eso de ese árbol no podrán comet o sea/ no les es permitido usurpar a Dios eI derecho de decidir qué si es bueno y se puede hace4, y qué es malo, ni de- dicarse a obrar como su antojo les indique (Biblia de ]erusalén). La serpiente era el más astuto de los animales del campo que el Señor había hecho, y dijo a Ia mujer, ¿Cómo es que os ha dicho Dios que no comáis de ningún árbol del jardín? La serpiente. Para el Israelita en el desierto la ser- piente es un animal sumamente peligroso. Después de los días tan calurosos en los arenales, las noches son tremendamente fuías y las pequeñas y venenosísimas serpientes buscan un poco de calor en los campamen- tos donde duermen los viajeros, acostados sobre el suelo. De pronto el hombre dormido siente un cosqui- lleo entre las mangas de su manto e instintivamente se rascA y he aquí que la serpiente le inyecta su mor- tal veneno. En unas horas, después de atroces dolo- res, Ia pobre víctima será ya un cadáver. Por eso para el lector antiguo de la Biblia el retrato más sensible del perverso traicionero y asesino Satanás fue siempre Ia serpiente. Y aquÍ ella 1o está representando al vivo. ¡Siempre astuto y engañador! 18 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA. CICLO A Que no comáis de ningún árbol. Es una mentira sa- tánica. Solo de un árbol les ha prohibido Dios comer. De todos los demás si pueden disfrutar. Es una trampa que sigue siempre repitiendo el enemigo de las a1mas. A quienes quiere hacer infelices pecando. Les dice que si no pecan se quedarán sin gozar de Ia vid4 como si el99 por ciento de los goces mejores de esta tierra no pudieran conseguirse sin ofender a Dios. La muier respondió a Ia serpiente: podemos comer los frutos de los árboles del jardín. Solamente del fruto del árbol que está en la mitad del jardín nos ha dicho Dios: <<No comáis de él ni lo toquéis, bajo pe- na de muerte». La mujer advierte a Satanás que no es cierto que Dios les haya prohibido comer de todos los árboles del jardín. Dios no ha prohibido a los seres humanos dis- frutar de los gozos sanos de este mundo. Lo que les ha mandado al prohibirles comer del árbol de la ciencia del bien y del mal es que no se apropien el poder de decidir qué es 1o que es bueno y conviene, y qué es lo que lleva a la felicidad. Quiere que no se decidan por aquello que es malo y lleva a Ia muerte espiritual. La criatura humana no puede elegir sin más por sí misma qué es 1o que más le conviene, sino que necesita con- sultar qué opina Dios y qué manda o prohíbe su san- taLey, que está grabada en la conciencia de cada cual. Si no sigue eI dictamen de Dios ira irremisiblemente a su muerte eterna. t9
  12. 12. iQué astuto es el enemigo! De solo un árbol ha prohibido Dios come{, y hacia ese árbol traslada Sata- nás toda Ia atención del alma. Hacia lo que está prohi- bido hace{, pensar o decir. Porqué no pensar más bien en tanto bien que podemos disfrutar Jin pecar? La serpiente replicó a la mujer: «No moriréis. Bien sabe Dios que cuando comáis de él se os abrirán los ojos y seréis como Dios en el conocimiento del bien y del mal». EI diablo es eI perpetuo mentiroso. Padre de toda mentira, 1o llamó Cristo. Siempre engaña a la criatu- ra prometiéndole mil éxitos si peca, para después de- jarla en la más triste de las desilusiones. Al ladrón le prometió riquezas si robaba y ahora lo tiene consu- miéndose de tristezas y de deshonra en una cárcel. A Ia mujer sensual le prometió los goces más inten- sos si era fácil para ceder a las insinuaciones de los malvados, y ahora todos la seña1an como una pobre y miserable corrompida y en vez de cariño le brindan desprecios. A1 muchacho apasionado le propuso darle Ia satisfacción plena de sus sentidos, y ahora agobiado por Ia sífilis, la gonorrea, o el Sida lo abandonó a que se pudra en un hospital. ¡Ah, si nos diéramos cuen- ta de que solamente nos quiere engañar y hacer in- felices al proponernos ofender a Dios, probablemente pecaríamos mucho menos! Recordemos qué grandes cosas prometió a Eva qué inmensas desgracias le aca- ffeo con su pecado. PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO A La mujer vio que el árbol era apetitoso, atrayente y deseable porque daba inteligencia: tomó el fruto, co- mió y ofreció a su marido, el cual comió. Señor: ¡líbranos de la seducción del mal. Tú sabes cuán atractivo se vuelve para nosotros! Buda decía que el mal deseo es un puñal cubierto de miel y que la causa de todos los pecados es el mal deseo, el de- sear el mal. ¡Líbranos Señor de desear 1o que a Ti te desagrada! Toda Ia vida tendremos un gran peligro ante no- sotros: Que el mal nos parece apetitoso, atrayente y deseable. Por eso muchas veces tendremos que hacer como Ulises el de Ia leyenda: taponar los oídos para no escuchar los gritos seductores de las sirenas, y ama- rrarse las manos para no dejarse guiar por el impulso diabólico que lleva a obrar el mal. Esto es 1o que se 11a- ma en ascética: huir de la ocasión. Alejarse de aque- llo que nos incita a hace4, decir o desear 1o que trae la muerte a nuestra alma. Entonces se les abrieron los ojos a los dos y se die- ron cuenta de que estaban desnudos; entrelazaron ho- jas de higuera y se las ciñeron. Desobedecieron a Dios, buscaron su propio egoís- mo y no lo que Dios quería para el mayor bien de sus almas, y les pasó como dice el dicho: <<El que siembra oientos tecoge tempestades»> i 20 2t
  13. 13. Ahora sí que sintieron la rebeldía de sus instintos y Ia vergüenza de su mal comportamiento. El adversa- rio de Dios ha logrado contaminar su obra maestra. Se Ies abrieron los ojos y en ez de hallarse convertidos en unos semidioses tuvieron que avergonzarse de ha- ber sido tan miserablemente engañados. Adán y Eva nos representan a nosotros. ElAdversario el diablo, sigue dando vueltas alrede- dor de nosotros buscando a quienes en añar y hacer infelices como 1o hizo con nuestros primeros padres. Evely tiene una bella página acerca del peligro tan grande que tenemos nosotros de dejamos engañar por las tentaciones del enemigo. Leámosla con atención. Dice así: «Quién es capaz de medir esa terrible esclavitud a que nos somete nuestra atracción por lo que es peca- do? ¿Esa vertiginosa vertiente por la cual el que sufre de malos deseos siente que se desliza? ¿Las espanto- sas complicaciones que no trae el pecado? ¿La secue- la de humillaciones y degradaciones que se derivan de él? ¡El que se deja llevar de sus malos deseos queda amarrado a su pecado, encadenado a su pecado! Está preso, atenazado, maniatado, atrapado. ¡Asiste como espectador aterrado a .todo lo malo que é1 mismo, guiado por Satanás, se atreve arealízail Se siente arrastrado, maniobrado, conducido como una marioneta por unas manos despiadadas y tiráni- 22 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO A cas. Es necesario convencernos de nuestra espantosa debilidad. ¡Somos hechos del barro de la tierra! Es necesario no olvidar nunca nuestra prodigiosa capacidad para enfermarnos del alma y seguir enfer- mos. Conviene recordar que el enemigo del alma es más astuto y más poderoso que nosotros. Y no olvi- dar nunca que tenemos un Redentor que es más fuer- te que Satanás, que 1o derrota y nos hace conocer otra vez la alegría de Ia victoria y de Ia libertad si con Ia oración y la fe 1o llamamos en nuestro auxilio. SALMO 50: Misericordia Dios mío por tu bondad. Pues yo reconozco mi culpa. Contra ti, contra ti, sólo pequé. Cometí la maldad que aborreces. Es eI más bello acto de contrición que existe. El que debemos tezar frecuentemente todos los pecadores del mundo. SEGUNDA LECTURA: San Pablo a los Romanos 5,12-19. POR UN SOLO HOMBRE ENTRO EL PECADO EN EL MUNDO Y POR Et PECADO LA MUERTE. (Nota: El comentario de esta página de San Pablo lo presentamos en la Segunda lectura del Domingo 12 Ciclo A, Tomo 5 de esta misma colección. Allá lo pue- de encontrar el lector). 23
  14. 14. EVANGELIO: LAS TENTACTOIJES DE IESÚS (San Mateo 4,1) Las Tentaciones que sufrió Jesús, las sigue sufrien- do cada uno en la actualidad. También eI cristiano de hoy tiene la tentación de1 MILAGRISMO: querer ob- tener triunfos sin esfuerzos personales (en el único si- tio donde el éxito se encuentra antes del trabajo es... en el diccionario). La tentación de1 TRIUNFALISMO: presentarse ante los demás para ser aplaudido. Y la del politiquerismo: querer convertir el cristiairismo en poder político, y dominación de los demás. 1) Iesús «Fue llevado al desierto para ser puesto a prueba en la tentación» (Mt. 4,1). ¿eUÉ SIGNIFICA tA TENTACIÓNr Esta palabra en castellano significa: seducir a alguien para que haga 1o malo, arrastrarlo al pecado, procurar persuadirlo para que elija el camino equivocado. Pero en la Sagrada Biblia el significado principal es este: <<ser puesto a prueba, parfl saber ile qué es capaz». Así por Ej. Génesis 22, L dice que: «Dios puso a prueba a Abraham». Toma a tu hijo a quien tanto amas, y vas al monte Moria y me 1o ofreces en sacrificio... Dios quería probar hasta dónde llegaba la capacidad de sacrificio de su amigo. «Poner a prueba))z se dice de un herrero que antes de usar un metal para fabricar una herramienta lo somete a duras tensiones para saber qué tanto aguante tiene. Dios acos- tumbra «poner a prueba» a los seres humanos, antes de dedicarlos a las obras grandes que les tiene preparadas. Por eso los judíos del tiempo de ]esús tenían este adagio: 24 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO A «El Santo Dios del cielo del que Nombre sea bendito no eleva a nadie al alto puesto que le tiene preparado, sin antes «ponerlo a prueba)) o examinarlo; si sale victorio- so de la tentacióry solo entonces Ie confiere Ia dignidad". Esto sucedió a ]esús, al principio de su apostolado. ESTAMOS ANTE UNA VERDAD GRANDE Y CONSOLATORIA: 1o que nosotros llamamos tenta- ción, no es solamente un intento de las fuerzas del mal para hacernos peca4 es sobre todo una ocasión maravi- llosa para que demostremos nuestra fidelidad a Dios y nuestro dominio sobre el pecado. La tentación no tiene por fin el que seamos pecadores, sino el que nos volva- mos fuertes. No es solo un castigo por nuestra condición de hijos de Adán sino una ocasión para que demostre- mos que con la gracia de Dios toda victoria es posible. Así que en este episodio de Ia Vida de ]esús, más que pensar en unas simples tentaciones, debemos te- ner muy en cuenta que fue una «puesta a prueba, de la Voluntad de Cristo. 2) EL DESIERTO: al Oriente de Jerusalén. La Sagra- da Biblia lo llama «]eshimon», que significa: «Devas- tación», porque en verdad es tierra donde toda vida se acabó. Tiene 50 kilómetros de largo por 25 de ancho. Arenas, rocas retorcidas, grietas, precipicios, calor so- focante. En ese sitio ]esús podía estar más solo que en cualquiera otra parte de Palestina. ]esús fue al desierto para estar solo. Nada hay más fecundo que la soledad. En Ia soledad han nacido los más granáes pensamientos y las ideas más frovecho- sas de los genios famosos de la humanidad. Jesús ne- 25
  15. 15. cesitaba de Ia soledad para pensar cómo cumplir la misión que el Padre Dios le había confiado. Debía or- denar sus planes de apostolado antes de comenzar su obra. <<Nada resulta bien si no se planea antes muy cuidadosamente»> dijo el sabio. Por eso ]esús tenía la necesidad de estar solo. Muchas veces los asuntos nos resultan mal por una simple raz6n: porque no hemos apartado tiem- po para estar solos y pensar. «El mal de la gente de este tiempo es: que no meditar, dijo el profeta. Ese si- gue siendo nuestro maI. Y para meditar se necesita la soledad. Huy momentos en que el consejo de los de- más no sirve para nada porque se necesita es la so- lución de nuestro propio intelecto. Huy momentos en los que uno tiene que dejar de actuar y dedicarse a pensar. Esa es la característica de los grandes perso- najes (pensemos en San Francisco, Colóru San Igna- cio, Bolíva4, Napo1eóru Newtort Pasteul, Beethovery Lincory etc.) ELLOS DEDICABAN MUCHO TIEM- PO SOLO A PENSAR. Es posible que muchos de los errores que come- temos se deban a que no nos damos la oportunidad d.e estar solos con Dios. Somos como un balón que se mueve de acá para allá todo el día, pero solo lleva cue- ro y...viento. PARA ESCUCHAR A DIOS SE NECESITA EL SI- LENCIO. (Aquel señor hablaba a larga distancia, pero junto a su teléfono tenía un radio a todo volumen. El interlocutor Ie dijo: «Hola, me gané la loteríar, y él res- ponde «Sentido pésame!» Cómo ¿por qué e da usted eI pésame por esta noticia?-... Pero no me dijo que «se 26 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO A murió la tía?... ). ¿Cómo queremos entender bien los mensajes que nos llegan de Larga Distancia, desde la eternidad, si no apagamos un poco eI ruido del mun- do con soledad y silencio?. 3) Después de Ia gloria del bautismo: la humilla- ción de la tentación. Los tres evangelistas primeros nos dicen que las tentaciones sucedieron luego de que Jesús fuerábautizado, y después de haber escuchado aquella voz gloriosa: «Este es mi Hijo muy amado, el preferido» Una de las grandes verdades de la vida es: que después de los momentos de gloria se producen cir- cunstancias de humillación. Y en estos momentos de reacción está el peligro. Es 1o que sucedió al profeta Elías: Con extraordinario coraje, Elías derrotó é1 solo a todos los numerosos profetas de Baal (por un au- xilio portentoso de Dios) en el Monte Carmelo (1Re- yes L8). Este fue el gran momento de gloria externa de Elías. Pero enseguida vino Ia reacción. La malvada rei- nalezabel 1o manda perseguir para matarlo. Elías tie- ne que salir corriendo para salvar su vida (lReyes L9) y el que se había enfrentado valerosamente a todos los énemigos de Dios, tiene que correr huyendo, y le llega el desánimo y desea morir. Es la ley de la vida: cuan- do uno llega con su poder de resistencia a una cumbre de gloria, se produce una caída en picada, que lleva al abatimiento. También con nosotros como con ]esús, el tentador aprovecha cuidadosa, sutil y hábilmente este estado del alma para atacarnos. Nos conviene estar de guar- 27
  16. 16. )- dia en aquellos momentos en que la vida nos lleva a situaciones de gloria y de triunfo, porque es en- tonces cuando estaremos en mayor peligro. Son los momentos en los cuales solo hay un recurso para sa- lir airosos de la prueba: recurrir a Dios, como lo hizo Cristo. «Orad para no caer en tentación, porque el es- píritu está prohto pero la carne es débil,r gsto 1o dijo quien experimentó las tentaciones en su propia vid4 y gozó de los triunfos que solo obtienen los que saben orar siempre, sin cansarse nunca de orar. 3) NO HACE FALTA VER AL DIABLO PATA PCT- cibirlo. En el castillo de Wartburgo en Alemania to- davía hoy les muestran a los turistas Ia mancha del tintero que se estrelló contra una pared, cuando Lute- ro quiso alejar al diablo que se Ie presentaba ante sus ojos. Pero no hace falta verlo. El poder más temible del demonio consiste precisamente en que es capaz de penetrar nuestras defensas exteriores y nos ataca en la misma interioridad de nuestros espíritus. É1 encuen- tra sus aliados y sus armas en nuestros pensamientos, en nuestra imaginación, en nuestro orgullo y nuestros deseos. 4) Y NO FUE ESTA tA ULTIMA VEZ QUE EL DIABLO ATACÓ A IESÚS: en Cesarea vuelve a ata- carlo por labios de Pedro cuando trata de convencer a Jesús de que no vaya a ]erusalén ni se deje crucificar. Y tiene que decirle a Simón lo mismo que dijo a Satanás en el desierto: «Apártatu de mi»» (Mateo 16, 23). En Getsemani el demonio trata de nuevo de disuadirlo 28 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO A para que abandone el camino de la Cruz. Nunca en Ia historia ha habido otra lucha contra la tentación como 1a que libró jesús en Getsemani. A VECES LOS CRIS- TIANOS SE DESANIMAN PORQUE se imaginaban que les iba a llegar una época en la cual descansarían en santa paz y ya no volverían a tener tentaciones, y en Ia que el poder del tentador ya habría sido derro- tado definitivamente. Jesús nunca IIegó a esa etapa. El evangelista dice que al irse el diablo en eI desierto, «se alejó hasta otr ocasión»r ![ü€: se retiró «por algún tiempo» (Lucas 4, 13). Y ahí 1o vemos que llega a ata- carlo hasta antecitos de morir. Jesús tuvo que luchar su batalla desde eI principio hasta eI final de su vida, y es por eso que puede y quiere ayudarnos a quienes no tendremos ni una sola época de nuestra vida sin pruebas y tentaciones. (W. Barclay). Et NOVICIO IUSIONADO: Un seminarista que principiaba su camino hacia la santidad, pidió al gran Sabio, San Isidoro de Sevilla (el que compuso el pri- mer diccionario que se ha escrito en eI mundo), que le diera unos consejos para vencer las tentaciones. San Isidoro Ie aconsejó los remedios que su sabiduría y ex- periencia le inspiraron. Un mes después vuelve el no- vicio y le dice: «¿Padre, no tiene otros remedios?» -Por qué, Ie dice el santo: ¿es que no has logrado vencer las tentaciones? «-Sí Padre. Vencerlas sí he logrado, pero es que 1o que yo deseo es: no tenerlas>r. -Ab exclamó el sabio, con un suspiro de tristeza: «Hijo mlo, tengo 29
  17. 17. 80 años y soy arzobispo, y las tentaciones no dejan de atacarme ni un solo día de mi vida». Pero 1o importan- te no es no tenerlas, sino: lograr vencerlas. «Las tentaciones te abandonarán en un momen- to preciso: te lo digo, con toda seguridad para que te consueles: las tentaciones te abandonarán un cuarto de hora después de que tus amigos y familiares dejen tu cadáver en el cementerio. (San Francisco de Sales). LAS TENTACIONES ATACARON A IESÚS CONTRA LAS CUATIDADES VTÁS NOTORIAS QUE TENIA. Porque poseía poderes muy especiales, por ese aspecto le llegaron las tentaciones. Fue como un <<no sé qué hacer con estos poderes sobrenaturales que tengo». Fue un "lJsar mis cualidades especiales para darme gusto, para lucirme, para materializarrne" . Hay una VERDAD ATERRADORA: nuestras ten- taciones nos vienen de nuestros dones. O sea, cada uno, según las cualidades especiales que tiene, por allí Ie llegarán sus más grandes tentaciones. ,.Cada cual tiene los defectos de sus cualidades, dijo el sabio an- tiguo. Así por Ej.,la persona que está dotada de atrac- tivos recibirá la tentación de satisfacer sus caprichos y encaminar todo hacia el darle gusto a su egoísmo y vanidad. La persona dotada de especiales cualida- des de mando recibe la tentación de tiranizar a los de- más y dominarlos a su antojo sin dar importancia a lo que opinen los otros. Quien posee una imaginación vi- 30 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO A va deberá soportar la agonía de tentaciones agobiado- ras, que una persona de poca imaginación nunca tiene que padecer. El que posee grandes dotes intelectuales sufrirá Ia tentación de encaminar todas sus cualida- des hacia su propio engrandecimiento y a conseguir fama, y no hacia eI bien d9 los demás. UNO DE LOS PUNTOS MÁS SOMBRÍOS PN LA TENTACIÓN ES QUE ES PRECISAMENTE EN NUESTROS AS- PECTOS FUERTES Y BRILLANTES DONDE MÁS NOS ATACA. Cada uno sufre las tentaciones de los defectos propios de las cualidades que tiene. UN ASPECTO MUY SIMPÁTICO: Nadie puede leer esta historia sin recordar un detalle irnportante: que la historia de las tentaciones la tuvo que narrar ]e- sús personalmente. Porque en el desierto Jesús estaba solo. La conocemos porque el mismo Jesús se Ia contó a sus discípulos. Aquí tenemos a Jesús narrándonos su autobiografía. Debemos acercarnos a esta historia con una reverencia particular y únic4 porque en ella Jesris nos está contando sus propias experiencias espiritua- les. Es la más sagrada quizá, de todas las historias de Jesús, y nos está diciendo a cada uno qué pruebas de- bió soportar nuestro Maestro, y que É1 está en condi- ciones de ayudar a todos los que sufren tentaciones, porque en su vida también las tuvo que soportar. Nos narra los conflictos que padeció en su espíritu para in- vitarnos a pedir su ayuda cuando los conflictos lle- guen también a nuestro propio espÍritu. 31
  18. 18. DILE A ESTAS PIEDRAS QUE SE CONVIERTAN EN PAN. En el desierto hay muchas piedras que pa- recen panes. Las piedras por si mismas ya sugerían la tentación de hacerlas pan. Es la tentación de usar los propios poderes y cualidades egoístamente para su propio beneficio, y esto es precisamente 1o que Jesús siempre se negó a hacer. Es nuestra tentación de cada día: usar egoístamente nuestros dones y cualidades. Cada día nos pueden llegar dos preguntas: ¿Cómo puedo aprovecharme de este don para beneficiarme a mí mismo? O ¿Cómo puedo usar mis dones para be- neficio de los demás? Tengo tal o cual cualidad: Buena voz para cantal, habilidad para negocio, la mecánica, la electricidad" o para conducir carros, o para hacer ri- cas comidas o bordar, etc.. Uno dirá: «si estas cualida- des las ejercito pero solamente si me pagan por ello o si con ello obtengo honores, si no, no)>. Otro dirá: «Es- tas cualidades las recibí para bien de otros. Así que, tengo derecho a ganar dinero por medio de ellas, pero también tengo que emplearlas muchas veces en favor de terceros sin cobrar nada por ello». No hay hombre o mujer en el mundo que no sienta Ia tentación de em- plear sus dones y cualidades sólo en beneficio propio. IEsús ESTABA ESCoGTENDo EL uÉroDo QUE IBA A USAR PARA SU APOSTOLADO Y aquí se le presenta uno muy fácil y atractivo: llenar los estómagos. Persuadir ala gente a que le siguiera, dándoles pan y bienes materiales. (Afortunadamente éI era buen sicólogo y conocÍa que el que ya arregLó 32 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO A su situación material y no tiene preocupaciones por alimentación, casa, estudios y salud, por 1o general se materializa como un ternero gordo y no vuelve a pen- sar en el Reino de Dios, hasta que una grave necesidad lo vuelva despertar de su materialismo). Darles pan era curar las consecuencias de Ia cri- sis de alimentos, pero Jesús quería ante todo curar las causas: el pecado, Ia holgazanería, la injusticia. ]esús sabe que una persona puede estar harta de pan y alimentos sabrosos y sin embargo sentirse va- cía espiritualmente, porque hay un hambre espiritual que ninguna comida material puede llegar a satisfa- cer. <<No solo de pan vive el hombre sino de toda pa- Iabra que viene de la boca de Dios» (Deuteronomio 8, 3). La única manera de poseer una satisfacción plena es aprender a depender totalmente de Dios. rÁNznTE DESDE tA PARTE IvTÁS ALTA DEt TEMPLO: era la tentación de los falsos Mesíasi de- jar boquiabierto al pueblo con sus hazañas y así 11e- varlos a qué los siguieran. Pero todo lo maravilloso es provisional. Es pan parahoy y hambre para maña- na, a no ser que sea un signo que se hace por eI bien de otros. SoIo esa clase de maravillas hará ]esús: curar enfermos, echar demonios, calmar tempestades, resu- citar muertos. Pero maravillas por solo brillar no las hará jamás. Lo que hoy es sensacional puede ser or- dinario el año entrante. Una predicación que se basa solo en lo sensacional, llega al fracaso. <<No pondrás a 33
  19. 19. prueba al Señor tu Dios», o sea que no es lícito tratar de averiguar hasta dónde es capaz Dios de ayudar- nos/ solo por experimentarlo. Eso de exponerse al peligro, es perecer en é1, si se hace sin causa grave. Dios espera que los seres huma- nos acepten riesgos por cumplir sus mandamientos, pero no ha prometido venir en auxilio de los que se exponen al peligro por solo lucirse ante los demás. La fe que necesita vivir viendo maravillas no es fe verda- dera. Fe es creer sin ver. Dios no obra con algarabía, sino calladamente, y ayudando a sus amigos, minuto por minuto, pero sin sensacionalismos inútiles. TODO ESTO TE tO DARÉ SI POSTNÁNNOTE ME ADORAS. Llega el demonio un poco tarde, porque ya Dios, muchos siglos antes le había prometido: «Píde- rne y te daré por herencia las nacionesr 5r coÍro pose- sión tuya el mundo entero>> (Salmo 2). Pero al enemigo le interesa negociar: «Hagamos una componenda: en- ' tendámonos entre los dos: no hagas que las exigencias de tu predicación sean demasiado elevadas. Permite que sea posible conciliar tu predicación con las doctri- nas materialistas que corren por el mundo; deja que el pensarniento de la gente siga dirigido solo en direc- ción horizontal, sin elevarlo tanto hacia eI cielo, y en- tonces: ahÍ tendrás mi colaboracióru y con mi ayuda te seguirán las multitudes de todo el mundo». La tercera tentación puede haber consistido en querer disminuir la pureza del Evangelio/ en querer disminuir las duras exigencias de la predicación de PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO A Jesús, en un mundo que huye a todo lo que le cues- te sacrificio y autonegación. Es la tentación de querer. avan'zar corno el cangrejo, de lado, casi más para atrás que para adelante. Es Ia tentación de querer cambiar el mundo mimetizándose, haciéndose como el mun- do. Pero ]esús le contestó con franqueza: <<Solo a Dios adorarás y servirás» (Deuteronomio 6).]esús estaba perfectamente seguro de que jamás poclremos derro- tar al mal si empezamos haciéndole concesiones, y desde este momento estableció el carácter insoborna- ble del cristianismo, que no viene a descender hasta el bajo nivel materialista del mundo, sino que trata de elevar al mundo hasta su propio nivel espiritual. No hay componendas con las teorías mundanas. El cris- tiano tiene que vivir en el mundo, pero sin mimetizar- se con el mundo. (W. B.). HA LTEGADO LA CUARESMA.: Los 40 días en preparación al Viernes Santo y alaPascua gloriosa de la Resurrección de ]esús. 40 días en recuerdo de los 40 que ]esús pasó ayunando y orando en eI desierto. En cada uno de estos días nos pide la Iglesia una ora- cióru un sacrificio, una obra de caridad. Será entonces Ia más preciosa preparación para la Pascua del Señor. LA PASCUA EXIGE PREPAITA.RSE: y la mejor preparación será tratar de convertirnos. Para este oI iSu ')<
  20. 20. I I I I I I tiempo Ia Santa Iglesia recomienda la lectura diaria de una página del Evangelio, hacer visitas al Santísimo. Sacramento, rezar eI Viacrucis, pensar en Ia Pasión de ]esús, pero sobre todo: Vencer como ]esús, las tenta- ciones que el enemigo espiritual nos ya a traer. Para ello nada mejor que alimentarnos con la Palabra que sale de la boca de Dios. No dejemos pasar un solo día sin leer una página del Santo Evangelio. LAS TENTACIONES LLEGARÁN UECESARIA- MENTE. A Cristo también le llegaron. EI egoísmo, Ia lujuria, el orgullo, vanidad y deseo de apareceq, Ia gu- la en el comer y en bebet, etc. son lazos que pueden aprisionarnos y paralizarnos en el ascenso a la santi- dad. Las tentaciones vienen para que demostremos a Dios qué tanto es el amor que le tenemos. H.AZ LO QUE PUEDAS (con tu esfuerzo personal) Y PIDE A DIOS LO QUE NO PUEDAS (con tu oración) En China enseñan una canción a los niños y se Ia hacen repetir muchas veces hasta que la graben para toda 1a vida: «Luchar; volver a luchaq, no deiar de lu- char, y al fin vencerás». LA MÁs pELIGRosA TENTACTÓN ES: Ia que buscamos al meternos en ocasiones peligrosas (ese cine para mayores de L8, esa discoteca, esa revista, esa amistad, esa cantina, etc.). Ya tenemos bastantes tentaciones de por sí; ¿Para qué irnos a buscar todavía más? El que se expone al peligro, en él perece. 36 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO A NUESTRO PODER AUMENTA EN LA LUCHAV y en Ia tentación se sabe 1o que cada uno es capazt Pero hay que usar siempre las armas que usó ]esús: oracióry sacrificio, Palabra de Dios. IESÚS NOS ENSEÑA: que tratar de arreglarlo to- do mágicamente como por milagro (convertir piedras en pan) es desconfiar de la Providencia de Dios que nos irá ayudando día por día y hora por hora a resol- ver nuestras dificultades. Nos enseña que no vino a convertir piedras en pan sino pecadores en hiios cle Dios; que no vino a llenar de alimentos los estómagos, sino de buenas ideas de salvación los espíritus. NOS ENSEÑA QUE HAY UN MODO MUY FÁ- CIL DE CAER EN LA TENTACIÓirI: dejarnos llevar de la fiebre por conseguir bienestar material, o fama o dinero. Esto, según dice San Pablo, ha llevado a mu- chos a toda clase de desastres físicos y espirituales. Porque si se le da eI primer puesto a conseguir bienes materiales, satisfacción de los sentidos, deseos del or- gullo y avaricia del dinero, se aparta el pensamiento de Dios, de la eternidad, y de las exigencias de la fu, y el alma perece por falta de aquel oxígeno que se llama: Vida Sobrenatural. CUIDADO CON LA IDOLATRÍA: querer adorar fal- sos dioses: el dios que se llama «satisfacción de los senti- dosr. EI dios ,.popularidad" (que ataca a tantas personas espirituales): ser conocidos, admirados..., ]esús en vez L. 3l
  21. 21. de lairzarse descle lo más aXta del templo para ser aplau- elido, se lanzó a lo más alto de la cruz, para ser bur- lado, pero Dios que eleva a los humildes, le dio un nombre que está sobre todo nombre (Filipenses. 2). EhI ESTA I-XJCFIA NUNCA ESTAREMOS SOTOS; nos sentiremos acompañados si pensamos que Dios está con nosotros y que EI nos presta su fortaleza. Y " ¿Si Dios está con nosotros, quién podrá contra no- sotros?" (Rm. S). IA,S TENTACTONES Según San Marcos ¡to sot-o DE PA¡ü VTVE T,L HOA/TBRE, 5/}TÜ ÜE,TÜDA T}AI-AffiÍEA ALffi SALE DELABOCA DEDTÜs, (tVtñt,4) 38
  22. 22. Primer Domingo de Cuaresrna Ciclo B1n ii. i.r,.r.i..:i n. -.n,:tjri .i ,r:r.:ii .;.f,.:,..f r;.., i... i. ,:.,:;.,' PRIMERA LECTURA: PACTO DE DIOS CON ttOÉ. Génesis 9,8-15. Dijo Dios a Noé y a sus hijos: «Yo hago un pacto con vosotros y con vuestros descendientes: el diluvio no volverá a destruir la vida; no habrá otro diluvio que devaste la tierra». Dios ha permitido que se desataran los cataclismos naturales en contra del ser humano, pero ahora le promete que una tragedia de tal magni- tud no volverá a suceder. El Dios guerrero ha colgado sus armas de la pared y promete que en adelante no atacara a su criatura de una manera tan fuerte. Quiere vivir cómo ,,un aliado>r, de ahora en adelante. Esta es la señal del pacto que hago con vosotros, para todas las edades: pondré mi arco en el cielo co- mo señal de mi pacto con la tierra. Cuando traiga nu- bes sobre la tierra aparecerá en las nubes el arco y recordaré mi pacto con vosotros, y el diluvio no vol- verá a destruir los vivientes. Dios se hace presente en el ritmo vital de la natu- raleza. El viento y eI huracán son sus mensajeros. La tempestad es ejecutora de sus órdenes. El relámpago su flecha temible. EI Arco Iris nos recuerda su deseo de ser siempre amable con sus criaturas. Dios nos in- vita a fijarnos en su Arco para recordar su amor y su bondad, y su alianza. 40 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO B El Arco Iris es un fenómeno físico cargado de belleza y simbolismo. La Biblia le da un significado espiritual: el pacto de Dios con los seres humanos. Después de Ia tormenta todo se serena. El aire es más limpio y transpa- rente. Se respira hondo y huele a tierra nueva... Después de haberse mostrado disgustado, Dios perdona, bendi- ce, olvid4 y el alma siente uruapaz alegre y reposada. Ahora cuando hacia el cielo sube Ia nube negra de nuestros pecados pidiendo castigos a la justicia de Dios aparece el Divino Arco Iris, Jesucristo, con su Encarna- cióru Pasióry Muerte y Res rreccióry y obtiene del Pa- dre Celestial que no nos castigue como merecemos, que aleje de nosotros los castigos que merecen nuestros pe- cados, y que recordando su bondad y su misericordia se apiade benigno de nosotros débiles pecadores. Bendito sea Cristo que no deja jamás de interceder por nosotros. SALMO 24: Tus sendas son misericordia y lealtad para quienes guardan tu alianza. Este salmo 24 es especialmente hermoso. Conviene leerlo con frecuencia. Es un canto a Ia misericordia y bondad de Dios con el pecado. Ojalá 1o leyéramos co- mentado en el hermoso libro «Los Salmos Explicados» de Sálesman. SEGUNDA TECTURA: De la Carta de San Pedro. 3, L8-222 Hermanos: Cristo murió por los pecados; una vez para siempre. El inocente por los culpables para con- ducirnos a Dios. 4I
  23. 23. Es eI Pastor que ha muerto por sus ovejas, para po- derlas hacer llegar a su destino ideal: la Patria Eterna. Lo mataron, pero por el Espíritu Santo que lo re- sucitó, fue a visitar a los espíritus encarcelados que desde tiempos de Noé se salvaron. Esto es 1o que la Iglesia nos hace afirmar en eI Cre- do cuando decimos: «Descendió a los infiernos». No fue aI infierno de Satanás, sino a visitar a las gentes buenas de todos los tiempos antiguos, que esperaban la muerte de Cristo para poder entrar al cielo, cuyas puertas habían quedado cerradas desde el pecado de Adán y se abrieron cuando Jesús, diciendo ..Padre en tus manos encomiendo mi espíritu», expiró en a cruz. Fray Luis de Granada exclama: «Al verlo llegar, Adán y Eva se alegran pues sus descendientes han quedado purificados de su gran pecado. Abraham re- conoce en El el cumplimiento de todo 1o que Dios le prometió parasu descendencia. Moisés ve cumplida en Jesús su gran profecía: «Dios os enviará después de mí un gran profeta». David, Isaías, Ezequiel, Daniel y Ie- remías saltan de gozo al ver cumplidas en ]esús todas las admirables profecías que ellos escribieron muchos siglos antes de que É1 viniera al mundo. Juan Bautis- tA San Iosé, San Joaquíry Santa Ana y todas las santas mujeres del Antiguo Testamento se alegran al sentir la llegada de quien les guiará ahora a la Patria Eterna del cielo, y Noé y sus hijos ven en ]esús el verdadero Arco Iris que después de Ia ira de Dios viene a decirnos a to- dos que el Creador nos perdona y quiere hacer lapazrr. 42 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO B EVANGELIO. San Marcos 1, L2-15 LAS TENTACIONES: El Espíritu empuió a )esús al desierto. Se quedó en el desierto 40 días permitiendo que Satanás le trajera tentaciones. Vivía entre animales salvajes y los ánge- les le servían. Lo primero que dice aquí San Marcos es que el que lo llevó al desierto para su hora de prueba fue el Espí- ritu Santo. Ese mismo Espíritu que bajó a EI en forma de paloma en el día del bautismo es el que lo empuja ahora aI desierto a que sufra la prueba. En el momen- to de Ia tentación es donde se manifiesta qué tanto es el amor que tenemos al Padre Celestial. También a nosotros el Espíritu nos hace pasar por caminos por donde nos atacan las tentaciones, no co- mo un castigo, sino para hacernos fuertes y paradarnos ocasión de manifestar qué tanto es el amor que senti- mos por nuestro Dios. No son pruebas para arruinárnos sino ejercicios para formarnos fuertes atletas de Dios. Estamos quizás en equipos de segunda categoría en lo espiritual y Dios quiere hacernos pasar a sus escua- drones de primera clase. Pero para ello tiene que for- tificarnos con pruebas duras y costosas. Estas serán siempre para nuestro bien y no para nuestro mal. 40 días estará ]esús en Ia soledad del desierto... El mismo tiempo que estuvo Moisés orando y ayunan- do en el Monte Sinaí hasta que vino Dios a enviarlo al mundo con su mensaje admirable. 43 L-
  24. 24. Permitiendo que Satanás le trajera tentaciones: Satanás significa en hebreo: el enemigo del alma, el adversario de la salvación. Tratará de impedir que ]e- sús se dedique exclusivamente a conseguir la Gloria de Dios y el bien de las almas, y le va a sugerir que más bien se dedique a conseguir gloria para si mismo y a llenar eI estómago y la cartera de los que le sigan. Pero ]esús 1o vence y 1o hace salir huyendo. También a nosotros nos atac rá con esas mismas armas: tratar de que en la vida solo busquemos lo que agrada a nues- tro orgullo y vanidad y que en vez de tratar de sal- var eI alma y dar gloria a Dios, lo que busquemos sea saciar el vientre, llenar la cartera y cuidar solamente de este cuerpo que se acabará en un sepulcro. Quie- ra Dios que a imitación de Cristo , jamás nos dejemos vencer por el tentador Dios permitirá siempre que tengamos tentaciones. Por eso Jesús en Getsemaní no les dice a los apósto- Ies: ..Orad para que no tengáis tentaciones>>, sino más bien: .,Orad para que no caigáis én la tentación>>. La tentación llegará irremediablemente en todas las eda- des de la vida, y cuando se va una, llegará otra. Pero si oramos no sucumbiremos. Y si caemos nos levantare- mos y seguiremos luchando. Lo importante en la bata- lla no es no ser herido, sino terminar victorioso. El espíritu está pronto. Optima es la voluntad. Pe- ro la sensibilidad, las pasiones, los siete pecados capi- tales tienen sus exigencias y podemos sucumbir. Por eso ]esús insiste diciendo: «Orad». La oración hará 44 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO B que Dios nos conceda la fuerza suficiente Para resistir á la tentación que É1 ha permitido que nos sobrevenga (Cardena1 Gomá). Vivía entre los animales salvaies: En el desierto ha- bitaban eI leopardo, el oso, el iabalí y el chacal. Qué hermoso imaginar como aquellas fieras salvajes se muestran amigas de Jesús. Es un detalle del cumpli- miento de la profecía de Isaías en la cual anuncia la gran paz qlJe reinará en los tiempos mesiánicos aun entre los seres que menos confianza se tienen (Is. 11). Si algunos Santos como San Isidro Labrado4, San Fran- cisco de Asís, y San Martín de Porres llegaron a trabat, tan amable amistad con los animales, ¿qué sería ]esús, el mas perfecto exponente de la amabilidad, de Ia dul- zLtÍay de la mansedumbre? Aquí los animales 1o esta- ban reconociendo antes que los hombres. Y los ángeles le servían En toda Ia Biblia se narra como Dios envía a sus ángeles a proteger y ayudar a sus elegidos. Tobías fue ayudado por eI ángel San Rafael. Cuando Daniel estu- vo en la cárcel, entre los leones, Dios hizo que un án- gel llevara por los aires, de los cabellos, a un hombre a que le llevara el alimento, que portaba Para los obre- ros de una finca. EI bellísimo Salmo 90 nos narra como Dios ha dado orden a sus ángeles Para que protejan y ayuden a su elegido. Consuela pensar que también para cada uno de nosotros han recibido los ángeles una orden de Dios: 45
  25. 25. ayudarnos, servirnos, defendernos y Consolarnos.. ¡Dios sea bendito! LAS TENTACTONES DE IESÚS (Thiriet): ¿DE pÓ¡¡on pRovENÍa¡¡ LAS TENTACTo- NES? Las tentaciones fueron completamente prove- nientes del exteriot, de Satanás. Del interior de Jesús no podía provenir tentación alguna (San Gregorio). ¿POR QUÉ Et DEMONIO SE ATREVE A TRAER- LE TENTACIONES? Porque no sabía con certeza que fuera Dios. Había oído las palabras «Este es mi hijo amado, en el Iordáru y 1o había visto ayunar cuaren- ta días, pero ahora al notar que padece hambre, duda que sea Dios. ¿CUARENTA »ÍAS SIN COMER? Vivía solo de la vida espiritual. De la contemplación. Durante es- tos éxtasis podían estar suspendidas milagrosamente en É1 las necesidades corporales de comer y beber. Es propio del éxtasis absorber la vida material. IESÚS SE RETIRA At DESIERTO: Se retira de los hombres para hablar de ellos con Dios. Vino pa- ra enseñar1es a triunfar del mundo y sus concupiscen- cias, y se retira para ayunar y pasar hambre. Vino paru enseñarnos a triunfar de las tentaciones del demonio y se retira para sufrir esas tentaciones. ¿QUÉ NoS ENSEÑA LA PRIMERA TENTACIÓruI a) Que los intereses del espíritu deben prevalecer sobre las necesidades del cuerpo. 46 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO B b) Que nuestro principal alimento debe ser cumplir la voluntad de Dios, expresada en sus Palabras. c) Que debemos confiar completamente en Ia Divi- na Providencia que sabe 1o que necesitamos, aun antes de que se 1o digamos. ,La primera tentación es ESCOGER EL CAMINCI FACIL Y MAS COMODO en vez de escoger eI cami- no de las dificultades y humillaciones. En vez de ir a una casita no muy lejana y pedir algo de comer, y exponerse a un regaño o a que le impusieran un ofi- cio humillante para ganarse ese alimento, más bien: echarle una bendición a las piedras y convertirlas en Panes. Tratar de usar su poder de hacer milagros para convertir piedras en pan hubiera sido desconfiar de la Providencia de Dios, que alimenta a las aves y cui- da de las flores, y sabe que una persona vale mucho más que muchas aves. Si ]esús convirtiera las piedras en pary al instante le seguirían los epulones del mundo, jurando creer en é1, pero en realidad buscando solo aprovecharse de ese pan. Huy que seguir a ]esús aunque esto nos cueste pri- vaciones materiales, porque el premio que ÉI promete es inmensamente grande. Napoleóry Bolíva4 Aníbal y otros grandes generales decían a sus militares: .,Ahora tendrán hambre, sed, frío, humillaciones y sacrificio, 47
  26. 26. t,' pero después de la victoria, habrá abundancia, gloria y honores para los vencedoresr. Ellos cumplieron lo que prometían a sus soldados, y Cristo cumple y cum- plirámil veces más. Ahora tentación de hambrey f.al- ta de 1o que agrada, pero después, gloria sempiterna. ¿QUÉ NOS ENSEÑA LA SEGUNDA TENTA- CION? a) A no exponernos temerariamente a peligros y ocasiones sin necesidad grave. Ya sabemos que en estos casos solo se sale victorioso por un milagro de Dios. Y fi no reparte milagros a loi que andan-desa- fiándolo para que los haga. ¿De qué Ie sirvió a Pedro exponerse al peligro en Casa de Caifás? b) A no emprender obras demasiado difíciles para satisfacer el orgullo y el prurito de figurar (si es sola- mente para gloria de Dios y bien de las almas, sí hay que ser audaces, como lo fueron los santos). Desconfie- mos de las soluciones extraordinarias y de los hechos espectaculares. Todo lo espectacular es provisional. Mayor bien hace a su comunidad una hormiga traba- jando silenciosamente hora tras horar QUe el desequili- brado haciendo explotar clamorosamente un almacén. Huy un espeiismo: querer aparecer ante los demás. Querer dejarlos boquiabiertos... lánzate desde la parte más alta del Templo.. . y te aplaudirán... Es la TENTACIÓN DE LA POPUTARIDAD: que ataca a tantos apóstoles, a tantos líderes, a tantas per- sonas generosas: querer ser populares, conocidos, ad- mirados. «Si lo que busco es el aplauso de la gente, ya no soy sierao de Cristo» decía San Pablo. Tanto Ie gustó es- PRIMER DOMINGO DE CUARESMA. CICLO B ta frase a San Luis Beltrán que la mandó escribir en Ie- tras grandes sobre la entrada de su habitacióry para no dejar de recordarla. En el apostolado Ia tentación frecuente puede ser: ponerte a ti como centro, y no a Dios y su gloria (Duff). Fue Ia tentación de Adán: colocar como centro de su vida: no a Dios y sus mandamientos, sino a sí mismo y sus caprichos y su egoísmo. Recordemos: |esús en vez delanzarse desde 1o más alto del Templo para ser aplaudido, se lanzó a 1o más alto de la cruz, para ser burlado, pero Dios 1o exaltó y le dio un nombre sobre todo nombre. ¿Y LA TERCERA TENTACTÓN? Tener mucho. Mandar mucho, aunque haya que adorar aI pecado. Eso se llama: ambicióru avaricia. San Pablo dice que muchas personas llegaron a los más profundos abis- mos de miseria y perdieron la paz del alma, por su ambicióru por su avaricia, por tener demasiado d'eseo de dinero. ES LA MODEnNA IDOLATRÍ¡.: el que- rer cambiar a Dios, por falsos dioses: Casa, automó- vil, finca, almacén, lujos, aparatos finísimos,... aunque haya que adorar noche y día al enemigo del alma. <<A cuántos ha perdido la aaariciA»», dice la Sagrada Biblia (L Timoteo,5, L0). Debiéramos decir con Salomón: Señor que ni me sobre ni me falte. Porque si me sobra me olvido de TI y si me falta me desespero» (Proverbios 30, 8) 48 49
  27. 27. tr-AS TE}ü'IB.CIOIVES X-LEGAN Y LLEGARÁ}{: La tentación suele arreciar cuando nos acercamos más a Dios, porque Satanás presiente que nos pier- d. y que nos le independizamos. La tentación es una ..prueba de Diosr>, pdra que, más libre y más respon- sable y meritoriamente nos adhiramos a su Santa Vo- luntad y nos apartemos del mal. EN ESTA LUCHA EL HOMBITE NO ESTA DESPROVISTO DE AYUDA: la primera es la oración. Si pensamos que Dios está con nosotros/ nos sentiremos ACüVII'ANADOS POR OUNT]NI E5 tr-,A h{ISR4A F'OI{T'A-LF,,T.A" [. ü ¿,r$i 1_li,áii ¡] p rx jtü Ci¡, ;,1,t es . ,,i1 r.l [)rl'-] {ii¿ I [-i i ii;tli (,:';-],1 orgullo, La, ira y peÍeza. Ü¡aiiaL Li-: c[r:iemgá.ir] Crri ;uqi,ae]].;e Xreticirln: <<No nOs de- jes caer en la tentación>>, f la digas dos o más veces,, despacito, de vez en cuando. (San Francisco de Sales). i En Cuaresma ya no se trata del Niño encantadorp, del pesebre que nos invitaba a adorarlo, sino del Ca-F pitán Valeroso del desierto que nos dice «por el cami- no de las dificultades que yo tuve que recorre¡, tendré; que pasar también vosotros, pero el premio que yo he logrado, lo lograrán también los que me siganr. NTA A "TESTJS te ri.}rt;r c¡ ep u r*g fio [[ ]l()f,i s iteü e avarícia, envi dia, lrj uria, Pe- i gu-' i I I I TTE, 50
  28. 28. Frimer Domingo de Cuaresma i'.,i,.4.:i- i!,,1i..;.á;*:i:: t:,::i ¡:É¡!:i: :;,,; t,'.j:.:,ii: ,.i;ii !;,.:;¿":,. PRIMERA LECTURA: Deuteronomio 26, 4-10. Al colocar el sacerdote la ofrenda de tus primicias sobre el altar dirás: Mi padre fue un arameo erran- te que baj6 a Egipto y se estableció allí con unas po- cas personas. Pero luego creció hasta convertirse en ur.a taza grande. Potente y poderosa. Los Egipcios nos maltrataron y nos impusieron dura esclavitud. Clamamos al Señor Dios de nuestros padres y el Se- ñor nos escuchó y miró nuestra opresión y nuestra angustia. El Señor nos sacó de Egipto con mano fuer- te y brazo extendido. Nos trajo a este sitio y nos dio esta tierra que mana leche y miel. Por eso traigo aquí los primeros frutos (las primicias) del suelo, que Tú Señor me has dado». El Deuteronomio es un libro impresionantemente hermoso, cuya elocuencia es difícil de superar. Esta página es una muestra de ello. Los profetas enseñan que uno de los mejores mo- dos de aumentar en nosotros eI amor hacia Dios es recordar los favores que nos ha hecho y los peligros de los cuales nos ha librado. Los Israelitas lo hacían espe- cialmente cuando iban al templo a ofrecer los prime- ros frutos recogidos en sus campos, las primicias. PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO C Esta es una «Profesión de fe" del israelita. Recono- ce que sus antepasados eran Paganos y que sus padres fueion esclavoi de países extranjeros, y que si ahora tiene eI don formidable de la verdadera fe y de Ia Ii- La fiesta por excelencia de las «primicias, era la fiesta de Pentecostés, 50 días después de Pascua' En ese día los fieles iban al templo a ofrecer al Señor 1o hasta hambre. s2 53
  29. 29. SALMO 90: Para la explicación de este hermoso salmo recomendamos leer el bello Libro: «Los Sal- mos Explicados>r, de Sálesman. Es muy interesante SEGUNDA LECTURA: De San Pablo a los Roma- nos: L0,8-L3. La Escritura dice: <<La Palabra está cerca de ti: la tienes en los labios y en el corazón». Se refiere al mensaje de fe que os anunciamos. San Pablo cita una frase del Deuteronomio (30,14) «La Palabra del Señor está cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para que la pongas en práctica». Allá Moisés aludía a la Palabra que Dios había dado en sus Manda- mientos de Ia Antigua Ley. Aquí San Pablo se refiere so- bre todo a los Mandatos que Cristo nos ha dejado en su evangelio. Afortunadamente estos mandatos los tene- mos siempre muy cerca de nuestros labios y de nuestro corazón. Basta abrir Ia Sagrada Biblia para recordarlos. «Porque si tus labios profesan que |esús es el Se- ñor y ta corazín cree que Dios lo resucití,te salvarás». Pocas frases que llenen tanto de ánimo y de esperan- za como ésta. Profesar que Jesús es el Señor: Esta es la expresión que distingue a los cristianos de los judíos y de los paganos. Los cristianos profesamos que «Jesús sí es el Señol, el Hi- jo de Dios exaltado a la derecha del Padre, y Dios como É1, y Rey de Reyes y Señor de Señores». En cambio los ju- díos y los incrédulos no aceptan esta gran verdad. 54 PRIMER DOMINGO DE CI'JARESMA - CICLO C Es el Señor. Kyrios, se dice en griego' id.ioma en el cual escribió San Pablo' Kyrios significa-«jefe Supre- ;;i y era el nombre que los pagalos l.e daban a cada ,r.,o áu sus d.ioses (poifl', Kyrios Ze'rc) y lo-s romanos ui n*p"tador. Decir que |esús es Kyrios' el Señor' es .o.rrpárurlo con 1o qué es un dios para los paganos/ y ;i Ei.p"rador puruiot romanos, o sea' concederle el ptiÁ""itimo lugar en importancia en Ia vida y decla- Iu. qr" se está áispuestoa obedecerle y reverenciarle hastá 1o máximo Posible. Creer que Dios lo resucitó. Esto es esencial para el cristiano. Ñuestro jefe no está muerto' está vivo' y vi- ve para interceder Por nosotros' Si tus labios profesan: no basta con creer en 1o inte- rior; hay que mánifestar con palabras 1o que creemos' NosoloDios,sinotambiénnuestrossemejantesdeben darse cuenta de que sí creemos que Cristo es señor y que está resucitado. Por. la fe del cotaz1nllegarnos a la santidad, y por la profesión de los labios a la salvación' En eI camino hacia la santidad no podemos fraca- sar d.efinitivamente si con toda fe nos refugiamos en Ios poderosos btazos de Dios' (Marden)' «A quien se declare en favor mío, delante de la gen- te de este mundo, Yo me declararé en su favor delan- te de mi Padre y de sus ángelesr, prometió ]esús. Aquí 55
  30. 30. se cumple esto que viene diciendo el Apóstol: la pro- fesión de fe de nuestros labios nos lleva a la salvación. Dice la Escritura: <<Nadie que cree en É1, quedará defraudado». Es una alusión a la frase de Dios en Isaías (Is. 28,16): Dice el Señor: «He aquí que Yo pongo como funda- mento en Sión una Piedra elegida y quien tuviere fe en ella no quedará defraudado ni vacilará». Esta frase que San Pablo nos trae a la memoria es verdaderamente entusiasmante: Nadie que crea en Jesucristo quedará defraudado. Quedar defraudado es no obtener lo bueno que se esperaba conseguir. Es quedar frustrado y no conseguir los buenos efectos que se buscaban. El apóstol, repitiendo a Isaías, nos asegura que esto jamás le sucederá a quien de veras crea en ]esucristo. Creer en ]esús será siempre el mejor negocio del mundo. No hay distinción entre judío y griego, «pues uno mismo es el Señor de todos, generoso con todos los que lo invocan»>. Parece estar recordando el bellísimo Salmo 1,44: El Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas.., etc. Cuando uno lee una frase como esta, o medita en el Salmo 102 o en eI 1,44, no puede menos de sentirse ale- gre aI saberse amigo de un Dios extraordinariamen- te bondadoso con los que 1o invocan y en Él confían... 56 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA. CICLO C Pues todo el que invoca el nombre del Señor se salvará. Esta es una profecía hecha varios siglos antes por el Profeta Joel (Cap. 3) «Cuando el Señor derrame su Espí- ritu sobre sus fieles, sucederá que todo el que invoque el nombre del Señor se salvará». San Pedro en su sermón del día de Pentecostés (Hechos 2,21) recordó al pueblo que esto estaba prometido ya por Dios para el tiempo en que enviaría al Espíritu Santo sobre sus fieles. Esta noticia es sumamente consoladora para no- sotros los creyentes. Si invocamos el nombre del Se- ñor nos salvaremos. Pero, eso si, con Ia condición que Cristo señalo: que nuestra vida no sea una negación de 1o que creemos o rezamos. Porque si invocamos el nombre del Señor pero seguimos cometiendo malda- des sin corregirnos en serio, nos puede suceder aque- llo tan trágico qué Jesús anunció: «Algunos me dirán: en tu nombre obramos.. YYo les responderé: <<,Alejaos de Mí, no os cot ozco, porque os dedicasteis a la maldad»> (S. Lucas 1.3,27). EVANGELIO: San Luc as 4,1L-L13 LAS TENTACIONES DE IESÚS. |esús, lleno del Espíritu Santo volvió del |ordán, y durante 40 días el Espíritu lo fue llevando por el de- sierto, mientras era tentado por el diablo. En la vida de Jesús hay ciertos momentos claves, y este es uno de ellos. Jesús está por comenzar su cam- 57
  31. 31. paña de evangelización. Antes de empezar lut:ra cam- paña todo líder debe estudiar bien los métodos que va autilizar. Jesús los estudia detenidamentez pero tam- bién Satanás Ie presenta otro método de procede4, to- talmente equivocado, el cual es rechazado totalmente por Cristo. Su método preferido no será llegar a la me- ta por medios espectaculares y fáciles que deslumbran pero no cambian a nadie, sino salvar por medio del su- frimiento, de la pobreza,la paciencia, la mansedum- bre,la humildad y la cruz y un gran amor a Dios y al ser humano. Jesús se sabe dotado de poderes excepcionales; sin estas tentaciones no le habrían llegado como vinieron. A nosotros no se nos ocurrirá la idea de convertir pie- dras en panes, porque sabemos que no 1o podemos hacer. Ni se nos ocunelanzarnos desde una torre aba- jo, porque estamos completamente seguros del porra- zo apachurrador. Estas tentaciones le llegaron a un ser dotado de poderes totalmente extraordinarios, y que tenía que decidir qué hacer con ellos y cómo emplear- los para su apostolado. Lo fue llevando por el desierto: al sur de Palestina, entre ]erusalén y eI Mar Muerto. Las colinas son co- mo acumulaciones de polvo. El suelo suena a hueco y las piedras parecen recién salidas de un horno. Huy precipicios de 400 metros. Todo es desolación. Sole- dad, quietud. EI Espíritu Santo lo lleva allí a meditar. Dios había prometido: aI alma preferida la llevaré al desierto y Ie hablaré. 58 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO C Dile a esta piedra que se convierta en pan. Jesús está pensando en las técnicas que empleará para ganar a las gentes para Dios. EI Diablo Ie propo- ne: «Si quieres que la gente te siga utiliza tus poderes maravillosos para darles bienes materiales». Le estaba sugiriendo que sobornara las voluntades con regalos materiales para que le siguieran. Jesús le responde con una frase del Deuteronomio (Dt. 8, 3). «No sólo de pan vive el hombre». Quiere decir que el oficio principal del cristianismo no es aumentar los bienes materiales de la gente, aunque nunca la iglesia dejará de luchar por obtener que las gentes tengan unas condiciones materiales mejores y porque haya justicia social. Pero el oficio principal de Ia doctrina de Cristo será obtener que cada uno llegue a ser una «criatura nueva>», al- guien en mejores relaciones con Dios y con más eleva- das cualidades espirituales y morales. La primera tentación de ]esús se repite en toda cla- se de apóstoles en el mundo: tratar de dedicar su acti- vidad a que mejoren las condiciones materiales de la gente, como fin principal. Y nos puede suceder como a aquel Padre Capellán de una gran compañÍa comer- cial de la Costa Atlántica que dedicó toda su influen- cia a obtener mejores condiciones económicas para sus fieles, sin cuidar mayormente porque se convir- tieran o fueran más espirituales, y a los L0 años de es- tar trabajando incansablemente, exclamaba:, <<ahora las condiciones económicas de cada uno son tres ve- s9
  32. 32. ces mejores de las que tenían cuando yo vine a ayu- darlos, pero también el que en ese tiempo tenía una esposa, ahora tiene tres mujeres, y los vicios se multi- plicaron descaradamente>>. EI gran peligro de ciertos apostolados es que se quedan en simples sociologías que convierten la situa- ción de la gente en una cochera muy bien aseada, con muy buenos alimentos, buen tratamiento médico, to- da clase de servicios para el cuerpo, pero la gente si- gue siendo eso que hay en las cocheras: cerdos, bien gordos, pero "cetdos". Todos sentimos tentación de dar el primer puesto a buscar alimentos y todo lo que gusta a Ia sensualidad y dejar en segundo lugar lo que es espiritual. Tenemos la tentación de suspirar por las ollas de Egipto. La trampa de Satanás será tratar de detenernos en 1o material, como si esto fuera lo más importante. Llevándole a lo alto el diablo le mostró los reinos del mundo y le dijo: te daré el poder y la gloria de to- do eso si te arrodillas delante de mí. Es una tentación de contemporización. Ponerse de acuerdo con 1o que aconseje el Diablo, con tal de conse- guir poder y riquezas. "Hagamos un arreglo" -dice eI Diablo- «acepta 1o que yo te propongo, y tendrás en tu mano todo el poder y Ia gloria que necesites». Y a cuantos ha logrado engañar con éste ofrecimiento. Es una tentación continua para nosotros: querer ga- narnos la popularidad contemporizando con las cos- 60 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO C tumbres mundanas. No ser ni Fa ni Fu, dejar que todo siga como va, sin protesta4, sin decir nada. Seguir de rodillas ante Satanás con tal de que nos permita obte- ner la popularidad. ]esús le responde con una frase de la Biblia: «Adora- rás al Señor Úios y a Ét sólo darás culto». Únicamente debemos tener como norma lo que manda Dios y 1o que a EIle agrade. Si a Dios tenemos contento ya habremos logrado la máxima gloria a Ia que podamos aspiraq, aunque la vana popularidad ante Ia gente mundana no Ia logremos conseguir. Esa popularidad es una gloria vana y pasajera como 1o son los que Ia ofrecen. Busco poder y gloria mundana, arrodillándome an- te 1o que de mí pide Satanás. ¿O solamente me intere- sa en la vida adorar al Señor y tenerlo contento aElZ Lo llevó a Jerusalén y 1o puso en el alero del templo y le dijo: Si eres Hijo de Dios tírate de aquí abajo por- que está escrito: «Encargará a los ángeles que cuiden de ti. Te sostendrán en sus manos para que tu pie no tropiece en las piedrasr. Desde el alero del templo hasta el torrente Cedrón qué pasa al7á abajo, hay 150 metros. La tentación es Ia de deslumbrat a la gente con cciones espectaculares cuyo efecto duraría varios días. Pero el sensacionalismo nun- ca perdura. En cambio el dedicarse a servir a los demás, a instruirlos en el camino del bieru a darles buen ejemplo, y a sufrir y orar por elIos, eso sí que perdura para siempre. 61
  33. 33. F I i Cuántas veces nuestra vanidad quisiera hacernos deslumbrar a los demás, dejarlos boquiabiertos con nuestras maravillosas intervenciones. Todo eso es va- no. Lo que vale es el servicio diario, constante, hu- milde, desinteresado. Esa catequesis, ese dar buen ejemplo, ese orar siempre. AVISOS: TRES PRÁCTICAS RECOMIENDA tA IGLESIA PARA ESTOS 4O DÍAS: Lo. VtÁS ORACIÓN: «Me preguntáis: ZQué será 1o que más recomienda el Papa al empezar Ia Cuaresma? Os respondo: «Oraq, orar mucho, orar más y mejor" (Pa- labras de Pío XII repetidas por Pablo VI). Usted vale más que otros si sabe rez,ar más que otros. Usted, no vale más porque tiene más fuerza: un toro le ganaría. Usted, no vale más porque es más atrevido: un tigre lo supera, o un bandido. No vale ás porqué es más elegante: un pavo real valdría más que usted. Puede más el qture rcza más. Es eIúnico negocio en el cual nunca se pierde. «La oración nunca vuelve vacía a la tierra. Siem- pre regresa llena de agradables respuestas de Dios, (Sales). No hay gente débiI y gente fuerte en la santi- dad, sino: gente que no reza y gente que sí sabe rezar (San Alfonso). Llene su día de pequeñas oraciones: en el bus, en el trabajo, en la ca1le, en Ia cocina, en Ia tien- da, etc. Pequeñas oraciones para dar gracias al Señot, para pedirle perdón, ofrecerle con paciencia lo que no gusta, y pedirle lo que estamos necesitando. Entonces si será Ia Cuaresma un <<Tiempo Fuerte» para obtener santidad y salud eterna. 62 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO C 2o. SACRIFICIOS: LA NUEVA LEY DE AYUNO Y ABSTINENCIA: Ayuno: Miércoles de Ceniza y Vier- nes Santo. Para los mayores de L4 años y menores de 60. Ayuno consiste en hacer una comida fuerte a me- diodía y dos pequeñas (mañana y tarde) y no comer nada sólido entre comida y comida. Es una práctica muy conveniente para la salud. (Hasta en los circos, a las fieras pafa que conserven buena su salud y diges- tiórU les hacen ayunar un día por semana, y con ese día de descanso, eI estómago y la digestión se mantie- nen en perfecto estado). ABSTINENCIA: Miércoles de Ceniza, Viernes San- to y todos los Viernes de Cuaresma. Consiste en no co- mer carne, ni caldos de carne. Son únicamente 9 días al año. Nos quedan 356 días para comer toda la carne que queramos. Si otros se privan de comer carne muchos días por conservar la línea o por otras razones (por Ej., los vegetarianos que jamás prueban la carne y viven rozagantes y saludables) ¿por qué nosotros no podre- mos dejar de comer carne en los Viernes de Cuaresma, por amor a nuestro Dios, y como penitencia de nues- tros pecados? ¿Así de floja es nuestra personalidad? SACRIFICIOS MUY PROPIOS PARA CUARES- MA: Hacer ayunar la lengua. oTu mejor abstinencia es callar algo cada día" (San ]uan Bosco). A un santo italiano Ie preguntaron unos jóvenes: ZQué penitencia nos aconseja para la Cuaresma? Y respondió, hacien- do una crrtz sobre los labios: «La mejor penitencia es: 63 L-
  34. 34. callar. Callar cuando deseáis hablar mal de otros. Ca- llar cuando en la cólera os dan deseos de decir pala- bras groseras. Callar cuando eI espíritu del mal os pone mentiras en vuestros labios. Callar cuando vues- tro orgullo os invita a hablar de vosotros mismos, o de vuestra familia por vanidad. Callad". PEQUENAS PENITENCIAS: GRANDES TESO. ROS: Santa Teresita llevaba en el bolsillo un cordón de zapato y allíhacía un nudo por cada pequeña peniten- cia que ofrecía en Cuaresma. Por la noche presenta- ba aquellos pequeños nudos a ]esr1s como un regalo agradabilÍsimo. Desataba el cordón y al día siguiente empezaba a hacer nudos de nuevo. Pequeñas peniten- cias, por Ej., si fuma L0 cigarrillos, deje de fumar uno o dos. Si tiene su radio sonando cinco horas al día, apá- guelo por media hora. Desea comer un helado, haga el sacrificio de no comprarlo y regale ese dinero a un pobre. «EI que no se niega a sí mismo, no es digno de Mí (]esucristo 9,23). Un sacrificio provechosísimo será dedicar siquiera 5 minutos cada día auna buena lectu- ra. Los libros buenos transforman las personas. 3o. LIMOSNAS: Cuaresma sin limosnas al culto y a los pobres, es Cuaresma coja, manca y renga. Pero Ii- mosnas que cuestan. Si vamos a dar $500.00 nos enga- ñamos. Eso no cuesta nada y con esos no se compra nada. Muchos se ponen..máscara» de caritativos por- que regalan una moneda de 50" o una camisa rota o unos zapatos inservibles... y 1o que consiguen con eso es <<anestesiar su conciencia>> para dejar de sentirse en deuda con Dios. Zaqueo., cuando se encontró con ]e- 64 PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - CICLO C sús, clio la lnitad cle sus Lrienes a }c's poli-rii,r,:.'-r, y cuatro veces más de 1o que había robado en sus negocios. Eso sí es limosna que cuesta, y no basura engañosa. No nos pongamos «tapaojos» con pequeñas monedas o li- mosnitas de pacotilla. Si damos, demos algo que nos cueste, que ]esús hrai prornetido clevolveirnos -[.00 veces más, y lo cumplirá a Ia letra. La Sagrada Bib1ia dice: la medida para dar es: la décima parte de lo que se gana (eI diezmo). Lo demás sgn bagatelas. Dios prometió por medio de Tobías: «X.a liinosna borra rnuchos pecados>r. Que de hoy en 40 días aI co- menzar Ia Semana Santa, cada uno pueda decir: « ¡Qué bien! en esta Cuaresma: Cada día hice muchas Peque- ñas oraciones. No dejé pasar un sólo día sin hacer un sacrificio, y fLLi capaz de dar limosnas que en verdad me costaron>). EI Señor sonreirá complacido desde eI cielo, y seguirá preparando para cada uno un sitio de felicidad eterna para que junto con su Hijo y el Espíri- tu Santo le hagamos compañía en el Paraíso por los si- glos de los siglos. Amén. CIHRTÜ$i MATOS ffiSFPíRITI.JS FüÜ SE ALEJAN stNo GoN LA oRActóN. (Mateo 9, 29) ¡ t
  35. 35. WWffiWffi ffi,Wtr,W ffiwtrwmffw*mffi (D ffiffi eH @s ír[tu ffistrffi trffitrrffm p@ffiffi f, #wffiBt@ ffis éh[[" (füateo 201 LA TRA cruiru 66
  36. 36. Segundo DomingCI de Cuaresnna Ciclo A OnaCtÓN: Seño4 padre Santo: Tú que nos has mandado escuchar a tu Hijo, el predilecto, alégranos con el gozo interior de tu palabra; y purificadós por ella, contemplaremos con mirada limpia la glorii ¿" tus obras. Por Nuestro Señor ]esucristo... PRIMERA LECTURA: Génesis L2, 11,-4. Dijo el Señor a Abraharn: Sal de tu tierra y de la casa de tu padre hacia la tierra que te mostraié. Ha- ré de ti un gran pueblo, te bende ciré, haré famoso tu nombre y será una bendición. Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan. «Cbn tu nombre se bendecirán todas las farnilias áel mundo>>. Abraham marchó como le había dicho el Señor. Partir de la propia tierra, familia y patria, es abando- nar seguridades terrenales para conseguirlo todo en la fe y la esperanza. El paso que Abraham da no es un pa- so en el vacío, sino un despegar los pies de las seguriáa- des humanas para lanzarse en los brazos de Dios. EI valor de Abraham consiste en darle más importancia a lo que Dios_le promete para el futuro que a áquello que Ia tierra y el mundo le ofrecían para el presente. Como Abraham, el primer creyente; también noso- tros recibiremos siempre llamadas de Dios. y de nuestra respuesta dependerá nuestro éxito espiritual y eterno. 68 SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA. CICLO A Sal cle tu Í.ierra y cte I¿r casa de tur p;rclre... Abraham tiene que hacer un primer acto de fe: dejar- la seguridad que le ofrecía Ur, la ciudad más moder- na de entonces. Las comodidades de su patria, Caldea, cerca del río Eufrates, tierra fértil y llena de riquezas y comercios. Dejar la casa de sus padres e irse con su mu- jer estéril a una tierra desconocida pobre y poco habita- da. Y a pesar de todo, va confiado en las promesas del Señor. De este acto absoluto de fe de Abraham en que no le fallaran la ayuda y la fidelidad de Dios, depende todo el futuro del pueblo elegido (Biblia de ]erusalén). Seño¡:; ¿qué me pides Tú también a mí? ¿Seré caPaz de abandonar cualquier sitio, persona, ocupación o ganancia, con tal de seguir tus divinas inspiraciones? Estás junto a la puerta de mi alma y llamas. Concéde- me el valor para aceptar tus exigencias y recibir así tus admirables promesas en favor de los que te obedecen. Cr¡n tu nornbrc se trenclecirán tr¡ct¿rs las .famil'i;u.; del rnundo. Antiguamente decían: .,Que Dios te bendiga como a Abrahámr. Y ahora todos somos bendecidos en su nom- bre, porque uno de la descendencia deAbraham, ]esucris- to, nos ha traído todas las bendiciones del Padre Celestial. Te bendeciré, haré famoso ttl nombre. A Dios nadie le trabaja gratis. Todo el quq. sacrifica algo costoso por El, recibirá cien veces más en esta vi- duy después Ia vida eterna, dijo Jesús. (Mateo 19,29). 69
  37. 37. ,A.braham marchó colno le había dicho el Señor. Y con esta marcha empiezauna gran historia de sal- vacióry y la emocionante historia de1 pueblo elegido. Deja una ciudad llena de comodidades para irse a vivir como nómada en terrenos casi desérticos. Deja una casa llena de comodidades para irse a habitar ba- jo la carpa de una tienda de campaña. Deja Io conoci- do y amado por irse a lo desconocido. Dios no vende baratos sus triunfos. Exige renunciar a lo muy esti- mado para dar después satisfacciones inesperadas e inmensas. ¿De qué deseará Dios que yo me sepa des- prender? ZQué sacrificios pequeños o grandes me es- tará pidiendo para que pueda ser inundado de sus gracias infinitas? ¡El Espíritu Santo me ilumine y me conceda fuerzas paralograr hacerlo! SALMO 32: Los ojos de Dios están puestos en sus fieles, en los que esperan en su misericordia (Para la explicación del Salmo 32 que es tan hermoso, recomen- damos el libro «Los Salmos Explicados» de Sálesman). SEGUNDA LECTURA: 2a. Carta de San Pablo a Timoteo L, 8-L0. Querido hermano: toma parte en los duros traba- jos del evangelio según las fuerzas que Dios te dé. Cada uno está invitado a esto mismo: a tomar par- te en los trabajos por extender el evangelio. Si alguna vez hemos de proclamar a Cristo como amigo y pro- tectol, si alguna vez hemos de propagar su reino y las ideas de su evangelio, si algunavez hemos de gastar 70 SEGUNDO DOMINGO DE CUABESMA - CICLO A tiempo y dinero en el apostolado, esa vez tiene que ser... ahára, desde ahora. Desde ahora mismo. Quizás tengamos que llorar después Porque no qui imos per- miñr que Cristo nos utilizara Para extender su Reino. (8. Graham). Según las fuerzas que Dios te dé' uno decÍa en su veiez: <<si tuvieta f.aetzas procla- maría a los cuatro vientos que cristo es el Salvador». y otro Ie respondió: "Lástima que no lo hiciste cuan- do sí tenias f'uerzas" Cada uno tiene que hacer apostolado según las cua- lidades que Dios 1áhaya dado. A1 Santo Cura de Ars, tan cerrádo para aprender teología, n_o Ie fldiO Dios que hicieru ,rr, apoJtoludo como el de Santo Tomás de Áquino, el gran teólogo. A San Isidro Labrador no le exigió Dios que se dedicara a apostolados como los de SariFrancisCo ]avier, pero a cada uno le pide que se- gún las fiierzasy cualidades que el Señor le ha regala- áo, ,u gaste y ré dusgaste por hacer conocer y amar eI errangelio. ¿Lo hacemos de veras? De san Francisco de sales dijo su discípula santa ]uana: «La virtud número uno de este gran santo fue L., grrl celo, un deseo incontenible por hacer conocer y ,ñ-ru. el evangelio de Jesús». ¡Quiera Dios que de ca- hu rrt o d.e nosotros se pueda repetir 1o mismo! 7l
  38. 38. 72 fudfl f,$fl/üfvs tiü.fflr
  39. 39. La Transfiguración Según San Mateoili¡.!l;,r;:. :,,:;at::,;¡.r.::., .,1¡; ¡.:t ¡Esús suntó AL MoNTE A oRAR. Debemos preguntar: ¿Por qué fue Jesús allíZ San Lucas nos da la clave: «porque ]esús iba a orar)». (Lc.9,29). En esa altura de los acontecimientos, ]esús se encuentra en yiaje hacia ]erusaléry se halla en el camino que lo con- duce hacia la cntz. Dicen algunos que ]esris quería asegurarse como hombre si era en realidad la volun- tad de Dios que Él fuera a Jerusalén, ala cruz. euería asegurarse humanamente, más allá de toda duda, de que estaba haciendo lo que Dios deseaba que hiciera. Va al monte a preguntar al Padre Dios (como hombre; que como Hijo-Dios ya lo sabe): «¿Padre, estoy hacien- do tu voluntad, al dirigirme hacia ]erusalén?». ]esús va al Monte a escuchar la voz de Dios y sus órdenes. No quiere dar un solo paso sin consultar al padre. ¿y cómo se atreverá a dar el paso más definitivo de su vi- da, sin consultarlo? En cada una de las resoluciones de su vida, Jesús formulaba una pregunta y solo una: ¿Qué es lo que el Padre Dios desea en este momento? ¿Cuál es la Voluntad de Dios respecto a esto? UNA DE LAS DIFERENCIAS ENTRE CRISTO Y NOSOTROS CONSISTE en que ]esús siempre se preguntaba: ¿Qué quiere Dios que haga? ¿Cuál es su Santa Voluntad? Nosotros en cambio preguntamos ¿qué es lo más fácil? ¿Cómo es que me gusta más a 74 SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA - CICLO A mí? ¿De qué manera puede mi egoísmo quedar más contento? La diferencia de Jesús con todos los morta- les humanos es: que carecía de pecado. ¿Por qué? Sen- cillamente Jesús no quería en cada momento y en cada circunstancia: sino 1o que el Padre Dios querÍa; solo le interesaba cumplir la Voluntad Divina. Cuando ]esús tenía algún problema no se dedica- ba a resolverlo É1 solo, ni se contentaba solamente con buscar el consejo de otros. Él sabía donde estaba la so- lución: se iba a un sitio solitario a hablar con el Pa- dre Celestial. Los judíos estaban convencidos de que aI llegar el Mesías vendrÍa acompañado de E1ías, y muchos creían que también de Moisés. MOISÉS Y ELÍAS: ambos personajes tuvieron sus más grandes experiencias acerca de Dios en una mon- taña: Moisés en el Monte SinaÍ recibió las Tab1as de la Ley. Elías en el Monte Horeb encontró a Dios, no en el terremoto o eI huracáry sin en suave brisa (LRe- yes 19). El final de la vida de cada uno de estos dos grandes personajes tuvo algo de misterioso. A Moi- sés parece que Dios mismo hubiera querido darle se- pultura (Deuteronomio 34) y a Elías lo llevó un carro de fuego. Eran dos personajes demasiado grandes co- mo para verlos morir de una manera ordinaria. Y ellos vienen a acompañar a ]esús que viaja a Jerusalén hacia su muerte, Ia más extraordinaria de las mueites. 75
  40. 40. ¿DIl QUJE HAX$tr A.BAFJ? S. Lucas dice: hablaban de su próximo .,Éxodo». Así lo dice el griego. Exodo es una palabra valiosa para los israelitas: es el viaje de un país de esclavitud hacia la Tierra prometida. Es un viaje gloriosos lleno de emociones. Es un viaje lle- no de aventuras, de peligros y de sufrimientos, pero que termina en tina gloria inmensa. Ese es el viaje que ]esús está haciendo hacia ]erusalén: hacia su muerte y resurrección. Para un israelita Moisés significa la Ley. Es el ma- yor de los legisladores. A quien Moisés aprueba ya queda definitivamente aprobado. Y E1ías es el Pro- feta más famoso. Ser aprobado por E1ías es ya Ia con- sagración total. Esta aparición es como decir: las dos más grandes figuras de Ia historia de Israel se acer- can a ]esús, le dan su bienvenida y su aprobación to- tal, y 1o animan a continuar su viaje. El mayor de los legisladores y el más famoso de los profetas recono- cen a Jesús como Aquel en, quien había soñado, co- mo Aquel a quien habían anunciado, como Aquel a quien ellos pondrían de modelo para todos los que quieren ser aceptados por Dios. LA VOZ DE DIOS. No bastaba Ia voz de dos criatu- ras, aunque fueran las máximas figuras del pueblo de Israel. La misma voz de Dios vino a decirle a Jesús que estaba totalrnente de acuerdo con su moclo de obrar. Dios vino en UNA NUBE. Todos los evangelis- tas hacen referencia a esta nube, porque es algo que para los israelitas tiene un gran valor. A lo largo de la 76 SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA - CICLO A historia la Nube Luminosa siempre significó la gloria de Dios. Esa nube precedía y acompañaba aI pueblo por eI desierto; brillante por la noche para iluminar- los, 'y oscura durante el.día para protegerlos de los rayos del sol. El libro del Exodo la nombra muchas ve- ces. Después apareció en el Templo de Salomón el día de su inauguración. Y ahora nuevamente, para acom- pañar el Mensaje del Padre desde eI cielo para su Hi- jo muy amado. El Monte de la tansfiguración fue para Jesús como una aprobación final y definitiva desde el cielo. Pri- mero por boca del más grande de los legisladores y del más famoso de los profetas, y enseguida llegó una voz que le dio nada menos que la aprobación de Dios. Quedaba confirmado que todo lo que había hecho y 1o que se exponía a que le sucediera, estaba totalmente de acuerdo con Ia Divina Voluntad. TODO /"QUÍ Xrn-lE GI-ORIA. Para estos discípu- los que estaban aterrados por los continuos avisos de ]esús acerca de la Pasión que Ie esperaba, esta apari- ción era muy necesaria para llenarles de ánimos. Y en Ia Transfiguración todo es Gloria. Desde el principio hasta el final la clave de este episodio es Ia gloria. El rostro de ]esús brillaba como el sol, y sus vestidos re- Iucían como la luz. Todo buen judío conocía la pro- mesa de Dios a sus amigos. «Su rostro brillará como el sol» (Daniel L2, 3). La nube les recordaba Ia Glorio- sa Nube del Desierto. Mateo al narrar parece que no 77
  41. 41. encuentra palabras para expresar su admiración y en solo ocho renglones repite tres veces: «He aquí que... Parece que retiene su aliento ante tan asombrosa ma- ravilla. (W. Barclay) JESÚS TOMO CONSIGO A PEDRO, SANTIAGO Y JUAN (Mateo 17,7). ¿Por qué llevó a tres? Porque este número es el exi- gido por Ia Ley de Israel para dar un testimonio no sospechoso de falsedad. ¿Por qué no llevó a los doce? Algunos sanos Padres dicen que quizás por no llevar a Judas, porque los fa- vores extraordinarios de la Providencia no se conce- den a todos sino a los que son más fieles a Dios. ¿Y por qué a Peclro, Santiago y ]uan? Porque son los tres que lo van a acompañar dentro de poco tiem- po en la agonía de Getsemaní y necesitarán más seguridad de que Cristo sí es Hijo de Dios, para no escandalizarce en la hora de las tinieblas. Pedro: El futuro jefe de la Iglesia, el más activo en trabajar por Cristo. Santiago: que va a ser el primer apóstol martirizado. ]uan: el apóstol puro y sin man- cha. Si queremos participar de las preferencias de Dios debemos esforzarnos por serle fieles. Porque Dios no trata a todos Io mismo. No trató con las mismas pre- ferencias al fiel David y al desobediente SaúI. No ben- dijo 1o mismo aI incondicional Abraham que a Lot, eI comodón. No trata 1o mismo a Judas que a ]uan. Si queremos mayores bendiciones y favores de Dios, te- 78 SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA - CICLO A nemos que ofrecerle mayores muestras de amor y de obediencia. Y tOS ttEVÓ A UNA MONTAÑA ATTA. EI SC- ñor se comunica en eI retiro, lejos del bullicio del mun- do. En soledad de Ia Cueva de Manresa transformo en eI Capitán de Loyola en el gran San Ignacio. Y SE TRANSFIGURÓ DELANTE DE ELLOS. EStO más que un milagro, es la cesación del milagro conti- nuo que estaba haciendo |esús al ocultar su Divinidad. Ahora Ia va a dejar aparecer EI Padre Eterno está siem- pre alertd, y d mayor abajamiento, mayor exaltación concede. Se acerca la Pasión y la fe de los discípulos puede resquebrajarse, por eso Jesús les da ahora una patente demostración de su Divinidad. Hasta aho- ra ha tenido empeño en no demostrar su divinidad y a los mismos demonios les prohíbe que declaren en público que É1 es Hijo de Dios. Por eso cuando dice <<No saben lo que hacen>>, es porque ha ocultado de tal manera el brillo de su divinidad que si la hubie- ran conocido, jamás se habrían atrevido a crucificar aI Rey de la Gloria. Pero deja que su dignidad de Hijo de Dios vaya apareciendo a través de su doctrina, de sus milagros y de la santidad de su vida. Y SU ROSTRO RESPLANDECIÓ COMO EL SOL: En este momento su rostro tiene la mayor hermosura que pueda darse. Ahora se cumple en EI lo que anun- ció el profeta en el salmo 44: «Eres eI más hérmoso en- tre los hijos de los hombresr. 79

×