SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 9
Descargar para leer sin conexión
IV Trimestre de 2011
                         El evangelio en Gálatas


                      Notas de Elena G. de White


                              Lección 11
                           10 de Diciembre de 2011



                Libertad en Cristo
Sábado 3 de diciembre

Todo aquel que rehúsa entregarse a Dios está bajo el dominio de otro
poder. No es su propio dueño. Puede hablar de libertad, pero está en
la más abyecta esclavitud. No le es dado ver la belleza de la verdad,
porque su mente está bajo el dominio de Satanás. Mientras se lison-
jea de estar siguiendo los dictados de su propio juicio, obedece la vo-
luntad del príncipe de las tinieblas. Cristo vino a romper las cadenas
de la esclavitud del pecado para el alma. "Así que, si el Hijo os liber-
tare, seréis verdaderamente libres" (S. Juan 8:36). "Porque la ley del
Espíritu de vida en Cristo Jesús —se nos dice— me ha librado de la
ley del pecado y de la muerte" (Romanos 8:2). En la obra de la re-
dención no hay compulsión. No se emplea ninguna fuerza exterior.
Bajo la influencia del Espíritu de Dios, el hombre está libre para ele-
gir a quien ha de servir. En el cambio que se produce cuando el alma
se entrega a Cristo, hay la más completa sensación de libertad. La
expulsión del pecado es obra del alma misma. Por cierto, no tenemos
poder para librarnos a nosotros mismos del dominio de Satanás; pe-
ro cuando deseamos ser libertados del pecado, y en nuestra gran ne-
cesidad clamamos por un poder exterior y superior a nosotros, las fa-
cultades del alma quedan dotadas de la fuerza divina del Espíritu
Santo y obedecen los dictados de la voluntad, en cumplimiento de la
voluntad de Dios (El Deseado de todas las gentes, p. 431,
432).




                         Recursos Escuela Sabática ©
Domingo 4 de diciembre:
Cristo nos hizo libres

Los que creen en Cristo y guardan sus mandamientos no están bajo
las ataduras de la ley de Dios; porque para los que creen y obedecen,
su ley no es una ley de servidumbre sino de libertad... Todo el que
por fe obedece los mandamientos de Dios alcanzará la condición sin
pecado en que vivía Adán antes de su transgresión. Todo el que cree
en Cristo, que confía en el poder protector del Salvador resucitado...
que resiste la tentación e imita aun en medio del mal el modelo dado
por Cristo, por la fe en el sacrificio expiatorio de Cristo llegará a par-
ticipar de la naturaleza divina, porque habrá escapado de la corrup-
ción que hay en el mundo debido a la concupiscencia (En lugares
celestiales, p. 146).

Desde el principio ha sido el propósito especial del adversario de
Dios y del ser humano, objetar la ley de Dios como opresiva e im-
practicable; la presenta como un "yugo de servidumbre". Ha declara-
do que es imposible para el ser humano guardar los preceptos de
Dios. Esa es la doctrina engañosa que Satanás y sus ángeles tratan de
esparcir por el mundo. "No hay ley" es el clamor del enemigo de
Dios. ¿Nos pondremos del lado de Satanás y haremos nula la ley di-
vina porque él dice que seremos más libres y más felices? Eso sería
nuestra ruina. ¿Acaso Adán y Eva fueron más felices y tuvieron ma-
yor libertad cuando actuaron bajo las sugerencias del maligno? (Re-
view and Herald, 31 de julio, 1888).

Jesús vino a esta tierra para representar el carácter de Dios al mun-
do. Él dijo: "El que me ha visto a mí, ha visto al Padre" (Juan 14:9).
Satanás había representado mal el carácter de Dios y lo había puesto
bajo una falsa luz. Cristo vino para revelar el amor y la compasión del
Padre hacía los caídos hijos de los hombres. Cuando los que profesan
ser siervos de Dios andan con rostros ensombrecidos y quejándose
de todo, representan mal a su Padre celestial. Le dicen al mundo que
es duro servir a Dios y difícil guardar su ley; pero eso es una falacia.
¿Qué es lo que ata las manos humanas y las aprisiona? ¿Es la obe-
diencia a la ley? No. Es todo lo contrario; los que guardan la ley están
en libertad. Es el trangresor el que está aprisionado. La maldición de
la ley no cae sobre aquellos que se esfuerzan por cumplir los santos
preceptos de Dios mediante la fe en su Redentor, porque los cubre su

                          Recursos Escuela Sabática ©
justicia. Están en paz con Dios por medio del Señor Jesucristo
(Signs of the Times, 30 de septiembre, 1889).

Hace un tiempo, estábamos viajando por el Estado de Nueva York,
cuando vimos a dos fuertes oficiales de policía que llevaban a dos
hombres atados de manos y arrastrando pesadas cadenas. Cuando
los vimos, no pensamos que ellos habían estado cumpliendo las leyes
del Estado, sino que las habían quebrantado, y por eso no podían an-
dar en libertad. Nosotros estábamos tratando de vivir en armonía
con las leyes humanas así como con las leyes de Dios, y por eso está-
bamos viajando en libertad; no estábamos bajo la esclavitud de la ley.
Si vivimos en armonía con la vida de Cristo y con la ley que él ejem-
plificó, entonces no estamos, ni estaremos bajo la esclavitud de la ley
(The Watchman, 4 de diciembre, 1906).

Tenemos el deber de amar a Jesús como nuestro Redentor. El tiene
el derecho de exigir nuestro amor, pero en lugar de hacerlo nos invita
a que le demos nuestro corazón. Nos llama para que caminemos con
él por el sendero de la obediencia humilde y verdadera. La invitación
que nos hace es un llamamiento a una vida de pureza, santidad y feli-
cidad —una vida de paz y reposo, de libertad y amor— y a la partici-
pación de una rica herencia futura: la vida eterna. ¿Qué elegiremos,
la libertad en Cristo o la esclavitud y la tiranía al servicio de Sa-
tanás?... Si elegimos vivir con Cristo durante las edades intermina-
bles de la eternidad, ¿por qué no escogerlo ahora como nuestro Ami-
go más amado y de mayor confianza, y nuestro Consejero mejor y
más sabio? (Exaltad a Jesús, p. 92).

Lunes 5 de diciembre:
La naturaleza de la libertad cristiana

Aceptar la expiación que Cristo ha hecho es el fundamento de la ver-
dadera fe. A los que se arrepienten y confiesan sus pecados, el Espíri-
tu Santo, autor de toda santificación, les dará gracia para hablar pa-
labras tiernas y respetuosas. Los que se miren por largo tiempo en el
espejo divino, no solo verán su falta de semejanza con el manso y
humilde Salvador, sino que recibirán fortaleza para vencer y para co-
operar con Cristo en la obra de traer las tendencias heredadas y cul-
tivadas hacia el mal, bajo el control de la voluntad divina, a fin de
que el pecado no tenga dominio sobre ellos. Al mirar a Jesús, el autor
y consumador de la fe, serán transformados a su semejanza y cre-
                         Recursos Escuela Sabática ©
cerán hasta alcanzar la plena estatura de hombres y mujeres en Cris-
to (Signs of the Times, 2 de octubre, 1901).

Cristo abarcó a todo el mundo con sus brazos. Murió en la cruz para
destruir al que tenía el poder de la muerte, y para borrar los pecados
de cada alma creyente. Nos invita a ofrecernos sobre el altar del ser-
vicio como un sacrificio vivo y encendido. Debemos consagrar a Dios
sin reserva todo lo que poseemos y lo que somos (En lugares ce-
lestiales, p. 33).

Con el fin de llegar a ser el sustituto y la garantía de la humanidad,
Jesucristo depuso su manto real, su corona de Rey, y revistió su divi-
nidad con la humanidad, para que al morir como hombre pudiera
destruir con su muerte al que tenía el imperio de la muerte. Como
Dios, no lo habría podido hacer; pero al venir como hombre, Cristo
pudo morir. Con su muerte venció a la muerte. La muerte de Cristo
condenó a perecer al que tenía el poder de la muerte, y abrió las
puertas de la tumba a todos los que lo reciben como su Salvador per-
sonal.

Sobre el sepulcro abierto de José Cristo proclamó: "Yo soy la resu-
rrección y la vida". Él, el Redentor del mundo, aplastó la cabeza de la
serpiente, privándola para siempre del poder de hacer que los hom-
bres sientan su picadura de escorpión; porque él trajo a la luz la vida
y la inmortalidad. Los portales de la vida eterna están abiertos para
todos los que crean en Jesucristo... Al morir, Jesús ha hecho imposi-
ble que mueran eternamente los que creen en él...

Cristo vivió y murió como hombre, para que llegara a ser el Dios tan-
to de los vivos como de los muertos. Lo hizo para que, al creer en él, a
los seres humanos se les hiciera imposible perder la vida eterna. La
vida de los hombres y las mujeres es preciosa a la vista de Dios, por-
que Cristo compró esa vida al ser sacrificado en lugar de ellos. De ese
modo hizo posible que nosotros tuviéramos acceso a la inmortalidad
(Exaltad a Jesús, p. 339).

La muerte entró en el mundo a causa de la transgresión. Pero Cristo
dio su vida para que el hombre tuviera otra prueba. El no murió en la
cruz para abolir la ley de Dios, sino para asegurar para el hombre un
segundo tiempo de gracia. No murió para hacer que el pecado fuera
un atributo inmortal; murió para asegurar el derecho a destruir a
                         Recursos Escuela Sabática ©
aquel que tenía el poder de la muerte, esto es al diablo. Sufrió la ple-
na penalidad de una ley quebrantada por el mundo entero. Esto lo
hizo, no para que los hombres continuaran en la transgresión, sino
para que se volvieran a su lealtad y observaran los mandamientos de
Dios y su ley como la niña de su ojo (Testimonios para los mi-
nistros, p. 131).

Martes 6 de diciembre:
La peligrosas consecuencias del legalismo (Gálatas 5:2-12)

En los días de Pablo había quienes constantemente hablaban de la
circuncisión, y podían presentar abundantes pruebas bíblicas para
mostrar que era obligatoria para los judíos. Pero esa enseñanza no
tenía importancia en ese tiempo, pues Cristo había muerto en la cruz
del Calvario, y la circuncisión de la carne ya no podía tener más va-
lor. El servicio simbólico y las ceremonias relacionadas con él se abo-
lieron en la cruz. El grande y antitípico Cordero de Dios, que era lo
simbolizado, se había convertido en una ofrenda a favor del hombre
culpable, y la sombra terminó al aparecer la realidad. Pablo estaba
procurando que los hombres comprendieran la gran verdad para ese
tiempo; pero los que decían ser los seguidores de Jesús estaban com-
pletamente absortos en la enseñanza de la tradición de los judíos y en
la obligación de la circuncisión (Comentario bíblico adventista,
tomo 6, p. 1061).

Los escribas y los fariseos habían acusado de pecado no solamente a
Cristo sino también a sus discípulos, porque no respetaban los ritos y
las ceremonias rabínicas. A menudo los discípulos se habían sentido
perplejos y confusos ante la censura y la acusación de aquellos a
quienes se habían acostumbrado a venerar como maestros religiosos.
Mas Jesús desenmascaró ese engaño. Declaró que la justicia, a la cual
los fariseos daban tanta importancia, era inútil. La nación judaica
aseveraba ser el pueblo especial y leal que Dios favorecía; pero Cristo
representó su religión Como privada de fe salvadora. Todos sus aser-
tos de piedad, sus ficciones y ceremonias de origen humano, y aun su
jactanciosa obediencia a los requerimientos exteriores de la ley, no
lograban hacerlos santos. No eran limpios de corazón, ni nobles ni
parecidos a Cristo en carácter.

Una religión formalista no basta para poner el alma en armonía con
Dios. La ortodoxia rígida e inflexible de los fariseos, sin contrición, ni
                          Recursos Escuela Sabática ©
ternura ni amor, no era más que un tropiezo para los pecadores. Se
asemejaban ellos a sal que hubiera perdido su sabor; porque su in-
fluencia no tenía poder para proteger al mundo contra la corrupción.
La única fe verdadera es la que "obra por el amor" para purificar el
alma. Es como una levadura que transforma el carácter (El discur-
so maestro de Jesucristo, p. 49).

Pablo se había consagrado con todas sus facultades al servicio de
Dios. Había recibido las verdades del evangelio directamente del cie-
lo, y en todo su ministerio mantuvo una relación vital con los agentes
celestiales. Había sido enseñado por Dios en cuanto a la imposición
de cargas innecesarias a los cristianos gentiles; así cuando los creyen-
tes judaizantes introdujeron en la iglesia de Antioquía el asunto de la
circuncisión, Pablo conocía el sentir del Espíritu de Dios concernien-
te a esa enseñanza, y tomó una posición firme e inflexible que libró a
las iglesias de las ceremonias y los ritos judíos (Los hechos de los
apóstoles, pp. 162, 163).

Miércoles 7 de diciembre:
Libertad, no licencia (Gálatas 5:13)

Pablo escribe a los gálatas: "Ojalá fuesen también cortados los que os
inquietan. Porque vosotros, hermanos, a libertad habéis sido llama-
dos; solamente que no uséis la libertad como ocasión a la carne, sino
servíos por amor los unos a los otros. Porque toda la ley en esta sola
palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Y si os
mordéis y os coméis los unos a los otros, mirad que también no os
consumáis los unos a los otros. Digo pues: Andad en el Espíritu, y no
satisfagáis los deseos de la carne" (Gálatas 5:12-16).

Algunos falsos maestros habían presentado a los gálatas doctrinas
opuestas al evangelio de Cristo. Pablo trataba de exponer y corregir
estos errores. Deseaba mucho que los falsos maestros fuesen separa-
dos de la iglesia, pero su influencia había afectado a tantos de los
creyentes que parecía azaroso tomar una decisión contra ellos. Había
peligro de ocasionar contiendas y divisiones ruinosas para los inter-
eses espirituales de la iglesia. Por lo tanto trataba de hacer ver a sus
hermanos la importancia de ayudarse unos a otros con amor.

Declaró que todas las demandas de la ley que presentan nuestros de-
beres hacia nuestros semejantes se cumplen al amarse unos a otros.
                         Recursos Escuela Sabática ©
Les advirtió que si se entregaban al odio y a la contención, dividién-
dose en partidos, y mordiéndose y devorándose unos a otros como
las bestias, atraerían sobre sí mismos desgracia inmediata y ruina fu-
tura. Había tan solo una manera de evitar estos terribles males, a sa-
ber, como les recomendó el apóstol, andando "en el Espíritu". Me-
diante constante oración debían buscar la dirección del Espíritu San-
to, que los conduciría al amor y la unidad.

Una casa divida contra sí misma no puede subsistir. Cuando los cris-
tianos contienden, Satanás acude para ejercer el dominio. ¡Con cuán-
ta frecuencia ha tenido éxito en destruir la paz y armonía de las igle-
sias! ¡Qué fieras controversias, qué amarguras, qué odios han co-
menzado con un asunto pequeño! ¡Cuántas esperanzas han sido
marchitadas, cuántas familias han sido divididas por la discordia y la
contención!

Pablo encargó a sus hermanos que tuviesen cuidado, no fuese que al
tratar de corregir las faltas ajenas, estuviesen ellos mismos cometien-
do pecados igualmente graves. Les advierte que el odio, la emulación,
la ira, las contiendas, las sediciones, las herejías y las envidias son
tan ciertamente obras de la carne como la lascivia, el adulterio, la bo-
rrachera y el homicidio, y tan seguramente negarán a los culpables la
entrada al cielo (Joyas de los testimonios, tomo 2, pp. 84, 85).

La Palabra de Dios está llena de instrucción para que sus hijos se
amen unos a otros y no luchen los unos contra los otros. Son llama-
dos a ser libres y a mantener esa libertad con que Cristo los hizo li-
bres. A la vez que les pide ser cuidadosos de no usar esa libertad para
entrar en prácticas corruptas de indulgencia, también les pide evitar
cualquier cosa que pueda crear contención, disensión y sentimientos
encontrados. Deben servirse unos a otros por amor y mantener el
afecto cristiano entre ellos, porque de otra manera, "si os mordéis y
os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a
otros" (Gálatas 5:15).

Hay mucho más valor en las acciones que en las palabras. Y cuanto
menos hablemos de nuestras acciones, mejor. Ellas aparecerán por-
que no pueden ser escondidas. El conocimiento, la habilidad y la fi-
delidad ejercen una influencia más poderosa que lo que las palabras
pueden tener. Pero debemos ser cuidadosos de no usarlas para de-
gradar a los demás a fin de elevarnos a nosotros. Cuando alguien ex-
                         Recursos Escuela Sabática ©
pone en alta voz su conocimiento para tratar de alcanzar el lugar más
elevado, ese conocimiento será probado y se verá que merece estar
en un lugar más bajo que el que pretendía. Es mejor guardar silencio
y dejar que las acciones hablen por sí mismas (Review and
Herald, 28 de junio, 1887).

Jueves 8 de diciembre:
Cumpliendo toda la ley (Gálatas 5:13-15)

La ley divina fue confiada a la nación israelita, pero al rodearla de
cargas y exacciones, se perdieron de vista sus grandes principios. Sus
mentes se empequeñecieron al dedicarse a los pequeños detalles, y la
ley de Dios no fue vista en su verdadera importancia como una ley de
amor y no de destrucción.

La ley de Dios no destruye otra cosa sino el pecado. Se opone sola-
mente a las prácticas carnales y pecaminosas. Fue dada para que la
humanidad no cayera en la depravación en que habían caído los
habitantes del mundo antiguo. Si se la obedece, se transforma en una
regla de vida que mantiene puro el carácter. Los que la adoptan tal
como fue dada por Dios, no se lamentarán de no poder pecar, ni
serán moralmente enfermizos... sino que verán los resultados positi-
vos de aceptar la ley de Dios en sus vidas. Si los israelitas hubiesen
sido fieles a él, los habría establecido en justicia [se cita Isaías 54:10-
17] (The Bible Echo, 29 de julio, 1895).

El yugo que nos liga al servicio es la ley de Dios. La gran ley de amor
revelada en el Edén, proclamada en el Sinaí, y en el nuevo pacto es-
crita en el corazón, es la que liga al obrero humano a la voluntad de
Dios. Si fuésemos abandonados a nuestras propias inclinaciones para
ir adonde nos condujese nuestra voluntad, caeríamos en las filas de
Satanás y llegaríamos a poseer sus atributos. Por lo tanto, Dios nos
encierra en su voluntad, que es alta, noble y elevadora. Él desea que
asumamos con paciencia y sabiduría los deberes de servirle. El yugo
de este servicio lo llevó Cristo mismo como humano. El dijo: "Me
complazco en hacer tu voluntad, oh Dios mío, y tu ley está en medio
de mi corazón". "He descendido del cielo, no para hacer mi voluntad,
mas la voluntad del que me envió". El amor hacia Dios, el celo por su
gloria, y el amor por la humanidad caída, trajeron a Jesús a esta tie-
rra para sufrir y morir. Tal fue el poder que rigió en su vida. Y él nos

                          Recursos Escuela Sabática ©
invita a adoptar este principio (El Deseado de todas las gentes,
pp. 296, 297).

Lejos de contener requisitos arbitrarios, la ley de Dios se da a los
hombres como cerco o escudo. El que acepta sus principios es preser-
vado del mal. La fidelidad a Dios entraña fidelidad al hombre. De ese
modo la ley protege los derechos y la individualidad de cada ser
humano. Prohíbe al superior oprimir, y al subalterno desobedecer.
Asegura el bienestar del hombre, tanto para este mundo como para el
venidero. Para el obediente es la garantía de la vida eterna, porque
expresa los principios que permanecen para siempre.

Cristo vino a demostrar el valor de los principios divinos por medio
de la revelación de su poder para regenerar a la especie humana. Vi-
no a enseñar cómo se deben desarrollar y aplicar esos principios (La
educación, p. 77).

La ley de Dios constituye el fundamento de su gobierno, y el servicio
de amor el único servicio aceptable para el cielo. Dios ha concedido
libertad de acción a todos, ha dotado a los hombres de capacidad pa-
ra apreciar su carácter, y por lo tanto de habilidad para amarlo y ele-
gir su servicio. Mientras los seres creados adoraron a Dios, estuvie-
ron en armonía en todo el universo. Mientras el amor a Dios reinó
supremo, abundó el amor por los demás. Como no había transgre-
sión de la ley, que es un trasunto del carácter de Dios, ninguna nota
de discordia perturbaba las armonías celestiales (A fin de conocer-
le, p. 368).




           Material provisto por RECURSOS ESCUELA SABATICA ©
             http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica
                http://groups.google.com.ar/group/escuela-sabatica?hl=es
      Suscríbase para recibir gratuitamente recursos para la Escuela Sabática


                             Recursos Escuela Sabática ©

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

PREDICACIÓN DE EL VARON
PREDICACIÓN DE EL VARONPREDICACIÓN DE EL VARON
PREDICACIÓN DE EL VARON
ELVARON
 
JUSITIFICACION POR GRACIA
JUSITIFICACION POR GRACIAJUSITIFICACION POR GRACIA
JUSITIFICACION POR GRACIA
Naty Gonzalez
 
8 sin Cristo no hay esperanza Pt Nic Garza
8 sin Cristo no hay esperanza Pt Nic Garza8 sin Cristo no hay esperanza Pt Nic Garza
8 sin Cristo no hay esperanza Pt Nic Garza
Pt. Nic Garza
 

La actualidad más candente (19)

En el telar del cielo
En el telar del cieloEn el telar del cielo
En el telar del cielo
 
2011 04-12 notasegw
2011 04-12 notasegw2011 04-12 notasegw
2011 04-12 notasegw
 
Defendiendo la gracia con la gracia
Defendiendo la gracia con la graciaDefendiendo la gracia con la gracia
Defendiendo la gracia con la gracia
 
Notas de Elena - Lección 11 - Los Apóstoles y la Ley
Notas de Elena - Lección 11 - Los Apóstoles y la LeyNotas de Elena - Lección 11 - Los Apóstoles y la Ley
Notas de Elena - Lección 11 - Los Apóstoles y la Ley
 
Lección 9 | Notas de Elena | Cristo. la ley y el evangelio
Lección 9 | Notas de Elena | Cristo. la ley y el evangelioLección 9 | Notas de Elena | Cristo. la ley y el evangelio
Lección 9 | Notas de Elena | Cristo. la ley y el evangelio
 
PARA EL 02 DE ABRIL
PARA EL 02 DE ABRILPARA EL 02 DE ABRIL
PARA EL 02 DE ABRIL
 
06 ampliacion de la fe
06 ampliacion de la fe06 ampliacion de la fe
06 ampliacion de la fe
 
2011 04-04 notasegw
2011 04-04 notasegw2011 04-04 notasegw
2011 04-04 notasegw
 
Jesus vence la oscuridad espiritual
Jesus vence la oscuridad espiritual  Jesus vence la oscuridad espiritual
Jesus vence la oscuridad espiritual
 
A. w. pink la soberania de Dios
A. w. pink   la soberania de DiosA. w. pink   la soberania de Dios
A. w. pink la soberania de Dios
 
Gestión emocional
Gestión emocionalGestión emocional
Gestión emocional
 
Notas de Elena | Lección 11 | Vivir por fe | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 11 | Vivir por fe | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 11 | Vivir por fe | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 11 | Vivir por fe | Escuela Sabática
 
Participantes de la natureza divina
Participantes de la natureza divina Participantes de la natureza divina
Participantes de la natureza divina
 
PREDICACIÓN DE EL VARON
PREDICACIÓN DE EL VARONPREDICACIÓN DE EL VARON
PREDICACIÓN DE EL VARON
 
Ciclo de aprendizaje cristo, el fin de la ley
Ciclo de aprendizaje cristo, el fin de la leyCiclo de aprendizaje cristo, el fin de la ley
Ciclo de aprendizaje cristo, el fin de la ley
 
El padre nuestro
El padre nuestroEl padre nuestro
El padre nuestro
 
JUSITIFICACION POR GRACIA
JUSITIFICACION POR GRACIAJUSITIFICACION POR GRACIA
JUSITIFICACION POR GRACIA
 
Lección 4 | ¡Levántate y anda!” - Fe y curación | Escuela Sabática Power Point
Lección 4 | ¡Levántate y anda!” - Fe y curación | Escuela Sabática Power PointLección 4 | ¡Levántate y anda!” - Fe y curación | Escuela Sabática Power Point
Lección 4 | ¡Levántate y anda!” - Fe y curación | Escuela Sabática Power Point
 
8 sin Cristo no hay esperanza Pt Nic Garza
8 sin Cristo no hay esperanza Pt Nic Garza8 sin Cristo no hay esperanza Pt Nic Garza
8 sin Cristo no hay esperanza Pt Nic Garza
 

Destacado

Plaquette agroalimentaire
Plaquette agroalimentairePlaquette agroalimentaire
Plaquette agroalimentaire
Ardii Réunion
 
Provider Hosted app… Quel intérêt pour l’entreprise
Provider Hosted app…Quel intérêt pour l’entrepriseProvider Hosted app…Quel intérêt pour l’entreprise
Provider Hosted app… Quel intérêt pour l’entreprise
Walid Hadjadj
 
Loubressac
LoubressacLoubressac
Loubressac
Clairre
 
David alexander cano vallejo
David alexander cano vallejoDavid alexander cano vallejo
David alexander cano vallejo
sedkan
 
Mi presentación
Mi presentaciónMi presentación
Mi presentación
pacozamora1
 
presentación ánima
presentación ánimapresentación ánima
presentación ánima
Ánima
 
Synthèse des ateliers des Rencontres Scientifiques sur les nouvelles energies
Synthèse des ateliers des Rencontres Scientifiques sur les nouvelles energiesSynthèse des ateliers des Rencontres Scientifiques sur les nouvelles energies
Synthèse des ateliers des Rencontres Scientifiques sur les nouvelles energies
GIP GERRI
 
Les clés du devenir opérationnel
Les clés du devenir opérationnelLes clés du devenir opérationnel
Les clés du devenir opérationnel
Gilles Lawson
 
Práctica tema 6
Práctica tema 6Práctica tema 6
Práctica tema 6
pacozamora1
 

Destacado (20)

Enjeux du stockage de l'energie à la Réunion - Le maillon essentiel pour parv...
Enjeux du stockage de l'energie à la Réunion - Le maillon essentiel pour parv...Enjeux du stockage de l'energie à la Réunion - Le maillon essentiel pour parv...
Enjeux du stockage de l'energie à la Réunion - Le maillon essentiel pour parv...
 
Plaquette agroalimentaire
Plaquette agroalimentairePlaquette agroalimentaire
Plaquette agroalimentaire
 
Provider Hosted app… Quel intérêt pour l’entreprise
Provider Hosted app…Quel intérêt pour l’entrepriseProvider Hosted app…Quel intérêt pour l’entreprise
Provider Hosted app… Quel intérêt pour l’entreprise
 
Caminant amb machado
Caminant amb machadoCaminant amb machado
Caminant amb machado
 
Loubressac
LoubressacLoubressac
Loubressac
 
Audit
  Audit  Audit
Audit
 
Adapter sa telephonie d'entreprise
Adapter sa telephonie d'entrepriseAdapter sa telephonie d'entreprise
Adapter sa telephonie d'entreprise
 
David alexander cano vallejo
David alexander cano vallejoDavid alexander cano vallejo
David alexander cano vallejo
 
Mi presentación
Mi presentaciónMi presentación
Mi presentación
 
Escola publica
Escola publicaEscola publica
Escola publica
 
Délinquance
DélinquanceDélinquance
Délinquance
 
2012 02-04 leccionadultos
2012 02-04 leccionadultos2012 02-04 leccionadultos
2012 02-04 leccionadultos
 
presentación ánima
presentación ánimapresentación ánima
presentación ánima
 
Synthèse des ateliers des Rencontres Scientifiques sur les nouvelles energies
Synthèse des ateliers des Rencontres Scientifiques sur les nouvelles energiesSynthèse des ateliers des Rencontres Scientifiques sur les nouvelles energies
Synthèse des ateliers des Rencontres Scientifiques sur les nouvelles energies
 
Séance d'orientation pour les candidats de l'examen de la CNE de 2014
Séance d'orientation pour les candidats de l'examen de la CNE de 2014Séance d'orientation pour les candidats de l'examen de la CNE de 2014
Séance d'orientation pour les candidats de l'examen de la CNE de 2014
 
Les clés du devenir opérationnel
Les clés du devenir opérationnelLes clés du devenir opérationnel
Les clés du devenir opérationnel
 
Rea moodle
Rea moodleRea moodle
Rea moodle
 
Práctica tema 6
Práctica tema 6Práctica tema 6
Práctica tema 6
 
Test3
Test3Test3
Test3
 
2012 03-05 complementario es
2012 03-05 complementario es2012 03-05 complementario es
2012 03-05 complementario es
 

Similar a 2011 04-11 notasegw

Qué sabes de la cruz
Qué sabes de la cruzQué sabes de la cruz
Qué sabes de la cruz
abcdelabiblia
 

Similar a 2011 04-11 notasegw (20)

Leccion 5 Escuela sabatica "Crecer en cristo
Leccion 5 Escuela sabatica "Crecer en cristoLeccion 5 Escuela sabatica "Crecer en cristo
Leccion 5 Escuela sabatica "Crecer en cristo
 
UN ANTICIPO DEL ARMAGEDON
UN ANTICIPO DEL ARMAGEDONUN ANTICIPO DEL ARMAGEDON
UN ANTICIPO DEL ARMAGEDON
 
La Batalla Final
La Batalla FinalLa Batalla Final
La Batalla Final
 
Lección 13 | Notas de Elena | El Reino de Cristo y la Ley | Escuela Sabática
Lección 13 | Notas de Elena | El Reino de Cristo y la Ley | Escuela SabáticaLección 13 | Notas de Elena | El Reino de Cristo y la Ley | Escuela Sabática
Lección 13 | Notas de Elena | El Reino de Cristo y la Ley | Escuela Sabática
 
2012 04-05 powerpointse-fwa82
2012 04-05 powerpointse-fwa822012 04-05 powerpointse-fwa82
2012 04-05 powerpointse-fwa82
 
05 crecer en cristo
05 crecer en cristo05 crecer en cristo
05 crecer en cristo
 
EL COSTO DEL PLAN DE LA REDENCION - SER TRANSFORMADOS POR CONTEMPLACION-FINAL...
EL COSTO DEL PLAN DE LA REDENCION - SER TRANSFORMADOS POR CONTEMPLACION-FINAL...EL COSTO DEL PLAN DE LA REDENCION - SER TRANSFORMADOS POR CONTEMPLACION-FINAL...
EL COSTO DEL PLAN DE LA REDENCION - SER TRANSFORMADOS POR CONTEMPLACION-FINAL...
 
notas Ellen White esc. sab 03/11/2012
notas Ellen White esc. sab 03/11/2012notas Ellen White esc. sab 03/11/2012
notas Ellen White esc. sab 03/11/2012
 
Notas de Elena - Lección 6
Notas de Elena  - Lección 6Notas de Elena  - Lección 6
Notas de Elena - Lección 6
 
Calvinismo frente arminianismo
Calvinismo frente arminianismoCalvinismo frente arminianismo
Calvinismo frente arminianismo
 
Notas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela Sabática
 
El fin del conflicto iii
El fin del  conflicto iiiEl fin del  conflicto iii
El fin del conflicto iii
 
Notas elena leccion 10, sabado 06 de setembro 2014
Notas elena leccion 10, sabado 06 de setembro 2014Notas elena leccion 10, sabado 06 de setembro 2014
Notas elena leccion 10, sabado 06 de setembro 2014
 
La naturaleza humana de jesus
La naturaleza humana de jesusLa naturaleza humana de jesus
La naturaleza humana de jesus
 
Romanos#13
Romanos#13Romanos#13
Romanos#13
 
Cristo el fin de la ley
Cristo el fin de la leyCristo el fin de la ley
Cristo el fin de la ley
 
El fin del conflicto ii
El fin del  conflicto iiEl fin del  conflicto ii
El fin del conflicto ii
 
Notas de Elena - lección 4 - Cristo y la Ley en el Sermón del Monte
Notas de Elena - lección 4 - Cristo y la Ley en el Sermón del MonteNotas de Elena - lección 4 - Cristo y la Ley en el Sermón del Monte
Notas de Elena - lección 4 - Cristo y la Ley en el Sermón del Monte
 
Qué sabes de la cruz
Qué sabes de la cruzQué sabes de la cruz
Qué sabes de la cruz
 
19 La segunda venida 01 - Analisis de citas 1 parte
19 La segunda venida 01 - Analisis de citas 1 parte19 La segunda venida 01 - Analisis de citas 1 parte
19 La segunda venida 01 - Analisis de citas 1 parte
 

Más de Misión Peruana del Norte

Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
Misión Peruana del Norte
 
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
Misión Peruana del Norte
 
Meditaciones matinales para adultos enero 2014
Meditaciones matinales para adultos enero 2014Meditaciones matinales para adultos enero 2014
Meditaciones matinales para adultos enero 2014
Misión Peruana del Norte
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
Misión Peruana del Norte
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
Misión Peruana del Norte
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
Misión Peruana del Norte
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
Misión Peruana del Norte
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
Misión Peruana del Norte
 

Más de Misión Peruana del Norte (20)

8 hábitos para una pareja feliz.pptx
8 hábitos para una pareja feliz.pptx8 hábitos para una pareja feliz.pptx
8 hábitos para una pareja feliz.pptx
 
Libros originales de Ellen G. White
Libros originales de Ellen G. WhiteLibros originales de Ellen G. White
Libros originales de Ellen G. White
 
Guia practica para líder GP II Trimestre 2015
Guia practica para líder GP II Trimestre 2015Guia practica para líder GP II Trimestre 2015
Guia practica para líder GP II Trimestre 2015
 
Guía práctica para lideres GP
Guía práctica para lideres GPGuía práctica para lideres GP
Guía práctica para lideres GP
 
Guia práctica para líderes de grupos pequeños
Guia práctica para líderes de grupos pequeñosGuia práctica para líderes de grupos pequeños
Guia práctica para líderes de grupos pequeños
 
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
 
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
 
Meditaciones matinales para adultos enero 2014
Meditaciones matinales para adultos enero 2014Meditaciones matinales para adultos enero 2014
Meditaciones matinales para adultos enero 2014
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 8
Forum de Grupos Pequeños DSA 8Forum de Grupos Pequeños DSA 8
Forum de Grupos Pequeños DSA 8
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 7
Forum de Grupos Pequeños DSA 7Forum de Grupos Pequeños DSA 7
Forum de Grupos Pequeños DSA 7
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 6
Forum de Grupos Pequeños DSA 6Forum de Grupos Pequeños DSA 6
Forum de Grupos Pequeños DSA 6
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 4
Forum de Grupos Pequeños DSA 4Forum de Grupos Pequeños DSA 4
Forum de Grupos Pequeños DSA 4
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 3
Forum de Grupos Pequeños DSA 3Forum de Grupos Pequeños DSA 3
Forum de Grupos Pequeños DSA 3
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 2
Forum de Grupos Pequeños DSA 2Forum de Grupos Pequeños DSA 2
Forum de Grupos Pequeños DSA 2
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 1
Forum de Grupos Pequeños DSA 1Forum de Grupos Pequeños DSA 1
Forum de Grupos Pequeños DSA 1
 

2011 04-11 notasegw

  • 1. IV Trimestre de 2011 El evangelio en Gálatas Notas de Elena G. de White Lección 11 10 de Diciembre de 2011 Libertad en Cristo Sábado 3 de diciembre Todo aquel que rehúsa entregarse a Dios está bajo el dominio de otro poder. No es su propio dueño. Puede hablar de libertad, pero está en la más abyecta esclavitud. No le es dado ver la belleza de la verdad, porque su mente está bajo el dominio de Satanás. Mientras se lison- jea de estar siguiendo los dictados de su propio juicio, obedece la vo- luntad del príncipe de las tinieblas. Cristo vino a romper las cadenas de la esclavitud del pecado para el alma. "Así que, si el Hijo os liber- tare, seréis verdaderamente libres" (S. Juan 8:36). "Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús —se nos dice— me ha librado de la ley del pecado y de la muerte" (Romanos 8:2). En la obra de la re- dención no hay compulsión. No se emplea ninguna fuerza exterior. Bajo la influencia del Espíritu de Dios, el hombre está libre para ele- gir a quien ha de servir. En el cambio que se produce cuando el alma se entrega a Cristo, hay la más completa sensación de libertad. La expulsión del pecado es obra del alma misma. Por cierto, no tenemos poder para librarnos a nosotros mismos del dominio de Satanás; pe- ro cuando deseamos ser libertados del pecado, y en nuestra gran ne- cesidad clamamos por un poder exterior y superior a nosotros, las fa- cultades del alma quedan dotadas de la fuerza divina del Espíritu Santo y obedecen los dictados de la voluntad, en cumplimiento de la voluntad de Dios (El Deseado de todas las gentes, p. 431, 432). Recursos Escuela Sabática ©
  • 2. Domingo 4 de diciembre: Cristo nos hizo libres Los que creen en Cristo y guardan sus mandamientos no están bajo las ataduras de la ley de Dios; porque para los que creen y obedecen, su ley no es una ley de servidumbre sino de libertad... Todo el que por fe obedece los mandamientos de Dios alcanzará la condición sin pecado en que vivía Adán antes de su transgresión. Todo el que cree en Cristo, que confía en el poder protector del Salvador resucitado... que resiste la tentación e imita aun en medio del mal el modelo dado por Cristo, por la fe en el sacrificio expiatorio de Cristo llegará a par- ticipar de la naturaleza divina, porque habrá escapado de la corrup- ción que hay en el mundo debido a la concupiscencia (En lugares celestiales, p. 146). Desde el principio ha sido el propósito especial del adversario de Dios y del ser humano, objetar la ley de Dios como opresiva e im- practicable; la presenta como un "yugo de servidumbre". Ha declara- do que es imposible para el ser humano guardar los preceptos de Dios. Esa es la doctrina engañosa que Satanás y sus ángeles tratan de esparcir por el mundo. "No hay ley" es el clamor del enemigo de Dios. ¿Nos pondremos del lado de Satanás y haremos nula la ley di- vina porque él dice que seremos más libres y más felices? Eso sería nuestra ruina. ¿Acaso Adán y Eva fueron más felices y tuvieron ma- yor libertad cuando actuaron bajo las sugerencias del maligno? (Re- view and Herald, 31 de julio, 1888). Jesús vino a esta tierra para representar el carácter de Dios al mun- do. Él dijo: "El que me ha visto a mí, ha visto al Padre" (Juan 14:9). Satanás había representado mal el carácter de Dios y lo había puesto bajo una falsa luz. Cristo vino para revelar el amor y la compasión del Padre hacía los caídos hijos de los hombres. Cuando los que profesan ser siervos de Dios andan con rostros ensombrecidos y quejándose de todo, representan mal a su Padre celestial. Le dicen al mundo que es duro servir a Dios y difícil guardar su ley; pero eso es una falacia. ¿Qué es lo que ata las manos humanas y las aprisiona? ¿Es la obe- diencia a la ley? No. Es todo lo contrario; los que guardan la ley están en libertad. Es el trangresor el que está aprisionado. La maldición de la ley no cae sobre aquellos que se esfuerzan por cumplir los santos preceptos de Dios mediante la fe en su Redentor, porque los cubre su Recursos Escuela Sabática ©
  • 3. justicia. Están en paz con Dios por medio del Señor Jesucristo (Signs of the Times, 30 de septiembre, 1889). Hace un tiempo, estábamos viajando por el Estado de Nueva York, cuando vimos a dos fuertes oficiales de policía que llevaban a dos hombres atados de manos y arrastrando pesadas cadenas. Cuando los vimos, no pensamos que ellos habían estado cumpliendo las leyes del Estado, sino que las habían quebrantado, y por eso no podían an- dar en libertad. Nosotros estábamos tratando de vivir en armonía con las leyes humanas así como con las leyes de Dios, y por eso está- bamos viajando en libertad; no estábamos bajo la esclavitud de la ley. Si vivimos en armonía con la vida de Cristo y con la ley que él ejem- plificó, entonces no estamos, ni estaremos bajo la esclavitud de la ley (The Watchman, 4 de diciembre, 1906). Tenemos el deber de amar a Jesús como nuestro Redentor. El tiene el derecho de exigir nuestro amor, pero en lugar de hacerlo nos invita a que le demos nuestro corazón. Nos llama para que caminemos con él por el sendero de la obediencia humilde y verdadera. La invitación que nos hace es un llamamiento a una vida de pureza, santidad y feli- cidad —una vida de paz y reposo, de libertad y amor— y a la partici- pación de una rica herencia futura: la vida eterna. ¿Qué elegiremos, la libertad en Cristo o la esclavitud y la tiranía al servicio de Sa- tanás?... Si elegimos vivir con Cristo durante las edades intermina- bles de la eternidad, ¿por qué no escogerlo ahora como nuestro Ami- go más amado y de mayor confianza, y nuestro Consejero mejor y más sabio? (Exaltad a Jesús, p. 92). Lunes 5 de diciembre: La naturaleza de la libertad cristiana Aceptar la expiación que Cristo ha hecho es el fundamento de la ver- dadera fe. A los que se arrepienten y confiesan sus pecados, el Espíri- tu Santo, autor de toda santificación, les dará gracia para hablar pa- labras tiernas y respetuosas. Los que se miren por largo tiempo en el espejo divino, no solo verán su falta de semejanza con el manso y humilde Salvador, sino que recibirán fortaleza para vencer y para co- operar con Cristo en la obra de traer las tendencias heredadas y cul- tivadas hacia el mal, bajo el control de la voluntad divina, a fin de que el pecado no tenga dominio sobre ellos. Al mirar a Jesús, el autor y consumador de la fe, serán transformados a su semejanza y cre- Recursos Escuela Sabática ©
  • 4. cerán hasta alcanzar la plena estatura de hombres y mujeres en Cris- to (Signs of the Times, 2 de octubre, 1901). Cristo abarcó a todo el mundo con sus brazos. Murió en la cruz para destruir al que tenía el poder de la muerte, y para borrar los pecados de cada alma creyente. Nos invita a ofrecernos sobre el altar del ser- vicio como un sacrificio vivo y encendido. Debemos consagrar a Dios sin reserva todo lo que poseemos y lo que somos (En lugares ce- lestiales, p. 33). Con el fin de llegar a ser el sustituto y la garantía de la humanidad, Jesucristo depuso su manto real, su corona de Rey, y revistió su divi- nidad con la humanidad, para que al morir como hombre pudiera destruir con su muerte al que tenía el imperio de la muerte. Como Dios, no lo habría podido hacer; pero al venir como hombre, Cristo pudo morir. Con su muerte venció a la muerte. La muerte de Cristo condenó a perecer al que tenía el poder de la muerte, y abrió las puertas de la tumba a todos los que lo reciben como su Salvador per- sonal. Sobre el sepulcro abierto de José Cristo proclamó: "Yo soy la resu- rrección y la vida". Él, el Redentor del mundo, aplastó la cabeza de la serpiente, privándola para siempre del poder de hacer que los hom- bres sientan su picadura de escorpión; porque él trajo a la luz la vida y la inmortalidad. Los portales de la vida eterna están abiertos para todos los que crean en Jesucristo... Al morir, Jesús ha hecho imposi- ble que mueran eternamente los que creen en él... Cristo vivió y murió como hombre, para que llegara a ser el Dios tan- to de los vivos como de los muertos. Lo hizo para que, al creer en él, a los seres humanos se les hiciera imposible perder la vida eterna. La vida de los hombres y las mujeres es preciosa a la vista de Dios, por- que Cristo compró esa vida al ser sacrificado en lugar de ellos. De ese modo hizo posible que nosotros tuviéramos acceso a la inmortalidad (Exaltad a Jesús, p. 339). La muerte entró en el mundo a causa de la transgresión. Pero Cristo dio su vida para que el hombre tuviera otra prueba. El no murió en la cruz para abolir la ley de Dios, sino para asegurar para el hombre un segundo tiempo de gracia. No murió para hacer que el pecado fuera un atributo inmortal; murió para asegurar el derecho a destruir a Recursos Escuela Sabática ©
  • 5. aquel que tenía el poder de la muerte, esto es al diablo. Sufrió la ple- na penalidad de una ley quebrantada por el mundo entero. Esto lo hizo, no para que los hombres continuaran en la transgresión, sino para que se volvieran a su lealtad y observaran los mandamientos de Dios y su ley como la niña de su ojo (Testimonios para los mi- nistros, p. 131). Martes 6 de diciembre: La peligrosas consecuencias del legalismo (Gálatas 5:2-12) En los días de Pablo había quienes constantemente hablaban de la circuncisión, y podían presentar abundantes pruebas bíblicas para mostrar que era obligatoria para los judíos. Pero esa enseñanza no tenía importancia en ese tiempo, pues Cristo había muerto en la cruz del Calvario, y la circuncisión de la carne ya no podía tener más va- lor. El servicio simbólico y las ceremonias relacionadas con él se abo- lieron en la cruz. El grande y antitípico Cordero de Dios, que era lo simbolizado, se había convertido en una ofrenda a favor del hombre culpable, y la sombra terminó al aparecer la realidad. Pablo estaba procurando que los hombres comprendieran la gran verdad para ese tiempo; pero los que decían ser los seguidores de Jesús estaban com- pletamente absortos en la enseñanza de la tradición de los judíos y en la obligación de la circuncisión (Comentario bíblico adventista, tomo 6, p. 1061). Los escribas y los fariseos habían acusado de pecado no solamente a Cristo sino también a sus discípulos, porque no respetaban los ritos y las ceremonias rabínicas. A menudo los discípulos se habían sentido perplejos y confusos ante la censura y la acusación de aquellos a quienes se habían acostumbrado a venerar como maestros religiosos. Mas Jesús desenmascaró ese engaño. Declaró que la justicia, a la cual los fariseos daban tanta importancia, era inútil. La nación judaica aseveraba ser el pueblo especial y leal que Dios favorecía; pero Cristo representó su religión Como privada de fe salvadora. Todos sus aser- tos de piedad, sus ficciones y ceremonias de origen humano, y aun su jactanciosa obediencia a los requerimientos exteriores de la ley, no lograban hacerlos santos. No eran limpios de corazón, ni nobles ni parecidos a Cristo en carácter. Una religión formalista no basta para poner el alma en armonía con Dios. La ortodoxia rígida e inflexible de los fariseos, sin contrición, ni Recursos Escuela Sabática ©
  • 6. ternura ni amor, no era más que un tropiezo para los pecadores. Se asemejaban ellos a sal que hubiera perdido su sabor; porque su in- fluencia no tenía poder para proteger al mundo contra la corrupción. La única fe verdadera es la que "obra por el amor" para purificar el alma. Es como una levadura que transforma el carácter (El discur- so maestro de Jesucristo, p. 49). Pablo se había consagrado con todas sus facultades al servicio de Dios. Había recibido las verdades del evangelio directamente del cie- lo, y en todo su ministerio mantuvo una relación vital con los agentes celestiales. Había sido enseñado por Dios en cuanto a la imposición de cargas innecesarias a los cristianos gentiles; así cuando los creyen- tes judaizantes introdujeron en la iglesia de Antioquía el asunto de la circuncisión, Pablo conocía el sentir del Espíritu de Dios concernien- te a esa enseñanza, y tomó una posición firme e inflexible que libró a las iglesias de las ceremonias y los ritos judíos (Los hechos de los apóstoles, pp. 162, 163). Miércoles 7 de diciembre: Libertad, no licencia (Gálatas 5:13) Pablo escribe a los gálatas: "Ojalá fuesen también cortados los que os inquietan. Porque vosotros, hermanos, a libertad habéis sido llama- dos; solamente que no uséis la libertad como ocasión a la carne, sino servíos por amor los unos a los otros. Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Y si os mordéis y os coméis los unos a los otros, mirad que también no os consumáis los unos a los otros. Digo pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne" (Gálatas 5:12-16). Algunos falsos maestros habían presentado a los gálatas doctrinas opuestas al evangelio de Cristo. Pablo trataba de exponer y corregir estos errores. Deseaba mucho que los falsos maestros fuesen separa- dos de la iglesia, pero su influencia había afectado a tantos de los creyentes que parecía azaroso tomar una decisión contra ellos. Había peligro de ocasionar contiendas y divisiones ruinosas para los inter- eses espirituales de la iglesia. Por lo tanto trataba de hacer ver a sus hermanos la importancia de ayudarse unos a otros con amor. Declaró que todas las demandas de la ley que presentan nuestros de- beres hacia nuestros semejantes se cumplen al amarse unos a otros. Recursos Escuela Sabática ©
  • 7. Les advirtió que si se entregaban al odio y a la contención, dividién- dose en partidos, y mordiéndose y devorándose unos a otros como las bestias, atraerían sobre sí mismos desgracia inmediata y ruina fu- tura. Había tan solo una manera de evitar estos terribles males, a sa- ber, como les recomendó el apóstol, andando "en el Espíritu". Me- diante constante oración debían buscar la dirección del Espíritu San- to, que los conduciría al amor y la unidad. Una casa divida contra sí misma no puede subsistir. Cuando los cris- tianos contienden, Satanás acude para ejercer el dominio. ¡Con cuán- ta frecuencia ha tenido éxito en destruir la paz y armonía de las igle- sias! ¡Qué fieras controversias, qué amarguras, qué odios han co- menzado con un asunto pequeño! ¡Cuántas esperanzas han sido marchitadas, cuántas familias han sido divididas por la discordia y la contención! Pablo encargó a sus hermanos que tuviesen cuidado, no fuese que al tratar de corregir las faltas ajenas, estuviesen ellos mismos cometien- do pecados igualmente graves. Les advierte que el odio, la emulación, la ira, las contiendas, las sediciones, las herejías y las envidias son tan ciertamente obras de la carne como la lascivia, el adulterio, la bo- rrachera y el homicidio, y tan seguramente negarán a los culpables la entrada al cielo (Joyas de los testimonios, tomo 2, pp. 84, 85). La Palabra de Dios está llena de instrucción para que sus hijos se amen unos a otros y no luchen los unos contra los otros. Son llama- dos a ser libres y a mantener esa libertad con que Cristo los hizo li- bres. A la vez que les pide ser cuidadosos de no usar esa libertad para entrar en prácticas corruptas de indulgencia, también les pide evitar cualquier cosa que pueda crear contención, disensión y sentimientos encontrados. Deben servirse unos a otros por amor y mantener el afecto cristiano entre ellos, porque de otra manera, "si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros" (Gálatas 5:15). Hay mucho más valor en las acciones que en las palabras. Y cuanto menos hablemos de nuestras acciones, mejor. Ellas aparecerán por- que no pueden ser escondidas. El conocimiento, la habilidad y la fi- delidad ejercen una influencia más poderosa que lo que las palabras pueden tener. Pero debemos ser cuidadosos de no usarlas para de- gradar a los demás a fin de elevarnos a nosotros. Cuando alguien ex- Recursos Escuela Sabática ©
  • 8. pone en alta voz su conocimiento para tratar de alcanzar el lugar más elevado, ese conocimiento será probado y se verá que merece estar en un lugar más bajo que el que pretendía. Es mejor guardar silencio y dejar que las acciones hablen por sí mismas (Review and Herald, 28 de junio, 1887). Jueves 8 de diciembre: Cumpliendo toda la ley (Gálatas 5:13-15) La ley divina fue confiada a la nación israelita, pero al rodearla de cargas y exacciones, se perdieron de vista sus grandes principios. Sus mentes se empequeñecieron al dedicarse a los pequeños detalles, y la ley de Dios no fue vista en su verdadera importancia como una ley de amor y no de destrucción. La ley de Dios no destruye otra cosa sino el pecado. Se opone sola- mente a las prácticas carnales y pecaminosas. Fue dada para que la humanidad no cayera en la depravación en que habían caído los habitantes del mundo antiguo. Si se la obedece, se transforma en una regla de vida que mantiene puro el carácter. Los que la adoptan tal como fue dada por Dios, no se lamentarán de no poder pecar, ni serán moralmente enfermizos... sino que verán los resultados positi- vos de aceptar la ley de Dios en sus vidas. Si los israelitas hubiesen sido fieles a él, los habría establecido en justicia [se cita Isaías 54:10- 17] (The Bible Echo, 29 de julio, 1895). El yugo que nos liga al servicio es la ley de Dios. La gran ley de amor revelada en el Edén, proclamada en el Sinaí, y en el nuevo pacto es- crita en el corazón, es la que liga al obrero humano a la voluntad de Dios. Si fuésemos abandonados a nuestras propias inclinaciones para ir adonde nos condujese nuestra voluntad, caeríamos en las filas de Satanás y llegaríamos a poseer sus atributos. Por lo tanto, Dios nos encierra en su voluntad, que es alta, noble y elevadora. Él desea que asumamos con paciencia y sabiduría los deberes de servirle. El yugo de este servicio lo llevó Cristo mismo como humano. El dijo: "Me complazco en hacer tu voluntad, oh Dios mío, y tu ley está en medio de mi corazón". "He descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, mas la voluntad del que me envió". El amor hacia Dios, el celo por su gloria, y el amor por la humanidad caída, trajeron a Jesús a esta tie- rra para sufrir y morir. Tal fue el poder que rigió en su vida. Y él nos Recursos Escuela Sabática ©
  • 9. invita a adoptar este principio (El Deseado de todas las gentes, pp. 296, 297). Lejos de contener requisitos arbitrarios, la ley de Dios se da a los hombres como cerco o escudo. El que acepta sus principios es preser- vado del mal. La fidelidad a Dios entraña fidelidad al hombre. De ese modo la ley protege los derechos y la individualidad de cada ser humano. Prohíbe al superior oprimir, y al subalterno desobedecer. Asegura el bienestar del hombre, tanto para este mundo como para el venidero. Para el obediente es la garantía de la vida eterna, porque expresa los principios que permanecen para siempre. Cristo vino a demostrar el valor de los principios divinos por medio de la revelación de su poder para regenerar a la especie humana. Vi- no a enseñar cómo se deben desarrollar y aplicar esos principios (La educación, p. 77). La ley de Dios constituye el fundamento de su gobierno, y el servicio de amor el único servicio aceptable para el cielo. Dios ha concedido libertad de acción a todos, ha dotado a los hombres de capacidad pa- ra apreciar su carácter, y por lo tanto de habilidad para amarlo y ele- gir su servicio. Mientras los seres creados adoraron a Dios, estuvie- ron en armonía en todo el universo. Mientras el amor a Dios reinó supremo, abundó el amor por los demás. Como no había transgre- sión de la ley, que es un trasunto del carácter de Dios, ninguna nota de discordia perturbaba las armonías celestiales (A fin de conocer- le, p. 368). Material provisto por RECURSOS ESCUELA SABATICA © http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica http://groups.google.com.ar/group/escuela-sabatica?hl=es Suscríbase para recibir gratuitamente recursos para la Escuela Sabática Recursos Escuela Sabática ©