SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 9
Descargar para leer sin conexión
I Trimestre de 2012
                       Vislumbres de nuestro Dios



                      Notas de Elena G. de White


                              Lección 1
                             7 de enero de 2012




                    El Dios triuno
Sábado 31 de diciembre

Durante la época del pueblo judío, la influencia del Espíritu de Dios
se había visto de una manera señalada, pero no en forma plena. Por
siglos se habían elevado oraciones pidiendo el cumplimiento de la
promesa divina de impartir su Espíritu, y ninguna de esas fervientes
súplicas había sido olvidada.

Cristo determinó que cuando él ascendiera de esta tierra, concedería
un don a los que habían creído en él y a los que creyeran en él. ¿Qué
don suficientemente precioso podía él conceder para destacar y hon-
rar su ascensión al trono de mediación? Debía ser digno de su gran-
deza y su realeza. Cristo determinó dar como su representante a la
tercera Persona de la Deidad. Ese don no podría ser igualado. Daría
todos sus dones en uno, y por lo tanto su dádiva sería el Espíritu di-
vino, ese poder transformador, iluminador y santificador. Y si por si-
glos había sido restringido, vendría ahora con la plenitud de su poder
para ser derramado sobre la iglesia (Signs of the Times, 1º de di-
ciembre, 1898; parcialmente en, Comentario bíblico ad-
ventista, tomo 6, pp. 1052, 1053).

Los que salen del mundo en espíritu y en todas sus prácticas, pueden
considerarse como hijos e hijas de Dios; pueden creer en la Palabra
del Señor como un niño cree cada palabra de sus padres. Para el que
cree, toda promesa es segura. Los que se unen con el Padre, el Hijo y
                        Recursos Escuela Sabática ©
el Espíritu Santo, que demuestran con su vida que no siguen más el
camino que seguían antes de que se unieran con estos agentes divi-
nos, recibirán la sabiduría de lo alto; no dependerán de la sabiduría
humana. Los cristianos, como miembros de la familia real e hijos del
Rey celestial, para tratar correctamente con el mundo deben sentir la
necesidad de un poder que solo se origina en los instrumentos celes-
tiales que se han comprometido a trabajar en favor de ellos.

Después de que hemos formado una unión con el gran triple poder,
consideraremos nuestro deber para con los miembros de la familia
de Dios con un temor reverente, mucho más sagrado que el que
hemos sentido antes. Este es un aspecto de la reforma religiosa que
muy pocos aprecian. Los que procuran contestar la oración, "hágase
tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra", mediante vi-
das puras y santificadas buscarán mostrar al mundo cómo se cumple
la voluntad de Dios en el cielo (Comentario bíblico adventista,
tomo 6, pp. 1101, 1102).


Domingo 1 de enero:
La unicidad de Dios

Los hijos de Israel habían sido separados de la idolatría para que lle-
garan a ser depositarios de una verdad sagrada y viviente: el cono-
cimiento del único Dios verdadero. Mediante revelaciones divinas
ilustradas por símbolos y ceremonias, debían conocer al Dios verda-
dero hasta que esos símbolos se encontraran con la realidad en la
muerte de Cristo. Tanto su vida pública como privada giraba en de-
rredor de una religión revelada. La ley de Dios, dada por Cristo mis-
mo, especificaba de tal manera los deberes públicos, privados y so-
ciales, que nadie necesitaba errar. Un único Dios, el Creador de los
cielos y la tierra, fue nombrado en el cuarto mandamiento, y su vo-
luntad debía llegar a ser la voluntad de ellos. Los que adoraran al
único Dios verdadero serían fortalecidos con poder moral y desarro-
llarían caracteres fuertes y simétricos. En cambio aquellos que ado-
raran otros dioses se degradarían más y más porque esa adoración
exaltaba las pasiones humanas y aprobaba los vicios en sus servicios
religiosos.

La religión de Israel provenía de la luz viviente del cielo, la que refle-
jaba sus rayos en todos los caminos y senderos de la vida. Fueron en-
                          Recursos Escuela Sabática ©
señados a adorar únicamente al Señor, a obedecer su santa ley, y a
guiarse por sus principios tanto en la vida privada como en la públi-
ca. Sus servicios religiosos anticipaban un servicio mejor: el del que
habría de venir. Sus corazones anhelaban la gran realidad de la apa-
rición del Mesías predicha en las profecías (Signs of the Times, 12
de agosto, 1889).


Lunes 2 de enero:
La divinidad de Cristo

¡Cuán agradecidos debiéramos estar de que Cristo tomó sobre sí la
naturaleza humana y estuvo sujeto a la tentación como lo estamos
nosotros! Sin embargo, aunque se hizo humano, también era divino;
todos los atributos del Padre también eran los suyos; su divinidad es-
taba revestida de humanidad. Aunque era el Creador de los cielos y la
tierra, se cansaba como se cansan los seres humanos y debía buscar
descanso de sus continuas labores que lo presionaban. Aquel que
había hecho el océano y controlaba las aguas de las profundidades;
que había abierto las vertientes y manantiales de la tierra, sintió la
necesidad de descansar y beber junto al pozo de Jacob y le pidió agua
a una mujer samaritana (Review and Herald, 19 de mayo,
1896).

La naturaleza humana del Hijo de María, ¿se cambió con la natu-
raleza divina del Hijo de Dios? No; las dos naturalezas se combina-
ron misteriosamente en una persona: El Hombre Cristo Jesús. Lo
humano no ocupó el lugar de lo divino, ni lo divino de lo humano. La
divinidad no fue degradada en humanidad; la divinidad mantuvo su
lugar (Comentario bíblico adventista, tomo 5, p. 895).

Al contemplar la encarnación de Cristo en la humanidad, quedamos
atónitos frente a un misterio insondable que la mente humana no
puede comprender. Mientras más reflexionamos acerca de él, más
extraordinario nos parece. ¡Cuán vasto es el contraste entre la divini-
dad de Cristo y el impotente bebecito del pesebre de Belén! ¿Cómo se
puede medir la diferencia que hay entre el Dios todopoderoso y un
niño impotente? Sin embargo el Creador de los mundos, Aquel en
quien moraba la plenitud de la Deidad corporalmente, se manifestó
en el desvalido bebé del pesebre. ¡Incomparablemente más elevado
que todos los ángeles, igual al Padre en dignidad y gloria, y sin em-
                         Recursos Escuela Sabática ©
bargo vestido con la ropa de la humanidad! La divinidad y la huma-
nidad se hallaban combinadas misteriosamente, y el hombre y Dios
fueron uno solo. En esta unión es donde encontramos la esperanza
de la raza caída (Exaltad a Jesús, p. 69).

Cristo es nuestro dirigente. Al revestir su divinidad con la humani-
dad se humilló a sí mismo para poder estar personalmente al frente
de la raza humana. Se desprendió de su corona real y de su elevada
posición como comandante de los ángeles y se hizo pobre, para que
mediante su pobreza y humillación los seres humanos pudieran lle-
gar a ser ricos y herederos de un eterno peso de gloria. El Salvador
vino a este mundo humildemente y vivió como un hombre entre los
hombres. La divinidad debía tocar la humanidad en todo, menos en
pecar. Al vivir como un ser humano respondió afirmativamente a la
pregunta: ¿Puede un ser humano guardar la ley de Dios? Fue tentado
en todo, pero sin pecado. Lo hizo para que pudiera socorrer a los que
son tentados. "Despreciado y desechado entre los hombres, varón de
dolores, experimentado en quebranto... Ciertamente llevó él nuestras
enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por
azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras
rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz
fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados" (Isaías 53:3-5).
Se dio a sí mismo al mundo como un maestro espiritual y un verda-
dero médico misionero (Review and Herald, 7 de enero, 1904).


Martes 3 de enero:
El Espíritu Santo

Necesitamos comprender que el Espíritu Santo, que es una persona
así como Dios es persona, anda en estos terrenos [Extracto de un dis-
curso dado a los alumnos del Colegio de Avondale, Australia].

El Espíritu Santo es una persona, porque testifica en nuestros espí-
ritus que somos hijos de Dios. Cuando se da este testimonio lleva
consigo su propia evidencia. En esas ocasiones creemos y estamos
seguros de que somos los hijos de Dios...

El Espíritu Santo tiene una personalidad, de lo contrario no podría
dar testimonio a nuestros espíritus y con nuestros espíritus de que
somos hijos de Dios. Debe ser una persona divina, además, porque
                        Recursos Escuela Sabática ©
en caso contrario no podría escudriñar los secretos que están ocultos
en la mente de Dios. "Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas
del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco
nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios" (1 Corintios
2:11) (El evangelismo, p. 447, 448).

El Consolador es llamado el "Espíritu de verdad". Su obra consiste en
definir y mantener la verdad. Primero mora en el corazón como el
Espíritu de verdad, y así llega a ser el Consolador. Hay consuelo y paz
en la verdad, pero no se puede hallar verdadera paz ni consuelo en la
mentira. Por medio de falsas teorías y tradiciones es como Satanás
obtiene su poder sobre la mente. Induciendo a los hombres a adoptar
normas falsas, tuerce el carácter. Por medio de las Escrituras, el
Espíritu Santo habla a la mente y graba la verdad en el corazón. Así
expone el error, y lo expulsa del alma. Por el Espíritu de verdad,
obrando por la Palabra de Dios, es como Cristo subyuga a sí mismo a
sus escogidos.

Al describir a sus discípulos la obra y el cargo del Espíritu Santo,
Jesús trató de inspirarles el gozo y la esperanza que alentaba su pro-
pio corazón. Se regocijaba por la ayuda abundante que había provisto
para su iglesia. El Espíritu Santo era el más elevado de todos los do-
nes que podía solicitar de su Padre para la exaltación de su pueblo. El
Espíritu iba a ser dado como agente regenerador, y sin esto el sacrifi-
cio de Cristo habría sido inútil. El poder del mal se había estado for-
taleciendo durante siglos, y la sumisión de los hombres a este cauti-
verio satánico era asombrosa. El pecado podía ser resistido y vencido
únicamente por la poderosa intervención de la tercera persona de la
Divinidad, que iba a venir no con energía modificada, sino en la ple-
nitud del poder divino. El Espíritu es el que hace eficaz lo que ha sido
realizado por el Redentor del mundo. Por el Espíritu es purificado el
corazón. Por el Espíritu llega a ser el creyente participe de la natura-
leza divina. Cristo ha dado su Espíritu como poder divino para ven-
cer todas las tendencias hacia el mal, hereditarias y cultivadas, y para
grabar su propio carácter en su iglesia (El Deseado de todas las
gentes, pp. 624, 625).




                         Recursos Escuela Sabática ©
Miércoles 4 de enero:
En unidad e igualdad

El amor de Dios fue el tema de Cristo cuando hablaba de su misión y
de su obra. "Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para
volverla a tomar" (Juan 10:17). Mi Padre te ama a ti con un amor tan
ilimitado que me ama a mí más porque he dado mi vida para redi-
mirte; te ama a ti y me ama a mí, porque te amo y doy mi vida por ti.
"Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo
os he amado, que también os améis unos a otros" (Juan 13:34). Bien
entendieron los discípulos ese amor cuando vieron a su Salvador que
sufría vergüenza, reproches, desconfianzas y traición; cuando vieron
su agonía en el jardín y su muerte en la cruz del Calvario. Este es un
amor cuya profundidad nadie puede sondear. A medida que los
discípulos lo comprendieron, a medida que su percepción se aferró
de la compasión divina, comprendieron que hay un sentido en el cual
los sufrimientos del Hijo fueron los sufrimientos del Padre; com-
prendieron que desde la eternidad ha habido completa unidad entre
el Padre y el Hijo. Eran dos, pero eran idénticos; dos en individuali-
dad, pero uno es espíritu, en corazón y en carácter.

Cuando el Redentor consintió en tomar la copa de amargura a fin de
salvar a los pecadores, su capacidad de sufrir fue la única limitación
para sus sufrimientos. Pero su humillación como ser humano no
afectó en ninguna manera su identidad con el Padre. Mientras cami-
naba en esta tierra como un siervo, aún pudo decir: "Yo y el Padre
uno somos" (Juan 10:30) (The Youth's Instructor, 16 de di-
ciembre, 1897; parcialmente en A fin de conocerle, p. 71).

El Consolador que Cristo prometió enviar después de su ascensión al
cielo es el Espíritu en toda la plenitud de la Deidad, que pone de ma-
nifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y
creen en él como un Salvador personal. Hay tres personas vivientes
en el trío celestial; en el nombre de esos tres grandes poderes: el Pa-
dre, el Hijo y el Espíritu Santo, son bautizados los que reciben a Cris-
to por medio de una fe viviente, y esos poderes cooperarán con los
obedientes súbditos del cielo en sus esfuerzos por vivir una nueva vi-
da en Cristo (En lugares celestiales, p. 336).

Cristo no buscó ser considerado grande entre los hombres aunque
era la Majestad del cielo, igual en dignidad y gloria con el Dios infi-
                         Recursos Escuela Sabática ©
nito. Era Dios manifestado en la carne. ¡Qué reproche para aquellos
que se exaltan a sí mismos buscando ser grandes entre los hombres!
El era un varón de dolores, experimentado en quebranto ¡Maravilla-
os, oh cielos! ¡Asómbrate, oh tierra! La divina naturaleza de Cristo no
fue transformada en una naturaleza humana, ni la naturaleza huma-
na del Hijo del Hombre fue cambiada en naturaleza divina, sino que
fueron misteriosamente combinadas en el Salvador de los seres
humanos. No era el Padre, pero en él moraba toda la plenitud de la
divinidad corporalmente. Y él invita a los sufrientes diciéndoles:
"Venid a mí, todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré
descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy
manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras al-
mas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga" (Mateo 11:28-30)
(Manuscript Releases, tomo 6, pp. 112, 113).


Jueves 5 de enero:
La Trinidad y la salvación

El Espíritu Santo exalta y glorifica al Salvador. Es su oficio presentar
a Cristo, la pureza de su justicia y la gran salvación que tenemos por
él. Jesús dice: El "tomará de lo mío, y os lo anunciará" (Juan 16:14).
El Espíritu de verdad es el único maestro eficaz de la verdad divina.
¡Cuánto no estimará Dios a la raza humana, siendo que dio a su Hijo
para que muriese por ella y manda su Espíritu para que sea el maes-
tro y continuo guía del hombre! (El camino a Cristo, p. 91).

Cristo estuvo con Dios en la obra de la creación. Era uno con Dios,
igual al Eterno... Solo él, el Creador del hombre, podía ser su Salva-
dor... Nadie sino Cristo podía redimir al hombre de la maldición de la
ley....Cristo se propuso llegar hasta los abismos de la degradación y
del dolor del hombre y restaurar al alma arrepentida y creyente a la
armonía con Dios. Cristo, el Cordero muerto desde la fundación del
mundo, se ofreció como sacrificio y sustituto para los caídos hijos de
Adán.

Por medio de la creación y de la redención, por medio de la natu-
raleza y de Cristo, se revelan las glorias del carácter divino. Por el
maravilloso despliegue de su amor al dar a "su Hijo unigénito"... se
revela el carácter de Dios a las inteligencias del universo. Por medio

                         Recursos Escuela Sabática ©
de Cristo, nuestro Padre celestial es conocido como el Dios de amor
(A fin de conocerle, p. 20).

Cristo dijo acerca del Espíritu: "Él me glorificará" (Juan 16:14). Así
como Cristo glorificó al Padre por la demostración de su amor, así el
Espíritu habría de glorificar a Cristo revelando al mundo las riquezas
de su gracia. La misma imagen de Dios debe ser reproducida en la
humanidad. El honor de Dios, el honor de Cristo, está implicado en
la perfección del carácter de su pueblo...

El Espíritu obra en nosotros trayendo a menudo a la mente y en for-
ma vivida las preciosas verdades del plan de redención. Olvidaríamos
esas verdades y las ricas promesas de Dios perderían para nosotros
su eficacia, si no fuera por el Espíritu, que toma las cosas de Dios y
nos las muestra... El Espíritu ilumina nuestras tinieblas, informa
nuestra ignorancia, y nos ayuda en nuestras múltiples necesidades.
Pero la mente debe buscar a Dios en forma constante. Si se permite
que la mundanalidad entre en ella, si no tenemos deseos de orar, ni
deseos de estar en comunión con él, quien es la fuente de la fortaleza
y la sabiduría, el Espíritu no permanecerá en nosotros. Los incrédu-
los no reciben la rica dotación de gracia que los haría sabios para la
salvación, pacientes, perdonadores, rápidos para recibir y apreciar
las ministraciones celestiales, prontos en discernir las trampas de Sa-
tanás, y fuertes para resistir el pecado (Nuestra elevada vocación, p.
156).

Antes que los discípulos pasen el umbral, debe imprimirse el sagrado
nombre, bautizando a los creyentes en el nombre de los tres poderes
del mundo celestial. La mente humana se impresiona con esta cere-
monia, que es el comienzo de la vida cristiana. Significa mucho. La
obra de la salvación no es un asunto pequeño, sino tan vasto que las
más elevadas autoridades aprenden por la fe expresada por el ins-
trumento humano. La eterna Deidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu
Santo, está involucrada en la acción requerida para dar seguridad al
instrumento humano y unir a todo el cielo para que contribuya al
ejercicio de las facultades humanas, a fin de alcanzar la plenitud de
los tres poderes para unirlos en la gran obra designada. Uniendo los
poderes celestiales con los humanos, los hombres pueden llegar a
ser, por medio de la eficacia celestial, partícipes de la naturaleza di-
vina y obreros juntamente con Cristo (Alza tus ojos, p. 146).

                         Recursos Escuela Sabática ©
La Deidad se llenó de compasión por la raza caída, y el Padre, el Hijo
y el Espíritu Santo se dedicaron a llevar a cabo el plan de redención
(Atlantic Union College Record, 1º de abril, 1901).

La salvación de los seres humanos es una vasta empresa que requiere
la dedicación de todas las agencias divinas. El Padre, el Hijo y el
Espíritu Santo se han comprometido a hacer más que vencedores a
los hijos de Dios por medio de aquel que los amó. El Señor es pacien-
te con nosotros "no queriendo que ninguno perezca"; ha provisto el
poder para capacitarnos a fin de ser vencedores (Pacific Union
Recorder, 5 de enero, 1905).




           Material provisto por RECURSOS ESCUELA SABATICA ©
             http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica
                http://groups.google.com.ar/group/escuela-sabatica?hl=es
      Suscríbase para recibir gratuitamente recursos para la Escuela Sabática


                             Recursos Escuela Sabática ©

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

14 creo en la vida eterna
14 creo en la vida eterna14 creo en la vida eterna
14 creo en la vida eternaJuan Sánchez
 
Tema 9 creo en jesucristo ii para slide share
Tema 9 creo en jesucristo ii  para slide shareTema 9 creo en jesucristo ii  para slide share
Tema 9 creo en jesucristo ii para slide shareRicardo Farfán García
 
Nuestra herencia en cristo
Nuestra herencia en cristoNuestra herencia en cristo
Nuestra herencia en cristoLuis Vogt
 
02 La Revelacion Sobrenatural
02 La Revelacion Sobrenatural02 La Revelacion Sobrenatural
02 La Revelacion SobrenaturalencuentraTV
 
Dios uno y trino
Dios uno y trinoDios uno y trino
Dios uno y trinoRGalarza5
 
Leccion5 la santidad
Leccion5 la santidadLeccion5 la santidad
Leccion5 la santidadJose Otero
 
031b - El Señor Jesús es el Mesías de todos los hombres y por lo tanto es el ...
031b - El Señor Jesús es el Mesías de todos los hombres y por lo tanto es el ...031b - El Señor Jesús es el Mesías de todos los hombres y por lo tanto es el ...
031b - El Señor Jesús es el Mesías de todos los hombres y por lo tanto es el ...OrdineGesu
 
Curso de la persona de Jesús, Cristologia.
Curso de la persona de Jesús, Cristologia.Curso de la persona de Jesús, Cristologia.
Curso de la persona de Jesús, Cristologia.Alberto Motta Ochoa
 
Proyecto Personal de Vida
Proyecto Personal de VidaProyecto Personal de Vida
Proyecto Personal de Vidalrubiano
 
Mirarán al que traspasaron - Pedro Beteta Lóapez
Mirarán al que traspasaron - Pedro Beteta LóapezMirarán al que traspasaron - Pedro Beteta Lóapez
Mirarán al que traspasaron - Pedro Beteta LóapezEdwardCrumpp
 
Jesucristo: Introducción a la Teología
Jesucristo: Introducción a la TeologíaJesucristo: Introducción a la Teología
Jesucristo: Introducción a la TeologíaPablo A. Jimenez
 
La revelacion de_dios_en_la_biblia
La revelacion de_dios_en_la_bibliaLa revelacion de_dios_en_la_biblia
La revelacion de_dios_en_la_bibliaDiego Turcios
 
Exposición de cristología. autor. cristian camilo cárdenas aguirre
Exposición de cristología. autor. cristian camilo cárdenas aguirreExposición de cristología. autor. cristian camilo cárdenas aguirre
Exposición de cristología. autor. cristian camilo cárdenas aguirreCristian Camilo Cárdenas Aguirre
 

La actualidad más candente (20)

14 creo en la vida eterna
14 creo en la vida eterna14 creo en la vida eterna
14 creo en la vida eterna
 
Tema 9 creo en jesucristo ii para slide share
Tema 9 creo en jesucristo ii  para slide shareTema 9 creo en jesucristo ii  para slide share
Tema 9 creo en jesucristo ii para slide share
 
Nuestra herencia en cristo
Nuestra herencia en cristoNuestra herencia en cristo
Nuestra herencia en cristo
 
02 La Revelacion Sobrenatural
02 La Revelacion Sobrenatural02 La Revelacion Sobrenatural
02 La Revelacion Sobrenatural
 
La revelación de dios 1ero.
La revelación de dios 1ero.La revelación de dios 1ero.
La revelación de dios 1ero.
 
Revelacion divina
Revelacion divina Revelacion divina
Revelacion divina
 
14. ¿cómo es dios
14. ¿cómo es dios14. ¿cómo es dios
14. ¿cómo es dios
 
Dios uno y trino
Dios uno y trinoDios uno y trino
Dios uno y trino
 
Leccion5 la santidad
Leccion5 la santidadLeccion5 la santidad
Leccion5 la santidad
 
031b - El Señor Jesús es el Mesías de todos los hombres y por lo tanto es el ...
031b - El Señor Jesús es el Mesías de todos los hombres y por lo tanto es el ...031b - El Señor Jesús es el Mesías de todos los hombres y por lo tanto es el ...
031b - El Señor Jesús es el Mesías de todos los hombres y por lo tanto es el ...
 
Curso de la persona de Jesús, Cristologia.
Curso de la persona de Jesús, Cristologia.Curso de la persona de Jesús, Cristologia.
Curso de la persona de Jesús, Cristologia.
 
Proyecto Personal de Vida
Proyecto Personal de VidaProyecto Personal de Vida
Proyecto Personal de Vida
 
Mirarán al que traspasaron - Pedro Beteta Lóapez
Mirarán al que traspasaron - Pedro Beteta LóapezMirarán al que traspasaron - Pedro Beteta Lóapez
Mirarán al que traspasaron - Pedro Beteta Lóapez
 
Jesucristo: Introducción a la Teología
Jesucristo: Introducción a la TeologíaJesucristo: Introducción a la Teología
Jesucristo: Introducción a la Teología
 
Intr. Al Catecismo 3
Intr. Al Catecismo 3Intr. Al Catecismo 3
Intr. Al Catecismo 3
 
Taller etica ministerial 3
Taller etica ministerial 3Taller etica ministerial 3
Taller etica ministerial 3
 
Virtudes
VirtudesVirtudes
Virtudes
 
La revelacion de_dios_en_la_biblia
La revelacion de_dios_en_la_bibliaLa revelacion de_dios_en_la_biblia
La revelacion de_dios_en_la_biblia
 
La revelacion de_dios.
La revelacion de_dios.La revelacion de_dios.
La revelacion de_dios.
 
Exposición de cristología. autor. cristian camilo cárdenas aguirre
Exposición de cristología. autor. cristian camilo cárdenas aguirreExposición de cristología. autor. cristian camilo cárdenas aguirre
Exposición de cristología. autor. cristian camilo cárdenas aguirre
 

Destacado

Internet debutant
Internet debutantInternet debutant
Internet debutantDavid Colin
 
Espace communautaire Ecomouv (demo)
Espace communautaire Ecomouv (demo)Espace communautaire Ecomouv (demo)
Espace communautaire Ecomouv (demo)adrien_wiesenbach
 
Les enjeux patrimoniaux dans l’aménagement d’un espace public : l’exemple de ...
Les enjeux patrimoniaux dans l’aménagement d’un espace public : l’exemple de ...Les enjeux patrimoniaux dans l’aménagement d’un espace public : l’exemple de ...
Les enjeux patrimoniaux dans l’aménagement d’un espace public : l’exemple de ...Mission Val de Loire
 
El personal
El personalEl personal
El personalwalera
 
Annee de-la-pub-kantar-2011
Annee de-la-pub-kantar-2011Annee de-la-pub-kantar-2011
Annee de-la-pub-kantar-2011Thomas Postclic
 
LesEchos 15-12-15.PDF
LesEchos 15-12-15.PDFLesEchos 15-12-15.PDF
LesEchos 15-12-15.PDFVincent Genet
 
Autoestima. presentación.
Autoestima. presentación.Autoestima. presentación.
Autoestima. presentación.fabiolaparra
 
Portraits div techniques
Portraits div techniquesPortraits div techniques
Portraits div techniquesavalanchequeen
 
Clasificacion de estrategias
Clasificacion de estrategiasClasificacion de estrategias
Clasificacion de estrategiasen un liceo
 
Un musée sans musée?
Un musée sans musée?Un musée sans musée?
Un musée sans musée?Aurelie Henry
 
Gerencia estrategica
Gerencia estrategicaGerencia estrategica
Gerencia estrategicaandortizco
 
Word Q - Installation et démarrage rapide
Word Q - Installation et démarrage rapide Word Q - Installation et démarrage rapide
Word Q - Installation et démarrage rapide bbesnard
 

Destacado (20)

Internet debutant
Internet debutantInternet debutant
Internet debutant
 
Evolution images
Evolution imagesEvolution images
Evolution images
 
Espace communautaire Ecomouv (demo)
Espace communautaire Ecomouv (demo)Espace communautaire Ecomouv (demo)
Espace communautaire Ecomouv (demo)
 
Les enjeux patrimoniaux dans l’aménagement d’un espace public : l’exemple de ...
Les enjeux patrimoniaux dans l’aménagement d’un espace public : l’exemple de ...Les enjeux patrimoniaux dans l’aménagement d’un espace public : l’exemple de ...
Les enjeux patrimoniaux dans l’aménagement d’un espace public : l’exemple de ...
 
2012 01-11 comentariocpb
2012 01-11 comentariocpb2012 01-11 comentariocpb
2012 01-11 comentariocpb
 
2012 01-01 leccionjuveniles
2012 01-01 leccionjuveniles2012 01-01 leccionjuveniles
2012 01-01 leccionjuveniles
 
El personal
El personalEl personal
El personal
 
Annee de-la-pub-kantar-2011
Annee de-la-pub-kantar-2011Annee de-la-pub-kantar-2011
Annee de-la-pub-kantar-2011
 
LesEchos 15-12-15.PDF
LesEchos 15-12-15.PDFLesEchos 15-12-15.PDF
LesEchos 15-12-15.PDF
 
Derecho de pernada
Derecho de pernadaDerecho de pernada
Derecho de pernada
 
Mando medio
Mando medioMando medio
Mando medio
 
Autoestima. presentación.
Autoestima. presentación.Autoestima. presentación.
Autoestima. presentación.
 
Pandora
 Pandora Pandora
Pandora
 
Portraits div techniques
Portraits div techniquesPortraits div techniques
Portraits div techniques
 
Clasificacion de estrategias
Clasificacion de estrategiasClasificacion de estrategias
Clasificacion de estrategias
 
Un musée sans musée?
Un musée sans musée?Un musée sans musée?
Un musée sans musée?
 
Gerencia estrategica
Gerencia estrategicaGerencia estrategica
Gerencia estrategica
 
Annee 2012
Annee 2012Annee 2012
Annee 2012
 
Word Q - Installation et démarrage rapide
Word Q - Installation et démarrage rapide Word Q - Installation et démarrage rapide
Word Q - Installation et démarrage rapide
 
2011 04-06 notasegw
2011 04-06 notasegw2011 04-06 notasegw
2011 04-06 notasegw
 

Similar a El Dios triuno

Notas de Elena | Lección 3 | El Espíritu Santo | Escuela Sabática Tercer trim...
Notas de Elena | Lección 3 | El Espíritu Santo | Escuela Sabática Tercer trim...Notas de Elena | Lección 3 | El Espíritu Santo | Escuela Sabática Tercer trim...
Notas de Elena | Lección 3 | El Espíritu Santo | Escuela Sabática Tercer trim...jespadill
 
Notas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela Sabáticajespadill
 
Reflejemos a Jesús - Elena G. White
Reflejemos a Jesús - Elena G. WhiteReflejemos a Jesús - Elena G. White
Reflejemos a Jesús - Elena G. WhiteRemanenteAdventista
 
Creo en dios padre
Creo en dios padreCreo en dios padre
Creo en dios padrevelespuru82
 
Creo en dios padre
Creo en dios padreCreo en dios padre
Creo en dios padrevelespuru82
 
Notas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela Sabáticajespadill
 
Doctrinas cristianas (autoguardado)
Doctrinas cristianas (autoguardado)Doctrinas cristianas (autoguardado)
Doctrinas cristianas (autoguardado)Nicolas Fiestas
 
04 Creo en Dios Padre Hijo y Espíritu Santo
04 Creo en Dios Padre Hijo y Espíritu Santo04 Creo en Dios Padre Hijo y Espíritu Santo
04 Creo en Dios Padre Hijo y Espíritu SantoJulio Gómez
 
Notas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela Sabáticajespadill
 
Sesión III - Enseñanzas
Sesión III - EnseñanzasSesión III - Enseñanzas
Sesión III - EnseñanzasJorge Ayona
 
Elementos básicos de teología
Elementos básicos de teologíaElementos básicos de teología
Elementos básicos de teologíaheribertopb
 
02 el deseo de dios, la revelación y la fe
02 el deseo de dios, la revelación y la fe02 el deseo de dios, la revelación y la fe
02 el deseo de dios, la revelación y la feJuan Sánchez
 

Similar a El Dios triuno (20)

2012 01-05 notasegw
2012 01-05 notasegw2012 01-05 notasegw
2012 01-05 notasegw
 
Notas de Elena | Lección 3 | El Espíritu Santo | Escuela Sabática Tercer trim...
Notas de Elena | Lección 3 | El Espíritu Santo | Escuela Sabática Tercer trim...Notas de Elena | Lección 3 | El Espíritu Santo | Escuela Sabática Tercer trim...
Notas de Elena | Lección 3 | El Espíritu Santo | Escuela Sabática Tercer trim...
 
Notas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela Sabática
 
Honrando al Dios verdadero
Honrando al Dios verdaderoHonrando al Dios verdadero
Honrando al Dios verdadero
 
Examen Complexivo 1ª parte
Examen Complexivo 1ª parteExamen Complexivo 1ª parte
Examen Complexivo 1ª parte
 
Quien es Jesus?
Quien es Jesus?Quien es Jesus?
Quien es Jesus?
 
2011 04-08 notasegw
2011 04-08 notasegw2011 04-08 notasegw
2011 04-08 notasegw
 
Reflejemos a Jesús - Elena G. White
Reflejemos a Jesús - Elena G. WhiteReflejemos a Jesús - Elena G. White
Reflejemos a Jesús - Elena G. White
 
Creo en dios padre
Creo en dios padreCreo en dios padre
Creo en dios padre
 
Creo en dios padre
Creo en dios padreCreo en dios padre
Creo en dios padre
 
Notas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela Sabática
 
Doctrinas cristianas (autoguardado)
Doctrinas cristianas (autoguardado)Doctrinas cristianas (autoguardado)
Doctrinas cristianas (autoguardado)
 
04 Creo en Dios Padre Hijo y Espíritu Santo
04 Creo en Dios Padre Hijo y Espíritu Santo04 Creo en Dios Padre Hijo y Espíritu Santo
04 Creo en Dios Padre Hijo y Espíritu Santo
 
Notas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela Sabática
 
1raunidad.1ro
1raunidad.1ro1raunidad.1ro
1raunidad.1ro
 
Cristianismo básico
Cristianismo básicoCristianismo básico
Cristianismo básico
 
Sesión III - Enseñanzas
Sesión III - EnseñanzasSesión III - Enseñanzas
Sesión III - Enseñanzas
 
2012 03-06 notas ellen white
2012 03-06 notas ellen white2012 03-06 notas ellen white
2012 03-06 notas ellen white
 
Elementos básicos de teología
Elementos básicos de teologíaElementos básicos de teología
Elementos básicos de teología
 
02 el deseo de dios, la revelación y la fe
02 el deseo de dios, la revelación y la fe02 el deseo de dios, la revelación y la fe
02 el deseo de dios, la revelación y la fe
 

Más de Misión Peruana del Norte

Guia practica para líder GP II Trimestre 2015
Guia practica para líder GP II Trimestre 2015Guia practica para líder GP II Trimestre 2015
Guia practica para líder GP II Trimestre 2015Misión Peruana del Norte
 
Guia práctica para líderes de grupos pequeños
Guia práctica para líderes de grupos pequeñosGuia práctica para líderes de grupos pequeños
Guia práctica para líderes de grupos pequeñosMisión Peruana del Norte
 
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014Misión Peruana del Norte
 
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014Misión Peruana del Norte
 
Meditaciones matinales para adultos enero 2014
Meditaciones matinales para adultos enero 2014Meditaciones matinales para adultos enero 2014
Meditaciones matinales para adultos enero 2014Misión Peruana del Norte
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5Misión Peruana del Norte
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4Misión Peruana del Norte
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3Misión Peruana del Norte
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2Misión Peruana del Norte
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1Misión Peruana del Norte
 

Más de Misión Peruana del Norte (20)

8 hábitos para una pareja feliz.pptx
8 hábitos para una pareja feliz.pptx8 hábitos para una pareja feliz.pptx
8 hábitos para una pareja feliz.pptx
 
Libros originales de Ellen G. White
Libros originales de Ellen G. WhiteLibros originales de Ellen G. White
Libros originales de Ellen G. White
 
Guia practica para líder GP II Trimestre 2015
Guia practica para líder GP II Trimestre 2015Guia practica para líder GP II Trimestre 2015
Guia practica para líder GP II Trimestre 2015
 
Guía práctica para lideres GP
Guía práctica para lideres GPGuía práctica para lideres GP
Guía práctica para lideres GP
 
Guia práctica para líderes de grupos pequeños
Guia práctica para líderes de grupos pequeñosGuia práctica para líderes de grupos pequeños
Guia práctica para líderes de grupos pequeños
 
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
 
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
 
Meditaciones matinales para adultos enero 2014
Meditaciones matinales para adultos enero 2014Meditaciones matinales para adultos enero 2014
Meditaciones matinales para adultos enero 2014
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 8
Forum de Grupos Pequeños DSA 8Forum de Grupos Pequeños DSA 8
Forum de Grupos Pequeños DSA 8
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 7
Forum de Grupos Pequeños DSA 7Forum de Grupos Pequeños DSA 7
Forum de Grupos Pequeños DSA 7
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 6
Forum de Grupos Pequeños DSA 6Forum de Grupos Pequeños DSA 6
Forum de Grupos Pequeños DSA 6
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 4
Forum de Grupos Pequeños DSA 4Forum de Grupos Pequeños DSA 4
Forum de Grupos Pequeños DSA 4
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 3
Forum de Grupos Pequeños DSA 3Forum de Grupos Pequeños DSA 3
Forum de Grupos Pequeños DSA 3
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 2
Forum de Grupos Pequeños DSA 2Forum de Grupos Pequeños DSA 2
Forum de Grupos Pequeños DSA 2
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 1
Forum de Grupos Pequeños DSA 1Forum de Grupos Pequeños DSA 1
Forum de Grupos Pequeños DSA 1
 

El Dios triuno

  • 1. I Trimestre de 2012 Vislumbres de nuestro Dios Notas de Elena G. de White Lección 1 7 de enero de 2012 El Dios triuno Sábado 31 de diciembre Durante la época del pueblo judío, la influencia del Espíritu de Dios se había visto de una manera señalada, pero no en forma plena. Por siglos se habían elevado oraciones pidiendo el cumplimiento de la promesa divina de impartir su Espíritu, y ninguna de esas fervientes súplicas había sido olvidada. Cristo determinó que cuando él ascendiera de esta tierra, concedería un don a los que habían creído en él y a los que creyeran en él. ¿Qué don suficientemente precioso podía él conceder para destacar y hon- rar su ascensión al trono de mediación? Debía ser digno de su gran- deza y su realeza. Cristo determinó dar como su representante a la tercera Persona de la Deidad. Ese don no podría ser igualado. Daría todos sus dones en uno, y por lo tanto su dádiva sería el Espíritu di- vino, ese poder transformador, iluminador y santificador. Y si por si- glos había sido restringido, vendría ahora con la plenitud de su poder para ser derramado sobre la iglesia (Signs of the Times, 1º de di- ciembre, 1898; parcialmente en, Comentario bíblico ad- ventista, tomo 6, pp. 1052, 1053). Los que salen del mundo en espíritu y en todas sus prácticas, pueden considerarse como hijos e hijas de Dios; pueden creer en la Palabra del Señor como un niño cree cada palabra de sus padres. Para el que cree, toda promesa es segura. Los que se unen con el Padre, el Hijo y Recursos Escuela Sabática ©
  • 2. el Espíritu Santo, que demuestran con su vida que no siguen más el camino que seguían antes de que se unieran con estos agentes divi- nos, recibirán la sabiduría de lo alto; no dependerán de la sabiduría humana. Los cristianos, como miembros de la familia real e hijos del Rey celestial, para tratar correctamente con el mundo deben sentir la necesidad de un poder que solo se origina en los instrumentos celes- tiales que se han comprometido a trabajar en favor de ellos. Después de que hemos formado una unión con el gran triple poder, consideraremos nuestro deber para con los miembros de la familia de Dios con un temor reverente, mucho más sagrado que el que hemos sentido antes. Este es un aspecto de la reforma religiosa que muy pocos aprecian. Los que procuran contestar la oración, "hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra", mediante vi- das puras y santificadas buscarán mostrar al mundo cómo se cumple la voluntad de Dios en el cielo (Comentario bíblico adventista, tomo 6, pp. 1101, 1102). Domingo 1 de enero: La unicidad de Dios Los hijos de Israel habían sido separados de la idolatría para que lle- garan a ser depositarios de una verdad sagrada y viviente: el cono- cimiento del único Dios verdadero. Mediante revelaciones divinas ilustradas por símbolos y ceremonias, debían conocer al Dios verda- dero hasta que esos símbolos se encontraran con la realidad en la muerte de Cristo. Tanto su vida pública como privada giraba en de- rredor de una religión revelada. La ley de Dios, dada por Cristo mis- mo, especificaba de tal manera los deberes públicos, privados y so- ciales, que nadie necesitaba errar. Un único Dios, el Creador de los cielos y la tierra, fue nombrado en el cuarto mandamiento, y su vo- luntad debía llegar a ser la voluntad de ellos. Los que adoraran al único Dios verdadero serían fortalecidos con poder moral y desarro- llarían caracteres fuertes y simétricos. En cambio aquellos que ado- raran otros dioses se degradarían más y más porque esa adoración exaltaba las pasiones humanas y aprobaba los vicios en sus servicios religiosos. La religión de Israel provenía de la luz viviente del cielo, la que refle- jaba sus rayos en todos los caminos y senderos de la vida. Fueron en- Recursos Escuela Sabática ©
  • 3. señados a adorar únicamente al Señor, a obedecer su santa ley, y a guiarse por sus principios tanto en la vida privada como en la públi- ca. Sus servicios religiosos anticipaban un servicio mejor: el del que habría de venir. Sus corazones anhelaban la gran realidad de la apa- rición del Mesías predicha en las profecías (Signs of the Times, 12 de agosto, 1889). Lunes 2 de enero: La divinidad de Cristo ¡Cuán agradecidos debiéramos estar de que Cristo tomó sobre sí la naturaleza humana y estuvo sujeto a la tentación como lo estamos nosotros! Sin embargo, aunque se hizo humano, también era divino; todos los atributos del Padre también eran los suyos; su divinidad es- taba revestida de humanidad. Aunque era el Creador de los cielos y la tierra, se cansaba como se cansan los seres humanos y debía buscar descanso de sus continuas labores que lo presionaban. Aquel que había hecho el océano y controlaba las aguas de las profundidades; que había abierto las vertientes y manantiales de la tierra, sintió la necesidad de descansar y beber junto al pozo de Jacob y le pidió agua a una mujer samaritana (Review and Herald, 19 de mayo, 1896). La naturaleza humana del Hijo de María, ¿se cambió con la natu- raleza divina del Hijo de Dios? No; las dos naturalezas se combina- ron misteriosamente en una persona: El Hombre Cristo Jesús. Lo humano no ocupó el lugar de lo divino, ni lo divino de lo humano. La divinidad no fue degradada en humanidad; la divinidad mantuvo su lugar (Comentario bíblico adventista, tomo 5, p. 895). Al contemplar la encarnación de Cristo en la humanidad, quedamos atónitos frente a un misterio insondable que la mente humana no puede comprender. Mientras más reflexionamos acerca de él, más extraordinario nos parece. ¡Cuán vasto es el contraste entre la divini- dad de Cristo y el impotente bebecito del pesebre de Belén! ¿Cómo se puede medir la diferencia que hay entre el Dios todopoderoso y un niño impotente? Sin embargo el Creador de los mundos, Aquel en quien moraba la plenitud de la Deidad corporalmente, se manifestó en el desvalido bebé del pesebre. ¡Incomparablemente más elevado que todos los ángeles, igual al Padre en dignidad y gloria, y sin em- Recursos Escuela Sabática ©
  • 4. bargo vestido con la ropa de la humanidad! La divinidad y la huma- nidad se hallaban combinadas misteriosamente, y el hombre y Dios fueron uno solo. En esta unión es donde encontramos la esperanza de la raza caída (Exaltad a Jesús, p. 69). Cristo es nuestro dirigente. Al revestir su divinidad con la humani- dad se humilló a sí mismo para poder estar personalmente al frente de la raza humana. Se desprendió de su corona real y de su elevada posición como comandante de los ángeles y se hizo pobre, para que mediante su pobreza y humillación los seres humanos pudieran lle- gar a ser ricos y herederos de un eterno peso de gloria. El Salvador vino a este mundo humildemente y vivió como un hombre entre los hombres. La divinidad debía tocar la humanidad en todo, menos en pecar. Al vivir como un ser humano respondió afirmativamente a la pregunta: ¿Puede un ser humano guardar la ley de Dios? Fue tentado en todo, pero sin pecado. Lo hizo para que pudiera socorrer a los que son tentados. "Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto... Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados" (Isaías 53:3-5). Se dio a sí mismo al mundo como un maestro espiritual y un verda- dero médico misionero (Review and Herald, 7 de enero, 1904). Martes 3 de enero: El Espíritu Santo Necesitamos comprender que el Espíritu Santo, que es una persona así como Dios es persona, anda en estos terrenos [Extracto de un dis- curso dado a los alumnos del Colegio de Avondale, Australia]. El Espíritu Santo es una persona, porque testifica en nuestros espí- ritus que somos hijos de Dios. Cuando se da este testimonio lleva consigo su propia evidencia. En esas ocasiones creemos y estamos seguros de que somos los hijos de Dios... El Espíritu Santo tiene una personalidad, de lo contrario no podría dar testimonio a nuestros espíritus y con nuestros espíritus de que somos hijos de Dios. Debe ser una persona divina, además, porque Recursos Escuela Sabática ©
  • 5. en caso contrario no podría escudriñar los secretos que están ocultos en la mente de Dios. "Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios" (1 Corintios 2:11) (El evangelismo, p. 447, 448). El Consolador es llamado el "Espíritu de verdad". Su obra consiste en definir y mantener la verdad. Primero mora en el corazón como el Espíritu de verdad, y así llega a ser el Consolador. Hay consuelo y paz en la verdad, pero no se puede hallar verdadera paz ni consuelo en la mentira. Por medio de falsas teorías y tradiciones es como Satanás obtiene su poder sobre la mente. Induciendo a los hombres a adoptar normas falsas, tuerce el carácter. Por medio de las Escrituras, el Espíritu Santo habla a la mente y graba la verdad en el corazón. Así expone el error, y lo expulsa del alma. Por el Espíritu de verdad, obrando por la Palabra de Dios, es como Cristo subyuga a sí mismo a sus escogidos. Al describir a sus discípulos la obra y el cargo del Espíritu Santo, Jesús trató de inspirarles el gozo y la esperanza que alentaba su pro- pio corazón. Se regocijaba por la ayuda abundante que había provisto para su iglesia. El Espíritu Santo era el más elevado de todos los do- nes que podía solicitar de su Padre para la exaltación de su pueblo. El Espíritu iba a ser dado como agente regenerador, y sin esto el sacrifi- cio de Cristo habría sido inútil. El poder del mal se había estado for- taleciendo durante siglos, y la sumisión de los hombres a este cauti- verio satánico era asombrosa. El pecado podía ser resistido y vencido únicamente por la poderosa intervención de la tercera persona de la Divinidad, que iba a venir no con energía modificada, sino en la ple- nitud del poder divino. El Espíritu es el que hace eficaz lo que ha sido realizado por el Redentor del mundo. Por el Espíritu es purificado el corazón. Por el Espíritu llega a ser el creyente participe de la natura- leza divina. Cristo ha dado su Espíritu como poder divino para ven- cer todas las tendencias hacia el mal, hereditarias y cultivadas, y para grabar su propio carácter en su iglesia (El Deseado de todas las gentes, pp. 624, 625). Recursos Escuela Sabática ©
  • 6. Miércoles 4 de enero: En unidad e igualdad El amor de Dios fue el tema de Cristo cuando hablaba de su misión y de su obra. "Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar" (Juan 10:17). Mi Padre te ama a ti con un amor tan ilimitado que me ama a mí más porque he dado mi vida para redi- mirte; te ama a ti y me ama a mí, porque te amo y doy mi vida por ti. "Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros" (Juan 13:34). Bien entendieron los discípulos ese amor cuando vieron a su Salvador que sufría vergüenza, reproches, desconfianzas y traición; cuando vieron su agonía en el jardín y su muerte en la cruz del Calvario. Este es un amor cuya profundidad nadie puede sondear. A medida que los discípulos lo comprendieron, a medida que su percepción se aferró de la compasión divina, comprendieron que hay un sentido en el cual los sufrimientos del Hijo fueron los sufrimientos del Padre; com- prendieron que desde la eternidad ha habido completa unidad entre el Padre y el Hijo. Eran dos, pero eran idénticos; dos en individuali- dad, pero uno es espíritu, en corazón y en carácter. Cuando el Redentor consintió en tomar la copa de amargura a fin de salvar a los pecadores, su capacidad de sufrir fue la única limitación para sus sufrimientos. Pero su humillación como ser humano no afectó en ninguna manera su identidad con el Padre. Mientras cami- naba en esta tierra como un siervo, aún pudo decir: "Yo y el Padre uno somos" (Juan 10:30) (The Youth's Instructor, 16 de di- ciembre, 1897; parcialmente en A fin de conocerle, p. 71). El Consolador que Cristo prometió enviar después de su ascensión al cielo es el Espíritu en toda la plenitud de la Deidad, que pone de ma- nifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal. Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de esos tres grandes poderes: el Pa- dre, el Hijo y el Espíritu Santo, son bautizados los que reciben a Cris- to por medio de una fe viviente, y esos poderes cooperarán con los obedientes súbditos del cielo en sus esfuerzos por vivir una nueva vi- da en Cristo (En lugares celestiales, p. 336). Cristo no buscó ser considerado grande entre los hombres aunque era la Majestad del cielo, igual en dignidad y gloria con el Dios infi- Recursos Escuela Sabática ©
  • 7. nito. Era Dios manifestado en la carne. ¡Qué reproche para aquellos que se exaltan a sí mismos buscando ser grandes entre los hombres! El era un varón de dolores, experimentado en quebranto ¡Maravilla- os, oh cielos! ¡Asómbrate, oh tierra! La divina naturaleza de Cristo no fue transformada en una naturaleza humana, ni la naturaleza huma- na del Hijo del Hombre fue cambiada en naturaleza divina, sino que fueron misteriosamente combinadas en el Salvador de los seres humanos. No era el Padre, pero en él moraba toda la plenitud de la divinidad corporalmente. Y él invita a los sufrientes diciéndoles: "Venid a mí, todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras al- mas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga" (Mateo 11:28-30) (Manuscript Releases, tomo 6, pp. 112, 113). Jueves 5 de enero: La Trinidad y la salvación El Espíritu Santo exalta y glorifica al Salvador. Es su oficio presentar a Cristo, la pureza de su justicia y la gran salvación que tenemos por él. Jesús dice: El "tomará de lo mío, y os lo anunciará" (Juan 16:14). El Espíritu de verdad es el único maestro eficaz de la verdad divina. ¡Cuánto no estimará Dios a la raza humana, siendo que dio a su Hijo para que muriese por ella y manda su Espíritu para que sea el maes- tro y continuo guía del hombre! (El camino a Cristo, p. 91). Cristo estuvo con Dios en la obra de la creación. Era uno con Dios, igual al Eterno... Solo él, el Creador del hombre, podía ser su Salva- dor... Nadie sino Cristo podía redimir al hombre de la maldición de la ley....Cristo se propuso llegar hasta los abismos de la degradación y del dolor del hombre y restaurar al alma arrepentida y creyente a la armonía con Dios. Cristo, el Cordero muerto desde la fundación del mundo, se ofreció como sacrificio y sustituto para los caídos hijos de Adán. Por medio de la creación y de la redención, por medio de la natu- raleza y de Cristo, se revelan las glorias del carácter divino. Por el maravilloso despliegue de su amor al dar a "su Hijo unigénito"... se revela el carácter de Dios a las inteligencias del universo. Por medio Recursos Escuela Sabática ©
  • 8. de Cristo, nuestro Padre celestial es conocido como el Dios de amor (A fin de conocerle, p. 20). Cristo dijo acerca del Espíritu: "Él me glorificará" (Juan 16:14). Así como Cristo glorificó al Padre por la demostración de su amor, así el Espíritu habría de glorificar a Cristo revelando al mundo las riquezas de su gracia. La misma imagen de Dios debe ser reproducida en la humanidad. El honor de Dios, el honor de Cristo, está implicado en la perfección del carácter de su pueblo... El Espíritu obra en nosotros trayendo a menudo a la mente y en for- ma vivida las preciosas verdades del plan de redención. Olvidaríamos esas verdades y las ricas promesas de Dios perderían para nosotros su eficacia, si no fuera por el Espíritu, que toma las cosas de Dios y nos las muestra... El Espíritu ilumina nuestras tinieblas, informa nuestra ignorancia, y nos ayuda en nuestras múltiples necesidades. Pero la mente debe buscar a Dios en forma constante. Si se permite que la mundanalidad entre en ella, si no tenemos deseos de orar, ni deseos de estar en comunión con él, quien es la fuente de la fortaleza y la sabiduría, el Espíritu no permanecerá en nosotros. Los incrédu- los no reciben la rica dotación de gracia que los haría sabios para la salvación, pacientes, perdonadores, rápidos para recibir y apreciar las ministraciones celestiales, prontos en discernir las trampas de Sa- tanás, y fuertes para resistir el pecado (Nuestra elevada vocación, p. 156). Antes que los discípulos pasen el umbral, debe imprimirse el sagrado nombre, bautizando a los creyentes en el nombre de los tres poderes del mundo celestial. La mente humana se impresiona con esta cere- monia, que es el comienzo de la vida cristiana. Significa mucho. La obra de la salvación no es un asunto pequeño, sino tan vasto que las más elevadas autoridades aprenden por la fe expresada por el ins- trumento humano. La eterna Deidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, está involucrada en la acción requerida para dar seguridad al instrumento humano y unir a todo el cielo para que contribuya al ejercicio de las facultades humanas, a fin de alcanzar la plenitud de los tres poderes para unirlos en la gran obra designada. Uniendo los poderes celestiales con los humanos, los hombres pueden llegar a ser, por medio de la eficacia celestial, partícipes de la naturaleza di- vina y obreros juntamente con Cristo (Alza tus ojos, p. 146). Recursos Escuela Sabática ©
  • 9. La Deidad se llenó de compasión por la raza caída, y el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se dedicaron a llevar a cabo el plan de redención (Atlantic Union College Record, 1º de abril, 1901). La salvación de los seres humanos es una vasta empresa que requiere la dedicación de todas las agencias divinas. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se han comprometido a hacer más que vencedores a los hijos de Dios por medio de aquel que los amó. El Señor es pacien- te con nosotros "no queriendo que ninguno perezca"; ha provisto el poder para capacitarnos a fin de ser vencedores (Pacific Union Recorder, 5 de enero, 1905). Material provisto por RECURSOS ESCUELA SABATICA © http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica http://groups.google.com.ar/group/escuela-sabatica?hl=es Suscríbase para recibir gratuitamente recursos para la Escuela Sabática Recursos Escuela Sabática ©