SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 8
Descargar para leer sin conexión
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 1/8
década de 1820
imprimir José Miguel Carrera 1820­1821
William Yates
Nueva campaña contra Buenos Aires
[Nueva campaña contra Buenos Aires. Batalla de la Cañada de la Cruz. Alvear y el Cabildo de Buenos
Aires. Se retira el ejército federal. Combate de San Nicolás. Pavón.]
El 14 de junio de 1820, dejamos nuestro campamento y tomamos rumbo a
Buenos  Aires.  Las  tropas  nuestras  sumaban  seiscientos  hombres;  los  dragones
de López eran cuatrocientos. Íbamos mal montados y nos veíamos obligados a
marchar  a  pie  y  a  caballo,  alternativamente,  porque  las  cabalgaduras  no
soportaban  muchas  fatigas.  Después  de  cinco  días  de  camino  llegamos  a  las
inmediaciones de San Nicolás, donde nos hicimos de algunos excelentes caballos.
Soler, que había reconcentrado todas sus fuerzas, resolvió dejarnos acercar
a  su  campamento,  íbamos  llegando  a  San  Antonio  de  Areco,  cuando  un
escuadrón de doscientos hombres de caballería, destacado como vanguardia del
enemigo para observar nuestras marchas, puso preso a su comandante y se pasó
a  nuestra  división;  estos  soldados  quedaron  en  San  Antonio  de  Areco  y  los
generales  Carrera  y  López  siguieron  con  una  avanzada  como  de  doscientos
hombres. En la mañana siguiente, muy temprano, día 28 de junio, avistaron el
campamento enemigo en la Cañada de la Cruz. Estaban formadas las tropas en
tres divisiones: el ala derecha se componía del regimiento llamado los Colorados
y un fuerte destacamento de Blandengues con una pieza de artillería, mandados
por el coronel Pagola; el centro estaba formado por todas las fuerzas de línea con
cuatro piezas de artillería, al mando del mayor general French; la división de la
izquierda se componía de milicias y cívicos mandados por oficiales de línea. A su
frente, y de derecha a izquierda, corría un río. Soler, que comandaba el ejército, se
mantenía, con su estado mayor y un pequeño cuerpo de reserva, a retaguardia de
la división del centro.
Como  no  esperábamos  encontrar  al  enemigo  hasta  el  día  siguiente,  se
habían destacado unos trescientos chilenos y santafecinos con una comisión muy
importante,  y  no  estarían  de  vuelta,  según  nuestros  cálculos,  antes  de  media
noche. El resto de las fuerzas federales se hallaba en San Antonio, a cinco leguas
de la Cañada de la Cruz, cuando López y Carrera entraron en contacto con las
guerrillas  enemigas.  Al  mismo  tiempo  se  mandaron  expresos  a  los
destacamentos  distantes  y  al  coronel  Benavente,  que  se  hallaba  en  Areco,
pidiéndoles  que  llegaran  con  toda  la  rapidez  posible.  Benavente  hizo  montar
enseguida la división y a eso de las once o las doce, llegamos al campo de batalla,
habiendo galopado durante todo el camino. Mudamos caballos y se tomaron las
disposiciones  para  el  ataque.  La  milicia  de  Rosario,  con  un  destacamento  de
chilenos, formó nuestra división de la derecha, mandada por el teniente coronel
García;  los  húsares  chilenos  ocuparon  el  centro,  bajo  las  órdenes  del  coronel
Benavente,  y  los  dragones  de  Santa  Fe,  comandados  por  el  general  López,  se
opusieron a los colorados, contra el ala derecha del enemigo. El general Alvear,
que actuaba como jefe de su compañía de oficiales, rechazó valerosamente todas
las  guerrillas  enemigas.  Nuestras  fuerzas  eran  tan  insignificantes  que  se  hizo
imposible apartar algunas para reserva.
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 2/8
El general Carrera mandaba el total de las tropas y no tenía un puesto fijo
en el campo de batalla. 1 Cuando todo estuvo listo, la acción comenzó con una
carga  de  López,  sobre  los  colorados  del  ala  derecha  enemiga.  García,  en  la
derecha  de  nuestra  línea,  atacó  también  la  izquierda  enemiga.  Durante  algún
tiempo,  no  se  echó  de  ver  ninguna  ventaja,  ni  de  una  ni  de  otra  parte.  Los
dragones  de  Santa  Fe  fueron  al  fin  rechazados  por  los  colorados  y  se  retiraron
huyendo por espacio de trescientas yardas. Los porteños creyeron con esto que la
batalla  estaba  ganada  y  gritaron  victoria;  su  división  central,  mandada  por
French, avanzó para cargar sobre nuestro regimiento. French y Benavente, —que
eran amigos personales—, se saludaron antes de empezar el combate, al frente de
sus  respectivas  divisiones.  Según  atacaban,  los  porteños  hacían  también  un
nutrido fuego sobre nosotros, pero los chilenos no hicieron uso de sus armas de
fuego, sino que, espada en mano, se movieron con tal presteza y coraje, que los
porteños  no  tuvieron  tiempo  de  afirmar  sus  carabinas  ni  desenvainar  sus
espadas antes de que llegáramos a sus líneas. Estas no tardaron en romperse y
los soldados huyeron en desorden. En la izquierda de la línea enemiga, cuando
vieron  destruido  el  centro,  —y  del  centro  dependían  todas  las  esperanzas—,
huyeron  también,  y  los  colorados  de  la  derecha,  que  habían  ganado  muchas
ventajas sobre López, viéronse obligados a escapar, antes de ser sorprendidos por
la retaguardia.
La derrota fue completa y los fugitivos se vieron perseguidos a distancia de
seis  leguas  más  o  menos.  Los  santafecinos  no  daban  cuartel;  los  chilenos
tomaron  doscientos  cincuenta  prisioneros,  sin  incluir  al  mayor  general  French,
Ayudante  Mayor  Montes  la  Rea  y  otros  catorce  oficiales  de  alta  graduación,
capitanes y subalternos, con cinco piezas de artillería y dos banderas. 2
Las pérdidas de los porteños, entre muertos, heridos y prisioneros sumaban
alrededor  de  setecientos  ochenta  hombres.  Los  heridos  fueron  recogidos  en
carretas esa misma noche, sobre el campo de batalla, y enviados a un hospital
que se había preparado en Lujan.
Durante nuestra marcha a Lujan, capituló la infantería ligera de Vidal, que
no  había  tenido  tiempo  de  llegar  al  campo  de  batalla  en  el  día  anterior.  Eran
como quinientos hombres que les fueron cedidos a Alvear, como se le entregaron
también  los  prisioneros  tomados  en  el  campo  de  batalla.  Todos  estos  soldados
prestaron juramento de fidelidad a Alvear, quien a la vez convocó a los alcaldes
de  las  diversas  ciudades  y  distritos  a  una  reunión  en  Lujan,  donde  todos  le
proclamaron Capitán General de la Provincia de Buenos Aires.
Este descalabro de Soler, arrojó sombras sobre sus pasados prestigios. No
pudiendo  apartar  la  idea  del  oprobio  que  caería  sobre  su  nombre  en  razón  de
haber sido derrotado por una fuerza que no llegaba a la quinta parte de la suya,
Soler  huyó  a  Montevideo  y  de  ahí  a  los  Estados  Unidos.  Entretanto,  el  coronel
Pagola llegaba a Buenos Aires y asumía por sí mismo el cargo de Capitán general
de la provincia, del que fue depuesto dos días después por el coronel Dorrego.
Nosotros seguimos marchando a Buenos Aires y en el Puente de Márquez
encontramos a los diputados de la ciudad, quienes adelantaban su asentimiento
para  todas  las  condiciones  que  Carrera  quisiera  acordar.  Esta  disposición  tan
humilde, se malogró para nosotros por la imprudencia de Alvear, que así como
era  querido  por  los  soldados,  era  aborrecido  por  los  pobladores  de  la  ciudad.
Alvear, en vez de hacer lo posible por inspirar confianza a la ciudad, dijo a los
diputados, en ausencia de Carrera: “Ustedes me voltearon del gobierno, pero no
lo  harán  dos  veces.  Al  menor  amago  contra  mí,  voy  a  colgar  a  medio  Buenos
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 3/8
Aires”.3
Esta arenga del nuevo gobernador produjo una impresión de asombro entre
los  diputados  y  el  pueblo,  y  pensaron  que  si  las  ideas  de  Alvear  eran  tan
benévolas  antes  de  disponer  del  gobierno  efectivo,  sus  hechos  iban  a
sobrepasarlas, una vez investido de autoridad. Los diputados volvieron a Buenos
Aires,  y  cuando  la  gente  de  la  ciudad  supo  que  Alvear  había  sido  proclamado
gobernador  y  se  informó,  por  los  diputados,  de  las  palabras  que  había
pronunciado, acudieron todos a tomar las armas para impedir su entrada.
La protección que Carrera dispensaba a Alvear, la unión que mantenía con
él, la marcha emprendida sobre Buenos Aires, eran muy contrarias a la opinión
de  sus  oficiales  y  el  mismo  Carrera  debía  haber  advertido  que  tal  unión
perjudicaba sus propios intereses y los de sus acompañantes. De ahí que perdiera
también mucha de la buena opinión con que le miraban los vecinos respetables
de  Buenos  Aires,  por  empeñarse  en  proteger  a  una  persona  considerada  por
aquellos como enemigo. Pero, habían compartido con Alvear los días venturosos
y los desgraciados, habían sido íntimos amigos y creía Carrera que los vínculos
de  la  amistad  le  obligaban,  no  sólo  a  protegerlo,  sino  a  prestarle  su  ayuda.
Sacrificó así los dictados de la razón a los sentimientos de una sincera amistad y
ese fue su error que debe considerarse como la causa principal de los infortunios
que tuvo Carrera que soportar después.
Desde Puente de Márquez seguimos hasta los suburbios de Buenos Aires y
sitiamos  la  ciudad  durante  diez  y  ocho  o  diez  y  nueve  días,  cortando  toda
comunicación  con  la  campaña.  El  coronel  La  Madrid  se  encontraba  en  la
Magdalena, reuniendo fuerzas y nos dirigimos a buscarlo hasta ese punto; pero
dejó una fuerte división bien montada, que se batió en retirada a medida que los
perseguíamos.  Entretanto,  La  Madrid,  con  parte  de  sus  fuerzas,  hizo  un
movimiento  retrógrado  hacia  la  ciudad  de  Morón,  donde  estaba  nuestra
infantería y persuadió a los oficiales y soldados de que lo acompañaran a Buenos
Aires. Efectuó la maniobra con mucha habilidad y rapidez.
La campaña entera y las ciudades eran nuestras. Buenos Aires únicamente
se mantenía firme en su resolución de permanecer a la defensiva, aunque todavía
impedida  de  emprender  una  acción  ofensiva  contra  nosotros.  Tomar  la  ciudad
por asalto con las tropas de Carrera, que nunca excedieron de dos mil hombres,
era imposible; y como los soldados se hallaban muy extenuados por los trabajos
propios del servicio y la rigurosidad de la estación, Carrera levantó el sitio y se
retiró  a  Lujan  con  el  fin  de  dar  descanso  a  la  tropa  por  algunos  días,  antes  de
marchar a Entre Ríos. Había determinado evacuar la provincia.
Mientras  estábamos  en  el  campamento  de  Lujan,  se  avanzó  una
considerable fuerza enemiga hasta las ciudades de San Isidro y San Fernando,
sobre la costa del río. Fueron dispersadas en una madrugada, por una partida de
nuestro  regimiento  y  otra  de  santafecinos;  algunos  escaparon  a  bordo  de  sus
barcos, otros huyeron por la campaña mientras los más decididos se defendieron
desde las azoteas o techos de las casas. Pero fueron obligados a rendirse, y como
se  trataba  únicamente  de  cívicos  de  la  ciudad  y  milicianos  de  la  campaña,  los
desarmaron, restituyéndolos a sus hogares.
Dos días después emprendíamos la marcha por el camino de San Pedro. En
esas cercanías recogimos algunos buenos caballos y fue cortada una partida de
los nuestros, compuesta de un sargento y diez y ocho hombres que arreaban una
caballada.  Al  verse  interceptados  por  una  división  enemiga,  no  se  creyeron
autorizados  para  entregar  los  animales  y  acometieron  a  sus  numerosos
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 4/8
contrarios,  cayendo  todos  en  el  combate,  a  excepción  de  tres,  que  se  salvaron.
Continuando  nuestro  camino,  casi  por  las  márgenes  del  río,  llegamos  a  los
Hermanos,  donde  supimos,  que,  en  las  islas  del  Paraná,  había  numerosos
caballos,  guardados  por  soldados  de  línea  y  milicianos.  Los  canales  del  río  no
podían atravesarse sino a nado y esto permitió a los defensores de la isla sostener
con muchas ventajas un fuego graneado contra los soldados que voluntariamente
se ofrecieron para el asalto. A pesar de la defensa, se cruzaron los riachos y los
enemigos  fueron  empujados  de  una  isla  a  otra,  pero  manteniendo  siempre  en
seguridad  los  caballos.  A  eso  de  las  once,  se  desencadenó  una  tormenta  de
truenos,  relámpagos  y  lluvia  que  convirtió  las  armas  de  fuego  en  instrumentos
inútiles  y  embarazosos.  Cesó  pues  el  fuego  y  como  ahora  el  combate  iba  a
decidirse al arma blanca, desesperaron los enemigos de alcanzar la victoria y se
embarcaron en unas grandes balsas, atravesando el riacho más ancho, rumbo a
una isla próxima. Dejaron sus mujeres, hijos, etc. y dos mil excelentes caballos en
nuestro  poder.  Las  mujeres  quedaron  en  posesión  de  la  isla  y  nosotros  nos
fuimos con los caballos.
Así  llegamos  a  San  Nicolás,  donde  se  habían  establecido  los  cuarteles
generales, en espera de un barco de Buenos Aires que traía pertrechos de guerra y
dinero remitido por los amigos de Carrera en la ciudad. Pocos días después llegó
el  barco  a  San  Nicolás  y  entregaron  novecientos  uniformes,  camisas  y  todo  lo
necesario  para  los  soldados.  Con  los  uniformes  para  la  tropa,  venían  también
uniformes  para  los  oficiales,  botas,  pistolas,  etc.,  sesenta  mil  pesos  en  dinero
contante y varias piezas de paño para capas. Estos equipos se depositaron en la
casa del comandante de San Nicolás, donde se alojaba el general.
Los santafecinos, al mando de López, habían cruzado el Arroyo del Medio, y
acampaban  en  su  propio  territorio,  a  diez  leguas  de  San  Nicolás;  un
destacamento  de  chilenos  se  hallaba  también  sobre  esa  margen  del  arroyo,  a
cuatro leguas más o menos de nuestro campamento. 4
Esta dispersión en que se hallaban nuestras fuerzas se explicará teniendo
en  cuenta  la  seguridad  absoluta  en  que  creíamos  encontrarnos,  respecto  a  los
menguados intentos que pudieran hacer nuestros temerosos enemigos.
Entretanto,  se  había  llevado  a  cabo  una  gran  leva  en  Buenos  Aires  y  la
campaña  vecina;  mientras  nos  retirábamos,  un  ejército  de  tres  mil  hombres,
mandados por Dorrego, Rodríguez y La Madrid, había seguido nuestros pasos,
manteniéndose  siempre  a  unas  treinta  leguas  a  retaguardia  de  nosotros.  El
mismo capitán que había sido enviado por Dorrego al Rincón de Grondona para
llamar a Carrera, y que siguió con Alvear desde que éste revolucionó el ejército de
Buenos  Aires,  creyó  ahora  que  la  mejor  manera  de  obtener  el  perdón  por  su
deslealtad, sería constituirse en espía de nuestras operaciones, y comunicarlas de
continuo al enemigo. 5
La situación de nuestro campo y distribución de la tropa, era como sigue: a
cuatro  leguas  de  distancia,  en  la  provincia  de  Santa  Fe,  teníamos  un  fuerte
destacamento;  otros  se  hallaban  a  una  legua  de  distancia,  cuidando  las
caballadas, el resto de la caballería acampaba en unas huertas cercadas, como a
una  legua  de  la  ciudad;  no  se  les  permitía  tener  los  caballos  ensillados.  Una
compañía de infantería, más todos los oficiales de Alvear y algunos soldados de
artillería con cinco cañones, ocupaban la ciudad.
Para  ponerse  en  condiciones  de  tomarnos  descuidados,  los  porteños
enviaron  comisionados  a  tratar  con  nuestros  jefes  y,  quebrantando  todas  las
leyes  de  la  guerra  y  del  honor,  —informados  como  estaban  por  su  espía  de
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 5/8
nuestra  situación—  nos  sorprendieron  mientras  se  consideraban  los  tratados  y
lograron tan buen éxito en la empresa, que generalizaron el proceder, al punto de
que,  en  adelante,  toda  nuestra  acción  estuvo  pendiente  de  estas  celadas  del
enemigo.
En  la  noche  del  31  de  julio,  dieron  parte  nuestros  espías  de  que  en  San
Pedro —distante catorce leguas— habían entrado unos ciento cincuenta soldados
enemigos. Se creyó que fuera la retaguardia del ejército contrario; éste, aunque
numeroso,  no  nos  había  merecido  ninguna  prevención,  tan  menguada  idea
teníamos de él.
López había sido informado de que Dorrego tenía intención de atacarnos en
la madrugada siguiente y estaba para despacharnos un expreso, cuando Alvear,
que se hallaba en su campamento, se ofreció para traer la noticia. López le confió
entonces  esa  comisión,  pero  Alvear,  fuera  por  olvido,  por  negligencia,  o  por
cometer  una  felonía,  cenó  en  una  casa  del  camino,  durmió  allí  toda  la  noche  y
como  consecuencia  nos  privó  del  aviso  que  nos  hubiera  salvado  de  una
inesperada y espantosa catástrofe.
El  1°  de  agosto,  antes  del  día,  Carrera  con  los  diputados  salieron  de  San
Nicolás y se dirigieron al campamento de López. Al amanecer, los destacamentos
que cuidaban nuestras caballadas, fueron sorprendidos y pasados a cuchillo: un
soldado,  sin  embargo,  pudo  escapar  y  trajo  la  noticia  al  campamento.  Los
oficiales  y  soldados  que  tenían  caballos  en  el  campamento,  ensillaron  y
montaron,  mientras  que,  los  que  no  los  tenían,  formaron  a  pie  e  iniciaron  la
retirada hacia San Nicolás. Los oficiales y tropa que iban montados, no pasaban
de doscientos cincuenta hombres y se organizaron para defender la retirada de
los  que  iban  a  pie.  Despacharon  un  oficial  a  San  Nicolás  para  dar  cuenta  al
general de lo que ocurría y recibir órdenes, pero como éste había ya cruzado el
Arroyo  del  Medio,  el  oficial,  cumpliendo  órdenes  recibidas,  siguió  hasta  el
campamento de López con el objeto de llamar al general para hacer la defensa de
la ciudad. El ejército porteño — constante de unos tres mil hombres—, avanzó al
trote,  en  cuatro  columnas  paralelas,  llevando  al  frente  una  numerosa  guerrilla.
Por  nuestra  parte  se  destacó  una  partida  de  cincuenta  hombres  a  objeto  de
entretener  al  enemigo,  y  continuamos  la  retirada,  en  columnas  de  división,  al
paso  natural  de  nuestros  caballos.  Se  tocó  a  reunión  y  nuestra  guerrilla  vino  a
ocupar su lugar en la columna, que se puso al trote. El enemigo nos cerraba por
retaguardia  y  molestaba  mucho  la  columna  con  un  fuego  nutrido.  Un  oficial
alemán  que  mandaba  la  división  de  retaguardia,  viendo  que  sus  hombres
empezaban a caer y juzgando razonablemente que la situación era desesperada,
prefirió morir luchando con el enemigo antes que caer en la retirada: espada en
mano  ordenó  a  sus  hombres  que  prepararan  sus  carabinas  y  volvió  la  cara  al
adversario sin esperar órdenes del coronel, o haciéndole saber sus propósitos. Así
se  arrojó  con  su  partida  de  treinta  valerosos  soldados  contra  una  división
enemiga  de  ochocientos  hombres,  arremetiéndolos  y  provocando  entre  ellos  un
gran desorden. Otra de las columnas enemigas que teníamos sobre el flanco, se
apresuró  a  interponerse  entre  nuestra  división  y  la  de  aquel  bravo  oficial,
obligando  al  coronel  Benavente  a  continuar  la  retirada,  y  como  fue  imposible
prestar ayuda alguna a los hombres que se habían comprometido en el ataque,
éstos sucumbieron todos. El oficial que mandaba esa partida se llamaba Abeck y
había servido con Napoleón en Rusia y en varias otras campañas. Era ingeniero y
poseía  muchos  conocimientos  profesionales;  personalmente,  era  de  natural
afable y generoso, así como valiente y leal como soldado. Los hombres que iban a
pie, durante ese tiempo, habían entrado en la ciudad que se hallaba fortificada
por  un  foso  profundo  con  dos  únicas  entradas  defendidas  por  fuerzas  de
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 6/8
artillería.  Nuestra  columna  empezó  a  galopar  con  intención  de  entrar  en  la
ciudad, pero como la persecución se hacía de muy cerca, entrábamos mezclados
amigos  y  enemigos,  lo  que  contribuyó  en  gran  medida  a  que  resultara  inútil  el
empleo de la artillería. Dos columnas enemigas se abrieron hacia la izquierda y
rodearon la ciudad por medio de una numerosa línea de batalla para que nadie
pudiera  escapar.  El  bravo  Benavente  reunió  a  todos  sus  hombres  en  la  plaza,
donde con ayuda de unos pocos soldados de infantería se mantuvo en desigual
combate  por  más  de  dos  horas  al  cabo  de  las  cuales  no  le  quedaban  más  de
treinta hombres y algunos oficiales a caballo. Con ellos decidió abrirse camino a
través de cualquier obstáculo que pudiera oponérseles. Se colocó al frente de su
partida  y  salieron  todos  al  galope  apresuradamente,  atravesando  el  pueblo;
saltaron  el  foso  y  se  lanzaron  con  intrepidez  a  romper  la  línea  enemiga,  que
rodeaba la ciudad. Los pelotones o pequeñas divisiones contra los cuales se lanzó
con  furia  Benavente  rehuyeron  el  encuentro  y  le  abrieron  paso  girando  sobre
derecha e izquierda, en retroceso, lo que permitió pasar a Benavente con pocas
pérdidas,  bajo  un  fuego  oblicuo  que  le  hacían  las  dos  divisiones.  Las  mayores
dificultades habían sido salvadas. Los porteños iniciaron la persecución con un
vivo fuego de fusilería que resultó ineficaz y esperaban que al llegar los fugitivos a
una  barranca  que  se  abría  en  esa  dirección,  los  alcanzarían  fácilmente;  sin
embargo,  una  vez  llegados  allí,  bajaron,  o  más  propiamente  rodaron  por  la
barranca, sin sufrir ningún daño material, Entonces apareció el destacamento del
Arroyo del Medio y los porteños retrocedieron por temor de ser apresados a su
vez. De los treinta hombres que acompañaban a Benavente desde San Nicolás,
sólo quedaban catorce.
Las  pérdidas  que  sufrimos  en  San  Nicolás  consistieron  en  diez  y  seis
oficiales  y  unos  cuatrocientos  soldados  —sin  incluir  cincuenta  oficiales  y
doscientos  hombres  de  Alvear—  seis  mil  caballos,  las  tiendas  de  campaña  del
general  y  el  coronel,  todos  nuestros  bagajes  y  bastimentos,  cinco  piezas  de
artillería, un carro de municiones con doce mil cartuchos y sesenta mil pesos del
regimiento. La señora de Carrera, que había venido de Rosario a ver al general,
algunos días antes, participó del desastre, cayendo prisionera en la iglesia, pero
dos  días  después,  Dorrego  la  mandó  al  Arroyo  Pavón,  adonde  nos  habíamos
retirado, con una escolta y un mensaje cortés para el general.
La  conducta  que  demostró  aquel  día  nuestro  coronel  Benavente,  fue,  —
como en tantas otras ocasiones— digna de los mayores elogios: la sorpresa había
sido  completa,  y  aunque  no  tenía  más  de  doscientos  cincuenta  hombres
montados, — incluso los oficiales— se defendió contra tres mil soldados enemigos
desde  la  salida  del  sol  hasta  mediodía,  exponiendo  su  vida  honrosamente  y
protegiendo  la  retirada  de  los  soldados  que  iban  a  pie,  hasta  que  llegaron  a  la
ciudad.
No satisfechos los porteños con todo aquello de que nos habían despojado,
entraron  a  saco  en  todas  las  casas  de  la  ciudad,  sin  excepción,  y  tres  días
después, más de ochocientos hombres desertaron del ejército, cargados de botín.
Todos ellos regresaron a Buenos Aires, dispuestos a no perder aquel honor que
habían ganado, exponiéndolo en otro combate. 6
Esta  gran  victoria,  obtenida  por  un  pueblo  acostumbrado  siempre  a  las
derrotas, tuvo resultados muy lisonjeros; se creyó que el viejo espíritu de Buenos
Aires había infundido ánimo a sus hijos, y éstos, no contentos ya con guardar su
propia  provincia,  empezaron  a  soñar  en  conquistas.  Pasaron  así  el  Arroyo  del
Medio,  límite  de  su  territorio,  y  entraron  en  Santa  Fe,  provincia  que  habían
resuelto anexionar a su jurisdicción.
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 7/8
Mandaron expresos a todas las provincias anunciando la muerte de Carrera
y la destrucción de sus tropas en el combate de San Nicolás. El capitán que había
estado como espía en nuestro campamento, fue el encargado de llevar a Chile la
noticia,  donde  sus  cuentos  debieron  causar  gran  satisfacción,  porque  lo
obsequiaron con ochocientos pesos y le hicieron miembro honorario de la famosa
Legión  del  Mérito  de  Chile.  En  verdad,  no  puedo  formarme  una  idea  de  los
méritos que le hicieron acreedor a tal distinción­ Si un hombre que traiciona a su
país  y  luego  engaña  y  vende  a  sus  amigos  y  compañeros  plegándose  a  las
circunstancias y a los intereses, puede tener algún mérito, entonces esa famosa
Orden,  debía  colocar  una  condecoración  en  el  pecho  de  cada  traidor;  si  una
carrera precipitada conduciendo despachos en el menor tiempo posible, enaltece
tanto a una persona, hemos de convenir en que todos los correos que sobresalen
por  su  rapidez  debieran  ser  admitidos  en  esa  ilustre  y  benemérita  corporación
chilena.
López y sus dragones se habían unido a los restos de nuestro regimiento,
que sumaban unos ciento treinta hombres, y nos retiramos al Arroyo de Pavón, a
unas  nueve  leguas  de  San  Nicolás.  Alvear  había  sido  arrestado  por  López  que
insistía  en  quererlo  fusilar  con  los  diputados  del  enemigo,  como  cómplices  de
nuestros  desastres,  pero  Carrera  no  lo  permitió.  El  le  proporcionó  un  bote  a
Alvear,  y  lo  ayudó  para  que  escapara  de  la  furia  de  los  soldados,  haciéndole
presente que no creía que la falta en que había incurrido fuera inspirada por la
traición  y  que  seguía  considerándolo  su  amigo,  aunque  ya  su  alianza  no  le
convenía en la presente campaña. Alvear se despidió, por último, del amigo cuya
ruina  había  ocasionado  con  su  indiscreción;  pasando  el  Paraná  se  encaminó  a
Montevideo donde entró al servicio de los portugueses con el grado de Brigadier
general.7
Los  porteños,  prosiguiendo  en  sus  ventajas,  habían  llegado  hasta  cuatro
leguas  de  nuestro  campamento  en  el  Arroyo  de  Pavón.8  Dorrego  mandó
comisionados  secretos  a  López  ofreciéndole  la  paz  y  la  garantía  de  que
continuaría en el gobierno como aliado de Buenos Aires siempre que volviera las
armas  de  su  provincia  contra  Carrera  y  lo  entregara  prisionero  con  su  tropa.
López  hizo  conocer  esta  proposición  al  teniente  coronel  García,  segundo
comandante  del  ejército  santafecino,  y  amigo  particular  de  Carrera.  García  oyó
las  proposiciones  con  indignación  y  desprecio  y  advirtió  a  sus  oficiales  de  la
bajeza del gobernador López, que pensaba sacrificar sus mejores amigos a sus
más  inveterados  enemigos,  como  eran  los  porteños.  9  Finalmente  hizo
comprender a López que su propia seguridad peligraba sino desistía de esa idea,
inmediatamente.  La  conspiración  se  puso  en  conocimiento  de  Carrera,  quien
sospechaba, desde días atrás que algo se urdía, de esa naturaleza. Carrera dictó
entonces una carta que el gobernador se vio obligado a firmar y que se mandó al
enemigo.  Por  ella  se  renunciaba  a  continuar  toda  negociación  secreta  y
deshonrosa,  pudiendo  ver  entonces  los  porteños  que  sus  pérfidos  esfuerzos  en
contra  de  Carrera,  resultaban  desbaratados,  y  de  ahí  que  decidieron  tentar  la
suerte  con  otro  combate.  Su  fuerza  constaba  de  dos  mil  cien  hombres  y  la
nuestra de unos trescientos ochenta, de los cuales, ciento ochenta eran chilenos.
Pero,  apenas  habían  pasado  doce  días  desde  la  sorpresa  de  San  Nicolás  y  la
impresión estaba todavía fresca en el ánimo de la tropa, aunque pocos eran los
soldados  que  se  habían  encontrado  en  la  acción;  esto,  unido  a  la  gran
desproporción numérica, influyó por mucho en la timidez desacostumbrada que
mostraron nuestros soldados en el combate de Pavón.
En un principio, los porteños fueron atacados y obligados a retroceder, pero
31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina :::
http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 8/8
reatacaron con brío y rompieron nuestra línea que empezó a retroceder: fuimos
perseguidos por espacio de varias leguas. Los chilenos y unos pocos santafecinos
protegieron  la  retirada,  sosteniendo  un  tiroteo  constante  contra  el  enemigo.
Nuestros  soldados  no  volvieron  a  reunirse  hasta  llegar  a  San  Lorenzo,  distante
diez  leguas  del  campo  de  batalla.  Nuestras  pérdidas  fueron  insignificantes,  no
pasando de veinte hombres. El episodio más digno de notarse en esta retirada, lo
dio un oficial porteño que nos acompañaba y había sido Mayor de los famosos
Húsares de La Madrid, en el Alto Perú, donde se le consideraba poco menos que
un  Marte;  este  oficial  demostró  tan  inmoderado  afán  por  tomar  la  delantera
durante la retirada, que al final fue castigado a latigazos y expulsado del ejército.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Ana ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos varios
Ana ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos variosAna ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos varios
Ana ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos varios
bloghistoria5h7
 

La actualidad más candente (20)

93. marcha de carrera hacia san luis
93. marcha de carrera hacia san luis93. marcha de carrera hacia san luis
93. marcha de carrera hacia san luis
 
5. primera marcha en la pampa
5. primera marcha en la pampa5. primera marcha en la pampa
5. primera marcha en la pampa
 
Camperadas 11111
Camperadas 11111Camperadas 11111
Camperadas 11111
 
Bicentenario del Cruce de Los Andes - Recursos de lengua y literatura
Bicentenario del Cruce de Los Andes - Recursos de lengua y literaturaBicentenario del Cruce de Los Andes - Recursos de lengua y literatura
Bicentenario del Cruce de Los Andes - Recursos de lengua y literatura
 
91. campaña de ramirezcontra santa fe
91. campaña de ramirezcontra santa fe 91. campaña de ramirezcontra santa fe
91. campaña de ramirezcontra santa fe
 
Justo Stay
Justo StayJusto Stay
Justo Stay
 
Pedro Vargas
Pedro VargasPedro Vargas
Pedro Vargas
 
Fray Inalican
Fray InalicanFray Inalican
Fray Inalican
 
Mendoza la Destinada
Mendoza la DestinadaMendoza la Destinada
Mendoza la Destinada
 
Fray Luis Beltran
Fray Luis BeltranFray Luis Beltran
Fray Luis Beltran
 
1 desastre de cancha rayada
1 desastre de cancha rayada1 desastre de cancha rayada
1 desastre de cancha rayada
 
Camperadas 1111111
Camperadas 1111111Camperadas 1111111
Camperadas 1111111
 
Ñacuñan
ÑacuñanÑacuñan
Ñacuñan
 
Molinero Tejeda
Molinero TejedaMolinero Tejeda
Molinero Tejeda
 
La Bandera de los Andes
La Bandera de los AndesLa Bandera de los Andes
La Bandera de los Andes
 
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.
 
Combate de los papeles
  Combate de los papeles  Combate de los papeles
Combate de los papeles
 
Los Negros de la Banda
Los Negros de la BandaLos Negros de la Banda
Los Negros de la Banda
 
Combate vegas de saldias
  Combate vegas de saldias  Combate vegas de saldias
Combate vegas de saldias
 
Ana ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos varios
Ana ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos variosAna ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos varios
Ana ribeiro los tiempos de artigas 15 fragmentos varios
 

Destacado

Destacado (18)

Camperadas 11
Camperadas 11Camperadas 11
Camperadas 11
 
7. gobierno, vida y costumbres de los salvajes
7. gobierno, vida y costumbres de los salvajes7. gobierno, vida y costumbres de los salvajes
7. gobierno, vida y costumbres de los salvajes
 
Articles 9744 archivo-01
Articles 9744 archivo-01Articles 9744 archivo-01
Articles 9744 archivo-01
 
MARfA GRAHAM DIARIO DE SU RESIDENCIA EN CHILE (1822) Y-DE SU VIAJE AL BRASIL ...
MARfA GRAHAM DIARIO DE SU RESIDENCIA EN CHILE (1822) Y-DE SU VIAJE AL BRASIL ...MARfA GRAHAM DIARIO DE SU RESIDENCIA EN CHILE (1822) Y-DE SU VIAJE AL BRASIL ...
MARfA GRAHAM DIARIO DE SU RESIDENCIA EN CHILE (1822) Y-DE SU VIAJE AL BRASIL ...
 
Camperadas 111111
Camperadas 111111Camperadas 111111
Camperadas 111111
 
1. introduccion
1. introduccion1. introduccion
1. introduccion
 
Camperadas 1111
Camperadas 1111Camperadas 1111
Camperadas 1111
 
Introduccion
IntroduccionIntroduccion
Introduccion
 
96 argentina histórica _
96    argentina histórica _96    argentina histórica _
96 argentina histórica _
 
Camperadas 1
Camperadas 1Camperadas 1
Camperadas 1
 
91. campaña de ramirezcontra santa fe
91. campaña de ramirezcontra santa fe 91. campaña de ramirezcontra santa fe
91. campaña de ramirezcontra santa fe
 
_ argentina histórica - la historia argentina ___
  _ argentina histórica - la historia argentina ___  _ argentina histórica - la historia argentina ___
_ argentina histórica - la historia argentina ___
 
Camperadas 111
Camperadas 111Camperadas 111
Camperadas 111
 
comentarios del pueblo araucano
comentarios del pueblo araucanocomentarios del pueblo araucano
comentarios del pueblo araucano
 
Fukuyama, francis el fin de la historia
Fukuyama, francis   el fin de la historiaFukuyama, francis   el fin de la historia
Fukuyama, francis el fin de la historia
 
92. ramirez se une a carrera
92. ramirez se une a carrera92. ramirez se une a carrera
92. ramirez se une a carrera
 
_ argentina histórica - la historia argentina __2_
  _ argentina histórica - la historia argentina __2_  _ argentina histórica - la historia argentina __2_
_ argentina histórica - la historia argentina __2_
 
”Reflejos de Luna Vieja”
”Reflejos de Luna Vieja””Reflejos de Luna Vieja”
”Reflejos de Luna Vieja”
 

Similar a 3. nueva campaña contra b aires

Revolucion oriental
Revolucion orientalRevolucion oriental
Revolucion oriental
ANA CODINA
 
10 manuel alonso. mis recuerdos de la guerra civil española
10 manuel alonso. mis recuerdos de la guerra civil española10 manuel alonso. mis recuerdos de la guerra civil española
10 manuel alonso. mis recuerdos de la guerra civil española
aulamilitar
 

Similar a 3. nueva campaña contra b aires (20)

Revolucion oriental
Revolucion orientalRevolucion oriental
Revolucion oriental
 
Muerte del Presbítero Escudero en San Nicolás
Muerte del Presbítero Escudero en San NicolásMuerte del Presbítero Escudero en San Nicolás
Muerte del Presbítero Escudero en San Nicolás
 
Combate glorioso de queseras del medio
Combate glorioso de queseras del medioCombate glorioso de queseras del medio
Combate glorioso de queseras del medio
 
Acto malvinas lujan
Acto malvinas lujanActo malvinas lujan
Acto malvinas lujan
 
Campañas al desierto 1810 - 1879
Campañas al desierto 1810 -  1879Campañas al desierto 1810 -  1879
Campañas al desierto 1810 - 1879
 
Jose de san martín.ppt 17 de agosto ariel y matias
Jose de san martín.ppt 17 de agosto ariel y matiasJose de san martín.ppt 17 de agosto ariel y matias
Jose de san martín.ppt 17 de agosto ariel y matias
 
La reconquista
La reconquistaLa reconquista
La reconquista
 
Liberacion del norte
  Liberacion del norte  Liberacion del norte
Liberacion del norte
 
San Martin
San MartinSan Martin
San Martin
 
Combate de las coimas
  Combate de las coimas  Combate de las coimas
Combate de las coimas
 
Recreación Batalla de Santa Bárbara
Recreación Batalla de Santa BárbaraRecreación Batalla de Santa Bárbara
Recreación Batalla de Santa Bárbara
 
Desastre de rancagua
  Desastre de rancagua  Desastre de rancagua
Desastre de rancagua
 
10 manuel alonso. mis recuerdos de la guerra civil española
10 manuel alonso. mis recuerdos de la guerra civil española10 manuel alonso. mis recuerdos de la guerra civil española
10 manuel alonso. mis recuerdos de la guerra civil española
 
La revolucion de_mayo_y_la_revolucion_oriental
La revolucion de_mayo_y_la_revolucion_orientalLa revolucion de_mayo_y_la_revolucion_oriental
La revolucion de_mayo_y_la_revolucion_oriental
 
Andes
AndesAndes
Andes
 
Combate de cocharcas
  Combate de cocharcas  Combate de cocharcas
Combate de cocharcas
 
San martín
San martínSan martín
San martín
 
Documentos batalla pichincha 2009
Documentos batalla pichincha 2009Documentos batalla pichincha 2009
Documentos batalla pichincha 2009
 
Batallas independentistas cartagena
Batallas independentistas   cartagenaBatallas independentistas   cartagena
Batallas independentistas cartagena
 
la feliz liberacion de una ciudad colombiana
la feliz liberacion de una ciudad colombianala feliz liberacion de una ciudad colombiana
la feliz liberacion de una ciudad colombiana
 

Más de Torres Saavedra Nelson Alberto

Impresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avila
Impresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avilaImpresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avila
Impresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avila
Torres Saavedra Nelson Alberto
 

Más de Torres Saavedra Nelson Alberto (20)

El ceremonial y protocolo .nelson torres saavedra
El ceremonial y protocolo .nelson torres saavedraEl ceremonial y protocolo .nelson torres saavedra
El ceremonial y protocolo .nelson torres saavedra
 
Patriavieja 120603105940-phpapp01
Patriavieja 120603105940-phpapp01Patriavieja 120603105940-phpapp01
Patriavieja 120603105940-phpapp01
 
Movimiento estudiantil
Movimiento estudiantilMovimiento estudiantil
Movimiento estudiantil
 
La voz-de-los-ni--os-2014-vf-web
La voz-de-los-ni--os-2014-vf-webLa voz-de-los-ni--os-2014-vf-web
La voz-de-los-ni--os-2014-vf-web
 
Instrucciones de-acceso-al-portal
Instrucciones de-acceso-al-portalInstrucciones de-acceso-al-portal
Instrucciones de-acceso-al-portal
 
Impresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avila
Impresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avilaImpresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avila
Impresos relativos a_la_declaracion_independencia_-_altamiro_avila
 
Descubre tu porque_ejercicio_de_preparacion_evgr
Descubre tu porque_ejercicio_de_preparacion_evgrDescubre tu porque_ejercicio_de_preparacion_evgr
Descubre tu porque_ejercicio_de_preparacion_evgr
 
Archivo de o_higgins_-_tomo_xxxii
Archivo de o_higgins_-_tomo_xxxiiArchivo de o_higgins_-_tomo_xxxii
Archivo de o_higgins_-_tomo_xxxii
 
Acta de la_independencia_de_chile_-_ude_c
Acta de la_independencia_de_chile_-_ude_cActa de la_independencia_de_chile_-_ude_c
Acta de la_independencia_de_chile_-_ude_c
 
7 8 jornada historia militar
7 8 jornada  historia militar7 8 jornada  historia militar
7 8 jornada historia militar
 
Kinship politics in the chilean independence movement
Kinship politics in the chilean independence movementKinship politics in the chilean independence movement
Kinship politics in the chilean independence movement
 
Escándalo scorpion
Escándalo  scorpion  Escándalo  scorpion
Escándalo scorpion
 
Encuesta candidatos a concejales chillán
Encuesta candidatos a concejales chillánEncuesta candidatos a concejales chillán
Encuesta candidatos a concejales chillán
 
Martin barbero1
Martin barbero1Martin barbero1
Martin barbero1
 
Estudio pokemon go chile
Estudio pokemon go chileEstudio pokemon go chile
Estudio pokemon go chile
 
Revista 13
Revista 13Revista 13
Revista 13
 
Revista 3
Revista 3Revista 3
Revista 3
 
P dffaasobre0015
P dffaasobre0015P dffaasobre0015
P dffaasobre0015
 
compendio las campañasdelejercito libertador
compendio  las campañasdelejercito libertadorcompendio  las campañasdelejercito libertador
compendio las campañasdelejercito libertador
 
Manual gestion riesgos_2015
Manual gestion riesgos_2015Manual gestion riesgos_2015
Manual gestion riesgos_2015
 

Último

Tema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptx
Tema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptxTema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptx
Tema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptx
Noe Castillo
 
Presentación de medicina Enfermedades Fotográfico Moderno Morado (1).pdf
Presentación de medicina Enfermedades Fotográfico Moderno Morado (1).pdfPresentación de medicina Enfermedades Fotográfico Moderno Morado (1).pdf
Presentación de medicina Enfermedades Fotográfico Moderno Morado (1).pdf
juancmendez1405
 

Último (20)

METODOS DE EXTRACCIÓN E IDENTIFICACIÓN - 2024.pdf
METODOS DE EXTRACCIÓN E IDENTIFICACIÓN - 2024.pdfMETODOS DE EXTRACCIÓN E IDENTIFICACIÓN - 2024.pdf
METODOS DE EXTRACCIÓN E IDENTIFICACIÓN - 2024.pdf
 
ACERTIJO SOPA DE LETRAS OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO SOPA DE LETRAS OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLAACERTIJO SOPA DE LETRAS OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO SOPA DE LETRAS OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
 
Seguridad y virus informáticos 12°B 2024
Seguridad y virus informáticos 12°B 2024Seguridad y virus informáticos 12°B 2024
Seguridad y virus informáticos 12°B 2024
 
Análisis de la situación actual .La Matriz de Perfil Competitivo (MPC)
Análisis de la situación actual .La Matriz de Perfil Competitivo (MPC)Análisis de la situación actual .La Matriz de Perfil Competitivo (MPC)
Análisis de la situación actual .La Matriz de Perfil Competitivo (MPC)
 
Tema 8 Estructura y composición de la Tierra 2024
Tema 8 Estructura y composición de la Tierra 2024Tema 8 Estructura y composición de la Tierra 2024
Tema 8 Estructura y composición de la Tierra 2024
 
Tema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptx
Tema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptxTema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptx
Tema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptx
 
📝 Semana 09 - Tema 01: Tarea - Redacción del texto argumentativo
📝 Semana 09 - Tema 01: Tarea - Redacción del texto argumentativo📝 Semana 09 - Tema 01: Tarea - Redacción del texto argumentativo
📝 Semana 09 - Tema 01: Tarea - Redacción del texto argumentativo
 
Lec. 08 Esc. Sab. Luz desde el santuario
Lec. 08 Esc. Sab. Luz desde el santuarioLec. 08 Esc. Sab. Luz desde el santuario
Lec. 08 Esc. Sab. Luz desde el santuario
 
TRABAJO CON TRES O MAS FRACCIONES PARA NIÑOS
TRABAJO CON TRES O MAS FRACCIONES PARA NIÑOSTRABAJO CON TRES O MAS FRACCIONES PARA NIÑOS
TRABAJO CON TRES O MAS FRACCIONES PARA NIÑOS
 
DESCRIPCIÓN-LOS-DILEMAS-DEL-CONOCIMIENTO.pptx
DESCRIPCIÓN-LOS-DILEMAS-DEL-CONOCIMIENTO.pptxDESCRIPCIÓN-LOS-DILEMAS-DEL-CONOCIMIENTO.pptx
DESCRIPCIÓN-LOS-DILEMAS-DEL-CONOCIMIENTO.pptx
 
TERCER GRADO PROGRAMACION ANUAL CCSS 3° - 2024.docx
TERCER GRADO PROGRAMACION ANUAL CCSS 3° - 2024.docxTERCER GRADO PROGRAMACION ANUAL CCSS 3° - 2024.docx
TERCER GRADO PROGRAMACION ANUAL CCSS 3° - 2024.docx
 
ACERTIJO LA RUTA DE LAS ADIVINANZAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO LA RUTA DE LAS ADIVINANZAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLAACERTIJO LA RUTA DE LAS ADIVINANZAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO LA RUTA DE LAS ADIVINANZAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
 
Evaluación de los Factores Internos de la Organización
Evaluación de los Factores Internos de la OrganizaciónEvaluación de los Factores Internos de la Organización
Evaluación de los Factores Internos de la Organización
 
PROPIEDADES DE LA LUZ. TIPLER. FÍSICA. PROBLEMAS
PROPIEDADES DE LA LUZ. TIPLER. FÍSICA. PROBLEMASPROPIEDADES DE LA LUZ. TIPLER. FÍSICA. PROBLEMAS
PROPIEDADES DE LA LUZ. TIPLER. FÍSICA. PROBLEMAS
 
Presentación de medicina Enfermedades Fotográfico Moderno Morado (1).pdf
Presentación de medicina Enfermedades Fotográfico Moderno Morado (1).pdfPresentación de medicina Enfermedades Fotográfico Moderno Morado (1).pdf
Presentación de medicina Enfermedades Fotográfico Moderno Morado (1).pdf
 
Vínculo afectivo (labor expositivo de grupo )
Vínculo afectivo (labor expositivo de grupo )Vínculo afectivo (labor expositivo de grupo )
Vínculo afectivo (labor expositivo de grupo )
 
LA GEOMETRÍA Y LOS SISTEMAS ANGULARES, APRENDER LEYENDO LA BIBLIA
LA GEOMETRÍA Y LOS SISTEMAS ANGULARES, APRENDER LEYENDO LA BIBLIALA GEOMETRÍA Y LOS SISTEMAS ANGULARES, APRENDER LEYENDO LA BIBLIA
LA GEOMETRÍA Y LOS SISTEMAS ANGULARES, APRENDER LEYENDO LA BIBLIA
 
La historia de la vida estudiantil a 102 años de la fundación de las Normales...
La historia de la vida estudiantil a 102 años de la fundación de las Normales...La historia de la vida estudiantil a 102 años de la fundación de las Normales...
La historia de la vida estudiantil a 102 años de la fundación de las Normales...
 
BIENESTAR TOTAL - LA EXPERIENCIA DEL CLIENTE CON ATR
BIENESTAR TOTAL - LA EXPERIENCIA DEL CLIENTE CON ATRBIENESTAR TOTAL - LA EXPERIENCIA DEL CLIENTE CON ATR
BIENESTAR TOTAL - LA EXPERIENCIA DEL CLIENTE CON ATR
 
ESTEREOTIPOS DE GÉNERO A LAS PERSONAS? (Grupo)
ESTEREOTIPOS DE GÉNERO A LAS PERSONAS? (Grupo)ESTEREOTIPOS DE GÉNERO A LAS PERSONAS? (Grupo)
ESTEREOTIPOS DE GÉNERO A LAS PERSONAS? (Grupo)
 

3. nueva campaña contra b aires

  • 1. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 1/8 década de 1820 imprimir José Miguel Carrera 1820­1821 William Yates Nueva campaña contra Buenos Aires [Nueva campaña contra Buenos Aires. Batalla de la Cañada de la Cruz. Alvear y el Cabildo de Buenos Aires. Se retira el ejército federal. Combate de San Nicolás. Pavón.] El 14 de junio de 1820, dejamos nuestro campamento y tomamos rumbo a Buenos  Aires.  Las  tropas  nuestras  sumaban  seiscientos  hombres;  los  dragones de López eran cuatrocientos. Íbamos mal montados y nos veíamos obligados a marchar  a  pie  y  a  caballo,  alternativamente,  porque  las  cabalgaduras  no soportaban  muchas  fatigas.  Después  de  cinco  días  de  camino  llegamos  a  las inmediaciones de San Nicolás, donde nos hicimos de algunos excelentes caballos. Soler, que había reconcentrado todas sus fuerzas, resolvió dejarnos acercar a  su  campamento,  íbamos  llegando  a  San  Antonio  de  Areco,  cuando  un escuadrón de doscientos hombres de caballería, destacado como vanguardia del enemigo para observar nuestras marchas, puso preso a su comandante y se pasó a  nuestra  división;  estos  soldados  quedaron  en  San  Antonio  de  Areco  y  los generales  Carrera  y  López  siguieron  con  una  avanzada  como  de  doscientos hombres. En la mañana siguiente, muy temprano, día 28 de junio, avistaron el campamento enemigo en la Cañada de la Cruz. Estaban formadas las tropas en tres divisiones: el ala derecha se componía del regimiento llamado los Colorados y un fuerte destacamento de Blandengues con una pieza de artillería, mandados por el coronel Pagola; el centro estaba formado por todas las fuerzas de línea con cuatro piezas de artillería, al mando del mayor general French; la división de la izquierda se componía de milicias y cívicos mandados por oficiales de línea. A su frente, y de derecha a izquierda, corría un río. Soler, que comandaba el ejército, se mantenía, con su estado mayor y un pequeño cuerpo de reserva, a retaguardia de la división del centro. Como  no  esperábamos  encontrar  al  enemigo  hasta  el  día  siguiente,  se habían destacado unos trescientos chilenos y santafecinos con una comisión muy importante,  y  no  estarían  de  vuelta,  según  nuestros  cálculos,  antes  de  media noche. El resto de las fuerzas federales se hallaba en San Antonio, a cinco leguas de la Cañada de la Cruz, cuando López y Carrera entraron en contacto con las guerrillas  enemigas.  Al  mismo  tiempo  se  mandaron  expresos  a  los destacamentos  distantes  y  al  coronel  Benavente,  que  se  hallaba  en  Areco, pidiéndoles  que  llegaran  con  toda  la  rapidez  posible.  Benavente  hizo  montar enseguida la división y a eso de las once o las doce, llegamos al campo de batalla, habiendo galopado durante todo el camino. Mudamos caballos y se tomaron las disposiciones  para  el  ataque.  La  milicia  de  Rosario,  con  un  destacamento  de chilenos, formó nuestra división de la derecha, mandada por el teniente coronel García;  los  húsares  chilenos  ocuparon  el  centro,  bajo  las  órdenes  del  coronel Benavente,  y  los  dragones  de  Santa  Fe,  comandados  por  el  general  López,  se opusieron a los colorados, contra el ala derecha del enemigo. El general Alvear, que actuaba como jefe de su compañía de oficiales, rechazó valerosamente todas las  guerrillas  enemigas.  Nuestras  fuerzas  eran  tan  insignificantes  que  se  hizo imposible apartar algunas para reserva.
  • 2. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 2/8 El general Carrera mandaba el total de las tropas y no tenía un puesto fijo en el campo de batalla. 1 Cuando todo estuvo listo, la acción comenzó con una carga  de  López,  sobre  los  colorados  del  ala  derecha  enemiga.  García,  en  la derecha  de  nuestra  línea,  atacó  también  la  izquierda  enemiga.  Durante  algún tiempo,  no  se  echó  de  ver  ninguna  ventaja,  ni  de  una  ni  de  otra  parte.  Los dragones  de  Santa  Fe  fueron  al  fin  rechazados  por  los  colorados  y  se  retiraron huyendo por espacio de trescientas yardas. Los porteños creyeron con esto que la batalla  estaba  ganada  y  gritaron  victoria;  su  división  central,  mandada  por French, avanzó para cargar sobre nuestro regimiento. French y Benavente, —que eran amigos personales—, se saludaron antes de empezar el combate, al frente de sus  respectivas  divisiones.  Según  atacaban,  los  porteños  hacían  también  un nutrido fuego sobre nosotros, pero los chilenos no hicieron uso de sus armas de fuego, sino que, espada en mano, se movieron con tal presteza y coraje, que los porteños  no  tuvieron  tiempo  de  afirmar  sus  carabinas  ni  desenvainar  sus espadas antes de que llegáramos a sus líneas. Estas no tardaron en romperse y los soldados huyeron en desorden. En la izquierda de la línea enemiga, cuando vieron  destruido  el  centro,  —y  del  centro  dependían  todas  las  esperanzas—, huyeron  también,  y  los  colorados  de  la  derecha,  que  habían  ganado  muchas ventajas sobre López, viéronse obligados a escapar, antes de ser sorprendidos por la retaguardia. La derrota fue completa y los fugitivos se vieron perseguidos a distancia de seis  leguas  más  o  menos.  Los  santafecinos  no  daban  cuartel;  los  chilenos tomaron  doscientos  cincuenta  prisioneros,  sin  incluir  al  mayor  general  French, Ayudante  Mayor  Montes  la  Rea  y  otros  catorce  oficiales  de  alta  graduación, capitanes y subalternos, con cinco piezas de artillería y dos banderas. 2 Las pérdidas de los porteños, entre muertos, heridos y prisioneros sumaban alrededor  de  setecientos  ochenta  hombres.  Los  heridos  fueron  recogidos  en carretas esa misma noche, sobre el campo de batalla, y enviados a un hospital que se había preparado en Lujan. Durante nuestra marcha a Lujan, capituló la infantería ligera de Vidal, que no  había  tenido  tiempo  de  llegar  al  campo  de  batalla  en  el  día  anterior.  Eran como quinientos hombres que les fueron cedidos a Alvear, como se le entregaron también  los  prisioneros  tomados  en  el  campo  de  batalla.  Todos  estos  soldados prestaron juramento de fidelidad a Alvear, quien a la vez convocó a los alcaldes de  las  diversas  ciudades  y  distritos  a  una  reunión  en  Lujan,  donde  todos  le proclamaron Capitán General de la Provincia de Buenos Aires. Este descalabro de Soler, arrojó sombras sobre sus pasados prestigios. No pudiendo  apartar  la  idea  del  oprobio  que  caería  sobre  su  nombre  en  razón  de haber sido derrotado por una fuerza que no llegaba a la quinta parte de la suya, Soler  huyó  a  Montevideo  y  de  ahí  a  los  Estados  Unidos.  Entretanto,  el  coronel Pagola llegaba a Buenos Aires y asumía por sí mismo el cargo de Capitán general de la provincia, del que fue depuesto dos días después por el coronel Dorrego. Nosotros seguimos marchando a Buenos Aires y en el Puente de Márquez encontramos a los diputados de la ciudad, quienes adelantaban su asentimiento para  todas  las  condiciones  que  Carrera  quisiera  acordar.  Esta  disposición  tan humilde, se malogró para nosotros por la imprudencia de Alvear, que así como era  querido  por  los  soldados,  era  aborrecido  por  los  pobladores  de  la  ciudad. Alvear, en vez de hacer lo posible por inspirar confianza a la ciudad, dijo a los diputados, en ausencia de Carrera: “Ustedes me voltearon del gobierno, pero no lo  harán  dos  veces.  Al  menor  amago  contra  mí,  voy  a  colgar  a  medio  Buenos
  • 3. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 3/8 Aires”.3 Esta arenga del nuevo gobernador produjo una impresión de asombro entre los  diputados  y  el  pueblo,  y  pensaron  que  si  las  ideas  de  Alvear  eran  tan benévolas  antes  de  disponer  del  gobierno  efectivo,  sus  hechos  iban  a sobrepasarlas, una vez investido de autoridad. Los diputados volvieron a Buenos Aires,  y  cuando  la  gente  de  la  ciudad  supo  que  Alvear  había  sido  proclamado gobernador  y  se  informó,  por  los  diputados,  de  las  palabras  que  había pronunciado, acudieron todos a tomar las armas para impedir su entrada. La protección que Carrera dispensaba a Alvear, la unión que mantenía con él, la marcha emprendida sobre Buenos Aires, eran muy contrarias a la opinión de  sus  oficiales  y  el  mismo  Carrera  debía  haber  advertido  que  tal  unión perjudicaba sus propios intereses y los de sus acompañantes. De ahí que perdiera también mucha de la buena opinión con que le miraban los vecinos respetables de  Buenos  Aires,  por  empeñarse  en  proteger  a  una  persona  considerada  por aquellos como enemigo. Pero, habían compartido con Alvear los días venturosos y los desgraciados, habían sido íntimos amigos y creía Carrera que los vínculos de  la  amistad  le  obligaban,  no  sólo  a  protegerlo,  sino  a  prestarle  su  ayuda. Sacrificó así los dictados de la razón a los sentimientos de una sincera amistad y ese fue su error que debe considerarse como la causa principal de los infortunios que tuvo Carrera que soportar después. Desde Puente de Márquez seguimos hasta los suburbios de Buenos Aires y sitiamos  la  ciudad  durante  diez  y  ocho  o  diez  y  nueve  días,  cortando  toda comunicación  con  la  campaña.  El  coronel  La  Madrid  se  encontraba  en  la Magdalena, reuniendo fuerzas y nos dirigimos a buscarlo hasta ese punto; pero dejó una fuerte división bien montada, que se batió en retirada a medida que los perseguíamos.  Entretanto,  La  Madrid,  con  parte  de  sus  fuerzas,  hizo  un movimiento  retrógrado  hacia  la  ciudad  de  Morón,  donde  estaba  nuestra infantería y persuadió a los oficiales y soldados de que lo acompañaran a Buenos Aires. Efectuó la maniobra con mucha habilidad y rapidez. La campaña entera y las ciudades eran nuestras. Buenos Aires únicamente se mantenía firme en su resolución de permanecer a la defensiva, aunque todavía impedida  de  emprender  una  acción  ofensiva  contra  nosotros.  Tomar  la  ciudad por asalto con las tropas de Carrera, que nunca excedieron de dos mil hombres, era imposible; y como los soldados se hallaban muy extenuados por los trabajos propios del servicio y la rigurosidad de la estación, Carrera levantó el sitio y se retiró  a  Lujan  con  el  fin  de  dar  descanso  a  la  tropa  por  algunos  días,  antes  de marchar a Entre Ríos. Había determinado evacuar la provincia. Mientras  estábamos  en  el  campamento  de  Lujan,  se  avanzó  una considerable fuerza enemiga hasta las ciudades de San Isidro y San Fernando, sobre la costa del río. Fueron dispersadas en una madrugada, por una partida de nuestro  regimiento  y  otra  de  santafecinos;  algunos  escaparon  a  bordo  de  sus barcos, otros huyeron por la campaña mientras los más decididos se defendieron desde las azoteas o techos de las casas. Pero fueron obligados a rendirse, y como se  trataba  únicamente  de  cívicos  de  la  ciudad  y  milicianos  de  la  campaña,  los desarmaron, restituyéndolos a sus hogares. Dos días después emprendíamos la marcha por el camino de San Pedro. En esas cercanías recogimos algunos buenos caballos y fue cortada una partida de los nuestros, compuesta de un sargento y diez y ocho hombres que arreaban una caballada.  Al  verse  interceptados  por  una  división  enemiga,  no  se  creyeron autorizados  para  entregar  los  animales  y  acometieron  a  sus  numerosos
  • 4. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 4/8 contrarios,  cayendo  todos  en  el  combate,  a  excepción  de  tres,  que  se  salvaron. Continuando  nuestro  camino,  casi  por  las  márgenes  del  río,  llegamos  a  los Hermanos,  donde  supimos,  que,  en  las  islas  del  Paraná,  había  numerosos caballos,  guardados  por  soldados  de  línea  y  milicianos.  Los  canales  del  río  no podían atravesarse sino a nado y esto permitió a los defensores de la isla sostener con muchas ventajas un fuego graneado contra los soldados que voluntariamente se ofrecieron para el asalto. A pesar de la defensa, se cruzaron los riachos y los enemigos  fueron  empujados  de  una  isla  a  otra,  pero  manteniendo  siempre  en seguridad  los  caballos.  A  eso  de  las  once,  se  desencadenó  una  tormenta  de truenos,  relámpagos  y  lluvia  que  convirtió  las  armas  de  fuego  en  instrumentos inútiles  y  embarazosos.  Cesó  pues  el  fuego  y  como  ahora  el  combate  iba  a decidirse al arma blanca, desesperaron los enemigos de alcanzar la victoria y se embarcaron en unas grandes balsas, atravesando el riacho más ancho, rumbo a una isla próxima. Dejaron sus mujeres, hijos, etc. y dos mil excelentes caballos en nuestro  poder.  Las  mujeres  quedaron  en  posesión  de  la  isla  y  nosotros  nos fuimos con los caballos. Así  llegamos  a  San  Nicolás,  donde  se  habían  establecido  los  cuarteles generales, en espera de un barco de Buenos Aires que traía pertrechos de guerra y dinero remitido por los amigos de Carrera en la ciudad. Pocos días después llegó el  barco  a  San  Nicolás  y  entregaron  novecientos  uniformes,  camisas  y  todo  lo necesario  para  los  soldados.  Con  los  uniformes  para  la  tropa,  venían  también uniformes  para  los  oficiales,  botas,  pistolas,  etc.,  sesenta  mil  pesos  en  dinero contante y varias piezas de paño para capas. Estos equipos se depositaron en la casa del comandante de San Nicolás, donde se alojaba el general. Los santafecinos, al mando de López, habían cruzado el Arroyo del Medio, y acampaban  en  su  propio  territorio,  a  diez  leguas  de  San  Nicolás;  un destacamento  de  chilenos  se  hallaba  también  sobre  esa  margen  del  arroyo,  a cuatro leguas más o menos de nuestro campamento. 4 Esta dispersión en que se hallaban nuestras fuerzas se explicará teniendo en  cuenta  la  seguridad  absoluta  en  que  creíamos  encontrarnos,  respecto  a  los menguados intentos que pudieran hacer nuestros temerosos enemigos. Entretanto,  se  había  llevado  a  cabo  una  gran  leva  en  Buenos  Aires  y  la campaña  vecina;  mientras  nos  retirábamos,  un  ejército  de  tres  mil  hombres, mandados por Dorrego, Rodríguez y La Madrid, había seguido nuestros pasos, manteniéndose  siempre  a  unas  treinta  leguas  a  retaguardia  de  nosotros.  El mismo capitán que había sido enviado por Dorrego al Rincón de Grondona para llamar a Carrera, y que siguió con Alvear desde que éste revolucionó el ejército de Buenos  Aires,  creyó  ahora  que  la  mejor  manera  de  obtener  el  perdón  por  su deslealtad, sería constituirse en espía de nuestras operaciones, y comunicarlas de continuo al enemigo. 5 La situación de nuestro campo y distribución de la tropa, era como sigue: a cuatro  leguas  de  distancia,  en  la  provincia  de  Santa  Fe,  teníamos  un  fuerte destacamento;  otros  se  hallaban  a  una  legua  de  distancia,  cuidando  las caballadas, el resto de la caballería acampaba en unas huertas cercadas, como a una  legua  de  la  ciudad;  no  se  les  permitía  tener  los  caballos  ensillados.  Una compañía de infantería, más todos los oficiales de Alvear y algunos soldados de artillería con cinco cañones, ocupaban la ciudad. Para  ponerse  en  condiciones  de  tomarnos  descuidados,  los  porteños enviaron  comisionados  a  tratar  con  nuestros  jefes  y,  quebrantando  todas  las leyes  de  la  guerra  y  del  honor,  —informados  como  estaban  por  su  espía  de
  • 5. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 5/8 nuestra  situación—  nos  sorprendieron  mientras  se  consideraban  los  tratados  y lograron tan buen éxito en la empresa, que generalizaron el proceder, al punto de que,  en  adelante,  toda  nuestra  acción  estuvo  pendiente  de  estas  celadas  del enemigo. En  la  noche  del  31  de  julio,  dieron  parte  nuestros  espías  de  que  en  San Pedro —distante catorce leguas— habían entrado unos ciento cincuenta soldados enemigos. Se creyó que fuera la retaguardia del ejército contrario; éste, aunque numeroso,  no  nos  había  merecido  ninguna  prevención,  tan  menguada  idea teníamos de él. López había sido informado de que Dorrego tenía intención de atacarnos en la madrugada siguiente y estaba para despacharnos un expreso, cuando Alvear, que se hallaba en su campamento, se ofreció para traer la noticia. López le confió entonces  esa  comisión,  pero  Alvear,  fuera  por  olvido,  por  negligencia,  o  por cometer  una  felonía,  cenó  en  una  casa  del  camino,  durmió  allí  toda  la  noche  y como  consecuencia  nos  privó  del  aviso  que  nos  hubiera  salvado  de  una inesperada y espantosa catástrofe. El  1°  de  agosto,  antes  del  día,  Carrera  con  los  diputados  salieron  de  San Nicolás y se dirigieron al campamento de López. Al amanecer, los destacamentos que cuidaban nuestras caballadas, fueron sorprendidos y pasados a cuchillo: un soldado,  sin  embargo,  pudo  escapar  y  trajo  la  noticia  al  campamento.  Los oficiales  y  soldados  que  tenían  caballos  en  el  campamento,  ensillaron  y montaron,  mientras  que,  los  que  no  los  tenían,  formaron  a  pie  e  iniciaron  la retirada hacia San Nicolás. Los oficiales y tropa que iban montados, no pasaban de doscientos cincuenta hombres y se organizaron para defender la retirada de los  que  iban  a  pie.  Despacharon  un  oficial  a  San  Nicolás  para  dar  cuenta  al general de lo que ocurría y recibir órdenes, pero como éste había ya cruzado el Arroyo  del  Medio,  el  oficial,  cumpliendo  órdenes  recibidas,  siguió  hasta  el campamento de López con el objeto de llamar al general para hacer la defensa de la ciudad. El ejército porteño — constante de unos tres mil hombres—, avanzó al trote,  en  cuatro  columnas  paralelas,  llevando  al  frente  una  numerosa  guerrilla. Por  nuestra  parte  se  destacó  una  partida  de  cincuenta  hombres  a  objeto  de entretener  al  enemigo,  y  continuamos  la  retirada,  en  columnas  de  división,  al paso  natural  de  nuestros  caballos.  Se  tocó  a  reunión  y  nuestra  guerrilla  vino  a ocupar su lugar en la columna, que se puso al trote. El enemigo nos cerraba por retaguardia  y  molestaba  mucho  la  columna  con  un  fuego  nutrido.  Un  oficial alemán  que  mandaba  la  división  de  retaguardia,  viendo  que  sus  hombres empezaban a caer y juzgando razonablemente que la situación era desesperada, prefirió morir luchando con el enemigo antes que caer en la retirada: espada en mano  ordenó  a  sus  hombres  que  prepararan  sus  carabinas  y  volvió  la  cara  al adversario sin esperar órdenes del coronel, o haciéndole saber sus propósitos. Así se  arrojó  con  su  partida  de  treinta  valerosos  soldados  contra  una  división enemiga  de  ochocientos  hombres,  arremetiéndolos  y  provocando  entre  ellos  un gran desorden. Otra de las columnas enemigas que teníamos sobre el flanco, se apresuró  a  interponerse  entre  nuestra  división  y  la  de  aquel  bravo  oficial, obligando  al  coronel  Benavente  a  continuar  la  retirada,  y  como  fue  imposible prestar ayuda alguna a los hombres que se habían comprometido en el ataque, éstos sucumbieron todos. El oficial que mandaba esa partida se llamaba Abeck y había servido con Napoleón en Rusia y en varias otras campañas. Era ingeniero y poseía  muchos  conocimientos  profesionales;  personalmente,  era  de  natural afable y generoso, así como valiente y leal como soldado. Los hombres que iban a pie, durante ese tiempo, habían entrado en la ciudad que se hallaba fortificada por  un  foso  profundo  con  dos  únicas  entradas  defendidas  por  fuerzas  de
  • 6. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 6/8 artillería.  Nuestra  columna  empezó  a  galopar  con  intención  de  entrar  en  la ciudad, pero como la persecución se hacía de muy cerca, entrábamos mezclados amigos  y  enemigos,  lo  que  contribuyó  en  gran  medida  a  que  resultara  inútil  el empleo de la artillería. Dos columnas enemigas se abrieron hacia la izquierda y rodearon la ciudad por medio de una numerosa línea de batalla para que nadie pudiera  escapar.  El  bravo  Benavente  reunió  a  todos  sus  hombres  en  la  plaza, donde con ayuda de unos pocos soldados de infantería se mantuvo en desigual combate  por  más  de  dos  horas  al  cabo  de  las  cuales  no  le  quedaban  más  de treinta hombres y algunos oficiales a caballo. Con ellos decidió abrirse camino a través de cualquier obstáculo que pudiera oponérseles. Se colocó al frente de su partida  y  salieron  todos  al  galope  apresuradamente,  atravesando  el  pueblo; saltaron  el  foso  y  se  lanzaron  con  intrepidez  a  romper  la  línea  enemiga,  que rodeaba la ciudad. Los pelotones o pequeñas divisiones contra los cuales se lanzó con  furia  Benavente  rehuyeron  el  encuentro  y  le  abrieron  paso  girando  sobre derecha e izquierda, en retroceso, lo que permitió pasar a Benavente con pocas pérdidas,  bajo  un  fuego  oblicuo  que  le  hacían  las  dos  divisiones.  Las  mayores dificultades habían sido salvadas. Los porteños iniciaron la persecución con un vivo fuego de fusilería que resultó ineficaz y esperaban que al llegar los fugitivos a una  barranca  que  se  abría  en  esa  dirección,  los  alcanzarían  fácilmente;  sin embargo,  una  vez  llegados  allí,  bajaron,  o  más  propiamente  rodaron  por  la barranca, sin sufrir ningún daño material, Entonces apareció el destacamento del Arroyo del Medio y los porteños retrocedieron por temor de ser apresados a su vez. De los treinta hombres que acompañaban a Benavente desde San Nicolás, sólo quedaban catorce. Las  pérdidas  que  sufrimos  en  San  Nicolás  consistieron  en  diez  y  seis oficiales  y  unos  cuatrocientos  soldados  —sin  incluir  cincuenta  oficiales  y doscientos  hombres  de  Alvear—  seis  mil  caballos,  las  tiendas  de  campaña  del general  y  el  coronel,  todos  nuestros  bagajes  y  bastimentos,  cinco  piezas  de artillería, un carro de municiones con doce mil cartuchos y sesenta mil pesos del regimiento. La señora de Carrera, que había venido de Rosario a ver al general, algunos días antes, participó del desastre, cayendo prisionera en la iglesia, pero dos  días  después,  Dorrego  la  mandó  al  Arroyo  Pavón,  adonde  nos  habíamos retirado, con una escolta y un mensaje cortés para el general. La  conducta  que  demostró  aquel  día  nuestro  coronel  Benavente,  fue,  — como en tantas otras ocasiones— digna de los mayores elogios: la sorpresa había sido  completa,  y  aunque  no  tenía  más  de  doscientos  cincuenta  hombres montados, — incluso los oficiales— se defendió contra tres mil soldados enemigos desde  la  salida  del  sol  hasta  mediodía,  exponiendo  su  vida  honrosamente  y protegiendo  la  retirada  de  los  soldados  que  iban  a  pie,  hasta  que  llegaron  a  la ciudad. No satisfechos los porteños con todo aquello de que nos habían despojado, entraron  a  saco  en  todas  las  casas  de  la  ciudad,  sin  excepción,  y  tres  días después, más de ochocientos hombres desertaron del ejército, cargados de botín. Todos ellos regresaron a Buenos Aires, dispuestos a no perder aquel honor que habían ganado, exponiéndolo en otro combate. 6 Esta  gran  victoria,  obtenida  por  un  pueblo  acostumbrado  siempre  a  las derrotas, tuvo resultados muy lisonjeros; se creyó que el viejo espíritu de Buenos Aires había infundido ánimo a sus hijos, y éstos, no contentos ya con guardar su propia  provincia,  empezaron  a  soñar  en  conquistas.  Pasaron  así  el  Arroyo  del Medio,  límite  de  su  territorio,  y  entraron  en  Santa  Fe,  provincia  que  habían resuelto anexionar a su jurisdicción.
  • 7. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 7/8 Mandaron expresos a todas las provincias anunciando la muerte de Carrera y la destrucción de sus tropas en el combate de San Nicolás. El capitán que había estado como espía en nuestro campamento, fue el encargado de llevar a Chile la noticia,  donde  sus  cuentos  debieron  causar  gran  satisfacción,  porque  lo obsequiaron con ochocientos pesos y le hicieron miembro honorario de la famosa Legión  del  Mérito  de  Chile.  En  verdad,  no  puedo  formarme  una  idea  de  los méritos que le hicieron acreedor a tal distinción­ Si un hombre que traiciona a su país  y  luego  engaña  y  vende  a  sus  amigos  y  compañeros  plegándose  a  las circunstancias y a los intereses, puede tener algún mérito, entonces esa famosa Orden,  debía  colocar  una  condecoración  en  el  pecho  de  cada  traidor;  si  una carrera precipitada conduciendo despachos en el menor tiempo posible, enaltece tanto a una persona, hemos de convenir en que todos los correos que sobresalen por  su  rapidez  debieran  ser  admitidos  en  esa  ilustre  y  benemérita  corporación chilena. López y sus dragones se habían unido a los restos de nuestro regimiento, que sumaban unos ciento treinta hombres, y nos retiramos al Arroyo de Pavón, a unas  nueve  leguas  de  San  Nicolás.  Alvear  había  sido  arrestado  por  López  que insistía  en  quererlo  fusilar  con  los  diputados  del  enemigo,  como  cómplices  de nuestros  desastres,  pero  Carrera  no  lo  permitió.  El  le  proporcionó  un  bote  a Alvear,  y  lo  ayudó  para  que  escapara  de  la  furia  de  los  soldados,  haciéndole presente que no creía que la falta en que había incurrido fuera inspirada por la traición  y  que  seguía  considerándolo  su  amigo,  aunque  ya  su  alianza  no  le convenía en la presente campaña. Alvear se despidió, por último, del amigo cuya ruina  había  ocasionado  con  su  indiscreción;  pasando  el  Paraná  se  encaminó  a Montevideo donde entró al servicio de los portugueses con el grado de Brigadier general.7 Los  porteños,  prosiguiendo  en  sus  ventajas,  habían  llegado  hasta  cuatro leguas  de  nuestro  campamento  en  el  Arroyo  de  Pavón.8  Dorrego  mandó comisionados  secretos  a  López  ofreciéndole  la  paz  y  la  garantía  de  que continuaría en el gobierno como aliado de Buenos Aires siempre que volviera las armas  de  su  provincia  contra  Carrera  y  lo  entregara  prisionero  con  su  tropa. López  hizo  conocer  esta  proposición  al  teniente  coronel  García,  segundo comandante  del  ejército  santafecino,  y  amigo  particular  de  Carrera.  García  oyó las  proposiciones  con  indignación  y  desprecio  y  advirtió  a  sus  oficiales  de  la bajeza del gobernador López, que pensaba sacrificar sus mejores amigos a sus más  inveterados  enemigos,  como  eran  los  porteños.  9  Finalmente  hizo comprender a López que su propia seguridad peligraba sino desistía de esa idea, inmediatamente.  La  conspiración  se  puso  en  conocimiento  de  Carrera,  quien sospechaba, desde días atrás que algo se urdía, de esa naturaleza. Carrera dictó entonces una carta que el gobernador se vio obligado a firmar y que se mandó al enemigo.  Por  ella  se  renunciaba  a  continuar  toda  negociación  secreta  y deshonrosa,  pudiendo  ver  entonces  los  porteños  que  sus  pérfidos  esfuerzos  en contra  de  Carrera,  resultaban  desbaratados,  y  de  ahí  que  decidieron  tentar  la suerte  con  otro  combate.  Su  fuerza  constaba  de  dos  mil  cien  hombres  y  la nuestra de unos trescientos ochenta, de los cuales, ciento ochenta eran chilenos. Pero,  apenas  habían  pasado  doce  días  desde  la  sorpresa  de  San  Nicolás  y  la impresión estaba todavía fresca en el ánimo de la tropa, aunque pocos eran los soldados  que  se  habían  encontrado  en  la  acción;  esto,  unido  a  la  gran desproporción numérica, influyó por mucho en la timidez desacostumbrada que mostraron nuestros soldados en el combate de Pavón. En un principio, los porteños fueron atacados y obligados a retroceder, pero
  • 8. 31/3/2015 ::: ARGENTINA HISTÓRICA ­ la historia argentina ::: http://argentinahistorica.com.ar/imprimir_libros.php?tema=7&doc=68&cap=223 8/8 reatacaron con brío y rompieron nuestra línea que empezó a retroceder: fuimos perseguidos por espacio de varias leguas. Los chilenos y unos pocos santafecinos protegieron  la  retirada,  sosteniendo  un  tiroteo  constante  contra  el  enemigo. Nuestros  soldados  no  volvieron  a  reunirse  hasta  llegar  a  San  Lorenzo,  distante diez  leguas  del  campo  de  batalla.  Nuestras  pérdidas  fueron  insignificantes,  no pasando de veinte hombres. El episodio más digno de notarse en esta retirada, lo dio un oficial porteño que nos acompañaba y había sido Mayor de los famosos Húsares de La Madrid, en el Alto Perú, donde se le consideraba poco menos que un  Marte;  este  oficial  demostró  tan  inmoderado  afán  por  tomar  la  delantera durante la retirada, que al final fue castigado a latigazos y expulsado del ejército.