SlideShare una empresa de Scribd logo
Boletín de Contenidos del
Congreso de Laicos
2020
Un Congreso
construido entre todos
JULIO
2020
N7
Un Congreso para la historia
Que siga sonando la música
En camino, unidos
Un reto apasionante
Te presentamos un nuevo bole-
tín del Congreso de Laicos “Pue-
blo de Dios en Salida”. Un boletín
ciertamente especial, porque será
el último y porque recoge testimo-
nios de quienes, desde distintas
responsabilidades, han participado
en el Congreso. Habíamos estado
preparándolo sin descanso des-
de las comisiones de trabajo y en
nuestras Diócesis, Asociaciones y
Movimientos. Tras meses intensos,
llegó el momento de su celebra-
ción. Lo vivimos disfrutando cada
momento, conscientes de que Dios
mismo se hacía presente en medio
de nosotros. Ahora, con el nuevo e
inesperado contexto derivado de
la crisis del coronavirus, nos corres-
ponde hacer realidad lo soñado y
lo vivido.
Somos conscientes de que hemos
sido protagonistas de un Congre-
so que permanecerá en el tiempo
como hito fundamental en la histo-
ria reciente de la Iglesia española.
Un Congreso que hemos construi-
do entre todos, en comunión, a
la luz del Espíritu. Pero, al mismo
“
tiempo, sabemos que todo
puede quedar en nada si no
damos continuidad al proceso
que abrimos hace ya dos años
y ponemos en marcha, con la
misma metodología sinodal y
en comunión, la tercera de las
fases del mismo, aquella que,
en realidad, ha justificado todo
lo anterior: el postcongreso.
Nuevamente, es responsabili-
dad de todos: obispos, sacer-
dotes, religiosos, laicos, miem-
bros, en definitiva, del Pueblo
de Dios que, como nos pidió
el Papa en su mensaje dirigido
a los congresistas, desea salir
a patear las calles, a entrar en
cada rincón de la sociedad, a
llegar hasta los límites de la
ciudad, a tocar las heridas de
nuestra gente. Eso es lo que so-
mos: “la Iglesia de Dios, que se
arremanga para salir al encuen-
tro del otro, sin juzgarlo, sin
condenarlo, sino tendiéndole la
mano, para sostenerlo, animar-
lo o, simplemente, para acom-
pañarlo en su vida”.
En estas páginas encontrarás
reflexiones y testimonios de al-
gunas personas que han parti-
cipado en el Congreso. En ellas
estamos representados todos.
Te animamos a leerlos con esa
lógica, interiorizando lo que ha
supuesto el Congreso para ti y
qué es lo que te pide Dios en
este concreto momento para
ponerte al servicio del objetivo
de ser Iglesia en Salida.
La Iglesia de
Dios, que se
arremanga para
salir al encuentro
del otro, sin
juzgarlo, sin
condenarlo, sino
tendiéndole
la mano, para
sostenerlo,
animarlo o,
simplemente,
para acompañarlo
en su vida
EL EQUIPO DE CONTENIDOS
Presentación
Congreso
que hemos
construido entre
todos, en comunión,
a la luz del Espíritu y
discernimiento
1
Un congreso
para la historia
2
3
Retos y desafíos
para un nuevo tiempo
“Ha dado ya
abundantes frutos:
tener el discernimiento
como método para
interpretar los nuevos
signos de los tiempos
y la sinodalidad como
camino, que nos
permita articular de
manera adecuada
nuestras respuestas.
Experiencias´20
El Congreso de Laicos ha significado para muchos un
singular momento de gracia y de presencia del Espíritu en
la Iglesia que peregrina en España. Y lo ha sido por diver-
sos motivos: en primer lugar, por el momento mismo de la
celebración del Encuentro en Madrid. Hay que agradecer el
esfuerzo de tantos para que todo saliese lo mejor posible.
Pero también hay que dar gracias a todos los congresistas
por la actitud con la que participaron en el mismo. A pesar
de las deficiencias que pudiesen existir, creo que fue un mo-
mento de comunión, de corresponsabilidad y de vivir con
ilusión renovada el gran reto que tenemos de anunciar el
Evangelio en una sociedad que ha cambiado mucho, lo que
nos obliga a no perder de vista que estamos en “estado
de misión permanente”. Las ponencias generales, los itine-
POR DON CARLOS ESCRIBANO SUBÍAS
Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño
Presidente de la Comisión Episcopal para los Laicos, Familia y Vida
4
Experiencias´20
rarios que se propusieron, los talleres y
experiencias que pudimos compartir, nos
mostraron el ingente trabajo que mucha
gente está llevando adelante en nuestras
diócesis con creatividad, espíritu de ser-
vicio, amor a la Iglesia y una grandísima
generosidad.
En segundo lugar, por todo el proceso de
preparación del mismo. Los meses previos
al Congreso fueron momentos de intenso
trabajo, tanto por los encargados de la or-
ganización general, como por los que en
las diócesis acogieron las propuestas que
se hicieron y las desarrollaron con acier-
to y constancia. Ello permitió tener una
visión significativa de nuestro momento
eclesial y, a la vez, tomar conciencia de
que, para poder afrontar los retos que te-
nemos delante, debemos apoyarnos en
el trabajo compartido, en el que todos
hemos ido aprendiendo que los demás
hermanos, independientemente de su ca-
risma o espiritualidad, son realmente un
don para nuestra Iglesia. También sirvie-
ron estos meses de preparación, y no me
parece una cuestión menor, para revitali-
zar nuestras Delegaciones de Apostolado
Seglar en muchas diócesis españolas.
El tercer momento está por escribir. Sería
el desarrollo del post-congreso. La crude-
za de la pandemia que hemos sufrido, el
dolor y el sufrimiento que ha generado
en todos, y las consecuencias socioeco-
nómicas que se están derivando, están in-
fluyendo, retrasando y condicionando, la
acogida del mismo. En muchas diócesis
había preparados encuentros diocesanos
de laicos que no se han podido celebrar,
por las circunstancias por todos conoci-
das. Pero estoy convencido de que este
retraso y los hechos que lo han provoca-
do, no serán óbice para poder desarrollar
los retos que surgieron en el Congreso.
Los cuatro itinerarios trabajados en el en-
cuentro (primer anuncio, acompañamien-
to, procesos formativos y presencia en
la vida pública) nos ayudan a definir las
prioridades en nuestro trabajo, que en los
próximos años habrá que abordar de ma-
nera sistemática para encontrar luz, par-
tiendo siempre de la riqueza eclesial ya existente.
A su vez, no podemos olvidar el marco en el que
nos hemos movido desde el principio a la hora
de desarrollar nuestro trabajo y que, a mi modes-
to entender, ha dado ya abundantes frutos: tener
el discernimiento como método para interpretar
los nuevos signos de los tiempos y la sinodalidad
como camino, que nos permita articular de mane-
ra adecuada nuestras respuestas.
Se ha realizado mucho trabajo que hay que agra-
decer. Pero también queda mucho por hacer. Se-
guro que el Espíritu Santo irá por delante para
mostrarnos cómo ser Pueblo de Dios en salida en
este momento de la historia. ¡Adelante!
congresistas;
un gran encuentro de reflexión y
diálogo en torno a cuatro itinerarios:
el primer anuncio, el acompañamiento,
los procesos formativos y la presencia
en la vida pública
2000
5
Que siga sonando la música
del Congreso de Laicos
POR LUIS MANUEL ROMERO SÁNCHEZ
Director de la Comisión Episcopal
para los Laicos, Familia y Vida
Experiencias´20
El Congreso Nacional de Laicos (Ma-
drid, 14-16 de febrero) ha sido un encuen-
tro eclesial, de comunión y festivo, en el
que se escuchó una melodía agradable a
nuestros oídos, porque sonaba a frescura y
aires nuevos. Un formato de congreso dife-
rente, en el que se privilegiaban el diálogo
y la escucha mutua, frente a los grandes
discursos teóricos. Un ambiente de comu-
nión, con la participación de más de 2.000
personas, la gran mayoría laicos, aunque
no faltaron nuestros pastores y la vida reli-
giosa, porque el Pueblo de Dios no se con-
cibe sino como una totalidad. Durante el
fin de semana, los mensajes y las experien-
cias plurales hablaban de vocación laical,
de sinodalidad y de misión en medio de
nuestro mundo.
Pero pocos días después, el soplo del Espíri-
tu Santo, que pretendía invadir cada rincón de
nuestras diócesis, movimientos, asociaciones y
realidades laicales, para hacer realidad un nuevo
Pentecostés en nuestra iglesia española, fue apa-
rentemente silenciado por el anuncio de una terri-
ble pandemia.
Durante esos meses de silencio, hemos aprove-
chado el tiempo para evaluar juntos, de modo
virtual, lo que significó la experiencia gozosa del
Congreso de Laicos. En general, los ecos que he-
“Estamos necesitados,
hoy más que nunca, de
esperanza, de ilusión,
de buenas noticias y,
desde ahí, nos sentimos
llamados por el Espíritu a
retomar lo que vivimos.
6
personas participaron
la gran mayoría laicos; no faltaron nuestros
pastores y la vida religiosa, en un ambiente
de comunión
2000
mos recibido han sido todos muy positivos, en
lo referente a la organización, los contenidos, las
celebraciones, la capilla, la puesta en escena, el
gesto solidario... El Congreso ha sido calificado
como referente para la Iglesia española, una fies-
ta, un gran encuentro de comunión, de pueblo
de Dios y signo de esperanza.
El camino, como nuestra vida, en esta nueva nor-
malidad, tiene que continuar; ahora se trata, de
reactivar, relanzar todo lo que supuso el Congre-
so y el trabajo realizado. Hay que seguir alen-
tando la llama del Congreso de Laicos. Estamos
necesitados, hoy más que nunca, de esperanza,
de ilusión, de buenas noticias y, desde ahí, nos
sentimos llamados por el Espíritu a retomar lo
que vivimos para, entre todos, ir diseñando el
futuro del laicado para nuestras diócesis.
Aunque en la melodía introduzcamos una nota
nueva, que nos ha venido impuesta por el Co-
vid-19, tras estos meses de confinamiento, mi
deseo es que se vuelva a escuchar la música,
el espíritu del Congreso de Laicos: ahora en lo
inmediato, compartiendo las iniciativas que es-
tamos llevando a cabo; después, a partir del
próximo curso, por medio de la concreción del
postcongreso sobre la base de todas las pro-
puestas que lanzamos en los grupos de reflexión.
El Congreso se planteó desde sus inicios como
un proceso en tres etapas, lo cual tuvo una gran
aceptación por parte de todos. Y las claves que
han orientado el proceso han sido y seguirán
siendo siempre las mismas: discernimiento y
sinodalidad. Se trata de tomar conciencia, des-
de un discernimiento serio de los signos de los
tiempos actuales, de que estamos llamados a ser
en el futuro, un pueblo, que juntos, laicos, pasto-
res y vida consagrada, queremos ser una iglesia
sinodal y en salida.
Se nos encomienda hoy, guiados por el Espíri-
tu, abordar la evangelización desde el primer
anuncio, crear una cultura del acompañamiento,
fomentar la formación de los fieles laicos y ha-
cernos presentes en la vida pública para compar-
tir nuestra esperanza y ofrecer nuestra fe en un
mundo herido.
El post-congreso es un camino abierto y depen-
de de todos nosotros, que somos invitados a vol-
ver al escenario de la Iglesia y del mundo, para
seguir haciendo sonar la música del Congreso
de Laicos. Y será una melodía agradable, si to-
dos nos sentimos importantes, protagonistas del
presente y futuro de una Iglesia en salida, que
anuncia el gozo del Evangelio.
7
Experiencias´20
Han pasado ya cuatro meses des-
de el Congreso de Laicos. Cuatro me-
ses distintos, duros, impredecibles.
Meses en los cuales se han frenando
muchas expectativas, pero también
han surgido nuevas esperanzas, nue-
vos retos, nueva vida.
Desde la Subcomisión de Juventud
de la CEE, juntamente con las Dele-
gaciones Diocesanas, Movimientos,
Congregaciones e Institutos Secula-
res, hemos tratado de mantener la
llama encendida de la Pastoral CON
Jóvenes. Queriendo transformar, ilu-
minados por el Espíritu, todas nues-
tras propuestas, desde la creatividad,
la escucha y el dinamismo de nues-
tros jóvenes.
El Congreso de Laicos fue un mo-
mento para reconocer el papel del
laico en nuestra Iglesia española,
para dar fuerza a todo lo que es el
apostolado seglar, y para marcar un
camino en los próximos años, donde
los laicos tengan el protagonismo ne-
cesario en el momento actual dentro
de la Iglesia y un diálogo vivo con la
realidad social.
En cierto sentido, el proceso que
hemos seguido está inspirado en el
iniciado en la Pastoral con Jóvenes
desde su I Congreso Nacional, allá
por el año 2012 (Valencia), que ha
tenido continuidad a través de distin-
tos encuentros de Equipos (Zaragoza
2014, Granada 2017 y, próximamen-
“En camino, unidos, para hacer
realidad los sueños del congreso
de laicos”
POR RAÚL TINAJERO RAMÍREZ
Director de la Subcomisión de Juventud e Infancia
Conferencia Episcopal Española
8
Experiencias´20
te, Bilbao 2021). A través de ellos,
hemos ido y seguimos abordando
tres temas fundamentales, que tam-
bién lo han sido para el Congreso de
Laicos: Primer anuncio (2014), Acom-
pañamiento (2017) y Procesos forma-
tivos (2021). Los jóvenes son y segui-
rán siendo siempre “punta de lanza”.
El Congreso ha servido para realizar
una reflexión abierta y auténtica de la
presencia e implicación de los laicos
en la realidad evangelizadora de la
Iglesia y esto nos ha llevado a valo-
rar la necesidad que tenemos como
Iglesia de ofrecer verdaderos cau-
ces de trabajo en comunión, como
pueblo de Dios en camino, desde el
compromiso personal y comunitario
y abiertos a la misión, es decir, la si-
nodalidad de la que tanto estamos
oyendo hablar, especialmente desde
el pasado Sínodo “de los jóvenes”.
Quizá podríamos decir que esta es la
primera y gran aportación de los jó-
venes en este congreso. Este aspecto
sinodal, que llevamos reflexionando
y abordando desde el comienzo del
trabajo de dicho sínodo, a principios
de 2017, y que tanto fue reclama-
do por los jóvenes en el encuentro
pre-sinodal, se ha convertido en una
de las grandes conclusiones del cita-
do sínodo, por el que será recordado
en los años venideros y, con ello, en
un aspecto central del proceso segui-
do en el Congreso de Laicos.
Otra de las cuestiones transversales
de este Congreso, ha sido la meto-
dología del discernimiento, espe-
cialmente el comunitario, que, como
sabemos, también fue el modo de
trabajar y proponer todo el proceso
sinodal sobre los jóvenes: recono-
cer, interpretar y elegir, y que desde
que se presentaron las conclusiones
del Sínodo, es “nuestra guía para
caminar”.
Junto con todo ello, no podemos ol-
vidar que uno de los objetivos funda-
mentales es el acompañamiento en
el discernimiento vocacional. Los jó-
“ Si bien no
siempre es fácil
abordar a los jóvenes,
se está creciendo
en dos aspectos: la
conciencia de que es
toda la comunidad
la que los evangeliza
y la urgencia de
que ellos tengan un
protagonismo mayor
en las propuestas
pastorales.
Papa Francisco
venes de ayer, son los adultos laicos
comprometidos de hoy. Los jóvenes
de hoy, serán los adultos laicos com-
prometidos de mañana. Pero todos
son ya hoy, como nos dice el Papa
Francisco, “EL AHORA DE DIOS”.
Quiero recordar las palabras del
Papa Francisco en Christus Vivit, nú-
mero 202, donde nos dice: “Si bien
no siempre es fácil abordar a los jó-
venes, se está creciendo en dos as-
pectos: la conciencia de que es toda
la comunidad la que los evangeliza
y la urgencia de que ellos tengan un
protagonismo mayor en las propues-
tas pastorales.”
Esto que nos indica el Papa también
ha estado muy presente en la pre-
paración del Congreso (con la impli-
cación, desde el principio, de espe-
cialistas en pastoral juvenil y algún
joven tanto en las comisiones de or-
ganización y logística y contenidos,
como en los trabajos para preparar
las ponencias). Ahora es necesario
mantener esa presencia en esta eta-
pa post-congresual. Siempre sin rom-
per el ritmo de la pastoral con jóve-
nes, teniendo en cuenta, como decía
anteriormente, que son “punta de
lanza” y que nos pueden dar luz de
cómo ya se van dando pasos en los
distintos temas que se han trabajado
en el Congreso y que ahora constitu-
yen el ítem de los próximos años.
Por último, este congreso ha supues-
to para la pastoral con jóvenes un se-
guir caminando, un seguir creyendo
en la realidad de los jóvenes, en su
protagonismo e implicación en to-
dos los proyectos de evangelización,
haciendo una pastoral, no de jóve-
nes, sino CON los jóvenes, desde los
seis grandes temas: Primer Anuncio,
Acompañamiento, Procesos Forma-
tivos, Sinodalidad, Discernimiento y
Vocación.
Demos gracias a Dios por tanto amor
derramado en nuestros corazones,
oremos y, por supuesto, creamos en
nuestros jóvenes. Ánimo y adelante. 9
Caminarencomunión
La asamblea plenaria de la Conferencia
Episcopal Española celebrada en la primera
semana del mes de marzo, apenas veinte días
después de nuestro Congreso de Laicos, apro-
bó por unanimidad la propuesta que le fue
sometida por parte de la Comisión Ejecutiva,
que recogía el sentir de cuantos habíamos par-
ticipado en el proceso abierto con motivo del
mismo. Esa propuesta es la que ahora hemos
de poner en práctica entre todos, teniendo
como base el documento del postcongreso
que está en proceso de elaboración, en el que
se integran las aportaciones planteadas por los
grupos de reflexión.
Hemos estado trabajando intensamente du-
rante más de año y medio para llegar a este
momento, el que comienza ahora. Podemos
decir que el congreso ha constituido el pun-
to de partida del nuevo camino que queremos
iniciar y para el que nos hemos estado prepa-
rando en las dos fases, precongresual y con-
gresual, hasta ahora transcurridas, pensadas
precisamente para llegar a este momento.
Un momento que, de forma resumida, se basa
en cuatro claves y en tres propuestas.
CUATRO CLAVES
Los itinerarios como meta. Partiendo de los
textos fundamentales del Concilio Vaticano II
sobre la vocación laical, leídos a la luz de Evan-
gelii Gaudium, Gaudete et Exsultate y Christus
Vivit, hemos identificado cuatro itinerarios que
han guiado todo el proceso y que han de cen-
trar nuestros esfuerzos pastorales en los próxi-
mos años. Primer Anuncio, Acompañamiento,
Procesos Formativos y Presencia en la Vida Pú-
blica constituyen, en cierto sentido, diferentes
hitos de un mismo camino común en los que
hemos de seguir profundizando para potenciar
nuestras comunidades y fortalecer nuestra pre-
sencia como Iglesia en el mundo.
“Tenemos un plan”
RESUMEN DE LAS CONCLUSIONES
DEL CONGRESO DE LAICOS
“PUEBLO DE DIOS EN SALIDA”
1
10
Caminarencomunión
	
Las notas de la sinodalidad y el discernimien-
to como cauce. La gran novedad del proceso
que hemos desarrollado ha estado en la con-
junción de dos notas que han guiado transver-
salmente todos nuestros trabajos, tanto a nivel
de organización cuanto en las Diócesis, asocia-
ciones y movimientos. Sentirnos todos corres-
ponsables en la definición de los contenidos
esenciales del proceso y de la buena marcha
del mismo, ser protagonistas de la reflexión so-
bre la vocación y misión de los fieles laicos en
el contexto actual, sabernos copartícipes de la
construcción de la acción pastoral compartida
de la Iglesia en España ha tenido como fruto
inmediato la identificación con el camino que
estábamos construyendo entre todos. Junto
con ello, ser conscientes de que este camino
no era expresión de ideas personales o colec-
tivas de uno u otro grupo, sino el resultado de
una apertura sincera al soplo del Espíritu, nos
ha llevado a comprender que Dios había pen-
sado en este Congreso antes de que nosotros
comenzáramos a soñarlo.
La comunión generada como consecuencia
del camino común. Otro de los frutos que ya
estamos percibiendo con meridiana claridad es
la comunión generada con el camino recorrido.
Los procesos y los proyectos pastorales no son
sólo instrumentos válidos para la consecución
de los objetivos que deseamos plantearnos;
implican, ante todo, un cauce seguro para la
generación de comunión. Compartirlos entre
nosotros a través de las experiencias y testimo-
nios nos ha ayudado a conocernos y, por tanto,
a sentirnos hermanos.
Los contenidos de las ponencias y de las
propuestas de los grupos de reflexión. He-
mos experimentado que la Iglesia en salida es
una Iglesia sinodal y los laicos somos una par-
te fundamental del Pueblo de Dios, llamados
a desarrollar plenamente nuestra responsabili-
dad como bautizados. En este sentido, no hay
otro lugar para nuestra misión que el mundo,
con toda su complejidad. Pero todo cambio ha
de empezar por nosotros mismos, por nuestra
conversión personal y comunitaria. Esto es ser
Iglesia en salida: descubrir aquello a lo que es-
tamos llamados como laicos, vivirlo plenamen-
te y en comunión, compartir la fe con cuantas
personas encontramos en los ambientes en los
que estamos presentes, acompañar a quienes
nos necesitan, cambiar la realidad para hacer
de ella un anticipo del Reino de Dios.
“Podemos decir que
el congreso ha constituido
el punto de partida
del nuevo camino que
queremos iniciar y para
el que nos hemos estado
preparando en las dos
fases, precongresual y
congresual, hasta ahora
transcurridas.
2
3
4
11
Caminarencomunión
TRES PROPUESTAS
Más allá de las propuestas concretas que se
derivarán de las aportaciones de los congre-
sistas, hay tres generales que han de marcar
transversalmente nuestros futuros trabajos.
PRIMERA PROPUESTA. ELABORACIÓN
DE UN NUEVO DOCUMENTO SOBRE LOS
FIELES LAICOS. En 2021 se cumplirán los 30
años de Cristianos Laicos, Iglesia en el Mundo,
sin duda alguna un hito en el Magisterio de
la Iglesia española que ayudó a concretar en
la realidad de nuestro país las enseñanzas del
Concilio Vaticano II sobre la vocación y misión
de los fieles laicos en el marco de Christifide-
les Laici. La evolución de la sociedad experi-
mentada en todo este tiempo y la luz ofrecida
por los documentos posteriores del Magisterio
de nuestros Papas hacen necesario un nuevo
documento que oriente a todos sobre el au-
téntico significado de la vocación laical y cómo
vivirla en el siglo XXI en el contexto de la reali-
dad actual de nuestro país.
	
SEGUNDA PROPUESTA. LA CENTRALIDAD
DE LOS CUATRO ITINERARIOS EN TODAS
NUESTRAS ACCIONES PASTORALES. En los
cuatro itinerarios –Primer Anuncio, Acompaña-
miento, Procesos Formativos y Presencia en la
Vida Pública– hemos concretado tanto el cami-
no natural de la fe que recorremos los creyen-
tes, como las prioridades de la misión a la que
estamos llamados los fieles laicos. Anunciar a
Jesucristo, de palabra y de obra, es el funda-
mento de todas nuestras acciones y proyectos;
acompañar a los hombres y mujeres en su con-
creta realidad y ser acompañados en esta ta-
rea por nuestras comunidades es el modo de
realizarlo; identificarnos con Jesucristo a través
de una formación integral y permanente cons-
tituye la clave para crecer como creyentes y ser
fieles a nuestra vocación; hacernos presentes
en la vida pública para contribuir a la realiza-
ción del bien común y a la defensa de los más
vulnerables y, al mismo tiempo, dar testimonio
de nuestra fe, es la consecuencia natural de
todo lo anterior. En su conjunto, estos itinera-
se cumplirán 30 años
de Cristianos Laicos,
Iglesia en el Mundo
2021
12
Caminarencomunión
rios pueden articularse como los elementos estructurantes
de los trabajos pastorales de los próximos años en Diócesis,
Asociaciones y Movimientos.
TERCERA PROPUESTA. LA FUERZA DE LA SINODALI-
DAD Y LA CONFIANZA EN EL DISCERNIMIENTO COMO
EJES TRANSVERSALES DE TODAS NUESTRAS ACCIO-
NES. Estas dos claves transversales nos han ayudado eficaz-
mente a crecer en comunión y a comprender que, lejos de
entender los diferentes caminos en los que se concreta la lla-
mada universal a la santidad de todos los bautizados como
excluyentes, sacerdocio, vida consagrada y vocación laical
son vocaciones totalmente complementarias. Desde ellas
estamos llamados, en un ejercicio de corresponsabilidad y
siempre en respuesta a lo que el Espíritu nos inspira, a apor-
tar lo propio y específico de nuestra concreta misión para el
bien de toda la Iglesia.
En coherencia con todo ello, se propone la celebración de
un Encuentro de Laicos promovido desde la Conferencia
Episcopal Española –ciertamente, de menores dimensiones
que el ahora celebrado–, con periodicidad concreta, para ir
profundizando en cada uno de los cuatro itinerarios desde
las claves del discernimiento y la sinodalidad, en el que par-
ticipen representantes de las Diócesis, asociaciones y movi-
mientos y en el que se presenten experiencias que se están
llevando a cabo desde diferentes realidades eclesiales.
Sin duda alguna, hemos vivido un renovado Pentecostés. Te-
nemos ahora la responsabilidad de ser fieles a la concreta
llamada que hemos experimentado con este camino com-
partido. Con el Papa Francisco, desde el deseo de hacer
vida sus palabras dirigidas a los congresistas, afirmamos: “Es
la hora de ustedes, de hombres y mujeres comprometidos
en el mundo (…) que con su modo de vivir sean capaces de
llevar la novedad y la alegría del Evangelio allá donde estén.
Los animo a que vivan su propia vocación inmersos en el
mundo, escuchando, con Dios y con la Iglesia, los latidos de
sus contemporáneos, del pueblo (…). Por lo tanto, no ten-
gan miedo de patear las calles, de entrar en cada rincón de
la sociedad, de llegar hasta los límites de la ciudad, de tocar
las heridas de nuestra gente… esta es la Iglesia de Dios, que
se arremanga para salir al encuentro del otro, sin juzgarlo,
sin condenarlo, sino tendiéndole la mano, para sostenerlo,
animarlo o, simplemente, para acompañarlo en su vida. Que
el mandato del Señor resuene siempre en ustedes: “Vayan y
prediquen el Evangelio” (cf. Mt 28,19).”
13
Experiencias´20
Cuando se nos propuso partici-
par en el Congreso de Laicos, apenas
habíamos aterrizado como Delega-
dos de Apostolado Seglar de nuestra
diócesis de Asidonia-Jerez. Aunque
nos cogió por sorpresa, desde el
comienzo nos pareció que era todo
un reto, un reto que el Espíritu Santo
nos ponía por delante. Desde el pri-
mer momento encontramos una gran
acogida entre todos los grupos que
participan en la Delegación.
Llegada la hora, desde nuestra dió-
cesis acudimos nueve personas jun-
to con nuestro Obispo José. Todo el
camino recorrido antes del Congreso
ha sido un continuo construir relacio-
nes nuevas entre los participantes,
conocernos, profundizar cada pro-
puesta que se nos hacía desde la Co-
misión Episcopal.
Y llegó el día; encontrarnos en la
sede de Congreso, en el Pabellón de
Cristal, fue toda una zambullida de
sensaciones, de sentimientos de acogi-
da de fraternidad y de alegría sincera,
de sencillez evangélica.
Una vez dentro del recinto se respiraba
un ambiente de servicio y de genero-
sidad que hacía superar los obstáculos
normales del cansancio del viaje, de no
conocer a la gente; experimentamos
un gran sentido de familia. Cardenales,
obispos, sacerdotes, religiosos y religio-
sas junto a cientos de laicos venidos de
toda España era un hermoso jardín de
colores diversos; diversos, pero unidos.
Las primeras palabras y experiencias
compartidas, el saludo del Santo Pa-
dre nos animaban a sentirnos familia,
éramos conscientes que asistíamos a
un evento que era el principio de un
camino que iniciamos como Pueblo de
Dios en España.
Ante todo veíamos el deseo de cerca-
nía de los pastores de la Iglesia que,
con gran sencillez, participaban junto a
“Congreso de laicos.
Un reto apasionante”
POR Mª ÁNGELES GONZÁLEZ CURRA
ANTONIO ALCEDO GONZÁLEZ
Delegados Diocesanos de Apostolado Seglar Asidonia – Jerez
14
Experiencias´20
los laicos. Fue impresionante acudir
a la capilla y encontrarse todos jun-
tos rezando: una sola alma, un solo
corazón.
Probamos un cúmulo de sensaciones
hermosas de fraternidad. Las expe-
riencias y la participación en los talle-
res fueron muy importantes para po-
der comprobar el gran compromiso
activo y concreto de los participantes
en sus realidades locales.
En estos meses, por el covid-19, no
hemos podido vernos físicamente,
pero, con motivo de la festividad de
Pentecostés, celebramos una mesa
redonda online sobre el Congreso
en la que los nueves congresistas de
la diócesis compartimos nuestras im-
presiones y experiencias, siendo muy
enriquecidos con las opiniones y co-
mentarios de los que estaban conec-
tados.
“Las primeras
palabras y
experiencias
compartidas, el
saludo del Santo
Padre nos animaban
a sentirnos familia,
éramos conscientes
que asistíamos a
un evento que era
el principio de un
camino que iniciamos
como Pueblo de Dios
en España.
Desde un movimiento nos escribieron
tras la mesa redonda: “trabajamos el
cuestionario que enviamos al Congreso,
pero no asistimos. El testimonio que ha-
béis dado todos ha sido extraordinario,
con un tono de entusiasmo y alegría que
se transmite, porque se ve que lo habéis
vivido intensamente”.
Son grandes los retos que, como Iglesia,
tenemos por delante: ser auténticos vi-
viendo el Evangelio; el papel de la mu-
jer a nivel eclesial debe ser más visible,
más concreto; estar juntos laicos y con-
sagrados hombro con hombro; un mayor
compromiso de los laicos en la vida de
la Iglesia; unos sacerdotes menos ocu-
pados en la administración y más ocu-
pados en acompañar al Pueblo de Dios;
unas parroquias más activas en lo social.
Los cristianos debemos y tenemos que
profundizar más en la Doctrina Social de
la Iglesia para afrontar los retos sociales
y políticos a los que estamos llamados.
15
Experiencias´20
POR RAÚL FERNÁNDEZ
Consejero Mundial - Asociación Salesianos
Cooperadores
Como Asociación nos hemos planteado dar
a conocer los documentos trabajados en el
Congreso y pedir a nuestros Centros locales
que los trabajaran. Es un material muy inte-
resante para iluminarnos la reflexión porque
no son flor de un día o para un momento
en concreto. Hemos publicado en nuestra
web los documentos y lo hemos motivado
en nuestro boletín mensual.
Como Asociación nos hemos planteado dar
a conocer los documentos trabajados en el
Congreso y pedir a nuestros Centros locales
que los trabajen. Es un material muy intere-
sante para iluminarnos la reflexión porque
no son flor de un día o para un momento en
concreto. Hemos publicado en nuestra web
los documentos y los hemos motivado en
nuestro boletín mensual.
La aparición del COVID-19 nos cambió y
nos alteró a todos el paso. Ahora tenemos
un deber: recuperar la normalidad. Y esto
implica retomar el trabajo en la difusión del
post Congreso.
Nuestra Asociación se hizo presente
en el Congreso de Laicos de dos formas
diferenciadas. Una a través de las plazas
asignadas a nuestro movimiento y otra a
través de las diócesis. Esta segunda op-
ción fue posible porque en varias diócesis
la Asociación está presente y trabaja acti-
vamente.
El Congreso de Laicos es un soplo dentro
de la Iglesia. Un soplo de esperanza por-
que los laicos estamos tomando nuestro
sitio dentro de la Iglesia. No es que este-
mos recuperando espacios, sino que es-
tamos tomando conciencia que los laicos
también tienen que estar presentes en la
vida de la Iglesia y su voz debe ser oída y
tomada en cuenta.
Estar rodeado de personas de otras dió-
cesis con tus mismas inquietudes te hace
ver que no estás solo en un momento de
la historia donde ser cristiano no está de
moda. Ver que más de dos mil personas
se reúnen en un Congreso y que hay más
gente que se ha quedado fuera te hace
abrir los oídos a la escucha de las ponen-
cias, de los talleres, de los corrillos en los
descansos.
Fue una oportunidad para conocer y acer-
carte a los diferentes carismas de la Iglesia
y su forma de trabajar.
El poder leer y reflexionar documentos an-
tes de ir al Congreso nos ayudó a centrar
las intervenciones y las reflexiones.
“Un soplo
de esperanza”
“Estamos tomando
conciencia que los laicos también
tienen que estar presentes en la
vida de la Iglesia y su voz debe ser
oída y tomada en cuenta.
16
Experiencias´20
POR MARÍA VALENCIA
Presidenta de la Federación DIDANIA
“Al servicio de…;
al servicio de las personas…;
al servicio de Dios…;
al servicio de nuestras
entidades…; ésa es parte de
nuestra misión como laicos...
ofrecimiento incondicional,
como entrega sana a aquellos
que nos rodean.
Quizás pueda resultar atrevido, pero ...
¿qué mejor momento para vivir la reflexión
de algo tan profundo como el Congreso
“Pueblo de Dios en salida”, que ese en-
cuentro con nosotros mismos y con nuestros
entornos cercanos a los que nos hemos vis-
to “obligados” o “regalados” (a pesar de
todo) en estos meses? La conexión con la
interioridad, con lo más hondo de nosotros
y del mundo, no deja de ser una gran opor-
tunidad para sacar aquello más esencial que
forma parte de nuestra reflexión y plantea-
miento vital.
Pocas semanas después del Congreso... y a
medias de casi todo... nos quedamos “atra-
pados” en ese confinamiento que la gran
mayoría de nosotros no esperábamos.
Como entidad (DIDANIA) y como personas
individuales, muchas de nosotras, a princi-
pios de esta extraña situación, nos plantea-
mos “qué podemos hacer”, “qué podemos
ofrecer” y esa pregunta desde la máxima so-
lidaridad se mezclaba con la angustia de no
saber muy bien qué y cómo.
Ciertamente, ha sido intensa la experiencia
que hemos vivido, en la que al final nada
importaba, ni género, ni país de origen, ni
color de la piel, ni con dinero, ni sin dine-
ro... Simplemente, un “bicho” invisible deja
fuera de juego al... mundo... sin más... Eso
sí, con un único detalle esencial: solo hemos
podido hacer desde el amor y la solidaridad
por y para todos.
Y, en medio de todo esto, llegan a nuestras
manos los materiales del Congreso, con sus
reflexiones, con sus análisis, llegando a lo
profundo desde la mirada del Laicado.
Al servicio de…; al servicio de las perso-
nas…; al servicio de Dios…; al servicio
de nuestras entidades…; ésa es parte de
nuestra misión como laicos... pero no el
servicio entendido desde el sometimien-
to, sino como ofrecimiento incondicional,
como entrega sana a aquellos que nos
rodean. En definitiva, desde nuestras en-
tidades y desde nuestras propias vidas
hay mucho de este servicio misional hacia
las personas y personitas que conforman
el mundo: niños, niñas, adolescentes, jó-
venes y adultos. En mi opinión este es el
planteamiento más significativo del men-
saje del Congreso traducido en nuestras
vidas y nuestras dedicaciones.
Sin duda, el Congreso, sus reflexiones y
materiales han sido y son unas herramien-
tas esenciales y con gran fuerza para seguir
trabajando y compartiendo entre nuestras
entidades.
MUCHAS GRACIAS POR ESTA GRAN
OPORTUNIDAD DE SEGUIR COMPAR-
TIENDO.
“Servicio misional
hacia las personas”
17
Hablar de cómo viví el Congreso de Lai-
cos, es empezar haciendo referencia a todo
el tiempo previo de preparación, la fase del
Pre Congreso.
Me incorporé, iniciado el 2019, a un equi-
po que, según fueron pasando los días, los
meses, iba tomando forma y se transformó
en un Equipo de magníficos y muy queridos
compañeros, de amigos. Siendo cada uno
muy diferente, fuimos llamados de distintas
realidades y carismas de la Iglesia y Dióce-
sis de España, pero teníamos el denomina-
dor común de estar vinculados y trabajando
por y para el laicado de la Iglesia española,
una misión compartida que nos animaba e
impulsaba a “algo” que no sabíamos muy
bien, pero con la confianza puesta en quien
nos había convocado.
Al principio éramos lluvias de ideas, trazos
de propuestas que se cruzaban, que apare-
cían y desaparecían, momentos de luz y de
menos luz; pero, poco a poco, aquellas pie-
zas que cada uno íbamos poniendo sobre
la mesa iban encajando, dando forma, reco-
nociendo y dejando ver una propuesta de
trabajo, cuatro líneas inspiradoras sobre las
que se fue dando fondo y forma al cuerpo
del Congreso: Primer Anuncio, Acompaña-
miento, Procesos Formativos y Presencia en
la Vida Pública.
El Espíritu iba haciendo y nosotros nos de-
jábamos hacer porque sabíamos que no es-
tábamos ahí por nuestras potencialidades,
por nuestros talentos, aunque han sido muy
importantes, sino que habíamos sido con-
vocados para ser herramientas, ser buenos
instrumentos en manos del Espíritu, acom-
pañados a la vez por muchos grupos que,
en las distintas Diócesis, se habían formado
para orar y reflexionar, reflexionar y orar, so-
bre tres cuestiones que se propusieron en
torno a la vocación y la misión de los laicos en
el contexto de nuestra sociedad y de nuestra
Iglesia. Como no podía ser de otra forma, nos
ayudaron a proveer de contenido la idea que
inspiraba el Congreso “Un laicado en Acción.
Vivir el sueño de llegar a todas las personas”
siendo “Pueblo de Dios en Salida”.
Por fin llegó el Congreso, el fin de semana
del 14 al 16 del mes de febrero, y confirmó
lo que ya llevaba barruntando desde hace
días…efectivamente, un regalo en mi vida, un
momento de Gracia, poder vivir en toda su
plenitud la Sinodalidad, el reconocernos Igle-
sia, pueblo de Dios que había venido desde
distintos rincones de la Iglesia de España para
caminar y proponer juntos, trabajar juntos;
tiempo de mucha escucha y mucho diálogo,
de descubrir tantas herramientas y propuestas
que existen en la Iglesia, impulsadas desde
distintos carismas y realidades…¡qué riqueza
de la acción del Espíritu en cada una de las
cuatro líneas fuerza!
Esto no terminó en el fin de semana de febre-
ro; una vez que cada uno regresó a su lugar
de origen, todo quedó recogido y se cerraron
las puertas del Palacio de Cristal, pero ahora
era el MOMENTO, “el pistoletazo de salida”,
el tiempo de poner en práctica y hacer reali-
dad el lema de nuestro Congreso, que había-
mos visto por todas partes durante tres días,
que incluso los habíamos cantado y bailado:
ser “Pueblo de Dios en Salida”.
El Congreso fue un ejercicio de discernimien-
to que nos iba a ayudar para afrontar la si-
guiente etapa, el tiempo que empezábamos
del Post Congreso, para poder trabajar e
impulsar en nuestras Diócesis qué actitudes
convertir, qué procesos activar, qué proyectos
proponer. Pero… ¡quién nos iba a decir que
unas semanas después estaríamos viviendo lo
que nos ha traído la pandemia y todo lo que
ha tocado ajustarnos a este nuevo tiempo! No
obstante, nosotros sabemos que seguimos
inmersos en la acción del Espíritu, porque Él
sigue actuando en la vida y en la historia de
las personas, en nuestra historia, en mi his-
toria. Porque donde unos ven crisis nosotros
vemos la oportunidad de encontrarnos con lo
esencial y ayudar a otros a descubrirlo en la
realidad cotidiana.
MARÍA BAZAL
Delegada Episcopal de Laicos, Familia y
Vida de la Archidiócesis de Madrid
Miembro de la Comisión de Contenidos
del Congreso
Es el momento
Experiencias´20
18
Este tiempo nos ha puesto de manifiesto
que, más que nunca, es necesaria esa Si-
nodalidad del Pueblo de Dios que hemos
vivido en el Congreso; la importancia de
“caminar juntos”, ser Comunidad, ser Igle-
sia, como nos dijo el Papa Francisco en la
oración el 27 de marzo desde el Atrio de la
Basílica de San Pedro: “Nos dimos cuenta
de que estábamos en la misma barca, to-
dos frágiles y desorientados; pero, al mismo
tiempo, importantes y necesarios, todos lla-
mados a remar juntos, todos necesitados de
confortarnos mutuamente”
En este tiempo que empezamos del Post
Congreso, siguen vigentes nuestras cuatro
líneas fuerza, nuestros cuatro itinerarios –Pri-
mer Anuncio, Acompañamiento, Procesos
Formativos y Presencia en la Vida Pública–,
pero se hace necesario que sobre cada uno
de ellos hagamos una lectura contemplati-
va de la realidad, adaptar y dar respuesta al
momento nuestra Diócesis.
Este tiempo nos trae momentos más fecun-
dos y de impulso a los cuatro itinerarios que
han marcado nuestro Congreso y que, de
forma palpable, se ha ido experimentando
en nuestra Diócesis porque… cómo no reco-
nocer que la imposibilidad de no poder ce-
lebrar el culto, los medios de comunicación
han acercado a muchos, como un Primer
Anuncio, ayudándoles a reencontrarse, tal vez
después de años, con esa Eucaristía diaria re-
transmitida, haciendo auténticas Iglesias Do-
mésticas de cada uno de los hogares y poder
vivirlas en familia; o las magníficas propuestas
de Acompañamiento, a través del teléfono,
que han confortado a tantos desde lo espi-
ritual o lo emocional, haciéndose presentes
en la soledad, el miedo o la angustia de tantos
hermanos desconocidos o acompañando los
momentos de dolor y en el duelo de la pérdida
de seres queridos con la oración y la palabra
acertada; no se han tenido que dar Procesos
Formativos para poder llevar a cabo de forma
adecuada estas excelentes herramientas; y qué
decir de la Presencia en la Vida Pública, por
parte de instituciones laicales de nuestra igle-
sia diocesana, haciendo denuncia y poniendo
el foco a situaciones de abandono y soledad
en las personas más desfavorecidas y cuya si-
tuación se agravaba más con la pandemia …
Tuvimos la suerte de poder celebrar la Vigilia
de Pentecostés, en número más reducido, con
la presencia de nuestro Arzobispo, pidiendo
al Espíritu, para toda la Iglesia de Madrid, un
“Renovado Pentecostés”. Quiero poner en
valor las palabras que nos dirigió D. Carlos
Osoro, en su homilía, a los laicos allí presentes
esa tarde:
“Habéis sido llamados a construir un orden
justo. Con generosidad y valentía, iluminados
por la fe y el magisterio de la Iglesia y siempre
animados por la caridad de Cristo. Habéis sido
llamados a construir la sociedad con valores
evangélicos. Configurados con Cristo por el
Bautismo, sentíos corresponsables en la edifi-
cación de la sociedad según los criterios del
Evangelio. Habéis sido llamados a transfor-
mar la sociedad aplicando la doctrina social
de la Iglesia. Afrontando las tareas diarias en
el campo político, económico, social y cultural,
trabajando por el respeto a la vida, la promo-
ción de la justicia, la defensa de los derechos
humanos y el desarrollo integral del hombre…
Todo esto es dar testimonio de Cristo.”
Experiencias´20
“Este tiempo nos
ha puesto de
manifiesto que, más
que nunca, es necesaria
esa Sinodalidad
del Pueblo de Dios
que hemos vivido
en el Congreso;
la importancia de
“caminar juntos”, ser
Comunidad, ser Iglesia,
19
Del 14 al 16 de febrero, en Madrid,
tuvo lugar el Congreso Nacional de Lai-
cos con el lema: “Hacia un renovado Pen-
tecostés”. Pero realmente el congreso se
puso en marcha mucho antes, con un in-
tenso trabajo canalizado a través de dos
comisiones: una de contenidos y otra de
logística.
Mi nombre es Francesc Figueras, laico
comprometido de la Archidiócesis de Bar-
celona, y formé parte en la comisión de
logística. Hace 24 años que trabajo en la
Pastoral Juvenil de mi diócesis y han sido
muchos los encuentros, peregrinaciones,
congresos, eventos que he organizado.
Realmente en todos siempre hay algo
nuevo, diferente, donde aprendes y que
te ayuda a crecer en este camino de la fe,
como cristiano y miembro de la Iglesia.
La experiencia que viví fue realmente de
confianza, confianza, por encima de todo,
en Dios, pero también de responsabilidad
por el hecho de que se confiara en mi per-
sona y en el equipo que formábamos par-
te de la comisión. Tras todos estos años
de trabajo en la Pastoral Juvenil, conoces
a mucha gente y ese conocimiento hizo
posible el equipo humano, bajo la coordi-
nación de Raúl Tinajero, a quien conozco
desde hace muchos años. Él, como res-
ponsable, nos fue llamando y pidiéndonos
a cada uno colaborar en la preparación for-
mando parte de la Comisión de Organiza-
ción y Logística. Realmente fue una locura,
pero una locura sana que, vivida desde la
confianza y la fe, da siempre fruto.
También ha supuesto una experiencia de
familia, de Iglesia y, cómo no, experiencia
de pobreza. Y digo de pobreza porque
te das cuenta de tus limitaciones. Ante el
reto que se nos venía, había muchas cosas
que pensar y que organizar y no podíamos
fallar. En mi caso, se me pidió el tema de
las comidas. Todo un reto, sin duda algu-
na, por las limitaciones del espacio, el alto
Cuidados
por Dios
Experiencias´20
POR FRANCESC FIGUERAS
Miembro de la Comisión de Organización
y Logística
20
número de congresistas, en un breve tiem-
po y debiendo cumplir con las normativas.
Pero, como ya he dicho antes, éramos un
equipo, y con un gran grupo de volunta-
rios. Todo ello hizo posible que alcanzára-
mos la meta y que el servicio de comidas
fuera todo un éxito. Seguro que hubo co-
sas que se podrían mejorar, o hacerlas de
otra manera. Pero al ver la docilidad de la
gente, la entrega de los jóvenes volunta-
rios y la profesionalidad del catering, no
importaba el cansancio, o si habías comido
o no. Personalmente me sentí cuidado por
Dios, a través del equipo. Me sentí pueblo
en marcha, que estábamos haciendo posi-
ble una experiencia que creo ha marcado
un antes y un después en nuestra Iglesia y
que, como dice el papa Francisco, estába-
mos saliendo a la calle, en Salida, a llevar
un testimonio de fe y de esperanza, esta
experiencia de un Pentecostés renovado.
Pero no quiero acabar este testimonio sin
dar gracias; gracias a Dios por utilizarnos,
cuidarnos, y amarnos como sólo Él sabe.
A todo el equipo humano que estuvimos
codo a codo trabajando. Un gran equipo,
de diferentes puntos y realidades de Es-
paña. Gracias a todos los voluntarios, que
hicieron mucho trabajo que no se vio, de
una manera alegre y desinteresada. Y gra-
cias a la Iglesia, por ser testimonio en el
mundo de esta experiencia de Pentecos-
tés. Si se me pregunta si lo volvería hacer,
mi respuesta sería un sí rotundo. Real-
mente en la vida aprendes viviéndola, en
la confianza y con el don de la fe, con los
errores que como humanos cometemos y
de los que aprendemos.
Experiencias´20
“Ante el reto que
se nos venía, había
muchas cosas que
pensar y que organizar
y no podíamos fallar
21
He enido la oportunidad de parti-
cipar en varios congresos de distintas
temáticas. Este era diferente, se respi-
raba algo distinto porque nos unía algo
más que la tecnología o la educación, y
era el deseo de transformar la realidad
desde la vida y el trabajo cotidiano del
laico.
Para mí fue un regalo poder comprobar
cómo la Iglesia nos une, nos acoge y
nos envía. Además, nos hizo sentir fa-
milia donde cada uno pudo aportar su
vivencia y su carisma. Yo me dediqué
al servicio de la música. Una treintena
de músicos estuvimos animando las ce-
lebraciones y los diferentes actos del
Congreso. Una propuesta arriesgada,
ya que supuso introducir instrumentos
propios del pop y del rock al servicio
de la oración, la meditación y de los
momentos festivos. Tuvimos la opor-
tunidad de escuchar y vibrar con las
canciones de nuestro cantoral litúrgico
instrumentalizadas y cantadas de mane-
ra magistral, creando el ambiente y la
armonía perfecta para cada momento.
Creo que se supo plasmar el objetivo
de la música católica contemporánea:
estar al servicio de la Iglesia.
Experiencias´20
POR UNAI QUIRÓS
Músico católico
Creo firmemente que la música es una poderosa
herramienta de primera evangelización que debe
ser potenciada en nuestras diócesis y en nuestras
parroquias para fortalecer la oración y el encuen-
tro con el Señor de los fieles. Sabemos que la
música católica es capaz de llegar al corazón y
que sus letras nos transmiten el mensaje de Dios;
entonces ¿por qué no usarla?
Llevo más de veinte años inmerso en la música
católica y me duele decir que no ha tenido el su-
ficiente apoyo dentro de nuestra Iglesia. He visto
la progresión que la música católica ha sufrido a
nivel artístico y espiritual. En estos últimos años
han nacido nuevos grupos y cantautores/as que
están invirtiendo mucho tiempo en llevar la Bue-
na Noticia. Pero ha sido en este Congreso don-
de la Iglesia ha apostado por la música católica
contemporánea de España y hemos podido com-
probar cómo ha respondido al servicio que se le
pedía.
He de confesar que el Congreso me sirvió para
fortalecer mi vocación como músico. Una voca-
ción que debo ir renovando desde mi oración
para que ésta siempre esté al servicio de la tarea
del Reino y no a merced de mi ego o mis intere-
ses personales. Tengo muy claro que el grupo, la
solista o el autor no son importantes aquí; porque
no hay mayor protagonista que Jesús: nuestro ca-
mino, nuestra verdad y nuestra vida; porque sin
Él no podemos hacer nada.
La música católica
como servicio y herramienta
de EVANGELIZACIÓN
22
No siempre me resulta fácil responder a
las invitaciones que me hace la Iglesia para
ayudar. A veces me pesa demasiado la pere-
za. En otras ocasiones me cuesta tener que
abandonar otros planes para dedicarme a
los demás. Pero siempre, siempre, siempre,
acabo confirmando lo que dice el Evangelio:
que hay más alegría en dar que en recibir.
Ahora, pasados los meses, cuando recuerdo
lo que sucedió en el Congreso de Laicos,
sólo me salen motivos para dar gracias: la
mirada alegre de todos los participantes, la
sonrisa agradecida de quienes se acercaban
con cualquier necesidad, los gestos tranqui-
los de quienes querían colaborar para que
todo saliese bien.
Todo esto hizo que me pudiese dar cuenta
de que realmente estamos preparados para
Experiencias´20
ser un Pueblo de Dios en Salida. Muchas veces
nos instalamos en la queja, en las dificultades, en
las pocas fuerzas… pero quienes pudimos asistir
fuimos testigos de que, cuando nos juntamos cris-
tianos de distintos lugares de España, de distinta
manera de ver las cosas, con distintos carismas,
pero todos buscando lo que Dios nos pide hoy,
surgen cosas que transforman la vida y la Iglesia.
Personalmente, para mí fue un soplo de aire fres-
co que derribó muros y me hizo ver una Iglesia
viva, preocupada por los problemas de nuestros
días, con una esperanza y una luz que el mundo
busca y que nosotros podemos contagiar.
Cuando el lunes después del congreso volví a
la universidad, mis amigos me preguntaban qué
había hecho en el fin de semana. En otras oca-
siones hubiera puesto excusas, pero después del
Congreso sólo tenía ganas de contarles que mi
cansancio había merecido la pena, porque con mi
servicio había ayudado a muchos a buscar en co-
munión el modo de concretar cómo podemos ser
ese Pueblo de Dios en Salida.
Quizá hubo tres momentos que yo destacaría muy
especialmente: la Vigilia de Oración, en la que el
silencio y el canto sonaban a presencia de Dios en
medio de nosotros; el Concierto, que pude disfru-
tar muy unido al resto de voluntarios de la música
católica de nuestros días; y los momentos en los
que íbamos despidiendo a los participantes: de
la mayoría no sabía ni el nombre, pero sabía que
eran hermanos con la misma fe, que sueñan con
una Iglesia viva y en salida, y eso me bastaba para
quererles y rezar ahora por todos ellos.
POR PABLO FERNÁNDEZ
Miembro del Equipo de Voluntarios
“La alegría de dar”
23
Experiencias´20
Mi humilde experiencia
POR ÁNGEL JAVIER PÉREZ PUEYO
Obispo de Barbastro-Monzón
y miembro de la Subcomisión de Familia y Vida
(Comisión Episcopal para los Laicos, Familia y Vida)
“Siento vértigo ante
las bendiciones que los
hijos del Alto Aragón
han recibido y ante
el camino que juntos
estamos recorriendo.
El Congreso de Laicos, a nivel personal, me ha servido como una
confirmación providente de que el camino que habíamos iniciado hace
cinco años en nuestra Diócesis de Barbastro-Monzón era de Dios y no
un capricho mío. Efectivamente, ser Iglesia en Salida requiere cambiar
actitudes personales y estructuras comunitarias; escuchar la voz del
Espíritu para discernir sobre qué resulta necesario transformar y cómo
podemos hacerlo. Comunión, sinodalidad, discernimiento, como un
único Pueblo de Dios, en el que todos somos protagonistas, son la
premisa imprescindible que nos conduce a salir de nosotros mismos
para hacernos presentes en la vida de los hombres y mujeres de hoy
con el fin de compartir con ellos el tesoro de la fe.
Por eso, al mirar hacia atrás, siento vértigo ante las bendiciones que
los hijos del Alto Aragón han recibido y ante el camino que juntos
24
estamos recorriendo. Doy gracias a Dios,
en primer lugar, por los veinte sacerdotes a
los que me ha tocado «cerrarles los ojos».
También por la visita a cada pueblo (254)
que me ha obligado a salir de los muros
de la curia, recorriendo miles de kilómetros
(157.890 Kms aproximadamente), para co-
nocer y amar en profundidad al pueblo que
me había sido confiado. ¡Cuántas leccio-
nes de vida han quedado grabadas a fue-
go en mi corazón! El refuerzo impagable de
un significativo número de sacerdotes lati-
noamericanos (20) con los que se ha esta-
blecido un convenio diocesano bilateral de
colaboración misionera por un período de
tiempo no superior a seis años, ofreciéndo-
les al terminar la posibilidad de obtener una
licenciatura eclesiástica. Los sesenta y siete
animadores de la comunidad, todos laicos,
verdadero milagro del cielo, que han per-
mitido que llegara el pan de la palabra, el
pan de la eucaristía, el pan de la ternura a
cada comunidad cristiana. La incorporación
de un grupo nada desdeñable de seglares
como delegados de los distintos ámbitos
pastorales (enseñanza, catequesis, misiones,
pastoral juvenil, pastoral social, pastoral de
la salud, etc.).
Como sucede en la remodelación de cual-
quier edificio, lo más costoso y lo menos visi-
ble siempre son los cimientos. Y así nos está
pasando también a nosotros. Poco a poco,
fieles al sentir de los obispos de Aragón, tal
como se refleja en su carta pastoral «Igle-
sia en misión al servicio de nuestro pueblo
de Aragón» estamos reestructurando hu-
mildemente nuestro servicio evangelizador
en la Diócesis creando varios «equipos en
misión» (un sacerdote, algún consagrado si
lo hay y varios animadores de la comunidad
por cada unidad pastoral). Casi dos años y
medio nos ha llevado elaborar el mapa de
toda la Diócesis. Hemos reducido a cuatro
los arciprestazgos. Y se han establecido cri-
terios de actuación pastoral dependiendo
de la zona y de la densidad de población
o de la edad de los feligreses. El acierto ha
sido que los propios sacerdotes en cada ar-
ciprestazgo, animados y conducidos por el
arcipreste, el vicario general y el de pasto-
ral, han pergeñado el mapa y los criterios
concretos de actuación pastoral. Es sin duda
lo que más trabajo nos está costando, des-
cubrir que se trata de una tarea coral, de
comunión y coordinación. Tanto la imagen
de la «orquesta» donde cada una de las vo-
caciones (laical, consagrada y el ministerio
ordenado), bajo la batuta del único Director
(Jesús) y tocando la misma partitura (Sagra-
da Escritura) o la imagen de la «baraja de
las familias» nos ha permitido visibilizar ní-
tidamente más de noventa y tantas formas
de servir a nuestras comunidades o de estar
presentes en el corazón del mundo como
verdaderos «apóstoles de calle».
No sin contrariedades, retrocesos, críticas,
o mezquindades de unos y de otros segui-
mos tratando de cristalizar este fascinante
«kairós» diocesano, guiados por el Espíritu
Santo.
recorriendo
para conocer y amar con profundidad
al pueblo que me había sido confiado
157.890 kms
Experiencias´20
25
Experiencias´20
En su mensaje a los congresistas, el
Papa Francisco nos dirigió unas palabras
que constituyen la clave del proceso que
hemos abierto como Pueblo de Dios que
peregrina en España: “este Pueblo de
Dios en salida vive en una historia con-
creta, que nadie ha elegido, sino que le
viene dada, como una página en blanco
donde escribir”.
Ahora empieza todo, en cierto sentido.
Hemos iniciado un proceso en el que,
desde la sinodalidad y el discernimiento
y siempre en comunión, hemos experi-
mentado qué somos –una misma Iglesia
guiada por el Espíritu y formada por cada
uno de sus miembros, con múltiples mi-
nisterios y carismas, todos necesarios–;
hemos identificado hacia dónde quere-
mos ir –a los hombres y mujeres de hoy, para
anunciarles a Jesucristo y acompañarles en sus
anhelos y dificultades, para hacer de nuestra
realidad un mundo más acorde con el Evan-
gelio–; y hemos reflexionado sobre cómo po-
demos conseguirlo, proponiendo qué ha de
cambiar en nosotros, qué concretos procesos
hemos de iniciar y qué proyectos podemos
llevar a cabo en nuestras concretas realidades
de referencia.
Pero falta ponerlo en práctica, empezar a es-
cribir esa página en blanco que nos señalaba
el Papa. Al igual que en las dos anteriores, la
fase postcongresual es cosa de todos y ne-
cesita de nuestra implicación y compromiso.
Este, también, es nuestro momento. Vivámos-
lo juntos.
“Una página en
blanco por escribir”
“Este Pueblo de Dios
en salida vive en una
historia concreta, que
nadie ha elegido, sino
que le viene dada,
como una página en
blanco donde escribir”
PAPA FRANCISCO
26
Ilustraciones de Fano
Congreso de Laicos “Pueblo de Dios en Salida”
Conferencia Episcopal Española
info@pueblodediosensalida.com
www.pueblodediosensalida.com
91 34 39 717

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

20 la evangelización en asia leticia candelario 120715
20 la evangelización en asia   leticia candelario 12071520 la evangelización en asia   leticia candelario 120715
20 la evangelización en asia leticia candelario 120715
Convención Verbum Dei, 50 años en tu Palabra
 
Vision 20 20-6 r
Vision 20 20-6 rVision 20 20-6 r
Vision 20 20-6 r
igrejadedeus
 
Proyecto de Id Ministerios
Proyecto de Id MinisteriosProyecto de Id Ministerios
Proyecto de Id Ministerios
Daniel Garcia
 
Iglesia Nivariense (Octubre 2014)
Iglesia Nivariense (Octubre 2014)Iglesia Nivariense (Octubre 2014)
Iglesia Nivariense (Octubre 2014)
Carlos Pérez
 
Manual de Comunicaciones Iglesia Adventista del Séptimo Día
Manual de Comunicaciones Iglesia Adventista del Séptimo Día Manual de Comunicaciones Iglesia Adventista del Séptimo Día
Manual de Comunicaciones Iglesia Adventista del Séptimo Día
Advenz
 
Cronica asamblea andina enero 2016 prov scor
Cronica asamblea andina enero 2016 prov scorCronica asamblea andina enero 2016 prov scor
Cronica asamblea andina enero 2016 prov scor
José Gracia Cervera
 
Historia De La Comunidad
Historia De La ComunidadHistoria De La Comunidad
Historia De La Comunidad
Comunidad de los Siervos de Jesús
 
Guia ancianos 1
Guia ancianos 1Guia ancianos 1
Guia ancianos 1
Daniel Gonzalez
 
Como puedo desarrollar mis talentos[2]
Como puedo desarrollar mis talentos[2]Como puedo desarrollar mis talentos[2]
Como puedo desarrollar mis talentos[2]
josebrivera1
 
Presbiterio 53
Presbiterio 53Presbiterio 53
Presbiterio 53
Archicompostela
 
Evangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismo
Evangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismoEvangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismo
Evangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismo
Heyssen Cordero Maraví
 
PASTORAL 2015 - 2016
PASTORAL 2015 - 2016PASTORAL 2015 - 2016
PASTORAL 2015 - 2016
ehaza
 
Perfeccionando a los santos proyecto
Perfeccionando a los santos proyectoPerfeccionando a los santos proyecto
Perfeccionando a los santos proyecto
DINAMO.NET
 
Cronica asamblea zona de españa 28 al 30 de diciembre 2015 corella provincia ...
Cronica asamblea zona de españa 28 al 30 de diciembre 2015 corella provincia ...Cronica asamblea zona de españa 28 al 30 de diciembre 2015 corella provincia ...
Cronica asamblea zona de españa 28 al 30 de diciembre 2015 corella provincia ...
José Gracia Cervera
 
Pascua. Año de la Misericordia
Pascua. Año de la MisericordiaPascua. Año de la Misericordia
Pascua. Año de la Misericordia
David Jasso
 
LOS JOVENES EN EL DOCUMENTO DE APARECIDA
LOS JOVENES EN EL DOCUMENTO DE APARECIDALOS JOVENES EN EL DOCUMENTO DE APARECIDA
LOS JOVENES EN EL DOCUMENTO DE APARECIDA
Moisés
 
Libro: Profundizando la Caminata en Grupos Pequeños
Libro: Profundizando la Caminata en Grupos PequeñosLibro: Profundizando la Caminata en Grupos Pequeños
Libro: Profundizando la Caminata en Grupos Pequeños
Heyssen Cordero Maraví
 
Proyecto de vida 14 17 nacional
Proyecto de vida 14 17 nacionalProyecto de vida 14 17 nacional
Proyecto de vida 14 17 nacional
franfrater
 
7. Grupos Pequeños y la estructura departamental de la IASD
7. Grupos Pequeños y la estructura departamental de la IASD7. Grupos Pequeños y la estructura departamental de la IASD
7. Grupos Pequeños y la estructura departamental de la IASD
Heyssen Cordero Maraví
 

La actualidad más candente (19)

20 la evangelización en asia leticia candelario 120715
20 la evangelización en asia   leticia candelario 12071520 la evangelización en asia   leticia candelario 120715
20 la evangelización en asia leticia candelario 120715
 
Vision 20 20-6 r
Vision 20 20-6 rVision 20 20-6 r
Vision 20 20-6 r
 
Proyecto de Id Ministerios
Proyecto de Id MinisteriosProyecto de Id Ministerios
Proyecto de Id Ministerios
 
Iglesia Nivariense (Octubre 2014)
Iglesia Nivariense (Octubre 2014)Iglesia Nivariense (Octubre 2014)
Iglesia Nivariense (Octubre 2014)
 
Manual de Comunicaciones Iglesia Adventista del Séptimo Día
Manual de Comunicaciones Iglesia Adventista del Séptimo Día Manual de Comunicaciones Iglesia Adventista del Séptimo Día
Manual de Comunicaciones Iglesia Adventista del Séptimo Día
 
Cronica asamblea andina enero 2016 prov scor
Cronica asamblea andina enero 2016 prov scorCronica asamblea andina enero 2016 prov scor
Cronica asamblea andina enero 2016 prov scor
 
Historia De La Comunidad
Historia De La ComunidadHistoria De La Comunidad
Historia De La Comunidad
 
Guia ancianos 1
Guia ancianos 1Guia ancianos 1
Guia ancianos 1
 
Como puedo desarrollar mis talentos[2]
Como puedo desarrollar mis talentos[2]Como puedo desarrollar mis talentos[2]
Como puedo desarrollar mis talentos[2]
 
Presbiterio 53
Presbiterio 53Presbiterio 53
Presbiterio 53
 
Evangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismo
Evangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismoEvangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismo
Evangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismo
 
PASTORAL 2015 - 2016
PASTORAL 2015 - 2016PASTORAL 2015 - 2016
PASTORAL 2015 - 2016
 
Perfeccionando a los santos proyecto
Perfeccionando a los santos proyectoPerfeccionando a los santos proyecto
Perfeccionando a los santos proyecto
 
Cronica asamblea zona de españa 28 al 30 de diciembre 2015 corella provincia ...
Cronica asamblea zona de españa 28 al 30 de diciembre 2015 corella provincia ...Cronica asamblea zona de españa 28 al 30 de diciembre 2015 corella provincia ...
Cronica asamblea zona de españa 28 al 30 de diciembre 2015 corella provincia ...
 
Pascua. Año de la Misericordia
Pascua. Año de la MisericordiaPascua. Año de la Misericordia
Pascua. Año de la Misericordia
 
LOS JOVENES EN EL DOCUMENTO DE APARECIDA
LOS JOVENES EN EL DOCUMENTO DE APARECIDALOS JOVENES EN EL DOCUMENTO DE APARECIDA
LOS JOVENES EN EL DOCUMENTO DE APARECIDA
 
Libro: Profundizando la Caminata en Grupos Pequeños
Libro: Profundizando la Caminata en Grupos PequeñosLibro: Profundizando la Caminata en Grupos Pequeños
Libro: Profundizando la Caminata en Grupos Pequeños
 
Proyecto de vida 14 17 nacional
Proyecto de vida 14 17 nacionalProyecto de vida 14 17 nacional
Proyecto de vida 14 17 nacional
 
7. Grupos Pequeños y la estructura departamental de la IASD
7. Grupos Pequeños y la estructura departamental de la IASD7. Grupos Pequeños y la estructura departamental de la IASD
7. Grupos Pequeños y la estructura departamental de la IASD
 

Similar a Boletín de contenidos nº7 julio 2020 Congreso de Laicos.

Discurso de apertura
Discurso de aperturaDiscurso de apertura
Ii sinodo
Ii sinodoIi sinodo
Asamblea de la Diócesis de Matamoros 2009
Asamblea de la Diócesis de Matamoros 2009Asamblea de la Diócesis de Matamoros 2009
Asamblea de la Diócesis de Matamoros 2009
Diócesis de Matamoros
 
Ecclesia 4063
Ecclesia 4063Ecclesia 4063
Palabras de clausura
Palabras de clausuraPalabras de clausura
Palabras de clausura
Renata R. Lucas
 
PRESENTACIÓN DEL III PDP.pptx
PRESENTACIÓN DEL III PDP.pptxPRESENTACIÓN DEL III PDP.pptx
PRESENTACIÓN DEL III PDP.pptx
IsaiasNozYerbes
 
Hoja informativa inicio curso
Hoja informativa  inicio cursoHoja informativa  inicio curso
Hoja informativa inicio curso
Tania Hernández
 
Carta pastoral inicio de curso 2021
Carta pastoral inicio de curso 2021Carta pastoral inicio de curso 2021
Carta pastoral inicio de curso 2021
Profes de Relideleón Apellidos
 
Ii, 9 bol misión 09-2011
Ii, 9 bol misión 09-2011Ii, 9 bol misión 09-2011
Ii, 9 bol misión 09-2011
LupitaVivar
 
MATERIAL DIOCESANO sinodo ppt.pptx
MATERIAL DIOCESANO sinodo ppt.pptxMATERIAL DIOCESANO sinodo ppt.pptx
MATERIAL DIOCESANO sinodo ppt.pptx
melezcano
 
2012 acentuaciones pastorales power.pptx
2012 acentuaciones pastorales power.pptx2012 acentuaciones pastorales power.pptx
2012 acentuaciones pastorales power.pptx
GemmaMRabiFrigerio
 
Iglesia Nivariense (Noviembre 15)
Iglesia Nivariense (Noviembre 15)Iglesia Nivariense (Noviembre 15)
Iglesia Nivariense (Noviembre 15)
Carlos Pérez
 
Oopp 2014 2020
Oopp 2014 2020Oopp 2014 2020
Carta Asamblea IMCOL 2016
Carta Asamblea IMCOL 2016Carta Asamblea IMCOL 2016
Carta Asamblea IMCOL 2016
Ana Nates
 
Plan pastoral-2016-2020
Plan pastoral-2016-2020Plan pastoral-2016-2020
Plan pastoral-2016-2020
Jorge Galeano
 
Historia de la comunidad
Historia de la comunidadHistoria de la comunidad
Historia de la comunidad
Comunidad de los Siervos de Jesús
 
Itinerario diocesano
Itinerario diocesanoItinerario diocesano
Itinerario diocesano
vicariacinco
 
Retos Pastorales
Retos PastoralesRetos Pastorales
Retos Pastorales
Diocesis Tlaxcala
 
Canciones del camino neocatecumenal
Canciones del camino neocatecumenalCanciones del camino neocatecumenal
Canciones del camino neocatecumenal
valeriamarquez14
 
Presbiterio 36
Presbiterio 36Presbiterio 36
Presbiterio 36
Archicompostela
 

Similar a Boletín de contenidos nº7 julio 2020 Congreso de Laicos. (20)

Discurso de apertura
Discurso de aperturaDiscurso de apertura
Discurso de apertura
 
Ii sinodo
Ii sinodoIi sinodo
Ii sinodo
 
Asamblea de la Diócesis de Matamoros 2009
Asamblea de la Diócesis de Matamoros 2009Asamblea de la Diócesis de Matamoros 2009
Asamblea de la Diócesis de Matamoros 2009
 
Ecclesia 4063
Ecclesia 4063Ecclesia 4063
Ecclesia 4063
 
Palabras de clausura
Palabras de clausuraPalabras de clausura
Palabras de clausura
 
PRESENTACIÓN DEL III PDP.pptx
PRESENTACIÓN DEL III PDP.pptxPRESENTACIÓN DEL III PDP.pptx
PRESENTACIÓN DEL III PDP.pptx
 
Hoja informativa inicio curso
Hoja informativa  inicio cursoHoja informativa  inicio curso
Hoja informativa inicio curso
 
Carta pastoral inicio de curso 2021
Carta pastoral inicio de curso 2021Carta pastoral inicio de curso 2021
Carta pastoral inicio de curso 2021
 
Ii, 9 bol misión 09-2011
Ii, 9 bol misión 09-2011Ii, 9 bol misión 09-2011
Ii, 9 bol misión 09-2011
 
MATERIAL DIOCESANO sinodo ppt.pptx
MATERIAL DIOCESANO sinodo ppt.pptxMATERIAL DIOCESANO sinodo ppt.pptx
MATERIAL DIOCESANO sinodo ppt.pptx
 
2012 acentuaciones pastorales power.pptx
2012 acentuaciones pastorales power.pptx2012 acentuaciones pastorales power.pptx
2012 acentuaciones pastorales power.pptx
 
Iglesia Nivariense (Noviembre 15)
Iglesia Nivariense (Noviembre 15)Iglesia Nivariense (Noviembre 15)
Iglesia Nivariense (Noviembre 15)
 
Oopp 2014 2020
Oopp 2014 2020Oopp 2014 2020
Oopp 2014 2020
 
Carta Asamblea IMCOL 2016
Carta Asamblea IMCOL 2016Carta Asamblea IMCOL 2016
Carta Asamblea IMCOL 2016
 
Plan pastoral-2016-2020
Plan pastoral-2016-2020Plan pastoral-2016-2020
Plan pastoral-2016-2020
 
Historia de la comunidad
Historia de la comunidadHistoria de la comunidad
Historia de la comunidad
 
Itinerario diocesano
Itinerario diocesanoItinerario diocesano
Itinerario diocesano
 
Retos Pastorales
Retos PastoralesRetos Pastorales
Retos Pastorales
 
Canciones del camino neocatecumenal
Canciones del camino neocatecumenalCanciones del camino neocatecumenal
Canciones del camino neocatecumenal
 
Presbiterio 36
Presbiterio 36Presbiterio 36
Presbiterio 36
 

Más de Laicos2020

Horario Encuentro de Laicos
Horario Encuentro de LaicosHorario Encuentro de Laicos
Horario Encuentro de Laicos
Laicos2020
 
Boletín de contenidos nº5. diciembre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº5. diciembre 2019. Congreso de Laicos. Boletín de contenidos nº5. diciembre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº5. diciembre 2019. Congreso de Laicos.
Laicos2020
 
Boletín de contenidos nº4. noviembre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº4. noviembre 2019. Congreso de Laicos.Boletín de contenidos nº4. noviembre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº4. noviembre 2019. Congreso de Laicos.
Laicos2020
 
Boletín de contenidos nº3. octubre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº3. octubre 2019. Congreso de Laicos.Boletín de contenidos nº3. octubre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº3. octubre 2019. Congreso de Laicos.
Laicos2020
 
Boletín de contenidos nº2. septiembre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº2. septiembre 2019. Congreso de Laicos.Boletín de contenidos nº2. septiembre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº2. septiembre 2019. Congreso de Laicos.
Laicos2020
 
Boletín de contenidos nº1. julio 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº1. julio 2019. Congreso de Laicos.Boletín de contenidos nº1. julio 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº1. julio 2019. Congreso de Laicos.
Laicos2020
 

Más de Laicos2020 (6)

Horario Encuentro de Laicos
Horario Encuentro de LaicosHorario Encuentro de Laicos
Horario Encuentro de Laicos
 
Boletín de contenidos nº5. diciembre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº5. diciembre 2019. Congreso de Laicos. Boletín de contenidos nº5. diciembre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº5. diciembre 2019. Congreso de Laicos.
 
Boletín de contenidos nº4. noviembre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº4. noviembre 2019. Congreso de Laicos.Boletín de contenidos nº4. noviembre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº4. noviembre 2019. Congreso de Laicos.
 
Boletín de contenidos nº3. octubre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº3. octubre 2019. Congreso de Laicos.Boletín de contenidos nº3. octubre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº3. octubre 2019. Congreso de Laicos.
 
Boletín de contenidos nº2. septiembre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº2. septiembre 2019. Congreso de Laicos.Boletín de contenidos nº2. septiembre 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº2. septiembre 2019. Congreso de Laicos.
 
Boletín de contenidos nº1. julio 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº1. julio 2019. Congreso de Laicos.Boletín de contenidos nº1. julio 2019. Congreso de Laicos.
Boletín de contenidos nº1. julio 2019. Congreso de Laicos.
 

Último

El sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vida
El sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vidaEl sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vida
El sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vida
MayaJesseHidalgo
 
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
JavierFPachecoP
 
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
Anahicabanillas
 
El Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.ppt
El Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.pptEl Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.ppt
El Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.ppt
colotordocmartinez
 
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptxDIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
jenune
 
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño libritoLa Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
Oscar M Briones- Silva
 
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptxCOMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
EvangelistaOmarDiaz
 
Homo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah Harari
Homo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah HarariHomo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah Harari
Homo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah Harari
Moisés Granados
 
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
JOSE GARCIA PERALTA
 
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
62 El Milenio 23.08.17              .pdf62 El Milenio 23.08.17              .pdf
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
FedericoSalvadorWads1
 
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdfFrancis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Oscar M Briones- Silva
 

Último (11)

El sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vida
El sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vidaEl sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vida
El sentido de la vida.pdf Como ser ùtil en la vida
 
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
 
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
 
El Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.ppt
El Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.pptEl Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.ppt
El Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.ppt
 
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptxDIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
 
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño libritoLa Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
 
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptxCOMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
 
Homo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah Harari
Homo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah HarariHomo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah Harari
Homo Deus, Breve historia del mañana, Yuval Noah Harari
 
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
 
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
62 El Milenio 23.08.17              .pdf62 El Milenio 23.08.17              .pdf
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
 
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdfFrancis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
 

Boletín de contenidos nº7 julio 2020 Congreso de Laicos.

  • 1. Boletín de Contenidos del Congreso de Laicos 2020 Un Congreso construido entre todos JULIO 2020 N7 Un Congreso para la historia Que siga sonando la música En camino, unidos Un reto apasionante
  • 2. Te presentamos un nuevo bole- tín del Congreso de Laicos “Pue- blo de Dios en Salida”. Un boletín ciertamente especial, porque será el último y porque recoge testimo- nios de quienes, desde distintas responsabilidades, han participado en el Congreso. Habíamos estado preparándolo sin descanso des- de las comisiones de trabajo y en nuestras Diócesis, Asociaciones y Movimientos. Tras meses intensos, llegó el momento de su celebra- ción. Lo vivimos disfrutando cada momento, conscientes de que Dios mismo se hacía presente en medio de nosotros. Ahora, con el nuevo e inesperado contexto derivado de la crisis del coronavirus, nos corres- ponde hacer realidad lo soñado y lo vivido. Somos conscientes de que hemos sido protagonistas de un Congre- so que permanecerá en el tiempo como hito fundamental en la histo- ria reciente de la Iglesia española. Un Congreso que hemos construi- do entre todos, en comunión, a la luz del Espíritu. Pero, al mismo “ tiempo, sabemos que todo puede quedar en nada si no damos continuidad al proceso que abrimos hace ya dos años y ponemos en marcha, con la misma metodología sinodal y en comunión, la tercera de las fases del mismo, aquella que, en realidad, ha justificado todo lo anterior: el postcongreso. Nuevamente, es responsabili- dad de todos: obispos, sacer- dotes, religiosos, laicos, miem- bros, en definitiva, del Pueblo de Dios que, como nos pidió el Papa en su mensaje dirigido a los congresistas, desea salir a patear las calles, a entrar en cada rincón de la sociedad, a llegar hasta los límites de la ciudad, a tocar las heridas de nuestra gente. Eso es lo que so- mos: “la Iglesia de Dios, que se arremanga para salir al encuen- tro del otro, sin juzgarlo, sin condenarlo, sino tendiéndole la mano, para sostenerlo, animar- lo o, simplemente, para acom- pañarlo en su vida”. En estas páginas encontrarás reflexiones y testimonios de al- gunas personas que han parti- cipado en el Congreso. En ellas estamos representados todos. Te animamos a leerlos con esa lógica, interiorizando lo que ha supuesto el Congreso para ti y qué es lo que te pide Dios en este concreto momento para ponerte al servicio del objetivo de ser Iglesia en Salida. La Iglesia de Dios, que se arremanga para salir al encuentro del otro, sin juzgarlo, sin condenarlo, sino tendiéndole la mano, para sostenerlo, animarlo o, simplemente, para acompañarlo en su vida EL EQUIPO DE CONTENIDOS Presentación Congreso que hemos construido entre todos, en comunión, a la luz del Espíritu y discernimiento 1 Un congreso para la historia 2
  • 3. 3
  • 4. Retos y desafíos para un nuevo tiempo “Ha dado ya abundantes frutos: tener el discernimiento como método para interpretar los nuevos signos de los tiempos y la sinodalidad como camino, que nos permita articular de manera adecuada nuestras respuestas. Experiencias´20 El Congreso de Laicos ha significado para muchos un singular momento de gracia y de presencia del Espíritu en la Iglesia que peregrina en España. Y lo ha sido por diver- sos motivos: en primer lugar, por el momento mismo de la celebración del Encuentro en Madrid. Hay que agradecer el esfuerzo de tantos para que todo saliese lo mejor posible. Pero también hay que dar gracias a todos los congresistas por la actitud con la que participaron en el mismo. A pesar de las deficiencias que pudiesen existir, creo que fue un mo- mento de comunión, de corresponsabilidad y de vivir con ilusión renovada el gran reto que tenemos de anunciar el Evangelio en una sociedad que ha cambiado mucho, lo que nos obliga a no perder de vista que estamos en “estado de misión permanente”. Las ponencias generales, los itine- POR DON CARLOS ESCRIBANO SUBÍAS Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño Presidente de la Comisión Episcopal para los Laicos, Familia y Vida 4
  • 5. Experiencias´20 rarios que se propusieron, los talleres y experiencias que pudimos compartir, nos mostraron el ingente trabajo que mucha gente está llevando adelante en nuestras diócesis con creatividad, espíritu de ser- vicio, amor a la Iglesia y una grandísima generosidad. En segundo lugar, por todo el proceso de preparación del mismo. Los meses previos al Congreso fueron momentos de intenso trabajo, tanto por los encargados de la or- ganización general, como por los que en las diócesis acogieron las propuestas que se hicieron y las desarrollaron con acier- to y constancia. Ello permitió tener una visión significativa de nuestro momento eclesial y, a la vez, tomar conciencia de que, para poder afrontar los retos que te- nemos delante, debemos apoyarnos en el trabajo compartido, en el que todos hemos ido aprendiendo que los demás hermanos, independientemente de su ca- risma o espiritualidad, son realmente un don para nuestra Iglesia. También sirvie- ron estos meses de preparación, y no me parece una cuestión menor, para revitali- zar nuestras Delegaciones de Apostolado Seglar en muchas diócesis españolas. El tercer momento está por escribir. Sería el desarrollo del post-congreso. La crude- za de la pandemia que hemos sufrido, el dolor y el sufrimiento que ha generado en todos, y las consecuencias socioeco- nómicas que se están derivando, están in- fluyendo, retrasando y condicionando, la acogida del mismo. En muchas diócesis había preparados encuentros diocesanos de laicos que no se han podido celebrar, por las circunstancias por todos conoci- das. Pero estoy convencido de que este retraso y los hechos que lo han provoca- do, no serán óbice para poder desarrollar los retos que surgieron en el Congreso. Los cuatro itinerarios trabajados en el en- cuentro (primer anuncio, acompañamien- to, procesos formativos y presencia en la vida pública) nos ayudan a definir las prioridades en nuestro trabajo, que en los próximos años habrá que abordar de ma- nera sistemática para encontrar luz, par- tiendo siempre de la riqueza eclesial ya existente. A su vez, no podemos olvidar el marco en el que nos hemos movido desde el principio a la hora de desarrollar nuestro trabajo y que, a mi modes- to entender, ha dado ya abundantes frutos: tener el discernimiento como método para interpretar los nuevos signos de los tiempos y la sinodalidad como camino, que nos permita articular de mane- ra adecuada nuestras respuestas. Se ha realizado mucho trabajo que hay que agra- decer. Pero también queda mucho por hacer. Se- guro que el Espíritu Santo irá por delante para mostrarnos cómo ser Pueblo de Dios en salida en este momento de la historia. ¡Adelante! congresistas; un gran encuentro de reflexión y diálogo en torno a cuatro itinerarios: el primer anuncio, el acompañamiento, los procesos formativos y la presencia en la vida pública 2000 5
  • 6. Que siga sonando la música del Congreso de Laicos POR LUIS MANUEL ROMERO SÁNCHEZ Director de la Comisión Episcopal para los Laicos, Familia y Vida Experiencias´20 El Congreso Nacional de Laicos (Ma- drid, 14-16 de febrero) ha sido un encuen- tro eclesial, de comunión y festivo, en el que se escuchó una melodía agradable a nuestros oídos, porque sonaba a frescura y aires nuevos. Un formato de congreso dife- rente, en el que se privilegiaban el diálogo y la escucha mutua, frente a los grandes discursos teóricos. Un ambiente de comu- nión, con la participación de más de 2.000 personas, la gran mayoría laicos, aunque no faltaron nuestros pastores y la vida reli- giosa, porque el Pueblo de Dios no se con- cibe sino como una totalidad. Durante el fin de semana, los mensajes y las experien- cias plurales hablaban de vocación laical, de sinodalidad y de misión en medio de nuestro mundo. Pero pocos días después, el soplo del Espíri- tu Santo, que pretendía invadir cada rincón de nuestras diócesis, movimientos, asociaciones y realidades laicales, para hacer realidad un nuevo Pentecostés en nuestra iglesia española, fue apa- rentemente silenciado por el anuncio de una terri- ble pandemia. Durante esos meses de silencio, hemos aprove- chado el tiempo para evaluar juntos, de modo virtual, lo que significó la experiencia gozosa del Congreso de Laicos. En general, los ecos que he- “Estamos necesitados, hoy más que nunca, de esperanza, de ilusión, de buenas noticias y, desde ahí, nos sentimos llamados por el Espíritu a retomar lo que vivimos. 6
  • 7. personas participaron la gran mayoría laicos; no faltaron nuestros pastores y la vida religiosa, en un ambiente de comunión 2000 mos recibido han sido todos muy positivos, en lo referente a la organización, los contenidos, las celebraciones, la capilla, la puesta en escena, el gesto solidario... El Congreso ha sido calificado como referente para la Iglesia española, una fies- ta, un gran encuentro de comunión, de pueblo de Dios y signo de esperanza. El camino, como nuestra vida, en esta nueva nor- malidad, tiene que continuar; ahora se trata, de reactivar, relanzar todo lo que supuso el Congre- so y el trabajo realizado. Hay que seguir alen- tando la llama del Congreso de Laicos. Estamos necesitados, hoy más que nunca, de esperanza, de ilusión, de buenas noticias y, desde ahí, nos sentimos llamados por el Espíritu a retomar lo que vivimos para, entre todos, ir diseñando el futuro del laicado para nuestras diócesis. Aunque en la melodía introduzcamos una nota nueva, que nos ha venido impuesta por el Co- vid-19, tras estos meses de confinamiento, mi deseo es que se vuelva a escuchar la música, el espíritu del Congreso de Laicos: ahora en lo inmediato, compartiendo las iniciativas que es- tamos llevando a cabo; después, a partir del próximo curso, por medio de la concreción del postcongreso sobre la base de todas las pro- puestas que lanzamos en los grupos de reflexión. El Congreso se planteó desde sus inicios como un proceso en tres etapas, lo cual tuvo una gran aceptación por parte de todos. Y las claves que han orientado el proceso han sido y seguirán siendo siempre las mismas: discernimiento y sinodalidad. Se trata de tomar conciencia, des- de un discernimiento serio de los signos de los tiempos actuales, de que estamos llamados a ser en el futuro, un pueblo, que juntos, laicos, pasto- res y vida consagrada, queremos ser una iglesia sinodal y en salida. Se nos encomienda hoy, guiados por el Espíri- tu, abordar la evangelización desde el primer anuncio, crear una cultura del acompañamiento, fomentar la formación de los fieles laicos y ha- cernos presentes en la vida pública para compar- tir nuestra esperanza y ofrecer nuestra fe en un mundo herido. El post-congreso es un camino abierto y depen- de de todos nosotros, que somos invitados a vol- ver al escenario de la Iglesia y del mundo, para seguir haciendo sonar la música del Congreso de Laicos. Y será una melodía agradable, si to- dos nos sentimos importantes, protagonistas del presente y futuro de una Iglesia en salida, que anuncia el gozo del Evangelio. 7
  • 8. Experiencias´20 Han pasado ya cuatro meses des- de el Congreso de Laicos. Cuatro me- ses distintos, duros, impredecibles. Meses en los cuales se han frenando muchas expectativas, pero también han surgido nuevas esperanzas, nue- vos retos, nueva vida. Desde la Subcomisión de Juventud de la CEE, juntamente con las Dele- gaciones Diocesanas, Movimientos, Congregaciones e Institutos Secula- res, hemos tratado de mantener la llama encendida de la Pastoral CON Jóvenes. Queriendo transformar, ilu- minados por el Espíritu, todas nues- tras propuestas, desde la creatividad, la escucha y el dinamismo de nues- tros jóvenes. El Congreso de Laicos fue un mo- mento para reconocer el papel del laico en nuestra Iglesia española, para dar fuerza a todo lo que es el apostolado seglar, y para marcar un camino en los próximos años, donde los laicos tengan el protagonismo ne- cesario en el momento actual dentro de la Iglesia y un diálogo vivo con la realidad social. En cierto sentido, el proceso que hemos seguido está inspirado en el iniciado en la Pastoral con Jóvenes desde su I Congreso Nacional, allá por el año 2012 (Valencia), que ha tenido continuidad a través de distin- tos encuentros de Equipos (Zaragoza 2014, Granada 2017 y, próximamen- “En camino, unidos, para hacer realidad los sueños del congreso de laicos” POR RAÚL TINAJERO RAMÍREZ Director de la Subcomisión de Juventud e Infancia Conferencia Episcopal Española 8
  • 9. Experiencias´20 te, Bilbao 2021). A través de ellos, hemos ido y seguimos abordando tres temas fundamentales, que tam- bién lo han sido para el Congreso de Laicos: Primer anuncio (2014), Acom- pañamiento (2017) y Procesos forma- tivos (2021). Los jóvenes son y segui- rán siendo siempre “punta de lanza”. El Congreso ha servido para realizar una reflexión abierta y auténtica de la presencia e implicación de los laicos en la realidad evangelizadora de la Iglesia y esto nos ha llevado a valo- rar la necesidad que tenemos como Iglesia de ofrecer verdaderos cau- ces de trabajo en comunión, como pueblo de Dios en camino, desde el compromiso personal y comunitario y abiertos a la misión, es decir, la si- nodalidad de la que tanto estamos oyendo hablar, especialmente desde el pasado Sínodo “de los jóvenes”. Quizá podríamos decir que esta es la primera y gran aportación de los jó- venes en este congreso. Este aspecto sinodal, que llevamos reflexionando y abordando desde el comienzo del trabajo de dicho sínodo, a principios de 2017, y que tanto fue reclama- do por los jóvenes en el encuentro pre-sinodal, se ha convertido en una de las grandes conclusiones del cita- do sínodo, por el que será recordado en los años venideros y, con ello, en un aspecto central del proceso segui- do en el Congreso de Laicos. Otra de las cuestiones transversales de este Congreso, ha sido la meto- dología del discernimiento, espe- cialmente el comunitario, que, como sabemos, también fue el modo de trabajar y proponer todo el proceso sinodal sobre los jóvenes: recono- cer, interpretar y elegir, y que desde que se presentaron las conclusiones del Sínodo, es “nuestra guía para caminar”. Junto con todo ello, no podemos ol- vidar que uno de los objetivos funda- mentales es el acompañamiento en el discernimiento vocacional. Los jó- “ Si bien no siempre es fácil abordar a los jóvenes, se está creciendo en dos aspectos: la conciencia de que es toda la comunidad la que los evangeliza y la urgencia de que ellos tengan un protagonismo mayor en las propuestas pastorales. Papa Francisco venes de ayer, son los adultos laicos comprometidos de hoy. Los jóvenes de hoy, serán los adultos laicos com- prometidos de mañana. Pero todos son ya hoy, como nos dice el Papa Francisco, “EL AHORA DE DIOS”. Quiero recordar las palabras del Papa Francisco en Christus Vivit, nú- mero 202, donde nos dice: “Si bien no siempre es fácil abordar a los jó- venes, se está creciendo en dos as- pectos: la conciencia de que es toda la comunidad la que los evangeliza y la urgencia de que ellos tengan un protagonismo mayor en las propues- tas pastorales.” Esto que nos indica el Papa también ha estado muy presente en la pre- paración del Congreso (con la impli- cación, desde el principio, de espe- cialistas en pastoral juvenil y algún joven tanto en las comisiones de or- ganización y logística y contenidos, como en los trabajos para preparar las ponencias). Ahora es necesario mantener esa presencia en esta eta- pa post-congresual. Siempre sin rom- per el ritmo de la pastoral con jóve- nes, teniendo en cuenta, como decía anteriormente, que son “punta de lanza” y que nos pueden dar luz de cómo ya se van dando pasos en los distintos temas que se han trabajado en el Congreso y que ahora constitu- yen el ítem de los próximos años. Por último, este congreso ha supues- to para la pastoral con jóvenes un se- guir caminando, un seguir creyendo en la realidad de los jóvenes, en su protagonismo e implicación en to- dos los proyectos de evangelización, haciendo una pastoral, no de jóve- nes, sino CON los jóvenes, desde los seis grandes temas: Primer Anuncio, Acompañamiento, Procesos Forma- tivos, Sinodalidad, Discernimiento y Vocación. Demos gracias a Dios por tanto amor derramado en nuestros corazones, oremos y, por supuesto, creamos en nuestros jóvenes. Ánimo y adelante. 9
  • 10. Caminarencomunión La asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Española celebrada en la primera semana del mes de marzo, apenas veinte días después de nuestro Congreso de Laicos, apro- bó por unanimidad la propuesta que le fue sometida por parte de la Comisión Ejecutiva, que recogía el sentir de cuantos habíamos par- ticipado en el proceso abierto con motivo del mismo. Esa propuesta es la que ahora hemos de poner en práctica entre todos, teniendo como base el documento del postcongreso que está en proceso de elaboración, en el que se integran las aportaciones planteadas por los grupos de reflexión. Hemos estado trabajando intensamente du- rante más de año y medio para llegar a este momento, el que comienza ahora. Podemos decir que el congreso ha constituido el pun- to de partida del nuevo camino que queremos iniciar y para el que nos hemos estado prepa- rando en las dos fases, precongresual y con- gresual, hasta ahora transcurridas, pensadas precisamente para llegar a este momento. Un momento que, de forma resumida, se basa en cuatro claves y en tres propuestas. CUATRO CLAVES Los itinerarios como meta. Partiendo de los textos fundamentales del Concilio Vaticano II sobre la vocación laical, leídos a la luz de Evan- gelii Gaudium, Gaudete et Exsultate y Christus Vivit, hemos identificado cuatro itinerarios que han guiado todo el proceso y que han de cen- trar nuestros esfuerzos pastorales en los próxi- mos años. Primer Anuncio, Acompañamiento, Procesos Formativos y Presencia en la Vida Pú- blica constituyen, en cierto sentido, diferentes hitos de un mismo camino común en los que hemos de seguir profundizando para potenciar nuestras comunidades y fortalecer nuestra pre- sencia como Iglesia en el mundo. “Tenemos un plan” RESUMEN DE LAS CONCLUSIONES DEL CONGRESO DE LAICOS “PUEBLO DE DIOS EN SALIDA” 1 10
  • 11. Caminarencomunión Las notas de la sinodalidad y el discernimien- to como cauce. La gran novedad del proceso que hemos desarrollado ha estado en la con- junción de dos notas que han guiado transver- salmente todos nuestros trabajos, tanto a nivel de organización cuanto en las Diócesis, asocia- ciones y movimientos. Sentirnos todos corres- ponsables en la definición de los contenidos esenciales del proceso y de la buena marcha del mismo, ser protagonistas de la reflexión so- bre la vocación y misión de los fieles laicos en el contexto actual, sabernos copartícipes de la construcción de la acción pastoral compartida de la Iglesia en España ha tenido como fruto inmediato la identificación con el camino que estábamos construyendo entre todos. Junto con ello, ser conscientes de que este camino no era expresión de ideas personales o colec- tivas de uno u otro grupo, sino el resultado de una apertura sincera al soplo del Espíritu, nos ha llevado a comprender que Dios había pen- sado en este Congreso antes de que nosotros comenzáramos a soñarlo. La comunión generada como consecuencia del camino común. Otro de los frutos que ya estamos percibiendo con meridiana claridad es la comunión generada con el camino recorrido. Los procesos y los proyectos pastorales no son sólo instrumentos válidos para la consecución de los objetivos que deseamos plantearnos; implican, ante todo, un cauce seguro para la generación de comunión. Compartirlos entre nosotros a través de las experiencias y testimo- nios nos ha ayudado a conocernos y, por tanto, a sentirnos hermanos. Los contenidos de las ponencias y de las propuestas de los grupos de reflexión. He- mos experimentado que la Iglesia en salida es una Iglesia sinodal y los laicos somos una par- te fundamental del Pueblo de Dios, llamados a desarrollar plenamente nuestra responsabili- dad como bautizados. En este sentido, no hay otro lugar para nuestra misión que el mundo, con toda su complejidad. Pero todo cambio ha de empezar por nosotros mismos, por nuestra conversión personal y comunitaria. Esto es ser Iglesia en salida: descubrir aquello a lo que es- tamos llamados como laicos, vivirlo plenamen- te y en comunión, compartir la fe con cuantas personas encontramos en los ambientes en los que estamos presentes, acompañar a quienes nos necesitan, cambiar la realidad para hacer de ella un anticipo del Reino de Dios. “Podemos decir que el congreso ha constituido el punto de partida del nuevo camino que queremos iniciar y para el que nos hemos estado preparando en las dos fases, precongresual y congresual, hasta ahora transcurridas. 2 3 4 11
  • 12. Caminarencomunión TRES PROPUESTAS Más allá de las propuestas concretas que se derivarán de las aportaciones de los congre- sistas, hay tres generales que han de marcar transversalmente nuestros futuros trabajos. PRIMERA PROPUESTA. ELABORACIÓN DE UN NUEVO DOCUMENTO SOBRE LOS FIELES LAICOS. En 2021 se cumplirán los 30 años de Cristianos Laicos, Iglesia en el Mundo, sin duda alguna un hito en el Magisterio de la Iglesia española que ayudó a concretar en la realidad de nuestro país las enseñanzas del Concilio Vaticano II sobre la vocación y misión de los fieles laicos en el marco de Christifide- les Laici. La evolución de la sociedad experi- mentada en todo este tiempo y la luz ofrecida por los documentos posteriores del Magisterio de nuestros Papas hacen necesario un nuevo documento que oriente a todos sobre el au- téntico significado de la vocación laical y cómo vivirla en el siglo XXI en el contexto de la reali- dad actual de nuestro país. SEGUNDA PROPUESTA. LA CENTRALIDAD DE LOS CUATRO ITINERARIOS EN TODAS NUESTRAS ACCIONES PASTORALES. En los cuatro itinerarios –Primer Anuncio, Acompaña- miento, Procesos Formativos y Presencia en la Vida Pública– hemos concretado tanto el cami- no natural de la fe que recorremos los creyen- tes, como las prioridades de la misión a la que estamos llamados los fieles laicos. Anunciar a Jesucristo, de palabra y de obra, es el funda- mento de todas nuestras acciones y proyectos; acompañar a los hombres y mujeres en su con- creta realidad y ser acompañados en esta ta- rea por nuestras comunidades es el modo de realizarlo; identificarnos con Jesucristo a través de una formación integral y permanente cons- tituye la clave para crecer como creyentes y ser fieles a nuestra vocación; hacernos presentes en la vida pública para contribuir a la realiza- ción del bien común y a la defensa de los más vulnerables y, al mismo tiempo, dar testimonio de nuestra fe, es la consecuencia natural de todo lo anterior. En su conjunto, estos itinera- se cumplirán 30 años de Cristianos Laicos, Iglesia en el Mundo 2021 12
  • 13. Caminarencomunión rios pueden articularse como los elementos estructurantes de los trabajos pastorales de los próximos años en Diócesis, Asociaciones y Movimientos. TERCERA PROPUESTA. LA FUERZA DE LA SINODALI- DAD Y LA CONFIANZA EN EL DISCERNIMIENTO COMO EJES TRANSVERSALES DE TODAS NUESTRAS ACCIO- NES. Estas dos claves transversales nos han ayudado eficaz- mente a crecer en comunión y a comprender que, lejos de entender los diferentes caminos en los que se concreta la lla- mada universal a la santidad de todos los bautizados como excluyentes, sacerdocio, vida consagrada y vocación laical son vocaciones totalmente complementarias. Desde ellas estamos llamados, en un ejercicio de corresponsabilidad y siempre en respuesta a lo que el Espíritu nos inspira, a apor- tar lo propio y específico de nuestra concreta misión para el bien de toda la Iglesia. En coherencia con todo ello, se propone la celebración de un Encuentro de Laicos promovido desde la Conferencia Episcopal Española –ciertamente, de menores dimensiones que el ahora celebrado–, con periodicidad concreta, para ir profundizando en cada uno de los cuatro itinerarios desde las claves del discernimiento y la sinodalidad, en el que par- ticipen representantes de las Diócesis, asociaciones y movi- mientos y en el que se presenten experiencias que se están llevando a cabo desde diferentes realidades eclesiales. Sin duda alguna, hemos vivido un renovado Pentecostés. Te- nemos ahora la responsabilidad de ser fieles a la concreta llamada que hemos experimentado con este camino com- partido. Con el Papa Francisco, desde el deseo de hacer vida sus palabras dirigidas a los congresistas, afirmamos: “Es la hora de ustedes, de hombres y mujeres comprometidos en el mundo (…) que con su modo de vivir sean capaces de llevar la novedad y la alegría del Evangelio allá donde estén. Los animo a que vivan su propia vocación inmersos en el mundo, escuchando, con Dios y con la Iglesia, los latidos de sus contemporáneos, del pueblo (…). Por lo tanto, no ten- gan miedo de patear las calles, de entrar en cada rincón de la sociedad, de llegar hasta los límites de la ciudad, de tocar las heridas de nuestra gente… esta es la Iglesia de Dios, que se arremanga para salir al encuentro del otro, sin juzgarlo, sin condenarlo, sino tendiéndole la mano, para sostenerlo, animarlo o, simplemente, para acompañarlo en su vida. Que el mandato del Señor resuene siempre en ustedes: “Vayan y prediquen el Evangelio” (cf. Mt 28,19).” 13
  • 14. Experiencias´20 Cuando se nos propuso partici- par en el Congreso de Laicos, apenas habíamos aterrizado como Delega- dos de Apostolado Seglar de nuestra diócesis de Asidonia-Jerez. Aunque nos cogió por sorpresa, desde el comienzo nos pareció que era todo un reto, un reto que el Espíritu Santo nos ponía por delante. Desde el pri- mer momento encontramos una gran acogida entre todos los grupos que participan en la Delegación. Llegada la hora, desde nuestra dió- cesis acudimos nueve personas jun- to con nuestro Obispo José. Todo el camino recorrido antes del Congreso ha sido un continuo construir relacio- nes nuevas entre los participantes, conocernos, profundizar cada pro- puesta que se nos hacía desde la Co- misión Episcopal. Y llegó el día; encontrarnos en la sede de Congreso, en el Pabellón de Cristal, fue toda una zambullida de sensaciones, de sentimientos de acogi- da de fraternidad y de alegría sincera, de sencillez evangélica. Una vez dentro del recinto se respiraba un ambiente de servicio y de genero- sidad que hacía superar los obstáculos normales del cansancio del viaje, de no conocer a la gente; experimentamos un gran sentido de familia. Cardenales, obispos, sacerdotes, religiosos y religio- sas junto a cientos de laicos venidos de toda España era un hermoso jardín de colores diversos; diversos, pero unidos. Las primeras palabras y experiencias compartidas, el saludo del Santo Pa- dre nos animaban a sentirnos familia, éramos conscientes que asistíamos a un evento que era el principio de un camino que iniciamos como Pueblo de Dios en España. Ante todo veíamos el deseo de cerca- nía de los pastores de la Iglesia que, con gran sencillez, participaban junto a “Congreso de laicos. Un reto apasionante” POR Mª ÁNGELES GONZÁLEZ CURRA ANTONIO ALCEDO GONZÁLEZ Delegados Diocesanos de Apostolado Seglar Asidonia – Jerez 14
  • 15. Experiencias´20 los laicos. Fue impresionante acudir a la capilla y encontrarse todos jun- tos rezando: una sola alma, un solo corazón. Probamos un cúmulo de sensaciones hermosas de fraternidad. Las expe- riencias y la participación en los talle- res fueron muy importantes para po- der comprobar el gran compromiso activo y concreto de los participantes en sus realidades locales. En estos meses, por el covid-19, no hemos podido vernos físicamente, pero, con motivo de la festividad de Pentecostés, celebramos una mesa redonda online sobre el Congreso en la que los nueves congresistas de la diócesis compartimos nuestras im- presiones y experiencias, siendo muy enriquecidos con las opiniones y co- mentarios de los que estaban conec- tados. “Las primeras palabras y experiencias compartidas, el saludo del Santo Padre nos animaban a sentirnos familia, éramos conscientes que asistíamos a un evento que era el principio de un camino que iniciamos como Pueblo de Dios en España. Desde un movimiento nos escribieron tras la mesa redonda: “trabajamos el cuestionario que enviamos al Congreso, pero no asistimos. El testimonio que ha- béis dado todos ha sido extraordinario, con un tono de entusiasmo y alegría que se transmite, porque se ve que lo habéis vivido intensamente”. Son grandes los retos que, como Iglesia, tenemos por delante: ser auténticos vi- viendo el Evangelio; el papel de la mu- jer a nivel eclesial debe ser más visible, más concreto; estar juntos laicos y con- sagrados hombro con hombro; un mayor compromiso de los laicos en la vida de la Iglesia; unos sacerdotes menos ocu- pados en la administración y más ocu- pados en acompañar al Pueblo de Dios; unas parroquias más activas en lo social. Los cristianos debemos y tenemos que profundizar más en la Doctrina Social de la Iglesia para afrontar los retos sociales y políticos a los que estamos llamados. 15
  • 16. Experiencias´20 POR RAÚL FERNÁNDEZ Consejero Mundial - Asociación Salesianos Cooperadores Como Asociación nos hemos planteado dar a conocer los documentos trabajados en el Congreso y pedir a nuestros Centros locales que los trabajaran. Es un material muy inte- resante para iluminarnos la reflexión porque no son flor de un día o para un momento en concreto. Hemos publicado en nuestra web los documentos y lo hemos motivado en nuestro boletín mensual. Como Asociación nos hemos planteado dar a conocer los documentos trabajados en el Congreso y pedir a nuestros Centros locales que los trabajen. Es un material muy intere- sante para iluminarnos la reflexión porque no son flor de un día o para un momento en concreto. Hemos publicado en nuestra web los documentos y los hemos motivado en nuestro boletín mensual. La aparición del COVID-19 nos cambió y nos alteró a todos el paso. Ahora tenemos un deber: recuperar la normalidad. Y esto implica retomar el trabajo en la difusión del post Congreso. Nuestra Asociación se hizo presente en el Congreso de Laicos de dos formas diferenciadas. Una a través de las plazas asignadas a nuestro movimiento y otra a través de las diócesis. Esta segunda op- ción fue posible porque en varias diócesis la Asociación está presente y trabaja acti- vamente. El Congreso de Laicos es un soplo dentro de la Iglesia. Un soplo de esperanza por- que los laicos estamos tomando nuestro sitio dentro de la Iglesia. No es que este- mos recuperando espacios, sino que es- tamos tomando conciencia que los laicos también tienen que estar presentes en la vida de la Iglesia y su voz debe ser oída y tomada en cuenta. Estar rodeado de personas de otras dió- cesis con tus mismas inquietudes te hace ver que no estás solo en un momento de la historia donde ser cristiano no está de moda. Ver que más de dos mil personas se reúnen en un Congreso y que hay más gente que se ha quedado fuera te hace abrir los oídos a la escucha de las ponen- cias, de los talleres, de los corrillos en los descansos. Fue una oportunidad para conocer y acer- carte a los diferentes carismas de la Iglesia y su forma de trabajar. El poder leer y reflexionar documentos an- tes de ir al Congreso nos ayudó a centrar las intervenciones y las reflexiones. “Un soplo de esperanza” “Estamos tomando conciencia que los laicos también tienen que estar presentes en la vida de la Iglesia y su voz debe ser oída y tomada en cuenta. 16
  • 17. Experiencias´20 POR MARÍA VALENCIA Presidenta de la Federación DIDANIA “Al servicio de…; al servicio de las personas…; al servicio de Dios…; al servicio de nuestras entidades…; ésa es parte de nuestra misión como laicos... ofrecimiento incondicional, como entrega sana a aquellos que nos rodean. Quizás pueda resultar atrevido, pero ... ¿qué mejor momento para vivir la reflexión de algo tan profundo como el Congreso “Pueblo de Dios en salida”, que ese en- cuentro con nosotros mismos y con nuestros entornos cercanos a los que nos hemos vis- to “obligados” o “regalados” (a pesar de todo) en estos meses? La conexión con la interioridad, con lo más hondo de nosotros y del mundo, no deja de ser una gran opor- tunidad para sacar aquello más esencial que forma parte de nuestra reflexión y plantea- miento vital. Pocas semanas después del Congreso... y a medias de casi todo... nos quedamos “atra- pados” en ese confinamiento que la gran mayoría de nosotros no esperábamos. Como entidad (DIDANIA) y como personas individuales, muchas de nosotras, a princi- pios de esta extraña situación, nos plantea- mos “qué podemos hacer”, “qué podemos ofrecer” y esa pregunta desde la máxima so- lidaridad se mezclaba con la angustia de no saber muy bien qué y cómo. Ciertamente, ha sido intensa la experiencia que hemos vivido, en la que al final nada importaba, ni género, ni país de origen, ni color de la piel, ni con dinero, ni sin dine- ro... Simplemente, un “bicho” invisible deja fuera de juego al... mundo... sin más... Eso sí, con un único detalle esencial: solo hemos podido hacer desde el amor y la solidaridad por y para todos. Y, en medio de todo esto, llegan a nuestras manos los materiales del Congreso, con sus reflexiones, con sus análisis, llegando a lo profundo desde la mirada del Laicado. Al servicio de…; al servicio de las perso- nas…; al servicio de Dios…; al servicio de nuestras entidades…; ésa es parte de nuestra misión como laicos... pero no el servicio entendido desde el sometimien- to, sino como ofrecimiento incondicional, como entrega sana a aquellos que nos rodean. En definitiva, desde nuestras en- tidades y desde nuestras propias vidas hay mucho de este servicio misional hacia las personas y personitas que conforman el mundo: niños, niñas, adolescentes, jó- venes y adultos. En mi opinión este es el planteamiento más significativo del men- saje del Congreso traducido en nuestras vidas y nuestras dedicaciones. Sin duda, el Congreso, sus reflexiones y materiales han sido y son unas herramien- tas esenciales y con gran fuerza para seguir trabajando y compartiendo entre nuestras entidades. MUCHAS GRACIAS POR ESTA GRAN OPORTUNIDAD DE SEGUIR COMPAR- TIENDO. “Servicio misional hacia las personas” 17
  • 18. Hablar de cómo viví el Congreso de Lai- cos, es empezar haciendo referencia a todo el tiempo previo de preparación, la fase del Pre Congreso. Me incorporé, iniciado el 2019, a un equi- po que, según fueron pasando los días, los meses, iba tomando forma y se transformó en un Equipo de magníficos y muy queridos compañeros, de amigos. Siendo cada uno muy diferente, fuimos llamados de distintas realidades y carismas de la Iglesia y Dióce- sis de España, pero teníamos el denomina- dor común de estar vinculados y trabajando por y para el laicado de la Iglesia española, una misión compartida que nos animaba e impulsaba a “algo” que no sabíamos muy bien, pero con la confianza puesta en quien nos había convocado. Al principio éramos lluvias de ideas, trazos de propuestas que se cruzaban, que apare- cían y desaparecían, momentos de luz y de menos luz; pero, poco a poco, aquellas pie- zas que cada uno íbamos poniendo sobre la mesa iban encajando, dando forma, reco- nociendo y dejando ver una propuesta de trabajo, cuatro líneas inspiradoras sobre las que se fue dando fondo y forma al cuerpo del Congreso: Primer Anuncio, Acompaña- miento, Procesos Formativos y Presencia en la Vida Pública. El Espíritu iba haciendo y nosotros nos de- jábamos hacer porque sabíamos que no es- tábamos ahí por nuestras potencialidades, por nuestros talentos, aunque han sido muy importantes, sino que habíamos sido con- vocados para ser herramientas, ser buenos instrumentos en manos del Espíritu, acom- pañados a la vez por muchos grupos que, en las distintas Diócesis, se habían formado para orar y reflexionar, reflexionar y orar, so- bre tres cuestiones que se propusieron en torno a la vocación y la misión de los laicos en el contexto de nuestra sociedad y de nuestra Iglesia. Como no podía ser de otra forma, nos ayudaron a proveer de contenido la idea que inspiraba el Congreso “Un laicado en Acción. Vivir el sueño de llegar a todas las personas” siendo “Pueblo de Dios en Salida”. Por fin llegó el Congreso, el fin de semana del 14 al 16 del mes de febrero, y confirmó lo que ya llevaba barruntando desde hace días…efectivamente, un regalo en mi vida, un momento de Gracia, poder vivir en toda su plenitud la Sinodalidad, el reconocernos Igle- sia, pueblo de Dios que había venido desde distintos rincones de la Iglesia de España para caminar y proponer juntos, trabajar juntos; tiempo de mucha escucha y mucho diálogo, de descubrir tantas herramientas y propuestas que existen en la Iglesia, impulsadas desde distintos carismas y realidades…¡qué riqueza de la acción del Espíritu en cada una de las cuatro líneas fuerza! Esto no terminó en el fin de semana de febre- ro; una vez que cada uno regresó a su lugar de origen, todo quedó recogido y se cerraron las puertas del Palacio de Cristal, pero ahora era el MOMENTO, “el pistoletazo de salida”, el tiempo de poner en práctica y hacer reali- dad el lema de nuestro Congreso, que había- mos visto por todas partes durante tres días, que incluso los habíamos cantado y bailado: ser “Pueblo de Dios en Salida”. El Congreso fue un ejercicio de discernimien- to que nos iba a ayudar para afrontar la si- guiente etapa, el tiempo que empezábamos del Post Congreso, para poder trabajar e impulsar en nuestras Diócesis qué actitudes convertir, qué procesos activar, qué proyectos proponer. Pero… ¡quién nos iba a decir que unas semanas después estaríamos viviendo lo que nos ha traído la pandemia y todo lo que ha tocado ajustarnos a este nuevo tiempo! No obstante, nosotros sabemos que seguimos inmersos en la acción del Espíritu, porque Él sigue actuando en la vida y en la historia de las personas, en nuestra historia, en mi his- toria. Porque donde unos ven crisis nosotros vemos la oportunidad de encontrarnos con lo esencial y ayudar a otros a descubrirlo en la realidad cotidiana. MARÍA BAZAL Delegada Episcopal de Laicos, Familia y Vida de la Archidiócesis de Madrid Miembro de la Comisión de Contenidos del Congreso Es el momento Experiencias´20 18
  • 19. Este tiempo nos ha puesto de manifiesto que, más que nunca, es necesaria esa Si- nodalidad del Pueblo de Dios que hemos vivido en el Congreso; la importancia de “caminar juntos”, ser Comunidad, ser Igle- sia, como nos dijo el Papa Francisco en la oración el 27 de marzo desde el Atrio de la Basílica de San Pedro: “Nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, to- dos frágiles y desorientados; pero, al mismo tiempo, importantes y necesarios, todos lla- mados a remar juntos, todos necesitados de confortarnos mutuamente” En este tiempo que empezamos del Post Congreso, siguen vigentes nuestras cuatro líneas fuerza, nuestros cuatro itinerarios –Pri- mer Anuncio, Acompañamiento, Procesos Formativos y Presencia en la Vida Pública–, pero se hace necesario que sobre cada uno de ellos hagamos una lectura contemplati- va de la realidad, adaptar y dar respuesta al momento nuestra Diócesis. Este tiempo nos trae momentos más fecun- dos y de impulso a los cuatro itinerarios que han marcado nuestro Congreso y que, de forma palpable, se ha ido experimentando en nuestra Diócesis porque… cómo no reco- nocer que la imposibilidad de no poder ce- lebrar el culto, los medios de comunicación han acercado a muchos, como un Primer Anuncio, ayudándoles a reencontrarse, tal vez después de años, con esa Eucaristía diaria re- transmitida, haciendo auténticas Iglesias Do- mésticas de cada uno de los hogares y poder vivirlas en familia; o las magníficas propuestas de Acompañamiento, a través del teléfono, que han confortado a tantos desde lo espi- ritual o lo emocional, haciéndose presentes en la soledad, el miedo o la angustia de tantos hermanos desconocidos o acompañando los momentos de dolor y en el duelo de la pérdida de seres queridos con la oración y la palabra acertada; no se han tenido que dar Procesos Formativos para poder llevar a cabo de forma adecuada estas excelentes herramientas; y qué decir de la Presencia en la Vida Pública, por parte de instituciones laicales de nuestra igle- sia diocesana, haciendo denuncia y poniendo el foco a situaciones de abandono y soledad en las personas más desfavorecidas y cuya si- tuación se agravaba más con la pandemia … Tuvimos la suerte de poder celebrar la Vigilia de Pentecostés, en número más reducido, con la presencia de nuestro Arzobispo, pidiendo al Espíritu, para toda la Iglesia de Madrid, un “Renovado Pentecostés”. Quiero poner en valor las palabras que nos dirigió D. Carlos Osoro, en su homilía, a los laicos allí presentes esa tarde: “Habéis sido llamados a construir un orden justo. Con generosidad y valentía, iluminados por la fe y el magisterio de la Iglesia y siempre animados por la caridad de Cristo. Habéis sido llamados a construir la sociedad con valores evangélicos. Configurados con Cristo por el Bautismo, sentíos corresponsables en la edifi- cación de la sociedad según los criterios del Evangelio. Habéis sido llamados a transfor- mar la sociedad aplicando la doctrina social de la Iglesia. Afrontando las tareas diarias en el campo político, económico, social y cultural, trabajando por el respeto a la vida, la promo- ción de la justicia, la defensa de los derechos humanos y el desarrollo integral del hombre… Todo esto es dar testimonio de Cristo.” Experiencias´20 “Este tiempo nos ha puesto de manifiesto que, más que nunca, es necesaria esa Sinodalidad del Pueblo de Dios que hemos vivido en el Congreso; la importancia de “caminar juntos”, ser Comunidad, ser Iglesia, 19
  • 20. Del 14 al 16 de febrero, en Madrid, tuvo lugar el Congreso Nacional de Lai- cos con el lema: “Hacia un renovado Pen- tecostés”. Pero realmente el congreso se puso en marcha mucho antes, con un in- tenso trabajo canalizado a través de dos comisiones: una de contenidos y otra de logística. Mi nombre es Francesc Figueras, laico comprometido de la Archidiócesis de Bar- celona, y formé parte en la comisión de logística. Hace 24 años que trabajo en la Pastoral Juvenil de mi diócesis y han sido muchos los encuentros, peregrinaciones, congresos, eventos que he organizado. Realmente en todos siempre hay algo nuevo, diferente, donde aprendes y que te ayuda a crecer en este camino de la fe, como cristiano y miembro de la Iglesia. La experiencia que viví fue realmente de confianza, confianza, por encima de todo, en Dios, pero también de responsabilidad por el hecho de que se confiara en mi per- sona y en el equipo que formábamos par- te de la comisión. Tras todos estos años de trabajo en la Pastoral Juvenil, conoces a mucha gente y ese conocimiento hizo posible el equipo humano, bajo la coordi- nación de Raúl Tinajero, a quien conozco desde hace muchos años. Él, como res- ponsable, nos fue llamando y pidiéndonos a cada uno colaborar en la preparación for- mando parte de la Comisión de Organiza- ción y Logística. Realmente fue una locura, pero una locura sana que, vivida desde la confianza y la fe, da siempre fruto. También ha supuesto una experiencia de familia, de Iglesia y, cómo no, experiencia de pobreza. Y digo de pobreza porque te das cuenta de tus limitaciones. Ante el reto que se nos venía, había muchas cosas que pensar y que organizar y no podíamos fallar. En mi caso, se me pidió el tema de las comidas. Todo un reto, sin duda algu- na, por las limitaciones del espacio, el alto Cuidados por Dios Experiencias´20 POR FRANCESC FIGUERAS Miembro de la Comisión de Organización y Logística 20
  • 21. número de congresistas, en un breve tiem- po y debiendo cumplir con las normativas. Pero, como ya he dicho antes, éramos un equipo, y con un gran grupo de volunta- rios. Todo ello hizo posible que alcanzára- mos la meta y que el servicio de comidas fuera todo un éxito. Seguro que hubo co- sas que se podrían mejorar, o hacerlas de otra manera. Pero al ver la docilidad de la gente, la entrega de los jóvenes volunta- rios y la profesionalidad del catering, no importaba el cansancio, o si habías comido o no. Personalmente me sentí cuidado por Dios, a través del equipo. Me sentí pueblo en marcha, que estábamos haciendo posi- ble una experiencia que creo ha marcado un antes y un después en nuestra Iglesia y que, como dice el papa Francisco, estába- mos saliendo a la calle, en Salida, a llevar un testimonio de fe y de esperanza, esta experiencia de un Pentecostés renovado. Pero no quiero acabar este testimonio sin dar gracias; gracias a Dios por utilizarnos, cuidarnos, y amarnos como sólo Él sabe. A todo el equipo humano que estuvimos codo a codo trabajando. Un gran equipo, de diferentes puntos y realidades de Es- paña. Gracias a todos los voluntarios, que hicieron mucho trabajo que no se vio, de una manera alegre y desinteresada. Y gra- cias a la Iglesia, por ser testimonio en el mundo de esta experiencia de Pentecos- tés. Si se me pregunta si lo volvería hacer, mi respuesta sería un sí rotundo. Real- mente en la vida aprendes viviéndola, en la confianza y con el don de la fe, con los errores que como humanos cometemos y de los que aprendemos. Experiencias´20 “Ante el reto que se nos venía, había muchas cosas que pensar y que organizar y no podíamos fallar 21
  • 22. He enido la oportunidad de parti- cipar en varios congresos de distintas temáticas. Este era diferente, se respi- raba algo distinto porque nos unía algo más que la tecnología o la educación, y era el deseo de transformar la realidad desde la vida y el trabajo cotidiano del laico. Para mí fue un regalo poder comprobar cómo la Iglesia nos une, nos acoge y nos envía. Además, nos hizo sentir fa- milia donde cada uno pudo aportar su vivencia y su carisma. Yo me dediqué al servicio de la música. Una treintena de músicos estuvimos animando las ce- lebraciones y los diferentes actos del Congreso. Una propuesta arriesgada, ya que supuso introducir instrumentos propios del pop y del rock al servicio de la oración, la meditación y de los momentos festivos. Tuvimos la opor- tunidad de escuchar y vibrar con las canciones de nuestro cantoral litúrgico instrumentalizadas y cantadas de mane- ra magistral, creando el ambiente y la armonía perfecta para cada momento. Creo que se supo plasmar el objetivo de la música católica contemporánea: estar al servicio de la Iglesia. Experiencias´20 POR UNAI QUIRÓS Músico católico Creo firmemente que la música es una poderosa herramienta de primera evangelización que debe ser potenciada en nuestras diócesis y en nuestras parroquias para fortalecer la oración y el encuen- tro con el Señor de los fieles. Sabemos que la música católica es capaz de llegar al corazón y que sus letras nos transmiten el mensaje de Dios; entonces ¿por qué no usarla? Llevo más de veinte años inmerso en la música católica y me duele decir que no ha tenido el su- ficiente apoyo dentro de nuestra Iglesia. He visto la progresión que la música católica ha sufrido a nivel artístico y espiritual. En estos últimos años han nacido nuevos grupos y cantautores/as que están invirtiendo mucho tiempo en llevar la Bue- na Noticia. Pero ha sido en este Congreso don- de la Iglesia ha apostado por la música católica contemporánea de España y hemos podido com- probar cómo ha respondido al servicio que se le pedía. He de confesar que el Congreso me sirvió para fortalecer mi vocación como músico. Una voca- ción que debo ir renovando desde mi oración para que ésta siempre esté al servicio de la tarea del Reino y no a merced de mi ego o mis intere- ses personales. Tengo muy claro que el grupo, la solista o el autor no son importantes aquí; porque no hay mayor protagonista que Jesús: nuestro ca- mino, nuestra verdad y nuestra vida; porque sin Él no podemos hacer nada. La música católica como servicio y herramienta de EVANGELIZACIÓN 22
  • 23. No siempre me resulta fácil responder a las invitaciones que me hace la Iglesia para ayudar. A veces me pesa demasiado la pere- za. En otras ocasiones me cuesta tener que abandonar otros planes para dedicarme a los demás. Pero siempre, siempre, siempre, acabo confirmando lo que dice el Evangelio: que hay más alegría en dar que en recibir. Ahora, pasados los meses, cuando recuerdo lo que sucedió en el Congreso de Laicos, sólo me salen motivos para dar gracias: la mirada alegre de todos los participantes, la sonrisa agradecida de quienes se acercaban con cualquier necesidad, los gestos tranqui- los de quienes querían colaborar para que todo saliese bien. Todo esto hizo que me pudiese dar cuenta de que realmente estamos preparados para Experiencias´20 ser un Pueblo de Dios en Salida. Muchas veces nos instalamos en la queja, en las dificultades, en las pocas fuerzas… pero quienes pudimos asistir fuimos testigos de que, cuando nos juntamos cris- tianos de distintos lugares de España, de distinta manera de ver las cosas, con distintos carismas, pero todos buscando lo que Dios nos pide hoy, surgen cosas que transforman la vida y la Iglesia. Personalmente, para mí fue un soplo de aire fres- co que derribó muros y me hizo ver una Iglesia viva, preocupada por los problemas de nuestros días, con una esperanza y una luz que el mundo busca y que nosotros podemos contagiar. Cuando el lunes después del congreso volví a la universidad, mis amigos me preguntaban qué había hecho en el fin de semana. En otras oca- siones hubiera puesto excusas, pero después del Congreso sólo tenía ganas de contarles que mi cansancio había merecido la pena, porque con mi servicio había ayudado a muchos a buscar en co- munión el modo de concretar cómo podemos ser ese Pueblo de Dios en Salida. Quizá hubo tres momentos que yo destacaría muy especialmente: la Vigilia de Oración, en la que el silencio y el canto sonaban a presencia de Dios en medio de nosotros; el Concierto, que pude disfru- tar muy unido al resto de voluntarios de la música católica de nuestros días; y los momentos en los que íbamos despidiendo a los participantes: de la mayoría no sabía ni el nombre, pero sabía que eran hermanos con la misma fe, que sueñan con una Iglesia viva y en salida, y eso me bastaba para quererles y rezar ahora por todos ellos. POR PABLO FERNÁNDEZ Miembro del Equipo de Voluntarios “La alegría de dar” 23
  • 24. Experiencias´20 Mi humilde experiencia POR ÁNGEL JAVIER PÉREZ PUEYO Obispo de Barbastro-Monzón y miembro de la Subcomisión de Familia y Vida (Comisión Episcopal para los Laicos, Familia y Vida) “Siento vértigo ante las bendiciones que los hijos del Alto Aragón han recibido y ante el camino que juntos estamos recorriendo. El Congreso de Laicos, a nivel personal, me ha servido como una confirmación providente de que el camino que habíamos iniciado hace cinco años en nuestra Diócesis de Barbastro-Monzón era de Dios y no un capricho mío. Efectivamente, ser Iglesia en Salida requiere cambiar actitudes personales y estructuras comunitarias; escuchar la voz del Espíritu para discernir sobre qué resulta necesario transformar y cómo podemos hacerlo. Comunión, sinodalidad, discernimiento, como un único Pueblo de Dios, en el que todos somos protagonistas, son la premisa imprescindible que nos conduce a salir de nosotros mismos para hacernos presentes en la vida de los hombres y mujeres de hoy con el fin de compartir con ellos el tesoro de la fe. Por eso, al mirar hacia atrás, siento vértigo ante las bendiciones que los hijos del Alto Aragón han recibido y ante el camino que juntos 24
  • 25. estamos recorriendo. Doy gracias a Dios, en primer lugar, por los veinte sacerdotes a los que me ha tocado «cerrarles los ojos». También por la visita a cada pueblo (254) que me ha obligado a salir de los muros de la curia, recorriendo miles de kilómetros (157.890 Kms aproximadamente), para co- nocer y amar en profundidad al pueblo que me había sido confiado. ¡Cuántas leccio- nes de vida han quedado grabadas a fue- go en mi corazón! El refuerzo impagable de un significativo número de sacerdotes lati- noamericanos (20) con los que se ha esta- blecido un convenio diocesano bilateral de colaboración misionera por un período de tiempo no superior a seis años, ofreciéndo- les al terminar la posibilidad de obtener una licenciatura eclesiástica. Los sesenta y siete animadores de la comunidad, todos laicos, verdadero milagro del cielo, que han per- mitido que llegara el pan de la palabra, el pan de la eucaristía, el pan de la ternura a cada comunidad cristiana. La incorporación de un grupo nada desdeñable de seglares como delegados de los distintos ámbitos pastorales (enseñanza, catequesis, misiones, pastoral juvenil, pastoral social, pastoral de la salud, etc.). Como sucede en la remodelación de cual- quier edificio, lo más costoso y lo menos visi- ble siempre son los cimientos. Y así nos está pasando también a nosotros. Poco a poco, fieles al sentir de los obispos de Aragón, tal como se refleja en su carta pastoral «Igle- sia en misión al servicio de nuestro pueblo de Aragón» estamos reestructurando hu- mildemente nuestro servicio evangelizador en la Diócesis creando varios «equipos en misión» (un sacerdote, algún consagrado si lo hay y varios animadores de la comunidad por cada unidad pastoral). Casi dos años y medio nos ha llevado elaborar el mapa de toda la Diócesis. Hemos reducido a cuatro los arciprestazgos. Y se han establecido cri- terios de actuación pastoral dependiendo de la zona y de la densidad de población o de la edad de los feligreses. El acierto ha sido que los propios sacerdotes en cada ar- ciprestazgo, animados y conducidos por el arcipreste, el vicario general y el de pasto- ral, han pergeñado el mapa y los criterios concretos de actuación pastoral. Es sin duda lo que más trabajo nos está costando, des- cubrir que se trata de una tarea coral, de comunión y coordinación. Tanto la imagen de la «orquesta» donde cada una de las vo- caciones (laical, consagrada y el ministerio ordenado), bajo la batuta del único Director (Jesús) y tocando la misma partitura (Sagra- da Escritura) o la imagen de la «baraja de las familias» nos ha permitido visibilizar ní- tidamente más de noventa y tantas formas de servir a nuestras comunidades o de estar presentes en el corazón del mundo como verdaderos «apóstoles de calle». No sin contrariedades, retrocesos, críticas, o mezquindades de unos y de otros segui- mos tratando de cristalizar este fascinante «kairós» diocesano, guiados por el Espíritu Santo. recorriendo para conocer y amar con profundidad al pueblo que me había sido confiado 157.890 kms Experiencias´20 25
  • 26. Experiencias´20 En su mensaje a los congresistas, el Papa Francisco nos dirigió unas palabras que constituyen la clave del proceso que hemos abierto como Pueblo de Dios que peregrina en España: “este Pueblo de Dios en salida vive en una historia con- creta, que nadie ha elegido, sino que le viene dada, como una página en blanco donde escribir”. Ahora empieza todo, en cierto sentido. Hemos iniciado un proceso en el que, desde la sinodalidad y el discernimiento y siempre en comunión, hemos experi- mentado qué somos –una misma Iglesia guiada por el Espíritu y formada por cada uno de sus miembros, con múltiples mi- nisterios y carismas, todos necesarios–; hemos identificado hacia dónde quere- mos ir –a los hombres y mujeres de hoy, para anunciarles a Jesucristo y acompañarles en sus anhelos y dificultades, para hacer de nuestra realidad un mundo más acorde con el Evan- gelio–; y hemos reflexionado sobre cómo po- demos conseguirlo, proponiendo qué ha de cambiar en nosotros, qué concretos procesos hemos de iniciar y qué proyectos podemos llevar a cabo en nuestras concretas realidades de referencia. Pero falta ponerlo en práctica, empezar a es- cribir esa página en blanco que nos señalaba el Papa. Al igual que en las dos anteriores, la fase postcongresual es cosa de todos y ne- cesita de nuestra implicación y compromiso. Este, también, es nuestro momento. Vivámos- lo juntos. “Una página en blanco por escribir” “Este Pueblo de Dios en salida vive en una historia concreta, que nadie ha elegido, sino que le viene dada, como una página en blanco donde escribir” PAPA FRANCISCO 26
  • 28. Congreso de Laicos “Pueblo de Dios en Salida” Conferencia Episcopal Española info@pueblodediosensalida.com www.pueblodediosensalida.com 91 34 39 717