SlideShare una empresa de Scribd logo
Antropología
Arte
Bíografía
Comunicación
Doeumentos
Econonútt.
Filosofía.
Hi{torict
Lingíií{tíca
Literaturtt
Medicind
Política
Psicología
Psiquiatría
Soci,ología
Teología
IJrbanísmo
i;,
Materiales g testi¡nonios'ui.oos
qrteclenr.ue{tranla o¿aliáezq el
realísnn clettna,pedagogía ba-
saáaenla ¡tarticipación.creci,en-
te áe los niííos: Ia naturaleza,
la l.ti{toria cotiáíana, la proble-
mática social q las relaciones
cleconeüuenciaconto elementos
áecisi,t)osáe ltt experi.enciape-
dagógica. Loái, autor tanrbién
de El paíserrado,perteneceal Mo.uimentodí Coope-
t"Azi.oneEcltrcatixa,aplicaciéna ltalia tle la Escuela
Moáerna de C. Freinet.
Crónicapedagógica.
MARIOLODI
I-aiafpaperl,acl¡
,
La edición original italiana fue publicada por
Giulio Einaudi editore s. p. a., de Turín, con el título
C'é speranza se questo accade al Vho,
@ by Gtulio Einaudi, Turín, 7972.
@ de la edición española (incluidos la traducción y el diseño de le
cubierta): Editorial Laia, S. A., Constitución, l&20, Barcelona-l4,
Primera edición castellana: junio, 1974.
Versión castellana cle Rosa l4arcela Pericás.
Cubierta de Enric Satué.
Depósito legal: B. 18.449-1974.
ISBN: 84-7222-853-3.
Inpreso en Gráficas CAP, S. A., Corominas, 28, Hospitalet (Barcelona)
Printed in Spain.
Nota introductoria
Las experiencias escolares recogidas en este volumen,
editado por primera vez en l9ó3, le remontan a más de
veinte años y canstituyen la documentación relacionada
con las tentativas llevadas a cabo con Ia pretensión d.e
transferir el compromiso político al trabajo didáctico co-
tidiano.
De hecho, la exigencia de romper con el método de la es_
cuela autoritaria tenía ya su raíz en la experiencia de la
guerra-fascista que.arrastró a nuestra generaóión y en la Re-
sistencia que la rescató. Inmediatamente despiés de la
guerra, la revuelta instintiva contra la dictaduia adquirió,
en las luchas al lado de los campesinos y de los o6r"ro,
que ya tenían una clara conciencia de clase, una nueva di-
mensión. Así, mientras yo, junto a ellos, rehacla de nuevo
mi cultura e iba formando mi personalidad en el compro-
miso social y político con una sociedad. nueva de homÉres
realmente libres, en la escuela llegó a ser natural el re-
ghgo del papel de técnico que tránsmite los .ualoreir- y
la ideología de la clase dominante a los muchachos del puJ-
blo, en-su-mayor parte hijos de los pobres, de los
"^plo_tados, de los oprimidos.
¿Pero qué hacer? En la escuela de magisterio no habia
aprendido ninguna técnica de liberación.
- Estas páginas de diario describen aquella crisis mía v
las tentativas de rearizar operativamente, viviéndolos ;;i.í-
mente en la escuela, algunos principios que constituían una
alternativa a los de la escuelá autoiitariá de clase: las acti-
vidades motivadas por el interés y no por la nota, ta
"ola_boración en
- Iugar de la competición, la recuperación en
vg-z de la selección, la actitud crítica en vez áe U recef-
ción pasiva, la norma que nace desde abajo
"o*o "*ig"n"i"
l l '
comunitaria en vez de la iirrposición de la disciplina fun-
dada en el temor.
De aquellas
.experiencias, realizadas al principjo
-aisla'
damente y luego en colaboración con los amigos del Movi'
miento dé Coóperación Educativa, quedan expuestos aquí
los momentos más significativos que se refieren al perío-
do 195l-1962.
Algunos d.e aquellos resultados y algunas afirmaciones
puedJn hoy, corno es obvio, considerarse superados. Sin
émbargo, ii tos colocamos en el contexto general -de la
experiéncia, podrían ser todavía útiles para cornprender su
desarrollo no siempre lineal pero coherente en sus obje-
tivos, desarrollo que ha tenido en eI quinquenio documen-
tado en Et país errado* el momento operativo más orgá-
nico, todavía ligado, como en sus cornienzos, al compro-
miso social y político, y, por lo tanto, a los problemas más
vivos de la sociedad en evolución.
M. L.
Piádena.2ó de enero de 1972.
* Mario Lon, El país errado, Laia, Barcelona, 1973'
San Giovanni in CrocC
r9514q56
iCómo cambiar las cosas?
11 de octubre de 1951. Este tercer curso masculino re-
sulta, por diversos motivos, particularmente-difícil: los alum-
. nos a menudo están distraídos, no se interesan por tus
clases que_preparo escrupulosamente, (se olvidan, dL hacer
rrrmar a los padres las observaciones sobre el comporta_
miento, (se olvidan> incluso de comprar los cuadernos...
*¡Qu9 quiere hacerle, maestro -*" ii"" alguna ;;&;:;
son fruto de los horrores de guerra!, nn
-.ompensá"i0",
adoptan en clase una acritud dé disciplin, prr;ü;ü';;
asusta: quietos como estatuas, con el óerebrb inertei u *L_
nudo no devuelven ni siquiera la sonrisa. euizás *"'d";;
mied-o, porque cuando quiero hablar con ellos en ros *o*"¡-
19r-9" recreo, una vez agotadas las pequeñas noticias ;*;;-
ficiales, se encierran en un silencio gücial que no consiso
ro-mpe{: A veces, desde la ventana, leJ observá ."u"¿" .uiE"
a la calle: una vez traspasado el umbral, emprenden
"l
ñ;:
lo. Sus bocas mudas hablan y gritan: son felices. f"auáaUie_
menÍe para estos chicos la escuela es un sacrificio; su com_portamiento pasivo lo demuestra. ¿pero cuál es i"
"urri"lEs fácil atribuirla a la escasa
"ot,rr"üA
y al carácter de los
chicos. ¿Y si estuviese en otra parte, por ejempl. ;_la;"g*
nización de Ia escuela en sí irismai Tanto en la sociedad
como en la escuela (que es una pequeña sociedad de alum-
nos, obligados a vivir juntos duránie varios .ñ;;j ;áJ'il;
sólo puede haber dos maneras de vivir; o por medio de la
sumisión a un jefe no elegido, o bien-en un sistema en donde
la libertad de cada uno sea respetada, condicionada tan sól,opor las necesidades de todos.
-
v F.l paternalismo, tanto en la sociedad de los adultos como
en la escuela, no es
-más que una forma insidioia dJ il;ritarismo que concede una libertaa finliaa. Si la escuelu n-o
sólo debe instruir sino también y especialmente educar' es
decir formar a un ciudadano capaz de integrarse en la so-
"i"ár¿
con.el derecho a exponer sus. propias ideas y con
;i-J;b". de escuchar las opiniones de los demás, esta escue-
Ia, basada en la autoridad del maestro y en la sumisión del
alumno, no cumple
"or,
,,t misión porque está desligada de
la vida.--"
¿i;;" cómo cambiar las cosas? ¿Con qué medios?
5 de noviembre cle 1951' Observar a los chicos mientras
:""áu"-*-i" .uff" o en el puti:-il1?1a:do mi presencia es
desconcertante: nay en elloi una agresividad rica en fanta-
;ñ-; comportamíento libre, un lenguaje desnudo pero in-
;i"; y ,r¡á t"n"iaud motora' Continuamente surgen nudos
dramáticos en la línea vital de aquella sociabilidad natural
;;d;;" la relación del juego, pero quedan resuéltos sobre
iJ-ü; a"-iugruaos y taóit-oi páctos;. son más o menos los
mismos pactos que yo también respetaba tiempo atrás-.y la
;i;r rénciaaa a" tu t"¡utta niñez' Es el niño eterno' libre'
urri¿rrti"o, rico en vitahdad y en fantasla que se manifita
a sí mismo' La campana de la escuela destruye aquel estaoo
feliz. v ahí están detrás de los bancos, viviendo la otra vida,
i"^.-fiió"t"ria¡, más o menos resignados' En sus ojos' que
rne miran en espera de hacer lo que yo les ordene (¿redao
lio"I- i ai"tudo?i problema? ¿lectuia? ¿preguntas? ¿dllujo ?)'
clescuüro mi antigua tristezt de alumno estudioso' diligente'
disciplinado, pero por deber, por temor'
Nosotros estamos enfrascádos en las operaciones y la
maestra nos vuelve la espalda para mirar a través de la
u.rrtutu abierta (¡quién puaieratl hs flores del parque; ¿cÓ-
mo no echar una ojeadá al cuaderno del compañero para
""tptot"t
un resuliado? Pero su voz helada se nos viene
*""iiltt n¡Pierluigi, no copies!" <¡Rezo' ponte bien!" Una
maestra que en vez de observar las flores de las plantas (ha-
üiá ,t"u áe ciücint exquisitos) nos estuviese espiando.refle'
;;á";;"
"1
cristal de la ventana era para nosotros inimagi-
ilbi;t era más fácil imaginar la brujerla de una maestra
oue viese por delante, poi detrás, a derech3 y a izquierda
¿";;;
"ll";á,
á".íu,
'sin
traicionarse con una sonrisa)' que
.rrru p"rtotta insensible al reclamo de la naturaleza'
l. Ciücin. Voz dialectal que significa- bay"as,dulces y jugosas' Pro'
Urüi.*""ié ie trata de una é*presión infantil' (N' del T') '
t0
1 1
Yo, y un poco todos los colegas, con diversos matices,
estamos, como mi vieja maestra, en una posición de necesa-
ria. desconfianza con respecto al niño-alumno. No conocemos
su psicología, porque en la escuela no nos la han enseñado,
tal vez ni siquiera nos interesa conocerla porque no nos ser-
viría para nada, y, totalmente llevados por la obligación de
rlesarrollar el programa asignado a cada clase, nos hemos
vuelto avisados y expertos en la intuición del engaño y en la
represión. Poco a poco, nos vamos formando el carácter cle
un sargento
El programa de todo el año está dividido en porciones
mensuales; cada porción mensual está subdividida en taja-
ditas semanal'es; y cada tajadita, en bocados diarios. Al
ministro y al maestro les interesa poco que la torta minis-
terial.guste a los chicos y sea digerible. ¿El período de obli-
gatoriedad en la escuela italiana es de cinco años? Entonces
todo el saber lo dividimos en cinco años, con: historia anti-
gua en tercer curso, la Edad Media en cuarto y el
"Risorgi-mento> en quinto; sistema métrico decimal en tercero, su-
perficies planas en cuarto, geometría sólida en quinto.2 ¿eué
importa si el niño de ocho o nueve años no logia intuir-más
allá de su generación? El programa dice qué lo ilevemos
a más de veinte siglos atrás y nosotros lo haóemos. y él nos
repite que Mucio Escévola puso una manó en el brasero v
que una Ioba amamantó a dos niños, de la misma maner.á
que cuenta que el lobo se comió a Caperucita Roja. y si por
casualidad confunde Porsena con paris, ocincor,B Ia repre-
sión.
Yo no o,uiero decir con esto que deban abolirse los pro-
gramas, pero pienso que también los programas, al igual
que las leyes, al igual que cualquier codificación, debeiían
venir de abajo, es decir deberían estar fundados sobre una
realidad dinámica, en nuestro caso en el niño, que es un ser
en desarrollo: toda madre lo sabe, todo padre ló advierte. El
niño aprende a hablar.sin analizar los ionidos, imitando al
principio las palabras por aproximación, luego definiéndolas,
2.- Actualmentela legislaciónitaliana tiende a unir en un sor¡obro.
que los cinco años de enseñanzaprimaria más los tres correspondien-
tes a Ia .scuola media>,lo que eqúivale a ocho años de
"riré¡u"iuobligatoria. Sin embargo,siempre que en el presentelibro se hable de
algún curso determinado,se tratará de un curso de .enseñanzaprima-
ria> impartido por maestros.(N. del T.)
- -3. _Elcinco equivalea un suspenso.En Italia se aprueba a partir
del seis.(N. del T)
pero eligiendo de entre el vasto vocabulario de los mayores'
Dara su propio uso, sólo aquellas que entran en el marco de
;;-;.p"ti";ia. Y a medidá que-.la experiencia se enriquece'
éi voóabutario aumenta y se afina. un buen programa no
p;"d" ;t perfectamente establecido, sino sólo indicado' y
no debe balarse en un saber divisiblé a base de nociones'
s i n o e n l o q u e e s e l n i ñ o y e n l o q u e v e ' c o m p r e n d e - y
amu. nn resrimidas cuentas, avanzat en profundidad hacia la
""fiáua
del conocimiento y no en extensión hacia una can-
tiauJ a" migajas inútiles' Pero hacer esto signific-a 1cer
;;i;;; iáaos
"los
planes preestablecidos, el horario' la dicta-
dura del maestro en el aula, el método de enseñanza' ¿Y si
irr"go
".t,ttta
un fracaso? La tentación de hacer algo en esta
üná es fuerte, pero me retiene un sentido de responsabi-
iiáu¿, no me sirve el que otros colegas del círculo realicen
experiencias de este tipb y sentiría tener que hacerlas.yo en
ü;i"t de mis alumnos. burante e,stos días estoy taciturn-o'
ior'"á"gut lo advierten: está madurando dentro de ml la
decisión de empezar a hacer algo, pero con extrema pru9eL
cü, y siempre áentro del ámbitó dél programa oficial' ¿Será
posible?
17 de febrero cle 1952. El <genial' hallazgo del uGirou
-a
Italia, es decir de la tabla colgada a la pared representando
a Italia con el circuito del juego de la oca que pasa por
i"r piitt"ip"les ciudades (finales-de etapa) y c9n las bande-
ritai muliicolores numeradas, cada una de ellas represen-
'iá"áo
a un alumno, ha sido interrumpido esta mañana' Ini-
"iuao
pu." estimular el aprovechamiento mediante la distri-
bución de ubonosu con una puntuación correspondiente -a
ir r"i" (que el alumno al finál de la jornada sumaba a la
puntuacüi de su clasificación), fue extendiéndose paulati.
'namente
a todas las actividades, y centrado en el juego com-
netitivo v en el premio a los vencedores de cada etapa -cla-
áé"not, ót.ttttut,-oUjetos varios que los mismos alumnos ofre'
cían_ dlsencadenó una imponente oleada de estudio nocionís-
ii* q"" a muchos padres les pareció milagrosa' 1",t."i"9:
pr"pu.uUu" con obitinación las páginas que l¡o había indi'
iadb en el texto, solicitaban ellos mismos las preguntas
que eran controladas con rigor. Distribuí obonosn a petición
de los alumnos (n¿Nos da los puntos?> Y si no había pun-
tos podías estar sóguro de que no estudiaban), para incre-
mettiar cada sector débil, por ejemplo la lectura, que me-
t2
-
joró rápidamente. Y he aqui, desparramado por las carre-
teras de ltalia, el grupito de los (corredores>. y por causa
de',ello la consiguiente, continua y astuta acción mÍa para
pode¡ recuperar a los últimos (cada noche aquelfa frllima
banderita de la clasificación me oprimía el corazón), para
moderar la uescapada> de los primeros, para distribuir al
m¿íximo las victorias entre los competidores. Era un juego
peligroso, pero provechoso, que en cuanto a aprovechamien-
to escolar llevó en poco tiempo a la clase a un nivel más
que satisfactorio. Pero era un artificio deseducativo, que
hacía desear la caída del compañero adversario, que me ha-
cía dudar de cualquier gesto y de cualquier aciión gene-
rosa, del mismo modo que en la corrompida sociedaá de
los adultos se fomenta la iniciativa individual y se desenca-
dena la inteligencia para unos fines que no tienen nada
que ver con un ideal, con la moralidad, con la libertad.
El Ilanto del último de la clasificación me ha dado esta
mañana un indiscutible pretexto para acabar con el <genialn
hallazgo. Sé que me costará caro, que probablemente v:olverá
la apaüa de los primeros días, peio me siento sereno, tran.
quilo. Suceda Io que suceda.
4 de abril de 1952.Hay un momento durante el ejercicio
del <poder" escolar en el cual me siento incómodo: cuando
debo señalar la <redacción>. Esto sucede regularmente tres
veces por semana, porque toda <redacción> señalada lleva
en sí el germen del éxito o del fracaso, según centre más
o menos determinados intereses del niño. por lo tanto, tam-
bién en esto tenía cada vez Ia prueba de una elección acer-
tada o equivocada. Las mejores <redacciones>, en líneas
generales, eran las que describían animales, pequeñas aven-
turas_ que habían ocurrido realmente y juegos; ls decir, las
que lograban exponer a la luz fragmentoi de la vida del
niño. Cuando lo que-yo pedía,se apartaba de aquella línea y
pretendía espolear la capacidad de inventiva y los sentí-
mientos, todo eran desilusiones.
intentado, desde hace algún tiempo, pasar al <tema
libre>, es decir, a la redacción- escrita que-el niño puede
elegir libremente aunque siempre obligado a hacerla en el
momento que yo elija. Lo que es bastante absurdo. De he-
cho, los resultados son casi los mismos; mejor dicho, tal
vez inferiores. Mi continuo esfuerzo en la elecclón de ,r.r"uoi
temas es Ia prueba de mi incapacidad para descubrir, por
13
l '
/
/
4ste me¿io, ¿ los niños' Yo considero la clase como un
solo alumno ¿",p""ottir"ituá" v en c¿mbio la clase está for-
mada por ¿irtintu, i"i'""uiiaá¿"t' Cada alumno es profun-
damente distinto y necesita cuidados esoecíficos como me
enseña el campesin"';;;;á; me habla ¿á sus cultivos' Pero
no sólo esto, sino que en los momentos diversos de su
desarrollo intetectuaillá"-"ottto los frutos de un mismo ár-
bol que aI calor áát- *it*o sol no maduran al mismo
tiempo. Para conocerles yo clebo entrar en su pequeño mun-
;;T;";;logrurto Lttoi ¿"uutt dejarme entrar' v no ser
vo quien fuerce ta- puerta o, use estratasemas' Mientras yo
ásté-en lo alto de esta cátedra mandandá y juzgando' ellos
no se fiarát, ,ro r'ultJ'átt" ;; se me abrirán' Y harán bien'
Este silencio de la disciplina proveniente de mi autoridadl
convierte a mi clase ;;"t sala de juzgado más que en una'fa-
milia idpal. pero ,i-u6áli*or la áutoridad, ¿qué^otro tipo
de relación podrá *ttlt"itful ¿La del amor? Es fácil verse
arrollado.
20 <le mayo de lg52' El año escolar-llega
a.
:i jii:,11:
sido un año lleno áe incertidumbres' de continuas crlsrs'-
Y no he resuelto
"uáá'
'l clecir verclad'-he decidido algunas
cosas:,.L. que rut ulluli"""t me a-yrldarán a meditar las
dudas y a plante;-;ü;;;;- actividades; 2' que cualquier
innovación ,"ra p'"a*it?llu i"ttod""iré. en el sistema actual'
#iX'il;;;;;;;;á';
para-discutirla con los colegas;
3. que actuare ,,"*p'"
""
ü" plal9.práctico' para traducir
cada experienciaen í;; ;;;;;;ibn didáctica repetible en cual-
quier situación, paü ñ{i;;;gponerla a los colesasv ob-
tener una
"orrrrr*uüdt'
gtv
4üg
que me gustaría abolir:
',lasnotas. ¿CÓmose puedé-definir con un número una
relación entre inteülJ"át'
"ál""tad'
y.provecho? Además' el
examenno es más {ue Ia consecuenci¿ruilógica" de'este
ab-
surclo, porque
"*t'u=io-',
-que
nada saben de los chicos' les
someten a todos Ji;'"'las mismas p*,gY"-t1l-'^:ti^t:Y
;;;;;t-"jlápto,. del continuo-est:i:" del retrasadomen-
tal que ha consegurdoun honroso 'cinco''a que sin embargo
ie coircienat ro ',,"["ii*"á- o" t"p"tir' ni nada del superdo-
tado que ha ltegaao?í" "t"it'
áeshonrosopero válido pará
aorobar. Un goUierno
-
tl"
"tt
hipotético estado decid-eque
35';;;; á" ü-pü".
""u
p¿ttieu d" tttt metro para el salto'
4. Ver rota 3 de la Página 1l'
1,4
Todos deben saltar, atletas, viejos, niños, paralíticos, muje-
res. Quien no salta es condenado. Un gobierno al que habria
que derrocar, si la comparación fuese válida. Y todavla ha-
bría que formular otra consideración con respecto al hecho
cle enjuiciar las actividades de la inteligencia: que cada
uno entrará en la sociedad con dotes concedidas por la na-
turaleza y por esto operará en un plano social adecuado a
su capacidad: uno será barrendero, otro médico, otro (¿por
qué no?) ministro. Por lo tanto, una valoración diferenciada
'que debería provenir (pero ésta es una hipótesis abstracta)
más bien del interior de cada uno que de un enjuiciamiento
externo.
10 de octubre de 1952. He empezado por la actividad
que me parecía más sencilla y más agradable para el niño:
el dibujo y la pintura.
He preparado, y enseñado a preparar, mezclando polvos
corrientes de albañil con agua y cola arábiga, unos vivlsi-
mos colores espesos. He puesto a disposición de los mu-
chachos pinceles de todo tipo, gran cantidad de papel de
embalaje y una mesa larguísima. Con ello he resuelto el
problema de los hijos de los pobres que tenían restos de
pasteles cedidos por el Patronato, mientras los hijos de los
acomodados manejaban largos pasteles de veinticuatro colo-
res'o incluso suaves pinceles de turón sobre planchas de
acuarela.
-¡Esto sí que son colores! -dice uno abriendo desme-
suradamente los ojos-. Yo para conseguir un rojo así debo
apretar hasta romper el folio.
-Y además tampoco lo consigues -concluye el compa-
ñero de banco.
*¿Son acuarelas como las mías? -dice el hijo de papá,
que tal vez siente disminuir su supremacía.
-Son colores baratos, pero son muy bonitos, vivos, El
rojo es rojo, el azul es verdaderamente azul. En vez de di-
luirlos con cal como hace el albañil cuando pinta las casas,
los usaremos puros -Ie explico.
-¡Estas son del maestro! -dice el propietario de las
acuarelas.
-No -respondo-, yo ya no dibujaré nada más en la
pizarca y desde hoy estará prohibido copiar las ilustracio-
nes de los libros, salvo en casos especiales.
-iQué pintamos entonces?
15
-w
-_Lo que os guste: los campos' el cielo' los hombres y
las mujeres, los aniÁales' los juegos' en una palabra' todo'
*" tui de que no coPiéis nada'
. r^^
De esto hace dos áías' En estos dos días he notado un
cierto desaliento en los escolares porque el muchacho-me-
morión-copión ya to J' tipu'.u" Y!i.:^t"
sus propios ojos;
si le pedÍs que cuente cómo ha pasado.el día' os dirá que
no hi ocurrido
""d;:;;;-;;Jiene
absotutamente nada que
decir'
,--,-^ ^-.A:nsistir? La idea debe salir de ellos.
bt'ü'"#Lf;iiá;:; r'" 'ó1' eIhiei;' AttilioBonezzi'
hii;a; campesinbs,ha salido del pupitre'
*Quiero dibujar'
-Dibuja.
Ha cogido un folio, se ha apartado v mientras nosotros
leíamos,tu *"r"tuio";"t"r;; y'fta pintáao. Al cabo de una
hora, aproxi*u¿u*""tü'ilu pi"t""tu¿o lu pintura ultimada
oue vo-he exPuestoen el aula'
'
--¿Qué es?
-És mi PaPáque ordeña'
Y al instanr"
"ili"-ioáos
fue.raiel--pupitrel 1?11"i:
dos en torno al ;bil cabezónde Attilio que les observa'
asombrado a"t u'o'iü-'o-áe los demás' Algún murmullo ser-
pentea en el montÓn'-
¿Algo que objetar? -nres]fll;-.
-
saita uná voz como una acusacron:
-¡El tabur"t" ;" l; árdeñadorestiene un solo pie y
no tres!
Y en seguidaotra acusaclon:
-Las ventanas;; i;t establosno son así' -Y con ges*
tos y palabro,, pu'ü""-¿iul""to y parte en italiano' intenta
explicarlo. No se comprende Itu" f111
pero la u:T^11:: t"
suavizaal final con tónos dulcesde amistosa sugerencra'
De repente, vna voz grita un descubrimiento:
-¡La paja
""
ii ááulo tiene precisamente ese color!
¿Cómb lo' hás consezuido?
EI autor *"t*"ii,-uiJionara¿o' algo oue no capto' luego
vuelve al silencio' ffiJie habla' p,"ro ttuái" se mueve' Hay
also extraño y ,,""uo'*-aque!1 pitttrrtu simple y-cálida'
""i;";;;,üiin lu- tiit" ié'petiaav.lareamente' Es un cam-
pesino auténtico, ;";i ;;á;" de
"Attilt trabajando: es un
fiil;;;;i;;" iü;;"il;" ravidadeun muchacho'una
cosa nueva
t6
I r
" i t
I
!
,T
1
+ '
15 de diciembre de 1952. No me había equivocado. Desde
el día que colgamog en el aula el aguagoma de Attilio algo
ha cambiado. En primer lugar los (cuadros> se han multi-
plicado presentando una notable variedad de motivos siem-
pre nuevos; en segundo lugar ha nacido la verdadera con-
versación, centrada en un tema que interesa al niño. No ha
sido fácil -ni tampoco lo es ahora- disciplinar las inter-
venciones porque el niño no sabe controlarse, pero decidi-
damente ha habido alguna mejora. Hay una _técqic-aque hay
que aprender si se quiere participar en la discusión; se
debe pedi¡ !q palabrai qpi* habla tiene derecño á'iér es:'
q11chado, .ryien escucha tie$e*sl_l.je@
Pero a los muchachos les cuesta mucho, especialmente al
principio. Luego, poco a poco asimilan el método, pero a
menudo, en especial cuando el interés es muy vivo, la dis-
cusión degenera; entonces me esfuerzo en asumir de nuevo
mi papel de presidente de la asamblea.
Las peticiones de quedarse a pintar después del horario
van en aumento y tenemos que hacer turnos. Los mucha-
chos se quedan solos en la escuela, incluso hasta dos horas
después del horario. Por la mañana, al día siguiente, hacen
el informe del trabajo realizado mientras los demás con-
trolan en qué estado han dejado la escuela. Me parece que
surgen nuevas relaciones entre los muchachos: cuando uno
pinta, el amigo le ayuda, le cambia el agua, le limpia el
pincel, le levanta la hoja para enseñarle la pintura a distan-
cia, discute el uso de los colores. Y las discusiones se hacen
cada vez.más largas y ricas; ahora ya intervienen casi todos.
Y quien calla, aprende. La pincelada sucia, el color con man-
chas van desapareciendo, bajo cl ojo severo de tantos crí-
ticos.
. Hemos enseñado nuestros dibujos a las clases de los
maestros Argo Orsini y Ugo Bassi. Ellos tar¡bién han ini-
ciado la actividacl de la pintura, que se hace en los mcmen-
tos libres, por turno. Sin embargo, tanto en rni clase corno
en la de los colegas, la di.scusión no basta. &fuchas observa-
ciones, las más bellas, las más inteligentes, necesitan tomar
forma de escrito.
Las hemos llamado *las crónicasr.
<Hace seis meses que empecé a pintar, fui de los pri-
meros. La primera vez que cogí un pincel temblaba por
miedo a equivocarme. A mí desde el principio me gustó
t7
pintar. En los primeros cuadros ry:--l"|i"tu
gustado tener
a alsuien ,"r,u pu'u';;" ;" enseñara'Pasó el tiempo' cn
"""ó
Yahabia hecho diez'
Me apasiono pittiut' ánora el ntaestro dice que soy tan
bueno cómo I-uPi Y Breda'
Al principio ,,o 'uUiu qué color pol::. para que d
:-113I^"
r^rtii5r" üJ"it"' vt'áü'lu q"" el.iuadro no acabasenunca'
"#;il'";"Jt"t ti"tipte he^ernpleado^colores vivos y prr-
maverales. Cuando uffrn
"oto*.
he gustlUa Aueria 9^o1el1
en todo el cuadro'*f,l principio to -t:lt"
una manera oe
pintar que aún t"ogo thó'u' nlta manera consistía en hacer
una multitua .r"
"u'Jpl''áI:
t1".*t o de casas'o(Berloletti'
quinto curso,Profesor Ugo uassr'¡
<Desdeoctubre he empezadoa pintar con nuevos colores'
Yo continuaba pensandó' ¿pero qué extraños colores son
éstos? ¿No se o*pt""á"i¿il1
puté-"t mes y entonces co'
mencé a pintar hJ;;;;;;"adros'.El.maestro
estabaasom-
brado. Ahora,
""
f;;;;;';; *r pintar es como reír' sé
usar bien aquellos;i;;';" gusta' Los primer:: dlTJ:
nía los colores de cuatquier manera' en cambio ahora prenso'
Para mí ahora
"' "'t"ptttao-
pintar' me desenvuelvobien'
No comparo
"t'pti*"i
cuadio con el último porque son
como el día Y la noche'
ffitffi;"i# ;;; tieneunar*'*:2"!:!3i*: #:Ivrr corüP''"'" "i;;'
b;;;d" pintó Mi huerto yo me que-
yo no consigoenten( o,,-o nrrédácir. de tan
ü:H"t:::"ild;';;"*brado queL: *ff^F:"Jii:: *""*Tdé tan tascrnacov T::,"':,:;;;;;;". ;rofesot ugo Bassi.)
üánito como era'> (Lupi' quinto curso' F
oUn üa tuve un gran capricho, DJbuj^éa Arlequín' Era la
primera vez que ttJ"üt
-"i'iitt""r'
Me
-encontraba
cohibido
á1 dar los colores v l""oá un miedo atroz' Los dos pensa-
mientos que me
"ttt#"áü^"
-"'*"t
"¿Lo conseguiré?¿No
lo conseguiré?" A u"""t-t"" daban g11u: d" llorar' cuando
el maestro pasabapái áiiuao yo temblaba por miedo a que
il"- ái¡"t" lue estaba mal'
Aquel día hubiera*¿"t"t¿" no -pintar'
En un determinado
momento
"l
*o"'t'J;j;¡M;y üien' estupendoBusi"' En-
tonces yo aparté aquellás dos feos-pensamientosy mi ánirno
se llenó de alegría, #il;; h''tüi"tu, puesto
? 11 :ilt"?
¿;;il rttt" uluuuáá-Átt"qttitt' lo miré bien v luego pense:
18
"Es el primer cuadro que he hecho y me ha salido bien,
'para
mí es bonito, para los demás no sé."
Al volver a mi sitio Bruschi me dijo: "Tu cuadro me
gusta.'l Creció mi alegría y le di un beso a Bruschi..."
(Busi, quinto curso, profesor Ugo Bassi.)
<Yo al principio tenía una manera especial de pintar.
Dividía la hoja en tres partes: azul, verde y marrón.
Pero ahora lleno los cuadros con muchos colores. El
cuadro que más me gusta es En el pasto. Fadini, cuando
hice este cuadro, se reía sin parar porque había pintado
caballos rojos.
Todos rÍen cuando dibujo a un hombre, porque dicen que
tiene la nariz larga, Yo también lo digo, pero yo los sé
hacer así y no de otra manera. Cada uno de nosotros tiene
,una manera de pintar y de dibujar. Yo cuando hago un di-
bujo, le hago los zapatos demasiado grandes... Yo clibujan'
do tengo muchos defectos. Ni siquiera sé por qué he puesto
una sola pared en el cuadro En la taberna. Si los colores
fuesen míos pintaría todo el día.u (Arcari, quinto curso, pro-
fesor Ugo Bassi.)
Observaciones de los alumnos de quinto curso acerca
del cuadro EI mercado, realizado por el alurytno Guarneri
dc cuarto curso.
"[...]
representa un cuadro en el cual hay veintisiete
clientes y cuatro comerciantes atareados vendiendo su mer-
cancía [...] Ias mujeres sólo llevan las bolsas [...] el cielo
está oscuro, tres pequeñas nubes lo surcan, dos blancas y
una verde [...] el maestro dice que la nube verde es un
toldo de tenderete [...] el conjunto de los colores está bien,
especialmente los claros como el amarillo, el verde claro,
el marrón ciaro y el rosa [...]> (Branchi.)
"[...] casi todas las personas ¡an vestidas de arnarillo
[...] tiene rrn sentimiento de tristeza l-...1" (Cernuschi.)
"[...]
a mí mq gusta aquel montón de gente, hombres,
mujeres y niños, a dbrecha y a izquierda [...] este cuadro
expresa la triste2a, porque hay cosas bonitas pero ellos no
t9
vez cuestan demasiado Y
¡...1>(Galli.)nueden comPrarlas, Porque tal
;ii;;-;. tienen bastante dinero
n[...] los niños callejean en-tre-laspersonas quizás para
i,;:;s'";,ü,Tg,Tfi,-H,Tltl ff ;ffi:?"ifi*Tj3f;
iH"::l *^HilJ:'f:lü'" r .l '-. *e.'uti'ru'"porquehav
personasu*o,,,o"ut'Ji"ft; h';il la vista["']" (Stroppelli')
urr cuánlelTili:*il:f'fff;.', lli;il:lTiJ
Hli?:"]:r3ff otÍ"n", personasq.'"."'ia" sritando["']
en este cuadro u"o iu-uítgtía ["']o (Stringhini')
<['..] este cuaclro representa u1 r.nelcado de nuestro pue'
blo, porque tuy po"o'^uendedores-["'] el de la balanza en
la mano parece u'"elü ;;;t* *Tgi,::*otun de todas par'
tes [..'] en camuio'ei"i""a"¿ot de platos parece que tuerza
a la gente u
"o*ptui,
rtJ-p"iio"us ri siquiera le miran L"'Jr
(Fadini.)
.[...] también es bonita Ia composición porque haV'
3u-
chas personu, v po' *;'; ¿iticil iitttut ["']" (Vezzosi')
*[...] el paisaje no es muy bonito porque hay algunos co'
tor", *L"ttbs ["']' (Bruschi')
.[...] aquellas dos nubes en el cielo me hacen pensar en
aquel viern",
""u"1"o";i-;i"1"
estaba sereno pero soplaba un
i"="¿ viento [...]" (Dall'Asta')
Observaciones de cuarto curso sobre el cuadro La lattan-
dera realizaao po' tu compañero Bonezzi:
.Este cuadro representá a una
'muier
que lava y a un
niño que uu u *é'-il-*Áptu'.ruego' ul"follo:':'I'""
ffi"tr}ñ i"nJi¿ol'á sol con ea^tlt¡f v pájarosv 'nuD:s'
A mí se me ha oturri¿o hacerestedibujo porque casi'todos
los días t"t
"
;i;;;ñ;; iava'los iraies' La mujer 'de
este dibujo pu'"t""ái't'itilá¡i¿u¿ esté lávando y el niño
que esté camini"¿i'
"nl'"i"i¿
au h impresión del cre'
no'frTo;u,,oobienestedibujog9l?:"iH::':'n:,,1::" "'
contornos
""g'o''
i"
"tiov
to"lt"ttto'" (Bonezzi' autor')
20
"Este último dibujo rne gusta mucho. Las cosasque ha-
cen que el cuadro esté bien son las nub-esrosa y los cam-
pos verdes. Se nota por el cielo anaranjado oscuro que sopla
viento. Yo digo que éste es el mejor dibujo de Attilio.>
(Lena.)
<Para mí este
(Mazza.)
<Los contornos
rcazzi.)
dibujo no tiene ni un solo defecto."
negros indican que es de noche.u (Fe-
"La
lavandera tiene colores bonitos y vivaces, pero no me
gustan los pájaros, parecen aviones a reacción. Tiene los
colores de la puesta del sol, el cielo rojo y las nubes rosa.>
(Goffredi.)
"Los
brazos parecen dos bastones. El dibujo a mí me
parece el más bonito que ha hecho hasta ahora.u (Visioli.)
<En este dibujo se comprende que hay viento." (Brus-
chi.)
Observaciones de los alumnos de quinto curso sobre el
cuadro El pesebre realizado por su compañero Breda:
<Este trabajo rnío rne pone triste [...]. El pastor me pa-
recc atento al canto de los ángeles [...]' (Breda, autor.)
<Tiene una melodía, tiene eI aspecto de un escenario' No
parece una Virgen, sino un ama de casa [...]. El hombre in-
merso en el cielo parece que escucha desde la ventana.>
(Lupi.)
"El
fondo azul me hace comprender que es una noche
serena [...]" (Dall'Asta.)
"[...]
Los contornos blancos expresan el frío [...]> (Strin-
ghini.)
uEs un pesebre moderno con estatuitas de hombres que
parecen nuestros abuelos. También la Virgen es una perso-
na de nuestro tiempo [...] José y María expresan un senti-
miento de felicidad porque ha nacido un niño.u (Busi.)
2I
.[...] me da una sensaciónde melancolía ["']; (Branchi')
.San José se parece al hombre que vino hace quince días
a nuestra aula, y al que el maestro compró un diccionario
encicloPédico [...]" (Galli')
.[..^] el hombre, fuera de la cabaña' vuela ["']" (Arcari')
*Me gusta por los colores'' (Monteverdi')
*HaY melancolía'> (Galli')
.Es un pesebre con las costumbres de ahora' Me parece
una casa, un papá,
"l"in"
en la cama ["']" (Vezzosi')
<[...] cuatro personas pero- no de los tiempos en que na-
ció Jesírs, sirro genié- áe'ciudad' co¡r el bastón en la ma'
no,[...]. La estreltaitiá plg4" ? l9t
techos de la choza'
La cabaña parece ;";;biñión infinita ["']> (Bertoletti')
Observaciones de los alumnos de quinto curso sobre el
cuadroElbañorealizadoporSucompañeroBertoletti:
o s o l i a m o s i r a l l í a l a p u e s t a d e l s o l , c u a n d o é s t e . e s . t a b a
a punto ¿" a"sapar;; i el cielo se teñía de muchísimos
:"i;;;; áiJf";-;i;í'o 'o*o si rueseun arcoiris'
Mientras estaba sobre el puente mirando el Navarolo
parecla que se
"""ági"lli
yo tie ttectrolas dos orillas herbo-
tutrrl"'lurio
mucho más bonito que el esbozo'es mi mejor
cuaclro.*(Bertoletti, autor')
u[...] me gusta mucho' porque me parece verlos en el
mismo momento;'^;;;t".¡o'.Tg I "i -" gttsta el cielo
i""'lád". aquellos colbres'u(Dall'Asta')
*El cielo está todo a tiras' El río,es ondeantey se nota
por las pinceladas'"ii ür":""t y ias líneas serpentinas["']'>
(StroPPelli.)
*[...] la parte que no me-gusta es el río porque aque-
llas rayas blancasi*"""1 ;{Eo-t11 Me hace pensar en el
verano cuando
".iu|l "t
la playa en medio de las olas que
22
me cubrían. En este cuadro parece que estarnos en pleno
verano [...]> (Vezzosi.)
"Yo
pienso que é1 no lo sabe, que sin darse cuenta ha
hecho un cuadro pintoresco. El cielo parece de verdad. Aque-
llos tres chicos parece que se mueven. Toda la expresión es-
tá desde el puente hacia arriba. Cuando el autor de aquel
cuadro me pega yo digo que es feo. En cambio siempre
es bonito [...]" (Bruschi.)
Observaciones de los alumnos d.e quinto curso sobre
el cuadro La iglesia realizado por su compañero Bertoletti:
<Bertoletti copió la iglesia. El maestro estaba preocupa-
do por ellos; e imaginaba lo que habría hecho Bertoletti
[...]. Así nació un verdadero cuadro. Una vez acabado lo
expuso para que lo viéramos. Es maravilloso -dijimos no-
sotros t. .l-. Es muy rico en colores [...]" (Bruschi.)
"[...]
al fondo hay plantas que en la realidad no están
[...]n (Stroppelli.)
"[...] la nube blanca parece un tigre que se lanza sobre
un animal [...]" (Dall'Asta.)
<Las dos mujeres se ve que ya son viejas porque llevan
el vestidc¡negro [...]u (Galli.)
"Este cuadro, en las viejas, representa el cansancio de
rezar [...]. Dentro hay un poco de far¡tasía., (Fadini.)
4 t
.,[...] me da una sensaciónde melancolía ["'])' (Brenchi')
osan José se parece al hombre. qt'"-^tio hace quince dias
a nuestra aula, y-al;E.t¡ ;*stró cornpró un diccionarro
ln.üoP¿¿ico ["']" (Galli')
"[.."]
el hombre, fuera de la cabana'vuela ["']" (Arcari')
nMe gusta por los colores'' (Monteverdi')
oHaY melancolía'' (Galli')
*Es un pesebre con las costumbres^de ahora' Me parece
una casa, un papá';;;iñ" en la cama ["']" (vezzosi')
*[...] cuatro personas pero-no U"-": tiempos en qr]e na'
ció Jesús, ti"o g"niá^ áe
^ciuclad'
co'n el bastón en la ma-
no[...1.L*"rtr"ttl""ü
ü;; ?-P:,,:"'¡:i,ui"l?,ii]?ít1i
La cabaña parece una habitación lntlnr
Observaciones de los alumnos de quinto curso sobre el
cuadro El baño'"ufj'"¿o por su compuñ"ro Bertoletti:
osolíamos ir allí a la puesta'
$el 1of'
cuando éste estaba
a puntoa" a"'upu";";í J'1"]"^,':',llltl"o:r3",'J::t*:t
."il;;; uno distinto al otro con'o sr rt
Mientras estaba sobre et -pt':tt:
mirando el Navarolo
parecla quc se*átil"#t yl f"-tt"trto las dos orillas herbo-
ias t"'l 'to más bonito que el esbozo'es mi mejor
Me salió mucn
"tuaio.l
lgertoletti' autor')
u[...] me gusta muchol pol-11"^me parcce verlos'en-el
*i,,i,o'mo--'*:ühili::';#"ít.[:i
*" gustaerciero
. con todos aquelt
oEl cielo está todo a tiras' El
1?
es ondeantey se nota
por las pi"t"ladus"-ii tláttt y tas tíieas serpentinas["'1"
istroPPelti')
"[.'.]
la parte que no me'rytt1 es el rlo porque aque-
llas rayas tlancis 5*"i"1 *1éututt
-la"
rtace
-p'ensar
en el
verano cuando *"ü
""
tu ptuyu en medio de las olas que
22

me cubrían. En este cuadro parece que estamos en pleno
verano [...]u (Vezzosi.)
*Yo pienso que él no lo sabe, que sin darse cuenta ha
hecho un cuadro pintoresco. El cielo parece de verdad' Aque-
llos tres chicos párece que se mueven. Toda la expresión es-
tá desde el puente hacia arriba. Cuando el autor de aquel
cuadro me pega yo digo que es feo. En cambio siempre
es bonito [...]" (Bruschi.)
Observaciones de los alumnos de quinto curso sobre
el cuadro La igtesia realizado por su compañero Bertoletti:
<Bertoletti copió la iglesia. El maestro estaba preocupa-
do por ellos; e imaginJba 1o que habría hecho Bertoletti
[...]^. Así nació un vtrdadero cuadro. Una vez acabado lo
é*puto para que lo viéramos. Es maravilloso -dijimos no-
roitot t. l-.-Es muy rico en colores [..']' (Bruschi')
"[...]
al fondo hay plantas que en la realidad no están
[...]" (Stroppelli.)
"[...]
la nube blanca parece un tigre que se lanza sobre
un animal [...]n (Dall'Asta.)
.Las dos mujeres se ve que ya son viejas porque llevan
el vestido negro [...]o (Galli.)
.Este cuadro, en las viejas, representa el cansancio de
rezar [...]. Dentro hay un poco de fantasía.p (Fadini.)
"*qqre
23

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

La Concientización de Paulo Freire
La Concientización  de Paulo FreireLa Concientización  de Paulo Freire
La Concientización de Paulo Freire
yoya20
 
Art 10
Art 10Art 10
Pedagogia critica
Pedagogia criticaPedagogia critica
Pedagogia critica
Gustavo Navia Silva
 
11. LIBRO filosofia liberacion DUSSEL
11. LIBRO filosofia liberacion DUSSEL11. LIBRO filosofia liberacion DUSSEL
11. LIBRO filosofia liberacion DUSSEL
Angela Maria Herrera Viteri
 
Libro paulo freire y_la_educacion_liberadora
Libro paulo freire y_la_educacion_liberadoraLibro paulo freire y_la_educacion_liberadora
Libro paulo freire y_la_educacion_liberadora
Gustavo Navia Silva
 
Paulo fre..
Paulo fre..Paulo fre..
Paulo fre..
Tendenciasss
 
7 freire w
7 freire w7 freire w
Makarenko
MakarenkoMakarenko
Makarenko
edileile10
 
Salvajismo en el recreo. una mirada desde las ciencias sociales.
Salvajismo en el  recreo. una mirada desde las ciencias sociales.Salvajismo en el  recreo. una mirada desde las ciencias sociales.
Salvajismo en el recreo. una mirada desde las ciencias sociales.
Francisco Díaz
 
Antón makarenko
Antón makarenkoAntón makarenko
Antón makarenko
Jack Skellington
 
Sesion 2
Sesion 2Sesion 2
Paulo freire-clases 2018
Paulo freire-clases 2018Paulo freire-clases 2018
Paulo freire-clases 2018
Ruth Clavijo
 
Apuntes sobre la pedagogía crítica, volumen 2, libro
Apuntes sobre la pedagogía crítica, volumen 2, libroApuntes sobre la pedagogía crítica, volumen 2, libro
Apuntes sobre la pedagogía crítica, volumen 2, libro
Lilia G. Torres Fernández
 
Giroux, henry -_teoria_y_resistencia_en_educacion
Giroux, henry -_teoria_y_resistencia_en_educacionGiroux, henry -_teoria_y_resistencia_en_educacion
Giroux, henry -_teoria_y_resistencia_en_educacion
Rafael
 
Makarenko
MakarenkoMakarenko
Makarenko
LesliCoronado
 
Anton semionovich makarenko
Anton semionovich makarenkoAnton semionovich makarenko
Anton semionovich makarenko
Esther Iza Cer
 
La educacion bancaria
La educacion bancariaLa educacion bancaria
La educacion bancaria
Alma Martinez
 
20 modelos didacticos_para_america_latin
20 modelos didacticos_para_america_latin20 modelos didacticos_para_america_latin
20 modelos didacticos_para_america_latin
hcherov
 
Makarenko (1)
Makarenko (1)Makarenko (1)
Makarenko (1)
nereaabellanheredia
 
4.freire pedagogia de_la_indignacion
4.freire pedagogia de_la_indignacion4.freire pedagogia de_la_indignacion
4.freire pedagogia de_la_indignacion
Angela Maria Herrera Viteri
 

La actualidad más candente (20)

La Concientización de Paulo Freire
La Concientización  de Paulo FreireLa Concientización  de Paulo Freire
La Concientización de Paulo Freire
 
Art 10
Art 10Art 10
Art 10
 
Pedagogia critica
Pedagogia criticaPedagogia critica
Pedagogia critica
 
11. LIBRO filosofia liberacion DUSSEL
11. LIBRO filosofia liberacion DUSSEL11. LIBRO filosofia liberacion DUSSEL
11. LIBRO filosofia liberacion DUSSEL
 
Libro paulo freire y_la_educacion_liberadora
Libro paulo freire y_la_educacion_liberadoraLibro paulo freire y_la_educacion_liberadora
Libro paulo freire y_la_educacion_liberadora
 
Paulo fre..
Paulo fre..Paulo fre..
Paulo fre..
 
7 freire w
7 freire w7 freire w
7 freire w
 
Makarenko
MakarenkoMakarenko
Makarenko
 
Salvajismo en el recreo. una mirada desde las ciencias sociales.
Salvajismo en el  recreo. una mirada desde las ciencias sociales.Salvajismo en el  recreo. una mirada desde las ciencias sociales.
Salvajismo en el recreo. una mirada desde las ciencias sociales.
 
Antón makarenko
Antón makarenkoAntón makarenko
Antón makarenko
 
Sesion 2
Sesion 2Sesion 2
Sesion 2
 
Paulo freire-clases 2018
Paulo freire-clases 2018Paulo freire-clases 2018
Paulo freire-clases 2018
 
Apuntes sobre la pedagogía crítica, volumen 2, libro
Apuntes sobre la pedagogía crítica, volumen 2, libroApuntes sobre la pedagogía crítica, volumen 2, libro
Apuntes sobre la pedagogía crítica, volumen 2, libro
 
Giroux, henry -_teoria_y_resistencia_en_educacion
Giroux, henry -_teoria_y_resistencia_en_educacionGiroux, henry -_teoria_y_resistencia_en_educacion
Giroux, henry -_teoria_y_resistencia_en_educacion
 
Makarenko
MakarenkoMakarenko
Makarenko
 
Anton semionovich makarenko
Anton semionovich makarenkoAnton semionovich makarenko
Anton semionovich makarenko
 
La educacion bancaria
La educacion bancariaLa educacion bancaria
La educacion bancaria
 
20 modelos didacticos_para_america_latin
20 modelos didacticos_para_america_latin20 modelos didacticos_para_america_latin
20 modelos didacticos_para_america_latin
 
Makarenko (1)
Makarenko (1)Makarenko (1)
Makarenko (1)
 
4.freire pedagogia de_la_indignacion
4.freire pedagogia de_la_indignacion4.freire pedagogia de_la_indignacion
4.freire pedagogia de_la_indignacion
 

Destacado

A la sombra de este árbol
A la sombra de este árbolA la sombra de este árbol
A la sombra de este árbol
1jornadasdeescuelamoderna
 
Actividad sobre el cuerpo humano
Actividad sobre el cuerpo humanoActividad sobre el cuerpo humano
Actividad sobre el cuerpo humano
1jornadasdeescuelamoderna
 
Carta de josé solís
Carta de josé solísCarta de josé solís
Carta de josé solís
1jornadasdeescuelamoderna
 
Tertulias dialógicas. Grupo Utopía y Educación
Tertulias dialógicas. Grupo Utopía y EducaciónTertulias dialógicas. Grupo Utopía y Educación
Tertulias dialógicas. Grupo Utopía y Educación
1jornadasdeescuelamoderna
 
Trabajo cooperativo
Trabajo cooperativoTrabajo cooperativo
Trabajo cooperativo
1jornadasdeescuelamoderna
 
Comunidades
ComunidadesComunidades
Comunidades
jcromgar
 
Funcionamiento de las tertulias dialógicas. Resumen
Funcionamiento de las tertulias dialógicas. ResumenFuncionamiento de las tertulias dialógicas. Resumen
Funcionamiento de las tertulias dialógicas. Resumen
1jornadasdeescuelamoderna
 
La lengua como taller. texto libre y revista digital
La lengua como taller.  texto libre y revista digitalLa lengua como taller.  texto libre y revista digital
La lengua como taller. texto libre y revista digital
1jornadasdeescuelamoderna
 
Tertulias dialógicas
Tertulias dialógicasTertulias dialógicas
Tertulias dialógicas
1jornadasdeescuelamoderna
 
Trabajo de autoconocimiento perosonal
Trabajo de autoconocimiento perosonalTrabajo de autoconocimiento perosonal
Trabajo de autoconocimiento perosonal
AguerreroD
 
Kandinsky
KandinskyKandinsky
Freinet Hoy: Pedagogía Freinet y Competencias Básicas
Freinet Hoy:  Pedagogía Freinet y Competencias BásicasFreinet Hoy:  Pedagogía Freinet y Competencias Básicas
Freinet Hoy: Pedagogía Freinet y Competencias Básicas
CGT Enseñanza Andalucía
 
Actividad sobre democracia
Actividad sobre democraciaActividad sobre democracia
Actividad sobre democracia
1jornadasdeescuelamoderna
 
Visita a Cabo de Gata 2010-2011
Visita a Cabo de Gata 2010-2011Visita a Cabo de Gata 2010-2011
Visita a Cabo de Gata 2010-2011
blogceipeuropa2c
 

Destacado (14)

A la sombra de este árbol
A la sombra de este árbolA la sombra de este árbol
A la sombra de este árbol
 
Actividad sobre el cuerpo humano
Actividad sobre el cuerpo humanoActividad sobre el cuerpo humano
Actividad sobre el cuerpo humano
 
Carta de josé solís
Carta de josé solísCarta de josé solís
Carta de josé solís
 
Tertulias dialógicas. Grupo Utopía y Educación
Tertulias dialógicas. Grupo Utopía y EducaciónTertulias dialógicas. Grupo Utopía y Educación
Tertulias dialógicas. Grupo Utopía y Educación
 
Trabajo cooperativo
Trabajo cooperativoTrabajo cooperativo
Trabajo cooperativo
 
Comunidades
ComunidadesComunidades
Comunidades
 
Funcionamiento de las tertulias dialógicas. Resumen
Funcionamiento de las tertulias dialógicas. ResumenFuncionamiento de las tertulias dialógicas. Resumen
Funcionamiento de las tertulias dialógicas. Resumen
 
La lengua como taller. texto libre y revista digital
La lengua como taller.  texto libre y revista digitalLa lengua como taller.  texto libre y revista digital
La lengua como taller. texto libre y revista digital
 
Tertulias dialógicas
Tertulias dialógicasTertulias dialógicas
Tertulias dialógicas
 
Trabajo de autoconocimiento perosonal
Trabajo de autoconocimiento perosonalTrabajo de autoconocimiento perosonal
Trabajo de autoconocimiento perosonal
 
Kandinsky
KandinskyKandinsky
Kandinsky
 
Freinet Hoy: Pedagogía Freinet y Competencias Básicas
Freinet Hoy:  Pedagogía Freinet y Competencias BásicasFreinet Hoy:  Pedagogía Freinet y Competencias Básicas
Freinet Hoy: Pedagogía Freinet y Competencias Básicas
 
Actividad sobre democracia
Actividad sobre democraciaActividad sobre democracia
Actividad sobre democracia
 
Visita a Cabo de Gata 2010-2011
Visita a Cabo de Gata 2010-2011Visita a Cabo de Gata 2010-2011
Visita a Cabo de Gata 2010-2011
 

Similar a Cómo cambiar las cosas

Cuadro comparativo1.1.
Cuadro comparativo1.1.Cuadro comparativo1.1.
Cuadro comparativo1.1.
albadalila
 
Los listos del barrio
Los listos del barrioLos listos del barrio
Los listos del barrio
1jornadasdeescuelamoderna
 
La Historia secreta del sistema educativo - John Taylor Gatto
La Historia secreta del sistema educativo - John Taylor GattoLa Historia secreta del sistema educativo - John Taylor Gatto
La Historia secreta del sistema educativo - John Taylor Gatto
Neuromon 21
 
Leer y escribir en un mundo cambiante
Leer y escribir en un mundo cambianteLeer y escribir en un mundo cambiante
Leer y escribir en un mundo cambiante
Secretaría de Educación Pública
 
Mensaje a los estudiantes Camilo torres Restrepo
Mensaje a los estudiantes Camilo torres RestrepoMensaje a los estudiantes Camilo torres Restrepo
Mensaje a los estudiantes Camilo torres Restrepo
Oscar Javier Parra Gonzalez
 
7o laforminicialdeprof.
7o laforminicialdeprof.7o laforminicialdeprof.
7o laforminicialdeprof.
AlexGlez2013
 
Mal de escuela
Mal de escuelaMal de escuela
Mal de escuela
Iván Anero Terradillos
 
3.2 la tragedia educativa
3.2 la tragedia educativa 3.2 la tragedia educativa
3.2 la tragedia educativa
Othoniel Pérez Acosta
 
La Vida En Las Aulas
La Vida En Las AulasLa Vida En Las Aulas
La Vida En Las Aulas
Rafael Feito
 
Presentacionvidas
PresentacionvidasPresentacionvidas
Presentacionvidas
kellyzair2008
 
Monográfico escuelas del Siglo XX
Monográfico escuelas del Siglo XXMonográfico escuelas del Siglo XX
Monográfico escuelas del Siglo XX
Alvaro Rodriguez
 
Diseno autorretratosccpb.
Diseno autorretratosccpb.Diseno autorretratosccpb.
Diseno autorretratosccpb.
RossyPalmaM Palma M
 
Universidad del Valle Hoy
Universidad del Valle HoyUniversidad del Valle Hoy
Universidad del Valle Hoy
CESAR ARTURO CASTILLO PARRA
 
Historia de una maestra,envio
Historia de una maestra,envioHistoria de una maestra,envio
Historia de una maestra,envio
Virginia Vaquero
 
Cartilla del énfasis en comunicación en conflicto
Cartilla del énfasis en comunicación en conflictoCartilla del énfasis en comunicación en conflicto
Cartilla del énfasis en comunicación en conflicto
Dianaserroto
 
Cartilla del énfasis en comunicación en conflicto
Cartilla del énfasis en comunicación en conflictoCartilla del énfasis en comunicación en conflicto
Cartilla del énfasis en comunicación en conflicto
Dianaserroto
 
Corcuff philippe las nuevas sociologias
Corcuff philippe   las nuevas sociologiasCorcuff philippe   las nuevas sociologias
Corcuff philippe las nuevas sociologias
modernoycontemporaneo
 
Las oposiciones 1
Las oposiciones 1Las oposiciones 1
Las oposiciones 1
Ángeles Cuéllar
 
Entrevista estanislao zuleta
Entrevista estanislao zuletaEntrevista estanislao zuleta
Entrevista estanislao zuleta
Manuel de Avila
 
Altamira y las culturas juveniles
Altamira y las culturas juvenilesAltamira y las culturas juveniles
Altamira y las culturas juveniles
Secretaria de educaciñon Distrital
 

Similar a Cómo cambiar las cosas (20)

Cuadro comparativo1.1.
Cuadro comparativo1.1.Cuadro comparativo1.1.
Cuadro comparativo1.1.
 
Los listos del barrio
Los listos del barrioLos listos del barrio
Los listos del barrio
 
La Historia secreta del sistema educativo - John Taylor Gatto
La Historia secreta del sistema educativo - John Taylor GattoLa Historia secreta del sistema educativo - John Taylor Gatto
La Historia secreta del sistema educativo - John Taylor Gatto
 
Leer y escribir en un mundo cambiante
Leer y escribir en un mundo cambianteLeer y escribir en un mundo cambiante
Leer y escribir en un mundo cambiante
 
Mensaje a los estudiantes Camilo torres Restrepo
Mensaje a los estudiantes Camilo torres RestrepoMensaje a los estudiantes Camilo torres Restrepo
Mensaje a los estudiantes Camilo torres Restrepo
 
7o laforminicialdeprof.
7o laforminicialdeprof.7o laforminicialdeprof.
7o laforminicialdeprof.
 
Mal de escuela
Mal de escuelaMal de escuela
Mal de escuela
 
3.2 la tragedia educativa
3.2 la tragedia educativa 3.2 la tragedia educativa
3.2 la tragedia educativa
 
La Vida En Las Aulas
La Vida En Las AulasLa Vida En Las Aulas
La Vida En Las Aulas
 
Presentacionvidas
PresentacionvidasPresentacionvidas
Presentacionvidas
 
Monográfico escuelas del Siglo XX
Monográfico escuelas del Siglo XXMonográfico escuelas del Siglo XX
Monográfico escuelas del Siglo XX
 
Diseno autorretratosccpb.
Diseno autorretratosccpb.Diseno autorretratosccpb.
Diseno autorretratosccpb.
 
Universidad del Valle Hoy
Universidad del Valle HoyUniversidad del Valle Hoy
Universidad del Valle Hoy
 
Historia de una maestra,envio
Historia de una maestra,envioHistoria de una maestra,envio
Historia de una maestra,envio
 
Cartilla del énfasis en comunicación en conflicto
Cartilla del énfasis en comunicación en conflictoCartilla del énfasis en comunicación en conflicto
Cartilla del énfasis en comunicación en conflicto
 
Cartilla del énfasis en comunicación en conflicto
Cartilla del énfasis en comunicación en conflictoCartilla del énfasis en comunicación en conflicto
Cartilla del énfasis en comunicación en conflicto
 
Corcuff philippe las nuevas sociologias
Corcuff philippe   las nuevas sociologiasCorcuff philippe   las nuevas sociologias
Corcuff philippe las nuevas sociologias
 
Las oposiciones 1
Las oposiciones 1Las oposiciones 1
Las oposiciones 1
 
Entrevista estanislao zuleta
Entrevista estanislao zuletaEntrevista estanislao zuleta
Entrevista estanislao zuleta
 
Altamira y las culturas juveniles
Altamira y las culturas juvenilesAltamira y las culturas juveniles
Altamira y las culturas juveniles
 

Más de 1jornadasdeescuelamoderna

Twitter
TwitterTwitter
Tríptico iii jornadas de escuela moderna y comunidades de aprendizaje
Tríptico iii jornadas de escuela moderna y comunidades de aprendizajeTríptico iii jornadas de escuela moderna y comunidades de aprendizaje
Tríptico iii jornadas de escuela moderna y comunidades de aprendizaje
1jornadasdeescuelamoderna
 
Tertulia dialógica. educar, para qué
Tertulia dialógica.  educar, para quéTertulia dialógica.  educar, para qué
Tertulia dialógica. educar, para qué
1jornadasdeescuelamoderna
 
Talleres. bloque 02
Talleres.  bloque 02Talleres.  bloque 02
Talleres. bloque 02
1jornadasdeescuelamoderna
 
Talleres. bloque 01
Talleres.  bloque 01Talleres.  bloque 01
Talleres. bloque 01
1jornadasdeescuelamoderna
 
Este claustro sí que mola y tertulia dialógica
Este claustro sí que mola y tertulia dialógicaEste claustro sí que mola y tertulia dialógica
Este claustro sí que mola y tertulia dialógica
1jornadasdeescuelamoderna
 
Buenas prácticas
Buenas prácticasBuenas prácticas
Buenas prácticas
1jornadasdeescuelamoderna
 
Grupos de debate
Grupos de debateGrupos de debate
Grupos de debate
1jornadasdeescuelamoderna
 
Tappe operative metodo globalismo
Tappe operative metodo globalismoTappe operative metodo globalismo
Tappe operative metodo globalismo
1jornadasdeescuelamoderna
 
No todos los trabajos o proyectos son investigación
No todos los trabajos o proyectos son investigaciónNo todos los trabajos o proyectos son investigación
No todos los trabajos o proyectos son investigación
1jornadasdeescuelamoderna
 
Una escuela para la vida ...
Una escuela para la vida ...Una escuela para la vida ...
Una escuela para la vida ...
1jornadasdeescuelamoderna
 
La investigación como estrategia metodológica
La investigación como estrategia metodológicaLa investigación como estrategia metodológica
La investigación como estrategia metodológica
1jornadasdeescuelamoderna
 
Comenzamos a investigar
Comenzamos a investigarComenzamos a investigar
Comenzamos a investigar
1jornadasdeescuelamoderna
 
Contrato de trabajo
Contrato de trabajoContrato de trabajo
Contrato de trabajo
1jornadasdeescuelamoderna
 
Desarrollo del razonamiento y la competencia matemática a través del juego d...
Desarrollo del razonamiento  y la competencia matemática a través del juego d...Desarrollo del razonamiento  y la competencia matemática a través del juego d...
Desarrollo del razonamiento y la competencia matemática a través del juego d...
1jornadasdeescuelamoderna
 
Proceso lecto escritor en imagenes
Proceso lecto escritor en  imagenesProceso lecto escritor en  imagenes
Proceso lecto escritor en imagenes
1jornadasdeescuelamoderna
 
Rubrica de rincones de trabajo
Rubrica de rincones de trabajoRubrica de rincones de trabajo
Rubrica de rincones de trabajo
1jornadasdeescuelamoderna
 
La asamblea de aula
La asamblea de aulaLa asamblea de aula
La asamblea de aula
1jornadasdeescuelamoderna
 
El “todo vale” de la atención a la diversidad
El “todo vale” de la atención a la diversidadEl “todo vale” de la atención a la diversidad
El “todo vale” de la atención a la diversidad
1jornadasdeescuelamoderna
 
Evaluación democrática, autoevaluación y coevaluación
Evaluación democrática, autoevaluación y coevaluaciónEvaluación democrática, autoevaluación y coevaluación
Evaluación democrática, autoevaluación y coevaluación
1jornadasdeescuelamoderna
 

Más de 1jornadasdeescuelamoderna (20)

Twitter
TwitterTwitter
Twitter
 
Tríptico iii jornadas de escuela moderna y comunidades de aprendizaje
Tríptico iii jornadas de escuela moderna y comunidades de aprendizajeTríptico iii jornadas de escuela moderna y comunidades de aprendizaje
Tríptico iii jornadas de escuela moderna y comunidades de aprendizaje
 
Tertulia dialógica. educar, para qué
Tertulia dialógica.  educar, para quéTertulia dialógica.  educar, para qué
Tertulia dialógica. educar, para qué
 
Talleres. bloque 02
Talleres.  bloque 02Talleres.  bloque 02
Talleres. bloque 02
 
Talleres. bloque 01
Talleres.  bloque 01Talleres.  bloque 01
Talleres. bloque 01
 
Este claustro sí que mola y tertulia dialógica
Este claustro sí que mola y tertulia dialógicaEste claustro sí que mola y tertulia dialógica
Este claustro sí que mola y tertulia dialógica
 
Buenas prácticas
Buenas prácticasBuenas prácticas
Buenas prácticas
 
Grupos de debate
Grupos de debateGrupos de debate
Grupos de debate
 
Tappe operative metodo globalismo
Tappe operative metodo globalismoTappe operative metodo globalismo
Tappe operative metodo globalismo
 
No todos los trabajos o proyectos son investigación
No todos los trabajos o proyectos son investigaciónNo todos los trabajos o proyectos son investigación
No todos los trabajos o proyectos son investigación
 
Una escuela para la vida ...
Una escuela para la vida ...Una escuela para la vida ...
Una escuela para la vida ...
 
La investigación como estrategia metodológica
La investigación como estrategia metodológicaLa investigación como estrategia metodológica
La investigación como estrategia metodológica
 
Comenzamos a investigar
Comenzamos a investigarComenzamos a investigar
Comenzamos a investigar
 
Contrato de trabajo
Contrato de trabajoContrato de trabajo
Contrato de trabajo
 
Desarrollo del razonamiento y la competencia matemática a través del juego d...
Desarrollo del razonamiento  y la competencia matemática a través del juego d...Desarrollo del razonamiento  y la competencia matemática a través del juego d...
Desarrollo del razonamiento y la competencia matemática a través del juego d...
 
Proceso lecto escritor en imagenes
Proceso lecto escritor en  imagenesProceso lecto escritor en  imagenes
Proceso lecto escritor en imagenes
 
Rubrica de rincones de trabajo
Rubrica de rincones de trabajoRubrica de rincones de trabajo
Rubrica de rincones de trabajo
 
La asamblea de aula
La asamblea de aulaLa asamblea de aula
La asamblea de aula
 
El “todo vale” de la atención a la diversidad
El “todo vale” de la atención a la diversidadEl “todo vale” de la atención a la diversidad
El “todo vale” de la atención a la diversidad
 
Evaluación democrática, autoevaluación y coevaluación
Evaluación democrática, autoevaluación y coevaluaciónEvaluación democrática, autoevaluación y coevaluación
Evaluación democrática, autoevaluación y coevaluación
 

Último

APUNTES UNIDAD I ECONOMIA EMPRESARIAL .pdf
APUNTES UNIDAD I ECONOMIA EMPRESARIAL .pdfAPUNTES UNIDAD I ECONOMIA EMPRESARIAL .pdf
APUNTES UNIDAD I ECONOMIA EMPRESARIAL .pdf
VeronicaCabrera50
 
Calidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
Calidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social EmpresarialCalidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
Calidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
JonathanCovena1
 
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business TechBusiness Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
johnyamg20
 
Gracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdf
Gracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdfGracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdf
Gracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdf
Ani Ann
 
PRINCIPALES INNOVACIONES CURRICULARES 2024.pdf
PRINCIPALES INNOVACIONES CURRICULARES 2024.pdfPRINCIPALES INNOVACIONES CURRICULARES 2024.pdf
PRINCIPALES INNOVACIONES CURRICULARES 2024.pdf
christianMuoz756105
 
Presentación sector la arenita_paijan pptx
Presentación sector la arenita_paijan pptxPresentación sector la arenita_paijan pptx
Presentación sector la arenita_paijan pptx
Aracely Natalia Lopez Talavera
 
Lecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docx
Lecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docxLecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docx
Lecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docx
Alejandrino Halire Ccahuana
 
Maikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdf
Maikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdfMaikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdf
Maikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdf
DevinsideSolutions
 
TP__N1__Geller-Iris_Salinas-Jesica_(1)-1.pdf
TP__N1__Geller-Iris_Salinas-Jesica_(1)-1.pdfTP__N1__Geller-Iris_Salinas-Jesica_(1)-1.pdf
TP__N1__Geller-Iris_Salinas-Jesica_(1)-1.pdf
JesicaSalinas5
 
Mapa-conceptual-de-la-Evolucion-del-Hombre-3.pptx
Mapa-conceptual-de-la-Evolucion-del-Hombre-3.pptxMapa-conceptual-de-la-Evolucion-del-Hombre-3.pptx
Mapa-conceptual-de-la-Evolucion-del-Hombre-3.pptx
ElizabethLpez634570
 
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
carla526481
 
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres VivosLos Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
karlafreire0608
 
CINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍA
CINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍACINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍA
CINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍA
Fernández Gorka
 
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdfCompartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
JimmyDeveloperWebAnd
 
los Simbolos mayores y menores de honduras.pptx
los Simbolos mayores y menores de honduras.pptxlos Simbolos mayores y menores de honduras.pptx
los Simbolos mayores y menores de honduras.pptx
EmersonJimenez13
 
La orientación educativa en el proceso de enseñanza-aprendizaje.pptx
La orientación educativa en el proceso de enseñanza-aprendizaje.pptxLa orientación educativa en el proceso de enseñanza-aprendizaje.pptx
La orientación educativa en el proceso de enseñanza-aprendizaje.pptx
PaolaAlejandraCarmon1
 
preguntas de historia universal. guia comipems
preguntas de historia universal. guia comipemspreguntas de historia universal. guia comipems
preguntas de historia universal. guia comipems
nahomigonzalez66
 
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
MiNeyi1
 
Cuadernillo De Quimica 3 De Secundaria - Trimestre III - Alumno - Omar Chiqu...
Cuadernillo  De Quimica 3 De Secundaria - Trimestre III - Alumno - Omar Chiqu...Cuadernillo  De Quimica 3 De Secundaria - Trimestre III - Alumno - Omar Chiqu...
Cuadernillo De Quimica 3 De Secundaria - Trimestre III - Alumno - Omar Chiqu...
JesusSanchez136180
 
ELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdf
ELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdfELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdf
ELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdf
DaliaAndrade1
 

Último (20)

APUNTES UNIDAD I ECONOMIA EMPRESARIAL .pdf
APUNTES UNIDAD I ECONOMIA EMPRESARIAL .pdfAPUNTES UNIDAD I ECONOMIA EMPRESARIAL .pdf
APUNTES UNIDAD I ECONOMIA EMPRESARIAL .pdf
 
Calidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
Calidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social EmpresarialCalidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
Calidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
 
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business TechBusiness Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
 
Gracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdf
Gracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdfGracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdf
Gracias papá hombre_letra y acordes de guitarra.pdf
 
PRINCIPALES INNOVACIONES CURRICULARES 2024.pdf
PRINCIPALES INNOVACIONES CURRICULARES 2024.pdfPRINCIPALES INNOVACIONES CURRICULARES 2024.pdf
PRINCIPALES INNOVACIONES CURRICULARES 2024.pdf
 
Presentación sector la arenita_paijan pptx
Presentación sector la arenita_paijan pptxPresentación sector la arenita_paijan pptx
Presentación sector la arenita_paijan pptx
 
Lecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docx
Lecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docxLecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docx
Lecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docx
 
Maikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdf
Maikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdfMaikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdf
Maikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdf
 
TP__N1__Geller-Iris_Salinas-Jesica_(1)-1.pdf
TP__N1__Geller-Iris_Salinas-Jesica_(1)-1.pdfTP__N1__Geller-Iris_Salinas-Jesica_(1)-1.pdf
TP__N1__Geller-Iris_Salinas-Jesica_(1)-1.pdf
 
Mapa-conceptual-de-la-Evolucion-del-Hombre-3.pptx
Mapa-conceptual-de-la-Evolucion-del-Hombre-3.pptxMapa-conceptual-de-la-Evolucion-del-Hombre-3.pptx
Mapa-conceptual-de-la-Evolucion-del-Hombre-3.pptx
 
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
 
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres VivosLos Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
 
CINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍA
CINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍACINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍA
CINE COMO RECURSO DIDÁCTICO para utilizar en TUTORÍA
 
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdfCompartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
 
los Simbolos mayores y menores de honduras.pptx
los Simbolos mayores y menores de honduras.pptxlos Simbolos mayores y menores de honduras.pptx
los Simbolos mayores y menores de honduras.pptx
 
La orientación educativa en el proceso de enseñanza-aprendizaje.pptx
La orientación educativa en el proceso de enseñanza-aprendizaje.pptxLa orientación educativa en el proceso de enseñanza-aprendizaje.pptx
La orientación educativa en el proceso de enseñanza-aprendizaje.pptx
 
preguntas de historia universal. guia comipems
preguntas de historia universal. guia comipemspreguntas de historia universal. guia comipems
preguntas de historia universal. guia comipems
 
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
 
Cuadernillo De Quimica 3 De Secundaria - Trimestre III - Alumno - Omar Chiqu...
Cuadernillo  De Quimica 3 De Secundaria - Trimestre III - Alumno - Omar Chiqu...Cuadernillo  De Quimica 3 De Secundaria - Trimestre III - Alumno - Omar Chiqu...
Cuadernillo De Quimica 3 De Secundaria - Trimestre III - Alumno - Omar Chiqu...
 
ELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdf
ELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdfELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdf
ELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdf
 

Cómo cambiar las cosas

  • 1. Antropología Arte Bíografía Comunicación Doeumentos Econonútt. Filosofía. Hi{torict Lingíií{tíca Literaturtt Medicind Política Psicología Psiquiatría Soci,ología Teología IJrbanísmo i;, Materiales g testi¡nonios'ui.oos qrteclenr.ue{tranla o¿aliáezq el realísnn clettna,pedagogía ba- saáaenla ¡tarticipación.creci,en- te áe los niííos: Ia naturaleza, la l.ti{toria cotiáíana, la proble- mática social q las relaciones cleconeüuenciaconto elementos áecisi,t)osáe ltt experi.enciape- dagógica. Loái, autor tanrbién de El paíserrado,perteneceal Mo.uimentodí Coope- t"Azi.oneEcltrcatixa,aplicaciéna ltalia tle la Escuela Moáerna de C. Freinet. Crónicapedagógica. MARIOLODI I-aiafpaperl,acl¡ ,
  • 2. La edición original italiana fue publicada por Giulio Einaudi editore s. p. a., de Turín, con el título C'é speranza se questo accade al Vho, @ by Gtulio Einaudi, Turín, 7972. @ de la edición española (incluidos la traducción y el diseño de le cubierta): Editorial Laia, S. A., Constitución, l&20, Barcelona-l4, Primera edición castellana: junio, 1974. Versión castellana cle Rosa l4arcela Pericás. Cubierta de Enric Satué. Depósito legal: B. 18.449-1974. ISBN: 84-7222-853-3. Inpreso en Gráficas CAP, S. A., Corominas, 28, Hospitalet (Barcelona) Printed in Spain. Nota introductoria Las experiencias escolares recogidas en este volumen, editado por primera vez en l9ó3, le remontan a más de veinte años y canstituyen la documentación relacionada con las tentativas llevadas a cabo con Ia pretensión d.e transferir el compromiso político al trabajo didáctico co- tidiano. De hecho, la exigencia de romper con el método de la es_ cuela autoritaria tenía ya su raíz en la experiencia de la guerra-fascista que.arrastró a nuestra generaóión y en la Re- sistencia que la rescató. Inmediatamente despiés de la guerra, la revuelta instintiva contra la dictaduia adquirió, en las luchas al lado de los campesinos y de los o6r"ro, que ya tenían una clara conciencia de clase, una nueva di- mensión. Así, mientras yo, junto a ellos, rehacla de nuevo mi cultura e iba formando mi personalidad en el compro- miso social y político con una sociedad. nueva de homÉres realmente libres, en la escuela llegó a ser natural el re- ghgo del papel de técnico que tránsmite los .ualoreir- y la ideología de la clase dominante a los muchachos del puJ- blo, en-su-mayor parte hijos de los pobres, de los "^plo_tados, de los oprimidos. ¿Pero qué hacer? En la escuela de magisterio no habia aprendido ninguna técnica de liberación. - Estas páginas de diario describen aquella crisis mía v las tentativas de rearizar operativamente, viviéndolos ;;i.í- mente en la escuela, algunos principios que constituían una alternativa a los de la escuelá autoiitariá de clase: las acti- vidades motivadas por el interés y no por la nota, ta "ola_boración en - Iugar de la competición, la recuperación en vg-z de la selección, la actitud crítica en vez áe U recef- ción pasiva, la norma que nace desde abajo "o*o "*ig"n"i"
  • 3. l l ' comunitaria en vez de la iirrposición de la disciplina fun- dada en el temor. De aquellas .experiencias, realizadas al principjo -aisla' damente y luego en colaboración con los amigos del Movi' miento dé Coóperación Educativa, quedan expuestos aquí los momentos más significativos que se refieren al perío- do 195l-1962. Algunos d.e aquellos resultados y algunas afirmaciones puedJn hoy, corno es obvio, considerarse superados. Sin émbargo, ii tos colocamos en el contexto general -de la experiéncia, podrían ser todavía útiles para cornprender su desarrollo no siempre lineal pero coherente en sus obje- tivos, desarrollo que ha tenido en eI quinquenio documen- tado en Et país errado* el momento operativo más orgá- nico, todavía ligado, como en sus cornienzos, al compro- miso social y político, y, por lo tanto, a los problemas más vivos de la sociedad en evolución. M. L. Piádena.2ó de enero de 1972. * Mario Lon, El país errado, Laia, Barcelona, 1973' San Giovanni in CrocC r9514q56
  • 4. iCómo cambiar las cosas? 11 de octubre de 1951. Este tercer curso masculino re- sulta, por diversos motivos, particularmente-difícil: los alum- . nos a menudo están distraídos, no se interesan por tus clases que_preparo escrupulosamente, (se olvidan, dL hacer rrrmar a los padres las observaciones sobre el comporta_ miento, (se olvidan> incluso de comprar los cuadernos... *¡Qu9 quiere hacerle, maestro -*" ii"" alguna ;;&;:; son fruto de los horrores de guerra!, nn -.ompensá"i0", adoptan en clase una acritud dé disciplin, prr;ü;ü';; asusta: quietos como estatuas, con el óerebrb inertei u *L_ nudo no devuelven ni siquiera la sonrisa. euizás *"'d";; mied-o, porque cuando quiero hablar con ellos en ros *o*"¡- 19r-9" recreo, una vez agotadas las pequeñas noticias ;*;;- ficiales, se encierran en un silencio gücial que no consiso ro-mpe{: A veces, desde la ventana, leJ observá ."u"¿" .uiE" a la calle: una vez traspasado el umbral, emprenden "l ñ;: lo. Sus bocas mudas hablan y gritan: son felices. f"auáaUie_ menÍe para estos chicos la escuela es un sacrificio; su com_portamiento pasivo lo demuestra. ¿pero cuál es i" "urri"lEs fácil atribuirla a la escasa "ot,rr"üA y al carácter de los chicos. ¿Y si estuviese en otra parte, por ejempl. ;_la;"g* nización de Ia escuela en sí irismai Tanto en la sociedad como en la escuela (que es una pequeña sociedad de alum- nos, obligados a vivir juntos duránie varios .ñ;;j ;áJ'il; sólo puede haber dos maneras de vivir; o por medio de la sumisión a un jefe no elegido, o bien-en un sistema en donde la libertad de cada uno sea respetada, condicionada tan sól,opor las necesidades de todos. - v F.l paternalismo, tanto en la sociedad de los adultos como en la escuela, no es -más que una forma insidioia dJ il;ritarismo que concede una libertaa finliaa. Si la escuelu n-o
  • 5. sólo debe instruir sino también y especialmente educar' es decir formar a un ciudadano capaz de integrarse en la so- "i"ár¿ con.el derecho a exponer sus. propias ideas y con ;i-J;b". de escuchar las opiniones de los demás, esta escue- Ia, basada en la autoridad del maestro y en la sumisión del alumno, no cumple "or, ,,t misión porque está desligada de la vida.--" ¿i;;" cómo cambiar las cosas? ¿Con qué medios? 5 de noviembre cle 1951' Observar a los chicos mientras :""áu"-*-i" .uff" o en el puti:-il1?1a:do mi presencia es desconcertante: nay en elloi una agresividad rica en fanta- ;ñ-; comportamíento libre, un lenguaje desnudo pero in- ;i"; y ,r¡á t"n"iaud motora' Continuamente surgen nudos dramáticos en la línea vital de aquella sociabilidad natural ;;d;;" la relación del juego, pero quedan resuéltos sobre iJ-ü; a"-iugruaos y taóit-oi páctos;. son más o menos los mismos pactos que yo también respetaba tiempo atrás-.y la ;i;r rénciaaa a" tu t"¡utta niñez' Es el niño eterno' libre' urri¿rrti"o, rico en vitahdad y en fantasla que se manifita a sí mismo' La campana de la escuela destruye aquel estaoo feliz. v ahí están detrás de los bancos, viviendo la otra vida, i"^.-fiió"t"ria¡, más o menos resignados' En sus ojos' que rne miran en espera de hacer lo que yo les ordene (¿redao lio"I- i ai"tudo?i problema? ¿lectuia? ¿preguntas? ¿dllujo ?)' clescuüro mi antigua tristezt de alumno estudioso' diligente' disciplinado, pero por deber, por temor' Nosotros estamos enfrascádos en las operaciones y la maestra nos vuelve la espalda para mirar a través de la u.rrtutu abierta (¡quién puaieratl hs flores del parque; ¿cÓ- mo no echar una ojeadá al cuaderno del compañero para ""tptot"t un resuliado? Pero su voz helada se nos viene *""iiltt n¡Pierluigi, no copies!" <¡Rezo' ponte bien!" Una maestra que en vez de observar las flores de las plantas (ha- üiá ,t"u áe ciücint exquisitos) nos estuviese espiando.refle' ;;á";;" "1 cristal de la ventana era para nosotros inimagi- ilbi;t era más fácil imaginar la brujerla de una maestra oue viese por delante, poi detrás, a derech3 y a izquierda ¿";;; "ll";á, á".íu, 'sin traicionarse con una sonrisa)' que .rrru p"rtotta insensible al reclamo de la naturaleza' l. Ciücin. Voz dialectal que significa- bay"as,dulces y jugosas' Pro' Urüi.*""ié ie trata de una é*presión infantil' (N' del T') ' t0 1 1 Yo, y un poco todos los colegas, con diversos matices, estamos, como mi vieja maestra, en una posición de necesa- ria. desconfianza con respecto al niño-alumno. No conocemos su psicología, porque en la escuela no nos la han enseñado, tal vez ni siquiera nos interesa conocerla porque no nos ser- viría para nada, y, totalmente llevados por la obligación de rlesarrollar el programa asignado a cada clase, nos hemos vuelto avisados y expertos en la intuición del engaño y en la represión. Poco a poco, nos vamos formando el carácter cle un sargento El programa de todo el año está dividido en porciones mensuales; cada porción mensual está subdividida en taja- ditas semanal'es; y cada tajadita, en bocados diarios. Al ministro y al maestro les interesa poco que la torta minis- terial.guste a los chicos y sea digerible. ¿El período de obli- gatoriedad en la escuela italiana es de cinco años? Entonces todo el saber lo dividimos en cinco años, con: historia anti- gua en tercer curso, la Edad Media en cuarto y el "Risorgi-mento> en quinto; sistema métrico decimal en tercero, su- perficies planas en cuarto, geometría sólida en quinto.2 ¿eué importa si el niño de ocho o nueve años no logia intuir-más allá de su generación? El programa dice qué lo ilevemos a más de veinte siglos atrás y nosotros lo haóemos. y él nos repite que Mucio Escévola puso una manó en el brasero v que una Ioba amamantó a dos niños, de la misma maner.á que cuenta que el lobo se comió a Caperucita Roja. y si por casualidad confunde Porsena con paris, ocincor,B Ia repre- sión. Yo no o,uiero decir con esto que deban abolirse los pro- gramas, pero pienso que también los programas, al igual que las leyes, al igual que cualquier codificación, debeiían venir de abajo, es decir deberían estar fundados sobre una realidad dinámica, en nuestro caso en el niño, que es un ser en desarrollo: toda madre lo sabe, todo padre ló advierte. El niño aprende a hablar.sin analizar los ionidos, imitando al principio las palabras por aproximación, luego definiéndolas, 2.- Actualmentela legislaciónitaliana tiende a unir en un sor¡obro. que los cinco años de enseñanzaprimaria más los tres correspondien- tes a Ia .scuola media>,lo que eqúivale a ocho años de "riré¡u"iuobligatoria. Sin embargo,siempre que en el presentelibro se hable de algún curso determinado,se tratará de un curso de .enseñanzaprima- ria> impartido por maestros.(N. del T.) - -3. _Elcinco equivalea un suspenso.En Italia se aprueba a partir del seis.(N. del T)
  • 6. pero eligiendo de entre el vasto vocabulario de los mayores' Dara su propio uso, sólo aquellas que entran en el marco de ;;-;.p"ti";ia. Y a medidá que-.la experiencia se enriquece' éi voóabutario aumenta y se afina. un buen programa no p;"d" ;t perfectamente establecido, sino sólo indicado' y no debe balarse en un saber divisiblé a base de nociones' s i n o e n l o q u e e s e l n i ñ o y e n l o q u e v e ' c o m p r e n d e - y amu. nn resrimidas cuentas, avanzat en profundidad hacia la ""fiáua del conocimiento y no en extensión hacia una can- tiauJ a" migajas inútiles' Pero hacer esto signific-a 1cer ;;i;;; iáaos "los planes preestablecidos, el horario' la dicta- dura del maestro en el aula, el método de enseñanza' ¿Y si irr"go ".t,ttta un fracaso? La tentación de hacer algo en esta üná es fuerte, pero me retiene un sentido de responsabi- iiáu¿, no me sirve el que otros colegas del círculo realicen experiencias de este tipb y sentiría tener que hacerlas.yo en ü;i"t de mis alumnos. burante e,stos días estoy taciturn-o' ior'"á"gut lo advierten: está madurando dentro de ml la decisión de empezar a hacer algo, pero con extrema pru9eL cü, y siempre áentro del ámbitó dél programa oficial' ¿Será posible? 17 de febrero cle 1952. El <genial' hallazgo del uGirou -a Italia, es decir de la tabla colgada a la pared representando a Italia con el circuito del juego de la oca que pasa por i"r piitt"ip"les ciudades (finales-de etapa) y c9n las bande- ritai muliicolores numeradas, cada una de ellas represen- 'iá"áo a un alumno, ha sido interrumpido esta mañana' Ini- "iuao pu." estimular el aprovechamiento mediante la distri- bución de ubonosu con una puntuación correspondiente -a ir r"i" (que el alumno al finál de la jornada sumaba a la puntuacüi de su clasificación), fue extendiéndose paulati. 'namente a todas las actividades, y centrado en el juego com- netitivo v en el premio a los vencedores de cada etapa -cla- áé"not, ót.ttttut,-oUjetos varios que los mismos alumnos ofre' cían_ dlsencadenó una imponente oleada de estudio nocionís- ii* q"" a muchos padres les pareció milagrosa' 1",t."i"9: pr"pu.uUu" con obitinación las páginas que l¡o había indi' iadb en el texto, solicitaban ellos mismos las preguntas que eran controladas con rigor. Distribuí obonosn a petición de los alumnos (n¿Nos da los puntos?> Y si no había pun- tos podías estar sóguro de que no estudiaban), para incre- mettiar cada sector débil, por ejemplo la lectura, que me- t2 - joró rápidamente. Y he aqui, desparramado por las carre- teras de ltalia, el grupito de los (corredores>. y por causa de',ello la consiguiente, continua y astuta acción mÍa para pode¡ recuperar a los últimos (cada noche aquelfa frllima banderita de la clasificación me oprimía el corazón), para moderar la uescapada> de los primeros, para distribuir al m¿íximo las victorias entre los competidores. Era un juego peligroso, pero provechoso, que en cuanto a aprovechamien- to escolar llevó en poco tiempo a la clase a un nivel más que satisfactorio. Pero era un artificio deseducativo, que hacía desear la caída del compañero adversario, que me ha- cía dudar de cualquier gesto y de cualquier aciión gene- rosa, del mismo modo que en la corrompida sociedaá de los adultos se fomenta la iniciativa individual y se desenca- dena la inteligencia para unos fines que no tienen nada que ver con un ideal, con la moralidad, con la libertad. El Ilanto del último de la clasificación me ha dado esta mañana un indiscutible pretexto para acabar con el <genialn hallazgo. Sé que me costará caro, que probablemente v:olverá la apaüa de los primeros días, peio me siento sereno, tran. quilo. Suceda Io que suceda. 4 de abril de 1952.Hay un momento durante el ejercicio del <poder" escolar en el cual me siento incómodo: cuando debo señalar la <redacción>. Esto sucede regularmente tres veces por semana, porque toda <redacción> señalada lleva en sí el germen del éxito o del fracaso, según centre más o menos determinados intereses del niño. por lo tanto, tam- bién en esto tenía cada vez Ia prueba de una elección acer- tada o equivocada. Las mejores <redacciones>, en líneas generales, eran las que describían animales, pequeñas aven- turas_ que habían ocurrido realmente y juegos; ls decir, las que lograban exponer a la luz fragmentoi de la vida del niño. Cuando lo que-yo pedía,se apartaba de aquella línea y pretendía espolear la capacidad de inventiva y los sentí- mientos, todo eran desilusiones. intentado, desde hace algún tiempo, pasar al <tema libre>, es decir, a la redacción- escrita que-el niño puede elegir libremente aunque siempre obligado a hacerla en el momento que yo elija. Lo que es bastante absurdo. De he- cho, los resultados son casi los mismos; mejor dicho, tal vez inferiores. Mi continuo esfuerzo en la elecclón de ,r.r"uoi temas es Ia prueba de mi incapacidad para descubrir, por 13
  • 7. l ' / / 4ste me¿io, ¿ los niños' Yo considero la clase como un solo alumno ¿",p""ottir"ituá" v en c¿mbio la clase está for- mada por ¿irtintu, i"i'""uiiaá¿"t' Cada alumno es profun- damente distinto y necesita cuidados esoecíficos como me enseña el campesin"';;;;á; me habla ¿á sus cultivos' Pero no sólo esto, sino que en los momentos diversos de su desarrollo intetectuaillá"-"ottto los frutos de un mismo ár- bol que aI calor áát- *it*o sol no maduran al mismo tiempo. Para conocerles yo clebo entrar en su pequeño mun- ;;T;";;logrurto Lttoi ¿"uutt dejarme entrar' v no ser vo quien fuerce ta- puerta o, use estratasemas' Mientras yo ásté-en lo alto de esta cátedra mandandá y juzgando' ellos no se fiarát, ,ro r'ultJ'átt" ;; se me abrirán' Y harán bien' Este silencio de la disciplina proveniente de mi autoridadl convierte a mi clase ;;"t sala de juzgado más que en una'fa- milia idpal. pero ,i-u6áli*or la áutoridad, ¿qué^otro tipo de relación podrá *ttlt"itful ¿La del amor? Es fácil verse arrollado. 20 <le mayo de lg52' El año escolar-llega a. :i jii:,11: sido un año lleno áe incertidumbres' de continuas crlsrs'- Y no he resuelto "uáá' 'l clecir verclad'-he decidido algunas cosas:,.L. que rut ulluli"""t me a-yrldarán a meditar las dudas y a plante;-;ü;;;;- actividades; 2' que cualquier innovación ,"ra p'"a*it?llu i"ttod""iré. en el sistema actual' #iX'il;;;;;;;;á'; para-discutirla con los colegas; 3. que actuare ,,"*p'" "" ü" plal9.práctico' para traducir cada experienciaen í;; ;;;;;;ibn didáctica repetible en cual- quier situación, paü ñ{i;;;gponerla a los colesasv ob- tener una "orrrrr*uüdt' gtv 4üg que me gustaría abolir: ',lasnotas. ¿CÓmose puedé-definir con un número una relación entre inteülJ"át' "ál""tad' y.provecho? Además' el examenno es más {ue Ia consecuenci¿ruilógica" de'este ab- surclo, porque "*t'u=io-', -que nada saben de los chicos' les someten a todos Ji;'"'las mismas p*,gY"-t1l-'^:ti^t:Y ;;;;;t-"jlápto,. del continuo-est:i:" del retrasadomen- tal que ha consegurdoun honroso 'cinco''a que sin embargo ie coircienat ro ',,"["ii*"á- o" t"p"tir' ni nada del superdo- tado que ha ltegaao?í" "t"it' áeshonrosopero válido pará aorobar. Un goUierno - tl" "tt hipotético estado decid-eque 35';;;; á" ü-pü". ""u p¿ttieu d" tttt metro para el salto' 4. Ver rota 3 de la Página 1l' 1,4 Todos deben saltar, atletas, viejos, niños, paralíticos, muje- res. Quien no salta es condenado. Un gobierno al que habria que derrocar, si la comparación fuese válida. Y todavla ha- bría que formular otra consideración con respecto al hecho cle enjuiciar las actividades de la inteligencia: que cada uno entrará en la sociedad con dotes concedidas por la na- turaleza y por esto operará en un plano social adecuado a su capacidad: uno será barrendero, otro médico, otro (¿por qué no?) ministro. Por lo tanto, una valoración diferenciada 'que debería provenir (pero ésta es una hipótesis abstracta) más bien del interior de cada uno que de un enjuiciamiento externo. 10 de octubre de 1952. He empezado por la actividad que me parecía más sencilla y más agradable para el niño: el dibujo y la pintura. He preparado, y enseñado a preparar, mezclando polvos corrientes de albañil con agua y cola arábiga, unos vivlsi- mos colores espesos. He puesto a disposición de los mu- chachos pinceles de todo tipo, gran cantidad de papel de embalaje y una mesa larguísima. Con ello he resuelto el problema de los hijos de los pobres que tenían restos de pasteles cedidos por el Patronato, mientras los hijos de los acomodados manejaban largos pasteles de veinticuatro colo- res'o incluso suaves pinceles de turón sobre planchas de acuarela. -¡Esto sí que son colores! -dice uno abriendo desme- suradamente los ojos-. Yo para conseguir un rojo así debo apretar hasta romper el folio. -Y además tampoco lo consigues -concluye el compa- ñero de banco. *¿Son acuarelas como las mías? -dice el hijo de papá, que tal vez siente disminuir su supremacía. -Son colores baratos, pero son muy bonitos, vivos, El rojo es rojo, el azul es verdaderamente azul. En vez de di- luirlos con cal como hace el albañil cuando pinta las casas, los usaremos puros -Ie explico. -¡Estas son del maestro! -dice el propietario de las acuarelas. -No -respondo-, yo ya no dibujaré nada más en la pizarca y desde hoy estará prohibido copiar las ilustracio- nes de los libros, salvo en casos especiales. -iQué pintamos entonces? 15 -w
  • 8. -_Lo que os guste: los campos' el cielo' los hombres y las mujeres, los aniÁales' los juegos' en una palabra' todo' *" tui de que no coPiéis nada' . r^^ De esto hace dos áías' En estos dos días he notado un cierto desaliento en los escolares porque el muchacho-me- morión-copión ya to J' tipu'.u" Y!i.:^t" sus propios ojos; si le pedÍs que cuente cómo ha pasado.el día' os dirá que no hi ocurrido ""d;:;;;-;;Jiene absotutamente nada que decir' ,--,-^ ^-.A:nsistir? La idea debe salir de ellos. bt'ü'"#Lf;iiá;:; r'" 'ó1' eIhiei;' AttilioBonezzi' hii;a; campesinbs,ha salido del pupitre' *Quiero dibujar' -Dibuja. Ha cogido un folio, se ha apartado v mientras nosotros leíamos,tu *"r"tuio";"t"r;; y'fta pintáao. Al cabo de una hora, aproxi*u¿u*""tü'ilu pi"t""tu¿o lu pintura ultimada oue vo-he exPuestoen el aula' ' --¿Qué es? -És mi PaPáque ordeña' Y al instanr" "ili"-ioáos fue.raiel--pupitrel 1?11"i: dos en torno al ;bil cabezónde Attilio que les observa' asombrado a"t u'o'iü-'o-áe los demás' Algún murmullo ser- pentea en el montÓn'- ¿Algo que objetar? -nres]fll;-. - saita uná voz como una acusacron: -¡El tabur"t" ;" l; árdeñadorestiene un solo pie y no tres! Y en seguidaotra acusaclon: -Las ventanas;; i;t establosno son así' -Y con ges* tos y palabro,, pu'ü""-¿iul""to y parte en italiano' intenta explicarlo. No se comprende Itu" f111 pero la u:T^11:: t" suavizaal final con tónos dulcesde amistosa sugerencra' De repente, vna voz grita un descubrimiento: -¡La paja "" ii ááulo tiene precisamente ese color! ¿Cómb lo' hás consezuido? EI autor *"t*"ii,-uiJionara¿o' algo oue no capto' luego vuelve al silencio' ffiJie habla' p,"ro ttuái" se mueve' Hay also extraño y ,,""uo'*-aque!1 pitttrrtu simple y-cálida' ""i;";;;,üiin lu- tiit" ié'petiaav.lareamente' Es un cam- pesino auténtico, ;";i ;;á;" de "Attilt trabajando: es un fiil;;;;i;;" iü;;"il;" ravidadeun muchacho'una cosa nueva t6 I r " i t I ! ,T 1 + ' 15 de diciembre de 1952. No me había equivocado. Desde el día que colgamog en el aula el aguagoma de Attilio algo ha cambiado. En primer lugar los (cuadros> se han multi- plicado presentando una notable variedad de motivos siem- pre nuevos; en segundo lugar ha nacido la verdadera con- versación, centrada en un tema que interesa al niño. No ha sido fácil -ni tampoco lo es ahora- disciplinar las inter- venciones porque el niño no sabe controlarse, pero decidi- damente ha habido alguna mejora. Hay una _técqic-aque hay que aprender si se quiere participar en la discusión; se debe pedi¡ !q palabrai qpi* habla tiene derecño á'iér es:' q11chado, .ryien escucha tie$e*sl_l.je@ Pero a los muchachos les cuesta mucho, especialmente al principio. Luego, poco a poco asimilan el método, pero a menudo, en especial cuando el interés es muy vivo, la dis- cusión degenera; entonces me esfuerzo en asumir de nuevo mi papel de presidente de la asamblea. Las peticiones de quedarse a pintar después del horario van en aumento y tenemos que hacer turnos. Los mucha- chos se quedan solos en la escuela, incluso hasta dos horas después del horario. Por la mañana, al día siguiente, hacen el informe del trabajo realizado mientras los demás con- trolan en qué estado han dejado la escuela. Me parece que surgen nuevas relaciones entre los muchachos: cuando uno pinta, el amigo le ayuda, le cambia el agua, le limpia el pincel, le levanta la hoja para enseñarle la pintura a distan- cia, discute el uso de los colores. Y las discusiones se hacen cada vez.más largas y ricas; ahora ya intervienen casi todos. Y quien calla, aprende. La pincelada sucia, el color con man- chas van desapareciendo, bajo cl ojo severo de tantos crí- ticos. . Hemos enseñado nuestros dibujos a las clases de los maestros Argo Orsini y Ugo Bassi. Ellos tar¡bién han ini- ciado la actividacl de la pintura, que se hace en los mcmen- tos libres, por turno. Sin embargo, tanto en rni clase corno en la de los colegas, la di.scusión no basta. &fuchas observa- ciones, las más bellas, las más inteligentes, necesitan tomar forma de escrito. Las hemos llamado *las crónicasr. <Hace seis meses que empecé a pintar, fui de los pri- meros. La primera vez que cogí un pincel temblaba por miedo a equivocarme. A mí desde el principio me gustó t7
  • 9. pintar. En los primeros cuadros ry:--l"|i"tu gustado tener a alsuien ,"r,u pu'u';;" ;" enseñara'Pasó el tiempo' cn """ó Yahabia hecho diez' Me apasiono pittiut' ánora el ntaestro dice que soy tan bueno cómo I-uPi Y Breda' Al principio ,,o 'uUiu qué color pol::. para que d :-113I^" r^rtii5r" üJ"it"' vt'áü'lu q"" el.iuadro no acabasenunca' "#;il'";"Jt"t ti"tipte he^ernpleado^colores vivos y prr- maverales. Cuando uffrn "oto*. he gustlUa Aueria 9^o1el1 en todo el cuadro'*f,l principio to -t:lt" una manera oe pintar que aún t"ogo thó'u' nlta manera consistía en hacer una multitua .r" "u'Jpl''áI: t1".*t o de casas'o(Berloletti' quinto curso,Profesor Ugo uassr'¡ <Desdeoctubre he empezadoa pintar con nuevos colores' Yo continuaba pensandó' ¿pero qué extraños colores son éstos? ¿No se o*pt""á"i¿il1 puté-"t mes y entonces co' mencé a pintar hJ;;;;;;"adros'.El.maestro estabaasom- brado. Ahora, "" f;;;;;';; *r pintar es como reír' sé usar bien aquellos;i;;';" gusta' Los primer:: dlTJ: nía los colores de cuatquier manera' en cambio ahora prenso' Para mí ahora "' "'t"ptttao- pintar' me desenvuelvobien' No comparo "t'pti*"i cuadio con el último porque son como el día Y la noche' ffitffi;"i# ;;; tieneunar*'*:2"!:!3i*: #:Ivrr corüP''"'" "i;;' b;;;d" pintó Mi huerto yo me que- yo no consigoenten( o,,-o nrrédácir. de tan ü:H"t:::"ild;';;"*brado queL: *ff^F:"Jii:: *""*Tdé tan tascrnacov T::,"':,:;;;;;;". ;rofesot ugo Bassi.) üánito como era'> (Lupi' quinto curso' F oUn üa tuve un gran capricho, DJbuj^éa Arlequín' Era la primera vez que ttJ"üt -"i'iitt""r' Me -encontraba cohibido á1 dar los colores v l""oá un miedo atroz' Los dos pensa- mientos que me "ttt#"áü^" -"'*"t "¿Lo conseguiré?¿No lo conseguiré?" A u"""t-t"" daban g11u: d" llorar' cuando el maestro pasabapái áiiuao yo temblaba por miedo a que il"- ái¡"t" lue estaba mal' Aquel día hubiera*¿"t"t¿" no -pintar' En un determinado momento "l *o"'t'J;j;¡M;y üien' estupendoBusi"' En- tonces yo aparté aquellás dos feos-pensamientosy mi ánirno se llenó de alegría, #il;; h''tüi"tu, puesto ? 11 :ilt"? ¿;;il rttt" uluuuáá-Átt"qttitt' lo miré bien v luego pense: 18 "Es el primer cuadro que he hecho y me ha salido bien, 'para mí es bonito, para los demás no sé." Al volver a mi sitio Bruschi me dijo: "Tu cuadro me gusta.'l Creció mi alegría y le di un beso a Bruschi..." (Busi, quinto curso, profesor Ugo Bassi.) <Yo al principio tenía una manera especial de pintar. Dividía la hoja en tres partes: azul, verde y marrón. Pero ahora lleno los cuadros con muchos colores. El cuadro que más me gusta es En el pasto. Fadini, cuando hice este cuadro, se reía sin parar porque había pintado caballos rojos. Todos rÍen cuando dibujo a un hombre, porque dicen que tiene la nariz larga, Yo también lo digo, pero yo los sé hacer así y no de otra manera. Cada uno de nosotros tiene ,una manera de pintar y de dibujar. Yo cuando hago un di- bujo, le hago los zapatos demasiado grandes... Yo clibujan' do tengo muchos defectos. Ni siquiera sé por qué he puesto una sola pared en el cuadro En la taberna. Si los colores fuesen míos pintaría todo el día.u (Arcari, quinto curso, pro- fesor Ugo Bassi.) Observaciones de los alumnos de quinto curso acerca del cuadro EI mercado, realizado por el alurytno Guarneri dc cuarto curso. "[...] representa un cuadro en el cual hay veintisiete clientes y cuatro comerciantes atareados vendiendo su mer- cancía [...] Ias mujeres sólo llevan las bolsas [...] el cielo está oscuro, tres pequeñas nubes lo surcan, dos blancas y una verde [...] el maestro dice que la nube verde es un toldo de tenderete [...] el conjunto de los colores está bien, especialmente los claros como el amarillo, el verde claro, el marrón ciaro y el rosa [...]> (Branchi.) "[...] casi todas las personas ¡an vestidas de arnarillo [...] tiene rrn sentimiento de tristeza l-...1" (Cernuschi.) "[...] a mí mq gusta aquel montón de gente, hombres, mujeres y niños, a dbrecha y a izquierda [...] este cuadro expresa la triste2a, porque hay cosas bonitas pero ellos no t9
  • 10. vez cuestan demasiado Y ¡...1>(Galli.)nueden comPrarlas, Porque tal ;ii;;-;. tienen bastante dinero n[...] los niños callejean en-tre-laspersonas quizás para i,;:;s'";,ü,Tg,Tfi,-H,Tltl ff ;ffi:?"ifi*Tj3f; iH"::l *^HilJ:'f:lü'" r .l '-. *e.'uti'ru'"porquehav personasu*o,,,o"ut'Ji"ft; h';il la vista["']" (Stroppelli') urr cuánlelTili:*il:f'fff;.', lli;il:lTiJ Hli?:"]:r3ff otÍ"n", personasq.'"."'ia" sritando["'] en este cuadro u"o iu-uítgtía ["']o (Stringhini') <['..] este cuaclro representa u1 r.nelcado de nuestro pue' blo, porque tuy po"o'^uendedores-["'] el de la balanza en la mano parece u'"elü ;;;t* *Tgi,::*otun de todas par' tes [..'] en camuio'ei"i""a"¿ot de platos parece que tuerza a la gente u "o*ptui, rtJ-p"iio"us ri siquiera le miran L"'Jr (Fadini.) .[...] también es bonita Ia composición porque haV' 3u- chas personu, v po' *;'; ¿iticil iitttut ["']" (Vezzosi') *[...] el paisaje no es muy bonito porque hay algunos co' tor", *L"ttbs ["']' (Bruschi') .[...] aquellas dos nubes en el cielo me hacen pensar en aquel viern", ""u"1"o";i-;i"1" estaba sereno pero soplaba un i"="¿ viento [...]" (Dall'Asta') Observaciones de cuarto curso sobre el cuadro La lattan- dera realizaao po' tu compañero Bonezzi: .Este cuadro representá a una 'muier que lava y a un niño que uu u *é'-il-*Áptu'.ruego' ul"follo:':'I'"" ffi"tr}ñ i"nJi¿ol'á sol con ea^tlt¡f v pájarosv 'nuD:s' A mí se me ha oturri¿o hacerestedibujo porque casi'todos los días t"t " ;i;;;ñ;; iava'los iraies' La mujer 'de este dibujo pu'"t""ái't'itilá¡i¿u¿ esté lávando y el niño que esté camini"¿i' "nl'"i"i¿ au h impresión del cre' no'frTo;u,,oobienestedibujog9l?:"iH::':'n:,,1::" "' contornos ""g'o'' i" "tiov to"lt"ttto'" (Bonezzi' autor') 20 "Este último dibujo rne gusta mucho. Las cosasque ha- cen que el cuadro esté bien son las nub-esrosa y los cam- pos verdes. Se nota por el cielo anaranjado oscuro que sopla viento. Yo digo que éste es el mejor dibujo de Attilio.> (Lena.) <Para mí este (Mazza.) <Los contornos rcazzi.) dibujo no tiene ni un solo defecto." negros indican que es de noche.u (Fe- "La lavandera tiene colores bonitos y vivaces, pero no me gustan los pájaros, parecen aviones a reacción. Tiene los colores de la puesta del sol, el cielo rojo y las nubes rosa.> (Goffredi.) "Los brazos parecen dos bastones. El dibujo a mí me parece el más bonito que ha hecho hasta ahora.u (Visioli.) <En este dibujo se comprende que hay viento." (Brus- chi.) Observaciones de los alumnos de quinto curso sobre el cuadro El pesebre realizado por su compañero Breda: <Este trabajo rnío rne pone triste [...]. El pastor me pa- recc atento al canto de los ángeles [...]' (Breda, autor.) <Tiene una melodía, tiene eI aspecto de un escenario' No parece una Virgen, sino un ama de casa [...]. El hombre in- merso en el cielo parece que escucha desde la ventana.> (Lupi.) "El fondo azul me hace comprender que es una noche serena [...]" (Dall'Asta.) "[...] Los contornos blancos expresan el frío [...]> (Strin- ghini.) uEs un pesebre moderno con estatuitas de hombres que parecen nuestros abuelos. También la Virgen es una perso- na de nuestro tiempo [...] José y María expresan un senti- miento de felicidad porque ha nacido un niño.u (Busi.) 2I
  • 11. .[...] me da una sensaciónde melancolía ["']; (Branchi') .San José se parece al hombre que vino hace quince días a nuestra aula, y al que el maestro compró un diccionario encicloPédico [...]" (Galli') .[..^] el hombre, fuera de la cabaña' vuela ["']" (Arcari') *Me gusta por los colores'' (Monteverdi') *HaY melancolía'> (Galli') .Es un pesebre con las costumbres de ahora' Me parece una casa, un papá, "l"in" en la cama ["']" (Vezzosi') <[...] cuatro personas pero- no de los tiempos en que na- ció Jesírs, sirro genié- áe'ciudad' co¡r el bastón en la ma' no,[...]. La estreltaitiá plg4" ? l9t techos de la choza' La cabaña parece ;";;biñión infinita ["']> (Bertoletti') Observaciones de los alumnos de quinto curso sobre el cuadroElbañorealizadoporSucompañeroBertoletti: o s o l i a m o s i r a l l í a l a p u e s t a d e l s o l , c u a n d o é s t e . e s . t a b a a punto ¿" a"sapar;; i el cielo se teñía de muchísimos :"i;;;; áiJf";-;i;í'o 'o*o si rueseun arcoiris' Mientras estaba sobre el puente mirando el Navarolo parecla que se """ági"lli yo tie ttectrolas dos orillas herbo- tutrrl"'lurio mucho más bonito que el esbozo'es mi mejor cuaclro.*(Bertoletti, autor') u[...] me gusta mucho' porque me parece verlos en el mismo momento;'^;;;t".¡o'.Tg I "i -" gttsta el cielo i""'lád". aquellos colbres'u(Dall'Asta') *El cielo está todo a tiras' El río,es ondeantey se nota por las pinceladas'"ii ür":""t y ias líneas serpentinas["']'> (StroPPelli.) *[...] la parte que no me-gusta es el río porque aque- llas rayas blancasi*"""1 ;{Eo-t11 Me hace pensar en el verano cuando ".iu|l "t la playa en medio de las olas que 22 me cubrían. En este cuadro parece que estarnos en pleno verano [...]> (Vezzosi.) "Yo pienso que é1 no lo sabe, que sin darse cuenta ha hecho un cuadro pintoresco. El cielo parece de verdad. Aque- llos tres chicos parece que se mueven. Toda la expresión es- tá desde el puente hacia arriba. Cuando el autor de aquel cuadro me pega yo digo que es feo. En cambio siempre es bonito [...]" (Bruschi.) Observaciones de los alumnos d.e quinto curso sobre el cuadro La iglesia realizado por su compañero Bertoletti: <Bertoletti copió la iglesia. El maestro estaba preocupa- do por ellos; e imaginaba lo que habría hecho Bertoletti [...]. Así nació un verdadero cuadro. Una vez acabado lo expuso para que lo viéramos. Es maravilloso -dijimos no- sotros t. .l-. Es muy rico en colores [...]" (Bruschi.) "[...] al fondo hay plantas que en la realidad no están [...]n (Stroppelli.) "[...] la nube blanca parece un tigre que se lanza sobre un animal [...]" (Dall'Asta.) <Las dos mujeres se ve que ya son viejas porque llevan el vestidc¡negro [...]u (Galli.) "Este cuadro, en las viejas, representa el cansancio de rezar [...]. Dentro hay un poco de far¡tasía., (Fadini.) 4 t
  • 12. .,[...] me da una sensaciónde melancolía ["'])' (Brenchi') osan José se parece al hombre. qt'"-^tio hace quince dias a nuestra aula, y-al;E.t¡ ;*stró cornpró un diccionarro ln.üoP¿¿ico ["']" (Galli') "[.."] el hombre, fuera de la cabana'vuela ["']" (Arcari') nMe gusta por los colores'' (Monteverdi') oHaY melancolía'' (Galli') *Es un pesebre con las costumbres^de ahora' Me parece una casa, un papá';;;iñ" en la cama ["']" (vezzosi') *[...] cuatro personas pero-no U"-": tiempos en qr]e na' ció Jesús, ti"o g"niá^ áe ^ciuclad' co'n el bastón en la ma- no[...1.L*"rtr"ttl""ü ü;; ?-P:,,:"'¡:i,ui"l?,ii]?ít1i La cabaña parece una habitación lntlnr Observaciones de los alumnos de quinto curso sobre el cuadro El baño'"ufj'"¿o por su compuñ"ro Bertoletti: osolíamos ir allí a la puesta' $el 1of' cuando éste estaba a puntoa" a"'upu";";í J'1"]"^,':',llltl"o:r3",'J::t*:t ."il;;; uno distinto al otro con'o sr rt Mientras estaba sobre et -pt':tt: mirando el Navarolo parecla quc se*átil"#t yl f"-tt"trto las dos orillas herbo- ias t"'l 'to más bonito que el esbozo'es mi mejor Me salió mucn "tuaio.l lgertoletti' autor') u[...] me gusta muchol pol-11"^me parcce verlos'en-el *i,,i,o'mo--'*:ühili::';#"ít.[:i *" gustaerciero . con todos aquelt oEl cielo está todo a tiras' El 1? es ondeantey se nota por las pi"t"ladus"-ii tláttt y tas tíieas serpentinas["'1" istroPPelti') "[.'.] la parte que no me'rytt1 es el rlo porque aque- llas rayas tlancis 5*"i"1 *1éututt -la" rtace -p'ensar en el verano cuando *"ü "" tu ptuyu en medio de las olas que 22 me cubrían. En este cuadro parece que estamos en pleno verano [...]u (Vezzosi.) *Yo pienso que él no lo sabe, que sin darse cuenta ha hecho un cuadro pintoresco. El cielo parece de verdad' Aque- llos tres chicos párece que se mueven. Toda la expresión es- tá desde el puente hacia arriba. Cuando el autor de aquel cuadro me pega yo digo que es feo. En cambio siempre es bonito [...]" (Bruschi.) Observaciones de los alumnos de quinto curso sobre el cuadro La igtesia realizado por su compañero Bertoletti: <Bertoletti copió la iglesia. El maestro estaba preocupa- do por ellos; e imaginJba 1o que habría hecho Bertoletti [...]^. Así nació un vtrdadero cuadro. Una vez acabado lo é*puto para que lo viéramos. Es maravilloso -dijimos no- roitot t. l-.-Es muy rico en colores [..']' (Bruschi') "[...] al fondo hay plantas que en la realidad no están [...]" (Stroppelli.) "[...] la nube blanca parece un tigre que se lanza sobre un animal [...]n (Dall'Asta.) .Las dos mujeres se ve que ya son viejas porque llevan el vestido negro [...]o (Galli.) .Este cuadro, en las viejas, representa el cansancio de rezar [...]. Dentro hay un poco de fantasía.p (Fadini.) "*qqre 23