SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 9
Descargar para leer sin conexión
XXX CONGRESO NACIONAL DE MÚSICA LITÚRGICA
Del 28 de enero al 1 de febrero de 2008 en Colima, Col.
SEGUNDA CONFERENCIA:
“EL DOMINGO EN LA VIDA DE LA IGLESIA”
Pbro. Alberto Aranda Cervantes MSp.
El domingo 12 de febrero del año 304, un grupo de 49 cristianos fue sorprendido
celebrando la Eucaristía en Abitina, en la actual Túnez. Estaba totalmente prohibido, bajo
pena de muerte, el culto cristiano. Fueron llevados a Cartago y allí la administración romana
cuidadosamente les siguió un proceso, cuyas actas se conservan.
“¿Asististe a la reunión?”, es la pregunta que se hace a cada uno de los convictos, entre los
que hay jóvenes, niños y viejos, hombres y mujeres. “Soy cristiano” es también la
respuesta de todos. “No te pregunto si eres cristiano sino si asististe a la reunión”.
“
Sine
Dominico non possumus”. “Es que no podemos ser cristianos, sin la Eucaristía”, es la
admirable respuesta.
“No puedo ser cristiano sin la Eucaristía dominical”, y hay que recordar que en aquella
época, por una parte, el domingo no era todavía día de descanso y, por otra, que la
obligación legal de la asistencia dominical a la Eucaristía todavía estaba lejana de ser
codificada.
“No puedo ser cristiano sin la Eucaristía dominical”, ¡qué clara y decidida convicción! ¿De
dónde procedía?
El cardenal De Lubac, decía: “La Iglesia hace la Eucaristía, pero la Eucaristía hace a la
Iglesia”.
Cómo contrasta con otras afirmaciones que hoy, a veces, escuchamos. Como Mimí, la
heroína de la ópera La Bohème, muchísimos cristianos dicen: “No voy siempre a Misa,
pero siempre ruego al Señor”, o también: “yo soy cristiano, pero a mi modo”. ¿Se puede ser
cristiano sólo desde una oportunidad distinta a la de Cristo?
Yo voy a Misa cuando ‘me nace’: ¿Se puede ser cristiano sólo desde una oportunidad de
sentimiento?, ¿y no desde una convicción amorosa?”.
Haré ante todo una aclaración: Hay una unidad absolutamente imposible de romper entre
Cristo, el Domingo y la Eucaristía. Habrán notado cómo en nuestra lengua cada uno de
estos tres elementos inseparables nos suenan muy diferentes. Pero podemos ayudarnos de
nuestros antepasados en la fe, griegos o latinos, porque en su lengua estos tres términos
tienen un parecido muy grande:
Kyrios – Dominus – El Señor
Kyriaké –Domínica – El Domingo
Kyriakón –Domínicum – La Eucaristía
Haremos después una profundización del sentido de cada una de estas palabras. Pero
comenzaré poniendo las bases escriturísticas y las de la primerísima tradición.
El Señor Jesús al iniciar su pasión, de la que brotaría la resurrección y la vida nueva,
instituyó en la Última Cena el memorial de su Pascua: “Hagan esto en memoria mía”.
Los Apóstoles oyeron la palabra Zikkaron, que fue traducida en los evangelios como
Anámnesis y entendieron que aquello era un memorial como decimos nosotros, es decir
una institución, un monumento, un rito que hacía presente un hecho de salvación. El
principal modelo lo tenían en el rito mismo que estaban celebrando: la Cena pascual. El
principal hecho salvífico para los hebreos era la Pascua, es decir el Paso, el paso de la
esclavitud de Egipto a la libertad de la tierra prometida, el paso de no ser pueblo al de ser
pueblo y pueblo con el que Dios hizo un pacto, el paso de la muerte a la vida.
De este hecho sólo fueron testigos y participantes unos pocos, pero Dios instituyó un
memorial: la Cena de Pascua que hacía experimentar y vivir a las siguientes generaciones la
misma realidad original.
Este memorial hebreo curiosamente fue instituido antes que sucedieran los acontecimientos
que conmemoraría.
Volviendo a lo anterior, los Apóstoles intuyeron que ahora se trataba de un memorial, tal
como les dijo Jesús, es decir, un rito que haría presente a las sucesivas generaciones lo que
estaba iniciándose: su pasión, es decir, sus sufrimientos, su humillación y su muerte de la
que nacería su vida nueva y gloriosa de la cual íbamos a participar todos.
Esta vida nueva, gloriosa, la experimentaron los primerísimos cristianos en el día que los
hebreos llamaban día primero (de la semana). Los latinos en cambio lo llamaban dies solis
(el día del sol), y que pronto va a ser llamado por los cristianos: Día del Señor, dies
domínica, he kyriaké heméra.
Ese memorial de la Pascua de Cristo se comenzó a celebrar el día de la Resurrección.
LAS PRIMERAS EXPERIENCIAS.
Por la mañana (Jn 20, 1-18)
El primer día de la semana se manifiesta a María, ella no lo reconoce, cree que es el
jardinero, hay un signo para el reconocimiento: “María”, y luego la dirección hacia el
testimonio: “Ve a decirle a mis hermanos”.
En la tarde-noche (Lc 24, 13-35)
“Aquel mismo día…” (domingo), dos discípulos regresan a su tierra, Emaús. No lo
reconocen, creen que es otro caminante; lo reconocen en la fracción del Pan. El testimonio:
“y se volvieron a Jerusalén… contaron lo que les había pasado.”
Por la noche (Lc 24, 36)
El mismo día por la noche. Estaban reunidos. Se presentó Jesús. Lo desconocen, “pensaban
que era un fantasma”. Aquí le costó más trabajo a Jesús que lo reconocieran: “Mírenme…,
pálpenme, traigan algo de comer”.
Lo reconocen… “les abrió el entendimiento”. El testimonio: “Ustedes son testigos de todo
esto”.
– Cada domingo, al manifestársenos Jesús en “la Fracción del Pan”, la Eucaristía, debemos
crecer en su conocimiento y salir de la celebración decididos a dar el testimonio”.
– A los cincuenta días, igualmente en domingo, Cristo envía el Espíritu Santo a su Iglesia,
tal como lo había prometido, para fuerza, iluminación, unidad.
Testimonio: “Recibirán una fuerza, el Espíritu Santo, que descenderá sobre ustedes, para
ser testigos míos… hasta los confines del mundo”(Hech 1, 8).
– Tiempo después, está Pablo en Tróade (Hech 20, 7-12):
“El primer día de la semana nos reunimos a partir el Pan…”.
– Pablo escribe a la comunidad de Corinto. En Jerusalén le hacían encargo que hiciera una
colecta para su sustento.
“Cada primer día de la semana pongan aparte cada uno por su cuenta lo que consigan
ahorrar…”
– Aparece por primera vez el nombre específicamente cristiano. (Apoc 1, 10).
“Un domingo (en te kyriaké heméra) me arrebató el Espíritu…”.
Los testimonios primitivos:
– La Didajé “(Enseñanza de los Apóstoles”). s. I
Cap. XIV: “El día del Señor, congréguense en asamblea para la Fracción del Pan y la
Eucaristía”.
– Apología primera de Justino. s. II
Justino es un convertido, maestro de filosofía. Escribió dos apologías (defensas) dirigidas
al emperador Antonino Pío (138-161). Murió mártir.
“El día que se llama del Sol (está escribiendo a un pagano) se celebra una reunión de todos
los que habitan en las ciudades o en los campos… Celebramos esta reunión por ser el día
primero, en el cual Dios, transformando las tinieblas y la materia, hizo el mundo; y también
por ser el día en que Jesucristo, nuestro Salvador, resucitó de entre los muertos”.
– La “Tradición Apostólica” de Hipólito, muy al principio del siglo III. Describe y da las
fórmulas de la ordenación de un obispo: “Que se ordene como obispo al que haya sido
escogido por todo el pueblo. Cuando se haya pronunciado su nombre y que él haya
acordado, el pueblo se reunirá con el Presbiterio y los obispos que están presentes, el día
domingo”.
– Bardesano. Filósofo y poeta de origen sirio, educado en Odesa, amigo de Abgar IX el
Grande, convertido al cristianismo, murió en 222: “¿Qué diría yo de la nueva raza cristiana,
que Cristo fundó, por su venida, en todo lugar y en todo país, al punto que, donde quiera
que nos encontremos, se nos llama cristianos a causa del único nombre de Cristo, y porque
todos nos reunimos el primer día de la semana…?”.
– Y por último, la “Didascalía de los Apóstoles” (la enseñanza de…).
No se sabe si situarla en la primera o en la segunda parte del siglo III:
Puesto que ustedes son miembros de Cristo, no se pierdan ustedes mismos fuera de la
Iglesia, al no reunirse en ella. Porque ustedes tienen a Cristo como cabeza, quien,
conforme a su promesa, está presente y en comunión con ustedes. No se desprecien a
ustedes mismos, y no priven a nuestro Salvador de sus miembros; no desgarren y no
dispersen su cuerpo; no pongan sus negocios temporales por encima de la Palabra de
Dios, sino que abandonen todo el Día del Señor, y corran con diligencia a sus
iglesias. Si no, ¿qué excusa tendrán, ante Dios, los que no se reúnen el Día del Señor
para escuchar la Palabra y alimentarse de la comida divina que dura eternamente?
Y más adelante:
Y, en el ágape de la asamblea, el Domingo, aquellos que cuando vienen, no están
atentos, sino que se duermen y hablan de otras cosas… entran vacíos a la iglesia y
salen de ella todavía más vacíos….
Y por último:
“El primer día de la semana estén siempre alegres, porque el que se aflige el primer día de la
semana comete pecado”.
LA ENSEÑANZA ACTUAL
El Concilio Ecuménico Vaticano II
El Papa Pablo VI en los últimos días de la reunión hablaba de su “valor extraordinario
religioso, doctrinal, espiritual, pastoral e histórico”. Y del “misterio de sabiduría y de gracia
que ofrece y por mucho tiempo ofrecerá a nuestra meditación…”.
El primer documento aprobado y publicado fue el de Liturgia.
El Papa Pablo VI decía sobre él: “El primero que fue examinado y en un cierto sentido el
primero también por la excelencia intrínseca y por su importancia para la vida de la Iglesia
es el de la Sagrada Liturgia”.
En el capítulo V, sobre el Año Litúrgico, en el número 102 dice:
La santa madre Iglesia considera deber suyo celebrar con un sagrado recuerdo en
días determinados a través del año la obra salvífica de su divino Esposo. Cada
semana, en el día que llamó “del Señor”, conmemora su resurrección, que una vez al
año celebra también, junto con su santa Pasión en la máxima solemnidad de la
Pascua.
Aclarar:
Sagrado recuerdo
Santa Pasión
Conmemora Resurrección
Y se especifica en el n. 106:
La Iglesia, por una tradición apostólica que trae su origen del mismo día de la
resurrección de Cristo, celebra el misterio pascual cada ocho días, en el día que es
llamado por razón “día del Señor” o domingo. En este día, los fieles deben reunirse a
fin de que, escuchando la palabra de Dios y participando en la Eucaristía, recuerden
la pasión, la resurrección y la gloria del Señor Jesús y den gracias a Dios, que los hizo
renacer a la viva esperanza por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos (1
Pe 1, 3). Por esto, el domingo es la fiesta primordial, que debe presentarse e
inculcarse a la piedad de los fieles, de modo que sea también día de alegría y de
liberación del trabajo. No se le antepongan otras solemnidades, a no ser que sean, de
veras, de suma importancia, puesto que el domingo es el fundamento y el núcleo de
todo el año litúrgico.
Aclarar:
Tradición
Tradición apostólica
Celebra
Misterio pascual
Recuerden
Día de alegría y de liberación del trabajo
Fundamento y núcleo.
Y volvemos al n. 102:
Además, en el círculo del año desarrolla todo el misterio de Cristo, desde la
Encarnación y la Navidad hasta la Ascensión, Pentecostés y la expectativa de la
dichosa esperanza y venida del Señor….
Aclarar:
Círculo
Desarrolla todo el misterio
Expectativa de la dichosa esperanza
Juan Pablo II
Y ya en nuestros días, el querido y recordado Papa Juan Pablo II dirigió a toda la Iglesia
católica una carta apostólica que se llama “Dies Domini”.
En la introducción el Papa, al modo de la obertura de muchas óperas, presenta los temas
que luego van a ser desarrollados en la obra. Destaco algunos.
El día del Señor –como ha sido llamado el domingo desde los tiempos apostólicos–
ha tenido siempre, en la historia de la Iglesia, una consideración privilegiada por su
estrecha relación con el núcleo mismo del misterio cristiano. En efecto, el domingo
recuerda, en la sucesión semanal del tiempo, el día de la resurrección de Cristo. Es la
Pascua de la semana, en la que se celebra la victoria de Cristo sobre el pecado y la
muerte, la realización en él de la primera creación y el inicio de la “nueva
creación” (Cfr 2 Cor 5, 17). Es el día de la evocación adoradora y agradecida del
primer día del mundo y a la vez la prefiguración, en la esperanza activa, del “último
día”, cuando Cristo vendrá en su gloria (Cfr Hech 1, 11; 1 Tes 4, 13-17) y hará un
mundo nuevo (Cfr Apoc 21, 5).
Hay pues motivos para decir, como sugiere la homilía de un autor del siglo IV, que el
“día del Señor) es el “señor de los días”. Quienes han recibido la gracia de creer en el
Señor resucitado pueden descubrir el significado de este día semanal con la emoción
vibrante que hacía decir a san Jerónimo: “El domingo es el día de la resurrección; es
el día de los cristianos; es nuestro día”. Ésta es efectivamente para los cristianos la
“fiesta primordial”, instituida no sólo para medir la sucesión del tiempo, sino para
poner de relieve su sentido más profundo.
Nadie olvida en efecto que, hasta un pasado relativamente reciente, la ‘santificación’
del domingo estaba favorecida, en los Países de tradición cristiana, por una amplia
participación popular y casi por la organización misma de la sociedad civil, que
preveía el descanso dominical como punto fijo en las normas sobre las diversas
actividades laborales. Pero hoy, en los mismos Países en los que las leyes establecen el
carácter festivo de este día, la evolución de las condiciones socioeconómicas a
menudo ha terminado por modificar profundamente los comportamientos colectivos
y por consiguiente la fisonomía del domingo. Se ha consolidado ampliamente la
práctica del “fin de semana”, entendido como tiempo semanal de reposo, vivido a
veces lejos de la vivienda habitual, y caracterizado a menudo por la participación en
actividades culturales, políticas y deportivas, cuyo desarrollo coincide en general
precisamente con los días festivos. Se trata de un fenómeno social y cultural que tiene
ciertamente elementos positivos en la medida en que puede contribuir al respeto de
valores auténticos, al desarrollo humano y al progreso de la vida social en su
conjunto. Responde no sólo a la necesidad de descanso, sino también a la exigencia
de “hacer fiesta”, propia del ser humano. Por desgracia, cuando el domingo pierde el
significado originario y se reduce a un puro “fin de semana”, puede suceder que el
hombre quede encerrados en un horizonte tan restringido que no le permite ya ver el
“cielo”. Entonces, aunque vestido de fiesta, interiormente es incapaz de “hacer
fiesta”.
A los discípulos de Cristo se pide de todos modos que no confundan la celebración
del domingo, que debe ser una verdadera santificación del día del Señor, con el “fin
de semana”, entendido fundamentalmente como tiempo de mero descanso o
diversión. A este respecto, urge una auténtica madurez espiritual que ayude a los
cristianos a “ser ellos mismos”, en plena coherencia con el don de la fe, dispuestos
siempre a dar razón de la esperanza que hay en ellos (Cfr 1 Pe 3, 15). Esto ha de
significar también una comprensión más profunda del domingo, para vivirlo, incluso
en situaciones difíciles, con plena docilidad al Espíritu Santo.
En efecto, el deber de santificar el domingo, sobre todo con la participación en la
Eucaristía y con un descanso lleno de alegría cristiana y de fraternidad, se comprende
bien si se tienen presentes las múltiples dimensiones de ese día, al que dedicaremos
atención en la presente Carta.
Los títulos de los sucesivos capítulos nos guían a una iluminación nuestra y bastará un
pequeño comentario mío.
1.– Celebración de la obra del Creador, el Shabbat gozoso, descanso del Creador: “Bendijo
Dios el día séptimo y lo santificó” (Gén 2, 3)
Del sábado al domingo.
2.– Día del Señor resucitado y el Don del Espíritu.
La Pascua semanal
Primer día de la semana
El octavo día
El don del Espíritu Santo
Día irrenunciable
3.– Día de la Iglesia
La asamblea eucarística
La Eucaristía dominical
Banquete pascual y encuentro fraterno
De la Misa a la misión
El precepto dominical
Celebración gozosa y animada por el canto.
4.– Día del hombre
Domingo día de alegría, descanso y solidaridad.
5.– Día de los días.
Domingo, fiesta primordial
Reveladora del sentido del tiempo.
Y el Papa termina así su enseñanza:
Descubierto y vivido así, el domingo es como el alma de los otros días, y en este
sentido se puede recordar la reflexión de Orígenes según el cual el cristiano perfecto
‘está siempre en el día del Señor, celebra siempre el domingo’. El domingo es una
auténtica escuela, un itinerario permanente de pedagogía eclesial. Pedagogía
insustituible especialmente en las condiciones de la sociedad actual, marcada cada vez
más fuertemente por la fragmentación y el pluralismo cultural, que ponen
continuamente a prueba la fidelidad de los cristianos ante las exigencias específicas de
su fe.
Que los hombres y las mujeres del tercer Milenio, encontrándose con la Iglesia que
cada domingo celebra gozosamente el misterio del que fluye toda su vida, puedan
encontrar también al mismo Cristo resucitado. Y que sus discípulos, renovándose
constantemente en el memorial semanal de la Pascua, sean anunciadores cada vez más
creíbles del Evangelio y constructores activos de la civilización del amor.
¡A todos mi Bendición!
Y así termina esta nuestra pequeña meditación sobre “El Domingo en la vida de la Iglesia”.
Sugiero una reflexión comunitaria o personal sobre cómo cooperar, desde el ministerio de
la música, a que la Eucaristía dominical verdaderamente aparezca como centro de la vida
eclesial.
PAGE
PAGE 7

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Mito 30 la_doctrina_del_purgatorio_fue_proclamada_como_un_dogma_de_la_fe_por_...
Mito 30 la_doctrina_del_purgatorio_fue_proclamada_como_un_dogma_de_la_fe_por_...Mito 30 la_doctrina_del_purgatorio_fue_proclamada_como_un_dogma_de_la_fe_por_...
Mito 30 la_doctrina_del_purgatorio_fue_proclamada_como_un_dogma_de_la_fe_por_...Angel Erazo
 
Mito 24 el_dogma_de_la_transubstanciación_fue_decretado_por_el_papa_inocencio...
Mito 24 el_dogma_de_la_transubstanciación_fue_decretado_por_el_papa_inocencio...Mito 24 el_dogma_de_la_transubstanciación_fue_decretado_por_el_papa_inocencio...
Mito 24 el_dogma_de_la_transubstanciación_fue_decretado_por_el_papa_inocencio...Angel Erazo
 
Mito 26 la_adoración_a_la_hostia_y_la_idolatría
Mito 26 la_adoración_a_la_hostia_y_la_idolatríaMito 26 la_adoración_a_la_hostia_y_la_idolatría
Mito 26 la_adoración_a_la_hostia_y_la_idolatríaAngel Erazo
 
Macsfs falso ecumenismo
Macsfs falso ecumenismoMacsfs falso ecumenismo
Macsfs falso ecumenismodefiendetufe
 
Via crucis - Josemaría Escrivá de Balaguer
Via crucis - Josemaría Escrivá de BalaguerVia crucis - Josemaría Escrivá de Balaguer
Via crucis - Josemaría Escrivá de BalaguerEdwardCrumpp
 
San ignacio de antioquia padre apostolico ii parte patrologia
San ignacio de antioquia padre apostolico ii parte patrologiaSan ignacio de antioquia padre apostolico ii parte patrologia
San ignacio de antioquia padre apostolico ii parte patrologiaGladysmorayma Creamer Berrios
 
Comunión en la mano
Comunión en la manoComunión en la mano
Comunión en la manoMiguel Angel
 
La úLtima Cena De JesúS
La úLtima Cena De JesúSLa úLtima Cena De JesúS
La úLtima Cena De JesúSJuan Carlos
 
Cristología misterios luminosos
Cristología misterios luminososCristología misterios luminosos
Cristología misterios luminosos32942099
 
HISTORIA DEL SAGRADO CORAZON
HISTORIA DEL SAGRADO CORAZONHISTORIA DEL SAGRADO CORAZON
HISTORIA DEL SAGRADO CORAZONLuis Bruno
 
Fray Pedro de Jesús: un modelo de vida consagrada
Fray Pedro de Jesús: un modelo de vida consagradaFray Pedro de Jesús: un modelo de vida consagrada
Fray Pedro de Jesús: un modelo de vida consagradapilar sánchez alvarez
 
Folleto vigilia pascual
Folleto vigilia pascualFolleto vigilia pascual
Folleto vigilia pascualEnrique Ruiz
 

La actualidad más candente (20)

Sacramentos 0401
Sacramentos 0401Sacramentos 0401
Sacramentos 0401
 
Deis domini apologetica cristiana catolica
Deis domini apologetica cristiana catolicaDeis domini apologetica cristiana catolica
Deis domini apologetica cristiana catolica
 
Mito 30 la_doctrina_del_purgatorio_fue_proclamada_como_un_dogma_de_la_fe_por_...
Mito 30 la_doctrina_del_purgatorio_fue_proclamada_como_un_dogma_de_la_fe_por_...Mito 30 la_doctrina_del_purgatorio_fue_proclamada_como_un_dogma_de_la_fe_por_...
Mito 30 la_doctrina_del_purgatorio_fue_proclamada_como_un_dogma_de_la_fe_por_...
 
Mito 24 el_dogma_de_la_transubstanciación_fue_decretado_por_el_papa_inocencio...
Mito 24 el_dogma_de_la_transubstanciación_fue_decretado_por_el_papa_inocencio...Mito 24 el_dogma_de_la_transubstanciación_fue_decretado_por_el_papa_inocencio...
Mito 24 el_dogma_de_la_transubstanciación_fue_decretado_por_el_papa_inocencio...
 
Mito 26 la_adoración_a_la_hostia_y_la_idolatría
Mito 26 la_adoración_a_la_hostia_y_la_idolatríaMito 26 la_adoración_a_la_hostia_y_la_idolatría
Mito 26 la_adoración_a_la_hostia_y_la_idolatría
 
Macsfs falso ecumenismo
Macsfs falso ecumenismoMacsfs falso ecumenismo
Macsfs falso ecumenismo
 
Semana Santa
Semana SantaSemana Santa
Semana Santa
 
Introducciòn
IntroducciònIntroducciòn
Introducciòn
 
Via crucis - Josemaría Escrivá de Balaguer
Via crucis - Josemaría Escrivá de BalaguerVia crucis - Josemaría Escrivá de Balaguer
Via crucis - Josemaría Escrivá de Balaguer
 
San ignacio de antioquia padre apostolico ii parte patrologia
San ignacio de antioquia padre apostolico ii parte patrologiaSan ignacio de antioquia padre apostolico ii parte patrologia
San ignacio de antioquia padre apostolico ii parte patrologia
 
Comunión en la mano
Comunión en la manoComunión en la mano
Comunión en la mano
 
La úLtima Cena De JesúS
La úLtima Cena De JesúSLa úLtima Cena De JesúS
La úLtima Cena De JesúS
 
Inmaculada Concepción (C) -Mg. Alexandre José Rocha de Hollanda Cavalcanti
Inmaculada Concepción (C) -Mg. Alexandre José Rocha de Hollanda CavalcantiInmaculada Concepción (C) -Mg. Alexandre José Rocha de Hollanda Cavalcanti
Inmaculada Concepción (C) -Mg. Alexandre José Rocha de Hollanda Cavalcanti
 
Cristología misterios luminosos
Cristología misterios luminososCristología misterios luminosos
Cristología misterios luminosos
 
LA SANTIDAD CRISTIANA Cc 2013
LA SANTIDAD CRISTIANA Cc 2013LA SANTIDAD CRISTIANA Cc 2013
LA SANTIDAD CRISTIANA Cc 2013
 
BAUTISMO
BAUTISMOBAUTISMO
BAUTISMO
 
HISTORIA DEL SAGRADO CORAZON
HISTORIA DEL SAGRADO CORAZONHISTORIA DEL SAGRADO CORAZON
HISTORIA DEL SAGRADO CORAZON
 
Fray Pedro de Jesús: un modelo de vida consagrada
Fray Pedro de Jesús: un modelo de vida consagradaFray Pedro de Jesús: un modelo de vida consagrada
Fray Pedro de Jesús: un modelo de vida consagrada
 
Boletín nº 12 corpus 2015
Boletín nº 12 corpus 2015Boletín nº 12 corpus 2015
Boletín nº 12 corpus 2015
 
Folleto vigilia pascual
Folleto vigilia pascualFolleto vigilia pascual
Folleto vigilia pascual
 

Destacado

Formacion musical en los seminarios
Formacion musical en los seminariosFormacion musical en los seminarios
Formacion musical en los seminariosdemusli
 
Juan Pablo II: ¿Cómo se debe interpretar la música litúrgica?
Juan Pablo II: ¿Cómo se debe interpretar la música litúrgica?Juan Pablo II: ¿Cómo se debe interpretar la música litúrgica?
Juan Pablo II: ¿Cómo se debe interpretar la música litúrgica?demusli
 
Si alguno quiere_seguir
Si alguno quiere_seguirSi alguno quiere_seguir
Si alguno quiere_seguirdemusli
 
Pescador hombres
Pescador hombresPescador hombres
Pescador hombresdemusli
 
El canto en la asamblea
El canto en la asambleaEl canto en la asamblea
El canto en la asambleademusli
 
Liturgia, Eucaristía y Música
Liturgia, Eucaristía y MúsicaLiturgia, Eucaristía y Música
Liturgia, Eucaristía y Músicademusli
 
Catequesis al bautismo
Catequesis al bautismoCatequesis al bautismo
Catequesis al bautismodemusli
 
Maria madre dios
Maria madre diosMaria madre dios
Maria madre diosdemusli
 
JUAN PABLO II MUSICA Y LITURGIA Congreso Internacional de Música Sacra, 1980
JUAN PABLO II MUSICA Y LITURGIA Congreso Internacional de Música Sacra, 1980JUAN PABLO II MUSICA Y LITURGIA Congreso Internacional de Música Sacra, 1980
JUAN PABLO II MUSICA Y LITURGIA Congreso Internacional de Música Sacra, 1980demusli
 
LA MUSICA Y EL CANTO AL SERVICIO DEL CULTO DIVINO
LA MUSICA Y EL CANTO AL SERVICIO DEL CULTO DIVINOLA MUSICA Y EL CANTO AL SERVICIO DEL CULTO DIVINO
LA MUSICA Y EL CANTO AL SERVICIO DEL CULTO DIVINOdemusli
 
El canto en el oficio divino
El canto en el oficio divinoEl canto en el oficio divino
El canto en el oficio divinodemusli
 
Curso Nacional de Improvisación y literatura organística
Curso Nacional de Improvisación y literatura organísticaCurso Nacional de Improvisación y literatura organística
Curso Nacional de Improvisación y literatura organísticademusli
 
Interes de la iglesia por la musica
Interes de la iglesia por la musicaInteres de la iglesia por la musica
Interes de la iglesia por la musicademusli
 
El espíritu de la música litúrgica en la pascua
El espíritu de la música litúrgica en la pascuaEl espíritu de la música litúrgica en la pascua
El espíritu de la música litúrgica en la pascuademusli
 
LA VIVENCIA DEL TIEMPO PASCUAL A LA LUZ DE LA TEOLOGÍA LITÚRGICA
LA VIVENCIA DEL TIEMPO PASCUAL A LA LUZ DE LA TEOLOGÍA LITÚRGICALA VIVENCIA DEL TIEMPO PASCUAL A LA LUZ DE LA TEOLOGÍA LITÚRGICA
LA VIVENCIA DEL TIEMPO PASCUAL A LA LUZ DE LA TEOLOGÍA LITÚRGICAdemusli
 
Catequesis introductoria a los Sacramentos
Catequesis introductoria a los Sacramentos Catequesis introductoria a los Sacramentos
Catequesis introductoria a los Sacramentos demusli
 
Comunicado de prensa Pueri Cantores
Comunicado de prensa Pueri CantoresComunicado de prensa Pueri Cantores
Comunicado de prensa Pueri Cantoresdemusli
 
El canto en la misa
El canto en la misaEl canto en la misa
El canto en la misademusli
 

Destacado (20)

Formacion musical en los seminarios
Formacion musical en los seminariosFormacion musical en los seminarios
Formacion musical en los seminarios
 
Juan Pablo II: ¿Cómo se debe interpretar la música litúrgica?
Juan Pablo II: ¿Cómo se debe interpretar la música litúrgica?Juan Pablo II: ¿Cómo se debe interpretar la música litúrgica?
Juan Pablo II: ¿Cómo se debe interpretar la música litúrgica?
 
Si alguno quiere_seguir
Si alguno quiere_seguirSi alguno quiere_seguir
Si alguno quiere_seguir
 
Santo
SantoSanto
Santo
 
Pescador hombres
Pescador hombresPescador hombres
Pescador hombres
 
El canto en la asamblea
El canto en la asambleaEl canto en la asamblea
El canto en la asamblea
 
c
cc
c
 
Liturgia, Eucaristía y Música
Liturgia, Eucaristía y MúsicaLiturgia, Eucaristía y Música
Liturgia, Eucaristía y Música
 
Catequesis al bautismo
Catequesis al bautismoCatequesis al bautismo
Catequesis al bautismo
 
Maria madre dios
Maria madre diosMaria madre dios
Maria madre dios
 
JUAN PABLO II MUSICA Y LITURGIA Congreso Internacional de Música Sacra, 1980
JUAN PABLO II MUSICA Y LITURGIA Congreso Internacional de Música Sacra, 1980JUAN PABLO II MUSICA Y LITURGIA Congreso Internacional de Música Sacra, 1980
JUAN PABLO II MUSICA Y LITURGIA Congreso Internacional de Música Sacra, 1980
 
LA MUSICA Y EL CANTO AL SERVICIO DEL CULTO DIVINO
LA MUSICA Y EL CANTO AL SERVICIO DEL CULTO DIVINOLA MUSICA Y EL CANTO AL SERVICIO DEL CULTO DIVINO
LA MUSICA Y EL CANTO AL SERVICIO DEL CULTO DIVINO
 
El canto en el oficio divino
El canto en el oficio divinoEl canto en el oficio divino
El canto en el oficio divino
 
Curso Nacional de Improvisación y literatura organística
Curso Nacional de Improvisación y literatura organísticaCurso Nacional de Improvisación y literatura organística
Curso Nacional de Improvisación y literatura organística
 
Interes de la iglesia por la musica
Interes de la iglesia por la musicaInteres de la iglesia por la musica
Interes de la iglesia por la musica
 
El espíritu de la música litúrgica en la pascua
El espíritu de la música litúrgica en la pascuaEl espíritu de la música litúrgica en la pascua
El espíritu de la música litúrgica en la pascua
 
LA VIVENCIA DEL TIEMPO PASCUAL A LA LUZ DE LA TEOLOGÍA LITÚRGICA
LA VIVENCIA DEL TIEMPO PASCUAL A LA LUZ DE LA TEOLOGÍA LITÚRGICALA VIVENCIA DEL TIEMPO PASCUAL A LA LUZ DE LA TEOLOGÍA LITÚRGICA
LA VIVENCIA DEL TIEMPO PASCUAL A LA LUZ DE LA TEOLOGÍA LITÚRGICA
 
Catequesis introductoria a los Sacramentos
Catequesis introductoria a los Sacramentos Catequesis introductoria a los Sacramentos
Catequesis introductoria a los Sacramentos
 
Comunicado de prensa Pueri Cantores
Comunicado de prensa Pueri CantoresComunicado de prensa Pueri Cantores
Comunicado de prensa Pueri Cantores
 
El canto en la misa
El canto en la misaEl canto en la misa
El canto en la misa
 

Similar a “EL DOMINGO EN LA VIDA DE LA IGLESIA”

Cristianismo juan antonio sánchez
Cristianismo juan antonio sánchezCristianismo juan antonio sánchez
Cristianismo juan antonio sánchezrevistasotillo
 
TRIPTICO DE SEMANA SANTA
TRIPTICO DE SEMANA SANTATRIPTICO DE SEMANA SANTA
TRIPTICO DE SEMANA SANTAMirkoAstuvilca
 
Festividades Junio 2014
Festividades Junio 2014Festividades Junio 2014
Festividades Junio 2014Mfc Nacional
 
04 religion3eso 1as_comunidades_cristianas_pentecostes_apostoles_hechos_pablo_
04 religion3eso 1as_comunidades_cristianas_pentecostes_apostoles_hechos_pablo_04 religion3eso 1as_comunidades_cristianas_pentecostes_apostoles_hechos_pablo_
04 religion3eso 1as_comunidades_cristianas_pentecostes_apostoles_hechos_pablo_Pedro Felipe
 
HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO A. DIA 29 DE ENERO DEL 2017
HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO A. DIA 29 DE ENERO DEL 2017HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO A. DIA 29 DE ENERO DEL 2017
HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO A. DIA 29 DE ENERO DEL 2017federico almenara ramirez
 
Festividades Ciclo Litúrgico Enero 2016
Festividades Ciclo Litúrgico Enero 2016Festividades Ciclo Litúrgico Enero 2016
Festividades Ciclo Litúrgico Enero 2016Mfc Nacional
 
1-inciointropequeñodecursodeliturgia1.ppt
1-inciointropequeñodecursodeliturgia1.ppt1-inciointropequeñodecursodeliturgia1.ppt
1-inciointropequeñodecursodeliturgia1.pptJuanAntonioBrambilaS1
 
11 de marzo de 2012
11 de marzo de 201211 de marzo de 2012
11 de marzo de 2012escmauxi
 
EL TESORO ESCONDIDO DE LA SANTA MISA- S.LEONARDO DE PUERTO MAURICIO
EL TESORO ESCONDIDO DE LA SANTA MISA- S.LEONARDO DE PUERTO MAURICIOEL TESORO ESCONDIDO DE LA SANTA MISA- S.LEONARDO DE PUERTO MAURICIO
EL TESORO ESCONDIDO DE LA SANTA MISA- S.LEONARDO DE PUERTO MAURICIOBRIAN MOORE
 
9no. tema celebracion familiar del dia de todos los santos
9no. tema celebracion familiar del dia de todos los santos9no. tema celebracion familiar del dia de todos los santos
9no. tema celebracion familiar del dia de todos los santosodecobispadoica
 

Similar a “EL DOMINGO EN LA VIDA DE LA IGLESIA” (20)

La liturgia
La liturgia La liturgia
La liturgia
 
"Dia del señor"
"Dia del señor""Dia del señor"
"Dia del señor"
 
Tema 6 abril
Tema 6 abrilTema 6 abril
Tema 6 abril
 
Curso de liturgia 2012
Curso de liturgia 2012Curso de liturgia 2012
Curso de liturgia 2012
 
Cristianismo juan antonio sánchez
Cristianismo juan antonio sánchezCristianismo juan antonio sánchez
Cristianismo juan antonio sánchez
 
Ecumenismo, historia
Ecumenismo, historiaEcumenismo, historia
Ecumenismo, historia
 
TRIPTICO DE SEMANA SANTA
TRIPTICO DE SEMANA SANTATRIPTICO DE SEMANA SANTA
TRIPTICO DE SEMANA SANTA
 
Festividades Junio 2014
Festividades Junio 2014Festividades Junio 2014
Festividades Junio 2014
 
Símbolos de Pascua
Símbolos de PascuaSímbolos de Pascua
Símbolos de Pascua
 
Piedad Abril.pdf
Piedad Abril.pdfPiedad Abril.pdf
Piedad Abril.pdf
 
04 religion3eso 1as_comunidades_cristianas_pentecostes_apostoles_hechos_pablo_
04 religion3eso 1as_comunidades_cristianas_pentecostes_apostoles_hechos_pablo_04 religion3eso 1as_comunidades_cristianas_pentecostes_apostoles_hechos_pablo_
04 religion3eso 1as_comunidades_cristianas_pentecostes_apostoles_hechos_pablo_
 
HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO A. DIA 29 DE ENERO DEL 2017
HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO A. DIA 29 DE ENERO DEL 2017HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO A. DIA 29 DE ENERO DEL 2017
HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO A. DIA 29 DE ENERO DEL 2017
 
Clase de liturgia
Clase de liturgiaClase de liturgia
Clase de liturgia
 
Festividades Ciclo Litúrgico Enero 2016
Festividades Ciclo Litúrgico Enero 2016Festividades Ciclo Litúrgico Enero 2016
Festividades Ciclo Litúrgico Enero 2016
 
Albino luciani
Albino lucianiAlbino luciani
Albino luciani
 
1-inciointropequeñodecursodeliturgia1.ppt
1-inciointropequeñodecursodeliturgia1.ppt1-inciointropequeñodecursodeliturgia1.ppt
1-inciointropequeñodecursodeliturgia1.ppt
 
11 de marzo de 2012
11 de marzo de 201211 de marzo de 2012
11 de marzo de 2012
 
EL TESORO ESCONDIDO DE LA SANTA MISA- S.LEONARDO DE PUERTO MAURICIO
EL TESORO ESCONDIDO DE LA SANTA MISA- S.LEONARDO DE PUERTO MAURICIOEL TESORO ESCONDIDO DE LA SANTA MISA- S.LEONARDO DE PUERTO MAURICIO
EL TESORO ESCONDIDO DE LA SANTA MISA- S.LEONARDO DE PUERTO MAURICIO
 
9no. tema celebracion familiar del dia de todos los santos
9no. tema celebracion familiar del dia de todos los santos9no. tema celebracion familiar del dia de todos los santos
9no. tema celebracion familiar del dia de todos los santos
 
Romanos
RomanosRomanos
Romanos
 

Más de demusli

Canto de entrada Fiesta de San Pedro
Canto de entrada Fiesta de San PedroCanto de entrada Fiesta de San Pedro
Canto de entrada Fiesta de San Pedrodemusli
 
Canto de entrada Fiesta de San Pedro y San Pablo
Canto de entrada Fiesta de San Pedro y San PabloCanto de entrada Fiesta de San Pedro y San Pablo
Canto de entrada Fiesta de San Pedro y San Pablodemusli
 
Asamblea General Pueri Cantores
Asamblea General Pueri CantoresAsamblea General Pueri Cantores
Asamblea General Pueri Cantoresdemusli
 
Mexico ora y canta con el Papa "partituras"
Mexico ora y canta con el Papa "partituras"Mexico ora y canta con el Papa "partituras"
Mexico ora y canta con el Papa "partituras"demusli
 
Carta de Mons. Robert Tyrala a los Pueri Cantores
Carta de Mons. Robert Tyrala a los Pueri Cantores Carta de Mons. Robert Tyrala a los Pueri Cantores
Carta de Mons. Robert Tyrala a los Pueri Cantores demusli
 
Carta de Mosn. Robert Tyrala a los Pueri Cantores
Carta de Mosn. Robert Tyrala a los Pueri Cantores Carta de Mosn. Robert Tyrala a los Pueri Cantores
Carta de Mosn. Robert Tyrala a los Pueri Cantores demusli
 
Convocatoria 38 Congreso Nacional de Música Litúrgica
Convocatoria 38 Congreso Nacional de Música LitúrgicaConvocatoria 38 Congreso Nacional de Música Litúrgica
Convocatoria 38 Congreso Nacional de Música Litúrgicademusli
 
La Cincuentena Pascual
La Cincuentena PascualLa Cincuentena Pascual
La Cincuentena Pascualdemusli
 
La cincuentena pascual: Mons. Jonás Guerrero Corona
La cincuentena pascual: Mons. Jonás Guerrero Corona La cincuentena pascual: Mons. Jonás Guerrero Corona
La cincuentena pascual: Mons. Jonás Guerrero Corona demusli
 
Juntos como hermanos
Juntos como hermanosJuntos como hermanos
Juntos como hermanosdemusli
 
Jesucristo luz naciones
Jesucristo luz nacionesJesucristo luz naciones
Jesucristo luz nacionesdemusli
 
Altisimo Señor
Altisimo SeñorAltisimo Señor
Altisimo Señordemusli
 
Senor ten piedad
Senor ten piedadSenor ten piedad
Senor ten piedaddemusli
 
Canto del ofertorio
Canto del ofertorioCanto del ofertorio
Canto del ofertoriodemusli
 
Canto de entrada
Canto de entradaCanto de entrada
Canto de entradademusli
 
Cordero de dios
Cordero de diosCordero de dios
Cordero de diosdemusli
 
El canto de la comunion
El canto de la comunionEl canto de la comunion
El canto de la comuniondemusli
 

Más de demusli (19)

Canto de entrada Fiesta de San Pedro
Canto de entrada Fiesta de San PedroCanto de entrada Fiesta de San Pedro
Canto de entrada Fiesta de San Pedro
 
Canto de entrada Fiesta de San Pedro y San Pablo
Canto de entrada Fiesta de San Pedro y San PabloCanto de entrada Fiesta de San Pedro y San Pablo
Canto de entrada Fiesta de San Pedro y San Pablo
 
Asamblea General Pueri Cantores
Asamblea General Pueri CantoresAsamblea General Pueri Cantores
Asamblea General Pueri Cantores
 
Mexico ora y canta con el Papa "partituras"
Mexico ora y canta con el Papa "partituras"Mexico ora y canta con el Papa "partituras"
Mexico ora y canta con el Papa "partituras"
 
Carta de Mons. Robert Tyrala a los Pueri Cantores
Carta de Mons. Robert Tyrala a los Pueri Cantores Carta de Mons. Robert Tyrala a los Pueri Cantores
Carta de Mons. Robert Tyrala a los Pueri Cantores
 
Carta de Mosn. Robert Tyrala a los Pueri Cantores
Carta de Mosn. Robert Tyrala a los Pueri Cantores Carta de Mosn. Robert Tyrala a los Pueri Cantores
Carta de Mosn. Robert Tyrala a los Pueri Cantores
 
Convocatoria 38 Congreso Nacional de Música Litúrgica
Convocatoria 38 Congreso Nacional de Música LitúrgicaConvocatoria 38 Congreso Nacional de Música Litúrgica
Convocatoria 38 Congreso Nacional de Música Litúrgica
 
La Cincuentena Pascual
La Cincuentena PascualLa Cincuentena Pascual
La Cincuentena Pascual
 
La cincuentena pascual: Mons. Jonás Guerrero Corona
La cincuentena pascual: Mons. Jonás Guerrero Corona La cincuentena pascual: Mons. Jonás Guerrero Corona
La cincuentena pascual: Mons. Jonás Guerrero Corona
 
Juntos como hermanos
Juntos como hermanosJuntos como hermanos
Juntos como hermanos
 
Jesucristo luz naciones
Jesucristo luz nacionesJesucristo luz naciones
Jesucristo luz naciones
 
Gloria
Gloria Gloria
Gloria
 
Altisimo Señor
Altisimo SeñorAltisimo Señor
Altisimo Señor
 
Gloria
GloriaGloria
Gloria
 
Senor ten piedad
Senor ten piedadSenor ten piedad
Senor ten piedad
 
Canto del ofertorio
Canto del ofertorioCanto del ofertorio
Canto del ofertorio
 
Canto de entrada
Canto de entradaCanto de entrada
Canto de entrada
 
Cordero de dios
Cordero de diosCordero de dios
Cordero de dios
 
El canto de la comunion
El canto de la comunionEl canto de la comunion
El canto de la comunion
 

“EL DOMINGO EN LA VIDA DE LA IGLESIA”

  • 1. XXX CONGRESO NACIONAL DE MÚSICA LITÚRGICA Del 28 de enero al 1 de febrero de 2008 en Colima, Col. SEGUNDA CONFERENCIA: “EL DOMINGO EN LA VIDA DE LA IGLESIA” Pbro. Alberto Aranda Cervantes MSp. El domingo 12 de febrero del año 304, un grupo de 49 cristianos fue sorprendido celebrando la Eucaristía en Abitina, en la actual Túnez. Estaba totalmente prohibido, bajo pena de muerte, el culto cristiano. Fueron llevados a Cartago y allí la administración romana cuidadosamente les siguió un proceso, cuyas actas se conservan. “¿Asististe a la reunión?”, es la pregunta que se hace a cada uno de los convictos, entre los que hay jóvenes, niños y viejos, hombres y mujeres. “Soy cristiano” es también la respuesta de todos. “No te pregunto si eres cristiano sino si asististe a la reunión”. “ Sine Dominico non possumus”. “Es que no podemos ser cristianos, sin la Eucaristía”, es la admirable respuesta. “No puedo ser cristiano sin la Eucaristía dominical”, y hay que recordar que en aquella época, por una parte, el domingo no era todavía día de descanso y, por otra, que la obligación legal de la asistencia dominical a la Eucaristía todavía estaba lejana de ser codificada. “No puedo ser cristiano sin la Eucaristía dominical”, ¡qué clara y decidida convicción! ¿De dónde procedía? El cardenal De Lubac, decía: “La Iglesia hace la Eucaristía, pero la Eucaristía hace a la Iglesia”. Cómo contrasta con otras afirmaciones que hoy, a veces, escuchamos. Como Mimí, la heroína de la ópera La Bohème, muchísimos cristianos dicen: “No voy siempre a Misa, pero siempre ruego al Señor”, o también: “yo soy cristiano, pero a mi modo”. ¿Se puede ser cristiano sólo desde una oportunidad distinta a la de Cristo? Yo voy a Misa cuando ‘me nace’: ¿Se puede ser cristiano sólo desde una oportunidad de sentimiento?, ¿y no desde una convicción amorosa?”. Haré ante todo una aclaración: Hay una unidad absolutamente imposible de romper entre Cristo, el Domingo y la Eucaristía. Habrán notado cómo en nuestra lengua cada uno de
  • 2. estos tres elementos inseparables nos suenan muy diferentes. Pero podemos ayudarnos de nuestros antepasados en la fe, griegos o latinos, porque en su lengua estos tres términos tienen un parecido muy grande: Kyrios – Dominus – El Señor Kyriaké –Domínica – El Domingo Kyriakón –Domínicum – La Eucaristía Haremos después una profundización del sentido de cada una de estas palabras. Pero comenzaré poniendo las bases escriturísticas y las de la primerísima tradición. El Señor Jesús al iniciar su pasión, de la que brotaría la resurrección y la vida nueva, instituyó en la Última Cena el memorial de su Pascua: “Hagan esto en memoria mía”. Los Apóstoles oyeron la palabra Zikkaron, que fue traducida en los evangelios como Anámnesis y entendieron que aquello era un memorial como decimos nosotros, es decir una institución, un monumento, un rito que hacía presente un hecho de salvación. El principal modelo lo tenían en el rito mismo que estaban celebrando: la Cena pascual. El principal hecho salvífico para los hebreos era la Pascua, es decir el Paso, el paso de la esclavitud de Egipto a la libertad de la tierra prometida, el paso de no ser pueblo al de ser pueblo y pueblo con el que Dios hizo un pacto, el paso de la muerte a la vida. De este hecho sólo fueron testigos y participantes unos pocos, pero Dios instituyó un memorial: la Cena de Pascua que hacía experimentar y vivir a las siguientes generaciones la misma realidad original. Este memorial hebreo curiosamente fue instituido antes que sucedieran los acontecimientos que conmemoraría. Volviendo a lo anterior, los Apóstoles intuyeron que ahora se trataba de un memorial, tal como les dijo Jesús, es decir, un rito que haría presente a las sucesivas generaciones lo que estaba iniciándose: su pasión, es decir, sus sufrimientos, su humillación y su muerte de la que nacería su vida nueva y gloriosa de la cual íbamos a participar todos. Esta vida nueva, gloriosa, la experimentaron los primerísimos cristianos en el día que los hebreos llamaban día primero (de la semana). Los latinos en cambio lo llamaban dies solis (el día del sol), y que pronto va a ser llamado por los cristianos: Día del Señor, dies domínica, he kyriaké heméra. Ese memorial de la Pascua de Cristo se comenzó a celebrar el día de la Resurrección. LAS PRIMERAS EXPERIENCIAS.
  • 3. Por la mañana (Jn 20, 1-18) El primer día de la semana se manifiesta a María, ella no lo reconoce, cree que es el jardinero, hay un signo para el reconocimiento: “María”, y luego la dirección hacia el testimonio: “Ve a decirle a mis hermanos”. En la tarde-noche (Lc 24, 13-35) “Aquel mismo día…” (domingo), dos discípulos regresan a su tierra, Emaús. No lo reconocen, creen que es otro caminante; lo reconocen en la fracción del Pan. El testimonio: “y se volvieron a Jerusalén… contaron lo que les había pasado.” Por la noche (Lc 24, 36) El mismo día por la noche. Estaban reunidos. Se presentó Jesús. Lo desconocen, “pensaban que era un fantasma”. Aquí le costó más trabajo a Jesús que lo reconocieran: “Mírenme…, pálpenme, traigan algo de comer”. Lo reconocen… “les abrió el entendimiento”. El testimonio: “Ustedes son testigos de todo esto”. – Cada domingo, al manifestársenos Jesús en “la Fracción del Pan”, la Eucaristía, debemos crecer en su conocimiento y salir de la celebración decididos a dar el testimonio”. – A los cincuenta días, igualmente en domingo, Cristo envía el Espíritu Santo a su Iglesia, tal como lo había prometido, para fuerza, iluminación, unidad. Testimonio: “Recibirán una fuerza, el Espíritu Santo, que descenderá sobre ustedes, para ser testigos míos… hasta los confines del mundo”(Hech 1, 8). – Tiempo después, está Pablo en Tróade (Hech 20, 7-12): “El primer día de la semana nos reunimos a partir el Pan…”. – Pablo escribe a la comunidad de Corinto. En Jerusalén le hacían encargo que hiciera una colecta para su sustento. “Cada primer día de la semana pongan aparte cada uno por su cuenta lo que consigan ahorrar…” – Aparece por primera vez el nombre específicamente cristiano. (Apoc 1, 10). “Un domingo (en te kyriaké heméra) me arrebató el Espíritu…”. Los testimonios primitivos: – La Didajé “(Enseñanza de los Apóstoles”). s. I
  • 4. Cap. XIV: “El día del Señor, congréguense en asamblea para la Fracción del Pan y la Eucaristía”. – Apología primera de Justino. s. II Justino es un convertido, maestro de filosofía. Escribió dos apologías (defensas) dirigidas al emperador Antonino Pío (138-161). Murió mártir. “El día que se llama del Sol (está escribiendo a un pagano) se celebra una reunión de todos los que habitan en las ciudades o en los campos… Celebramos esta reunión por ser el día primero, en el cual Dios, transformando las tinieblas y la materia, hizo el mundo; y también por ser el día en que Jesucristo, nuestro Salvador, resucitó de entre los muertos”. – La “Tradición Apostólica” de Hipólito, muy al principio del siglo III. Describe y da las fórmulas de la ordenación de un obispo: “Que se ordene como obispo al que haya sido escogido por todo el pueblo. Cuando se haya pronunciado su nombre y que él haya acordado, el pueblo se reunirá con el Presbiterio y los obispos que están presentes, el día domingo”. – Bardesano. Filósofo y poeta de origen sirio, educado en Odesa, amigo de Abgar IX el Grande, convertido al cristianismo, murió en 222: “¿Qué diría yo de la nueva raza cristiana, que Cristo fundó, por su venida, en todo lugar y en todo país, al punto que, donde quiera que nos encontremos, se nos llama cristianos a causa del único nombre de Cristo, y porque todos nos reunimos el primer día de la semana…?”. – Y por último, la “Didascalía de los Apóstoles” (la enseñanza de…). No se sabe si situarla en la primera o en la segunda parte del siglo III: Puesto que ustedes son miembros de Cristo, no se pierdan ustedes mismos fuera de la Iglesia, al no reunirse en ella. Porque ustedes tienen a Cristo como cabeza, quien, conforme a su promesa, está presente y en comunión con ustedes. No se desprecien a ustedes mismos, y no priven a nuestro Salvador de sus miembros; no desgarren y no dispersen su cuerpo; no pongan sus negocios temporales por encima de la Palabra de Dios, sino que abandonen todo el Día del Señor, y corran con diligencia a sus iglesias. Si no, ¿qué excusa tendrán, ante Dios, los que no se reúnen el Día del Señor para escuchar la Palabra y alimentarse de la comida divina que dura eternamente? Y más adelante: Y, en el ágape de la asamblea, el Domingo, aquellos que cuando vienen, no están atentos, sino que se duermen y hablan de otras cosas… entran vacíos a la iglesia y salen de ella todavía más vacíos…. Y por último: “El primer día de la semana estén siempre alegres, porque el que se aflige el primer día de la
  • 5. semana comete pecado”. LA ENSEÑANZA ACTUAL El Concilio Ecuménico Vaticano II El Papa Pablo VI en los últimos días de la reunión hablaba de su “valor extraordinario religioso, doctrinal, espiritual, pastoral e histórico”. Y del “misterio de sabiduría y de gracia que ofrece y por mucho tiempo ofrecerá a nuestra meditación…”. El primer documento aprobado y publicado fue el de Liturgia. El Papa Pablo VI decía sobre él: “El primero que fue examinado y en un cierto sentido el primero también por la excelencia intrínseca y por su importancia para la vida de la Iglesia es el de la Sagrada Liturgia”. En el capítulo V, sobre el Año Litúrgico, en el número 102 dice: La santa madre Iglesia considera deber suyo celebrar con un sagrado recuerdo en días determinados a través del año la obra salvífica de su divino Esposo. Cada semana, en el día que llamó “del Señor”, conmemora su resurrección, que una vez al año celebra también, junto con su santa Pasión en la máxima solemnidad de la Pascua. Aclarar: Sagrado recuerdo Santa Pasión Conmemora Resurrección Y se especifica en el n. 106: La Iglesia, por una tradición apostólica que trae su origen del mismo día de la resurrección de Cristo, celebra el misterio pascual cada ocho días, en el día que es llamado por razón “día del Señor” o domingo. En este día, los fieles deben reunirse a fin de que, escuchando la palabra de Dios y participando en la Eucaristía, recuerden la pasión, la resurrección y la gloria del Señor Jesús y den gracias a Dios, que los hizo renacer a la viva esperanza por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos (1 Pe 1, 3). Por esto, el domingo es la fiesta primordial, que debe presentarse e inculcarse a la piedad de los fieles, de modo que sea también día de alegría y de liberación del trabajo. No se le antepongan otras solemnidades, a no ser que sean, de veras, de suma importancia, puesto que el domingo es el fundamento y el núcleo de todo el año litúrgico. Aclarar: Tradición
  • 6. Tradición apostólica Celebra Misterio pascual Recuerden Día de alegría y de liberación del trabajo Fundamento y núcleo. Y volvemos al n. 102: Además, en el círculo del año desarrolla todo el misterio de Cristo, desde la Encarnación y la Navidad hasta la Ascensión, Pentecostés y la expectativa de la dichosa esperanza y venida del Señor…. Aclarar: Círculo Desarrolla todo el misterio Expectativa de la dichosa esperanza Juan Pablo II Y ya en nuestros días, el querido y recordado Papa Juan Pablo II dirigió a toda la Iglesia católica una carta apostólica que se llama “Dies Domini”. En la introducción el Papa, al modo de la obertura de muchas óperas, presenta los temas que luego van a ser desarrollados en la obra. Destaco algunos. El día del Señor –como ha sido llamado el domingo desde los tiempos apostólicos– ha tenido siempre, en la historia de la Iglesia, una consideración privilegiada por su estrecha relación con el núcleo mismo del misterio cristiano. En efecto, el domingo recuerda, en la sucesión semanal del tiempo, el día de la resurrección de Cristo. Es la Pascua de la semana, en la que se celebra la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, la realización en él de la primera creación y el inicio de la “nueva creación” (Cfr 2 Cor 5, 17). Es el día de la evocación adoradora y agradecida del primer día del mundo y a la vez la prefiguración, en la esperanza activa, del “último día”, cuando Cristo vendrá en su gloria (Cfr Hech 1, 11; 1 Tes 4, 13-17) y hará un mundo nuevo (Cfr Apoc 21, 5). Hay pues motivos para decir, como sugiere la homilía de un autor del siglo IV, que el “día del Señor) es el “señor de los días”. Quienes han recibido la gracia de creer en el Señor resucitado pueden descubrir el significado de este día semanal con la emoción vibrante que hacía decir a san Jerónimo: “El domingo es el día de la resurrección; es el día de los cristianos; es nuestro día”. Ésta es efectivamente para los cristianos la “fiesta primordial”, instituida no sólo para medir la sucesión del tiempo, sino para poner de relieve su sentido más profundo. Nadie olvida en efecto que, hasta un pasado relativamente reciente, la ‘santificación’
  • 7. del domingo estaba favorecida, en los Países de tradición cristiana, por una amplia participación popular y casi por la organización misma de la sociedad civil, que preveía el descanso dominical como punto fijo en las normas sobre las diversas actividades laborales. Pero hoy, en los mismos Países en los que las leyes establecen el carácter festivo de este día, la evolución de las condiciones socioeconómicas a menudo ha terminado por modificar profundamente los comportamientos colectivos y por consiguiente la fisonomía del domingo. Se ha consolidado ampliamente la práctica del “fin de semana”, entendido como tiempo semanal de reposo, vivido a veces lejos de la vivienda habitual, y caracterizado a menudo por la participación en actividades culturales, políticas y deportivas, cuyo desarrollo coincide en general precisamente con los días festivos. Se trata de un fenómeno social y cultural que tiene ciertamente elementos positivos en la medida en que puede contribuir al respeto de valores auténticos, al desarrollo humano y al progreso de la vida social en su conjunto. Responde no sólo a la necesidad de descanso, sino también a la exigencia de “hacer fiesta”, propia del ser humano. Por desgracia, cuando el domingo pierde el significado originario y se reduce a un puro “fin de semana”, puede suceder que el hombre quede encerrados en un horizonte tan restringido que no le permite ya ver el “cielo”. Entonces, aunque vestido de fiesta, interiormente es incapaz de “hacer fiesta”. A los discípulos de Cristo se pide de todos modos que no confundan la celebración del domingo, que debe ser una verdadera santificación del día del Señor, con el “fin de semana”, entendido fundamentalmente como tiempo de mero descanso o diversión. A este respecto, urge una auténtica madurez espiritual que ayude a los cristianos a “ser ellos mismos”, en plena coherencia con el don de la fe, dispuestos siempre a dar razón de la esperanza que hay en ellos (Cfr 1 Pe 3, 15). Esto ha de significar también una comprensión más profunda del domingo, para vivirlo, incluso en situaciones difíciles, con plena docilidad al Espíritu Santo. En efecto, el deber de santificar el domingo, sobre todo con la participación en la Eucaristía y con un descanso lleno de alegría cristiana y de fraternidad, se comprende bien si se tienen presentes las múltiples dimensiones de ese día, al que dedicaremos atención en la presente Carta. Los títulos de los sucesivos capítulos nos guían a una iluminación nuestra y bastará un pequeño comentario mío. 1.– Celebración de la obra del Creador, el Shabbat gozoso, descanso del Creador: “Bendijo Dios el día séptimo y lo santificó” (Gén 2, 3) Del sábado al domingo. 2.– Día del Señor resucitado y el Don del Espíritu. La Pascua semanal Primer día de la semana El octavo día El don del Espíritu Santo Día irrenunciable 3.– Día de la Iglesia
  • 8. La asamblea eucarística La Eucaristía dominical Banquete pascual y encuentro fraterno De la Misa a la misión El precepto dominical Celebración gozosa y animada por el canto. 4.– Día del hombre Domingo día de alegría, descanso y solidaridad. 5.– Día de los días. Domingo, fiesta primordial Reveladora del sentido del tiempo. Y el Papa termina así su enseñanza: Descubierto y vivido así, el domingo es como el alma de los otros días, y en este sentido se puede recordar la reflexión de Orígenes según el cual el cristiano perfecto ‘está siempre en el día del Señor, celebra siempre el domingo’. El domingo es una auténtica escuela, un itinerario permanente de pedagogía eclesial. Pedagogía insustituible especialmente en las condiciones de la sociedad actual, marcada cada vez más fuertemente por la fragmentación y el pluralismo cultural, que ponen continuamente a prueba la fidelidad de los cristianos ante las exigencias específicas de su fe. Que los hombres y las mujeres del tercer Milenio, encontrándose con la Iglesia que cada domingo celebra gozosamente el misterio del que fluye toda su vida, puedan encontrar también al mismo Cristo resucitado. Y que sus discípulos, renovándose constantemente en el memorial semanal de la Pascua, sean anunciadores cada vez más creíbles del Evangelio y constructores activos de la civilización del amor. ¡A todos mi Bendición! Y así termina esta nuestra pequeña meditación sobre “El Domingo en la vida de la Iglesia”. Sugiero una reflexión comunitaria o personal sobre cómo cooperar, desde el ministerio de la música, a que la Eucaristía dominical verdaderamente aparezca como centro de la vida eclesial.