SlideShare una empresa de Scribd logo
EL ESPAÑOL COLOQUIAL 
EN EL 
HABLA DE MADRID 
Asociación Europea de Profesores de Español 
Cáceres., 27 de julio de 2001
ueridos colegas profesores de español de Europa y del mundo, queridos colegas profesores de es- pañol de los países del Este, por segunda vez en los congresos de la AEPE: 
Me permito abordar en esta cita anual que con tanto placer hemos vivido en los últimos años un asunto frecuentemente marginado en los libros, el del español de la calle, el de las charlas, el español de la amistad. Los manuales que usamos, a pesar de los grandes logros, se detienen sobre todo en el estudio de la transmisión es- crita de la lengua y mucho menos en la oral. Por eso pre- tendo huir de lo escrito y acercarme a la descripción del paisaje, del marco y de los procedimientos mediante los cuales el español se agita, modifica, altera, ingenia, con- cibe, ironiza, rompe y deja ver su plena vitalidad, y tam- bién acercarme, en su caso, y describir los principios mediante los cuales se crean y recrean las expresiones de una lengua que se muestra viva, tan elegante como 
Q
Rafael del Moral 
Página 3 de 36 
despiadada según se exija, alegre y solemne, y tan pletó- rica e ingeniosa para la expresión festiva como seria y precisa en la grave. Coincido con Beinhauer al considerar que el lenguaje coloquial es “el habla tal como brota na- tural y espontánea en la conversación diaria, a diferencia de las manifestaciones lingüísticas conscientemente for- muladas, y por tanto más cerebrales... Y añade después: “Al tratar del lenguaje coloquial nos referimos únicamen- te a la lengua viva conversacional”.1 La posición social y el nivel cultural condiciona el uso coloquial de nuestra lengua, pero cada vez más los españoles, una vez generalizado el acceso a la cultura por la vía de la igualdad, hablan con dos registros, uno descuidado y corriente, aunque vivo, que se usa entre amigos, y otro más cuidado reservado para situaciones formales. No existen fronteras entre los grupos que permitan marcar las diferencias. 
Pero también con palabras de Behinhauer2 dire- mos que “al observar el modo de hablar de una persona con otra, podemos apreciar dos actitudes fundamenta- les: o su manera de expresarse se caracteriza por el pre- dominio del yo, o bien está determinada por la conside- ración hacia el interlocutor.” Y sigue diciendo: “Esa defe- rencia hacia el interlocutor es, en el más amplio sentido de la palabra, lo que entendemos por cortesía. Tal defe- 
1 Beinhauer, W., El español coloquial, Madrid, 1968, pág. 9 2 Obra citada, pág. 133.
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 4 de 36 
rencia puede ser auténtica, es decir, brotar efectivamen- te de impulsos altruistas, pero también puede –y esto es lo que ocurre con mayor frecuencia de lo que a simple vista parece- perseguir el propio interés del hablante y, sólo en apariencia, el del interlocutor.” Por eso las con- versaciones dejan ver las huellas del protagonismo de los hablantes. La cortesía, aunque a veces llena de insinceridad, suaviza las situaciones tensas mediante un delicado uso de la diplomacia. Todas las lenguas dan mucha impor- tancia a mostrarse amable o cortés, y algunas son espe- cialmente ricas en pronombres de tratamiento como el japonés (que tiene seis) o incluso en palabras que se usan en uno u otro contexto como el javanés (que dis- pone de dos series de números según se dirija o no el interlocutor a una persona de respeto). Los medios de que nos servimos para mostrar amabilidad, para esqui- var asperezas, son muy variados, y frecuentemente están inspirados en la entonación, pero también en mu- chos más procedimientos como la elección de las pala- bras. Tú y usted 
En las últimas décadas ha vivido el español un especta- cular avance del uso de tu también como tratamiento de respeto, y un progresivo arrinconamiento de las formas de usted. Al mismo tiempo la fórmula de respeto don
Rafael del Moral 
Página 5 de 36 
(del latín dominus) que empezó a usase en la época del emperador Carlos V, ha enfermado gravemente y vive ahora el momento más bajo de su historia, y si nada lo remedia es posible que desaparezca del uso oral en las próximas generaciones. Hoy en Madrid se recuerda con don a personajes del pasado (mi maestro, don Antonio, el notario don José) y también se usa en las publicacio- nes oficiales (El señor ministro, don José González Rodrí- guez) y en algunos documentos escritos como los enca- bezamientos de las cartas y en los sobres. Pero cada vez es menos frecuente en Madrid dirigirse a un superior llamándolo don Manuel o don Gonzalo. Ambos procesos, las horas bajas del usted y del don, ya se habían iniciado antes de la instauración de la democracia a finales de los años setenta y se han gene- ralizado después un poco confundidos con los progresos en el acercamiento de las clases sociales. Las formas de usted ya prácticamente han dejado de utilizarse de hijos a padres, y de sobrinos a tíos, y en cualquier otra situación de parentesco. Tampoco entre personas de igual edad ni siquiera cuando acaban de co- nocerse, y solo en ocasiones entre personas de distinta edad, pero igual condición, durante el cruce de las pri- meras frases al conocerse, y luego se pasa al tú. 
También ha desaparecido el usted en los centros de enseñanza primaria (entre 6 y 12 años) que fue don- de empezó a perderse; en los centros de enseñanza se-
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 6 de 36 
cundaria (13-17 años) salvo algunos nostálgicos de cole- gios privados, y ahora está desapareciendo en la ense- ñanza universitaria. Podemos decir que hoy en España la relación profesor-alumno más frecuente es el tu, aunque no la única. Que las formas que usan tu ganan terreno es algo evidente. A principios de los años 80 en los Institutos de En- señanza Secundaria de Madrid empezaba a ser más fre- cuente el uso de tú para dirigirse a los profesores que el de usted. Cuando a principios del curso 1981-82 llegó un profesor entrado ya en los cincuenta procedente del sur de España, donde el usted estaba mucho más generali- zado, y se mostró reacio a aceptar el cambio y hablaba de usted a los alumnos, y uno de ellos le dijo: Jesús (y no don Jesús como él esperaba), no te molestes, háblanos de tú, en confianza, que aquí no nos hablamos de usted. Y como él no tenía costumbre de hacerlo se pro- dujo una situación invertida: los alumnos le hablaban al profesor de tú y él a los alumnos de usted, hasta que se vio obligado a ceder para unificar los usos. Si aquello sucedía ya en los ochenta, ahora tene- mos una muestra reciente del uso: En febrero de este año apareció en televisión el Presidente del gobierno español, José María Aznar, en una entrevista. Y el periodista, escudado en una tenden- cia lenta pero firme, eligió como fórmula de respeto el tu, y no el usted como parecía corresponderle.
Rafael del Moral 
Página 7 de 36 
¿Cuándo se usa ahora en España el usted? Aunque no es fácil simplificar porque los usos están muy condi- cionados y diversificados, parece que solo son dos los habituales: 1. Como breve paso hacia el tu en la primera rela- ción de dos personas que están algo distantes. Los jóve- nes hablan de usted cuando acaban de conocer a los mayores, y los mayores a ellos de tu, pero en cuanto se intercambian unas palabras amigas, pasarán para siem- pre a la forma tu. El personal técnico del mantenimiento de las vi- viendas (albañiles, fontaneros, electricistas, técnicos de electrodomésticos...), empezaran generalmente usando la forma usted, y se le contestará con el mismo trata- miento, y algunos continuarán utilizándola así para siempre. Pero si la reparación es un poco larga y tienen que intercambiar algunas frases, no dudarán, muchas veces y según las situaciones, en suavizar la charla con el tu. 
2. El segundo uso aparece siempre que una perso- na superior en categoría social (un hombre o mujer adi- nerada, alguien encumbrado por la fama, un nuevo ri- co... ), y sobre todo superior en categoría sociolaboral (el alto ejecutivo de una empresa, el rector de una universi- dad... ) quiere señalar su superioridad al inferior, marcar sus distancias, dejar ver a sus subordinados que él está
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 8 de 36 
en una posición distinta, se dirigirá al inferior con el us- ted y mantendrá permanentemente el usted para obligar al interlocutor a mantener también la forma distante del usted. Temor al silencio Mucha gente, y esto es muy propio del pueblo español, que se considera especialmente amable, rechaza dar una contestación negativa aún cuando lo exige el propio in- terés de quien pregunta. Se prefiere, a veces, dar un informe relativamente cierto a no dar ninguno. Para mu- chos españoles no informar equivale a negarse a prestar un servicio. Este deseo sincero de servir a los demás sue- le ser tan vivo que a veces los españoles a la pregunta: - ¿Dónde está la calle Padilla? responden: - Mire, no lo sé porque no soy de aquí, pero pregunte en ese bar, que ahí lo tienen que saber. 
Hace solo dos semanas pregunté a un señor y su señora en una calle de Segovia por la Plaza del Doctor Gila, lugar donde tenía aparcado el coche y no era capaz de encontrar. El señor, que tenía sus dudas, me indicó una dirección, pero apenas había empezado yo a andar me avisó para que me esperara y él mismo se lo pre- guntó a otro señor que pasaba por allí que se lo indicó con mayor precisión, y solo entonces vino de nuevo hacia mí para indicármelo de manera clara. Más dificul-
Rafael del Moral 
Página 9 de 36 
tad parece encontrarse si esta situación se produce en Madrid. En esa misma línea el español es una de las len- guas que ante al cumplido qué bien hablas inglés, o qué guapa eres se contesta con muchas gracias, y el receptor da así por hecho que es cierto el elogio sin preguntarse si es o no una exageración. La expresión de los sentimientos Las pasiones más elementales como el odio, el amor, la simpatía y la antipatía, la veneración y el desprecio, la adhesión y recusación, son las que se manifiestan en el lenguaje coloquial de modo particularmente expresivo. El hablante puede interesarse por influir de modo persuasivo sobre el interlocutor, procurando interesarlo, motivarlo, sugestionarlo por un determinado asunto, o bien mostrar su rechazo, su desprecio, incluso mediante la ofensa. A nadie que conozca, siquiera superficialmente, el carácter subjetivo y apasionado del español le podrá sorprender el hecho de que los medios para la expresión afectiva de su lenguaje sean particularmente ricos y va- riados. 
El español supera a todos los pueblos en este as- pecto, incluso a los meridionales. Se añade a ello una extraordinaria fuerza imaginativa y creativa, unida a una
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 10 de 36 
capacidad para la improvisación igualmente única, y comprenderemos que el estudio de su lenguaje afectivo, con sus innumerables comparaciones, interjecciones, hipérboles, imágenes... haya de quedar forzosamente incompleto. Con la intención de hablar de uno mismo dispone la lengua oral de una serie de expresiones que sirven pa- ra definir los sentimientos espontáneos, las preferencias, la satisfacción, la opinión, la sorpresa, el asombro, la in- diferencia y el rechazo, la aceptación y la variedad de insultos así como el castigo que se le infringe al adversa- rio o el rechazo del hablante hacia un inesperado contra- tiempo. Pero lo que prefieren muchos hablantes son las palabras cargadas de fuerte efecto, aquellas que más pueden sorprender los oídos del interlocutor. Las preferencias se indican con: estoy loco por, me chi- fla, soy un fanático de... O con las más populares: gustar un montón, gustar la leche, gustar la mar, gustar la tira, gustar un rato o molar cantidad..: He estado de vacacio- nes con mis primos, hemos jugado al escondite... mola cantidad 
La satisfacción elige fórmulas musicales como chachipi- ruli o superway... : He estado en el cumpleaños de Javier, me lo he pasado chachipiruli, y le han hecho unos regalos superway... El lenguaje infantil admira la eufonía, se re-
Rafael del Moral 
Página 11 de 36 
fugia en la imaginación y se muestra ampliamente ex- presivo, una prueba más del buen gusto que tienen los hablantes por su lengua. La sorpresa se expresa mediante: cómo es posible, qué dices, santo cielo, válgame, y de la persona sorprendida se dice que se queda helado, que se queda petrificado o que se queda de piedra...: Le anunciaron que ya no había solución. Se quedó helado. El asombro se puede expresar con: caramba, cáspitas, mi madre, ostras, qué horror, qué barbaridad... Pero eso solo es una posibilidad y no la más frecuente. Para ex- presar el asombro el español elige fórmulas relacionadas con sinónimos desprestigiados de los órganos o actos sexuales regulares o no, gana terreno, y llega a ambien- tes donde antes eran insospechados. Recuérdese la ex- presión que con micrófono abierto, aunque él lo creía cerrado, toda España pudo oír en boca del presidente del Congreso de los Diputados que asombrado por el resultado de una votación expresó: “manda huevos”, y solo por proceder de tan prestigiosa institución me atre- vo a reproducir. Eximo a quienes me oyen de recordar- les otras tan acomodadas en nuestros hábitos que están la memoria de todos...
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 12 de 36 
El rechazo se expresa con no me importa, me trae al fresco o me trae sin cuidado, pero cuando se trata de rechazar a una persona, el lenguaje de la calle utiliza: vete a paseo, vete a tomar el aire, vete a tomar viento o vete a hacer puñetas y otras expresiones más marcadas como nos ha fastidiao, y, por utilizar alguna expresión ingeniosa, nos ha jodido mayo con sus flores o toma del frasco Carrasco y evito avanzar hacia otras de mayor contundencia y no de menor frecuencia que están en la mente de todos. 
La riqueza de insultos del español es enorme, mas de un centenar registrados en el DRAE. Unos se refieren a la falta de inteligencia: ceporro, chalao, majadero, panoli..., y entre los apoyo con com- paración ingeniosa: ser más infeliz que un sello de corre- os, ser tonto de narices o ser un soplamocos y entre las variantes desprestigiadas ser un soplapollas o tener di- arrea mental... Son insultos a la educación: asqueroso, caradura, sinvergüenza... Son insultos a la bondad: víbora, miserable... Son insultos a la valentía: carzonazos, hiena, galli- na, mandilón, y los menos prestigiados: cagón y culeras. 
Las muestras de una mayor agresión hacia una persona molesta se indican con: ponerse como un tigre, cabrearse, picarse,... y las ofensas con: que le parta un
Rafael del Moral 
Página 13 de 36 
rayo, romperle a uno la cara, sacarle las tripas, hacer astillas... Cabresarse, que es un verbo relativamente fre- cuente en español, pues somos de caracteres pesimistas y propensos al enfado. Procede de cabra, y se refiere a la situación alocada que a veces adopta este animal: Se ha cabreado. No merece la pena que sigas hablando con él. Con esta misma raíz el español mantiene un gran núme- ro de expresiones: Estar como una cabra (para decir que alguien está loco) Tener un cabreo de mil demonios (para señalar que está muy enfadado) Es un cabrito (con marcado sentido insultante) Y la expresión desprestigiada ser un cabrón, que tiene amplio y manifiesto matiz de ofensa. 
Son numerosas las expresiones dedicadas a indi- car el castigo que se le infringe al adversario: endiñar, propinar, encajar, largar, asestar, fastidiar, torear y las expresiones: ponerle a uno banderillas, quemarle a uno la sangre, darle leches hasta en el carnet de identidad, poner la cara del revés, poner la cara mirando a Toledo. Y las frases: como te pegue un tortazo te saco de los za- patos, como te dé un bofetón vas a hacer noche en el
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 14 de 36 
aire, como te dé un bofetón mañana amaneces dando vueltas. Algunas expresiones que indican el rechazo del hablante hacia un inesperado contratiempo, su contra- riedad, que puede expresarse mediante: contra, cáspita, córcholis, caracoles, caray, cielos, demonio, maldita sea, rayos y truenos, recórcholis, miércoles, qué mala pata y la fórmula m'cag' en diez.... Pero esto no es lo más fre- cuente. Lo que prefiere la gente son las palabras carga- das de más sentido, de fuerte efecto para sorprender la sensibilidad del interlocutor. En esta línea es interesante centrarse en la pala- bra española más cargada de efecto. Algunas teorías afirman que la palabra a que me refiero, y que aún no he querido pronunciar, procede del verbo latino fodiare a través de su forma vulgar foldere, que significa cavar. La pérdida de la f- inicial latina en todas las palabras caste- llanas llevaría a holder y luego conservando la aspiración llegaríamos a la palabra joder. La acción de cavar, cavar la tierra, se traslada metafóricamente a la relación física de la pareja humana, y después se tiñe de todo tipo de significados: no me jodas, (en el sentido de no me fastidies) se ha jodido la función, (en el sentido de se ha anulado o ha salido mal)
Rafael del Moral 
Página 15 de 36 
ese tío quiere joderte la plaza (ese quiere quitarte la plaza, o el trabajo) estoy jodido, (estoy fastidiado) está jodido el pobre, (en el sentido de está enfer- mo) se jodió todo (se fastidió todo) un pasaje jodido (un pasaje difícil) no te jode (ya ves que fastidiado es esto) se jodió la marrana (se ha fastidiado todo) Y otras veces toma un valor de adjetivo: no vino ni una jodida vez (no vino ni una vez) , no tiene ni una jodida peseta.. En otros dominios del español, como por ejemplo en Argentina, el verbo se utiliza sin el valor desprestigia- do y sin el menor recelo: se ha jodido el televisor significa sencillamente que se ha estropeado. Acuerdo y desacuerdo 
Mostrar el acuerdo o el desacuerdo es una constante actitud de los interlocutores en la conversación. Pero solo en contados casos se contenta el español coloquial con las partículas sí y no a secas, y este tipo de expresión no es ajena a las modas. En los últimos años y en amplios sectores de jóvenes el sí y el no parecen haberse con-
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 16 de 36 
centrado en las fórmulas vale y para nada. La primera substituye al si y la segunda al no. - Te espero a las ocho en la esquina de la calle Serrano con Goya. - Vale. Y a la pregunta: ¿Es verdad que te ha tocado la lo- tería? Mucha gente contestaría: - Para nada. Aunque vale y para nada son fórmulas muy gene- ralizadas, son muchos los hablantes que aún con la pre- tensión de rechazarlas sistemáticamente, acaban antes o después por utilizarlas en determinados contextos. También resultan especialmente nuestras las afirmaciones: ya lo creo, no faltaría más y desde luego: - ¿Camarero, me puede poner una cerveza y un poquito de queso? - No faltaría más. Para expresar la negación la lengua se muestra mucho más viva, y por tanto rica y variad y solo en situa- ciones muy formales aparece el no a secas, generalmen- te envuelto en una expresión convencional como: - Tranquilo, que esto lo pago yo. - No, de ninguna manera, te lo devolveré. En el lenguaje conversacional las siguientes expre- siones significan no: que va, eso sí que no, nada de eso, qué dices, quita hombre:
Rafael del Moral 
Página 17 de 36 
- ¿Te vas a presentar a las elecciones para director del centro? - Quita hombre, eso a mí no me interesa. - ¿Te parecería bien que el chino fuera asignatura obligatoria en los colegios de Madrid? - Qué dices, nada de eso. Una respuesta más allá del no se da cuando la ex- presión recrea un motivo inspirado en la imaginación popular por el que se niega la pregunta de manera exa- gerada y contundente: ni de milagro, ni que lo sueñes, ni pensarlo, ni por asomo, ni por lo más remoto - ¿Crees que ese alumno tan insoportable apro- bará a el curso? - Ni de milagro (o ni pensarlo) La creación espontánea de los hablantes va más allá con expresiones que no dicen nada, y por su puro absurdo sirven de negación como: naranjas de la china, un cuerno, un rábano, una leche, unas narices - ¿Quieres trabajar horas extras sin recibir sueldo alguno a cambio? - Naranjas de la china - ¿Me prestas mil pesetas y ya te las devolveré? - Una leche 
Precisamente la negación, por su significado de contrariedad, se presta más que la afirmación al uso de las variantes desprestigiadas. La riqueza expresiva del español para decir no es grande, casi siempre con base
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 18 de 36 
en la raíz latina cunnu(m): ni de coña, qué coño o de su contrario sexual masculino: por los cojones, qué cojones, qué pollas y otras del tipo: qué hostias, una mier- da...todas ellas fuera de toda norma estética, y si ya en boca de un español desprestigia a la persona que la habla, se muestra mucho más desagradable, por inespe- rada, en boca de un extranjero. Y si me he atrevido a citar aquí solo lo he hecho a favor de una clara explica- ción de un cambio en nuestros usos cotidianos de la len- gua cada vez más extendido. La comparación ingeniosa Uno de los medios expresivos más bellos para realzar lingüísticamente la característica atribuida a un ser es compararlo con un objeto o con una persona de rasgos definidos que la fantasía del hablante considera como exponente de la aludida cualidad, procedimiento alta- mente usado también por los escritores, sí, pero que muestra el alto exponente del ingenio popular. Nos referiremos a las expresiones que comparan una determinada situación con un elemento que la real- za, que la simboliza, con lo que la situación aludida cobra enorme significado. Así para señalar el dolor de cabeza, se subraya éste comparándolo con un bombo, y aludien- do a su constante, molesto y monótono sonido. Pode- mos decir que tenemos la cabeza hecha un bombo.
Rafael del Moral 
Página 19 de 36 
Este mismo procedimiento se apunta en el som- brero quedó hecho un acordeón y en estar hecho polvo, compara el cansancio con la desintegración de los ele- mentos que lo componen. Para señalar el mal sabor puede usarse: saber a rayos y centellas, saber a cuerno quemado... Para señalar la delgadez de una persona, decimos: más delgado que un silbido, más delgado que un fideo, más delgado que un palillo ,más delgado que una espá- tula, más delgado que la radiografía de un silbido o las expresiones: tener que pasar dos veces para hacer som- bra o ponerse de perfil y parecer que se ha ido, aunque estas últimas no pertenecen, ni mucho menos, al lengua- je de todos los días. Hace podo oí decir en una reunión con ánimo de provocar risas: era tan delgada tan delga- da que no le cabía la menor duda... A la comparación más feo que corresponde: más feo que dar un susto al miedo, más feo que morderse las uñas, más feo que pegar a un padre, más feo que un co- che fúnebre, más feo que un dolor a media noche, más feo que una noche de truenos, o más feo que un pulpo en un ascensor. Y también las expresivas: Estar hecho de recortes de maternidad, llegar el último al reparto de caras... 
A más negro que le corresponde el alma de Judas, el betún, el carbón, la olla de un guardia, un grajo, un
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 20 de 36 
tizón...o la expresión ingeniosa: tienes el porvenir más negro que el sobaco de un grillo A más tonto que le corresponde más tonto que parido por teléfono, más tonto y no nace, más tonto que mandado a hacer de encargo, o más tonto que hecho a propósito... Y hay otras que he oído recientemente como ser más retorcido que la biografía de Anthony Perkins; ser más pesado que un disco doble de los Iron Maiden; traer más cola que el cometa Haley vestido de novia; estar más salido que el pico de una mesa, etc. Y otras más tra- dicionales como ser más chulo que un ocho, corta Blas que no me vas, corta el rollo repollo, corta y rema que vienen los vikingos; echa el freno, Magdaleno; a otra co- sa, mariposa... La ponderación y la exageración La ponderación y la exageración se usa para encarecer las cualidades fundamentales “bueno” y “malo”, y sue- len partir de los afectos primarios de simpatía y antipat- ía. Un gran número de adjetivos se han cargado tanto de afectividad que en ellos ya está contenida la idea del máximo superlativo. 
Una cosa grandiosa, excelente, es en el lenguaje de muchos jóvenes, alucinante, también en expresiones como yo alucinaba, tío o en expresiones: alucina, veci- na... Pero también en boca de muchos jóvenes está de
Rafael del Moral 
Página 21 de 36 
moda llamarla superbuena, superguapa, o sencillamente que mola. Más tradicional para indicar una cosa gran- diosa es llamarla divina, estupenda, magnífica, fantásti- ca, sensacional, fenomenal, pero también: chachi, dabu- ti, enrollada, super, extra , hiper... Ay, tía, el chico aquel que me presentaste está superbien. Más tradicionales son las expresiones de padre y muy señor mío, de anto- logía, de aquí te espero, de miedo, de quitar el hipo, de chicha y nabo, de espanto, de lo que no hay y la más moderna ser algo una pasada..... Pero nada de eso pa- rece tener más influencia en mucha gente que no dudar- ía en utilizar variantes desprestigiadas como acojonante, de puta madre, de tres pares de cojones, la releche... y una larga lista. Una persona de escasos conocimientos: no sabe ni pío no sabe ni jota no tiene dos dedos de frente, y el ingenio popular le atribuye a veces comparaciones co- mo: es más basto que un batido de chorizo o es más hor- tera que un ataúd con pegatinas. A otros defectos humanos corresponde: ser más pesado que un collar de melones, ser más bruto que un arado o ser más basto que un bocadillo de chapas... o de chinchetas... La repetición 
La repetición en el lenguaje coloquial responde a la ne- cesidad de ocupar el vacío, pero también de asegurar la
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 22 de 36 
conversación, el contacto, de ponderar la idea. Dos es- pañoles juntos tienen miedo al silencio. En ciudades co- mo Madrid cada vez se acepta más ese silencio: en una sala de espera, en un ascensor, en el autobús... En pro- vincias, sin embargo, y en particular en el sur, dos espa- ñoles tienen miedo a estar сerca y sin hablarse. La nece- sidad de decir algo nos inspira continuamente, y dos asuntos se presentan como prácticos: señalar si hace frío o calor, o si ha hecho o va a hacer, o bien repetir las mismas ideas, las mismas frases, a veces añadiendo algo nuevo o modificando algo anterior. El español está con- tinuamente repitiendo las cosas. Una señora se quejaba de que su marido se hubie- ra negado a llevarla al cine, y dos días después se lo re- prochaba, y él se excusaba muy serio diciéndole: Sí, es verdad que le dije que no, pero solo me lo habías pedido una vez. Tal vez si se lo hubiera repetido, le habría hecho caso y habrían ido al cine. El español da mucha importancia a la repetición. Una misma idea, si es la trascendental, mejor repetirla dos veces: - Quedamos a las nueve y cuarto. - Sí, quedamos a las nueve y cuarto. - Vale, pues ya sabes, si no volvemos a hablar, a las nueve y cuarto en donde hemos dicho. - Ya, ¿y dónde hemos dicho?
Rafael del Moral 
Página 23 de 36 
- Hemos dicho donde siempre. - Pues vale, a las nueve y cuarto donde siempre. En un mercado un hombre trata de vender unos cerdos y dice: Gordos, gordos, que digamos gordos, no son gordos, pero son gordos. Un hombre se baja del tren y empieza a sudar, y comenta: Calor, calor, no hace, pero hace calor. Y otros ejemplos son: No me han ayudado nada, nada, lo que se dice nada.; el niño se ha comido hoy todo, todo y no ha dejado nada de nada; camarero, un café, pero que sea café, café; toda la mañana dale que te dale con el pito... Evolución y cambio En español coloquial es tan grande la voluntad de produ- cir a cada paso nuevos efectos que constantemente han de renovarse muchos de sus esquemas sintácticos y es- tilísticos. Esa continua mudanza supone la eliminación progresiva de elementos viejos o desgastados por el fre- cuente uso y que han perdido ya su eficacia. La lengua oral busca la innovación, el término original y cambiante que se distancia de situaciones anteriores. 
Los cambios en las costumbres, las innovaciones técnicas, las nuevas realidades, modifican constante- mente las lenguas. El español de los últimos ha añadido a su patrimonio léxico miles de palabras, y cada vez más se impone la especialización. En los campos semánticos
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 24 de 36 
de las nuevas tecnologías el español medio se encuentra limitado en su vocabulario por la dificultad de hacer frente al amplio caudal de nuevas realidades y sus ma- neras de concebirlas. Veamos ahora algunas de las tendencias del espa- ñol contemporáneo. Hace unos años era frecuente utili- zar la expresión estar al día para indicar que alguien tie- ne en cuenta los cambios en las modas (vestido, música, comportamiento...) Para expresar la renovación de un individuo que se adapta a los gustos sociales puede utilizarse: Estar en el ajo, estar conectado, y para mostrar que se está atento con respecto a algo, o que se va a estar atento, se usa, en lenguaje popular, o estar al loro...o incluso ponerse las pilas. No, tú no te metas en esto que no estás en el ajo No sé por qué se lo preguntas a él, no está al loro. La expresión al loro, según parece, procede del nombre metafórico que los presos dan a uno de sus pa- satiempos más anhelados, oír la radio, llamada loro en medios carcelarios. Estar al loro es estar entretenido oyendo la radio, y por extensión cualquier actitud que signifique estar atento a algo.
Rafael del Moral 
Página 25 de 36 
Pero estas expresiones por muy ingeniosas que sean, con un uso repetido dejan de serlo. Y pronto estar al loro dejará de estar de moda. Más interesante parece la expresión ponerse las pilas con el significado de activar la voluntad de quien se ha quedado retrasado en algo para recuperarla: Bueno, ponte las pilas y reflexiona para ver lo que hace- mos con el problema del coche. No tenía ganas de nada, pero me puse las pilas y limpié toda la cocina. Hace días que no respondo a la correspondencia, a ver si me pongo las pilas y me recupero. Parejas La diversidad de compromisos en la relación hom- bre / mujer impuesta por los cambios políticos de las últimas décadas ha revolucionado el léxico de este tipo. Hacia los años 70 se hablaba de: Novios, para los jóvenes que iniciaban sus relacio- nes. Prometidos, cuando formalizaban su relación para casarse. La voz ya se consideraba algo pedante. Matrimonio era el resultado de la unión religiosa (única vía por entonces).
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 26 de 36 
Y los casados eran marido y mujer. Ahora el campo léxico es muy diverso. En el año 2000 y por primera vez desde la más remota antigüedad, se registraron el España más divorcios que bodas. La lengua ha tenido que evolucionar para las nuevas rela- ciones. La palabra novio empieza a teñirse de vetustez, de vejez, de refinamiento pedante o sencillamente de re- chazo. Se oye poco. La gente ya no se atreve a llamar novio a quien no es sino el acompañante accidental... La palabra prometidos se ha inflado tanto de pe- dantismo que no se utiliza. Los términos marido-mujer empiezan a ser poco habi- tuales entre los jóvenes. Entre los adultos se prefiere, o al menos suena menos pedante marido - mujer que es- poso - esposa. El respeto a la intimidad, y a la elección y secreto del tipo de unión que se elige, que puede ser civil, reli- giosa, o ninguna de las oficializadas, ha extendido el uso de compañero o compañera en expresiones como: El jefe de la banda terrorista ha sido detenido junto con su compañera. 
Pero junto a esta forma convive la palabra pareja no solo para indicar a dos personas, sino también a una de ellas: He hecho un viaje a Marruecos con mi pareja. Pero mucha gente diría: He hecho un viaje a Marruecos
Rafael del Moral 
Página 27 de 36 
con mi amigo / amiga... Aunque la frase se preste a con- fusiones y aunque el interlocutor sepa que su amigo o amiga es quien vive con él o con ella como si lo hiciera con todas las atribuciones y obligaciones de un marido. Parece más frecuente oír: De acuerdo, acudiré a la cena, pero voy a ir con mi pareja. Otras veces se sustituye sen- cillamente por el nombre de la persona: Me dijo Juan (por me dijo mi marido) que le gusta el vestido que me he comprado. El uso presenta una gran confusión y difi- culta la esencialmente fácil comunicación de estos asun- tos. La persona con quien uno antes ha estado casado se convierte en exmujer o exmarido, y esta vez de mane- ra inequívoca porque pocas veces los hablantes se atre- ven a llamar mujer o marido a quienes ocupan el segun- do o sucesivos lugares. Pero este campo semántico está en continua ebu- llición. Hay quienes tal vez acertadamente han decidido llamarse mujer y marido aún sin pasar por las exigencias legales. La sorpresa La expresión qué fuerte es la última en expresión de la sorpresa, especialmente en boca de los jóvenes de la clase bien, conocida popularmente como pijos o pijas. Qué fuerte se utiliza en una amplia gama de situaciones:
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 28 de 36 
- ¿Sabes, Lorena, que la nave espacial Mir puede caer en cualquier lugar del mundo? - ¡Qué fuerte! - Ya, tía, pero no te preocupes, que los rusos están al loro y han previsto la caída, y hasta han contra- tado un seguro. La propietaria de una cafetería le hablaba a unos clientes hablando de su perro: - Fíjate, aquí donde lo ves sabe utilizar el ordena- dor: esta tarde lo he visto tocando suavemente las te- clas... Y añadió con énfasis en la sílaba –ur-: ¡qué fuerte! La sorpresa agradable se expresa, aunque solo en boca de los jóvenes, con el verbo flipar, o la expresión qué guay: Tío, has visto cómo flipa este juego, le dice un chico a su amigo. Flipar es un neologismo basado en el sonido ono- matopéyico flip-flip, que tanto agrada al oído. La fabricación de palabras 
Las palabras y expresiones del español se crean de ma- nera viva en una fábrica invisible propiedad de todos los hablantes, pero sin que los hablantes puedan intervenir en ello. No es fácil describir la maquinaria, pero es bue- no señalar que a la fabricación patrimonial se han añadi- do dos potentes máquinas de hacer palabras en las últi- mas décadas: el enorme pero intangible aparato que fa-
Rafael del Moral 
Página 29 de 36 
brica siglas, y la máquina expendedora de licencias para la aceptación de anglicismos. Ambas funcionan con gran capacidad y elaboran y elaboran palabras que nacen y mueren con las realidades que acompañan y algunas de ellas permanecen. Algunos prefijos que ya existían en nuestra lengua se han manifestado como especialmente útiles en los años recientes: El prefijo multi- se ha mostrado muy eficaz para la denominación de realidades que han am- pliado los usos de las ya existentes: multicentro, multidisciplinario, multifamiliar.... Con pluri-: se crea pluripartidismo, pluriem- pleado... Con el prefijo mini-: se forma minicrisis, mi- niserie, minigolf Con extra-: extraacadémico, extraparlamen- tario, extrahotelero... Pero el sufijo más rentable de los últimos años es probablemente el sufijo super- con el que se crean gran cantidad de palabras: supercontrato, supercuenta, súper económico, súper espectáculo, superpoblación, superpotencia, superpresidente... y también los populares superguay, superbien y superdivertida... 
Fuerte productividad tiene en el español contem- poráneo la sufijación en –ado, en -ista y en -dad.
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 30 de 36 
–ado sirve para formar palabras que signifi- can procesos: etiquetado o proceso de colocar las etiquetas en un producto; visionado y recalenta- do... Con el sufijo - ista: se crean términos que denominan a los seguidores de una corriente de pensamiento o de acción: zapateristas son los se- guidores del secretario general de un partido polí- tico, Rodríguez Zapatero, y peneuvistas a los los del Partido nacionalista vasco, formando la deri- vación desde las siglas de la misma manera que se formó nudista, golpista o activista. Muy práctico se muestra también el sufijo – dad para crear nombres abstractos: así, de espa- ñol se forma españolidad, que recoge la idea de todo lo relacionado con el español en el mundo, pero también de África, africanidad, y con el mis- mo procedimiento se crea fiscalidad o conjunto de ideas y determinaciones relacionadas con la ac- ción fiscal. 
En cuanto a la formación de palabras o expresio- nes mediante la unión de dos ya existentes nos lleva a adoptar compuestos como pirata informático, inspirado en pirata aéreo. Para indicar que algo se inicia se ha formado: dar luz verde, por imitación a al color que au-
Rafael del Moral 
Página 31 de 36 
toriza el paso en los semáforos, pero también, imitando las carreras en atletismo, se dice pistoletazo de salida. En la rápida evolución técnica del automóvil hemos necesitado elevalunas, lava faros, autolavado, cuentarrevoluciones y en la vida empresarial cazatalen- tos que es quien se ocupa de buscar las personas ade- cuadas a los altos puestos de dirección de las empresas, y también coche bomba, atendiendo a los problemas de terrorismo y ciudad dormitorio para denominar esas construcciones alejadas de Madrid donde sus habitantes solo van a dormir. Procedimientos muy parecidos se usan en descon- gelación de salarios, para señalar que ahora van a em- pezar a subir porque antes estuvieron en el congelador del frigorífico, es decir, sin alteración alguna. Con el mismo concepto de calor y frío se habla de enfriar la economía, que significa tranquilizarla, procurar que no se caliente. Blanquear el dinero tiene otro sentido y se opone a dinero negro. La acronimia es un paso más dentro de la compo- sición de palabras que entra con urgencia en nuestras necesidades. El titular de primera página de un periódico de hace unos días decía: Gestacartera falsificó certificados del BSCH y la Caixa para engañar a la CNMV. 
Además del invento comercial de gestacartera, mediante composición, aparecen dos siglas que solo son
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 32 de 36 
comprensibles para el hablante familiarizado con los cambios económicos de los últimos tiempos, lo que co- nocen las uniones bancarias que han unido al banco de Santander con el Central y con el Hispano, pero son mu- chos los que están lejos de saber que CNMV correspon- de a Comisión Nacional del Mercado de Valores. Hay que estar muy al loro y ponerse las pilas para no perderse en el moderno bosque de siglas del español, todas ellas re- sultado de las exigencias de comunicación. De la unión de motor más hotel nació la palabra motel, hotel de carretera al que solo se llega motorizado (coche, moto, camión...) Ese mismo principio ha utilizado la palabra informática, formada con el principio de la palabra información, infor-, y el final de la palabra au- tomática, -ática. De ahí informática. Y posteriormente y con el mismo principio se crea la palabra ofimática (ofi- cina + informática). anglicismos Pero allí donde el español asiste a una imparable invasión es en el campo de los anglicismos. Como tantas otras lenguas del mundo, la nuestra se muestra incapaz de frenarlos. 
Citaremos pocos para mantenernos en el purismo de estas lecciones y recordaremos que términos como estrés y estresante ya habían sido perfectamente adop- tados por nuestra lengua, y al igual que estándar han
Rafael del Moral 
Página 33 de 36 
acomodado los hábitos fónicos. Pero los españoles de- jamos los coches en los parking aunque algunos utilicen la palabra aparcamiento, para asistir al derby o enfren- tamiento de dos equipos de fútbol locales. Cuando se asiste a un discurso político se dice que uno va a un mee- ting, y para la selección de chicas o chicos para algún medio audiovisual (televisión o cine) se dice que partici- pan en un casting. La clase o categoría social elevada, frente a otras más medianas, es el standing, y aunque existe la palabra categoría, a veces nos suena un poco pueblerino. Y a ninguna empresa española le gustaría estar en la lista de las de mayor categoría, de mayor im- portancia, las más reputadas o las de mayor solvencia, todas prefieren estar en el ranking. 
La audacia en los procedimientos de aceptación del anglicismo es elevadísima, y nadie habla de que su coche tiene el sistema de frenos antibloqueo, sino de abs, con las siglas que corresponden al ingles, y de la misma manera al hablar de ese deporte solitario que se ha puesto de moda poca gente lo llama correr, que es lo que se hace realmente, correr un rato para romper con el estrés del día y los kilos de más, pero a eso se le llama con más frecuencia footing. Y por este camino llegamos a algo que yo creo que, si nada lo remedia, debemos dar por hecho: el préstamo morfológico del sufijo inglés – ing, como lo muestra la palabra puenting, con raíz espa- ñola, puente, y sufijo inglés, -ing. El puenting es el depor-
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 34 de 36 
te que consiste en lanzarse al vacío desde la altura ele- vada de un puente con una cuerda elástica. En Texas, donde el español es una lengua muy generalizada, la tienda donde se lleva la ropa a lavar se llamaba washer- ía, pero no debe alarmarnos porque algunos estableci- mientos españoles se llaman whiskería, o bar donde pre- ferentemente se toman copas de bebidas alcohólicas, con raíz inglesa y sufijo español, croasantería, o tienda que vende el bollo francés, con raíz francesa y sufijo es- pañol, y pizzería, o tienda de venta de el famoso plato italiano, con raíz italiana y sufijo español. Y acabemos con una mirada a las expresiones que en el fondo no indican otra cosa sino que el hablante ha dicho lo que quería decir, y que como no tiene nada que añadir prefiere dar por concluida la conversación: y pare usted de contar, y no hay más que hablar, y asunto con- cluido, y se acabó lo que se daba, y ya está y listo, y viva la vida, y ni una palabra más... Y otras veces se amparan en el lenguaje metafórico en busca de eficacia: así que, apaga y vámonos, aquí paz y después gloria, y se acabó lo que se daba, y santas pascuas y ni una palabra más, y muchas gracias a todos cuantos habéis tenido la amabi- lidad de oírme hasta el final.
Rafael del Moral 
Página 35 de 36 
BIBLIOGRAFÍA 
BEINHAUER, W., El español coloquial, Madrid, Gredos, 1968. BRIZ, A., El español coloquial: situación y uso. Madrid, Arco-Libros, 1996. GASCÓN MARTÍN, E., Español coloquial: rasgos, formas y fraseología de la lengua diaria, Madrid, Edinumen, 1995 HIDALGO NAVARRO, A., La entonación coloquial: función demarcativa y unidades de habla, Valencia, 1997. LAMÍQUIZ, V., El enunciado textual: análisis lingüístico del discurso, Bar- celona, Ariel, 1994. LOZANO DOMINGO, I., Lenguaje femenino, lenguaje masculino, Madrid, Minerva, 1995 MORAL, R. DEL, Diccionario Ideológico. Atlas léxico de la lengua españo- la, Barcelona, Herder, 2009. MORAL, R. DEL, Diccionario temático del español, Madrid, Verbum, 1998. MORAL, R. DEL, Manual Práctico del Español Coloquial, Madrid, Verbum, 2003. NIETO GARCÍA, J.M., Introducción al análisis del discurso hablado, Univer- sidad de Granada, 1995 POYATOS, H., La comunicación no verbal. Cultura, lenguaje y conversa- ción. Madrid, Itsmo, 1994. RAMOS, A., SERRADILLA, A., Diccionario del español coloquial, Madrid, Akal, 2000 RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, F., Comunicación y lenguaje juvenil. Madrid. Fun- damentos, 1989 RODRÍGUEZ, F., El lenguaje juvenil, Barcelona, Ariel, 2002 RUIZ GURILLO, L., La fraseología del español coloquial, Barcelona, Ariel, 1998
ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID 
Página 36 de 36 
RUIZ GURILLO, L., Las locuciones en el español actual, Madrid, Arco- Libros, 2001 Ruiz, L., Las locuciones en español actual, Madrid, Arco-libros, 2001 SEARLE, J., Actos de habla, Madrid, Cátedra, 1980 SPERBER, D. Y D. WILSON, La Relevancia. Comunicación y procesos cogni- tivos, Madrid, Visor, 1994. TUSÓN, A., Análisis de la conversación, Barcelona, Ariel, 1997. VARELA, F., KUBART, H., Diccionario fraseológico del español moderno, Madrid, Gredos, 1994 VIGARA TAUSTE, A. M., Morfosintaxis del español coloquial: esbozo es- tilístico, Madrid, Gredos, 1992

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Hablar y escribir correctamente barbarismos, impropiedades y dudas en el espa...
Hablar y escribir correctamente barbarismos, impropiedades y dudas en el espa...Hablar y escribir correctamente barbarismos, impropiedades y dudas en el espa...
Hablar y escribir correctamente barbarismos, impropiedades y dudas en el espa...
juanchojuancho
 
El PARLACHE EN LOS JOVENES
El PARLACHE EN LOS JOVENESEl PARLACHE EN LOS JOVENES
El PARLACHE EN LOS JOVENES
Aniitha100
 
Diccionario de las preposiciones españolas
Diccionario de las preposiciones españolasDiccionario de las preposiciones españolas
Diccionario de las preposiciones españolas
Juan F.Guevara
 
1 ESO Libro completo
1 ESO Libro completo1 ESO Libro completo
1 ESO Libro completo
Any Lau
 
Club S 500. Número 11
Club S 500. Número 11Club S 500. Número 11
Club S 500. Número 11
clubs500
 
3 ESO Libro completo
3 ESO Libro completo3 ESO Libro completo
3 ESO Libro completo
Any Lau
 
El parlache ( tema escogido sobre la lingüística).
El  parlache ( tema escogido sobre la lingüística). El  parlache ( tema escogido sobre la lingüística).
El parlache ( tema escogido sobre la lingüística).
estefany
 
Guia 7 de español 7°
Guia 7 de español 7°Guia 7 de español 7°
Guia 7 de español 7°
Secretaría de Educación Pública
 
Tema 1. lengua
Tema 1. lenguaTema 1. lengua
Tema 1. lengua
LUCÍA BLANCO FERNÁNDEZ
 
Ortografia emmental
Ortografia emmentalOrtografia emmental
Ortografia emmental
Ainhoa Ezeiza
 
Presentación parlache
Presentación parlachePresentación parlache
Presentación parlache
darperez
 
2 ESO Libro completo
2 ESO Libro completo2 ESO Libro completo
2 ESO Libro completo
Any Lau
 
Carta a-una-maestra
Carta a-una-maestraCarta a-una-maestra
Carta a-una-maestra
Ana Novoa
 
Comunicando con mario benedetti en el aula italiana rovira unisa2006
Comunicando con mario benedetti en el aula italiana rovira unisa2006Comunicando con mario benedetti en el aula italiana rovira unisa2006
Comunicando con mario benedetti en el aula italiana rovira unisa2006
José Rovira Collado
 
Simulacro 2 UdeA semana santa Atr213 v1
Simulacro 2 UdeA semana santa Atr213 v1Simulacro 2 UdeA semana santa Atr213 v1
Simulacro 2 UdeA semana santa Atr213 v1
Cristian Serna
 
TALLERES DE REPASO
TALLERES DE REPASO TALLERES DE REPASO
TALLERES DE REPASO
Lorena Tovar
 
Lengua y Literatura 3 ESO
Lengua y Literatura 3 ESOLengua y Literatura 3 ESO
Lengua y Literatura 3 ESO
Any Lau
 
Tuteo y voseo
Tuteo y voseoTuteo y voseo
Tuteo y voseo
Malvina Hernandez
 
Maestro Benedetti 2 abril 2104 Poesía para la didáctica de la lengua y la lit...
Maestro Benedetti 2 abril 2104 Poesía para la didáctica de la lengua y la lit...Maestro Benedetti 2 abril 2104 Poesía para la didáctica de la lengua y la lit...
Maestro Benedetti 2 abril 2104 Poesía para la didáctica de la lengua y la lit...
José Rovira Collado
 
Tarea tema 5
Tarea tema 5Tarea tema 5
Tarea tema 5
María Fernández
 

La actualidad más candente (20)

Hablar y escribir correctamente barbarismos, impropiedades y dudas en el espa...
Hablar y escribir correctamente barbarismos, impropiedades y dudas en el espa...Hablar y escribir correctamente barbarismos, impropiedades y dudas en el espa...
Hablar y escribir correctamente barbarismos, impropiedades y dudas en el espa...
 
El PARLACHE EN LOS JOVENES
El PARLACHE EN LOS JOVENESEl PARLACHE EN LOS JOVENES
El PARLACHE EN LOS JOVENES
 
Diccionario de las preposiciones españolas
Diccionario de las preposiciones españolasDiccionario de las preposiciones españolas
Diccionario de las preposiciones españolas
 
1 ESO Libro completo
1 ESO Libro completo1 ESO Libro completo
1 ESO Libro completo
 
Club S 500. Número 11
Club S 500. Número 11Club S 500. Número 11
Club S 500. Número 11
 
3 ESO Libro completo
3 ESO Libro completo3 ESO Libro completo
3 ESO Libro completo
 
El parlache ( tema escogido sobre la lingüística).
El  parlache ( tema escogido sobre la lingüística). El  parlache ( tema escogido sobre la lingüística).
El parlache ( tema escogido sobre la lingüística).
 
Guia 7 de español 7°
Guia 7 de español 7°Guia 7 de español 7°
Guia 7 de español 7°
 
Tema 1. lengua
Tema 1. lenguaTema 1. lengua
Tema 1. lengua
 
Ortografia emmental
Ortografia emmentalOrtografia emmental
Ortografia emmental
 
Presentación parlache
Presentación parlachePresentación parlache
Presentación parlache
 
2 ESO Libro completo
2 ESO Libro completo2 ESO Libro completo
2 ESO Libro completo
 
Carta a-una-maestra
Carta a-una-maestraCarta a-una-maestra
Carta a-una-maestra
 
Comunicando con mario benedetti en el aula italiana rovira unisa2006
Comunicando con mario benedetti en el aula italiana rovira unisa2006Comunicando con mario benedetti en el aula italiana rovira unisa2006
Comunicando con mario benedetti en el aula italiana rovira unisa2006
 
Simulacro 2 UdeA semana santa Atr213 v1
Simulacro 2 UdeA semana santa Atr213 v1Simulacro 2 UdeA semana santa Atr213 v1
Simulacro 2 UdeA semana santa Atr213 v1
 
TALLERES DE REPASO
TALLERES DE REPASO TALLERES DE REPASO
TALLERES DE REPASO
 
Lengua y Literatura 3 ESO
Lengua y Literatura 3 ESOLengua y Literatura 3 ESO
Lengua y Literatura 3 ESO
 
Tuteo y voseo
Tuteo y voseoTuteo y voseo
Tuteo y voseo
 
Maestro Benedetti 2 abril 2104 Poesía para la didáctica de la lengua y la lit...
Maestro Benedetti 2 abril 2104 Poesía para la didáctica de la lengua y la lit...Maestro Benedetti 2 abril 2104 Poesía para la didáctica de la lengua y la lit...
Maestro Benedetti 2 abril 2104 Poesía para la didáctica de la lengua y la lit...
 
Tarea tema 5
Tarea tema 5Tarea tema 5
Tarea tema 5
 

Similar a El español coloquial en el habla de madrid

EL ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID
EL ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRIDEL ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID
EL ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Modas y ritos léxicos en el español actual de Madrid - - Basilea 2011
Modas y ritos léxicos en el español actual de Madrid - - Basilea 2011Modas y ritos léxicos en el español actual de Madrid - - Basilea 2011
Modas y ritos léxicos en el español actual de Madrid - - Basilea 2011
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Memorias de un viejo profesor.
Memorias de un viejo profesor.Memorias de un viejo profesor.
Memorias de un viejo profesor.
Pedro Roberto Casanova
 
Magia, mente y mito en María Moliner
Magia, mente y mito en María MolinerMagia, mente y mito en María Moliner
Magia, mente y mito en María Moliner
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Perspectivas gaceta virtual tercera edición
Perspectivas gaceta virtual tercera ediciónPerspectivas gaceta virtual tercera edición
Perspectivas gaceta virtual tercera edición
ManuelEliecerArteaga
 
Prueba de ensayo primer bimestre
Prueba de ensayo primer bimestrePrueba de ensayo primer bimestre
Prueba de ensayo primer bimestre
olguitaparedesb
 
Guía ii medio norma y registro
Guía  ii medio norma y registroGuía  ii medio norma y registro
Guía ii medio norma y registro
sachadeb
 
Situación comunicativa
Situación comunicativaSituación comunicativa
Situación comunicativa
Periodismo Interactivo Juarez
 
Diversidad
DiversidadDiversidad
Origen del Español en Santo Domingo
Origen del Español en Santo DomingoOrigen del Español en Santo Domingo
Origen del Español en Santo Domingo
Paúl Rosario Cuello
 
Origen del español en santo domingo
Origen del español en santo domingoOrigen del español en santo domingo
Origen del español en santo domingo
Paúl Rosario Cuello
 
Grupo_4-Tarea_10__(1).pdf
Grupo_4-Tarea_10__(1).pdfGrupo_4-Tarea_10__(1).pdf
Grupo_4-Tarea_10__(1).pdf
MonicaRuiz314937
 
Qué español enseñar - Argentina
Qué español enseñar - ArgentinaQué español enseñar - Argentina
Qué español enseñar - Argentina
Elebaires - Escuela de Español
 
Diccionario de las preposiciones españolas
Diccionario de las preposiciones españolasDiccionario de las preposiciones españolas
Diccionario de las preposiciones españolas
juanchojuancho
 
Aicle espanol espanoleando en vacaciones - unidad didactica
Aicle espanol   espanoleando en vacaciones - unidad didacticaAicle espanol   espanoleando en vacaciones - unidad didactica
Aicle espanol espanoleando en vacaciones - unidad didactica
Alberto Casas Rodriguez
 
Let 011 Unidad VIm.docx
Let 011 Unidad VIm.docxLet 011 Unidad VIm.docx
Let 011 Unidad VIm.docx
ManuelkinFeliz
 
Variaciones del lenguaje, niveles del habla y 1
Variaciones del lenguaje, niveles del habla y 1Variaciones del lenguaje, niveles del habla y 1
Variaciones del lenguaje, niveles del habla y 1
romercen
 
La comunicación
La comunicaciónLa comunicación
La comunicación
MANUELA FERNÁNDEZ
 
Proyecto Ies Monreal Del Campo
Proyecto Ies Monreal Del CampoProyecto Ies Monreal Del Campo
Proyecto Ies Monreal Del Campo
cprgraus
 
Andaluz
AndaluzAndaluz
Andaluz
lapanchona
 

Similar a El español coloquial en el habla de madrid (20)

EL ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID
EL ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRIDEL ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID
EL ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID
 
Modas y ritos léxicos en el español actual de Madrid - - Basilea 2011
Modas y ritos léxicos en el español actual de Madrid - - Basilea 2011Modas y ritos léxicos en el español actual de Madrid - - Basilea 2011
Modas y ritos léxicos en el español actual de Madrid - - Basilea 2011
 
Memorias de un viejo profesor.
Memorias de un viejo profesor.Memorias de un viejo profesor.
Memorias de un viejo profesor.
 
Magia, mente y mito en María Moliner
Magia, mente y mito en María MolinerMagia, mente y mito en María Moliner
Magia, mente y mito en María Moliner
 
Perspectivas gaceta virtual tercera edición
Perspectivas gaceta virtual tercera ediciónPerspectivas gaceta virtual tercera edición
Perspectivas gaceta virtual tercera edición
 
Prueba de ensayo primer bimestre
Prueba de ensayo primer bimestrePrueba de ensayo primer bimestre
Prueba de ensayo primer bimestre
 
Guía ii medio norma y registro
Guía  ii medio norma y registroGuía  ii medio norma y registro
Guía ii medio norma y registro
 
Situación comunicativa
Situación comunicativaSituación comunicativa
Situación comunicativa
 
Diversidad
DiversidadDiversidad
Diversidad
 
Origen del Español en Santo Domingo
Origen del Español en Santo DomingoOrigen del Español en Santo Domingo
Origen del Español en Santo Domingo
 
Origen del español en santo domingo
Origen del español en santo domingoOrigen del español en santo domingo
Origen del español en santo domingo
 
Grupo_4-Tarea_10__(1).pdf
Grupo_4-Tarea_10__(1).pdfGrupo_4-Tarea_10__(1).pdf
Grupo_4-Tarea_10__(1).pdf
 
Qué español enseñar - Argentina
Qué español enseñar - ArgentinaQué español enseñar - Argentina
Qué español enseñar - Argentina
 
Diccionario de las preposiciones españolas
Diccionario de las preposiciones españolasDiccionario de las preposiciones españolas
Diccionario de las preposiciones españolas
 
Aicle espanol espanoleando en vacaciones - unidad didactica
Aicle espanol   espanoleando en vacaciones - unidad didacticaAicle espanol   espanoleando en vacaciones - unidad didactica
Aicle espanol espanoleando en vacaciones - unidad didactica
 
Let 011 Unidad VIm.docx
Let 011 Unidad VIm.docxLet 011 Unidad VIm.docx
Let 011 Unidad VIm.docx
 
Variaciones del lenguaje, niveles del habla y 1
Variaciones del lenguaje, niveles del habla y 1Variaciones del lenguaje, niveles del habla y 1
Variaciones del lenguaje, niveles del habla y 1
 
La comunicación
La comunicaciónLa comunicación
La comunicación
 
Proyecto Ies Monreal Del Campo
Proyecto Ies Monreal Del CampoProyecto Ies Monreal Del Campo
Proyecto Ies Monreal Del Campo
 
Andaluz
AndaluzAndaluz
Andaluz
 

Más de EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS

Terminología para el análisis literario
Terminología para el análisis literarioTerminología para el análisis literario
Terminología para el análisis literario
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Teoría y práctica del análisis literario de textos
Teoría y práctica del análisis literario de textosTeoría y práctica del análisis literario de textos
Teoría y práctica del análisis literario de textos
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Breve taller de poesía
Breve taller de poesíaBreve taller de poesía
Breve taller de poesía
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Guía de términos literarios
Guía de términos literariosGuía de términos literarios
Guía de términos literarios
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Prosa creativa. Ejercicios
Prosa creativa. EjerciciosProsa creativa. Ejercicios
Prosa creativa. Ejercicios
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Ejercicios de sociolingüística
Ejercicios de sociolingüísticaEjercicios de sociolingüística
Ejercicios de sociolingüística
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Comprobar el conocimiento de una obra literaria
Comprobar el conocimiento de una obra literariaComprobar el conocimiento de una obra literaria
Comprobar el conocimiento de una obra literaria
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Cincuenta campos semánticos para clasificar
 Cincuenta campos semánticos para clasificar Cincuenta campos semánticos para clasificar
Cincuenta campos semánticos para clasificar
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Construir un campo semántico
Construir un campo semánticoConstruir un campo semántico
Construir un campo semántico
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Cincuenta campos semánticos para clasificar
Cincuenta campos semánticos para clasificarCincuenta campos semánticos para clasificar
Cincuenta campos semánticos para clasificar
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Guía trabajo sobre quijote
Guía trabajo sobre quijoteGuía trabajo sobre quijote
Guía trabajo sobre quijote
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
L'espagnol, fiche d'identité
L'espagnol, fiche d'identitéL'espagnol, fiche d'identité
L'espagnol, fiche d'identité
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Plácida la joven de Elena Quiroga
Plácida la joven de Elena  QuirogaPlácida la joven de Elena  Quiroga
Plácida la joven de Elena Quiroga
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Los soldados lloran de noche de Ana María Matute
Los soldados lloran de noche de Ana María MatuteLos soldados lloran de noche de Ana María Matute
Los soldados lloran de noche de Ana María Matute
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
La Regenta de Leopoldo Alas Clarín
La Regenta de Leopoldo Alas ClarínLa Regenta de Leopoldo Alas Clarín
La Regenta de Leopoldo Alas Clarín
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
El español en asturias y el asturiano
El español en asturias y el asturianoEl español en asturias y el asturiano
El español en asturias y el asturiano
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Los pronombres
Los pronombresLos pronombres
La trampa de Ana María Matute
La trampa de Ana María MatuteLa trampa de Ana María Matute
La trampa de Ana María Matute
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
Algo pasa en la calle de Elena Quiroga
Algo pasa en la calle de Elena QuirogaAlgo pasa en la calle de Elena Quiroga
Algo pasa en la calle de Elena Quiroga
EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS
 
El siglo de oro
El siglo de oroEl siglo de oro

Más de EL ESPAÑOL Y OTRAS LENGUAS (20)

Terminología para el análisis literario
Terminología para el análisis literarioTerminología para el análisis literario
Terminología para el análisis literario
 
Teoría y práctica del análisis literario de textos
Teoría y práctica del análisis literario de textosTeoría y práctica del análisis literario de textos
Teoría y práctica del análisis literario de textos
 
Breve taller de poesía
Breve taller de poesíaBreve taller de poesía
Breve taller de poesía
 
Guía de términos literarios
Guía de términos literariosGuía de términos literarios
Guía de términos literarios
 
Prosa creativa. Ejercicios
Prosa creativa. EjerciciosProsa creativa. Ejercicios
Prosa creativa. Ejercicios
 
Ejercicios de sociolingüística
Ejercicios de sociolingüísticaEjercicios de sociolingüística
Ejercicios de sociolingüística
 
Comprobar el conocimiento de una obra literaria
Comprobar el conocimiento de una obra literariaComprobar el conocimiento de una obra literaria
Comprobar el conocimiento de una obra literaria
 
Cincuenta campos semánticos para clasificar
 Cincuenta campos semánticos para clasificar Cincuenta campos semánticos para clasificar
Cincuenta campos semánticos para clasificar
 
Construir un campo semántico
Construir un campo semánticoConstruir un campo semántico
Construir un campo semántico
 
Cincuenta campos semánticos para clasificar
Cincuenta campos semánticos para clasificarCincuenta campos semánticos para clasificar
Cincuenta campos semánticos para clasificar
 
Guía trabajo sobre quijote
Guía trabajo sobre quijoteGuía trabajo sobre quijote
Guía trabajo sobre quijote
 
L'espagnol, fiche d'identité
L'espagnol, fiche d'identitéL'espagnol, fiche d'identité
L'espagnol, fiche d'identité
 
Plácida la joven de Elena Quiroga
Plácida la joven de Elena  QuirogaPlácida la joven de Elena  Quiroga
Plácida la joven de Elena Quiroga
 
Los soldados lloran de noche de Ana María Matute
Los soldados lloran de noche de Ana María MatuteLos soldados lloran de noche de Ana María Matute
Los soldados lloran de noche de Ana María Matute
 
La Regenta de Leopoldo Alas Clarín
La Regenta de Leopoldo Alas ClarínLa Regenta de Leopoldo Alas Clarín
La Regenta de Leopoldo Alas Clarín
 
El español en asturias y el asturiano
El español en asturias y el asturianoEl español en asturias y el asturiano
El español en asturias y el asturiano
 
Los pronombres
Los pronombresLos pronombres
Los pronombres
 
La trampa de Ana María Matute
La trampa de Ana María MatuteLa trampa de Ana María Matute
La trampa de Ana María Matute
 
Algo pasa en la calle de Elena Quiroga
Algo pasa en la calle de Elena QuirogaAlgo pasa en la calle de Elena Quiroga
Algo pasa en la calle de Elena Quiroga
 
El siglo de oro
El siglo de oroEl siglo de oro
El siglo de oro
 

Último

pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptxpueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
RAMIREZNICOLE
 
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docxLecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
Alejandrino Halire Ccahuana
 
Horarios y fechas de la PAU 2024 en la Comunidad Valenciana.
Horarios y fechas de la PAU 2024 en la Comunidad Valenciana.Horarios y fechas de la PAU 2024 en la Comunidad Valenciana.
Horarios y fechas de la PAU 2024 en la Comunidad Valenciana.
20minutos
 
1° T3 Examen Zany de primer grado compl
1° T3 Examen Zany  de primer grado compl1° T3 Examen Zany  de primer grado compl
1° T3 Examen Zany de primer grado compl
ROCIORUIZQUEZADA
 
665033394-TODAS-LAS-SANGRES-resumen-Por-Capitulos.pdf
665033394-TODAS-LAS-SANGRES-resumen-Por-Capitulos.pdf665033394-TODAS-LAS-SANGRES-resumen-Por-Capitulos.pdf
665033394-TODAS-LAS-SANGRES-resumen-Por-Capitulos.pdf
valerytorresmendizab
 
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJAPANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
estroba5
 
El Cerebro se Cambia a si Mismo-Norman Doidge.pdf
El Cerebro se Cambia a si Mismo-Norman Doidge.pdfEl Cerebro se Cambia a si Mismo-Norman Doidge.pdf
El Cerebro se Cambia a si Mismo-Norman Doidge.pdf
Robert Zuñiga Vargas
 
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docxRETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
100078171
 
recursos naturales en chile quinto básico .pptx
recursos naturales en chile quinto básico .pptxrecursos naturales en chile quinto básico .pptx
recursos naturales en chile quinto básico .pptx
Waleska Chaparro
 
6° GRADO UNIDAD DE APRENDIZAJE 3 JUNIO.docx
6° GRADO UNIDAD DE APRENDIZAJE 3 JUNIO.docx6° GRADO UNIDAD DE APRENDIZAJE 3 JUNIO.docx
6° GRADO UNIDAD DE APRENDIZAJE 3 JUNIO.docx
DanielaBurgosnazario
 
Mundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdf
Mundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdfMundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdf
Mundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdf
ViriEsteva
 
Manual de procedimiento para gráficos HC
Manual de procedimiento para gráficos HCManual de procedimiento para gráficos HC
Manual de procedimiento para gráficos HC
josseanlo1581
 
Presentación Curso C. Diferencial - 2024-1.pdf
Presentación Curso C. Diferencial - 2024-1.pdfPresentación Curso C. Diferencial - 2024-1.pdf
Presentación Curso C. Diferencial - 2024-1.pdf
H4RV3YH3RN4ND3Z
 
FEEDBACK DE LA ESTRUCTURA CURRICULAR- 2024.pdf
FEEDBACK DE LA ESTRUCTURA CURRICULAR- 2024.pdfFEEDBACK DE LA ESTRUCTURA CURRICULAR- 2024.pdf
FEEDBACK DE LA ESTRUCTURA CURRICULAR- 2024.pdf
Jose Luis Jimenez Rodriguez
 
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
20minutos
 
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIACONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
ginnazamudio
 
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
rosannatasaycoyactay
 
PLAN DE CAPACITACION xxxxxxxxxxxxxxxxxxx
PLAN DE CAPACITACION xxxxxxxxxxxxxxxxxxxPLAN DE CAPACITACION xxxxxxxxxxxxxxxxxxx
PLAN DE CAPACITACION xxxxxxxxxxxxxxxxxxx
cportizsanchez48
 
SEMIOLOGIA DE HEMORRAGIAS DIGESTIVAS.pptx
SEMIOLOGIA DE HEMORRAGIAS DIGESTIVAS.pptxSEMIOLOGIA DE HEMORRAGIAS DIGESTIVAS.pptx
SEMIOLOGIA DE HEMORRAGIAS DIGESTIVAS.pptx
Osiris Urbano
 
Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinaria). UCLM
Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinaria). UCLMExamen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinaria). UCLM
Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinaria). UCLM
Juan Martín Martín
 

Último (20)

pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptxpueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
 
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docxLecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
 
Horarios y fechas de la PAU 2024 en la Comunidad Valenciana.
Horarios y fechas de la PAU 2024 en la Comunidad Valenciana.Horarios y fechas de la PAU 2024 en la Comunidad Valenciana.
Horarios y fechas de la PAU 2024 en la Comunidad Valenciana.
 
1° T3 Examen Zany de primer grado compl
1° T3 Examen Zany  de primer grado compl1° T3 Examen Zany  de primer grado compl
1° T3 Examen Zany de primer grado compl
 
665033394-TODAS-LAS-SANGRES-resumen-Por-Capitulos.pdf
665033394-TODAS-LAS-SANGRES-resumen-Por-Capitulos.pdf665033394-TODAS-LAS-SANGRES-resumen-Por-Capitulos.pdf
665033394-TODAS-LAS-SANGRES-resumen-Por-Capitulos.pdf
 
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJAPANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
 
El Cerebro se Cambia a si Mismo-Norman Doidge.pdf
El Cerebro se Cambia a si Mismo-Norman Doidge.pdfEl Cerebro se Cambia a si Mismo-Norman Doidge.pdf
El Cerebro se Cambia a si Mismo-Norman Doidge.pdf
 
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docxRETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
 
recursos naturales en chile quinto básico .pptx
recursos naturales en chile quinto básico .pptxrecursos naturales en chile quinto básico .pptx
recursos naturales en chile quinto básico .pptx
 
6° GRADO UNIDAD DE APRENDIZAJE 3 JUNIO.docx
6° GRADO UNIDAD DE APRENDIZAJE 3 JUNIO.docx6° GRADO UNIDAD DE APRENDIZAJE 3 JUNIO.docx
6° GRADO UNIDAD DE APRENDIZAJE 3 JUNIO.docx
 
Mundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdf
Mundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdfMundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdf
Mundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdf
 
Manual de procedimiento para gráficos HC
Manual de procedimiento para gráficos HCManual de procedimiento para gráficos HC
Manual de procedimiento para gráficos HC
 
Presentación Curso C. Diferencial - 2024-1.pdf
Presentación Curso C. Diferencial - 2024-1.pdfPresentación Curso C. Diferencial - 2024-1.pdf
Presentación Curso C. Diferencial - 2024-1.pdf
 
FEEDBACK DE LA ESTRUCTURA CURRICULAR- 2024.pdf
FEEDBACK DE LA ESTRUCTURA CURRICULAR- 2024.pdfFEEDBACK DE LA ESTRUCTURA CURRICULAR- 2024.pdf
FEEDBACK DE LA ESTRUCTURA CURRICULAR- 2024.pdf
 
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
 
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIACONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
 
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
 
PLAN DE CAPACITACION xxxxxxxxxxxxxxxxxxx
PLAN DE CAPACITACION xxxxxxxxxxxxxxxxxxxPLAN DE CAPACITACION xxxxxxxxxxxxxxxxxxx
PLAN DE CAPACITACION xxxxxxxxxxxxxxxxxxx
 
SEMIOLOGIA DE HEMORRAGIAS DIGESTIVAS.pptx
SEMIOLOGIA DE HEMORRAGIAS DIGESTIVAS.pptxSEMIOLOGIA DE HEMORRAGIAS DIGESTIVAS.pptx
SEMIOLOGIA DE HEMORRAGIAS DIGESTIVAS.pptx
 
Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinaria). UCLM
Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinaria). UCLMExamen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinaria). UCLM
Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinaria). UCLM
 

El español coloquial en el habla de madrid

  • 1. EL ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Asociación Europea de Profesores de Español Cáceres., 27 de julio de 2001
  • 2. ueridos colegas profesores de español de Europa y del mundo, queridos colegas profesores de es- pañol de los países del Este, por segunda vez en los congresos de la AEPE: Me permito abordar en esta cita anual que con tanto placer hemos vivido en los últimos años un asunto frecuentemente marginado en los libros, el del español de la calle, el de las charlas, el español de la amistad. Los manuales que usamos, a pesar de los grandes logros, se detienen sobre todo en el estudio de la transmisión es- crita de la lengua y mucho menos en la oral. Por eso pre- tendo huir de lo escrito y acercarme a la descripción del paisaje, del marco y de los procedimientos mediante los cuales el español se agita, modifica, altera, ingenia, con- cibe, ironiza, rompe y deja ver su plena vitalidad, y tam- bién acercarme, en su caso, y describir los principios mediante los cuales se crean y recrean las expresiones de una lengua que se muestra viva, tan elegante como Q
  • 3. Rafael del Moral Página 3 de 36 despiadada según se exija, alegre y solemne, y tan pletó- rica e ingeniosa para la expresión festiva como seria y precisa en la grave. Coincido con Beinhauer al considerar que el lenguaje coloquial es “el habla tal como brota na- tural y espontánea en la conversación diaria, a diferencia de las manifestaciones lingüísticas conscientemente for- muladas, y por tanto más cerebrales... Y añade después: “Al tratar del lenguaje coloquial nos referimos únicamen- te a la lengua viva conversacional”.1 La posición social y el nivel cultural condiciona el uso coloquial de nuestra lengua, pero cada vez más los españoles, una vez generalizado el acceso a la cultura por la vía de la igualdad, hablan con dos registros, uno descuidado y corriente, aunque vivo, que se usa entre amigos, y otro más cuidado reservado para situaciones formales. No existen fronteras entre los grupos que permitan marcar las diferencias. Pero también con palabras de Behinhauer2 dire- mos que “al observar el modo de hablar de una persona con otra, podemos apreciar dos actitudes fundamenta- les: o su manera de expresarse se caracteriza por el pre- dominio del yo, o bien está determinada por la conside- ración hacia el interlocutor.” Y sigue diciendo: “Esa defe- rencia hacia el interlocutor es, en el más amplio sentido de la palabra, lo que entendemos por cortesía. Tal defe- 1 Beinhauer, W., El español coloquial, Madrid, 1968, pág. 9 2 Obra citada, pág. 133.
  • 4. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 4 de 36 rencia puede ser auténtica, es decir, brotar efectivamen- te de impulsos altruistas, pero también puede –y esto es lo que ocurre con mayor frecuencia de lo que a simple vista parece- perseguir el propio interés del hablante y, sólo en apariencia, el del interlocutor.” Por eso las con- versaciones dejan ver las huellas del protagonismo de los hablantes. La cortesía, aunque a veces llena de insinceridad, suaviza las situaciones tensas mediante un delicado uso de la diplomacia. Todas las lenguas dan mucha impor- tancia a mostrarse amable o cortés, y algunas son espe- cialmente ricas en pronombres de tratamiento como el japonés (que tiene seis) o incluso en palabras que se usan en uno u otro contexto como el javanés (que dis- pone de dos series de números según se dirija o no el interlocutor a una persona de respeto). Los medios de que nos servimos para mostrar amabilidad, para esqui- var asperezas, son muy variados, y frecuentemente están inspirados en la entonación, pero también en mu- chos más procedimientos como la elección de las pala- bras. Tú y usted En las últimas décadas ha vivido el español un especta- cular avance del uso de tu también como tratamiento de respeto, y un progresivo arrinconamiento de las formas de usted. Al mismo tiempo la fórmula de respeto don
  • 5. Rafael del Moral Página 5 de 36 (del latín dominus) que empezó a usase en la época del emperador Carlos V, ha enfermado gravemente y vive ahora el momento más bajo de su historia, y si nada lo remedia es posible que desaparezca del uso oral en las próximas generaciones. Hoy en Madrid se recuerda con don a personajes del pasado (mi maestro, don Antonio, el notario don José) y también se usa en las publicacio- nes oficiales (El señor ministro, don José González Rodrí- guez) y en algunos documentos escritos como los enca- bezamientos de las cartas y en los sobres. Pero cada vez es menos frecuente en Madrid dirigirse a un superior llamándolo don Manuel o don Gonzalo. Ambos procesos, las horas bajas del usted y del don, ya se habían iniciado antes de la instauración de la democracia a finales de los años setenta y se han gene- ralizado después un poco confundidos con los progresos en el acercamiento de las clases sociales. Las formas de usted ya prácticamente han dejado de utilizarse de hijos a padres, y de sobrinos a tíos, y en cualquier otra situación de parentesco. Tampoco entre personas de igual edad ni siquiera cuando acaban de co- nocerse, y solo en ocasiones entre personas de distinta edad, pero igual condición, durante el cruce de las pri- meras frases al conocerse, y luego se pasa al tú. También ha desaparecido el usted en los centros de enseñanza primaria (entre 6 y 12 años) que fue don- de empezó a perderse; en los centros de enseñanza se-
  • 6. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 6 de 36 cundaria (13-17 años) salvo algunos nostálgicos de cole- gios privados, y ahora está desapareciendo en la ense- ñanza universitaria. Podemos decir que hoy en España la relación profesor-alumno más frecuente es el tu, aunque no la única. Que las formas que usan tu ganan terreno es algo evidente. A principios de los años 80 en los Institutos de En- señanza Secundaria de Madrid empezaba a ser más fre- cuente el uso de tú para dirigirse a los profesores que el de usted. Cuando a principios del curso 1981-82 llegó un profesor entrado ya en los cincuenta procedente del sur de España, donde el usted estaba mucho más generali- zado, y se mostró reacio a aceptar el cambio y hablaba de usted a los alumnos, y uno de ellos le dijo: Jesús (y no don Jesús como él esperaba), no te molestes, háblanos de tú, en confianza, que aquí no nos hablamos de usted. Y como él no tenía costumbre de hacerlo se pro- dujo una situación invertida: los alumnos le hablaban al profesor de tú y él a los alumnos de usted, hasta que se vio obligado a ceder para unificar los usos. Si aquello sucedía ya en los ochenta, ahora tene- mos una muestra reciente del uso: En febrero de este año apareció en televisión el Presidente del gobierno español, José María Aznar, en una entrevista. Y el periodista, escudado en una tenden- cia lenta pero firme, eligió como fórmula de respeto el tu, y no el usted como parecía corresponderle.
  • 7. Rafael del Moral Página 7 de 36 ¿Cuándo se usa ahora en España el usted? Aunque no es fácil simplificar porque los usos están muy condi- cionados y diversificados, parece que solo son dos los habituales: 1. Como breve paso hacia el tu en la primera rela- ción de dos personas que están algo distantes. Los jóve- nes hablan de usted cuando acaban de conocer a los mayores, y los mayores a ellos de tu, pero en cuanto se intercambian unas palabras amigas, pasarán para siem- pre a la forma tu. El personal técnico del mantenimiento de las vi- viendas (albañiles, fontaneros, electricistas, técnicos de electrodomésticos...), empezaran generalmente usando la forma usted, y se le contestará con el mismo trata- miento, y algunos continuarán utilizándola así para siempre. Pero si la reparación es un poco larga y tienen que intercambiar algunas frases, no dudarán, muchas veces y según las situaciones, en suavizar la charla con el tu. 2. El segundo uso aparece siempre que una perso- na superior en categoría social (un hombre o mujer adi- nerada, alguien encumbrado por la fama, un nuevo ri- co... ), y sobre todo superior en categoría sociolaboral (el alto ejecutivo de una empresa, el rector de una universi- dad... ) quiere señalar su superioridad al inferior, marcar sus distancias, dejar ver a sus subordinados que él está
  • 8. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 8 de 36 en una posición distinta, se dirigirá al inferior con el us- ted y mantendrá permanentemente el usted para obligar al interlocutor a mantener también la forma distante del usted. Temor al silencio Mucha gente, y esto es muy propio del pueblo español, que se considera especialmente amable, rechaza dar una contestación negativa aún cuando lo exige el propio in- terés de quien pregunta. Se prefiere, a veces, dar un informe relativamente cierto a no dar ninguno. Para mu- chos españoles no informar equivale a negarse a prestar un servicio. Este deseo sincero de servir a los demás sue- le ser tan vivo que a veces los españoles a la pregunta: - ¿Dónde está la calle Padilla? responden: - Mire, no lo sé porque no soy de aquí, pero pregunte en ese bar, que ahí lo tienen que saber. Hace solo dos semanas pregunté a un señor y su señora en una calle de Segovia por la Plaza del Doctor Gila, lugar donde tenía aparcado el coche y no era capaz de encontrar. El señor, que tenía sus dudas, me indicó una dirección, pero apenas había empezado yo a andar me avisó para que me esperara y él mismo se lo pre- guntó a otro señor que pasaba por allí que se lo indicó con mayor precisión, y solo entonces vino de nuevo hacia mí para indicármelo de manera clara. Más dificul-
  • 9. Rafael del Moral Página 9 de 36 tad parece encontrarse si esta situación se produce en Madrid. En esa misma línea el español es una de las len- guas que ante al cumplido qué bien hablas inglés, o qué guapa eres se contesta con muchas gracias, y el receptor da así por hecho que es cierto el elogio sin preguntarse si es o no una exageración. La expresión de los sentimientos Las pasiones más elementales como el odio, el amor, la simpatía y la antipatía, la veneración y el desprecio, la adhesión y recusación, son las que se manifiestan en el lenguaje coloquial de modo particularmente expresivo. El hablante puede interesarse por influir de modo persuasivo sobre el interlocutor, procurando interesarlo, motivarlo, sugestionarlo por un determinado asunto, o bien mostrar su rechazo, su desprecio, incluso mediante la ofensa. A nadie que conozca, siquiera superficialmente, el carácter subjetivo y apasionado del español le podrá sorprender el hecho de que los medios para la expresión afectiva de su lenguaje sean particularmente ricos y va- riados. El español supera a todos los pueblos en este as- pecto, incluso a los meridionales. Se añade a ello una extraordinaria fuerza imaginativa y creativa, unida a una
  • 10. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 10 de 36 capacidad para la improvisación igualmente única, y comprenderemos que el estudio de su lenguaje afectivo, con sus innumerables comparaciones, interjecciones, hipérboles, imágenes... haya de quedar forzosamente incompleto. Con la intención de hablar de uno mismo dispone la lengua oral de una serie de expresiones que sirven pa- ra definir los sentimientos espontáneos, las preferencias, la satisfacción, la opinión, la sorpresa, el asombro, la in- diferencia y el rechazo, la aceptación y la variedad de insultos así como el castigo que se le infringe al adversa- rio o el rechazo del hablante hacia un inesperado contra- tiempo. Pero lo que prefieren muchos hablantes son las palabras cargadas de fuerte efecto, aquellas que más pueden sorprender los oídos del interlocutor. Las preferencias se indican con: estoy loco por, me chi- fla, soy un fanático de... O con las más populares: gustar un montón, gustar la leche, gustar la mar, gustar la tira, gustar un rato o molar cantidad..: He estado de vacacio- nes con mis primos, hemos jugado al escondite... mola cantidad La satisfacción elige fórmulas musicales como chachipi- ruli o superway... : He estado en el cumpleaños de Javier, me lo he pasado chachipiruli, y le han hecho unos regalos superway... El lenguaje infantil admira la eufonía, se re-
  • 11. Rafael del Moral Página 11 de 36 fugia en la imaginación y se muestra ampliamente ex- presivo, una prueba más del buen gusto que tienen los hablantes por su lengua. La sorpresa se expresa mediante: cómo es posible, qué dices, santo cielo, válgame, y de la persona sorprendida se dice que se queda helado, que se queda petrificado o que se queda de piedra...: Le anunciaron que ya no había solución. Se quedó helado. El asombro se puede expresar con: caramba, cáspitas, mi madre, ostras, qué horror, qué barbaridad... Pero eso solo es una posibilidad y no la más frecuente. Para ex- presar el asombro el español elige fórmulas relacionadas con sinónimos desprestigiados de los órganos o actos sexuales regulares o no, gana terreno, y llega a ambien- tes donde antes eran insospechados. Recuérdese la ex- presión que con micrófono abierto, aunque él lo creía cerrado, toda España pudo oír en boca del presidente del Congreso de los Diputados que asombrado por el resultado de una votación expresó: “manda huevos”, y solo por proceder de tan prestigiosa institución me atre- vo a reproducir. Eximo a quienes me oyen de recordar- les otras tan acomodadas en nuestros hábitos que están la memoria de todos...
  • 12. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 12 de 36 El rechazo se expresa con no me importa, me trae al fresco o me trae sin cuidado, pero cuando se trata de rechazar a una persona, el lenguaje de la calle utiliza: vete a paseo, vete a tomar el aire, vete a tomar viento o vete a hacer puñetas y otras expresiones más marcadas como nos ha fastidiao, y, por utilizar alguna expresión ingeniosa, nos ha jodido mayo con sus flores o toma del frasco Carrasco y evito avanzar hacia otras de mayor contundencia y no de menor frecuencia que están en la mente de todos. La riqueza de insultos del español es enorme, mas de un centenar registrados en el DRAE. Unos se refieren a la falta de inteligencia: ceporro, chalao, majadero, panoli..., y entre los apoyo con com- paración ingeniosa: ser más infeliz que un sello de corre- os, ser tonto de narices o ser un soplamocos y entre las variantes desprestigiadas ser un soplapollas o tener di- arrea mental... Son insultos a la educación: asqueroso, caradura, sinvergüenza... Son insultos a la bondad: víbora, miserable... Son insultos a la valentía: carzonazos, hiena, galli- na, mandilón, y los menos prestigiados: cagón y culeras. Las muestras de una mayor agresión hacia una persona molesta se indican con: ponerse como un tigre, cabrearse, picarse,... y las ofensas con: que le parta un
  • 13. Rafael del Moral Página 13 de 36 rayo, romperle a uno la cara, sacarle las tripas, hacer astillas... Cabresarse, que es un verbo relativamente fre- cuente en español, pues somos de caracteres pesimistas y propensos al enfado. Procede de cabra, y se refiere a la situación alocada que a veces adopta este animal: Se ha cabreado. No merece la pena que sigas hablando con él. Con esta misma raíz el español mantiene un gran núme- ro de expresiones: Estar como una cabra (para decir que alguien está loco) Tener un cabreo de mil demonios (para señalar que está muy enfadado) Es un cabrito (con marcado sentido insultante) Y la expresión desprestigiada ser un cabrón, que tiene amplio y manifiesto matiz de ofensa. Son numerosas las expresiones dedicadas a indi- car el castigo que se le infringe al adversario: endiñar, propinar, encajar, largar, asestar, fastidiar, torear y las expresiones: ponerle a uno banderillas, quemarle a uno la sangre, darle leches hasta en el carnet de identidad, poner la cara del revés, poner la cara mirando a Toledo. Y las frases: como te pegue un tortazo te saco de los za- patos, como te dé un bofetón vas a hacer noche en el
  • 14. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 14 de 36 aire, como te dé un bofetón mañana amaneces dando vueltas. Algunas expresiones que indican el rechazo del hablante hacia un inesperado contratiempo, su contra- riedad, que puede expresarse mediante: contra, cáspita, córcholis, caracoles, caray, cielos, demonio, maldita sea, rayos y truenos, recórcholis, miércoles, qué mala pata y la fórmula m'cag' en diez.... Pero esto no es lo más fre- cuente. Lo que prefiere la gente son las palabras carga- das de más sentido, de fuerte efecto para sorprender la sensibilidad del interlocutor. En esta línea es interesante centrarse en la pala- bra española más cargada de efecto. Algunas teorías afirman que la palabra a que me refiero, y que aún no he querido pronunciar, procede del verbo latino fodiare a través de su forma vulgar foldere, que significa cavar. La pérdida de la f- inicial latina en todas las palabras caste- llanas llevaría a holder y luego conservando la aspiración llegaríamos a la palabra joder. La acción de cavar, cavar la tierra, se traslada metafóricamente a la relación física de la pareja humana, y después se tiñe de todo tipo de significados: no me jodas, (en el sentido de no me fastidies) se ha jodido la función, (en el sentido de se ha anulado o ha salido mal)
  • 15. Rafael del Moral Página 15 de 36 ese tío quiere joderte la plaza (ese quiere quitarte la plaza, o el trabajo) estoy jodido, (estoy fastidiado) está jodido el pobre, (en el sentido de está enfer- mo) se jodió todo (se fastidió todo) un pasaje jodido (un pasaje difícil) no te jode (ya ves que fastidiado es esto) se jodió la marrana (se ha fastidiado todo) Y otras veces toma un valor de adjetivo: no vino ni una jodida vez (no vino ni una vez) , no tiene ni una jodida peseta.. En otros dominios del español, como por ejemplo en Argentina, el verbo se utiliza sin el valor desprestigia- do y sin el menor recelo: se ha jodido el televisor significa sencillamente que se ha estropeado. Acuerdo y desacuerdo Mostrar el acuerdo o el desacuerdo es una constante actitud de los interlocutores en la conversación. Pero solo en contados casos se contenta el español coloquial con las partículas sí y no a secas, y este tipo de expresión no es ajena a las modas. En los últimos años y en amplios sectores de jóvenes el sí y el no parecen haberse con-
  • 16. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 16 de 36 centrado en las fórmulas vale y para nada. La primera substituye al si y la segunda al no. - Te espero a las ocho en la esquina de la calle Serrano con Goya. - Vale. Y a la pregunta: ¿Es verdad que te ha tocado la lo- tería? Mucha gente contestaría: - Para nada. Aunque vale y para nada son fórmulas muy gene- ralizadas, son muchos los hablantes que aún con la pre- tensión de rechazarlas sistemáticamente, acaban antes o después por utilizarlas en determinados contextos. También resultan especialmente nuestras las afirmaciones: ya lo creo, no faltaría más y desde luego: - ¿Camarero, me puede poner una cerveza y un poquito de queso? - No faltaría más. Para expresar la negación la lengua se muestra mucho más viva, y por tanto rica y variad y solo en situa- ciones muy formales aparece el no a secas, generalmen- te envuelto en una expresión convencional como: - Tranquilo, que esto lo pago yo. - No, de ninguna manera, te lo devolveré. En el lenguaje conversacional las siguientes expre- siones significan no: que va, eso sí que no, nada de eso, qué dices, quita hombre:
  • 17. Rafael del Moral Página 17 de 36 - ¿Te vas a presentar a las elecciones para director del centro? - Quita hombre, eso a mí no me interesa. - ¿Te parecería bien que el chino fuera asignatura obligatoria en los colegios de Madrid? - Qué dices, nada de eso. Una respuesta más allá del no se da cuando la ex- presión recrea un motivo inspirado en la imaginación popular por el que se niega la pregunta de manera exa- gerada y contundente: ni de milagro, ni que lo sueñes, ni pensarlo, ni por asomo, ni por lo más remoto - ¿Crees que ese alumno tan insoportable apro- bará a el curso? - Ni de milagro (o ni pensarlo) La creación espontánea de los hablantes va más allá con expresiones que no dicen nada, y por su puro absurdo sirven de negación como: naranjas de la china, un cuerno, un rábano, una leche, unas narices - ¿Quieres trabajar horas extras sin recibir sueldo alguno a cambio? - Naranjas de la china - ¿Me prestas mil pesetas y ya te las devolveré? - Una leche Precisamente la negación, por su significado de contrariedad, se presta más que la afirmación al uso de las variantes desprestigiadas. La riqueza expresiva del español para decir no es grande, casi siempre con base
  • 18. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 18 de 36 en la raíz latina cunnu(m): ni de coña, qué coño o de su contrario sexual masculino: por los cojones, qué cojones, qué pollas y otras del tipo: qué hostias, una mier- da...todas ellas fuera de toda norma estética, y si ya en boca de un español desprestigia a la persona que la habla, se muestra mucho más desagradable, por inespe- rada, en boca de un extranjero. Y si me he atrevido a citar aquí solo lo he hecho a favor de una clara explica- ción de un cambio en nuestros usos cotidianos de la len- gua cada vez más extendido. La comparación ingeniosa Uno de los medios expresivos más bellos para realzar lingüísticamente la característica atribuida a un ser es compararlo con un objeto o con una persona de rasgos definidos que la fantasía del hablante considera como exponente de la aludida cualidad, procedimiento alta- mente usado también por los escritores, sí, pero que muestra el alto exponente del ingenio popular. Nos referiremos a las expresiones que comparan una determinada situación con un elemento que la real- za, que la simboliza, con lo que la situación aludida cobra enorme significado. Así para señalar el dolor de cabeza, se subraya éste comparándolo con un bombo, y aludien- do a su constante, molesto y monótono sonido. Pode- mos decir que tenemos la cabeza hecha un bombo.
  • 19. Rafael del Moral Página 19 de 36 Este mismo procedimiento se apunta en el som- brero quedó hecho un acordeón y en estar hecho polvo, compara el cansancio con la desintegración de los ele- mentos que lo componen. Para señalar el mal sabor puede usarse: saber a rayos y centellas, saber a cuerno quemado... Para señalar la delgadez de una persona, decimos: más delgado que un silbido, más delgado que un fideo, más delgado que un palillo ,más delgado que una espá- tula, más delgado que la radiografía de un silbido o las expresiones: tener que pasar dos veces para hacer som- bra o ponerse de perfil y parecer que se ha ido, aunque estas últimas no pertenecen, ni mucho menos, al lengua- je de todos los días. Hace podo oí decir en una reunión con ánimo de provocar risas: era tan delgada tan delga- da que no le cabía la menor duda... A la comparación más feo que corresponde: más feo que dar un susto al miedo, más feo que morderse las uñas, más feo que pegar a un padre, más feo que un co- che fúnebre, más feo que un dolor a media noche, más feo que una noche de truenos, o más feo que un pulpo en un ascensor. Y también las expresivas: Estar hecho de recortes de maternidad, llegar el último al reparto de caras... A más negro que le corresponde el alma de Judas, el betún, el carbón, la olla de un guardia, un grajo, un
  • 20. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 20 de 36 tizón...o la expresión ingeniosa: tienes el porvenir más negro que el sobaco de un grillo A más tonto que le corresponde más tonto que parido por teléfono, más tonto y no nace, más tonto que mandado a hacer de encargo, o más tonto que hecho a propósito... Y hay otras que he oído recientemente como ser más retorcido que la biografía de Anthony Perkins; ser más pesado que un disco doble de los Iron Maiden; traer más cola que el cometa Haley vestido de novia; estar más salido que el pico de una mesa, etc. Y otras más tra- dicionales como ser más chulo que un ocho, corta Blas que no me vas, corta el rollo repollo, corta y rema que vienen los vikingos; echa el freno, Magdaleno; a otra co- sa, mariposa... La ponderación y la exageración La ponderación y la exageración se usa para encarecer las cualidades fundamentales “bueno” y “malo”, y sue- len partir de los afectos primarios de simpatía y antipat- ía. Un gran número de adjetivos se han cargado tanto de afectividad que en ellos ya está contenida la idea del máximo superlativo. Una cosa grandiosa, excelente, es en el lenguaje de muchos jóvenes, alucinante, también en expresiones como yo alucinaba, tío o en expresiones: alucina, veci- na... Pero también en boca de muchos jóvenes está de
  • 21. Rafael del Moral Página 21 de 36 moda llamarla superbuena, superguapa, o sencillamente que mola. Más tradicional para indicar una cosa gran- diosa es llamarla divina, estupenda, magnífica, fantásti- ca, sensacional, fenomenal, pero también: chachi, dabu- ti, enrollada, super, extra , hiper... Ay, tía, el chico aquel que me presentaste está superbien. Más tradicionales son las expresiones de padre y muy señor mío, de anto- logía, de aquí te espero, de miedo, de quitar el hipo, de chicha y nabo, de espanto, de lo que no hay y la más moderna ser algo una pasada..... Pero nada de eso pa- rece tener más influencia en mucha gente que no dudar- ía en utilizar variantes desprestigiadas como acojonante, de puta madre, de tres pares de cojones, la releche... y una larga lista. Una persona de escasos conocimientos: no sabe ni pío no sabe ni jota no tiene dos dedos de frente, y el ingenio popular le atribuye a veces comparaciones co- mo: es más basto que un batido de chorizo o es más hor- tera que un ataúd con pegatinas. A otros defectos humanos corresponde: ser más pesado que un collar de melones, ser más bruto que un arado o ser más basto que un bocadillo de chapas... o de chinchetas... La repetición La repetición en el lenguaje coloquial responde a la ne- cesidad de ocupar el vacío, pero también de asegurar la
  • 22. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 22 de 36 conversación, el contacto, de ponderar la idea. Dos es- pañoles juntos tienen miedo al silencio. En ciudades co- mo Madrid cada vez se acepta más ese silencio: en una sala de espera, en un ascensor, en el autobús... En pro- vincias, sin embargo, y en particular en el sur, dos espa- ñoles tienen miedo a estar сerca y sin hablarse. La nece- sidad de decir algo nos inspira continuamente, y dos asuntos se presentan como prácticos: señalar si hace frío o calor, o si ha hecho o va a hacer, o bien repetir las mismas ideas, las mismas frases, a veces añadiendo algo nuevo o modificando algo anterior. El español está con- tinuamente repitiendo las cosas. Una señora se quejaba de que su marido se hubie- ra negado a llevarla al cine, y dos días después se lo re- prochaba, y él se excusaba muy serio diciéndole: Sí, es verdad que le dije que no, pero solo me lo habías pedido una vez. Tal vez si se lo hubiera repetido, le habría hecho caso y habrían ido al cine. El español da mucha importancia a la repetición. Una misma idea, si es la trascendental, mejor repetirla dos veces: - Quedamos a las nueve y cuarto. - Sí, quedamos a las nueve y cuarto. - Vale, pues ya sabes, si no volvemos a hablar, a las nueve y cuarto en donde hemos dicho. - Ya, ¿y dónde hemos dicho?
  • 23. Rafael del Moral Página 23 de 36 - Hemos dicho donde siempre. - Pues vale, a las nueve y cuarto donde siempre. En un mercado un hombre trata de vender unos cerdos y dice: Gordos, gordos, que digamos gordos, no son gordos, pero son gordos. Un hombre se baja del tren y empieza a sudar, y comenta: Calor, calor, no hace, pero hace calor. Y otros ejemplos son: No me han ayudado nada, nada, lo que se dice nada.; el niño se ha comido hoy todo, todo y no ha dejado nada de nada; camarero, un café, pero que sea café, café; toda la mañana dale que te dale con el pito... Evolución y cambio En español coloquial es tan grande la voluntad de produ- cir a cada paso nuevos efectos que constantemente han de renovarse muchos de sus esquemas sintácticos y es- tilísticos. Esa continua mudanza supone la eliminación progresiva de elementos viejos o desgastados por el fre- cuente uso y que han perdido ya su eficacia. La lengua oral busca la innovación, el término original y cambiante que se distancia de situaciones anteriores. Los cambios en las costumbres, las innovaciones técnicas, las nuevas realidades, modifican constante- mente las lenguas. El español de los últimos ha añadido a su patrimonio léxico miles de palabras, y cada vez más se impone la especialización. En los campos semánticos
  • 24. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 24 de 36 de las nuevas tecnologías el español medio se encuentra limitado en su vocabulario por la dificultad de hacer frente al amplio caudal de nuevas realidades y sus ma- neras de concebirlas. Veamos ahora algunas de las tendencias del espa- ñol contemporáneo. Hace unos años era frecuente utili- zar la expresión estar al día para indicar que alguien tie- ne en cuenta los cambios en las modas (vestido, música, comportamiento...) Para expresar la renovación de un individuo que se adapta a los gustos sociales puede utilizarse: Estar en el ajo, estar conectado, y para mostrar que se está atento con respecto a algo, o que se va a estar atento, se usa, en lenguaje popular, o estar al loro...o incluso ponerse las pilas. No, tú no te metas en esto que no estás en el ajo No sé por qué se lo preguntas a él, no está al loro. La expresión al loro, según parece, procede del nombre metafórico que los presos dan a uno de sus pa- satiempos más anhelados, oír la radio, llamada loro en medios carcelarios. Estar al loro es estar entretenido oyendo la radio, y por extensión cualquier actitud que signifique estar atento a algo.
  • 25. Rafael del Moral Página 25 de 36 Pero estas expresiones por muy ingeniosas que sean, con un uso repetido dejan de serlo. Y pronto estar al loro dejará de estar de moda. Más interesante parece la expresión ponerse las pilas con el significado de activar la voluntad de quien se ha quedado retrasado en algo para recuperarla: Bueno, ponte las pilas y reflexiona para ver lo que hace- mos con el problema del coche. No tenía ganas de nada, pero me puse las pilas y limpié toda la cocina. Hace días que no respondo a la correspondencia, a ver si me pongo las pilas y me recupero. Parejas La diversidad de compromisos en la relación hom- bre / mujer impuesta por los cambios políticos de las últimas décadas ha revolucionado el léxico de este tipo. Hacia los años 70 se hablaba de: Novios, para los jóvenes que iniciaban sus relacio- nes. Prometidos, cuando formalizaban su relación para casarse. La voz ya se consideraba algo pedante. Matrimonio era el resultado de la unión religiosa (única vía por entonces).
  • 26. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 26 de 36 Y los casados eran marido y mujer. Ahora el campo léxico es muy diverso. En el año 2000 y por primera vez desde la más remota antigüedad, se registraron el España más divorcios que bodas. La lengua ha tenido que evolucionar para las nuevas rela- ciones. La palabra novio empieza a teñirse de vetustez, de vejez, de refinamiento pedante o sencillamente de re- chazo. Se oye poco. La gente ya no se atreve a llamar novio a quien no es sino el acompañante accidental... La palabra prometidos se ha inflado tanto de pe- dantismo que no se utiliza. Los términos marido-mujer empiezan a ser poco habi- tuales entre los jóvenes. Entre los adultos se prefiere, o al menos suena menos pedante marido - mujer que es- poso - esposa. El respeto a la intimidad, y a la elección y secreto del tipo de unión que se elige, que puede ser civil, reli- giosa, o ninguna de las oficializadas, ha extendido el uso de compañero o compañera en expresiones como: El jefe de la banda terrorista ha sido detenido junto con su compañera. Pero junto a esta forma convive la palabra pareja no solo para indicar a dos personas, sino también a una de ellas: He hecho un viaje a Marruecos con mi pareja. Pero mucha gente diría: He hecho un viaje a Marruecos
  • 27. Rafael del Moral Página 27 de 36 con mi amigo / amiga... Aunque la frase se preste a con- fusiones y aunque el interlocutor sepa que su amigo o amiga es quien vive con él o con ella como si lo hiciera con todas las atribuciones y obligaciones de un marido. Parece más frecuente oír: De acuerdo, acudiré a la cena, pero voy a ir con mi pareja. Otras veces se sustituye sen- cillamente por el nombre de la persona: Me dijo Juan (por me dijo mi marido) que le gusta el vestido que me he comprado. El uso presenta una gran confusión y difi- culta la esencialmente fácil comunicación de estos asun- tos. La persona con quien uno antes ha estado casado se convierte en exmujer o exmarido, y esta vez de mane- ra inequívoca porque pocas veces los hablantes se atre- ven a llamar mujer o marido a quienes ocupan el segun- do o sucesivos lugares. Pero este campo semántico está en continua ebu- llición. Hay quienes tal vez acertadamente han decidido llamarse mujer y marido aún sin pasar por las exigencias legales. La sorpresa La expresión qué fuerte es la última en expresión de la sorpresa, especialmente en boca de los jóvenes de la clase bien, conocida popularmente como pijos o pijas. Qué fuerte se utiliza en una amplia gama de situaciones:
  • 28. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 28 de 36 - ¿Sabes, Lorena, que la nave espacial Mir puede caer en cualquier lugar del mundo? - ¡Qué fuerte! - Ya, tía, pero no te preocupes, que los rusos están al loro y han previsto la caída, y hasta han contra- tado un seguro. La propietaria de una cafetería le hablaba a unos clientes hablando de su perro: - Fíjate, aquí donde lo ves sabe utilizar el ordena- dor: esta tarde lo he visto tocando suavemente las te- clas... Y añadió con énfasis en la sílaba –ur-: ¡qué fuerte! La sorpresa agradable se expresa, aunque solo en boca de los jóvenes, con el verbo flipar, o la expresión qué guay: Tío, has visto cómo flipa este juego, le dice un chico a su amigo. Flipar es un neologismo basado en el sonido ono- matopéyico flip-flip, que tanto agrada al oído. La fabricación de palabras Las palabras y expresiones del español se crean de ma- nera viva en una fábrica invisible propiedad de todos los hablantes, pero sin que los hablantes puedan intervenir en ello. No es fácil describir la maquinaria, pero es bue- no señalar que a la fabricación patrimonial se han añadi- do dos potentes máquinas de hacer palabras en las últi- mas décadas: el enorme pero intangible aparato que fa-
  • 29. Rafael del Moral Página 29 de 36 brica siglas, y la máquina expendedora de licencias para la aceptación de anglicismos. Ambas funcionan con gran capacidad y elaboran y elaboran palabras que nacen y mueren con las realidades que acompañan y algunas de ellas permanecen. Algunos prefijos que ya existían en nuestra lengua se han manifestado como especialmente útiles en los años recientes: El prefijo multi- se ha mostrado muy eficaz para la denominación de realidades que han am- pliado los usos de las ya existentes: multicentro, multidisciplinario, multifamiliar.... Con pluri-: se crea pluripartidismo, pluriem- pleado... Con el prefijo mini-: se forma minicrisis, mi- niserie, minigolf Con extra-: extraacadémico, extraparlamen- tario, extrahotelero... Pero el sufijo más rentable de los últimos años es probablemente el sufijo super- con el que se crean gran cantidad de palabras: supercontrato, supercuenta, súper económico, súper espectáculo, superpoblación, superpotencia, superpresidente... y también los populares superguay, superbien y superdivertida... Fuerte productividad tiene en el español contem- poráneo la sufijación en –ado, en -ista y en -dad.
  • 30. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 30 de 36 –ado sirve para formar palabras que signifi- can procesos: etiquetado o proceso de colocar las etiquetas en un producto; visionado y recalenta- do... Con el sufijo - ista: se crean términos que denominan a los seguidores de una corriente de pensamiento o de acción: zapateristas son los se- guidores del secretario general de un partido polí- tico, Rodríguez Zapatero, y peneuvistas a los los del Partido nacionalista vasco, formando la deri- vación desde las siglas de la misma manera que se formó nudista, golpista o activista. Muy práctico se muestra también el sufijo – dad para crear nombres abstractos: así, de espa- ñol se forma españolidad, que recoge la idea de todo lo relacionado con el español en el mundo, pero también de África, africanidad, y con el mis- mo procedimiento se crea fiscalidad o conjunto de ideas y determinaciones relacionadas con la ac- ción fiscal. En cuanto a la formación de palabras o expresio- nes mediante la unión de dos ya existentes nos lleva a adoptar compuestos como pirata informático, inspirado en pirata aéreo. Para indicar que algo se inicia se ha formado: dar luz verde, por imitación a al color que au-
  • 31. Rafael del Moral Página 31 de 36 toriza el paso en los semáforos, pero también, imitando las carreras en atletismo, se dice pistoletazo de salida. En la rápida evolución técnica del automóvil hemos necesitado elevalunas, lava faros, autolavado, cuentarrevoluciones y en la vida empresarial cazatalen- tos que es quien se ocupa de buscar las personas ade- cuadas a los altos puestos de dirección de las empresas, y también coche bomba, atendiendo a los problemas de terrorismo y ciudad dormitorio para denominar esas construcciones alejadas de Madrid donde sus habitantes solo van a dormir. Procedimientos muy parecidos se usan en descon- gelación de salarios, para señalar que ahora van a em- pezar a subir porque antes estuvieron en el congelador del frigorífico, es decir, sin alteración alguna. Con el mismo concepto de calor y frío se habla de enfriar la economía, que significa tranquilizarla, procurar que no se caliente. Blanquear el dinero tiene otro sentido y se opone a dinero negro. La acronimia es un paso más dentro de la compo- sición de palabras que entra con urgencia en nuestras necesidades. El titular de primera página de un periódico de hace unos días decía: Gestacartera falsificó certificados del BSCH y la Caixa para engañar a la CNMV. Además del invento comercial de gestacartera, mediante composición, aparecen dos siglas que solo son
  • 32. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 32 de 36 comprensibles para el hablante familiarizado con los cambios económicos de los últimos tiempos, lo que co- nocen las uniones bancarias que han unido al banco de Santander con el Central y con el Hispano, pero son mu- chos los que están lejos de saber que CNMV correspon- de a Comisión Nacional del Mercado de Valores. Hay que estar muy al loro y ponerse las pilas para no perderse en el moderno bosque de siglas del español, todas ellas re- sultado de las exigencias de comunicación. De la unión de motor más hotel nació la palabra motel, hotel de carretera al que solo se llega motorizado (coche, moto, camión...) Ese mismo principio ha utilizado la palabra informática, formada con el principio de la palabra información, infor-, y el final de la palabra au- tomática, -ática. De ahí informática. Y posteriormente y con el mismo principio se crea la palabra ofimática (ofi- cina + informática). anglicismos Pero allí donde el español asiste a una imparable invasión es en el campo de los anglicismos. Como tantas otras lenguas del mundo, la nuestra se muestra incapaz de frenarlos. Citaremos pocos para mantenernos en el purismo de estas lecciones y recordaremos que términos como estrés y estresante ya habían sido perfectamente adop- tados por nuestra lengua, y al igual que estándar han
  • 33. Rafael del Moral Página 33 de 36 acomodado los hábitos fónicos. Pero los españoles de- jamos los coches en los parking aunque algunos utilicen la palabra aparcamiento, para asistir al derby o enfren- tamiento de dos equipos de fútbol locales. Cuando se asiste a un discurso político se dice que uno va a un mee- ting, y para la selección de chicas o chicos para algún medio audiovisual (televisión o cine) se dice que partici- pan en un casting. La clase o categoría social elevada, frente a otras más medianas, es el standing, y aunque existe la palabra categoría, a veces nos suena un poco pueblerino. Y a ninguna empresa española le gustaría estar en la lista de las de mayor categoría, de mayor im- portancia, las más reputadas o las de mayor solvencia, todas prefieren estar en el ranking. La audacia en los procedimientos de aceptación del anglicismo es elevadísima, y nadie habla de que su coche tiene el sistema de frenos antibloqueo, sino de abs, con las siglas que corresponden al ingles, y de la misma manera al hablar de ese deporte solitario que se ha puesto de moda poca gente lo llama correr, que es lo que se hace realmente, correr un rato para romper con el estrés del día y los kilos de más, pero a eso se le llama con más frecuencia footing. Y por este camino llegamos a algo que yo creo que, si nada lo remedia, debemos dar por hecho: el préstamo morfológico del sufijo inglés – ing, como lo muestra la palabra puenting, con raíz espa- ñola, puente, y sufijo inglés, -ing. El puenting es el depor-
  • 34. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 34 de 36 te que consiste en lanzarse al vacío desde la altura ele- vada de un puente con una cuerda elástica. En Texas, donde el español es una lengua muy generalizada, la tienda donde se lleva la ropa a lavar se llamaba washer- ía, pero no debe alarmarnos porque algunos estableci- mientos españoles se llaman whiskería, o bar donde pre- ferentemente se toman copas de bebidas alcohólicas, con raíz inglesa y sufijo español, croasantería, o tienda que vende el bollo francés, con raíz francesa y sufijo es- pañol, y pizzería, o tienda de venta de el famoso plato italiano, con raíz italiana y sufijo español. Y acabemos con una mirada a las expresiones que en el fondo no indican otra cosa sino que el hablante ha dicho lo que quería decir, y que como no tiene nada que añadir prefiere dar por concluida la conversación: y pare usted de contar, y no hay más que hablar, y asunto con- cluido, y se acabó lo que se daba, y ya está y listo, y viva la vida, y ni una palabra más... Y otras veces se amparan en el lenguaje metafórico en busca de eficacia: así que, apaga y vámonos, aquí paz y después gloria, y se acabó lo que se daba, y santas pascuas y ni una palabra más, y muchas gracias a todos cuantos habéis tenido la amabi- lidad de oírme hasta el final.
  • 35. Rafael del Moral Página 35 de 36 BIBLIOGRAFÍA BEINHAUER, W., El español coloquial, Madrid, Gredos, 1968. BRIZ, A., El español coloquial: situación y uso. Madrid, Arco-Libros, 1996. GASCÓN MARTÍN, E., Español coloquial: rasgos, formas y fraseología de la lengua diaria, Madrid, Edinumen, 1995 HIDALGO NAVARRO, A., La entonación coloquial: función demarcativa y unidades de habla, Valencia, 1997. LAMÍQUIZ, V., El enunciado textual: análisis lingüístico del discurso, Bar- celona, Ariel, 1994. LOZANO DOMINGO, I., Lenguaje femenino, lenguaje masculino, Madrid, Minerva, 1995 MORAL, R. DEL, Diccionario Ideológico. Atlas léxico de la lengua españo- la, Barcelona, Herder, 2009. MORAL, R. DEL, Diccionario temático del español, Madrid, Verbum, 1998. MORAL, R. DEL, Manual Práctico del Español Coloquial, Madrid, Verbum, 2003. NIETO GARCÍA, J.M., Introducción al análisis del discurso hablado, Univer- sidad de Granada, 1995 POYATOS, H., La comunicación no verbal. Cultura, lenguaje y conversa- ción. Madrid, Itsmo, 1994. RAMOS, A., SERRADILLA, A., Diccionario del español coloquial, Madrid, Akal, 2000 RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, F., Comunicación y lenguaje juvenil. Madrid. Fun- damentos, 1989 RODRÍGUEZ, F., El lenguaje juvenil, Barcelona, Ariel, 2002 RUIZ GURILLO, L., La fraseología del español coloquial, Barcelona, Ariel, 1998
  • 36. ESPAÑOL COLOQUIAL EN EL HABLA DE MADRID Página 36 de 36 RUIZ GURILLO, L., Las locuciones en el español actual, Madrid, Arco- Libros, 2001 Ruiz, L., Las locuciones en español actual, Madrid, Arco-libros, 2001 SEARLE, J., Actos de habla, Madrid, Cátedra, 1980 SPERBER, D. Y D. WILSON, La Relevancia. Comunicación y procesos cogni- tivos, Madrid, Visor, 1994. TUSÓN, A., Análisis de la conversación, Barcelona, Ariel, 1997. VARELA, F., KUBART, H., Diccionario fraseológico del español moderno, Madrid, Gredos, 1994 VIGARA TAUSTE, A. M., Morfosintaxis del español coloquial: esbozo es- tilístico, Madrid, Gredos, 1992