SlideShare una empresa de Scribd logo
1
Mundo noticias, El Mensaje del Tercer Ángel, Nº 3 Copiapó, miércoles 24 de julio del 2013
EL JESUITA DEL FIN DEL MUNDO
¿Por qué un papa Jesuita en el siglo XXI?
Violacióna menores, niños y jóvenes sacrificados sobre el altar del sexo, una iglesia Católica
desprestigiada a escala mundial, la desconfianza y la desilusión creciente de sus miembros
en las esferas superior del poder romano y el abandono de éstos hacia otras
congregaciones,revelan que no son hechos aislados como se argumenta y que de parte de la iglesia
romana se requiere un resurgimiento del abismo.¿Cómo recuperar y lavar la imagen perdida? ¿Cómo
lograr que la gente retorne a la confianza? ¿Es posible que el papado vuelva a hacer el mismo que en
tiempos de Juan Pablo II? y es más, ¿Es posible que el papado, con todo el desprestigio que tiene en la
actualidad, se convierta en el poder dominante que fue en siglos pasado cuando gobernó sobre toda
Europa?
La renuncia de Benedicto XVI y la elección del nuevo pontífice
romano, Francisco I, ambos son eventos históricos, en el caso
de la renuncia de Benedicto XVI un evento como ese, que un
papa renuncie, solo había ocurrido hace 600 años atrás,
mientras que en el caso de la elección del nuevo papa, nunca
antes en la historia del catolicismo y de la curia romana, ni
mucho menos en la orden de los jesuitas, se había elegido un
papa que perteneciera, precisamente, a la orden de los Jesuitas.
Con todo lo que presagiaban las famosas profecías Mayas, que
el año 2012 comenzaba un nuevo renacer de la humanidad, un
despertar de la conciencia y la renovación del espíritu,
creencias igualmente compartidas por los indios Hopi y otras
culturas, la elección del nuevo pontífice, al parecer, encarna el
presagio pagano del comienzo de un despertar de toda la
humanidad y que en vista de los últimos acontecimientos que
han ocurrido sobre la tierra, todo revela que nos acercamos al
fin de la historia de este mundo, los eventos, catastróficos en la
naturaleza como en todo orden de cosas revelan que
acontecimientos de la mayor gravedad se acercan sobre el
planeta.
Es indudable que algo está aconteciendo sobre la tierra y que el
papado se está preparando para los acontecimientos finales de
la historia de este mundo y en la recuperación de todo su poder
que perdió en el pasado, así como en el restablecimiento de las
persecuciones al interior de sus secretos recintos y en la
aniquilación del pueblo de Dios.¿Qué mejor orden romana que
los Jesuítas para llevar acabo estos fines? ¿Qué mejor que los Jesuitas para devolverle el prestigio y el
poder al papado como en siglos pasados? Sí, la profecía apocalíptica advierte que Roma recuperará su
poder perdido, su herida mortal fue sanada y que volverá a las antiguas andanzas del pasado, eso
V
Daniel y Apocalipsis
Estudios e investigaciones escatológicas sobre el tiempo del fin
Por Fernando Antonio Silva Quintana.
Profesor de Religión y estudios en Teología
www.mensajetercerangel.com
Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ellas escritas; porque el tiempo
está cerca. Y me dijo: No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca. (Apoc. 1: 3; 22: 10)
ElMensaje del TercerÁngel
___________________________________________________________________________________________
Al darse a conocer como
miembros de la orden, se
presentaban con cierto aire de
santidad, visitando las cárceles,
atendiendo a los enfermos y a
los pobres, haciendo profesión
de haber renunciado al mundo,
y llevando el sagrado nombre
de Jesús, de Aquel que anduvo
haciendo bienes. Pero bajo esta
fingida mansedumbre,
ocultaban a menudo propósitos
criminales y mortíferos.
Era un principio fundamental
de la orden, que el fin justifica
los medios. Según dicho
principio, la mentira, el robo, el
perjurio y el asesinato, no sólo
eran perdonables, sino dignos
de ser recomendados.
2
significa que el tribunal de la inquisición debería por defecto volver a reestablecerse, esta vez, a escala
mundial.Recordemos que la diabólica invención de la inquisición vio la luz con su creador, Ignacio de
Loyola en el año 1500 y quien a su vez, fue el creador de la orden de los Jesuítas.
Al ser elegido un Jesuita como nuevo pontífice romano esto significa que dicha orden, triunfante en sus
orígenes en darle un nuevo impulso al papado durante la edad media, iniciando así la contrarreforma
Católica, reestableciendo la inquisición y combatiendo con nuevas fuerzas a la reforma protestante del
siglo XVI con miras a aniquilarla por completo, proscrita más tarde por los dignatarios políticos por ser
una orden cruel y abolida por los mismos papas posteriores, hoy, cobra renombre con la elección del
nuevo papa Jesuita, Francisco – I bajo un carisma de bondad y cercanía hacia los pobres.No solo la
inquisición y la orden de Jesús, los Jesuítas, cobran un nuevo carisma resucitando en la historia como la
orden que le dará a la iglesia Católica romana un nuevo comienzo, sino también, devolviendo al papado
todo su poder y prestigio a nivel mundial, este resurgimiento y el nuevo impulso, quedan en las mejores
manos, la orden de los Jesuitas.
La causa protestante se veía entonces rodeada de grandes peligros. Los anatemas del papa tronaban
contra Ginebra, y poderosas naciones amenazaban destruirla. ¿Cómo iba tan pequeña ciudad a
resistir a la poderosa jerarquía que tan a menudo había sometido a reyes y emperadores? ¿Cómo
podría vencer los ejércitos de los grandes capitanes del siglo? En toda la cristiandad se veía
amenazado el protestantismo por formidables enemigos. Pasados los primeros triunfos de la Reforma,
Roma reunió nuevas fuerzas con la esperanza de acabar con ella. Entonces fue cuando nació la
orden de los Jesuítas, que iba a ser el más cruel, el menos escrupuloso y el más formidable de todos
los campeones del papado. Libres de todo lazo terrenal y de todo interés humano, insensibles a la voz
del afecto natural, sordos a los argumentos de la razón y a la voz de la conciencia, no reconocían los
miembros más ley, ni más sujeción que las de su orden, y no tenían más preocupación que la de
extender su poderío. (Véase el Apéndice.) El Evangelio de Cristo había capacitado a sus adherentes
para arrostrar los peligros y soportar los padecimientos, sin desmayar por el frío, el hambre, el
trabajo o la miseria, y para sostener con denuedo el estandarte de la verdad frente al potro, al
calabozo y a la hoguera. Para combatir contra estas fuerzas, el jesuitismo inspiraba a sus adeptos un
fanatismo tal, que los habilitaba para soportar peligros similares y oponer al poder de la verdad
todas las armas del engaño. Para ellos ningún crimen era demasiado grande, ninguna mentira
demasiado vil, ningún disfraz demasiado difícil de llevar. Ligados por votos de pobreza y de
humildad perpetuas, estudiaban el arte de adueñarse de la riqueza y del poder para consagrarlos a la
destrucción del protestantismo y al restablecimiento de la supremacía papal. (CS. Cap. 12 La
Reforma en Francia. Pág. 248, 249)
Los jesuitas son una orden consagrada solo al servicio del papado y no a Dios, son una orden cuya
única mira es el restablecimiento del poder papal a escala mundial, para ello, emplean cuanta estrategia
les fuere posible con tal de alcanzar estos fines, a su vez el voto Jesuita a su orden y al papado es
descarnado, encierra el mismo principio de Maquiavelo, el fin justifica los medios.
Al darse a conocer como miembros de la orden, se presentaban con cierto aire de santidad, visitando
las cárceles, atendiendo a los enfermos y a los pobres, haciendo profesión de haber renunciado al
mundo, y llevando el sagrado nombre de Jesús, de Aquel que anduvo haciendo bienes. Pero bajo
esta fingida mansedumbre, ocultaban a menudo propósitos criminales y mortíferos. Era un principio
fundamental de la orden, que el fin justifica los medios. Según dicho principio, la mentira, el robo,
el perjurio y el asesinato, no sólo eran perdonables, sino dignos de ser recomendados. Siempre que
vieran los intereses de la iglesia. Con muy diversos disfraces se introducían los Jesuítas en los
puestos del estado, elevándose hasta la categoría de consejeros de los reyes, y dirigiendo la política
de las naciones. Se hacían criados para convertirse en espías de sus señores. Establecían colegios
para los hijos de príncipes y nobles, y escuelas para los del pueblo; y los hijos de padres protestantes
eran inducidos a observar los ritos romanistas. Toda la pompa exterior desplegada en el culto de la
iglesia de Roma se aplicaba a confundir la mente y ofuscar y embaucar la imaginación, para que los
3
hijos traicionaran aquella libertad por la cual sus padres habían trabajado y derramado su sangre.
Los Jesuítas se esparcieron rápidamente por toda Europa y doquiera iban lograban reavivar el
papismo. (CS. Cap. 12 La Reforma en Francia. Pág. 249, 250)
El surgimiento del papado y la orden de los jesuitas
León I (el Grande, m. en 461) fue el primer obispo de Roma que proclamó que Pedro había sido el
primer papa, que aseguró la sucesión del papado a partir de Pedro, que pretendió que el primado
había sido legado directamente por Jesucristo, y que tuvo éxito en la aplicación de estos principios
eclesiásticos a la administración papal. León I dio su forma final a la teoría del poder papal e hizo de
ese poder una realidad. Él fue quien consiguió un edicto del emperador que declaraba que las
decisiones papales tenían fuerza de ley. Con el apoyo imperial se colocó por encima de los concilios de
la iglesia asumiendo el derecho de definir doctrinas y de dictar decisiones. El éxito que tuvo al
persuadir a Atila que no entrase en Roma (452) y su intento de detener a Genserico (455) aumentaron
su prestigio y el del papado. León el Grande fue indudablemente un dirigente secular a la vez que
espiritual para su pueblo. Las pretensiones al poder temporal hechas por papas posteriores estaban
basadas mayormente en la supuesta autoridad de documentos falsificados conocidos como "fraudes
piadosos", tales como la así llamada Donación de Constantino.
La conversión de Clodoveo, caudillo de los francos, a la fe romana por el año 496, cuando la mayoría
de los invasores bárbaros eran todavía arrianos, dio al papa un poderoso aliado político dispuesto a
reñir las batallas de la iglesia. Durante más de doce siglos la espada de Francia, la "hija mayor" del
papado, fue un instrumento eficaz para la conversión de hombres a la iglesia de Roma y para
mantener la autoridad papal.
El pontificado del papa Gregorio I (el Grande, m. en 604), el primero de los prelados del medioevo de
la iglesia, señala la transición de los tiempos antiguos a los medievales. Gregorio osadamente asumió
el papel, aunque no el título, de emperador de Occidente. Él fue quien puso las bases del poder papal
durante la Edad Media y las posteriores pretensiones absolutistas del papado datan especialmente de
su administración. Gregorio el Grande inició grandes actividades misioneras, las que extendieron
mucho la influencia y la autoridad de Roma.
Cuando más de un siglo después, los lombardos amenazaban invadir Italia, el papa recurrió a Pepino,
rey de los francos, para que lo socorriera. Cumpliendo con este pedido, Pepino derrotó completamente
a los lombardos y, en 756, entregó al papa el territorio que les había tomado. Esa dádiva,
comúnmente conocida como Donación de Pepino, señala el origen de los Estados Pontificios y el
comienzo formal del gobierno temporal del papa.
Desde el siglo VII al XI, en términos generales, el poder papal mermó. El próximo gran papa, y uno de
los más grandes de todos, fue Gregorio VII (m. 1085). Proclamó que la iglesia romana nunca había
errado y nunca podría errar, que el papa es juez supremo, que no puede ser juzgado por nadie, que no
se puede apelar de sus decisiones, que sólo él tiene derecho al homenaje de todos los príncipes y que
sólo él puede deponer a reyes y emperadores.
Durante dos siglos hubo una constante lucha por la supremacía entre el papa y el emperador. A veces
uno, y otras veces otro, lograron un éxito pasajero. El pontificado de Inocencio III (m. 1216) encontró
al papado en el apogeo de su poder y durante el siglo siguiente estuvo en el cenit de su gloria.
Pretendiendo ser el vicario de Cristo, Inocencio III ejerció todos los privilegios que Gregorio se había
atribuido más de un siglo antes.
Un siglo después de Inocencio III, el papa medieval ideal, Bonifacio VIII (m. 1303) intentó sin éxito
reinar como lo habían hecho sus ilustres predecesores. Fue el último papa que trató de ejercer
autoridad universal en la forma como lo había hecho Gregorio VII y como lo había pretendido
4
Inocencio III. La decadencia del poder del papado se hizo plenamente evidente durante el así llamado
cautiverio babilónico (1309-1377), cuando los franceses trasladaron por fuerza la sede del papado de
Roma a Avignon, en Francia. Poco después del regreso a Roma, comenzó lo que se conoce como el
gran cisma (13781417). Durante ese tiempo hubo por lo menos dos, y a veces tres papas rivales, cada
uno amenazando y excomulgando a sus rivales y pretendiendo ser el verdadero papa. Como resultado,
el papado sufrió una irreparable pérdida de prestigio a los ojos de los pueblos de Europa. Mucho
antes de los tiempos de la Reforma, dentro y fuera de la Iglesia Católica, se levantaron voces en contra
de sus arrogantes pretensiones y de sus muchos abusos de poder, tanto seculares como espirituales. El
resurgimiento cultural en la Europa occidental (Renacimiento), la era de los descubrimientos, el
desarrollo de fuertes Estados nacionales, la invención de la imprenta y varios otros factores
contribuyeron a la pérdida gradual del poder papal. Ya al aparecer Martín Lutero habían ocurrido
muchas cosas que socavaron la autoridad de Roma.
Durante la Reforma -que comúnmente se considera que empezó en 1517 cuando Lutero colocó las
noventa y cinco tesis-, el poder papal fue expulsado de grandes territorios del norte de Europa. Los
esfuerzos del papado por combatir la Reforma se concretaron en la creación de la Inquisición, del
Índice y en la organización de la orden de los jesuitas. Los jesuitas llegaron a ser el ejército
intelectual y espiritual de la iglesia para la exterminación del protestantismo. Durante casi tres
siglos la iglesia de Roma llevó a cabo una vigorosa lucha que gradualmente fue perdiendo en contra
de las fuerzas que luchaban por la libertad civil y religiosa.
Finalmente, durante la Revolución Francesa, la Iglesia Católica fue proscrita de Francia: la primera
nación de Europa que había patrocinado su causa, la nación que durante más de doce siglos había
defendido las pretensiones papales y había reñido sus batallas, la nación donde los principios papales
habían sido puestos a prueba más plenamente que en cualquier otro país y habían sido hallados faltos.
En 1798 el gobierno francés ordenó al ejército que estaba en Italia bajo el comando de Berthier que
tomara prisionero al papa. Aunque el papado continuó, su poder le había sido quitado, y nunca más ha
esgrimido el mismo tipo de poder, ni en la medida en que lo hiciera en tiempos anteriores. En 1870 los
Estados Pontificios pasaron a formar parte del reino unido de Italia, el poder temporal que el papado
había ejercido durante más de 1.000 años se acabó, y el papa voluntariamente llegó a ser "el
prisionero del Vaticano" hasta que su poder temporal fue restaurado en 1929. Ver com. cap. 7: 25.
Este breve esbozo del crecimiento del poder papal demuestra que éste fue un proceso gradual que
abarcó muchos siglos. Lo mismo ocurrió con su declinación. Se puede decir que el primer proceso se
desarrolló desde aproximadamente el año 100 hasta el 756; el segundo, desde más o menos 1303 hasta
1870. El papado estuvo en el apogeo de su poder desde el tiempo de Gregorio VII (1073-85) hasta el
de Bonifacio VIII (1294-1303). Queda pues en claro que no se pueden dar fechas que señalen una
transición precisa entre la insignificancia y la supremacía, o entre la supremacía y la relativa
debilidad. De la misma manera, como ocurre en todos los procesos históricos, tanto el crecimiento
como la caída del papado fueron procesos graduales.
Sin embargo, por el año 538 el papado estaba completamente formado y obraba en todos sus aspectos
esenciales, y para el año 1798 -1260 años más tarde- había perdido prácticamente todo el poder que
había acumulado durante siglos. La inspiración había asignado 1260 años al papado para que
demostrara sus principios, su política y sus propósitos. De esa manera esas dos fechas debieran
considerarse como principio y fin del período profético del poder papal. (CBA. T4 El Libro del Profeta
Daniel. Cap. 7 Nota adicional al capítulo 7)
El voto de obediencia de los Jesuitas
5
Con referencia a los orígenes, principios y fines de la "Sociedad de Jesús," cual lo declaran sus mismos
miembros, véase la obra titulada Historia de la compañía de Jesús, por Cretinean-Goli, vertida del
francés y publicada en Barcelona, en 1853, con aprobación del ordinario. En ella dice que "el que se
ofrece espontáneamente a entrar en el noviciado debe al momento renunciar su voluntad propia, su
familia y todo cuanto el hombre aprecia sobre la tierra," y que las constituciones de la compañía hacen
"de la obediencia más absoluta una palanca cuya acción incesante y universal ha debido preocupar a
todos los políticos."-Tomo 1, cap. 2, págs. 25, 28.
El mismo Ignacio de Loyola dice: "Que cada cual se convenza de que cuantos viven bajo el voto de
obediencia deben dejarse llevar y dirigir por la divina Providencia y sus instrumentos, los superiores,
tal cual si fueran cadáveres que se dejan llevar a cualquier parte y tratar de cualquier modo, o como el
bastón que un anciano tiene en la mano y maneja como le da la gana."
"Esta sumisión absoluta es ennoblecida por lo que la motiva y -prosigue el fundador- debería ser
pronta, alegre y constante;... el religioso obediente cumple gozoso con lo que le han encargado sus
superiores para el bien común, seguro de que así corresponde verdaderamente a la voluntad divina." -
Regulae Societatis Jesu, Summarium, párrs. 33-36 (ed. de Roma, 1607, págs. 12, 13).
Véase además L. E. Dupin, Histoire de l'Eglise en abrégé, siglo 16, cap. 33 (ed. de París, 1732, tomo 4,
págs. 218-222); Mosheim, Histoire ecclésiastique, sig. 16, sec. 3, parte 1, cap. 1, párr. 10 (inclusive
notas 5, 6) ; Encyclopaedia Britannica (novena ed.), art. "Jesuítas;" C. Paroissien, The Principles of the
Jesuits, Developed in a Collection of Extracts front Their Own Authors (Londres, 1860- otra edición
apareció en 1839) ; Ch. Liskenne, Résumé de l'histoire des Jésuites (París, 1825) ; Michelet-Quinet,
Des Jésuites (París, l 843) ; D'Alembert, Des Jésuites, (ouur. précédé d' un précis des doctrines et de
l'histoire de cette société) (París, 1821).(CS. Apéndice. Pág.)
El terrible tribunal de la inquisición les concede más poder a los Jesuitas
En el pasado, el tribunal de la inquisición, la invención más diabólica del papado a través de todos los
tiempos, para someter y torturar a toda alma que no le obedeciera o aceptara sus dogmas,llevó a
millones a perecer de manera cruel y violenta, la inquisición les dio más poder a dicha orden con tal de
levantar y recuperar el poder del papado que hasta ese momento iba en decadencia.
Para otorgarles más poder, se expidió una bula que restablecía la Inquisición. (Véase el
Apéndice.) No obstante el odio general que inspiraba, aun en los países católicos, el terrible
tribunal fue restablecido por los gobernantes obedientes al papa; y muchas atrocidades
demasiado terribles para cometerse a la luz del día, volvieron a perpetrarse en los secretos y
obscuros calabozos. En muchos países, miles y miles de representantes de la flor y nata de la
nación, de los más puros y nobles, de los más inteligentes y cultos, de los pastores más piadosos y
abnegados, de los ciudadanos más patriotas e industriosos, de los más brillantes literatos, de los
artistas de más talento y de los artesanos más expertos, fueron asesinados o se vieron obligados a
huir a otras tierras. (CS. Cap. 12 La Reforma en Francia. Pág. 250)
Estos eran los medios de que se valía Roma para apagar la luz de la Reforma, para privar de la
Biblia a los hombres, y restaurar la ignorancia y la superstición de la Edad Media. Empero,
debido a la bendición de Dios y al esfuerzo de aquellos nobles hombres que él había suscitado para
suceder a Lutero, el protestantismo no fue vencido. Esto no se debió al favor ni a las armas de los
príncipes. Los países más pequeños, las naciones más humildes e insignificantes, fueron sus baluartes.
La pequeña Ginebra, a la que rodeaban poderosos enemigos que tramaban su destrucción; Holanda en
sus bancos de arena del Mar del Norte, que luchaba contra la tiranía de España, el más grande y el más
opulento de los reinos de aquel tiempo; la glacial y estéril Suecia, ésas fueron las que ganaron victorias
para la Reforma.(CS. Cap. 12 La Reforma en Francia. Pág. 250, 251)
6
“PERO SU HERIDA MORTAL FUE SANADA”
Roma recupera la supremacía perdida a escala global
Sin embargo, la profecía apocalíptica nos revela y asegura que una vez más y en un tiempo donde se
privilegian y defienden los DD.HH. veremos y palparemos el retorno y la venganza de los jesuitas,
llevando al mundo entero a rendirle plena adoración al papado, Y la adoraron todos los moradores de
la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde
el principio del mundo. (Apoc. 13: 8)con ello, el mundo religioso será poderosamente sacudido.
Apocalipsis revela que precisamente el tribunal de la inquisición, dirigido en las persecuciones del
pasado por los Jesuítas, será reestablecido a escala mundial.Y se le permitió infundir aliento a la
imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase. (Apoca.
13: 15) Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y
cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro. (Apoc. 17: 6)Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos
los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de
Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no
recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. (Apoc.
20: 4)Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa
de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo,
Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? Y se les
dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se
completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como
ellos. (Apoc. 6: 9-11)
Los protestantes consideran hoy al romanismo con más favor que años atrás. En los países donde no
predomina y donde los partidarios del papa siguen una política de conciliación para ganar influjo, se
nota una indiferencia creciente respecto a las doctrinas que separan a las iglesias reformadas de la
jerarquía papal; entre los protestantes está ganando terreno la opinión de que, al fin y al cabo, en los
puntos vitales las divergencias no son tan grandes como se suponía, y que unas pequeñas concesiones
de su parte los pondrían en mejor inteligencia con Roma. Tiempo hubo en que los protestantes
estimaban altamente la libertad de conciencia adquirida a costa de tantos sacrificios. Enseñaban a sus
hijos a tener en aborrecimiento al papado y sostenían que tratar de congeniar con Roma equivaldría a
traicionar la causa de Dios. Pero ¡cuán diferentes son los sentimientos expresados hoy!
Los defensores del papado declaran que la iglesia ha sido calumniada, y el mundo protestante se
inclina a creerlo. Muchos sostienen que es injusto juzgar a la iglesia de nuestros días por las
abominaciones y los absurdos que la caracterizaron cuando dominaba en los siglos de ignorancia y de
tinieblas. Tratan de excusar sus horribles crueldades como si fueran resultado de la barbarie de la
época, y arguyen que las influencias de la civilización moderna han modificado los sentimientos de
ella.
¿Habrán olvidado estas personas las pretensiones de infalibilidad sostenidas durante ochocientos años
por tan altanero poder? Lejos de abandonar este aserto lo ha afirmado en el 620 siglo XIX de un modo
más positivo que nunca antes. Como Roma asegura que la iglesia "nunca erró; ni errará jamás, según
las Escrituras" (Juan L. von Mosheim, Institutes of Ecclesiastical History, libro 3, siglo XI, parte 2,
cap. 2, nota 17), ¿cómo podrá renunciar a los principios que amoldaron su conducta en las edades
pasadas?
La iglesia papal no abandonará nunca su pretensión a la infalibilidad. Todo lo que ha hecho al
perseguir a los que rechazaban sus dogmas lo da por santo y bueno; ¿y quién asegura que no volvería
a las andadas siempre que se le presentase la oportunidad? Deróguense las medidas restrictivas
7
impuestas en la actualidad por los gobiernos civiles y déjesele a Roma que recupere su antiguo poder y
se verán resucitar en el acto su tiranía y sus persecuciones.
Un conocido autor dice, acerca de la actitud de la jerarquía papal hacia la libertad de conciencia y
acerca de los peligros especiales que corren los Estados Unidos si tiene éxito la política de dicha
jerarquía:
"Son muchos los que atribuyen al fanatismo o a la puerilidad todo temor expresado acerca del
catolicismo romano en los Estados Unidos. Los tales no ven en el carácter y actitud del romanismo
nada que sea hostil a nuestras libres instituciones, y no ven tampoco nada inquietante en el incremento
de aquél. Comparemos, pues, primero, algunos de los principios fundamentales de nuestro gobierno
con los de la iglesia católica.
"La Constitución de los Estados Unidos garantiza la libertad de conciencia. Nada hay más precioso ni
de importancia tan fundamental. El papa Pío IX, en su encíclica del 15 de agosto de 1854, dice: 'Las
doctrinas o extravagancias absurdas y erróneas en favor de la libertad de conciencia, son unos de los
errores más pestilentes: una de las pestes que más se debe temer en un estado.' El mismo papa, en su
encíclica del 8 de diciembre de 1864, anatematizó 'a los que sostienen la libertad de conciencia y de
cultos' como también 'a cuantos aseveran que la iglesia no puede emplear la fuerza.'
"El tono pacífico que Roma emplea en los Estados Unidos no implica un cambio de sentimientos. Es
tolerante cuando es impotente. El obispo O'Connor dice: 'La libertad religiosa se soporta tan sólo
hasta que se pueda practicar lo opuesto sin peligro para el mundo católico.’. . . El arzobispo de Saint
Louis dijo un día: 'La herejía y la incredulidad son crímenes; y en los países cristianos como Italia y
España, por ejemplo, donde todo el pueblo es católico y donde la religión católica es parte esencial de
la ley del país, se las castiga como a los demás crímenes.'. . .
"Todo cardenal, arzobispo y obispo de la iglesia católica, presta un juramento de obediencia al papa,
en el cual se encuentran las siguientes palabras: "Me opondré a los herejes, cismáticos y rebeldes
contra nuestro señor (el papa), o sus sucesores y los perseguiré con todo mi poder."- Josías Strong,
Our Country, cap. 5, párrs. 2-4.
Es verdad que hay verdaderos cristianos en la iglesia católica romana. En ella, millares de personas
sirven a Dios según las mejores luces que tienen. Les es prohibido leer su Palabra,* debido a lo cual
no pueden discernir la verdad. Nunca han visto el contraste que existe entre el culto o servicio vivo
rendido con el corazón y una serie de meras formas y ceremonias. Dios mira con tierna misericordia a
esas almas educadas en una fe engañosa e insuficiente. Hará penetrar rayos de luz a través de las
tinieblas que las rodean. Les revelará la verdad tal cual es en Jesús y muchos se unirán aún a su
pueblo.
Pero el romanismo, como sistema, no está actualmente más en armonía con el Evangelio de Cristo que
en cualquier otro período de su historia. Las iglesias protestantes se hallan sumidas en grandes
tinieblas, pues de lo contrario discernirían las señales de los tiempos. La iglesia romana abarca
mucho en sus planes y modos de operación. Emplea toda clase de estratagemas para extender su
influencia y aumentar su poder, mientras se prepara para una lucha violenta y resuelta a fin de
recuperar el gobierno del mundo, restablecer las persecuciones y deshacer todo lo que el
protestantismo ha hecho. El catolicismo está ganando terreno en todas direcciones. Véase el número
creciente de sus iglesias y capillas en los países protestantes. Nótese en Norteamérica la popularidad
de sus colegios y seminarios, tan patrocinados por los protestantes. Piénsese en la extensión del
ritualismo en Inglaterra y en las frecuentes deserciones a las filas católicas. Estos hechos deberían
inspirar ansiedad a todos los que aprecian los puros principios del Evangelio.
Los protestantes se han entremetido con el papado y lo han patrocinado; han hecho transigencias y
concesiones que sorprenden a los mismos papistas y les resultan incomprensibles. Los hombres cierran
8
los ojos ante el verdadero carácter del romanismo, ante los peligros que hay que temer de su
supremacía. Hay necesidad de despertar al pueblo para hacerle rechazar los avances de este enemigo
peligrosísimo de la libertad civil y religiosa.
La iglesia católica romana, al unir las formas del paganismo con las del cristianismo, y al presentar el
carácter de Dios bajo falsos colores, como lo presentaba el paganismo, recurrió a prácticas no menos
crueles, horrorosas y repugnantes. En tiempo de la supremacía romana, había instrumentos de tortura
para obligar a los hombres a aceptar sus doctrinas. Existía la hoguera para los que no querían hacer
concesiones a sus exigencias. Hubo horribles matanzas de tal magnitud que nunca será conocida
hasta que sea manifestada en el día del juicio. Dignatarios de la iglesia, dirigidos por su maestro
Satanás, se afanaban por idear nuevos refinamientos de tortura que hicieran padecer lo indecible sin
poner término a la vida de la víctima. En muchos casos el proceso infernal se repetía hasta los límites
extremos de la resistencia humana, de manera que la naturaleza quedaba rendida y la víctima
suspiraba por la muerte como por dulce alivio.
Tal era la suerte de los adversarios de Roma. Para sus adherentes disponía de la disciplina del azote,
del tormento del hambre y de la sed, y de las mortificaciones corporales más lastimeras que se puedan
imaginar. Para asegurarse el favor del cielo, los penitentes violaban las leyes de Dios al violar las
leyes de la naturaleza. Se les enseñaba a disolver los lazos que Dios instituyó para bendecir y
amenizar la estada del hombre en la tierra. Los cementerios encierran millones de víctimas que se
pasaron la vida luchando en vano para dominar los afectos naturales, para refrenar como ofensivos a
Dios todo pensamiento y sentimiento de simpatía hacia sus semejantes.
Si deseamos comprender la resuelta crueldad de Satanás, manifestada en el curso de los siglos, no
entre los que jamás oyeron hablar de Dios, sino en el corazón mismo de la cristiandad y por toda su
extensión, no tenemos más que echar una mirada en la historia del romanismo. Por medio de ese
gigantesco sistema de engaño, el príncipe del mal consigue su objeto de deshonrar a Dios y de hacer al
hombre miserable. Y si consideramos lo bien que logra enmascararse y hacer su obra por medio de los
jefes de la iglesia, nos daremos mejor cuenta del motivo de su antipatía por la Biblia. Siempre que sea
leído este libro, la misericordia y el amor de Dios saltarán a la vista, y se echará de ver que Dios no
impone a los hombres ninguna de aquellas pesadas cargas. Todo lo que él pide es un corazón contrito
y un espíritu humilde y obediente.
Cristo no dio en su vida ningún ejemplo que autorice a los hombres y mujeres a encerrarse en
monasterios so pretexto de prepararse para el cielo. Jamás enseñó que debían mutilarse los
sentimientos de amor y simpatía. El corazón del Salvador rebosaba de amor. Cuanto más se acerca el
hombre a la perfección moral, tanto más delicada es su sensibilidad, tanto más vivo su sentimiento del
pecado y tanto más profunda su simpatía por los afligidos. El papa dice ser el vicario de Cristo; ¿pero
puede compararse su carácter con el de nuestro Salvador? ¿Vióse jamás a Cristo condenar hombres a
la cárcel o al tormento porque se negaran a rendirle homenaje como Rey del cielo? ¿Acaso se le oyó
condenar a muerte a los que no le aceptaban? Cuando fue menospreciado por los habitantes de un
pueblo samaritano, el apóstol Juan se llenó de indignación y dijo: "Señor, ¿quieres que mandemos que
descienda fuego del cielo, y los consuma, como hizo Elías?" Jesús miró a su discípulo con compasión y
le reprendió por su aspereza, diciendo: "El Hijo del hombre no ha venido para perder las almas de los
hombres, sino para salvarlas." (S. Lucas 9: 54, 56.) ¡Cuán diferente del de su pretendido vicario es el
espíritu manifestado por Cristo!
La iglesia católica le pone actualmente al mundo una cara apacible, y presenta disculpas por sus
horribles crueldades. Se ha puesto vestiduras como las de Cristo; pero en realidad no ha cambiado.
Todos los principios formulados por el papismo en edades pasadas subsisten en nuestros días. Las
doctrinas inventadas en los siglos más tenebrosos siguen profesándose aún. Nadie se engañe. El
papado que los protestantes están ahora tan dispuestos a honrar, es el mismo que gobernaba al mundo
9
en tiempos de la Reforma, cuando se levantaron hombres de Dios con peligro de sus vidas para
denunciar la iniquidad de él. El romanismo sostiene las mismas orgullosas pretensiones con que supo
dominar sobre reyes y príncipes y arrogarse las prerrogativas de Dios. Su espíritu no es hoy menos
cruel ni despótico que cuando destruía la libertad humana y mataba a los santos del Altísimo.
El papado es precisamente lo que la profecía declaró que sería: la apostasía de los postreros días. (2
Tesalonicenses 2:3, 4.) Forma parte de su política asumir el carácter que le permita realizar mejor sus
fines; pero bajo la apariencia variable del camaleón oculta el mismo veneno de la serpiente. Declara:
"No hay que guardar la palabra empeñada con herejes, ni con personas sospechosas de herejía." -
Lenfant, Histoire du Concile de Constance, tomo 1, pág. 493. ¿Será posible que este poder cuya
historia se escribió durante mil años con la sangre de los santos, sea ahora reconocido como parte de
la iglesia de Cristo?
No sin razón se ha asegurado que en los países protestantes el catolicismo no difiere ya tanto del
protestantismo como antes. Se ha verificado un cambio; pero no es el papado el que ha cambiado. El
catolicismo se parece mucho en verdad al protestantismo de hoy día debido a lo mucho que éste ha
degenerado desde los días de los reformadores.
Mientras las iglesias protestantes han estado buscando el favor del mundo, una falsa caridad las ha
cegado. Se figuran que es justo pensar bien de todo mal; y el resultado inevitable será que al fin
pensarán mal de todo bien. En lugar de salir en defensa de la fe que fue dada antiguamente a los
santos, no parecen sino disculparse ante Roma por haberla juzgado con tan poca caridad y pedirle
perdón por la estrechez de miras que manifestaron.
Muchos, aun entre los que no favorecen al romanismo, se dan poca cuenta del peligro con que les
amenaza el poder y la influencia de Roma. Insisten en que las tinieblas intelectuales y morales que
prevalecían en la Edad Media favorecían la propagación de sus dogmas y supersticiones junto con la
opresión, y que el mayor caudal de inteligencia de los tiempos modernos, la difusión general de
conocimientos y la libertad siempre mayor en materia de religión, impiden el reavivamiento de la
intolerancia y de la tiranía. Se ridiculiza la misma idea de que pudiera volver un estado de cosas
semejante en nuestros tiempos de luces. Es verdad que sobre esta generación brilla mucha luz
intelectual, moral y religiosa. De las páginas abiertas de la santa Palabra de Dios, ha brotado luz del
cielo sobre la tierra. Pero no hay que olvidar que cuanto mayor sea la luz concedida, tanto más densas
también son las tinieblas de aquellos que la pervierten o la rechazan.
Un estudio de la Biblia hecho con oración mostraría a los protestantes el verdadero carácter del
papado y se lo haría aborrecer y rehuir; pero muchos son tan sabios en su propia opinión que no
sienten ninguna necesidad de buscar humildemente a Dios para ser conducidos a la verdad. Aunque se
enorgullecen de su ilustración, desconocen tanto las Sagradas Escrituras como el poder de Dios.
Necesitan algo para calmar sus conciencias, y buscan lo que es menos espiritual y humillante. Lo que
desean es un modo de olvidar a Dios, pero que parezca recordarlo. El papado responde perfectamente
a las necesidades de todas esas personas. Es adecuado a dos clases de seres humanos que abarcan
casi a todo el mundo: los que quisieran salvarse por sus méritos, y los que quisieran salvarse en sus
pecados. Tal es el secreto de su poder.
Ha quedado probado cuánto favorecieron el éxito del papado los períodos de tinieblas intelectuales.
También quedará demostrado que una época de grandes luces intelectuales es igualmente favorable a
su triunfo. En otro tiempo, cuando los hombres no poseían la Palabra de Dios ni conocían la verdad,
sus ojos estaban vendados y miles cayeron en la red que no veían tendida ante sus pies. En esta
generación, son muchos aquellos cuyos ojos están ofuscados por el brillo de las especulaciones
humanas, o sea por la "falsamente llamada ciencia;" no alcanzan a ver la red y caen en ella tan
10
fácilmente como si tuviesen los ojos vendados. Dios dispuso que las facultades intelectuales del
hombre fuesen consideradas como don de su Creador y que fuesen empleadas en provecho de la
verdad y de la justicia; pero cuando se fomenta el orgullo y la ambición y los hombres exaltan sus
propias teorías por encima de la Palabra de Dios, entonces la inteligencia puede causar mayor
perjuicio que la ignorancia. Por esto, la falsa ciencia de nuestros días, que mina la fe en la Biblia,
preparará tan seguramente el camino para el triunfo del papado con su formalismo agradable, como
el obscurantismo lo preparó para su engrandecimiento en la Edad Media.
En los movimientos que se realizan actualmente en los Estados Unidos de Norteamérica para asegurar
el apoyo del estado a las instituciones y prácticas de la iglesia, los protestantes están siguiendo las
huellas de los papistas. Más aún, están abriendo la puerta para que el papado recobre en la América
protestante la supremacía que perdió en el Viejo Mundo. Y lo que da más significado a esta tendencia
es la circunstancia de que el objeto principal que se tiene en vista es imponer la observancia del
domingo, institución que vio la luz en Roma y que el papado proclama como signo de su autoridad. Es
el espíritu del papado, es decir, el espíritu de conformidad con las costumbres mundanas, la mayor
veneración por las tradiciones humanas que por los mandamientos de Dios, el que está penetrando en
las iglesias protestantes e induciéndolas a hacer la misma obra de exaltación del domingo que el
papado hizo antes que ellas.
Si el lector quiere saber cuáles son los medios que se emplearán en la contienda por venir, no tiene
más que leer la descripción de los que Roma empleó con el mismo fin en siglos pasados. Si desea saber
cómo los papistas unidos a los protestantes procederán con los que rechacen sus dogmas, considere el
espíritu que Roma manifestó contra el sábado y sus defensores.
Edictos reales, concilios generales y ordenanzas de la iglesia sostenidos por el poder civil fueron los
peldaños por medio de los cuales el día de fiesta pagano alcanzó su puesto de honor en el mundo
cristiano. La primera medida pública que impuso la observancia del domingo fue la ley promulgada
por Constantino. (Año 321 de J C.; véase el Apéndice.) Dicho edicto requería que los habitantes de las
ciudades descansaran en "el venerable día del sol," pero permitía a los del campo que prosiguiesen
sus faenas agrícolas. A pesar de ser en realidad ley pagana, fue impuesta por el emperador después
que hubo aceptado nominalmente el cristianismo.
Estos recuerdos de lo pasado ponen claramente de manifiesto la enemistad de Roma contra el
verdadero día de reposo y sus defensores, y los medios que emplea para honrar la institución creada
por ella. La Palabra de Dios nos enseña que estas escenas han de repetirse cuando los católicos
romanos y los protestantes se unan para exaltar el domingo.
La profecía del capítulo 13 del Apocalipsis declara que el poder representado por la bestia de cuernos
semejantes a los de un cordero haría "que la tierra y los que en ella habitan" adorasen al papado - que
está simbolizado en ese capítulo por una bestia "parecida a un leopardo." La bestia de dos cuernos
dirá también "a los que habitan sobre la tierra, que hagan una imagen de la bestia;" y además
mandará que "todos, pequeños y grandes, así ricos como pobres, así libres como esclavos," tengan la
marca de la bestia. (Apocalipsis 13: 11-16, V.M.) Se ha demostrado que los Estados Unidos de
Norteamérica son 636 el poder representado por la bestia de dos cuernos semejantes a los de un
cordero, y que esta profecía se cumplirá cuando los Estados Unidos hagan obligatoria la observancia
del domingo, que Roma declara ser el signo característico de su supremacía Pero los Estados Unidos
no serán los únicos que rindan homenaje al papado. La influencia de Roma en los países que en otro
tiempo reconocían su dominio, dista mucho de haber sido destruída. Y la profecía predice la
restauración de su poder. "Y vi una de sus cabezas como si hubiese sido herida de muerte; y su herida
mortal fue sanada; y toda la tierra maravillóse, yendo en pos de la bestia." (Vers. 3.) La herida mortal
que le fue ocasionada se refiere a la caída del papado en 1798. Después de eso, dice el profeta, "su
herida mortal fue sanada; y toda la tierra maravillóse, yendo en pos de la bestia." San Pablo dice
11
claramente que el hombre de pecado subsistirá hasta el segundo advenimiento. (2 Tesalonicenses 2:8.)
Proseguirá su obra de engaño hasta el mismo fin del tiempo, y el revelador declara refiriéndose
también al papado: "Todos los que moran en la tierra le adoraron, cuyos nombres no están escritos en
el libro de la vida." (Apocalipsis 13: 8.) Tanto en el Viejo como en el Nuevo Mundo se le tributará
homenaje al papado por medio del honor que se conferirá a la institución del domingo, la cual
descansa únicamente sobre la autoridad de la iglesia romana.
Desde mediados del siglo XIX, los que estudian la profecía en los Estados Unidos han presentado este
testimonio ante el mundo. En los acontecimientos que están desarrollándose actualmente,
especialmente en dicho país, se ve un rápido avance hacia el cumplimiento de dichas predicciones. Los
maestros protestantes presentan los mismos asertos de autoridad divina en favor de la observancia del
domingo y adolecen de la misma falta de evidencias bíblicas que los dirigentes papales cuando
fabricaban milagros para suplir la falta de un mandamiento de Dios. Se repetirá el aserto de que los
juicios de Dios caerán sobre los hombres en castigo por no haber observado el domingo como día de
reposo. Ya se oyen voces en este sentido. Y un movimiento en favor de la observancia obligatoria del
domingo está ganando cada vez más terreno.
La sagacidad y astucia de la iglesia romana asombran. Puede leer el porvenir. Se da tiempo viendo
que las iglesias protestantes le están rindiendo homenaje con la aceptación del falso día de reposo y
que se preparan a imponerlo con los mismos medios que ella empleó en tiempos pasados. Los que
rechazan la luz de la verdad buscarán aún la ayuda de este poder que se titula infalible, a fin de
exaltar una institución que debe su origen a Roma. No es difícil prever cuán apresuradamente ella
acudirá en ayuda de los protestantes en este movimiento. ¿Quién mejor que los jefes papistas para
saber cómo entendérselas con los que desobedecen a la iglesia?
La iglesia católica romana, con todas sus ramificaciones en el mundo entero, forma una vasta
organización dirigida por la sede papal, y destinada a servir los intereses de ésta. Instruye a sus
millones de adeptos en todos los países del globo, para que se consideren obligados a obedecer al
papa. Sea cual fuere la nacionalidad o el gobierno de éstos, deben considerar la autoridad de la
iglesia como por encima de todas las demás. Aunque juren fidelidad al estado, siempre quedará en el
fondo el voto de obediencia a Roma que los absuelve de toda promesa contraria a los intereses de ella.
La historia prueba lo astuta y persistente que es en sus esfuerzos por inmiscuirse en los asuntos de las
naciones, y para favorecer sus propios fines, aun a costa de la ruina de príncipes y pueblos, una vez
que logró entrar. En el año 1204, el papa Inocencio III arrancó de Pedro II, rey de Aragón, este
juramento extraordinario: "Yo, Pedro, rey de los aragoneses, declaro y prometo ser siempre fiel y
obediente a mi señor, el papa Inocencio, a sus sucesores católicos y a la iglesia romana, y conservar
mi reino en su obediencia, defendiendo la religión católica y persiguiendo la perversidad herética." -
Juan Dowling, The History of Romanism, lib. 5, cap. 6, sec. 55. Esto está 638 en armonía con las
pretensiones del pontífice romano con referencia al poder, de que "él tiene derecho de deponer
emperadores" y de que "puede desligar a los súbditos de la lealtad debida a gobernantes perversos."-
Mosheim, lib. 3, siglo II, parte 2, cap. 2, sec. 2, nota 17. Véase también el Apéndice.
Y téngase presente que Roma se jacta de no variar jamás. Los principios de Gregorio VII y de
Inocencio III son aún los principios de la iglesia católica romana; y si sólo tuviese el poder, los
pondría en vigor con tanta fuerza hoy como en siglos pasados. Poco saben los protestantes lo que
están haciendo al proponerse aceptar la ayuda de Roma en la tarea de exaltar el domingo. Mientras
ellos tratan de realizar su propósito, Roma tiene su mira puesta en el restablecimiento de su poder, y
tiende a recuperar su supremacía perdida. Establézcase en los Estados Unidos el principio de que la
iglesia puede emplear o dirigir el poder del estado; que las leyes civiles pueden hacer obligatorias las
12
observancias religiosas; en una palabra, que la autoridad de la iglesia con la del estado debe dominar
las conciencias, y el triunfo de Roma quedará asegurado en la gran República de la América del
Norte.La Palabra de Dios ha dado advertencias respecto a tan inminente peligro; descuide estos
avisos y el mundo protestante sabrá cuáles son los verdaderos propósitos de Roma, pero ya será tarde
para salir de la trampa. Roma está aumentando sigilosamente su poder. Sus doctrinas están ejerciendo
su influencia en las cámaras legislativas, en las iglesias y en los corazones de los hombres. Ya está
levantando sus soberbios e imponentes edificios en cuyos secretos recintos reanudará sus antiguas
persecuciones. Está acumulando ocultamente sus fuerzas y sin despertar sospechas para alcanzar sus
propios fines y para dar el golpe en su debido tiempo. Todo lo que Roma desea es asegurarse alguna
ventaja, y ésta ya le ha sido concedida. Pronto veremos y palparemos los propósitos del romanismo.
Cualquiera que crea u obedezca a la Palabra de Dios incurrirá en oprobio y persecución. (CS. Cap.
36 La libertad de conciencia amenazada. Pág. 619 – 622, 625 - 631, 635 - 638)
Al parecer, nos acercamos al fin de la historia de este mundo y las señales de los tiempos así lo
confirman, acontecimientos misteriosos y catastróficos han anunciado la llegada de los Jesuitas al
poder mundial de forma definitiva.
A partir del pasado lunes 11 de febrero tres hechos bastante inusuales se desarrollaron en forma casi
concatenada, uno después del otro. En primer lugar el Papa Benedicto XVI (quien según las profecías
de San Malaquías sería el penúltimo Papa de la historia) renunció a su cargo por cansancio físico y
mental, un hecho inédito en los últimos 600 años de papado.
En segundo lugar, horas después de este anuncio, que impactó al mundo católico, un espectacular
rayo descendió del cielo romano e impactó la cúpula de la basílica de San Pedro, lo que fue
interpretado por algunos como una clara señal divina y para otros derechamente como un signo de
mal augurio. Y, para rematar la sucesión de hechos inusuales, días después un gigantesco meteorito,
que parecía un pequeño sol viajando a la velocidad de un bólido -54 mil kilómetros por hora-, ingresó
a la atmósfera terrestre y se desintegró poco antes de tocar la superficie, antes que sus fragmentos
cayeran desperdigados en la zona de los Montes Urales, en Rusia, afectando a más de seis ciudades y
dejando cientos de heridos.(http://www.guioteca.com/fenomenos-paranormales/meteorito-en-rusia-y-
renuncia-del-papa-%C2%BFsignos-del-fin-del-mundo/)
Acontecimientos extraños en la naturaleza como funestos presagios anuncian acontecimientos de la
mayor gravedad, como señales que revelan que el fin de todas las cosas se acerca.
Dios tiene un propósito al permitir que ocurran estas calamidades. Son uno de sus medios para llamar
a los hombres y mujeres a la reflexión. Mediante fenómenos insólitos a través de la naturaleza, Dios
expresará a los incrédulos agentes humanos aquello que ha revelado claramente en su Palabra.-19MR
279 (1902). (EUD. Cap. 2 Señales del Pronto Regreso de Cristo. El propósito de Dios en las
calamidades. Pág. 28)
Son las señales de los tiempos, todo revela que nos acercamos a eventos de mayor gravedad sobre la
tierra, eventos que marcarán el destino de toda la humanidad, las estrategias del poder romano llevarán
a la humanidad hacia un nuevo orden mundial (NOM) donde palparemos y veremos la verdadera
naturaleza del papado y la crueldad de dicha institución en manos de los jesuitas de la misma forma que
millones de mártires sucumbieron bajo el poder de la bestia que sube del mar.
13
Fernando Antonio Silva Quintana.
Profesor de Religión y estudios en Teología
Tercerangel.silva@gmail.com
MTA/JulioMMXIII
www.mensajetercerangel.com

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Cartas católicas
Cartas católicasCartas católicas
Cartas católicas
Hector Lopez Urueta
 
Las epistolas de_san_pablo
Las epistolas de_san_pabloLas epistolas de_san_pablo
Las epistolas de_san_pablo
teresajornet2011
 
Cartas a-colosas-y-efesios
Cartas a-colosas-y-efesiosCartas a-colosas-y-efesios
Cartas a-colosas-y-efesios
roneydecarvalho
 
Cartas o epístolas de san pablo
Cartas o epístolas de san pabloCartas o epístolas de san pablo
Cartas o epístolas de san pablo
Mirian Jannet Fiestas Arenas
 
Filemon efesios
Filemon efesiosFilemon efesios
Filemon efesios
Juan Sánchez
 
La iglesia acomodada (pergamo)
La iglesia acomodada (pergamo)La iglesia acomodada (pergamo)
La iglesia acomodada (pergamo)
Recursos Cristianos. Org
 
Pablo de tarso
Pablo de tarsoPablo de tarso
Pablo de tarso
Juan Sánchez
 
La Epístola de Santiago Apóstol
La Epístola de Santiago ApóstolLa Epístola de Santiago Apóstol
La Epístola de Santiago Apóstol
Pablo A. Jimenez
 
Jesús de Nazaret
Jesús de NazaretJesús de Nazaret
Jesús de Nazaret
Pablo A. Jimenez
 
Vid ay santidadtexto
Vid ay santidadtextoVid ay santidadtexto
Vid ay santidadtexto
OSM- PCC
 
Cartas de San Pablo a los Gálatas, Filipenses y Filemón
Cartas de San Pablo a los Gálatas, Filipenses y FilemónCartas de San Pablo a los Gálatas, Filipenses y Filemón
Cartas de San Pablo a los Gálatas, Filipenses y Filemón
Movimiento Cursillos de Cristiandad de Palmira
 
La Figura Historica Del Apostol Pablo
La Figura Historica Del Apostol PabloLa Figura Historica Del Apostol Pablo
La Figura Historica Del Apostol Pablo
Juan Véjar
 
Los Hechos de los Apóstoles
Los Hechos de los ApóstolesLos Hechos de los Apóstoles
Los Hechos de los Apóstoles
Pablo A. Jimenez
 
Bosquejo romanos galatas y hebreos
Bosquejo romanos galatas y hebreosBosquejo romanos galatas y hebreos
Bosquejo romanos galatas y hebreos
yul00
 
Apocalipsis
ApocalipsisApocalipsis
Apocalipsis
Juan Sánchez
 
Gran priorato español santa maría pobres caballeros de cristo
Gran priorato español santa maría pobres caballeros de cristoGran priorato español santa maría pobres caballeros de cristo
Gran priorato español santa maría pobres caballeros de cristo
OSM- PCC
 
Galatas
GalatasGalatas
Mapa conceptual de los libros de Pablo
Mapa conceptual de los libros de PabloMapa conceptual de los libros de Pablo
Mapa conceptual de los libros de Pablo
profesordennys
 
001 estudio 1
001 estudio 1001 estudio 1
17 1ª timoteo
17 1ª timoteo17 1ª timoteo
17 1ª timoteo
clasesteologia
 

La actualidad más candente (20)

Cartas católicas
Cartas católicasCartas católicas
Cartas católicas
 
Las epistolas de_san_pablo
Las epistolas de_san_pabloLas epistolas de_san_pablo
Las epistolas de_san_pablo
 
Cartas a-colosas-y-efesios
Cartas a-colosas-y-efesiosCartas a-colosas-y-efesios
Cartas a-colosas-y-efesios
 
Cartas o epístolas de san pablo
Cartas o epístolas de san pabloCartas o epístolas de san pablo
Cartas o epístolas de san pablo
 
Filemon efesios
Filemon efesiosFilemon efesios
Filemon efesios
 
La iglesia acomodada (pergamo)
La iglesia acomodada (pergamo)La iglesia acomodada (pergamo)
La iglesia acomodada (pergamo)
 
Pablo de tarso
Pablo de tarsoPablo de tarso
Pablo de tarso
 
La Epístola de Santiago Apóstol
La Epístola de Santiago ApóstolLa Epístola de Santiago Apóstol
La Epístola de Santiago Apóstol
 
Jesús de Nazaret
Jesús de NazaretJesús de Nazaret
Jesús de Nazaret
 
Vid ay santidadtexto
Vid ay santidadtextoVid ay santidadtexto
Vid ay santidadtexto
 
Cartas de San Pablo a los Gálatas, Filipenses y Filemón
Cartas de San Pablo a los Gálatas, Filipenses y FilemónCartas de San Pablo a los Gálatas, Filipenses y Filemón
Cartas de San Pablo a los Gálatas, Filipenses y Filemón
 
La Figura Historica Del Apostol Pablo
La Figura Historica Del Apostol PabloLa Figura Historica Del Apostol Pablo
La Figura Historica Del Apostol Pablo
 
Los Hechos de los Apóstoles
Los Hechos de los ApóstolesLos Hechos de los Apóstoles
Los Hechos de los Apóstoles
 
Bosquejo romanos galatas y hebreos
Bosquejo romanos galatas y hebreosBosquejo romanos galatas y hebreos
Bosquejo romanos galatas y hebreos
 
Apocalipsis
ApocalipsisApocalipsis
Apocalipsis
 
Gran priorato español santa maría pobres caballeros de cristo
Gran priorato español santa maría pobres caballeros de cristoGran priorato español santa maría pobres caballeros de cristo
Gran priorato español santa maría pobres caballeros de cristo
 
Galatas
GalatasGalatas
Galatas
 
Mapa conceptual de los libros de Pablo
Mapa conceptual de los libros de PabloMapa conceptual de los libros de Pablo
Mapa conceptual de los libros de Pablo
 
001 estudio 1
001 estudio 1001 estudio 1
001 estudio 1
 
17 1ª timoteo
17 1ª timoteo17 1ª timoteo
17 1ª timoteo
 

Destacado

Terror venidero
Terror venideroTerror venidero
Terror venidero
Elmer DaSilva
 
005 daniel 12- el tiempo del fin
005  daniel  12- el tiempo del fin005  daniel  12- el tiempo del fin
005 daniel 12- el tiempo del fin
unavosf1
 
El fin del tiempo de gracia parte ii
El fin del tiempo de gracia parte iiEl fin del tiempo de gracia parte ii
El fin del tiempo de gracia parte ii
Elmer DaSilva
 
Tiempo de angustia
Tiempo de angustiaTiempo de angustia
Tiempo de angustia
Elmer DaSilva
 
Desordenes socialesy sediciones
Desordenes socialesy sedicionesDesordenes socialesy sediciones
Desordenes socialesy sediciones
Elmer DaSilva
 
Panorama mundial
Panorama mundialPanorama mundial
Panorama mundial
Elmer DaSilva
 
Una gran crisis
Una gran crisisUna gran crisis
Una gran crisis
Elmer DaSilva
 
004 en el monte gerizim
004  en el monte gerizim004  en el monte gerizim
004 en el monte gerizim
unavosf1
 
007 esfuerzate y se valiente
007  esfuerzate y se valiente007  esfuerzate y se valiente
007 esfuerzate y se valiente
unavosf1
 
Inseguridad sobre el futuro de la tierra
Inseguridad sobre el futuro de la tierraInseguridad sobre el futuro de la tierra
Inseguridad sobre el futuro de la tierra
Elmer DaSilva
 
Grandes cambios
Grandes cambiosGrandes cambios
Grandes cambios
Elmer DaSilva
 
No se comprenden eventos que ocurren
No se comprenden eventos que ocurrenNo se comprenden eventos que ocurren
No se comprenden eventos que ocurren
Elmer DaSilva
 
013 la necesidad de la iglesia
013  la necesidad de la iglesia013  la necesidad de la iglesia
013 la necesidad de la iglesia
unavosf1
 
Ex nose predica segun tiempo vivimos
Ex nose predica segun tiempo vivimosEx nose predica segun tiempo vivimos
Ex nose predica segun tiempo vivimos
Elmer DaSilva
 
Tiempo gracia esta terminado
Tiempo gracia esta terminadoTiempo gracia esta terminado
Tiempo gracia esta terminado
Elmer DaSilva
 
Juicios que caen sobre la tierra
Juicios que caen sobre la tierraJuicios que caen sobre la tierra
Juicios que caen sobre la tierra
Elmer DaSilva
 
Profecias se estan cumpliendo
Profecias se estan cumpliendoProfecias se estan cumpliendo
Profecias se estan cumpliendo
Elmer DaSilva
 
Noticia Sodoma y Gomorra
Noticia Sodoma y GomorraNoticia Sodoma y Gomorra
Noticia Sodoma y Gomorra
Elmer DaSilva
 
Proposito señales
Proposito señalesProposito señales
Proposito señales
Elmer DaSilva
 
El fin del tiempo de gracia parte iii
El fin del tiempo de gracia parte iiiEl fin del tiempo de gracia parte iii
El fin del tiempo de gracia parte iii
Elmer DaSilva
 

Destacado (20)

Terror venidero
Terror venideroTerror venidero
Terror venidero
 
005 daniel 12- el tiempo del fin
005  daniel  12- el tiempo del fin005  daniel  12- el tiempo del fin
005 daniel 12- el tiempo del fin
 
El fin del tiempo de gracia parte ii
El fin del tiempo de gracia parte iiEl fin del tiempo de gracia parte ii
El fin del tiempo de gracia parte ii
 
Tiempo de angustia
Tiempo de angustiaTiempo de angustia
Tiempo de angustia
 
Desordenes socialesy sediciones
Desordenes socialesy sedicionesDesordenes socialesy sediciones
Desordenes socialesy sediciones
 
Panorama mundial
Panorama mundialPanorama mundial
Panorama mundial
 
Una gran crisis
Una gran crisisUna gran crisis
Una gran crisis
 
004 en el monte gerizim
004  en el monte gerizim004  en el monte gerizim
004 en el monte gerizim
 
007 esfuerzate y se valiente
007  esfuerzate y se valiente007  esfuerzate y se valiente
007 esfuerzate y se valiente
 
Inseguridad sobre el futuro de la tierra
Inseguridad sobre el futuro de la tierraInseguridad sobre el futuro de la tierra
Inseguridad sobre el futuro de la tierra
 
Grandes cambios
Grandes cambiosGrandes cambios
Grandes cambios
 
No se comprenden eventos que ocurren
No se comprenden eventos que ocurrenNo se comprenden eventos que ocurren
No se comprenden eventos que ocurren
 
013 la necesidad de la iglesia
013  la necesidad de la iglesia013  la necesidad de la iglesia
013 la necesidad de la iglesia
 
Ex nose predica segun tiempo vivimos
Ex nose predica segun tiempo vivimosEx nose predica segun tiempo vivimos
Ex nose predica segun tiempo vivimos
 
Tiempo gracia esta terminado
Tiempo gracia esta terminadoTiempo gracia esta terminado
Tiempo gracia esta terminado
 
Juicios que caen sobre la tierra
Juicios que caen sobre la tierraJuicios que caen sobre la tierra
Juicios que caen sobre la tierra
 
Profecias se estan cumpliendo
Profecias se estan cumpliendoProfecias se estan cumpliendo
Profecias se estan cumpliendo
 
Noticia Sodoma y Gomorra
Noticia Sodoma y GomorraNoticia Sodoma y Gomorra
Noticia Sodoma y Gomorra
 
Proposito señales
Proposito señalesProposito señales
Proposito señales
 
El fin del tiempo de gracia parte iii
El fin del tiempo de gracia parte iiiEl fin del tiempo de gracia parte iii
El fin del tiempo de gracia parte iii
 

Similar a EL JESUITA DEL FIN DEL MUNDO, ¿Por qué un papa Jesuita en el siglo XXI?

Las revelaciones del padre rivera
Las revelaciones del padre riveraLas revelaciones del padre rivera
Las revelaciones del padre rivera
Gran Fratervidad Tao Gnostica Espiritual Org
 
Laminas esp. 4 reforma y contrareforma
Laminas esp. 4 reforma y contrareformaLaminas esp. 4 reforma y contrareforma
Laminas esp. 4 reforma y contrareforma
J.M. SISO MARTINEZ
 
El pa pa jesuita
El pa pa jesuitaEl pa pa jesuita
Historia de la iglesia catolica
Historia de la iglesia catolicaHistoria de la iglesia catolica
Historia de la iglesia catolica
mahatma67
 
Historia de la santa inquisición
Historia de la santa inquisiciónHistoria de la santa inquisición
Historia de la santa inquisición
Gran Fratervidad Tao Gnostica Espiritual Org
 
167APOCALIPSIS, UN VIAJE ATRAVES DEL TIEMPO 7.pptx
167APOCALIPSIS, UN VIAJE ATRAVES DEL TIEMPO 7.pptx167APOCALIPSIS, UN VIAJE ATRAVES DEL TIEMPO 7.pptx
167APOCALIPSIS, UN VIAJE ATRAVES DEL TIEMPO 7.pptx
edgarzevallos
 
Cristianismo Medieval
Cristianismo MedievalCristianismo Medieval
Cristianismo Medieval
Pablo Torres Costa
 
La Iglesia en el Imperio Romano
La Iglesia en el Imperio RomanoLa Iglesia en el Imperio Romano
La Iglesia en el Imperio Romano
Mercedes
 
RENACIMIENTO, NEOCLASICISMO, ROMANTICISMO.
RENACIMIENTO, NEOCLASICISMO, ROMANTICISMO.RENACIMIENTO, NEOCLASICISMO, ROMANTICISMO.
RENACIMIENTO, NEOCLASICISMO, ROMANTICISMO.
erikadarley
 
Unidad vi edad media
Unidad vi   edad mediaUnidad vi   edad media
Unidad vi edad media
Lucas Chalub
 
Cristianismo En Los Bárbaros
Cristianismo  En Los BárbarosCristianismo  En Los Bárbaros
Cristianismo En Los Bárbaros
Isabella Torrealba Balzán
 
Ambiente historico cultural de los origenes del cristianismo.pdf
Ambiente historico cultural de los origenes del cristianismo.pdfAmbiente historico cultural de los origenes del cristianismo.pdf
Ambiente historico cultural de los origenes del cristianismo.pdf
aramirezmx
 
El Cristianismo,Tema2
El Cristianismo,Tema2El Cristianismo,Tema2
El Cristianismo,Tema2
profe07
 
Tema 5, 4º ESO: El Renacimiento siglos XV-XVI
Tema 5, 4º ESO: El Renacimiento siglos XV-XVITema 5, 4º ESO: El Renacimiento siglos XV-XVI
Tema 5, 4º ESO: El Renacimiento siglos XV-XVI
Vanessa Silvano Prieto
 
La reforma
La reformaLa reforma
La reforma
Marcos Garnica
 
La reforma
La reformaLa reforma
La reforma
Marcos Garnica
 
Rapto de pdf imprimir escala de gris 12 01 2016 actualizado
Rapto de pdf imprimir escala de gris 12 01 2016 actualizadoRapto de pdf imprimir escala de gris 12 01 2016 actualizado
Rapto de pdf imprimir escala de gris 12 01 2016 actualizado
asociacion
 
Historia de la Evangelizacion, punto 4.pptx
Historia de la Evangelizacion, punto 4.pptxHistoria de la Evangelizacion, punto 4.pptx
Historia de la Evangelizacion, punto 4.pptx
yuyo chaparro
 
Solus christus
Solus christusSolus christus
Solus christus
Wilfredo Denies Sr.
 
Historia de la iglesia para jovenes (1)
Historia de la iglesia para jovenes (1)Historia de la iglesia para jovenes (1)
Historia de la iglesia para jovenes (1)
Patrix MolRa
 

Similar a EL JESUITA DEL FIN DEL MUNDO, ¿Por qué un papa Jesuita en el siglo XXI? (20)

Las revelaciones del padre rivera
Las revelaciones del padre riveraLas revelaciones del padre rivera
Las revelaciones del padre rivera
 
Laminas esp. 4 reforma y contrareforma
Laminas esp. 4 reforma y contrareformaLaminas esp. 4 reforma y contrareforma
Laminas esp. 4 reforma y contrareforma
 
El pa pa jesuita
El pa pa jesuitaEl pa pa jesuita
El pa pa jesuita
 
Historia de la iglesia catolica
Historia de la iglesia catolicaHistoria de la iglesia catolica
Historia de la iglesia catolica
 
Historia de la santa inquisición
Historia de la santa inquisiciónHistoria de la santa inquisición
Historia de la santa inquisición
 
167APOCALIPSIS, UN VIAJE ATRAVES DEL TIEMPO 7.pptx
167APOCALIPSIS, UN VIAJE ATRAVES DEL TIEMPO 7.pptx167APOCALIPSIS, UN VIAJE ATRAVES DEL TIEMPO 7.pptx
167APOCALIPSIS, UN VIAJE ATRAVES DEL TIEMPO 7.pptx
 
Cristianismo Medieval
Cristianismo MedievalCristianismo Medieval
Cristianismo Medieval
 
La Iglesia en el Imperio Romano
La Iglesia en el Imperio RomanoLa Iglesia en el Imperio Romano
La Iglesia en el Imperio Romano
 
RENACIMIENTO, NEOCLASICISMO, ROMANTICISMO.
RENACIMIENTO, NEOCLASICISMO, ROMANTICISMO.RENACIMIENTO, NEOCLASICISMO, ROMANTICISMO.
RENACIMIENTO, NEOCLASICISMO, ROMANTICISMO.
 
Unidad vi edad media
Unidad vi   edad mediaUnidad vi   edad media
Unidad vi edad media
 
Cristianismo En Los Bárbaros
Cristianismo  En Los BárbarosCristianismo  En Los Bárbaros
Cristianismo En Los Bárbaros
 
Ambiente historico cultural de los origenes del cristianismo.pdf
Ambiente historico cultural de los origenes del cristianismo.pdfAmbiente historico cultural de los origenes del cristianismo.pdf
Ambiente historico cultural de los origenes del cristianismo.pdf
 
El Cristianismo,Tema2
El Cristianismo,Tema2El Cristianismo,Tema2
El Cristianismo,Tema2
 
Tema 5, 4º ESO: El Renacimiento siglos XV-XVI
Tema 5, 4º ESO: El Renacimiento siglos XV-XVITema 5, 4º ESO: El Renacimiento siglos XV-XVI
Tema 5, 4º ESO: El Renacimiento siglos XV-XVI
 
La reforma
La reformaLa reforma
La reforma
 
La reforma
La reformaLa reforma
La reforma
 
Rapto de pdf imprimir escala de gris 12 01 2016 actualizado
Rapto de pdf imprimir escala de gris 12 01 2016 actualizadoRapto de pdf imprimir escala de gris 12 01 2016 actualizado
Rapto de pdf imprimir escala de gris 12 01 2016 actualizado
 
Historia de la Evangelizacion, punto 4.pptx
Historia de la Evangelizacion, punto 4.pptxHistoria de la Evangelizacion, punto 4.pptx
Historia de la Evangelizacion, punto 4.pptx
 
Solus christus
Solus christusSolus christus
Solus christus
 
Historia de la iglesia para jovenes (1)
Historia de la iglesia para jovenes (1)Historia de la iglesia para jovenes (1)
Historia de la iglesia para jovenes (1)
 

Último

Te costara todo steve lawson discípulo pdf
Te costara todo steve lawson discípulo pdfTe costara todo steve lawson discípulo pdf
Te costara todo steve lawson discípulo pdf
CRISTINAULLOA12
 
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptxVoces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
jenune
 
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docxFolleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
SantosGuidoRodrguez
 
El Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de Marillac
El Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de MarillacEl Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de Marillac
El Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de Marillac
Famvin: the Worldwide Vincentian Family
 
la Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidad
la Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidadla Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidad
la Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidad
FranciscoJoseFloresG1
 
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNIASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
mathiasalonso201111
 
La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdfLa inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
adyesp
 
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.pptAntropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
FacundoRiquel
 

Último (8)

Te costara todo steve lawson discípulo pdf
Te costara todo steve lawson discípulo pdfTe costara todo steve lawson discípulo pdf
Te costara todo steve lawson discípulo pdf
 
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptxVoces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
 
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docxFolleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
 
El Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de Marillac
El Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de MarillacEl Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de Marillac
El Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de Marillac
 
la Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidad
la Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidadla Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidad
la Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidad
 
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNIASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
 
La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdfLa inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
 
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.pptAntropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
 

EL JESUITA DEL FIN DEL MUNDO, ¿Por qué un papa Jesuita en el siglo XXI?

  • 1. 1 Mundo noticias, El Mensaje del Tercer Ángel, Nº 3 Copiapó, miércoles 24 de julio del 2013 EL JESUITA DEL FIN DEL MUNDO ¿Por qué un papa Jesuita en el siglo XXI? Violacióna menores, niños y jóvenes sacrificados sobre el altar del sexo, una iglesia Católica desprestigiada a escala mundial, la desconfianza y la desilusión creciente de sus miembros en las esferas superior del poder romano y el abandono de éstos hacia otras congregaciones,revelan que no son hechos aislados como se argumenta y que de parte de la iglesia romana se requiere un resurgimiento del abismo.¿Cómo recuperar y lavar la imagen perdida? ¿Cómo lograr que la gente retorne a la confianza? ¿Es posible que el papado vuelva a hacer el mismo que en tiempos de Juan Pablo II? y es más, ¿Es posible que el papado, con todo el desprestigio que tiene en la actualidad, se convierta en el poder dominante que fue en siglos pasado cuando gobernó sobre toda Europa? La renuncia de Benedicto XVI y la elección del nuevo pontífice romano, Francisco I, ambos son eventos históricos, en el caso de la renuncia de Benedicto XVI un evento como ese, que un papa renuncie, solo había ocurrido hace 600 años atrás, mientras que en el caso de la elección del nuevo papa, nunca antes en la historia del catolicismo y de la curia romana, ni mucho menos en la orden de los jesuitas, se había elegido un papa que perteneciera, precisamente, a la orden de los Jesuitas. Con todo lo que presagiaban las famosas profecías Mayas, que el año 2012 comenzaba un nuevo renacer de la humanidad, un despertar de la conciencia y la renovación del espíritu, creencias igualmente compartidas por los indios Hopi y otras culturas, la elección del nuevo pontífice, al parecer, encarna el presagio pagano del comienzo de un despertar de toda la humanidad y que en vista de los últimos acontecimientos que han ocurrido sobre la tierra, todo revela que nos acercamos al fin de la historia de este mundo, los eventos, catastróficos en la naturaleza como en todo orden de cosas revelan que acontecimientos de la mayor gravedad se acercan sobre el planeta. Es indudable que algo está aconteciendo sobre la tierra y que el papado se está preparando para los acontecimientos finales de la historia de este mundo y en la recuperación de todo su poder que perdió en el pasado, así como en el restablecimiento de las persecuciones al interior de sus secretos recintos y en la aniquilación del pueblo de Dios.¿Qué mejor orden romana que los Jesuítas para llevar acabo estos fines? ¿Qué mejor que los Jesuitas para devolverle el prestigio y el poder al papado como en siglos pasados? Sí, la profecía apocalíptica advierte que Roma recuperará su poder perdido, su herida mortal fue sanada y que volverá a las antiguas andanzas del pasado, eso V Daniel y Apocalipsis Estudios e investigaciones escatológicas sobre el tiempo del fin Por Fernando Antonio Silva Quintana. Profesor de Religión y estudios en Teología www.mensajetercerangel.com Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ellas escritas; porque el tiempo está cerca. Y me dijo: No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca. (Apoc. 1: 3; 22: 10) ElMensaje del TercerÁngel ___________________________________________________________________________________________ Al darse a conocer como miembros de la orden, se presentaban con cierto aire de santidad, visitando las cárceles, atendiendo a los enfermos y a los pobres, haciendo profesión de haber renunciado al mundo, y llevando el sagrado nombre de Jesús, de Aquel que anduvo haciendo bienes. Pero bajo esta fingida mansedumbre, ocultaban a menudo propósitos criminales y mortíferos. Era un principio fundamental de la orden, que el fin justifica los medios. Según dicho principio, la mentira, el robo, el perjurio y el asesinato, no sólo eran perdonables, sino dignos de ser recomendados.
  • 2. 2 significa que el tribunal de la inquisición debería por defecto volver a reestablecerse, esta vez, a escala mundial.Recordemos que la diabólica invención de la inquisición vio la luz con su creador, Ignacio de Loyola en el año 1500 y quien a su vez, fue el creador de la orden de los Jesuítas. Al ser elegido un Jesuita como nuevo pontífice romano esto significa que dicha orden, triunfante en sus orígenes en darle un nuevo impulso al papado durante la edad media, iniciando así la contrarreforma Católica, reestableciendo la inquisición y combatiendo con nuevas fuerzas a la reforma protestante del siglo XVI con miras a aniquilarla por completo, proscrita más tarde por los dignatarios políticos por ser una orden cruel y abolida por los mismos papas posteriores, hoy, cobra renombre con la elección del nuevo papa Jesuita, Francisco – I bajo un carisma de bondad y cercanía hacia los pobres.No solo la inquisición y la orden de Jesús, los Jesuítas, cobran un nuevo carisma resucitando en la historia como la orden que le dará a la iglesia Católica romana un nuevo comienzo, sino también, devolviendo al papado todo su poder y prestigio a nivel mundial, este resurgimiento y el nuevo impulso, quedan en las mejores manos, la orden de los Jesuitas. La causa protestante se veía entonces rodeada de grandes peligros. Los anatemas del papa tronaban contra Ginebra, y poderosas naciones amenazaban destruirla. ¿Cómo iba tan pequeña ciudad a resistir a la poderosa jerarquía que tan a menudo había sometido a reyes y emperadores? ¿Cómo podría vencer los ejércitos de los grandes capitanes del siglo? En toda la cristiandad se veía amenazado el protestantismo por formidables enemigos. Pasados los primeros triunfos de la Reforma, Roma reunió nuevas fuerzas con la esperanza de acabar con ella. Entonces fue cuando nació la orden de los Jesuítas, que iba a ser el más cruel, el menos escrupuloso y el más formidable de todos los campeones del papado. Libres de todo lazo terrenal y de todo interés humano, insensibles a la voz del afecto natural, sordos a los argumentos de la razón y a la voz de la conciencia, no reconocían los miembros más ley, ni más sujeción que las de su orden, y no tenían más preocupación que la de extender su poderío. (Véase el Apéndice.) El Evangelio de Cristo había capacitado a sus adherentes para arrostrar los peligros y soportar los padecimientos, sin desmayar por el frío, el hambre, el trabajo o la miseria, y para sostener con denuedo el estandarte de la verdad frente al potro, al calabozo y a la hoguera. Para combatir contra estas fuerzas, el jesuitismo inspiraba a sus adeptos un fanatismo tal, que los habilitaba para soportar peligros similares y oponer al poder de la verdad todas las armas del engaño. Para ellos ningún crimen era demasiado grande, ninguna mentira demasiado vil, ningún disfraz demasiado difícil de llevar. Ligados por votos de pobreza y de humildad perpetuas, estudiaban el arte de adueñarse de la riqueza y del poder para consagrarlos a la destrucción del protestantismo y al restablecimiento de la supremacía papal. (CS. Cap. 12 La Reforma en Francia. Pág. 248, 249) Los jesuitas son una orden consagrada solo al servicio del papado y no a Dios, son una orden cuya única mira es el restablecimiento del poder papal a escala mundial, para ello, emplean cuanta estrategia les fuere posible con tal de alcanzar estos fines, a su vez el voto Jesuita a su orden y al papado es descarnado, encierra el mismo principio de Maquiavelo, el fin justifica los medios. Al darse a conocer como miembros de la orden, se presentaban con cierto aire de santidad, visitando las cárceles, atendiendo a los enfermos y a los pobres, haciendo profesión de haber renunciado al mundo, y llevando el sagrado nombre de Jesús, de Aquel que anduvo haciendo bienes. Pero bajo esta fingida mansedumbre, ocultaban a menudo propósitos criminales y mortíferos. Era un principio fundamental de la orden, que el fin justifica los medios. Según dicho principio, la mentira, el robo, el perjurio y el asesinato, no sólo eran perdonables, sino dignos de ser recomendados. Siempre que vieran los intereses de la iglesia. Con muy diversos disfraces se introducían los Jesuítas en los puestos del estado, elevándose hasta la categoría de consejeros de los reyes, y dirigiendo la política de las naciones. Se hacían criados para convertirse en espías de sus señores. Establecían colegios para los hijos de príncipes y nobles, y escuelas para los del pueblo; y los hijos de padres protestantes eran inducidos a observar los ritos romanistas. Toda la pompa exterior desplegada en el culto de la iglesia de Roma se aplicaba a confundir la mente y ofuscar y embaucar la imaginación, para que los
  • 3. 3 hijos traicionaran aquella libertad por la cual sus padres habían trabajado y derramado su sangre. Los Jesuítas se esparcieron rápidamente por toda Europa y doquiera iban lograban reavivar el papismo. (CS. Cap. 12 La Reforma en Francia. Pág. 249, 250) El surgimiento del papado y la orden de los jesuitas León I (el Grande, m. en 461) fue el primer obispo de Roma que proclamó que Pedro había sido el primer papa, que aseguró la sucesión del papado a partir de Pedro, que pretendió que el primado había sido legado directamente por Jesucristo, y que tuvo éxito en la aplicación de estos principios eclesiásticos a la administración papal. León I dio su forma final a la teoría del poder papal e hizo de ese poder una realidad. Él fue quien consiguió un edicto del emperador que declaraba que las decisiones papales tenían fuerza de ley. Con el apoyo imperial se colocó por encima de los concilios de la iglesia asumiendo el derecho de definir doctrinas y de dictar decisiones. El éxito que tuvo al persuadir a Atila que no entrase en Roma (452) y su intento de detener a Genserico (455) aumentaron su prestigio y el del papado. León el Grande fue indudablemente un dirigente secular a la vez que espiritual para su pueblo. Las pretensiones al poder temporal hechas por papas posteriores estaban basadas mayormente en la supuesta autoridad de documentos falsificados conocidos como "fraudes piadosos", tales como la así llamada Donación de Constantino. La conversión de Clodoveo, caudillo de los francos, a la fe romana por el año 496, cuando la mayoría de los invasores bárbaros eran todavía arrianos, dio al papa un poderoso aliado político dispuesto a reñir las batallas de la iglesia. Durante más de doce siglos la espada de Francia, la "hija mayor" del papado, fue un instrumento eficaz para la conversión de hombres a la iglesia de Roma y para mantener la autoridad papal. El pontificado del papa Gregorio I (el Grande, m. en 604), el primero de los prelados del medioevo de la iglesia, señala la transición de los tiempos antiguos a los medievales. Gregorio osadamente asumió el papel, aunque no el título, de emperador de Occidente. Él fue quien puso las bases del poder papal durante la Edad Media y las posteriores pretensiones absolutistas del papado datan especialmente de su administración. Gregorio el Grande inició grandes actividades misioneras, las que extendieron mucho la influencia y la autoridad de Roma. Cuando más de un siglo después, los lombardos amenazaban invadir Italia, el papa recurrió a Pepino, rey de los francos, para que lo socorriera. Cumpliendo con este pedido, Pepino derrotó completamente a los lombardos y, en 756, entregó al papa el territorio que les había tomado. Esa dádiva, comúnmente conocida como Donación de Pepino, señala el origen de los Estados Pontificios y el comienzo formal del gobierno temporal del papa. Desde el siglo VII al XI, en términos generales, el poder papal mermó. El próximo gran papa, y uno de los más grandes de todos, fue Gregorio VII (m. 1085). Proclamó que la iglesia romana nunca había errado y nunca podría errar, que el papa es juez supremo, que no puede ser juzgado por nadie, que no se puede apelar de sus decisiones, que sólo él tiene derecho al homenaje de todos los príncipes y que sólo él puede deponer a reyes y emperadores. Durante dos siglos hubo una constante lucha por la supremacía entre el papa y el emperador. A veces uno, y otras veces otro, lograron un éxito pasajero. El pontificado de Inocencio III (m. 1216) encontró al papado en el apogeo de su poder y durante el siglo siguiente estuvo en el cenit de su gloria. Pretendiendo ser el vicario de Cristo, Inocencio III ejerció todos los privilegios que Gregorio se había atribuido más de un siglo antes. Un siglo después de Inocencio III, el papa medieval ideal, Bonifacio VIII (m. 1303) intentó sin éxito reinar como lo habían hecho sus ilustres predecesores. Fue el último papa que trató de ejercer autoridad universal en la forma como lo había hecho Gregorio VII y como lo había pretendido
  • 4. 4 Inocencio III. La decadencia del poder del papado se hizo plenamente evidente durante el así llamado cautiverio babilónico (1309-1377), cuando los franceses trasladaron por fuerza la sede del papado de Roma a Avignon, en Francia. Poco después del regreso a Roma, comenzó lo que se conoce como el gran cisma (13781417). Durante ese tiempo hubo por lo menos dos, y a veces tres papas rivales, cada uno amenazando y excomulgando a sus rivales y pretendiendo ser el verdadero papa. Como resultado, el papado sufrió una irreparable pérdida de prestigio a los ojos de los pueblos de Europa. Mucho antes de los tiempos de la Reforma, dentro y fuera de la Iglesia Católica, se levantaron voces en contra de sus arrogantes pretensiones y de sus muchos abusos de poder, tanto seculares como espirituales. El resurgimiento cultural en la Europa occidental (Renacimiento), la era de los descubrimientos, el desarrollo de fuertes Estados nacionales, la invención de la imprenta y varios otros factores contribuyeron a la pérdida gradual del poder papal. Ya al aparecer Martín Lutero habían ocurrido muchas cosas que socavaron la autoridad de Roma. Durante la Reforma -que comúnmente se considera que empezó en 1517 cuando Lutero colocó las noventa y cinco tesis-, el poder papal fue expulsado de grandes territorios del norte de Europa. Los esfuerzos del papado por combatir la Reforma se concretaron en la creación de la Inquisición, del Índice y en la organización de la orden de los jesuitas. Los jesuitas llegaron a ser el ejército intelectual y espiritual de la iglesia para la exterminación del protestantismo. Durante casi tres siglos la iglesia de Roma llevó a cabo una vigorosa lucha que gradualmente fue perdiendo en contra de las fuerzas que luchaban por la libertad civil y religiosa. Finalmente, durante la Revolución Francesa, la Iglesia Católica fue proscrita de Francia: la primera nación de Europa que había patrocinado su causa, la nación que durante más de doce siglos había defendido las pretensiones papales y había reñido sus batallas, la nación donde los principios papales habían sido puestos a prueba más plenamente que en cualquier otro país y habían sido hallados faltos. En 1798 el gobierno francés ordenó al ejército que estaba en Italia bajo el comando de Berthier que tomara prisionero al papa. Aunque el papado continuó, su poder le había sido quitado, y nunca más ha esgrimido el mismo tipo de poder, ni en la medida en que lo hiciera en tiempos anteriores. En 1870 los Estados Pontificios pasaron a formar parte del reino unido de Italia, el poder temporal que el papado había ejercido durante más de 1.000 años se acabó, y el papa voluntariamente llegó a ser "el prisionero del Vaticano" hasta que su poder temporal fue restaurado en 1929. Ver com. cap. 7: 25. Este breve esbozo del crecimiento del poder papal demuestra que éste fue un proceso gradual que abarcó muchos siglos. Lo mismo ocurrió con su declinación. Se puede decir que el primer proceso se desarrolló desde aproximadamente el año 100 hasta el 756; el segundo, desde más o menos 1303 hasta 1870. El papado estuvo en el apogeo de su poder desde el tiempo de Gregorio VII (1073-85) hasta el de Bonifacio VIII (1294-1303). Queda pues en claro que no se pueden dar fechas que señalen una transición precisa entre la insignificancia y la supremacía, o entre la supremacía y la relativa debilidad. De la misma manera, como ocurre en todos los procesos históricos, tanto el crecimiento como la caída del papado fueron procesos graduales. Sin embargo, por el año 538 el papado estaba completamente formado y obraba en todos sus aspectos esenciales, y para el año 1798 -1260 años más tarde- había perdido prácticamente todo el poder que había acumulado durante siglos. La inspiración había asignado 1260 años al papado para que demostrara sus principios, su política y sus propósitos. De esa manera esas dos fechas debieran considerarse como principio y fin del período profético del poder papal. (CBA. T4 El Libro del Profeta Daniel. Cap. 7 Nota adicional al capítulo 7) El voto de obediencia de los Jesuitas
  • 5. 5 Con referencia a los orígenes, principios y fines de la "Sociedad de Jesús," cual lo declaran sus mismos miembros, véase la obra titulada Historia de la compañía de Jesús, por Cretinean-Goli, vertida del francés y publicada en Barcelona, en 1853, con aprobación del ordinario. En ella dice que "el que se ofrece espontáneamente a entrar en el noviciado debe al momento renunciar su voluntad propia, su familia y todo cuanto el hombre aprecia sobre la tierra," y que las constituciones de la compañía hacen "de la obediencia más absoluta una palanca cuya acción incesante y universal ha debido preocupar a todos los políticos."-Tomo 1, cap. 2, págs. 25, 28. El mismo Ignacio de Loyola dice: "Que cada cual se convenza de que cuantos viven bajo el voto de obediencia deben dejarse llevar y dirigir por la divina Providencia y sus instrumentos, los superiores, tal cual si fueran cadáveres que se dejan llevar a cualquier parte y tratar de cualquier modo, o como el bastón que un anciano tiene en la mano y maneja como le da la gana." "Esta sumisión absoluta es ennoblecida por lo que la motiva y -prosigue el fundador- debería ser pronta, alegre y constante;... el religioso obediente cumple gozoso con lo que le han encargado sus superiores para el bien común, seguro de que así corresponde verdaderamente a la voluntad divina." - Regulae Societatis Jesu, Summarium, párrs. 33-36 (ed. de Roma, 1607, págs. 12, 13). Véase además L. E. Dupin, Histoire de l'Eglise en abrégé, siglo 16, cap. 33 (ed. de París, 1732, tomo 4, págs. 218-222); Mosheim, Histoire ecclésiastique, sig. 16, sec. 3, parte 1, cap. 1, párr. 10 (inclusive notas 5, 6) ; Encyclopaedia Britannica (novena ed.), art. "Jesuítas;" C. Paroissien, The Principles of the Jesuits, Developed in a Collection of Extracts front Their Own Authors (Londres, 1860- otra edición apareció en 1839) ; Ch. Liskenne, Résumé de l'histoire des Jésuites (París, 1825) ; Michelet-Quinet, Des Jésuites (París, l 843) ; D'Alembert, Des Jésuites, (ouur. précédé d' un précis des doctrines et de l'histoire de cette société) (París, 1821).(CS. Apéndice. Pág.) El terrible tribunal de la inquisición les concede más poder a los Jesuitas En el pasado, el tribunal de la inquisición, la invención más diabólica del papado a través de todos los tiempos, para someter y torturar a toda alma que no le obedeciera o aceptara sus dogmas,llevó a millones a perecer de manera cruel y violenta, la inquisición les dio más poder a dicha orden con tal de levantar y recuperar el poder del papado que hasta ese momento iba en decadencia. Para otorgarles más poder, se expidió una bula que restablecía la Inquisición. (Véase el Apéndice.) No obstante el odio general que inspiraba, aun en los países católicos, el terrible tribunal fue restablecido por los gobernantes obedientes al papa; y muchas atrocidades demasiado terribles para cometerse a la luz del día, volvieron a perpetrarse en los secretos y obscuros calabozos. En muchos países, miles y miles de representantes de la flor y nata de la nación, de los más puros y nobles, de los más inteligentes y cultos, de los pastores más piadosos y abnegados, de los ciudadanos más patriotas e industriosos, de los más brillantes literatos, de los artistas de más talento y de los artesanos más expertos, fueron asesinados o se vieron obligados a huir a otras tierras. (CS. Cap. 12 La Reforma en Francia. Pág. 250) Estos eran los medios de que se valía Roma para apagar la luz de la Reforma, para privar de la Biblia a los hombres, y restaurar la ignorancia y la superstición de la Edad Media. Empero, debido a la bendición de Dios y al esfuerzo de aquellos nobles hombres que él había suscitado para suceder a Lutero, el protestantismo no fue vencido. Esto no se debió al favor ni a las armas de los príncipes. Los países más pequeños, las naciones más humildes e insignificantes, fueron sus baluartes. La pequeña Ginebra, a la que rodeaban poderosos enemigos que tramaban su destrucción; Holanda en sus bancos de arena del Mar del Norte, que luchaba contra la tiranía de España, el más grande y el más opulento de los reinos de aquel tiempo; la glacial y estéril Suecia, ésas fueron las que ganaron victorias para la Reforma.(CS. Cap. 12 La Reforma en Francia. Pág. 250, 251)
  • 6. 6 “PERO SU HERIDA MORTAL FUE SANADA” Roma recupera la supremacía perdida a escala global Sin embargo, la profecía apocalíptica nos revela y asegura que una vez más y en un tiempo donde se privilegian y defienden los DD.HH. veremos y palparemos el retorno y la venganza de los jesuitas, llevando al mundo entero a rendirle plena adoración al papado, Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo. (Apoc. 13: 8)con ello, el mundo religioso será poderosamente sacudido. Apocalipsis revela que precisamente el tribunal de la inquisición, dirigido en las persecuciones del pasado por los Jesuítas, será reestablecido a escala mundial.Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase. (Apoca. 13: 15) Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro. (Apoc. 17: 6)Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. (Apoc. 20: 4)Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos. (Apoc. 6: 9-11) Los protestantes consideran hoy al romanismo con más favor que años atrás. En los países donde no predomina y donde los partidarios del papa siguen una política de conciliación para ganar influjo, se nota una indiferencia creciente respecto a las doctrinas que separan a las iglesias reformadas de la jerarquía papal; entre los protestantes está ganando terreno la opinión de que, al fin y al cabo, en los puntos vitales las divergencias no son tan grandes como se suponía, y que unas pequeñas concesiones de su parte los pondrían en mejor inteligencia con Roma. Tiempo hubo en que los protestantes estimaban altamente la libertad de conciencia adquirida a costa de tantos sacrificios. Enseñaban a sus hijos a tener en aborrecimiento al papado y sostenían que tratar de congeniar con Roma equivaldría a traicionar la causa de Dios. Pero ¡cuán diferentes son los sentimientos expresados hoy! Los defensores del papado declaran que la iglesia ha sido calumniada, y el mundo protestante se inclina a creerlo. Muchos sostienen que es injusto juzgar a la iglesia de nuestros días por las abominaciones y los absurdos que la caracterizaron cuando dominaba en los siglos de ignorancia y de tinieblas. Tratan de excusar sus horribles crueldades como si fueran resultado de la barbarie de la época, y arguyen que las influencias de la civilización moderna han modificado los sentimientos de ella. ¿Habrán olvidado estas personas las pretensiones de infalibilidad sostenidas durante ochocientos años por tan altanero poder? Lejos de abandonar este aserto lo ha afirmado en el 620 siglo XIX de un modo más positivo que nunca antes. Como Roma asegura que la iglesia "nunca erró; ni errará jamás, según las Escrituras" (Juan L. von Mosheim, Institutes of Ecclesiastical History, libro 3, siglo XI, parte 2, cap. 2, nota 17), ¿cómo podrá renunciar a los principios que amoldaron su conducta en las edades pasadas? La iglesia papal no abandonará nunca su pretensión a la infalibilidad. Todo lo que ha hecho al perseguir a los que rechazaban sus dogmas lo da por santo y bueno; ¿y quién asegura que no volvería a las andadas siempre que se le presentase la oportunidad? Deróguense las medidas restrictivas
  • 7. 7 impuestas en la actualidad por los gobiernos civiles y déjesele a Roma que recupere su antiguo poder y se verán resucitar en el acto su tiranía y sus persecuciones. Un conocido autor dice, acerca de la actitud de la jerarquía papal hacia la libertad de conciencia y acerca de los peligros especiales que corren los Estados Unidos si tiene éxito la política de dicha jerarquía: "Son muchos los que atribuyen al fanatismo o a la puerilidad todo temor expresado acerca del catolicismo romano en los Estados Unidos. Los tales no ven en el carácter y actitud del romanismo nada que sea hostil a nuestras libres instituciones, y no ven tampoco nada inquietante en el incremento de aquél. Comparemos, pues, primero, algunos de los principios fundamentales de nuestro gobierno con los de la iglesia católica. "La Constitución de los Estados Unidos garantiza la libertad de conciencia. Nada hay más precioso ni de importancia tan fundamental. El papa Pío IX, en su encíclica del 15 de agosto de 1854, dice: 'Las doctrinas o extravagancias absurdas y erróneas en favor de la libertad de conciencia, son unos de los errores más pestilentes: una de las pestes que más se debe temer en un estado.' El mismo papa, en su encíclica del 8 de diciembre de 1864, anatematizó 'a los que sostienen la libertad de conciencia y de cultos' como también 'a cuantos aseveran que la iglesia no puede emplear la fuerza.' "El tono pacífico que Roma emplea en los Estados Unidos no implica un cambio de sentimientos. Es tolerante cuando es impotente. El obispo O'Connor dice: 'La libertad religiosa se soporta tan sólo hasta que se pueda practicar lo opuesto sin peligro para el mundo católico.’. . . El arzobispo de Saint Louis dijo un día: 'La herejía y la incredulidad son crímenes; y en los países cristianos como Italia y España, por ejemplo, donde todo el pueblo es católico y donde la religión católica es parte esencial de la ley del país, se las castiga como a los demás crímenes.'. . . "Todo cardenal, arzobispo y obispo de la iglesia católica, presta un juramento de obediencia al papa, en el cual se encuentran las siguientes palabras: "Me opondré a los herejes, cismáticos y rebeldes contra nuestro señor (el papa), o sus sucesores y los perseguiré con todo mi poder."- Josías Strong, Our Country, cap. 5, párrs. 2-4. Es verdad que hay verdaderos cristianos en la iglesia católica romana. En ella, millares de personas sirven a Dios según las mejores luces que tienen. Les es prohibido leer su Palabra,* debido a lo cual no pueden discernir la verdad. Nunca han visto el contraste que existe entre el culto o servicio vivo rendido con el corazón y una serie de meras formas y ceremonias. Dios mira con tierna misericordia a esas almas educadas en una fe engañosa e insuficiente. Hará penetrar rayos de luz a través de las tinieblas que las rodean. Les revelará la verdad tal cual es en Jesús y muchos se unirán aún a su pueblo. Pero el romanismo, como sistema, no está actualmente más en armonía con el Evangelio de Cristo que en cualquier otro período de su historia. Las iglesias protestantes se hallan sumidas en grandes tinieblas, pues de lo contrario discernirían las señales de los tiempos. La iglesia romana abarca mucho en sus planes y modos de operación. Emplea toda clase de estratagemas para extender su influencia y aumentar su poder, mientras se prepara para una lucha violenta y resuelta a fin de recuperar el gobierno del mundo, restablecer las persecuciones y deshacer todo lo que el protestantismo ha hecho. El catolicismo está ganando terreno en todas direcciones. Véase el número creciente de sus iglesias y capillas en los países protestantes. Nótese en Norteamérica la popularidad de sus colegios y seminarios, tan patrocinados por los protestantes. Piénsese en la extensión del ritualismo en Inglaterra y en las frecuentes deserciones a las filas católicas. Estos hechos deberían inspirar ansiedad a todos los que aprecian los puros principios del Evangelio. Los protestantes se han entremetido con el papado y lo han patrocinado; han hecho transigencias y concesiones que sorprenden a los mismos papistas y les resultan incomprensibles. Los hombres cierran
  • 8. 8 los ojos ante el verdadero carácter del romanismo, ante los peligros que hay que temer de su supremacía. Hay necesidad de despertar al pueblo para hacerle rechazar los avances de este enemigo peligrosísimo de la libertad civil y religiosa. La iglesia católica romana, al unir las formas del paganismo con las del cristianismo, y al presentar el carácter de Dios bajo falsos colores, como lo presentaba el paganismo, recurrió a prácticas no menos crueles, horrorosas y repugnantes. En tiempo de la supremacía romana, había instrumentos de tortura para obligar a los hombres a aceptar sus doctrinas. Existía la hoguera para los que no querían hacer concesiones a sus exigencias. Hubo horribles matanzas de tal magnitud que nunca será conocida hasta que sea manifestada en el día del juicio. Dignatarios de la iglesia, dirigidos por su maestro Satanás, se afanaban por idear nuevos refinamientos de tortura que hicieran padecer lo indecible sin poner término a la vida de la víctima. En muchos casos el proceso infernal se repetía hasta los límites extremos de la resistencia humana, de manera que la naturaleza quedaba rendida y la víctima suspiraba por la muerte como por dulce alivio. Tal era la suerte de los adversarios de Roma. Para sus adherentes disponía de la disciplina del azote, del tormento del hambre y de la sed, y de las mortificaciones corporales más lastimeras que se puedan imaginar. Para asegurarse el favor del cielo, los penitentes violaban las leyes de Dios al violar las leyes de la naturaleza. Se les enseñaba a disolver los lazos que Dios instituyó para bendecir y amenizar la estada del hombre en la tierra. Los cementerios encierran millones de víctimas que se pasaron la vida luchando en vano para dominar los afectos naturales, para refrenar como ofensivos a Dios todo pensamiento y sentimiento de simpatía hacia sus semejantes. Si deseamos comprender la resuelta crueldad de Satanás, manifestada en el curso de los siglos, no entre los que jamás oyeron hablar de Dios, sino en el corazón mismo de la cristiandad y por toda su extensión, no tenemos más que echar una mirada en la historia del romanismo. Por medio de ese gigantesco sistema de engaño, el príncipe del mal consigue su objeto de deshonrar a Dios y de hacer al hombre miserable. Y si consideramos lo bien que logra enmascararse y hacer su obra por medio de los jefes de la iglesia, nos daremos mejor cuenta del motivo de su antipatía por la Biblia. Siempre que sea leído este libro, la misericordia y el amor de Dios saltarán a la vista, y se echará de ver que Dios no impone a los hombres ninguna de aquellas pesadas cargas. Todo lo que él pide es un corazón contrito y un espíritu humilde y obediente. Cristo no dio en su vida ningún ejemplo que autorice a los hombres y mujeres a encerrarse en monasterios so pretexto de prepararse para el cielo. Jamás enseñó que debían mutilarse los sentimientos de amor y simpatía. El corazón del Salvador rebosaba de amor. Cuanto más se acerca el hombre a la perfección moral, tanto más delicada es su sensibilidad, tanto más vivo su sentimiento del pecado y tanto más profunda su simpatía por los afligidos. El papa dice ser el vicario de Cristo; ¿pero puede compararse su carácter con el de nuestro Salvador? ¿Vióse jamás a Cristo condenar hombres a la cárcel o al tormento porque se negaran a rendirle homenaje como Rey del cielo? ¿Acaso se le oyó condenar a muerte a los que no le aceptaban? Cuando fue menospreciado por los habitantes de un pueblo samaritano, el apóstol Juan se llenó de indignación y dijo: "Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, y los consuma, como hizo Elías?" Jesús miró a su discípulo con compasión y le reprendió por su aspereza, diciendo: "El Hijo del hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas." (S. Lucas 9: 54, 56.) ¡Cuán diferente del de su pretendido vicario es el espíritu manifestado por Cristo! La iglesia católica le pone actualmente al mundo una cara apacible, y presenta disculpas por sus horribles crueldades. Se ha puesto vestiduras como las de Cristo; pero en realidad no ha cambiado. Todos los principios formulados por el papismo en edades pasadas subsisten en nuestros días. Las doctrinas inventadas en los siglos más tenebrosos siguen profesándose aún. Nadie se engañe. El papado que los protestantes están ahora tan dispuestos a honrar, es el mismo que gobernaba al mundo
  • 9. 9 en tiempos de la Reforma, cuando se levantaron hombres de Dios con peligro de sus vidas para denunciar la iniquidad de él. El romanismo sostiene las mismas orgullosas pretensiones con que supo dominar sobre reyes y príncipes y arrogarse las prerrogativas de Dios. Su espíritu no es hoy menos cruel ni despótico que cuando destruía la libertad humana y mataba a los santos del Altísimo. El papado es precisamente lo que la profecía declaró que sería: la apostasía de los postreros días. (2 Tesalonicenses 2:3, 4.) Forma parte de su política asumir el carácter que le permita realizar mejor sus fines; pero bajo la apariencia variable del camaleón oculta el mismo veneno de la serpiente. Declara: "No hay que guardar la palabra empeñada con herejes, ni con personas sospechosas de herejía." - Lenfant, Histoire du Concile de Constance, tomo 1, pág. 493. ¿Será posible que este poder cuya historia se escribió durante mil años con la sangre de los santos, sea ahora reconocido como parte de la iglesia de Cristo? No sin razón se ha asegurado que en los países protestantes el catolicismo no difiere ya tanto del protestantismo como antes. Se ha verificado un cambio; pero no es el papado el que ha cambiado. El catolicismo se parece mucho en verdad al protestantismo de hoy día debido a lo mucho que éste ha degenerado desde los días de los reformadores. Mientras las iglesias protestantes han estado buscando el favor del mundo, una falsa caridad las ha cegado. Se figuran que es justo pensar bien de todo mal; y el resultado inevitable será que al fin pensarán mal de todo bien. En lugar de salir en defensa de la fe que fue dada antiguamente a los santos, no parecen sino disculparse ante Roma por haberla juzgado con tan poca caridad y pedirle perdón por la estrechez de miras que manifestaron. Muchos, aun entre los que no favorecen al romanismo, se dan poca cuenta del peligro con que les amenaza el poder y la influencia de Roma. Insisten en que las tinieblas intelectuales y morales que prevalecían en la Edad Media favorecían la propagación de sus dogmas y supersticiones junto con la opresión, y que el mayor caudal de inteligencia de los tiempos modernos, la difusión general de conocimientos y la libertad siempre mayor en materia de religión, impiden el reavivamiento de la intolerancia y de la tiranía. Se ridiculiza la misma idea de que pudiera volver un estado de cosas semejante en nuestros tiempos de luces. Es verdad que sobre esta generación brilla mucha luz intelectual, moral y religiosa. De las páginas abiertas de la santa Palabra de Dios, ha brotado luz del cielo sobre la tierra. Pero no hay que olvidar que cuanto mayor sea la luz concedida, tanto más densas también son las tinieblas de aquellos que la pervierten o la rechazan. Un estudio de la Biblia hecho con oración mostraría a los protestantes el verdadero carácter del papado y se lo haría aborrecer y rehuir; pero muchos son tan sabios en su propia opinión que no sienten ninguna necesidad de buscar humildemente a Dios para ser conducidos a la verdad. Aunque se enorgullecen de su ilustración, desconocen tanto las Sagradas Escrituras como el poder de Dios. Necesitan algo para calmar sus conciencias, y buscan lo que es menos espiritual y humillante. Lo que desean es un modo de olvidar a Dios, pero que parezca recordarlo. El papado responde perfectamente a las necesidades de todas esas personas. Es adecuado a dos clases de seres humanos que abarcan casi a todo el mundo: los que quisieran salvarse por sus méritos, y los que quisieran salvarse en sus pecados. Tal es el secreto de su poder. Ha quedado probado cuánto favorecieron el éxito del papado los períodos de tinieblas intelectuales. También quedará demostrado que una época de grandes luces intelectuales es igualmente favorable a su triunfo. En otro tiempo, cuando los hombres no poseían la Palabra de Dios ni conocían la verdad, sus ojos estaban vendados y miles cayeron en la red que no veían tendida ante sus pies. En esta generación, son muchos aquellos cuyos ojos están ofuscados por el brillo de las especulaciones humanas, o sea por la "falsamente llamada ciencia;" no alcanzan a ver la red y caen en ella tan
  • 10. 10 fácilmente como si tuviesen los ojos vendados. Dios dispuso que las facultades intelectuales del hombre fuesen consideradas como don de su Creador y que fuesen empleadas en provecho de la verdad y de la justicia; pero cuando se fomenta el orgullo y la ambición y los hombres exaltan sus propias teorías por encima de la Palabra de Dios, entonces la inteligencia puede causar mayor perjuicio que la ignorancia. Por esto, la falsa ciencia de nuestros días, que mina la fe en la Biblia, preparará tan seguramente el camino para el triunfo del papado con su formalismo agradable, como el obscurantismo lo preparó para su engrandecimiento en la Edad Media. En los movimientos que se realizan actualmente en los Estados Unidos de Norteamérica para asegurar el apoyo del estado a las instituciones y prácticas de la iglesia, los protestantes están siguiendo las huellas de los papistas. Más aún, están abriendo la puerta para que el papado recobre en la América protestante la supremacía que perdió en el Viejo Mundo. Y lo que da más significado a esta tendencia es la circunstancia de que el objeto principal que se tiene en vista es imponer la observancia del domingo, institución que vio la luz en Roma y que el papado proclama como signo de su autoridad. Es el espíritu del papado, es decir, el espíritu de conformidad con las costumbres mundanas, la mayor veneración por las tradiciones humanas que por los mandamientos de Dios, el que está penetrando en las iglesias protestantes e induciéndolas a hacer la misma obra de exaltación del domingo que el papado hizo antes que ellas. Si el lector quiere saber cuáles son los medios que se emplearán en la contienda por venir, no tiene más que leer la descripción de los que Roma empleó con el mismo fin en siglos pasados. Si desea saber cómo los papistas unidos a los protestantes procederán con los que rechacen sus dogmas, considere el espíritu que Roma manifestó contra el sábado y sus defensores. Edictos reales, concilios generales y ordenanzas de la iglesia sostenidos por el poder civil fueron los peldaños por medio de los cuales el día de fiesta pagano alcanzó su puesto de honor en el mundo cristiano. La primera medida pública que impuso la observancia del domingo fue la ley promulgada por Constantino. (Año 321 de J C.; véase el Apéndice.) Dicho edicto requería que los habitantes de las ciudades descansaran en "el venerable día del sol," pero permitía a los del campo que prosiguiesen sus faenas agrícolas. A pesar de ser en realidad ley pagana, fue impuesta por el emperador después que hubo aceptado nominalmente el cristianismo. Estos recuerdos de lo pasado ponen claramente de manifiesto la enemistad de Roma contra el verdadero día de reposo y sus defensores, y los medios que emplea para honrar la institución creada por ella. La Palabra de Dios nos enseña que estas escenas han de repetirse cuando los católicos romanos y los protestantes se unan para exaltar el domingo. La profecía del capítulo 13 del Apocalipsis declara que el poder representado por la bestia de cuernos semejantes a los de un cordero haría "que la tierra y los que en ella habitan" adorasen al papado - que está simbolizado en ese capítulo por una bestia "parecida a un leopardo." La bestia de dos cuernos dirá también "a los que habitan sobre la tierra, que hagan una imagen de la bestia;" y además mandará que "todos, pequeños y grandes, así ricos como pobres, así libres como esclavos," tengan la marca de la bestia. (Apocalipsis 13: 11-16, V.M.) Se ha demostrado que los Estados Unidos de Norteamérica son 636 el poder representado por la bestia de dos cuernos semejantes a los de un cordero, y que esta profecía se cumplirá cuando los Estados Unidos hagan obligatoria la observancia del domingo, que Roma declara ser el signo característico de su supremacía Pero los Estados Unidos no serán los únicos que rindan homenaje al papado. La influencia de Roma en los países que en otro tiempo reconocían su dominio, dista mucho de haber sido destruída. Y la profecía predice la restauración de su poder. "Y vi una de sus cabezas como si hubiese sido herida de muerte; y su herida mortal fue sanada; y toda la tierra maravillóse, yendo en pos de la bestia." (Vers. 3.) La herida mortal que le fue ocasionada se refiere a la caída del papado en 1798. Después de eso, dice el profeta, "su herida mortal fue sanada; y toda la tierra maravillóse, yendo en pos de la bestia." San Pablo dice
  • 11. 11 claramente que el hombre de pecado subsistirá hasta el segundo advenimiento. (2 Tesalonicenses 2:8.) Proseguirá su obra de engaño hasta el mismo fin del tiempo, y el revelador declara refiriéndose también al papado: "Todos los que moran en la tierra le adoraron, cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida." (Apocalipsis 13: 8.) Tanto en el Viejo como en el Nuevo Mundo se le tributará homenaje al papado por medio del honor que se conferirá a la institución del domingo, la cual descansa únicamente sobre la autoridad de la iglesia romana. Desde mediados del siglo XIX, los que estudian la profecía en los Estados Unidos han presentado este testimonio ante el mundo. En los acontecimientos que están desarrollándose actualmente, especialmente en dicho país, se ve un rápido avance hacia el cumplimiento de dichas predicciones. Los maestros protestantes presentan los mismos asertos de autoridad divina en favor de la observancia del domingo y adolecen de la misma falta de evidencias bíblicas que los dirigentes papales cuando fabricaban milagros para suplir la falta de un mandamiento de Dios. Se repetirá el aserto de que los juicios de Dios caerán sobre los hombres en castigo por no haber observado el domingo como día de reposo. Ya se oyen voces en este sentido. Y un movimiento en favor de la observancia obligatoria del domingo está ganando cada vez más terreno. La sagacidad y astucia de la iglesia romana asombran. Puede leer el porvenir. Se da tiempo viendo que las iglesias protestantes le están rindiendo homenaje con la aceptación del falso día de reposo y que se preparan a imponerlo con los mismos medios que ella empleó en tiempos pasados. Los que rechazan la luz de la verdad buscarán aún la ayuda de este poder que se titula infalible, a fin de exaltar una institución que debe su origen a Roma. No es difícil prever cuán apresuradamente ella acudirá en ayuda de los protestantes en este movimiento. ¿Quién mejor que los jefes papistas para saber cómo entendérselas con los que desobedecen a la iglesia? La iglesia católica romana, con todas sus ramificaciones en el mundo entero, forma una vasta organización dirigida por la sede papal, y destinada a servir los intereses de ésta. Instruye a sus millones de adeptos en todos los países del globo, para que se consideren obligados a obedecer al papa. Sea cual fuere la nacionalidad o el gobierno de éstos, deben considerar la autoridad de la iglesia como por encima de todas las demás. Aunque juren fidelidad al estado, siempre quedará en el fondo el voto de obediencia a Roma que los absuelve de toda promesa contraria a los intereses de ella. La historia prueba lo astuta y persistente que es en sus esfuerzos por inmiscuirse en los asuntos de las naciones, y para favorecer sus propios fines, aun a costa de la ruina de príncipes y pueblos, una vez que logró entrar. En el año 1204, el papa Inocencio III arrancó de Pedro II, rey de Aragón, este juramento extraordinario: "Yo, Pedro, rey de los aragoneses, declaro y prometo ser siempre fiel y obediente a mi señor, el papa Inocencio, a sus sucesores católicos y a la iglesia romana, y conservar mi reino en su obediencia, defendiendo la religión católica y persiguiendo la perversidad herética." - Juan Dowling, The History of Romanism, lib. 5, cap. 6, sec. 55. Esto está 638 en armonía con las pretensiones del pontífice romano con referencia al poder, de que "él tiene derecho de deponer emperadores" y de que "puede desligar a los súbditos de la lealtad debida a gobernantes perversos."- Mosheim, lib. 3, siglo II, parte 2, cap. 2, sec. 2, nota 17. Véase también el Apéndice. Y téngase presente que Roma se jacta de no variar jamás. Los principios de Gregorio VII y de Inocencio III son aún los principios de la iglesia católica romana; y si sólo tuviese el poder, los pondría en vigor con tanta fuerza hoy como en siglos pasados. Poco saben los protestantes lo que están haciendo al proponerse aceptar la ayuda de Roma en la tarea de exaltar el domingo. Mientras ellos tratan de realizar su propósito, Roma tiene su mira puesta en el restablecimiento de su poder, y tiende a recuperar su supremacía perdida. Establézcase en los Estados Unidos el principio de que la iglesia puede emplear o dirigir el poder del estado; que las leyes civiles pueden hacer obligatorias las
  • 12. 12 observancias religiosas; en una palabra, que la autoridad de la iglesia con la del estado debe dominar las conciencias, y el triunfo de Roma quedará asegurado en la gran República de la América del Norte.La Palabra de Dios ha dado advertencias respecto a tan inminente peligro; descuide estos avisos y el mundo protestante sabrá cuáles son los verdaderos propósitos de Roma, pero ya será tarde para salir de la trampa. Roma está aumentando sigilosamente su poder. Sus doctrinas están ejerciendo su influencia en las cámaras legislativas, en las iglesias y en los corazones de los hombres. Ya está levantando sus soberbios e imponentes edificios en cuyos secretos recintos reanudará sus antiguas persecuciones. Está acumulando ocultamente sus fuerzas y sin despertar sospechas para alcanzar sus propios fines y para dar el golpe en su debido tiempo. Todo lo que Roma desea es asegurarse alguna ventaja, y ésta ya le ha sido concedida. Pronto veremos y palparemos los propósitos del romanismo. Cualquiera que crea u obedezca a la Palabra de Dios incurrirá en oprobio y persecución. (CS. Cap. 36 La libertad de conciencia amenazada. Pág. 619 – 622, 625 - 631, 635 - 638) Al parecer, nos acercamos al fin de la historia de este mundo y las señales de los tiempos así lo confirman, acontecimientos misteriosos y catastróficos han anunciado la llegada de los Jesuitas al poder mundial de forma definitiva. A partir del pasado lunes 11 de febrero tres hechos bastante inusuales se desarrollaron en forma casi concatenada, uno después del otro. En primer lugar el Papa Benedicto XVI (quien según las profecías de San Malaquías sería el penúltimo Papa de la historia) renunció a su cargo por cansancio físico y mental, un hecho inédito en los últimos 600 años de papado. En segundo lugar, horas después de este anuncio, que impactó al mundo católico, un espectacular rayo descendió del cielo romano e impactó la cúpula de la basílica de San Pedro, lo que fue interpretado por algunos como una clara señal divina y para otros derechamente como un signo de mal augurio. Y, para rematar la sucesión de hechos inusuales, días después un gigantesco meteorito, que parecía un pequeño sol viajando a la velocidad de un bólido -54 mil kilómetros por hora-, ingresó a la atmósfera terrestre y se desintegró poco antes de tocar la superficie, antes que sus fragmentos cayeran desperdigados en la zona de los Montes Urales, en Rusia, afectando a más de seis ciudades y dejando cientos de heridos.(http://www.guioteca.com/fenomenos-paranormales/meteorito-en-rusia-y- renuncia-del-papa-%C2%BFsignos-del-fin-del-mundo/) Acontecimientos extraños en la naturaleza como funestos presagios anuncian acontecimientos de la mayor gravedad, como señales que revelan que el fin de todas las cosas se acerca. Dios tiene un propósito al permitir que ocurran estas calamidades. Son uno de sus medios para llamar a los hombres y mujeres a la reflexión. Mediante fenómenos insólitos a través de la naturaleza, Dios expresará a los incrédulos agentes humanos aquello que ha revelado claramente en su Palabra.-19MR 279 (1902). (EUD. Cap. 2 Señales del Pronto Regreso de Cristo. El propósito de Dios en las calamidades. Pág. 28) Son las señales de los tiempos, todo revela que nos acercamos a eventos de mayor gravedad sobre la tierra, eventos que marcarán el destino de toda la humanidad, las estrategias del poder romano llevarán a la humanidad hacia un nuevo orden mundial (NOM) donde palparemos y veremos la verdadera naturaleza del papado y la crueldad de dicha institución en manos de los jesuitas de la misma forma que millones de mártires sucumbieron bajo el poder de la bestia que sube del mar.
  • 13. 13 Fernando Antonio Silva Quintana. Profesor de Religión y estudios en Teología Tercerangel.silva@gmail.com MTA/JulioMMXIII www.mensajetercerangel.com