SlideShare una empresa de Scribd logo
1
Entrampado
Según ella, lo mejor de su vida ya había pasado. Fueron aquellos momentos incomparables
al lado de quien más amé. Y es que, en verdad, la había pasado bien. Desde el mismo
momento en que conoció a Adalberto Patiño, sintió algo así como secuencias lógicas
dentro del laberinto ilógico que la había acompañado. Era un decir. Pero, de alguna manera,
el énfasis de sus palabras estaba del lado de aquellos eufemismos sólidos que eran su
fortaleza: en todo lo que hacía vibraba una razón de ser un tanto amorfa.
Todo el tiempo en función de lo mismo. Comoquiera que lo funcional estaba metido en su
ceguera mental. Como mujer se sentía aludida por cualquier frase, aun fuera construida al
calor de conversaciones nimias o absurdas. Sentía, casi siempre, un vacío en su interior.
Una especie de incuria latente; pero que se desparramaba en cualquier momento. Una vida
en pura expresión tendencial. Negaba cualquier posibilidad de crecer en lo que siempre
han llamado algunos filósofos “la búsqueda del yo, para tratar de no desaparecer como
sujeto”.
Bien entrada la noche, llegó a su casa. Había estado en el hospital, visitando a su amiga
Beatriz. Una enfermedad un tanto desconocida. El médico no había logrado descifrar el
origen de los fuertes dolores de cabeza, acompañados de espasmos corporales cada vez
más acelerados. Después de cerrar la puerta notaría que algo impreciso se movía por toda
la casa. Y no era simple percepción ligera. Sin embargo hizo todo lo posible por no
desperdiciar su racional entendido de lo que puede pasar en cualquier lugar y a cualquier
hora.
2
De todas maneras azuzó lo que ella misma llamaba “una sorprendente capacidad para
escuchar lo que ninguno puede escuchar”. Siguió adelante con la intención de descubrir lo
que podría entenderse como secuencias incorpóreas que estarían dispersándose por toda
la casa. Y recordó que, en su infancia, le había sucedido algo similar: ese día que la habían
dejado sola en casa. Por cierto, su familia vivía en el barrio Villa Esmeralda: desde que su
padre había dejado de pertenecer a la empresa. Era todavía muy temprano en la mañana.
Se sintió arropada por vibraciones de origen desconocido. Trató de alcanzar la calle, pero
la puerta estaba cerrada. Alguien había bloqueado la cerradura desde afuera.
Sus pasos se harían cada vez más inseguros. La ventana del medio estaba abierta. Desde
ahí se proyectaba una figura azulada, sin ningún perfil definido. Ya había ocurrido antes,
cuando en una de las sesiones de trabajo del grupo de psicología clínica, el profesor
Adalberto hacía referencia a la estampación de la libido: no es otra cosa que el desasosiego
que nos recorre desde el mismo momento en que dejamos de ser infantes y nos
convertimos en sujetos que potencian su pulsión en presencia de alguien que desean.
La ventana se cerró. No supo por qué. Pero la figura no se había diluido. Simplemente había
cambiado de sitio y de color. Seguía el vuelo que siguen las sombras cuando simplemente
se enconchan en cualquier lugar. Como esa mañana que estaba sola, encerrada: estuvo
corriendo por toda la casa; hasta que se sintió presa de un dolor de cuerpo, ya que alguien
la golpeaba. Y, cerrando los ojos, trataría de imaginarse en medio de una fuga incierta,
impulsada por el viento que se había acomodado en todo el espacio.
No más entró en su cuarto, el silencio dejaría de estar presente. Unas voces encabritadas
se extendían por todo el lugar. Y se alternaban con sonidos no conocidos antes. Cada que
cerraba los ojos, su cerebro se desencajaba. Y se iba disolviendo la capacidad para
recordar. Cada lugar, en el tiempo, era algo así como un vacío precursor de la ineptitud.
3
Beatriz estaba en el mismo sitio. Ahora eran convulsiones cada vez más incapacitantes. En
el hospital, todas las luces estaban apagadas. Sentía que, cada giro en el universo, era el
mismo momento que ya había vivido. Como cuando era niña. Su madre la acunaba sin
dejar de recordar lo que había vivido en sus largos años. Siendo ella misma una niña que
había dejado de crecer. Encarcelada en el horizonte estrecho de su libertad comprimida. Y
cada roce de sus manos en la cara de su hija, no era diferente a las caricias que la abuela
le brindaba. De ser así estaría en el proceso de confusión que ya había sido patentado por
los precursores de la memoria inhábil. En donde el recuerdo siempre estaría asociado a la
invidencia propia de quienes todo lo veían sin ver nada. No era, en sí, una alegoría impropia.
Por el contrario: formas vinculantes que se extendían sin dejar de enhebrar las variables
creadas de antemano; por parte de quienes estaban al mando de cualquier acción de
disociación.
Viridiana despertaría algún día. Lo que pasa es que Abelardo necesitaba hablarle. No podía
esperar que la secuencia viajera de la posibilidad como latencia, aplazara la realización del
compromiso. Mucho tiempo atrás, él mismo, había vivido en escenarios brutales. Por lo
mismo que era acompañante de los oficiosos detentadores de la memoria. Tiempos
aquellos de imperiosos deseos: disociaciones como soporte de la verdad asfixiada,
realizaciones que, en perspectiva, acuñaban el espectro propio de las alucinaciones. Y
recordaba su estancia en el hogar. Un periplo en el cual la dejadez era una constante
inhóspita. El padre lidiando con su tendencial propensión a la violencia. Él mismo lo veía
siempre presa de la irascibilidad. No podría entender nunca el ensañamiento con Eloísa, su
madre. Como aquel día que quedara adportas de la ceguera; como resultado de los golpes
recibidos en la frente. Casi inaudita la severidad. Sangraba a borbotones, mientras su padre
la golpeaba cada vez con mayor dureza. Tal vez, se decía, venía de tiempo atrás; cuando
Eloísa había insistido en el desamor.
4
Eloísa había conocido a Horacio Pamplona el mismo día que nació Abelardo. Era asistente
del obstetra que la había atendido durante todo el embarazo. En una de la sesiones de
control fue atendida por él, ya que el doctor Mauricio Orjuela no pudo estar. Eran como de
la misma edad. Estudiante de medicina en la misma universidad. Un diálogo surtido de
recuerdos, Siendo Horacio todavía niño había vivido momentos difíciles: la impropia desidia
de sus hermanos, ante sus dolencias exacerbadas. Un cuerpo lleno de laceraciones de
origen desconocido. Sólo habría la explicación asociada a la aparición en casa de figuras
de diferentes colores, que vagaban y hendían sus espolones en su cuerpo.
Por su parte, Eloísa, se daría cuenta de las afugias originadas en la perversión de uno de
sus primos. La había abusado el mismo día que cumplió ocho años. Una brutalidad
inenarrable; habida cuenta de la agresión en su hendidura. Todo como tratando de saciar
las exigencias de su libido. El día anterior tuvo un sueño que fue premonitorio: Luces de
colores demasiado brillantes; de colores no identificados, arropaban figuras que destruían
cualquier noción la estética. Saltaban por encima de su cama, y, la herían en brazos y
piernas. Ululaban expandiendo sonidos insumisos, por lo mismo que laceraban el oído.
****************************************
La casa seguía ahí. Puertas y ventanas cerradas. Destacaba el color ocre todavía fresco.
Adalberto trataba de forzar la cerradura y denotaba ansiedad absolutamente perceptible,
Sus manos temblaban sin control. Vestía un enterizo burdo. Un tipo de dril color verde,
Recordaba la textura de las guerreras que llevaban puestas los oficiales de los marines que
invadieron Panamá. Inclusive, él mismo, había estado allí; cuando acompañaba al general
Noriega. El 19 de diciembre de 1989, habían estado en ciudad Colón, tratando de reagrupar
5
el ejército. Iban y venían por el puerto increpando a quienes difundían la versión de que era
necesaria la intervención de tropas extranjeras, argumentando que el General habría
desviado la razón de ser de la revolución.
Por más que hendía el atornillador en la chapa, no lograba abrir la puerta. Y se exacerbaba
su lujuria; recordando los momentos de su estancia al lado de Viridiana. Por cierto, en un
aposento lúgubre, comoquiera que era un cuarto maltrecho y húmedo. Situado al lado del
refugio de las hetairas en decadencia. Un barrio de amplias calles que bordeaban las
herrumbrosas clásicas de Atenas. Acezaba sin ningún tipo de pudor cuando, al fin. logró
entrar. El interior estaba derruido. Paredes desconchadas y embadurnadas de líquido
viscoso, maloliente. El piso estaba cenagoso y púrpura, como si se hubiese mezclado barro
y sangre. El cuarto de Viridiana estaba abierto, lóbrego, distante. Yacía en la cama, en
posición inicua; como cuando un cuerpo ha sido vejado y obligado a desandar un camino,
en el tiempo pasado de los rehenes esclavos de los Señores.
Beatriz seguía al lado de su madre. Ya las caricias no expresaban la ensoñación y la ternura
de antes. Ella percibía el dolor que cruzaba su memoria. Lejano estaba ya el día que la
acompañó al nacer. Su padre miraba la bruma que reverenciaba al sol que recién salía,
embrujando de calor la ciudad. Hasta cierto punto insípido el entorno callejero. Envolvente
manifiesto a la insurgencia de los rigores societarios. Una visión aplanada, inhóspita,
carente de sosiego, como enjambre ponzoñoso; en donde tenía asiento la tristeza ante la
partida de quienes tuvieron que huir de la violencia y la miseria.
Y no es que Viridiana estuviera muerta; sucedía que su cuerpo estaba lacerado. Sus ojos
irían perdiendo el inmenso brillo celeste. Ya no convocaban a la elucidación. Adalberto
caminaba de un lugar para otro, viendo pasar la vida. Se detendría en cualquier momento.
Lo que pasa es que su tiempo exigía decisiones inmediatas. Él sabía que debía resolver el
bochornoso problema ocasionado por insensatez de quienes habían maltratado a su novia.
6
Y recabó en el recuerdo de las extrañas noches: siendo, como en verdad habían sido,
expresión de la dicotomía entre querer ser y la no aceptación de lo que era. Una sinonimia
de palabras envueltas para la disociación del pasado. ¡Sí, se detendría en cualquier
momento! Pero es que, ahora, necesitaba estar lúcido, para no repetir lo que hizo cuando
Beatriz estuvo a su lado. El día aquel que encontró la espina con la cual le hirió la frente,
extendiéndola hasta los ojos. Y la ceguera vendría después; sin que hubiera sido
beneficiosa la acción acariciadora de su madre.
Algún día levantaría el cuerpo. Pero, antes, tenía que resolver lo que debía hacer respecto
a su lujuriosa expectación. No había podido neutralizar su ansiedad. Seguía vagando. Iba
desde el cuarto, hasta la puerta de entrada. Desencajó la ventana que daba al patio e
inspiraba el aire frío, acerado. Caía la noche cuando se dio cuenta que el cuerpo de ella
había desaparecido. Solo quedó el vidrioso piso en donde antes había dado tantos pasos.
Volátiles sombras se escurrían por las paredes agrietadas, quejumbrosas, húmedas. El
techo surtía un líquido viscoso nauseabundo, agitado. Se entreabrió la puerta y afuera se
escucharon los mismos sonidos que antes habían apabullado toda la casa. Además, el frío
era paralizante. Entraron las insidiosas figuras interpretando danzas grotescas, absurdas,
por lo mismo eran cuerpos incompletos, muñones en vez de brazos y piernas, se
desparramaron por toda la casa en inicua malversación del tiempo.
**************************************************
Una vez salió de la casa en compañía de Beatriz, Viridiana se instaló en el centro de la
ciudad. La habitación era espaciosa sin llegar a ser el esplendoroso refugio de su infancia.
Llegaron cuando la noche era un arrebato de lluvia intensa. El conductor del vehículo estuvo
7
a tiempo para recogerlas. Previamente había realizado reconocimiento de todo el perímetro;
de tal manera que ya estaba todo definido en términos del recorrido y las condiciones que
permitirían el acceso, eludiendo cualquier vigilancia; por lo mismo que ya habían advertido
el posicionamiento de los cómplices de Adalberto.
Evocaba el tiempo que había vivido con su familia. Siguiéndole el paso a la melancolía
como expresión constante, originada por el comportamiento procaz de su padre en todos
los escenarios. Era un horizonte construido paso a paso; como simple secuencia advertida,
casi siempre de la mano de acciones que ponían en evidencia la condicionalidad que
conllevaba el sometimiento autoritario. Entonces, para ella, la vida había transcurrido en un
contexto de severidad perversa; en tanto que nunca pudo elucidar las circunstancias reales
en que se desenvolvían las relaciones familiares. Mucho tendría que ver, además, el
comportamiento de su madre, como mujer con una afinidad propia respecto a quienes el
sometimiento era algo así como lugar común y necesario. Nunca, entonces, haría ningún
cuestionamiento. Como cuando no se vislumbra ninguna posibilidad de trasgresión. Por el
contrario, aplicando la sumisión como punto de partida de cualquier actuación.
Durante su permanencia en la escuela había evidenciado una tendencia al ocultamiento de
lo que era la realidad vivida en el hogar. Tal vez en la intención de construir una especie de
universo diferente, a partir de cifrar un modelo propio, en donde los referentes eran sus
propios imaginarios; sintiéndose niña amada sin ningún tipo de vulneraciones. Como mujer
involucrada en ejercicios rituales que tenían como soporte el profundo respeto por sus
pulsiones de vida, como infante lúcida, tanto en sus proyectos; como también en los juegos
de lúdica andante, brillosa, transparente. Fue en esa condición que conoció a Beatriz.
Siendo ella, a su vez, una niña inmersa en un cuadro relacional familiar parecido. Y con
esas expresiones y ansiedades comunes ellas fueron redefiniendo perspectivas.
8
El proceso de adaptación empezó el mismo día. Una vez despidió a Beatriz, se dio a la
tarea de redefinir su proyecto. Sin embargo no pudo controlar la memoria. Esta se abriría
camino a partir de posicionar lo sucedido aquella noche que llegó a la que era su casa;
como episodios insumisos que daban lugar a las expectaciones que la habían acompañado.
Lo primero fue el recuerdo de las alucinaciones que permitieron surgir las imágenes
incorpóreas, de colores espesos un tanto inusuales al momento de reconocer el espectro
propio de la física. Y la transportación de las mismas a través del espacio lúgubre. Una
relación que no parecía circunstancial; sino más bien un escenario que había permanecido
en el tiempo, desafiando la lógica propia del proceso de desenvolvimiento espacial e
histórico. Para ella era algo así como una sumatoria de secuencias envueltas en un todo
ajeno a lo circundante. Tal vez, por esto mismo, incorporó la noción del Ser Único,
inamovible, inalterable. Otra condicionalidad diferente a la originada por el transcurrir de
hechos y acciones afines a lo que significa la humanidad como sujeto colectivo no iterativo
ni omnisciente. Recordó que se sintió presa de la obnubilación; que accedió de manera
involuntaria, a un estado de sumisión y enajenación. Las heridas habían sido producidas
por ella misma, con la ayuda de las imágenes que, aun siendo incorpóreas, eran
manipulables; tratando de convertir ese momento en la razón de ser del
redimensionamiento de su vida; con una perspectiva histórica homogénea.
En verdad no sabía si sería un reordenamiento absoluto; por lo mismo que no podría ajustar
su bitácora, sin antes ponderar de manera adecuada el punto de inflexión de la memoria
respecto al tiempo como variable asociada al transcurrir; como cuando estuvo en situación
parecida al comienzo de su relación con Beatriz. Ellas habían empezado por redefinir el
estado de la realidad, a partir de los imaginarios comunes, sin dejar de ser, en sí, cada
quien. Porque no bastaba con ser niñas circunscritas a escenarios autoritarios perversos,
soportados en la yunta propiciatoria de vulneraciones constantes. Y crecieron en cuerpo
9
físico, decreciendo, cada vez más, respecto a la espiritualidad entendida capacidad para
revertir el daño recibido. De todas maneras eran dos mujeres con una afinidad absoluta: la
predisposición a repudiar la inmanencia, por lo mismo que supondría la permanencia de los
condicionantes aviesos, inherentes a la perversión, casi como castigo impropio.
Una vez superada la indecisión, se dio a la tarea de posesionarse del espacio; comenzando
por entender la movilidad como insumo asociado a la localización de los puntos de
referencia; prodigándose en expresiones para sí misma y que daban cuenta de su
propensión a la identificación, casi geográfica, de espacio y tiempo. Pero tenía que ir más
allá de la simple constatación física; tendría que pensar en la recomposición, si, en verdad,
quería romper el envoltorio ideológico que la venía asfixiando. Como tozudez involuntaria,
volvería el recuerdo; esta vez de la mano de Adalberto. Lo había conocido de manera
fortuita, cuando recién cumplió diecisiete años; en un lugar un tanto ajeno: el barrio Porvenir,
situado en las afueras de la ciudad. Había ido hasta allí, acompañada de su profesora de
biología, para visitar el museo de ciencias naturales. Él estaba a cargo del mariposario;
oficio que alternaba con su rol de estudiante de medicina. Una de sus funciones era la de
guiar el recorrido de los visitantes. Ella, un tanto turbada, preguntaba por los diferentes
momentos del proceso; al tiempo que notaba algo parecido a una insinuación, en la mirada
y ademanes del guía. Sin saber el porqué, recordaba las actitudes de su padre;
fundamentalmente cuando ella estaba a solas con él en la casa: Cuando el espacio se
estrechaba; cuando ella sentía encima el calor enervante de su cuerpo al acecho, Al
terminar la sesión, el guía se hizo más insinuante; ya no solo con su mirada y el movimiento
de sus manos; sino también con las palabras; como tratando de darse a entender a través
del lenguaje simbólico en el cual todo era sinonimia en cuanto a expresión de la libido,
trascendiendo la mera expectación; a través de alegorías susurrantes. A partir de ahí todo
le parecía una envoltura entre perniciosa y tierna. Y sería, durante mucho tiempo, el pleno
10
discernimiento acerca de lo que es su consciente en relación con la posibilidad de acceder,
en pleno, al consentimiento de cada caricia insinuada y de cada tocamiento en sus sueños.
Por más que iniciaba una fuga del cerco construido por la actuación del guía; a cada nada
sentía la necesidad de ser arropada por su mirada, por sus brazos, por el calor de su cuerpo.
******************************************
Adalberto salió de la casa: Noche obscura, cerrada, fría, envolvente. Dirigió sus pasos
hacia la carretera principal, con la intención de abordar algún vehículo que lo llevara al
centro de la ciudad. Tenía que recuperar el tiempo perdido; habida cuenta que no podía
demorar más la preparación de su ponencia al simposio de medicina interna. Entró a la
oficina situada en el segundo piso de la facultad, Previamente había sido informado por el
portero que alguien espera desde las siete de la noche. Era evidente que W. Finch era muy
puntual; aun teniendo en cuenta que habían pasado seis meses desde que acordaron la
reunión. Venía de tiempo atrás el proyecto relacionado con el manejo de ciertas patologías,
Fundamentalmente los espasmos asociados al funcionamiento defectuoso de los músculos
abdominales. El ajuste de los protocolos debería incluir una vigilancia de cada paciente
desde el mismo momento en que ingrese al hospital. En el caso de W. Finch había
antecedentes de aplicaciones, como médico itinerante, en varios hospitales en ciudades
intermedias de algunos países. Pero, tal vez, lo que más les había acercado desde el punto
de vista científico tenía que ver con algunas observaciones aleatorias relacionadas con
cuadros puntuales que involucrarían trastornos en el comportamiento asociados a largos
periodos de hospitalización. Estuvo durante largo rato tratando de poner orden sus ideas.
No podía ocultar la ansiedad, incentivada por los hechos recientes. Todavía daba vueltas
en su mente el espacio interior de la casa de su novia; el cuerpo que creyó inerte, su
desaparición inexplicable y el deterioro absoluto de cuanto allí se encontraba. Hasta cierto
11
punto se sentía como sujeto cómplice; por cuanto tuvo conocimiento previo de las
alucinaciones en que se encontraba inmersa la mujer. De esto daban cuenta los diferentes
momentos vividos a su lado. Esencialmente se trataba de advertencias prolongadas
originadas en sucesivos estados de angustia, con ciertos condicionantes vertebrados
desde su infancia. Él mismo habría propiciado algunas crisis, en tanto que la presionaba de
manera inaudita. Nunca podría olvidar, a manera de ejemplo, lo sucedido después de una
de las visitas que ella hiciera al museo de ciencias naturales.
Saludó a su colega con un fuerte abrazo y lo invitó a sentarse en una de las sillas dispuestas
para los visitantes. Empezaron por revisar algunas de las notas que habían escrito en la
reunión anterior. W. Finch estaba un tanto inquieto; como si quisiera expresar algo, sin
poder precisar las palabras ni la idea. Algo parecido a una conmoción de origen ambiguo,
que iría creciendo al percibir el malestar de Adalberto. Ambos eran presa de la confusión
que se hace presente cuando la hilvanación de los conceptos se hace lenta y torpe. Pasado
un tiempo, los dos, se darían cuenta de las imprecisiones y de las falacias conceptuales
que pretendían soportar sus argumentos. Como si nunca hubiesen compartido ideas y
experiencias. Entraron en letargo. Sus voces en desarmonía absoluta; fluían las palabras,
pero expresando contenidos de otra onda e ideas: acerca de los condicionantes cuanto
cada sujeto encuentra que los rigores de la infancia se acrecentaron, de tal manera que
podría hablarse de algo así como “el asesinato del espíritu, del alma”. Y, con ejemplos, sin
saber de dónde provenían, empezaron a analizar circunstancias y acciones de esas que
llaman en psiquiatría “actos fallidos y/o repercusiones tardías que empiezan a concretar
posiciones en el tiempo y el espacio”. A pesar de ese recorrido por laberintos impersonales;
Adalberto empezaría a discernir acerca de lo sucedido respecto a Viridiana: las condiciones
en las que la encontró y los antecedentes; yendo, en puro vuelo de la memoria lejana, hasta
el anecdotario conocido a través de sus propias expresiones: ese hogar sombrío, en donde
12
sucedieron vejámenes individuales y colectivos; a partir de ejercicios autoritarios,
mendaces. Y, ella, sujeta de vulneraciones cada vez más letales. De tal manera que iría
creciendo la subyugación; propiciando cuadros de melancolía, neurosis, delirio y paranoia.
La recurrencia en cada una de las expresiones de Adalberto, empezaría a trastornar a W.
Finch; quien, por esa misma vía, iría cayendo en similares repeticiones y vacíos.
Cuando terminaron la conversación, era casi medianoche. Ambos, se mostraban cansados
y con la sensación de haber perdido los referentes vinculados con lo que hubiese querido
concretarse: Una seguidilla de expresiones casi inocuas. Con mayor razón, habida cuenta
de que había concertado la reunión con un propósito preciso. Estuvieron en silencio durante
casi una hora. Alguien tocó la puerta del recinto: era el vigilante del edificio, quien les
informó que en la portería principal, se encontraba una mujer. Había preguntado por el
doctor Adalberto y, según ella, se trataba de un asunto de extrema urgencia.
Eloísa había buscado a su hija durante tres días. Estuvo en todos los lugares frecuentados
por ella, sin ningún resultado positivo. El tiempo transcurrido desde la desaparición, había
sido de angustia permanente, fundamentalmente a raíz de hechos propiciados por el padre
de la niña. Era algo asi como un acumulado de perturbaciones. En este hogar en el cual se
han dilapidado los referentes morales y de respeto. Una padre de ideas retrógradas acerca
de la autoridad y de los derechos de las mujeres; el énfasis ha sido la vulneración. Una
manera abierta algunas veces, y solapadas, otras. Tal vez lo que ha pasado es que la
sombra del desasosiego nos ha acompañado de manera constante; imperando el
significado avieso de la actuación autoritaria, a partir de la cual el sujeto-padre, deja atrás
la mera simbología tendencial de la vulneración, para convertirla en arquetipo asociado al
estado de inconsciencia, ya no solo en el entendido colectivo; sino también en lo que atañe
a la individualidad. Viridiana, entonces, sufrió todo el tiempo; viéndose involucrada en
acciones de constante asedio por parte de su padre, Y era tan cierto esto, que la necesidad
13
de fugarse se convertiría en deseo absoluto, ya no en términos de símbolo asociado a la
libertad; sino, también, en una partición de cuerpo y de espíritu. Sería lógico, en
consecuencia, entender que lo que hizo Adalberto, al insinuarse como refugio apropiado, o
al menos parte de lo que era ella; conllevaría a desatar la pasión de ella, como adolescente;
como mujer que necesitaba ampliar el espectro de su quehacer. El problema era como
manejar tiempo y espacio para avivar la insurgencia.
“He venido a hablar contigo, porque mi hija ha desaparecido”. W. Finch observaba a su
colega, como tratando de encontrar en su mirada la razón de ser, el porqué de la expresión
de la mujer que había entrado de manera abrupta. Sin embargo, la actitud de Adalberto no
le permitía entenderlo; por lo mismo que, este se sumió en una profunda turbación. El
cuerpo lacerado estaba todavía en el piso, y él seguía caminando desde el cuarto hasta la
ventana, absorto, totalmente enajenado. Y recordó el momento de la desaparición del
cuerpo de su novia, sin explicación lógica, creíble. Nadie había entrado, nadie había salido.
Y evocaría el tiempo pasado al lado de ella; al menos aquel día que la conoció en el
mariposario. Fue determinante la acción de transferir, con la mirada y el movimiento de sus
manos, el deseo de poseerla, aun fuera en presencia de la maestra que la acompañaba. Y,
después, todo aquello del proceso de enamoramiento; a partir de involucrarla en las
acciones concretas, ya no insinuadas. Entonces la motivación se convertiría en cerco, en
acoso, en aviesa actitud envolvente; aplicando la técnica que había aprendido de su padre.
En su hogar era práctica cotidiana; así fue como su hermana fue vulnerada, violada.
¡Execrable, sí!; pero aceptado, por lo mismo que el padre era autoridad incuestionada.
Sería, para él, referente de perversidad, como símbolo estrábico. ¡Otra vez solo en el
cuarto!, mirando las paredes húmedas y malolientes; el techo viscoso, el piso empozado.
Por primera vez, desde que ella había entrado, la miró; tratando de apaciguar su ansiedad:
“No la he visto desde hace una semana”. Pero bien sabía que no era cierto. No más el día
14
anterior estuvo con ella en ‘Villamaría’, el barrio que acostumbraban visitar para divertirse.
Eran famosas las fiestas de la lúdica andante. Bailes, cantores y cantoras, juegos, música.
Viridiana era invitada de honor cada año. Allí había realizado sus prácticas como educadora
en salud comunitaria recién graduada. Las organizaciones sociales habían consolidado
programas de enseñanza primaria y secundaria, de la mano de ella; además de un proceso
identitario de las comunidades afrodescendientes. Recordó, plenamente, el momento en
que se separaron. Ella lo increpó por su actitud lasciva, tratando de manosear a una de las
lideresas anfitrionas. Y saldría corriendo desesperada, acompañada por Beatriz. Después
vendría algo asi como la persecución, él, tratando de alcanzarlas; embotada su mente
producto de la ingesta excesiva de licor.
W. Finch seguía atornillado al asiento. No paraba de tratar de entender lo que percibía en
la actitud de Adalberto; por lo mismo que era evidente el extravío de su mirada y el
movimiento convulsivo de sus brazos. Vino a su memoria cuando conoció a su amigo: había
pasado mucho tiempo: estaban al lado del General. Era el día 19 de diciembre de 1989; el
discurso había sido repetido durante toda la semana: el General estaba concentrado en
tratar de demostrar su condición de sujeto con afinidades absolutas respecto al pueblo, a
sus ansias de autonomía plena. Mucho tiempo ha pasado desde que nos colocaron en
condición de súbditos. De lo que se trata, ahora, es de demostrar que nuestra libertad
interior sigue viva. Un patrimonio que desde la identidad cultural, hasta la pulsión de vida
que nos ha acompañado durante todo el proceso de construcción de país y de nación. La
separación produjo un impacto no entendido en su comienzo; por lo mismo que nos sitúo
en una condición de orfandad latente. Como cuando el sujeto individual pierde su nexo con
la madre y, por lo mismo, siente la necesidad de reacomodar su vida, buscando una
compañía que la reemplace; asi sea por vía impropia; como en verdad sucedió. Nos vimos,
entonces, inmersos en un escenario que tendría como referente la yunta económica y
15
politica previamente propuesta, como señuelo condicionante y absorbente. Fue algo así
como entender, de manera tardía, que nuestra ubicación geográfica daría pie a la
elaboración de proyectos vinculados con obsesivos intereses comerciales internacionales.
Somos, en consecuencia. Un sujeto colectivo que ha navegado, en veces, en la
inconsciencia, íngrimo, sufriente, presa de la neurosis.
Estuvimos, él y yo, inmersos en el concierto de las verdades absurdas: todo dando vueltas
alrededor de la invasión anunciada. Se veía venir el arrasamiento; todo porque se había
tejido la versión acerca de las actividades supuestamente criminales del General. Y, en
verdad, la definición y tipificación del delito como acción en contravía de la normativa
establecida, algo parecido al concepto de rebeldía que asume un sujeto cuando destaca
su cuestionamiento a la autoridad. Y, entonces, empieza a perfilar posturas de auto
desagravio; tratando de destruir la sumisión. Y sucede que, casi siempre, extravía el
camino: se confunde la lucha contra el control, con la implementación de acciones que, en
veces, él mismo no controla; deslizándose, así, hacia posiciones de agobio de su propio ser
y de los demás; con mayor razón cuando, como en el caso del General, el enfrentamiento
con la yunta del “gendarme universal”, no se da cuenta que existen protocolos que
trascienden la esfera local y personal, para convertirse en referentes supuestos o reales de
lo que se ha dado en llamar “ética del compromiso internacional”.
Adalberto y yo empezaríamos a posicionar un proyecto relacionado con la psicología
individual y colectiva, aplicada en entornos heterogéneos: estudiando las acciones
comportamentales de grupos humanos locales seleccionados al azar. Tal vez, a partir de
las experiencias adquiridas, fuera posible la redefinición de algunos roles en términos de la
relación sujeto-acción-retos; con énfasis en el análisis de los condicionantes exógenos,
fundamentalmente cuando el sujeto que dice ser autónomo y libertario, enfrenta situaciones
de profunda conmoción ante el avasallamiento, por la vía de la fuerza desmedida. Todo
16
porque, en perspectiva, se pudiese desvertebrar el acervo cultural, politico y económico de
una determinada comunidad organizada como nación. Para el caso que nos ocupaba, era
una aproximación un tanto forzada a la relación entre sociología, antropología y psicología.
El proceso entraría en crisis, cuando empezamos a percibir cierta erosión de nuestra
relación con el General: más que nada, por cuanto se fueron erigiendo fricciones entre
nuestra convicción de que la pluralidad debería incluir una convocatoria a la resistencia civil,
incluyendo a diferentes sectores políticos, así no fueran del todo afines a la posición oficial.
Y, de otra parte la tendencia del líder a hacer valer la preeminencia absoluta de su yo como
soporte básico e incuestionado en la confrontación con el invasor. Empezaríamos, en
consecuencia, a intentar la decantación de la información recibida y, por lo mismo, de la
posibilidad real de lograr impedir la debacle que avizorábamos. En nuestros análisis,
tendríamos como insumo válido la experiencia cubana cuando el “gendarme universal”
invadió y sufrió una derrota sin precedentes; en tanto que la organización de la resistencia
constituiría ejemplo de unidad de cuerpo que involucró a toda la población bajo el liderazgo
de la jefatura de la revolución. Y vendría aquello que nosotros tipificaríamos como “la
sinrazón real del “ícono decadente”; porque las evidencias empezarían a trascender y
derruir su condición de líder y promotor de la independencia. La decantación iría más allá:
involucrando aspectos como el significado de la disociación conceptual y la disonancia
cognitiva; en consideración a las actitudes del General adportas de la invasión.
Precisamente, el 19 de diciembre de 1989, asistiríamos al evento convocado por algunos
dirigentes de la resistencia: era evidente el desasosiego y la frustración. Y vendría a cuento
el significado preciso de las palabras desolación y orfandad: en un proceso que había
despertado ilusiones y que ahora, necesariamente, remitía a la catarsis como posibilidad
para curar el desencanto. Quedaría claro, para nosotros, que habíamos deambulado por
escenarios esotéricos que nos imprimieron y que dejarían una huella perniciosa en nuestra
17
consciencia. Tal vez esto podría explicar la absorción de un ideario confuso; tanto en
términos de nuestra profesión, como también en el tipo de relacionamiento colectivo e
individual: como sentirse inmerso en sucesivas expresiones de extravío mental que
conllevaría a desarreglos emocionales en circunstancias específicas; cuando se confunden
referentes y entramos en la bipolaridad, sin poder controlar los condicionantes.
******************************
En cualquier espacio se sentía azorada, presa de constante delirio de referencia. Desde
aquella noche en que perdió su capacidad de razonamiento y que diera lugar al
desdoblamiento de su estado emocional real; convirtiéndose en sujeto manipulador-
manipulable, de tal manera que desarrolló acciones, esa noche, vinculadas con el extravío
propio de un ente transitorio, impersonal, inicuo. Estaba inmersa en una ensoñación volátil,
señera; sin lograr acomodarse a lo real; con la vida en sucesión de momentos inconclusos.
Por lo tanto, cuando llegó Beatriz fue como sentir el retorno de la lucidez que creía perdida.
Y, al hablar con ella, su memoria empezaría a desparramarse, a reconstruir las acciones
olvidadas; en un vuelo de inmensa locomoción espiritual. “No pude venir antes, ya que
estaba tratando de resolver lo atinente a nuestro proyecto, por cuanto era necesario
constatar primero la disposición real de los tutores. No sé si recuerdas que el profesor
Rodríguez tiene algunas dudas respecto a la metodología que utilizamos para construir el
formato de las entrevistas”. Sin embargo, Viridiana, no había logrado aterrizar. Seguía en
condición de sujeto demediado; como si, todavía, no pudiese enhebrar ninguna idea o
propósito. Beatriz, impávida, trataba de entender el comportamiento de su amiga; ya había
pasado antes; como aquella noche que la encontró inerte y maltratada, y que, al hablarle,
respondería con improperios y otras expresiones incoherentes.
´En verdad ya no estoy interesada en ese proyecto. Me parece demasiado insulso ese
cuento de indagar la percepción que tienen los habitantes de la ciudad acerca de las
18
políticas públicas en salud mental. ¡Cómo si no tuviéramos ya un itinerario definido, a partir
de las investigaciones que hemos realizado anteriormente! Creo que sería más pertinente
seguir los lineamientos básicos de Jung respecto a la psicología de los complejos; en cuanto
que hemos dado algunos pasos en esta dirección. No sé si te acuerdas de las
conversaciones con W. Finch acerca de su experiencia de trabajo con grupos humanos
expuestos a situaciones de frustración como resultado de la traición de algunos líderes
políticos y sociales, en contextos históricos precisos. Y, como recordarás, las sesiones de
terapia colectiva aleatoria con personas recluidas en el Hospital Psiquiátrico Central,
permitirían la elaboración de cuadernos de trabajo con énfasis en la profundidad del impacto
de algunas conductas agresivas derivadas de comportamientos autoritarios compulsivos.
Es como cuando se vislumbra la dicotomía entre lo permitido y lo prohibido. Aparecen
sombras que, en veces, no es posible diluir en el espasmo propio de las consecuencias.
Tanto como que somos seres que deambulan por el espacio no transparente; cuando la
desidia nos abruma, de tal manera que no podemos andar y actuar con la vehemencia
propia de la libertad. Tal vez por esto mismo no encuentra una opción clara para el manejo
de las circunstancias asociadas al quehacer cotidiano. En perspectiva es como si estuviese
poseía por una especie de malignidad. No en vano, en ese pasado un tanto borrascoso no
veía otra cosa que asociaciones conceptuales dispersas, monótonas. Lo efímero apoyado
en la elocuencia maltratada. El análisis de la condición de liderazgo comprometida en
cantidad de evocaciones profundas acerca de la connotación que adquiere la desviación,
en términos de cultura que se convierte en yunta, aproximada a la minusvalía conceptual.
Cuando el comportamiento individual se asimila al síndrome de la imbecilidad propiciada
desde bien adentro de lo que el sujeto dice tener en plenitud de convergencia societaria. Y
no es para menos: cuando yo estaba en esa situación de desarmonía vivencial,
verticalizaba mi comportamiento. Pero, al mismo tiempo, sentía que era puro
19
desdoblamiento insensato. Sin lograr asidero a ninguna cosa lúcida, brillante. Y en esto,
Adalberto y su teoría de la compulsión originaria de cada sujeto, nunca me permitió entrever
lo que soy desde mi condición de transeúnte enfermiza e impotente. Por lo menos, visto
así, el desdoblamiento es como supremo horizonte dañino, que me llevaría a la mezquindad
propia de quienes no entienden ni entenderán nunca el afán por una vida en equilibrio.
De todas maneras, Beatriz, yo no puedo continuar en este tipo de dispersión mental. Ya sé
que la definición de autoritarismo está más que sabida; pero no es menos cierto que, a cada
paso, sentimos la improcedencia de lo que se ha venido construyendo como política
pública. Desde que empezamos a designar como crisis vivencial las secuelas de la
vulneración recibida en la infancia, no hemos hecho otra cosa que postular la figura de
sujetos demediados. Por lo mismo, entonces, nos hemos refugiado en sucesivos
diagnósticos asociados a esa premisa. Entonces seguimos navegando entre dos aguas: de
un lado la permisividad y de otro lado construyendo variaciones en torno a los
condicionantes y, por esta vía, introduciendo procedimientos que exacerban la figura del
castigo, así tratemos de disfrazarlo de paliativos necesarios en cada momento.
En verdad, Viridiana, no alcanzo a entender lo que me dices. Y no es que quiera inducirte
a desagregar tu rol en lo que corresponde a la unidad de principios. Es más como si intuyera
que estás en otra onda en términos de lo que somos como sujetos: algo así como si
estuvieses proyectando una película en una dimensión impertinente, por lo mismo que es
una sucesión de imágenes distorsionadas en cuanto lo que significa la inestabilidad
psíquica; en tanto que los sujetos se amontonan a manera de hordas que se extinguen al
momento de dirimir sus propia contradicciones. Por esta vía, entonces, la disociación se
erige como una constante que se niega a ser sumada al momento de entender la evolución
de la sociedad en su conjunto. Ni más ni menos algo parecido al desasosiego o malestar
que crece conforme se va concretando el comportamiento individual y colectivo cuando no
20
se enhebran de manera lógica o, por lo menos, vinculados a un proyecto no lineal. Es ahí
cuando, lo que tu llamas condicionantes, se convierten en rutinas incoherentes, cifradas
en algo parecido al albur circunstancial. O, dicho de otra manera, lo que postulas como
explicación para reivindicar tu decisión, se convierte en perversión conceptual que elude la
necesidad de enfrentar los retos que impone el tratamiento de los desarreglos mentales,
por la vía de políticas públicas coherentes que conlleven a diagnósticos científicos y a
tratamientos asertivos.
*********************************
Cómo no recordar que, cuando fuiste referente obligado. Mi primera crisis se produjo el
martes pasado: me sentí perdido en medio de la gente que transitaba a mi lado. La calle
era algo así como sitio inapropiado, lleno de compulsivas imágenes que se aglomeraban y
me asfixiaban. No podía distinguir a nadie. Algo parecido a incorpóreas amenazas que
crecían sin ningún límite. Y, entonces, empecé a caminar sin bitácora. Llegué al parque en
donde había estado esa noche que salí después de haber intentado reanimarte. Yo había
entrado por la puerta que estaba entreabierta, y te encontré tirada en el piso. Tu cuerpo
estaba lacerado casi sin signos vitales. Por las ventanas del cuarto donde yacías entraba
una luz de colores indecisos. El viento entraba y se apoderaba de todo el espacio,
inundándolo de frío estremecedor. Y me senté a tu lado tratando de adivinar lo que había
pasado. Y me mirabas con esos ojos que tanto admiraba por su color azul. Pero no tenían
ningún brillo. Como si hubiesen perdido la capacidad para ver las cosas en la dimensión
adecuada y creativa que tanto admiraba. Cuando trataste de hablar, tus labios se movían
de manera grotesca. Nada que ver con la pulcritud y la belleza acostumbrada, cuando me
hablabas del tiempo y contabas aquellas historias que recordabas de tu infancia. Tus
palabras volaban y marcaban tonos iridiscentes como resplandor salido por el mismo sitio
21
que nace la esperanza. Y te escuchaba sin moverme, como tratando de no distraerte, para
no perder el ritmo y la cadencia y la lisura de lo que narrabas.
Al caer la tarde estaba en el mismo sitio: el parque seguía ahí, inamovible. Y la gente en
frenética algarabía, se aproximaba cada vez más. Me hablaban. Indagaban por lo yo no
entendía ni podía comunicar; tal vez porque me veían exhausto, con la mirada perdida. Y
yo trataba de levantarme para continuar el camino que me condujera hasta la otra calle en
donde creía que podría encontrarte. Pero todo se tornaba pesado, áspero. Creo recordar
que alguien me hablaba acerca de mi incapacidad para reconocer en donde estaba. “Este
señor no puede hablar ni identificar nada. Tal vez sería mejor llevarlo al centro de salud que
queda como a tres cuadras de aquí”. Y yo tratando de decirles que averiguaran por la casa
de Viridiana, una mujer que me conoce y que me puede ayudar a recobrar la memoria. Y
me levantaron y me ayudaron a caminar hasta un vehículo que parecía ser una ambulancia.
Empecé a sentir que rodaba en dirección desconocida, y que sonaba el ruido de las
alarmas. Me bajaron casi a empellones. Todo era un alboroto hiriente, inconexo.
Cuando traté de reanimarte me di cuenta que tu cabeza estaba sangrando. Era una herida
profunda, como si te hubiesen golpeado varias veces. Tratabas de incorporarte, pero no
podías. Y yo trataba de acomodarte en la cama, pero no tenía fuerza para hacerlo. El viento
seguía desparramándose por todo el cuarto. El frío crecía y se hacía insoportable. Fui hasta
el ropero y busqué una cobija o algo parecido, para abrigarte. Allí encontré algo que, al
mirarlo, paralizó todo mi cuerpo: una cabeza agusanada y maloliente. Los ojos estaban
expuestos, como si los hubiesen sacado a la fuerza con objeto punzante. El cabello estaba
a un lado y se notaba que había sido arrancado del cráneo. Cuando me repuse volví al sitio
en donde te había dejado y ya no estabas. Solo encontré tu ropa desgarrada. Las ventanas
estaban cerradas y la puerta de entrada estaba tapiada, como si nunca hubiera existido.
************************************
22
W. Finch llegó a mi lado. Habían pasado tres semanas desde el día en que fui recluido en
el Hospital Mental Central. Empezó a hablar. No recuerdo que me haya saludado. Alguien
me había anunciado su visita, creo que fue la enfermera Iris. Desde que fui internado me
sometían a interrogatorios pausados. Casi siempre lo hacía el siquiatra de planta. Siempre
impersonal, nada amable o cálido. Las preguntas eran algo así como sacadas de un
protocolo general: ¿Qué es lo que más recuerda? ¿Cuándo lo trajeron, usted supo por qué?
¿A quién tanto nombra cuando está dormido, es su novia; o su madre? Porque lo que dice
es incoherente. Una mezcla de narrativas un tanto escabrosas y expresiones
monotemáticas recurrentes y, hasta cierto punto, inverosímiles: “el autoritarismo siempre
ha existido y marca a quien lo ha sufrido. Sobre todo, cuando se ha producido en la familia,
casi siempre por parte del padre. Esto para no hablar de las niñas que han sido vulneradas
y ultrajadas”. Entiendo que usted es el señor Arcadio, el sicólogo que siempre ha trabajado
en proyectos de investigación relacionados con desarreglos comportamentales del sujeto
se niega a aceptar la vida societaria. Y que, además, ha tratado de construir una teoría
novísima acerca de la soledad interior de los dirigentes políticos y de conglomerados
sociales. No sé si recuerda que, usted, estuvo vinculado judicialmente por la muerte de dos
mujeres también investigadoras sociales, mientras desarrollaban su trabajo de campo en
las afueras de la ciudad. De todas maneras da lo mismo. Para nosotros está claro que usted
es algo parecido a un caso perdido. Fundamentalmente teniendo en cuenta la peculiar
historia de “La casa cerrada” que tanto ha dado de que hablar en la ciudad.
Tan pronto supe que estabas internado, viajé desde ciudad Panamá. Allí he vivido y
trabajado desde que estuvimos realizando la investigación fundamentada en nuestra teoría
acerca de la soledad interior de los líderes políticos y sociales. Después que nos separamos
me vinculé a un proyecto financiado por una organización internacional que promueve
estudios de psicología aplicada, particularmente relacionados con las variaciones en los
23
comportamientos individuales y colectivos en contextos sociales de la ciudad y el campo.
Considero importante hacer énfasis en lo siguiente: esta organización, a su vez, está
financiada por la DEA y, en perspectiva, efectúa estudios de más largo aliento. Algo así
como adquirir insumos teóricos y prácticos para postular y aplicar procedimientos que
tendencialmente inhiban a los sujetos en términos de su comportamiento ante procesos de
lo que ellos denominan revolucionarizaciòn o desestabilización de los gobiernos afines al
modelo democrático de Estados Unidos y algunos países de la Unión Europea. Pero no
solo en términos de “persuasión”; si no que, también, incluye la aplicación de
procedimientos que suponen la intervención directa a través de mecanismos militares y/o
paramilitares. Precisamente en Panamá se hizo una especie de piloto que fue replicado en
otros países, particularmente de América del Sur.
He tenido conocimiento de tus actividades. Lo que más me extraña es el viraje que has
dado respecto a tu ideario. Por más que me esfuerzo no logro entender tu decisión de
vincularte a un proyecto que yo tipifico como escabroso: la psicología clínica aplicada en
entornos extra hospitalarios con pacientes cuyas patologías de base están asociadas a
comportamientos bipolares o, por lo menos, paranoides. Pero lo más grave es que
interviniste esas patologías aplicando procedimientos inapropiados faltando la ética
profesional: el encerramiento de los pacientes en lugares inhóspitos con controles un tanto
represivos, sin ninguna bitácora ortodoxa como definen los cánones fundamentales, dando
lugar a extravíos trágicos; como en el caso de tu novia y de su amiga Beatriz.
********************************
Existe un componente ajeno en eso de precisar los condicionantes primarios. Una vez se
ha logrado establecer e identificar las líneas de comportamiento individual, aparece la
desagregación de los roles: cada sujeto empieza a enhebrar acciones sin prever los daños
colaterales. Asi, entonces, el principio societario se convierte en fragmentación y lo
24
percibido no es otra cosa que un escenario que puede ser excluido o inadvertido. Lo que
llamamos locomoción social se extingue y, en su lugar, se erige el albedrío absoluto. Es por
esto, Beatriz, que las reclusiones hospitalarias controladas son absolutamente
innecesarias. Lo que cabe, en su reemplazo, son las intervenciones extra hospitalarias,
aplicando ciertos procedimientos no permitidos por la ortodoxia de la psicología clínica; pero
que pueden llegar a convertirse en nuevos paradigmas. Por ejemplo: reclusiones en
espacios cerrados que aíslen totalmente al sujeto y permitan ejecutar restricciones severas
a la denominada libertad de cuerpo y espíritu. Si se quiere, el maltrato puede inducir al
sujeto a que reemplace el albedrio por una visión societaria en donde los controles están
medidos y aplicados de acuerdo a las normas establecidas. Yo sé que es una opción
doctrinaria fundamentalista; pero considero que no de otra manera se puede tratar las
desviaciones a que conduce la absolutización de la libertad individual. Cada sujeto es, en
sí, una pieza que debería siempre ajustarse a la maquinaria propia de la civilización
entendida como un todo armónico.
Pero es que no alcanzo a entender, Adalberto, tu teoría. Es como si diéramos la vuelta a lo
que tanto hemos pregonado: la libertad del sujeto debe prevalecer siempre, no importa si
se exhibe como degradación o como trastrocamiento de los valore llamados universales y
que involucran la colectividad, la civilización y la moral. Es, ni más ni menos, aceptar que la
cultura y sus agregados sociales, incluye la eliminación de los condicionantes represivos al
momento de evaluar la conducta; por lo mismo que esta es algo asi como la consecuencia
de la vinculación del ser a determinados contextos sociales que existen y evolucionan de
conformidad con patrones que no es posible predeterminar.
*********************************
Ella sigue ahí, como dormida. Por más que trato de abrir la puerta no he podido. Este
encerramiento es brutal. Las ventanas siguen en el mismo sitio; pero cada vez son más
25
estrechas. Además, una manta obscura impide el paso de la luz. Una tiniebla constante,
que me impide la identificación de quienes han entrado, o que siempre han estado aquí.
Mis pasos son cada vez más pesados. Ir de un lado a otro en el cuarto constituye un
esfuerzo casi imposible. A cada nada tropiezo con los cuerpos que permanecen tirados en
el piso, como obstáculo inamovible que ha permanecido desde tiempo inmemorial. Ya ni
siquiera logro enhebrar conceptos por simples que puedan ser. Me he convertido en sujeto
esquizoide; cuando trato de recordar que pasó, lo único que queda claro es que la encontré
en la calle en compañía de Beatriz. Y que traté de explicarles lo que había pasado. Pero,
después, corrí hasta el parque y me sumergí en la pileta central, tratando de ahogar mis
palabras, incoherentes, insumisas, lacerantes. El recuerdo vivo de lo que había pasado en
otro tiempo: una huella cada vez más ambigua. Mi memoria, como casi siempre, se
escurría, se desdibujaba en ese laberinto de voces y de inseguras expresiones corporales.
Como cuando estaba en medio de las pacientes que emergían de cualquier lugar. Estaba
en la clínica, pero, al mismo tiempo en la casa cerrada que yo mismo había diseñado para
fustigar a las enfermas que no tenían ninguna opción; por lo mismo que habían
profundizado su locura tipificada como incurable. Y mi vuelo se haría cada vez más
grotesco. Iba y venía como sujeto perdido en la inmensidad de mi desequilibrio.
Ahí está en su condición de mujer que no atinaba a entender lo que estaba pasando.
Cuando la obligué a estar conmigo. Cuando la golpeé, ella me miraba extraviada,
absolutamente sorprendida. Recuerdo que con Beatriz había hecho lo mismo. Esta casa se
hace cada vez más estrecha, más obscura, más fría. Los muros son como bestias vivas,
amenazantes. Y es que así es la vida de quienes no hemos podido entender nuestra
condición de sujetos asociados; quienes hemos perdido todo, en términos de
relacionamiento y, por esta vía, vamos disolviendo la razón de ser. Condicionados, en
extrañamiento. Casi imbéciles, transitando sin sentido, sin orientación. Y vamos como
26
construyendo una opción de venganza, de resentimiento profundo. Y nos acostumbramos
a la indolencia y a la dejadez. No vemos otra cosa que la posibilidad de obligar a los demás,
atándolos a nuestra visión de vida; a nuestra perversidad, como si propusiéramos el
desdoblamiento como única opción. Y eso es lo que me he propuesto. Por lo pronto, me he
erigido como promotor de procedimientos insensatos; como actor de comedia trágica en la
cual se transforma la latencia en realidad que debe ser exterminada, comoquiera que se
extiende como estado enfermizo universal.
Y este parque me vería cruzar, ese día. Con ellas enjauladas, apaciguadas, a mi lado. Les
había dicho que el distanciamiento sería el primer paso hacia la emancipación. Que habría
una nueva percepción, en cuanto lográramos redefinir los condicionantes; la lógica de las
secuencias en tiempo y lugar. Algo así como la promoción de un nuevo demiurgo que ejerza
como liberador y conlleve a una nueva opción de vida. Un trámite que solo será posible a
partir de nuestra propia reconversión: un sacrificio necesario. En eso de entender principio
de morir para después renacer.
**************************************
Y es que usted no nos entiende: lo que ha pasado no puede ser revertido. Los daños son
irreparables. Las dos mujeres han estado retenidas en condiciones aberrantes. Y no es solo
que hayan sido vejadas corporalmente. Es que, además, han estado sometidas a
procedimientos supuestamente soportados en la ortodoxia de la psicología clínica para
sujetos con patologías graves asociados al comportamiento. Han tenido trastornos
profundos originados en su más temprana infancia; han vivido en una especie de dicotomía
entre su condición de personas vinculadas a un entorno social concreto; y un proceso de
mistificación de su consciencia, diluyéndose en acciones paranoides y esquizoides. Y se
27
han perdido para siempre. Ya no vale la pena que usted siga con ese discurso ampuloso.
Lo que hemos visto bastaría para reseñarlo como persona que no ha sido capaz de dilucidar
el alcance de sus actuaciones. El hecho de que esté internado e incomunicado no supone
que nosotros estemos inhibidos para presentar cargos. Es más, nadie cree que usted sea
sujeto inimputable.
No sigas insistiendo, Beatriz. Para mí está absolutamente claro que no puedo seguir en
esto. El tiempo me ha dado la razón: los hospitales psiquiátricos no ofrecen ninguna
garantía. El solo hecho de realizar procedimientos pretendiendo establecer que la conducta
es ajena al entorno y al relacionamiento, supone que estamos de vuelta. Como si los
experimentos que han pautado el desarrollo de la psicología clínica no hubieran aportado
los insumos necesarios para entender que la psicopatía deriva, precisamente, de la
permisividad respecto a la conducta de sujetos que desde su infancia evidencian una clara
tendencia anti-social. Por mucho que pretendamos auscultar el origen y tratar de definir
como atenuantes el impacto de las vulneraciones recibidas bien sea en la familia o en
entornos de estrecha relación con esta.
Esta casa me aprisiona. Ella sigue en el mismo sitio; como si el tiempo se hubiera detenido.
W. Finch seguía observando: tal vez no era cierto lo que me dijo Adalberto. Al entrar percibí
que aquí se estafaría realizando un procedimiento irregular. Beatriz y Viridiana, desnudas,
me miraban sin verme. Sus ojos, desmesuradamente abierto, no acertaban un punto fijo; ni
siquiera podían seguir la dirección de mis pasos. No hablaban. Emitían sonidos guturales.
Sus movimientos son inapropiados, como respondiendo a estimulaciones imprecisas.
Como le hemos venido diciendo, no se trata de recomponer su conducta. Todo en usted es
grotesco, desvertebrado. Enhebrar ideas es una acción consciente, vinculada con el hecho
de reconocerse a sí mismo. El ser en sí, no es algo asimilado al albur; lo estados mentales
no aparecen así no más. Derivan de hechos que pueden ser referenciados e identificados.
28
Por lo mismo, entonces, cada sujeto debería entender su dinámica. Cuando esto no sucede,
estamos adportas de trastornos livianos o severos; dependiendo de circunstancias y
condiciones concretas. Lo suyo, señor Adalberto, lo hemos tipificado como síndrome de
disincronía presentada en su infancia y que no fue diagnosticado ni atendido en su
momento, dando lugar a una especie de ausencia respecto al entorno y, en general, con
afectación en su relacionamiento social. Con un agravante no circunstancial: el entramado
de sus actuaciones es algo que podríamos asimilar a la perversidad.
****************************************
De lo que somos, el comienzo. En este laberinto inhóspito que se prolonga. Toda la vida
inmerso en la desazón inherente a la pérdida de referentes benévolos. La memoria
transitando vericuetos hasta ahora desconocidos. Mi aventura erosionada a mitad de
camino. Justo cuando creí que iba tras la pista de la verdad. Ya, de tiempo atrás, he perdido
la capacidad de discernir. Otrora tenía suficiente talante para enfrentar cualquier situación.
Como cuando estuve en el hospital San Egidio: Se trataba de entender la dinámica del
tiempo, en el cuerpo de una paciente que estaba perdida en sus alucinaciones desde que
tenía trece años. Y diseccioné sus vivencias, atrapadas en la desventura. Había crecido al
lado de su abuela paterna. Y no fue propiamente una experiencia benévola. Era, más bien,
un trajín asociado a circunstancias derivadas de la enajenación que era algo así como la
razón de ser de la señora Hermenegilda. Ella había vivido en una especie divertimento
como música acompañante de extrañas historias. Todas tejidas en una perspectiva
obscura; por lo mismo que el extrañamiento era su soporte. Recuerdo, además, que la niña
había quedado atrapada durante cuarenta días en “la casa de los tormentos”. Era un sitio
reservado para quienes habían trasgredido las normas internas del reclusorio. Su Estancia
le produjo traumas. Afectaciones que involucraron su consciente, casi en términos
irreversibles. Y, a partir de ahí, empezaría a deambular en el espectro de lo sensible.
29
Aturdida en su imaginario; además de las profundas heridas en su cuerpo que la
inhabilitarían por el resto de su vida. Y, entonces, Viridiana se haría cómplice de los
detentadores del poder universal de la logoterapia; por una vía impropia en tanto que
ejercería como punta de lanza para penetrar en los sentidos de sus compañeras de
infortunio. Y se dice que, en todo el contexto de su forzoso tratamiento experimental, fue
presentada como la discípula amada por el director del hospital. Y vendrían en romería los
practicantes. Y su experiencia en el encierro, sin ventanas precisas, sin puertas que
posibilitaran algún escape latente; pasaría a ser la cartilla dogmática impuesta, sin ninguna
contemplación.
*************************************
Pasaría mucho tiempo antes que pudiera resarcirme: Finch actuaba como tutor. Como
curador de las desilusiones. En una pasarela inhóspita. Y recorrí con él la memoria
obstruida de Viridiana y la mía. Una enervación vinculante; por lo mismo que ejercería como
tejido hirsuto, punzante. Y volvería a mi primera infancia: la condicionalidad como
segregación constante; como impertinente presencia de las aplicaciones terapéuticas. Y
estaba yo en “la casa de los tormentos”, al lado de Viridiana. Y, en algunas ocasiones, nos
visitaba Beatriz. En algún momento del tránsito perentorio, Finch me obligaba a vulnerarlas.
Varias veces agolpeé a Viridiana. Y propicié su encierro dentro del encierro. Todo, pues, en
una sucesión de aventuras azarosas. Esa casa fría, inacabada: Memoria precluida casi
desde el momento de la iniciación. Porque, ella y yo, fuimos forzados a subsumirnos en el
tiempo del olvido. Y volvimos al nuestro primer tiempo: un frenesí de acontecimientos. Yo
volví a ver a mi madre y a su amante furtivo, necesario para que el instante de mi nacimiento
fuera una realidad permitida. Y, ella, envanecida por su triunfo sobre mi padre. Y los golpes
recibidos harían mella en su cuerpo y en su perspectiva como mujer insumisa.
30
Cada quien, decía Finch, es una oportunidad para trasegar en el tiempo; en la cotidianidad
de la vida. Que, en fin de cuentas, es eso: posibilidad latente que es necesario despertar;
apuntalar. Es un manifiesto siempre inédito; comoquiera que somos solo instante que se
concreta en cada paso que damos. Es decir, como enhebraciòn que se hace visible solo en
razón a la ausencia de los mecanismos de control. En el tiempo, en el quehacer prefigurado;
en las circunstancias asociadas al embeleso lúdico o doliente. Algo así como una
malversación del acumulado histórico. Y somos itinerantes. Hemos pervertido la razón
como primigenia verdad heredada. Nada que ver con el Absoluto ideado para domesticar
al sujeto individual y colectivo.
Ya en la tarde, Finch cerraba las puertas que no había abierto; pero que nos había obligado
a imaginarlas traslúcidas; a mirar desde adentro a todos los personajes pasantes, en
aceleración invertida: como en afanosa carrera hacia el lugar en que comenzó la vida. Y
cerraba las ventanas que tampoco había abierto, simplemente porque no existían. Algo así
como dibujar cualquier entorno con el lápiz del olvido. Y me fui diluyendo en el desierto
creado sin que yo supiera.
El sueño fue creciendo con nosotros. Sumergidos en la impotencia para contener las
imágenes, en veces bochornosas; personajes y escenarios ya conocidos, pero
reconstruidos a partir de lo éramos en manos de Finch y de sus historias desmembradas.
Cuerpos vagando sin horizonte, pero propiciadores de alienantes sortilegios. Aventuras sin
pausa denotaban alegorías enfermizas en las cuales la pulsión del sujeto se inhibía en
términos absolutos. Reyertas insumisas, la libido dando saltos asincrónicos; la prepotencia
de los estorninos en sus fulgurantes maniobras desafiando la regla básica de la
geometría del espíritu.
En fin que lo que eran Beatriz y mi amante Viridiana, era algo asi como figuras simbólicas
en conexión con la falsa réplica de del epicureísmo. Ellas imbuidas de relacionamiento
31
libertario fingido; forzando realizaciones en contextos sociales insubstanciales: como
cuando se daban a la tarea de proporcionar soluciones en perspectiva de un tipo de
psicología clínica vinculada con teorías de la sociología del sujeto inveteradamente
sometido. Tal vez por esto empecé a vislumbrar la posibilidad de retrasar todo el proyecto
que habían iniciado. En esa latente tendencia que me ha acompañado en lo que concierne
al entendido de propiciar la muerte independientemente de cualquier connotación moral y/o
criminal. En mi era la razón de ser de mi teoría acerca de la relación entre albedrío y los
principios que cimentaron la propuesta de Epicuro al fundar “El Jardín”. Inclusive en
promoción de reacciones vinculantes respecto a la psicología profunda de Jung. Tal vez,
entonces, se originó en mi la necesidad de matarlas. Y sí que lo hice, de a poquito.
Empezando por Viridiana. En una encerrona como réplica del Segundo Circulo de Dante.
*****************************************
Ha pasado mucho tiempo. El vigor de mi cuerpo se ha transformado en mezcla gelatinosa.
Y no fui, en fin de cuentas lo que quise ser: enhebraciòn lógica en concordancia con la
teoría de sujeto cobijado por el manto freudiano, Más que nada porque la distancia entre la
razón en sí y la sinrazón, ha devenido en pura fantasía ominosa: fui descorriendo el velo
tratando de hallar transparencia; pero me encontraría siempre en el mismo sitio obscuro.
Casi al tenor de lo descrito por Rodolfo Urribarri en su obra “Descorriendo el velo so de la
latencia”. Y sí que, entonces, lo había leído y me había subsumido en él. Casi como
navegando adormilado; presa de la nostalgia por el vuelo primero de mi sexualidad. Y en
esto habría de llegar al túmulo que cubre la memoria sepultada durante todo mi periplo. Y
avergonzado tendría que reconocer que mi pulsión estaba centrada en mi recóndita
misoginia. Tal vez por eso la encerré y la vejé tanto tiempo. Es decir, Viridiana sufriría en
cuerpo y espíritu mi actuar ignominioso. Proceloso sujeto; yo perdido, apertrechado en mi
desvarío.
32
Finch escribió un texto acerca de la envidia como fatalidad que ha acompañado a la
humanidad desde siempre. Dice que no es otra cosa (la envidia) que la aproximación a la
posibilidad de emulación. Según él todos los científicos han logrado sus hallazgos
excepcionales, por lo mismo que se han fijado en los otros. Cada uno en perspectiva de
“imitación” en sus diferentes ámbitos. Y yo me pregunto si lo mío respecto a Viridiana había
sido eso: es decir una constante envidia; por lo mismo que ella había logrado la aceptación
de todos sus proyectos. Y, tal vez, lo más importante, que hubiera alcanzado éxito en la
aplicación de su teoría acerca del desdoblamiento del sujeto en términos de sus pulsiones;
hasta convertirse en itinerante sombrío bipolar y, al mismo tiempo en acucioso protagonista
de infinitas expresiones asimiladas a lo que pudiera entenderse como cotidianidad
vivificante; casi como esperanza de transformación redentora.
*******************************
Nunca supe que fue primero. Si este silencio mío, derivado de mi profunda tristeza. O el yo
que difiere de todo lo que se pudo haber contado. Y esta opción dubitativa que no me deja
asir la ternura, ni la esperanza. Esto es lo mismo que vagar por ahí. Entornos de asfixia.
Que recuento ahora. Y que me han asediado. Decir, entonces, otraparte es tanto como que
no entiendo lo que me cruza la piel y mi cabeza. He estado a la espera de revivir lo mío.
Desde el momento mismo de haber nacido. Tratando de recordar sí, ese tiempo pasado,
tuve alguna ilusión. Sí, por ejemplo, no pude localizar lo que era. Y, esto, me ha generado
una angustia, en todo mi tránsito por lo que llevo de vida. Metiéndome en este cuerpo. Y
tratando de exhibirlo como trofeo de mí mismo. Es una sensación de vértigo. Y, por lo
mismo, no recuerdo si tuvo su origen desde allí. Desde ese desprendimiento con respecto
a mi madre. Y, el silencio, me lleva a estar más lejos. Desde que se inauguró la palabra.
Como si volviese a ese pasado absoluto de todos y todas. Siendo así, manifiesto que lo
que soy, no sé si era proyecto mío. O de quien. Como relámpago, mi memoria se torna
33
cada vez más obsoleta. Nunca supe que fue primero. Si este silencio mío, derivado de mi
profunda tristeza. O el yo que difiere de todo lo que se pudo haber contado. Y esta opción
dubitativa que no me deja asir la ternura, ni la esperanza. Esto es lo mismo que vagar por
ahí. Entornos de asfixia. Que recuento ahora. Y que me han asediado. Decir, entonces,
otraparte es tanto como que no entiendo lo que me cruza la piel y mi cabeza. He estado a
la espera de revivir lo mío. Desde el momento mismo de haber nacido. Tratando de recordar
sí, ese tiempo pasado, tuve alguna ilusión. Sí, por ejemplo, no pude localizar lo que era. Y,
esto, me ha generado una angustia, en todo mi tránsito por lo que llevo de vida. Metiéndome
en este cuerpo. Y tratando de exhibirlo como trofeo de mí mismo. Es una sensación de
vértigo. Y, por lo mismo, no recuerdo si tuvo su origen desde allí. Desde ese
desprendimiento con respecto a mi madre. Y, el silencio, me lleva a estar más lejos. Desde
que se inauguró la palabra. Como si volviese a ese pasado absoluto de todos y todas.
Siendo así, manifiesto que lo que soy, no sé si era proyecto mío. O de quien. Como
relámpago, mi memoria se torna cada vez más obsoleta.
Por cuanto no atina a establecer, siquiera, los referentes primarios que pudiesen desatar
mi cuerpo, del yo sujeto. Es como una incandescencia milenaria. Como sí el Sol no me
hubiera alumbrado, desde el momento en que prefiguré como ser. En la latencia propia de
quienes hicimos camino. Desde ahí, al comienzo del tiempo.
Hoy, en la mañana, me propuse salir de viaje. En esa nave de papel que heredé de mi
padre. Como, el mismo decía “no vaya a ser que te extravíes en la vida que te ha sido
dada”. Y rogué, en este hoy, que me fuera impuesta la brújula navegante, sin par. Esa que
he tenido en mis sueños. Pero que, cuando despierto ya no estaba. O está. No sé, en
verdad lo que pueda decir y pensar. En este mediodía ligero, coloqué mi barquita en el lago
inmenso situado junto a mi casa. Y la soplé, como intentando que hiciera mar en lo que no
es ahora. Y, su fragilidad, la hizo naufragar. Menos mal que no la había montado. O, mejor
34
sería decir, lo debí hacer; para ver si este desasosiego se hunde y se ahoga. Y que, yo
como sujeto herido, no me levantara jamás, del fondo grasoso que creí intuir primero.
Busqué un reparador de ilusiones dañadas, como para ver si la podía rescatar. Y, este, me
la entregó casi recién hecha.
Entonces, me fui con ella debajo de mi brazo. Llegué al mar verdadero, en la tarde de este
día. Y toqué, con mis pies, la laminita de agua en la orilla-playa. Y sentí que ascendía hacia
el espacio abierto. Que empecé a flotar como sujeto herido de muerte, en esta vida. Y que
busca la otra en cualquier parte. Es un unísono lenguaje cantado. El límite de mi ascenso
fue la pesadez de mi cuerpo y el yo sujeto. Empecé a notar que me hacía falta el suelo. Y
el agua de mar, para seguir navegando en mi reconstruida barquita. Bajé en la noche.
Escuchaba el trepidar del agua. Y la fuerza del viento que se erigía como potencia mayor.
Y que transportaba las olas, por la vía de enseñarles sus caminos. Y yo fui señalado y las
olas me pegaban como fuerza casi inaudita. Toda la noche en eso. Sin poder dormir. Tal
vez porque temía que, al llegar el otro día, se haría más fuerte mi desazón y mi incapacidad
para seguir yendo con mi barquita.
Empecé a sentir que no podía moverme. No sé si era todavía noche. O si era el otro día.
Lo cierto es que estaba inmóvil. Desarropado. En una miseria de vida dolorosa. Pero podía
hablar. Y traté de expresar algo, por la vía de mis palabras aprendidas al nacer. Y sentí que
solo era un balbuceo insípido, irrelevante. Un vuelo de lenguaje asido al piso. Como no
entendedera construida aquí en este presente, que heredé de quienes fueron primero que
yo. Y, en el desvarío siguiente, entendí que eso era mi muerte,
35

Más contenido relacionado

Similar a entrampado.docx

Ensayo sobre los locos de mi pueblo
Ensayo sobre los locos de mi puebloEnsayo sobre los locos de mi pueblo
Ensayo sobre los locos de mi pueblo
fayobarrios
 
Ensayo sobre los locos de mi pueblo
Ensayo sobre los locos de mi puebloEnsayo sobre los locos de mi pueblo
Ensayo sobre los locos de mi pueblo
fayobarrios
 
Episodio uno
Episodio unoEpisodio uno
El fantasma y la cripta
El fantasma y la criptaEl fantasma y la cripta
El fantasma y la cripta
Marta Martínez Aguirre
 
Mundos Narrativos Posibles
Mundos Narrativos PosiblesMundos Narrativos Posibles
Mundos Narrativos Posibles
Jorge Engelbeer
 
Tiempo de la historia y del relato
Tiempo de la historia y del relatoTiempo de la historia y del relato
Tiempo de la historia y del relato
Vanessa Silva Zenteno
 
Fuga abreviada
Fuga abreviadaFuga abreviada
Libro LA MUJER DE SAL
Libro LA MUJER DE SALLibro LA MUJER DE SAL
Libro LA MUJER DE SAL
Ingrid Odgers
 
Amparo Dávila. Cuentos
Amparo Dávila. CuentosAmparo Dávila. Cuentos
Amparo Dávila. Cuentos
Esperanza Sosa Meza
 
2015 diario de viaje
2015 diario de viaje2015 diario de viaje
2015 diario de viaje
Josefina Delia
 
Género narrativo: Ejemplos de elementos
Género narrativo: Ejemplos de elementos Género narrativo: Ejemplos de elementos
Género narrativo: Ejemplos de elementos
natrala
 
La Risa del Vampiro de Robert Bloch
La Risa del Vampiro de Robert BlochLa Risa del Vampiro de Robert Bloch
La Risa del Vampiro de Robert Bloch
Fernando Edmundo Sobenes Buitrón
 
Lea detenidamente el cuento La historia de una hora de Kat.pdf
Lea detenidamente el cuento La historia de una hora de Kat.pdfLea detenidamente el cuento La historia de una hora de Kat.pdf
Lea detenidamente el cuento La historia de una hora de Kat.pdf
response3
 
Cuentos de Varro
Cuentos de VarroCuentos de Varro
Cuentos de Varro
Enveces
 
Amor divina locura
Amor divina locuraAmor divina locura
Amor divina locura
Helend Mora
 
ORACIÓN - ¿Quién eres?
ORACIÓN - ¿Quién eres?ORACIÓN - ¿Quién eres?
ORACIÓN - ¿Quién eres?
MJDspain
 
El nacer del alma
El nacer del almaEl nacer del alma
El nacer del alma
Uikka
 
Libertad negra, pristina y otros relatos
Libertad negra, pristina y otros relatosLibertad negra, pristina y otros relatos
Libertad negra, pristina y otros relatos
Luis Parmenio Cano Gómez
 
Bella conchita y otros relatos
Bella conchita y otros relatosBella conchita y otros relatos
Bella conchita y otros relatos
Luis Parmenio Cano Gómez
 
Sujeto fugado
Sujeto fugadoSujeto fugado

Similar a entrampado.docx (20)

Ensayo sobre los locos de mi pueblo
Ensayo sobre los locos de mi puebloEnsayo sobre los locos de mi pueblo
Ensayo sobre los locos de mi pueblo
 
Ensayo sobre los locos de mi pueblo
Ensayo sobre los locos de mi puebloEnsayo sobre los locos de mi pueblo
Ensayo sobre los locos de mi pueblo
 
Episodio uno
Episodio unoEpisodio uno
Episodio uno
 
El fantasma y la cripta
El fantasma y la criptaEl fantasma y la cripta
El fantasma y la cripta
 
Mundos Narrativos Posibles
Mundos Narrativos PosiblesMundos Narrativos Posibles
Mundos Narrativos Posibles
 
Tiempo de la historia y del relato
Tiempo de la historia y del relatoTiempo de la historia y del relato
Tiempo de la historia y del relato
 
Fuga abreviada
Fuga abreviadaFuga abreviada
Fuga abreviada
 
Libro LA MUJER DE SAL
Libro LA MUJER DE SALLibro LA MUJER DE SAL
Libro LA MUJER DE SAL
 
Amparo Dávila. Cuentos
Amparo Dávila. CuentosAmparo Dávila. Cuentos
Amparo Dávila. Cuentos
 
2015 diario de viaje
2015 diario de viaje2015 diario de viaje
2015 diario de viaje
 
Género narrativo: Ejemplos de elementos
Género narrativo: Ejemplos de elementos Género narrativo: Ejemplos de elementos
Género narrativo: Ejemplos de elementos
 
La Risa del Vampiro de Robert Bloch
La Risa del Vampiro de Robert BlochLa Risa del Vampiro de Robert Bloch
La Risa del Vampiro de Robert Bloch
 
Lea detenidamente el cuento La historia de una hora de Kat.pdf
Lea detenidamente el cuento La historia de una hora de Kat.pdfLea detenidamente el cuento La historia de una hora de Kat.pdf
Lea detenidamente el cuento La historia de una hora de Kat.pdf
 
Cuentos de Varro
Cuentos de VarroCuentos de Varro
Cuentos de Varro
 
Amor divina locura
Amor divina locuraAmor divina locura
Amor divina locura
 
ORACIÓN - ¿Quién eres?
ORACIÓN - ¿Quién eres?ORACIÓN - ¿Quién eres?
ORACIÓN - ¿Quién eres?
 
El nacer del alma
El nacer del almaEl nacer del alma
El nacer del alma
 
Libertad negra, pristina y otros relatos
Libertad negra, pristina y otros relatosLibertad negra, pristina y otros relatos
Libertad negra, pristina y otros relatos
 
Bella conchita y otros relatos
Bella conchita y otros relatosBella conchita y otros relatos
Bella conchita y otros relatos
 
Sujeto fugado
Sujeto fugadoSujeto fugado
Sujeto fugado
 

Más de Luis Parmenio Cano Gómez

Documento 74.pdf
Documento 74.pdfDocumento 74.pdf
Documento 74.pdf
Luis Parmenio Cano Gómez
 
gobernabilidad (1).pdf
gobernabilidad (1).pdfgobernabilidad (1).pdf
gobernabilidad (1).pdf
Luis Parmenio Cano Gómez
 
Negociación con El ELN (3).pdf
Negociación con El ELN (3).pdfNegociación con El ELN (3).pdf
Negociación con El ELN (3).pdf
Luis Parmenio Cano Gómez
 
actual.pdf
actual.pdfactual.pdf
apuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docx
apuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docxapuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docx
apuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docx
Luis Parmenio Cano Gómez
 
(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdf
(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdf(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdf
(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdf
Luis Parmenio Cano Gómez
 
Antonia Santos (1).pdf
Antonia Santos (1).pdfAntonia Santos (1).pdf
Antonia Santos (1).pdf
Luis Parmenio Cano Gómez
 
reformas.pdf
reformas.pdfreformas.pdf
Tiniebla (1).pdf
Tiniebla (1).pdfTiniebla (1).pdf
Tiniebla (1).pdf
Luis Parmenio Cano Gómez
 
La politica.pdf
La politica.pdfLa politica.pdf
La politica.pdf
Luis Parmenio Cano Gómez
 
decisiones.docx
decisiones.docxdecisiones.docx
decisiones.docx
Luis Parmenio Cano Gómez
 
en casa de liboria.docx
en casa de liboria.docxen casa de liboria.docx
en casa de liboria.docx
Luis Parmenio Cano Gómez
 
La soledad de Francia Márquez Mina.docx
La soledad de Francia Márquez Mina.docxLa soledad de Francia Márquez Mina.docx
La soledad de Francia Márquez Mina.docx
Luis Parmenio Cano Gómez
 
Mujeres bajo fuego
Mujeres bajo fuegoMujeres bajo fuego
Mujeres bajo fuego
Luis Parmenio Cano Gómez
 
La luna seguía
La luna seguíaLa luna seguía
La luna seguía
Luis Parmenio Cano Gómez
 
Del fútbol como deporte de atletas
Del fútbol como deporte de atletasDel fútbol como deporte de atletas
Del fútbol como deporte de atletas
Luis Parmenio Cano Gómez
 
Yo, claudia
Yo, claudiaYo, claudia
El baile del mentiroso mayor
El baile del mentiroso mayorEl baile del mentiroso mayor
El baile del mentiroso mayor
Luis Parmenio Cano Gómez
 
Ley de financiamiento 1943 de crecimiento 2019
Ley de financiamiento 1943 de crecimiento  2019Ley de financiamiento 1943 de crecimiento  2019
Ley de financiamiento 1943 de crecimiento 2019
Luis Parmenio Cano Gómez
 
La tapa
La tapaLa tapa

Más de Luis Parmenio Cano Gómez (20)

Documento 74.pdf
Documento 74.pdfDocumento 74.pdf
Documento 74.pdf
 
gobernabilidad (1).pdf
gobernabilidad (1).pdfgobernabilidad (1).pdf
gobernabilidad (1).pdf
 
Negociación con El ELN (3).pdf
Negociación con El ELN (3).pdfNegociación con El ELN (3).pdf
Negociación con El ELN (3).pdf
 
actual.pdf
actual.pdfactual.pdf
actual.pdf
 
apuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docx
apuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docxapuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docx
apuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docx
 
(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdf
(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdf(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdf
(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdf
 
Antonia Santos (1).pdf
Antonia Santos (1).pdfAntonia Santos (1).pdf
Antonia Santos (1).pdf
 
reformas.pdf
reformas.pdfreformas.pdf
reformas.pdf
 
Tiniebla (1).pdf
Tiniebla (1).pdfTiniebla (1).pdf
Tiniebla (1).pdf
 
La politica.pdf
La politica.pdfLa politica.pdf
La politica.pdf
 
decisiones.docx
decisiones.docxdecisiones.docx
decisiones.docx
 
en casa de liboria.docx
en casa de liboria.docxen casa de liboria.docx
en casa de liboria.docx
 
La soledad de Francia Márquez Mina.docx
La soledad de Francia Márquez Mina.docxLa soledad de Francia Márquez Mina.docx
La soledad de Francia Márquez Mina.docx
 
Mujeres bajo fuego
Mujeres bajo fuegoMujeres bajo fuego
Mujeres bajo fuego
 
La luna seguía
La luna seguíaLa luna seguía
La luna seguía
 
Del fútbol como deporte de atletas
Del fútbol como deporte de atletasDel fútbol como deporte de atletas
Del fútbol como deporte de atletas
 
Yo, claudia
Yo, claudiaYo, claudia
Yo, claudia
 
El baile del mentiroso mayor
El baile del mentiroso mayorEl baile del mentiroso mayor
El baile del mentiroso mayor
 
Ley de financiamiento 1943 de crecimiento 2019
Ley de financiamiento 1943 de crecimiento  2019Ley de financiamiento 1943 de crecimiento  2019
Ley de financiamiento 1943 de crecimiento 2019
 
La tapa
La tapaLa tapa
La tapa
 

Último

el pensamiento critico de paulo freire en basica .pdf
el pensamiento critico de paulo freire en basica .pdfel pensamiento critico de paulo freire en basica .pdf
el pensamiento critico de paulo freire en basica .pdf
almitamtz00
 
Inteligencia Artificial para Docentes HIA Ccesa007.pdf
Inteligencia Artificial para Docentes  HIA  Ccesa007.pdfInteligencia Artificial para Docentes  HIA  Ccesa007.pdf
Inteligencia Artificial para Docentes HIA Ccesa007.pdf
Demetrio Ccesa Rayme
 
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIACONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
ginnazamudio
 
Blogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdf
Blogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdfBlogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdf
Blogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdf
lautyzaracho4
 
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptxNuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
lautyzaracho4
 
Todo sobre el acta constitutiva de la empresa.pdf
Todo sobre el acta constitutiva de la empresa.pdfTodo sobre el acta constitutiva de la empresa.pdf
Todo sobre el acta constitutiva de la empresa.pdf
La Paradoja educativa
 
Sesión: El espiritismo desenmascarado.pdf
Sesión: El espiritismo desenmascarado.pdfSesión: El espiritismo desenmascarado.pdf
Sesión: El espiritismo desenmascarado.pdf
https://gramadal.wordpress.com/
 
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptxefemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
acgtz913
 
Power Point: El espiritismo desenmascarado
Power Point: El espiritismo desenmascaradoPower Point: El espiritismo desenmascarado
Power Point: El espiritismo desenmascarado
https://gramadal.wordpress.com/
 
1° T3 Examen Zany de primer grado compl
1° T3 Examen Zany  de primer grado compl1° T3 Examen Zany  de primer grado compl
1° T3 Examen Zany de primer grado compl
ROCIORUIZQUEZADA
 
2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado
2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado
2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado
GiselaBerrios3
 
Camus, Albert - El Extranjero.pdf
Camus, Albert -        El Extranjero.pdfCamus, Albert -        El Extranjero.pdf
Camus, Albert - El Extranjero.pdf
AlexDeLonghi
 
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJAPANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
estroba5
 
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
20minutos
 
El ensayo mexicano en el siglo XX LITERATURA
El ensayo mexicano en el siglo XX LITERATURAEl ensayo mexicano en el siglo XX LITERATURA
El ensayo mexicano en el siglo XX LITERATURA
Armando920824
 
Las Tecnologias Digitales en los Aprendizajesdel Siglo XXI UNESCO Ccesa007.pdf
Las Tecnologias Digitales en los Aprendizajesdel Siglo XXI  UNESCO Ccesa007.pdfLas Tecnologias Digitales en los Aprendizajesdel Siglo XXI  UNESCO Ccesa007.pdf
Las Tecnologias Digitales en los Aprendizajesdel Siglo XXI UNESCO Ccesa007.pdf
Demetrio Ccesa Rayme
 
EVALUACION ESTUDIANTIL 2023-2024 Ecuador - Costa.pptx
EVALUACION ESTUDIANTIL 2023-2024 Ecuador - Costa.pptxEVALUACION ESTUDIANTIL 2023-2024 Ecuador - Costa.pptx
EVALUACION ESTUDIANTIL 2023-2024 Ecuador - Costa.pptx
Victor Elizalde P
 
Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024
Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024
Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024
israelsouza67
 
Triduo Eudista: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote; El Corazón de Jesús y el...
Triduo Eudista: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote; El Corazón de Jesús y el...Triduo Eudista: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote; El Corazón de Jesús y el...
Triduo Eudista: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote; El Corazón de Jesús y el...
Unidad de Espiritualidad Eudista
 

Último (20)

el pensamiento critico de paulo freire en basica .pdf
el pensamiento critico de paulo freire en basica .pdfel pensamiento critico de paulo freire en basica .pdf
el pensamiento critico de paulo freire en basica .pdf
 
Inteligencia Artificial para Docentes HIA Ccesa007.pdf
Inteligencia Artificial para Docentes  HIA  Ccesa007.pdfInteligencia Artificial para Docentes  HIA  Ccesa007.pdf
Inteligencia Artificial para Docentes HIA Ccesa007.pdf
 
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIACONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
 
Blogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdf
Blogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdfBlogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdf
Blogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdf
 
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptxNuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
 
Todo sobre el acta constitutiva de la empresa.pdf
Todo sobre el acta constitutiva de la empresa.pdfTodo sobre el acta constitutiva de la empresa.pdf
Todo sobre el acta constitutiva de la empresa.pdf
 
Sesión: El espiritismo desenmascarado.pdf
Sesión: El espiritismo desenmascarado.pdfSesión: El espiritismo desenmascarado.pdf
Sesión: El espiritismo desenmascarado.pdf
 
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptxefemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
 
Power Point: El espiritismo desenmascarado
Power Point: El espiritismo desenmascaradoPower Point: El espiritismo desenmascarado
Power Point: El espiritismo desenmascarado
 
1° T3 Examen Zany de primer grado compl
1° T3 Examen Zany  de primer grado compl1° T3 Examen Zany  de primer grado compl
1° T3 Examen Zany de primer grado compl
 
2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado
2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado
2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado
 
Camus, Albert - El Extranjero.pdf
Camus, Albert -        El Extranjero.pdfCamus, Albert -        El Extranjero.pdf
Camus, Albert - El Extranjero.pdf
 
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJAPANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
 
A VISITA DO SENHOR BISPO .
A VISITA DO SENHOR BISPO                .A VISITA DO SENHOR BISPO                .
A VISITA DO SENHOR BISPO .
 
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
 
El ensayo mexicano en el siglo XX LITERATURA
El ensayo mexicano en el siglo XX LITERATURAEl ensayo mexicano en el siglo XX LITERATURA
El ensayo mexicano en el siglo XX LITERATURA
 
Las Tecnologias Digitales en los Aprendizajesdel Siglo XXI UNESCO Ccesa007.pdf
Las Tecnologias Digitales en los Aprendizajesdel Siglo XXI  UNESCO Ccesa007.pdfLas Tecnologias Digitales en los Aprendizajesdel Siglo XXI  UNESCO Ccesa007.pdf
Las Tecnologias Digitales en los Aprendizajesdel Siglo XXI UNESCO Ccesa007.pdf
 
EVALUACION ESTUDIANTIL 2023-2024 Ecuador - Costa.pptx
EVALUACION ESTUDIANTIL 2023-2024 Ecuador - Costa.pptxEVALUACION ESTUDIANTIL 2023-2024 Ecuador - Costa.pptx
EVALUACION ESTUDIANTIL 2023-2024 Ecuador - Costa.pptx
 
Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024
Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024
Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024
 
Triduo Eudista: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote; El Corazón de Jesús y el...
Triduo Eudista: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote; El Corazón de Jesús y el...Triduo Eudista: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote; El Corazón de Jesús y el...
Triduo Eudista: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote; El Corazón de Jesús y el...
 

entrampado.docx

  • 1. 1 Entrampado Según ella, lo mejor de su vida ya había pasado. Fueron aquellos momentos incomparables al lado de quien más amé. Y es que, en verdad, la había pasado bien. Desde el mismo momento en que conoció a Adalberto Patiño, sintió algo así como secuencias lógicas dentro del laberinto ilógico que la había acompañado. Era un decir. Pero, de alguna manera, el énfasis de sus palabras estaba del lado de aquellos eufemismos sólidos que eran su fortaleza: en todo lo que hacía vibraba una razón de ser un tanto amorfa. Todo el tiempo en función de lo mismo. Comoquiera que lo funcional estaba metido en su ceguera mental. Como mujer se sentía aludida por cualquier frase, aun fuera construida al calor de conversaciones nimias o absurdas. Sentía, casi siempre, un vacío en su interior. Una especie de incuria latente; pero que se desparramaba en cualquier momento. Una vida en pura expresión tendencial. Negaba cualquier posibilidad de crecer en lo que siempre han llamado algunos filósofos “la búsqueda del yo, para tratar de no desaparecer como sujeto”. Bien entrada la noche, llegó a su casa. Había estado en el hospital, visitando a su amiga Beatriz. Una enfermedad un tanto desconocida. El médico no había logrado descifrar el origen de los fuertes dolores de cabeza, acompañados de espasmos corporales cada vez más acelerados. Después de cerrar la puerta notaría que algo impreciso se movía por toda la casa. Y no era simple percepción ligera. Sin embargo hizo todo lo posible por no desperdiciar su racional entendido de lo que puede pasar en cualquier lugar y a cualquier hora.
  • 2. 2 De todas maneras azuzó lo que ella misma llamaba “una sorprendente capacidad para escuchar lo que ninguno puede escuchar”. Siguió adelante con la intención de descubrir lo que podría entenderse como secuencias incorpóreas que estarían dispersándose por toda la casa. Y recordó que, en su infancia, le había sucedido algo similar: ese día que la habían dejado sola en casa. Por cierto, su familia vivía en el barrio Villa Esmeralda: desde que su padre había dejado de pertenecer a la empresa. Era todavía muy temprano en la mañana. Se sintió arropada por vibraciones de origen desconocido. Trató de alcanzar la calle, pero la puerta estaba cerrada. Alguien había bloqueado la cerradura desde afuera. Sus pasos se harían cada vez más inseguros. La ventana del medio estaba abierta. Desde ahí se proyectaba una figura azulada, sin ningún perfil definido. Ya había ocurrido antes, cuando en una de las sesiones de trabajo del grupo de psicología clínica, el profesor Adalberto hacía referencia a la estampación de la libido: no es otra cosa que el desasosiego que nos recorre desde el mismo momento en que dejamos de ser infantes y nos convertimos en sujetos que potencian su pulsión en presencia de alguien que desean. La ventana se cerró. No supo por qué. Pero la figura no se había diluido. Simplemente había cambiado de sitio y de color. Seguía el vuelo que siguen las sombras cuando simplemente se enconchan en cualquier lugar. Como esa mañana que estaba sola, encerrada: estuvo corriendo por toda la casa; hasta que se sintió presa de un dolor de cuerpo, ya que alguien la golpeaba. Y, cerrando los ojos, trataría de imaginarse en medio de una fuga incierta, impulsada por el viento que se había acomodado en todo el espacio. No más entró en su cuarto, el silencio dejaría de estar presente. Unas voces encabritadas se extendían por todo el lugar. Y se alternaban con sonidos no conocidos antes. Cada que cerraba los ojos, su cerebro se desencajaba. Y se iba disolviendo la capacidad para recordar. Cada lugar, en el tiempo, era algo así como un vacío precursor de la ineptitud.
  • 3. 3 Beatriz estaba en el mismo sitio. Ahora eran convulsiones cada vez más incapacitantes. En el hospital, todas las luces estaban apagadas. Sentía que, cada giro en el universo, era el mismo momento que ya había vivido. Como cuando era niña. Su madre la acunaba sin dejar de recordar lo que había vivido en sus largos años. Siendo ella misma una niña que había dejado de crecer. Encarcelada en el horizonte estrecho de su libertad comprimida. Y cada roce de sus manos en la cara de su hija, no era diferente a las caricias que la abuela le brindaba. De ser así estaría en el proceso de confusión que ya había sido patentado por los precursores de la memoria inhábil. En donde el recuerdo siempre estaría asociado a la invidencia propia de quienes todo lo veían sin ver nada. No era, en sí, una alegoría impropia. Por el contrario: formas vinculantes que se extendían sin dejar de enhebrar las variables creadas de antemano; por parte de quienes estaban al mando de cualquier acción de disociación. Viridiana despertaría algún día. Lo que pasa es que Abelardo necesitaba hablarle. No podía esperar que la secuencia viajera de la posibilidad como latencia, aplazara la realización del compromiso. Mucho tiempo atrás, él mismo, había vivido en escenarios brutales. Por lo mismo que era acompañante de los oficiosos detentadores de la memoria. Tiempos aquellos de imperiosos deseos: disociaciones como soporte de la verdad asfixiada, realizaciones que, en perspectiva, acuñaban el espectro propio de las alucinaciones. Y recordaba su estancia en el hogar. Un periplo en el cual la dejadez era una constante inhóspita. El padre lidiando con su tendencial propensión a la violencia. Él mismo lo veía siempre presa de la irascibilidad. No podría entender nunca el ensañamiento con Eloísa, su madre. Como aquel día que quedara adportas de la ceguera; como resultado de los golpes recibidos en la frente. Casi inaudita la severidad. Sangraba a borbotones, mientras su padre la golpeaba cada vez con mayor dureza. Tal vez, se decía, venía de tiempo atrás; cuando Eloísa había insistido en el desamor.
  • 4. 4 Eloísa había conocido a Horacio Pamplona el mismo día que nació Abelardo. Era asistente del obstetra que la había atendido durante todo el embarazo. En una de la sesiones de control fue atendida por él, ya que el doctor Mauricio Orjuela no pudo estar. Eran como de la misma edad. Estudiante de medicina en la misma universidad. Un diálogo surtido de recuerdos, Siendo Horacio todavía niño había vivido momentos difíciles: la impropia desidia de sus hermanos, ante sus dolencias exacerbadas. Un cuerpo lleno de laceraciones de origen desconocido. Sólo habría la explicación asociada a la aparición en casa de figuras de diferentes colores, que vagaban y hendían sus espolones en su cuerpo. Por su parte, Eloísa, se daría cuenta de las afugias originadas en la perversión de uno de sus primos. La había abusado el mismo día que cumplió ocho años. Una brutalidad inenarrable; habida cuenta de la agresión en su hendidura. Todo como tratando de saciar las exigencias de su libido. El día anterior tuvo un sueño que fue premonitorio: Luces de colores demasiado brillantes; de colores no identificados, arropaban figuras que destruían cualquier noción la estética. Saltaban por encima de su cama, y, la herían en brazos y piernas. Ululaban expandiendo sonidos insumisos, por lo mismo que laceraban el oído. **************************************** La casa seguía ahí. Puertas y ventanas cerradas. Destacaba el color ocre todavía fresco. Adalberto trataba de forzar la cerradura y denotaba ansiedad absolutamente perceptible, Sus manos temblaban sin control. Vestía un enterizo burdo. Un tipo de dril color verde, Recordaba la textura de las guerreras que llevaban puestas los oficiales de los marines que invadieron Panamá. Inclusive, él mismo, había estado allí; cuando acompañaba al general Noriega. El 19 de diciembre de 1989, habían estado en ciudad Colón, tratando de reagrupar
  • 5. 5 el ejército. Iban y venían por el puerto increpando a quienes difundían la versión de que era necesaria la intervención de tropas extranjeras, argumentando que el General habría desviado la razón de ser de la revolución. Por más que hendía el atornillador en la chapa, no lograba abrir la puerta. Y se exacerbaba su lujuria; recordando los momentos de su estancia al lado de Viridiana. Por cierto, en un aposento lúgubre, comoquiera que era un cuarto maltrecho y húmedo. Situado al lado del refugio de las hetairas en decadencia. Un barrio de amplias calles que bordeaban las herrumbrosas clásicas de Atenas. Acezaba sin ningún tipo de pudor cuando, al fin. logró entrar. El interior estaba derruido. Paredes desconchadas y embadurnadas de líquido viscoso, maloliente. El piso estaba cenagoso y púrpura, como si se hubiese mezclado barro y sangre. El cuarto de Viridiana estaba abierto, lóbrego, distante. Yacía en la cama, en posición inicua; como cuando un cuerpo ha sido vejado y obligado a desandar un camino, en el tiempo pasado de los rehenes esclavos de los Señores. Beatriz seguía al lado de su madre. Ya las caricias no expresaban la ensoñación y la ternura de antes. Ella percibía el dolor que cruzaba su memoria. Lejano estaba ya el día que la acompañó al nacer. Su padre miraba la bruma que reverenciaba al sol que recién salía, embrujando de calor la ciudad. Hasta cierto punto insípido el entorno callejero. Envolvente manifiesto a la insurgencia de los rigores societarios. Una visión aplanada, inhóspita, carente de sosiego, como enjambre ponzoñoso; en donde tenía asiento la tristeza ante la partida de quienes tuvieron que huir de la violencia y la miseria. Y no es que Viridiana estuviera muerta; sucedía que su cuerpo estaba lacerado. Sus ojos irían perdiendo el inmenso brillo celeste. Ya no convocaban a la elucidación. Adalberto caminaba de un lugar para otro, viendo pasar la vida. Se detendría en cualquier momento. Lo que pasa es que su tiempo exigía decisiones inmediatas. Él sabía que debía resolver el bochornoso problema ocasionado por insensatez de quienes habían maltratado a su novia.
  • 6. 6 Y recabó en el recuerdo de las extrañas noches: siendo, como en verdad habían sido, expresión de la dicotomía entre querer ser y la no aceptación de lo que era. Una sinonimia de palabras envueltas para la disociación del pasado. ¡Sí, se detendría en cualquier momento! Pero es que, ahora, necesitaba estar lúcido, para no repetir lo que hizo cuando Beatriz estuvo a su lado. El día aquel que encontró la espina con la cual le hirió la frente, extendiéndola hasta los ojos. Y la ceguera vendría después; sin que hubiera sido beneficiosa la acción acariciadora de su madre. Algún día levantaría el cuerpo. Pero, antes, tenía que resolver lo que debía hacer respecto a su lujuriosa expectación. No había podido neutralizar su ansiedad. Seguía vagando. Iba desde el cuarto, hasta la puerta de entrada. Desencajó la ventana que daba al patio e inspiraba el aire frío, acerado. Caía la noche cuando se dio cuenta que el cuerpo de ella había desaparecido. Solo quedó el vidrioso piso en donde antes había dado tantos pasos. Volátiles sombras se escurrían por las paredes agrietadas, quejumbrosas, húmedas. El techo surtía un líquido viscoso nauseabundo, agitado. Se entreabrió la puerta y afuera se escucharon los mismos sonidos que antes habían apabullado toda la casa. Además, el frío era paralizante. Entraron las insidiosas figuras interpretando danzas grotescas, absurdas, por lo mismo eran cuerpos incompletos, muñones en vez de brazos y piernas, se desparramaron por toda la casa en inicua malversación del tiempo. ************************************************** Una vez salió de la casa en compañía de Beatriz, Viridiana se instaló en el centro de la ciudad. La habitación era espaciosa sin llegar a ser el esplendoroso refugio de su infancia. Llegaron cuando la noche era un arrebato de lluvia intensa. El conductor del vehículo estuvo
  • 7. 7 a tiempo para recogerlas. Previamente había realizado reconocimiento de todo el perímetro; de tal manera que ya estaba todo definido en términos del recorrido y las condiciones que permitirían el acceso, eludiendo cualquier vigilancia; por lo mismo que ya habían advertido el posicionamiento de los cómplices de Adalberto. Evocaba el tiempo que había vivido con su familia. Siguiéndole el paso a la melancolía como expresión constante, originada por el comportamiento procaz de su padre en todos los escenarios. Era un horizonte construido paso a paso; como simple secuencia advertida, casi siempre de la mano de acciones que ponían en evidencia la condicionalidad que conllevaba el sometimiento autoritario. Entonces, para ella, la vida había transcurrido en un contexto de severidad perversa; en tanto que nunca pudo elucidar las circunstancias reales en que se desenvolvían las relaciones familiares. Mucho tendría que ver, además, el comportamiento de su madre, como mujer con una afinidad propia respecto a quienes el sometimiento era algo así como lugar común y necesario. Nunca, entonces, haría ningún cuestionamiento. Como cuando no se vislumbra ninguna posibilidad de trasgresión. Por el contrario, aplicando la sumisión como punto de partida de cualquier actuación. Durante su permanencia en la escuela había evidenciado una tendencia al ocultamiento de lo que era la realidad vivida en el hogar. Tal vez en la intención de construir una especie de universo diferente, a partir de cifrar un modelo propio, en donde los referentes eran sus propios imaginarios; sintiéndose niña amada sin ningún tipo de vulneraciones. Como mujer involucrada en ejercicios rituales que tenían como soporte el profundo respeto por sus pulsiones de vida, como infante lúcida, tanto en sus proyectos; como también en los juegos de lúdica andante, brillosa, transparente. Fue en esa condición que conoció a Beatriz. Siendo ella, a su vez, una niña inmersa en un cuadro relacional familiar parecido. Y con esas expresiones y ansiedades comunes ellas fueron redefiniendo perspectivas.
  • 8. 8 El proceso de adaptación empezó el mismo día. Una vez despidió a Beatriz, se dio a la tarea de redefinir su proyecto. Sin embargo no pudo controlar la memoria. Esta se abriría camino a partir de posicionar lo sucedido aquella noche que llegó a la que era su casa; como episodios insumisos que daban lugar a las expectaciones que la habían acompañado. Lo primero fue el recuerdo de las alucinaciones que permitieron surgir las imágenes incorpóreas, de colores espesos un tanto inusuales al momento de reconocer el espectro propio de la física. Y la transportación de las mismas a través del espacio lúgubre. Una relación que no parecía circunstancial; sino más bien un escenario que había permanecido en el tiempo, desafiando la lógica propia del proceso de desenvolvimiento espacial e histórico. Para ella era algo así como una sumatoria de secuencias envueltas en un todo ajeno a lo circundante. Tal vez, por esto mismo, incorporó la noción del Ser Único, inamovible, inalterable. Otra condicionalidad diferente a la originada por el transcurrir de hechos y acciones afines a lo que significa la humanidad como sujeto colectivo no iterativo ni omnisciente. Recordó que se sintió presa de la obnubilación; que accedió de manera involuntaria, a un estado de sumisión y enajenación. Las heridas habían sido producidas por ella misma, con la ayuda de las imágenes que, aun siendo incorpóreas, eran manipulables; tratando de convertir ese momento en la razón de ser del redimensionamiento de su vida; con una perspectiva histórica homogénea. En verdad no sabía si sería un reordenamiento absoluto; por lo mismo que no podría ajustar su bitácora, sin antes ponderar de manera adecuada el punto de inflexión de la memoria respecto al tiempo como variable asociada al transcurrir; como cuando estuvo en situación parecida al comienzo de su relación con Beatriz. Ellas habían empezado por redefinir el estado de la realidad, a partir de los imaginarios comunes, sin dejar de ser, en sí, cada quien. Porque no bastaba con ser niñas circunscritas a escenarios autoritarios perversos, soportados en la yunta propiciatoria de vulneraciones constantes. Y crecieron en cuerpo
  • 9. 9 físico, decreciendo, cada vez más, respecto a la espiritualidad entendida capacidad para revertir el daño recibido. De todas maneras eran dos mujeres con una afinidad absoluta: la predisposición a repudiar la inmanencia, por lo mismo que supondría la permanencia de los condicionantes aviesos, inherentes a la perversión, casi como castigo impropio. Una vez superada la indecisión, se dio a la tarea de posesionarse del espacio; comenzando por entender la movilidad como insumo asociado a la localización de los puntos de referencia; prodigándose en expresiones para sí misma y que daban cuenta de su propensión a la identificación, casi geográfica, de espacio y tiempo. Pero tenía que ir más allá de la simple constatación física; tendría que pensar en la recomposición, si, en verdad, quería romper el envoltorio ideológico que la venía asfixiando. Como tozudez involuntaria, volvería el recuerdo; esta vez de la mano de Adalberto. Lo había conocido de manera fortuita, cuando recién cumplió diecisiete años; en un lugar un tanto ajeno: el barrio Porvenir, situado en las afueras de la ciudad. Había ido hasta allí, acompañada de su profesora de biología, para visitar el museo de ciencias naturales. Él estaba a cargo del mariposario; oficio que alternaba con su rol de estudiante de medicina. Una de sus funciones era la de guiar el recorrido de los visitantes. Ella, un tanto turbada, preguntaba por los diferentes momentos del proceso; al tiempo que notaba algo parecido a una insinuación, en la mirada y ademanes del guía. Sin saber el porqué, recordaba las actitudes de su padre; fundamentalmente cuando ella estaba a solas con él en la casa: Cuando el espacio se estrechaba; cuando ella sentía encima el calor enervante de su cuerpo al acecho, Al terminar la sesión, el guía se hizo más insinuante; ya no solo con su mirada y el movimiento de sus manos; sino también con las palabras; como tratando de darse a entender a través del lenguaje simbólico en el cual todo era sinonimia en cuanto a expresión de la libido, trascendiendo la mera expectación; a través de alegorías susurrantes. A partir de ahí todo le parecía una envoltura entre perniciosa y tierna. Y sería, durante mucho tiempo, el pleno
  • 10. 10 discernimiento acerca de lo que es su consciente en relación con la posibilidad de acceder, en pleno, al consentimiento de cada caricia insinuada y de cada tocamiento en sus sueños. Por más que iniciaba una fuga del cerco construido por la actuación del guía; a cada nada sentía la necesidad de ser arropada por su mirada, por sus brazos, por el calor de su cuerpo. ****************************************** Adalberto salió de la casa: Noche obscura, cerrada, fría, envolvente. Dirigió sus pasos hacia la carretera principal, con la intención de abordar algún vehículo que lo llevara al centro de la ciudad. Tenía que recuperar el tiempo perdido; habida cuenta que no podía demorar más la preparación de su ponencia al simposio de medicina interna. Entró a la oficina situada en el segundo piso de la facultad, Previamente había sido informado por el portero que alguien espera desde las siete de la noche. Era evidente que W. Finch era muy puntual; aun teniendo en cuenta que habían pasado seis meses desde que acordaron la reunión. Venía de tiempo atrás el proyecto relacionado con el manejo de ciertas patologías, Fundamentalmente los espasmos asociados al funcionamiento defectuoso de los músculos abdominales. El ajuste de los protocolos debería incluir una vigilancia de cada paciente desde el mismo momento en que ingrese al hospital. En el caso de W. Finch había antecedentes de aplicaciones, como médico itinerante, en varios hospitales en ciudades intermedias de algunos países. Pero, tal vez, lo que más les había acercado desde el punto de vista científico tenía que ver con algunas observaciones aleatorias relacionadas con cuadros puntuales que involucrarían trastornos en el comportamiento asociados a largos periodos de hospitalización. Estuvo durante largo rato tratando de poner orden sus ideas. No podía ocultar la ansiedad, incentivada por los hechos recientes. Todavía daba vueltas en su mente el espacio interior de la casa de su novia; el cuerpo que creyó inerte, su desaparición inexplicable y el deterioro absoluto de cuanto allí se encontraba. Hasta cierto
  • 11. 11 punto se sentía como sujeto cómplice; por cuanto tuvo conocimiento previo de las alucinaciones en que se encontraba inmersa la mujer. De esto daban cuenta los diferentes momentos vividos a su lado. Esencialmente se trataba de advertencias prolongadas originadas en sucesivos estados de angustia, con ciertos condicionantes vertebrados desde su infancia. Él mismo habría propiciado algunas crisis, en tanto que la presionaba de manera inaudita. Nunca podría olvidar, a manera de ejemplo, lo sucedido después de una de las visitas que ella hiciera al museo de ciencias naturales. Saludó a su colega con un fuerte abrazo y lo invitó a sentarse en una de las sillas dispuestas para los visitantes. Empezaron por revisar algunas de las notas que habían escrito en la reunión anterior. W. Finch estaba un tanto inquieto; como si quisiera expresar algo, sin poder precisar las palabras ni la idea. Algo parecido a una conmoción de origen ambiguo, que iría creciendo al percibir el malestar de Adalberto. Ambos eran presa de la confusión que se hace presente cuando la hilvanación de los conceptos se hace lenta y torpe. Pasado un tiempo, los dos, se darían cuenta de las imprecisiones y de las falacias conceptuales que pretendían soportar sus argumentos. Como si nunca hubiesen compartido ideas y experiencias. Entraron en letargo. Sus voces en desarmonía absoluta; fluían las palabras, pero expresando contenidos de otra onda e ideas: acerca de los condicionantes cuanto cada sujeto encuentra que los rigores de la infancia se acrecentaron, de tal manera que podría hablarse de algo así como “el asesinato del espíritu, del alma”. Y, con ejemplos, sin saber de dónde provenían, empezaron a analizar circunstancias y acciones de esas que llaman en psiquiatría “actos fallidos y/o repercusiones tardías que empiezan a concretar posiciones en el tiempo y el espacio”. A pesar de ese recorrido por laberintos impersonales; Adalberto empezaría a discernir acerca de lo sucedido respecto a Viridiana: las condiciones en las que la encontró y los antecedentes; yendo, en puro vuelo de la memoria lejana, hasta el anecdotario conocido a través de sus propias expresiones: ese hogar sombrío, en donde
  • 12. 12 sucedieron vejámenes individuales y colectivos; a partir de ejercicios autoritarios, mendaces. Y, ella, sujeta de vulneraciones cada vez más letales. De tal manera que iría creciendo la subyugación; propiciando cuadros de melancolía, neurosis, delirio y paranoia. La recurrencia en cada una de las expresiones de Adalberto, empezaría a trastornar a W. Finch; quien, por esa misma vía, iría cayendo en similares repeticiones y vacíos. Cuando terminaron la conversación, era casi medianoche. Ambos, se mostraban cansados y con la sensación de haber perdido los referentes vinculados con lo que hubiese querido concretarse: Una seguidilla de expresiones casi inocuas. Con mayor razón, habida cuenta de que había concertado la reunión con un propósito preciso. Estuvieron en silencio durante casi una hora. Alguien tocó la puerta del recinto: era el vigilante del edificio, quien les informó que en la portería principal, se encontraba una mujer. Había preguntado por el doctor Adalberto y, según ella, se trataba de un asunto de extrema urgencia. Eloísa había buscado a su hija durante tres días. Estuvo en todos los lugares frecuentados por ella, sin ningún resultado positivo. El tiempo transcurrido desde la desaparición, había sido de angustia permanente, fundamentalmente a raíz de hechos propiciados por el padre de la niña. Era algo asi como un acumulado de perturbaciones. En este hogar en el cual se han dilapidado los referentes morales y de respeto. Una padre de ideas retrógradas acerca de la autoridad y de los derechos de las mujeres; el énfasis ha sido la vulneración. Una manera abierta algunas veces, y solapadas, otras. Tal vez lo que ha pasado es que la sombra del desasosiego nos ha acompañado de manera constante; imperando el significado avieso de la actuación autoritaria, a partir de la cual el sujeto-padre, deja atrás la mera simbología tendencial de la vulneración, para convertirla en arquetipo asociado al estado de inconsciencia, ya no solo en el entendido colectivo; sino también en lo que atañe a la individualidad. Viridiana, entonces, sufrió todo el tiempo; viéndose involucrada en acciones de constante asedio por parte de su padre, Y era tan cierto esto, que la necesidad
  • 13. 13 de fugarse se convertiría en deseo absoluto, ya no en términos de símbolo asociado a la libertad; sino, también, en una partición de cuerpo y de espíritu. Sería lógico, en consecuencia, entender que lo que hizo Adalberto, al insinuarse como refugio apropiado, o al menos parte de lo que era ella; conllevaría a desatar la pasión de ella, como adolescente; como mujer que necesitaba ampliar el espectro de su quehacer. El problema era como manejar tiempo y espacio para avivar la insurgencia. “He venido a hablar contigo, porque mi hija ha desaparecido”. W. Finch observaba a su colega, como tratando de encontrar en su mirada la razón de ser, el porqué de la expresión de la mujer que había entrado de manera abrupta. Sin embargo, la actitud de Adalberto no le permitía entenderlo; por lo mismo que, este se sumió en una profunda turbación. El cuerpo lacerado estaba todavía en el piso, y él seguía caminando desde el cuarto hasta la ventana, absorto, totalmente enajenado. Y recordó el momento de la desaparición del cuerpo de su novia, sin explicación lógica, creíble. Nadie había entrado, nadie había salido. Y evocaría el tiempo pasado al lado de ella; al menos aquel día que la conoció en el mariposario. Fue determinante la acción de transferir, con la mirada y el movimiento de sus manos, el deseo de poseerla, aun fuera en presencia de la maestra que la acompañaba. Y, después, todo aquello del proceso de enamoramiento; a partir de involucrarla en las acciones concretas, ya no insinuadas. Entonces la motivación se convertiría en cerco, en acoso, en aviesa actitud envolvente; aplicando la técnica que había aprendido de su padre. En su hogar era práctica cotidiana; así fue como su hermana fue vulnerada, violada. ¡Execrable, sí!; pero aceptado, por lo mismo que el padre era autoridad incuestionada. Sería, para él, referente de perversidad, como símbolo estrábico. ¡Otra vez solo en el cuarto!, mirando las paredes húmedas y malolientes; el techo viscoso, el piso empozado. Por primera vez, desde que ella había entrado, la miró; tratando de apaciguar su ansiedad: “No la he visto desde hace una semana”. Pero bien sabía que no era cierto. No más el día
  • 14. 14 anterior estuvo con ella en ‘Villamaría’, el barrio que acostumbraban visitar para divertirse. Eran famosas las fiestas de la lúdica andante. Bailes, cantores y cantoras, juegos, música. Viridiana era invitada de honor cada año. Allí había realizado sus prácticas como educadora en salud comunitaria recién graduada. Las organizaciones sociales habían consolidado programas de enseñanza primaria y secundaria, de la mano de ella; además de un proceso identitario de las comunidades afrodescendientes. Recordó, plenamente, el momento en que se separaron. Ella lo increpó por su actitud lasciva, tratando de manosear a una de las lideresas anfitrionas. Y saldría corriendo desesperada, acompañada por Beatriz. Después vendría algo asi como la persecución, él, tratando de alcanzarlas; embotada su mente producto de la ingesta excesiva de licor. W. Finch seguía atornillado al asiento. No paraba de tratar de entender lo que percibía en la actitud de Adalberto; por lo mismo que era evidente el extravío de su mirada y el movimiento convulsivo de sus brazos. Vino a su memoria cuando conoció a su amigo: había pasado mucho tiempo: estaban al lado del General. Era el día 19 de diciembre de 1989; el discurso había sido repetido durante toda la semana: el General estaba concentrado en tratar de demostrar su condición de sujeto con afinidades absolutas respecto al pueblo, a sus ansias de autonomía plena. Mucho tiempo ha pasado desde que nos colocaron en condición de súbditos. De lo que se trata, ahora, es de demostrar que nuestra libertad interior sigue viva. Un patrimonio que desde la identidad cultural, hasta la pulsión de vida que nos ha acompañado durante todo el proceso de construcción de país y de nación. La separación produjo un impacto no entendido en su comienzo; por lo mismo que nos sitúo en una condición de orfandad latente. Como cuando el sujeto individual pierde su nexo con la madre y, por lo mismo, siente la necesidad de reacomodar su vida, buscando una compañía que la reemplace; asi sea por vía impropia; como en verdad sucedió. Nos vimos, entonces, inmersos en un escenario que tendría como referente la yunta económica y
  • 15. 15 politica previamente propuesta, como señuelo condicionante y absorbente. Fue algo así como entender, de manera tardía, que nuestra ubicación geográfica daría pie a la elaboración de proyectos vinculados con obsesivos intereses comerciales internacionales. Somos, en consecuencia. Un sujeto colectivo que ha navegado, en veces, en la inconsciencia, íngrimo, sufriente, presa de la neurosis. Estuvimos, él y yo, inmersos en el concierto de las verdades absurdas: todo dando vueltas alrededor de la invasión anunciada. Se veía venir el arrasamiento; todo porque se había tejido la versión acerca de las actividades supuestamente criminales del General. Y, en verdad, la definición y tipificación del delito como acción en contravía de la normativa establecida, algo parecido al concepto de rebeldía que asume un sujeto cuando destaca su cuestionamiento a la autoridad. Y, entonces, empieza a perfilar posturas de auto desagravio; tratando de destruir la sumisión. Y sucede que, casi siempre, extravía el camino: se confunde la lucha contra el control, con la implementación de acciones que, en veces, él mismo no controla; deslizándose, así, hacia posiciones de agobio de su propio ser y de los demás; con mayor razón cuando, como en el caso del General, el enfrentamiento con la yunta del “gendarme universal”, no se da cuenta que existen protocolos que trascienden la esfera local y personal, para convertirse en referentes supuestos o reales de lo que se ha dado en llamar “ética del compromiso internacional”. Adalberto y yo empezaríamos a posicionar un proyecto relacionado con la psicología individual y colectiva, aplicada en entornos heterogéneos: estudiando las acciones comportamentales de grupos humanos locales seleccionados al azar. Tal vez, a partir de las experiencias adquiridas, fuera posible la redefinición de algunos roles en términos de la relación sujeto-acción-retos; con énfasis en el análisis de los condicionantes exógenos, fundamentalmente cuando el sujeto que dice ser autónomo y libertario, enfrenta situaciones de profunda conmoción ante el avasallamiento, por la vía de la fuerza desmedida. Todo
  • 16. 16 porque, en perspectiva, se pudiese desvertebrar el acervo cultural, politico y económico de una determinada comunidad organizada como nación. Para el caso que nos ocupaba, era una aproximación un tanto forzada a la relación entre sociología, antropología y psicología. El proceso entraría en crisis, cuando empezamos a percibir cierta erosión de nuestra relación con el General: más que nada, por cuanto se fueron erigiendo fricciones entre nuestra convicción de que la pluralidad debería incluir una convocatoria a la resistencia civil, incluyendo a diferentes sectores políticos, así no fueran del todo afines a la posición oficial. Y, de otra parte la tendencia del líder a hacer valer la preeminencia absoluta de su yo como soporte básico e incuestionado en la confrontación con el invasor. Empezaríamos, en consecuencia, a intentar la decantación de la información recibida y, por lo mismo, de la posibilidad real de lograr impedir la debacle que avizorábamos. En nuestros análisis, tendríamos como insumo válido la experiencia cubana cuando el “gendarme universal” invadió y sufrió una derrota sin precedentes; en tanto que la organización de la resistencia constituiría ejemplo de unidad de cuerpo que involucró a toda la población bajo el liderazgo de la jefatura de la revolución. Y vendría aquello que nosotros tipificaríamos como “la sinrazón real del “ícono decadente”; porque las evidencias empezarían a trascender y derruir su condición de líder y promotor de la independencia. La decantación iría más allá: involucrando aspectos como el significado de la disociación conceptual y la disonancia cognitiva; en consideración a las actitudes del General adportas de la invasión. Precisamente, el 19 de diciembre de 1989, asistiríamos al evento convocado por algunos dirigentes de la resistencia: era evidente el desasosiego y la frustración. Y vendría a cuento el significado preciso de las palabras desolación y orfandad: en un proceso que había despertado ilusiones y que ahora, necesariamente, remitía a la catarsis como posibilidad para curar el desencanto. Quedaría claro, para nosotros, que habíamos deambulado por escenarios esotéricos que nos imprimieron y que dejarían una huella perniciosa en nuestra
  • 17. 17 consciencia. Tal vez esto podría explicar la absorción de un ideario confuso; tanto en términos de nuestra profesión, como también en el tipo de relacionamiento colectivo e individual: como sentirse inmerso en sucesivas expresiones de extravío mental que conllevaría a desarreglos emocionales en circunstancias específicas; cuando se confunden referentes y entramos en la bipolaridad, sin poder controlar los condicionantes. ****************************** En cualquier espacio se sentía azorada, presa de constante delirio de referencia. Desde aquella noche en que perdió su capacidad de razonamiento y que diera lugar al desdoblamiento de su estado emocional real; convirtiéndose en sujeto manipulador- manipulable, de tal manera que desarrolló acciones, esa noche, vinculadas con el extravío propio de un ente transitorio, impersonal, inicuo. Estaba inmersa en una ensoñación volátil, señera; sin lograr acomodarse a lo real; con la vida en sucesión de momentos inconclusos. Por lo tanto, cuando llegó Beatriz fue como sentir el retorno de la lucidez que creía perdida. Y, al hablar con ella, su memoria empezaría a desparramarse, a reconstruir las acciones olvidadas; en un vuelo de inmensa locomoción espiritual. “No pude venir antes, ya que estaba tratando de resolver lo atinente a nuestro proyecto, por cuanto era necesario constatar primero la disposición real de los tutores. No sé si recuerdas que el profesor Rodríguez tiene algunas dudas respecto a la metodología que utilizamos para construir el formato de las entrevistas”. Sin embargo, Viridiana, no había logrado aterrizar. Seguía en condición de sujeto demediado; como si, todavía, no pudiese enhebrar ninguna idea o propósito. Beatriz, impávida, trataba de entender el comportamiento de su amiga; ya había pasado antes; como aquella noche que la encontró inerte y maltratada, y que, al hablarle, respondería con improperios y otras expresiones incoherentes. ´En verdad ya no estoy interesada en ese proyecto. Me parece demasiado insulso ese cuento de indagar la percepción que tienen los habitantes de la ciudad acerca de las
  • 18. 18 políticas públicas en salud mental. ¡Cómo si no tuviéramos ya un itinerario definido, a partir de las investigaciones que hemos realizado anteriormente! Creo que sería más pertinente seguir los lineamientos básicos de Jung respecto a la psicología de los complejos; en cuanto que hemos dado algunos pasos en esta dirección. No sé si te acuerdas de las conversaciones con W. Finch acerca de su experiencia de trabajo con grupos humanos expuestos a situaciones de frustración como resultado de la traición de algunos líderes políticos y sociales, en contextos históricos precisos. Y, como recordarás, las sesiones de terapia colectiva aleatoria con personas recluidas en el Hospital Psiquiátrico Central, permitirían la elaboración de cuadernos de trabajo con énfasis en la profundidad del impacto de algunas conductas agresivas derivadas de comportamientos autoritarios compulsivos. Es como cuando se vislumbra la dicotomía entre lo permitido y lo prohibido. Aparecen sombras que, en veces, no es posible diluir en el espasmo propio de las consecuencias. Tanto como que somos seres que deambulan por el espacio no transparente; cuando la desidia nos abruma, de tal manera que no podemos andar y actuar con la vehemencia propia de la libertad. Tal vez por esto mismo no encuentra una opción clara para el manejo de las circunstancias asociadas al quehacer cotidiano. En perspectiva es como si estuviese poseía por una especie de malignidad. No en vano, en ese pasado un tanto borrascoso no veía otra cosa que asociaciones conceptuales dispersas, monótonas. Lo efímero apoyado en la elocuencia maltratada. El análisis de la condición de liderazgo comprometida en cantidad de evocaciones profundas acerca de la connotación que adquiere la desviación, en términos de cultura que se convierte en yunta, aproximada a la minusvalía conceptual. Cuando el comportamiento individual se asimila al síndrome de la imbecilidad propiciada desde bien adentro de lo que el sujeto dice tener en plenitud de convergencia societaria. Y no es para menos: cuando yo estaba en esa situación de desarmonía vivencial, verticalizaba mi comportamiento. Pero, al mismo tiempo, sentía que era puro
  • 19. 19 desdoblamiento insensato. Sin lograr asidero a ninguna cosa lúcida, brillante. Y en esto, Adalberto y su teoría de la compulsión originaria de cada sujeto, nunca me permitió entrever lo que soy desde mi condición de transeúnte enfermiza e impotente. Por lo menos, visto así, el desdoblamiento es como supremo horizonte dañino, que me llevaría a la mezquindad propia de quienes no entienden ni entenderán nunca el afán por una vida en equilibrio. De todas maneras, Beatriz, yo no puedo continuar en este tipo de dispersión mental. Ya sé que la definición de autoritarismo está más que sabida; pero no es menos cierto que, a cada paso, sentimos la improcedencia de lo que se ha venido construyendo como política pública. Desde que empezamos a designar como crisis vivencial las secuelas de la vulneración recibida en la infancia, no hemos hecho otra cosa que postular la figura de sujetos demediados. Por lo mismo, entonces, nos hemos refugiado en sucesivos diagnósticos asociados a esa premisa. Entonces seguimos navegando entre dos aguas: de un lado la permisividad y de otro lado construyendo variaciones en torno a los condicionantes y, por esta vía, introduciendo procedimientos que exacerban la figura del castigo, así tratemos de disfrazarlo de paliativos necesarios en cada momento. En verdad, Viridiana, no alcanzo a entender lo que me dices. Y no es que quiera inducirte a desagregar tu rol en lo que corresponde a la unidad de principios. Es más como si intuyera que estás en otra onda en términos de lo que somos como sujetos: algo así como si estuvieses proyectando una película en una dimensión impertinente, por lo mismo que es una sucesión de imágenes distorsionadas en cuanto lo que significa la inestabilidad psíquica; en tanto que los sujetos se amontonan a manera de hordas que se extinguen al momento de dirimir sus propia contradicciones. Por esta vía, entonces, la disociación se erige como una constante que se niega a ser sumada al momento de entender la evolución de la sociedad en su conjunto. Ni más ni menos algo parecido al desasosiego o malestar que crece conforme se va concretando el comportamiento individual y colectivo cuando no
  • 20. 20 se enhebran de manera lógica o, por lo menos, vinculados a un proyecto no lineal. Es ahí cuando, lo que tu llamas condicionantes, se convierten en rutinas incoherentes, cifradas en algo parecido al albur circunstancial. O, dicho de otra manera, lo que postulas como explicación para reivindicar tu decisión, se convierte en perversión conceptual que elude la necesidad de enfrentar los retos que impone el tratamiento de los desarreglos mentales, por la vía de políticas públicas coherentes que conlleven a diagnósticos científicos y a tratamientos asertivos. ********************************* Cómo no recordar que, cuando fuiste referente obligado. Mi primera crisis se produjo el martes pasado: me sentí perdido en medio de la gente que transitaba a mi lado. La calle era algo así como sitio inapropiado, lleno de compulsivas imágenes que se aglomeraban y me asfixiaban. No podía distinguir a nadie. Algo parecido a incorpóreas amenazas que crecían sin ningún límite. Y, entonces, empecé a caminar sin bitácora. Llegué al parque en donde había estado esa noche que salí después de haber intentado reanimarte. Yo había entrado por la puerta que estaba entreabierta, y te encontré tirada en el piso. Tu cuerpo estaba lacerado casi sin signos vitales. Por las ventanas del cuarto donde yacías entraba una luz de colores indecisos. El viento entraba y se apoderaba de todo el espacio, inundándolo de frío estremecedor. Y me senté a tu lado tratando de adivinar lo que había pasado. Y me mirabas con esos ojos que tanto admiraba por su color azul. Pero no tenían ningún brillo. Como si hubiesen perdido la capacidad para ver las cosas en la dimensión adecuada y creativa que tanto admiraba. Cuando trataste de hablar, tus labios se movían de manera grotesca. Nada que ver con la pulcritud y la belleza acostumbrada, cuando me hablabas del tiempo y contabas aquellas historias que recordabas de tu infancia. Tus palabras volaban y marcaban tonos iridiscentes como resplandor salido por el mismo sitio
  • 21. 21 que nace la esperanza. Y te escuchaba sin moverme, como tratando de no distraerte, para no perder el ritmo y la cadencia y la lisura de lo que narrabas. Al caer la tarde estaba en el mismo sitio: el parque seguía ahí, inamovible. Y la gente en frenética algarabía, se aproximaba cada vez más. Me hablaban. Indagaban por lo yo no entendía ni podía comunicar; tal vez porque me veían exhausto, con la mirada perdida. Y yo trataba de levantarme para continuar el camino que me condujera hasta la otra calle en donde creía que podría encontrarte. Pero todo se tornaba pesado, áspero. Creo recordar que alguien me hablaba acerca de mi incapacidad para reconocer en donde estaba. “Este señor no puede hablar ni identificar nada. Tal vez sería mejor llevarlo al centro de salud que queda como a tres cuadras de aquí”. Y yo tratando de decirles que averiguaran por la casa de Viridiana, una mujer que me conoce y que me puede ayudar a recobrar la memoria. Y me levantaron y me ayudaron a caminar hasta un vehículo que parecía ser una ambulancia. Empecé a sentir que rodaba en dirección desconocida, y que sonaba el ruido de las alarmas. Me bajaron casi a empellones. Todo era un alboroto hiriente, inconexo. Cuando traté de reanimarte me di cuenta que tu cabeza estaba sangrando. Era una herida profunda, como si te hubiesen golpeado varias veces. Tratabas de incorporarte, pero no podías. Y yo trataba de acomodarte en la cama, pero no tenía fuerza para hacerlo. El viento seguía desparramándose por todo el cuarto. El frío crecía y se hacía insoportable. Fui hasta el ropero y busqué una cobija o algo parecido, para abrigarte. Allí encontré algo que, al mirarlo, paralizó todo mi cuerpo: una cabeza agusanada y maloliente. Los ojos estaban expuestos, como si los hubiesen sacado a la fuerza con objeto punzante. El cabello estaba a un lado y se notaba que había sido arrancado del cráneo. Cuando me repuse volví al sitio en donde te había dejado y ya no estabas. Solo encontré tu ropa desgarrada. Las ventanas estaban cerradas y la puerta de entrada estaba tapiada, como si nunca hubiera existido. ************************************
  • 22. 22 W. Finch llegó a mi lado. Habían pasado tres semanas desde el día en que fui recluido en el Hospital Mental Central. Empezó a hablar. No recuerdo que me haya saludado. Alguien me había anunciado su visita, creo que fue la enfermera Iris. Desde que fui internado me sometían a interrogatorios pausados. Casi siempre lo hacía el siquiatra de planta. Siempre impersonal, nada amable o cálido. Las preguntas eran algo así como sacadas de un protocolo general: ¿Qué es lo que más recuerda? ¿Cuándo lo trajeron, usted supo por qué? ¿A quién tanto nombra cuando está dormido, es su novia; o su madre? Porque lo que dice es incoherente. Una mezcla de narrativas un tanto escabrosas y expresiones monotemáticas recurrentes y, hasta cierto punto, inverosímiles: “el autoritarismo siempre ha existido y marca a quien lo ha sufrido. Sobre todo, cuando se ha producido en la familia, casi siempre por parte del padre. Esto para no hablar de las niñas que han sido vulneradas y ultrajadas”. Entiendo que usted es el señor Arcadio, el sicólogo que siempre ha trabajado en proyectos de investigación relacionados con desarreglos comportamentales del sujeto se niega a aceptar la vida societaria. Y que, además, ha tratado de construir una teoría novísima acerca de la soledad interior de los dirigentes políticos y de conglomerados sociales. No sé si recuerda que, usted, estuvo vinculado judicialmente por la muerte de dos mujeres también investigadoras sociales, mientras desarrollaban su trabajo de campo en las afueras de la ciudad. De todas maneras da lo mismo. Para nosotros está claro que usted es algo parecido a un caso perdido. Fundamentalmente teniendo en cuenta la peculiar historia de “La casa cerrada” que tanto ha dado de que hablar en la ciudad. Tan pronto supe que estabas internado, viajé desde ciudad Panamá. Allí he vivido y trabajado desde que estuvimos realizando la investigación fundamentada en nuestra teoría acerca de la soledad interior de los líderes políticos y sociales. Después que nos separamos me vinculé a un proyecto financiado por una organización internacional que promueve estudios de psicología aplicada, particularmente relacionados con las variaciones en los
  • 23. 23 comportamientos individuales y colectivos en contextos sociales de la ciudad y el campo. Considero importante hacer énfasis en lo siguiente: esta organización, a su vez, está financiada por la DEA y, en perspectiva, efectúa estudios de más largo aliento. Algo así como adquirir insumos teóricos y prácticos para postular y aplicar procedimientos que tendencialmente inhiban a los sujetos en términos de su comportamiento ante procesos de lo que ellos denominan revolucionarizaciòn o desestabilización de los gobiernos afines al modelo democrático de Estados Unidos y algunos países de la Unión Europea. Pero no solo en términos de “persuasión”; si no que, también, incluye la aplicación de procedimientos que suponen la intervención directa a través de mecanismos militares y/o paramilitares. Precisamente en Panamá se hizo una especie de piloto que fue replicado en otros países, particularmente de América del Sur. He tenido conocimiento de tus actividades. Lo que más me extraña es el viraje que has dado respecto a tu ideario. Por más que me esfuerzo no logro entender tu decisión de vincularte a un proyecto que yo tipifico como escabroso: la psicología clínica aplicada en entornos extra hospitalarios con pacientes cuyas patologías de base están asociadas a comportamientos bipolares o, por lo menos, paranoides. Pero lo más grave es que interviniste esas patologías aplicando procedimientos inapropiados faltando la ética profesional: el encerramiento de los pacientes en lugares inhóspitos con controles un tanto represivos, sin ninguna bitácora ortodoxa como definen los cánones fundamentales, dando lugar a extravíos trágicos; como en el caso de tu novia y de su amiga Beatriz. ******************************** Existe un componente ajeno en eso de precisar los condicionantes primarios. Una vez se ha logrado establecer e identificar las líneas de comportamiento individual, aparece la desagregación de los roles: cada sujeto empieza a enhebrar acciones sin prever los daños colaterales. Asi, entonces, el principio societario se convierte en fragmentación y lo
  • 24. 24 percibido no es otra cosa que un escenario que puede ser excluido o inadvertido. Lo que llamamos locomoción social se extingue y, en su lugar, se erige el albedrío absoluto. Es por esto, Beatriz, que las reclusiones hospitalarias controladas son absolutamente innecesarias. Lo que cabe, en su reemplazo, son las intervenciones extra hospitalarias, aplicando ciertos procedimientos no permitidos por la ortodoxia de la psicología clínica; pero que pueden llegar a convertirse en nuevos paradigmas. Por ejemplo: reclusiones en espacios cerrados que aíslen totalmente al sujeto y permitan ejecutar restricciones severas a la denominada libertad de cuerpo y espíritu. Si se quiere, el maltrato puede inducir al sujeto a que reemplace el albedrio por una visión societaria en donde los controles están medidos y aplicados de acuerdo a las normas establecidas. Yo sé que es una opción doctrinaria fundamentalista; pero considero que no de otra manera se puede tratar las desviaciones a que conduce la absolutización de la libertad individual. Cada sujeto es, en sí, una pieza que debería siempre ajustarse a la maquinaria propia de la civilización entendida como un todo armónico. Pero es que no alcanzo a entender, Adalberto, tu teoría. Es como si diéramos la vuelta a lo que tanto hemos pregonado: la libertad del sujeto debe prevalecer siempre, no importa si se exhibe como degradación o como trastrocamiento de los valore llamados universales y que involucran la colectividad, la civilización y la moral. Es, ni más ni menos, aceptar que la cultura y sus agregados sociales, incluye la eliminación de los condicionantes represivos al momento de evaluar la conducta; por lo mismo que esta es algo asi como la consecuencia de la vinculación del ser a determinados contextos sociales que existen y evolucionan de conformidad con patrones que no es posible predeterminar. ********************************* Ella sigue ahí, como dormida. Por más que trato de abrir la puerta no he podido. Este encerramiento es brutal. Las ventanas siguen en el mismo sitio; pero cada vez son más
  • 25. 25 estrechas. Además, una manta obscura impide el paso de la luz. Una tiniebla constante, que me impide la identificación de quienes han entrado, o que siempre han estado aquí. Mis pasos son cada vez más pesados. Ir de un lado a otro en el cuarto constituye un esfuerzo casi imposible. A cada nada tropiezo con los cuerpos que permanecen tirados en el piso, como obstáculo inamovible que ha permanecido desde tiempo inmemorial. Ya ni siquiera logro enhebrar conceptos por simples que puedan ser. Me he convertido en sujeto esquizoide; cuando trato de recordar que pasó, lo único que queda claro es que la encontré en la calle en compañía de Beatriz. Y que traté de explicarles lo que había pasado. Pero, después, corrí hasta el parque y me sumergí en la pileta central, tratando de ahogar mis palabras, incoherentes, insumisas, lacerantes. El recuerdo vivo de lo que había pasado en otro tiempo: una huella cada vez más ambigua. Mi memoria, como casi siempre, se escurría, se desdibujaba en ese laberinto de voces y de inseguras expresiones corporales. Como cuando estaba en medio de las pacientes que emergían de cualquier lugar. Estaba en la clínica, pero, al mismo tiempo en la casa cerrada que yo mismo había diseñado para fustigar a las enfermas que no tenían ninguna opción; por lo mismo que habían profundizado su locura tipificada como incurable. Y mi vuelo se haría cada vez más grotesco. Iba y venía como sujeto perdido en la inmensidad de mi desequilibrio. Ahí está en su condición de mujer que no atinaba a entender lo que estaba pasando. Cuando la obligué a estar conmigo. Cuando la golpeé, ella me miraba extraviada, absolutamente sorprendida. Recuerdo que con Beatriz había hecho lo mismo. Esta casa se hace cada vez más estrecha, más obscura, más fría. Los muros son como bestias vivas, amenazantes. Y es que así es la vida de quienes no hemos podido entender nuestra condición de sujetos asociados; quienes hemos perdido todo, en términos de relacionamiento y, por esta vía, vamos disolviendo la razón de ser. Condicionados, en extrañamiento. Casi imbéciles, transitando sin sentido, sin orientación. Y vamos como
  • 26. 26 construyendo una opción de venganza, de resentimiento profundo. Y nos acostumbramos a la indolencia y a la dejadez. No vemos otra cosa que la posibilidad de obligar a los demás, atándolos a nuestra visión de vida; a nuestra perversidad, como si propusiéramos el desdoblamiento como única opción. Y eso es lo que me he propuesto. Por lo pronto, me he erigido como promotor de procedimientos insensatos; como actor de comedia trágica en la cual se transforma la latencia en realidad que debe ser exterminada, comoquiera que se extiende como estado enfermizo universal. Y este parque me vería cruzar, ese día. Con ellas enjauladas, apaciguadas, a mi lado. Les había dicho que el distanciamiento sería el primer paso hacia la emancipación. Que habría una nueva percepción, en cuanto lográramos redefinir los condicionantes; la lógica de las secuencias en tiempo y lugar. Algo así como la promoción de un nuevo demiurgo que ejerza como liberador y conlleve a una nueva opción de vida. Un trámite que solo será posible a partir de nuestra propia reconversión: un sacrificio necesario. En eso de entender principio de morir para después renacer. ************************************** Y es que usted no nos entiende: lo que ha pasado no puede ser revertido. Los daños son irreparables. Las dos mujeres han estado retenidas en condiciones aberrantes. Y no es solo que hayan sido vejadas corporalmente. Es que, además, han estado sometidas a procedimientos supuestamente soportados en la ortodoxia de la psicología clínica para sujetos con patologías graves asociados al comportamiento. Han tenido trastornos profundos originados en su más temprana infancia; han vivido en una especie de dicotomía entre su condición de personas vinculadas a un entorno social concreto; y un proceso de mistificación de su consciencia, diluyéndose en acciones paranoides y esquizoides. Y se
  • 27. 27 han perdido para siempre. Ya no vale la pena que usted siga con ese discurso ampuloso. Lo que hemos visto bastaría para reseñarlo como persona que no ha sido capaz de dilucidar el alcance de sus actuaciones. El hecho de que esté internado e incomunicado no supone que nosotros estemos inhibidos para presentar cargos. Es más, nadie cree que usted sea sujeto inimputable. No sigas insistiendo, Beatriz. Para mí está absolutamente claro que no puedo seguir en esto. El tiempo me ha dado la razón: los hospitales psiquiátricos no ofrecen ninguna garantía. El solo hecho de realizar procedimientos pretendiendo establecer que la conducta es ajena al entorno y al relacionamiento, supone que estamos de vuelta. Como si los experimentos que han pautado el desarrollo de la psicología clínica no hubieran aportado los insumos necesarios para entender que la psicopatía deriva, precisamente, de la permisividad respecto a la conducta de sujetos que desde su infancia evidencian una clara tendencia anti-social. Por mucho que pretendamos auscultar el origen y tratar de definir como atenuantes el impacto de las vulneraciones recibidas bien sea en la familia o en entornos de estrecha relación con esta. Esta casa me aprisiona. Ella sigue en el mismo sitio; como si el tiempo se hubiera detenido. W. Finch seguía observando: tal vez no era cierto lo que me dijo Adalberto. Al entrar percibí que aquí se estafaría realizando un procedimiento irregular. Beatriz y Viridiana, desnudas, me miraban sin verme. Sus ojos, desmesuradamente abierto, no acertaban un punto fijo; ni siquiera podían seguir la dirección de mis pasos. No hablaban. Emitían sonidos guturales. Sus movimientos son inapropiados, como respondiendo a estimulaciones imprecisas. Como le hemos venido diciendo, no se trata de recomponer su conducta. Todo en usted es grotesco, desvertebrado. Enhebrar ideas es una acción consciente, vinculada con el hecho de reconocerse a sí mismo. El ser en sí, no es algo asimilado al albur; lo estados mentales no aparecen así no más. Derivan de hechos que pueden ser referenciados e identificados.
  • 28. 28 Por lo mismo, entonces, cada sujeto debería entender su dinámica. Cuando esto no sucede, estamos adportas de trastornos livianos o severos; dependiendo de circunstancias y condiciones concretas. Lo suyo, señor Adalberto, lo hemos tipificado como síndrome de disincronía presentada en su infancia y que no fue diagnosticado ni atendido en su momento, dando lugar a una especie de ausencia respecto al entorno y, en general, con afectación en su relacionamiento social. Con un agravante no circunstancial: el entramado de sus actuaciones es algo que podríamos asimilar a la perversidad. **************************************** De lo que somos, el comienzo. En este laberinto inhóspito que se prolonga. Toda la vida inmerso en la desazón inherente a la pérdida de referentes benévolos. La memoria transitando vericuetos hasta ahora desconocidos. Mi aventura erosionada a mitad de camino. Justo cuando creí que iba tras la pista de la verdad. Ya, de tiempo atrás, he perdido la capacidad de discernir. Otrora tenía suficiente talante para enfrentar cualquier situación. Como cuando estuve en el hospital San Egidio: Se trataba de entender la dinámica del tiempo, en el cuerpo de una paciente que estaba perdida en sus alucinaciones desde que tenía trece años. Y diseccioné sus vivencias, atrapadas en la desventura. Había crecido al lado de su abuela paterna. Y no fue propiamente una experiencia benévola. Era, más bien, un trajín asociado a circunstancias derivadas de la enajenación que era algo así como la razón de ser de la señora Hermenegilda. Ella había vivido en una especie divertimento como música acompañante de extrañas historias. Todas tejidas en una perspectiva obscura; por lo mismo que el extrañamiento era su soporte. Recuerdo, además, que la niña había quedado atrapada durante cuarenta días en “la casa de los tormentos”. Era un sitio reservado para quienes habían trasgredido las normas internas del reclusorio. Su Estancia le produjo traumas. Afectaciones que involucraron su consciente, casi en términos irreversibles. Y, a partir de ahí, empezaría a deambular en el espectro de lo sensible.
  • 29. 29 Aturdida en su imaginario; además de las profundas heridas en su cuerpo que la inhabilitarían por el resto de su vida. Y, entonces, Viridiana se haría cómplice de los detentadores del poder universal de la logoterapia; por una vía impropia en tanto que ejercería como punta de lanza para penetrar en los sentidos de sus compañeras de infortunio. Y se dice que, en todo el contexto de su forzoso tratamiento experimental, fue presentada como la discípula amada por el director del hospital. Y vendrían en romería los practicantes. Y su experiencia en el encierro, sin ventanas precisas, sin puertas que posibilitaran algún escape latente; pasaría a ser la cartilla dogmática impuesta, sin ninguna contemplación. ************************************* Pasaría mucho tiempo antes que pudiera resarcirme: Finch actuaba como tutor. Como curador de las desilusiones. En una pasarela inhóspita. Y recorrí con él la memoria obstruida de Viridiana y la mía. Una enervación vinculante; por lo mismo que ejercería como tejido hirsuto, punzante. Y volvería a mi primera infancia: la condicionalidad como segregación constante; como impertinente presencia de las aplicaciones terapéuticas. Y estaba yo en “la casa de los tormentos”, al lado de Viridiana. Y, en algunas ocasiones, nos visitaba Beatriz. En algún momento del tránsito perentorio, Finch me obligaba a vulnerarlas. Varias veces agolpeé a Viridiana. Y propicié su encierro dentro del encierro. Todo, pues, en una sucesión de aventuras azarosas. Esa casa fría, inacabada: Memoria precluida casi desde el momento de la iniciación. Porque, ella y yo, fuimos forzados a subsumirnos en el tiempo del olvido. Y volvimos al nuestro primer tiempo: un frenesí de acontecimientos. Yo volví a ver a mi madre y a su amante furtivo, necesario para que el instante de mi nacimiento fuera una realidad permitida. Y, ella, envanecida por su triunfo sobre mi padre. Y los golpes recibidos harían mella en su cuerpo y en su perspectiva como mujer insumisa.
  • 30. 30 Cada quien, decía Finch, es una oportunidad para trasegar en el tiempo; en la cotidianidad de la vida. Que, en fin de cuentas, es eso: posibilidad latente que es necesario despertar; apuntalar. Es un manifiesto siempre inédito; comoquiera que somos solo instante que se concreta en cada paso que damos. Es decir, como enhebraciòn que se hace visible solo en razón a la ausencia de los mecanismos de control. En el tiempo, en el quehacer prefigurado; en las circunstancias asociadas al embeleso lúdico o doliente. Algo así como una malversación del acumulado histórico. Y somos itinerantes. Hemos pervertido la razón como primigenia verdad heredada. Nada que ver con el Absoluto ideado para domesticar al sujeto individual y colectivo. Ya en la tarde, Finch cerraba las puertas que no había abierto; pero que nos había obligado a imaginarlas traslúcidas; a mirar desde adentro a todos los personajes pasantes, en aceleración invertida: como en afanosa carrera hacia el lugar en que comenzó la vida. Y cerraba las ventanas que tampoco había abierto, simplemente porque no existían. Algo así como dibujar cualquier entorno con el lápiz del olvido. Y me fui diluyendo en el desierto creado sin que yo supiera. El sueño fue creciendo con nosotros. Sumergidos en la impotencia para contener las imágenes, en veces bochornosas; personajes y escenarios ya conocidos, pero reconstruidos a partir de lo éramos en manos de Finch y de sus historias desmembradas. Cuerpos vagando sin horizonte, pero propiciadores de alienantes sortilegios. Aventuras sin pausa denotaban alegorías enfermizas en las cuales la pulsión del sujeto se inhibía en términos absolutos. Reyertas insumisas, la libido dando saltos asincrónicos; la prepotencia de los estorninos en sus fulgurantes maniobras desafiando la regla básica de la geometría del espíritu. En fin que lo que eran Beatriz y mi amante Viridiana, era algo asi como figuras simbólicas en conexión con la falsa réplica de del epicureísmo. Ellas imbuidas de relacionamiento
  • 31. 31 libertario fingido; forzando realizaciones en contextos sociales insubstanciales: como cuando se daban a la tarea de proporcionar soluciones en perspectiva de un tipo de psicología clínica vinculada con teorías de la sociología del sujeto inveteradamente sometido. Tal vez por esto empecé a vislumbrar la posibilidad de retrasar todo el proyecto que habían iniciado. En esa latente tendencia que me ha acompañado en lo que concierne al entendido de propiciar la muerte independientemente de cualquier connotación moral y/o criminal. En mi era la razón de ser de mi teoría acerca de la relación entre albedrío y los principios que cimentaron la propuesta de Epicuro al fundar “El Jardín”. Inclusive en promoción de reacciones vinculantes respecto a la psicología profunda de Jung. Tal vez, entonces, se originó en mi la necesidad de matarlas. Y sí que lo hice, de a poquito. Empezando por Viridiana. En una encerrona como réplica del Segundo Circulo de Dante. ***************************************** Ha pasado mucho tiempo. El vigor de mi cuerpo se ha transformado en mezcla gelatinosa. Y no fui, en fin de cuentas lo que quise ser: enhebraciòn lógica en concordancia con la teoría de sujeto cobijado por el manto freudiano, Más que nada porque la distancia entre la razón en sí y la sinrazón, ha devenido en pura fantasía ominosa: fui descorriendo el velo tratando de hallar transparencia; pero me encontraría siempre en el mismo sitio obscuro. Casi al tenor de lo descrito por Rodolfo Urribarri en su obra “Descorriendo el velo so de la latencia”. Y sí que, entonces, lo había leído y me había subsumido en él. Casi como navegando adormilado; presa de la nostalgia por el vuelo primero de mi sexualidad. Y en esto habría de llegar al túmulo que cubre la memoria sepultada durante todo mi periplo. Y avergonzado tendría que reconocer que mi pulsión estaba centrada en mi recóndita misoginia. Tal vez por eso la encerré y la vejé tanto tiempo. Es decir, Viridiana sufriría en cuerpo y espíritu mi actuar ignominioso. Proceloso sujeto; yo perdido, apertrechado en mi desvarío.
  • 32. 32 Finch escribió un texto acerca de la envidia como fatalidad que ha acompañado a la humanidad desde siempre. Dice que no es otra cosa (la envidia) que la aproximación a la posibilidad de emulación. Según él todos los científicos han logrado sus hallazgos excepcionales, por lo mismo que se han fijado en los otros. Cada uno en perspectiva de “imitación” en sus diferentes ámbitos. Y yo me pregunto si lo mío respecto a Viridiana había sido eso: es decir una constante envidia; por lo mismo que ella había logrado la aceptación de todos sus proyectos. Y, tal vez, lo más importante, que hubiera alcanzado éxito en la aplicación de su teoría acerca del desdoblamiento del sujeto en términos de sus pulsiones; hasta convertirse en itinerante sombrío bipolar y, al mismo tiempo en acucioso protagonista de infinitas expresiones asimiladas a lo que pudiera entenderse como cotidianidad vivificante; casi como esperanza de transformación redentora. ******************************* Nunca supe que fue primero. Si este silencio mío, derivado de mi profunda tristeza. O el yo que difiere de todo lo que se pudo haber contado. Y esta opción dubitativa que no me deja asir la ternura, ni la esperanza. Esto es lo mismo que vagar por ahí. Entornos de asfixia. Que recuento ahora. Y que me han asediado. Decir, entonces, otraparte es tanto como que no entiendo lo que me cruza la piel y mi cabeza. He estado a la espera de revivir lo mío. Desde el momento mismo de haber nacido. Tratando de recordar sí, ese tiempo pasado, tuve alguna ilusión. Sí, por ejemplo, no pude localizar lo que era. Y, esto, me ha generado una angustia, en todo mi tránsito por lo que llevo de vida. Metiéndome en este cuerpo. Y tratando de exhibirlo como trofeo de mí mismo. Es una sensación de vértigo. Y, por lo mismo, no recuerdo si tuvo su origen desde allí. Desde ese desprendimiento con respecto a mi madre. Y, el silencio, me lleva a estar más lejos. Desde que se inauguró la palabra. Como si volviese a ese pasado absoluto de todos y todas. Siendo así, manifiesto que lo que soy, no sé si era proyecto mío. O de quien. Como relámpago, mi memoria se torna
  • 33. 33 cada vez más obsoleta. Nunca supe que fue primero. Si este silencio mío, derivado de mi profunda tristeza. O el yo que difiere de todo lo que se pudo haber contado. Y esta opción dubitativa que no me deja asir la ternura, ni la esperanza. Esto es lo mismo que vagar por ahí. Entornos de asfixia. Que recuento ahora. Y que me han asediado. Decir, entonces, otraparte es tanto como que no entiendo lo que me cruza la piel y mi cabeza. He estado a la espera de revivir lo mío. Desde el momento mismo de haber nacido. Tratando de recordar sí, ese tiempo pasado, tuve alguna ilusión. Sí, por ejemplo, no pude localizar lo que era. Y, esto, me ha generado una angustia, en todo mi tránsito por lo que llevo de vida. Metiéndome en este cuerpo. Y tratando de exhibirlo como trofeo de mí mismo. Es una sensación de vértigo. Y, por lo mismo, no recuerdo si tuvo su origen desde allí. Desde ese desprendimiento con respecto a mi madre. Y, el silencio, me lleva a estar más lejos. Desde que se inauguró la palabra. Como si volviese a ese pasado absoluto de todos y todas. Siendo así, manifiesto que lo que soy, no sé si era proyecto mío. O de quien. Como relámpago, mi memoria se torna cada vez más obsoleta. Por cuanto no atina a establecer, siquiera, los referentes primarios que pudiesen desatar mi cuerpo, del yo sujeto. Es como una incandescencia milenaria. Como sí el Sol no me hubiera alumbrado, desde el momento en que prefiguré como ser. En la latencia propia de quienes hicimos camino. Desde ahí, al comienzo del tiempo. Hoy, en la mañana, me propuse salir de viaje. En esa nave de papel que heredé de mi padre. Como, el mismo decía “no vaya a ser que te extravíes en la vida que te ha sido dada”. Y rogué, en este hoy, que me fuera impuesta la brújula navegante, sin par. Esa que he tenido en mis sueños. Pero que, cuando despierto ya no estaba. O está. No sé, en verdad lo que pueda decir y pensar. En este mediodía ligero, coloqué mi barquita en el lago inmenso situado junto a mi casa. Y la soplé, como intentando que hiciera mar en lo que no es ahora. Y, su fragilidad, la hizo naufragar. Menos mal que no la había montado. O, mejor
  • 34. 34 sería decir, lo debí hacer; para ver si este desasosiego se hunde y se ahoga. Y que, yo como sujeto herido, no me levantara jamás, del fondo grasoso que creí intuir primero. Busqué un reparador de ilusiones dañadas, como para ver si la podía rescatar. Y, este, me la entregó casi recién hecha. Entonces, me fui con ella debajo de mi brazo. Llegué al mar verdadero, en la tarde de este día. Y toqué, con mis pies, la laminita de agua en la orilla-playa. Y sentí que ascendía hacia el espacio abierto. Que empecé a flotar como sujeto herido de muerte, en esta vida. Y que busca la otra en cualquier parte. Es un unísono lenguaje cantado. El límite de mi ascenso fue la pesadez de mi cuerpo y el yo sujeto. Empecé a notar que me hacía falta el suelo. Y el agua de mar, para seguir navegando en mi reconstruida barquita. Bajé en la noche. Escuchaba el trepidar del agua. Y la fuerza del viento que se erigía como potencia mayor. Y que transportaba las olas, por la vía de enseñarles sus caminos. Y yo fui señalado y las olas me pegaban como fuerza casi inaudita. Toda la noche en eso. Sin poder dormir. Tal vez porque temía que, al llegar el otro día, se haría más fuerte mi desazón y mi incapacidad para seguir yendo con mi barquita. Empecé a sentir que no podía moverme. No sé si era todavía noche. O si era el otro día. Lo cierto es que estaba inmóvil. Desarropado. En una miseria de vida dolorosa. Pero podía hablar. Y traté de expresar algo, por la vía de mis palabras aprendidas al nacer. Y sentí que solo era un balbuceo insípido, irrelevante. Un vuelo de lenguaje asido al piso. Como no entendedera construida aquí en este presente, que heredé de quienes fueron primero que yo. Y, en el desvarío siguiente, entendí que eso era mi muerte,
  • 35. 35