SlideShare una empresa de Scribd logo
Lección 4 para
el 24 de julio
de 2021
“Mientras no confesé mi pecado, mi cuerpo iba decayendo
por mi gemir de todo el día, pues de día y de noche tu
mano pesaba sobre mí. Como flor marchita por el calor
del verano, así me sentía decaer” (Salmo 32:3-4 DHHe).
El pecado nos arrebata el descanso. Recuperarlo tiene un
costo: el arrepentimiento (Salmo 32:5). La historia del
pecado y el arrepentimiento de David nos ayudan a
comprender este proceso.
¡He pecado! ¿Qué hago?
¿Encubrirlo? 2ª de Samuel 11.
¿Confesarlo? 2ª de Samuel 12:1-13.
¿Y después qué?
Consecuencias del pecado. 2ª de Samuel 12:14-23.
Nuevo corazón. Salmo 51:1-12.
Nuevas palabras. Salmo 51:13-19.
“Mas esto que David había hecho, fue desagradable
ante los ojos de Jehová” (2ª de Samuel 11:27)
La caída de David fue la
consecuencia de un cúmulo
de errores encadenados.
No cumplió su deber como rey
(v. 1)
No apartó su vista, sino que se
recreó en la tentación (v. 2; cf.
Job 31:1)
Buscó la manera de hacer
realidad su deseo (v. 3)
Consumó el pecado (v. 4)
Intentó ocultar su pecado
engañando a un hombre
bueno (v. 5-12)
Puso en riesgo de pecar a
Urías emborrachándolo (v. 13)
Ordenó un asesinato (v. 14-25)
Al casarse con Betsabé,
procuró encubrir finalmente el
pecado (v. 26-27)
“Mas esto que David había hecho, fue desagradable
ante los ojos de Jehová” (2ª de Samuel 11:27)
La caída de David fue la
consecuencia de un cúmulo
de errores encadenados.
“Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David:
También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás” (2ª de Samuel 12:13)
Dios no se quedó de brazos cruzados ante el pecado flagrante de
David. Echando mano de la experiencia de David como pastor y de
su sentido de justicia, el profeta Natán planteó una parábola que,
finalmente, removió la conciencia de David (v. 1-6).
Su arrepentimiento fue más allá de la
pena de haber dañado gravemente a Urías
y a Betsabé. David fue consciente de que
había pecado contra Dios (Salmo 51:4).
Nuestro pecado, en última instancia, hace daño a Dios.
Con él, clavamos otro clavo en el áspero madero que
apunta hacia el cielo en el Gólgota.
Por la cruz de Jesús, el arrepentimiento sincero, tiene una
respuesta inmediata: “Jehová ha remitido tu pecado”.
Aunque David fue inmediatamente perdonado, Dios no
evitó las consecuencias de su pecado.
David mismo había pronunciado su propia sentencia:
por la vida de un hombre, él perdería la vida de cuatro
de sus hijos: el primer hijo de Betsabé, Amón, Absalón
y Adonías.
Pero no solo el pecado trajo sus consecuencias, el
arrepentimiento también trajo las suyas. David recuperó
“el gozo de tu salvación” (Salmo 51:12).
Si Dios perdonó a un adúltero, manipulador y asesino,
¿no me perdonará a mí? No importa la gravedad de mis
pecados, sino la grandeza de la gracia de Dios que está
dispuesta siempre a perdonar al pecador.
“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva
un espíritu recto dentro de mí” (Salmo 51:10)
El Espíritu Santo es el único que puede realizar
este cambio en nuestro corazón (v. 11). Él nos
conduce en el proceso de santificación, nos
crea de nuevo, nos ayuda en nuestra lucha
con la tentación, y nos da descanso.
David le pide a Dios que borre sus
pecados, que le purifique, y que cambie
sus pensamientos y sus sentimientos.
Ya no quiere seguir dependiendo de sí
mismo. Solo dependiendo de Dios puede
encontrar seguridad, gozo y alegría.
“Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos,
Y los pecadores se convertirán a ti” (Salmo 51:13)
David quedó avergonzado por su pecado. Toda su vida
recordó esa mancha en su historial. Sin embargo, había
algo mayor que su vergüenza: el perdón recibido.
No podía callarlo, tenía que contarlo (v. 15). Otros
debían ser advertidos para no caer en los mismos
errores. Tenían que saber que, si ya habían pecado,
tenían perdón en Dios.
La noticia es demasiado importante para que
callemos: “Si confesamos nuestros pecados, él es
fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y
limpiarnos de toda maldad” (1ª de Juan 1:9).
“El perdón de Dios no es solamente
un acto judicial por el cual libra de
la condenación. No es sólo el
perdón por el pecado. Es también
una redención del pecado. Es la
efusión del amor redentor que
transforma el corazón”
E. G. W. (El discurso maestro de Jesucristo, pg. 97)

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

La vision de david wilkerson el original
La vision de david wilkerson el originalLa vision de david wilkerson el original
La vision de david wilkerson el original
Ausberto Escobar
 
2011 01-07 powerpointpng
2011 01-07 powerpointpng2011 01-07 powerpointpng
2011 01-07 powerpointpng
Ricardo
 
notas ellen white escuela sabatica 27/10/2012
notas ellen white escuela sabatica 27/10/2012notas ellen white escuela sabatica 27/10/2012
notas ellen white escuela sabatica 27/10/2012
Misión Peruana del Norte
 

La actualidad más candente (20)

EXCELENCIAS Y ACCIONES DE DIOS MANIFESTADAS EN EL DILUVIO. (PARTE IV) DEL LIB...
EXCELENCIAS Y ACCIONES DE DIOS MANIFESTADAS EN EL DILUVIO. (PARTE IV) DEL LIB...EXCELENCIAS Y ACCIONES DE DIOS MANIFESTADAS EN EL DILUVIO. (PARTE IV) DEL LIB...
EXCELENCIAS Y ACCIONES DE DIOS MANIFESTADAS EN EL DILUVIO. (PARTE IV) DEL LIB...
 
Los 10 consejos para Cristianos #1
Los 10 consejos para Cristianos  #1Los 10 consejos para Cristianos  #1
Los 10 consejos para Cristianos #1
 
DANIEL | Capítulo 12
DANIEL | Capítulo 12DANIEL | Capítulo 12
DANIEL | Capítulo 12
 
Joven | Lección 10 | La destrucción de Jerusalén | Escuela Sabática
Joven | Lección 10 | La destrucción de Jerusalén | Escuela SabáticaJoven | Lección 10 | La destrucción de Jerusalén | Escuela Sabática
Joven | Lección 10 | La destrucción de Jerusalén | Escuela Sabática
 
Saq412 04
Saq412 04Saq412 04
Saq412 04
 
La formula de cristo para la felicidad
La formula de cristo para la felicidadLa formula de cristo para la felicidad
La formula de cristo para la felicidad
 
La vision de david wilkerson el original
La vision de david wilkerson el originalLa vision de david wilkerson el original
La vision de david wilkerson el original
 
Ciclo de aprendizaje: La crisis continúa
Ciclo de aprendizaje: La crisis continúaCiclo de aprendizaje: La crisis continúa
Ciclo de aprendizaje: La crisis continúa
 
2011 01-07 powerpointpng
2011 01-07 powerpointpng2011 01-07 powerpointpng
2011 01-07 powerpointpng
 
preguntas_y_respuestas_biblicas_7_071621.pdf
preguntas_y_respuestas_biblicas_7_071621.pdfpreguntas_y_respuestas_biblicas_7_071621.pdf
preguntas_y_respuestas_biblicas_7_071621.pdf
 
Leccion adultos: La crisis continúa
Leccion adultos: La crisis continúaLeccion adultos: La crisis continúa
Leccion adultos: La crisis continúa
 
Tzedaka
TzedakaTzedaka
Tzedaka
 
39 oracion y_perseverancia
39 oracion y_perseverancia39 oracion y_perseverancia
39 oracion y_perseverancia
 
Sesion joven: La crisis continúa
Sesion joven: La crisis continúaSesion joven: La crisis continúa
Sesion joven: La crisis continúa
 
Lección 10 | Juveniles | El tiempo de angustia | Escuela Sabática Menores
Lección 10 | Juveniles | El tiempo de angustia | Escuela Sabática MenoresLección 10 | Juveniles | El tiempo de angustia | Escuela Sabática Menores
Lección 10 | Juveniles | El tiempo de angustia | Escuela Sabática Menores
 
notas ellen white escuela sabatica 27/10/2012
notas ellen white escuela sabatica 27/10/2012notas ellen white escuela sabatica 27/10/2012
notas ellen white escuela sabatica 27/10/2012
 
Ciclo aprendizaje: Crisis en el Edén
Ciclo aprendizaje: Crisis en el EdénCiclo aprendizaje: Crisis en el Edén
Ciclo aprendizaje: Crisis en el Edén
 
Lección 11 | Juveniles | El fin del mundo como lo conocemos | Escuela Sabátic...
Lección 11 | Juveniles | El fin del mundo como lo conocemos | Escuela Sabátic...Lección 11 | Juveniles | El fin del mundo como lo conocemos | Escuela Sabátic...
Lección 11 | Juveniles | El fin del mundo como lo conocemos | Escuela Sabátic...
 
04 dios de gracia y juicio
04 dios de gracia y juicio04 dios de gracia y juicio
04 dios de gracia y juicio
 
52 vision y_esperanza (Estudio Bíblico en Daniel)
52 vision y_esperanza (Estudio Bíblico en Daniel)52 vision y_esperanza (Estudio Bíblico en Daniel)
52 vision y_esperanza (Estudio Bíblico en Daniel)
 

Similar a Lección 4 | El costo del descanso | Escuela Sabática PowerPoint

10 2 samuel_12_01-23
10 2 samuel_12_01-2310 2 samuel_12_01-23
10 2 samuel_12_01-23
Fa Sanchez
 
Lección N°7: A la Sombra de sus Alas
Lección N°7: A la Sombra de sus AlasLección N°7: A la Sombra de sus Alas
Lección N°7: A la Sombra de sus Alas
Efraín Samuel
 
T11.u1.l2 un llamado al arrepentimiento - 1109011
T11.u1.l2   un llamado al arrepentimiento - 1109011T11.u1.l2   un llamado al arrepentimiento - 1109011
T11.u1.l2 un llamado al arrepentimiento - 1109011
Gabael Henrixz
 

Similar a Lección 4 | El costo del descanso | Escuela Sabática PowerPoint (20)

04 el costo del descanso
04 el costo del descanso04 el costo del descanso
04 el costo del descanso
 
El salmo 51 corazon DE NUESTRO DIOS.docx
El salmo 51 corazon DE NUESTRO DIOS.docxEl salmo 51 corazon DE NUESTRO DIOS.docx
El salmo 51 corazon DE NUESTRO DIOS.docx
 
El salmo 51 corazon DE NUESTRO DIOS.docx
El salmo 51 corazon DE NUESTRO DIOS.docxEl salmo 51 corazon DE NUESTRO DIOS.docx
El salmo 51 corazon DE NUESTRO DIOS.docx
 
El costo del descanso
El costo del descanso El costo del descanso
El costo del descanso
 
5. #Compasión por los que Lloran
5. #Compasión por los que Lloran5. #Compasión por los que Lloran
5. #Compasión por los que Lloran
 
05 Compasión por los que lloran
05 Compasión por los que lloran05 Compasión por los que lloran
05 Compasión por los que lloran
 
07 02 t2011_a la sombra de sus alas
07 02 t2011_a la sombra de sus alas07 02 t2011_a la sombra de sus alas
07 02 t2011_a la sombra de sus alas
 
Henry lamentaciones comentario
Henry lamentaciones comentarioHenry lamentaciones comentario
Henry lamentaciones comentario
 
David y Betsabe
David y BetsabeDavid y Betsabe
David y Betsabe
 
10 David Y Betsabe
10 David Y Betsabe10 David Y Betsabe
10 David Y Betsabe
 
10 2 samuel_12_01-23
10 2 samuel_12_01-2310 2 samuel_12_01-23
10 2 samuel_12_01-23
 
David y la oracion.docx
David y la oracion.docxDavid y la oracion.docx
David y la oracion.docx
 
08 sangre inocente
08 sangre inocente08 sangre inocente
08 sangre inocente
 
Lección N°7: A la Sombra de sus Alas
Lección N°7: A la Sombra de sus AlasLección N°7: A la Sombra de sus Alas
Lección N°7: A la Sombra de sus Alas
 
PARA EL 14 DE MAYO
PARA EL 14 DE MAYOPARA EL 14 DE MAYO
PARA EL 14 DE MAYO
 
Lección 8 | Sangre inocente | Escuela Sabática Power Point
Lección 8 | Sangre inocente | Escuela Sabática Power PointLección 8 | Sangre inocente | Escuela Sabática Power Point
Lección 8 | Sangre inocente | Escuela Sabática Power Point
 
05 la culpa
05 la culpa05 la culpa
05 la culpa
 
T11.u1.l2 un llamado al arrepentimiento - 1109011
T11.u1.l2   un llamado al arrepentimiento - 1109011T11.u1.l2   un llamado al arrepentimiento - 1109011
T11.u1.l2 un llamado al arrepentimiento - 1109011
 
Cuando el problema es el pecado
Cuando el problema es el pecadoCuando el problema es el pecado
Cuando el problema es el pecado
 
Historias bíblicas a la luz de la ley y el evangelio, C.F.Walther
Historias bíblicas a la luz de la ley y el evangelio, C.F.WaltherHistorias bíblicas a la luz de la ley y el evangelio, C.F.Walther
Historias bíblicas a la luz de la ley y el evangelio, C.F.Walther
 

Más de jespadill

Más de jespadill (20)

Lección 5 - Resurrecciones antes de la cruz - Escuela Sabática PowerPoint
Lección 5 - Resurrecciones antes de la cruz - Escuela Sabática PowerPointLección 5 - Resurrecciones antes de la cruz - Escuela Sabática PowerPoint
Lección 5 - Resurrecciones antes de la cruz - Escuela Sabática PowerPoint
 
Escuela Sabática Completa PDF Cuarto trimestre 2022
Escuela Sabática Completa PDF Cuarto trimestre 2022Escuela Sabática Completa PDF Cuarto trimestre 2022
Escuela Sabática Completa PDF Cuarto trimestre 2022
 
Notas de Elena - Lección 2 - Muerte en un mundo pecaminoso
Notas de Elena - Lección 2 - Muerte en un mundo pecaminosoNotas de Elena - Lección 2 - Muerte en un mundo pecaminoso
Notas de Elena - Lección 2 - Muerte en un mundo pecaminoso
 
Lección 1. Rebelión en un Universo perfecto
Lección 1. Rebelión en un Universo perfectoLección 1. Rebelión en un Universo perfecto
Lección 1. Rebelión en un Universo perfecto
 
Lección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela Sabática PowerPointLección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela Sabática PowerPoint
 
PDF | Lección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela Sabática
PDF | Lección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela SabáticaPDF | Lección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela Sabática
PDF | Lección 12 | El Profeta sin descanso | Escuela Sabática
 
Lección 11 | Anhelo de más | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 11 | Anhelo de más | Escuela Sabática PowerPointLección 11 | Anhelo de más | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 11 | Anhelo de más | Escuela Sabática PowerPoint
 
PDF | Lección 11 | Anhelo de más | Escuela Sabática
PDF | Lección 11 | Anhelo de más | Escuela SabáticaPDF | Lección 11 | Anhelo de más | Escuela Sabática
PDF | Lección 11 | Anhelo de más | Escuela Sabática
 
Lección 10 | El Descanso Sabático | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 10 | El Descanso Sabático | Escuela Sabática PowerPointLección 10 | El Descanso Sabático | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 10 | El Descanso Sabático | Escuela Sabática PowerPoint
 
PDF | Lección 10 | El Descanso Sabático | Escuela Sabática
PDF | Lección 10 | El Descanso Sabático | Escuela SabáticaPDF | Lección 10 | El Descanso Sabático | Escuela Sabática
PDF | Lección 10 | El Descanso Sabático | Escuela Sabática
 
Lección 9 | Los ritmos del descanso | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 9 | Los ritmos del descanso | Escuela Sabática PowerPointLección 9 | Los ritmos del descanso | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 9 | Los ritmos del descanso | Escuela Sabática PowerPoint
 
PDF | Lección 9 | Los ritmos del descanso | Escuela Sabática
PDF | Lección 9 | Los ritmos del descanso | Escuela SabáticaPDF | Lección 9 | Los ritmos del descanso | Escuela Sabática
PDF | Lección 9 | Los ritmos del descanso | Escuela Sabática
 
Lección 8 | Libres para descansar | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 8 | Libres para descansar | Escuela Sabática PowerPointLección 8 | Libres para descansar | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 8 | Libres para descansar | Escuela Sabática PowerPoint
 
PDF | Lección 8 | Libres para descansar | Escuela Sabática
PDF | Lección 8 | Libres para descansar | Escuela SabáticaPDF | Lección 8 | Libres para descansar | Escuela Sabática
PDF | Lección 8 | Libres para descansar | Escuela Sabática
 
Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática PowerPointLección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática PowerPoint
 
PDF | Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática
PDF | Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela SabáticaPDF | Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática
PDF | Lección 7 | El descanso, las relaciones y la salud | Escuela Sabática
 
Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabática P...
Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabática P...Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabática P...
Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabática P...
 
PDF | Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabá...
PDF | Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabá...PDF | Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabá...
PDF | Lección 6 | Cómo hallar descanso en los lazos familiares | Escuela Sabá...
 
Lección 5 | “Venid a mí...” | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 5 | “Venid a mí...” | Escuela Sabática PowerPointLección 5 | “Venid a mí...” | Escuela Sabática PowerPoint
Lección 5 | “Venid a mí...” | Escuela Sabática PowerPoint
 
PDF | Lección 5 | “Venid a mí...” | Escuela Sabática
PDF | Lección 5 | “Venid a mí...” | Escuela SabáticaPDF | Lección 5 | “Venid a mí...” | Escuela Sabática
PDF | Lección 5 | “Venid a mí...” | Escuela Sabática
 

Último

Tema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptx
Tema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptxTema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptx
Tema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptx
Noe Castillo
 
Un libro sin recetas, para la maestra y el maestro Fase 3.pdf
Un libro sin recetas, para la maestra y el maestro Fase 3.pdfUn libro sin recetas, para la maestra y el maestro Fase 3.pdf
Un libro sin recetas, para la maestra y el maestro Fase 3.pdf
sandradianelly
 
Ferias de ciencias y estrategia STEAM – PNFCyT 2024.pdf
Ferias de ciencias y estrategia STEAM – PNFCyT 2024.pdfFerias de ciencias y estrategia STEAM – PNFCyT 2024.pdf
Ferias de ciencias y estrategia STEAM – PNFCyT 2024.pdf
JudithRomero51
 

Último (20)

📝 Semana 09 - Tema 01: Tarea - Aplicación del resumen como estrategia de fuen...
📝 Semana 09 - Tema 01: Tarea - Aplicación del resumen como estrategia de fuen...📝 Semana 09 - Tema 01: Tarea - Aplicación del resumen como estrategia de fuen...
📝 Semana 09 - Tema 01: Tarea - Aplicación del resumen como estrategia de fuen...
 
Creación WEB. Ideas clave para crear un sitio web
Creación WEB. Ideas clave para crear un sitio webCreación WEB. Ideas clave para crear un sitio web
Creación WEB. Ideas clave para crear un sitio web
 
LA GEOMETRÍA Y LOS SISTEMAS ANGULARES, APRENDER LEYENDO LA BIBLIA
LA GEOMETRÍA Y LOS SISTEMAS ANGULARES, APRENDER LEYENDO LA BIBLIALA GEOMETRÍA Y LOS SISTEMAS ANGULARES, APRENDER LEYENDO LA BIBLIA
LA GEOMETRÍA Y LOS SISTEMAS ANGULARES, APRENDER LEYENDO LA BIBLIA
 
IMPLICACIONES BIOÉTICAS ANTE EL TRANSHUMANISMO A PARTIR DEL PENSAMIENTO FILOS...
IMPLICACIONES BIOÉTICAS ANTE EL TRANSHUMANISMO A PARTIR DEL PENSAMIENTO FILOS...IMPLICACIONES BIOÉTICAS ANTE EL TRANSHUMANISMO A PARTIR DEL PENSAMIENTO FILOS...
IMPLICACIONES BIOÉTICAS ANTE EL TRANSHUMANISMO A PARTIR DEL PENSAMIENTO FILOS...
 
Proyecto integrador Vereda Cujacal Centro.pptx
Proyecto integrador Vereda Cujacal Centro.pptxProyecto integrador Vereda Cujacal Centro.pptx
Proyecto integrador Vereda Cujacal Centro.pptx
 
5.Deicticos Uno_Enfermería_EspanolAcademico
5.Deicticos Uno_Enfermería_EspanolAcademico5.Deicticos Uno_Enfermería_EspanolAcademico
5.Deicticos Uno_Enfermería_EspanolAcademico
 
Tema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptx
Tema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptxTema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptx
Tema 14. Aplicación de Diagramas 26-05-24.pptx
 
BIENESTAR TOTAL - LA EXPERIENCIA DEL CLIENTE CON ATR
BIENESTAR TOTAL - LA EXPERIENCIA DEL CLIENTE CON ATRBIENESTAR TOTAL - LA EXPERIENCIA DEL CLIENTE CON ATR
BIENESTAR TOTAL - LA EXPERIENCIA DEL CLIENTE CON ATR
 
3.Conectores uno_Enfermería_EspAcademico
3.Conectores uno_Enfermería_EspAcademico3.Conectores uno_Enfermería_EspAcademico
3.Conectores uno_Enfermería_EspAcademico
 
Poemas de Beatriz Giménez de Ory_trabajos de 6º
Poemas de Beatriz Giménez de Ory_trabajos de 6ºPoemas de Beatriz Giménez de Ory_trabajos de 6º
Poemas de Beatriz Giménez de Ory_trabajos de 6º
 
Proceso de gestión de obras - Aquí tu Remodelación
Proceso de gestión de obras - Aquí tu RemodelaciónProceso de gestión de obras - Aquí tu Remodelación
Proceso de gestión de obras - Aquí tu Remodelación
 
ACERTIJO LA RUTA DE LAS ADIVINANZAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO LA RUTA DE LAS ADIVINANZAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLAACERTIJO LA RUTA DE LAS ADIVINANZAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO LA RUTA DE LAS ADIVINANZAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
 
Proceso de admisiones en escuelas infantiles de Pamplona
Proceso de admisiones en escuelas infantiles de PamplonaProceso de admisiones en escuelas infantiles de Pamplona
Proceso de admisiones en escuelas infantiles de Pamplona
 
Presentación Pedagoía medieval para exposición en clases
Presentación Pedagoía medieval para exposición en clasesPresentación Pedagoía medieval para exposición en clases
Presentación Pedagoía medieval para exposición en clases
 
Orientación Académica y Profesional 4º de ESO- OrientArte
Orientación Académica y Profesional 4º de ESO- OrientArteOrientación Académica y Profesional 4º de ESO- OrientArte
Orientación Académica y Profesional 4º de ESO- OrientArte
 
Un libro sin recetas, para la maestra y el maestro Fase 3.pdf
Un libro sin recetas, para la maestra y el maestro Fase 3.pdfUn libro sin recetas, para la maestra y el maestro Fase 3.pdf
Un libro sin recetas, para la maestra y el maestro Fase 3.pdf
 
Lec. 08 Esc. Sab. Luz desde el santuario
Lec. 08 Esc. Sab. Luz desde el santuarioLec. 08 Esc. Sab. Luz desde el santuario
Lec. 08 Esc. Sab. Luz desde el santuario
 
Ferias de ciencias y estrategia STEAM – PNFCyT 2024.pdf
Ferias de ciencias y estrategia STEAM – PNFCyT 2024.pdfFerias de ciencias y estrategia STEAM – PNFCyT 2024.pdf
Ferias de ciencias y estrategia STEAM – PNFCyT 2024.pdf
 
Sesión de clase: Luz desde el santuario.pdf
Sesión de clase: Luz desde el santuario.pdfSesión de clase: Luz desde el santuario.pdf
Sesión de clase: Luz desde el santuario.pdf
 
LA ILIADA Y LA ODISEA.LITERATURA UNIVERSAL
LA ILIADA Y LA ODISEA.LITERATURA UNIVERSALLA ILIADA Y LA ODISEA.LITERATURA UNIVERSAL
LA ILIADA Y LA ODISEA.LITERATURA UNIVERSAL
 

Lección 4 | El costo del descanso | Escuela Sabática PowerPoint

  • 1. Lección 4 para el 24 de julio de 2021
  • 2. “Mientras no confesé mi pecado, mi cuerpo iba decayendo por mi gemir de todo el día, pues de día y de noche tu mano pesaba sobre mí. Como flor marchita por el calor del verano, así me sentía decaer” (Salmo 32:3-4 DHHe). El pecado nos arrebata el descanso. Recuperarlo tiene un costo: el arrepentimiento (Salmo 32:5). La historia del pecado y el arrepentimiento de David nos ayudan a comprender este proceso. ¡He pecado! ¿Qué hago? ¿Encubrirlo? 2ª de Samuel 11. ¿Confesarlo? 2ª de Samuel 12:1-13. ¿Y después qué? Consecuencias del pecado. 2ª de Samuel 12:14-23. Nuevo corazón. Salmo 51:1-12. Nuevas palabras. Salmo 51:13-19.
  • 3. “Mas esto que David había hecho, fue desagradable ante los ojos de Jehová” (2ª de Samuel 11:27) La caída de David fue la consecuencia de un cúmulo de errores encadenados. No cumplió su deber como rey (v. 1) No apartó su vista, sino que se recreó en la tentación (v. 2; cf. Job 31:1) Buscó la manera de hacer realidad su deseo (v. 3) Consumó el pecado (v. 4)
  • 4. Intentó ocultar su pecado engañando a un hombre bueno (v. 5-12) Puso en riesgo de pecar a Urías emborrachándolo (v. 13) Ordenó un asesinato (v. 14-25) Al casarse con Betsabé, procuró encubrir finalmente el pecado (v. 26-27) “Mas esto que David había hecho, fue desagradable ante los ojos de Jehová” (2ª de Samuel 11:27) La caída de David fue la consecuencia de un cúmulo de errores encadenados.
  • 5. “Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás” (2ª de Samuel 12:13) Dios no se quedó de brazos cruzados ante el pecado flagrante de David. Echando mano de la experiencia de David como pastor y de su sentido de justicia, el profeta Natán planteó una parábola que, finalmente, removió la conciencia de David (v. 1-6). Su arrepentimiento fue más allá de la pena de haber dañado gravemente a Urías y a Betsabé. David fue consciente de que había pecado contra Dios (Salmo 51:4). Nuestro pecado, en última instancia, hace daño a Dios. Con él, clavamos otro clavo en el áspero madero que apunta hacia el cielo en el Gólgota. Por la cruz de Jesús, el arrepentimiento sincero, tiene una respuesta inmediata: “Jehová ha remitido tu pecado”.
  • 6. Aunque David fue inmediatamente perdonado, Dios no evitó las consecuencias de su pecado. David mismo había pronunciado su propia sentencia: por la vida de un hombre, él perdería la vida de cuatro de sus hijos: el primer hijo de Betsabé, Amón, Absalón y Adonías. Pero no solo el pecado trajo sus consecuencias, el arrepentimiento también trajo las suyas. David recuperó “el gozo de tu salvación” (Salmo 51:12). Si Dios perdonó a un adúltero, manipulador y asesino, ¿no me perdonará a mí? No importa la gravedad de mis pecados, sino la grandeza de la gracia de Dios que está dispuesta siempre a perdonar al pecador.
  • 7. “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí” (Salmo 51:10) El Espíritu Santo es el único que puede realizar este cambio en nuestro corazón (v. 11). Él nos conduce en el proceso de santificación, nos crea de nuevo, nos ayuda en nuestra lucha con la tentación, y nos da descanso. David le pide a Dios que borre sus pecados, que le purifique, y que cambie sus pensamientos y sus sentimientos. Ya no quiere seguir dependiendo de sí mismo. Solo dependiendo de Dios puede encontrar seguridad, gozo y alegría.
  • 8. “Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos, Y los pecadores se convertirán a ti” (Salmo 51:13) David quedó avergonzado por su pecado. Toda su vida recordó esa mancha en su historial. Sin embargo, había algo mayor que su vergüenza: el perdón recibido. No podía callarlo, tenía que contarlo (v. 15). Otros debían ser advertidos para no caer en los mismos errores. Tenían que saber que, si ya habían pecado, tenían perdón en Dios. La noticia es demasiado importante para que callemos: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1ª de Juan 1:9).
  • 9. “El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón” E. G. W. (El discurso maestro de Jesucristo, pg. 97)