SlideShare una empresa de Scribd logo
PARTE II – UNA   REALIDAD CONCEPTO-METODOLÓGICA TRANSGRESORA




                                        1
  DESMONTAR EL MITO DE LA CONDICIÓN FÍSICA
 COMO PRIORIDAD EN EL PERÍODO PREPARATORIO


Si pensamos en la norma de entrenar, fácilmente nosotros apercibimos las preo-
cupaciones que orientan las primeras semanas de trabajo de un equipo. Se inten-
ta elevar los dichos índices de condición física para que se pueda sustentar, des-
pués, el “trabajo táctico”.
Largos períodos de carrera continua, muchas veces en espacios como la playa o
el bosque, entrenamiento con intervalos, entrenamiento en circuito, entrenamien-
to por estaciones, rampas, barreras (obstáculos), gimnasio, etc., marcan el trabajo
diario de los equipos en este período dicho preparatorio o fundamental. Este tra-
bajo busca el desenvolvimiento general que tradicionalmente se reconoce como
indispensable -es visto como los cimientos o la base de lo que viene a seguir-,
algunas veces con la presencia del balón para engañar (y ¿ser autoengañado?),
pero donde el gran objetivo es siempre el mismo: correr x tiempo o hacer x repe-
ticiones.
Como sus preocupaciones son otras, Mourinho sigue un modelo de pensamiento distinto:
       Para mí, las prioridades son otras. Como no me canso de repetir, lo más
       importante en un equipo es tener un modelo de juego, un conjunto de prin-
       cipios que proporcionen organización al equipo. Por eso, mi atención se
       centra ahí desde el primer día. Las semanas preparatorias inciden, de
       forma sistemática, en la organización táctica, siempre con el objetivo de
       estructurar y elevar el desempeño colectivo. Las preocupaciones técnicas,
       físicas y psicológicas (como la concentración, por ejemplo) surgen por
       arrastramiento y como consecuencia de la especificidad de nuestro mode-
       lo de operacionalización.



                                         79
MOURINHO – ¿POR    QUÉ TANTAS VICTORIAS?




Fácilmente se percibe que no se trata aquí de menospreciar alguna de las dimensio-
nes del juego; se trata antes de subordinarlas a lo que Mourinho considera ser lo fun-
damental para el rendimiento del equipo: su organización de juego. Al contemplar la
supradimensión táctica, Mourinho moviliza también las restantes dimensiones. De
forma contextualizada, específica, es decir, en las proporciones que su jugar requisi-
ta.
       Al trabajar nosotros la vertiente táctica en unas condiciones próximas a
       las que deseamos para la competición, esto es, próximas de aquello que
       pretendemos para nuestro juego, estamos desenvolviendo la vertiente físi-
       ca en la especifidad que ella realmente tiene. Por ejemplo, en vez de des-
       arrollar la “fuerza” de una forma aislada o descontextualizada, lo hace-
       mos a través de ejercicios con determinadas características, jugando con el
       espacio, el tiempo, el número de jugadores y las reglas que les imponemos.
       De esta forma, estamos sin duda desarrollando algo relacionado con la
       “fuerza”, pero en un contexto mucho más específico. Un ejercicio táctico-
       técnico en el que existen al mismo tiempo muchos saltos, muchas paradas,
       muchas caídas y muchos cambios de dirección, es mucho más importante
       que otro donde se trabaja la “fuerza” de forma aislada o descontextualiza-
       da. Ahora lo difícil de todo esto es conseguir operacionalizar lo que quere-
       mos, es conseguir crear ejercicios que engloben todas las vertientes, sin
       olvidar nunca nuestra primera preocupación: potenciar un determinado
       principio de juego.
En suma, según este modo de pensar el entrenar, el dicho período preparatorio o
fundamental sólo lo es porque viene antes del período competitivo. En efecto, en
este período hay ya la necesidad de que existan partidos, no exclusivamente para
verificar el nivel que se tiene, sino también como parte fundamental del patrón
semanal -porque aquel que va a ser el patrón semanal durante el período compe-
titivo debe comenzar a serlo luego desde el inicio-.
¿Por qué se le llama, entonces, período preparatorio o fundamental?¿Tendrá algo
fundamental o especial con respecto al período siguiente? No. Sólo es fundamen-
tal para los primeros partidos. Y, en esta perspectiva, es tanto menos fundamental
en cuanto más tenga de aquello que, tradicionalmente, se dice que debe tener.

EL DICHO PERÍODO PREPARATORIO ES IMPORTANTE PARA
MOURINHO, PERO POR RAZONES MUY DISTINTAS DE LAS EVI-
DENCIADAS POR LA NORMA DE ENTRENAR. ES UN PERÍODO
IMPORTANTE PARA PREPARAR AL EQUIPO EN FUNCIÓN DEL MODE-
LO DE JUEGO DESEADO Y ES UN PERÍODO SIN COMPETICIONES
OFICIALES, SITUACIÓN QUE PERMITE UN TIEMPO DE EXPERIMEN-
TACIÓN, AJUSTES, REAJUSTES QUE SON IMPORTANTES EN LA
RELACIÓN ENTRENADOR-EQUIPO Y ENTRENADOR-JUGADORES.




                                           80
PARTE II – UNA   REALIDAD CONCEPTO-METODOLÓGICA TRANSGRESORA




                                        5
       DESMONTAR EL MITO DEL ENTRENAMIENTO
         DE LAS CAPACIDADES CONDICIONALES


Tanto en dicho período preparatorio como durante el cuadro competitivo, la
norma de entrenar dedica buena parte de sus preocupaciones a desenvolver
supuestas capacidades tenidas como fundamentales y, por eso, merecedoras de
particular atención. Fuerza rápida, fuerza resistencia, fuerza explosiva, velocidad
de reacción, velocidad de desplazamiento, velocidad resistencia, resistencia aeró-
bica y anaeróbica, etc., son todos “factores entrenables”.
Sin balón, o en los dichos juegos reducidos, la lógica procesual tradicional del
entrenar se subordina a este conjunto de preocupaciones. Por eso se hacen sesio-
nes de entrenamiento en parques o en bosques, se hacen sesiones dobles, entrena-
mientos con intervalos, fartlecks, entrenamientos en circuito o por estaciones,
ejercicios continuados extensivos, continuados intensivos, etc.
Mourinho, como hemos visto, en ningún momento pierde de vista la idea del todo
-de su jugar-. No lo concibe partido en distintos factores y, por ello, resistencia
aeróbica, fuerza resistencia, etc., no son factores que le merezcan atención. Sabe
que algo parecido a eso existe en su jugar, pero como consecuencia del acontecer
del mismo. Y sabe también que sólo el subordinar de todo el proceso de entrena-
miento a la supradimensión táctica, esto es, a la vivenciación/adquisición jerarqui-
zada de sus principios de juego, le permite movilizar la subdimensión física en la
singularidad que su jugar requisita.




                                         91
MOURINHO – ¿POR     QUÉ TANTAS VICTORIAS?




Con todo, y en una aparente paradoja, Mourinho se sirve de la subdimensión físi-
ca como criterio para calibrar la relación desempeño-recuperación en el patrón
semanal de entrenamiento:
       Mis preocupaciones diarias se dirigen a la operacionalización de nuestro
       modelo de juego. No en tanto, la estructuración de la sesión de entrenamien-
       to y de lo qué hacer cada día no está sólo relacionada con los objetivos tác-
       ticos, sino también con el “régimen físico” a privilegiar, en la medida en que
       debo tener en cuenta, por ejemplo, los aspectos de la recuperación, particu-
       larmente respecto a la proximidad o no del partido anterior y del próximo.
       Por tanto, un día el trabajo táctico-técnico incide más sobre la recuperación
       del último partido, otro día sobre lo que yo llamo para simplificar “fuerza
       técnica” y así sucesivamente.
Con efecto, concomitante a la adquisición jerarquizada de su jugar, Mourinho se
preocupa por mantener una regularidad semanal en cuanto a la alternancia de los
diferentes patrones de desempeño-recuperación. ¿Por qué? Porque no es posible
biológicamente mantener ininterrumpidamente el organismo a esforzarse en el
mismo registro, solicitando todos los días las mismas cosas del jugar. Es de sen-
tido común que el organismo, para que esté despierto, necesite también dormir.
Para esforzarse, necesita descansar y recuperar.
En esta línea de pensamiento de Mourinho, la recuperación, en cuanto imperativo
metodológico, sucede/se procesa también en el plano más “físico” alternando el patrón
de contracción muscular dominante y, consecuentemente, alternando entre entrena-
mientos más discontinuos y entrenamiento menos discontinuos, pero siempre en espe-
cífidad más o menos compleja. Es decir, toda esta lógica procesual tiene que estar siem-
pre subordinada al supraprincipio de la especificidad. Si es importante alternar las den-
sidades significativas de los distintos patrones de contracción muscular, es importantí-
simo no perder nunca la articulación de sentido con el modelo de juego. Nunca pode-
mos olvidar que, hablando de la metodología de Mourinho, hablamos de un proceso de
entrenamiento todo él condicionado a la adquisición de una forma de jugar específica.
Este principio metodológico fundamental en la concretización dinámica de la metodo-
logía de Mourinho puede ser designado como principio de la alternancia horizontal en
especificidad. Hay una preocupación que nunca cambia -la operacionalización del
modelo de juego -, pero la escala a la que eso sucede se va haciendo diversa. Es eso que
permite a los jugadores llegar frescos al día del partido, porque no se están masacran-
do siempre las mismas cosas del jugar. Y es una alternancia horizontal porque es cum-
plida no a lo largo del día -unidad de entrenamiento-, sino a lo largo de la semana.
Esta brújula procesual es absolutamente indispensable. En el entrenamiento, el
dosificar es garantía para poder progresar.
Para que se perciba la lógica estructural del patrón semanal en su totalidad, es
necesario, aún, asociar el principio de la alternancia horizontal en especificidad
al principio de la progresión compleja.



                                            92
PARTE II – UNA   REALIDAD CONCEPTO-METODOLÓGICA TRANSGRESORA




Hay que tener la noción de que, para que se pueda progresar, es también preciso
ordenar, jerarquizar. ¡Esto es lo que lleva al operacionalizar! Pero atención, no es
la convencional progresión de lo general hacia lo específico, del volumen hacia la
intensidad, de lo aerobio para lo anaerobio. Es una progresión que habla respecto
a la jerarquización de los principios de juego de Mourinho, por un lado, y a lo que
sucede con la diferenciación del esforzar a lo largo de la semana, por otro.
Estamos, por tanto, hablando de una progresión como base de fondo de la adqui-
sición de jugar y ésta acontece, por lo menos a tres niveles: a lo largo de la tem-
porada, a lo largo de la semana -en función de lo que fué el partido anterior y de
lo que será el siguiente- y a lo largo de cada unidad de entrenamiento. Es, pues,
una progresión compleja, donde cada uno de los niveles se relaciona con los otros.
                                          ***
Mourinho desintegra, esto es, rompe en pedazos el complejo de principios, sub-
principios, subprincipios de los subprincipios que van dando cuerpo y alma a su
modelo de juego para, como consecuencia de eso, (re)integrarlos. La integración
es el resultado de la dinámica del proceso, de la vivenciación jerarquizada de sus
principios de juego.
La lógica de distribución por las distintas unidades de entrenamiento se garantiza
por el principio de la progresión compleja y por el principio de la alternancia
horizontal en especificidad, teniendo en cuenta el manoseo conveniente del des-
gaste global -“mental-emocional” y “físico” implicados en el solicitar diverso de
la triada relacional de las dichas estructuras locomotora, orgánica y perceptivo-
cinética5 - y de la recuperación. Reténgase que en ningún momento Mourinho des-
vía su atención del desgaste “mental-emocional” resultante del grado de comple-
jidad de los desempeños.
(5) Nos ayudamos de las estructuras locomotora, orgánica y perceptivo-cinética
de los investigadores de la universidad de Laval, pues hayamos pertinente o cri-
terio subyacente a la construcción de las mismas: identificar la dominancia de una
en relación a las demás en lo que se refiere a la especificidad de acción en cues-
tión, cumpliéndose el llamado efecto limitador. Salvaguardamos, naturalmente,
que aquello que se sabia en el momento en relación a cada una de las tres estruc-
turas mencionadas estaba muy distante del conocimiento actual.

ES   NECESARIO ENTENDER LA PROBLEMÁTICA DE LA RECUPE-
RACIÓN EN DOS PLANOS POSIBLES DE DIFERENCIACIÓN PARA
ANÁLISIS: EL PLANO “MENTAL-EMOCIONAL” Y EL PLANO “FÍSI-
CO”.   ENTRENAR   EN CONCENTRACIONES MÁXIMAS RELATIVAS
IMPLICA INTENSIDADES MÁXIMAS RELATIVAS Y, POR LO TANTO,
GRAN DESGASTE “MENTAL-EMOCIONAL”, ES DECIR, SIGNIFICA-
TIVA FATIGA TÁCTICA.




                                           93
MOURINHO – ¿POR    QUÉ TANTAS VICTORIAS?




Con partidos domingo a domingo, Mourinho tiene siempre tres días en los que
procura, de una forma más incisiva, el crecimiento de los desempeños del equipo
-miércoles, jueves y viernes- sin que pueda alienar lo que el partido anterior le
trajo y lo que tiene que salvaguardar por no saber lo que el siguiente le va a traer.
¿Qué hace entonces Mourinho en esos tres días en los que el lado adquisitivo del
entrenar está más presente?


       Al privilegiar la vertiente táctica, por tanto, la organización que pretendo,
       estoy privilegiando todas las restantes componentes del rendimiento, pues es
       por necesidad de lo “táctico” que surgen todas las restantes. Es a partir del
       trabajo táctico, de la operacionalización de mi modelo de juego, que voy a
       conseguir una adaptación específica en los restantes componentes. Si nues-
       tro “táctico” es singular, todo lo que de él se deriva lo es también. Por eso es
       que yo digo que no creo en equipos bien o mal preparados físicamente, sino
       en equipos identificados o no con una determinada matriz de juego, adapta-
       das o no a una determinada forma de jugar. Porque la adaptación fisiológi-
       ca es siempre específica, singular, de acuerdo con esa forma de jugar.
                                                                     JOSÉ MOURINHO




       Juzgo que es importante definir la imagen que quiero dar cuando hablo de
       “fuerza”, “resistencia” y “velocidad” en el fútbol. Los conceptos tradi-
       cionales que podemos encontrar en los libros sobre metodología de entre-
       namiento son generales y están muy lejos de lo que yo pienso que deben
       ser. Yo no perspectivo a la “fuerza”, “resistencia” y “velocidad” desde un
       punto de vista cuantitativo, sino contextualizadas a aquello que es el fút-
       bol y, fundamentalmente, a nuestra forma de jugar.
                                                                     JOSÉ MOURINHO




MIÉRCOLES: EL DÍA DE LOS PROPÓSITOS
EN RÉGIMEN DE ELEVADA TENSIÓN ESPECÍFICA

Salvaguardando la posibilidad de que en el miércoles aún no exista una recupera-
ción total en términos “mentales-emocionales” y teniendo en cuenta que el des-
gaste “mental-emocional” acarrea consecuencias para el “desgaste físico”,



                                           94
PARTE II – UNA   REALIDAD CONCEPTO-METODOLÓGICA TRANSGRESORA




Mourinho hace que este entrenamiento sea el más discontinuo de la semana.
¿Cómo? Transportando para ese día ejercicios cuya relación desempeño-recupe-
ración resulte en un régimen que aún permita descanso significativo.
       La experiencia me dice que tres días después de un partido los jugadores
       aún no están completamente recuperados. No tanto físicamente, sino fun-
       damentalmente en términos emocionales. El desgaste emocional tarde más
       en recuperarse que el físico. No tengo ninguna duda.
Es verdad que los aspectos motivacionales pueden apurar la recuperación “men-
tal-emocional” y, así siendo, los jugadores pueden llegar al miércoles práctica-
mente recuperados del partido anterior. Con todo, es preciso tener presente que
Mourinho tiene que garantizar un patrón semanal. Ya hemos visto que es crucial
que así suceda.
Por tanto, cualquier unidad de entrenamiento alterna períodos de esfuerzo -“men-
tal-emocional” y “físico”- y de recuperación, pero, por las razones presentadas,
será la sesión del miércoles la que más intervalos de recuperación presupone. Es
la más fraccionada, la más discontínua.
La cuestión que se plantea ahora es cómo encaminar los ejercicios para el régi-
men pretendido -elevada tensión específica-. La respuesta es simple: jugando con
el espacio, la duración y el número de jugadores implicados, para garantizar una
gran densidad del patrón de contracción muscular deseado.
Partiendo del conocimiento de que las contracciones musculares se pueden carac-
terizar por la velocidad de contracción, su duración y la tensión manifestada,
Mourinho crea para este día ejercicios que impliquen significativa velocidad de
contracción, corta duración y tensión elevada como patrón de contracción muscu-
lar. O sea, los ejercicios que crea para los miércoles exigen una gran densidad de
contracciones excéntricas, incluyendo, por eso, un número significativo de para-
das, aceleraciones, cambios de dirección, saltos, caídas, etc.
Reforzamos, con todo, que Mourinho quiere para este día un número significati-
vo de contracciones excéntricas, aunque los objetivos de cada ejercicio y de la
unidad de entrenamiento sean otros, relacionados con su forma de jugar. Esas con-
tracciones excéntricas aparecen como un “medio para”, un medio para superar
dificultades relativas a su jugar, un medio para enraizar determinados principios
de juego. Es decir, son siempre los propósitos tácticos, que Mourinho quiere
vivenciar, al exigir tal patrón de contracción.
       ¿Cuál es, para mí, el significado de “fuerza” en el fútbol? Es tener la
       capacidad de arrancar, frenar, cambiar de dirección, saltar para cabece-
       ar... Tenemos que contextualizarlo en función de aquello que son las accio-
       nes específicas de nuestros jugadores en el juego. Tenemos, por tanto, que
       trabajar de acuerdo con la especifidad de nuestro juego. Si queremos que
       en la unidad de entrenamiento haya un predominio de acciones táctico-



                                        95
MOURINHO – ¿POR    QUÉ TANTAS VICTORIAS?




       técnicas en régimen de “fuerza técnica”, aquello que hacemos es buscar
       un conjunto de situaciones de juego donde eso esté presente. Ahora no
       tenemos la preocupación de cuantificar si el jugador hace diez o quince
       cambios de dirección. Nuestra preocupación es que la situación en sí
       arrastre consigo una dominancia de esas acciones.
En este contexto, las preocupaciones de Mourinho se dirigen fundamentalmente
en este día para los subprincipios, subprincipios de los subprincipios, en fin, para
propósitos con menor complejidad -subdinámicas de su jugar-. Y entiéndase que,
en este día, aún quedan residuos de fatiga que no le permiten sacar el máximo pro-
vecho de las exigencias implícitas en la vivenciación de los grandes principios y
sus articulaciones.


       No nos podemos olvidar de que, más allá de la articulación de los princi-
       pios de juego, es también fundamental hacer la articulación de los sub-
       principios de cada gran principio. Por ejemplo, si yo defino la posesión de
       balón como principio, no me llega repetirla constantemente en un ejerci-
       cio de 8x8. Eso sería muy reductor, ya que subyacen a esa posesión exis-
       ten subprincipios que deben ser entrenados. Lo que hacemos es “ir a bus-
       car” esos subprincipios, como la posesión con transición de zona o evitar
       el pase en primera instancia, y potenciarlos en espacios más reducidos y
       con menor número de jugadores. Después, en un contexto con mayor
       número de jugadores y espacios más amplios, hacemos la articulación de
       esos subprincipios.
                                                                   JOSÉ MOURINHO


No estará de más insistir en que estamos ante una unidad de entrenamiento mani-
fiestamente discontinua, en la medida en que son exigidas acciones en intensidad
instantánea significativa y que, por eso, necesitan intercalarse con sucesivos perí-
odos de recuperación.


       No utilizo programas individuales de musculación con mis jugadores para
       mantener o potenciar algunas cualidades. No creo en eso. Todo lo que
       hacemos se relaciona con nuestro modelo de juego. El gimnasio y las
       máquinas de musculación son para el departamento médico, si lo cree
       conveniente, usarlo en la rehabilitación de lesiones.
                                                                   JOSÉ MOURINHO




                                           96
PARTE II – UNA   REALIDAD CONCEPTO-METODOLÓGICA TRANSGRESORA




La mejor adaptación es la que se consigue partiendo de aquello que va a pers-
pectivar una determinada competición. Al pretender jugar de una determina-
da forma y al trabajarlo semanalmente, en un contexto todo él orientado hacia
eso, toda la estructura fisiológica se adapta concretamente y de forma especí-
fica. Ya el trabajo con máquinas de musculación presenta varias interrogan-
tes. Por ejemplo, ¿hasta qué punto el desarrollo muscular que se consigue de
esa forma se identifica con las sinergias musculares que la modalidad y nues-
tro modelo de juego requieren? Para nosotros, la adaptación concreta a partir
de las situaciones de juego nos permite direccionar mucho mejor la prepara-
ción del jugador, teniendo en cuenta la competición. La cuestión es ésta: cada
uno opta por el camino que está más direccionado para su objetivo final. El
nuestro es que el equipo juegue como queremos, según nuestro modelo de
juego.
                                                                     RUI FARIA




El hecho de que en mis equipos haya pocas lesiones no traumáticas no es por
suerte. El entrenamiento juega aquí un papel determinante. El músculo está
tanto más preparado para el esfuerzo y para la temporada cuanto más espe-
cífico haya sido el trabajo realizado. Esto es algo evidente, es pragmático y
es básico. ¿Y lo qué es que prepara mejor el músculo? Son las acciones que
denominamos, para más fácil entendimiento, de “fuerza técnica”, esto es,
acciones táctico-técnicas realizadas a intensidades altísimas y a velocidad
elevada. Por ejemplo, una frenada seguida de un contacto físico y de un cam-
bio de dirección con un sprint es una acción de “fuerza” mucho más especí-
fica que un press de piernas de 200 kilos. Por eso, el músculo está mucho más
preparado y adaptado para el esfuerzo del juego si trabajamos de esta forma.
Por veces, las personas están tan obcecadas con la vertiente física, que sólo
ven el músculo como un órgano generador de trabajo y no como un órgano
sensible. Se olvidan que él es un órgano sensible con una capacidad absolu-
tamente fantástica de adaptación al envolvimiento regular. Y no hablo sólo del
fútbol portugués, porque, cuando llegué al Chelsea, tenía a mi disposición una
herramienta fantástica, la “Prozone”, pero los relatorios que eran elaborados
lo eran estrictamente en función de la vertiente física: cuantos kilómetros ha
recorrido el jugador “X”; cuantos kms. corrió a una intensidad determinada;
si corrió más en la primera parte que en la segunda; si corrió más en los últi-
mos quince minutos o en los primeros... O sea, ¡todo en función del físico! Este
tipo de información no me interesa; no en tanto, la “Prozone” es una herra-
mienta de captación de información absolutamente fantástica. Y, en este
momento, no prescindo de su uso, pero la información que yo obtengo de ella
es completamente diferente de la que era obtenida antes de que yo llegase.
                                                              JOSÉ MOURINHO




                                   97
PARTE II – UNA   REALIDAD CONCEPTO-METODOLÓGICA TRANSGRESORA




                                        6
                   DESMONTAR EL MITO
           DE LA RECUPERACIÓN CONVENCIONAL


Tanto se reconoce la importancia de la recuperación que se utiliza la misma como
una de las principales justificaciones para los malos resultados. Declaraciones
como “Tuvimos poco tiempo para recuperar”, “Hubo partido en mitad de la sema-
na y el equipo acusó el esfuerzo” y “ La temporada ha sido larga y dura y en esta
fase final acusamos el esfuerzo” son más que frecuentes. Incluso en entrenadores
que apenas están envueltos en dos competiciones -Liga Y Copa de Portugal-.
En efecto, no hay ningún entrenador que diga que la recuperación no es un aspec-
to fundamental a tener en cuenta en el proceso de entrenamiento y son también
cada vez más los que reconocen que el problema de la recuperación debe ser ecua-
cionado en dos niveles: fatiga “física” y fatiga “mental-emocional”. Con todo,
decir no es hacer. ¡En la práctica, la teoría es otra!
Muchos de estos entrenadores que se quejan de la elevada densidad competitiva
a la que están sujetos aprovechan los parones del Campeonato para “recargar bate-
rías” con el aumento de las cargas físicas. Extraño es también el comportamiento
de aquéllos que por jugar los miércoles un partido de Copa o de competición euro-
pea, intentan cambiar el partido de Liga para el lunes, pero entrenan jueves, vier-
nes, sábado y domingo. O de aquéllos que dicen que la recuperación es tan impor-
tante como el entrenamiento, pero, estando siempre listos para entrenar dos veces
al día, no son capaces de dar dos días de descanso.


       En Portugal se juega los miércoles y ya se solicita que el siguiente parti-
       do se juegue el lunes. Pero se entrena el jueves, viernes, sábado y domin-
       go. ¡Es un absurdo!
                                                                  JOSÉ MOURINHO




                                       105
MOURINHO – ¿POR    QUÉ TANTAS VICTORIAS?




Pero lo extraño de la situación no acaba aquí... El simple hecho de perder lleva
muchas veces a que se entrene más, -en cantidad, entiéndase-. Esto en una de las
alturas en que el desgaste “mental-emocional” más se hace sentir: los momentos
de las derrotas. Más aún, se dice que la fatiga no sólo es “física”, sino “mental-
emocional”, pero, se va a intentar recuperar luego al seguir del partido “físicamen-
te” a los jugadores, como si esta cuestión no tuviera que verse globalmente -indi-
visible- y como si el entrenar al día siguiente por la mañana no fuese pernicioso
para la recuperación “mental-emocional”.


       En Portugal se entrena de más cuando se pierde. Los entrenadores, tal vez
       influenciados por los conceptos relacionados con la cantidad – que es
       para muchos lo mas importante- y por sentir recelo de ser criticados por
       la poca cantidad de trabajo, rompen todo el proceso. ¡El Benfica llegó a
       tener un entrenador que entrenaba tres horas por la mañana y tres por la
       tarde!
                                                                   JOSÉ MOURINHO


Lo expuesto nos deja ver a todos las enormes incoherencias y confusiones con-
ceptuales y metodológicas. Es conveniente aclarar por lo tanto cómo Mourinho,
que lidia con densidades competitivas aparentemente sobrehumanas, consigue
mantenerse en todos los frentes jugando para ganar a lo largo de una temporada
deportiva.
Hay que advertir que Mourinho juega partidos casi siempre cada tres días, y que
por la altura en que escribimos estas líneas -mediados de Abril-, sus jugadores ya
han disputado 52 partidos oficiales. Para no hablar de los parones del campeona-
to que podía aprovechar para recuperar al equipo, pero ve su equipo reducido a
tres, cuatro o cinco jugadores debido a los compromisos de selecciones naciona-
les.


       ¡Me dan ganas de reír cuando oigo a algunas personas hablar de cansan-
       cio... Mis jugadores ya han jugado 52 partidos oficiales esta temporada!
                                                                   JOSÉ MOURINHO




FATIGA “MENTAL-EMOCIONAL” Y FATIGA “FÍSICA”

Es necesario comenzar por comprender que la problemática de la recuperación
debe ser ecuacionada desde dos planos diferenciables en términos de análisis,



                                           106
PARTE II – UNA   REALIDAD CONCEPTO-METODOLÓGICA TRANSGRESORA




aunque éstes apenas existan en total conexión e interdependencia: el plano “men-
tal-emocional” y el plano “físico”.
Seguramente no provocamos sorpresa al afirmar que la fatiga no se manifiesta
apenas “físicamente”, pues con toda certeza, todos ya hemos tenido, por ejemlo,
un terrible dolor de cabeza al leer algo complejo que exigía total concentración.
Lo que puede constituir sorpresa es el cuanto la fatiga “mental-emocional” con-
tribuye para el desgaste implicado en el entrenar y en el jugar...
       La fatiga más importante en el fútbol es la fatiga central y no la física.
       Cualquier equipo profesional mínimamente entrenado, desde el punto de
       vista energético, acaba por resistir, con mayor o menor dificultad, aquello
       que es el juego. Ahora la fatiga central es aquella que resulta de la capa-
       cidad de estar permanentemente concentrado y, por ejemplo, de reaccio-
       nar inmediatamente y de forma coordinada ante la pérdida del balón.
En efecto, generalmente se le atribuye mucha importancia a la fatiga “física” -fati-
ga periférica-, pero el grueso de nuestra preocupación debe incidir sobre la fatiga
“mental-emocional” -fatiga central, del sistema nervioso central-, resultante de la
necesaria concentración táctica decisional implicada en el entrenar y en el jugar.
De ahí que podamos designarla por fatiga táctica, en la medida en que tiene pre-
cisamente que ver con la incapacidad de los jugadores para concentrarse por estar
cansados de hacerlo.
       Una de las cosas que hacen que el entrenamiento sea más intenso - cuan-
       do se habla de intensidad se habla normalmente en desgaste energético-
       es la concentración decisional exigida. Por ejemplo, correr por correr
       implica un desgaste energético natural, pero la complejidad del ejercicio
       es nula y, como tal, el desgaste a nivel emocional tiende a ser nulo tam-
       bién. Ya las situaciones, complejas, en las que se basa el crecimiento de la
       organización de juego, exigen a los jugadores requisitos tácticos, técnicos,
       psicológicos y físicos. Es eso que representa la complejidad del ejercicio y
       conduce a una concentración mayor.

ES NORMAL QUE OIGAMOS DECIR “AQUÉL JUGADOR ESTÁ CANSA-
DO Y ES POR ESO QUE NO SUELTA EL BALÓN”. ¿PERO CÓMO PUEDE
ESTAR CANSADO SI SE HARTA DE CORRER CON EL BALÓN? ESTÁ
SIMPLEMENTE CANSADO DE CONCENTRARSE Y DE DOSIFICAR EL
ESFUERZO Y ESO LO LLEVA A LA PÉRDIDA DE ORGANIZACIÓN.


Reténgase así, que la intensidad sólo es posible de ser caracterizada cuando se la
asocia a la concentración decisional y ésta es tanto más exigente cuanto más
variables tenga que articular. Esto quiere decir que puede ser mucho más intenso
un ejercicio poco veloz, pero que implica una articulación determinada, que otro
más veloz pero menos complejo. Cuanto más complejos sean los desempeños



                                          107
MOURINHO – ¿POR   QUÉ TANTAS VICTORIAS?




vivenciados en los entrenamientos o manifestados en la competición, más desgas-
tantes son. Por la concentración que exigen, son los que presuponen una mayor
intensidad.


       Cuando hablamos de intensidad, hablamos de intensidad de concentra-
       ción, porque jugar es, fundamentalmente, pensar, y pensar exige concen-
       tración. Y, si hablamos de un juego de calidad, hablamos en pensar tenien-
       do en cuenta un referente colectivo -determinados principios del juego- y
       eso exige aún más concentración. No es por eso de extrañar que la fatiga
       táctica surja antes que la fatiga “física”.
                                                                        RUI FARIA




LA IMPORTANCIA DE LOS HÁBITOS

El jugar de Mourinho, como cualquier idea de juego que se paute por una organi-
zación colectiva elaborada, y su operacionalización, por la concentración que exi-
gen, presuponen un gran desgaste “mental-emocional” y, en esta medida, elevada
fatiga táctica. Todavía, Mourinho sabe que el entrenar en específicidad lleva a
que las exigencias de concentración implícitas en su forma de jugar pasen a ser
menores. ¿Por qué? Porque el hábito se traduce en economía neurobiológica.
Como la esfera fundamental del saber hacer es del dominio no consciente y el
hábito es un saber hacer que se adquiere en la acción, el entrenar -el aprendizaje
por la repetición- es un proceso de construcción del ser capaz de jugar en que el
saber adquirido es dominantemente patrimonio del no consciente. Si es así, el
hábito lleva a que la solicitud más compleja de la tríada córtex-cuerpo-acción
quede más salvaguardada, disminuyendo significativamente el esfuerzo neurobio-
lógico.
Por tanto, partiendo del hecho de que, durante un partido, las exigencias de con-
centración decisional se derivan tanto de la necesaria atención simultánea a un
conjunto de referencias colectivas -la organización de juego del equipo es algo
que emerge del respeto sistemático por un conjunto de principios- como de la
necesaria constante adaptación frente a la variabilidad e imprevisibilidad de las
situaciones de juego, el hábito lleva a que la atención decisional se circunscriba,
fundamentalmente, al ecuacionar de los matices particulares de cada situación, es
decir, a la gestión del instante, del aquí y ahora.

AL LEER UN LIBRO, AL CABO DE UNA HORA TENEMOS QUE DES-
CANSAR, PERO, SI NO ESTAMOS ACOSTUMBRADOS A LEER, NOS




                                          108
PARTE III – ACENTUAR   LA TRANSGRESIÓN




                                           9
        PUENTES PARA LA SOSTENIBILIDAD
   CIENTÍFICA DE UNA METODOLOGÍA SUBVERSIVA


Fue casi una constante a lo largo de la elaboración de este libro el sentimiento de afini-
dad con diversas áreas de la ciencia. Si el propósito fuese justificar la sostenibilidad
científica de la metodología de entrenamiento de Mourinho, creemos que podrían ser
muchos los puntos de partida.

Hagamos por ello un paseo por un conjunto de conceptos clave que pueden perfecta-
mente servir de puente hacia una inteligibilidad más científica de una metodología de
entrenamiento subversiva, incluso perturbadora, ¡que funciona! Lo hacemos sin cual-
quier pretensión de agotar la aclaración, o de dar una lección. Queremos apenas inten-
sificar el apetito de los lectores más voraces.

Para eso, nos dimos la libertad de utilizar algunas ideas de autores que, durante la ela-
boración de este libro, se convirtieron en una especie de muleta científica. António
Damásio, Benoît Mandelbrot, R. Stacey, Paulo Cunha e Silva, Henri Laborit, Pierre
Jacob, Gilles Lafargue, Alain Berthoz e incluso Filipe Pereirinha o Gonçalves Ferreira
se convirtieron en nuestros compañeros de viaje.

Todos tenemos conciencia de que estamos a diario colocados ante innumerables situa-
ciones en las que tenemos que escoger. De hecho, decidir lo que hacer es un problema
casi constante en nuestro cotidiano. Así es en la vida, y así es en juego, donde, en cual-
quier acción, el primer problema que se le plantea al jugador es siempre de naturaleza
táctica: “¿qué hago aquí y ahora?”.

En este contexto, también es común que se acepte que nuestra capacidad de deliberar
y de ejercer control consciente sobre nuestras elecciones y acciones es lo que nos dis-
tingue de los demás animales.

El gran problema es que el modo de pensar subyacente a los dos párrafos anteriores no
coincide ajustadamente con lo que hoy se sabe sobre el funcionamiento de nuestro cere-
bro.

Puede, por ello , constituir una sorpresa el hecho de que, en muchos contextos de nues-
tra vida, las tomas de decisión sean no conscientes. ¿Cuántas veces nos ponemos a pen-
sar que nuestro comportamiento, en el calor del momento, no fue el que queríamos
haber tenido? Muchísimas, seguro.



                                           161
MOURINHO – ¿POR    QUÉ TANTAS VICTORIAS?




De hecho, la pregunta “¿lo qué hago aquí y ahora?” mencionada anteriormente,
es, muchas veces, en relación al dominio del jugar, una pregunta no consciente,
con respuesta dominantemente no consciente.

Socorrámonos del texto “Las intenciones inconscientes”6, donde, en debate, el
filósofo Pierre Jacob y el neurocientífico Gilles Lafargue aclaran el nacimiento de
las intenciones en el cerebro e intentan precisar las condiciones en que se toma
conciencia de ellas. Según los autores, una intención7 es una representación men-
tal muy especial: representa apenas lo que es posible; implica obligatoriamente el
agente en la preparación de la acción; y puede ser, muchas veces, no consciente.

Efectivamente, para ellos, mientras que algunas intenciones son el resultado de
una deliberación consciente anterior a la acción, otras nacen en el calor de la
acción sin que sean siempre premeditadas. Es decir, deben distinguirse dos tipos
de intenciones: las intenciones previas, conscientes, y las intenciones en el acto,
muchas veces no conscientes.

El hecho de que muchas veces la conciencia llegue después de la intención - en
muchas situaciones no es ella la que comanda la intención - nos ayuda a entender
mejor, por ejemplo, el porqué de que un jugador habituado a “jugar por dentro”
tenga extrema dificultad en “jugar por fuera” en un partido en que el entrenador
se lo pidió, por tanto,en un partido en que él tomó conciencia de una nueva fun-
ción a desempeñar.

El problema es éste: muchas de las tomas de decisión del jugador, en el calor de
la acción, no son premeditadas, conscientes. El jugador no se pregunta “¿qué hago
aquí y ahora?”: simplemente lo hace. Y lo hace en función de algo: de hábitos
adquiridos, lo mismo será decir, saberes remitidos hacia el no consciente.

De aquí emana la grandiosa importancia del entrenar cuando visualizado en la
perspectiva según la metodología de entrenamiento de José Mourinho. ¡Porque el
hábito es una saber hacer que se adquiere en la acción! Entrenar en especificidad y
tener en la repetición sistemática el soporte de la viabilidad de la adquisición de sus
principios de juego le permite promover el aparecimiento, en el seno de su equipo,
de intenciones en el acto en conformidad con las intenciones previas.

Creemos que es posible afirmar que, con su metodología, la periodización tácti-
ca, Mourinho intenta que los jugadores adquieran un conjunto de intenciones pre-
vias - representaciones mentales - relativas a una forma de jugar específica y des-
pués, en los ejercicios, promover la aparición de intenciones en el acto adecuadas
a las intenciones previas, siendo su intervención fundamental en el sentido de dis-
minuir las discrepancias entre las mismas.

También nos parece que queda aquí evidente cuánto cuesta alterar comportamien-
tos y cuánto depende el aprendizaje de la metodología que rije el proceso de entre-
namiento. Quizás encontremos ahora aún más claras las palabras de José Mourinho:


                                           162
PARTE III – ACENTUAR   LA TRANSGRESIÓN




       La mayoría de los entrenadores no puede decir que necesitan del tiempo
       que dicen ser necesario para tener éxito en un equipo. Esa es la mayor
       mentira del fútbol, que únicamente les sirve para protegerse. Es decir, a lo
       mejor incluso lo necesitan… porque se pierde tiempo con cuestiones que
       no son la organización de juego.

En cierto momento del artículo que aquí reflexionamos, uno de los autores hace
una conexión con nuestro comportamiento social:

[…] nuestra responsabilidad es la de formar intenciones previas en conformidad
con las reglas sociales y darles bastante consistencia para que estén en posición de
dominar las intenciones en el acto.

La responsabilidad del entrenador está en… ¡Precisamente!.

Creemos poder afirmar también que, en el entrenamiento, el jugador debe ser libre
para actuar sin actuar libremente. ¿Es esto paradójico? Sólo aparentemente. Debe
ser libre para actuar porque para el aquí y ahora no existe ecuación. No actúa
libremente porque sus intenciones deben tener como telón de fondo el jugar que
se pretende.

Fruto de la discusión entre los varios participantes del artículo, uno de los autores,
a modo de resumen, hace un acreciento sobre el papel de la conciencia en el proce-
so. Según él, las intenciones previas son premeditadas y las intenciones en el acto
pueden ser muchas veces no conscientes; en cuanto a la conciencia, es más un
medio de apropiarnos de nuestros actos que un iniciador de la acción.

Si así es, la preocupación de evolución concomitante del saber hacer y del saber
sobre ese saber hacer que la periodización táctica evidencia permitirá constantes
auto-feedbacks positivos en los jugadores, o incluso, más ajustadamente, feedfor-
wards, con todas las implicaciones positivas que eso acarrea.

Analicemos también un mecanismo de nuestro cerebro referenciado por los autores.
Cuando se realiza un acto voluntario, el cerebro produce una copia de eferencia que
predice instantáneamente los efectos de la acción. Este fenómeno crea en el agente
de un acto voluntario la idea de un lazo de causalidad entre una intención y un efec-
to. Como nos dicen los autores, la aproximación entre la conciencia de la causa y la
percepción del efecto es un instrumento privilegiado para el individuo que tiene en
cuenta los acontecimientos de los que es autor y de los que no es autor.

Es la noción de ser agente (o sujeto) la que aquí está en juego, es decir, la mane-
ra como el yo se constituye en la acción (el sentido del yo en la acción), y ésta es
fundamental en cualquier proceso de enseñanza-aprendizaje - como lo es el entre-
namiento para José Mourinho. ¿Por qué? Porque, además de una simple repeti-
ción, el proceso de aprendizaje necesita una intencionalidad en las acciones -
imbricada en una emotividad - que lo haga ser verdaderamente educativo. Por lo
tanto, cuando el agente toma conciencia de su intención en el acto, a través de la



                                         163
MOURINHO – ¿POR       QUÉ TANTAS VICTORIAS?




Copyright: Luís Vieira/ Record/ Gradiva-Publicações, Lda.
MOURINHO – ¿POR   QUÉ TANTAS VICTORIAS?

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

El morfociclo
El morfocicloEl morfociclo
Oscar cano el juegode posición
Oscar cano el juegode posiciónOscar cano el juegode posición
Oscar cano el juegode posición
Futbol_Ofensivo
 
Curso fifa preparación física en el fútbol
Curso fifa preparación física en el fútbolCurso fifa preparación física en el fútbol
Curso fifa preparación física en el fútbol
José Morales
 
Jose Mourinho Book-transition-practice
Jose Mourinho Book-transition-practiceJose Mourinho Book-transition-practice
Jose Mourinho Book-transition-practice
Michail Tsokaktsidis
 
Curso fifa-p.f
Curso fifa-p.fCurso fifa-p.f
Curso fifa-p.f
Patricio Castillo
 
Modelo de juego juvenil 13-14
Modelo de juego juvenil 13-14Modelo de juego juvenil 13-14
Modelo de juego juvenil 13-14
Joaquim Garcia i Ortells
 
Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Equipo de Juego Directo y Transici...
Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Equipo de Juego Directo y Transici...Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Equipo de Juego Directo y Transici...
Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Equipo de Juego Directo y Transici...
Juan Manuel Navarrete
 
MESOCICLO ATAQUE DIRECTO @ NANDO RODRIGUEZ @ DEPOR
MESOCICLO ATAQUE DIRECTO @ NANDO RODRIGUEZ @ DEPORMESOCICLO ATAQUE DIRECTO @ NANDO RODRIGUEZ @ DEPOR
MESOCICLO ATAQUE DIRECTO @ NANDO RODRIGUEZ @ DEPOR
Yonanca.com Futbol Studio
 
Mesociclo tactica nivel iii parte1
Mesociclo tactica nivel iii parte1Mesociclo tactica nivel iii parte1
Mesociclo tactica nivel iii parte1
Futbol_Ofensivo
 
Soccerintelligencebooklet
Soccerintelligencebooklet Soccerintelligencebooklet
Soccerintelligencebooklet
manoj kininge
 
Perfeccionamiento del modelo de juego a través del autoscouting en futbol base
Perfeccionamiento del modelo de juego a través del autoscouting en futbol basePerfeccionamiento del modelo de juego a través del autoscouting en futbol base
Perfeccionamiento del modelo de juego a través del autoscouting en futbol base
Joaquim Garcia i Ortells
 
Periodización táctica Power Point jornada "Grupoekipo"
Periodización táctica Power Point jornada "Grupoekipo"Periodización táctica Power Point jornada "Grupoekipo"
Periodización táctica Power Point jornada "Grupoekipo"
Javier Graziottin Alonso
 
87 progresion-ejercicios-finalizacion
87 progresion-ejercicios-finalizacion87 progresion-ejercicios-finalizacion
87 progresion-ejercicios-finalizacion
Joan Roca Caselles
 
La preparación física integrada en el fútbol
La preparación física integrada en el fútbolLa preparación física integrada en el fútbol
La preparación física integrada en el fútbol
Nicolás Maidana Storace
 
E-book - Futebol: Bases Científicas da Preparação de Força (ISBN: 978-85-9203...
E-book - Futebol: Bases Científicas da Preparação de Força (ISBN: 978-85-9203...E-book - Futebol: Bases Científicas da Preparação de Força (ISBN: 978-85-9203...
E-book - Futebol: Bases Científicas da Preparação de Força (ISBN: 978-85-9203...
Adriano Vretaros
 
Morfociclo patron
Morfociclo patronMorfociclo patron
Morfociclo patron
Livio Contessotto
 
Ejemplo Microciclo
Ejemplo MicrocicloEjemplo Microciclo
Ejemplo Microciclo
León Gómez
 
60 upf ariel gonzalez-2014br
60 upf ariel gonzalez-2014br60 upf ariel gonzalez-2014br
60 upf ariel gonzalez-2014br
fernando fernandez valverde
 
Entrenamiento de la fuerza
Entrenamiento de la fuerzaEntrenamiento de la fuerza
Entrenamiento de la fuerza
Iván Anero Terradillos
 
Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Pumas UNAM
Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Pumas UNAM Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Pumas UNAM
Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Pumas UNAM
Juan Manuel Navarrete
 

La actualidad más candente (20)

El morfociclo
El morfocicloEl morfociclo
El morfociclo
 
Oscar cano el juegode posición
Oscar cano el juegode posiciónOscar cano el juegode posición
Oscar cano el juegode posición
 
Curso fifa preparación física en el fútbol
Curso fifa preparación física en el fútbolCurso fifa preparación física en el fútbol
Curso fifa preparación física en el fútbol
 
Jose Mourinho Book-transition-practice
Jose Mourinho Book-transition-practiceJose Mourinho Book-transition-practice
Jose Mourinho Book-transition-practice
 
Curso fifa-p.f
Curso fifa-p.fCurso fifa-p.f
Curso fifa-p.f
 
Modelo de juego juvenil 13-14
Modelo de juego juvenil 13-14Modelo de juego juvenil 13-14
Modelo de juego juvenil 13-14
 
Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Equipo de Juego Directo y Transici...
Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Equipo de Juego Directo y Transici...Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Equipo de Juego Directo y Transici...
Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Equipo de Juego Directo y Transici...
 
MESOCICLO ATAQUE DIRECTO @ NANDO RODRIGUEZ @ DEPOR
MESOCICLO ATAQUE DIRECTO @ NANDO RODRIGUEZ @ DEPORMESOCICLO ATAQUE DIRECTO @ NANDO RODRIGUEZ @ DEPOR
MESOCICLO ATAQUE DIRECTO @ NANDO RODRIGUEZ @ DEPOR
 
Mesociclo tactica nivel iii parte1
Mesociclo tactica nivel iii parte1Mesociclo tactica nivel iii parte1
Mesociclo tactica nivel iii parte1
 
Soccerintelligencebooklet
Soccerintelligencebooklet Soccerintelligencebooklet
Soccerintelligencebooklet
 
Perfeccionamiento del modelo de juego a través del autoscouting en futbol base
Perfeccionamiento del modelo de juego a través del autoscouting en futbol basePerfeccionamiento del modelo de juego a través del autoscouting en futbol base
Perfeccionamiento del modelo de juego a través del autoscouting en futbol base
 
Periodización táctica Power Point jornada "Grupoekipo"
Periodización táctica Power Point jornada "Grupoekipo"Periodización táctica Power Point jornada "Grupoekipo"
Periodización táctica Power Point jornada "Grupoekipo"
 
87 progresion-ejercicios-finalizacion
87 progresion-ejercicios-finalizacion87 progresion-ejercicios-finalizacion
87 progresion-ejercicios-finalizacion
 
La preparación física integrada en el fútbol
La preparación física integrada en el fútbolLa preparación física integrada en el fútbol
La preparación física integrada en el fútbol
 
E-book - Futebol: Bases Científicas da Preparação de Força (ISBN: 978-85-9203...
E-book - Futebol: Bases Científicas da Preparação de Força (ISBN: 978-85-9203...E-book - Futebol: Bases Científicas da Preparação de Força (ISBN: 978-85-9203...
E-book - Futebol: Bases Científicas da Preparação de Força (ISBN: 978-85-9203...
 
Morfociclo patron
Morfociclo patronMorfociclo patron
Morfociclo patron
 
Ejemplo Microciclo
Ejemplo MicrocicloEjemplo Microciclo
Ejemplo Microciclo
 
60 upf ariel gonzalez-2014br
60 upf ariel gonzalez-2014br60 upf ariel gonzalez-2014br
60 upf ariel gonzalez-2014br
 
Entrenamiento de la fuerza
Entrenamiento de la fuerzaEntrenamiento de la fuerza
Entrenamiento de la fuerza
 
Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Pumas UNAM
Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Pumas UNAM Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Pumas UNAM
Periodización Táctica: Morfociclo Patrón - Pumas UNAM
 

Destacado

Mourinho: Anatomy Of A Winner
Mourinho: Anatomy Of A WinnerMourinho: Anatomy Of A Winner
Mourinho: Anatomy Of A Winner
Valerii Fomenkov
 
José Mourinho - Made in Portugal
José Mourinho - Made in PortugalJosé Mourinho - Made in Portugal
José Mourinho - Made in Portugal
Valerii Fomenkov
 
O desenvolvimento do jogar, segundo a Periodização Táctica
O desenvolvimento do jogar, segundo a Periodização TácticaO desenvolvimento do jogar, segundo a Periodização Táctica
O desenvolvimento do jogar, segundo a Periodização Táctica
Valerii Fomenkov
 
¿Qué es la "Periodización Táctica"?
¿Qué es la "Periodización Táctica"?¿Qué es la "Periodización Táctica"?
¿Qué es la "Periodización Táctica"?
Valerii Fomenkov
 
André Villas-Boas Scouting Report
André Villas-Boas Scouting ReportAndré Villas-Boas Scouting Report
André Villas-Boas Scouting ReportValerii Fomenkov
 
Defensive Organization (Mourinho)
Defensive Organization (Mourinho)Defensive Organization (Mourinho)
Defensive Organization (Mourinho)Valerii Fomenkov
 
PSV Eindhoven Senior and Youth Training Sessions
PSV Eindhoven Senior and Youth Training SessionsPSV Eindhoven Senior and Youth Training Sessions
PSV Eindhoven Senior and Youth Training Sessions
Valerii Fomenkov
 
Tactical periodization: Mourinho's best-kept secret?
Tactical periodization: Mourinho's best-kept secret?Tactical periodization: Mourinho's best-kept secret?
Tactical periodization: Mourinho's best-kept secret?Valerii Fomenkov
 
José Mourinho Interview
José Mourinho InterviewJosé Mourinho Interview
José Mourinho Interview
Valerii Fomenkov
 
EL MODELO DE JUEGO DEL F. C. BARCELONA
EL MODELO DE  JUEGO DEL F. C. BARCELONAEL MODELO DE  JUEGO DEL F. C. BARCELONA
EL MODELO DE JUEGO DEL F. C. BARCELONA
Valerii Fomenkov
 
EL MODELO DE JUEGO DEL F. C. BARCELONA (PARTE 1)
EL MODELO DE JUEGO DEL  F. C. BARCELONA (PARTE 1)EL MODELO DE JUEGO DEL  F. C. BARCELONA (PARTE 1)
EL MODELO DE JUEGO DEL F. C. BARCELONA (PARTE 1)
Valerii Fomenkov
 
José Mourinho Exercises
José Mourinho ExercisesJosé Mourinho Exercises
José Mourinho Exercises
Valerii Fomenkov
 
EL MODELO DE JUEGO DEL F. C. BARCELONA (PARTE 2)
EL MODELO DE  JUEGO DEL F. C. BARCELONA (PARTE 2)EL MODELO DE  JUEGO DEL F. C. BARCELONA (PARTE 2)
EL MODELO DE JUEGO DEL F. C. BARCELONA (PARTE 2)
Valerii Fomenkov
 
Reducidofinalizacionexterna 091219095748-phpapp01
Reducidofinalizacionexterna 091219095748-phpapp01Reducidofinalizacionexterna 091219095748-phpapp01
Reducidofinalizacionexterna 091219095748-phpapp01
WILLY FDEZ
 
José Mourinho Training Drills
José Mourinho Training DrillsJosé Mourinho Training Drills
José Mourinho Training Drills
Fundação Real Madrid
 
Rondos 1202755673919669-2
Rondos 1202755673919669-2Rondos 1202755673919669-2
Rondos 1202755673919669-2
WILLY FDEZ
 
500 fichas para el entrenamiento global de las estrategias ofensivas y defens...
500 fichas para el entrenamiento global de las estrategias ofensivas y defens...500 fichas para el entrenamiento global de las estrategias ofensivas y defens...
500 fichas para el entrenamiento global de las estrategias ofensivas y defens...
WILLY FDEZ
 
The Mourinho Mystique
The Mourinho MystiqueThe Mourinho Mystique
The Mourinho Mystique
Valerii Fomenkov
 
I segreti del_napoli_di_mazzarri
I segreti del_napoli_di_mazzarriI segreti del_napoli_di_mazzarri
I segreti del_napoli_di_mazzarriValerii Fomenkov
 
PRESSING REVISTA MC SPORTS
PRESSING REVISTA MC SPORTSPRESSING REVISTA MC SPORTS
PRESSING REVISTA MC SPORTS
WILLY FDEZ
 

Destacado (20)

Mourinho: Anatomy Of A Winner
Mourinho: Anatomy Of A WinnerMourinho: Anatomy Of A Winner
Mourinho: Anatomy Of A Winner
 
José Mourinho - Made in Portugal
José Mourinho - Made in PortugalJosé Mourinho - Made in Portugal
José Mourinho - Made in Portugal
 
O desenvolvimento do jogar, segundo a Periodização Táctica
O desenvolvimento do jogar, segundo a Periodização TácticaO desenvolvimento do jogar, segundo a Periodização Táctica
O desenvolvimento do jogar, segundo a Periodização Táctica
 
¿Qué es la "Periodización Táctica"?
¿Qué es la "Periodización Táctica"?¿Qué es la "Periodización Táctica"?
¿Qué es la "Periodización Táctica"?
 
André Villas-Boas Scouting Report
André Villas-Boas Scouting ReportAndré Villas-Boas Scouting Report
André Villas-Boas Scouting Report
 
Defensive Organization (Mourinho)
Defensive Organization (Mourinho)Defensive Organization (Mourinho)
Defensive Organization (Mourinho)
 
PSV Eindhoven Senior and Youth Training Sessions
PSV Eindhoven Senior and Youth Training SessionsPSV Eindhoven Senior and Youth Training Sessions
PSV Eindhoven Senior and Youth Training Sessions
 
Tactical periodization: Mourinho's best-kept secret?
Tactical periodization: Mourinho's best-kept secret?Tactical periodization: Mourinho's best-kept secret?
Tactical periodization: Mourinho's best-kept secret?
 
José Mourinho Interview
José Mourinho InterviewJosé Mourinho Interview
José Mourinho Interview
 
EL MODELO DE JUEGO DEL F. C. BARCELONA
EL MODELO DE  JUEGO DEL F. C. BARCELONAEL MODELO DE  JUEGO DEL F. C. BARCELONA
EL MODELO DE JUEGO DEL F. C. BARCELONA
 
EL MODELO DE JUEGO DEL F. C. BARCELONA (PARTE 1)
EL MODELO DE JUEGO DEL  F. C. BARCELONA (PARTE 1)EL MODELO DE JUEGO DEL  F. C. BARCELONA (PARTE 1)
EL MODELO DE JUEGO DEL F. C. BARCELONA (PARTE 1)
 
José Mourinho Exercises
José Mourinho ExercisesJosé Mourinho Exercises
José Mourinho Exercises
 
EL MODELO DE JUEGO DEL F. C. BARCELONA (PARTE 2)
EL MODELO DE  JUEGO DEL F. C. BARCELONA (PARTE 2)EL MODELO DE  JUEGO DEL F. C. BARCELONA (PARTE 2)
EL MODELO DE JUEGO DEL F. C. BARCELONA (PARTE 2)
 
Reducidofinalizacionexterna 091219095748-phpapp01
Reducidofinalizacionexterna 091219095748-phpapp01Reducidofinalizacionexterna 091219095748-phpapp01
Reducidofinalizacionexterna 091219095748-phpapp01
 
José Mourinho Training Drills
José Mourinho Training DrillsJosé Mourinho Training Drills
José Mourinho Training Drills
 
Rondos 1202755673919669-2
Rondos 1202755673919669-2Rondos 1202755673919669-2
Rondos 1202755673919669-2
 
500 fichas para el entrenamiento global de las estrategias ofensivas y defens...
500 fichas para el entrenamiento global de las estrategias ofensivas y defens...500 fichas para el entrenamiento global de las estrategias ofensivas y defens...
500 fichas para el entrenamiento global de las estrategias ofensivas y defens...
 
The Mourinho Mystique
The Mourinho MystiqueThe Mourinho Mystique
The Mourinho Mystique
 
I segreti del_napoli_di_mazzarri
I segreti del_napoli_di_mazzarriI segreti del_napoli_di_mazzarri
I segreti del_napoli_di_mazzarri
 
PRESSING REVISTA MC SPORTS
PRESSING REVISTA MC SPORTSPRESSING REVISTA MC SPORTS
PRESSING REVISTA MC SPORTS
 

Similar a Mourinho - ¿Por qué tantas victorias?

evidencias.pdf
evidencias.pdfevidencias.pdf
evidencias.pdf
Jose A Fernandez Rasco
 
JOSE MOURIÑO ¿Por que tantas victorias?
JOSE MOURIÑO ¿Por que tantas victorias?JOSE MOURIÑO ¿Por que tantas victorias?
JOSE MOURIÑO ¿Por que tantas victorias?
José Morales
 
Porque tantas victorias jose mourinho
Porque tantas victorias   jose mourinhoPorque tantas victorias   jose mourinho
Porque tantas victorias jose mourinho
Rolando Gutierrez Palomares
 
El_Sistema_Mourinho.pdf
El_Sistema_Mourinho.pdfEl_Sistema_Mourinho.pdf
El_Sistema_Mourinho.pdf
AsierFlores
 
Entrevistavictorfrade 120421194636-phpapp01
Entrevistavictorfrade 120421194636-phpapp01Entrevistavictorfrade 120421194636-phpapp01
Entrevistavictorfrade 120421194636-phpapp01
Ronald Reyes Torres
 
Entrevista victor frade
Entrevista victor fradeEntrevista victor frade
Entrevista victor frade
OCTAVIO ENRQIUE RIVERA BARROS
 
Princípios metodológicos de la periodización táctica
Princípios metodológicos de la periodización tácticaPrincípios metodológicos de la periodización táctica
Princípios metodológicos de la periodización táctica
WILLY FDEZ
 
Www efdeportes com_efd47_psic1_htm
Www efdeportes com_efd47_psic1_htmWww efdeportes com_efd47_psic1_htm
Www efdeportes com_efd47_psic1_htm
Silvana Mendez
 
Charlas reducidas entrenadores manises c.f 2016 17
Charlas reducidas entrenadores manises c.f 2016 17Charlas reducidas entrenadores manises c.f 2016 17
Charlas reducidas entrenadores manises c.f 2016 17
Javier Pons Pérez
 
METODOLOGIA FUTBOL PROFESIONAL
METODOLOGIA FUTBOL PROFESIONALMETODOLOGIA FUTBOL PROFESIONAL
METODOLOGIA FUTBOL PROFESIONAL
Javier Graziottin Alonso
 
El entrenamiento deportivo
El entrenamiento deportivoEl entrenamiento deportivo
El entrenamiento deportivo
ftgv
 
periodizacion-tactica
periodizacion-tacticaperiodizacion-tactica
periodizacion-tactica
Leandro Ferreira
 
principio de flexibilidad e individualizacion
 principio de flexibilidad e individualizacion principio de flexibilidad e individualizacion
principio de flexibilidad e individualizacion
Marlon Ortíz
 
Periodizacion de la tactica 3
Periodizacion de la tactica 3Periodizacion de la tactica 3
Periodizacion de la tactica 3
Alejandro Pazos
 
PERIODIZACIÓN TÁCTICA, un modelo de entrenamiento (Oliveira, José Guilherme)
PERIODIZACIÓN TÁCTICA, un modelo de entrenamiento (Oliveira, José Guilherme)PERIODIZACIÓN TÁCTICA, un modelo de entrenamiento (Oliveira, José Guilherme)
PERIODIZACIÓN TÁCTICA, un modelo de entrenamiento (Oliveira, José Guilherme)
Fútbol Formativo
 
Introducción a la planificación
Introducción a la planificaciónIntroducción a la planificación
Introducción a la planificación
Jose Perrote Martín
 
1. caracterización del deporte
1. caracterización del deporte1. caracterización del deporte
1. caracterización del deporte
Armando Salas
 
Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001
Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001
Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001
WILLY FDEZ
 
Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001
Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001
Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001
WILLY FDEZ
 
Periodizacion tactica
Periodizacion tacticaPeriodizacion tactica
Periodizacion tactica
Entrenador3d
 

Similar a Mourinho - ¿Por qué tantas victorias? (20)

evidencias.pdf
evidencias.pdfevidencias.pdf
evidencias.pdf
 
JOSE MOURIÑO ¿Por que tantas victorias?
JOSE MOURIÑO ¿Por que tantas victorias?JOSE MOURIÑO ¿Por que tantas victorias?
JOSE MOURIÑO ¿Por que tantas victorias?
 
Porque tantas victorias jose mourinho
Porque tantas victorias   jose mourinhoPorque tantas victorias   jose mourinho
Porque tantas victorias jose mourinho
 
El_Sistema_Mourinho.pdf
El_Sistema_Mourinho.pdfEl_Sistema_Mourinho.pdf
El_Sistema_Mourinho.pdf
 
Entrevistavictorfrade 120421194636-phpapp01
Entrevistavictorfrade 120421194636-phpapp01Entrevistavictorfrade 120421194636-phpapp01
Entrevistavictorfrade 120421194636-phpapp01
 
Entrevista victor frade
Entrevista victor fradeEntrevista victor frade
Entrevista victor frade
 
Princípios metodológicos de la periodización táctica
Princípios metodológicos de la periodización tácticaPrincípios metodológicos de la periodización táctica
Princípios metodológicos de la periodización táctica
 
Www efdeportes com_efd47_psic1_htm
Www efdeportes com_efd47_psic1_htmWww efdeportes com_efd47_psic1_htm
Www efdeportes com_efd47_psic1_htm
 
Charlas reducidas entrenadores manises c.f 2016 17
Charlas reducidas entrenadores manises c.f 2016 17Charlas reducidas entrenadores manises c.f 2016 17
Charlas reducidas entrenadores manises c.f 2016 17
 
METODOLOGIA FUTBOL PROFESIONAL
METODOLOGIA FUTBOL PROFESIONALMETODOLOGIA FUTBOL PROFESIONAL
METODOLOGIA FUTBOL PROFESIONAL
 
El entrenamiento deportivo
El entrenamiento deportivoEl entrenamiento deportivo
El entrenamiento deportivo
 
periodizacion-tactica
periodizacion-tacticaperiodizacion-tactica
periodizacion-tactica
 
principio de flexibilidad e individualizacion
 principio de flexibilidad e individualizacion principio de flexibilidad e individualizacion
principio de flexibilidad e individualizacion
 
Periodizacion de la tactica 3
Periodizacion de la tactica 3Periodizacion de la tactica 3
Periodizacion de la tactica 3
 
PERIODIZACIÓN TÁCTICA, un modelo de entrenamiento (Oliveira, José Guilherme)
PERIODIZACIÓN TÁCTICA, un modelo de entrenamiento (Oliveira, José Guilherme)PERIODIZACIÓN TÁCTICA, un modelo de entrenamiento (Oliveira, José Guilherme)
PERIODIZACIÓN TÁCTICA, un modelo de entrenamiento (Oliveira, José Guilherme)
 
Introducción a la planificación
Introducción a la planificaciónIntroducción a la planificación
Introducción a la planificación
 
1. caracterización del deporte
1. caracterización del deporte1. caracterización del deporte
1. caracterización del deporte
 
Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001
Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001
Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001
 
Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001
Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001
Metodologia planificacion dep_equipo_seirul-lo_2001
 
Periodizacion tactica
Periodizacion tacticaPeriodizacion tactica
Periodizacion tactica
 

Mourinho - ¿Por qué tantas victorias?

  • 1. PARTE II – UNA REALIDAD CONCEPTO-METODOLÓGICA TRANSGRESORA 1 DESMONTAR EL MITO DE LA CONDICIÓN FÍSICA COMO PRIORIDAD EN EL PERÍODO PREPARATORIO Si pensamos en la norma de entrenar, fácilmente nosotros apercibimos las preo- cupaciones que orientan las primeras semanas de trabajo de un equipo. Se inten- ta elevar los dichos índices de condición física para que se pueda sustentar, des- pués, el “trabajo táctico”. Largos períodos de carrera continua, muchas veces en espacios como la playa o el bosque, entrenamiento con intervalos, entrenamiento en circuito, entrenamien- to por estaciones, rampas, barreras (obstáculos), gimnasio, etc., marcan el trabajo diario de los equipos en este período dicho preparatorio o fundamental. Este tra- bajo busca el desenvolvimiento general que tradicionalmente se reconoce como indispensable -es visto como los cimientos o la base de lo que viene a seguir-, algunas veces con la presencia del balón para engañar (y ¿ser autoengañado?), pero donde el gran objetivo es siempre el mismo: correr x tiempo o hacer x repe- ticiones. Como sus preocupaciones son otras, Mourinho sigue un modelo de pensamiento distinto: Para mí, las prioridades son otras. Como no me canso de repetir, lo más importante en un equipo es tener un modelo de juego, un conjunto de prin- cipios que proporcionen organización al equipo. Por eso, mi atención se centra ahí desde el primer día. Las semanas preparatorias inciden, de forma sistemática, en la organización táctica, siempre con el objetivo de estructurar y elevar el desempeño colectivo. Las preocupaciones técnicas, físicas y psicológicas (como la concentración, por ejemplo) surgen por arrastramiento y como consecuencia de la especificidad de nuestro mode- lo de operacionalización. 79
  • 2. MOURINHO – ¿POR QUÉ TANTAS VICTORIAS? Fácilmente se percibe que no se trata aquí de menospreciar alguna de las dimensio- nes del juego; se trata antes de subordinarlas a lo que Mourinho considera ser lo fun- damental para el rendimiento del equipo: su organización de juego. Al contemplar la supradimensión táctica, Mourinho moviliza también las restantes dimensiones. De forma contextualizada, específica, es decir, en las proporciones que su jugar requisi- ta. Al trabajar nosotros la vertiente táctica en unas condiciones próximas a las que deseamos para la competición, esto es, próximas de aquello que pretendemos para nuestro juego, estamos desenvolviendo la vertiente físi- ca en la especifidad que ella realmente tiene. Por ejemplo, en vez de des- arrollar la “fuerza” de una forma aislada o descontextualizada, lo hace- mos a través de ejercicios con determinadas características, jugando con el espacio, el tiempo, el número de jugadores y las reglas que les imponemos. De esta forma, estamos sin duda desarrollando algo relacionado con la “fuerza”, pero en un contexto mucho más específico. Un ejercicio táctico- técnico en el que existen al mismo tiempo muchos saltos, muchas paradas, muchas caídas y muchos cambios de dirección, es mucho más importante que otro donde se trabaja la “fuerza” de forma aislada o descontextualiza- da. Ahora lo difícil de todo esto es conseguir operacionalizar lo que quere- mos, es conseguir crear ejercicios que engloben todas las vertientes, sin olvidar nunca nuestra primera preocupación: potenciar un determinado principio de juego. En suma, según este modo de pensar el entrenar, el dicho período preparatorio o fundamental sólo lo es porque viene antes del período competitivo. En efecto, en este período hay ya la necesidad de que existan partidos, no exclusivamente para verificar el nivel que se tiene, sino también como parte fundamental del patrón semanal -porque aquel que va a ser el patrón semanal durante el período compe- titivo debe comenzar a serlo luego desde el inicio-. ¿Por qué se le llama, entonces, período preparatorio o fundamental?¿Tendrá algo fundamental o especial con respecto al período siguiente? No. Sólo es fundamen- tal para los primeros partidos. Y, en esta perspectiva, es tanto menos fundamental en cuanto más tenga de aquello que, tradicionalmente, se dice que debe tener. EL DICHO PERÍODO PREPARATORIO ES IMPORTANTE PARA MOURINHO, PERO POR RAZONES MUY DISTINTAS DE LAS EVI- DENCIADAS POR LA NORMA DE ENTRENAR. ES UN PERÍODO IMPORTANTE PARA PREPARAR AL EQUIPO EN FUNCIÓN DEL MODE- LO DE JUEGO DESEADO Y ES UN PERÍODO SIN COMPETICIONES OFICIALES, SITUACIÓN QUE PERMITE UN TIEMPO DE EXPERIMEN- TACIÓN, AJUSTES, REAJUSTES QUE SON IMPORTANTES EN LA RELACIÓN ENTRENADOR-EQUIPO Y ENTRENADOR-JUGADORES. 80
  • 3. PARTE II – UNA REALIDAD CONCEPTO-METODOLÓGICA TRANSGRESORA 5 DESMONTAR EL MITO DEL ENTRENAMIENTO DE LAS CAPACIDADES CONDICIONALES Tanto en dicho período preparatorio como durante el cuadro competitivo, la norma de entrenar dedica buena parte de sus preocupaciones a desenvolver supuestas capacidades tenidas como fundamentales y, por eso, merecedoras de particular atención. Fuerza rápida, fuerza resistencia, fuerza explosiva, velocidad de reacción, velocidad de desplazamiento, velocidad resistencia, resistencia aeró- bica y anaeróbica, etc., son todos “factores entrenables”. Sin balón, o en los dichos juegos reducidos, la lógica procesual tradicional del entrenar se subordina a este conjunto de preocupaciones. Por eso se hacen sesio- nes de entrenamiento en parques o en bosques, se hacen sesiones dobles, entrena- mientos con intervalos, fartlecks, entrenamientos en circuito o por estaciones, ejercicios continuados extensivos, continuados intensivos, etc. Mourinho, como hemos visto, en ningún momento pierde de vista la idea del todo -de su jugar-. No lo concibe partido en distintos factores y, por ello, resistencia aeróbica, fuerza resistencia, etc., no son factores que le merezcan atención. Sabe que algo parecido a eso existe en su jugar, pero como consecuencia del acontecer del mismo. Y sabe también que sólo el subordinar de todo el proceso de entrena- miento a la supradimensión táctica, esto es, a la vivenciación/adquisición jerarqui- zada de sus principios de juego, le permite movilizar la subdimensión física en la singularidad que su jugar requisita. 91
  • 4. MOURINHO – ¿POR QUÉ TANTAS VICTORIAS? Con todo, y en una aparente paradoja, Mourinho se sirve de la subdimensión físi- ca como criterio para calibrar la relación desempeño-recuperación en el patrón semanal de entrenamiento: Mis preocupaciones diarias se dirigen a la operacionalización de nuestro modelo de juego. No en tanto, la estructuración de la sesión de entrenamien- to y de lo qué hacer cada día no está sólo relacionada con los objetivos tác- ticos, sino también con el “régimen físico” a privilegiar, en la medida en que debo tener en cuenta, por ejemplo, los aspectos de la recuperación, particu- larmente respecto a la proximidad o no del partido anterior y del próximo. Por tanto, un día el trabajo táctico-técnico incide más sobre la recuperación del último partido, otro día sobre lo que yo llamo para simplificar “fuerza técnica” y así sucesivamente. Con efecto, concomitante a la adquisición jerarquizada de su jugar, Mourinho se preocupa por mantener una regularidad semanal en cuanto a la alternancia de los diferentes patrones de desempeño-recuperación. ¿Por qué? Porque no es posible biológicamente mantener ininterrumpidamente el organismo a esforzarse en el mismo registro, solicitando todos los días las mismas cosas del jugar. Es de sen- tido común que el organismo, para que esté despierto, necesite también dormir. Para esforzarse, necesita descansar y recuperar. En esta línea de pensamiento de Mourinho, la recuperación, en cuanto imperativo metodológico, sucede/se procesa también en el plano más “físico” alternando el patrón de contracción muscular dominante y, consecuentemente, alternando entre entrena- mientos más discontinuos y entrenamiento menos discontinuos, pero siempre en espe- cífidad más o menos compleja. Es decir, toda esta lógica procesual tiene que estar siem- pre subordinada al supraprincipio de la especificidad. Si es importante alternar las den- sidades significativas de los distintos patrones de contracción muscular, es importantí- simo no perder nunca la articulación de sentido con el modelo de juego. Nunca pode- mos olvidar que, hablando de la metodología de Mourinho, hablamos de un proceso de entrenamiento todo él condicionado a la adquisición de una forma de jugar específica. Este principio metodológico fundamental en la concretización dinámica de la metodo- logía de Mourinho puede ser designado como principio de la alternancia horizontal en especificidad. Hay una preocupación que nunca cambia -la operacionalización del modelo de juego -, pero la escala a la que eso sucede se va haciendo diversa. Es eso que permite a los jugadores llegar frescos al día del partido, porque no se están masacran- do siempre las mismas cosas del jugar. Y es una alternancia horizontal porque es cum- plida no a lo largo del día -unidad de entrenamiento-, sino a lo largo de la semana. Esta brújula procesual es absolutamente indispensable. En el entrenamiento, el dosificar es garantía para poder progresar. Para que se perciba la lógica estructural del patrón semanal en su totalidad, es necesario, aún, asociar el principio de la alternancia horizontal en especificidad al principio de la progresión compleja. 92
  • 5. PARTE II – UNA REALIDAD CONCEPTO-METODOLÓGICA TRANSGRESORA Hay que tener la noción de que, para que se pueda progresar, es también preciso ordenar, jerarquizar. ¡Esto es lo que lleva al operacionalizar! Pero atención, no es la convencional progresión de lo general hacia lo específico, del volumen hacia la intensidad, de lo aerobio para lo anaerobio. Es una progresión que habla respecto a la jerarquización de los principios de juego de Mourinho, por un lado, y a lo que sucede con la diferenciación del esforzar a lo largo de la semana, por otro. Estamos, por tanto, hablando de una progresión como base de fondo de la adqui- sición de jugar y ésta acontece, por lo menos a tres niveles: a lo largo de la tem- porada, a lo largo de la semana -en función de lo que fué el partido anterior y de lo que será el siguiente- y a lo largo de cada unidad de entrenamiento. Es, pues, una progresión compleja, donde cada uno de los niveles se relaciona con los otros. *** Mourinho desintegra, esto es, rompe en pedazos el complejo de principios, sub- principios, subprincipios de los subprincipios que van dando cuerpo y alma a su modelo de juego para, como consecuencia de eso, (re)integrarlos. La integración es el resultado de la dinámica del proceso, de la vivenciación jerarquizada de sus principios de juego. La lógica de distribución por las distintas unidades de entrenamiento se garantiza por el principio de la progresión compleja y por el principio de la alternancia horizontal en especificidad, teniendo en cuenta el manoseo conveniente del des- gaste global -“mental-emocional” y “físico” implicados en el solicitar diverso de la triada relacional de las dichas estructuras locomotora, orgánica y perceptivo- cinética5 - y de la recuperación. Reténgase que en ningún momento Mourinho des- vía su atención del desgaste “mental-emocional” resultante del grado de comple- jidad de los desempeños. (5) Nos ayudamos de las estructuras locomotora, orgánica y perceptivo-cinética de los investigadores de la universidad de Laval, pues hayamos pertinente o cri- terio subyacente a la construcción de las mismas: identificar la dominancia de una en relación a las demás en lo que se refiere a la especificidad de acción en cues- tión, cumpliéndose el llamado efecto limitador. Salvaguardamos, naturalmente, que aquello que se sabia en el momento en relación a cada una de las tres estruc- turas mencionadas estaba muy distante del conocimiento actual. ES NECESARIO ENTENDER LA PROBLEMÁTICA DE LA RECUPE- RACIÓN EN DOS PLANOS POSIBLES DE DIFERENCIACIÓN PARA ANÁLISIS: EL PLANO “MENTAL-EMOCIONAL” Y EL PLANO “FÍSI- CO”. ENTRENAR EN CONCENTRACIONES MÁXIMAS RELATIVAS IMPLICA INTENSIDADES MÁXIMAS RELATIVAS Y, POR LO TANTO, GRAN DESGASTE “MENTAL-EMOCIONAL”, ES DECIR, SIGNIFICA- TIVA FATIGA TÁCTICA. 93
  • 6. MOURINHO – ¿POR QUÉ TANTAS VICTORIAS? Con partidos domingo a domingo, Mourinho tiene siempre tres días en los que procura, de una forma más incisiva, el crecimiento de los desempeños del equipo -miércoles, jueves y viernes- sin que pueda alienar lo que el partido anterior le trajo y lo que tiene que salvaguardar por no saber lo que el siguiente le va a traer. ¿Qué hace entonces Mourinho en esos tres días en los que el lado adquisitivo del entrenar está más presente? Al privilegiar la vertiente táctica, por tanto, la organización que pretendo, estoy privilegiando todas las restantes componentes del rendimiento, pues es por necesidad de lo “táctico” que surgen todas las restantes. Es a partir del trabajo táctico, de la operacionalización de mi modelo de juego, que voy a conseguir una adaptación específica en los restantes componentes. Si nues- tro “táctico” es singular, todo lo que de él se deriva lo es también. Por eso es que yo digo que no creo en equipos bien o mal preparados físicamente, sino en equipos identificados o no con una determinada matriz de juego, adapta- das o no a una determinada forma de jugar. Porque la adaptación fisiológi- ca es siempre específica, singular, de acuerdo con esa forma de jugar. JOSÉ MOURINHO Juzgo que es importante definir la imagen que quiero dar cuando hablo de “fuerza”, “resistencia” y “velocidad” en el fútbol. Los conceptos tradi- cionales que podemos encontrar en los libros sobre metodología de entre- namiento son generales y están muy lejos de lo que yo pienso que deben ser. Yo no perspectivo a la “fuerza”, “resistencia” y “velocidad” desde un punto de vista cuantitativo, sino contextualizadas a aquello que es el fút- bol y, fundamentalmente, a nuestra forma de jugar. JOSÉ MOURINHO MIÉRCOLES: EL DÍA DE LOS PROPÓSITOS EN RÉGIMEN DE ELEVADA TENSIÓN ESPECÍFICA Salvaguardando la posibilidad de que en el miércoles aún no exista una recupera- ción total en términos “mentales-emocionales” y teniendo en cuenta que el des- gaste “mental-emocional” acarrea consecuencias para el “desgaste físico”, 94
  • 7. PARTE II – UNA REALIDAD CONCEPTO-METODOLÓGICA TRANSGRESORA Mourinho hace que este entrenamiento sea el más discontinuo de la semana. ¿Cómo? Transportando para ese día ejercicios cuya relación desempeño-recupe- ración resulte en un régimen que aún permita descanso significativo. La experiencia me dice que tres días después de un partido los jugadores aún no están completamente recuperados. No tanto físicamente, sino fun- damentalmente en términos emocionales. El desgaste emocional tarde más en recuperarse que el físico. No tengo ninguna duda. Es verdad que los aspectos motivacionales pueden apurar la recuperación “men- tal-emocional” y, así siendo, los jugadores pueden llegar al miércoles práctica- mente recuperados del partido anterior. Con todo, es preciso tener presente que Mourinho tiene que garantizar un patrón semanal. Ya hemos visto que es crucial que así suceda. Por tanto, cualquier unidad de entrenamiento alterna períodos de esfuerzo -“men- tal-emocional” y “físico”- y de recuperación, pero, por las razones presentadas, será la sesión del miércoles la que más intervalos de recuperación presupone. Es la más fraccionada, la más discontínua. La cuestión que se plantea ahora es cómo encaminar los ejercicios para el régi- men pretendido -elevada tensión específica-. La respuesta es simple: jugando con el espacio, la duración y el número de jugadores implicados, para garantizar una gran densidad del patrón de contracción muscular deseado. Partiendo del conocimiento de que las contracciones musculares se pueden carac- terizar por la velocidad de contracción, su duración y la tensión manifestada, Mourinho crea para este día ejercicios que impliquen significativa velocidad de contracción, corta duración y tensión elevada como patrón de contracción muscu- lar. O sea, los ejercicios que crea para los miércoles exigen una gran densidad de contracciones excéntricas, incluyendo, por eso, un número significativo de para- das, aceleraciones, cambios de dirección, saltos, caídas, etc. Reforzamos, con todo, que Mourinho quiere para este día un número significati- vo de contracciones excéntricas, aunque los objetivos de cada ejercicio y de la unidad de entrenamiento sean otros, relacionados con su forma de jugar. Esas con- tracciones excéntricas aparecen como un “medio para”, un medio para superar dificultades relativas a su jugar, un medio para enraizar determinados principios de juego. Es decir, son siempre los propósitos tácticos, que Mourinho quiere vivenciar, al exigir tal patrón de contracción. ¿Cuál es, para mí, el significado de “fuerza” en el fútbol? Es tener la capacidad de arrancar, frenar, cambiar de dirección, saltar para cabece- ar... Tenemos que contextualizarlo en función de aquello que son las accio- nes específicas de nuestros jugadores en el juego. Tenemos, por tanto, que trabajar de acuerdo con la especifidad de nuestro juego. Si queremos que en la unidad de entrenamiento haya un predominio de acciones táctico- 95
  • 8. MOURINHO – ¿POR QUÉ TANTAS VICTORIAS? técnicas en régimen de “fuerza técnica”, aquello que hacemos es buscar un conjunto de situaciones de juego donde eso esté presente. Ahora no tenemos la preocupación de cuantificar si el jugador hace diez o quince cambios de dirección. Nuestra preocupación es que la situación en sí arrastre consigo una dominancia de esas acciones. En este contexto, las preocupaciones de Mourinho se dirigen fundamentalmente en este día para los subprincipios, subprincipios de los subprincipios, en fin, para propósitos con menor complejidad -subdinámicas de su jugar-. Y entiéndase que, en este día, aún quedan residuos de fatiga que no le permiten sacar el máximo pro- vecho de las exigencias implícitas en la vivenciación de los grandes principios y sus articulaciones. No nos podemos olvidar de que, más allá de la articulación de los princi- pios de juego, es también fundamental hacer la articulación de los sub- principios de cada gran principio. Por ejemplo, si yo defino la posesión de balón como principio, no me llega repetirla constantemente en un ejerci- cio de 8x8. Eso sería muy reductor, ya que subyacen a esa posesión exis- ten subprincipios que deben ser entrenados. Lo que hacemos es “ir a bus- car” esos subprincipios, como la posesión con transición de zona o evitar el pase en primera instancia, y potenciarlos en espacios más reducidos y con menor número de jugadores. Después, en un contexto con mayor número de jugadores y espacios más amplios, hacemos la articulación de esos subprincipios. JOSÉ MOURINHO No estará de más insistir en que estamos ante una unidad de entrenamiento mani- fiestamente discontinua, en la medida en que son exigidas acciones en intensidad instantánea significativa y que, por eso, necesitan intercalarse con sucesivos perí- odos de recuperación. No utilizo programas individuales de musculación con mis jugadores para mantener o potenciar algunas cualidades. No creo en eso. Todo lo que hacemos se relaciona con nuestro modelo de juego. El gimnasio y las máquinas de musculación son para el departamento médico, si lo cree conveniente, usarlo en la rehabilitación de lesiones. JOSÉ MOURINHO 96
  • 9. PARTE II – UNA REALIDAD CONCEPTO-METODOLÓGICA TRANSGRESORA La mejor adaptación es la que se consigue partiendo de aquello que va a pers- pectivar una determinada competición. Al pretender jugar de una determina- da forma y al trabajarlo semanalmente, en un contexto todo él orientado hacia eso, toda la estructura fisiológica se adapta concretamente y de forma especí- fica. Ya el trabajo con máquinas de musculación presenta varias interrogan- tes. Por ejemplo, ¿hasta qué punto el desarrollo muscular que se consigue de esa forma se identifica con las sinergias musculares que la modalidad y nues- tro modelo de juego requieren? Para nosotros, la adaptación concreta a partir de las situaciones de juego nos permite direccionar mucho mejor la prepara- ción del jugador, teniendo en cuenta la competición. La cuestión es ésta: cada uno opta por el camino que está más direccionado para su objetivo final. El nuestro es que el equipo juegue como queremos, según nuestro modelo de juego. RUI FARIA El hecho de que en mis equipos haya pocas lesiones no traumáticas no es por suerte. El entrenamiento juega aquí un papel determinante. El músculo está tanto más preparado para el esfuerzo y para la temporada cuanto más espe- cífico haya sido el trabajo realizado. Esto es algo evidente, es pragmático y es básico. ¿Y lo qué es que prepara mejor el músculo? Son las acciones que denominamos, para más fácil entendimiento, de “fuerza técnica”, esto es, acciones táctico-técnicas realizadas a intensidades altísimas y a velocidad elevada. Por ejemplo, una frenada seguida de un contacto físico y de un cam- bio de dirección con un sprint es una acción de “fuerza” mucho más especí- fica que un press de piernas de 200 kilos. Por eso, el músculo está mucho más preparado y adaptado para el esfuerzo del juego si trabajamos de esta forma. Por veces, las personas están tan obcecadas con la vertiente física, que sólo ven el músculo como un órgano generador de trabajo y no como un órgano sensible. Se olvidan que él es un órgano sensible con una capacidad absolu- tamente fantástica de adaptación al envolvimiento regular. Y no hablo sólo del fútbol portugués, porque, cuando llegué al Chelsea, tenía a mi disposición una herramienta fantástica, la “Prozone”, pero los relatorios que eran elaborados lo eran estrictamente en función de la vertiente física: cuantos kilómetros ha recorrido el jugador “X”; cuantos kms. corrió a una intensidad determinada; si corrió más en la primera parte que en la segunda; si corrió más en los últi- mos quince minutos o en los primeros... O sea, ¡todo en función del físico! Este tipo de información no me interesa; no en tanto, la “Prozone” es una herra- mienta de captación de información absolutamente fantástica. Y, en este momento, no prescindo de su uso, pero la información que yo obtengo de ella es completamente diferente de la que era obtenida antes de que yo llegase. JOSÉ MOURINHO 97
  • 10. PARTE II – UNA REALIDAD CONCEPTO-METODOLÓGICA TRANSGRESORA 6 DESMONTAR EL MITO DE LA RECUPERACIÓN CONVENCIONAL Tanto se reconoce la importancia de la recuperación que se utiliza la misma como una de las principales justificaciones para los malos resultados. Declaraciones como “Tuvimos poco tiempo para recuperar”, “Hubo partido en mitad de la sema- na y el equipo acusó el esfuerzo” y “ La temporada ha sido larga y dura y en esta fase final acusamos el esfuerzo” son más que frecuentes. Incluso en entrenadores que apenas están envueltos en dos competiciones -Liga Y Copa de Portugal-. En efecto, no hay ningún entrenador que diga que la recuperación no es un aspec- to fundamental a tener en cuenta en el proceso de entrenamiento y son también cada vez más los que reconocen que el problema de la recuperación debe ser ecua- cionado en dos niveles: fatiga “física” y fatiga “mental-emocional”. Con todo, decir no es hacer. ¡En la práctica, la teoría es otra! Muchos de estos entrenadores que se quejan de la elevada densidad competitiva a la que están sujetos aprovechan los parones del Campeonato para “recargar bate- rías” con el aumento de las cargas físicas. Extraño es también el comportamiento de aquéllos que por jugar los miércoles un partido de Copa o de competición euro- pea, intentan cambiar el partido de Liga para el lunes, pero entrenan jueves, vier- nes, sábado y domingo. O de aquéllos que dicen que la recuperación es tan impor- tante como el entrenamiento, pero, estando siempre listos para entrenar dos veces al día, no son capaces de dar dos días de descanso. En Portugal se juega los miércoles y ya se solicita que el siguiente parti- do se juegue el lunes. Pero se entrena el jueves, viernes, sábado y domin- go. ¡Es un absurdo! JOSÉ MOURINHO 105
  • 11. MOURINHO – ¿POR QUÉ TANTAS VICTORIAS? Pero lo extraño de la situación no acaba aquí... El simple hecho de perder lleva muchas veces a que se entrene más, -en cantidad, entiéndase-. Esto en una de las alturas en que el desgaste “mental-emocional” más se hace sentir: los momentos de las derrotas. Más aún, se dice que la fatiga no sólo es “física”, sino “mental- emocional”, pero, se va a intentar recuperar luego al seguir del partido “físicamen- te” a los jugadores, como si esta cuestión no tuviera que verse globalmente -indi- visible- y como si el entrenar al día siguiente por la mañana no fuese pernicioso para la recuperación “mental-emocional”. En Portugal se entrena de más cuando se pierde. Los entrenadores, tal vez influenciados por los conceptos relacionados con la cantidad – que es para muchos lo mas importante- y por sentir recelo de ser criticados por la poca cantidad de trabajo, rompen todo el proceso. ¡El Benfica llegó a tener un entrenador que entrenaba tres horas por la mañana y tres por la tarde! JOSÉ MOURINHO Lo expuesto nos deja ver a todos las enormes incoherencias y confusiones con- ceptuales y metodológicas. Es conveniente aclarar por lo tanto cómo Mourinho, que lidia con densidades competitivas aparentemente sobrehumanas, consigue mantenerse en todos los frentes jugando para ganar a lo largo de una temporada deportiva. Hay que advertir que Mourinho juega partidos casi siempre cada tres días, y que por la altura en que escribimos estas líneas -mediados de Abril-, sus jugadores ya han disputado 52 partidos oficiales. Para no hablar de los parones del campeona- to que podía aprovechar para recuperar al equipo, pero ve su equipo reducido a tres, cuatro o cinco jugadores debido a los compromisos de selecciones naciona- les. ¡Me dan ganas de reír cuando oigo a algunas personas hablar de cansan- cio... Mis jugadores ya han jugado 52 partidos oficiales esta temporada! JOSÉ MOURINHO FATIGA “MENTAL-EMOCIONAL” Y FATIGA “FÍSICA” Es necesario comenzar por comprender que la problemática de la recuperación debe ser ecuacionada desde dos planos diferenciables en términos de análisis, 106
  • 12. PARTE II – UNA REALIDAD CONCEPTO-METODOLÓGICA TRANSGRESORA aunque éstes apenas existan en total conexión e interdependencia: el plano “men- tal-emocional” y el plano “físico”. Seguramente no provocamos sorpresa al afirmar que la fatiga no se manifiesta apenas “físicamente”, pues con toda certeza, todos ya hemos tenido, por ejemlo, un terrible dolor de cabeza al leer algo complejo que exigía total concentración. Lo que puede constituir sorpresa es el cuanto la fatiga “mental-emocional” con- tribuye para el desgaste implicado en el entrenar y en el jugar... La fatiga más importante en el fútbol es la fatiga central y no la física. Cualquier equipo profesional mínimamente entrenado, desde el punto de vista energético, acaba por resistir, con mayor o menor dificultad, aquello que es el juego. Ahora la fatiga central es aquella que resulta de la capa- cidad de estar permanentemente concentrado y, por ejemplo, de reaccio- nar inmediatamente y de forma coordinada ante la pérdida del balón. En efecto, generalmente se le atribuye mucha importancia a la fatiga “física” -fati- ga periférica-, pero el grueso de nuestra preocupación debe incidir sobre la fatiga “mental-emocional” -fatiga central, del sistema nervioso central-, resultante de la necesaria concentración táctica decisional implicada en el entrenar y en el jugar. De ahí que podamos designarla por fatiga táctica, en la medida en que tiene pre- cisamente que ver con la incapacidad de los jugadores para concentrarse por estar cansados de hacerlo. Una de las cosas que hacen que el entrenamiento sea más intenso - cuan- do se habla de intensidad se habla normalmente en desgaste energético- es la concentración decisional exigida. Por ejemplo, correr por correr implica un desgaste energético natural, pero la complejidad del ejercicio es nula y, como tal, el desgaste a nivel emocional tiende a ser nulo tam- bién. Ya las situaciones, complejas, en las que se basa el crecimiento de la organización de juego, exigen a los jugadores requisitos tácticos, técnicos, psicológicos y físicos. Es eso que representa la complejidad del ejercicio y conduce a una concentración mayor. ES NORMAL QUE OIGAMOS DECIR “AQUÉL JUGADOR ESTÁ CANSA- DO Y ES POR ESO QUE NO SUELTA EL BALÓN”. ¿PERO CÓMO PUEDE ESTAR CANSADO SI SE HARTA DE CORRER CON EL BALÓN? ESTÁ SIMPLEMENTE CANSADO DE CONCENTRARSE Y DE DOSIFICAR EL ESFUERZO Y ESO LO LLEVA A LA PÉRDIDA DE ORGANIZACIÓN. Reténgase así, que la intensidad sólo es posible de ser caracterizada cuando se la asocia a la concentración decisional y ésta es tanto más exigente cuanto más variables tenga que articular. Esto quiere decir que puede ser mucho más intenso un ejercicio poco veloz, pero que implica una articulación determinada, que otro más veloz pero menos complejo. Cuanto más complejos sean los desempeños 107
  • 13. MOURINHO – ¿POR QUÉ TANTAS VICTORIAS? vivenciados en los entrenamientos o manifestados en la competición, más desgas- tantes son. Por la concentración que exigen, son los que presuponen una mayor intensidad. Cuando hablamos de intensidad, hablamos de intensidad de concentra- ción, porque jugar es, fundamentalmente, pensar, y pensar exige concen- tración. Y, si hablamos de un juego de calidad, hablamos en pensar tenien- do en cuenta un referente colectivo -determinados principios del juego- y eso exige aún más concentración. No es por eso de extrañar que la fatiga táctica surja antes que la fatiga “física”. RUI FARIA LA IMPORTANCIA DE LOS HÁBITOS El jugar de Mourinho, como cualquier idea de juego que se paute por una organi- zación colectiva elaborada, y su operacionalización, por la concentración que exi- gen, presuponen un gran desgaste “mental-emocional” y, en esta medida, elevada fatiga táctica. Todavía, Mourinho sabe que el entrenar en específicidad lleva a que las exigencias de concentración implícitas en su forma de jugar pasen a ser menores. ¿Por qué? Porque el hábito se traduce en economía neurobiológica. Como la esfera fundamental del saber hacer es del dominio no consciente y el hábito es un saber hacer que se adquiere en la acción, el entrenar -el aprendizaje por la repetición- es un proceso de construcción del ser capaz de jugar en que el saber adquirido es dominantemente patrimonio del no consciente. Si es así, el hábito lleva a que la solicitud más compleja de la tríada córtex-cuerpo-acción quede más salvaguardada, disminuyendo significativamente el esfuerzo neurobio- lógico. Por tanto, partiendo del hecho de que, durante un partido, las exigencias de con- centración decisional se derivan tanto de la necesaria atención simultánea a un conjunto de referencias colectivas -la organización de juego del equipo es algo que emerge del respeto sistemático por un conjunto de principios- como de la necesaria constante adaptación frente a la variabilidad e imprevisibilidad de las situaciones de juego, el hábito lleva a que la atención decisional se circunscriba, fundamentalmente, al ecuacionar de los matices particulares de cada situación, es decir, a la gestión del instante, del aquí y ahora. AL LEER UN LIBRO, AL CABO DE UNA HORA TENEMOS QUE DES- CANSAR, PERO, SI NO ESTAMOS ACOSTUMBRADOS A LEER, NOS 108
  • 14. PARTE III – ACENTUAR LA TRANSGRESIÓN 9 PUENTES PARA LA SOSTENIBILIDAD CIENTÍFICA DE UNA METODOLOGÍA SUBVERSIVA Fue casi una constante a lo largo de la elaboración de este libro el sentimiento de afini- dad con diversas áreas de la ciencia. Si el propósito fuese justificar la sostenibilidad científica de la metodología de entrenamiento de Mourinho, creemos que podrían ser muchos los puntos de partida. Hagamos por ello un paseo por un conjunto de conceptos clave que pueden perfecta- mente servir de puente hacia una inteligibilidad más científica de una metodología de entrenamiento subversiva, incluso perturbadora, ¡que funciona! Lo hacemos sin cual- quier pretensión de agotar la aclaración, o de dar una lección. Queremos apenas inten- sificar el apetito de los lectores más voraces. Para eso, nos dimos la libertad de utilizar algunas ideas de autores que, durante la ela- boración de este libro, se convirtieron en una especie de muleta científica. António Damásio, Benoît Mandelbrot, R. Stacey, Paulo Cunha e Silva, Henri Laborit, Pierre Jacob, Gilles Lafargue, Alain Berthoz e incluso Filipe Pereirinha o Gonçalves Ferreira se convirtieron en nuestros compañeros de viaje. Todos tenemos conciencia de que estamos a diario colocados ante innumerables situa- ciones en las que tenemos que escoger. De hecho, decidir lo que hacer es un problema casi constante en nuestro cotidiano. Así es en la vida, y así es en juego, donde, en cual- quier acción, el primer problema que se le plantea al jugador es siempre de naturaleza táctica: “¿qué hago aquí y ahora?”. En este contexto, también es común que se acepte que nuestra capacidad de deliberar y de ejercer control consciente sobre nuestras elecciones y acciones es lo que nos dis- tingue de los demás animales. El gran problema es que el modo de pensar subyacente a los dos párrafos anteriores no coincide ajustadamente con lo que hoy se sabe sobre el funcionamiento de nuestro cere- bro. Puede, por ello , constituir una sorpresa el hecho de que, en muchos contextos de nues- tra vida, las tomas de decisión sean no conscientes. ¿Cuántas veces nos ponemos a pen- sar que nuestro comportamiento, en el calor del momento, no fue el que queríamos haber tenido? Muchísimas, seguro. 161
  • 15. MOURINHO – ¿POR QUÉ TANTAS VICTORIAS? De hecho, la pregunta “¿lo qué hago aquí y ahora?” mencionada anteriormente, es, muchas veces, en relación al dominio del jugar, una pregunta no consciente, con respuesta dominantemente no consciente. Socorrámonos del texto “Las intenciones inconscientes”6, donde, en debate, el filósofo Pierre Jacob y el neurocientífico Gilles Lafargue aclaran el nacimiento de las intenciones en el cerebro e intentan precisar las condiciones en que se toma conciencia de ellas. Según los autores, una intención7 es una representación men- tal muy especial: representa apenas lo que es posible; implica obligatoriamente el agente en la preparación de la acción; y puede ser, muchas veces, no consciente. Efectivamente, para ellos, mientras que algunas intenciones son el resultado de una deliberación consciente anterior a la acción, otras nacen en el calor de la acción sin que sean siempre premeditadas. Es decir, deben distinguirse dos tipos de intenciones: las intenciones previas, conscientes, y las intenciones en el acto, muchas veces no conscientes. El hecho de que muchas veces la conciencia llegue después de la intención - en muchas situaciones no es ella la que comanda la intención - nos ayuda a entender mejor, por ejemplo, el porqué de que un jugador habituado a “jugar por dentro” tenga extrema dificultad en “jugar por fuera” en un partido en que el entrenador se lo pidió, por tanto,en un partido en que él tomó conciencia de una nueva fun- ción a desempeñar. El problema es éste: muchas de las tomas de decisión del jugador, en el calor de la acción, no son premeditadas, conscientes. El jugador no se pregunta “¿qué hago aquí y ahora?”: simplemente lo hace. Y lo hace en función de algo: de hábitos adquiridos, lo mismo será decir, saberes remitidos hacia el no consciente. De aquí emana la grandiosa importancia del entrenar cuando visualizado en la perspectiva según la metodología de entrenamiento de José Mourinho. ¡Porque el hábito es una saber hacer que se adquiere en la acción! Entrenar en especificidad y tener en la repetición sistemática el soporte de la viabilidad de la adquisición de sus principios de juego le permite promover el aparecimiento, en el seno de su equipo, de intenciones en el acto en conformidad con las intenciones previas. Creemos que es posible afirmar que, con su metodología, la periodización tácti- ca, Mourinho intenta que los jugadores adquieran un conjunto de intenciones pre- vias - representaciones mentales - relativas a una forma de jugar específica y des- pués, en los ejercicios, promover la aparición de intenciones en el acto adecuadas a las intenciones previas, siendo su intervención fundamental en el sentido de dis- minuir las discrepancias entre las mismas. También nos parece que queda aquí evidente cuánto cuesta alterar comportamien- tos y cuánto depende el aprendizaje de la metodología que rije el proceso de entre- namiento. Quizás encontremos ahora aún más claras las palabras de José Mourinho: 162
  • 16. PARTE III – ACENTUAR LA TRANSGRESIÓN La mayoría de los entrenadores no puede decir que necesitan del tiempo que dicen ser necesario para tener éxito en un equipo. Esa es la mayor mentira del fútbol, que únicamente les sirve para protegerse. Es decir, a lo mejor incluso lo necesitan… porque se pierde tiempo con cuestiones que no son la organización de juego. En cierto momento del artículo que aquí reflexionamos, uno de los autores hace una conexión con nuestro comportamiento social: […] nuestra responsabilidad es la de formar intenciones previas en conformidad con las reglas sociales y darles bastante consistencia para que estén en posición de dominar las intenciones en el acto. La responsabilidad del entrenador está en… ¡Precisamente!. Creemos poder afirmar también que, en el entrenamiento, el jugador debe ser libre para actuar sin actuar libremente. ¿Es esto paradójico? Sólo aparentemente. Debe ser libre para actuar porque para el aquí y ahora no existe ecuación. No actúa libremente porque sus intenciones deben tener como telón de fondo el jugar que se pretende. Fruto de la discusión entre los varios participantes del artículo, uno de los autores, a modo de resumen, hace un acreciento sobre el papel de la conciencia en el proce- so. Según él, las intenciones previas son premeditadas y las intenciones en el acto pueden ser muchas veces no conscientes; en cuanto a la conciencia, es más un medio de apropiarnos de nuestros actos que un iniciador de la acción. Si así es, la preocupación de evolución concomitante del saber hacer y del saber sobre ese saber hacer que la periodización táctica evidencia permitirá constantes auto-feedbacks positivos en los jugadores, o incluso, más ajustadamente, feedfor- wards, con todas las implicaciones positivas que eso acarrea. Analicemos también un mecanismo de nuestro cerebro referenciado por los autores. Cuando se realiza un acto voluntario, el cerebro produce una copia de eferencia que predice instantáneamente los efectos de la acción. Este fenómeno crea en el agente de un acto voluntario la idea de un lazo de causalidad entre una intención y un efec- to. Como nos dicen los autores, la aproximación entre la conciencia de la causa y la percepción del efecto es un instrumento privilegiado para el individuo que tiene en cuenta los acontecimientos de los que es autor y de los que no es autor. Es la noción de ser agente (o sujeto) la que aquí está en juego, es decir, la mane- ra como el yo se constituye en la acción (el sentido del yo en la acción), y ésta es fundamental en cualquier proceso de enseñanza-aprendizaje - como lo es el entre- namiento para José Mourinho. ¿Por qué? Porque, además de una simple repeti- ción, el proceso de aprendizaje necesita una intencionalidad en las acciones - imbricada en una emotividad - que lo haga ser verdaderamente educativo. Por lo tanto, cuando el agente toma conciencia de su intención en el acto, a través de la 163
  • 17. MOURINHO – ¿POR QUÉ TANTAS VICTORIAS? Copyright: Luís Vieira/ Record/ Gradiva-Publicações, Lda.
  • 18. MOURINHO – ¿POR QUÉ TANTAS VICTORIAS?