SlideShare una empresa de Scribd logo
República bolivariana de Venezuela
Ministerio del poder popular para la educación universitaria
Universidad experimental de los llanos centrales Rómulo Gallegos
3er año sección 2
Calabozo, febrero 2017
Mamas y axilas
Anamnesis: síntomas principales y secundarios (tumo, secreciones, dolor
antecedentes (personales y familiares)
Las mamas deben ser examinadas como parte de cualquier examen físico
regular y periódico, a fin de detectar precozmente cualquier lesión que bien
pudiera corresponder a un carcinoma/ y aunque son órganos accesibles
situados en la superficie del cuerpo y su examen es relativamente simple, los
médicos no siempre aprovechan la oportunidad que tienen de buscar
enfermedad mamaria insospechada. A medida que se avanza en edad, este
examen debe ser realizado cada seis meses.
Metodología el examen de la glándula mamaria comprende: la elaboración
de la historia clínica, el examen físico, los métodos auxiliares de diagnóstico
y la clasificación clínica por estadios (TNM).
• Elaboración de la historia clínica La mayoría de las pacientes que consultan
por problemas mamarios, lo hacen porque creen que han descubierto una
enfermedad de las mamas. De esa mayoría, un porcentaje muy bajo consulta
atemorizada, impulsada por una amiga o por pacientes con problemas
mamarios. El interrogatorio hace posible descartar a las pacientes que
probablemente no tienen la enfermedad mamaria, de aquellas que puedan
tenerla. Es importante señalar que el grupo más numeroso de consulta lo
constituye aquel en el cual se presenta ingurgitación excesiva e irregular de
las mamas, que produce dolor y cierta sensibilidad dolorosa con aumento de
nódulos; y, por lo general, la anamnesis demuestra la relación de estos
fenómenos con el ciclo menstrual.
Cuando se elabora la historia clínica y se define el síntoma mamario inicial,
deben precisarse los siguientes aspectos: cuándo se notó el síntoma por
primera vez, cómo fue descubierto, cómo ha evolucionado, cuánto tiempo ha
transcurrido desde el descubrimiento hasta la consulta médica. Además,
deben precisarse los síntomas secundarios.
Los síntomas habituales en enfermedades mamarias suelen ser: tumores,
fenómenos de retracción (principal¬ mente del pezón), dolores y flujo por el
pezón.
En caso de tumor, debe averiguarse si éste ha cambiado o no desde que
se notó, y si se modifica con el ciclo menstrual.
En caso de dolor, hay que precisar cuál es su relación con el ciclo
menstrual,- si es bilateral o unilateral, y cuál es su carácter (sordo o agudo,
constante o intermitente).
El dolor per se desempeña escaso papel en el diagnóstico diferencial de las
enfermedades mamarias: tanto los tumores benignos (por ejemplo, los
fibroadenomas), como los malignos (por ejemplo, los carcinomas), por lo
general, son indoloros. En cambio, los quistes —si son de crecimiento
rápido— determinan aparición de dolor.
El flujo por el pezón (galactorrea) no es un síntoma frecuente. En este caso,
debe recordarse: que el flujo puede ser fisiológico e inocuo, o patológico e
indicador de inflamación o proliferación epitelial,- que el flujo que debe ser
provocado, generalmente no tiene significación patológica,- que el carcinoma
es causa de flujo por el pezón en un porcentaje relativamente pequeño, y no
tiene significación diagnóstica que sea seroso o sanguinolento.
Las características de la secreción constituyen un rasgo distintivo importante.
Existen dos tipos de flujos que son los más comunes: seroso y
sanguinolento. Con menos frecuencia, el flujo puede ser delgado y acuoso,
espeso y amarillento, verdoso, semejante al pus o lechoso.
El flujo seroso es fluido, translúcido y amarillento. Se observa en varios
casos: mujeres que han tomado anticonceptivos durante largo tiempo,
presencia de papiloma intracanalicular y, con menor frecuencia, de
carcinoma, y en tumores hipofisarios productores de prolactina.
El flujo sanguinolento es de color castaño o rojo, debido a la presencia de
un número suficiente de eritrocitos. El hecho de que sea sanguinolento no
tiene significación especial, generalmente se produce por lesiones benignas
como papiloma intracanalicular y ectasia de los conductos mamarios. Muy
raramente se observa en casos de carcinoma.
Aparte de los datos anteriores, el médico debe investigar sobre la posible
historia previa de enfermedad mamaria de la paciente, su historia
ginecoobstétrica, y posible historia familiar de enfermedad mamaria.
En lo referente a la historia giñecoobstétrica, debe interrogarse sobre la
menarquía, las características de la menstruación, los embarazos (número,
fechas, evolución), la menopausia, y tratamientos hormonales
(anticonceptivos, por menopausia o a través de cremas faciales).
En cuanto a la historia familiar de enfermedad mamaria, si ella existiese,
debe averiguarse si su carácter fue benigno o maligno, la edad de aparición y
el grado de consanguinidad de la familiar con la paciente.
2) Examen físico de la mama: inspección, palpación, maniobras para
evidenciar retracción
El examen adecuado debe consistir en un procedimiento estudiado y
metódico que requiere varios cambios en la posición del paciente, e incluye
la inspección y pal¬ pación cuidadosa de las mamas en toda su extensión,
complementadas con el examen de las regiones axilares y supra-
claviculares.
La inspección se realiza con la enferma sentada, primero con los brazos a
sus lados, y luego con los brazos elevados por encima de la cabeza (véase
la figura 1 3.1 A, B, C y D). En esta parte del examen, el médico deberá
observar: el contorno de las mamas, la piel de las mismas, los pezones y las
aréolas.
1. El contorno de las dos mamas debe observarse siguiendo éstas desde el
pliegue axilar anterior hasta la línea media. Cualquier depresión o
abultamiento precisa el sitio de la lesión.
2. La piel de las mamas debe ser inspeccionada cuida¬ dosamente en busca
de venas dilatadas, enroje¬ cimiento, edema o retracción.
Si las venas subcutáneas dilatadas son bilaterales, no tienen importancia
diagnóstica, pero si se ven en un solo lado, indican lesión activa de tipo
neoplásico, benigna o maligna. Los cistosarcomas tienen especial tendencia
a provocar agrandamiento de las venas importante.
El enrojecimiento no es patognomónico de ninguna lesión. Puede
observarse en infecciones agudas y crónicas y, a veces, en algunas
neoplasias como el carcinoma inflamatorio, el cual genera enrojecimiento
extenso. También puede ser localizado, como sucede en el caso de algunos
carcinomas.
El edema (piel de naranja) es causado por bloqueo de los vasos linfáticos
subdérmicos, y se desarrolla, tanto en infecciones mamarias como en el
carcinoma avanzado. Puede ser generalizado o localizado. En este último
caso, sucede ser de utilidad el uso de una lupa para ponerlo en evidencia, el
hecho de también pellizcar suavemente la piel, o su búsqueda en la parte
más inclinada de la mama.
Retracción: Es fácil de apreciar. Generalmente traduce la existencia de tumor
maligno con invasión de dermis o, menos frecuente, fibrosis por procesos
infecciosos crónicos.
Pezones
a. El nivel de los mismos. Recuérdese que la mama izquierda cuelga algo
más que la derecha. El pezón normal apunta hacia abajo y hacia afuera.
b. Su forma y su número.
c. La retracción, la cual debe ser diferenciada del pezón con signos de
umbilicación o invertido. Hay que precisar si es reciente o antigua, puesto
que la reciente es más importante, ya que por lo general sugiere neoplasia
maligna; y raramente, inflamación.
d. Es preciso observar, también, las grietas y/o fisuras, pues el eccema seco
sugiere enfermedad de Paget, la cual es una forma de carcinoma mamario
de crecimiento lento.
4. En las aréolas debe observarse el grado de pigmentación, y posibles
lesiones de glándulas de Montgomery (quistes, abscesos, etc).
La palpación se realiza, de preferencia, con la paciente acostada, aunque
en situaciones particulares es preciso practicarla con la paciente sentada.
Con la paciente acostada (en decúbito dorsal), se coloca una almohadilla
debajo del hombro del lado que se va a examinar, con la finalidad de elevar
el hombro, para así desviar la mama en dirección medial y aplanarla sobre el
tórax. La palpación debe realizarse de manera suave, precisa y ordenada,
utilizando el pulpejo de los dedos.
Es conveniente comenzar con la mitad medial, para lo cual se levanta el
brazo por encima de la cabeza, para poner en tensión los músculos
pectorales. Luego de palpar los cuadrantes internos superior e inferior, se
palpa la mitad lateral (externa) colocando el brazo al lado de la paciente.
La posición erecta no es aconsejable para examinar las mamas, salvo
para la palpación de la región retroareolar.
En resumen, debe hacerse palpación suave, sistemática por cuadrante
(superointerno, inferointerno; superoexterno y prolongación axilar, e
inferoexterno) finalizando con la región retroareolar, y observando si existe
alguna clase de secreción. Por último debe examinarse la axila.
Si existe una tumoración, debe determinarse: la posición, la consistencia,
la forma, la delimitación, el tamaño, el grado de adherencia a la piel, el grado
de movilidad y los fenómenos de retracción.
1. Posición: Hay que determinar en qué cuadrante de la mama está el tumor.
2. Consistencia: Aunque ésta no es una guía en la cual siempre se puede
confiar, ella orienta hacia la naturaleza del tumor. La mayor parte de los
carcinomas tiene consistencia leñosa, mientras que los quistes por lo general
son elásticos (aunque los que son muy tensos, son firmes). Los
fibroadenomas son firmes, y la adenosis puede ser tan firme como el
carcinoma.
3. Forma: Debe registrarse si es redondeada, discoidal, regular o irregular.
4. Delimitación: Es menester averiguar si los bordes son nítidos, como
sucede en quistes y fibroadenomas, o si están difuminados en el tejido
mamario, como ocurre en los carcinomas, la adenosis y la enfermedad
quística de la mama. (Claro que no debe olvidarse que hay excepciones a
esta generalización).
5. Tamaño: Este debe ser determinado en centímetros, y se deben registrar
todos los diámetros.
6. Grado de adherencia a la piel: Este se demuestra pellizcando suavemente
la piel suprayacente en toda la superficie del tumor. Cuando es positiva la
adherencia debe pensarse en malignidad, a menos que el tumor se
encuentre inmediatamente detrás del pezón.
7. Grado de movilidad: Este grado es quizás la mejor guía para determinar la
naturaleza del tumor. Los fibroadenomas y los quistes tienen el mayor grado
de movilidad, se mueven libremente y puede notarse que se "escurren" de
los dedos del examinador. En cambio, la adenosis, la enfermedad fibrosa y el
carcinoma están relativamente fijos en el tejido en el que se asientan, y no
pueden moverse demasiado debido a su naturaleza infiltrativa.
8. Fenómenos de Retracción: Estos no deben buscarse sólo en los casos de
tumor mamario, sino también en aquellos pacientes en quienes no existe
ninguna indicación de enfermedad mamaria.
Los signos de retracción incluyen una serie de manifestaciones clínicas
que van desde un simple hoyuelo o depresión de la piel que cubre el tumor,
hasta la retracción de toda la mama. Esto se debe a la proliferación de
fibroblastos con formación de tejido cicatrizal no sólo dentro de la lesión, sino
en el tejido circulante, el cual se contrae a medida que envejece, y empuja
hacia adentro al tejido y a la grasa mamarios. Estos fenómenos de retracción
no son exclusivos de los tumores malignos, también pueden presentarse en
casos de infección aguda bacteriana o de necrosis grasa. La retracción
puede afectar a la piel, como se señaló anteriormente, o bien puede
presentarse por adherencia a estructuras profundas, específicamente, a la
fascia pectoral.
Las maniobras que deben realizarse para poner en evidencia la retracción
son las siguientes:
a. Se le manda a la paciente a levantar los brazos, elevando la fascia
pectoral; en este caso, el carcinoma y la piel que lo cubre, son empujados
hacia arriba y hacia adentro produciendo asimetría.
b. Se levanta la mama con la mano. Cuando la lesión está en la mitad
superior de la mama, esta maniobra pondrá de manifiesto un hoyuelo en la
piel que la cubre, el cual no es evidente cuando las mamas penden.
Una variante de esta maniobra es el moldeamiento de la mama alrededor del
tumor, elevando al mismo tiempo la mama. Esta maniobra es útil cuando el
tumor está en la mitad inferior, y debe ser realizada —en este caso— en
posición supina.
c. Se le pide a la paciente que realice un movimiento de contracción pectoral.
Cuando existe fibrosis o invasión tumoral que fijen la mama a la fascia
pectoral y se hace contraer el músculo pectoral mayor, se podrá observar
elevación anormal de la mama o del sector en el que se asienta el tumor, así
como también desviación del pezón hacia el tumor, y estrías y hoyuelos en la
piel que lo cubre.
d. Se le solicita a la paciente que realice una maniobra de inclinación
anterior, que se ponga de pie y se incline hacia adelante todo lo posible
desde las caderas, con los brazos extendidos hacia el examinador que se
ubica delante de ella. En esta posición, las mamas normales caen
libremente, separándose de la pared torácica, y son perfectamente
simétricas.
En caso de existir alguna lesión que genere retracción, se producirá una
asimetría que podrá ser fácilmente detectada desde un lado o desde el
frente. (Debe recordarse siempre que, aunque la retracción es debida
generalmente a carcinoma, las lesiones benignas también pueden
producirla).
Es importante que el examinador sea objetivo respecto a los hallazgos
obtenidos en el curso de la palpación de la mama. Una forma práctica de
lograrlo consiste en examinar las mamas sin que la paciente le señale en qué
parte se encuentra el tumor, a fin de ver si el médico palpa el tumor y
coincide con el que ha palpado la paciente. En caso de no percibir tumor,
debe pedírsele a la paciente que indique donde está.
Otro punto importante en relación con la palpación, es tomar en cuenta el
día del ciclo menstrual en el cual se está realizando el examen, puesto que
puede ser factor de error en la interpretación de los resultados (si, por
ejemplo, se realiza en la fase premenstrual, cuando hay gran ingurgitación).
En casos dudosos, debe repetirse e tan pronto haya finalizado la
menstruación.
3) anormalidades de la mama: tumor, mastitis, mamas supernumeraria
secreción patológicas por el pezón
Fibroadenoma: Se presenta por lo general en mujeres menores de 30 años,
como tumor pequeño (menor de 2,5 centímetros), indoloro, de consistencia
firme, redondeada, con mucha movilidad (resbala entre los dedos), unilateral,
único y bien delimitado.
Quiste: Es un tumor redondeado, liso, único o múltiple, de consistencia
renitente o firme (si el líquido se encuentra a tensión), de menor movilidad
que el fibroadenoma, pero sin llegar a tener adherencias profundas.
Displasia: Por lo general, se presenta en forma bilateral, afectando todo el
parénquima mamario, destacándose en ocasiones, en alguna zona de la
mama, una zona "tumoral" de superficie irregular, multinodular, de
consistencia variable (firme o "quística"), de bordes poco precisos, poco
móvil, precisándose dos diámetros. Es importante destacar, dentro de esta
zona "displásica", si existe alguna zona de mayor consistencia, o algún
"nódulo dominante".
Cistosarcoma filoides (Fibroadenoma gigante de la mama): Es un tumor raro,
pero no tan maligno como su nombre podría suponer. Histológicamente, la
mayoría de las veces es absolutamente benigna, pero si no se realiza una
extirpación completa con margen de tejido sano alrededor, las recidivas son
frecuentes, y con el tiempo— pueden presentarse imágenes francamente
malignas.
La característica clínica más sobresaliente es su tendencia a crecer
rápidamente y a alcanzar gran tamaño. Es un tumor encapsulado, de
consistencia firme y superficie abollonada con áreas de reblandecimiento. La
piel que lo cubre está a tensión y adelgazada, y se visualizan venas
dilatadas. Por lo general, el tumor no se adhiere ni a la piel ni a las
estructuras profundas.
Mastitis aguda: Es más frecuente durante la lactancia. La mama presenta
aumento de tamaño, mucho dolor, piel roja y caliente, e induración (y zona
de fluctuación en caso de formación de absceso).
Carcinoma: Es importante tener en cuenta que cualquier signo de
enfermedad en la mama puede ser producido por cáncer,- sin embargo,
también es importante precisar que la mayoría de las quejas referidas a las
mamas no están relacionadas con cáncer, sino más bien son producidas por
enfermedad benigna. El cáncer mamario es una enfermedad de las mujeres,
ya que menos del 1 por ciento ocurre en varones. Toda mujer sintomática es
sospechosa, pero son particularmente propensas las siguientes:
Las mujeres blancas. Aquellas con historia familiar de enfermedad
mamaria. Mujeres nulíparas o con un primer embarazo tardío. Aquellas con
biopsia previa de enfermedad mamaria.
La localización más frecuente del carcinoma mamario es el cuadrante
superoexterno, y la menos frecuente, el cuadrante inferointerno.
El rasgo más frecuente en el examen clínico es la presencia de un nódulo,
generalmente indoloro, de consistencia firme, superficie irregular y límites
pocos definidos, en el cual debe precisarse si hay adherencia a la piel o a la
fasda pectoral, puesto que aun cuando los fenómenos de fijación no son
exclusivos del cáncer— apoyan el diagnóstico en un porcentaje más alto de
casos.
El examen debe complementarse siempre con un examen de los ganglios
axilares y supraclaviculares.
Si bien el cuadro clínico es usualmente diagnóstico, éste no debe
afirmarse hasta tanto no se haya practicado biopsia de la lesión.
4) Aspectos anatómicos de la axila y de los ganglios linfáticos axilares
La axila o región axilar (Regio axilares) es una cavidad de forma piramidal
que limita por la parte superior con la fascia axilar, por la parte inferior con la
articulación glenohumeral. Está ubicada entre la pared lateral del tórax y el
brazo.
Los ganglios linfáticos axilares esta estación constituye uno de los grupos
ganglionares más importantes del cuerpo humano; está formada por unos
treinta ganglios linfáticos situados en la cavidad de la axila y en relación con
los órganos en ella contenidos, es decir con la vena axilar, con la arteria
axilar y con los ramos nerviosos del plexo braquial. Los nódulos linfáticos
axilares se distinguen en cinco grupos:
1) braquial, constituido por cuatro o cinco ganglios linfáticos situados a nivel
del borde inferior del músculo pectoral mayor al lado de la arteria y de la
vena axilar;
2) mamario externo o torácico, formado por cuatro u ocho nódulos adosados
a la pared lateral del tórax a lo largo del curso de la arteria mamaria externa,
rama de la arteria axilar; algunos de estos nódulos están situados a la altura
del segundo espacio intercostal, otro del cuarto espacio;
3) escapular o subescapular; está constituido por seis o siete nódulos
colocados a lo largo de la arteria escapular inferior, rama de la arteria axilar,
y en relación con el borde inferior del músculo subescapular;
4) grupo subclavicular, que comprende de seis a doce nódulos, situados
cerca de la clavícula y de la apófisis coracoides de la escápula, medialmente
a la vena axilar, en la fosa subclavicular;
5) grupo central, denominado también intermediario porque ocupa una zona
entre los grupos braquiales, escapulares y torácicos; está formado por un
número de nódulos variables de tres a cinco aponeurosis de la base de la
axila
5) Examen físico de la axila: inspección, palpación característica de los
ganglios palpables
Examen de los ganglios linfáticos regionales Los ganglios linfáticos
regionales comprenden los ganglios supraclaviculares, los infraclaviculares,
los axilares y los mamarios internos. Los ganglios infraclaviculares son, en
realidad, ganglios axilares apicales que cuando están agrandados pueden
ser palpados en el triángulo pectoral.
Los ganglios mamarios internos no pueden ser palpados, ya que están
localizados dentro del tórax óseo, entre la pleura y los músculos
intercostales. El grupo axilar es un sitio primario para metástasis, mientras
que los ganglios supraclaviculares se ven afectados en segunda instancia.
El examen de los ganglios (axilares, supraclaviculares e infra claviculares)
se realiza con la enferma sentada.
Examen de los ganglios axilares: La axila derecha se palpa con la mano
izquierda, y viceversa. En la axila pueden distinguirse cuatro grupos
ganglionares
1. Grupo central: Este está ubicado en el "hueco" axilar, a media distancia
entre las líneas axilares anterior y posterior.
2. Grupo axilar externo: Está situado junto a la vena axilar, y son accesibles
los ganglios más externos que están ubicados junto al músculo pectoral
menor.
3. Grupo pectoral: Este está ubicado por detrás y por fuera del músculo
pectoral mayor.
4. Grupo subescapular: Está situado junto al pliegue posterior de la axila.
Grupo central: Se examina levantando el brazo de la paciente y colocando
los dedos de la mano extendidos en la parte más alta, junto al vértice de la
axila, dirigiendo la mano hacia la pared torácica lateral. Luego se deja caer el
brazo de la paciente contra su costado y el antebrazo descansa en el
antebrazo del médico. En esta posición, con el brazo colgando suavemente,
se aplican los pulpejos contra la pared lateral del tórax y se deslizan hacia
abajo hasta rebasar el límite de la axila.
2. Grupo axilar externo: Se examina levantando el brazo lentamente, y
mientras se levanta, se palpa alrededor y por debajo de la inserción del
músculo pectoral mayor.
3. Grupo pectoral: Se examina levantando el brazo de la paciente e
insinuando los dedos por debajo del pectoral mayor dirigiendo los pulpejos
hacia delante,- se baja el brazo, y entre los músculos pectorales se ubican
los ganglios.
4. Grupo subscapular: Se examina mejor desde atrás, colocándose de pie,
palpando la superficie anterointerna del dorsal ancho. Si existen ganglios,
cuyo tamaño esté aumentado, se encontrarán en el fondo del pliegue.
El examen de los ganglios linfáticos concluye con la palpación de la región
infraclavicular y de la fosa supraclavicular. El grupo ganglionar infraclavicular
se palpa con el médico y la paciente ubicados frente a frente.
Para el examen del grupo supraclavicular, el examinador se ubica detrás
de la paciente, examinando ambas fosas supraclaviculares simultáneamente,
e indicando a la paciente que levante los hombros y los incline hacia delante
a fin de que los dedos se hundan bien por debajo de las clavículas.
Cuando uno o más ganglios linfáticos se encuentran aumentados de
tamaño debe anotarse el número, el tamaño, la consistencia, la movilidad o
la fijeza entre sí, y con respecto a los tejidos superficiales y profundos.
Luego de realizar el examen de las mamas y los ganglios linfáticos
regionales, si se ha encontrado que la lesión puede corresponder a lesión
maligna, debe complementarse el examen clínico en búsqueda de posibles
metástasis.
6) cáncer de mama: clasificación clínica de los estadios
La Clasificación del Cáncer, que fue en realidad el que aplicó la
denominación TNM. Debe recordarse que la clasificación se aplica sola
mente a carcinomas. A continuación se presenta la clasificación TNM (1977):
T: Tumor Primario To: Tumor mamario no palpable. TiS: Enfermedad de
Paget del pezón sin tumor demostra¬ ble.
T1: Tumor menor de 2 cm en su diámetro mayor. Tía: Sin fijación a fascia o
músculo pectoral subyacente.
T1 b: Con fijación a fascia subyacente y/o músculo
T2: Tumor mayor de 2 cm, pero menor de 5 cm, en su diámetro mayor.
T2a: Sin fijación a fascia o músculo subyacente.
T2b: Con fijación a fascia subyacente y/o músculo.
T3: Tumor mayor de 5 cm en su diámetro mayor. T3a: Sin fijación a fascia o
músculo pectoral sub yacente T3b: Con fijación a fascia y/o músculo pectoral.
T4. Tumor de cualquier tamaño, con extensión directa a la piel o a la pared
torácica. T4a: Con fijación a pared costal. T4b: Con edema, infiltración o
ulceración de la piel (incluye piel de naranja), o nodulos cutáneos confinados
a la misma mama. T4c: Combinación de los dos anteriores. T4d: Carcinoma
inflamatorio.
N: Compromiso Ganglionar Nx Ganglios linfáticos regionales que no pueden
ser evaluados clínicamente. NO: No hay ganglio axilar homolateral palpable.
N1: Ganglio axilar homolateral palpable móvil. Nía: No sospechoso
clínicamente de tener tumor. N1 b: Sospechoso clínicamente de tener tumor.
N2: Ganglio axilar homolateral fijo a otro ganglio o a otras estructuras.
N3: Ganglio homolateral supraclavicular o inflaclavicular y edema del brazo.
M: Metástasis a distancia
Mx: No evaluada. MO: Sin evidencia de metástasis a distancia. M1:
Evidencia de metástasis a distancia. Clínica, radiológica, etc.
• Clasificación clínica por estadios Con los tres elementos T - N - M, se
elaboran los estadios clínicos que expresan de conjunto la extensión local,
regional y a distancia del tumor.
Estadio I: T1a NO ó N1a MO T2b NO ó N1a MO
Estadio II: TO N1b MO T1a T1b N1b MO T2a T2b NO ó Nía MO T2a N1b MO
T2b N1b MO
Estadio III: T3 con cualquier N. T4 con cualquier N. Cualquier T con N2.
Cualquier T con N3.
Estadio IV: Cualquier T ó N con M1.
Los hoyuelos en la piel, la retracción del pezón o cualquier otro cambio
cutáneo, excepto los de T4b, pueden ocurrir en T1, T2, ó T3, sin alterar la
clasificación.
Procedimientos especiales
Toracocentesis
Es la punción quirúrgica de la pared torácica para evacuar por aspiración
el líquido acumulado en la cavidad pleural. También se denomina:
"toracentesis", "paracentesis pleural", "paracentesis torácica" o
"pleurocentesis". Este procedimiento quirúrgico fue descrito por primera vez
en 1852. Es una técnica que aporta ventajas terapéuticas (permite eliminar el
líquido de la cavidad pleural) y diagnósticas (posteriormente se analiza dicho
líquido).
Técnica
La toracocentesis es un procedimiento invasivo para extraer líquido o aire
del espacio pleural con fines diagnósticos o terapéuticos. Se realiza mediante
una cánula, o aguja hueca, introducida cuidadosamente en el tórax a través
de la piel, generalmente después de la administración de anestesia local.
Cuando el estado cardiopulmonar se ve comprometido (es decir, cuando el
líquido o el aire tienen repercusión en la función del corazón y los pulmones),
debido al aire (neumotórax significativo), líquido (derrame pleural) o sangre
(hemotórax) fuera del pulmón, a continuación, este procedimiento suele ser
reemplazado con tubo de toracotomía (la colocación de un tubo más grande
en el espacio pleural para facilitar el drenaje).
La ubicación recomendada de la punción varía dependiendo de la
localización del líquido o aire acumulado, generalmente se realiza en la línea
axilar media entre el sexto y el octavo espacio intercostal, debido a que se
corre el riesgo de lesionar vísceras. Es crítico que el paciente mantenga su
respiración, para evitar la perforación del pulmón.
Indicaciones
Este procedimiento está indicado cuando se acumula inexplicablemente
un fluido en la cavidad pleural, por fuera de los pulmones. En más de 90% de
los casos el análisis del líquido pleural produce información clínicamente útil.
Si una gran cantidad de líquido está presente, entonces este procedimiento
también se puede utilizar terapéuticamente para eliminar el fluido y mejorar el
estado del paciente y su función pulmonar.
Las causas más frecuentes de los derrames pleurales son neumonía,
insuficiencia cardíaca congestiva, cirugía reciente y cáncer. En los países
donde la tuberculosis es endémica, también es una causa común de derrame
pleural.
Contraindicaciones
La aspiración de líquido pleural no debe exceder de un litro, ya que existe
un riesgo de desarrollo de edema pulmonar.
Contraindicaciones absolutas: paciente que no coopera, o con alteración de
la coagulación que no se pueda corregir.
Contraindicaciones relativas:
- enfisema en la zona de punción
- ventilación mecánica a presiones elevadas.
- Cantidad mínima de derrame o neumotórax sin repercusión respiratoria.
- Diátesis hemorrágica.
- Sangrado.
- Insuficiencia cardíaca conocida.
- Enfermedad cutánea en el punto de punción.
- Empiema tuberculoso
Complicaciones
El uso de la ecografía para guiar aguja puede reducir al mínimo la tasa de
complicaciones.
Las complicaciones más frecuentes son neumotórax (3-30%),
hemoneumotórax, hemotórax ( hemorragia), hipotensión (presión arterial baja
debido a una respuesta vasovagal) y reexpansión edema pulmonar.
Las complicaciones menos frecuentes incluyen la "punción seca" (sin
extracción de líquido), hematoma o seroma subcutáneos, ansiedad, disnea, y
tos (después de la eliminación de gran volumen de fluido).
Pericardiocentesis
Es un procedimiento en el que se emplea una aguja para extraer líquido
del saco pericárdico. Este es el tejido que rodea el corazón.
Técnica
1. Conectar al paciente las derivaciones para los miembros del
electrocardiógrafo.
2. Utilizar mascarilla, bata y guantes.
3. Preparación del campo. Sobre el abdomen y parte inferior del tórax.
Lavado y desinfección.
4. Inyectar anestesia local. Usar lidocaína al 1 por 100. Inyectar en el ángulo
costo-xifoides izquierdo 1-2 cm por debajo del reborde costal. Infiltrar
profundamente en dirección al arco costal. Después de que la aguja haya
avanzado, aspirar cuidadosamente (puede existir líquido pericárdico).
5. Insertar la aguja de pericardiocentesis.
Conectar la aguja metálica (del instrumental para cateterismo
yugular/subclavia o al trocar de pericardiocentesis si se dispone de él) a la
derivación V y colocar en la aguja una jeringa de 10 cc.
Insertar la aguja en la zona anestesiada (algunos autores recomiendan
que sea guiada por ECO).
Cuando la aguja haya penetrado hasta el arco costal, presionar sobre el
pabellón de la aguja, haciéndola avanzar en dirección al hombro izquierdo
(hay autores que recomiendan hacia el hombro derecho), aspirando
suavemente mientras se avanza. Controlar continuamente la derivación V del
electrocardiógrafo para detectar indicadores de lesión. Si existe contacto con
el epicardio ventricular, aparecen segmentos S-T elevados. Si existe contacto
con el epicardio auricular, aparecen segmentos P-Relevados.
Detenerse al conseguir aspiración de líquido.
Al puncionar el pericardio puede producirse súbitamente una «eyección» o
un «chasquido».
El contacto con el epicardio se nota como una sensación de roce trasmitido
por la aguja.
Al establecer contacto con el epicardio, retirar ligeramente la aguja y volverla
a colocar para obtener líquido pericárdico. Si no se obtiene líquido, cambiar
la dirección de la aguja hacia la cabeza o hacia el hombro derecho.
Siempre procuraremos que el bisel de la aguja esté lo más próximo a la
superficie interna de la caja torácica.
6. Extraer líquido pericárdico.
Asegurarse de la posición intrapericárdica extrayendo líquido.
Quitar la jeringa.
Deslizar el catéter por el interior de la aguja hasta que penetre en el
espacio pericárdico; retirar la aguja deslizándola sobre el catéter (tros
sistemas de punción utilizan una guía metálica para introducir el catéter).
Conectar jeringa de 50 cc y válvula con llave de tres pasos. Extraer líquido.
Ante la obtención de sangre roja habrá que asegurarse de que es
pericárdica y no intracardiaca. Para ello suele bastar con la observación de
dicha sangre, ya que si es pericárdica no poseerá fibrina y, por tanto, no
coagulará.
Enviar el líquido al laboratorio para que se realicen los siguientes estudios:
recuento celular, proteínas, citología, cultivo, extensión y tinción con Gram.
Si se deja el catéter en posición para drenaje, aplicar pomada de povidona
yodada, apósitoestéril y esparadrapo.
7. Retirar el catéter.
8. Aplicar apósito.
Gasa estéril y esparadrapo.
Indicaciones
 Alivio de emergencia en caso de taponamiento cardiaco.
 Drenaje de derrames pericárdicos.
 Diagnóstico etiológico de un derrame pericárdico.
Contraindicaciones
 Alteraciones importantes de la hemostasia.
Deberían ser corregidas previamente, excepto en casos de emergencia.
Complicaciones
Punción ventricular o auricular: La aguja ha penetrado dentro de la cavidad
ventricular. Para prevenir esta complicación debemos controlar el
electrocardiógrafo para ver si existen trazados de lesión y avanzar la aguja
lentamente girando el pabellón y aspirando. En caso de que se produzca
esta complicación retiraremos la aguja hasta que no se obtenga sangre y/o
hasta que desaparezcan las alteraciones del S-T. La mayoría de las
punciones ventriculares no producen secuelas, pero se debe mantener
vigilado al paciente y observar si se produce taponamiento.
Arritmias: Por irritación del miocardio ventricular o auricular producida por la
aguja. Cuando se produzcan arritmias o cuando aparezcan desviaciones S-T
debemos retirar la aguja. Utilizar un electrocardiógrafo aislado
eléctricamente; con los aparatos antiguos hay riesgo de que pueda
producirse un shock de importancia y pueden producirse arritmias
ventriculares, acompañadas de fibrilación ventricular.
Hemopericardio: Drenado de sangre intracavitaria por punción inadvertida
que acentuará el compromiso hemodinámico. Por ello se debe controlar
constantemente la derivación V del electrocardiógrafo para ver si existen
trazados de lesión (retirar la aguja) y avanzar la aguja muy lentamente.
Perforación de estómago o colon: La aguja ha penetrado dentro de una de
estas vísceras huecas abdominales. Para prevenir esto avanzaremos la
aguja procurando que en todo momento el bisel de la aguja esté lo más
próximo a la superficie interna de la caja.
Punción de arteria coronaria: Complicación rara, pero que puede ser la causa
de una muerte repentida durante la ejecución del procedimiento. El control
constante del electrocardiógrafo reducirá la posibilidad de producir esta
lesión.
Valvulopatías:
Son las enfermedades propias de las válvulas del corazón. La función de
las válvulas del corazón es abrirse y cerrarse correctamente durante el ciclo
cardiaco. Esto permite el paso de la sangre de una cavidad a otra y que
pueda avanzar sin retroceder.
Las válvulas pueden estropearse por infecciones, por traumatismos, por
envejecimiento, etc. Hace años la causa fundamental era la fiebre reumática,
una enfermedad infrecuente ahora en los países desarrollados.
En la actualidad, como consecuencia del aumento de la esperanza de
vida, han aparecido otras formas de valvulopatía, la más frecuente es la
valvulopatía degenerativa en pacientes ancianos, que consiste en el
envejecimiento, endurecimiento y calcificación de las válvulas, lo que limita
su movilidad y afecta a su funcionamiento. Hay que tener en cuenta que las
válvulas se abren y se cierran unas 60 veces por minuto, así que una
persona de 70 años habrá realizado ese movimiento… ¡más de 2.000
millones de veces!
El diagnóstico más exacto de todas las valvulopatías se hace por
ecocardiograma, una técnica de imagen que puede valorar exactamente qué
válvula está enferma, cuál es la causa y la gravedad de la afectación.
Las cuatro válvulas del corazón que pueden tener enfermedades son:
 Válvula mitral: separa la aurícula izquierda del ventrículo izquierdo
 Válvula aórtica: separa el ventrículo izquierdo de la arteria aorta
 Válvula pulmonar: separa el ventrículo derecho de la arteria pulmonar
 Válvula tricúspide: separa la aurícula derecha del ventrículo derecho
Clasificación:
La gravedad o severidad de las valvulopatías se clasifican en 3 grupos:
 Ligera: afectación mínima que no requiere nunca tratamiento y solo un
seguimiento.
 Moderada: que requiere un seguimiento más estrecho y en algunas
ocasiones requiere tratamiento.
 Severa: que requerirá tratamiento quirúrgico siempre y cuando se
cumplan una serie de requisitos asociados.
Estenosis e insuficiencia
Si el problema radica en una disminución permanente del diámetro del
orificio valvular, se denomina (estenosis) valvular, cuando existe disminución
de la capacidad de la válvula para cerrarse se llama insuficiencia valvular, si
existe un movimiento de las valvas en sentido anómalo se designa como
prolapso valvular.
La estenosis aórtica y la insuficiencia mitral son las enfermedades más
frecuentes de las válvulas cardiacas en la población adulta. Las válvulas que
más frecuentemente enferman son la mitral y la aórtica, siendo estas la
puerta de entrada (la primera) y la puerta de salida (la segunda) del
ventrículo izquierdo. Si las válvulas están dañadas, la sangre del ventrículo
izquierdo no sigue su dirección habitual de flujo o lo hace con mayor
dificultad.
El sentido normal de circulación de la sangre es: la sangre venosa con
poco oxígeno llega a través de la vena cava inferior y de la vena cava
superior hasta la aurícula derecha; de la aurícula derecha la sangre atraviesa
la válvula tricúspide y pasa al ventrículo derecho; del ventrículo derecho la
sangre sale por la válvula pulmonar hacia la arteria pulmonar, que lleva la
sangre a los pulmones para que se oxigene; de los pulmones la sangre va a
la aurícula izquierda por las venas pulmonares (que suelen ser 4); de la
aurícula izquierda pasa al ventrículo izquierdo, atravesando la válvula mitral;
y del ventrículo izquierdo la sangre pasa por la válvula aórtica hasta la arteria
aorta, que es la arteria más grande de todo nuestro cuerpo y de la que
surgen el resto de arterias más pequeñas que llevan la sangre a todos los
órganos.
Las válvulas son como puertas de un solo sentido, que dejan pasar la
sangre de las aurículas a los ventrículos, pero que a la vez impiden que la
sangre vaya al revés, de los ventrículos a las aurículas. Si una válvula no
abre bien la sangre no puede pasar adecuadamente por ella (es como si una
puerta estuviera atascada y no cupiéramos por ella). A esto se le llama
“estenosis valvular” (válvula estrecha), como ocurre por ejemplo en la
estenosis mitral (la sangre no pasa bien de la aurícula izquierda al ventrículo
izquierdo) o en la estenosis aórtica (la sangre no puede pasar con
normalidad del ventrículo izquierdo a la arteria aorta
Si el problema no es que la válvula no abre bien sino todo lo contrario, que
no cierra bien, la sangre entonces ira en sentido contrario al que debería, de
los ventrículos a la aurículas. A esto se le llama “insuficiencia valvular”; así,
por ejemplo, en la insuficiencia mitral la sangre pasa del ventrículo izquierdo
a la aurícula izquierda, al revés de cómo debería circular, y en la insuficiencia
tricúspide, del ventrículo derecho a la aurícula derecha. El ecocardiograma
puede detectar con facilidad las estenosis y las insuficiencias de las cuatro
válvulas cardiacas, así como otras alteraciones más complejas de su
funcionamiento.
Tanto las estenosis como las insuficiencias valvulares pueden causar
insuficiencia cardiaca. No es posible curar una estenosis o una insuficiencia
valvular con fármacos, por lo que es necesaria la cirugía cardiaca. ¿Cuándo
hay que operar una estenosis o una insuficiencia aórtica, mitral o tricúspide?
En general, en dos situaciones: 1) cuando el paciente comienza a notar
síntomas de insuficiencia cardiaca (disnea, astenia, edemas) o 2) cuando la
alteración de la función de la válvula empiece a ser dañina para el ventrículo,
produciendo dilatación o disminución de la fuerza del ventrículo.
Aspectos fisiopatológicos:
En forma esquemática, los defectos valvulares pueden producir
incompetencia o estenosis: en el primer caso, la válvula no "contiene"
adecuadamente la sangre durante el período del ciclo en que debe
permanecer cerrada, produciéndose una "regurgitación" o retorno de sangre
hacia la cámara precedente; en el segundo caso, el defecto valvular produce
una resistencia al paso de la sangre entre dos cavidades.
Pueden afectar las cuatro válvulas del corazón, siendo en general más
frecuentes y graves los de las válvula mitral y aórtica, que son las elegidas
para analizar la fisiopatología de las valvulopatías. La revisión se limita a las
lesiones valvulares "puras" (estenosis o insuficiencia) pero en la práctica,
muchos pacientes presentan lesiones valvulares dobles (estenosis e
insuficiencia) o múltiples (2 o más válvulas enfermas).
Como veremos, una valvulopatía puede producir aumentos sostenidos o
exagerados de la pre-carga o la post carga ("sobrecargas"), dificultar el
llenado ventricular y determinar distintos grados de deterioro de la
contractilidad o la distensibilidad.
Cuando las alteraciones son graves y de instalación brusca (v.gr. ruptura
valvular) se produce una sobrecarga aguda y un cuadro clínico de
Insuficiencia Cardíaca Aguda, habitualmente de curso progresivo y de mal
pronóstico.
Lo más frecuente es que la sobrecarga y el deterioro de la función
cardíaca sean de instalación lenta y que se acompañen de cambios
adaptativos en el corazón, sistema circulatorio y sistema neurohormonal, que
en la mayoría de los casos producirán un nuevo equilibrio entre las
demandas periféricas y la función cardiaca.
Síntomas de las valvulopatias
Dependen de la válvula afectada y la gravedad de la afección. Si sus
válvulas solo se encuentran levemente afectadas, puede que usted no tenga
síntomas.
Los síntomas de la valvulopatía pueden ser:
 Dificultad para respirar
 Cansancio o fatiga
 palpitaciones (sensación de latidos del corazón irregulares, como
aleteo o una frecuencia cardíaca rápido)
 Angina (dolor en el pecho) debido a que una válvula enferma hace
que su corazón trabaje mucho más.
 Tobillos o pies inflamados
 Mareos, desmayo o pérdida de conocimiento
Diagnóstico de la valvulopatia
Su médico de cabecera le preguntará cuáles son sus síntomas y le
examinará. También le puede hacer preguntas sobre su historia clínica. Su
médico escuchará su corazón con un estetoscopio para comprobar si hay un
soplo, que es un ruido adicional a los sonidos normales del corazón. Un
soplo puede ser causado por la sangre que pasa a través de una válvula
dañada.
Si su médico sospecha que existe un problema con su corazón, es
posible que le hagan otros exámenes en el hospital.
Ecocardiograma (exploración cardíaca con ultrasonido): muestra la acción de
bombeo del corazón y la función de las válvulas del corazón.
Radiografía de tórax: permite descartar otras enfermedades que pueden
estar causando los síntomas.
Electrocardiograma (ECG): mide la actividad eléctrica del corazón para saber
cómo está funcionando.
TAC o IRM: proporciona imágenes detalladas de los músculos del corazón y
las válvulas.
Angiograma (o cateterismo cardíaco): permite observar las válvulas del
corazón y los músculos para saber si funcionan bienM y también para ver las
arterias coronarias.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Masa pelvica
Masa pelvicaMasa pelvica
Masa pelvica
Danilo Arévalo
 
Exploracion Ginecologica
Exploracion GinecologicaExploracion Ginecologica
Exploracion Ginecologica
Alvaro Martinez
 
Masas anexiales en ginecología
Masas anexiales en ginecologíaMasas anexiales en ginecología
Masas anexiales en ginecología
Danny Ortíz
 
Ecografía abdominal y transvaginal de útero y anexos
Ecografía abdominal y transvaginal de útero y anexosEcografía abdominal y transvaginal de útero y anexos
Ecografía abdominal y transvaginal de útero y anexos
Jesús Yaringaño
 
CÁNCER DE MAMA
CÁNCER DE MAMACÁNCER DE MAMA
CÁNCER DE MAMA
Francisca Pollard
 
Usg de mama
Usg de mamaUsg de mama
Usg de mama
Laura Dominguez
 
Masas ováricas2
Masas ováricas2Masas ováricas2
Masas ováricas2
Luis Sussini
 
Semiologia ginecológica
Semiologia ginecológicaSemiologia ginecológica
Semiologia ginecológica
Lo basico de medicina
 
Masas quisticas ovaricas y anexiales
Masas quisticas ovaricas y anexialesMasas quisticas ovaricas y anexiales
Masas quisticas ovaricas y anexiales
Juan Carlos Vaquen
 
Valoración ecografiaca del riesgo de malignidad en masas anexiales
Valoración ecografiaca del riesgo de malignidad en masas anexialesValoración ecografiaca del riesgo de malignidad en masas anexiales
Valoración ecografiaca del riesgo de malignidad en masas anexiales
Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión-Callao
 
Patologia mamaria benigna
Patologia mamaria benignaPatologia mamaria benigna
Patologia mamaria benigna
unam
 
Mama
MamaMama
9 semiolo gineco
9 semiolo gineco9 semiolo gineco
9 semiolo gineco
Linux Unix
 
Tumores benignos de ovario
Tumores benignos de ovarioTumores benignos de ovario
Tumores benignos de ovario
Teresa Martínez
 
patologia benigna de mama
patologia benigna de mamapatologia benigna de mama
patologia benigna de mama
Alessandra Argueta Ramos
 
Enfermedades benignas de la mama
Enfermedades benignas de la mama Enfermedades benignas de la mama
Enfermedades benignas de la mama
Rafael Galdames Sarao
 
Enfermedad Fibroquística de la Mama - Dr. Mario J. Gamarra Paredes
Enfermedad Fibroquística de la Mama - Dr. Mario J. Gamarra ParedesEnfermedad Fibroquística de la Mama - Dr. Mario J. Gamarra Paredes
Enfermedad Fibroquística de la Mama - Dr. Mario J. Gamarra Paredes
mgamarrap
 
Masas anexiales
Masas anexialesMasas anexiales
Masas anexiales
aura echeverry
 
Enfoque de masas pélvicas
Enfoque de masas pélvicasEnfoque de masas pélvicas
Enfoque de masas pélvicas
arangogranadosMD
 
Cistoadenoma seroso
Cistoadenoma serosoCistoadenoma seroso
Cistoadenoma seroso
Jimy Campana
 

La actualidad más candente (20)

Masa pelvica
Masa pelvicaMasa pelvica
Masa pelvica
 
Exploracion Ginecologica
Exploracion GinecologicaExploracion Ginecologica
Exploracion Ginecologica
 
Masas anexiales en ginecología
Masas anexiales en ginecologíaMasas anexiales en ginecología
Masas anexiales en ginecología
 
Ecografía abdominal y transvaginal de útero y anexos
Ecografía abdominal y transvaginal de útero y anexosEcografía abdominal y transvaginal de útero y anexos
Ecografía abdominal y transvaginal de útero y anexos
 
CÁNCER DE MAMA
CÁNCER DE MAMACÁNCER DE MAMA
CÁNCER DE MAMA
 
Usg de mama
Usg de mamaUsg de mama
Usg de mama
 
Masas ováricas2
Masas ováricas2Masas ováricas2
Masas ováricas2
 
Semiologia ginecológica
Semiologia ginecológicaSemiologia ginecológica
Semiologia ginecológica
 
Masas quisticas ovaricas y anexiales
Masas quisticas ovaricas y anexialesMasas quisticas ovaricas y anexiales
Masas quisticas ovaricas y anexiales
 
Valoración ecografiaca del riesgo de malignidad en masas anexiales
Valoración ecografiaca del riesgo de malignidad en masas anexialesValoración ecografiaca del riesgo de malignidad en masas anexiales
Valoración ecografiaca del riesgo de malignidad en masas anexiales
 
Patologia mamaria benigna
Patologia mamaria benignaPatologia mamaria benigna
Patologia mamaria benigna
 
Mama
MamaMama
Mama
 
9 semiolo gineco
9 semiolo gineco9 semiolo gineco
9 semiolo gineco
 
Tumores benignos de ovario
Tumores benignos de ovarioTumores benignos de ovario
Tumores benignos de ovario
 
patologia benigna de mama
patologia benigna de mamapatologia benigna de mama
patologia benigna de mama
 
Enfermedades benignas de la mama
Enfermedades benignas de la mama Enfermedades benignas de la mama
Enfermedades benignas de la mama
 
Enfermedad Fibroquística de la Mama - Dr. Mario J. Gamarra Paredes
Enfermedad Fibroquística de la Mama - Dr. Mario J. Gamarra ParedesEnfermedad Fibroquística de la Mama - Dr. Mario J. Gamarra Paredes
Enfermedad Fibroquística de la Mama - Dr. Mario J. Gamarra Paredes
 
Masas anexiales
Masas anexialesMasas anexiales
Masas anexiales
 
Enfoque de masas pélvicas
Enfoque de masas pélvicasEnfoque de masas pélvicas
Enfoque de masas pélvicas
 
Cistoadenoma seroso
Cistoadenoma serosoCistoadenoma seroso
Cistoadenoma seroso
 

Destacado

Alteraciones de oido externo
Alteraciones de oido externoAlteraciones de oido externo
Alteraciones de oido externo
oda-b
 
nuevas formas de generar vida
nuevas formas de generar vidanuevas formas de generar vida
nuevas formas de generar vida
oda-b
 
Nuevas formas de generar vidas
Nuevas formas de generar vidasNuevas formas de generar vidas
Nuevas formas de generar vidas
oda-b
 
Radiografía de tórax.
Radiografía de tórax.Radiografía de tórax.
Radiografía de tórax.
oda-b
 
semiologia del cuello
semiologia del cuellosemiologia del cuello
semiologia del cuello
oda-b
 
edema
edemaedema
edema
oda-b
 

Destacado (6)

Alteraciones de oido externo
Alteraciones de oido externoAlteraciones de oido externo
Alteraciones de oido externo
 
nuevas formas de generar vida
nuevas formas de generar vidanuevas formas de generar vida
nuevas formas de generar vida
 
Nuevas formas de generar vidas
Nuevas formas de generar vidasNuevas formas de generar vidas
Nuevas formas de generar vidas
 
Radiografía de tórax.
Radiografía de tórax.Radiografía de tórax.
Radiografía de tórax.
 
semiologia del cuello
semiologia del cuellosemiologia del cuello
semiologia del cuello
 
edema
edemaedema
edema
 

Similar a Procedimientos especiales

Deteccion y atencion integral de cancer de mama
Deteccion y atencion integral de cancer de mamaDeteccion y atencion integral de cancer de mama
Deteccion y atencion integral de cancer de mama
Rosalinda Ponce
 
Enfermedad benigna de mama en la mujer.pptx
Enfermedad benigna de mama en la mujer.pptxEnfermedad benigna de mama en la mujer.pptx
Enfermedad benigna de mama en la mujer.pptx
LuisZaldaa3
 
Tumores
Tumores Tumores
TEORIA SEM 10 .pdf
TEORIA SEM 10 .pdfTEORIA SEM 10 .pdf
TEORIA SEM 10 .pdf
SheylaCorzo1
 
MASAS ANEXIALES.pptx
MASAS ANEXIALES.pptxMASAS ANEXIALES.pptx
MASAS ANEXIALES.pptx
Alaein Arroba Paulini
 
Cáncer de mama 1.pptx
Cáncer de mama 1.pptxCáncer de mama 1.pptx
Cáncer de mama 1.pptx
JoselineVelzquezPlas
 
Cáncer de mama 1.pptx
Cáncer de mama 1.pptxCáncer de mama 1.pptx
Cáncer de mama 1.pptx
JoselineVelzquezPlas
 
(2017.04.06) Los quistes de la ira; razonamiento clínico sobre patologá ovári...
(2017.04.06) Los quistes de la ira; razonamiento clínico sobre patologá ovári...(2017.04.06) Los quistes de la ira; razonamiento clínico sobre patologá ovári...
(2017.04.06) Los quistes de la ira; razonamiento clínico sobre patologá ovári...
UDMAFyC SECTOR ZARAGOZA II
 
Importancia de la exploración mamaria.pptx
Importancia de la exploración mamaria.pptxImportancia de la exploración mamaria.pptx
Importancia de la exploración mamaria.pptx
DanielTorresNilo
 
Diapositiva sobre las generalidades del Cancer de mamas
Diapositiva sobre las generalidades del Cancer de mamasDiapositiva sobre las generalidades del Cancer de mamas
Diapositiva sobre las generalidades del Cancer de mamas
AminEslaquitMedrano
 
APRENDIENDO AUTOEXPLORACION MAMARIA .pptx
APRENDIENDO AUTOEXPLORACION MAMARIA .pptxAPRENDIENDO AUTOEXPLORACION MAMARIA .pptx
APRENDIENDO AUTOEXPLORACION MAMARIA .pptx
karenarysaidmoralesr
 
Cancer de mama
Cancer de mamaCancer de mama
Cancer de mama
Gloria Villalobos
 
Cáncer de mama
Cáncer de mamaCáncer de mama
11 salud reproductiva e
11 salud reproductiva e11 salud reproductiva e
11 salud reproductiva e
Diego Glez.S.
 
Documento (1) karla
Documento (1) karlaDocumento (1) karla
Documento (1) karla
nehemias ramos lopez
 
Mastopatias.Un mastopatía resulta de un desequilibrio hormonal cuando el nive...
Mastopatias.Un mastopatía resulta de un desequilibrio hormonal cuando el nive...Mastopatias.Un mastopatía resulta de un desequilibrio hormonal cuando el nive...
Mastopatias.Un mastopatía resulta de un desequilibrio hormonal cuando el nive...
SaraHernandez952106
 
Tumores De Ovario (Iv AñO)
Tumores De Ovario (Iv  AñO)Tumores De Ovario (Iv  AñO)
Tumores De Ovario (Iv AñO)
vivianelizabeth
 
Historia clinica.docx 22
Historia clinica.docx 22Historia clinica.docx 22
Historia clinica.docx 22
Paola Tandalla
 
Patologia_de_ovario.pptx
Patologia_de_ovario.pptxPatologia_de_ovario.pptx
Patologia_de_ovario.pptx
brikey light
 
Neoplasias del ovario
Neoplasias del ovarioNeoplasias del ovario
Neoplasias del ovario
medico2
 

Similar a Procedimientos especiales (20)

Deteccion y atencion integral de cancer de mama
Deteccion y atencion integral de cancer de mamaDeteccion y atencion integral de cancer de mama
Deteccion y atencion integral de cancer de mama
 
Enfermedad benigna de mama en la mujer.pptx
Enfermedad benigna de mama en la mujer.pptxEnfermedad benigna de mama en la mujer.pptx
Enfermedad benigna de mama en la mujer.pptx
 
Tumores
Tumores Tumores
Tumores
 
TEORIA SEM 10 .pdf
TEORIA SEM 10 .pdfTEORIA SEM 10 .pdf
TEORIA SEM 10 .pdf
 
MASAS ANEXIALES.pptx
MASAS ANEXIALES.pptxMASAS ANEXIALES.pptx
MASAS ANEXIALES.pptx
 
Cáncer de mama 1.pptx
Cáncer de mama 1.pptxCáncer de mama 1.pptx
Cáncer de mama 1.pptx
 
Cáncer de mama 1.pptx
Cáncer de mama 1.pptxCáncer de mama 1.pptx
Cáncer de mama 1.pptx
 
(2017.04.06) Los quistes de la ira; razonamiento clínico sobre patologá ovári...
(2017.04.06) Los quistes de la ira; razonamiento clínico sobre patologá ovári...(2017.04.06) Los quistes de la ira; razonamiento clínico sobre patologá ovári...
(2017.04.06) Los quistes de la ira; razonamiento clínico sobre patologá ovári...
 
Importancia de la exploración mamaria.pptx
Importancia de la exploración mamaria.pptxImportancia de la exploración mamaria.pptx
Importancia de la exploración mamaria.pptx
 
Diapositiva sobre las generalidades del Cancer de mamas
Diapositiva sobre las generalidades del Cancer de mamasDiapositiva sobre las generalidades del Cancer de mamas
Diapositiva sobre las generalidades del Cancer de mamas
 
APRENDIENDO AUTOEXPLORACION MAMARIA .pptx
APRENDIENDO AUTOEXPLORACION MAMARIA .pptxAPRENDIENDO AUTOEXPLORACION MAMARIA .pptx
APRENDIENDO AUTOEXPLORACION MAMARIA .pptx
 
Cancer de mama
Cancer de mamaCancer de mama
Cancer de mama
 
Cáncer de mama
Cáncer de mamaCáncer de mama
Cáncer de mama
 
11 salud reproductiva e
11 salud reproductiva e11 salud reproductiva e
11 salud reproductiva e
 
Documento (1) karla
Documento (1) karlaDocumento (1) karla
Documento (1) karla
 
Mastopatias.Un mastopatía resulta de un desequilibrio hormonal cuando el nive...
Mastopatias.Un mastopatía resulta de un desequilibrio hormonal cuando el nive...Mastopatias.Un mastopatía resulta de un desequilibrio hormonal cuando el nive...
Mastopatias.Un mastopatía resulta de un desequilibrio hormonal cuando el nive...
 
Tumores De Ovario (Iv AñO)
Tumores De Ovario (Iv  AñO)Tumores De Ovario (Iv  AñO)
Tumores De Ovario (Iv AñO)
 
Historia clinica.docx 22
Historia clinica.docx 22Historia clinica.docx 22
Historia clinica.docx 22
 
Patologia_de_ovario.pptx
Patologia_de_ovario.pptxPatologia_de_ovario.pptx
Patologia_de_ovario.pptx
 
Neoplasias del ovario
Neoplasias del ovarioNeoplasias del ovario
Neoplasias del ovario
 

Más de oda-b

Semiologia de oido y cuello
Semiologia de oido y cuelloSemiologia de oido y cuello
Semiologia de oido y cuello
oda-b
 
Alteraciones esofágicas Y Enfermedad ulcero péptica
Alteraciones esofágicas Y Enfermedad ulcero pépticaAlteraciones esofágicas Y Enfermedad ulcero péptica
Alteraciones esofágicas Y Enfermedad ulcero péptica
oda-b
 
Morfina
MorfinaMorfina
Morfina
oda-b
 
semiologia del dolor
semiologia del dolorsemiologia del dolor
semiologia del dolor
oda-b
 
staphylococcus aureus, staphylococcus saprophyticus y Staphylococcus Epidermidis
staphylococcus aureus, staphylococcus saprophyticus y Staphylococcus Epidermidisstaphylococcus aureus, staphylococcus saprophyticus y Staphylococcus Epidermidis
staphylococcus aureus, staphylococcus saprophyticus y Staphylococcus Epidermidis
oda-b
 
Cerebelo
CerebeloCerebelo
Cerebelo
oda-b
 
Cerebelo anatomia
Cerebelo anatomiaCerebelo anatomia
Cerebelo anatomia
oda-b
 
Parasitosis intestinal proyecto
Parasitosis intestinal proyectoParasitosis intestinal proyecto
Parasitosis intestinal proyecto
oda-b
 
Musculos de la cara, arteria, vena y nervio facial anatomia
Musculos de la cara, arteria, vena y nervio facial anatomiaMusculos de la cara, arteria, vena y nervio facial anatomia
Musculos de la cara, arteria, vena y nervio facial anatomia
oda-b
 
musculos de la cara, nervio y arteria facial
musculos de la cara, nervio y arteria facial musculos de la cara, nervio y arteria facial
musculos de la cara, nervio y arteria facial
oda-b
 

Más de oda-b (10)

Semiologia de oido y cuello
Semiologia de oido y cuelloSemiologia de oido y cuello
Semiologia de oido y cuello
 
Alteraciones esofágicas Y Enfermedad ulcero péptica
Alteraciones esofágicas Y Enfermedad ulcero pépticaAlteraciones esofágicas Y Enfermedad ulcero péptica
Alteraciones esofágicas Y Enfermedad ulcero péptica
 
Morfina
MorfinaMorfina
Morfina
 
semiologia del dolor
semiologia del dolorsemiologia del dolor
semiologia del dolor
 
staphylococcus aureus, staphylococcus saprophyticus y Staphylococcus Epidermidis
staphylococcus aureus, staphylococcus saprophyticus y Staphylococcus Epidermidisstaphylococcus aureus, staphylococcus saprophyticus y Staphylococcus Epidermidis
staphylococcus aureus, staphylococcus saprophyticus y Staphylococcus Epidermidis
 
Cerebelo
CerebeloCerebelo
Cerebelo
 
Cerebelo anatomia
Cerebelo anatomiaCerebelo anatomia
Cerebelo anatomia
 
Parasitosis intestinal proyecto
Parasitosis intestinal proyectoParasitosis intestinal proyecto
Parasitosis intestinal proyecto
 
Musculos de la cara, arteria, vena y nervio facial anatomia
Musculos de la cara, arteria, vena y nervio facial anatomiaMusculos de la cara, arteria, vena y nervio facial anatomia
Musculos de la cara, arteria, vena y nervio facial anatomia
 
musculos de la cara, nervio y arteria facial
musculos de la cara, nervio y arteria facial musculos de la cara, nervio y arteria facial
musculos de la cara, nervio y arteria facial
 

Último

ASFIXIA Y MANIOBRA DE HEIMLICH - UNIVERSIDAD
ASFIXIA Y MANIOBRA DE HEIMLICH -  UNIVERSIDADASFIXIA Y MANIOBRA DE HEIMLICH -  UNIVERSIDAD
ASFIXIA Y MANIOBRA DE HEIMLICH - UNIVERSIDAD
moneetalvarez18
 
Valoración nutricional del paciente oncológico
Valoración nutricional del paciente oncológicoValoración nutricional del paciente oncológico
Valoración nutricional del paciente oncológico
JavierGonzalezdeDios
 
TRIAGE EN DESASTRES Y SU APLICACIÓN.pptx
TRIAGE EN DESASTRES Y SU APLICACIÓN.pptxTRIAGE EN DESASTRES Y SU APLICACIÓN.pptx
TRIAGE EN DESASTRES Y SU APLICACIÓN.pptx
saraacuna1
 
Tipos de Intoxicaciones que puede tener el servicio humano
Tipos de Intoxicaciones que puede tener el servicio humanoTipos de Intoxicaciones que puede tener el servicio humano
Tipos de Intoxicaciones que puede tener el servicio humano
Benny415498
 
Enfermedad de wilson - trabajo de informática 2024-I
Enfermedad de wilson - trabajo de informática 2024-IEnfermedad de wilson - trabajo de informática 2024-I
Enfermedad de wilson - trabajo de informática 2024-I
LucianoAndrePlasenci
 
atlas biomagnetismo pares biomagneticos pdf
atlas biomagnetismo pares biomagneticos pdfatlas biomagnetismo pares biomagneticos pdf
atlas biomagnetismo pares biomagneticos pdf
bellwitch87
 
Fijación, transporte en camilla e inmovilización de columna cervical II.pptx
Fijación, transporte en camilla e inmovilización de columna cervical II.pptxFijación, transporte en camilla e inmovilización de columna cervical II.pptx
Fijación, transporte en camilla e inmovilización de columna cervical II.pptx
michelletsuji1205
 
Tipos de quemaduras y su prevencion en estas
Tipos de quemaduras y su prevencion en estasTipos de quemaduras y su prevencion en estas
Tipos de quemaduras y su prevencion en estas
ichosebastian13
 
INFECCIONES RESPIRATORIAS AGUDAS EN NIÑOS DEL PERU.pdf
INFECCIONES RESPIRATORIAS AGUDAS EN NIÑOS DEL PERU.pdfINFECCIONES RESPIRATORIAS AGUDAS EN NIÑOS DEL PERU.pdf
INFECCIONES RESPIRATORIAS AGUDAS EN NIÑOS DEL PERU.pdf
jesusmisagel123
 
Administracion-De-Medicamentos-Via-Vaginal[1]-13.pptx
Administracion-De-Medicamentos-Via-Vaginal[1]-13.pptxAdministracion-De-Medicamentos-Via-Vaginal[1]-13.pptx
Administracion-De-Medicamentos-Via-Vaginal[1]-13.pptx
izaguirreseminarioab
 
ABORDAJE TERAPEUTICO DE CICATRIZ QUELOIDE.pdf
ABORDAJE TERAPEUTICO DE CICATRIZ QUELOIDE.pdfABORDAJE TERAPEUTICO DE CICATRIZ QUELOIDE.pdf
ABORDAJE TERAPEUTICO DE CICATRIZ QUELOIDE.pdf
JimmyFuentesRivera
 
Infografia enfermedades hepaticas……..pdf
Infografia enfermedades hepaticas……..pdfInfografia enfermedades hepaticas……..pdf
Infografia enfermedades hepaticas……..pdf
FabiannyMartinez1
 
Norma Tecnica de Salud de Anemia 213-2024.pdf
Norma Tecnica de Salud de Anemia 213-2024.pdfNorma Tecnica de Salud de Anemia 213-2024.pdf
Norma Tecnica de Salud de Anemia 213-2024.pdf
gn588z5xtj
 
EL CÁNCER, ¿QUÉ ES?, TIPOS, ESTADÍSTICAS, CONCLUSIONES
EL CÁNCER, ¿QUÉ ES?, TIPOS, ESTADÍSTICAS, CONCLUSIONESEL CÁNCER, ¿QUÉ ES?, TIPOS, ESTADÍSTICAS, CONCLUSIONES
EL CÁNCER, ¿QUÉ ES?, TIPOS, ESTADÍSTICAS, CONCLUSIONES
Mariemejia3
 
Pòster "Escara necrótica de aparición súbita en un lactante. Caso clínico".
Pòster "Escara necrótica de aparición súbita en un lactante. Caso clínico".Pòster "Escara necrótica de aparición súbita en un lactante. Caso clínico".
Pòster "Escara necrótica de aparición súbita en un lactante. Caso clínico".
Badalona Serveis Assistencials
 
Información sobre el dengue - caracteristicas.ppt
Información sobre el dengue - caracteristicas.pptInformación sobre el dengue - caracteristicas.ppt
Información sobre el dengue - caracteristicas.ppt
jhosepalarcon2006
 
Patologia de la oftalmologia (parpados).ppt
Patologia de la oftalmologia (parpados).pptPatologia de la oftalmologia (parpados).ppt
Patologia de la oftalmologia (parpados).ppt
SebastianCoba2
 
Anatomía y fisiología de dermis y tejido celular subcutáneo.pptx
Anatomía y fisiología de dermis y tejido celular subcutáneo.pptxAnatomía y fisiología de dermis y tejido celular subcutáneo.pptx
Anatomía y fisiología de dermis y tejido celular subcutáneo.pptx
Jaime Picazo
 
Terapia cinematográfica (6) Películas para entender los trastornos del neurod...
Terapia cinematográfica (6) Películas para entender los trastornos del neurod...Terapia cinematográfica (6) Películas para entender los trastornos del neurod...
Terapia cinematográfica (6) Películas para entender los trastornos del neurod...
JavierGonzalezdeDios
 

Último (20)

ASFIXIA Y MANIOBRA DE HEIMLICH - UNIVERSIDAD
ASFIXIA Y MANIOBRA DE HEIMLICH -  UNIVERSIDADASFIXIA Y MANIOBRA DE HEIMLICH -  UNIVERSIDAD
ASFIXIA Y MANIOBRA DE HEIMLICH - UNIVERSIDAD
 
Valoración nutricional del paciente oncológico
Valoración nutricional del paciente oncológicoValoración nutricional del paciente oncológico
Valoración nutricional del paciente oncológico
 
TRIAGE EN DESASTRES Y SU APLICACIÓN.pptx
TRIAGE EN DESASTRES Y SU APLICACIÓN.pptxTRIAGE EN DESASTRES Y SU APLICACIÓN.pptx
TRIAGE EN DESASTRES Y SU APLICACIÓN.pptx
 
Tipos de Intoxicaciones que puede tener el servicio humano
Tipos de Intoxicaciones que puede tener el servicio humanoTipos de Intoxicaciones que puede tener el servicio humano
Tipos de Intoxicaciones que puede tener el servicio humano
 
Enfermedad de wilson - trabajo de informática 2024-I
Enfermedad de wilson - trabajo de informática 2024-IEnfermedad de wilson - trabajo de informática 2024-I
Enfermedad de wilson - trabajo de informática 2024-I
 
atlas biomagnetismo pares biomagneticos pdf
atlas biomagnetismo pares biomagneticos pdfatlas biomagnetismo pares biomagneticos pdf
atlas biomagnetismo pares biomagneticos pdf
 
Fijación, transporte en camilla e inmovilización de columna cervical II.pptx
Fijación, transporte en camilla e inmovilización de columna cervical II.pptxFijación, transporte en camilla e inmovilización de columna cervical II.pptx
Fijación, transporte en camilla e inmovilización de columna cervical II.pptx
 
Tipos de quemaduras y su prevencion en estas
Tipos de quemaduras y su prevencion en estasTipos de quemaduras y su prevencion en estas
Tipos de quemaduras y su prevencion en estas
 
INFECCIONES RESPIRATORIAS AGUDAS EN NIÑOS DEL PERU.pdf
INFECCIONES RESPIRATORIAS AGUDAS EN NIÑOS DEL PERU.pdfINFECCIONES RESPIRATORIAS AGUDAS EN NIÑOS DEL PERU.pdf
INFECCIONES RESPIRATORIAS AGUDAS EN NIÑOS DEL PERU.pdf
 
Administracion-De-Medicamentos-Via-Vaginal[1]-13.pptx
Administracion-De-Medicamentos-Via-Vaginal[1]-13.pptxAdministracion-De-Medicamentos-Via-Vaginal[1]-13.pptx
Administracion-De-Medicamentos-Via-Vaginal[1]-13.pptx
 
ABORDAJE TERAPEUTICO DE CICATRIZ QUELOIDE.pdf
ABORDAJE TERAPEUTICO DE CICATRIZ QUELOIDE.pdfABORDAJE TERAPEUTICO DE CICATRIZ QUELOIDE.pdf
ABORDAJE TERAPEUTICO DE CICATRIZ QUELOIDE.pdf
 
Infografia enfermedades hepaticas……..pdf
Infografia enfermedades hepaticas……..pdfInfografia enfermedades hepaticas……..pdf
Infografia enfermedades hepaticas……..pdf
 
Norma Tecnica de Salud de Anemia 213-2024.pdf
Norma Tecnica de Salud de Anemia 213-2024.pdfNorma Tecnica de Salud de Anemia 213-2024.pdf
Norma Tecnica de Salud de Anemia 213-2024.pdf
 
EL CÁNCER, ¿QUÉ ES?, TIPOS, ESTADÍSTICAS, CONCLUSIONES
EL CÁNCER, ¿QUÉ ES?, TIPOS, ESTADÍSTICAS, CONCLUSIONESEL CÁNCER, ¿QUÉ ES?, TIPOS, ESTADÍSTICAS, CONCLUSIONES
EL CÁNCER, ¿QUÉ ES?, TIPOS, ESTADÍSTICAS, CONCLUSIONES
 
Pòster "Escara necrótica de aparición súbita en un lactante. Caso clínico".
Pòster "Escara necrótica de aparición súbita en un lactante. Caso clínico".Pòster "Escara necrótica de aparición súbita en un lactante. Caso clínico".
Pòster "Escara necrótica de aparición súbita en un lactante. Caso clínico".
 
(2024-06-11). INCONTINENCIA URINARIA (DOC)
(2024-06-11). INCONTINENCIA URINARIA (DOC)(2024-06-11). INCONTINENCIA URINARIA (DOC)
(2024-06-11). INCONTINENCIA URINARIA (DOC)
 
Información sobre el dengue - caracteristicas.ppt
Información sobre el dengue - caracteristicas.pptInformación sobre el dengue - caracteristicas.ppt
Información sobre el dengue - caracteristicas.ppt
 
Patologia de la oftalmologia (parpados).ppt
Patologia de la oftalmologia (parpados).pptPatologia de la oftalmologia (parpados).ppt
Patologia de la oftalmologia (parpados).ppt
 
Anatomía y fisiología de dermis y tejido celular subcutáneo.pptx
Anatomía y fisiología de dermis y tejido celular subcutáneo.pptxAnatomía y fisiología de dermis y tejido celular subcutáneo.pptx
Anatomía y fisiología de dermis y tejido celular subcutáneo.pptx
 
Terapia cinematográfica (6) Películas para entender los trastornos del neurod...
Terapia cinematográfica (6) Películas para entender los trastornos del neurod...Terapia cinematográfica (6) Películas para entender los trastornos del neurod...
Terapia cinematográfica (6) Películas para entender los trastornos del neurod...
 

Procedimientos especiales

  • 1. República bolivariana de Venezuela Ministerio del poder popular para la educación universitaria Universidad experimental de los llanos centrales Rómulo Gallegos 3er año sección 2 Calabozo, febrero 2017
  • 2. Mamas y axilas Anamnesis: síntomas principales y secundarios (tumo, secreciones, dolor antecedentes (personales y familiares) Las mamas deben ser examinadas como parte de cualquier examen físico regular y periódico, a fin de detectar precozmente cualquier lesión que bien pudiera corresponder a un carcinoma/ y aunque son órganos accesibles situados en la superficie del cuerpo y su examen es relativamente simple, los médicos no siempre aprovechan la oportunidad que tienen de buscar enfermedad mamaria insospechada. A medida que se avanza en edad, este examen debe ser realizado cada seis meses. Metodología el examen de la glándula mamaria comprende: la elaboración de la historia clínica, el examen físico, los métodos auxiliares de diagnóstico y la clasificación clínica por estadios (TNM). • Elaboración de la historia clínica La mayoría de las pacientes que consultan por problemas mamarios, lo hacen porque creen que han descubierto una enfermedad de las mamas. De esa mayoría, un porcentaje muy bajo consulta atemorizada, impulsada por una amiga o por pacientes con problemas mamarios. El interrogatorio hace posible descartar a las pacientes que probablemente no tienen la enfermedad mamaria, de aquellas que puedan tenerla. Es importante señalar que el grupo más numeroso de consulta lo constituye aquel en el cual se presenta ingurgitación excesiva e irregular de las mamas, que produce dolor y cierta sensibilidad dolorosa con aumento de nódulos; y, por lo general, la anamnesis demuestra la relación de estos fenómenos con el ciclo menstrual. Cuando se elabora la historia clínica y se define el síntoma mamario inicial, deben precisarse los siguientes aspectos: cuándo se notó el síntoma por primera vez, cómo fue descubierto, cómo ha evolucionado, cuánto tiempo ha transcurrido desde el descubrimiento hasta la consulta médica. Además, deben precisarse los síntomas secundarios. Los síntomas habituales en enfermedades mamarias suelen ser: tumores, fenómenos de retracción (principal¬ mente del pezón), dolores y flujo por el pezón. En caso de tumor, debe averiguarse si éste ha cambiado o no desde que se notó, y si se modifica con el ciclo menstrual.
  • 3. En caso de dolor, hay que precisar cuál es su relación con el ciclo menstrual,- si es bilateral o unilateral, y cuál es su carácter (sordo o agudo, constante o intermitente). El dolor per se desempeña escaso papel en el diagnóstico diferencial de las enfermedades mamarias: tanto los tumores benignos (por ejemplo, los fibroadenomas), como los malignos (por ejemplo, los carcinomas), por lo general, son indoloros. En cambio, los quistes —si son de crecimiento rápido— determinan aparición de dolor. El flujo por el pezón (galactorrea) no es un síntoma frecuente. En este caso, debe recordarse: que el flujo puede ser fisiológico e inocuo, o patológico e indicador de inflamación o proliferación epitelial,- que el flujo que debe ser provocado, generalmente no tiene significación patológica,- que el carcinoma es causa de flujo por el pezón en un porcentaje relativamente pequeño, y no tiene significación diagnóstica que sea seroso o sanguinolento. Las características de la secreción constituyen un rasgo distintivo importante. Existen dos tipos de flujos que son los más comunes: seroso y sanguinolento. Con menos frecuencia, el flujo puede ser delgado y acuoso, espeso y amarillento, verdoso, semejante al pus o lechoso. El flujo seroso es fluido, translúcido y amarillento. Se observa en varios casos: mujeres que han tomado anticonceptivos durante largo tiempo, presencia de papiloma intracanalicular y, con menor frecuencia, de carcinoma, y en tumores hipofisarios productores de prolactina. El flujo sanguinolento es de color castaño o rojo, debido a la presencia de un número suficiente de eritrocitos. El hecho de que sea sanguinolento no tiene significación especial, generalmente se produce por lesiones benignas como papiloma intracanalicular y ectasia de los conductos mamarios. Muy raramente se observa en casos de carcinoma. Aparte de los datos anteriores, el médico debe investigar sobre la posible historia previa de enfermedad mamaria de la paciente, su historia ginecoobstétrica, y posible historia familiar de enfermedad mamaria. En lo referente a la historia giñecoobstétrica, debe interrogarse sobre la menarquía, las características de la menstruación, los embarazos (número, fechas, evolución), la menopausia, y tratamientos hormonales (anticonceptivos, por menopausia o a través de cremas faciales).
  • 4. En cuanto a la historia familiar de enfermedad mamaria, si ella existiese, debe averiguarse si su carácter fue benigno o maligno, la edad de aparición y el grado de consanguinidad de la familiar con la paciente. 2) Examen físico de la mama: inspección, palpación, maniobras para evidenciar retracción El examen adecuado debe consistir en un procedimiento estudiado y metódico que requiere varios cambios en la posición del paciente, e incluye la inspección y pal¬ pación cuidadosa de las mamas en toda su extensión, complementadas con el examen de las regiones axilares y supra- claviculares. La inspección se realiza con la enferma sentada, primero con los brazos a sus lados, y luego con los brazos elevados por encima de la cabeza (véase la figura 1 3.1 A, B, C y D). En esta parte del examen, el médico deberá observar: el contorno de las mamas, la piel de las mismas, los pezones y las aréolas. 1. El contorno de las dos mamas debe observarse siguiendo éstas desde el pliegue axilar anterior hasta la línea media. Cualquier depresión o abultamiento precisa el sitio de la lesión. 2. La piel de las mamas debe ser inspeccionada cuida¬ dosamente en busca de venas dilatadas, enroje¬ cimiento, edema o retracción. Si las venas subcutáneas dilatadas son bilaterales, no tienen importancia diagnóstica, pero si se ven en un solo lado, indican lesión activa de tipo neoplásico, benigna o maligna. Los cistosarcomas tienen especial tendencia a provocar agrandamiento de las venas importante. El enrojecimiento no es patognomónico de ninguna lesión. Puede observarse en infecciones agudas y crónicas y, a veces, en algunas neoplasias como el carcinoma inflamatorio, el cual genera enrojecimiento extenso. También puede ser localizado, como sucede en el caso de algunos carcinomas. El edema (piel de naranja) es causado por bloqueo de los vasos linfáticos subdérmicos, y se desarrolla, tanto en infecciones mamarias como en el carcinoma avanzado. Puede ser generalizado o localizado. En este último caso, sucede ser de utilidad el uso de una lupa para ponerlo en evidencia, el
  • 5. hecho de también pellizcar suavemente la piel, o su búsqueda en la parte más inclinada de la mama. Retracción: Es fácil de apreciar. Generalmente traduce la existencia de tumor maligno con invasión de dermis o, menos frecuente, fibrosis por procesos infecciosos crónicos. Pezones a. El nivel de los mismos. Recuérdese que la mama izquierda cuelga algo más que la derecha. El pezón normal apunta hacia abajo y hacia afuera. b. Su forma y su número. c. La retracción, la cual debe ser diferenciada del pezón con signos de umbilicación o invertido. Hay que precisar si es reciente o antigua, puesto que la reciente es más importante, ya que por lo general sugiere neoplasia maligna; y raramente, inflamación. d. Es preciso observar, también, las grietas y/o fisuras, pues el eccema seco sugiere enfermedad de Paget, la cual es una forma de carcinoma mamario de crecimiento lento. 4. En las aréolas debe observarse el grado de pigmentación, y posibles lesiones de glándulas de Montgomery (quistes, abscesos, etc). La palpación se realiza, de preferencia, con la paciente acostada, aunque en situaciones particulares es preciso practicarla con la paciente sentada. Con la paciente acostada (en decúbito dorsal), se coloca una almohadilla debajo del hombro del lado que se va a examinar, con la finalidad de elevar el hombro, para así desviar la mama en dirección medial y aplanarla sobre el tórax. La palpación debe realizarse de manera suave, precisa y ordenada, utilizando el pulpejo de los dedos. Es conveniente comenzar con la mitad medial, para lo cual se levanta el brazo por encima de la cabeza, para poner en tensión los músculos pectorales. Luego de palpar los cuadrantes internos superior e inferior, se palpa la mitad lateral (externa) colocando el brazo al lado de la paciente.
  • 6. La posición erecta no es aconsejable para examinar las mamas, salvo para la palpación de la región retroareolar. En resumen, debe hacerse palpación suave, sistemática por cuadrante (superointerno, inferointerno; superoexterno y prolongación axilar, e inferoexterno) finalizando con la región retroareolar, y observando si existe alguna clase de secreción. Por último debe examinarse la axila. Si existe una tumoración, debe determinarse: la posición, la consistencia, la forma, la delimitación, el tamaño, el grado de adherencia a la piel, el grado de movilidad y los fenómenos de retracción. 1. Posición: Hay que determinar en qué cuadrante de la mama está el tumor. 2. Consistencia: Aunque ésta no es una guía en la cual siempre se puede confiar, ella orienta hacia la naturaleza del tumor. La mayor parte de los carcinomas tiene consistencia leñosa, mientras que los quistes por lo general son elásticos (aunque los que son muy tensos, son firmes). Los fibroadenomas son firmes, y la adenosis puede ser tan firme como el carcinoma. 3. Forma: Debe registrarse si es redondeada, discoidal, regular o irregular. 4. Delimitación: Es menester averiguar si los bordes son nítidos, como sucede en quistes y fibroadenomas, o si están difuminados en el tejido mamario, como ocurre en los carcinomas, la adenosis y la enfermedad quística de la mama. (Claro que no debe olvidarse que hay excepciones a esta generalización). 5. Tamaño: Este debe ser determinado en centímetros, y se deben registrar todos los diámetros. 6. Grado de adherencia a la piel: Este se demuestra pellizcando suavemente la piel suprayacente en toda la superficie del tumor. Cuando es positiva la adherencia debe pensarse en malignidad, a menos que el tumor se encuentre inmediatamente detrás del pezón. 7. Grado de movilidad: Este grado es quizás la mejor guía para determinar la naturaleza del tumor. Los fibroadenomas y los quistes tienen el mayor grado de movilidad, se mueven libremente y puede notarse que se "escurren" de los dedos del examinador. En cambio, la adenosis, la enfermedad fibrosa y el
  • 7. carcinoma están relativamente fijos en el tejido en el que se asientan, y no pueden moverse demasiado debido a su naturaleza infiltrativa. 8. Fenómenos de Retracción: Estos no deben buscarse sólo en los casos de tumor mamario, sino también en aquellos pacientes en quienes no existe ninguna indicación de enfermedad mamaria. Los signos de retracción incluyen una serie de manifestaciones clínicas que van desde un simple hoyuelo o depresión de la piel que cubre el tumor, hasta la retracción de toda la mama. Esto se debe a la proliferación de fibroblastos con formación de tejido cicatrizal no sólo dentro de la lesión, sino en el tejido circulante, el cual se contrae a medida que envejece, y empuja hacia adentro al tejido y a la grasa mamarios. Estos fenómenos de retracción no son exclusivos de los tumores malignos, también pueden presentarse en casos de infección aguda bacteriana o de necrosis grasa. La retracción puede afectar a la piel, como se señaló anteriormente, o bien puede presentarse por adherencia a estructuras profundas, específicamente, a la fascia pectoral. Las maniobras que deben realizarse para poner en evidencia la retracción son las siguientes: a. Se le manda a la paciente a levantar los brazos, elevando la fascia pectoral; en este caso, el carcinoma y la piel que lo cubre, son empujados hacia arriba y hacia adentro produciendo asimetría. b. Se levanta la mama con la mano. Cuando la lesión está en la mitad superior de la mama, esta maniobra pondrá de manifiesto un hoyuelo en la piel que la cubre, el cual no es evidente cuando las mamas penden. Una variante de esta maniobra es el moldeamiento de la mama alrededor del tumor, elevando al mismo tiempo la mama. Esta maniobra es útil cuando el tumor está en la mitad inferior, y debe ser realizada —en este caso— en posición supina. c. Se le pide a la paciente que realice un movimiento de contracción pectoral. Cuando existe fibrosis o invasión tumoral que fijen la mama a la fascia pectoral y se hace contraer el músculo pectoral mayor, se podrá observar elevación anormal de la mama o del sector en el que se asienta el tumor, así como también desviación del pezón hacia el tumor, y estrías y hoyuelos en la piel que lo cubre.
  • 8. d. Se le solicita a la paciente que realice una maniobra de inclinación anterior, que se ponga de pie y se incline hacia adelante todo lo posible desde las caderas, con los brazos extendidos hacia el examinador que se ubica delante de ella. En esta posición, las mamas normales caen libremente, separándose de la pared torácica, y son perfectamente simétricas. En caso de existir alguna lesión que genere retracción, se producirá una asimetría que podrá ser fácilmente detectada desde un lado o desde el frente. (Debe recordarse siempre que, aunque la retracción es debida generalmente a carcinoma, las lesiones benignas también pueden producirla). Es importante que el examinador sea objetivo respecto a los hallazgos obtenidos en el curso de la palpación de la mama. Una forma práctica de lograrlo consiste en examinar las mamas sin que la paciente le señale en qué parte se encuentra el tumor, a fin de ver si el médico palpa el tumor y coincide con el que ha palpado la paciente. En caso de no percibir tumor, debe pedírsele a la paciente que indique donde está. Otro punto importante en relación con la palpación, es tomar en cuenta el día del ciclo menstrual en el cual se está realizando el examen, puesto que puede ser factor de error en la interpretación de los resultados (si, por ejemplo, se realiza en la fase premenstrual, cuando hay gran ingurgitación). En casos dudosos, debe repetirse e tan pronto haya finalizado la menstruación. 3) anormalidades de la mama: tumor, mastitis, mamas supernumeraria secreción patológicas por el pezón Fibroadenoma: Se presenta por lo general en mujeres menores de 30 años, como tumor pequeño (menor de 2,5 centímetros), indoloro, de consistencia firme, redondeada, con mucha movilidad (resbala entre los dedos), unilateral, único y bien delimitado. Quiste: Es un tumor redondeado, liso, único o múltiple, de consistencia renitente o firme (si el líquido se encuentra a tensión), de menor movilidad que el fibroadenoma, pero sin llegar a tener adherencias profundas.
  • 9. Displasia: Por lo general, se presenta en forma bilateral, afectando todo el parénquima mamario, destacándose en ocasiones, en alguna zona de la mama, una zona "tumoral" de superficie irregular, multinodular, de consistencia variable (firme o "quística"), de bordes poco precisos, poco móvil, precisándose dos diámetros. Es importante destacar, dentro de esta zona "displásica", si existe alguna zona de mayor consistencia, o algún "nódulo dominante". Cistosarcoma filoides (Fibroadenoma gigante de la mama): Es un tumor raro, pero no tan maligno como su nombre podría suponer. Histológicamente, la mayoría de las veces es absolutamente benigna, pero si no se realiza una extirpación completa con margen de tejido sano alrededor, las recidivas son frecuentes, y con el tiempo— pueden presentarse imágenes francamente malignas. La característica clínica más sobresaliente es su tendencia a crecer rápidamente y a alcanzar gran tamaño. Es un tumor encapsulado, de consistencia firme y superficie abollonada con áreas de reblandecimiento. La piel que lo cubre está a tensión y adelgazada, y se visualizan venas dilatadas. Por lo general, el tumor no se adhiere ni a la piel ni a las estructuras profundas. Mastitis aguda: Es más frecuente durante la lactancia. La mama presenta aumento de tamaño, mucho dolor, piel roja y caliente, e induración (y zona de fluctuación en caso de formación de absceso). Carcinoma: Es importante tener en cuenta que cualquier signo de enfermedad en la mama puede ser producido por cáncer,- sin embargo, también es importante precisar que la mayoría de las quejas referidas a las mamas no están relacionadas con cáncer, sino más bien son producidas por enfermedad benigna. El cáncer mamario es una enfermedad de las mujeres, ya que menos del 1 por ciento ocurre en varones. Toda mujer sintomática es sospechosa, pero son particularmente propensas las siguientes: Las mujeres blancas. Aquellas con historia familiar de enfermedad mamaria. Mujeres nulíparas o con un primer embarazo tardío. Aquellas con biopsia previa de enfermedad mamaria. La localización más frecuente del carcinoma mamario es el cuadrante superoexterno, y la menos frecuente, el cuadrante inferointerno.
  • 10. El rasgo más frecuente en el examen clínico es la presencia de un nódulo, generalmente indoloro, de consistencia firme, superficie irregular y límites pocos definidos, en el cual debe precisarse si hay adherencia a la piel o a la fasda pectoral, puesto que aun cuando los fenómenos de fijación no son exclusivos del cáncer— apoyan el diagnóstico en un porcentaje más alto de casos. El examen debe complementarse siempre con un examen de los ganglios axilares y supraclaviculares. Si bien el cuadro clínico es usualmente diagnóstico, éste no debe afirmarse hasta tanto no se haya practicado biopsia de la lesión. 4) Aspectos anatómicos de la axila y de los ganglios linfáticos axilares La axila o región axilar (Regio axilares) es una cavidad de forma piramidal que limita por la parte superior con la fascia axilar, por la parte inferior con la articulación glenohumeral. Está ubicada entre la pared lateral del tórax y el brazo. Los ganglios linfáticos axilares esta estación constituye uno de los grupos ganglionares más importantes del cuerpo humano; está formada por unos treinta ganglios linfáticos situados en la cavidad de la axila y en relación con los órganos en ella contenidos, es decir con la vena axilar, con la arteria axilar y con los ramos nerviosos del plexo braquial. Los nódulos linfáticos axilares se distinguen en cinco grupos: 1) braquial, constituido por cuatro o cinco ganglios linfáticos situados a nivel del borde inferior del músculo pectoral mayor al lado de la arteria y de la vena axilar; 2) mamario externo o torácico, formado por cuatro u ocho nódulos adosados a la pared lateral del tórax a lo largo del curso de la arteria mamaria externa, rama de la arteria axilar; algunos de estos nódulos están situados a la altura del segundo espacio intercostal, otro del cuarto espacio; 3) escapular o subescapular; está constituido por seis o siete nódulos colocados a lo largo de la arteria escapular inferior, rama de la arteria axilar, y en relación con el borde inferior del músculo subescapular;
  • 11. 4) grupo subclavicular, que comprende de seis a doce nódulos, situados cerca de la clavícula y de la apófisis coracoides de la escápula, medialmente a la vena axilar, en la fosa subclavicular; 5) grupo central, denominado también intermediario porque ocupa una zona entre los grupos braquiales, escapulares y torácicos; está formado por un número de nódulos variables de tres a cinco aponeurosis de la base de la axila 5) Examen físico de la axila: inspección, palpación característica de los ganglios palpables Examen de los ganglios linfáticos regionales Los ganglios linfáticos regionales comprenden los ganglios supraclaviculares, los infraclaviculares, los axilares y los mamarios internos. Los ganglios infraclaviculares son, en realidad, ganglios axilares apicales que cuando están agrandados pueden ser palpados en el triángulo pectoral. Los ganglios mamarios internos no pueden ser palpados, ya que están localizados dentro del tórax óseo, entre la pleura y los músculos intercostales. El grupo axilar es un sitio primario para metástasis, mientras que los ganglios supraclaviculares se ven afectados en segunda instancia. El examen de los ganglios (axilares, supraclaviculares e infra claviculares) se realiza con la enferma sentada. Examen de los ganglios axilares: La axila derecha se palpa con la mano izquierda, y viceversa. En la axila pueden distinguirse cuatro grupos ganglionares 1. Grupo central: Este está ubicado en el "hueco" axilar, a media distancia entre las líneas axilares anterior y posterior. 2. Grupo axilar externo: Está situado junto a la vena axilar, y son accesibles los ganglios más externos que están ubicados junto al músculo pectoral menor. 3. Grupo pectoral: Este está ubicado por detrás y por fuera del músculo pectoral mayor. 4. Grupo subescapular: Está situado junto al pliegue posterior de la axila.
  • 12. Grupo central: Se examina levantando el brazo de la paciente y colocando los dedos de la mano extendidos en la parte más alta, junto al vértice de la axila, dirigiendo la mano hacia la pared torácica lateral. Luego se deja caer el brazo de la paciente contra su costado y el antebrazo descansa en el antebrazo del médico. En esta posición, con el brazo colgando suavemente, se aplican los pulpejos contra la pared lateral del tórax y se deslizan hacia abajo hasta rebasar el límite de la axila. 2. Grupo axilar externo: Se examina levantando el brazo lentamente, y mientras se levanta, se palpa alrededor y por debajo de la inserción del músculo pectoral mayor. 3. Grupo pectoral: Se examina levantando el brazo de la paciente e insinuando los dedos por debajo del pectoral mayor dirigiendo los pulpejos hacia delante,- se baja el brazo, y entre los músculos pectorales se ubican los ganglios. 4. Grupo subscapular: Se examina mejor desde atrás, colocándose de pie, palpando la superficie anterointerna del dorsal ancho. Si existen ganglios, cuyo tamaño esté aumentado, se encontrarán en el fondo del pliegue. El examen de los ganglios linfáticos concluye con la palpación de la región infraclavicular y de la fosa supraclavicular. El grupo ganglionar infraclavicular se palpa con el médico y la paciente ubicados frente a frente. Para el examen del grupo supraclavicular, el examinador se ubica detrás de la paciente, examinando ambas fosas supraclaviculares simultáneamente, e indicando a la paciente que levante los hombros y los incline hacia delante a fin de que los dedos se hundan bien por debajo de las clavículas. Cuando uno o más ganglios linfáticos se encuentran aumentados de tamaño debe anotarse el número, el tamaño, la consistencia, la movilidad o la fijeza entre sí, y con respecto a los tejidos superficiales y profundos. Luego de realizar el examen de las mamas y los ganglios linfáticos regionales, si se ha encontrado que la lesión puede corresponder a lesión maligna, debe complementarse el examen clínico en búsqueda de posibles metástasis. 6) cáncer de mama: clasificación clínica de los estadios
  • 13. La Clasificación del Cáncer, que fue en realidad el que aplicó la denominación TNM. Debe recordarse que la clasificación se aplica sola mente a carcinomas. A continuación se presenta la clasificación TNM (1977): T: Tumor Primario To: Tumor mamario no palpable. TiS: Enfermedad de Paget del pezón sin tumor demostra¬ ble. T1: Tumor menor de 2 cm en su diámetro mayor. Tía: Sin fijación a fascia o músculo pectoral subyacente. T1 b: Con fijación a fascia subyacente y/o músculo T2: Tumor mayor de 2 cm, pero menor de 5 cm, en su diámetro mayor. T2a: Sin fijación a fascia o músculo subyacente. T2b: Con fijación a fascia subyacente y/o músculo. T3: Tumor mayor de 5 cm en su diámetro mayor. T3a: Sin fijación a fascia o músculo pectoral sub yacente T3b: Con fijación a fascia y/o músculo pectoral. T4. Tumor de cualquier tamaño, con extensión directa a la piel o a la pared torácica. T4a: Con fijación a pared costal. T4b: Con edema, infiltración o ulceración de la piel (incluye piel de naranja), o nodulos cutáneos confinados a la misma mama. T4c: Combinación de los dos anteriores. T4d: Carcinoma inflamatorio. N: Compromiso Ganglionar Nx Ganglios linfáticos regionales que no pueden ser evaluados clínicamente. NO: No hay ganglio axilar homolateral palpable. N1: Ganglio axilar homolateral palpable móvil. Nía: No sospechoso clínicamente de tener tumor. N1 b: Sospechoso clínicamente de tener tumor. N2: Ganglio axilar homolateral fijo a otro ganglio o a otras estructuras. N3: Ganglio homolateral supraclavicular o inflaclavicular y edema del brazo. M: Metástasis a distancia Mx: No evaluada. MO: Sin evidencia de metástasis a distancia. M1: Evidencia de metástasis a distancia. Clínica, radiológica, etc. • Clasificación clínica por estadios Con los tres elementos T - N - M, se elaboran los estadios clínicos que expresan de conjunto la extensión local, regional y a distancia del tumor.
  • 14. Estadio I: T1a NO ó N1a MO T2b NO ó N1a MO Estadio II: TO N1b MO T1a T1b N1b MO T2a T2b NO ó Nía MO T2a N1b MO T2b N1b MO Estadio III: T3 con cualquier N. T4 con cualquier N. Cualquier T con N2. Cualquier T con N3. Estadio IV: Cualquier T ó N con M1. Los hoyuelos en la piel, la retracción del pezón o cualquier otro cambio cutáneo, excepto los de T4b, pueden ocurrir en T1, T2, ó T3, sin alterar la clasificación. Procedimientos especiales Toracocentesis Es la punción quirúrgica de la pared torácica para evacuar por aspiración el líquido acumulado en la cavidad pleural. También se denomina: "toracentesis", "paracentesis pleural", "paracentesis torácica" o "pleurocentesis". Este procedimiento quirúrgico fue descrito por primera vez en 1852. Es una técnica que aporta ventajas terapéuticas (permite eliminar el líquido de la cavidad pleural) y diagnósticas (posteriormente se analiza dicho líquido). Técnica La toracocentesis es un procedimiento invasivo para extraer líquido o aire del espacio pleural con fines diagnósticos o terapéuticos. Se realiza mediante una cánula, o aguja hueca, introducida cuidadosamente en el tórax a través de la piel, generalmente después de la administración de anestesia local. Cuando el estado cardiopulmonar se ve comprometido (es decir, cuando el líquido o el aire tienen repercusión en la función del corazón y los pulmones), debido al aire (neumotórax significativo), líquido (derrame pleural) o sangre (hemotórax) fuera del pulmón, a continuación, este procedimiento suele ser reemplazado con tubo de toracotomía (la colocación de un tubo más grande en el espacio pleural para facilitar el drenaje). La ubicación recomendada de la punción varía dependiendo de la localización del líquido o aire acumulado, generalmente se realiza en la línea axilar media entre el sexto y el octavo espacio intercostal, debido a que se
  • 15. corre el riesgo de lesionar vísceras. Es crítico que el paciente mantenga su respiración, para evitar la perforación del pulmón. Indicaciones Este procedimiento está indicado cuando se acumula inexplicablemente un fluido en la cavidad pleural, por fuera de los pulmones. En más de 90% de los casos el análisis del líquido pleural produce información clínicamente útil. Si una gran cantidad de líquido está presente, entonces este procedimiento también se puede utilizar terapéuticamente para eliminar el fluido y mejorar el estado del paciente y su función pulmonar. Las causas más frecuentes de los derrames pleurales son neumonía, insuficiencia cardíaca congestiva, cirugía reciente y cáncer. En los países donde la tuberculosis es endémica, también es una causa común de derrame pleural. Contraindicaciones La aspiración de líquido pleural no debe exceder de un litro, ya que existe un riesgo de desarrollo de edema pulmonar. Contraindicaciones absolutas: paciente que no coopera, o con alteración de la coagulación que no se pueda corregir. Contraindicaciones relativas: - enfisema en la zona de punción - ventilación mecánica a presiones elevadas. - Cantidad mínima de derrame o neumotórax sin repercusión respiratoria. - Diátesis hemorrágica. - Sangrado. - Insuficiencia cardíaca conocida. - Enfermedad cutánea en el punto de punción. - Empiema tuberculoso Complicaciones
  • 16. El uso de la ecografía para guiar aguja puede reducir al mínimo la tasa de complicaciones. Las complicaciones más frecuentes son neumotórax (3-30%), hemoneumotórax, hemotórax ( hemorragia), hipotensión (presión arterial baja debido a una respuesta vasovagal) y reexpansión edema pulmonar. Las complicaciones menos frecuentes incluyen la "punción seca" (sin extracción de líquido), hematoma o seroma subcutáneos, ansiedad, disnea, y tos (después de la eliminación de gran volumen de fluido). Pericardiocentesis Es un procedimiento en el que se emplea una aguja para extraer líquido del saco pericárdico. Este es el tejido que rodea el corazón. Técnica 1. Conectar al paciente las derivaciones para los miembros del electrocardiógrafo. 2. Utilizar mascarilla, bata y guantes. 3. Preparación del campo. Sobre el abdomen y parte inferior del tórax. Lavado y desinfección. 4. Inyectar anestesia local. Usar lidocaína al 1 por 100. Inyectar en el ángulo costo-xifoides izquierdo 1-2 cm por debajo del reborde costal. Infiltrar profundamente en dirección al arco costal. Después de que la aguja haya avanzado, aspirar cuidadosamente (puede existir líquido pericárdico). 5. Insertar la aguja de pericardiocentesis. Conectar la aguja metálica (del instrumental para cateterismo yugular/subclavia o al trocar de pericardiocentesis si se dispone de él) a la derivación V y colocar en la aguja una jeringa de 10 cc. Insertar la aguja en la zona anestesiada (algunos autores recomiendan que sea guiada por ECO). Cuando la aguja haya penetrado hasta el arco costal, presionar sobre el pabellón de la aguja, haciéndola avanzar en dirección al hombro izquierdo (hay autores que recomiendan hacia el hombro derecho), aspirando suavemente mientras se avanza. Controlar continuamente la derivación V del
  • 17. electrocardiógrafo para detectar indicadores de lesión. Si existe contacto con el epicardio ventricular, aparecen segmentos S-T elevados. Si existe contacto con el epicardio auricular, aparecen segmentos P-Relevados. Detenerse al conseguir aspiración de líquido. Al puncionar el pericardio puede producirse súbitamente una «eyección» o un «chasquido». El contacto con el epicardio se nota como una sensación de roce trasmitido por la aguja. Al establecer contacto con el epicardio, retirar ligeramente la aguja y volverla a colocar para obtener líquido pericárdico. Si no se obtiene líquido, cambiar la dirección de la aguja hacia la cabeza o hacia el hombro derecho. Siempre procuraremos que el bisel de la aguja esté lo más próximo a la superficie interna de la caja torácica. 6. Extraer líquido pericárdico. Asegurarse de la posición intrapericárdica extrayendo líquido. Quitar la jeringa. Deslizar el catéter por el interior de la aguja hasta que penetre en el espacio pericárdico; retirar la aguja deslizándola sobre el catéter (tros sistemas de punción utilizan una guía metálica para introducir el catéter). Conectar jeringa de 50 cc y válvula con llave de tres pasos. Extraer líquido. Ante la obtención de sangre roja habrá que asegurarse de que es pericárdica y no intracardiaca. Para ello suele bastar con la observación de dicha sangre, ya que si es pericárdica no poseerá fibrina y, por tanto, no coagulará. Enviar el líquido al laboratorio para que se realicen los siguientes estudios: recuento celular, proteínas, citología, cultivo, extensión y tinción con Gram. Si se deja el catéter en posición para drenaje, aplicar pomada de povidona yodada, apósitoestéril y esparadrapo. 7. Retirar el catéter.
  • 18. 8. Aplicar apósito. Gasa estéril y esparadrapo. Indicaciones  Alivio de emergencia en caso de taponamiento cardiaco.  Drenaje de derrames pericárdicos.  Diagnóstico etiológico de un derrame pericárdico. Contraindicaciones  Alteraciones importantes de la hemostasia. Deberían ser corregidas previamente, excepto en casos de emergencia. Complicaciones Punción ventricular o auricular: La aguja ha penetrado dentro de la cavidad ventricular. Para prevenir esta complicación debemos controlar el electrocardiógrafo para ver si existen trazados de lesión y avanzar la aguja lentamente girando el pabellón y aspirando. En caso de que se produzca esta complicación retiraremos la aguja hasta que no se obtenga sangre y/o hasta que desaparezcan las alteraciones del S-T. La mayoría de las punciones ventriculares no producen secuelas, pero se debe mantener vigilado al paciente y observar si se produce taponamiento. Arritmias: Por irritación del miocardio ventricular o auricular producida por la aguja. Cuando se produzcan arritmias o cuando aparezcan desviaciones S-T debemos retirar la aguja. Utilizar un electrocardiógrafo aislado eléctricamente; con los aparatos antiguos hay riesgo de que pueda producirse un shock de importancia y pueden producirse arritmias ventriculares, acompañadas de fibrilación ventricular. Hemopericardio: Drenado de sangre intracavitaria por punción inadvertida que acentuará el compromiso hemodinámico. Por ello se debe controlar constantemente la derivación V del electrocardiógrafo para ver si existen trazados de lesión (retirar la aguja) y avanzar la aguja muy lentamente.
  • 19. Perforación de estómago o colon: La aguja ha penetrado dentro de una de estas vísceras huecas abdominales. Para prevenir esto avanzaremos la aguja procurando que en todo momento el bisel de la aguja esté lo más próximo a la superficie interna de la caja. Punción de arteria coronaria: Complicación rara, pero que puede ser la causa de una muerte repentida durante la ejecución del procedimiento. El control constante del electrocardiógrafo reducirá la posibilidad de producir esta lesión. Valvulopatías: Son las enfermedades propias de las válvulas del corazón. La función de las válvulas del corazón es abrirse y cerrarse correctamente durante el ciclo cardiaco. Esto permite el paso de la sangre de una cavidad a otra y que pueda avanzar sin retroceder. Las válvulas pueden estropearse por infecciones, por traumatismos, por envejecimiento, etc. Hace años la causa fundamental era la fiebre reumática, una enfermedad infrecuente ahora en los países desarrollados. En la actualidad, como consecuencia del aumento de la esperanza de vida, han aparecido otras formas de valvulopatía, la más frecuente es la valvulopatía degenerativa en pacientes ancianos, que consiste en el envejecimiento, endurecimiento y calcificación de las válvulas, lo que limita su movilidad y afecta a su funcionamiento. Hay que tener en cuenta que las válvulas se abren y se cierran unas 60 veces por minuto, así que una persona de 70 años habrá realizado ese movimiento… ¡más de 2.000 millones de veces! El diagnóstico más exacto de todas las valvulopatías se hace por ecocardiograma, una técnica de imagen que puede valorar exactamente qué válvula está enferma, cuál es la causa y la gravedad de la afectación. Las cuatro válvulas del corazón que pueden tener enfermedades son:  Válvula mitral: separa la aurícula izquierda del ventrículo izquierdo  Válvula aórtica: separa el ventrículo izquierdo de la arteria aorta  Válvula pulmonar: separa el ventrículo derecho de la arteria pulmonar  Válvula tricúspide: separa la aurícula derecha del ventrículo derecho
  • 20. Clasificación: La gravedad o severidad de las valvulopatías se clasifican en 3 grupos:  Ligera: afectación mínima que no requiere nunca tratamiento y solo un seguimiento.  Moderada: que requiere un seguimiento más estrecho y en algunas ocasiones requiere tratamiento.  Severa: que requerirá tratamiento quirúrgico siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos asociados. Estenosis e insuficiencia Si el problema radica en una disminución permanente del diámetro del orificio valvular, se denomina (estenosis) valvular, cuando existe disminución de la capacidad de la válvula para cerrarse se llama insuficiencia valvular, si existe un movimiento de las valvas en sentido anómalo se designa como prolapso valvular. La estenosis aórtica y la insuficiencia mitral son las enfermedades más frecuentes de las válvulas cardiacas en la población adulta. Las válvulas que más frecuentemente enferman son la mitral y la aórtica, siendo estas la puerta de entrada (la primera) y la puerta de salida (la segunda) del ventrículo izquierdo. Si las válvulas están dañadas, la sangre del ventrículo izquierdo no sigue su dirección habitual de flujo o lo hace con mayor dificultad. El sentido normal de circulación de la sangre es: la sangre venosa con poco oxígeno llega a través de la vena cava inferior y de la vena cava superior hasta la aurícula derecha; de la aurícula derecha la sangre atraviesa la válvula tricúspide y pasa al ventrículo derecho; del ventrículo derecho la sangre sale por la válvula pulmonar hacia la arteria pulmonar, que lleva la sangre a los pulmones para que se oxigene; de los pulmones la sangre va a la aurícula izquierda por las venas pulmonares (que suelen ser 4); de la aurícula izquierda pasa al ventrículo izquierdo, atravesando la válvula mitral; y del ventrículo izquierdo la sangre pasa por la válvula aórtica hasta la arteria aorta, que es la arteria más grande de todo nuestro cuerpo y de la que surgen el resto de arterias más pequeñas que llevan la sangre a todos los órganos.
  • 21. Las válvulas son como puertas de un solo sentido, que dejan pasar la sangre de las aurículas a los ventrículos, pero que a la vez impiden que la sangre vaya al revés, de los ventrículos a las aurículas. Si una válvula no abre bien la sangre no puede pasar adecuadamente por ella (es como si una puerta estuviera atascada y no cupiéramos por ella). A esto se le llama “estenosis valvular” (válvula estrecha), como ocurre por ejemplo en la estenosis mitral (la sangre no pasa bien de la aurícula izquierda al ventrículo izquierdo) o en la estenosis aórtica (la sangre no puede pasar con normalidad del ventrículo izquierdo a la arteria aorta Si el problema no es que la válvula no abre bien sino todo lo contrario, que no cierra bien, la sangre entonces ira en sentido contrario al que debería, de los ventrículos a la aurículas. A esto se le llama “insuficiencia valvular”; así, por ejemplo, en la insuficiencia mitral la sangre pasa del ventrículo izquierdo a la aurícula izquierda, al revés de cómo debería circular, y en la insuficiencia tricúspide, del ventrículo derecho a la aurícula derecha. El ecocardiograma puede detectar con facilidad las estenosis y las insuficiencias de las cuatro válvulas cardiacas, así como otras alteraciones más complejas de su funcionamiento. Tanto las estenosis como las insuficiencias valvulares pueden causar insuficiencia cardiaca. No es posible curar una estenosis o una insuficiencia valvular con fármacos, por lo que es necesaria la cirugía cardiaca. ¿Cuándo hay que operar una estenosis o una insuficiencia aórtica, mitral o tricúspide? En general, en dos situaciones: 1) cuando el paciente comienza a notar síntomas de insuficiencia cardiaca (disnea, astenia, edemas) o 2) cuando la alteración de la función de la válvula empiece a ser dañina para el ventrículo, produciendo dilatación o disminución de la fuerza del ventrículo. Aspectos fisiopatológicos: En forma esquemática, los defectos valvulares pueden producir incompetencia o estenosis: en el primer caso, la válvula no "contiene" adecuadamente la sangre durante el período del ciclo en que debe permanecer cerrada, produciéndose una "regurgitación" o retorno de sangre hacia la cámara precedente; en el segundo caso, el defecto valvular produce una resistencia al paso de la sangre entre dos cavidades.
  • 22. Pueden afectar las cuatro válvulas del corazón, siendo en general más frecuentes y graves los de las válvula mitral y aórtica, que son las elegidas para analizar la fisiopatología de las valvulopatías. La revisión se limita a las lesiones valvulares "puras" (estenosis o insuficiencia) pero en la práctica, muchos pacientes presentan lesiones valvulares dobles (estenosis e insuficiencia) o múltiples (2 o más válvulas enfermas). Como veremos, una valvulopatía puede producir aumentos sostenidos o exagerados de la pre-carga o la post carga ("sobrecargas"), dificultar el llenado ventricular y determinar distintos grados de deterioro de la contractilidad o la distensibilidad. Cuando las alteraciones son graves y de instalación brusca (v.gr. ruptura valvular) se produce una sobrecarga aguda y un cuadro clínico de Insuficiencia Cardíaca Aguda, habitualmente de curso progresivo y de mal pronóstico. Lo más frecuente es que la sobrecarga y el deterioro de la función cardíaca sean de instalación lenta y que se acompañen de cambios adaptativos en el corazón, sistema circulatorio y sistema neurohormonal, que en la mayoría de los casos producirán un nuevo equilibrio entre las demandas periféricas y la función cardiaca. Síntomas de las valvulopatias Dependen de la válvula afectada y la gravedad de la afección. Si sus válvulas solo se encuentran levemente afectadas, puede que usted no tenga síntomas. Los síntomas de la valvulopatía pueden ser:  Dificultad para respirar  Cansancio o fatiga  palpitaciones (sensación de latidos del corazón irregulares, como aleteo o una frecuencia cardíaca rápido)  Angina (dolor en el pecho) debido a que una válvula enferma hace que su corazón trabaje mucho más.  Tobillos o pies inflamados  Mareos, desmayo o pérdida de conocimiento Diagnóstico de la valvulopatia
  • 23. Su médico de cabecera le preguntará cuáles son sus síntomas y le examinará. También le puede hacer preguntas sobre su historia clínica. Su médico escuchará su corazón con un estetoscopio para comprobar si hay un soplo, que es un ruido adicional a los sonidos normales del corazón. Un soplo puede ser causado por la sangre que pasa a través de una válvula dañada. Si su médico sospecha que existe un problema con su corazón, es posible que le hagan otros exámenes en el hospital. Ecocardiograma (exploración cardíaca con ultrasonido): muestra la acción de bombeo del corazón y la función de las válvulas del corazón. Radiografía de tórax: permite descartar otras enfermedades que pueden estar causando los síntomas. Electrocardiograma (ECG): mide la actividad eléctrica del corazón para saber cómo está funcionando. TAC o IRM: proporciona imágenes detalladas de los músculos del corazón y las válvulas. Angiograma (o cateterismo cardíaco): permite observar las válvulas del corazón y los músculos para saber si funcionan bienM y también para ver las arterias coronarias.