SlideShare una empresa de Scribd logo
Pág. 1
Apocalipsis Capítulo 13
El Leopardo y la Bestia de Dos Cuernos
El Señor del cielo permite que el mundo escoja a quien tendrá por gobernante. Lean to-
dos cuidadosamente el capítulo trece de Revelación, pues concierne a todo agente hu-
mano, grande y pequeño. Todo ser humano debe tomar algún partido, ya sea por el Dios
verdadero y viviente, quien ha dado al mundo el memorial de la creación en el sábado
séptimo día, o por un falso sábado instituido por hombres que se han exaltado por en-
cima de todo lo que se llama Dios o que es objeto de adoración, quienes han asumido los
atributos de Satanás al oprimir a los leales y honestos que guardan los mandamientos de
Dios. Este poder perseguidor impondrá la adoración de la bestia al insistir en la obser-
vancia del sábado falso (el domingo) que él ha instituido. Es así como él blasfema a
Dios, “sentándose en el templo de Dios, mostrándose como si él fuera Dios” [2 Tes.
2:4].
14ML:91-92. El capítulo trece de Revelación presenta un poderío que habrá de asumir
prominencia en los últimos días. Entiendan todos que fue Cristo, el Capitán de los ejérci-
tos del Señor, quien dio estas visiones a Juan. Cristo vino en persona a la solitaria isla de
Patmos, y mostró a Juan las cosas que serían, [cosas] que eran de la más alta importancia
para Su pueblo. (Él [Jesús] veló su propia gloria.) Este mensaje ha de llegar al pueblo de
Dios, directo, sonoro, y limpio de toda mezcla de sabiduría y tradición humana.
18ML:33.
Versículo 1. “Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía sie-
te cabezas y diez cuernos. Sobre sus cuernos diez diademas, y sobre sus cabezas nom-
bres de blasfemia”.
CS:492. En el capítulo 13 (versículos 1-10, V.M.), se describe otra bestia, "parecida
a un leopardo," a la cual el dragón dio "su poder y su trono, y grande autoridad."
Este símbolo, como lo han creído la mayoría de los protestantes, representa al pa-
pado, el cual heredó el poder y la autoridad del antiguo Imperio Romano. Se dice
de la bestia parecida a un leopardo: "Le fue dada una boca que hablaba cosas grandes,
y blasfemias.... Y abrió su boca para decir blasfemias contra Dios, para blasfemar su
nombre, y su tabernáculo, y a los que habitan en el cielo. Y le fue permitido hacer guerra
contra los santos, y vencerlos: y le fue dada autoridad sobre toda tribu, y pueblo, y len-
gua, y nación." Esta profecía, que es casi la misma que la descripción del cuerno peque-
ño en Daniel 7, se refiere sin duda al papado.
CS:498. "La bestia" mencionada en este mensaje, cuya adoración es impuesta por
Pág. 2
la bestia de dos cuernos, es la primera bestia, o sea la bestia semejante a un leopar-
do, de Apocalipsis 13, el papado. La "imagen de la bestia" representa la forma de pro-
testantismo apóstata que se desarrollará cuando las iglesias protestantes busquen la ayu-
da del poder civil para la imposición de sus dogmas. Queda aún por definir lo que es "la
marca de la bestia."
Versículo 2. “La bestia que vi era semejante a un leopardo, sus pies como de oso, y su
boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder, su trono y gran autoridad.”
CS:64. El papado había llegado a ejercer su despotismo sobre el mundo. Reyes y
emperadores acataban los decretos del pontífice romano. El destino de los hombres,
en este tiempo y para la eternidad, parecía depender de su albedrío. Por centenares de
años las doctrinas de Roma habían sido extensa e implícitamente recibidas, sus ritos
cumplidos con reverencia y observadas sus fiestas por la generalidad. Su clero era col-
mado de honores y sostenido con liberalidad. Nunca desde entonces ha alcanzado Roma
tan grande dignidad, magnificencia, ni poder.
Versículo 3. “Una de sus cabezas parecía herida de muerte, pero su herida mortal fue sa-
nada. Y toda la tierra se maravilló, y siguió a la bestia.”
CS:492. "Le fue dada autoridad para hacer sus obras cuarenta y dos meses." Y dice el
profeta: "Vi una de sus cabezas como si hubiese sido herida de muerte." Y además: "Si
alguno lleva en cautiverio, al cautiverio irá; si alguno mata con espada, es preciso que él
sea muerto a espada." Los cuarenta y dos meses son lo mismo que "un tiempo, y dos
tiempos, y la mitad de un tiempo," tres años y medio, o 1.260 días de Daniel 7, el tiempo
durante el cual el poder papal debía oprimir al pueblo de Dios. Este período, como fue
indicado en capítulos anteriores, empezó con la supremacía del papado, en el año
538 de J. C., y terminó en 1798. Entonces, el papa fue hecho prisionero por el ejér-
cito francés, el poder papal recibió su golpe mortal y quedó cumplida la predicción:
"Si alguno lleva en cautiverio, al cautiverio irá."
CS:636. La influencia de Roma en los países que en otro tiempo reconocían su do-
minio, dista mucho de haber sido destruida. Y la profecía predice la restauración
de su poder. "Y vi una de sus cabezas como si hubiese sido herida de muerte; y su heri-
da mortal fue sanada; y toda la tierra maravillóse, yendo en pos de la bestia." (Verso 3).
La herida mortal que le fue ocasionada se refiere a la caída del papado en 1798. Después
de eso, dice el profeta, "su herida mortal fue sanada; y toda la tierra maravillóse, yendo
en pos de la bestia." San Pablo dice claramente que el hombre de pecado subsistirá hasta
el segundo advenimiento. (2 Tes. 2:8). Proseguirá su obra de engaño hasta el mismo fin
del tiempo, y el revelador declara refiriéndose también al papado: "Todos los que moran
en la tierra le adoraron, cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida." (Apoc.
13:8). Tanto en el Viejo como en el Nuevo Mundo se le tributará homenaje al papado
Pág. 3
por medio del honor que se conferirá a la institución del domingo, la cual descansa úni-
camente sobre la autoridad de la iglesia romana.
7CBA:988. Estamos viviendo en un período solemne de la historia de esta tierra. El
gran conflicto está justamente frente a nosotros. Vemos al mundo corrompido bajo sus
habitantes. El hombre de pecado ha obrado con maravillosa perseverancia para en-
salzar el día de reposo espurio, y el desleal mundo protestante se ha maravillado en
pos de la bestia, y a la obediencia al día de reposo instituido por Jehová lo ha lla-
mado deslealtad a las leyes de las naciones. Los reinos se han aliado para sostener la
institución de un falso día de reposo que no tiene la autoridad de una sola palabra de los
oráculos de Dios (RH, 06-02-1900).
6T:14. Satanás está haciendo activamente sus planes para el postrer gran conflicto, en el
que todos tomarán posiciones. Después que el Evangelio se ha venido proclamando en
el mundo durante casi dos mil años, Satanás presenta todavía a los hombres y mujeres la
misma escena que presentó a Cristo. En forma prodigiosa despliega ante ellos los reinos
de este mundo en su gloria. Los promete a todos los que quieran postrarse y adorarle.
Así trata de poner a los hombres bajo su dominio.
Satanás está obrando con suma intensidad para presentarse como Dios, y para des-
truir a todos los que se oponen a su poder. Y hoy el mundo se está postrando de-
lante de él. Se recibe su poder como poder de Dios. Se está cumpliendo la profecía
del Apocalipsis, de que "se maravilló toda la tierra en pos de la bestia." (Apoc.
13:3).
Versículo 4. “Y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la
bestia, diciendo: "¿Quién es como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?"
CS:64. La institución bíblica de la Cena del Señor fue substituida por el sacrificio idolá-
trico de la misa. Los sacerdotes papales aseveraban que con sus palabras podían conver-
tir el pan y el vino en "el cuerpo y sangre verdaderos de Cristo." (Cardenal Wiseman,
The Real Presence, Confer. 8, sec. 3, párr. 26.) Con blasfema presunción se arrogaban el
poder de crear a Dios, Creador de todo. Se les obligaba a los cristianos, so pena de muer-
te, a confesar su fe en esta horrible herejía que afrentaba al cielo. Muchísimos que se ne-
garon a ello fueron entregados a las llamas.
Versículo 5. “Y le fue dada una boca que hablaba palabras arrogantes y blasfemias, y le
fue dada autoridad de obrar durante 42 meses.”
CS:309-310. Los "cuarenta y dos meses" y los "mil doscientos sesenta días" desig-
nan el mismo plazo, o sea el tiempo durante el cual la iglesia de Cristo iba a sufrir
bajo la opresión de Roma. Los 1260 años del dominio temporal del papa comenza-
ron en el año 538 d.C. y debían terminar en 1798 (Véase el Apéndice.) En dicha fe-
Pág. 4
cha, entró en Roma un ejército francés que tomó preso al papa, el cual murió en el des-
tierro. A pesar de haberse elegido un nuevo papa al poco tiempo, la jerarquía pontificia
no volvió a alcanzar el esplendor y poderío que antes tuviera.
La persecución contra la iglesia no continuó durante todos los 1260 años. Dios,
usando de misericordia con su pueblo, acortó el tiempo de tan horribles pruebas.
Al predecir la "gran tribulación" que había de venir sobre la iglesia, el Salvador había
dicho: "Si aquellos días no fuesen acortados, ninguna carne sería salva; mas por causa de
los escogidos, aquellos días serán acortados". (Mat. 24:22). Debido a la influencia de los
acontecimientos relacionados con la Reforma, las persecuciones cesaron antes del año
1798.
Versículos 6-7. “Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar su Nombre y
su Santuario, a saber, los que viven en el cielo. Y se le permitió combatir a los santos, y
vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu y pueblo, lengua y nación.
CS:627. La iglesia católica le pone actualmente al mundo una cara apacible, y presenta
disculpas por sus horribles crueldades. Se ha puesto vestiduras como las de Cristo; pero
en realidad no ha cambiado. Todos los principios formulados por el papismo en edades
pasadas subsisten en nuestros días. Las doctrinas inventadas en los siglos más tenebro-
sos siguen profesándose aún. Nadie se engañe. El papado que los protestantes están
ahora tan dispuestos a honrar, es el mismo que gobernaba al mundo en tiempos de
la Reforma, cuando se levantaron hombres de Dios con peligro de sus vidas para
denunciar la iniquidad de él. El romanismo sostiene las mismas orgullosas pretensio-
nes con que supo dominar sobre reyes y príncipes y arrogarse las prerrogativas de Dios.
Su espíritu no es hoy menos cruel ni despótico que cuando destruía la libertad humana y
mataba a los santos del Altísimo.
PE:36-37. Vi que los cuatro ángeles iban a retener los vientos mientras no estuviese he-
cha la obra de Jesús en el santuario, y que entonces caerían las siete postreras plagas.
Estas enfurecieron a los malvados contra los justos, pues los primeros pensaron
que habíamos atraído los juicios de Dios sobre ellos, y que si podían raernos de la
tierra las plagas se detendrían. Se promulgó un decreto para matar a los santos, lo
cual los hizo clamar día y noche por su libramiento. Este fue el tiempo de la angus-
tia de Jacob. Entonces todos los santos clamaron en angustia de ánimo y fueron liberta-
dos por la voz de Dios. Los 144000 triunfaron. Sus rostros quedaron iluminados por la
gloria de Dios. Entonces se me mostró una hueste que aullaba de agonía. Sobre sus ves-
tiduras estaba escrito en grandes caracteres: "Pesado has sido en balanza, y fuiste halla-
do falto." Pregunté acerca de quiénes formaban esta hueste. El ángel me dijo: "Estos son
los que una vez guardaron el sábado y lo abandonaron." Los oí clamar en alta voz:
"Creímos en tu venida, y la proclamamos con energía." Y mientras hablaban, sus mira-
das caían sobre sus vestiduras, veían lo escrito y prorrumpían en llanto. Vi que habían
bebido de las aguas profundas, y hollado el residuo con los pies pisoteado el sábado- y
Pág. 5
que por esto habían sido pesados en la balanza y hallados faltos.
Versículo 8. “Y la adorarán todos los habitantes de la tierra, cuyos nombres no están es-
critos en el Libro de la Vida del Cordero que fue muerto desde la creación del mundo.”
7CBA:972. Cristo dice de los vencedores: "No borraré su nombre del libro de la vida".
Los nombres de todos los que alguna vez se entregaron a Dios, están escritos en el libro
de la vida y sus caracteres están desfilando ahora delante de él. Los ángeles de Dios es-
tán pesando el valor moral; están observando el desarrollo del carácter en aquellos
que ahora viven, para ver si sus nombres pueden ser conservados en el libro de la
vida. Se nos concede un tiempo de gracia para lavar las ropas de nuestro carácter
y emblanquecerlas en la sangre del Cordero. ¿Quién está haciendo esta obra? ¿Quién
se está separando del pecado y del egoísmo? (HS:138).
7CBA:998. Cuando nos convertimos en hijos de Dios, nuestros nombres se escriben
en el libro de la vida del Cordero, y allí permanecen hasta el tiempo del juicio in-
vestigador. Entonces el nombre de cada individuo será llamado y su registro será exa-
minado por Aquel que declara: "Yo conozco tus obras". Si en aquel día aparece que no
nos hemos arrepentido plenamente de todas nuestras malas acciones, nuestros nombres
serán borrados del libro de la vida y nuestros pecados permanecerán en contra de noso-
tros (ST, 06-08-1885).
Moisés manifestó su gran amor por Israel al interceder ante el Señor para que perdonara
el pecado del pueblo o borrara su nombre del libro que él había escrito. Sus intercesio-
nes ilustran el amor y la mediación de Cristo por la raza pecadora. Pero el Señor se ne-
gó a dejar que Moisés sufriera por los pecados de su pueblo apóstata; le dijo que
aquellos que habían pecado contra él serían borrados de su libro que había escrito,
porque los justos no deben sufrir por la culpa de los pecadores.
El libro al cual se hace referencia aquí es el libro de los registros del cielo, en el cual
está inscrito cada nombre y están registrados fielmente los actos de todos, sus peca-
dos y su obediencia. Cuando los individuos cometen pecados que son demasiado atro-
ces para que el Señor los perdone, sus nombres son borrados del libro y quedan destina-
dos a la destrucción (ST, 27-05-1880).
7CBA:998. Todos nosotros, como seres bendecidos por Dios con la facultad de razonar,
con intelecto y juicio, debiéramos reconocer nuestra responsabilidad delante de Dios.
La vida que nos ha dado es una sagrada responsabilidad, y ni un solo momento de ella
debe ser tomado a la ligera, pues tendremos que encontrarnos de nuevo con él en los re-
gistros del juicio. En los libros del cielo nuestras vidas están delineadas tan cuidado-
samente como la imagen en la placa del fotógrafo. No sólo somos tenidos por res-
ponsables de lo que hemos hecho, sino por aquello que hemos dejado de hacer.
Tendremos que dar cuenta de nuestros caracteres no desarrollados, de las oportunidades
que no aprovechamos (RH, 22-09-1891
Pág. 6
HAp:185-186. Por tres sábados sucesivos Pablo predicó a los tesalonicenses, razonando
con ellos de las Escrituras en cuanto a la vida, 186 muerte, resurrección, mediación, y
gloria futura de Cristo, el Cordero "muerto desde el principio del mundo." (Apoc. 13: 8.)
Ensalzó a Cristo, el debido entendimiento de cuyo ministerio es la llave que abre las Es-
crituras del Antiguo Testamento y da acceso a sus ricos tesoros.
1MS:134. El cristianismo se ha de revelar en el más tierno afecto mutuo. La vida cristia-
na está compuesta de deberes y privilegios cristianos. En su sabiduría, Cristo dio a su
iglesia, en su infancia, un sistema de sacrificios y ofrendas de las cuales él mismo era el
fundamento y mediante las cuales se prefiguraba su muerte. Cada sacrificio lo indicaba
como el Cordero muerto desde la fundación del mundo, para que todos pudieran
comprender que la paga del pecado es muerte. En él no había pecado, y sin embar-
go murió por nuestros pecados.
1CBA:1125. El maravilloso símbolo del ave viva sumergida en la sangre del ave muerta
y luego puesta en libertad para gozar de la vida, es para nosotros el símbolo de la expia-
ción. Había vida y muerte mezcladas, que presentaban el tesoro escondido al investiga-
dor de la verdad, la unión de la sangre perdonadora con la resurrección y vida de nuestro
Redentor. El ave muerta estaba sobre aguas vivas; esa corriente que fluía era un
símbolo de la siempre fluyente y siempre limpiadora eficacia de la sangre de Cristo,
el Cordero muerto desde la fundación del mundo, la fuente que estuvo abierta para
Judá y para Jerusalén, en la cual podían lavarse y quedar limpios de toda mancha
de pecado. Debemos tener libre acceso a la sangre expiatorio de Cristo. Debemos con-
siderar esto como el privilegio más precioso, la mayor bendición jamás concedida al
hombre pecador. ¡Y cuán poca importancia se da a este gran don! ¡Cuán profunda, cuán
amplia y cuán continua es esta corriente! Para cada alma sedienta de santidad hay repo-
so, hay descanso, hay la influencia vivificadora del Espíritu Santo y luego el santo, feliz
y pacífico caminar y la preciosa comunión con Cristo. Entonces, oh entonces, podemos
decir inteligentemente con Juan: "He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del
mundo" (Carta 87, 1894).
7CBA:944. Cristo era el Cordero que fue muerto desde la fundación del mundo.
Para muchos ha sido un misterio por qué se necesitaban tantas ofrendas ceremoniales en
la dispensación antigua, por qué tantas víctimas cruentas eran llevadas al altar. Pero la
gran verdad que debería haberse mantenido ante los hombres y haberse impreso en la
mente y el corazón, era esta: "Sin derramamiento de sangre no se hace remisión". En
cada víctima cruenta estaba simbolizado el Cordero de Dios, que quita el pecado del
mundo".
PP:48-49. Cristo intercedió ante el Padre en favor del pecador, mientras la hueste celes-
tial esperaba los resultados con tan intenso interés que la palabra no puede expresarlo.
Mucho tiempo duró aquella misteriosa conversación, el "consejo de paz" (Zac. 6:13) en
Pág. 7
favor del hombre caído. El plan de la salvación había sido concebido antes de la
creación del mundo; pues Cristo es "el Cordero, el cual fue muerto desde el princi-
pio del mundo". (Apoc. 13:8). Sin embargo, fue una lucha, aun para el mismo Rey
del universo, entregar a su Hijo a la muerte por la raza culpable. Pero, "de tal ma-
nera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él
cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." (Juan 3:16) ¡Oh, el misterio de la redención!
¡El amor de Dios hacia un mundo que no le amaba! ¿Quién puede comprender la pro-
fundidad de ese amor "que excede a todo conocimiento"? Al través de los siglos sin fin,
las mentes inmortales, tratando de entender el misterio de ese incomprensible amor, se
maravillarán y adorarán a Dios.
AFC:19. El Hijo de Dios es el centro del gran plan de redención que cubre todas las
dispensaciones. Es el "Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo"
(Apoc. 3:8). Es el Redentor de los caídos hijos de Adán en todos los siglos del tiem-
po de gracia humano. "En ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo
el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12) (lbíd.).
Versículo 9. “El que tenga oído, oiga.”
ST, 27 de Enero de 1898.
Versículo 10. “Si alguno ha de ir a la cárcel, a la cárcel irá. Si alguno ha de morir a es-
pada, a espada morirá. Aquí está la paciente perseverancia y la fe de los santos.”
7CBA:990. Las iglesias se han convertido en lo que se describe en el capítulo dieciocho
del Apocalipsis. ¿Por qué se dan los mensajes de Apocalipsis catorce? Porque se han
corrompido los principios de las iglesias... [Se cita Apoc. 14: 6-10.]
Aparentemente todo el mundo es culpable de recibir la marca de la bestia. Pero el pro-
feta ve un grupo de los que no adoran a la bestia, y que no han recibido su marca
en sus frentes ni en sus manos. "Aquí está la paciencia de los santos -declara-, los
que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús" (MS 92, 1904).
Versículo 11. “Pero después de los tres días y medio, entró en ellos un espíritu de vida
enviado por Dios. Se levantaron sobre sus pies, y cayó un gran temor sobre quienes los
veían”.
ST, 11 de Noviembre de 1899.
7CBA:986. Aquí hay un símbolo notable del surgimiento y crecimiento de nuestra
nación [Estados Unidos]. Y los cuernos semejantes a los de Cordero, emblemas de
inocencia y mansedumbre, representan bien el carácter de nuestro gobierno, como
se expresa en sus dos principios fundamentales: republicanismo y protestantismo
Pág. 8
(4SP:277).
Estados Unidos es un país que ha estado bajo el escudo especial del Omnipotente. Dios
ha hecho grandes cosas por este país; pero los hombres transgrediendo su ley, han estado
haciendo una obra originada por el hombre de pecado. Satanás está llevando a cabo sus
designios para comprometer a la familia humana en la deslealtad (MS 17, 1906).
La profecía representa al protestantismo con cuernos semejantes a los de un corde-
ro, pero que habla como dragón. Ya estamos empezando a oír la voz del dragón.
Hay una fuerza satánica que favorece el movimiento dominical, pero está oculta. Aun
los hombres que están ocupados en la [esta] obra están ciegos en cuanto a los resultados
que seguirán a su movimiento.
Que los hijos de Dios, guardadores de los mandamientos, no permanezcan ahora en si-
lencio como si hubiéramos de conformarnos con la situación. Lo que nos espera es una
guerra continua en la cual nos arriesgamos a ser encarcelados, a perder las propiedades y
aun la vida por defender la ley de Dios, la cual está siendo invalidada por las leyes de los
hombres (RH, 01-01-1889).
7CBA:990. [Se cita Apoc. 14:9-10]. Es importante que todos comprendan qué es la mar-
ca de la bestia y cómo pueden escapar de las temibles amenazas de Dios. ¿Por qué no se
interesan los hombres en conocer qué constituye la marca de la bestia y su imagen?
Contrasta directamente con la señal de Dios. [Se cita Éxo. 31:12-17].
La cuestión del día de reposo será el tema de disputa en el gran conflicto en que todo el
mundo tendrá una parte. [Se cita Apoc. 13:4-8, 10.] Todo el capítulo es una revelación
de lo que con seguridad habrá de suceder [se cita Apoc. 13:11, 15-17] (MS 88, 1897).
Ev:175. [No] habremos de provocar a los que han aceptado este falso sábado, una insti-
tución del papado que substituye al santo sábado de Dios. El no tener argumentos bíbli-
cos a su favor los torna aun más enojados y dispuestos a suplir en lugar de argumentos,
que no existen en la palabra de Dios, el poder de su fuerza política. La fuerza de la per-
secución sigue los pasos del dragón. Por tanto, gran cuidado debe ejercerse para no dar
provocación. Carta 55, 1886.
CS:493-494. Los grandes reinos que Y aquí preséntase otro símbolo. El profeta dice:
"Vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un
cordero." (Apoc. 13:11). Tanto el aspecto de esta bestia como el modo en que sube
indican que la nación que representa difiere de las representadas en los símbolos
anteriores han gobernado al mundo le fueron presentados al profeta Daniel en forma de
fieras, que surgían mientras "los cuatro vientos del cielo combatían en la gran mar."
(Dan. 7:2). En Apocalipsis 17, un ángel explicó que las aguas representan "pueblos y
naciones y lenguas." (Apoc. 17:15). Los vientos simbolizan luchas. Los cuatro vientos
del cielo que combatían en la gran mar representan los terribles dramas de conquista y
revolución por los cuales los reinos alcanzaron el poder.
Pero la bestia con cuernos semejantes a los de un cordero "subía de la tierra." En
Pág. 9
lugar de derribar a otras potencias para establecerse, la nación así representada
debe subir en territorio hasta entonces desocupado, y crecer gradual y pacífica-
mente. No podía, pues, subir entre las naciones populosas y belicosas del viejo mundo,
ese mar turbulento de "pueblos y muchedumbres y naciones y lenguas." Hay que buscar-
la en el continente occidental.
¿Cuál era en 1798 la nación del nuevo mundo cuyo poder estuviera entonces desa-
rrollándose, de modo que se anunciara como nación fuerte y grande, capaz de lla-
mar la atención del mundo? La aplicación del símbolo no admite duda alguna. Una
nación, y sólo una, responde a los datos y rasgos característicos de esta profecía; no
hay duda de que se trata aquí de los Estados Unidos de Norteamérica. Una y otra
vez el pensamiento y los términos del autor sagrado han sido empleados inconsciente-
mente por los oradores e historiadores al describir el nacimiento y crecimiento de esta
nación. El profeta vio que la bestia "subía de la tierra;" y, según los traductores, la pala-
bra dada aquí por "subía" significa literalmente "crecía o brotaba como una planta." Y,
como ya lo vimos, la nación debe nacer en territorio hasta entonces desocupado. Un es-
critor notable, al describir el desarrollo de los Estados Unidos, habla del "misterio de su
desarrollo de la nada," y dice: "Como silenciosa semilla crecimos hasta llegar a ser un
imperio". G. A. Townsend, The New Compared with the Old, pág. 462. Un periódico
europeo habló en 1850 de los Estados Unidos como de un imperio maravilloso, que sur-
gía y que "en el silencio de la tierra crecía constantemente en poder y gloria." -Dublin
Nation. Eduardo Everett, en un discurso acerca de los peregrinos, fundadores de esta na-
ción, dijo: "¿Buscaron un lugar retirado que por su oscuridad resultara inofensivo y se-
guro en su aislamiento, donde la pequeña iglesia de Leyden pudiese tener libertad de
conciencia? ¡He aquí las inmensas regiones sobre las cuales, en pacífica conquista, . . .
han plantado los estandartes de la cruz!" -Discurso pronunciado en Plymouth, Massa-
chusetts, el 22 de Diciembre de 1824.
CS:496. "Diciendo a los que habitan sobre la tierra, que hagan una imagen de la
bestia." Aquí tenemos presentada a las claras una forma de gobierno en el cual el
poder legislativo descansa en el pueblo, y ello prueba que los Estados Unidos de
Norteamérica constituyen la nación señalada por la profecía.
¿Pero qué es la "imagen de la bestia"? ¿Y cómo se la formará? La imagen es hecha por
la bestia de dos cuernos y es una imagen de la primera bestia. Así que para saber a qué
se asemeja la imagen y cómo será formada, debemos estudiar los rasgos característicos
de la misma bestia: el papado.
Cuando la iglesia primitiva se corrompió al apartarse de la sencillez del Evangelio y al
aceptar costumbres y ritos paganos, perdió el Espíritu y el poder de Dios; y para dominar
las conciencias buscó el apoyo del poder civil. El resultado fue el papado, es decir, una
iglesia que dominaba el poder del estado y se servía de él para promover sus propios fi-
nes y especialmente para extirpar la "herejía." Para que los Estados Unidos formen una
imagen de la bestia, el poder religioso debe dominar de tal manera al gobierno civil que
la autoridad del estado sea empleada también por la iglesia para cumplir sus fines.
Pág. 10
9T:229-230. Mientras profesen estar aliados con el Cielo y pretendan tener carácter
de cordero, los poderes religiosos mostrarán por sus hechos que tienen corazón de
dragón y que son inspirados y dominados por Satanás. Se acerca el tiempo cuando
el pueblo de Dios será perseguido porque santifica el séptimo día. Satanás hizo cambiar
el día de reposo con la esperanza de ejecutar su propósito de derrotar los designios de
Dios. Procura que los mandamientos de Dios tengan menos poder en el mundo que las
leyes humanas. El hombre de pecado, que pensó cambiar los tiempos y la ley, y que
siempre oprimió al pueblo de Dios, hará promulgar leyes que obliguen a observar el
primer día de la semana. Pero el pueblo de Dios debe permanecer firme por él. Y el Se-
ñor obrará en su favor, mostrando claramente que es Dios de dioses.
CS:494. "Y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero." Los cuernos semejantes
a los de un cordero representan juventud, inocencia y mansedumbre, rasgos del ca-
rácter de los Estados Unidos cuando el profeta vio que esa nación "subía" en 1798.
Entre los primeros expatriados cristianos que huyeron a América en busca de asilo con-
tra la opresión real y la intolerancia sacerdotal, hubo muchos que resolvieron establecer
un gobierno sobre el amplio fundamento de la libertad civil y religiosa. Sus convicciones
hallaron cabida en la declaración de la independencia que hace resaltar la gran verdad de
que "todos los hombres son creados iguales," y poseen derechos inalienables a la "vida,
a la libertad y a la búsqueda de la felicidad." Y la Constitución garantiza al pueblo el de-
recho de gobernarse a sí mismo, y establece que los representantes elegidos por el voto
popular promulguen las leyes y las hagan cumplir. Además, fue otorgada la libertad reli-
giosa, y a cada cual se le permitió adorar a Dios según los dictados de su conciencia. El
republicanismo y el protestantismo vinieron a ser los principios fundamentales de la na-
ción. Estos principios son el secreto de su poder y de su prosperidad. Los oprimidos y
pisoteados de toda la cristiandad se han dirigido a este país con afán y esperanza. Millo-
nes han fondeado en sus playas, y los Estados Unidos han llegado a ocupar un puesto
entre las naciones más poderosas de la tierra.
CS:494-496. Pero la bestia que tenía cuernos como un cordero "hablaba como dragón. Y
ejerce toda la autoridad de la primera bestia en su presencia. Y hace que la tierra y los
que en ella habitan, adoren a la bestia primera, cuya herida mortal fue sanada . . . dicien-
do a los que habitan sobre la tierra, que hagan una imagen de la bestia que recibió el
golpe de espada, y sin embargo vivió. (Apocalipsis 13: 11-14, V.M.)
Los cuernos como de cordero y la voz de dragón del símbolo indican una extraña con-
tradicción entre lo que profesa ser y lo que practica la nación así representada. El "ha-
blar" de la nación son los actos de sus autoridades legislativas y judiciales. Por esos
actos la nación desmentirá los principios liberales y pacíficos que expresó como
fundamento de su política. La predicción de que hablará "como dragón" y ejercerá
"toda la autoridad de la primera bestia," anuncia claramente el desarrollo del es-
píritu de intolerancia y persecución de que tantas pruebas dieran las naciones re-
presentadas por el dragón y la bestia semejante al leopardo. Y la declaración de que
Pág. 11
la bestia con dos cuernos "hace que la tierra y los que en ella habitan, adoren a la bestia
primera," indica que la autoridad de esta nación será empleada para imponer alguna ob-
servancia en homenaje al papado.
Semejante actitud sería abiertamente contraria a los principios de este gobierno, al genio
de sus instituciones libres, a los claros y solemnes reconocimientos contenidos en la de-
claración de la independencia, y contrarios finalmente a la constitución. Los fundadores
de la nación procuraron con acierto que la iglesia no pudiera hacer uso del poder civil,
con los consabidos e inevitables resultados: la intolerancia y la persecución. La constitu-
ción garantiza que "el congreso no legislará con respecto al establecimiento de una reli-
gión ni prohibirá el libre ejercicio de ella," y que "ninguna manifestación religiosa será
jamás requerida como condición de aptitud para ninguna función o cargo público en los
Estados Unidos." Sólo en flagrante violación de estas garantías de la libertad de la
nación, es cómo se puede imponer por la autoridad civil la observancia de cual-
quier deber religioso. Pero la inconsecuencia de tal procedimiento no es mayor que
lo representado por el símbolo. Es la bestia con cuernos semejantes a los de un
cordero -que profesa ser pura, mansa, inofensiva- y que habla como un dragón.
14ML:162.
Versículo 12. “Ejercía toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella. Y ha-
cía que la tierra y sus habitantes adorasen a la primera bestia, cuya herida mortal fue sa-
nada”.
CS:495-496. Los cuernos como de cordero y la voz de dragón del símbolo indican una
extraña contradicción entre lo que profesa ser y lo que practica la nación así representa-
da. El "hablar" de la nación son los actos de sus autoridades legislativas y judiciales. Por
esos actos la nación desmentirá los principios liberales y pacíficos que expresó como
fundamento de su política. La predicción de que hablará "como dragón" y ejercerá "toda
la autoridad de la primera bestia," anuncia claramente el desarrollo del espíritu de intole-
rancia y persecución de que tantas pruebas dieran las naciones representadas por el dra-
gón y la bestia semejante al leopardo. Y la declaración de que la bestia con dos cuernos
"hace que la tierra y los que en ella habitan, adoren a la bestia primera," indica que la au-
toridad de esta nación será empleada para imponer alguna observancia en homenaje al
papado.
Semejante actitud sería abiertamente contraria a los principios de este gobierno, al genio
de sus instituciones libres, a los claros y solemnes reconocimientos contenidos en la de-
claración de la independencia, y contrarios finalmente a la constitución. Los fundadores
de la nación procuraron con acierto que la iglesia no pudiera hacer uso del poder civil,
con los consabidos e inevitables resultados: la intolerancia y la persecución. La constitu-
ción garantiza que "el congreso no legislará con respecto al establecimiento de una reli-
gión ni prohibirá el libre ejercicio de ella," y que "ninguna manifestación religiosa será
jamás requerida como condición de aptitud para ninguna función o cargo público en los
Pág. 12
Estados Unidos." Sólo en flagrante violación de estas garantías de la libertad de la na-
ción, es cómo se puede imponer por la autoridad civil la observancia de cualquier deber
religioso. Pero la inconsecuencia de tal procedimiento no es mayor que lo representado
por el símbolo. Es la bestia con cuernos semejantes a los de un cordero -que profesa ser
pura, mansa, inofensiva- y que habla como un dragón.
Ev:420. Se necesita un estudio mucho más profundo de la Palabra de Dios; especialmen-
te los libros de Daniel y el Apocalipsis debieran recibir atención como nunca antes en
nuestra obra. Bien podremos tener menos que decir sobre algunos temas referentes
al papado, pero debemos llamar la atención a lo que los profetas y los apóstoles es-
cribieron bajo la inspiración del Espíritu de Dios. El Espíritu Santo ha dispuesto de
tal manera los asuntos, tanto al dar la profecía como al describir los acontecimientos,
como para enseñar que el agente humano ha de mantenerse fuera de la vista, oculto en
Cristo, y el Señor Dios del cielo y su ley han de ser exaltados (Counsels to Editors:45-
46. Año 1896).
CS:502-503. Los romanistas declaran que "la observancia del domingo por los protes-
tantes es un homenaje que rinden, mal de su grado, a la autoridad de la iglesia [católica]"
Mons. de Segur, Plain Talk About the Protestantism of Today, pág. 213. La imposición
de la observancia del domingo por parte de las iglesias protestantes es una imposi-
ción de que se adore al papado, o sea la bestia. Los que, comprendiendo las exigen-
cias del cuarto mandamiento, prefieren observar el falso día de reposo en lugar del
verdadero, rinden así homenaje a aquel poder, el único que ordenó su observancia.
Pero por el mismo hecho de imponer un deber religioso con ayuda del poder secular, las
mismas iglesias estarían elevando una imagen a la bestia; de aquí que la imposición de
la observancia del domingo en los Estados Unidos equivaldría a imponer la adoración de
la bestia y de su imagen.
Pero los cristianos de las generaciones pasadas observaron el domingo creyendo guardar
así el día de descanso bíblico; y ahora hay verdaderos cristianos en todas las iglesias, sin
exceptuar la católica romana, que creen honradamente que el domingo es el día de repo-
so divinamente instituido. Dios acepta su sinceridad de propósito y su integridad. Pero
cuando la observancia del domingo sea impuesta por la ley, y que el mundo sea ilustrado
respecto a la obligación del verdadero día de descanso, entonces el que transgrediere el
mandamiento de Dios para obedecer un precepto que no tiene mayor autoridad que la de
Roma, honrará con ello al papado por encima de Dios: rendirá homenaje a Roma y al
poder que impone la institución establecida por Roma: adorará la bestia y su imagen.
Cuando los hombres rechacen entonces la institución que Dios declaró ser el signo de su
autoridad, y honren en su lugar lo que Roma escogió como signo de su supremacía, ellos
aceptarán de hecho el signo de la sumisión a Roma, "la marca de la bestia." Y sólo
cuando la cuestión haya sido expuesta así a las claras ante los hombres, y ellos hayan si-
do llamados a escoger entre los mandamientos de Dios y los mandamientos de los hom-
bres, será cuando los que perseveren en la transgresión recibirán "la marca de la bestia."
Pág. 13
CS:495. Y la declaración de que la bestia con dos cuernos "hace que la tierra y los que
en ella habitan, adoren a la bestia primera," indica que la autoridad de esta nación será
empleada para imponer alguna observancia en homenaje al papado.
Versículo 13. “Realizaba grandes señales, hasta hacía descender fuego del cielo a la tie-
rra ante los hombres”.
PE:59-60. El 24 de Agosto de 1850, vi que los "golpes misteriosos" eran efectos del po-
der de Satanás. Algunos procedían directamente de él, y otros indirectamente, por medio
de sus agentes; pero todos dimanaban de Satanás. Eran su obra y la realizaba de distin-
tos modos. Sin embargo, en las iglesias y en el mundo había muchos tan sumidos en
densas tinieblas, que se imaginaban y sostenían que esos golpes misteriosos eran obra
del poder de Dios. Dijo el ángel: "¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los
muertos por los vivos?" ¿Han de ir los vivos a aprender de los muertos? Los muertos
nada saben. En vez de acudir al Dios vivo, ¿recurriréis a los muertos? Se han apartado
del Dios vivo para conversar con los muertos que nada saben. (Véase Isa. 8 : 19, 20.)
Vi que no tardaría en calificarse de blasfemia todo cuanto se dijera en contra de los
golpes misteriosos, los cuales se irían extendiendo más y más, con incremento del
poder de Satanás, y que algunos de sus adeptos tendrían poder para realizar mila-
gros, hasta para hacer bajar fuego del cielo a la vista de los hombres. Se me mostró
que por los golpes y el mesmerismo, estos magos modernos explicarían aún todos los
milagros hechos por nuestro Señor Jesucristo, y que muchos creerían que todas las obras
poderosas que hizo el Hijo de Dios cuando estuvo en la tierra, fueron hechas por este
mismo poder. Se me recordó el tiempo de Moisés, y vi las señales y prodigios que
Dios obró por su medio delante de Faraón, la mayoría de los cuales fueron imitados
por los magos de Egipto; y se me mostró que, precisamente antes de la liberación
final de los santos, Dios obraría poderosamente para su pueblo, y que a estos magos
modernos se les permitiría que imitasen la obra de Dios.
PE:86-88. En la página 43 se lee lo que sigue: "Vi que los golpes misteriosos de Nueva
York y otros lugares provenían del poder satánico, y que tales cosas se volverían cada
vez más comunes y se revestirían de un manto religioso, con el fin de inducir a los enga-
ñados a sentirse seguros, y para desviar, si fuese posible, la atención del pueblo de Dios
hacia ellas y hacerle dudar de las enseñanzas y del poder del Espíritu Santo." Esta visión
fue dada en 1849, hace casi cinco años. Las manifestaciones espiritistas se limitaban en-
tonces mayormente a la ciudad de Rochester, y eran conocidas como "golpes de Roches-
ter." Desde aquel tiempo esa herejía se ha difundido más allá de lo que cualquiera espe-
raba entonces.
Gran parte de la visión mencionada en la página 59, bajo el título de "Golpes misterio-
sos," dada en Agosto de 1850, se ha cumplido desde entonces, y sigue cumpliéndose.
He aquí algo de lo que se dice allí: "Vi que no tardaría en calificarse de blasfemia
todo cuanto se dijera en contra de los golpes misteriosos, los cuales se irían exten-
Pág. 14
diendo más y mas, con incremento del poder de Satanás, y que algunos de sus adep-
tos tendrían poder para realizar milagros, hasta para hacer bajar fuego del cielo a
la vista de los hombres. Se me mostró que por los golpes y el mesmerismo, estos ma-
gos modernos explicarían aún todos los milagros hechos por nuestro Señor Jesucristo, y
que muchos creerían que todas las obras poderosas que hizo el Hijo de Dios cuando es-
tuvo en la tierra, fueron hechas por este mismo poder."
Vi el engaño de los golpes, el progreso que estaba haciendo, y que si fuese posible enga-
ñaría hasta a los mismos elegidos. Satanás tendrá poder para hacer aparecer delante de
nosotros formas que se den por nuestros parientes y amigos que ahora duermen en Jesús.
Parecerá como que estos amigos estuviesen presentes; serán habladas las palabras que
pronunciaban cuando estaban aquí, con las cuales nos hemos familiarizado, y el mismo
tono de voz que tenían en vida caerá en nuestros oídos. Todo esto será destinado a en-
gañar a los santos y seducirlos para que crean en este engaño.
Vi que los santos deben obtener una comprensión cabal de la verdad presente, que debe-
rán sostener por las Escrituras. Necesitan comprender lo referente a la condición de
los muertos; porque aún les aparecerán espíritus de demonios que se darán por sus
seres queridos y parientes, y les enseñarán que el día de reposo ha sido cambiado, y
otras doctrinas ajenas a la Biblia. Harán cuanto esté en su poder para despertar sim-
patía y realizarán milagros delante de ellos para confirmar lo que declaren. El pueblo de
Dios debe estar preparado para resistir a estos espíritus con la verdad bíblica de que los
muertos nada saben, y que los que se les aparecen son espíritus de demonios. Nuestro
ánimo no debe ser embargado por las cosas que nos rodean, sino ocuparse con la verdad
presente y la preparación que necesitamos para dar razón de nuestra esperanza con man-
sedumbre y temor. Debemos buscar sabiduría de lo alto para poder subsistir en este día
de errores y engaños.
MM:87-88.
5CBA:1063. Los que hoy afirman que son santos, jactanciosamente se habrían adelanta-
do diciendo: "Señor, Señor, ¿no nos conoces? ¿No hemos profetizado en tu nombre? ¿Y
en tu nombre no hemos echado demonios? ¿Y en tu nombre no hemos hecho muchas
maravillas?" La gente que aquí se describe, que se jacta de esa manera, aparentando que
entretejen a Jesús en todas sus acciones, adecuadamente representa a los que hoy dicen
que son santos, pero que están en contra de la ley de Dios. Cristo los llama hacedores de
maldad porque son engañadores que se revisten de justicia para ocultar las deformidades
de sus caracteres, la maldad interior de sus corazones impíos. Satanás ha descendido
en estos últimos días para obrar con todo engaño de maldad en los que se pierden.
Su majestad satánica obra milagros a la vista de los falsos profetas, delante de los
hombres, afirmando que ciertamente es el mismo Cristo. Satanás imparte su poder
a los que le están ayudando en sus engaños. Por lo tanto, los que declaran que tie-
nen el gran poder de Dios, sólo pueden ser descubiertos mediante el gran detector:
la ley de Jehová. El Señor nos dice que, si fuera posible, engañarían a los mismos es-
Pág. 15
cogidos. El vestido de ovejas parece tan real, tan genuino, que sólo se puede percibir al
lobo cuando acudimos a la gran norma moral de Dios, y allí encontramos que son trans-
gresores de la ley de Jehová (RH, 25-08-1885).
6CBA:1105-1106. Satanás vino como un ángel de luz en el desierto de la tentación
para engañar a Cristo, y él no se presenta al hombre en una forma horrible como a
veces se lo representa, sino como un ángel de luz. Vendrá haciéndose pasar por Je-
sucristo, haciendo grandiosos milagros, y los hombres se postrarán y lo adorarán
como a Jesucristo. Se nos ordenará adorar a ese ser a quien el mundo glorificará
como a Cristo. ¿Qué haremos? Decides que Cristo nos ha advertido precisamente con-
tra un enemigo tal, que es el peor adversario del hombre, y que, sin embargo, pretende
ser Dios; y que cuando Cristo 1106 haga su aparición será con poder y gran gloria,
acompañado por diez mil veces diez mil ángeles y millares de millares, y que cuando
venga conoceremos su voz (RH, 18-12-1888).
7CBA:923. El tiempo viene cuando Satanás obrará milagros delante de vuestros
propios ojos pretendiendo que él es Cristo; y si vuestros pies no están firmemente
establecidos sobre la verdad de Dios, seréis apartados de vuestro fundamento. La
única seguridad que tenéis es la de escudriñar la verdad como si fuera tesoros escondi-
dos. Cavad en busca de la verdad como lo harías buscando tesoros dentro de la tierra, y
presentad la Palabra de Dios, la Biblia, ante vuestro Padre celestial, y decid: Ilumíname;
enséñame qué es la verdad... Debéis guardar en la mente la Palabra de Dios, pues po-
dríais estar separados y colocados donde no tengáis el privilegio de encontraros con los
hijos de Dios (RH, 03-04-1888).
Nadie necesita ser engañado. La ley de Dios es tan sagrada como su trono, y por
ella será juzgado cada ser humano que viene a este mundo. No hay otra norma por la
cual se juzgue el carácter. "Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amaneci-
do". Ahora bien, ¿se decidirá el caso de acuerdo con la Palabra de Dios, o se honrarán
las pretensiones humanas?
Cristo dice: "Por sus frutos los conoceréis". Si aquellos por medio de los cuales se efec-
túan curaciones, debido a esas manifestaciones están dispuestos a excusar su desdén por
la ley de Dios y continúan en su desobediencia, aunque tengan poder en cualquier grado
o hasta un grado máximo, eso no significa que tienen el gran poder de Dios; por el con-
trario, es el poder de obrar milagros del gran engañador. Él es transgresor de la ley moral
y emplea todo engaño a su alcance para que los hombres sean enceguecidos y no reco-
nozcan su verdadero carácter. Se nos advierte que en los últimos días obrará mediante
señales y prodigios mentirosos; y continuará con esos prodigios hasta la terminación del
tiempo de gracia, para que pueda mostrarlos como una prueba de que es un ángel de luz
y no de tinieblas (RH, 17-11-1885).
Satanás hará sus milagros para engañar; establecerá su poder como si fuera su-
premo. Quizá parezca que la iglesia está por caer; pero no caerá. Permanecerá, mientras
que los pecadores en Sión serán eliminados por la zaranda: el tamo será separado del
Pág. 16
precioso trigo. Esta es una prueba terrible, y sin embargo se llevará a cabo. Nadie sino
únicamente los que han llegado a ser vencedores por la sangre del Cordero y la palabra
del testimonio de ellos, serán hallados con los leales y fieles, sin mácula ni mancha de
pecado, sin engaño en sus bocas. . . Los del remanente que purifican sus almas obede-
ciendo la verdad, obtienen vigor del proceso de la prueba, exhiben la belleza de la santi-
dad en medio de la apostasía circundante (Carta 55, 1886).
7CBA:986. Está cercano el tiempo en que Satanás hará milagros para confirmar en
la gente la creencia de que él es Dios. Todo el pueblo de Dios debe permanecer
ahora en la plataforma de la verdad tal como se presenta en el mensaje del tercer
ángel. Todos los cuadros agradables, todos los milagros hechos, se presentarán pa-
ra que, si es posible, sean engañados aun los escogidos. La única esperanza de cual-
quiera es mantener con firmeza las evidencias que han confirmado la verdad en justicia
(RH, 09-08-1906).
[Se cita Mat. 7:21-23]. Estos pueden ser aparentes seguidores de Cristo: pero han
perdido de vista a su Guía. Pueden decir: "Señor, Señor"; pueden señalar a los en-
fermos que han curado y otras obras maravillosas, y pretender que tienen más del
Espíritu y poder de Dios que el que es manifestado por los que guardan su ley; pero
sus obras son hechas bajo la supervisión del enemigo de la justicia, cuyo propósito
es engañar a las almas, y tienen el propósito de apartar de la obediencia, la verdad
y el deber. En el futuro cercano habrá aún más marcadas manifestaciones de este poder
que obra milagros, pues de él se dice: "Hace grandes señales, de tal manera que aun hace
descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres" (ST, 26-02-1885).
Ev:265-266. Los que siguen su propio juicio y andan en su propio camino, forma-
rán caracteres torcidos. Se introducirán vanas doctrinas y sutiles sentimientos con
presentaciones plausibles para engañar, si es posible, a los mismos escogidos. ¿Están
los miembros de la iglesia edificando sobre la Roca? Viene la tormenta, la tormenta que
probará la fe de todo hombre, no importa de qué clase sea. Los creyentes deben estar
ahora firmemente arraigados en Cristo; o de otra manera serán desviados por alguna fase
del error. Esté vuestra fe fundada en la Palabra de Dios. Asíos firmemente del testimo-
nio vivo de la verdad. Tened fe en Cristo como Salvador personal. Él ha sido y siempre
será nuestra Roca, la Roca de los siglos. El testimonio del Espíritu de Dios es verdadero.
No cambiéis vuestra fe por ninguna fase de doctrina, por agradable que parezca, que se-
duzca el alma.
Las falacias de Satanás se están multiplicando hoy en día, y los que se desvían del
sendero de la verdad perderán su estabilidad. No teniendo nada en qué anclar, an-
darán a la deriva de un engaño a otro, impulsadas por los vientos de doctrinas ex-
trañas. Satanás ha descendido con gran poder. Muchos serán engañados por sus
milagros. .
Ruego a cada uno que tenga ideas claras, que sea firme con respecto a las verdades segu-
ras que hemos oído, recibido y defendido. Las declaraciones de la Palabra de Dios son
Pág. 17
sencillas. Colocad vuestros pies firmemente sobre la plataforma de la verdad eterna.
Rechazad toda fase de error, aunque esté cubierto con una semejanza de realidad (RH,
31 de Agosto de 1905).
CS:609-610. Muchos tratan de explicar las manifestaciones espiritistas atribuyéndolas
por completo al fraude y a juego de manos de los médiums. Pero, si bien es cierto que
muchas veces se han hecho pasar supercherías por verdaderas manifestaciones, no deja
de haber habido también manifestaciones de poder sobrenatural. Los llamamientos mis-
teriosos con que empezó el espiritismo moderno no fueron resultado de la super-
chería o de la astucia humana, sino obra directa de ángeles malos, que introdujeron
así uno de los engaños más eficaces para la destrucción de las almas. Muchos hom-
bres serán entrampados por la creencia de que el espiritismo es tan sólo una impos-
tura humana; pero cuando sean puestos en presencia de manifestaciones cuyo ca-
rácter sobrenatural no pueda negarse, serán seducidos y obligados a aceptarlas
como revelación del poder divino.
Estas personas no toman en cuenta el testimonio de las Santas Escrituras respecto a los
milagros de Satanás y de sus agentes. No fue sino mediante la ayuda de Satanás que los
nigromantes de Faraón pudieron imitar la acción de Dios. San Pablo declara que antes
de la segunda venida de Cristo habrá manifestaciones análogas del poder satánico. La
venida del Señor debe ser precedida de la "operación de Satanás, con todo poder, y
con señales, y con maravillas mentirosas, y con todo el artificio de la injusticia." (2
Tes. 2:9-10, V.M.) Y el apóstol San Juan, describiendo el poder milagroso que se ha de
dar a conocer en los últimos días, declara: "Obra grandes prodigios, de tal modo que ha-
ce descender fuego del cielo a la tierra, a la vista de los hombres. Y engaña a los que ha-
bitan sobre la tierra, por medio de las señales que se le ha dado poder de hacer." (Apoc.
13:13-14, V.M.) Lo que se predice aquí no es una simple impostura. Los hombres serán
engañados dos por los milagros que los agentes de Satanás no sólo pretenderán hacer,
sino que de hecho tendrán poder para realizar.
CS:670. Vendrán siervos de Dios con semblantes iluminados y resplandecientes de santa
consagración, y se apresurarán de lugar en lugar para proclamar el mensaje celestial. Mi-
les de voces predicarán el mensaje por toda la tierra. Se realizarán milagros, los enfer-
mos sanarán y signos y prodigios seguirán a los creyentes. Satanás también efectuará
sus falsos milagros, al punto de hacer caer fuego del cielo a la vista de los hombres.
(Apocalipsis 13:13.) Es así como los habitantes de la tierra tendrán que decidirse en
pro o en contra de la verdad.
CS: 681-682. ---El apóstol San Juan, estando en visión, oyó una gran voz que excla-
maba en el cielo: "¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha des-
cendido a vosotros, teniendo grande ira, sabiendo que tiene poco tiempo." (Apoc.
12:12). Espantosas son las escenas que provocaron esta exclamación de la voz celestial.
La ira de Satanás crece a medida que se va acercando el fin, y su obra de engaño y
Pág. 18
destrucción culminará durante el tiempo de angustia.
Pronto aparecerán en el cielo signos pavorosos de carácter sobrenatural, en prueba
del poder milagroso de los demonios. Los espíritus de los demonios irán en busca
de los reyes de la tierra y por todo el mundo para aprisionar a los hombres con en-
gaños e inducirlos a que se unan a Satanás en su última lucha contra el gobierno de
Dios. Mediante estos agentes, tanto los príncipes como los súbditos serán engañados.
Surgirán entes que se darán por el mismo Cristo y reclamarán los títulos y el culto que
pertenecen al Redentor del mundo. Harán curaciones milagrosas y asegurarán haber re-
cibido del cielo revelaciones contrarias al testimonio de las Sagradas Escrituras.
El acto capital que coronará el gran drama del engaño será que el mismo Satanás
se dará por el Cristo. Hace mucho que la iglesia profesa esperar el advenimiento del
Salvador como consumación de sus esperanzas. Pues bien, el gran engañador simulará
que Cristo habrá venido. En varias partes de la tierra, Satanás se manifestará a los hom-
bres como ser majestuoso, de un brillo deslumbrador, parecido a la descripción que del
Hijo de Dios da San Juan en el Apocalipsis. (Apoc. 1:13-15). La gloria que le rodee su-
perará cuanto hayan visto los ojos de los mortales. El grito de triunfo repercutirá por los
aires: "¡Cristo ha venido! ¡Cristo ha venido!" El pueblo se postrará en adoración ante él,
mientras levanta sus manos y pronuncia una bendición sobre ellos como Cristo bendecía
a sus discípulos cuando estaba en la tierra. Su voz es suave y acompasada aunque llena
de melodía. En tono amable y compasivo, enuncia algunas de las verdades celestiales y
llenas de gracia que pronunciaba el Salvador; cura las dolencias del pueblo, y luego, en
su fementido carácter de Cristo, asegura haber mudado el día de reposo del sábado al
domingo y manda a todos que santifiquen el día bendecido por él. Declara que aquellos
que persisten en santificar el séptimo día blasfeman su nombre porque se niegan a oír a
sus ángeles, que les fueron enviados con la luz de la verdad. Es el engaño más poderoso
y resulta casi irresistible. Como los samaritanos fueron engañados por Simón el Mago,
así también las multitudes, desde los más pequeños hasta los mayores, creen en ese sorti-
legio y dicen: "Este es el poder de Dios llamado grande." (Hechos 8:10, V. N-C.)
2MS:55-57. Que nadie tenga la idea de que ciertas providencias especiales o mani-
festaciones milagrosas constituyen una prueba de la autenticidad de su obra o de
las ideas que propone. Si mantenemos estas cosas delante de la gente, producirán un
efecto perjudicial y suscitarán emociones malsanas. La obra genuina del Espíritu Santo
en los corazones humanos se ha prometido para proporcionar eficiencia mediante la Pa-
labra. Cristo declaró que la Palabra es espíritu y es vida. "Porque la tierra será llena del
conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar" (Hab. 2: 14).
Satanás obrará en forma sutilísima para introducir invenciones humanas revesti-
das con ropajes angélicos. Pero la luz de la Palabra brilla en medio de las tinieblas mo-
rales, y la Biblia nunca será reemplazada por manifestaciones milagrosas. Hay que estu-
diar la verdad, y hay que buscarla como un tesoro escondido. No se darán inspiraciones
maravillosas aparte de la Palabra, ni aquéllas tomarán el lugar de ésta. Aferraos a la Pa-
labra, y recibid la Palabra injertada, la cual hará a los hombres sabios para la salvación.
Pág. 19
Este es el significado de las palabras de Cristo concernientes a comer su carne y beber su
sangre. Y él dice: "Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verda-
dero, y a Jesucristo, a quien has enviado" (Juan 17:3). Encontraremos falsas preten-
siones; surgirán falsos profetas: habrá sueños y visiones falsos; pero predicad la
Palabra y no os dejéis alejar de la voz de Dios manifestada mediante su Palabra. No
permitáis que nada distraiga los pensamientos. Se representará y se presentará lo maravi-
lloso y lo admirable. Mediante engaños satánicos y milagros maravillosos se procurará
forzar la aceptación de las pretensiones de los instrumentos humanos. Cuidado con todo
esto.
Cristo ha dado la advertencia para que nadie tenga que aceptar la falsedad como si fuera
verdad. El único conducto mediante el que opera el Espíritu es el de la verdad. . . Nues-
tra fe y esperanza están fundadas, no en sentimientos, sino en Dios (Carta 12, 1894).
No debemos confiar en las pretensiones de los hombres. Pueden, como Cristo lo in-
dica, profesar hacer milagros en la curación de los enfermos. ¿ Es esto digno de
admiración, cuando detrás está el gran engañador, el obrador de milagros que in-
cluso hará descender fuego del cielo ante la vista de los hombres?
Tampoco podemos confiar en las impresiones. La voz o el espíritu que diga a los hom-
bres: "No estás obligado a obedecer la ley de Dios; eres santo y no tienes pecados",
mientras esa persona está pisoteando la ley divina, no es la voz de Jesús; porque él de-
clara: "Yo he guardado los mandamientos de mi Padre" (Juan 15:10).
Y Juan testifica: "El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es
mentiroso, y la verdad no está en él" (1 Juan 2:4).
¿Entonces cómo pueden considerarse estas manifestaciones de gran poder y estas
admirables impresiones, excepto sobre la base de que son dadas mediante la in-
fluencia de ese espíritu obrador de milagros que ha salido para engañar a todo el
mundo e infatuar a la gente con poderosos engaños, para que crean mentiras? El se
complace cuando las gentes pretenden poseer gran poder espiritual, y al mismo tiempo
se desentienden de la ley de Dios, porque mediante su desobediencia descarrían a otros,
y él puede utilizarlas como instrumentos eficaces en su obra (ST, 21 de Julio de 1887).
2MS:58-59. Estamos entrando directamente en el tiempo cuando Satanás ha de
trabajar con toda clase de influencias subyugadoras, y los que ahora se dejen en-
trampar por ellas, o les presten la menor atención, se expondrán a ser arrastrados
inmediatamente a desempeñar una parte con el diablo. Los ángeles malignos están
trabajando todo el tiempo sobre los corazones de los seres humanos. Satanás está traba-
jando con todos aquellos que no están bajo el dominio del Espíritu de Dios. Las maravi-
llas mentirosas del diablo son las que cautivarán al mundo, porque hasta hará descender
fuego del cielo ante la vista de los hombres. Realizará milagros, y este maravilloso poder
obrador de milagros abarcará todo el mundo. Ahora tan sólo esta comenzando.
Quiero deciros otra cosa. Los vasos de la ira de Dios están llenos y ya caen las primeras
gotas que se desbordan. ¿Por qué no lo advertimos? Se debe a que la luz de la verdad no
hace efecto en el corazón. El Espíritu de Dios está siendo retirado del mundo.
Pág. 20
Oís hablar de calamidades que ocurren en la tierra y en el mar, y éstas aumentan cons-
tantemente. ¿Qué ocurre? El Espíritu de Dios está siendo retirado de aquellos que tienen
en sus manos las vidas humanas, y Satanás se apresura a controlarlos, porque ellos se
entregan a su dominio. Los que profesan ser hijos de Dios no se colocan bajo la direc-
ción de los ángeles celestiales, y como Satanás es un destructor, obra mediante esos
hombres y ellos cometen errores; con frecuencia se embriagan y debido a la intemperan-
cia, muchas veces traen sobre nosotros estas terribles calamidades.
2MS:62-63. Es imposible dar una idea de la experiencia del pueblo de Dios que vivirá
en la tierra cuando se unan las calamidades pasadas y la gloria celestial. Andarán en la
luz que dimanará del trono de Dios. Mediante los ángeles habrá una constante comuni-
cación entre el cielo y la tierra. Y Satanás, rodeado por los ángeles malignos. Preten-
derá ser Dios y obrará milagros de toda clase para engañar, si fuere posible, aun a
los mismos escogidos. El pueblo de Dios no debe afirmar su seguridad en la realiza-
ción de milagros, porque Satanás falsificaría cualquier milagro que se realizara. El
pueblo de Dios que será probado encontrará su poder en la señal pronunciada en Éxo.
31:12-18. Deberá afirmarse en la Palabra viviente: "Escrito está". Este es el único fun-
damento sobre el cual puede permanecer seguro. Aquellos que hayan roto su pacto con
Dios, en aquel día estarán sin esperanza y sin Dios en el mundo.
5T:698. Mediante la manifestación de un poder sobrenatural, al utilizar a la serpiente
como agente suyo, Satanás hizo caer a Adán y Eva en el Edén. Antes que termine el
tiempo realizará prodigios aún mayores. Hasta donde alcance su poder, realizará
verdaderos milagros. Dice la Escritura: "Engañará a los moradores de la tierra
por las señales que le ha sido dado hacer". (Apoc. 13:14); no simplemente por lo
que pretende hacer. En este pasaje se presenta algo más que imposturas. Pero hay
un límite que Satanás no puede superar; y entonces recurre al engaño y falsifica la obra
que no puede realizar en verdad. En los postreros días se presentará de tal manera que
hará creer a los hombres que es Cristo venido por segunda vez al mundo. Se transfor-
mará en verdad en un ángel de luz. Pero, aunque tenga la apariencia de Cristo en todo
detalle exterior, no engaña sino a aquellos que, como el antiguo Faraón, procuran resistir
a la verdad. 1889, tomo 5, pág. 698.
2MS:60. No dejéis que transcurran los días ni que se pierdan las preciosas oportunidades
de buscar al Señor de todo corazón, y con toda la mente y el alma. Si no aceptamos la
verdad con amor, podemos encontrarnos entre aquellos que verán realizarse milagros
por el poder de Satanás en estos últimos días, y que creerán en ellos. Muchas cosas ex-
trañas pasarán por milagros maravillosos, pero deberían considerarse como engaños in-
ventados por el padre de la mentira (Carta 136, 1906 ).
EUD:170. Habrá personas que, sometidas a la influencia de los espíritus malignos, reali-
zarán milagros. Enfermarán a las gentes arrojando sobre ellas sus ensalmos, y luego qui-
Pág. 21
tarán su hechizo e inducirán a algunos a decir que los enfermos fueron curados milagro-
samente. Satanás ha hecho esto vez tras vez. 2MS:61 (1903).
Versículo 14. “Con las señales que se le permitió realizar en presencia de la primera bes-
tia, engaña a los habitantes de la tierra, y les manda que hagan una imagen de la bestia
que tuvo la herida de espada y vivió”.
CS:496. "Diciendo a los que habitan sobre la tierra, que hagan una imagen de la bestia."
Aquí tenemos presentada a las claras una forma de gobierno en el cual el poder le-
gislativo descansa en el pueblo, y ello prueba que los Estados Unidos de Norteamé-
rica constituyen la nación señalada por la profecía.
¿Pero qué es la "imagen de la bestia"? ¿Y cómo se la formará? La imagen es hecha
por la bestia de dos cuernos y es una imagen de la primera bestia. Así que para sa-
ber a qué se asemeja la imagen y cómo será formada, debemos estudiar los rasgos
característicos de la misma bestia: el papado.
Cuando la iglesia primitiva se corrompió al apartarse de la sencillez del Evangelio y al
aceptar costumbres y ritos paganos, perdió el Espíritu y el poder de Dios; y para dominar
las conciencias buscó el apoyo del poder civil. El resultado fue el papado, es decir, una
iglesia que dominaba el poder del estado y se servía de él para promover sus propios fi-
nes y especialmente para extirpar la "herejía." Para que los Estados Unidos formen
una imagen de la bestia, el poder religioso debe dominar de tal manera al gobierno
civil que la autoridad del estado sea empleada también por la iglesia para cumplir
sus fines.
2MS:92. El Señor me ha mostrado definidamente que la imagen de la bestia se formará
antes de la terminación del tiempo de gracia; y esto debido a que constituirá una gran
prueba para el pueblo de Dios, mediante la cual se decidirá su destino eterno.
2MS:123. Satanás ha sido perseverante e incansable en sus esfuerzos por proseguir la
obra que comenzó en el cielo, para cambiar la ley de Dios. Ha tenido éxito en hacer
creer al mundo la teoría que presentó en el cielo antes de su caída, según la cual la ley de
Dios era defectuosa y necesitaba una revisión. Una gran parte de la profesa iglesia cris-
tiana muestra por su actitud, aunque no por sus palabras, que ha aceptado el mismo
error. Pero si la ley de Dios ha sido cambiada en algún detalle, Satanás ha logrado en la
tierra lo que no pudo realizar en el cielo. Ha preparado su trampa engañosa con la espe-
ranza de tomar cautiva a la iglesia y al mundo. Pero no todos caerán en la trampa. Se es-
tá estableciendo una separación definida entre los hijos de obediencia y los hijos de
desobediencia, entre los leales y fieles, y los desleales e infieles. Se han formado dos
partidos, los adoradores de la bestia y de su imagen, y los adoradores del Dios ver-
dadero y viviente.
Pág. 22
HM, 1 de Noviembre de 1893.
1SAT:21.
7CBA:987. Ya están en marcha preparativos y hay movimientos en acción que resulta-
rán en hacer una imagen de la bestia. Se producirán acontecimientos en la historia de la
tierra que cumplirán las predicciones de la profecía para estos últimos días (RH, 23-4-
1889).
El Señor me ha mostrado claramente que la imagen de la bestia será formada antes que
termine el tiempo de gracia, porque constituirá la gran prueba para el pueblo de Dios por
medio de la cual se decidirá el destino de cada uno... [Se cita Apoc. 13:11-17]...
CS:498. Cuando las iglesias principales de los Estados Unidos, uniéndose en puntos co-
munes de doctrina, influyan sobre el estado para que imponga los decretos y las institu-
ciones de ellas, entonces la América protestante habrá formado una imagen de la jerar-
quía romana, y la inflicción de penas civiles contra los disidentes vendrá de por sí sola.
CS:673. Una vez que el sábado llegue a ser el punto especial de controversia en toda la
cristiandad y las autoridades religiosas y civiles se unan para imponer la observancia del
domingo, la negativa persistente, por parte de una pequeña minoría, de ceder a la exi-
gencia popular, la convertirá en objeto de execración universal. Se demandará con insis-
tencia que no se tolere a los pocos que se oponen a una institución de la iglesia y a una
ley del estado; pues vale más que esos pocos sufran y no que naciones enteras sean pre-
cipitadas a la confusión y anarquía. Este mismo argumento fue presentado contra Cristo
hace mil ochocientos años por los "príncipes del pueblo." "Nos conviene -dijo el astuto
Caifás- que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación se pierda." (Juan
11:50). Este argumento parecerá concluyente y finalmente se expedirá contra todos
los que santifiquen el sábado un decreto que los declare merecedores de las penas
más severas y autorice al pueblo para que, pasado cierto tiempo, los mate. El ro-
manismo en el Viejo Mundo y el protestantismo apóstata en la América del Norte
actuarán de la misma manera contra los que honren todos los preceptos divinos.
CS: 693. ---CUANDO los que honran la ley de Dios hayan sido privados de la pro-
tección de las leyes humanas, empezará en varios países un movimiento simultáneo
para destruirlos. Conforme vaya acercándose el tiempo señalado en el decreto, el pue-
blo conspirará para extirpar la secta aborrecida. Se convendrá en dar una noche el golpe
decisivo, que reducirá completamente al silencio la voz disidente y reprensora.
TM:256-257. La verdad no puede ser introducida de una manera casual entre la
gente de color, ni puede darse a los creyentes ni a los que enseñan la verdad, el con-
sejo de ser presuntuosos. Cuando llegue el tiempo, en los estados del sur, de hacer
lo que hicieron los tres jóvenes beneméritos que rehusaron inclinarse ante la ima-
Pág. 23
gen de Nabucodonosor, ese tiempo presentará decisiones hechas a favor o en contra
de los mandamientos de Dios. No tenemos necesidad de cerrar completamente nuestro
propio camino. Será más difícil trabajar los numerosos campos que hasta ahora no se
han tocado. Nuestro procedimiento es: No destaquéis los rasgos objetables de nuestra fe,
los que van más decididamente en contra de las prácticas y las costumbres de la gente,
hasta que el Señor dé al pueblo una oportunidad buena de conocer que somos creyentes
en Cristo, que creemos en la divinidad de Jesús y en su preexistencia. Espaciémonos en
el testimonio del Redentor del mundo. "Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testi-
monios de estas en las iglesias". Hay necesidad de restringir en forma estricta la palabra
que la pluma escribe sobre el papel. El Señor nos ayude a aprender en la escuela de
Cristo su mansedumbre y humildad.
CW:98.
Ev:169. El mensaje de la verdad es nuevo y asombroso para los pobladores de este país
[Australia]. Las doctrinas bíblicas presentadas son una nueva revelación y ellos conside-
ran los nuevos conceptos como expresiones de infidelidad. Al presentar el asunto del
domingo o la unión de la iglesia y el Estado, hacedlo con todo cuidado. No dará re-
sultado presentar las posiciones definidas que han sido y que serán expuestas nece-
sariamente a los Estados Unidos.
Estos temas deben introducirse con precaución. Aún no nos hemos afirmado en este
país. El enemigo de la rectitud ha estado trabajando, y aún lo está haciendo con todos los
recursos que es capaz de inventar a fin de estorbar la obra que debería hacerse para es-
clarecer y educar a la gente; sus fuerzas están aumentando. Las demoras en que se han
incurrido han estado dando ventajas a Satanás para que él se anticipe y ocupe el campo y
lo prepare para que ofrezca una fuerte resistencia.
5T:451. Por el decreto que imponga la institución del papado en violación a la ley de
Dios, nuestra nación se separará completamente de la justicia. Cuando el protestan-
tismo extienda la mano a través del abismo para asir la mano del poder romano,
cuando se incline por encima del abismo para darse la mano con el espiritismo,
cuando, bajo la influencia de esta triple unión, nuestro país repudie todo principio
de su constitución como gobierno protestante y republicano, y haga provisión para
la propagación de las mentiras y seducciones papales, entonces sabremos que ha
llegado el tiempo en que se verá la asombrosa obra de Satanás, y que el fin está cer-
ca.
Versículo 15. “Se le permitió infundir aliento a la imagen de la primera bestia, para que
la imagen pudiera hablar y dar muerte a todo el que no adore a la imagen de la bestia.”
5T:752-753. Mientras se le mostraban a Juan las últimas grandes luchas de la iglesia con
las potencias terrenales, también se le permitió contemplar la victoria final y la libera-
Pág. 24
ción de los fieles. Vio a la iglesia en conflicto mortífero con la bestia y su imagen, y
la adoración de esa bestia impuesta bajo la pena de muerte. Pero mirando más allá
del humo y el estruendo de la batalla, contempló a una hueste sobre el monte de Sión
con el Cordero, llevando, en vez de la marca de la bestia, "el nombre de su Padre escrito
en sus frentes." Y también vio a "los que habían alcanzado la victoria de la bestia, y de
su imagen, y de su señal, y del número de su nombre, estar sobre el mar de vidrio, te-
niendo las arpas de Dios" (Apoc. 1:13; 14:1;15:2), y cantando el himno de Moisés y del
Cordero.
7CBA:986. La Palabra de Dios declara explícitamente que la ley divina será menospre-
ciada, hollada por el mundo. Prevalecerá extraordinariamente la iniquidad. El llamado
mundo protestante formará una coalición con el hombre de pecado, y la iglesia y el
mundo estarán en una corrupta armonía.
Aquí la gran crisis se aproxima al mundo. Las Escrituras enseñan que el papado re-
cuperará su perdida supremacía, y que se volverán a encender los fuegos de la per-
secución debido a las serviles concesiones del mundo que se llama protestante
(GCB, 13-04-1891).
2MS:436. Debemos estar listos y a la espera de las órdenes de Dios. Las naciones serán
conmovidas en toda su extensión. Se quitará el apoyo a los que proclaman la única
norma de justicia de Dios y la única prueba segura del carácter. Y todos los que no
se sometan a los decretos de los concilios nacionales y obedezcan las leyes naciona-
les que ordenan exaltar el día de reposo instituido por el hombre de pecado, por
encima del día santo de Dios, sentirán, no solamente el poder opresivo del papado,
sino también el del mundo protestante que es la imagen de la bestia.
CS:502-503. Los romanistas declaran que "la observancia del domingo por los protes-
tantes es un homenaje que rinden, mal de su grado, a la autoridad de la iglesia [católi-
ca]." -Mons. de Segur, Plain Talk About the Protestantism of Today:213. La imposición
de la observancia del domingo por parte de las iglesias protestantes es una imposi-
ción de que se adore al papado, o sea la bestia. Los que, comprendiendo las exigen-
cias del cuarto mandamiento, prefieren observar el falso día de reposo en lugar del ver-
dadero, rinden así homenaje a aquel poder, el único que ordenó su observancia. Pero
por el mismo hecho de imponer un deber religioso con ayuda del poder secular, las
mismas iglesias estarían elevando una imagen a la bestia; de aquí que la imposición
de la observancia del domingo en los Estados Unidos equivaldría a imponer la ado-
ración de la bestia y de su imagen.
Pero los cristianos de las generaciones pasadas observaron el domingo creyendo guardar
así el día de descanso bíblico; y ahora hay verdaderos cristianos en todas las iglesias, sin
exceptuar la católica romana, que creen honradamente que el domingo es el día de repo-
so divinamente instituido. Dios acepta su sinceridad de propósito y su integridad. Pero
cuando la observancia del domingo sea impuesta por la ley, y que el mundo sea ilustrado
Pág. 25
respecto a la obligación del verdadero día de descanso, entonces el que transgrediere el
mandamiento de Dios para obedecer un precepto que no tiene mayor autoridad que la de
Roma, honrará con ello al papado por encima de Dios: rendirá homenaje a Roma y al
poder que impone la institución establecida por Roma: adorará la bestia y su imagen.
Cuando los hombres rechacen entonces la institución que Dios declaró ser el signo de su
autoridad, y honren en su lugar lo que Roma escogió como signo de su supremacía, ellos
aceptarán de hecho el signo de la sumisión a Roma, "la marca de la bestia." Y sólo
cuando la cuestión haya sido expuesta así a las claras ante los hombres, y ellos hayan si-
do llamados a escoger entre los mandamientos de Dios y los mandamientos de los hom-
bres, será cuando los que perseveren en la transgresión recibirán "la marca de la bestia".
PR:376. Importantes son las lecciones que debemos aprender de lo experimentado por
los jóvenes hebreos en la llanura de Dura. En esta época nuestra, muchos de los sier-
vos de Dios, aunque inocentes de todo mal proceder, serán entregados para sufrir
humillación y ultrajes a manos de aquellos que, inspirados por Satanás, están lle-
nos de envidia y fanatismo religioso. La ira del hombre se despertará en forma es-
pecial contra aquellos que santifican el sábado del cuarto mandamiento; y al fin un
decreto universal los denunciará como merecedores de muerte.
El tiempo de angustia que espera al pueblo de Dios requerirá una fe inquebrantable. Sus
hijos deberán dejar manifiesto que él es el único objeto de su adoración, y que por nin-
guna consideración, ni siquiera de la vida misma, pueden ser inducidos a hacer la menor
concesión a un culto falso. Para el corazón leal, los mandamientos de hombres pecami-
nosos y finitos son insignificantes frente a la Palabra del Dios eterno. Obedecerán a la
verdad aunque el resultado haya de ser encarcelamiento, destierro o muerte.
PE:64-65. Luego vi que las siete postreras plagas iban a ser derramadas pronto sobre
aquellos que no tienen refugio; y sin embargo el mundo las consideraba como si no tu-
vieran más importancia que otras tantas gotas de agua a punto de caer. Se me capacitó
después para soportar el terrible espectáculo de las siete últimas plagas, la ira de Dios.
Vi que esa ira era espantosa y terrible, y que si él extendiese la mano, o la levantase con
ira, los habitantes del mundo serian como si nunca hubiesen existido, o sufrirían llagas
incurables y plagas marchitadoras que caerían sobre ellos, y no hallarían liberación, sino
que serian destruidos por ellas. El terror se apoderó de mí, y caí sobre mi rostro delante
del ángel y le rogué que quitase ese espectáculo, que lo ocultase de mí, porque era de-
masiado espantoso. Entonces comprendí, como nunca antes, la importancia que tie-
ne el escudriñar la Palabra de Dios cuidadosamente, para saber cómo escapar a las
plagas que, según declara la Palabra, caerán sobre todos los impíos que adoren la
bestia y su imagen, y reciban su marca en su frente y en sus manos. Me llenaba de
gran asombro que hubiese quienes pudiesen transgredir la ley de Dios y pisotear su santo
sábado, cuando estas violaciones han sido denunciadas con amenazas tan pavorosas.
4T:251. Dijo Jesús: "Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y
Pág. 26
amará al otro, o se llegará al uno y menospreciará al otro: no podéis servir a Dios y a
Mammón". (Mat. 6:24) Si somos verdaderos siervos de Dios, no habrá en nuestra mente
duda alguna acerca de si vamos a obedecer sus mandamientos o consultar nuestros pro-
pios intereses temporales. Si los que creen en la verdad no son sostenidos por su fe en
estos días comparativamente apacibles, ¿qué los sostendré cuando venga la gran
prueba y sea promulgado el decreto contra aquellos que no quieran adorar la ima-
gen de la bestia ni recibir su marca en su frente o en su mano? Ese tiempo solemne
no está lejos. En vez de volverse débiles e irresolutos, los hijos de Dios deben cobrar
fuerzas y valor para el tiempo de la tribulación.
7CBA:987. Se repetirá la historia. Será ensalzada la falsa religión. El primer día de la
semana, un día común de trabajo que no tiene ninguna santidad, será erigido como la
imagen de Babilonia. Se ordenará a todas las naciones y lenguas y pueblos que rin-
dan culto al falso día de reposo. El plan de Satanás es que no se tome en cuenta el
día instituido por Dios y que fue dado al mundo como un recordativo de la crea-
ción.
El decreto que ordena el culto de este día [el domingo] deberá ser promulgado en
todo el mundo. El poder civil está hablando en varios lugares con la voz de un dragón,
así como el rey pagano habló a los cautivos hebreos.
Pruebas y persecuciones sobrevendrán a todos los que obedezcan la Palabra de Dios y se
nieguen a rendir culto a este falso día de reposo. La fuerza es el último recurso de toda
religión falsa. Al principio emplea la atracción, así como el rey de Babilonia probó
el poder de la música y la ostentación externa. Si esos atractivos, inventados por
hombres inspirados por Satanás, no hacían que los hombres adoraran la imagen,
las devoradoras llamas del horno estaban listas para consumirlos. Así será ahora
[pronto]. El papado ha ejercido su poder para obligar a los hombres a que le obe-
dezcan, y continuará haciéndolo. Necesitamos el mismo espíritu que fue manifes-
tado por los siervos de Dios en el conflicto con el paganismo (ST, 06-05-1897).
PE:282-284. Vi a los santos abandonar las ciudades y los pueblos y juntarse en grupos
para vivir en los lugares más apartados. Los ángeles los proveían de comida y agua,
mientras que los impíos sufrían hambre y sed. Vi después que los magnates de la tie-
rra consultaban entre sí, y Satanás y sus ángeles estaban atareados en torno de
ellos. Vi un edicto del que se repartieron ejemplares por distintas partes de la tie-
rra, el cual ordenaba que si dentro de determinado plazo no renunciaban los santos
a su fe peculiar y prescindían del sábado para observar el primer día de la semana,
quedaría la gente en libertad para matarlos. Pero en aquella hora de prueba estaban
los santos tranquilos y serenos, esperando en Dios y apoyados en su promesa de que se
les abriría un camino de salvación. En algunos puntos los malvados se precipitaron con-
tra los santos para matarlos antes de que venciese el plazo señalado en el edicto; pero
ángeles en la persona de guerreros pelearon por ellos. Satanás quería tener el privilegio
de exterminar a los santos del Altísimo; pero Jesús ordenó a sus ángeles que velaran por
Pág. 27
ellos. Dios tendría a honra hacer un pacto con quienes habían guardado su ley a la vista
de los paganos circundantes; y Jesús recibiría honra al trasladar sin que vieran la muerte
a los fieles expectantes que durante tanto tiempo le habían aguardado.
Pronto vi que los santos sufrían gran angustia mental. Parecían rodeados por los malva-
dos moradores de la tierra. Todas las apariencias estaban en su contra, y algunos empe-
zaron a temer que Dios los hubiese abandonado al fin para dejarlos perecer a manos de
los malos. Pero si sus ojos hubiesen podido abrirse, se hubieran visto circundados por
los ángeles de Dios. Después llegó la multitud de los impíos airados, y a poco una
masa de ángeles malignos que excitaban a los impíos a que matasen a los santos.
Mas para acercarse al pueblo de Dios era preciso que atravesasen por entre la
cohorte de ángeles santos y poderosos, lo cual era imposible. Los ángeles de Dios
los hacían retroceder y también rechazaban a los ángeles malos que rodeaban a los
malvados.
Fue una hora de tremenda y espantosa angustia para los santos. Día y noche clamaban a
Dios para pedirle que los librase. A juzgar por las apariencias no había posibilidad de
escapar. Los malvados, saboreando de antemano su triunfo, exclamaban: "¿Por qué no
os libra vuestro Dios de nuestras manos? ¿Por qué no os escapáis por los aires para sal-
var la vida?" Pero los santos no los escuchaban. Como Jacob, estaban luchando con
Dios. Los ángeles deseaban libertarlos; pero habían de esperar un poco más. El pueblo
de Dios debía apurar el cáliz y ser bautizado del bautismo. Los ángeles, fieles a su mi-
sión, seguían velando. Dios no quería que los paganos insultasen su nombre. Se acer-
caba el tiempo en que iba a manifestar su formidable poder y libertar gloriosamente a
sus santos. Por la gloria de su nombre iba a libertar a todos los que pacientemente le ha-
bían esperado y cuyos nombres estaban escritos en el libro.
Se me señaló al fiel Noé. Al desatarse la lluvia y sobrevenir el diluvio, ya Noé y su fa-
milia habían entrado en el arca, y Dios había cerrado la puerta. Noé había advertido
fielmente a los moradores del mundo antediluviano, mientras ellos se mofaban de él y le
escarnecían. Pero cuando las aguas cubrieron la tierra, y uno tras otro los impíos se iban
ahogando, veían el arca de la que tanto se habían burlado, flotando con toda seguridad
sobre las olas, y preservando al fiel Noé y su familia. Análogamente vi que sería liber-
tado el pueblo de Dios que con tanta fidelidad había anunciado al mundo la ira venidera.
Dios no consentiría que los malvados exterminasen a quienes esperaban la trasla-
ción y no se sometían al decreto de la bestia ni recibían su marca. Vi que si a los
malvados se les permitiese exterminar a los santos, Satanás se alegraría, con sus
malignas huestes y todos cuantos odiaban a Dios. Y ¡oh, qué triunfo fuera para su
majestad satánica ejercer en la lucha final potestad sobre los que durante largo
tiempo habían esperado contemplar a quien tanto amaban! Los que se burlaron de
la idea de la ascensión de los santos presenciarán la solicitud de Dios por su pueblo
y contemplarán su gloriosa liberación.
Cuando los santos salieron de las villas y ciudades, los persiguieron los malvados
con intento de matarlos. Pero las espadas levantadas contra el pueblo de Dios se que-
braron y cayeron tan inofensivas como briznas de paja. Los ángeles de Dios escudaron a
Pág. 28
los santos, cuyos clamores, elevados día y noche en súplica de liberación, habían llegado
ante el Señor.
CS:693. Cuando los que honran la ley de Dios hayan sido privados de la protección
de las leyes humanas, empezará en varios países un movimiento simultáneo para
destruirlos. Conforme vaya acercándose el tiempo señalado en el decreto, el pueblo
conspirará para extirpar la secta aborrecida. Se convendrá en dar una noche el golpe
decisivo, que reducirá completamente al silencio la voz disidente y reprensora.
El pueblo de Dios -algunos en las celdas de las cárceles, otros escondidos en ignorados
escondrijos de bosques y montañas- invocan aún la protección divina, mientras que por
todas partes compañías de hombres armados, instigados por legiones de ángeles malos,
se disponen a emprender la obra de muerte. Entonces, en la hora de supremo apuro, es
cuando el Dios de Israel intervendrá para librar a sus escogidos. El Señor dice: "Voso-
tros tendréis canción, como en noche en que se celebra pascua; y alegría de corazón,
como el que va... al monte de Jehová, al Fuerte de Israel. Y Jehová hará oír su voz po-
tente, y hará ver el descender de su brazo, con furor de rostro, y llama de fuego consu-
midor; con dispersión, con avenida, y piedra de granizo." (Isaías 30: 29, 30.)
1T:353-354. Vi que Dios preservará de manera maravillosa a su pueblo durante el tiem-
po de angustia. Así como Jesús oró con toda la agonía de su alma en el huerto, ellos
clamarán con fervor y agonía día y noche para obtener libramiento. Se proclamará el
decreto de que deben despreciar el sábado del cuarto mandamiento, y honrar el
primer día, o perder la vida, Pero ellos no cederán, ni pisotearán el sábado del Se-
ñor para honrar una institución del papado. Los rodearán las huestes de Satanás y
los hombres perversos, para alegrarse de su suerte, porque no parecerá haber para ellos
medio de escapar. Pero en medio de las orgías y el triunfo de aquéllos, se oirá el es-
truendo ensordecedor del trueno más formidable. Los cielos se habrán ennegrecido, y
estarán iluminados únicamente por la deslumbrante y terrible gloria del cielo, cuando
Dios deje oír su voz desde su santa morada.
5T:212-213. "Y en aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está por los
hijos de tu pueblo: y será tiempo de angustia, cual nunca fue después que hubo gente
hasta entonces: mas en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallaren
escritos en el libro." (Dan. 12:1). Cuando llegue ese tiempo de angustia, cada caso se
habrá decidido, ya no habrá tiempo de gracia ni misericordia para el impenitente. El se-
llo del Dios vivo estará sobre su pueblo. Este pequeño remanente, incapaz de defender-
se en el mortífero conflicto con las potestades de la tierra mandadas por la hueste del
dragón, hace de Dios su defensa. Ha sido promulgado por la más alta autoridad te-
rrestre el decreto de que adoren a la bestia y reciban su marca bajo pena de perse-
cución y muerte. ¡Dios ayude entonces a su pueblos porque ¿qué podría hacer sin
su ayuda en un conflicto tan terrible?
Pág. 29
CS:662. Terrible será la crisis a que llegará el mundo. Unidos los poderes de la tierra pa-
ra hacer la guerra a los mandamientos de Dios, decretarán que todos los hombres, "pe-
queños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos" (Apoc. 13:16), se conformen a las
costumbres de la iglesia y observen el falso día de reposo. Todos los que se nieguen a
someterse serán castigados por la autoridad civil, y finalmente se decretará que son
dignos de muerte. Por otra parte, la ley de Dios que impone el día de reposo del
Creador exige obediencia y amenaza con la ira de Dios a los que violen sus precep-
tos.
PR:140-141. Entre los habitantes de la tierra, hay, dispersos en todo país, quienes no han
doblado la rodilla ante Baal. Como las estrellas del cielo, que sólo se ven de noche, es-
tos fieles brillarán cuando las tinieblas cubran la tierra y densa oscuridad los pueblos.
En la pagana África, en las tierras católicas de Europa y de Sudamérica, en la China, en
la India, en las islas del mar y en todos los rincones obscuros de la tierra, Dios tiene en
reserva un firmamento de escogidos que brillarán en medio de las tinieblas para demos-
trar claramente a un mundo apóstata el poder transformador que tiene la obediencia a su
ley. Ahora mismo se están revelando en toda nación, entre toda lengua y pueblo; y
en la hora de la más profunda apostasía, cuando se esté realizando el supremo es-
fuerzo de Satanás para que "todos, . . . pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y
siervos" (Apoc. 13: 16), reciban, so pena de muerte, la señal de lealtad a un falso
día de reposo, estos fieles, "irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin culpa," res-
plandecerán "como luminares en el mundo." (Fil. 2:15). Cuanto más obscura sea la
noche, mayor será el esplendor con que brillarán.
5T:525.
9T:17. Pruebas terribles esperan al pueblo de Dios. El espíritu de guerra agita las nacio-
nes desde un cabo de la tierra hasta el otro. Mas a través del tiempo de angustia que se
avecina -un tiempo de angustia como no lo hubo desde que existe nación,- el pueblo de
Dios permanecerá inconmovible. Satanás y su ejército no podrán destruirlo, porque án-
geles poderosos lo protegerán.
EUD:259. Cuando Jesús salga del lugar santísimo, su Espíritu refrenador se retirará de
los gobernantes y del pueblo. Estos quedarán bajo el dominio de los ángeles malos. En-
tonces, por consejo y dirección de Satanás, se harán leyes tales que, a menos que el
tiempo sea muy corto, no se salvará ninguna carne. 1JT:75 (1859).
Versículo 16. “Y ordenaba que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y
siervos, se les ponga una marca en la mano derecha o en la frente.”
4CBA:1193. El Señor ha señalado claramente el camino a la ciudad de Dios; pero el
gran apóstata ha cambiado la señal colocando una falsa: un día de reposo espurio. Decla-
Pág. 30
ra: "Actuaré en contra de Dios. Daré poder a mi delegado, el hombre de pecado, para
que derribe el monumento conmemorativo de Dios: el día de reposo del séptimo día. Así
mostraré al mundo que el día santificado y bendecido por Dios ha sido cambiado. Ese
día no perdurará en la mente de los hombres. Borraré su recuerdo. Colocaré en su lugar
un día que no tenga las credenciales del cielo, un día que no pueda ser una señal entre
Dios y su pueblo. Haré que la gente que acepta este día le atribuya la santidad que Dios
puso sobre el séptimo día. Me ensalzaré por medio de mi representante. Será ensalzado
el primer día y el mundo protestante recibirá como genuino este falso día de reposo.
Mediante la violación del día de reposo instituido por Dios, haré que se desprecie su ley.
Haré que a mi día de reposo se le apliquen las palabras 'señal entre mí y vuestras genera-
ciones'. Así el mundo llegará a ser mío. Seré gobernante de la tierra, príncipe del mundo.
Controlaré de tal modo las mentes con mi poder, que el sábado de Dios será objeto de
menosprecio. ¿Señal? Haré que la observancia del séptimo día sea una señal de desleal-
tad a las autoridades de la tierra. Las leyes humanas serán tan restrictivas, que los hom-
bres y las mujeres no se atreverán a observar el día de reposo, el séptimo día. Por temor
de que les falten alimentos y vestidos se unirán con el mundo en la transgresión de la ley
de Dios, y la tierra estará completamente bajo mi dominio".
El hombre de pecado ha instituido un falso día de reposo, y el llamado mundo cris-
tiano ha adoptado a este hijo del papado, negándose a obedecer a Dios. Así Satanás
conduce a hombres y mujeres en una dirección opuesta a la ciudad de refugio.
Considerando las multitudes que lo siguen, queda demostrado que Adán y Eva no
son los únicos que han aceptado las palabras del astuto enemigo.
El enemigo de todo lo bueno ha cambiado la señal indicadora, para que señale hacia el
camino de la desobediencia como si fuera la senda de la felicidad. Ha insultado al Señor
negándose a obedecer un "Así dice Jehová". Ha pensado cambiar los tiempos y las leyes
(RH, 17-04-1900).
7CBA:990. [Se cita Apoc. 14:9-10]. Es importante que todos comprendan qué es la
marca de la bestia y cómo pueden escapar de las temibles amenazas de Dios. ¿Por
qué no se interesan los hombres en conocer qué constituye la marca de la bestia y su
imagen? Contrasta directamente con la señal de Dios. [Se cita Éxo. 31:12-17].
La cuestión del día de reposo será el tema de disputa en el gran conflicto en que todo el
mundo tendrá una parte. [Se cita Apoc. 13:4-8, 10.] Todo el capítulo es una revelación
de lo que con seguridad habrá de suceder [se cita Apoc. 13:11, 15-17] (MS 88, 1897).
¿Qué es la marca de la bestia?
Juan fue llamado para que contemplara a un pueblo distinto de los que adoran a la bestia
y a su imagen observando el primer día de la semana. La observancia de ese día es la
marca de la bestia (Carta 31, 1898).
7CBA:961. Toda la sociedad está clasificada en dos grandes clases: los obedientes y los
desobedientes. ¿En cuál de esas clases seremos hallados?
Los que guardan los mandamientos de Dios, los que viven no sólo de pan sino de toda
Pág. 31
palabra que sale de la boca de Dios, componen la iglesia del Dios viviente. Los que
prefieren seguir al anticristo son súbditos del gran apóstata. Alineados bajo la
bandera de Satanás quebrantan la ley de Dios e inducen a otros a quebrantarla. Se
esfuerzan para redactar las leyes de las naciones para que los hombres demuestren
su lealtad a los gobernantes terrenales hollando las leyes del reino de Dios.
Satanás distrae las mentes con cuestiones baladíes, de modo que no tengan una visión
clara y distinta de los asuntos de gran importancia. El enemigo hace planes para en-
trampar al mundo.
El mundo que pretende ser cristiano será el teatro de acciones grandes y decisivas. Los
que tienen autoridad promulgarán leyes para regir la conciencia siguiendo el ejemplo del
papado. Babilonia hará que todas las naciones beban el vino del furor de su fornicación.
Cada nación quedará implicada... [se cita Apoc. 18:3-7] (MS 24, 1891).
Ev:173. Pero cuando la observancia del domingo sea impuesta por la ley, y que el mun-
do sea ilustrado respecto a la obligación del verdadero día de descanso, entonces el que
transgrediere el mandamiento de Dios para obedecer un precepto que no tiene mayor au-
toridad que la de Roma, honrará con ello al papado por encima de Dios: rendirá homena-
je a Roma y al poder que impone la institución establecida por Roma: adorará la bestia y
su imagen. Cuando los hombres rechacen entonces la institución que Dios declaró ser el
signo de su autoridad, y honren en su lugar lo que Roma escogió como signo de su su-
premacía, ellos aceptarán de hecho el signo de la sumisión a Roma, "la marca de la bes-
tia". Y sólo cuando la cuestión haya sido expuesta así a las claras ante los hombres,
y ellos hayan sido llamados a escoger entre los mandamientos de Dios y los man-
damientos de los hombres, será cuando los que perseveren en la transgresión reci-
birán "la marca de la bestia" (CS:502-503. Año 1888).
El cambio del sábado es una señal o marca de la autoridad de la Iglesia Romana. Aque-
llos que, comprendiendo las aseveraciones del cuarto mandamiento, escogen observar el
falso día de descanso en lugar del verdadero, están con ello rindiendo homenaje al único
poder que lo ordena. La marca de la bestia es el día de descanso papal, que ha sido
aceptado por el mundo en lugar del día señalado por Dios.
Nadie hasta ahora ha recibido la marca de la bestia. El tiempo de prueba no ha
llegado aún. Hay cristianos verdaderos en todas las iglesias, sin exceptuar la comuni-
dad católica romana. Nadie es condenado hasta que haya tenido la luz y haya visto la
obligación del cuarto mandamiento. Pero cuando se ponga en vigencia el decreto que
ordena falsificar el sábado, y el fuerte clamor del tercer ángel amoneste a los hom-
bres contra la adoración de la bestia y su imagen, se trazará claramente la línea en-
tre lo falso y lo verdadero. Entonces los que continúen aún en transgresión recibi-
rán la marca de la bestia.
Con pasos rápidos nos aproximamos a este período. Cuando las iglesias protestantes se
unan con el poder secular para sostener una falsa religión, a la cual se opusieron sus an-
tepasados soportando la más terrible persecución, entonces el día de descanso papal será
hecho obligatorio por la autoridad combinada de la iglesia y el estado. Habrá una apos-
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12
Ministerio Palmoni
 
Comentario de EGW - Apocalipsis 14
Comentario de EGW - Apocalipsis 14Comentario de EGW - Apocalipsis 14
Comentario de EGW - Apocalipsis 14
Ministerio Palmoni
 
Estudio Profundo Sobre El Anticristo
Estudio Profundo Sobre El AnticristoEstudio Profundo Sobre El Anticristo
Estudio Profundo Sobre El Anticristo
Falconeris Guerra Teran
 
E6 El Rapto y Los Tres Juicios
E6 El Rapto y Los Tres JuiciosE6 El Rapto y Los Tres Juicios
E6 El Rapto y Los Tres Juicios
Luis García Llerena
 
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 14
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 14Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 14
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 14
Ministerio Palmoni
 
Las bodas del Cordero capítulo 19.
Las bodas  del Cordero capítulo 19.Las bodas  del Cordero capítulo 19.
Las bodas del Cordero capítulo 19.
institutoslr
 
Profecía 70 semanas de Daniel
Profecía 70 semanas de DanielProfecía 70 semanas de Daniel
Profecía 70 semanas de Daniel
Jorge Mario Alvarez Restrepo
 
12 siete iglesias apocalipsis
12 siete iglesias apocalipsis12 siete iglesias apocalipsis
12 siete iglesias apocalipsis
chucho1943
 
estudio sobre la Santa cena 1
estudio sobre la Santa cena 1estudio sobre la Santa cena 1
estudio sobre la Santa cena 1
JOSE GARCIA PERALTA
 
El rapto de la iglesia
El rapto de la iglesiaEl rapto de la iglesia
El rapto de la iglesia
jhon castro
 
Las 70 semanas de Daniel
Las 70 semanas de DanielLas 70 semanas de Daniel
Las 70 semanas de Daniel
PastorSapper
 
Comentario de EGW - Apocalipsis 6
Comentario de EGW - Apocalipsis 6Comentario de EGW - Apocalipsis 6
Comentario de EGW - Apocalipsis 6
Ministerio Palmoni
 
22/28 “El Misterio De Babilonia La Gran Ramera” SEMINARIO DE ESTUDIO DE APOCA...
22/28 “El Misterio De Babilonia La Gran Ramera” SEMINARIO DE ESTUDIO DE APOCA...22/28 “El Misterio De Babilonia La Gran Ramera” SEMINARIO DE ESTUDIO DE APOCA...
22/28 “El Misterio De Babilonia La Gran Ramera” SEMINARIO DE ESTUDIO DE APOCA...
MINISTERIO HNO. PIO
 
Comentario de EGW - Apocalipsis 7
Comentario de EGW - Apocalipsis 7Comentario de EGW - Apocalipsis 7
Comentario de EGW - Apocalipsis 7
Ministerio Palmoni
 
Dios condena la adivinación, el agorero, el sortílego, el hechicero, el mago ...
Dios condena la adivinación, el agorero, el sortílego, el hechicero, el mago ...Dios condena la adivinación, el agorero, el sortílego, el hechicero, el mago ...
Dios condena la adivinación, el agorero, el sortílego, el hechicero, el mago ...
Iglesia Cristiana Casa de Júbilo y Consagración
 
Las 7 plagas postreras
Las 7 plagas postrerasLas 7 plagas postreras
Las 7 plagas postreras
Luis Alfredo Morales Pérez
 
La disciplina en la iglesia
La disciplina en la iglesiaLa disciplina en la iglesia
La disciplina en la iglesia
Josue Gallegos
 
Las siete copas del Apocalipsis
Las siete copas del ApocalipsisLas siete copas del Apocalipsis
Las siete copas del Apocalipsis
Montse de Paz
 
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Ministerio Palmoni
 
Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18
Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18
Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18
Ministerio Palmoni
 

La actualidad más candente (20)

Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12
 
Comentario de EGW - Apocalipsis 14
Comentario de EGW - Apocalipsis 14Comentario de EGW - Apocalipsis 14
Comentario de EGW - Apocalipsis 14
 
Estudio Profundo Sobre El Anticristo
Estudio Profundo Sobre El AnticristoEstudio Profundo Sobre El Anticristo
Estudio Profundo Sobre El Anticristo
 
E6 El Rapto y Los Tres Juicios
E6 El Rapto y Los Tres JuiciosE6 El Rapto y Los Tres Juicios
E6 El Rapto y Los Tres Juicios
 
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 14
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 14Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 14
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 14
 
Las bodas del Cordero capítulo 19.
Las bodas  del Cordero capítulo 19.Las bodas  del Cordero capítulo 19.
Las bodas del Cordero capítulo 19.
 
Profecía 70 semanas de Daniel
Profecía 70 semanas de DanielProfecía 70 semanas de Daniel
Profecía 70 semanas de Daniel
 
12 siete iglesias apocalipsis
12 siete iglesias apocalipsis12 siete iglesias apocalipsis
12 siete iglesias apocalipsis
 
estudio sobre la Santa cena 1
estudio sobre la Santa cena 1estudio sobre la Santa cena 1
estudio sobre la Santa cena 1
 
El rapto de la iglesia
El rapto de la iglesiaEl rapto de la iglesia
El rapto de la iglesia
 
Las 70 semanas de Daniel
Las 70 semanas de DanielLas 70 semanas de Daniel
Las 70 semanas de Daniel
 
Comentario de EGW - Apocalipsis 6
Comentario de EGW - Apocalipsis 6Comentario de EGW - Apocalipsis 6
Comentario de EGW - Apocalipsis 6
 
22/28 “El Misterio De Babilonia La Gran Ramera” SEMINARIO DE ESTUDIO DE APOCA...
22/28 “El Misterio De Babilonia La Gran Ramera” SEMINARIO DE ESTUDIO DE APOCA...22/28 “El Misterio De Babilonia La Gran Ramera” SEMINARIO DE ESTUDIO DE APOCA...
22/28 “El Misterio De Babilonia La Gran Ramera” SEMINARIO DE ESTUDIO DE APOCA...
 
Comentario de EGW - Apocalipsis 7
Comentario de EGW - Apocalipsis 7Comentario de EGW - Apocalipsis 7
Comentario de EGW - Apocalipsis 7
 
Dios condena la adivinación, el agorero, el sortílego, el hechicero, el mago ...
Dios condena la adivinación, el agorero, el sortílego, el hechicero, el mago ...Dios condena la adivinación, el agorero, el sortílego, el hechicero, el mago ...
Dios condena la adivinación, el agorero, el sortílego, el hechicero, el mago ...
 
Las 7 plagas postreras
Las 7 plagas postrerasLas 7 plagas postreras
Las 7 plagas postreras
 
La disciplina en la iglesia
La disciplina en la iglesiaLa disciplina en la iglesia
La disciplina en la iglesia
 
Las siete copas del Apocalipsis
Las siete copas del ApocalipsisLas siete copas del Apocalipsis
Las siete copas del Apocalipsis
 
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13
 
Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18
Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18
Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18
 

Similar a Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13

Las bestias de apocalipsis 13
Las bestias de apocalipsis 13Las bestias de apocalipsis 13
Las bestias de apocalipsis 13
dannys quintero
 
Historia y-profecia-mundial
Historia y-profecia-mundialHistoria y-profecia-mundial
Historia y-profecia-mundial
Iglesia Jesucristo Es La Roca de Salvación
 
Glosario De TéRminos ProféTicos
Glosario De TéRminos ProféTicosGlosario De TéRminos ProféTicos
Glosario De TéRminos ProféTicos
Jose Otero
 
J.49. el-postmilenialismo_y_el_amilenialismo
J.49.  el-postmilenialismo_y_el_amilenialismoJ.49.  el-postmilenialismo_y_el_amilenialismo
J.49. el-postmilenialismo_y_el_amilenialismo
IBE Callao
 
19 La Marca De La Bestia Y La UnióN De Las Iglesias
19 La Marca De La Bestia Y La UnióN De Las Iglesias19 La Marca De La Bestia Y La UnióN De Las Iglesias
19 La Marca De La Bestia Y La UnióN De Las Iglesias
Joe Roberts
 
20/28 “La Marca De La Bestia Y La Unión De Las Iglesias” SEMINARIO DE ESTUDIO...
20/28 “La Marca De La Bestia Y La Unión De Las Iglesias” SEMINARIO DE ESTUDIO...20/28 “La Marca De La Bestia Y La Unión De Las Iglesias” SEMINARIO DE ESTUDIO...
20/28 “La Marca De La Bestia Y La Unión De Las Iglesias” SEMINARIO DE ESTUDIO...
MINISTERIO HNO. PIO
 
Apocalipsis 13 Las dos bestias de apocalipsis
Apocalipsis 13  Las dos bestias de apocalipsisApocalipsis 13  Las dos bestias de apocalipsis
Apocalipsis 13 Las dos bestias de apocalipsis
asociacion
 
2023t212.pptx
2023t212.pptx2023t212.pptx
2023t212.pptx
Ever Favic
 
6 la cercan a de la ley dominical.
6 la cercan a de la ley dominical.6 la cercan a de la ley dominical.
6 la cercan a de la ley dominical.
ebailon
 
3 la cercanía de la ley dominical.
3 la cercanía de la ley dominical.3 la cercanía de la ley dominical.
3 la cercanía de la ley dominical.
Emmanuel Vallejos
 
11 siete plagas ap 15 16
11 siete plagas ap 15 1611 siete plagas ap 15 16
11 siete plagas ap 15 16
chucho1943
 
3 Las siete obras de Dios y las 7 del diablo
3 Las siete obras de Dios y las 7 del diablo3 Las siete obras de Dios y las 7 del diablo
3 Las siete obras de Dios y las 7 del diablo
ebailon
 
Conflicto de los siglos ismari
Conflicto de los siglos ismariConflicto de los siglos ismari
Conflicto de los siglos ismari
riveroli01
 
Características que identifican al Papado como la Bestia 2
Características que identifican al Papado como la Bestia 2Características que identifican al Papado como la Bestia 2
Características que identifican al Papado como la Bestia 2
Descargas Adventista
 
Tema 7 EL ULTIMO ATAQUE DEL DRAGON CONTRA EL PUEBLO DE DIOS QUE GUARDA LOS MA...
Tema 7 EL ULTIMO ATAQUE DEL DRAGON CONTRA EL PUEBLO DE DIOS QUE GUARDA LOS MA...Tema 7 EL ULTIMO ATAQUE DEL DRAGON CONTRA EL PUEBLO DE DIOS QUE GUARDA LOS MA...
Tema 7 EL ULTIMO ATAQUE DEL DRAGON CONTRA EL PUEBLO DE DIOS QUE GUARDA LOS MA...
asociacion
 
Lección 6 | Juveniles | El poder echa a perder | Escuela Sabática Menores
Lección 6 | Juveniles | El poder echa a perder | Escuela Sabática MenoresLección 6 | Juveniles | El poder echa a perder | Escuela Sabática Menores
Lección 6 | Juveniles | El poder echa a perder | Escuela Sabática Menores
jespadill
 
UN ANTICIPO DEL ARMAGEDON
UN ANTICIPO DEL ARMAGEDONUN ANTICIPO DEL ARMAGEDON
UN ANTICIPO DEL ARMAGEDON
Emmanuel Vallejos
 
Entrega junio 16
Entrega junio 16Entrega junio 16
Entrega junio 16
Misael Sanchez
 
TIEMPO DE ANGUSTIA O PEQUEÑO TIEMPO DE PERSECUSION.ppt
TIEMPO DE ANGUSTIA O PEQUEÑO TIEMPO DE PERSECUSION.pptTIEMPO DE ANGUSTIA O PEQUEÑO TIEMPO DE PERSECUSION.ppt
TIEMPO DE ANGUSTIA O PEQUEÑO TIEMPO DE PERSECUSION.ppt
MarentesBohorquez
 
E8 El Milenio y el Estado Eterno
E8 El Milenio y el Estado EternoE8 El Milenio y el Estado Eterno
E8 El Milenio y el Estado Eterno
Luis García Llerena
 

Similar a Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13 (20)

Las bestias de apocalipsis 13
Las bestias de apocalipsis 13Las bestias de apocalipsis 13
Las bestias de apocalipsis 13
 
Historia y-profecia-mundial
Historia y-profecia-mundialHistoria y-profecia-mundial
Historia y-profecia-mundial
 
Glosario De TéRminos ProféTicos
Glosario De TéRminos ProféTicosGlosario De TéRminos ProféTicos
Glosario De TéRminos ProféTicos
 
J.49. el-postmilenialismo_y_el_amilenialismo
J.49.  el-postmilenialismo_y_el_amilenialismoJ.49.  el-postmilenialismo_y_el_amilenialismo
J.49. el-postmilenialismo_y_el_amilenialismo
 
19 La Marca De La Bestia Y La UnióN De Las Iglesias
19 La Marca De La Bestia Y La UnióN De Las Iglesias19 La Marca De La Bestia Y La UnióN De Las Iglesias
19 La Marca De La Bestia Y La UnióN De Las Iglesias
 
20/28 “La Marca De La Bestia Y La Unión De Las Iglesias” SEMINARIO DE ESTUDIO...
20/28 “La Marca De La Bestia Y La Unión De Las Iglesias” SEMINARIO DE ESTUDIO...20/28 “La Marca De La Bestia Y La Unión De Las Iglesias” SEMINARIO DE ESTUDIO...
20/28 “La Marca De La Bestia Y La Unión De Las Iglesias” SEMINARIO DE ESTUDIO...
 
Apocalipsis 13 Las dos bestias de apocalipsis
Apocalipsis 13  Las dos bestias de apocalipsisApocalipsis 13  Las dos bestias de apocalipsis
Apocalipsis 13 Las dos bestias de apocalipsis
 
2023t212.pptx
2023t212.pptx2023t212.pptx
2023t212.pptx
 
6 la cercan a de la ley dominical.
6 la cercan a de la ley dominical.6 la cercan a de la ley dominical.
6 la cercan a de la ley dominical.
 
3 la cercanía de la ley dominical.
3 la cercanía de la ley dominical.3 la cercanía de la ley dominical.
3 la cercanía de la ley dominical.
 
11 siete plagas ap 15 16
11 siete plagas ap 15 1611 siete plagas ap 15 16
11 siete plagas ap 15 16
 
3 Las siete obras de Dios y las 7 del diablo
3 Las siete obras de Dios y las 7 del diablo3 Las siete obras de Dios y las 7 del diablo
3 Las siete obras de Dios y las 7 del diablo
 
Conflicto de los siglos ismari
Conflicto de los siglos ismariConflicto de los siglos ismari
Conflicto de los siglos ismari
 
Características que identifican al Papado como la Bestia 2
Características que identifican al Papado como la Bestia 2Características que identifican al Papado como la Bestia 2
Características que identifican al Papado como la Bestia 2
 
Tema 7 EL ULTIMO ATAQUE DEL DRAGON CONTRA EL PUEBLO DE DIOS QUE GUARDA LOS MA...
Tema 7 EL ULTIMO ATAQUE DEL DRAGON CONTRA EL PUEBLO DE DIOS QUE GUARDA LOS MA...Tema 7 EL ULTIMO ATAQUE DEL DRAGON CONTRA EL PUEBLO DE DIOS QUE GUARDA LOS MA...
Tema 7 EL ULTIMO ATAQUE DEL DRAGON CONTRA EL PUEBLO DE DIOS QUE GUARDA LOS MA...
 
Lección 6 | Juveniles | El poder echa a perder | Escuela Sabática Menores
Lección 6 | Juveniles | El poder echa a perder | Escuela Sabática MenoresLección 6 | Juveniles | El poder echa a perder | Escuela Sabática Menores
Lección 6 | Juveniles | El poder echa a perder | Escuela Sabática Menores
 
UN ANTICIPO DEL ARMAGEDON
UN ANTICIPO DEL ARMAGEDONUN ANTICIPO DEL ARMAGEDON
UN ANTICIPO DEL ARMAGEDON
 
Entrega junio 16
Entrega junio 16Entrega junio 16
Entrega junio 16
 
TIEMPO DE ANGUSTIA O PEQUEÑO TIEMPO DE PERSECUSION.ppt
TIEMPO DE ANGUSTIA O PEQUEÑO TIEMPO DE PERSECUSION.pptTIEMPO DE ANGUSTIA O PEQUEÑO TIEMPO DE PERSECUSION.ppt
TIEMPO DE ANGUSTIA O PEQUEÑO TIEMPO DE PERSECUSION.ppt
 
E8 El Milenio y el Estado Eterno
E8 El Milenio y el Estado EternoE8 El Milenio y el Estado Eterno
E8 El Milenio y el Estado Eterno
 

Más de Ministerio Palmoni

La Ley de Dios - El Primer Mandamiento (4to Estudio).pdf
La Ley de Dios - El Primer Mandamiento (4to Estudio).pdfLa Ley de Dios - El Primer Mandamiento (4to Estudio).pdf
La Ley de Dios - El Primer Mandamiento (4to Estudio).pdf
Ministerio Palmoni
 
La Ley de Dios - La Ley y el Cielo (3er Estudio).pdf
La Ley de Dios - La Ley y el Cielo (3er Estudio).pdfLa Ley de Dios - La Ley y el Cielo (3er Estudio).pdf
La Ley de Dios - La Ley y el Cielo (3er Estudio).pdf
Ministerio Palmoni
 
La Ley de Dios - La Ley y el Edén (2do Estudio).pdf
La Ley de Dios - La Ley y el Edén (2do Estudio).pdfLa Ley de Dios - La Ley y el Edén (2do Estudio).pdf
La Ley de Dios - La Ley y el Edén (2do Estudio).pdf
Ministerio Palmoni
 
La Ley de Dios - El Pecado (1er Estudio).pdf
La Ley de Dios - El Pecado (1er Estudio).pdfLa Ley de Dios - El Pecado (1er Estudio).pdf
La Ley de Dios - El Pecado (1er Estudio).pdf
Ministerio Palmoni
 
Regla IV (5to Estudio) - Las Reglas de Miller
Regla IV (5to Estudio) - Las Reglas de Miller  Regla IV (5to Estudio) - Las Reglas de Miller
Regla IV (5to Estudio) - Las Reglas de Miller
Ministerio Palmoni
 
Las Reglas de Miller - Regla I (2do Estudio) Presentación
Las Reglas de Miller - Regla I (2do Estudio) PresentaciónLas Reglas de Miller - Regla I (2do Estudio) Presentación
Las Reglas de Miller - Regla I (2do Estudio) Presentación
Ministerio Palmoni
 
Profecía | Las Reglas de Miller – Regla I (2do Estudio)
Profecía | Las Reglas de Miller – Regla I (2do Estudio)Profecía | Las Reglas de Miller – Regla I (2do Estudio)
Profecía | Las Reglas de Miller – Regla I (2do Estudio)
Ministerio Palmoni
 
Profecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio) - Presentación
Profecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio) - PresentaciónProfecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio) - Presentación
Profecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio) - Presentación
Ministerio Palmoni
 
Profecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio)
Profecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio)Profecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio)
Profecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio)
Ministerio Palmoni
 
Profecía | Paralelo entre 1840 y 911 - Línea Millerita (1er Estudio)
Profecía | Paralelo entre 1840 y 911 - Línea Millerita (1er Estudio)Profecía | Paralelo entre 1840 y 911 - Línea Millerita (1er Estudio)
Profecía | Paralelo entre 1840 y 911 - Línea Millerita (1er Estudio)
Ministerio Palmoni
 
Profecía | Elena G. White – Daniel 9
Profecía | Elena G. White – Daniel 9Profecía | Elena G. White – Daniel 9
Profecía | Elena G. White – Daniel 9
Ministerio Palmoni
 
Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 36 al 39 (8vo Estudio)
Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 36 al 39 (8vo Estudio)Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 36 al 39 (8vo Estudio)
Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 36 al 39 (8vo Estudio)
Ministerio Palmoni
 
Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 32 al 35 (7mo Estudio)
Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 32 al 35 (7mo Estudio)Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 32 al 35 (7mo Estudio)
Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 32 al 35 (7mo Estudio)
Ministerio Palmoni
 
Profecía | Patrón Profético - Mensaje de Consecuencias Eternas (7mo Estudio)
Profecía | Patrón Profético - Mensaje de Consecuencias Eternas (7mo Estudio)Profecía | Patrón Profético - Mensaje de Consecuencias Eternas (7mo Estudio)
Profecía | Patrón Profético - Mensaje de Consecuencias Eternas (7mo Estudio)
Ministerio Palmoni
 
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 15
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 15Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 15
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 15
Ministerio Palmoni
 
Profecía | Elena G. White - Daniel 6
Profecía | Elena G. White - Daniel 6Profecía | Elena G. White - Daniel 6
Profecía | Elena G. White - Daniel 6
Ministerio Palmoni
 
Profecía | La Importancia de la Profecía
Profecía | La Importancia de la ProfecíaProfecía | La Importancia de la Profecía
Profecía | La Importancia de la Profecía
Ministerio Palmoni
 
Profecía - Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio)
Profecía - Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio)Profecía - Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio)
Profecía - Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio)
Ministerio Palmoni
 
Profecías | Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio) - Prese...
Profecías | Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio) - Prese...Profecías | Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio) - Prese...
Profecías | Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio) - Prese...
Ministerio Palmoni
 
Profecía | Elena G. White - Daniel 5
Profecía | Elena G. White - Daniel 5Profecía | Elena G. White - Daniel 5
Profecía | Elena G. White - Daniel 5
Ministerio Palmoni
 

Más de Ministerio Palmoni (20)

La Ley de Dios - El Primer Mandamiento (4to Estudio).pdf
La Ley de Dios - El Primer Mandamiento (4to Estudio).pdfLa Ley de Dios - El Primer Mandamiento (4to Estudio).pdf
La Ley de Dios - El Primer Mandamiento (4to Estudio).pdf
 
La Ley de Dios - La Ley y el Cielo (3er Estudio).pdf
La Ley de Dios - La Ley y el Cielo (3er Estudio).pdfLa Ley de Dios - La Ley y el Cielo (3er Estudio).pdf
La Ley de Dios - La Ley y el Cielo (3er Estudio).pdf
 
La Ley de Dios - La Ley y el Edén (2do Estudio).pdf
La Ley de Dios - La Ley y el Edén (2do Estudio).pdfLa Ley de Dios - La Ley y el Edén (2do Estudio).pdf
La Ley de Dios - La Ley y el Edén (2do Estudio).pdf
 
La Ley de Dios - El Pecado (1er Estudio).pdf
La Ley de Dios - El Pecado (1er Estudio).pdfLa Ley de Dios - El Pecado (1er Estudio).pdf
La Ley de Dios - El Pecado (1er Estudio).pdf
 
Regla IV (5to Estudio) - Las Reglas de Miller
Regla IV (5to Estudio) - Las Reglas de Miller  Regla IV (5to Estudio) - Las Reglas de Miller
Regla IV (5to Estudio) - Las Reglas de Miller
 
Las Reglas de Miller - Regla I (2do Estudio) Presentación
Las Reglas de Miller - Regla I (2do Estudio) PresentaciónLas Reglas de Miller - Regla I (2do Estudio) Presentación
Las Reglas de Miller - Regla I (2do Estudio) Presentación
 
Profecía | Las Reglas de Miller – Regla I (2do Estudio)
Profecía | Las Reglas de Miller – Regla I (2do Estudio)Profecía | Las Reglas de Miller – Regla I (2do Estudio)
Profecía | Las Reglas de Miller – Regla I (2do Estudio)
 
Profecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio) - Presentación
Profecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio) - PresentaciónProfecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio) - Presentación
Profecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio) - Presentación
 
Profecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio)
Profecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio)Profecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio)
Profecía | Las Reglas de Miller - Introducción (1er Estudio)
 
Profecía | Paralelo entre 1840 y 911 - Línea Millerita (1er Estudio)
Profecía | Paralelo entre 1840 y 911 - Línea Millerita (1er Estudio)Profecía | Paralelo entre 1840 y 911 - Línea Millerita (1er Estudio)
Profecía | Paralelo entre 1840 y 911 - Línea Millerita (1er Estudio)
 
Profecía | Elena G. White – Daniel 9
Profecía | Elena G. White – Daniel 9Profecía | Elena G. White – Daniel 9
Profecía | Elena G. White – Daniel 9
 
Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 36 al 39 (8vo Estudio)
Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 36 al 39 (8vo Estudio)Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 36 al 39 (8vo Estudio)
Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 36 al 39 (8vo Estudio)
 
Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 32 al 35 (7mo Estudio)
Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 32 al 35 (7mo Estudio)Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 32 al 35 (7mo Estudio)
Daniel 11 | Rey del Norte y Rey del Sur - Versículos 32 al 35 (7mo Estudio)
 
Profecía | Patrón Profético - Mensaje de Consecuencias Eternas (7mo Estudio)
Profecía | Patrón Profético - Mensaje de Consecuencias Eternas (7mo Estudio)Profecía | Patrón Profético - Mensaje de Consecuencias Eternas (7mo Estudio)
Profecía | Patrón Profético - Mensaje de Consecuencias Eternas (7mo Estudio)
 
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 15
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 15Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 15
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 15
 
Profecía | Elena G. White - Daniel 6
Profecía | Elena G. White - Daniel 6Profecía | Elena G. White - Daniel 6
Profecía | Elena G. White - Daniel 6
 
Profecía | La Importancia de la Profecía
Profecía | La Importancia de la ProfecíaProfecía | La Importancia de la Profecía
Profecía | La Importancia de la Profecía
 
Profecía - Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio)
Profecía - Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio)Profecía - Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio)
Profecía - Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio)
 
Profecías | Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio) - Prese...
Profecías | Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio) - Prese...Profecías | Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio) - Prese...
Profecías | Las Siete Trompetas - Los Hijos del Oriente (2do Estudio) - Prese...
 
Profecía | Elena G. White - Daniel 5
Profecía | Elena G. White - Daniel 5Profecía | Elena G. White - Daniel 5
Profecía | Elena G. White - Daniel 5
 

Último

MI ESTRELLA EMOCIONAL Y AUTOESTIMA, AUTOCONOCIMIENTO
MI ESTRELLA EMOCIONAL Y AUTOESTIMA, AUTOCONOCIMIENTOMI ESTRELLA EMOCIONAL Y AUTOESTIMA, AUTOCONOCIMIENTO
MI ESTRELLA EMOCIONAL Y AUTOESTIMA, AUTOCONOCIMIENTO
MaribelPatioLindado
 
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
JOSE GARCIA PERALTA
 
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
Anahicabanillas
 
Chakras y pranayama de la práctica de yoga
Chakras y pranayama de la práctica de yogaChakras y pranayama de la práctica de yoga
Chakras y pranayama de la práctica de yoga
Georshya
 
El Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.ppt
El Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.pptEl Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.ppt
El Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.ppt
colotordocmartinez
 
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
JavierFPachecoP
 
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño libritoLa Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
Oscar M Briones- Silva
 
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdfFrancis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Oscar M Briones- Silva
 
LES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffff
LES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffffLES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffff
LES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffff
MaryQuirozChiquin
 
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
62 El Milenio 23.08.17              .pdf62 El Milenio 23.08.17              .pdf
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
FedericoSalvadorWads1
 
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptxDIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
jenune
 

Último (11)

MI ESTRELLA EMOCIONAL Y AUTOESTIMA, AUTOCONOCIMIENTO
MI ESTRELLA EMOCIONAL Y AUTOESTIMA, AUTOCONOCIMIENTOMI ESTRELLA EMOCIONAL Y AUTOESTIMA, AUTOCONOCIMIENTO
MI ESTRELLA EMOCIONAL Y AUTOESTIMA, AUTOCONOCIMIENTO
 
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
 
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
 
Chakras y pranayama de la práctica de yoga
Chakras y pranayama de la práctica de yogaChakras y pranayama de la práctica de yoga
Chakras y pranayama de la práctica de yoga
 
El Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.ppt
El Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.pptEl Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.ppt
El Evangelismo Relacional un método para la evangelizacion.ppt
 
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
 
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño libritoLa Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
 
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdfFrancis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
 
LES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffff
LES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffffLES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffff
LES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffff
 
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
62 El Milenio 23.08.17              .pdf62 El Milenio 23.08.17              .pdf
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
 
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptxDIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
 

Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 13

  • 1. Pág. 1 Apocalipsis Capítulo 13 El Leopardo y la Bestia de Dos Cuernos El Señor del cielo permite que el mundo escoja a quien tendrá por gobernante. Lean to- dos cuidadosamente el capítulo trece de Revelación, pues concierne a todo agente hu- mano, grande y pequeño. Todo ser humano debe tomar algún partido, ya sea por el Dios verdadero y viviente, quien ha dado al mundo el memorial de la creación en el sábado séptimo día, o por un falso sábado instituido por hombres que se han exaltado por en- cima de todo lo que se llama Dios o que es objeto de adoración, quienes han asumido los atributos de Satanás al oprimir a los leales y honestos que guardan los mandamientos de Dios. Este poder perseguidor impondrá la adoración de la bestia al insistir en la obser- vancia del sábado falso (el domingo) que él ha instituido. Es así como él blasfema a Dios, “sentándose en el templo de Dios, mostrándose como si él fuera Dios” [2 Tes. 2:4]. 14ML:91-92. El capítulo trece de Revelación presenta un poderío que habrá de asumir prominencia en los últimos días. Entiendan todos que fue Cristo, el Capitán de los ejérci- tos del Señor, quien dio estas visiones a Juan. Cristo vino en persona a la solitaria isla de Patmos, y mostró a Juan las cosas que serían, [cosas] que eran de la más alta importancia para Su pueblo. (Él [Jesús] veló su propia gloria.) Este mensaje ha de llegar al pueblo de Dios, directo, sonoro, y limpio de toda mezcla de sabiduría y tradición humana. 18ML:33. Versículo 1. “Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía sie- te cabezas y diez cuernos. Sobre sus cuernos diez diademas, y sobre sus cabezas nom- bres de blasfemia”. CS:492. En el capítulo 13 (versículos 1-10, V.M.), se describe otra bestia, "parecida a un leopardo," a la cual el dragón dio "su poder y su trono, y grande autoridad." Este símbolo, como lo han creído la mayoría de los protestantes, representa al pa- pado, el cual heredó el poder y la autoridad del antiguo Imperio Romano. Se dice de la bestia parecida a un leopardo: "Le fue dada una boca que hablaba cosas grandes, y blasfemias.... Y abrió su boca para decir blasfemias contra Dios, para blasfemar su nombre, y su tabernáculo, y a los que habitan en el cielo. Y le fue permitido hacer guerra contra los santos, y vencerlos: y le fue dada autoridad sobre toda tribu, y pueblo, y len- gua, y nación." Esta profecía, que es casi la misma que la descripción del cuerno peque- ño en Daniel 7, se refiere sin duda al papado. CS:498. "La bestia" mencionada en este mensaje, cuya adoración es impuesta por
  • 2. Pág. 2 la bestia de dos cuernos, es la primera bestia, o sea la bestia semejante a un leopar- do, de Apocalipsis 13, el papado. La "imagen de la bestia" representa la forma de pro- testantismo apóstata que se desarrollará cuando las iglesias protestantes busquen la ayu- da del poder civil para la imposición de sus dogmas. Queda aún por definir lo que es "la marca de la bestia." Versículo 2. “La bestia que vi era semejante a un leopardo, sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder, su trono y gran autoridad.” CS:64. El papado había llegado a ejercer su despotismo sobre el mundo. Reyes y emperadores acataban los decretos del pontífice romano. El destino de los hombres, en este tiempo y para la eternidad, parecía depender de su albedrío. Por centenares de años las doctrinas de Roma habían sido extensa e implícitamente recibidas, sus ritos cumplidos con reverencia y observadas sus fiestas por la generalidad. Su clero era col- mado de honores y sostenido con liberalidad. Nunca desde entonces ha alcanzado Roma tan grande dignidad, magnificencia, ni poder. Versículo 3. “Una de sus cabezas parecía herida de muerte, pero su herida mortal fue sa- nada. Y toda la tierra se maravilló, y siguió a la bestia.” CS:492. "Le fue dada autoridad para hacer sus obras cuarenta y dos meses." Y dice el profeta: "Vi una de sus cabezas como si hubiese sido herida de muerte." Y además: "Si alguno lleva en cautiverio, al cautiverio irá; si alguno mata con espada, es preciso que él sea muerto a espada." Los cuarenta y dos meses son lo mismo que "un tiempo, y dos tiempos, y la mitad de un tiempo," tres años y medio, o 1.260 días de Daniel 7, el tiempo durante el cual el poder papal debía oprimir al pueblo de Dios. Este período, como fue indicado en capítulos anteriores, empezó con la supremacía del papado, en el año 538 de J. C., y terminó en 1798. Entonces, el papa fue hecho prisionero por el ejér- cito francés, el poder papal recibió su golpe mortal y quedó cumplida la predicción: "Si alguno lleva en cautiverio, al cautiverio irá." CS:636. La influencia de Roma en los países que en otro tiempo reconocían su do- minio, dista mucho de haber sido destruida. Y la profecía predice la restauración de su poder. "Y vi una de sus cabezas como si hubiese sido herida de muerte; y su heri- da mortal fue sanada; y toda la tierra maravillóse, yendo en pos de la bestia." (Verso 3). La herida mortal que le fue ocasionada se refiere a la caída del papado en 1798. Después de eso, dice el profeta, "su herida mortal fue sanada; y toda la tierra maravillóse, yendo en pos de la bestia." San Pablo dice claramente que el hombre de pecado subsistirá hasta el segundo advenimiento. (2 Tes. 2:8). Proseguirá su obra de engaño hasta el mismo fin del tiempo, y el revelador declara refiriéndose también al papado: "Todos los que moran en la tierra le adoraron, cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida." (Apoc. 13:8). Tanto en el Viejo como en el Nuevo Mundo se le tributará homenaje al papado
  • 3. Pág. 3 por medio del honor que se conferirá a la institución del domingo, la cual descansa úni- camente sobre la autoridad de la iglesia romana. 7CBA:988. Estamos viviendo en un período solemne de la historia de esta tierra. El gran conflicto está justamente frente a nosotros. Vemos al mundo corrompido bajo sus habitantes. El hombre de pecado ha obrado con maravillosa perseverancia para en- salzar el día de reposo espurio, y el desleal mundo protestante se ha maravillado en pos de la bestia, y a la obediencia al día de reposo instituido por Jehová lo ha lla- mado deslealtad a las leyes de las naciones. Los reinos se han aliado para sostener la institución de un falso día de reposo que no tiene la autoridad de una sola palabra de los oráculos de Dios (RH, 06-02-1900). 6T:14. Satanás está haciendo activamente sus planes para el postrer gran conflicto, en el que todos tomarán posiciones. Después que el Evangelio se ha venido proclamando en el mundo durante casi dos mil años, Satanás presenta todavía a los hombres y mujeres la misma escena que presentó a Cristo. En forma prodigiosa despliega ante ellos los reinos de este mundo en su gloria. Los promete a todos los que quieran postrarse y adorarle. Así trata de poner a los hombres bajo su dominio. Satanás está obrando con suma intensidad para presentarse como Dios, y para des- truir a todos los que se oponen a su poder. Y hoy el mundo se está postrando de- lante de él. Se recibe su poder como poder de Dios. Se está cumpliendo la profecía del Apocalipsis, de que "se maravilló toda la tierra en pos de la bestia." (Apoc. 13:3). Versículo 4. “Y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: "¿Quién es como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?" CS:64. La institución bíblica de la Cena del Señor fue substituida por el sacrificio idolá- trico de la misa. Los sacerdotes papales aseveraban que con sus palabras podían conver- tir el pan y el vino en "el cuerpo y sangre verdaderos de Cristo." (Cardenal Wiseman, The Real Presence, Confer. 8, sec. 3, párr. 26.) Con blasfema presunción se arrogaban el poder de crear a Dios, Creador de todo. Se les obligaba a los cristianos, so pena de muer- te, a confesar su fe en esta horrible herejía que afrentaba al cielo. Muchísimos que se ne- garon a ello fueron entregados a las llamas. Versículo 5. “Y le fue dada una boca que hablaba palabras arrogantes y blasfemias, y le fue dada autoridad de obrar durante 42 meses.” CS:309-310. Los "cuarenta y dos meses" y los "mil doscientos sesenta días" desig- nan el mismo plazo, o sea el tiempo durante el cual la iglesia de Cristo iba a sufrir bajo la opresión de Roma. Los 1260 años del dominio temporal del papa comenza- ron en el año 538 d.C. y debían terminar en 1798 (Véase el Apéndice.) En dicha fe-
  • 4. Pág. 4 cha, entró en Roma un ejército francés que tomó preso al papa, el cual murió en el des- tierro. A pesar de haberse elegido un nuevo papa al poco tiempo, la jerarquía pontificia no volvió a alcanzar el esplendor y poderío que antes tuviera. La persecución contra la iglesia no continuó durante todos los 1260 años. Dios, usando de misericordia con su pueblo, acortó el tiempo de tan horribles pruebas. Al predecir la "gran tribulación" que había de venir sobre la iglesia, el Salvador había dicho: "Si aquellos días no fuesen acortados, ninguna carne sería salva; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados". (Mat. 24:22). Debido a la influencia de los acontecimientos relacionados con la Reforma, las persecuciones cesaron antes del año 1798. Versículos 6-7. “Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar su Nombre y su Santuario, a saber, los que viven en el cielo. Y se le permitió combatir a los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu y pueblo, lengua y nación. CS:627. La iglesia católica le pone actualmente al mundo una cara apacible, y presenta disculpas por sus horribles crueldades. Se ha puesto vestiduras como las de Cristo; pero en realidad no ha cambiado. Todos los principios formulados por el papismo en edades pasadas subsisten en nuestros días. Las doctrinas inventadas en los siglos más tenebro- sos siguen profesándose aún. Nadie se engañe. El papado que los protestantes están ahora tan dispuestos a honrar, es el mismo que gobernaba al mundo en tiempos de la Reforma, cuando se levantaron hombres de Dios con peligro de sus vidas para denunciar la iniquidad de él. El romanismo sostiene las mismas orgullosas pretensio- nes con que supo dominar sobre reyes y príncipes y arrogarse las prerrogativas de Dios. Su espíritu no es hoy menos cruel ni despótico que cuando destruía la libertad humana y mataba a los santos del Altísimo. PE:36-37. Vi que los cuatro ángeles iban a retener los vientos mientras no estuviese he- cha la obra de Jesús en el santuario, y que entonces caerían las siete postreras plagas. Estas enfurecieron a los malvados contra los justos, pues los primeros pensaron que habíamos atraído los juicios de Dios sobre ellos, y que si podían raernos de la tierra las plagas se detendrían. Se promulgó un decreto para matar a los santos, lo cual los hizo clamar día y noche por su libramiento. Este fue el tiempo de la angus- tia de Jacob. Entonces todos los santos clamaron en angustia de ánimo y fueron liberta- dos por la voz de Dios. Los 144000 triunfaron. Sus rostros quedaron iluminados por la gloria de Dios. Entonces se me mostró una hueste que aullaba de agonía. Sobre sus ves- tiduras estaba escrito en grandes caracteres: "Pesado has sido en balanza, y fuiste halla- do falto." Pregunté acerca de quiénes formaban esta hueste. El ángel me dijo: "Estos son los que una vez guardaron el sábado y lo abandonaron." Los oí clamar en alta voz: "Creímos en tu venida, y la proclamamos con energía." Y mientras hablaban, sus mira- das caían sobre sus vestiduras, veían lo escrito y prorrumpían en llanto. Vi que habían bebido de las aguas profundas, y hollado el residuo con los pies pisoteado el sábado- y
  • 5. Pág. 5 que por esto habían sido pesados en la balanza y hallados faltos. Versículo 8. “Y la adorarán todos los habitantes de la tierra, cuyos nombres no están es- critos en el Libro de la Vida del Cordero que fue muerto desde la creación del mundo.” 7CBA:972. Cristo dice de los vencedores: "No borraré su nombre del libro de la vida". Los nombres de todos los que alguna vez se entregaron a Dios, están escritos en el libro de la vida y sus caracteres están desfilando ahora delante de él. Los ángeles de Dios es- tán pesando el valor moral; están observando el desarrollo del carácter en aquellos que ahora viven, para ver si sus nombres pueden ser conservados en el libro de la vida. Se nos concede un tiempo de gracia para lavar las ropas de nuestro carácter y emblanquecerlas en la sangre del Cordero. ¿Quién está haciendo esta obra? ¿Quién se está separando del pecado y del egoísmo? (HS:138). 7CBA:998. Cuando nos convertimos en hijos de Dios, nuestros nombres se escriben en el libro de la vida del Cordero, y allí permanecen hasta el tiempo del juicio in- vestigador. Entonces el nombre de cada individuo será llamado y su registro será exa- minado por Aquel que declara: "Yo conozco tus obras". Si en aquel día aparece que no nos hemos arrepentido plenamente de todas nuestras malas acciones, nuestros nombres serán borrados del libro de la vida y nuestros pecados permanecerán en contra de noso- tros (ST, 06-08-1885). Moisés manifestó su gran amor por Israel al interceder ante el Señor para que perdonara el pecado del pueblo o borrara su nombre del libro que él había escrito. Sus intercesio- nes ilustran el amor y la mediación de Cristo por la raza pecadora. Pero el Señor se ne- gó a dejar que Moisés sufriera por los pecados de su pueblo apóstata; le dijo que aquellos que habían pecado contra él serían borrados de su libro que había escrito, porque los justos no deben sufrir por la culpa de los pecadores. El libro al cual se hace referencia aquí es el libro de los registros del cielo, en el cual está inscrito cada nombre y están registrados fielmente los actos de todos, sus peca- dos y su obediencia. Cuando los individuos cometen pecados que son demasiado atro- ces para que el Señor los perdone, sus nombres son borrados del libro y quedan destina- dos a la destrucción (ST, 27-05-1880). 7CBA:998. Todos nosotros, como seres bendecidos por Dios con la facultad de razonar, con intelecto y juicio, debiéramos reconocer nuestra responsabilidad delante de Dios. La vida que nos ha dado es una sagrada responsabilidad, y ni un solo momento de ella debe ser tomado a la ligera, pues tendremos que encontrarnos de nuevo con él en los re- gistros del juicio. En los libros del cielo nuestras vidas están delineadas tan cuidado- samente como la imagen en la placa del fotógrafo. No sólo somos tenidos por res- ponsables de lo que hemos hecho, sino por aquello que hemos dejado de hacer. Tendremos que dar cuenta de nuestros caracteres no desarrollados, de las oportunidades que no aprovechamos (RH, 22-09-1891
  • 6. Pág. 6 HAp:185-186. Por tres sábados sucesivos Pablo predicó a los tesalonicenses, razonando con ellos de las Escrituras en cuanto a la vida, 186 muerte, resurrección, mediación, y gloria futura de Cristo, el Cordero "muerto desde el principio del mundo." (Apoc. 13: 8.) Ensalzó a Cristo, el debido entendimiento de cuyo ministerio es la llave que abre las Es- crituras del Antiguo Testamento y da acceso a sus ricos tesoros. 1MS:134. El cristianismo se ha de revelar en el más tierno afecto mutuo. La vida cristia- na está compuesta de deberes y privilegios cristianos. En su sabiduría, Cristo dio a su iglesia, en su infancia, un sistema de sacrificios y ofrendas de las cuales él mismo era el fundamento y mediante las cuales se prefiguraba su muerte. Cada sacrificio lo indicaba como el Cordero muerto desde la fundación del mundo, para que todos pudieran comprender que la paga del pecado es muerte. En él no había pecado, y sin embar- go murió por nuestros pecados. 1CBA:1125. El maravilloso símbolo del ave viva sumergida en la sangre del ave muerta y luego puesta en libertad para gozar de la vida, es para nosotros el símbolo de la expia- ción. Había vida y muerte mezcladas, que presentaban el tesoro escondido al investiga- dor de la verdad, la unión de la sangre perdonadora con la resurrección y vida de nuestro Redentor. El ave muerta estaba sobre aguas vivas; esa corriente que fluía era un símbolo de la siempre fluyente y siempre limpiadora eficacia de la sangre de Cristo, el Cordero muerto desde la fundación del mundo, la fuente que estuvo abierta para Judá y para Jerusalén, en la cual podían lavarse y quedar limpios de toda mancha de pecado. Debemos tener libre acceso a la sangre expiatorio de Cristo. Debemos con- siderar esto como el privilegio más precioso, la mayor bendición jamás concedida al hombre pecador. ¡Y cuán poca importancia se da a este gran don! ¡Cuán profunda, cuán amplia y cuán continua es esta corriente! Para cada alma sedienta de santidad hay repo- so, hay descanso, hay la influencia vivificadora del Espíritu Santo y luego el santo, feliz y pacífico caminar y la preciosa comunión con Cristo. Entonces, oh entonces, podemos decir inteligentemente con Juan: "He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" (Carta 87, 1894). 7CBA:944. Cristo era el Cordero que fue muerto desde la fundación del mundo. Para muchos ha sido un misterio por qué se necesitaban tantas ofrendas ceremoniales en la dispensación antigua, por qué tantas víctimas cruentas eran llevadas al altar. Pero la gran verdad que debería haberse mantenido ante los hombres y haberse impreso en la mente y el corazón, era esta: "Sin derramamiento de sangre no se hace remisión". En cada víctima cruenta estaba simbolizado el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo". PP:48-49. Cristo intercedió ante el Padre en favor del pecador, mientras la hueste celes- tial esperaba los resultados con tan intenso interés que la palabra no puede expresarlo. Mucho tiempo duró aquella misteriosa conversación, el "consejo de paz" (Zac. 6:13) en
  • 7. Pág. 7 favor del hombre caído. El plan de la salvación había sido concebido antes de la creación del mundo; pues Cristo es "el Cordero, el cual fue muerto desde el princi- pio del mundo". (Apoc. 13:8). Sin embargo, fue una lucha, aun para el mismo Rey del universo, entregar a su Hijo a la muerte por la raza culpable. Pero, "de tal ma- nera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." (Juan 3:16) ¡Oh, el misterio de la redención! ¡El amor de Dios hacia un mundo que no le amaba! ¿Quién puede comprender la pro- fundidad de ese amor "que excede a todo conocimiento"? Al través de los siglos sin fin, las mentes inmortales, tratando de entender el misterio de ese incomprensible amor, se maravillarán y adorarán a Dios. AFC:19. El Hijo de Dios es el centro del gran plan de redención que cubre todas las dispensaciones. Es el "Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo" (Apoc. 3:8). Es el Redentor de los caídos hijos de Adán en todos los siglos del tiem- po de gracia humano. "En ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12) (lbíd.). Versículo 9. “El que tenga oído, oiga.” ST, 27 de Enero de 1898. Versículo 10. “Si alguno ha de ir a la cárcel, a la cárcel irá. Si alguno ha de morir a es- pada, a espada morirá. Aquí está la paciente perseverancia y la fe de los santos.” 7CBA:990. Las iglesias se han convertido en lo que se describe en el capítulo dieciocho del Apocalipsis. ¿Por qué se dan los mensajes de Apocalipsis catorce? Porque se han corrompido los principios de las iglesias... [Se cita Apoc. 14: 6-10.] Aparentemente todo el mundo es culpable de recibir la marca de la bestia. Pero el pro- feta ve un grupo de los que no adoran a la bestia, y que no han recibido su marca en sus frentes ni en sus manos. "Aquí está la paciencia de los santos -declara-, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús" (MS 92, 1904). Versículo 11. “Pero después de los tres días y medio, entró en ellos un espíritu de vida enviado por Dios. Se levantaron sobre sus pies, y cayó un gran temor sobre quienes los veían”. ST, 11 de Noviembre de 1899. 7CBA:986. Aquí hay un símbolo notable del surgimiento y crecimiento de nuestra nación [Estados Unidos]. Y los cuernos semejantes a los de Cordero, emblemas de inocencia y mansedumbre, representan bien el carácter de nuestro gobierno, como se expresa en sus dos principios fundamentales: republicanismo y protestantismo
  • 8. Pág. 8 (4SP:277). Estados Unidos es un país que ha estado bajo el escudo especial del Omnipotente. Dios ha hecho grandes cosas por este país; pero los hombres transgrediendo su ley, han estado haciendo una obra originada por el hombre de pecado. Satanás está llevando a cabo sus designios para comprometer a la familia humana en la deslealtad (MS 17, 1906). La profecía representa al protestantismo con cuernos semejantes a los de un corde- ro, pero que habla como dragón. Ya estamos empezando a oír la voz del dragón. Hay una fuerza satánica que favorece el movimiento dominical, pero está oculta. Aun los hombres que están ocupados en la [esta] obra están ciegos en cuanto a los resultados que seguirán a su movimiento. Que los hijos de Dios, guardadores de los mandamientos, no permanezcan ahora en si- lencio como si hubiéramos de conformarnos con la situación. Lo que nos espera es una guerra continua en la cual nos arriesgamos a ser encarcelados, a perder las propiedades y aun la vida por defender la ley de Dios, la cual está siendo invalidada por las leyes de los hombres (RH, 01-01-1889). 7CBA:990. [Se cita Apoc. 14:9-10]. Es importante que todos comprendan qué es la mar- ca de la bestia y cómo pueden escapar de las temibles amenazas de Dios. ¿Por qué no se interesan los hombres en conocer qué constituye la marca de la bestia y su imagen? Contrasta directamente con la señal de Dios. [Se cita Éxo. 31:12-17]. La cuestión del día de reposo será el tema de disputa en el gran conflicto en que todo el mundo tendrá una parte. [Se cita Apoc. 13:4-8, 10.] Todo el capítulo es una revelación de lo que con seguridad habrá de suceder [se cita Apoc. 13:11, 15-17] (MS 88, 1897). Ev:175. [No] habremos de provocar a los que han aceptado este falso sábado, una insti- tución del papado que substituye al santo sábado de Dios. El no tener argumentos bíbli- cos a su favor los torna aun más enojados y dispuestos a suplir en lugar de argumentos, que no existen en la palabra de Dios, el poder de su fuerza política. La fuerza de la per- secución sigue los pasos del dragón. Por tanto, gran cuidado debe ejercerse para no dar provocación. Carta 55, 1886. CS:493-494. Los grandes reinos que Y aquí preséntase otro símbolo. El profeta dice: "Vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero." (Apoc. 13:11). Tanto el aspecto de esta bestia como el modo en que sube indican que la nación que representa difiere de las representadas en los símbolos anteriores han gobernado al mundo le fueron presentados al profeta Daniel en forma de fieras, que surgían mientras "los cuatro vientos del cielo combatían en la gran mar." (Dan. 7:2). En Apocalipsis 17, un ángel explicó que las aguas representan "pueblos y naciones y lenguas." (Apoc. 17:15). Los vientos simbolizan luchas. Los cuatro vientos del cielo que combatían en la gran mar representan los terribles dramas de conquista y revolución por los cuales los reinos alcanzaron el poder. Pero la bestia con cuernos semejantes a los de un cordero "subía de la tierra." En
  • 9. Pág. 9 lugar de derribar a otras potencias para establecerse, la nación así representada debe subir en territorio hasta entonces desocupado, y crecer gradual y pacífica- mente. No podía, pues, subir entre las naciones populosas y belicosas del viejo mundo, ese mar turbulento de "pueblos y muchedumbres y naciones y lenguas." Hay que buscar- la en el continente occidental. ¿Cuál era en 1798 la nación del nuevo mundo cuyo poder estuviera entonces desa- rrollándose, de modo que se anunciara como nación fuerte y grande, capaz de lla- mar la atención del mundo? La aplicación del símbolo no admite duda alguna. Una nación, y sólo una, responde a los datos y rasgos característicos de esta profecía; no hay duda de que se trata aquí de los Estados Unidos de Norteamérica. Una y otra vez el pensamiento y los términos del autor sagrado han sido empleados inconsciente- mente por los oradores e historiadores al describir el nacimiento y crecimiento de esta nación. El profeta vio que la bestia "subía de la tierra;" y, según los traductores, la pala- bra dada aquí por "subía" significa literalmente "crecía o brotaba como una planta." Y, como ya lo vimos, la nación debe nacer en territorio hasta entonces desocupado. Un es- critor notable, al describir el desarrollo de los Estados Unidos, habla del "misterio de su desarrollo de la nada," y dice: "Como silenciosa semilla crecimos hasta llegar a ser un imperio". G. A. Townsend, The New Compared with the Old, pág. 462. Un periódico europeo habló en 1850 de los Estados Unidos como de un imperio maravilloso, que sur- gía y que "en el silencio de la tierra crecía constantemente en poder y gloria." -Dublin Nation. Eduardo Everett, en un discurso acerca de los peregrinos, fundadores de esta na- ción, dijo: "¿Buscaron un lugar retirado que por su oscuridad resultara inofensivo y se- guro en su aislamiento, donde la pequeña iglesia de Leyden pudiese tener libertad de conciencia? ¡He aquí las inmensas regiones sobre las cuales, en pacífica conquista, . . . han plantado los estandartes de la cruz!" -Discurso pronunciado en Plymouth, Massa- chusetts, el 22 de Diciembre de 1824. CS:496. "Diciendo a los que habitan sobre la tierra, que hagan una imagen de la bestia." Aquí tenemos presentada a las claras una forma de gobierno en el cual el poder legislativo descansa en el pueblo, y ello prueba que los Estados Unidos de Norteamérica constituyen la nación señalada por la profecía. ¿Pero qué es la "imagen de la bestia"? ¿Y cómo se la formará? La imagen es hecha por la bestia de dos cuernos y es una imagen de la primera bestia. Así que para saber a qué se asemeja la imagen y cómo será formada, debemos estudiar los rasgos característicos de la misma bestia: el papado. Cuando la iglesia primitiva se corrompió al apartarse de la sencillez del Evangelio y al aceptar costumbres y ritos paganos, perdió el Espíritu y el poder de Dios; y para dominar las conciencias buscó el apoyo del poder civil. El resultado fue el papado, es decir, una iglesia que dominaba el poder del estado y se servía de él para promover sus propios fi- nes y especialmente para extirpar la "herejía." Para que los Estados Unidos formen una imagen de la bestia, el poder religioso debe dominar de tal manera al gobierno civil que la autoridad del estado sea empleada también por la iglesia para cumplir sus fines.
  • 10. Pág. 10 9T:229-230. Mientras profesen estar aliados con el Cielo y pretendan tener carácter de cordero, los poderes religiosos mostrarán por sus hechos que tienen corazón de dragón y que son inspirados y dominados por Satanás. Se acerca el tiempo cuando el pueblo de Dios será perseguido porque santifica el séptimo día. Satanás hizo cambiar el día de reposo con la esperanza de ejecutar su propósito de derrotar los designios de Dios. Procura que los mandamientos de Dios tengan menos poder en el mundo que las leyes humanas. El hombre de pecado, que pensó cambiar los tiempos y la ley, y que siempre oprimió al pueblo de Dios, hará promulgar leyes que obliguen a observar el primer día de la semana. Pero el pueblo de Dios debe permanecer firme por él. Y el Se- ñor obrará en su favor, mostrando claramente que es Dios de dioses. CS:494. "Y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero." Los cuernos semejantes a los de un cordero representan juventud, inocencia y mansedumbre, rasgos del ca- rácter de los Estados Unidos cuando el profeta vio que esa nación "subía" en 1798. Entre los primeros expatriados cristianos que huyeron a América en busca de asilo con- tra la opresión real y la intolerancia sacerdotal, hubo muchos que resolvieron establecer un gobierno sobre el amplio fundamento de la libertad civil y religiosa. Sus convicciones hallaron cabida en la declaración de la independencia que hace resaltar la gran verdad de que "todos los hombres son creados iguales," y poseen derechos inalienables a la "vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad." Y la Constitución garantiza al pueblo el de- recho de gobernarse a sí mismo, y establece que los representantes elegidos por el voto popular promulguen las leyes y las hagan cumplir. Además, fue otorgada la libertad reli- giosa, y a cada cual se le permitió adorar a Dios según los dictados de su conciencia. El republicanismo y el protestantismo vinieron a ser los principios fundamentales de la na- ción. Estos principios son el secreto de su poder y de su prosperidad. Los oprimidos y pisoteados de toda la cristiandad se han dirigido a este país con afán y esperanza. Millo- nes han fondeado en sus playas, y los Estados Unidos han llegado a ocupar un puesto entre las naciones más poderosas de la tierra. CS:494-496. Pero la bestia que tenía cuernos como un cordero "hablaba como dragón. Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en su presencia. Y hace que la tierra y los que en ella habitan, adoren a la bestia primera, cuya herida mortal fue sanada . . . dicien- do a los que habitan sobre la tierra, que hagan una imagen de la bestia que recibió el golpe de espada, y sin embargo vivió. (Apocalipsis 13: 11-14, V.M.) Los cuernos como de cordero y la voz de dragón del símbolo indican una extraña con- tradicción entre lo que profesa ser y lo que practica la nación así representada. El "ha- blar" de la nación son los actos de sus autoridades legislativas y judiciales. Por esos actos la nación desmentirá los principios liberales y pacíficos que expresó como fundamento de su política. La predicción de que hablará "como dragón" y ejercerá "toda la autoridad de la primera bestia," anuncia claramente el desarrollo del es- píritu de intolerancia y persecución de que tantas pruebas dieran las naciones re- presentadas por el dragón y la bestia semejante al leopardo. Y la declaración de que
  • 11. Pág. 11 la bestia con dos cuernos "hace que la tierra y los que en ella habitan, adoren a la bestia primera," indica que la autoridad de esta nación será empleada para imponer alguna ob- servancia en homenaje al papado. Semejante actitud sería abiertamente contraria a los principios de este gobierno, al genio de sus instituciones libres, a los claros y solemnes reconocimientos contenidos en la de- claración de la independencia, y contrarios finalmente a la constitución. Los fundadores de la nación procuraron con acierto que la iglesia no pudiera hacer uso del poder civil, con los consabidos e inevitables resultados: la intolerancia y la persecución. La constitu- ción garantiza que "el congreso no legislará con respecto al establecimiento de una reli- gión ni prohibirá el libre ejercicio de ella," y que "ninguna manifestación religiosa será jamás requerida como condición de aptitud para ninguna función o cargo público en los Estados Unidos." Sólo en flagrante violación de estas garantías de la libertad de la nación, es cómo se puede imponer por la autoridad civil la observancia de cual- quier deber religioso. Pero la inconsecuencia de tal procedimiento no es mayor que lo representado por el símbolo. Es la bestia con cuernos semejantes a los de un cordero -que profesa ser pura, mansa, inofensiva- y que habla como un dragón. 14ML:162. Versículo 12. “Ejercía toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella. Y ha- cía que la tierra y sus habitantes adorasen a la primera bestia, cuya herida mortal fue sa- nada”. CS:495-496. Los cuernos como de cordero y la voz de dragón del símbolo indican una extraña contradicción entre lo que profesa ser y lo que practica la nación así representa- da. El "hablar" de la nación son los actos de sus autoridades legislativas y judiciales. Por esos actos la nación desmentirá los principios liberales y pacíficos que expresó como fundamento de su política. La predicción de que hablará "como dragón" y ejercerá "toda la autoridad de la primera bestia," anuncia claramente el desarrollo del espíritu de intole- rancia y persecución de que tantas pruebas dieran las naciones representadas por el dra- gón y la bestia semejante al leopardo. Y la declaración de que la bestia con dos cuernos "hace que la tierra y los que en ella habitan, adoren a la bestia primera," indica que la au- toridad de esta nación será empleada para imponer alguna observancia en homenaje al papado. Semejante actitud sería abiertamente contraria a los principios de este gobierno, al genio de sus instituciones libres, a los claros y solemnes reconocimientos contenidos en la de- claración de la independencia, y contrarios finalmente a la constitución. Los fundadores de la nación procuraron con acierto que la iglesia no pudiera hacer uso del poder civil, con los consabidos e inevitables resultados: la intolerancia y la persecución. La constitu- ción garantiza que "el congreso no legislará con respecto al establecimiento de una reli- gión ni prohibirá el libre ejercicio de ella," y que "ninguna manifestación religiosa será jamás requerida como condición de aptitud para ninguna función o cargo público en los
  • 12. Pág. 12 Estados Unidos." Sólo en flagrante violación de estas garantías de la libertad de la na- ción, es cómo se puede imponer por la autoridad civil la observancia de cualquier deber religioso. Pero la inconsecuencia de tal procedimiento no es mayor que lo representado por el símbolo. Es la bestia con cuernos semejantes a los de un cordero -que profesa ser pura, mansa, inofensiva- y que habla como un dragón. Ev:420. Se necesita un estudio mucho más profundo de la Palabra de Dios; especialmen- te los libros de Daniel y el Apocalipsis debieran recibir atención como nunca antes en nuestra obra. Bien podremos tener menos que decir sobre algunos temas referentes al papado, pero debemos llamar la atención a lo que los profetas y los apóstoles es- cribieron bajo la inspiración del Espíritu de Dios. El Espíritu Santo ha dispuesto de tal manera los asuntos, tanto al dar la profecía como al describir los acontecimientos, como para enseñar que el agente humano ha de mantenerse fuera de la vista, oculto en Cristo, y el Señor Dios del cielo y su ley han de ser exaltados (Counsels to Editors:45- 46. Año 1896). CS:502-503. Los romanistas declaran que "la observancia del domingo por los protes- tantes es un homenaje que rinden, mal de su grado, a la autoridad de la iglesia [católica]" Mons. de Segur, Plain Talk About the Protestantism of Today, pág. 213. La imposición de la observancia del domingo por parte de las iglesias protestantes es una imposi- ción de que se adore al papado, o sea la bestia. Los que, comprendiendo las exigen- cias del cuarto mandamiento, prefieren observar el falso día de reposo en lugar del verdadero, rinden así homenaje a aquel poder, el único que ordenó su observancia. Pero por el mismo hecho de imponer un deber religioso con ayuda del poder secular, las mismas iglesias estarían elevando una imagen a la bestia; de aquí que la imposición de la observancia del domingo en los Estados Unidos equivaldría a imponer la adoración de la bestia y de su imagen. Pero los cristianos de las generaciones pasadas observaron el domingo creyendo guardar así el día de descanso bíblico; y ahora hay verdaderos cristianos en todas las iglesias, sin exceptuar la católica romana, que creen honradamente que el domingo es el día de repo- so divinamente instituido. Dios acepta su sinceridad de propósito y su integridad. Pero cuando la observancia del domingo sea impuesta por la ley, y que el mundo sea ilustrado respecto a la obligación del verdadero día de descanso, entonces el que transgrediere el mandamiento de Dios para obedecer un precepto que no tiene mayor autoridad que la de Roma, honrará con ello al papado por encima de Dios: rendirá homenaje a Roma y al poder que impone la institución establecida por Roma: adorará la bestia y su imagen. Cuando los hombres rechacen entonces la institución que Dios declaró ser el signo de su autoridad, y honren en su lugar lo que Roma escogió como signo de su supremacía, ellos aceptarán de hecho el signo de la sumisión a Roma, "la marca de la bestia." Y sólo cuando la cuestión haya sido expuesta así a las claras ante los hombres, y ellos hayan si- do llamados a escoger entre los mandamientos de Dios y los mandamientos de los hom- bres, será cuando los que perseveren en la transgresión recibirán "la marca de la bestia."
  • 13. Pág. 13 CS:495. Y la declaración de que la bestia con dos cuernos "hace que la tierra y los que en ella habitan, adoren a la bestia primera," indica que la autoridad de esta nación será empleada para imponer alguna observancia en homenaje al papado. Versículo 13. “Realizaba grandes señales, hasta hacía descender fuego del cielo a la tie- rra ante los hombres”. PE:59-60. El 24 de Agosto de 1850, vi que los "golpes misteriosos" eran efectos del po- der de Satanás. Algunos procedían directamente de él, y otros indirectamente, por medio de sus agentes; pero todos dimanaban de Satanás. Eran su obra y la realizaba de distin- tos modos. Sin embargo, en las iglesias y en el mundo había muchos tan sumidos en densas tinieblas, que se imaginaban y sostenían que esos golpes misteriosos eran obra del poder de Dios. Dijo el ángel: "¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos?" ¿Han de ir los vivos a aprender de los muertos? Los muertos nada saben. En vez de acudir al Dios vivo, ¿recurriréis a los muertos? Se han apartado del Dios vivo para conversar con los muertos que nada saben. (Véase Isa. 8 : 19, 20.) Vi que no tardaría en calificarse de blasfemia todo cuanto se dijera en contra de los golpes misteriosos, los cuales se irían extendiendo más y más, con incremento del poder de Satanás, y que algunos de sus adeptos tendrían poder para realizar mila- gros, hasta para hacer bajar fuego del cielo a la vista de los hombres. Se me mostró que por los golpes y el mesmerismo, estos magos modernos explicarían aún todos los milagros hechos por nuestro Señor Jesucristo, y que muchos creerían que todas las obras poderosas que hizo el Hijo de Dios cuando estuvo en la tierra, fueron hechas por este mismo poder. Se me recordó el tiempo de Moisés, y vi las señales y prodigios que Dios obró por su medio delante de Faraón, la mayoría de los cuales fueron imitados por los magos de Egipto; y se me mostró que, precisamente antes de la liberación final de los santos, Dios obraría poderosamente para su pueblo, y que a estos magos modernos se les permitiría que imitasen la obra de Dios. PE:86-88. En la página 43 se lee lo que sigue: "Vi que los golpes misteriosos de Nueva York y otros lugares provenían del poder satánico, y que tales cosas se volverían cada vez más comunes y se revestirían de un manto religioso, con el fin de inducir a los enga- ñados a sentirse seguros, y para desviar, si fuese posible, la atención del pueblo de Dios hacia ellas y hacerle dudar de las enseñanzas y del poder del Espíritu Santo." Esta visión fue dada en 1849, hace casi cinco años. Las manifestaciones espiritistas se limitaban en- tonces mayormente a la ciudad de Rochester, y eran conocidas como "golpes de Roches- ter." Desde aquel tiempo esa herejía se ha difundido más allá de lo que cualquiera espe- raba entonces. Gran parte de la visión mencionada en la página 59, bajo el título de "Golpes misterio- sos," dada en Agosto de 1850, se ha cumplido desde entonces, y sigue cumpliéndose. He aquí algo de lo que se dice allí: "Vi que no tardaría en calificarse de blasfemia todo cuanto se dijera en contra de los golpes misteriosos, los cuales se irían exten-
  • 14. Pág. 14 diendo más y mas, con incremento del poder de Satanás, y que algunos de sus adep- tos tendrían poder para realizar milagros, hasta para hacer bajar fuego del cielo a la vista de los hombres. Se me mostró que por los golpes y el mesmerismo, estos ma- gos modernos explicarían aún todos los milagros hechos por nuestro Señor Jesucristo, y que muchos creerían que todas las obras poderosas que hizo el Hijo de Dios cuando es- tuvo en la tierra, fueron hechas por este mismo poder." Vi el engaño de los golpes, el progreso que estaba haciendo, y que si fuese posible enga- ñaría hasta a los mismos elegidos. Satanás tendrá poder para hacer aparecer delante de nosotros formas que se den por nuestros parientes y amigos que ahora duermen en Jesús. Parecerá como que estos amigos estuviesen presentes; serán habladas las palabras que pronunciaban cuando estaban aquí, con las cuales nos hemos familiarizado, y el mismo tono de voz que tenían en vida caerá en nuestros oídos. Todo esto será destinado a en- gañar a los santos y seducirlos para que crean en este engaño. Vi que los santos deben obtener una comprensión cabal de la verdad presente, que debe- rán sostener por las Escrituras. Necesitan comprender lo referente a la condición de los muertos; porque aún les aparecerán espíritus de demonios que se darán por sus seres queridos y parientes, y les enseñarán que el día de reposo ha sido cambiado, y otras doctrinas ajenas a la Biblia. Harán cuanto esté en su poder para despertar sim- patía y realizarán milagros delante de ellos para confirmar lo que declaren. El pueblo de Dios debe estar preparado para resistir a estos espíritus con la verdad bíblica de que los muertos nada saben, y que los que se les aparecen son espíritus de demonios. Nuestro ánimo no debe ser embargado por las cosas que nos rodean, sino ocuparse con la verdad presente y la preparación que necesitamos para dar razón de nuestra esperanza con man- sedumbre y temor. Debemos buscar sabiduría de lo alto para poder subsistir en este día de errores y engaños. MM:87-88. 5CBA:1063. Los que hoy afirman que son santos, jactanciosamente se habrían adelanta- do diciendo: "Señor, Señor, ¿no nos conoces? ¿No hemos profetizado en tu nombre? ¿Y en tu nombre no hemos echado demonios? ¿Y en tu nombre no hemos hecho muchas maravillas?" La gente que aquí se describe, que se jacta de esa manera, aparentando que entretejen a Jesús en todas sus acciones, adecuadamente representa a los que hoy dicen que son santos, pero que están en contra de la ley de Dios. Cristo los llama hacedores de maldad porque son engañadores que se revisten de justicia para ocultar las deformidades de sus caracteres, la maldad interior de sus corazones impíos. Satanás ha descendido en estos últimos días para obrar con todo engaño de maldad en los que se pierden. Su majestad satánica obra milagros a la vista de los falsos profetas, delante de los hombres, afirmando que ciertamente es el mismo Cristo. Satanás imparte su poder a los que le están ayudando en sus engaños. Por lo tanto, los que declaran que tie- nen el gran poder de Dios, sólo pueden ser descubiertos mediante el gran detector: la ley de Jehová. El Señor nos dice que, si fuera posible, engañarían a los mismos es-
  • 15. Pág. 15 cogidos. El vestido de ovejas parece tan real, tan genuino, que sólo se puede percibir al lobo cuando acudimos a la gran norma moral de Dios, y allí encontramos que son trans- gresores de la ley de Jehová (RH, 25-08-1885). 6CBA:1105-1106. Satanás vino como un ángel de luz en el desierto de la tentación para engañar a Cristo, y él no se presenta al hombre en una forma horrible como a veces se lo representa, sino como un ángel de luz. Vendrá haciéndose pasar por Je- sucristo, haciendo grandiosos milagros, y los hombres se postrarán y lo adorarán como a Jesucristo. Se nos ordenará adorar a ese ser a quien el mundo glorificará como a Cristo. ¿Qué haremos? Decides que Cristo nos ha advertido precisamente con- tra un enemigo tal, que es el peor adversario del hombre, y que, sin embargo, pretende ser Dios; y que cuando Cristo 1106 haga su aparición será con poder y gran gloria, acompañado por diez mil veces diez mil ángeles y millares de millares, y que cuando venga conoceremos su voz (RH, 18-12-1888). 7CBA:923. El tiempo viene cuando Satanás obrará milagros delante de vuestros propios ojos pretendiendo que él es Cristo; y si vuestros pies no están firmemente establecidos sobre la verdad de Dios, seréis apartados de vuestro fundamento. La única seguridad que tenéis es la de escudriñar la verdad como si fuera tesoros escondi- dos. Cavad en busca de la verdad como lo harías buscando tesoros dentro de la tierra, y presentad la Palabra de Dios, la Biblia, ante vuestro Padre celestial, y decid: Ilumíname; enséñame qué es la verdad... Debéis guardar en la mente la Palabra de Dios, pues po- dríais estar separados y colocados donde no tengáis el privilegio de encontraros con los hijos de Dios (RH, 03-04-1888). Nadie necesita ser engañado. La ley de Dios es tan sagrada como su trono, y por ella será juzgado cada ser humano que viene a este mundo. No hay otra norma por la cual se juzgue el carácter. "Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amaneci- do". Ahora bien, ¿se decidirá el caso de acuerdo con la Palabra de Dios, o se honrarán las pretensiones humanas? Cristo dice: "Por sus frutos los conoceréis". Si aquellos por medio de los cuales se efec- túan curaciones, debido a esas manifestaciones están dispuestos a excusar su desdén por la ley de Dios y continúan en su desobediencia, aunque tengan poder en cualquier grado o hasta un grado máximo, eso no significa que tienen el gran poder de Dios; por el con- trario, es el poder de obrar milagros del gran engañador. Él es transgresor de la ley moral y emplea todo engaño a su alcance para que los hombres sean enceguecidos y no reco- nozcan su verdadero carácter. Se nos advierte que en los últimos días obrará mediante señales y prodigios mentirosos; y continuará con esos prodigios hasta la terminación del tiempo de gracia, para que pueda mostrarlos como una prueba de que es un ángel de luz y no de tinieblas (RH, 17-11-1885). Satanás hará sus milagros para engañar; establecerá su poder como si fuera su- premo. Quizá parezca que la iglesia está por caer; pero no caerá. Permanecerá, mientras que los pecadores en Sión serán eliminados por la zaranda: el tamo será separado del
  • 16. Pág. 16 precioso trigo. Esta es una prueba terrible, y sin embargo se llevará a cabo. Nadie sino únicamente los que han llegado a ser vencedores por la sangre del Cordero y la palabra del testimonio de ellos, serán hallados con los leales y fieles, sin mácula ni mancha de pecado, sin engaño en sus bocas. . . Los del remanente que purifican sus almas obede- ciendo la verdad, obtienen vigor del proceso de la prueba, exhiben la belleza de la santi- dad en medio de la apostasía circundante (Carta 55, 1886). 7CBA:986. Está cercano el tiempo en que Satanás hará milagros para confirmar en la gente la creencia de que él es Dios. Todo el pueblo de Dios debe permanecer ahora en la plataforma de la verdad tal como se presenta en el mensaje del tercer ángel. Todos los cuadros agradables, todos los milagros hechos, se presentarán pa- ra que, si es posible, sean engañados aun los escogidos. La única esperanza de cual- quiera es mantener con firmeza las evidencias que han confirmado la verdad en justicia (RH, 09-08-1906). [Se cita Mat. 7:21-23]. Estos pueden ser aparentes seguidores de Cristo: pero han perdido de vista a su Guía. Pueden decir: "Señor, Señor"; pueden señalar a los en- fermos que han curado y otras obras maravillosas, y pretender que tienen más del Espíritu y poder de Dios que el que es manifestado por los que guardan su ley; pero sus obras son hechas bajo la supervisión del enemigo de la justicia, cuyo propósito es engañar a las almas, y tienen el propósito de apartar de la obediencia, la verdad y el deber. En el futuro cercano habrá aún más marcadas manifestaciones de este poder que obra milagros, pues de él se dice: "Hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres" (ST, 26-02-1885). Ev:265-266. Los que siguen su propio juicio y andan en su propio camino, forma- rán caracteres torcidos. Se introducirán vanas doctrinas y sutiles sentimientos con presentaciones plausibles para engañar, si es posible, a los mismos escogidos. ¿Están los miembros de la iglesia edificando sobre la Roca? Viene la tormenta, la tormenta que probará la fe de todo hombre, no importa de qué clase sea. Los creyentes deben estar ahora firmemente arraigados en Cristo; o de otra manera serán desviados por alguna fase del error. Esté vuestra fe fundada en la Palabra de Dios. Asíos firmemente del testimo- nio vivo de la verdad. Tened fe en Cristo como Salvador personal. Él ha sido y siempre será nuestra Roca, la Roca de los siglos. El testimonio del Espíritu de Dios es verdadero. No cambiéis vuestra fe por ninguna fase de doctrina, por agradable que parezca, que se- duzca el alma. Las falacias de Satanás se están multiplicando hoy en día, y los que se desvían del sendero de la verdad perderán su estabilidad. No teniendo nada en qué anclar, an- darán a la deriva de un engaño a otro, impulsadas por los vientos de doctrinas ex- trañas. Satanás ha descendido con gran poder. Muchos serán engañados por sus milagros. . Ruego a cada uno que tenga ideas claras, que sea firme con respecto a las verdades segu- ras que hemos oído, recibido y defendido. Las declaraciones de la Palabra de Dios son
  • 17. Pág. 17 sencillas. Colocad vuestros pies firmemente sobre la plataforma de la verdad eterna. Rechazad toda fase de error, aunque esté cubierto con una semejanza de realidad (RH, 31 de Agosto de 1905). CS:609-610. Muchos tratan de explicar las manifestaciones espiritistas atribuyéndolas por completo al fraude y a juego de manos de los médiums. Pero, si bien es cierto que muchas veces se han hecho pasar supercherías por verdaderas manifestaciones, no deja de haber habido también manifestaciones de poder sobrenatural. Los llamamientos mis- teriosos con que empezó el espiritismo moderno no fueron resultado de la super- chería o de la astucia humana, sino obra directa de ángeles malos, que introdujeron así uno de los engaños más eficaces para la destrucción de las almas. Muchos hom- bres serán entrampados por la creencia de que el espiritismo es tan sólo una impos- tura humana; pero cuando sean puestos en presencia de manifestaciones cuyo ca- rácter sobrenatural no pueda negarse, serán seducidos y obligados a aceptarlas como revelación del poder divino. Estas personas no toman en cuenta el testimonio de las Santas Escrituras respecto a los milagros de Satanás y de sus agentes. No fue sino mediante la ayuda de Satanás que los nigromantes de Faraón pudieron imitar la acción de Dios. San Pablo declara que antes de la segunda venida de Cristo habrá manifestaciones análogas del poder satánico. La venida del Señor debe ser precedida de la "operación de Satanás, con todo poder, y con señales, y con maravillas mentirosas, y con todo el artificio de la injusticia." (2 Tes. 2:9-10, V.M.) Y el apóstol San Juan, describiendo el poder milagroso que se ha de dar a conocer en los últimos días, declara: "Obra grandes prodigios, de tal modo que ha- ce descender fuego del cielo a la tierra, a la vista de los hombres. Y engaña a los que ha- bitan sobre la tierra, por medio de las señales que se le ha dado poder de hacer." (Apoc. 13:13-14, V.M.) Lo que se predice aquí no es una simple impostura. Los hombres serán engañados dos por los milagros que los agentes de Satanás no sólo pretenderán hacer, sino que de hecho tendrán poder para realizar. CS:670. Vendrán siervos de Dios con semblantes iluminados y resplandecientes de santa consagración, y se apresurarán de lugar en lugar para proclamar el mensaje celestial. Mi- les de voces predicarán el mensaje por toda la tierra. Se realizarán milagros, los enfer- mos sanarán y signos y prodigios seguirán a los creyentes. Satanás también efectuará sus falsos milagros, al punto de hacer caer fuego del cielo a la vista de los hombres. (Apocalipsis 13:13.) Es así como los habitantes de la tierra tendrán que decidirse en pro o en contra de la verdad. CS: 681-682. ---El apóstol San Juan, estando en visión, oyó una gran voz que excla- maba en el cielo: "¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha des- cendido a vosotros, teniendo grande ira, sabiendo que tiene poco tiempo." (Apoc. 12:12). Espantosas son las escenas que provocaron esta exclamación de la voz celestial. La ira de Satanás crece a medida que se va acercando el fin, y su obra de engaño y
  • 18. Pág. 18 destrucción culminará durante el tiempo de angustia. Pronto aparecerán en el cielo signos pavorosos de carácter sobrenatural, en prueba del poder milagroso de los demonios. Los espíritus de los demonios irán en busca de los reyes de la tierra y por todo el mundo para aprisionar a los hombres con en- gaños e inducirlos a que se unan a Satanás en su última lucha contra el gobierno de Dios. Mediante estos agentes, tanto los príncipes como los súbditos serán engañados. Surgirán entes que se darán por el mismo Cristo y reclamarán los títulos y el culto que pertenecen al Redentor del mundo. Harán curaciones milagrosas y asegurarán haber re- cibido del cielo revelaciones contrarias al testimonio de las Sagradas Escrituras. El acto capital que coronará el gran drama del engaño será que el mismo Satanás se dará por el Cristo. Hace mucho que la iglesia profesa esperar el advenimiento del Salvador como consumación de sus esperanzas. Pues bien, el gran engañador simulará que Cristo habrá venido. En varias partes de la tierra, Satanás se manifestará a los hom- bres como ser majestuoso, de un brillo deslumbrador, parecido a la descripción que del Hijo de Dios da San Juan en el Apocalipsis. (Apoc. 1:13-15). La gloria que le rodee su- perará cuanto hayan visto los ojos de los mortales. El grito de triunfo repercutirá por los aires: "¡Cristo ha venido! ¡Cristo ha venido!" El pueblo se postrará en adoración ante él, mientras levanta sus manos y pronuncia una bendición sobre ellos como Cristo bendecía a sus discípulos cuando estaba en la tierra. Su voz es suave y acompasada aunque llena de melodía. En tono amable y compasivo, enuncia algunas de las verdades celestiales y llenas de gracia que pronunciaba el Salvador; cura las dolencias del pueblo, y luego, en su fementido carácter de Cristo, asegura haber mudado el día de reposo del sábado al domingo y manda a todos que santifiquen el día bendecido por él. Declara que aquellos que persisten en santificar el séptimo día blasfeman su nombre porque se niegan a oír a sus ángeles, que les fueron enviados con la luz de la verdad. Es el engaño más poderoso y resulta casi irresistible. Como los samaritanos fueron engañados por Simón el Mago, así también las multitudes, desde los más pequeños hasta los mayores, creen en ese sorti- legio y dicen: "Este es el poder de Dios llamado grande." (Hechos 8:10, V. N-C.) 2MS:55-57. Que nadie tenga la idea de que ciertas providencias especiales o mani- festaciones milagrosas constituyen una prueba de la autenticidad de su obra o de las ideas que propone. Si mantenemos estas cosas delante de la gente, producirán un efecto perjudicial y suscitarán emociones malsanas. La obra genuina del Espíritu Santo en los corazones humanos se ha prometido para proporcionar eficiencia mediante la Pa- labra. Cristo declaró que la Palabra es espíritu y es vida. "Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar" (Hab. 2: 14). Satanás obrará en forma sutilísima para introducir invenciones humanas revesti- das con ropajes angélicos. Pero la luz de la Palabra brilla en medio de las tinieblas mo- rales, y la Biblia nunca será reemplazada por manifestaciones milagrosas. Hay que estu- diar la verdad, y hay que buscarla como un tesoro escondido. No se darán inspiraciones maravillosas aparte de la Palabra, ni aquéllas tomarán el lugar de ésta. Aferraos a la Pa- labra, y recibid la Palabra injertada, la cual hará a los hombres sabios para la salvación.
  • 19. Pág. 19 Este es el significado de las palabras de Cristo concernientes a comer su carne y beber su sangre. Y él dice: "Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verda- dero, y a Jesucristo, a quien has enviado" (Juan 17:3). Encontraremos falsas preten- siones; surgirán falsos profetas: habrá sueños y visiones falsos; pero predicad la Palabra y no os dejéis alejar de la voz de Dios manifestada mediante su Palabra. No permitáis que nada distraiga los pensamientos. Se representará y se presentará lo maravi- lloso y lo admirable. Mediante engaños satánicos y milagros maravillosos se procurará forzar la aceptación de las pretensiones de los instrumentos humanos. Cuidado con todo esto. Cristo ha dado la advertencia para que nadie tenga que aceptar la falsedad como si fuera verdad. El único conducto mediante el que opera el Espíritu es el de la verdad. . . Nues- tra fe y esperanza están fundadas, no en sentimientos, sino en Dios (Carta 12, 1894). No debemos confiar en las pretensiones de los hombres. Pueden, como Cristo lo in- dica, profesar hacer milagros en la curación de los enfermos. ¿ Es esto digno de admiración, cuando detrás está el gran engañador, el obrador de milagros que in- cluso hará descender fuego del cielo ante la vista de los hombres? Tampoco podemos confiar en las impresiones. La voz o el espíritu que diga a los hom- bres: "No estás obligado a obedecer la ley de Dios; eres santo y no tienes pecados", mientras esa persona está pisoteando la ley divina, no es la voz de Jesús; porque él de- clara: "Yo he guardado los mandamientos de mi Padre" (Juan 15:10). Y Juan testifica: "El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él" (1 Juan 2:4). ¿Entonces cómo pueden considerarse estas manifestaciones de gran poder y estas admirables impresiones, excepto sobre la base de que son dadas mediante la in- fluencia de ese espíritu obrador de milagros que ha salido para engañar a todo el mundo e infatuar a la gente con poderosos engaños, para que crean mentiras? El se complace cuando las gentes pretenden poseer gran poder espiritual, y al mismo tiempo se desentienden de la ley de Dios, porque mediante su desobediencia descarrían a otros, y él puede utilizarlas como instrumentos eficaces en su obra (ST, 21 de Julio de 1887). 2MS:58-59. Estamos entrando directamente en el tiempo cuando Satanás ha de trabajar con toda clase de influencias subyugadoras, y los que ahora se dejen en- trampar por ellas, o les presten la menor atención, se expondrán a ser arrastrados inmediatamente a desempeñar una parte con el diablo. Los ángeles malignos están trabajando todo el tiempo sobre los corazones de los seres humanos. Satanás está traba- jando con todos aquellos que no están bajo el dominio del Espíritu de Dios. Las maravi- llas mentirosas del diablo son las que cautivarán al mundo, porque hasta hará descender fuego del cielo ante la vista de los hombres. Realizará milagros, y este maravilloso poder obrador de milagros abarcará todo el mundo. Ahora tan sólo esta comenzando. Quiero deciros otra cosa. Los vasos de la ira de Dios están llenos y ya caen las primeras gotas que se desbordan. ¿Por qué no lo advertimos? Se debe a que la luz de la verdad no hace efecto en el corazón. El Espíritu de Dios está siendo retirado del mundo.
  • 20. Pág. 20 Oís hablar de calamidades que ocurren en la tierra y en el mar, y éstas aumentan cons- tantemente. ¿Qué ocurre? El Espíritu de Dios está siendo retirado de aquellos que tienen en sus manos las vidas humanas, y Satanás se apresura a controlarlos, porque ellos se entregan a su dominio. Los que profesan ser hijos de Dios no se colocan bajo la direc- ción de los ángeles celestiales, y como Satanás es un destructor, obra mediante esos hombres y ellos cometen errores; con frecuencia se embriagan y debido a la intemperan- cia, muchas veces traen sobre nosotros estas terribles calamidades. 2MS:62-63. Es imposible dar una idea de la experiencia del pueblo de Dios que vivirá en la tierra cuando se unan las calamidades pasadas y la gloria celestial. Andarán en la luz que dimanará del trono de Dios. Mediante los ángeles habrá una constante comuni- cación entre el cielo y la tierra. Y Satanás, rodeado por los ángeles malignos. Preten- derá ser Dios y obrará milagros de toda clase para engañar, si fuere posible, aun a los mismos escogidos. El pueblo de Dios no debe afirmar su seguridad en la realiza- ción de milagros, porque Satanás falsificaría cualquier milagro que se realizara. El pueblo de Dios que será probado encontrará su poder en la señal pronunciada en Éxo. 31:12-18. Deberá afirmarse en la Palabra viviente: "Escrito está". Este es el único fun- damento sobre el cual puede permanecer seguro. Aquellos que hayan roto su pacto con Dios, en aquel día estarán sin esperanza y sin Dios en el mundo. 5T:698. Mediante la manifestación de un poder sobrenatural, al utilizar a la serpiente como agente suyo, Satanás hizo caer a Adán y Eva en el Edén. Antes que termine el tiempo realizará prodigios aún mayores. Hasta donde alcance su poder, realizará verdaderos milagros. Dice la Escritura: "Engañará a los moradores de la tierra por las señales que le ha sido dado hacer". (Apoc. 13:14); no simplemente por lo que pretende hacer. En este pasaje se presenta algo más que imposturas. Pero hay un límite que Satanás no puede superar; y entonces recurre al engaño y falsifica la obra que no puede realizar en verdad. En los postreros días se presentará de tal manera que hará creer a los hombres que es Cristo venido por segunda vez al mundo. Se transfor- mará en verdad en un ángel de luz. Pero, aunque tenga la apariencia de Cristo en todo detalle exterior, no engaña sino a aquellos que, como el antiguo Faraón, procuran resistir a la verdad. 1889, tomo 5, pág. 698. 2MS:60. No dejéis que transcurran los días ni que se pierdan las preciosas oportunidades de buscar al Señor de todo corazón, y con toda la mente y el alma. Si no aceptamos la verdad con amor, podemos encontrarnos entre aquellos que verán realizarse milagros por el poder de Satanás en estos últimos días, y que creerán en ellos. Muchas cosas ex- trañas pasarán por milagros maravillosos, pero deberían considerarse como engaños in- ventados por el padre de la mentira (Carta 136, 1906 ). EUD:170. Habrá personas que, sometidas a la influencia de los espíritus malignos, reali- zarán milagros. Enfermarán a las gentes arrojando sobre ellas sus ensalmos, y luego qui-
  • 21. Pág. 21 tarán su hechizo e inducirán a algunos a decir que los enfermos fueron curados milagro- samente. Satanás ha hecho esto vez tras vez. 2MS:61 (1903). Versículo 14. “Con las señales que se le permitió realizar en presencia de la primera bes- tia, engaña a los habitantes de la tierra, y les manda que hagan una imagen de la bestia que tuvo la herida de espada y vivió”. CS:496. "Diciendo a los que habitan sobre la tierra, que hagan una imagen de la bestia." Aquí tenemos presentada a las claras una forma de gobierno en el cual el poder le- gislativo descansa en el pueblo, y ello prueba que los Estados Unidos de Norteamé- rica constituyen la nación señalada por la profecía. ¿Pero qué es la "imagen de la bestia"? ¿Y cómo se la formará? La imagen es hecha por la bestia de dos cuernos y es una imagen de la primera bestia. Así que para sa- ber a qué se asemeja la imagen y cómo será formada, debemos estudiar los rasgos característicos de la misma bestia: el papado. Cuando la iglesia primitiva se corrompió al apartarse de la sencillez del Evangelio y al aceptar costumbres y ritos paganos, perdió el Espíritu y el poder de Dios; y para dominar las conciencias buscó el apoyo del poder civil. El resultado fue el papado, es decir, una iglesia que dominaba el poder del estado y se servía de él para promover sus propios fi- nes y especialmente para extirpar la "herejía." Para que los Estados Unidos formen una imagen de la bestia, el poder religioso debe dominar de tal manera al gobierno civil que la autoridad del estado sea empleada también por la iglesia para cumplir sus fines. 2MS:92. El Señor me ha mostrado definidamente que la imagen de la bestia se formará antes de la terminación del tiempo de gracia; y esto debido a que constituirá una gran prueba para el pueblo de Dios, mediante la cual se decidirá su destino eterno. 2MS:123. Satanás ha sido perseverante e incansable en sus esfuerzos por proseguir la obra que comenzó en el cielo, para cambiar la ley de Dios. Ha tenido éxito en hacer creer al mundo la teoría que presentó en el cielo antes de su caída, según la cual la ley de Dios era defectuosa y necesitaba una revisión. Una gran parte de la profesa iglesia cris- tiana muestra por su actitud, aunque no por sus palabras, que ha aceptado el mismo error. Pero si la ley de Dios ha sido cambiada en algún detalle, Satanás ha logrado en la tierra lo que no pudo realizar en el cielo. Ha preparado su trampa engañosa con la espe- ranza de tomar cautiva a la iglesia y al mundo. Pero no todos caerán en la trampa. Se es- tá estableciendo una separación definida entre los hijos de obediencia y los hijos de desobediencia, entre los leales y fieles, y los desleales e infieles. Se han formado dos partidos, los adoradores de la bestia y de su imagen, y los adoradores del Dios ver- dadero y viviente.
  • 22. Pág. 22 HM, 1 de Noviembre de 1893. 1SAT:21. 7CBA:987. Ya están en marcha preparativos y hay movimientos en acción que resulta- rán en hacer una imagen de la bestia. Se producirán acontecimientos en la historia de la tierra que cumplirán las predicciones de la profecía para estos últimos días (RH, 23-4- 1889). El Señor me ha mostrado claramente que la imagen de la bestia será formada antes que termine el tiempo de gracia, porque constituirá la gran prueba para el pueblo de Dios por medio de la cual se decidirá el destino de cada uno... [Se cita Apoc. 13:11-17]... CS:498. Cuando las iglesias principales de los Estados Unidos, uniéndose en puntos co- munes de doctrina, influyan sobre el estado para que imponga los decretos y las institu- ciones de ellas, entonces la América protestante habrá formado una imagen de la jerar- quía romana, y la inflicción de penas civiles contra los disidentes vendrá de por sí sola. CS:673. Una vez que el sábado llegue a ser el punto especial de controversia en toda la cristiandad y las autoridades religiosas y civiles se unan para imponer la observancia del domingo, la negativa persistente, por parte de una pequeña minoría, de ceder a la exi- gencia popular, la convertirá en objeto de execración universal. Se demandará con insis- tencia que no se tolere a los pocos que se oponen a una institución de la iglesia y a una ley del estado; pues vale más que esos pocos sufran y no que naciones enteras sean pre- cipitadas a la confusión y anarquía. Este mismo argumento fue presentado contra Cristo hace mil ochocientos años por los "príncipes del pueblo." "Nos conviene -dijo el astuto Caifás- que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación se pierda." (Juan 11:50). Este argumento parecerá concluyente y finalmente se expedirá contra todos los que santifiquen el sábado un decreto que los declare merecedores de las penas más severas y autorice al pueblo para que, pasado cierto tiempo, los mate. El ro- manismo en el Viejo Mundo y el protestantismo apóstata en la América del Norte actuarán de la misma manera contra los que honren todos los preceptos divinos. CS: 693. ---CUANDO los que honran la ley de Dios hayan sido privados de la pro- tección de las leyes humanas, empezará en varios países un movimiento simultáneo para destruirlos. Conforme vaya acercándose el tiempo señalado en el decreto, el pue- blo conspirará para extirpar la secta aborrecida. Se convendrá en dar una noche el golpe decisivo, que reducirá completamente al silencio la voz disidente y reprensora. TM:256-257. La verdad no puede ser introducida de una manera casual entre la gente de color, ni puede darse a los creyentes ni a los que enseñan la verdad, el con- sejo de ser presuntuosos. Cuando llegue el tiempo, en los estados del sur, de hacer lo que hicieron los tres jóvenes beneméritos que rehusaron inclinarse ante la ima-
  • 23. Pág. 23 gen de Nabucodonosor, ese tiempo presentará decisiones hechas a favor o en contra de los mandamientos de Dios. No tenemos necesidad de cerrar completamente nuestro propio camino. Será más difícil trabajar los numerosos campos que hasta ahora no se han tocado. Nuestro procedimiento es: No destaquéis los rasgos objetables de nuestra fe, los que van más decididamente en contra de las prácticas y las costumbres de la gente, hasta que el Señor dé al pueblo una oportunidad buena de conocer que somos creyentes en Cristo, que creemos en la divinidad de Jesús y en su preexistencia. Espaciémonos en el testimonio del Redentor del mundo. "Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testi- monios de estas en las iglesias". Hay necesidad de restringir en forma estricta la palabra que la pluma escribe sobre el papel. El Señor nos ayude a aprender en la escuela de Cristo su mansedumbre y humildad. CW:98. Ev:169. El mensaje de la verdad es nuevo y asombroso para los pobladores de este país [Australia]. Las doctrinas bíblicas presentadas son una nueva revelación y ellos conside- ran los nuevos conceptos como expresiones de infidelidad. Al presentar el asunto del domingo o la unión de la iglesia y el Estado, hacedlo con todo cuidado. No dará re- sultado presentar las posiciones definidas que han sido y que serán expuestas nece- sariamente a los Estados Unidos. Estos temas deben introducirse con precaución. Aún no nos hemos afirmado en este país. El enemigo de la rectitud ha estado trabajando, y aún lo está haciendo con todos los recursos que es capaz de inventar a fin de estorbar la obra que debería hacerse para es- clarecer y educar a la gente; sus fuerzas están aumentando. Las demoras en que se han incurrido han estado dando ventajas a Satanás para que él se anticipe y ocupe el campo y lo prepare para que ofrezca una fuerte resistencia. 5T:451. Por el decreto que imponga la institución del papado en violación a la ley de Dios, nuestra nación se separará completamente de la justicia. Cuando el protestan- tismo extienda la mano a través del abismo para asir la mano del poder romano, cuando se incline por encima del abismo para darse la mano con el espiritismo, cuando, bajo la influencia de esta triple unión, nuestro país repudie todo principio de su constitución como gobierno protestante y republicano, y haga provisión para la propagación de las mentiras y seducciones papales, entonces sabremos que ha llegado el tiempo en que se verá la asombrosa obra de Satanás, y que el fin está cer- ca. Versículo 15. “Se le permitió infundir aliento a la imagen de la primera bestia, para que la imagen pudiera hablar y dar muerte a todo el que no adore a la imagen de la bestia.” 5T:752-753. Mientras se le mostraban a Juan las últimas grandes luchas de la iglesia con las potencias terrenales, también se le permitió contemplar la victoria final y la libera-
  • 24. Pág. 24 ción de los fieles. Vio a la iglesia en conflicto mortífero con la bestia y su imagen, y la adoración de esa bestia impuesta bajo la pena de muerte. Pero mirando más allá del humo y el estruendo de la batalla, contempló a una hueste sobre el monte de Sión con el Cordero, llevando, en vez de la marca de la bestia, "el nombre de su Padre escrito en sus frentes." Y también vio a "los que habían alcanzado la victoria de la bestia, y de su imagen, y de su señal, y del número de su nombre, estar sobre el mar de vidrio, te- niendo las arpas de Dios" (Apoc. 1:13; 14:1;15:2), y cantando el himno de Moisés y del Cordero. 7CBA:986. La Palabra de Dios declara explícitamente que la ley divina será menospre- ciada, hollada por el mundo. Prevalecerá extraordinariamente la iniquidad. El llamado mundo protestante formará una coalición con el hombre de pecado, y la iglesia y el mundo estarán en una corrupta armonía. Aquí la gran crisis se aproxima al mundo. Las Escrituras enseñan que el papado re- cuperará su perdida supremacía, y que se volverán a encender los fuegos de la per- secución debido a las serviles concesiones del mundo que se llama protestante (GCB, 13-04-1891). 2MS:436. Debemos estar listos y a la espera de las órdenes de Dios. Las naciones serán conmovidas en toda su extensión. Se quitará el apoyo a los que proclaman la única norma de justicia de Dios y la única prueba segura del carácter. Y todos los que no se sometan a los decretos de los concilios nacionales y obedezcan las leyes naciona- les que ordenan exaltar el día de reposo instituido por el hombre de pecado, por encima del día santo de Dios, sentirán, no solamente el poder opresivo del papado, sino también el del mundo protestante que es la imagen de la bestia. CS:502-503. Los romanistas declaran que "la observancia del domingo por los protes- tantes es un homenaje que rinden, mal de su grado, a la autoridad de la iglesia [católi- ca]." -Mons. de Segur, Plain Talk About the Protestantism of Today:213. La imposición de la observancia del domingo por parte de las iglesias protestantes es una imposi- ción de que se adore al papado, o sea la bestia. Los que, comprendiendo las exigen- cias del cuarto mandamiento, prefieren observar el falso día de reposo en lugar del ver- dadero, rinden así homenaje a aquel poder, el único que ordenó su observancia. Pero por el mismo hecho de imponer un deber religioso con ayuda del poder secular, las mismas iglesias estarían elevando una imagen a la bestia; de aquí que la imposición de la observancia del domingo en los Estados Unidos equivaldría a imponer la ado- ración de la bestia y de su imagen. Pero los cristianos de las generaciones pasadas observaron el domingo creyendo guardar así el día de descanso bíblico; y ahora hay verdaderos cristianos en todas las iglesias, sin exceptuar la católica romana, que creen honradamente que el domingo es el día de repo- so divinamente instituido. Dios acepta su sinceridad de propósito y su integridad. Pero cuando la observancia del domingo sea impuesta por la ley, y que el mundo sea ilustrado
  • 25. Pág. 25 respecto a la obligación del verdadero día de descanso, entonces el que transgrediere el mandamiento de Dios para obedecer un precepto que no tiene mayor autoridad que la de Roma, honrará con ello al papado por encima de Dios: rendirá homenaje a Roma y al poder que impone la institución establecida por Roma: adorará la bestia y su imagen. Cuando los hombres rechacen entonces la institución que Dios declaró ser el signo de su autoridad, y honren en su lugar lo que Roma escogió como signo de su supremacía, ellos aceptarán de hecho el signo de la sumisión a Roma, "la marca de la bestia." Y sólo cuando la cuestión haya sido expuesta así a las claras ante los hombres, y ellos hayan si- do llamados a escoger entre los mandamientos de Dios y los mandamientos de los hom- bres, será cuando los que perseveren en la transgresión recibirán "la marca de la bestia". PR:376. Importantes son las lecciones que debemos aprender de lo experimentado por los jóvenes hebreos en la llanura de Dura. En esta época nuestra, muchos de los sier- vos de Dios, aunque inocentes de todo mal proceder, serán entregados para sufrir humillación y ultrajes a manos de aquellos que, inspirados por Satanás, están lle- nos de envidia y fanatismo religioso. La ira del hombre se despertará en forma es- pecial contra aquellos que santifican el sábado del cuarto mandamiento; y al fin un decreto universal los denunciará como merecedores de muerte. El tiempo de angustia que espera al pueblo de Dios requerirá una fe inquebrantable. Sus hijos deberán dejar manifiesto que él es el único objeto de su adoración, y que por nin- guna consideración, ni siquiera de la vida misma, pueden ser inducidos a hacer la menor concesión a un culto falso. Para el corazón leal, los mandamientos de hombres pecami- nosos y finitos son insignificantes frente a la Palabra del Dios eterno. Obedecerán a la verdad aunque el resultado haya de ser encarcelamiento, destierro o muerte. PE:64-65. Luego vi que las siete postreras plagas iban a ser derramadas pronto sobre aquellos que no tienen refugio; y sin embargo el mundo las consideraba como si no tu- vieran más importancia que otras tantas gotas de agua a punto de caer. Se me capacitó después para soportar el terrible espectáculo de las siete últimas plagas, la ira de Dios. Vi que esa ira era espantosa y terrible, y que si él extendiese la mano, o la levantase con ira, los habitantes del mundo serian como si nunca hubiesen existido, o sufrirían llagas incurables y plagas marchitadoras que caerían sobre ellos, y no hallarían liberación, sino que serian destruidos por ellas. El terror se apoderó de mí, y caí sobre mi rostro delante del ángel y le rogué que quitase ese espectáculo, que lo ocultase de mí, porque era de- masiado espantoso. Entonces comprendí, como nunca antes, la importancia que tie- ne el escudriñar la Palabra de Dios cuidadosamente, para saber cómo escapar a las plagas que, según declara la Palabra, caerán sobre todos los impíos que adoren la bestia y su imagen, y reciban su marca en su frente y en sus manos. Me llenaba de gran asombro que hubiese quienes pudiesen transgredir la ley de Dios y pisotear su santo sábado, cuando estas violaciones han sido denunciadas con amenazas tan pavorosas. 4T:251. Dijo Jesús: "Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y
  • 26. Pág. 26 amará al otro, o se llegará al uno y menospreciará al otro: no podéis servir a Dios y a Mammón". (Mat. 6:24) Si somos verdaderos siervos de Dios, no habrá en nuestra mente duda alguna acerca de si vamos a obedecer sus mandamientos o consultar nuestros pro- pios intereses temporales. Si los que creen en la verdad no son sostenidos por su fe en estos días comparativamente apacibles, ¿qué los sostendré cuando venga la gran prueba y sea promulgado el decreto contra aquellos que no quieran adorar la ima- gen de la bestia ni recibir su marca en su frente o en su mano? Ese tiempo solemne no está lejos. En vez de volverse débiles e irresolutos, los hijos de Dios deben cobrar fuerzas y valor para el tiempo de la tribulación. 7CBA:987. Se repetirá la historia. Será ensalzada la falsa religión. El primer día de la semana, un día común de trabajo que no tiene ninguna santidad, será erigido como la imagen de Babilonia. Se ordenará a todas las naciones y lenguas y pueblos que rin- dan culto al falso día de reposo. El plan de Satanás es que no se tome en cuenta el día instituido por Dios y que fue dado al mundo como un recordativo de la crea- ción. El decreto que ordena el culto de este día [el domingo] deberá ser promulgado en todo el mundo. El poder civil está hablando en varios lugares con la voz de un dragón, así como el rey pagano habló a los cautivos hebreos. Pruebas y persecuciones sobrevendrán a todos los que obedezcan la Palabra de Dios y se nieguen a rendir culto a este falso día de reposo. La fuerza es el último recurso de toda religión falsa. Al principio emplea la atracción, así como el rey de Babilonia probó el poder de la música y la ostentación externa. Si esos atractivos, inventados por hombres inspirados por Satanás, no hacían que los hombres adoraran la imagen, las devoradoras llamas del horno estaban listas para consumirlos. Así será ahora [pronto]. El papado ha ejercido su poder para obligar a los hombres a que le obe- dezcan, y continuará haciéndolo. Necesitamos el mismo espíritu que fue manifes- tado por los siervos de Dios en el conflicto con el paganismo (ST, 06-05-1897). PE:282-284. Vi a los santos abandonar las ciudades y los pueblos y juntarse en grupos para vivir en los lugares más apartados. Los ángeles los proveían de comida y agua, mientras que los impíos sufrían hambre y sed. Vi después que los magnates de la tie- rra consultaban entre sí, y Satanás y sus ángeles estaban atareados en torno de ellos. Vi un edicto del que se repartieron ejemplares por distintas partes de la tie- rra, el cual ordenaba que si dentro de determinado plazo no renunciaban los santos a su fe peculiar y prescindían del sábado para observar el primer día de la semana, quedaría la gente en libertad para matarlos. Pero en aquella hora de prueba estaban los santos tranquilos y serenos, esperando en Dios y apoyados en su promesa de que se les abriría un camino de salvación. En algunos puntos los malvados se precipitaron con- tra los santos para matarlos antes de que venciese el plazo señalado en el edicto; pero ángeles en la persona de guerreros pelearon por ellos. Satanás quería tener el privilegio de exterminar a los santos del Altísimo; pero Jesús ordenó a sus ángeles que velaran por
  • 27. Pág. 27 ellos. Dios tendría a honra hacer un pacto con quienes habían guardado su ley a la vista de los paganos circundantes; y Jesús recibiría honra al trasladar sin que vieran la muerte a los fieles expectantes que durante tanto tiempo le habían aguardado. Pronto vi que los santos sufrían gran angustia mental. Parecían rodeados por los malva- dos moradores de la tierra. Todas las apariencias estaban en su contra, y algunos empe- zaron a temer que Dios los hubiese abandonado al fin para dejarlos perecer a manos de los malos. Pero si sus ojos hubiesen podido abrirse, se hubieran visto circundados por los ángeles de Dios. Después llegó la multitud de los impíos airados, y a poco una masa de ángeles malignos que excitaban a los impíos a que matasen a los santos. Mas para acercarse al pueblo de Dios era preciso que atravesasen por entre la cohorte de ángeles santos y poderosos, lo cual era imposible. Los ángeles de Dios los hacían retroceder y también rechazaban a los ángeles malos que rodeaban a los malvados. Fue una hora de tremenda y espantosa angustia para los santos. Día y noche clamaban a Dios para pedirle que los librase. A juzgar por las apariencias no había posibilidad de escapar. Los malvados, saboreando de antemano su triunfo, exclamaban: "¿Por qué no os libra vuestro Dios de nuestras manos? ¿Por qué no os escapáis por los aires para sal- var la vida?" Pero los santos no los escuchaban. Como Jacob, estaban luchando con Dios. Los ángeles deseaban libertarlos; pero habían de esperar un poco más. El pueblo de Dios debía apurar el cáliz y ser bautizado del bautismo. Los ángeles, fieles a su mi- sión, seguían velando. Dios no quería que los paganos insultasen su nombre. Se acer- caba el tiempo en que iba a manifestar su formidable poder y libertar gloriosamente a sus santos. Por la gloria de su nombre iba a libertar a todos los que pacientemente le ha- bían esperado y cuyos nombres estaban escritos en el libro. Se me señaló al fiel Noé. Al desatarse la lluvia y sobrevenir el diluvio, ya Noé y su fa- milia habían entrado en el arca, y Dios había cerrado la puerta. Noé había advertido fielmente a los moradores del mundo antediluviano, mientras ellos se mofaban de él y le escarnecían. Pero cuando las aguas cubrieron la tierra, y uno tras otro los impíos se iban ahogando, veían el arca de la que tanto se habían burlado, flotando con toda seguridad sobre las olas, y preservando al fiel Noé y su familia. Análogamente vi que sería liber- tado el pueblo de Dios que con tanta fidelidad había anunciado al mundo la ira venidera. Dios no consentiría que los malvados exterminasen a quienes esperaban la trasla- ción y no se sometían al decreto de la bestia ni recibían su marca. Vi que si a los malvados se les permitiese exterminar a los santos, Satanás se alegraría, con sus malignas huestes y todos cuantos odiaban a Dios. Y ¡oh, qué triunfo fuera para su majestad satánica ejercer en la lucha final potestad sobre los que durante largo tiempo habían esperado contemplar a quien tanto amaban! Los que se burlaron de la idea de la ascensión de los santos presenciarán la solicitud de Dios por su pueblo y contemplarán su gloriosa liberación. Cuando los santos salieron de las villas y ciudades, los persiguieron los malvados con intento de matarlos. Pero las espadas levantadas contra el pueblo de Dios se que- braron y cayeron tan inofensivas como briznas de paja. Los ángeles de Dios escudaron a
  • 28. Pág. 28 los santos, cuyos clamores, elevados día y noche en súplica de liberación, habían llegado ante el Señor. CS:693. Cuando los que honran la ley de Dios hayan sido privados de la protección de las leyes humanas, empezará en varios países un movimiento simultáneo para destruirlos. Conforme vaya acercándose el tiempo señalado en el decreto, el pueblo conspirará para extirpar la secta aborrecida. Se convendrá en dar una noche el golpe decisivo, que reducirá completamente al silencio la voz disidente y reprensora. El pueblo de Dios -algunos en las celdas de las cárceles, otros escondidos en ignorados escondrijos de bosques y montañas- invocan aún la protección divina, mientras que por todas partes compañías de hombres armados, instigados por legiones de ángeles malos, se disponen a emprender la obra de muerte. Entonces, en la hora de supremo apuro, es cuando el Dios de Israel intervendrá para librar a sus escogidos. El Señor dice: "Voso- tros tendréis canción, como en noche en que se celebra pascua; y alegría de corazón, como el que va... al monte de Jehová, al Fuerte de Israel. Y Jehová hará oír su voz po- tente, y hará ver el descender de su brazo, con furor de rostro, y llama de fuego consu- midor; con dispersión, con avenida, y piedra de granizo." (Isaías 30: 29, 30.) 1T:353-354. Vi que Dios preservará de manera maravillosa a su pueblo durante el tiem- po de angustia. Así como Jesús oró con toda la agonía de su alma en el huerto, ellos clamarán con fervor y agonía día y noche para obtener libramiento. Se proclamará el decreto de que deben despreciar el sábado del cuarto mandamiento, y honrar el primer día, o perder la vida, Pero ellos no cederán, ni pisotearán el sábado del Se- ñor para honrar una institución del papado. Los rodearán las huestes de Satanás y los hombres perversos, para alegrarse de su suerte, porque no parecerá haber para ellos medio de escapar. Pero en medio de las orgías y el triunfo de aquéllos, se oirá el es- truendo ensordecedor del trueno más formidable. Los cielos se habrán ennegrecido, y estarán iluminados únicamente por la deslumbrante y terrible gloria del cielo, cuando Dios deje oír su voz desde su santa morada. 5T:212-213. "Y en aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está por los hijos de tu pueblo: y será tiempo de angustia, cual nunca fue después que hubo gente hasta entonces: mas en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallaren escritos en el libro." (Dan. 12:1). Cuando llegue ese tiempo de angustia, cada caso se habrá decidido, ya no habrá tiempo de gracia ni misericordia para el impenitente. El se- llo del Dios vivo estará sobre su pueblo. Este pequeño remanente, incapaz de defender- se en el mortífero conflicto con las potestades de la tierra mandadas por la hueste del dragón, hace de Dios su defensa. Ha sido promulgado por la más alta autoridad te- rrestre el decreto de que adoren a la bestia y reciban su marca bajo pena de perse- cución y muerte. ¡Dios ayude entonces a su pueblos porque ¿qué podría hacer sin su ayuda en un conflicto tan terrible?
  • 29. Pág. 29 CS:662. Terrible será la crisis a que llegará el mundo. Unidos los poderes de la tierra pa- ra hacer la guerra a los mandamientos de Dios, decretarán que todos los hombres, "pe- queños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos" (Apoc. 13:16), se conformen a las costumbres de la iglesia y observen el falso día de reposo. Todos los que se nieguen a someterse serán castigados por la autoridad civil, y finalmente se decretará que son dignos de muerte. Por otra parte, la ley de Dios que impone el día de reposo del Creador exige obediencia y amenaza con la ira de Dios a los que violen sus precep- tos. PR:140-141. Entre los habitantes de la tierra, hay, dispersos en todo país, quienes no han doblado la rodilla ante Baal. Como las estrellas del cielo, que sólo se ven de noche, es- tos fieles brillarán cuando las tinieblas cubran la tierra y densa oscuridad los pueblos. En la pagana África, en las tierras católicas de Europa y de Sudamérica, en la China, en la India, en las islas del mar y en todos los rincones obscuros de la tierra, Dios tiene en reserva un firmamento de escogidos que brillarán en medio de las tinieblas para demos- trar claramente a un mundo apóstata el poder transformador que tiene la obediencia a su ley. Ahora mismo se están revelando en toda nación, entre toda lengua y pueblo; y en la hora de la más profunda apostasía, cuando se esté realizando el supremo es- fuerzo de Satanás para que "todos, . . . pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos" (Apoc. 13: 16), reciban, so pena de muerte, la señal de lealtad a un falso día de reposo, estos fieles, "irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin culpa," res- plandecerán "como luminares en el mundo." (Fil. 2:15). Cuanto más obscura sea la noche, mayor será el esplendor con que brillarán. 5T:525. 9T:17. Pruebas terribles esperan al pueblo de Dios. El espíritu de guerra agita las nacio- nes desde un cabo de la tierra hasta el otro. Mas a través del tiempo de angustia que se avecina -un tiempo de angustia como no lo hubo desde que existe nación,- el pueblo de Dios permanecerá inconmovible. Satanás y su ejército no podrán destruirlo, porque án- geles poderosos lo protegerán. EUD:259. Cuando Jesús salga del lugar santísimo, su Espíritu refrenador se retirará de los gobernantes y del pueblo. Estos quedarán bajo el dominio de los ángeles malos. En- tonces, por consejo y dirección de Satanás, se harán leyes tales que, a menos que el tiempo sea muy corto, no se salvará ninguna carne. 1JT:75 (1859). Versículo 16. “Y ordenaba que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se les ponga una marca en la mano derecha o en la frente.” 4CBA:1193. El Señor ha señalado claramente el camino a la ciudad de Dios; pero el gran apóstata ha cambiado la señal colocando una falsa: un día de reposo espurio. Decla-
  • 30. Pág. 30 ra: "Actuaré en contra de Dios. Daré poder a mi delegado, el hombre de pecado, para que derribe el monumento conmemorativo de Dios: el día de reposo del séptimo día. Así mostraré al mundo que el día santificado y bendecido por Dios ha sido cambiado. Ese día no perdurará en la mente de los hombres. Borraré su recuerdo. Colocaré en su lugar un día que no tenga las credenciales del cielo, un día que no pueda ser una señal entre Dios y su pueblo. Haré que la gente que acepta este día le atribuya la santidad que Dios puso sobre el séptimo día. Me ensalzaré por medio de mi representante. Será ensalzado el primer día y el mundo protestante recibirá como genuino este falso día de reposo. Mediante la violación del día de reposo instituido por Dios, haré que se desprecie su ley. Haré que a mi día de reposo se le apliquen las palabras 'señal entre mí y vuestras genera- ciones'. Así el mundo llegará a ser mío. Seré gobernante de la tierra, príncipe del mundo. Controlaré de tal modo las mentes con mi poder, que el sábado de Dios será objeto de menosprecio. ¿Señal? Haré que la observancia del séptimo día sea una señal de desleal- tad a las autoridades de la tierra. Las leyes humanas serán tan restrictivas, que los hom- bres y las mujeres no se atreverán a observar el día de reposo, el séptimo día. Por temor de que les falten alimentos y vestidos se unirán con el mundo en la transgresión de la ley de Dios, y la tierra estará completamente bajo mi dominio". El hombre de pecado ha instituido un falso día de reposo, y el llamado mundo cris- tiano ha adoptado a este hijo del papado, negándose a obedecer a Dios. Así Satanás conduce a hombres y mujeres en una dirección opuesta a la ciudad de refugio. Considerando las multitudes que lo siguen, queda demostrado que Adán y Eva no son los únicos que han aceptado las palabras del astuto enemigo. El enemigo de todo lo bueno ha cambiado la señal indicadora, para que señale hacia el camino de la desobediencia como si fuera la senda de la felicidad. Ha insultado al Señor negándose a obedecer un "Así dice Jehová". Ha pensado cambiar los tiempos y las leyes (RH, 17-04-1900). 7CBA:990. [Se cita Apoc. 14:9-10]. Es importante que todos comprendan qué es la marca de la bestia y cómo pueden escapar de las temibles amenazas de Dios. ¿Por qué no se interesan los hombres en conocer qué constituye la marca de la bestia y su imagen? Contrasta directamente con la señal de Dios. [Se cita Éxo. 31:12-17]. La cuestión del día de reposo será el tema de disputa en el gran conflicto en que todo el mundo tendrá una parte. [Se cita Apoc. 13:4-8, 10.] Todo el capítulo es una revelación de lo que con seguridad habrá de suceder [se cita Apoc. 13:11, 15-17] (MS 88, 1897). ¿Qué es la marca de la bestia? Juan fue llamado para que contemplara a un pueblo distinto de los que adoran a la bestia y a su imagen observando el primer día de la semana. La observancia de ese día es la marca de la bestia (Carta 31, 1898). 7CBA:961. Toda la sociedad está clasificada en dos grandes clases: los obedientes y los desobedientes. ¿En cuál de esas clases seremos hallados? Los que guardan los mandamientos de Dios, los que viven no sólo de pan sino de toda
  • 31. Pág. 31 palabra que sale de la boca de Dios, componen la iglesia del Dios viviente. Los que prefieren seguir al anticristo son súbditos del gran apóstata. Alineados bajo la bandera de Satanás quebrantan la ley de Dios e inducen a otros a quebrantarla. Se esfuerzan para redactar las leyes de las naciones para que los hombres demuestren su lealtad a los gobernantes terrenales hollando las leyes del reino de Dios. Satanás distrae las mentes con cuestiones baladíes, de modo que no tengan una visión clara y distinta de los asuntos de gran importancia. El enemigo hace planes para en- trampar al mundo. El mundo que pretende ser cristiano será el teatro de acciones grandes y decisivas. Los que tienen autoridad promulgarán leyes para regir la conciencia siguiendo el ejemplo del papado. Babilonia hará que todas las naciones beban el vino del furor de su fornicación. Cada nación quedará implicada... [se cita Apoc. 18:3-7] (MS 24, 1891). Ev:173. Pero cuando la observancia del domingo sea impuesta por la ley, y que el mun- do sea ilustrado respecto a la obligación del verdadero día de descanso, entonces el que transgrediere el mandamiento de Dios para obedecer un precepto que no tiene mayor au- toridad que la de Roma, honrará con ello al papado por encima de Dios: rendirá homena- je a Roma y al poder que impone la institución establecida por Roma: adorará la bestia y su imagen. Cuando los hombres rechacen entonces la institución que Dios declaró ser el signo de su autoridad, y honren en su lugar lo que Roma escogió como signo de su su- premacía, ellos aceptarán de hecho el signo de la sumisión a Roma, "la marca de la bes- tia". Y sólo cuando la cuestión haya sido expuesta así a las claras ante los hombres, y ellos hayan sido llamados a escoger entre los mandamientos de Dios y los man- damientos de los hombres, será cuando los que perseveren en la transgresión reci- birán "la marca de la bestia" (CS:502-503. Año 1888). El cambio del sábado es una señal o marca de la autoridad de la Iglesia Romana. Aque- llos que, comprendiendo las aseveraciones del cuarto mandamiento, escogen observar el falso día de descanso en lugar del verdadero, están con ello rindiendo homenaje al único poder que lo ordena. La marca de la bestia es el día de descanso papal, que ha sido aceptado por el mundo en lugar del día señalado por Dios. Nadie hasta ahora ha recibido la marca de la bestia. El tiempo de prueba no ha llegado aún. Hay cristianos verdaderos en todas las iglesias, sin exceptuar la comuni- dad católica romana. Nadie es condenado hasta que haya tenido la luz y haya visto la obligación del cuarto mandamiento. Pero cuando se ponga en vigencia el decreto que ordena falsificar el sábado, y el fuerte clamor del tercer ángel amoneste a los hom- bres contra la adoración de la bestia y su imagen, se trazará claramente la línea en- tre lo falso y lo verdadero. Entonces los que continúen aún en transgresión recibi- rán la marca de la bestia. Con pasos rápidos nos aproximamos a este período. Cuando las iglesias protestantes se unan con el poder secular para sostener una falsa religión, a la cual se opusieron sus an- tepasados soportando la más terrible persecución, entonces el día de descanso papal será hecho obligatorio por la autoridad combinada de la iglesia y el estado. Habrá una apos-