SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 234
Descargar para leer sin conexión
1
Título:
___________________________________________________________________________
Alta Dirección
Presidente: Charlles Britis
Secretario ejecutivo: Fari Choque
Tesorero: Nilton Acuña
___________________________________________________________________________
Editor:
Heyssen Cordero Maraví
___________________________________________________________________________
Diseño y Diagramación: Denise Orosco F.
Corrección de estilo: Irania Mitma
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2. 1.a
ed., Lima. Editorial
Imprenta Unión, 2024.
1. Cristianismo 2. Evangelismo 3. Misión 4. Discipulado 5. Escuela Sabática
6. Biblia 7. Estudios Bíblicos
El contenido de esta publicación no podrá reproducirse total ni parcialmente por
ningún medio mecánico, fotográfico, electrónico, escáner y/o fotocopia sin la autori-
zación escrita de los editores.
Editado e impreso por la UNIVERSIDAD PERUANA UNIÓN en su Centro de Aplicación
Editorial Imprenta Unión km 19 Carretera Central, Ñaña, Lima, Perú
E-mail: ventas@editorialunion.com.pe
Depósito legal n.º 2024-00802
Tiraje 12 900
JOB 27825-24 UNIÓN ®
Impreso en Perú
Enero de 2024
UNIÓN PERUANA DEL SUR
3
ÍNDICE
MÓDULO I
LLAMADO A SER UN INSTRUCTOR BÍBLICO 				 9
1. Dar estudios bíblicos, un plan de Dios ...........................................................10
2. Un instructor conforme al corazón de Dios ....................................................17
3. El instructor bíblico y el estudio de la Biblia, la oración y el ayuno ................22
4. Enemigos del instructor bíblico ......................................................................28
5. Buscando interesados ....................................................................................33
6. Trabajando de dos en dos...............................................................................39
7. El método de Cristo.........................................................................................43
8. Introducción a las Sagradas Escrituras...........................................................47
MÓDULO II
EL INSTRUCTOR BÍBLICO Y LAS DOCTRINAS 				 54
1. Historia de la IASD (1834-1844).......................................................................55
2. Historia de la IASD (1844-1848).......................................................................66
3. Historia de la IASD (1848-1863).......................................................................82
4. Doctrinas I........................................................................................................93
5. Doctrinas II.......................................................................................................99
6. Elena G. de White, Mujer de Visión................................................................106
7. El Santuario, la clave que articula las creencias de los adventistas..............111
8. El Santuario, un recorrido histórico................................................................117
MÓDULO III
EL INSTRUCTOR BÍBLICO Y LAS OTRAS CONFESIONES DE FE 124
1. Los católicos, apostólicos y romanos............................................................125
2. Asambleas de Dios........................................................................................130
3. Movimiento Misionero Mundial......................................................................136
4. Alianza Cristiana y Misionera.........................................................................143
5. Israelitas del Nuevo Pacto.............................................................................152
6. La Iglesia de la Diosa Madre..........................................................................158
7. Los testigos de Jehová..................................................................................165
8. Los mormones...............................................................................................169
MÓDULO IV
TÉCNICAS DEL INSTRUCTOR BÍBLICO 				 174
1. Respondiendo objeciones – Parte I...............................................................175
2. Respondiendo objeciones – Parte II..............................................................187
3. El uso de ilustraciones en la toma de decisiones..........................................199
4. Textos claves para sacar decisiones.............................................................204
5. El testimonio personal como recurso de llamado..........................................209
6. Cómo invitar a mis estudiantes a la campaña de evangelismo.....................214
7. Cómo tomar decisiones para el bautismo.....................................................219
8. Cómo lograr que mi nuevo discípulo no apostate.........................................224
4
Llamados a una misión
Cuando Jesús estableció la iglesia tenía
una razón, un propósito, UNA MISIÓN.
Como Cristo había cumplido Su misión, la
salvación del mundo fue alcanzada en la
cruz, por Su sacrificio, que es más que su-
ficiente para rescatar a toda la humanidad.
Luego, las buenas noticias necesitaban lle-
gar a todas las personas. Para esto, nos dio
una MISIÓN.
Así, el énfasis del cierre de los evangelios
y de la apertura del libro de los Hechos,
apuntan en una misma dirección: Un llama-
do a todos los que siguen a Cristo para que
“hagan discípulos a todas las naciones”
(Mateo 28:18-20), tomando la tarea que el
Padre entregó a Su hijo como su propia mi-
sión (Juan 20:21-23), con la seguridad de
que solamente con el poder del Santo Es-
píritu podrán ser testigos de Jesús y com-
partir con todo el mundo el mensaje de la
salvación (Lucas 24:49, Hechos 1:8).
A la luz de estos textos bíblicos, y de tantos
otros, se puede afirmar que no es la iglesia
la que tiene una misión, sino que la misión
tiene una iglesia. El Señor tiene una misión
y para ello estableció Su iglesia. Existimos por esta misión y si nos olvidamos de eso, perdemos
la razón para nuestra existencia.
En las palabras de Elena de White: “la Iglesia es el medio señalado por Dios para la salvación de
los hombres. Fue organizada para servir, y su misión es la de anunciar el Evangelio al mundo.
Desde el principio fue el plan de Dios que su iglesia reflejase al mundo su plenitud y suficiencia.
Los miembros de la iglesia, los que han sido llamados de las tinieblas a su luz admirable, han de
revelar su gloria. La iglesia es la depositaria de las riquezas de la gracia de Cristo; y mediante la
iglesia se manifestará con el tiempo, aun a “los principados y potestades en los cielos” (Efesios
3:10), el despliegue final y pleno del amor de Dios” (Hechos de los apóstoles, p. 9).
Con esta perspectiva “Dios toma a los hombres tales como son, con los elementos humanos
de su carácter, y los prepara para su servicio, si quieren ser disciplinados y aprender de él. No
son elegidos porque sean perfectos, sino a pesar de sus imperfecciones, para que mediante el
5
conocimiento y la práctica de la verdad, y por la gracia de Cristo, puedan ser transformados a
su imagen” (Deseado de Todas las Gentes, p. 261).
Esto es lo más sorprendente, que para una misión de tal magnitud, el Señor elija contar con
seres humanos limitados y frágiles para revelar al mundo Su plenitud y suficiencia, Su gloria y el
despliegue final y pleno del amor de Dios. ¡Extraordinario!
Nosotros hemos recibido este llamado, esta misión. Privilegio inaudito, responsabilidad sin me-
dida. Y más que vivir esta misión en lo personal, como ministros del evangelio, fuimos llamados
a liderar un movimiento misionero. Como evangelistas preparamos y capacitamos un ejército
de evangelistas. Como enviados, enviamos. Como misioneros, formamos nuevos misioneros.
El plan del Señor para cumplir la misión sigue siendo el mismo. Sus promesas también. “El que
llamó a los pescadores de Galilea está llamando todavía a los hombres a su servicio. Y está
tan dispuesto a manifestar su poder por medio de nosotros como por los primeros discípulos.
Por imperfectos y pecaminosos que seamos, el Señor nos ofrece asociarnos consigo, para que
seamos aprendices de Cristo. Nos invita a ponernos bajo la instrucción divina para que unidos
con Cristo podamos realizar las obras de Dios” (Deseado de Todas las Gentes, p. 264).
Que el Señor encuentre en nosotros siervos listos para escuchar Su voz, y prontos a atender sus
órdenes. Si lo hacemos, Él va a hacer Su obra en nosotros y por medio de nosotros.
Dios los bendiga
Pr. Charlles Britis
PRESIDENTE
Unión Peruana del Sur
6
La misión se cumple cuando
se abre la Biblia
La misión que Cristo nos encomendó es,
según Mateo 28:19-20, hacer discípulos,
y esta se realiza a través de tres acciones:
1. “yendo” (πορευθέντες “poreuthentes” ) a
todas las naciones.
2. “enseñando” (διδάσκοντες “didaskon-
tes”) a todo lo que Dios ha mandado y
3. “bautizando” (βαπτίζοντες “baptizontes”)
en el nombre del Padre, del Hijo y del Espí-
ritu Santo (Mateo 28:19-20).
Todos los esfuerzos misioneros que reali-
zamos tienen ese propósito. La mensaje-
ra del Señor diría: “La Iglesia es el medio
señalado por Dios para la salvación de los
hombres. Fue organizada para servir, y su
misión es la de anunciar el Evangelio al
mundo” (HAp, 9).
No obstante, existe una preocupación real:
Hay un 90% de la feligresía actual que per-
manece en la inacción misionera. ¡Solo el
10% de la iglesia está compartiendo su fe!
¿Qué hacer para que más hermanos cumplan la misión? La respuesta es simple, hay que en-
señarles, ¡hay que entrenarlos!
En ese sentido necesitamos seguir trabajando en la implementación de Escuelas de Entre-
namiento de Instrumentos Bíblicos para tener por lo menos 100 instructores bíblicos en cada
distrito misionero, a esto le llamamos PROYECTO 100.
Buscamos tener más instructores bíblicos que enseñen la Biblia a sus semejantes. No hemos
inventado la pólvora. Elena G. White ya lo decía: “Cada iglesia debe ser una escuela práctica de
obreros cristianos. Sus miembros deberían aprender a dar estudios bíblicos, a dirigir y enseñar
clases en la Escuela Sabática, a auxiliar al pobre y cuidar al enfermo, y trabajar en pro de los
inconversos” (MC, 107). Y también expresó: “En toda iglesia, los miembros deben ser adiestra-
dos de tal manera que dediquen tiempo a ganar almas para Cristo” (JT 3:69). ¿Te imaginas qué
7
pasaría si solo el 50% de la iglesia abriría su biblia con sus amigos, vecinos y familiares? ¡Pues
20 000 nuevos discípulos se convertirían en 100 000!
No es una locura, es el plan de Dios. No queremos llenar las bancas de la iglesia, queremos
llenar el cielo de más peruanos.
El material que tienes en tus manos tiene el objetivo de que seamos entrenados para el cum-
plimiento de la misión, que seamos adiestrados debidamente para abrir la Biblia con nuestros
semejantes para presentarles a Cristo vivo, a través de un estudio bíblico.
Que Dios te bendiga.
¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS!
Pr. Heyssen Cordero Maraví
Ministerio Personal, Escuela Sabática, Misión Global, Evangelista y ASA
UNIÓN PERUANA DEL SUR
8
9
10
11
El plan de celebrar estudios bíblicos es una idea de origen celestial” (Elena G. de White).1
E
l plan de Dios para evangelizar al mundo2
La Escritura no nos dice en detalles exactos lo que sucedió en la tierra en los
días anteriores a la ascención de Jesús. Considera cómo habrá sido la escena
cuando Jesús llegó al cielo. Diez mil veces diez mil ángeles le dieron la bienvenida. En
mi imaginación veo al poderoso ángel Gabriel que se acerca a Jesús.
—Señor —le dice—, tú sufriste mucho, muriendo por los pecados de la humanidad.
Tu muerte proporcionó vida eterna a todos los que la acepten. ¿Saben esto todos los
que están en la tierra? ¿Han escuchado todos de tu sacrificio?
—No, Gabriel, no todos lo han oído —replica el Salvador—; solo un puñado de per-
sonas en Jerusalén y Galilea saben esto.
—Bueno, Maestro —sigue Gabriel—, ¿cuál es tu plan para informar a todos de tu
gran amor?
—He comisionado a mis seguidores —responde el Maestro— para que lleven el
mensaje de salvación a todo el mundo. Les dije que lo cuenten a otros, quienes a
su vez, se lo contarán a otros, hasta que la última persona, en el rincón más alejado,
haya oído la historia.
El rostro de Gabriel se demuda. Ve lo que podría ser una falla en el plan del Maestro,
de modo que pregunta:
—Maestro, ¿qué pasaría si Pedro se cansa de contar a otros la historia de la cruz, y
se vuelve a pescar? ¿Qué pasaría si Santiago, Juan y Andrés se unen con él, y Mateo
regresa a su puesto de recolector de impuestos en Capernaúm, y todos los demás
pierden el celo y dejan de hablar de tu sacrificio? O ¿qué pasaría si estos discípulos
mueren antes que la tarea se complete, y tu iglesia se vuelva grande y cómoda, y
los corazones de tu pueblo ya no ardan para contar la increíble historia de tu amor?
¿Cuál es tu plan de emergencia? ¿Cuál es el plan B?
Hay una larga pausa, y luego se oye la voz del Señor Jesús:
—Gabriel, no tengo otro plan. No hay plan B ni C.
Por supuesto, esta escena es imaginaria, pero la lección que enseña es verdadera
para cada generación. Cristo nos ha dado la tarea, el privilegio de comunicar el evan-
gelio a la gente de este mundo. No tiene otro plan.
PROPÓSITO DEL ESTUDIO
Entender que el plan de estudios bíblicos nace en el corazón de Dios. No se trata de
un plan humano, tampoco una estrategia que se haya originado en la mente de un
pastor, presidente o evangelista reconocido, sino que ese plan es de origen celestial.
Por lo tanto, en este desafío Dios llama a los seres humanos como instrumentos
[instructores bíblicos].
1
Elena de White, Obreros Evangélicos (Buenos Aires: ACES, 2013), 200.
2
Mark A. Finley, Reavivamiento para la misión (Buenos Aires: ACES, 2013), 35.
12
Lee detenidamente la Biblia:
“35
Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de
Jesús. 36
Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide
que yo sea bautizado? 37
Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo:
Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. 38
Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua,
Felipe y el eunuco, y le bautizó” (Hechos 8:35-38).
Si se tratara de buscar el método más fácil y rápido de evangelizar al mundo, Dios
llamaría a los ángeles.3
La sierva de Dios declara: “Dios podría haber proclamado
su verdad mediante ángeles inmaculados, pero tal no es su plan”.4
En ese sentido,
nosotros somos colaboradores de Dios en esta bendita causa de salvar personas
y llevarlos al bautismo. Y es que “la más alta de todas las ciencias es la de salvar
almas”.5
Definitivamente Dios nos llama a todos a cumplir la misión de predicar el
evangelio, porque esta es la comida de Jesús (Juan 4:34), y si no comemos vamos
a morir. Entonces, todo creyente, todo miembro de la iglesia y discípulo de Cristo es
llamado a cumplir la misión de predicar el evangelio.6
I. EVIDENCIA BÍBLICA PARA DAR ESTUDIOS BÍBLICOS
¿Qué dice la Biblia?
“Y al ver las multitudes tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y
dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: A la
verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies,
que envíe obreros a su mies” (Mateo 9:36-38). Jesús claramente dijo que la obra de
la evangelización es abundante y los que participan de esta tarea son pocos. ¿Qué
hacer? ¡Clamar por más obreros! ¡Más instructores bíblicos! Esto es lo que dice la
Biblia en Mateo 28:19-20:
“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del
Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí
yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”. A fin de entender la dinámica
de la misión, Jesús mismo nos dio la clave a la luz de Mateo 28:19-20, pues la misión se cumple a
través de tres verbos:7
3
Alejandro Bullón, Todo miembro involucrado. Un llamado a servir (Buenos Aires: ACES, 2017), 5.
4
Elena G. de White, Hechos de los apóstoles (Buenos Aires: ACES, 2014), 266.
5
Elena G. de White, El ministerio de curación (Buenos Aires: ACES, 2013), 310.
6
Carlos Martín, La ciencia de ganar almas (Buenos Aires: ACES, 2012), 19.
7
Heyssen Cordero Maraví, ¡Hagan discípulos! Hacia una iglesia discipuladora (Lima, Perú: Editorial Imprenta
Unión, 2019), 12.
¡Hagan discípulos! (μαθητεύσατε)
Yendo Enseñando Bautizando
πορευθέντες διδάσκοντες βαπτίζοντες
poreuthéntes didáskntes baptízontes
13
El verbo principal de la oración es “¡Hagan discípulos o discipulen!”. La pregunta
es, ¿cómo? Y el texto refiere: yendo, enseñando y bautizando. Entonces, se hace
discípulos:
(1) yendo a todas las naciones
(2) enseñando a que guarden todo lo que Jesús ha mandado
(3) bautizando en el nombre de toda la deidad.
¿Qué dice Elena G. de White?
En relación con la importancia de dar estudios bíblicos, destaca: “El plan de celebrar
estudios bíblicos es una idea de origen celestial”.8
Sigue diciendo: “Nuestra obra nos
ha sido señalada por nuestro Padre celestial. Hemos de tomar nuestra Biblia, y salir
para amonestar al mundo. Hemos de ser la mano ayudadora de Dios en la salvación
de las almas: canales por los cuales ha de fluir cotidianamente su amor hacia los que
perecen”.9
Según Elena de White, los estudios bíblicos no son un invento de un ser
humano, sino que es una idea que nació en el corazón de Dios. Del mismo modo,
la forma como podemos amonestar al mundo es enseñando la Biblia a través de un
estudio bíblico.
La mensajera del Señor añade: “Los miembros de nuestras iglesias deben hacer más
trabajo de casa en casa, dando estudios bíblicos”.10
Es decir, la misión consiste en
dar estudios bíblicos y todos somos llamados a realizar esta noble labor. La misión
se cumplirá solo cuando abramos la Biblia. Podemos tener buenas intenciones, po-
demos realizar acciones solidarias, construir buenas relaciones amicales, pero si no
abrimos la Biblia, haremos una tarea incompleta.
II. LA MISIÓN SE CUMPLE CUANDO ABRIMOS LA BIBLIA PARA ENSEÑAR
¿Cómo enseñar a guardar todo lo que Jesús mandó sin usar la Biblia?
Se hace discípulos cuando enseñamos la Biblia, la Palabra de Dios. Todos los dones,
los talentos y ministerios en la iglesia deben finalizar abriendo la Biblia, enseñando
a guardar todo lo que Jesús enseñó. La palabra “todo” indica que no es un estudio
simple, no es un sermón evangelístico o un programa de TV, tampoco es solo com-
partir un post con un mensaje de esperanza o de paz en Instragram, Facebook o
Twitter. Ni siquiera es un video en mi cuenta de Tik Tok o canal de Youtube, es más
que eso, es escudriñar la Biblia junto a una persona.
Ahora, no me malentienda y crean que estoy en contra de las redes sociales o el
evangelismo digital, no. Jamás. Sin embargo, es preciso entender que esos son los
medios, los goznes, es la “carnada” para poder “pescar” hombres, pues ese es el
llamado que Cristo nos hizo.
8
Elena de White, Obreros Evangélicos (Buenos Aires: ACES, 2013), 200.
9
Elena de White, Testimonios para la Iglesia (Miami, FL: APIA, 1998) 9:150.
10
Elena de White, Joyas de los testimonios, 3:346.
14
¿Qué hacer si no tengo ganas de dar estudios bíblicos?
La misión de la iglesia es hacer discípulos. Tal como lo refiere Bill Hull, “hacer discípulos
tiene que ser algo enclavado en el corazón de la iglesia, pues el compromiso de la iglesia es producir
creyentes que lleven fruto; estos son llamados discípulos”.11
Existe, con tristeza, cristianos que
creen que dar estudios bíblicos es un “don”, y argumentan de esta manera que NO
TODOS TIENEN EL DON, y por lo tanto, si no es mi don, entonces estoy absuelto de
hacer esa tarea misionera. ¿Es esto cierto?
Pues bien, en primer lugar, dar estudios bíblicos no es un don, sino una necesidad
básica vital, tal como orar, estudiar la Biblia y congregarme. No es tema de gusto o
don, es una necesidad espiritual. Si no estudio, oro, congrego ni predico, ciertamente
voy a morir espiritualmente hablando. Por otro lado, hay quienes no gustan de usar
los diversos cursos que las asociaciones o campos preparan, tales como la “Fe de
Jesús”, entre otros, por considerarlos como poco metódicos, o muy sencillos. En
definitiva, creen que es mejor usar un estudio personal, alegando que en tiempos de
Jesús no habían cursos bíblicos. ¿Qué decirles?
Respecto a este tema, el propósito de los cursos bíblicos es de ayudarnos a enseñar
de manera sistemática, en orden y en proceso. Si yo tengo un estudio bíblico per-
sonal que tiene esas características, enhorabuena, adelante. No obstante, la idea es
abrir la Biblia, enseñar la Biblia.
CONCLUSIÓN
Philip G. Samaan,12
registra en su libro El método de Cristo una parábola ilustrativa
de John Drescher sobre un grupo que se denominaban Los Pescadores”.
Cuenta la ilustrativa parábola que los pobladores de esa región gozaban de hermo-
sos ríos y lagos llenos de peces.
Todos “los pescadores” amaban su vocación. Semana tras semana se reunían para
discutir sobre la abundancia de los peces y sobre los mejores métodos para pescar.
Periódicamente definían con cuidado qué significaba pescar, defendían la pesca
como la profesión y declaraban que pescar era, es y sería siempre la primera tarea
de los pescadores.
Continuamente buscaban nuevas y mejores técnicas para lograr renovadas defini-
ciones de pesca. Decían convencidos: “La industria pesquera existe gracias a los
pescadores, como el fuego viene a la existencia al producirse la combustión”. Les
gustaban frases como: “Pescar es la tarea de cada pescador”, “Todo pescador es
un recolector de peces”, y “Un puesto de cada pesca por cada club de pescadores”.
Patrocinaban reuniones especiales que llamaban “Campañas de pescadores” y “El
mes de la Pesca Abundante”. También patrocinaban congresos nacionales e inter-
11
Bill Hull, El pastor hacedor de discípulos (Grand Rapids, MI: Ediciones Berea, 1988), 49.
12
Philip G. Samaan, El método de Cristo para testificar. El delicado arte de relacionarse con
la gente y llegar a ella mediante el testimonio personal (Buenos Aires: ACES, 1995), 114-117.
15
nacionales para discutir acerca de pesca y de cómo promoverla. Oían disertaciones
acerca de los nuevos equipos, sonidos especiales, y cualquier nueva carnada que
fuese descubierta.
Estos pescadores construyeron grandes y hermosos edificios llamados “Sedes de
Pescadores”. La consigna era que cada uno debía ser un pescador modelo, y cada
pescador debía obtener una buena pesca. Sin embargo, había una cosa que ellos no
hacían: PESCAR.
Además de reunirse regularmente, organizaron un consejo para enviar pescadores
a otros lugares donde había muchos peces. Parecía que todos los pescadores con-
cordaban en que era necesaria una junta administrativa que pudiese desafiar a los
pescadores a que confiasen en la pesca.
Esta junta contrató personal, nombró comisiones y organizó muchas reuniones,
asambleas y seminarios para consolidar la pesca y decidir qué nuevas corrientes se
deberían considerar. Pero el personal y los miembros de las comisiones NO PESCA-
BAN.
Se edificaron grandes, elaborados y caros centros de entrenamiento donde el princi-
pal propósito era enseñar a los pescadores cómo pescar con eficacia. A lo largo de
los años se dictaron muchos cursos acerca de la necesidad de pescar, la naturaleza
de los peces, dónde encontrarlos, sus reacciones psicológicas y cómo aproximarse
a ellos para alimentarlos.
Quienes enseñaban eran doctores en “pescalogía”. Estos profesores enseñaban muy
bien a pescar… pero no pescaban. Luego de tantos años de entrenamiento se gra-
duaban como licenciados en pesca… pero nadie pescaba.
Algunos salían de su región para viajar a otros países y estudiar en prestigiosas uni-
versidades, pero después de todos sus doctorados y maestrías… seguían sin pescar.
Construyeron imprentas y publicaban manuales y libros especializados sobre la pes-
ca y sus formas. Técnicas y más técnicas… pero nadie pescaba.
Te imaginas ese pueblo de pescadores que no pescaban. ¿Se puede considerar
pescador a una persona que en el transcurso de varios años no captura un solo pez?
¿Es pescador de hombres el que no está pescando? No. No lo es. No puede haber
pescador sin pesca, ni pesca sin pescador. Seguir a Jesús y pescar con él son dos
acciones ligadas por los mismos intereses. Ambas están tan entrelazadas que no
pueden existir separadamente.13
No seamos pescadores solo de nombre, seamos pescadores porque pescamos. Los
adventistas somos llamados a ser el movimiento de la Biblia, enseñemos y levante-
mos la Biblia a nuestros amigos, vecinos y familiares.
13
Philip G. Samaan, El método de Cristo para testificar, 17.
16
DESAFÍO MISIONERO:
1. DAR ESTUDIOS BÍBLICOS ES TAREA DE TODOS. Pastores, profesores, con-
tadores, médicos, colportores, alumnos, líderes y toda la iglesia, cumplamos
el mandato “enseñando todo lo que Dios ha mandado”.
2. Motivemos a otros hermanos que aún no tienen el gozo de compartir un curso
bíblico, a hacerlo de la mejor manera e iniciar una aventura misionera de fe.
¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS!
Pr. Heyssen Cordero Maraví
Ministerio Personal, Escuela Sabática y Evangelista
UNIÓN PERUANA DEL SUR
17
18
S
er un instructor bíblico conforme al corazón de Dios no significa ser calificados
por nuestra pureza moral o perfección espiritual, sino por haber sido elegi-
dos y llamados por Dios conforme a su decisión. El rey David no fue perfecto,
hubo mejores y peores que él, pero Dios lo eligió conforme a su corazón, ya no fue
el pueblo quien lo eligió como ocurrió con su antecesor el rey Saúl. Nuestro Señor
Jesús refiriéndose a sus apóstoles dijo: No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo
os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto per-
manezca…” (Jn.15:16). Por su parte, el apóstol Pablo expresó su gratitud con estas
palabras: “Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me
tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio (1 Tim.1:12).
La gran comisión dada por Cristo es un desafío para sus seguidores de todos los
tiempos, tú y yo hemos sido llamados conforme al corazón de Dios para compartir
las buenas nuevas en calidad de instructores bíblicos.
PROPÓSITO DEL ESTUDIO
Entender que existen cualidades especiales que el instructor bíblico debe poseer en
la obra sagrada de abrir la Biblia con nuestros semejantes.
Lee detenidamente la siguiente cita:
“El plan de celebrar estudios bíblicos es una idea de origen celestial… por este medio la Palabra de
Dios ha sido dada a millares; y los obreros se han puesto en contacto personal con gente de todas
las naciones y lenguas… Dios no permitirá que esta preciosa obra hecha para él quede sin recom-
pensa. Él coronará de éxito todo esfuerzo humilde hecho en su nombre”.1
La misma autora refiriéndose a una de sus visiones escribió: “…Vi a dos obreros bíblicos
sentados en el círculo de una familia. Con la Biblia abierta ante ellos, presentaron al Señor Jesucris-
to como el Salvador que perdona el pecado. Sus palabras fueron habladas con frescura y poder.
Se ofreció una fervorosa oración a Dios, y los corazones fueron enternecidos y subyugados por la
influencia dominante del Espíritu de Dios. A medida que la Palabra de Dios era explicada, vi una
luz suave y radiante que iluminaba las Escrituras y dijo suavemente: “Ve por los caminos y por los
vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa”.2
Aquí un consejo práctico de Elena G. de White: “Es necesario acercarse a la gente por
medio del esfuerzo personal. Si se dedicara menos tiempo a sermonear y más al servicio personal,
se conseguirían mayores resultados. Hay que aliviar a los pobres, atender a los enfermos, consolar
a los afligidos y dolientes, instruir a los ignorantes y aconsejar a los inexpertos. Hemos de llorar con
los que lloran y regocijarnos con los que se regocijan. Acompañada del poder de persuasión, del
poder de la oración, y del poder del amor de Dios, esta obra no será ni puede ser infructuosa”. 3
Jesús fue un extraordinario instructor bíblico y a la luz de la Biblia podemos men-
cionar algunas características importantes, las mismas que nos pueden ayudar en
nuestro trabajo personal:
1
Elena G. de White, Obreros evangélicos (Buenos Aires: ACES, 2024), 200
2
Elena G. de White, El evangelismo (Buenos Aires: ACES, 2013), 335.
3
Elena G. de White, Ministerio de curación (Buenos Aires: ACES, 2013), 102.
19
I. COMUNIÓN PERMANENTE
Jesús mientras estuvo en esta tierra dependió completamente del Padre celestial,
él dijo: “Yo no puedo hacer nada por iniciativa mía; como oigo, juzgo, y mi juicio es
justo porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (Jn. 5:30).
Su dependencia estuvo basada en el estudio de la Biblia y en la oración. Él afirmó
metafóricamente que no solo de pan viviría el hombre, sino también de la palabra de
Dios (Mat. 4:7, 9). Motivó a sus oyentes a escudriñar siempre las Escrituras (Jn. 5:39)
y cuando iba a la sinagoga, leía y exponía públicamente las Escrituras (Luc. 4:16).
Como maestro instructor, Jesús, no se limitó a solamente enseñar acerca de la ora-
ción, sino que con su propia vida nos dio una lección. Para estar en comunión con
su Padre, Jesús buscó lugares solitarios como el desierto (Luc. 5:16), o en el monte
(Mar. 6:46), y no tenía horarios específicos para hacerlo, muchas veces pasaba la
noche entera en oración (Luc. 6:12). Nuestro Salvador oró en diversas circunstancias
y, como lo registra el evangelio de Lucas, con mayor intensidad en los momentos de
prueba y aflicción (Luc. 22:44; Mat. 26:39).
La experiencia obtenida como fruto de la comunión con Dios y el estudio de su Pa-
labra será de gran bendición para lograr mejores resultados. Jesús dijo: “… porque
separados de mí nada podéis hacer” (Jn.15:15). Elena de White también escribió al
respecto: “Si nos humillamos ante Dios, y fuéramos bondadosos y corteses, tiernos y compasivos,
habría cien conversiones a la verdad donde ahora hay solo una”.4
No se podrá realizar un trabajo eficiente si primero no sometemos nuestras vidas bajo
su dirección y soberanía. Nadie podrá ser un buen instructor si primero no aprende
a ser un buen discípulo. La misma comunión y la misma sujeción que hubo en Cristo
debe manifestarse en cada instructor bíblico de nuestros tiempos.
II. AMOR POR LOS PERDIDOS
Jesús tuvo compasión de las multitudes que estaban como ovejas sin pastor (Mat.
9:36). Recorrió las ciudades y aldeas donde por amor sanó a los enfermos y desvali-
dos (Mat. 9:35). La mayor expresión de su amor lo demostró muriendo en la cruz (Jn.
3:16). La cruz del Calvario no solo revela el inmenso amor de Cristo por la humani-
dad, sino también revela la ingratitud del ser humano que rechazó su amor abnegado
(Jn. 1:11). Nosotros mismos como instructores bíblicos hemos sido objeto de su
amor, y gracias a ello no hemos sido consumidos (Lam. 3:22).
Debemos amar a los perdidos, amarlos como Cristo los ama. La frase “nadie se
resiste al amor” es una realidad. Las personas, más que argumentos, necesitan ser
amadas. Un bloque de hielo puede ser destruido por un golpe de martillo, pero los
trozos resultantes seguirán siendo hielo, solo el contacto con los tibios rayos del sol
los derretirá.
4
Elena G. de White, Testimonios para la iglesia (Buenos Aires: ACES, 2014), 9:189.
20
III. PACIENCIA
Jesús, a través de diversas parábolas y acciones, nos ha enseñado la importancia
de la paciencia. En una ocasión Jesús reprendió a dos de sus discípulos que le
propusieron hacer descender fuego del cielo para consumir a los samaritanos que
rechazaron a sus mensajeros (Luc. 9:51-56). En Luc. 13:6-9 encontramos también la
parábola de la higuera estéril donde el viñador ante la implacable sentencia del due-
ño intercede por la estéril planta para darle otra oportunidad; lo mismo observamos
en la parábola del hijo pródigo cuyo padre aguarda con paciencia el retorno del hijo
derrochador para abrirle no solo la puerta, sino también sus brazos y su corazón
(Luc. 15:11-32), como aquel rey que perdonó al siervo que le debía diez mil talentos,
o como el mismo Señor Jesús que suplica desde la cruz el perdón para sus verdugos
que lo estaban injuriando (Luc. 23:34-37).
Para Jesús antes de la condenación está el perdón, antes del castigo la misericordia.
Igualmente, cada uno de nosotros hemos sido llamados para tener paciencia con
aquellos que son indiferentes o rechazan las enseñanzas de la Palabra de Dios.
IV. PERSEVERANCIA
Si hablamos de perseverancia, nadie más que Cristo pudo haber sufrido el rechazo
y la ignominia de los hombres, aun así cumplió el objetivo por el cual vino a este
mundo; las palabras “consumado es” (Jn.19:30) dichas desde la cruz son un grito de
victoria que revelan la satisfacción del deber cumplido. El doctor Lucas usa una ex-
presión que denota decisión en medio de la oposición “Jesús afirmó su rostro” (Luc.
9:51), ese temple le ayudó a mantenerse fiel a su propósito hasta el último momento.
Cuando su sudor era como gruesas gotas de sangre pidió a su padre que lo librara
pero que no se hiciese su voluntad (Luc. 22:42-44). A través de sus enseñanzas Jesús
nos reveló la importancia de la perseverancia; él dijo que ninguno que pone su mano
en el arado y sigue mirando atrás es apto para el reino de Dios (Lc. 9:62). A través de
la parábola de la viuda insistente (Luc.18:1-6) nos ilustró la necesidad de perseverar
siempre; y en la parábola de la gran cena (Luc. 14:23) nos anima a ser insistentes en
la persuasión como parte de nuestra acción en el cumplimiento de la misión.
Jesús afirmó finalmente que solo aquellos que perseveren heredarán el reino de Dios
(Mat. 24:13). La tarea de compartir la Palabra de Dios muchas veces nos desafía a
mantener el entusiasmo en medio del rechazo; por su parte, el apóstol Pablo nos
dice: “Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que
tienen fe para preservación del alma” (Heb.10:39).
V. CONOCER LAS ESCRITURAS
Desde muy tierna edad Jesús fue admirado por su conocimiento de las Escrituras.
En el libro de Lucas leemos que después de tres días de búsqueda, José y María
encontraron al niño Jesús en el templo discutiendo con los doctores de la ley (Luc.
2:46, 47). Sus enseñanzas y sus respuestas siempre estuvieron basadas en “un es-
crito está” (Mat. 4:7, 9), en un “no habéis leído”, en un “oísteis que fue dicho”. Los
discípulos que iban camino a Emaús y fueron abordados por Jesús testificaron de
las convincentes palabras de Jesús basadas en las Escrituras: “¿No ardía nuestro
21
5
Elena G. de White, Servicio cristiano (Buenos Aires: ACES, 2013), 178.
corazón mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?” (Luc.
24:27, 32). Asimismo, Jesús tuvo un amplio dominio de las profecías, de aquello que
ocurriría en el mundo y las cosas que ellas decían de sí mismo (Luc. 24:44). La prepa-
ración intelectual y teológica de Jesús nos desafía a profundizar el conocimiento de
su Palabra para compartirla con propiedad.
CONCLUSIÓN
Elena G. de White refiere: “Centenares y millares fueron vistos visitando las familias, y abriendo
delante de ellas la Palabra de Dios. Los corazones eran convencidos por el poder del Espíritu Santo,
y un espíritu de genuina conversión se manifestaba. En todas partes las puertas se abrían de par
en par para la proclamación de la verdad. El mundo parecía iluminado por la influencia divina. Los
verdaderos y sinceros hijos de Dios recibían grandes bendiciones”.5
DESAFÍO MISIONERO:
1. De las cinco cualidades que un instructor bíblico según el corazón de Dios
debe tener, ¿cuál de ellas crees que te faltan trabajar más?
2. Haz una oración personal y pídele que Dios te ayude a tener estas cualidades
en tu vida.
¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS!
Pr. Juan Saldaña León
Presidente
Misión del Oriente Peruano
22
23
¨Debe haber paciente estudio y meditación, y ferviente oración. Todo estudioso, al abrir las Escri-
turas, debe solicitar la iluminación del Espíritu Santo; y la promesa segura es que le será dado”
(Elena G. de White).1
E
l estudio de la Biblia, la oración y el ayuno constituyen pilares fundamentales
en la vida espiritual de aquellos instructores bíblicos que buscan un mayor en-
tendimiento y conexión con Cristo, para compartir su fe con poder y autoridad
a otros. En el corazón de la vida devocional del instructor bíblico se encuentra el
estudio sistemático de la Palabra de Dios, la oración y el ayuno, puesto que tiene
la responsabilidad de interpretar y transmitir a otros las Sagradas Escrituras. Él se
convierte en un faro que guía a sus estudiantes de la Biblia, quienes buscan una
comprensión sincera de la Palabra de Dios.
A lo largo de este estudio exploraremos en detalle cada uno de estos elementos.
Juntos, nos sumergiremos en la riqueza de las Escrituras y descubriremos cómo es-
tas disciplinas espirituales pueden transformar nuestras vidas y ayudarnos a ser más
eficaces en la ganancia de más personas para Cristo.
PROPÓSITO DEL ESTUDIO
El propósito de este estudio es explorar las prácticas espirituales fundamentales en
la vida devocional del instructor bíblico, que son el estudio de la Biblia, la oración y
ayuno, reconociendo la importancia crucial de estas disciplinas en la vida espiritual y
misional del instructor bíblico, teniéndolas como guía para crecer en nuestra relación
con Dios, reflejar su voluntad en nuestras vidas y ser eficaces ganadores de personas
para Cristo.
Lee detenidamente la Biblia
“Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí
oraba” (Mr. 1:35).
I. EL ESTUDIO DE LA BIBLIA Y SU IMPORTANCIA
El estudio diario de la Biblia se convierte en el pilar, sobre el cual se erige la vida
espiritual y misional del instructor bíblico. Este acto transcendental no solo nutre su
espiritualidad personal, sino que también capacita al instructor para guiar a otros
hacia la verdad salvadora.
Desde una perspectiva espiritual, el estudio diligente de las Escrituras se presenta
como un acto de sumisión y devoción. La Biblia se revela como la Palabra viva de
Dios, y su exploración profunda nutre la mente y el espíritu.2
Así, el instructor bíblico,
al sumergirse en el estudio, experimenta un crecimiento personal que se refleja en
una conexión más profunda con Dios.
La importancia del estudio bíblico en la vida espiritual se manifiesta en la compren-
sión de las creencias fundamentales de nuestra fe como adventistas del séptimo día.
1
Elena de White, Mensajes para los jóvenes (Buenos Aires: ACES, 2023), 183.
2
Walter Henrichsen, Entendamos. 24 principios básicos para interpretar la Biblia (Miami, FL:
Editorial Caribe, 1976), 101.
24
Al comprender las Escrituras, el instructor bíblico adquiere discernimiento para abor-
dar preguntas complejas y objeciones, enfrentar desafíos teológicos y proporcionar
respuestas sólidas a aquellos que buscan entender la verdad de Cristo, como dice el
apóstol Pedro “… santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados
para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la
esperanza que hay en vosotros” (1 Pe. 3:15).
Este estudio profundo no solo enriquece la vida espiritual individual, sino que tam-
bién capacita al instructor bíblico para cumplir eficazmente su misión de dar estu-
dios bíblicos. La familiaridad con la Palabra de Dios se convierte en una herramienta
poderosa para comunicar de manera clara y convincente las verdades del evangelio
eterno. El estudio constante capacita al instructor para contextualizar las enseñanzas
bíblicas, haciendo que la verdad sea accesible y relevante para aquellos que la bus-
can. Por lo tanto, el estudio de las Escrituras no solo alimenta la espiritualidad perso-
nal, sino que también capacita al instructor bíblico para cumplir la gran comisión de
hacer discípulos, llevando a otros a conocer y seguir a Cristo.
II. LA ORACIÓN Y SU IMPORTANCIA
La oración se eleva como el diálogo directo con Dios, una conexión directa con la
fuente misma de la vida espiritual. En palabras de Elena de White “La oración es el
aliento del alma, es el secreto del poder espiritual. No puede ser sustituida por ningún
otro medio de gracia, y conservar, sin embargo, la salud del alma. La oración pone
al corazón en inmediato contacto con la Fuente de la vida, y fortalece los tendones
y músculos de la experiencia religiosa. Descuídese el ejercicio de la oración, u óre-
se espasmódicamente, de vez en cuando, según parezca propio, y se perderá la
relación con Dios. Las facultades espirituales perderán su vitalidad, la experiencia
religiosa carecerá de salud y vigor”.3
Más aún, en el contexto de la misión de dar estudios bíblicos, la oración se convierte
en el componente esencial que no solo nutre la vida del instructor bíblico, sino que
también potencia su capacidad de interceder por sus estudiantes de la Biblia efec-
tivamente.
En lugar de ser un acto rutinario, la oración se convierte en una expresión íntima de
dependencia y confianza en el Señor. Para el instructor bíblico, la oración se con-
vierte en el fundamento sobre el cual se construye una conexión profunda con Dios,
permitiendo no solo recibir dirección divina sino también abordar los desafíos misio-
neros con la certeza de que está respaldado por el Espíritu Santo, como lo expresó
el Señor Jesús “… todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá…
Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro
Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lc. 11:10-13).
Cuando se aplica a la misión de dar estudios bíblicos, la oración se convierte en
una disciplina invaluable. Sirve como preparación espiritual, capacitando al instructor
3
Elena de White, La oración (Buenos Aires: ACES, 2013), 15.
25
para abordar las necesidades individuales de aquellos a quienes ministrará. A través
de la oración, el instructor busca la sabiduría divina para presentar las verdades bí-
blicas de manera clara y efectiva, reconociendo que el Espíritu Santo es el verdadero
maestro (Jn. 16:13-15).
Por tanto, la oración, se convierte en un componente dinámico en la misión de dar
estudios bíblicos. No solo fortalece la vida espiritual del instructor bíblico, sino que
también le proporciona la fortaleza necesaria para guiar a otros hacia una compren-
sión más profunda de la verdad revelada en las Escrituras. La oración no solo es un
acto indispensable en la vida devocional del instructor bíblico, sino un catapultador
poderoso que impulsa la eficacia y el impacto del ministerio del instructor bíblico.
III. EL AYUNO Y SU IMPORTANCIA
Ayunar de manera periódica, y con motivos específicos, adquiere una relevancia pro-
funda en la vida espiritual del instructor bíblico y se integra de manera significativa en
su misión de dar estudios bíblicos. El ayuno es una disciplina espiritual que va más
allá de la simple abstención de alimentos. Se convierte en un medio especial para la
conversión de la vida, para despejar la mente y el corazón, creando un espacio pro-
picio para la búsqueda de Dios y la entrega total de la vida a Cristo, como escribió el
profeta Joel “…dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento.
Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios…” (Jl. 2:12-13).
Para el instructor bíblico, el ayuno se convierte en un vehículo que permite una mayor
sensibilidad a la dirección divina, y una disposición para escuchar la voz de Dios y
una entrega más completa a su voluntad y al cumplimiento de su misión. Elena de
White menciona que “Vivimos en el periodo más solemne de la historia de este mundo. La suerte
de las innumerables multitudes que pueblan la tierra está por decidirse. Tanto nuestra dicha futura
como la salvación de otras almas dependen de nuestra conducta actual. Necesitamos ser guiados
por el Espíritu de Verdad. Todo discípulo de Cristo debe preguntar seriamente: ¿Señor, ¿qué quieres
que haga? Necesitamos humillarnos ante el Señor, ayunar, orar y meditar mucho en su Palabra…No
durmáis, centinelas de Dios”.4
La importancia de ayunar radica en su capacidad para quebrantar la dependencia
de lo material y enfocar la atención en lo espiritual. A medida que el instructor bíblico
se embarca en periodos de ayuno, experimenta una renovación espiritual que tras-
ciende las limitaciones de lo físico y se sumerge en una conexión más profunda con
Cristo. Este proceso de autonegación se convierte en una expresión de entrega total
y rendición a la voluntad de Cristo y su misión.
Cuando se aplica a la misión de dar estudios bíblicos, el ayuno se convierte en un
elemento que prepara y capacita al instructor bíblico para un ministerio efectivo. Al
liberarse de las distracciones materiales y alimentos, el instructor puede dedicar un
tiempo significativo a la oración, al estudio de las Escrituras y a buscar la sabiduría
divina. Esta práctica espiritual se convierte en un acto de consagración, permitiendo
4
Elena de White, El conflicto inminente (Buenos Aires: ACES, 1987), 84.
26
al instructor bíblico presentarse ante Dios y ante los que escucharán con una claridad
espiritual renovada, siempre fresca.
Por lo tanto, ayunar, se convierte en un componente vital para una vida poderosa y
enfocada en la misión de dar estudios bíblicos. No solo fortalece la vida espiritual del
instructor bíblico, sino que también sirve como un medio para impactar en la presen-
tación de las verdades bíblicas de manera más profunda y auténtica e interceder por
sus estudiantes de la Biblia para ganarlos para Cristo.
CONCLUSIÓN
Ahondar en la función del instructor bíblico implica asumir un papel de vital impor-
tancia en la gran comisión dada a la iglesia de compartir el mensaje de Cristo con
aquellos que no lo conocen. La responsabilidad del instructor va más allá de la trans-
misión de conocimientos; este se convierte en un guía apasionado que lleva a otros
a descubrir la verdad transformadora de las Escrituras y ganarlos para Cristo como
nuevos discípulos a través del bautismo.
Mark Dever, menciona que “Dios llama a todos los cristianos a compartir las buenas nuevas.
Nuestras iglesias deben asegurarse de que conocemos las buenas nuevas, y deben cerciorarse de
que todos somos capaces de expresarlas con claridad. Y debemos trabajar en el entrenamiento
mutuo para tener la clase de vida cristiana y la clara comprensión que nos permita compartir el
evangelio. Si somos honestos, la principal razón por la que con frecuencia queremos compartir la
responsabilidad por evangelizar a otros es que no estamos seguros de cómo hacerlo”. 5
Guiar a otros en el estudio de la Biblia se convierte en una invitación apasionada a
explorar las Escrituras no como simples palabras, sino como una narrativa que revela
el amor redentor de Dios. El instructor bíblico, en este contexto, no solo comparte
información, sino que también ilumina el camino de otros con su obra hacia una rela-
ción transformadora con Jesucristo.
DESAFÍO MISIONERO:
Realicen un diálogo con tu grupo del Proyecto 100, reflexionando en el pasaje
bíblico de Juan 5:39, y hagan una lista mencionando cuáles creen que son los
factores más importantes al escudriñar las escrituras en el pasaje.
Tiempo de Oración Personal:
A partir de hoy dedica un tiempo significativo diario a la oración personal, bus-
cando una conexión más profunda con Dios y explorando cómo este acto puede
fortalecer tu vida espiritual como instructor bíblico y tu capacidad para guiar a
otros a Cristo con el poder del Espíritu Santo.
Jornada de consagración y ayuno personal:
Elige un día en esta semana, en el que te sea posible hacerlo, y experimenta una
5
Mark Dever, El Evangelio y la Evangelización Personal (México, DF: Publicaciones El Faro, 2007), 32.
27
jornada de consagración y ayuno a nivel personal, permitiéndote una renovación
espiritual y explorando cómo esta disciplina puede impactar directamente en tu
relación con Dios y en tu entrega al cumplimiento de tu misión de dar estudios
bíblicos. Aprovecha tus espacios de oración mientras ayunas para interceder por
cada uno de tus estudiantes de la Biblia y alguna otra necesidad personal y es-
piritual que tengas. Repite esta disciplina espiritual el tiempo y las veces que
consideres necesario, y ve incrementando, según tus capacidades, tus periodos
de ayuno de manera gradual.
¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS!
Pr. Eudis Vásquez Cerquera
Presidente
Misión Sur Oriental del Perú
28
29
“Instrúyeme, Señor, en tu camino para conducirme con fidelidad. Dame
integridad de corazón para temer tu nombre” (Salmo 86:11).
D
éjame contarte una ilustración: “Cierto día Miguel Angel pasó por un mercado de már-
mol, y vio un trozo viejo, que ningún otro escultor había querido adquirir, parecía deformado
y poco prometedor, pero el artista lo miró detenidamente y con interés. Uno de sus amigos
se extrañó por esto y le preguntó por qué se interesaba tanto en algo inútil, a lo que Miguel Angel
respondió: “En este trozo de mármol veo un ángel, voy a despertarlo”. Con genial maestría
transformó aquella piedra, aparentemente sin valor, en una de las cabezas más hermosas que se
hayan esculpido”. Así mismo el Señor miró en nosotros algo especial, es posible que
pienses que otros puedan hacer el trabajo por ti, sin embargo en las manos del GRAN
ESCULTOR puedes llegar a ser un ganador de almas para el reino de los cielos. Tú y
yo hemos sido llamados para ser discípulos de Jesús y asumimos el desafío de ser
un instructor bíblico.
Ahora, es importante entender que como en toda profesión, y más aún en la “pro-
fesión” de salvar las almas, la preparación personal en todos los aspectos es muy
importante. Esto requiere mucho esfuerzo, dedicación y compromiso. El desarrollo
de un instructor bíblico debe ser integral, es decir debiera ser ESPIRITUAL, MISIO-
NAL E INTELECTUAL. En esta sección no voy a desarrollar estos tres aspectos. Sin
embargo, en este esfuerzo por aprender y crecer en nuestra experiencia como ins-
tructores vamos a tener algunos desafíos, son distractores para un instructor y que
muchas veces si no los detectamos a tiempo van a afectar de manera negativa en
nuestro desarrollo.
PROPÓSITO DEL ESTUDIO
Por ello, es importante que seamos conscientes de que algunos elementos se con-
vierten en distracciones en nuestra preparación, los llamaremos “enemigos” del ins-
tructor bíblico. ¿Qué elementos están afectando a su rendimiento y aprendizaje? Y
esto requiere de un tiempo de análisis y valoración del día a día y de las acciones
desarrolladas.
Los distractores consisten en un desplazamiento de la atención hacia otros estímulos
diferentes a aquellos en los que estés ocupado. Es el peor enemigo de una persona
que quiere aprender y es la causa del bajo rendimiento, a pesar de que se dedique
bastante tiempo a esta tarea, ya que lo que cuenta no es el número de horas, sino la
intensidad y concentración con la que estudiamos.
En esta sección veremos dos tipos de enemigos: INTERNOS Y EXTERNOS
ENEMIGOS INTERNOS
1. Desinterés en mi vida espiritual
Todo parte desde comprender la naturaleza de la Misión, de que hemos sido
llamados por Dios para hacer terminar su obra en esta tierra, debemos tener una
convicción genuina del plan de salvación. Como dice una frase, “SIN COMUNIÓN
NO HAY MISIÓN”. Eso quiere decir que tenemos que fortalecer nuestra comunión
diaria con el Señor.
El descuido de la vida espiritual, el conformismo diario, la rutina secular, no sola-
mente nos aleja de Dios, sino también de la Misión.
30
2. Falta de motivación
Muchos psicólogos se han interesado por el estudio de la motivación, pues se
considera como el principio en la conducta del ser humano. NADIE SE MUEVE
SIN UNA MOTIVACIÓN, sin una razón para ello. Estar motivado significa llevar a
cabo las tareas diarias sin que suponga una carga pesada. Tu motivación es la
misma que motivó a Jesús a entregar su vida en favor de nosotros, la salvación
de los seres humanos. No dejes que esa motivación se apague, si te sientes
desganado por la obra misionera levántate y busca avivar esa llama de la misión.
3. Problemas personales
Todos pasamos por dificultades que son de diferentes formas. La mayoría de las
personas, por no decir todas, somos afectados por esta situación. Posiblemente,
más de uno tomó la decisión de empezar una carrera, un buen hábito, etc, pero
cuando vinieron los desafíos como que perdemos la fuerza, la motivación. Esto,
si no es bien canalizado, se volverá un enemigo para ti. Ten mucho cuidado con
el desánimo, el conformismo y con la dejadez. No olvides que en las manos del
Creador los problemas tienen solución.
4. Cansancio mental o físico
Otro de los enemigos internos es no saber capitalizar las fuerzas físicas o menta-
les. Este asunto es muy importante porque afecta de manera directa con nuestra
capacidad de aprender. El cansancio físico y mental es normal para nosotros, ya
que durante el día tienes labores que cumplir, ya sea en el trabajo, en los estudios,
en la casa, etc. Sin embargo, esto tiene que ver con la manera cómo te organizas
durante el día; no pretendas estar en óptimas condiciones para aprender y tener
tiempo para dar estudios bíblicos sin no has organizado tu tiempo y tus fuerzas.
5. Falta de voluntad para terminar lo iniciado
Este enemigo se ha tornado común en el diario vivir y de manera especial en los
proyectos misioneros que emprendemos. En cierta oportunidad un líder dijo: “Sa-
lida de caballo y parada de burro”, pero el mensaje es claro. Muchos de nosotros
hemos empezado a dar estudios bíblicos a alguna persona, fuimos motivados,
animados con el sueño que ese amigo llegue a tomar su decisión de bautizarse,
sin embargo, algo pasó en el camino que ni siquiera llegamos a la lección 5. Pare-
ce que nuestra voluntad y motivación solo duró unos días. No dejemos que esto
sea así; si empezaste algo, busca a Dios y haz tu parte para terminar el objetivo.
6. Descuido de los hábitos saludables
Existe una conexión estrecha entre nuestra capacidad de aprendizaje y los há-
bitos saludables o así también llamados estilos de vida. Algunos asuntos son
importantes aquí: las horas de descanso, nuestra alimentación, los ejercicios, etc.
Por ejemplo, el promedio de descanso es de 7 a 8 horas.
ENEMIGOS EXTERNOS
1. Falta de planificación
Hay una frase que dice: “No hay secretos para el éxito. Es el resultado de la pre-
paración, el trabajo duro y el aprendizaje del fracaso” Colin Powell. ¿Cómo saber
que me falta planificar? Hay aspectos generales, por ejemplo no tener un periodo
de tiempo para preparación. Es necesario planificar tu día, tu semana, hasta el
mes. Esto tiene que ver en dos áreas: La preparación personal que tiene que ver
31
contigo mismo, ser parte del proyecto 100 también es prepararse. Lo segundo
tiene que ver con los estudios bíblicos, es decir organizar para tener tus estudian-
tes de la Biblia y atenderlos en los días asignados.
2. No tener un lugar adecuado
Los espacios de preparación en las casas son muy importantes: escoge un lugar
especial dentro de tu casa, puede ser el cuarto de estudio, un espacio en la sala,
la mesa y la silla dentro del dormitorio, etc. Lo importante es que debe ser asig-
nado intencionalmente. No tener un espacio implica un cierto “desorden” de con-
centración. La idea sería no tener ninguna distracción en tu preparación en casa.
Recuerda que hay un libro especial que recibirás: SEMINARIO DE ENRIQUECI-
MIENTO MISIONERO (SEM). Tu biblia y tu SEM son parte de tu preparación. Es
por ello que es importante tener un lugar adecuado para tu estudio.
3. No participar del proyecto 100
Esto sería un enemigo terrible para un instructor bíblico, es necesario tener una
estructura de enseñanza de tal manera que se apoyen entre varios instructores.
Desde esa base la IASD tiene el Proyecto 100. No participar de este proyecto
traería desánimo, dejadez, desinterés y finalmente terminar como algunos, per-
diendo la motivación de servir a Dios y a su Misión.
4. Uso excesivo de los aparatos tecnológicos
Hay tiempo suficiente para organizarnos y poder dedicar horas para dar estudios
bíblicos a nuestros estudiantes. Como vimos anteriormente, si podemos plani-
ficar mejor nuestra vida, con seguridad podríamos alcanzar a los perdidos. Por
lo tanto, en ocasiones el uso excesivo de los aparatos tecnológicos puede dis-
traernos y quitarnos el tiempo que podríamos dedicar a los estudios bíblicos. Los
aparatos electrónicos también sirven como un medio de difusión del evangelio.
En tiempos de la pandemia pudimos hacer uso de la tecnología para predicar, sin
embargo, eso fue útil, muy útil en su momento, pero nada mejor que el trabajo
persona a persona.
5. Falta de interés en la lectura
“La lectura hace al hombre completo; la conversación lo hace ágil, el escribir lo
hace preciso”, Francis Bacon. Habrá situaciones cuando tu estudiante de la Biblia
te hará preguntas sobre el tema de estudio, y eso requiere argumentos precisos
para satisfacer las dudas de nuestros estudiantes. Separe su tiempo para leer ar-
tículos, libros referentes a las creencias fundamentales, espíritu de profecía, pero
sobre todo la Biblia, que es la fuente de la sabiduría. Hagamos un hábito, un estilo
de vida y así aprender más sobre el tema y ser un mejor mensajero del Señor.
6. Personas sin tu mismo interés
Siempre te encontrarás con personas que en vez de animarte harán todo lo po-
sible por decirte que eso es tarea del Pastor, del MiPES, etc. Son personas que
perdieron el foco misionero y harán todo lo posible para que tú también estés en
la misma condición. Debemos orar por ellos y buscar que puedan involucrarse en
la tarea misionera. “Si quieres ser un león entrénate con leones”, si quieres ser
un buen instructor bíblico busca a otros instructores bíblicos. Busca tu PAREJA
DISCIPULADORA, ora con él, comunícate a través del WhatsApp, es importante
animarse el uno al otro para continuar el trabajo misionero.
32
ORIENTACIONES PRÁCTICAS
Como hemos podido ver, existen muchas formas como Satanás puede distraernos
en nuestro crecimiento como instructores bíblicos, alejarnos de nuestra misión y
cumplir con el propósito de Dios.
Algunas palabras claves para recordar:
• Comprenda el sentido profundo de la misión
• Ore a Dios para que ese fuego misionero nunca se apague
• Participe del PROYECTO 100
• Busque su PAREJA DISCIPULADORA
• Planifique su día a día
• Concluya los estudios bíblicos con sus amigos
• Crezca en conocimiento a través de recursos
• Si se desanima un día, vuelva con fuerza al día siguiente.
CONCLUSIÓN
Deberíamos tener disposición, tiempo, perseverancia y responsabilidad para prepa-
rarnos intelectualmente sabiendo que eres parte de una iglesia que tiene una misión,
que vivimos en los tiempos finales de este mundo.
Ser un instructor bíblico es un privilegio que todo verdadero discípulo de Jesús debe
tener; compartir la Biblia a otras personas que no la conocen debiera ser una respon-
sabilidad de alta importancia.
“En un sentido muy especial, los adventistas del séptimo día han sido colocados en
el mundo como centinelas y transmisores de luz. A ellos ha sido confiada la tarea de
dirigir la última amonestación a un mundo que perece. La palabra de Dios proyecta
sobre ellos una luz maravillosa. Una obra de mayor importancia les ha sido confiada:
proclamar los mensajes del primero, segundo y tercer ángeles. Ninguna otra obra
puede ser comparada con esta y nada debe desviar nuestra atención de ella”.1
¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS!
Pr. Raúl Yaranga Pomasonco
Presidente
Misión Central del Perú
1
Elena G. de White, Joyas de los testimonios (Buenos Aires: ACES, 2013), 3:288.
33
34
H
acer discípulos es el deber de todo creyente. En ese marco, Elena G. de White
afirma: “Se nos ordena que avancemos como mensajeros de Cristo, a fin de enseñar, instruir
y persuadir a hombres y mujeres, instándolos a prestar atención a la palabra de vida”.1
El presente artículo presentará orientaciones prácticas, certezas bíblicas, enseñan-
zas del Espíritu de Profecía, y apelaciones sobre la búsqueda de estudiantes de la
Biblia. Se abordarán pasos importantes como: (1) qué debo saber para captar estu-
diantes de la Biblia, (2) qué debo ser para captar estudiantes de la Biblia y (3) qué
debo hacer para captar estudiantes de la Biblia.
PROPÓSITO DEL ESTUDIO
Es nuestro ruego a Dios que el presente material sea útil, motivador y que nos lleve
a la experiencia de iniciar estudios bíblicos, todo ello en el marco del proceso del
discipulado.
Lee detenidamente la siguiente cita:
“El plan de celebrar estudios bíblicos es una idea de origen celestial… por este medio la Palabra de
Dios ha sido dada a millares; y los obreros se han puesto en contacto personal con gente de todas
las naciones y lenguas… Dios no permitirá que esta preciosa obra hecha para él quede sin recom-
pensa. Él coronará de éxito todo esfuerzo humilde hecho en su nombre”.2
I. ¿QUÉ DEBO SABER PARA CAPTAR INTERESADOS?
1. Que hacer discípulos es un imperativo
En el corazón del mandato dejado por Jesús en Mateo 28:16 al 20 está la orden
de hacer discípulos. Este texto es conocido como “la gran comisión”.3
2. Que es una tarea en sociedad con Dios
La única forma de llevar frutos para Dios, incluyendo cumplir la misión de hacer
discípulos y llevar personas a Jesús es a través de una experiencia de comunión,
de oración y de estudio diario de las Escrituras. El Señor afirmó: “Yo soy la vid,
vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, este lleva mucho
fruto; porque separados de mí nada podéis hacer” (Jn. 15:15).
3. Que esta misión debe ser hecha con oración
“Nuestra misión no puede ser exitosa sin oración, la oración intercesora. Después de reunirnos
con alguien, después de dar un sermón o un estudio bíblico, debemos orar por aquellos con
quienes hemos estado en contacto. Dios está atento a estas oraciones para tocar el corazón
de la gente con la que nos hemos relacionado. No son nuestras palabras ni nuestra elocuencia
las que convertirán a nuestros amigos o conocidos: es el Espíritu Santo. Por eso, en cualquier
misión que estemos llevando a cabo, debemos orar por cada persona de manera individual”.4
1
Elena G. de White, El Evangelismo (Buenos Aires: ACES, 2008), 15.
2
Elena G. de White, Obreros evangélicos (Buenos Aires: ACES, 2024), 200.
3
Walter Alaña, Manual de discipulado adventista (Chillán: Universidad Adventista de Chile, 2013), 24.
4
Departamento de Escuela Sabática, La misión de Dios mi misión: Lección de Escuela Sabática (Lima: Edi-
torial Imprenta Unión, 2023), 27.
35
4. Que debe ser intencional
Cada oportunidad debe ser aprovechada. En cada momento debemos estar
atentos. Cada persona con la que interactuamos directa o indirectamente puede
ser alguien quien acepte un estudio bíblico.
5. Que se requiere perseverancia
Muchas personas por más sinceras que fueran no siempre aceptarán estudiar la
Biblia al primer ofrecimiento. A veces el miedo, la desconfianza, las dudas, los
prejuicios o la misma falta de tiempo pueden ser limitantes para que las perso-
nas decidan llevar un curso bíblico. Además de la oración e intencionalidad, sea
siempre perseverante, no desista, continúe acercándose con respeto, con amor
y dependiendo de Dios.
6. Que debe ser un estilo de vida
El hacer discípulos, el dar estudios bíblicos, la testificación y la predicación del
evangelio no son asuntos de algunos momentos, solo de campaña, solo una ac-
tividad en el calendario, debe ser un estilo de vida. Donde vayamos, con quien
hablemos, en todo tiempo, tenemos la oportunidad de testificar del amor y el
poder de Jesús.
7. Que debo conocer el principio de evangelización
“En Hechos 1:8, Jesús estableció un principio de evangelización: empezarían lo-
calmente en Jerusalén y Judea, luego irían a Samaria y, finalmente, hasta los
confines de la Tierra”.5
• “Serán mis testigos tanto en Jerusalén”. Debemos ser testigos en el lugar
donde residimos físicamente. Esto puede incluir nuestro propio hogar, la
iglesia, el vecindario y la comunidad. Necesitamos ser testigos suyos pri-
mero donde estamos, en el lugar donde él nos ha colocado inicialmente
(casa o trabajo), y dar testimonio a la gente más cercana a nosotros. Pue-
de ser la familia cercana o la familia extendida, la gente de la iglesia, los
compañeros de trabajo, los vecinos y la comunidad.
• “En toda Judea y Samaria”. Una vez más, Jesús afirma la realidad de que
dar testimonio implica cruzar fronteras culturales. Partiendo de donde es-
tamos, podemos ser llamados a desplazarnos a otras zonas para llegar a
diferentes grupos sociales, étnicos y religiosos. Si pertenezco a un deter-
minado grupo étnico o lingüístico, quizá me resulte mucho más fácil dar
testimonio ante ellos, porque las barreras culturales que hay que cruzar
son mínimas. En algunas zonas del mundo, únicamente un clan o tribu
está representado en la composición de la iglesia. Sin embargo, la Gran
Comisión de Jesús nos dice que, como testigos suyos, es crucial salir de
nuestra zona de confort y aplicar nuestros recursos en esos grupos de
personas. Ellos también necesitan el mensaje de Jesús.6
5
Ibid.
6
La misión de Dios mi misión: Lección de Escuela Sabática, 32.
36
8. Conocer el método de Cristo
Elena de White ofrece un proceso de cinco pasos respecto del método de Jesús
para ministrar especialmente a los necesitados: “El Salvador trataba con los hombres
como quien deseaba hacerles bien. Les mostraba simpatía, atendía sus necesidades y se gana-
ba su confianza. Entonces les pedía: ‘Sígueme”.7
Cristo se preocupaba por el bienestar físico, mental, social y espiritual de todos
los seres humanos. Él quiere que tanto nuestra relación con él como nuestro
servicio a los demás prospere a través de un ministerio que manifieste amor y
cuidado. Jesús ministró a la gente donde esta se hallaba: en las ciudades, en los
pueblos, a lo largo de la carretera, en sus casas, junto a los pozos, e incluso en
la cruz. Siempre estaba dispuesto a ir a cualquier lugar donde hubiera un alma
necesitada de salvación.8
II. ¿QUÉ DEBO SER PARA CAPTAR INTERESADOS?
1. Ser discípulo antes de ser discipulador
El ser es antes o al mismo tiempo que el hacer. Así que antes de discipular debe-
mos ser nosotros mismos buenos discípulos de Cristo “Lo que hemos visto y oído, eso
os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión
verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo” (1 Jn. 1:3).
2. Ser una persona convertida
“Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios” (Mt. 5:8).
3. Ser un discípulo que estudia la Biblia
Si vamos a testificar debemos conducir a las personas a Cristo y su Palabra.
Debemos estudiar, obedecer y compartir las Escrituras. Un ejemplo de ello es
el método y respuesta de Jesús ante una persona que preguntaba sobre la vida
eterna. “Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo
qué cosa heredaré la vida eterna? Él le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees? Aquel, res-
pondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas
tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. Y le dijo: Bien has respondido;
haz esto, y vivirás” (Lc. 10:25-28).
4. Ser un discípulo que tenga el hábito de orar por las personas
“Mas yo a ti he clamado, oh, Jehová. Y de mañana mi oración se presentará delante de ti” (Sal.
88:13).
7
Elena G. de White, El ministerio de Curación (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2007),
102.
8
Véase, Revista Adventista. En línea: https://revista.adventista.es/solo-el-metodo-de-cristo/ (consultado: 24
de noviembre del 2023).
37
III. ¿QUÉ DEBO HACER PARA CAPTAR INTERESADOS?
1. Identificar
Hay personas alrededor nuestro que Dios ha puesto como nuestro primer cam-
po. Son nuestros familiares, vecinos, amigos, compañeros de estudio y de traba-
jo. En Hechos 1:8 se presenta el principio de evangelización:
• Jerusalén: Necesitamos ser testigos suyos primero donde estamos, en
el lugar donde Dios nos ha colocado inicialmente, y dar testimonio a la
gente más cercana a nosotros.
• Samaria: Implica cruzar las fronteras culturales. Partiendo de donde es-
tamos, podemos ser llamados a desplazarnos a otras zonas para llegar a
diferentes grupos sociales, étnicos y religiosos.
En esta etapa es importante identificar a las personas y colocar sus nom-
bres en una lista de oración.
2. Orar
“Nuestra misión no puede ser exitosa sin oración, la oración intercesora. No son nuestras pa-
labras ni nuestra elocuencia las que convertirán a nuestros amigos o conocidos: es el Espíritu
Santo. Por eso, en cualquier misión que estemos llevando a cabo, debemos orar por cada
persona de manera individual”.9
• Las personas identificadas deben ser colocadas en una lista de oración.
• Presentar esta lista al Grupo Pequeño y a la iglesia para incluirlos en el
programa de oración.
• Orar por ellos, todos los días, antes de visitarlos, por lo menos una sema-
na, y el tiempo que sea necesario. Puede incluir jornadas de ayuno.
• Sin duda el Espíritu Santo trabajará en los corazones de las personas por
las que oramos, y nos capacitará para ser sus instrumentos.
3. Visitar o contactar
• Expresar interés sincero.
• Aplicar el método de Cristo.
• Usar el método directo: Acercarnos de manera intencional a las personas
con quienes nos relacionamos y hemos ganado su confianza.
• Busca y hallarás: Si visitamos, si nos relacionamos, si vamos a las casas,
si nos acercamos, si no dejamos pasar ninguna ocasión, sin duda tendre-
mos más oportunidad de ofrecer un estudio bíblico.
• Ofrece el estudio bíblico: Podemos expresar a las personas por quienes
hemos orado y visitamos: “Quisiera hacerte una invitación. Jesús ha he-
cho grandes milagros en mi vida, estoy seguro de que lo puede hacer por
ti también. Estoy orando por ti, porque Dios te bendiga, y me gustaría
invitarte a estudiar la Biblia, ¿Aceptas?”.
9
La misión de Dios mi misión: Lección de Escuela Sabática, 27.
38
4. Discipular
• Dar estudios bíblicos.
• Intégralo a la Unidad de Acción de Escuela Sabática y al Grupo Pequeño.
• Llevarlo a las clases posbautismales como “Creciendo en Cristo”.
• Enseñarles a discipular a otra persona.
CONCLUSIÓN
Vimos en este artículo que en el corazón del mandato dejado por Jesús en Mateo 28:
16 al 20 está la orden de hacer discípulos, que este mandato es imperativo, y que es
el plan de Dios el celebrar estudios bíblicos. Esta obra misionera debe ser hecha con
mucha oración y estudio de la Biblia, con dependencia de Dios y debe ser un estilo
de vida.
DESAFÍO MISIONERO
1. Asimismo, es importante considerar el principio de evangelización de Hechos
1:8, donde necesitamos ser testigos suyos primero donde estamos, en el lu-
gar donde él nos ha colocado inicialmente (casa o trabajo), y dar testimonio a
la gente más cercana a nosotros; además será apropiado usar el método de
Cristo expuesto anteriormente.
2. Finalmente consideremos seguir estos pasos para contactar estudiantes de la
Biblia: identificar, orar, visitar o aproximarse, ofrecer estudios bíblicos y disci-
pular hasta que la persona haga otros discípulos.
¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS!
Pr. Jaime Pérez Párraga
Presidente
Misión Peruana Central Sur
39
40
“El método de parejas discipuladoras ayuda a ampliar el número de obreros en la causa del
Señor” (Edward Heidinger).1
¿Qué hizo Jesús luego de llamar a sus discípulos y organizarlos como Uni-
dad o Grupo Pequeño? La Biblia dice que los envió de dos en dos. Mar-
cos dice: “Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en
dos” (Marcos 6:7). Las Escrituras no se detienen en muchos detalles, sin embargo,
es evidente una suborganización: de dos en dos dentro de una organización (Grupo
Pequeño).
Trabajar de dos en dos es una estrategia divina. Porque de esta manera cada uno
tiene un compañero de milicia o lucha (Filemón 1:2) y aseguran éxito en la misión.2
Jesús estaba instaurando la cultura de colaboración que aseguraba el éxito en la
difusión del mensaje evangélico. Y es que los campeonatos no se consiguen con un
solo jugador sino como equipo.3
Elena G. de White, por otro lado, destaca: “Llamando a los doce en derredor de sí,
Jesús les ordenó que fueran de dos en dos por los pueblos y aldeas. Ninguno fue
enviado solo, sino que el hermano iba asociado con el hermano, el amigo con el ami-
go... De la misma manera envió más tarde a setenta”.4
Y es que el plan o estrategia
de cumplir la misión de dos en dos garantiza el éxito.
Reflexione en las siguientes preguntas:
- ¿Para qué sirven las parejas discipuladoras?
- ¿Cómo organizar las Parejas Discipuladoras?
- ¿Parejas discipuladoras o parejas misioneras?
La mensajera del Señor dijo: “En nuestro propio tiempo la obra de evangelización
tendría mucho más éxito si se siguiera fielmente este ejemplo”.5
El contexto de la
declaración está refiriéndose a cómo Jesús envió a sus discípulos de dos en dos, en
Parejas Discipuladoras6
, en nuestro argot actual, para cumplir la misión de evange-
lizar. Sencillamente la cita nos da la clave para tener mucho más éxito. ¿Y quién no
quisiera tener mucho más éxito en el cumplimiento de la misión? Entonces sigamos
fielmente los pasos de Jesús y solo así la iglesia alcanzará el éxito que desea.
1
Edward Heidinger Zevallos, El plan “Las seis metas del discipulado” en la Unión Peruana del Norte: su fun-
damento bíblico-teológico en los escritos de Ellen G. de White y su descripción” (Tesis magistral, Universidad
Peruana Unión, 2016), 63.
2
Heber Bendezú, “Un mandato divino para terminar la misión: De dos en dos”. Escuela de Esperanza. Enri-
queciendo la Escuela Sabática y el Ministerio Personal. Edison Choque, ed. (Buenos Aires: ACES, 2017), 36
3
Stan Toler y Larry Gilbert, El líder coach. Capacite efectivamente en el ministerio (Buenos Aires: Editorial
Patmos, 2015), 6.
4
Elena G. de White, El Deseado de todas las gentes, 316.
5
Ibid.
6
Alejandro Bullón, Curso Bíblico CONECTADOS: Parejas Discipuladoras, un plan de Dios (Lima: Editorial
Imprenta Unión, 2018), 3-27.
41
El método de parejas discipuladoras ayuda a ampliar el número de obreros en la cau-
sa del Señor.7
Elena G. de White expresó que: “nuestros hermanos deben ir siempre de dos
en dos, y entonces doble cantidad de personas puede alistarse para ocuparse en la obra de visitar
y buscar a las familias interesadas, haciendo esfuerzos personales”.8
Definitivamente el trabajo de dos en dos es una bendición.
¿PARA QUÉ SIRVEN LAS PAREJAS DISCIPULADORAS?
Siguiendo el modelo bíblico y el principio de ayuda mutua:
1. Estudiar y orar juntos. Entre los dos se animan a estudiar la Biblia y orar todos
los días. Son amigos de estudio de la Biblia y oración.
2. Participar en el Grupo Pequeño. Se animan el uno al otro a participar semanal-
mente de la Escuela Sabática en el templo, y del Grupo Pequeño semanalmente
en una casa. Son amigos de más amigos en su grupo pequeño.
3. Dar estudios bíblicos. Finalmente, ambos se ayudan en salir a dar estudios
bíblicos a sus amigos, vecinos y familiares. No solo se dedican a estudiar, orar y
asistir al templo cada sábado y al Grupo Pequeño durante la semana, sino que
están dispuestos a compartir su fe a través de un curso bíblico semanalmente.
Son amigos en misión.
El sabio Salomón destaca la importancia de vivir acompañado en la vida cristiana
(Proverbios 4:9-12). Y es que Dios nos hizo para vivir “conectados” (Génesis 2:18), y
nos envía a cumplir la misión de ese modo también “conectados”, tal como envió a
Moisés y a su hermano Aarón (Éxodo 4:14, 15).
Entonces, si Jesús siendo el mayor y mejor líder evangelista lo hizo así, ¿quiénes
somos nosotros para hacerlo diferente?
¿CÓMO ORGANIZAR PAREJAS DISCIPULADORAS ADVENTISTAS?
Aunque haya copiosa información sobre el trabajo de dos en dos, existen algunas
dificultades al momento de implementarlo en la iglesia local. Es por ello que algunas
recomendaciones básicas son de suma importancia al momento de organizar las
Parejas Discipuladoras:
1. Tienen que ser organizados por el maestro/líder. Jesús no delegó esa res-
ponsabilidad a sus discípulos. No les dijo que se organicen por afinidad y amis-
tad, sino que los organizó por elección y llamado. ¿Por qué? Porque Jesús los
conocía, era su pastor y sabía con quién trabajaría mejor Pedro, Juan o Santiago.
7
Edward Heidinger Zevallos, El plan “Las seis metas del discipulado”, 63.
8
Elena G. de White, El evangelismo (Miami, FL: APIA, 1994), 321.
42
Tenía que ser su complemento. Del mismo modo, el maestro de escuela sabá-
tica/líder de Grupo Pequeño debe formar las Parejas Discipuladoras con mucha
oración.
2. Tienen que ser organizadas dentro de la Unidad de Acción de Escuela
Sabática/Grupo Pequeño. Jesús los organizó dentro del grupo de doce perso-
nas. Y esto es porque Dios quiere que haya un relacionamiento eficaz. Además,
¿cómo se ayudarían si no estuvieran cerca? La pregunta es, ¿Por qué por elec-
ción o nombramiento y no por afinidad? Porque debemos aprender a trabajar con
lo que Dios dispone y no con quien nosotros creemos que es. Por otro lado, si
hablamos de pastoreo y que el maestro debe pastorear, debe ser en un radio de
acción donde el maestro/líder pueda trabajar, visitar, pastorear.
3. Tienen que ser organizados para cumplir la misión de HACER DISCÍPU-
LOS. Aunque resulte obvio, no lo es. Todo lo que Dios hizo lo hizo con intención,
propósito y dirección. En ese sentido, debemos dejar en claro que las Parejas
Discipuladoras fueron creadas para cumplir la misión como fin de todo discur-
so: Hacer nuevos discípulos, ganar personas para Jesús. ¿Y cómo lo harán?
De muchas maneras, pero todas deben finalizar ABRIENDO LA BIBLIA: estudios
bíblicos.
¿PAREJA MISIONERA O PAREJA DISCIPULADORA?
Pareja Misionera: dos personas que salen juntas SOLO a dar estudios bíblicos.
Pareja Discipuladora: dos personas que se ayudan a crecer en gracia. Ambas se
ayudan a orar y estudiar la Biblia cada día más, a que asistan al Grupo Pequeño y a
que ganen a otros para Cristo. Y esto es un proceso.
En resumen: una Pareja Discipuladora es más completo.
DESAFÍO MISIONERO
Como líder de Grupo Pequeño o maestro de Unidad de Acción tienes que orga-
nizar de dos en dos a tus alumnos. Nadie debe estar solo. Todos deben estar
CONECTADOS.
¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS!
Pr. Heyssen Cordero Maraví
Ministerio Personal, Escuela Sabática y Evangelista
Unión Peruana del Sur
43
44
E
lena G. de White escribió: “Solo el método de Cristo será el que dará éxito para llegar a la
gente. El Salvador trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien. Les mostraba
simpatía, atendía a sus necesidades y se ganaba su confianza. Entonces les decía: Seguidme”.1
Esto encapsula la esencia del método de Cristo según la perspectiva adventista. Este
enfoque se basa en la compasión, la atención a las necesidades y la construcción de
relaciones sólidas.
PROPÓSITO DEL ESTUDIO
En este artículo exploraremos el método de Cristo, desglosando cómo Jesús redimió
a la humanidad, brindando simpatía, atención y construyendo confianza.
Lee detenidamente la siguiente cita:
I. SIMPATÍA: EL CORAZÓN COMPASIVO DE CRISTO
Jesús, como Salvador, se destacó por su simpatía hacia la humanidad. Esta simpatía
no era solo superficial, sino que emanaba de un corazón genuinamente compasivo.
En sus interacciones con las personas mostró un interés auténtico por sus vidas y
experiencias.
En los escritos de Elena G. de White, encontramos una profunda exploración de la
simpatía de Cristo. White destaca cómo Jesús se acercaba a las personas con com-
prensión y ternura. La simpatía de Cristo, según White, iba más allá de la compasión
superficial; era un vínculo genuino con las alegrías y dolores de la humanidad. Este
aspecto del método de Cristo implica que los seguidores deben cultivar un corazón
compasivo. En la vida cotidiana, esto se traduce en mostrar empatía hacia los de-
más, comprender sus luchas y celebrar sus victorias. La simpatía es la base sobre la
cual se construye el bien que se desea hacer.
II. ATENDER NECESIDADES: EL MINISTERIO INTEGRAL DE CRISTO
El Salvador no solo mostraba simpatía, sino que atendía las necesidades de las per-
sonas. Jesús se involucró activamente en el ministerio integral, abordando tanto las
necesidades físicas como las espirituales de aquellos con quienes se encontraba.
En “Ministerio de Curación” de Elena G. de White encontramos un enfoque detallado
sobre cómo Jesús atendía las necesidades integrales de las personas. White argu-
menta que el método de Cristo implica no solo proclamar verdades espirituales, sino
también satisfacer las necesidades prácticas de los individuos. Desde alimentar a los
hambrientos hasta sanar a los enfermos, Cristo estableció un modelo de ministerio
que aborda la totalidad del ser humano.1
Es por ello que es necesario realizar programas de servicio comunitario y atención mé-
dica que buscan satisfacer las necesidades físicas y espirituales. Este enfoque integral
refleja el compromiso adventista de seguir el método de Cristo en todas las áreas de la
vida.
1
Elena G. de White, El ministerio de Curación (Buenos Aires: ACES, 2007), 102.
45
III. GANAR CONFIANZA: LA CONSTRUCCIÓN DE RELACIONES SIGNIFICATIVAS
Jesús se ganaba la confianza de las personas. Esto implica más que simplemente
cumplir tareas y satisfacer necesidades; es la construcción de relaciones significa-
tivas y duraderas. La confianza se convierte en un puente que facilita el impacto
perdurable del bien que se desea hacer.
En “El Ministerio de la Bondad” de Ellen G. White se exploran los métodos de Cristo
para ganar la confianza de las personas. White destaca cómo Jesús no solo predi-
caba desde la distancia, sino que se involucraba en la vida de las personas, compar-
tiendo sus alegrías y tristezas. Esta conexión personal fue fundamental para ganarse
la confianza de aquellos a quienes servía.2
Por lo tanto, ganar confianza implica construir relaciones auténticas con aquellos que
nos rodean. En la vida diaria, esto se traduce en ser fiel a las promesas, ser transpa-
rente en las interacciones y estar presente en los momentos de necesidad. La con-
fianza es el resultado natural de un enfoque sincero y compasivo hacia los demás.
IV. APLICACIÓN PRÁCTICA DEL MÉTODO DEL SALVADOR
La aplicabilidad práctica del método de Salvador implica una vida arraigada en los
principios de simpatía, atención a las necesidades y construcción de confianza. Es-
tos principios no solo son conceptos abstractos, sino que se manifiestan en las ac-
ciones cotidianas de cada creyente.
White explora la aplicación práctica de los principios del método de Cristo en la vida
diaria. White argumenta que seguir a Jesús implica una transformación completa
de carácter, reflejando la simpatía y el servicio desinteresado que Cristo demostró.3
Esta transformación es un proceso continuo que implica la rendición diaria al Espíritu
Santo.
En la esfera comunitaria es por ello que como Iglesia hemos establecido programas
de servicio social, instituciones educativas y hospitales que reflejan la atención a las
necesidades integrales de las personas. Estos esfuerzos buscan no solo satisfacer
las necesidades inmediatas, sino también construir relaciones duraderas basadas en
la confianza y la simpatía.
V. CONCLUSIÓN: VIVIENDO EL MÉTODO DEL SALVADOR
Este enfoque va más allá de la retórica; es un llamado a la acción en la vida diaria. La
simpatía, la atención a las necesidades y la construcción de confianza son los pilares
sobre los cuales se construye el bien que se desea hacer. Este método implica no
solo hablar de compasión y servicio, sino vivirlos de manera tangible en la interacción
diaria con los demás.
2
Elena G. de White, El ministerio de la bondad (Buenos Aires: ACES, 2013), 105.
3
Elena G. de White, Testimonio para la iglesia (Buenos Aires: ACES, 2007), 8:83.
46
DESAFÍO MISIONERO
Seguir el método del Salvador no es simplemente un acto de imitación, sino una
expresión de gratitud por el amor y la compasión inigualables de Cristo.
Así, cada simpatía mostrada, cada necesidad atendida y cada relación construida
se convierten en testimonios vivos del impacto perdurable del método de Cristo
en la vida de aquellos que buscan seguir sus pasos.
¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS!
Pr. Heber Bendezú Bendezú
Presidente
Asociación Peruana Central
47
48
T
odo instructor bíblico debe conocer informaciones básicas acerca de la Biblia.
Por lo tanto, es necesario empezar con una breve introducción a las Sagradas
Escrituras.
¿Qué dijeron algunos personajes acerca de la Biblia?
“Toma de este libro todo lo que puedas por la razón y el resto por la fe, y vivirás y morirás mejor
hombre” (Abraham Lincoln).
“Hay un libro que desde la primera letra hasta la última es una emanación superior; un libro que
contiene toda la sabiduría divina; un libro al cual la sabiduría de los pueblos ha llamado ‘La Biblia’”
(Victor Hugo).
“No conozco un libro que presente en una forma tan compacta y poética todas las fases de las ideas
humanas, como la Biblia. Sin la Biblia, la educación de un niño sería imposible en el actual estado
de la sociedad” (León Tolstoi).
“No hay filosofía más sublime que la conocida con el nombre de Sagrada Escritura” (Isaac Newton).
PROPÓSITO DEL ESTUDIO
Sin duda la Biblia es un libro único. A través de los siglos ha sido considerada como
Palabra de Dios inspirada, fidedigna y autoritativa. También ha sido el libro más ata-
cado, desmenuzado, analizado, perseguido, escudriñado y hasta difamado. No hay
ningún otro libro en el mundo que haya recibido tanta atención como la Biblia. Pero
¿qué es lo que hace a la Biblia única? Veamos algunos detalles que hacen de este
libro un libro especial.
Lee detenidamente la Biblia:
“Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino” (Salmo 119:105).
I. LA BIBLIA, UN LIBRO ÚNICO
La Biblia o las Escrituras como también se la conoce (Mat. 21:42), fue escrita por más
de 40 autores de al menos tres continentes (Asia, África y Europa), en países que
distan cientos de kilómetros y en un periodo de 1500 años. Trata asuntos de interés
universal: historia, filosofía, ciencia, salud, arquitectura, religión, psicología, etc.1
Es
un libro antiguo que resuelve problemas modernos. Se dirige a las necesidades de
cada generación, ofrece soluciones para las mayores perplejidades de la vida y sobre
todo nos revela nuestro origen, nuestro propósito y nuestro futuro.2
La Biblia es com-
parada a sí misma como una lámpara (Sal.119:105), un espejo (Stg. 1:23-25), como
pan o alimento (Mat. 4:4), como agua (Efe. 5:26), fuego (Jer. 20:9), como una espada
(Heb. 4:12), y como una semilla que crece en el corazón (Luc. 8:11).
1
Samuel Koranteng-Pipim, Recibiendo la Palabra: ¿Cómo afectan a nuestra fe los nuevos enfoques bíblicos?
(Buenos Aires: ACES, 1997), 50.
2
Ibid.
49
Idiomas
Las Sagradas Escrituras fueron escritas originalmente en hebreo, arameo y griego.
El Antiguo Testamento (AT), la mayor parte, fue escrito en hebreo, y el Nuevo Testa-
mento (NT) en griego.
Solo unos pocos capítulos del AT fueron escritos en arameo. Estos capítulos son
Esdras (4:8 a 6:18; 7:12-26) y Daniel (2:4 a 7:28), un versículo de Jeremías (10:11) y
una palabra en el Génesis (31:47).3
Composición
La Biblia está compuesta por 66 libros, 39 del AT y 27 del NT. Sus escritores fueron
profetas, sacerdotes, reyes, ganaderos, pastores, pescadores, cobradores de im-
puestos, médicos, etc. Hombres educados y hombres sencillos. Las circunstancias
en que fueron escritos fueron muy variadas y difíciles. Fueron escritos en tiendas, de-
siertos, ciudades, palacios, y hasta en mazmorras o cárceles subterráneas. Algunos
autores escribieron en circunstancias difíciles y otros en circunstancias favorables.
El AT presenta en orden cronológico los siguientes temas:
• Creación
• Caída
• Diluvio
• Historia de los patriarcas
• Historia de Israel
» Exilio en Egipto
» Éxodo de Egipto
» Conquista de Canaán
» La era de los jueces
» Reino unido
» Reino dividido
» Exilio de Judá en Babilonia
» Regreso y reconstrucción de Jerusalén.
El AT comprende 39 libros que están organizados en cinco categorías:
• El Pentateuco (5): Génesis–Deuteronomio.
• Libros históricos (12): Josué–Esther.
• Libros poéticos (5): Job–Cantar de los Cantares
• Profetas mayores (5): Isaías–Daniel.
• Profetas menores (12): Oseas–Malaquías.
Después que el AT fue completado hubo 400 años de silencio. Durante ese periodo
no hubo revelación profética hasta la aparición de Juan el Bautista en el desierto,
anunciando la primera venida del Mesías.
3
Francis D. Nichol, ed., Comentario bíblico adventista del séptimo día, trad. Víctor Ampuero Matta (Buenos
Aires: ACES, 1978-1990), 1:55.
50
El NT comprende 27 libros escritos por 7 personas en un promedio de 50 años
y se dividen en:
• Evangelios (4): Mateo–Juan
• Historia (1): Hechos
• Cartas (21): Romanos–Judas
• Profecía (1): Apocalipsis
Los Evangelios se centran en el nacimiento, vida, muerte, resurrección y ascensión de
Cristo. Cada evangelio es presentado desde perspectivas diferentes; por ejemplo: Mateo
lo ve desde la perspectiva del cumplimiento del Mesías prometido en el AT, y está dirigi-
do básicamente a judíos. Marcos ve a la historia de Jesús como el siervo y está dirigido
a un público no judío. Lucas, por su parte, ve a Jesús a través de la perspectiva de su
naturaleza humana y demuestra que Jesús es el Hijo de Dios y Mesías prometido. Juan,
por último, presenta a Jesús desde la perspectiva divina: Jesús es Dios hecho Hombre.
El libro de los Hechos de los Apóstoles narra la historia desde la ascensión de
Jesús, la venida del Espíritu Santo, hasta el establecimiento de la iglesia cristiana en
sus primeros años por parte de los apóstoles.
Las epístolas fueron dirigidas a iglesias o a personas para explicarles la persona y
obra de Jesucristo, con las implicaciones para la vida práctica y testimonio hasta el
regreso de Jesús.4
Termina el NT con Apocalipsis de Juan, que cubre la historia desde la época de los
apóstoles hasta el establecimiento de su reino eterno en la Tierra Nueva.
Algunos datos interesantes
• La Biblia fue dividida en capítulos por el cardenal Hugo de San Caro, en 1236.
• El AT fue dividido en versículos por el rabí Mardoqueo Natán, en 1661.
• El NT fue dividido en versículos por R. Stephens, un impresor francés.
• La primera traducción al inglés fue por John Wycliffe, en 1382.
• Fue impresa por primera vez en castellano en 1569.
• De los 7378 idiomas vivos en el mundo, la Biblia completa se ha traducido a
717 idiomas. Solo el NT se ha traducido a 1582 idiomas.5
II. LA BIBLIA, UNA PRESERVACIÓN ÚNICA
A lo largo de los años, la Biblia ha sido preservada de una manera extraordinaria. A pesar
de que fue escrita en un material perecedero y fue transcrita muchas veces, durante cien-
tos de años antes de la invención de la imprenta o de las computadoras, Dios ha cuidado
que el mensaje de la Biblia permanezca intacto hasta llegar a nuestros días.
4
John MacArthur, Study Bible, https://www.csmedia1.com/estudialasescrituras.org/introducci--n-a-la-biblia.
pdf (consultado: 24 de octubre, 2021).
5
Ver infograma de las traducciones de la Biblia: Wycliffe Global Alliance, “2021 Scripture Access Statistics”,
https://www.wycliffe.net/resources/statistics/ (consultado: 27 de octubre, 2021).
51
Bernard Ramm dice: “Con referencia al AT sabemos que los judíos lo preservaron
como nunca ha sido preservado ningún otro manuscrito. Con una masora (parva,
magna y finalis [métodos para cortar]), ponían indicadores sobre cada letra, sílaba,
palabra y párrafo. Tenían hombres especiales dentro de su cultura, cuyo único deber
era preservar y transmitir estos documentos prácticamente con una fidelidad perfec-
ta. Estos hombres eran los escribas, los doctores de la ley y los masoretas”.6
Por otro
lado, el NT que fue escrito en griego koiné, un idioma común que desde entonces ha
sobrevivido copias escritas a mano llamados manuscritos, “escritos a mano”.
El texto bíblico ha sobrevivido de una manera única. Los cristianos podemos estar
absolutamente seguros de la exactitud de su mensaje. Como diría Sir Frederic Ken-
yon: “El cristiano puede tomar toda la Biblia en su mano y decir sin temor a vacilación
que tiene en sus manos la verdadera palabra de Dios, transmitida sin pérdida esen-
cial de generación en generación a través de los siglos”.7
III. LA BIBLIA, UNA SUPERVIVENCIA ÚNICA
Alguien dijo lo siguiente: “Si la Biblia no hubiera sido la Palabra de Dios, los hombres
la habrían destruido hace mucho tiempo. Emperadores y papas, reyes y sacerdotes,
príncipes y gobernantes, todos hicieron la prueba; ellos murieron y el libro aún vive”.8
Nunca ha habido un libro de cualquier disciplina que haya sido tan criticado, apuña-
lado, quemado, analizado y difamado con tanto veneno y escepticismo, con tanta
minuciosidad y erudición en cada capítulo, versículo, línea o doctrina. Ahora “la Biblia
es amada por millones, leída por millones y estudiada por millones”.9
Cuánta razón tuvo Jesús al decir: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras
no pasarán” (Mat. 24:35). Los grandes emperadores y reyes han pasado, las gran-
des potencias mundiales han llegado a su fin, los grandes monumentos se han ido
desmoronando, pero la Palabra aún vive. ¿Cómo explicamos eso? Obviamente este
libro es la Palabra Dios, no hay otra explicación. Sin duda, el Espíritu Santo estuvo
presente en su producción, supervisión y preservación de las Sagradas Escrituras.
¿Por qué Satanás no quiere que leamos ni enseñemos la Biblia?
Porque es el único libro que saca a los seres humanos de la oscuridad (Salmos
119:105)
• Porque es el único libro que puede darnos la felicidad (Apocalipsis 1:3).
• Porque es el único libro que nos ayuda a conocer al Salvador (Juan 5:39).
• Porque es el único libro que nos da fortaleza frente a las dificultades (Roma-
nos 15:4).
• Porque es el único libro que nos libra del pecado (Salmos 119:11).
• Porque es el único libro que tiene y es la verdad (Juan 17:17).
6
Bernard Ramm, Evidencias cristianas protestantes (Chicago: Moody Press, 1957), 230.
7
Frederic Kenyon, Nuestra Biblia y los manuscritos antiguos (New York: Hapers, 1940), 21.
8
John W. Lea, El mayor libro del mundo (Philadelphia: sin casa publicadora, 1929), 17.
9
Ramm, 233.
52
CONCLUSIÓN
En 1776, Voltaire, filósofo francés, anunció: «De aquí a cien años no habrá ni una
sola biblia en la tierra, excepto aquella que sea considerada por un investigador de
curiosidades antiguas».
Cien años después Voltaire había muerto, y su propia casa e imprenta estaban sien-
do usadas por la Sociedad Bíblica de Ginebra para imprimir y almacenar biblias.10
DESAFÍO MISIONERO
1. La Biblia nos dice de dónde venimos, por qué estamos en esta tierra y hacia
dónde vamos. El gran propósito de las Escrituras es revelarnos el carácter de
Dios, mostrarnos el plan de salvación y el propósito para nuestra vida.
2. Participa diariamente del plan de estudio de la Biblia “Reavivados por su Pa-
labra”.
3. Estudia diariamente la Biblia a través del mejor método de estudio sistemático,
la Lección de Escuela Sabática.
¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS!
Pr. Fernando Rojas Miranda
Ministerio Personal, Escuela Sabática y Evangelista
Asociación Peruana del Sur
10
Enrique Chaij, 1500 ventanas de la vida (Buenos Aires: ACES, 2016), 86, 87.
53
54
55
1
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Conectados: ¡Del Templo a la Casa! - Sermones
Conectados: ¡Del Templo a la Casa! - SermonesConectados: ¡Del Templo a la Casa! - Sermones
Conectados: ¡Del Templo a la Casa! - SermonesHeyssen Cordero Maraví
 
Vision Celular.pptx
Vision Celular.pptxVision Celular.pptx
Vision Celular.pptxssuser51ca0a
 
Evangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismo
Evangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismoEvangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismo
Evangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismoHeyssen Cordero Maraví
 
Guía de Procedimientos para los Grupos Pequeños - 2012
Guía de Procedimientos para los Grupos Pequeños - 2012Guía de Procedimientos para los Grupos Pequeños - 2012
Guía de Procedimientos para los Grupos Pequeños - 2012https://gramadal.wordpress.com/
 
Guía para la Clase de Escuela Sabática - CONECTADOS by Pr. Heyssen J. Cordero
Guía para la Clase de Escuela Sabática - CONECTADOS by Pr. Heyssen J. CorderoGuía para la Clase de Escuela Sabática - CONECTADOS by Pr. Heyssen J. Cordero
Guía para la Clase de Escuela Sabática - CONECTADOS by Pr. Heyssen J. CorderoHeyssen Cordero Maraví
 
La Iglesia Celular Un Desafío Para Servir
La  Iglesia  Celular    Un Desafío Para ServirLa  Iglesia  Celular    Un Desafío Para Servir
La Iglesia Celular Un Desafío Para Servirguest6c8697
 
¿Cómo hacer llamados evangelísticos?
¿Cómo hacer llamados evangelísticos? ¿Cómo hacer llamados evangelísticos?
¿Cómo hacer llamados evangelísticos? Heyssen Cordero Maraví
 
La Organización de los Grupos Pequeños
La Organización de los Grupos PequeñosLa Organización de los Grupos Pequeños
La Organización de los Grupos PequeñosManuel Vidaurre
 
60128290 manual-practico-para-el-evangelismo-efectivo
60128290 manual-practico-para-el-evangelismo-efectivo60128290 manual-practico-para-el-evangelismo-efectivo
60128290 manual-practico-para-el-evangelismo-efectivoLizeth F. Sáenz
 
Preparación de campaña evangelistica.pptx
Preparación de campaña evangelistica.pptxPreparación de campaña evangelistica.pptx
Preparación de campaña evangelistica.pptxJoelNGlvez
 
Identidad del catequista
Identidad del catequistaIdentidad del catequista
Identidad del catequistaAlberto Ubidia
 
Origen de la escuela dominical
Origen de la escuela dominicalOrigen de la escuela dominical
Origen de la escuela dominicalMario Hernandez
 

La actualidad más candente (20)

Conectados: ¡Del Templo a la Casa! - Sermones
Conectados: ¡Del Templo a la Casa! - SermonesConectados: ¡Del Templo a la Casa! - Sermones
Conectados: ¡Del Templo a la Casa! - Sermones
 
Vision Celular.pptx
Vision Celular.pptxVision Celular.pptx
Vision Celular.pptx
 
Libro: Grupos pequeños de poder
Libro: Grupos pequeños de poder Libro: Grupos pequeños de poder
Libro: Grupos pequeños de poder
 
Evangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismo
Evangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismoEvangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismo
Evangelismo Escuela: Técnicas actuales para el evangelismo
 
Guía de Procedimientos para los Grupos Pequeños - 2012
Guía de Procedimientos para los Grupos Pequeños - 2012Guía de Procedimientos para los Grupos Pequeños - 2012
Guía de Procedimientos para los Grupos Pequeños - 2012
 
Guía para la Clase de Escuela Sabática - CONECTADOS by Pr. Heyssen J. Cordero
Guía para la Clase de Escuela Sabática - CONECTADOS by Pr. Heyssen J. CorderoGuía para la Clase de Escuela Sabática - CONECTADOS by Pr. Heyssen J. Cordero
Guía para la Clase de Escuela Sabática - CONECTADOS by Pr. Heyssen J. Cordero
 
La Iglesia Celular Un Desafío Para Servir
La  Iglesia  Celular    Un Desafío Para ServirLa  Iglesia  Celular    Un Desafío Para Servir
La Iglesia Celular Un Desafío Para Servir
 
Dicipulado
DicipuladoDicipulado
Dicipulado
 
¿Cómo hacer llamados evangelísticos?
¿Cómo hacer llamados evangelísticos? ¿Cómo hacer llamados evangelísticos?
¿Cómo hacer llamados evangelísticos?
 
Taller sobre evangelismo
Taller sobre evangelismoTaller sobre evangelismo
Taller sobre evangelismo
 
La Organización de los Grupos Pequeños
La Organización de los Grupos PequeñosLa Organización de los Grupos Pequeños
La Organización de los Grupos Pequeños
 
Predicaciones para Celulas
Predicaciones para CelulasPredicaciones para Celulas
Predicaciones para Celulas
 
EL MODELO MISIONERO DEL APÓSTOL PABLO
EL MODELO MISIONERO DEL APÓSTOL PABLOEL MODELO MISIONERO DEL APÓSTOL PABLO
EL MODELO MISIONERO DEL APÓSTOL PABLO
 
60128290 manual-practico-para-el-evangelismo-efectivo
60128290 manual-practico-para-el-evangelismo-efectivo60128290 manual-practico-para-el-evangelismo-efectivo
60128290 manual-practico-para-el-evangelismo-efectivo
 
El director de Ministerio Personal
El director de Ministerio PersonalEl director de Ministerio Personal
El director de Ministerio Personal
 
Preparación de campaña evangelistica.pptx
Preparación de campaña evangelistica.pptxPreparación de campaña evangelistica.pptx
Preparación de campaña evangelistica.pptx
 
La comisión de mayordomía
La comisión de mayordomíaLa comisión de mayordomía
La comisión de mayordomía
 
Identidad del catequista
Identidad del catequistaIdentidad del catequista
Identidad del catequista
 
El ABC de los Grupos Pequeños
El ABC de los Grupos PequeñosEl ABC de los Grupos Pequeños
El ABC de los Grupos Pequeños
 
Origen de la escuela dominical
Origen de la escuela dominicalOrigen de la escuela dominical
Origen de la escuela dominical
 

Similar a Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2

Proyecto adra recolección uva[1]
Proyecto adra recolección uva[1]Proyecto adra recolección uva[1]
Proyecto adra recolección uva[1]Edward A. Garcia R.
 
Manual de evangelismo_raul_zaldivar_ministries
Manual de evangelismo_raul_zaldivar_ministriesManual de evangelismo_raul_zaldivar_ministries
Manual de evangelismo_raul_zaldivar_ministriesHiginio Lopez Sanchez
 
La misión de la iglesia bíblica - Lección 10
La misión de la iglesia bíblica - Lección 10La misión de la iglesia bíblica - Lección 10
La misión de la iglesia bíblica - Lección 10Jorge A. Navidad
 
P. antonio rivero historia de la iglesia
P. antonio rivero   historia de la iglesiaP. antonio rivero   historia de la iglesia
P. antonio rivero historia de la iglesiaAntonio Vives
 
Proceso de catecumeno.pptx
Proceso de catecumeno.pptxProceso de catecumeno.pptx
Proceso de catecumeno.pptxSoniaYuman1
 
Un discipulo y comprometido con la evangelizacion
Un discipulo y comprometido con la evangelizacionUn discipulo y comprometido con la evangelizacion
Un discipulo y comprometido con la evangelizacionLuis Rubio
 
Lección de Escuela Sabática Primer Trimestre 2018
Lección de Escuela Sabática Primer Trimestre 2018Lección de Escuela Sabática Primer Trimestre 2018
Lección de Escuela Sabática Primer Trimestre 2018Advenz
 
DEM-EVG1-fundamentos-basicos-del-Evangelismo.pdf
DEM-EVG1-fundamentos-basicos-del-Evangelismo.pdfDEM-EVG1-fundamentos-basicos-del-Evangelismo.pdf
DEM-EVG1-fundamentos-basicos-del-Evangelismo.pdfenrriquesuarezortiz
 

Similar a Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2 (20)

Proyecto adra recolección uva[1]
Proyecto adra recolección uva[1]Proyecto adra recolección uva[1]
Proyecto adra recolección uva[1]
 
Catequesis domund 2011web
Catequesis domund 2011webCatequesis domund 2011web
Catequesis domund 2011web
 
Manual de evangelismo_raul_zaldivar_ministries
Manual de evangelismo_raul_zaldivar_ministriesManual de evangelismo_raul_zaldivar_ministries
Manual de evangelismo_raul_zaldivar_ministries
 
Sesión: De qué modo vivir el evangelio
Sesión: De qué modo vivir el evangelioSesión: De qué modo vivir el evangelio
Sesión: De qué modo vivir el evangelio
 
La misión de la iglesia bíblica - Lección 10
La misión de la iglesia bíblica - Lección 10La misión de la iglesia bíblica - Lección 10
La misión de la iglesia bíblica - Lección 10
 
Curso omega tres
Curso omega tresCurso omega tres
Curso omega tres
 
Enciclica Redemptoris Missio
Enciclica Redemptoris MissioEnciclica Redemptoris Missio
Enciclica Redemptoris Missio
 
P. antonio rivero historia de la iglesia
P. antonio rivero   historia de la iglesiaP. antonio rivero   historia de la iglesia
P. antonio rivero historia de la iglesia
 
Proceso de catecumeno.pptx
Proceso de catecumeno.pptxProceso de catecumeno.pptx
Proceso de catecumeno.pptx
 
Un discipulo y comprometido con la evangelizacion
Un discipulo y comprometido con la evangelizacionUn discipulo y comprometido con la evangelizacion
Un discipulo y comprometido con la evangelizacion
 
Lección de Escuela Sabática Primer Trimestre 2018
Lección de Escuela Sabática Primer Trimestre 2018Lección de Escuela Sabática Primer Trimestre 2018
Lección de Escuela Sabática Primer Trimestre 2018
 
Como ganar almas
Como ganar almasComo ganar almas
Como ganar almas
 
Somos una iglesia
Somos una iglesiaSomos una iglesia
Somos una iglesia
 
Pdffile1
Pdffile1Pdffile1
Pdffile1
 
DEM-EVG1-fundamentos-basicos-del-Evangelismo.pdf
DEM-EVG1-fundamentos-basicos-del-Evangelismo.pdfDEM-EVG1-fundamentos-basicos-del-Evangelismo.pdf
DEM-EVG1-fundamentos-basicos-del-Evangelismo.pdf
 
Ad gentes
Ad gentesAd gentes
Ad gentes
 
Lección adultos: ¿Cómo esperaremos?
Lección adultos: ¿Cómo esperaremos?Lección adultos: ¿Cómo esperaremos?
Lección adultos: ¿Cómo esperaremos?
 
Autores
AutoresAutores
Autores
 
Pastoreando al pueblo de dios
Pastoreando al pueblo de diosPastoreando al pueblo de dios
Pastoreando al pueblo de dios
 
2012 01-00 leccionadultos
2012 01-00 leccionadultos2012 01-00 leccionadultos
2012 01-00 leccionadultos
 

Más de Heyssen Cordero Maraví

La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...
La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...
La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...Heyssen Cordero Maraví
 
Grandes textos de la Biblia | Sermones misioneros 2024 | Heyssen Cordero
Grandes textos de la Biblia | Sermones misioneros 2024 | Heyssen CorderoGrandes textos de la Biblia | Sermones misioneros 2024 | Heyssen Cordero
Grandes textos de la Biblia | Sermones misioneros 2024 | Heyssen CorderoHeyssen Cordero Maraví
 
RUTA Semana Santa 2024 UPS LA ÚLTIMA INVITACIÓN
RUTA Semana Santa 2024 UPS LA ÚLTIMA INVITACIÓNRUTA Semana Santa 2024 UPS LA ÚLTIMA INVITACIÓN
RUTA Semana Santa 2024 UPS LA ÚLTIMA INVITACIÓNHeyssen Cordero Maraví
 
Pastoreando Vidas | Del templo a la casa | Pr. Heyssen Cordero
Pastoreando Vidas | Del templo a la casa | Pr. Heyssen CorderoPastoreando Vidas | Del templo a la casa | Pr. Heyssen Cordero
Pastoreando Vidas | Del templo a la casa | Pr. Heyssen CorderoHeyssen Cordero Maraví
 
El PODER de la PALABRA | Del templo a la casa | By Pr. Heyssen Cordero
El PODER de la PALABRA | Del templo a la casa | By Pr. Heyssen CorderoEl PODER de la PALABRA | Del templo a la casa | By Pr. Heyssen Cordero
El PODER de la PALABRA | Del templo a la casa | By Pr. Heyssen CorderoHeyssen Cordero Maraví
 
ESCUELA SABÁTICA MISIONERA | By Pr. Heyssen Cordero
ESCUELA SABÁTICA MISIONERA | By Pr. Heyssen CorderoESCUELA SABÁTICA MISIONERA | By Pr. Heyssen Cordero
ESCUELA SABÁTICA MISIONERA | By Pr. Heyssen CorderoHeyssen Cordero Maraví
 
Ellos Trastornaron el Mundo. Lecciones de una iglesia misionera | By Pr. Heys...
Ellos Trastornaron el Mundo. Lecciones de una iglesia misionera | By Pr. Heys...Ellos Trastornaron el Mundo. Lecciones de una iglesia misionera | By Pr. Heys...
Ellos Trastornaron el Mundo. Lecciones de una iglesia misionera | By Pr. Heys...Heyssen Cordero Maraví
 
La Ciencia de ganar almas. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cordero Maraví
La Ciencia de ganar almas. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cordero MaravíLa Ciencia de ganar almas. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cordero Maraví
La Ciencia de ganar almas. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cordero MaravíHeyssen Cordero Maraví
 
PROYECTO 100. Guía de movilización misionera para instructores bíblicos | By ...
PROYECTO 100. Guía de movilización misionera para instructores bíblicos | By ...PROYECTO 100. Guía de movilización misionera para instructores bíblicos | By ...
PROYECTO 100. Guía de movilización misionera para instructores bíblicos | By ...Heyssen Cordero Maraví
 
Grupos Pequeños Del Templo a la Casa | By Pr. Heyssen Cordero Maraví
Grupos Pequeños Del Templo a la Casa | By Pr. Heyssen Cordero MaravíGrupos Pequeños Del Templo a la Casa | By Pr. Heyssen Cordero Maraví
Grupos Pequeños Del Templo a la Casa | By Pr. Heyssen Cordero MaravíHeyssen Cordero Maraví
 
"Yo Os Envío...". Llamados a cumplir la misión | Pr. Heyssen Cordero Maraví
"Yo Os Envío...". Llamados a cumplir la misión | Pr. Heyssen Cordero Maraví"Yo Os Envío...". Llamados a cumplir la misión | Pr. Heyssen Cordero Maraví
"Yo Os Envío...". Llamados a cumplir la misión | Pr. Heyssen Cordero MaravíHeyssen Cordero Maraví
 
Hagan Discípulos. Hacia una iglesia discipuladora | By Heyssen Cordero Maraví
Hagan Discípulos. Hacia una iglesia discipuladora | By Heyssen Cordero MaravíHagan Discípulos. Hacia una iglesia discipuladora | By Heyssen Cordero Maraví
Hagan Discípulos. Hacia una iglesia discipuladora | By Heyssen Cordero MaravíHeyssen Cordero Maraví
 
RUTA Semana Santa 2021 RESTAURADOS EN CRISTO l PPT
RUTA Semana Santa 2021  RESTAURADOS EN CRISTO l PPT RUTA Semana Santa 2021  RESTAURADOS EN CRISTO l PPT
RUTA Semana Santa 2021 RESTAURADOS EN CRISTO l PPT Heyssen Cordero Maraví
 
EVANGELISMO DIGITAL / Proyecto 100 Digital / Heyssen Cordero
EVANGELISMO DIGITAL / Proyecto 100 Digital / Heyssen CorderoEVANGELISMO DIGITAL / Proyecto 100 Digital / Heyssen Cordero
EVANGELISMO DIGITAL / Proyecto 100 Digital / Heyssen CorderoHeyssen Cordero Maraví
 
Sermones DOMINGOS ESPECIALES de EVANGELISMO
Sermones DOMINGOS ESPECIALES de EVANGELISMO Sermones DOMINGOS ESPECIALES de EVANGELISMO
Sermones DOMINGOS ESPECIALES de EVANGELISMO Heyssen Cordero Maraví
 
Sermones misioneros para el Culto Joven / Todo por ÉL
Sermones misioneros para el Culto Joven / Todo por ÉLSermones misioneros para el Culto Joven / Todo por ÉL
Sermones misioneros para el Culto Joven / Todo por ÉLHeyssen Cordero Maraví
 
Misioneros y Evangelistas de la Biblia - Sermones misioneros 2020
Misioneros y Evangelistas de la Biblia - Sermones misioneros 2020Misioneros y Evangelistas de la Biblia - Sermones misioneros 2020
Misioneros y Evangelistas de la Biblia - Sermones misioneros 2020Heyssen Cordero Maraví
 
Sermones de Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGRE en pdf
Sermones de Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGRE en pdfSermones de Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGRE en pdf
Sermones de Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGRE en pdfHeyssen Cordero Maraví
 
Operación JOSUÉ - Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGRE
Operación JOSUÉ - Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGREOperación JOSUÉ - Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGRE
Operación JOSUÉ - Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGREHeyssen Cordero Maraví
 

Más de Heyssen Cordero Maraví (20)

La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...
La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...
La ciencia de ganar almas. Vol. 2. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cor...
 
Grandes textos de la Biblia | Sermones misioneros 2024 | Heyssen Cordero
Grandes textos de la Biblia | Sermones misioneros 2024 | Heyssen CorderoGrandes textos de la Biblia | Sermones misioneros 2024 | Heyssen Cordero
Grandes textos de la Biblia | Sermones misioneros 2024 | Heyssen Cordero
 
RUTA Semana Santa 2024 UPS LA ÚLTIMA INVITACIÓN
RUTA Semana Santa 2024 UPS LA ÚLTIMA INVITACIÓNRUTA Semana Santa 2024 UPS LA ÚLTIMA INVITACIÓN
RUTA Semana Santa 2024 UPS LA ÚLTIMA INVITACIÓN
 
Pastoreando Vidas | Del templo a la casa | Pr. Heyssen Cordero
Pastoreando Vidas | Del templo a la casa | Pr. Heyssen CorderoPastoreando Vidas | Del templo a la casa | Pr. Heyssen Cordero
Pastoreando Vidas | Del templo a la casa | Pr. Heyssen Cordero
 
El PODER de la PALABRA | Del templo a la casa | By Pr. Heyssen Cordero
El PODER de la PALABRA | Del templo a la casa | By Pr. Heyssen CorderoEl PODER de la PALABRA | Del templo a la casa | By Pr. Heyssen Cordero
El PODER de la PALABRA | Del templo a la casa | By Pr. Heyssen Cordero
 
ESCUELA SABÁTICA MISIONERA | By Pr. Heyssen Cordero
ESCUELA SABÁTICA MISIONERA | By Pr. Heyssen CorderoESCUELA SABÁTICA MISIONERA | By Pr. Heyssen Cordero
ESCUELA SABÁTICA MISIONERA | By Pr. Heyssen Cordero
 
Ellos Trastornaron el Mundo. Lecciones de una iglesia misionera | By Pr. Heys...
Ellos Trastornaron el Mundo. Lecciones de una iglesia misionera | By Pr. Heys...Ellos Trastornaron el Mundo. Lecciones de una iglesia misionera | By Pr. Heys...
Ellos Trastornaron el Mundo. Lecciones de una iglesia misionera | By Pr. Heys...
 
La Ciencia de ganar almas. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cordero Maraví
La Ciencia de ganar almas. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cordero MaravíLa Ciencia de ganar almas. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cordero Maraví
La Ciencia de ganar almas. Manual de evangelismo | By Pr. Heyssen Cordero Maraví
 
PROYECTO 100. Guía de movilización misionera para instructores bíblicos | By ...
PROYECTO 100. Guía de movilización misionera para instructores bíblicos | By ...PROYECTO 100. Guía de movilización misionera para instructores bíblicos | By ...
PROYECTO 100. Guía de movilización misionera para instructores bíblicos | By ...
 
Grupos Pequeños Del Templo a la Casa | By Pr. Heyssen Cordero Maraví
Grupos Pequeños Del Templo a la Casa | By Pr. Heyssen Cordero MaravíGrupos Pequeños Del Templo a la Casa | By Pr. Heyssen Cordero Maraví
Grupos Pequeños Del Templo a la Casa | By Pr. Heyssen Cordero Maraví
 
"Yo Os Envío...". Llamados a cumplir la misión | Pr. Heyssen Cordero Maraví
"Yo Os Envío...". Llamados a cumplir la misión | Pr. Heyssen Cordero Maraví"Yo Os Envío...". Llamados a cumplir la misión | Pr. Heyssen Cordero Maraví
"Yo Os Envío...". Llamados a cumplir la misión | Pr. Heyssen Cordero Maraví
 
Hagan Discípulos. Hacia una iglesia discipuladora | By Heyssen Cordero Maraví
Hagan Discípulos. Hacia una iglesia discipuladora | By Heyssen Cordero MaravíHagan Discípulos. Hacia una iglesia discipuladora | By Heyssen Cordero Maraví
Hagan Discípulos. Hacia una iglesia discipuladora | By Heyssen Cordero Maraví
 
RUTA Semana Santa 2021 RESTAURADOS EN CRISTO l PPT
RUTA Semana Santa 2021  RESTAURADOS EN CRISTO l PPT RUTA Semana Santa 2021  RESTAURADOS EN CRISTO l PPT
RUTA Semana Santa 2021 RESTAURADOS EN CRISTO l PPT
 
EVANGELISMO DIGITAL / Proyecto 100 Digital / Heyssen Cordero
EVANGELISMO DIGITAL / Proyecto 100 Digital / Heyssen CorderoEVANGELISMO DIGITAL / Proyecto 100 Digital / Heyssen Cordero
EVANGELISMO DIGITAL / Proyecto 100 Digital / Heyssen Cordero
 
Sermones DOMINGOS ESPECIALES de EVANGELISMO
Sermones DOMINGOS ESPECIALES de EVANGELISMO Sermones DOMINGOS ESPECIALES de EVANGELISMO
Sermones DOMINGOS ESPECIALES de EVANGELISMO
 
Sermones misioneros para el Culto Joven / Todo por ÉL
Sermones misioneros para el Culto Joven / Todo por ÉLSermones misioneros para el Culto Joven / Todo por ÉL
Sermones misioneros para el Culto Joven / Todo por ÉL
 
Misioneros y Evangelistas de la Biblia - Sermones misioneros 2020
Misioneros y Evangelistas de la Biblia - Sermones misioneros 2020Misioneros y Evangelistas de la Biblia - Sermones misioneros 2020
Misioneros y Evangelistas de la Biblia - Sermones misioneros 2020
 
Sermones de Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGRE en pdf
Sermones de Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGRE en pdfSermones de Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGRE en pdf
Sermones de Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGRE en pdf
 
Operación JOSUÉ - Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGRE
Operación JOSUÉ - Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGREOperación JOSUÉ - Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGRE
Operación JOSUÉ - Semana Santa 2020 AMOR ESCRITO CON SANGRE
 
Proyecto 100 Digital UPS
Proyecto 100 Digital UPSProyecto 100 Digital UPS
Proyecto 100 Digital UPS
 

Último

Actividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 EducacionActividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 Educacionviviantorres91
 
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptx
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptxTALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptx
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptxMartaChaparro1
 
Buenas Practicas de Manufactura para Industria Farmaceutica
Buenas Practicas de Manufactura para Industria FarmaceuticaBuenas Practicas de Manufactura para Industria Farmaceutica
Buenas Practicas de Manufactura para Industria FarmaceuticaMarco Camacho
 
Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.
Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.
Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.Edith Liccioni
 
Biografía del General Eloy Alfaro Delgado
Biografía del General Eloy Alfaro DelgadoBiografía del General Eloy Alfaro Delgado
Biografía del General Eloy Alfaro DelgadoJosé Luis Palma
 
Presentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUE
Presentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUEPresentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUE
Presentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUEJosé Hecht
 
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1Gonella
 
Descripción del Proceso de corte y soldadura
Descripción del Proceso de corte y soldaduraDescripción del Proceso de corte y soldadura
Descripción del Proceso de corte y soldaduraJose Sanchez
 
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...MagalyDacostaPea
 
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).hebegris04
 
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsaPresentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsaFarid Abud
 
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdf
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdfMEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdf
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdfJosé Hecht
 
Programa sintetico fase 2 - Preescolar.pdf
Programa sintetico fase 2 - Preescolar.pdfPrograma sintetico fase 2 - Preescolar.pdf
Programa sintetico fase 2 - Preescolar.pdfHannyDenissePinedaOr
 
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2Gonella
 

Último (20)

Actividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 EducacionActividades eclipse solar 2024 Educacion
Actividades eclipse solar 2024 Educacion
 
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptx
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptxTALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptx
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptx
 
Buenas Practicas de Manufactura para Industria Farmaceutica
Buenas Practicas de Manufactura para Industria FarmaceuticaBuenas Practicas de Manufactura para Industria Farmaceutica
Buenas Practicas de Manufactura para Industria Farmaceutica
 
Unidad 2 | Teorías de la Comunicación | MCDIU
Unidad 2 | Teorías de la Comunicación | MCDIUUnidad 2 | Teorías de la Comunicación | MCDIU
Unidad 2 | Teorías de la Comunicación | MCDIU
 
Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.
Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.
Libro Ecuador Realidad Nacional ECUADOR.
 
Biografía del General Eloy Alfaro Delgado
Biografía del General Eloy Alfaro DelgadoBiografía del General Eloy Alfaro Delgado
Biografía del General Eloy Alfaro Delgado
 
Presentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUE
Presentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUEPresentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUE
Presentación MF 1445 EVALUACION COMO Y QUE
 
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1
 
Sesión ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión
Sesión  ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestiónSesión  ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión
Sesión ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión
 
Acuerdo segundo periodo - Grado Once.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Once.pptxAcuerdo segundo periodo - Grado Once.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Once.pptx
 
AO TEATRO, COM ANTÓNIO MOTA! _
AO TEATRO, COM ANTÓNIO MOTA!             _AO TEATRO, COM ANTÓNIO MOTA!             _
AO TEATRO, COM ANTÓNIO MOTA! _
 
Descripción del Proceso de corte y soldadura
Descripción del Proceso de corte y soldaduraDescripción del Proceso de corte y soldadura
Descripción del Proceso de corte y soldadura
 
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...
 
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
 
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsaPresentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
Presentacionde Prueba 2024 dsdasdasdsadsadsadsadasdasdsadsa
 
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdf
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdfMEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdf
MEDIACIÓN INTERNACIONAL MF 1445 vl45.pdf
 
Programa sintetico fase 2 - Preescolar.pdf
Programa sintetico fase 2 - Preescolar.pdfPrograma sintetico fase 2 - Preescolar.pdf
Programa sintetico fase 2 - Preescolar.pdf
 
¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx
¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx
¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx
 
Acuerdo segundo periodo - Grado Sexto.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Sexto.pptxAcuerdo segundo periodo - Grado Sexto.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Sexto.pptx
 
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 2
 

Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2

  • 1.
  • 2. 1
  • 3. Título: ___________________________________________________________________________ Alta Dirección Presidente: Charlles Britis Secretario ejecutivo: Fari Choque Tesorero: Nilton Acuña ___________________________________________________________________________ Editor: Heyssen Cordero Maraví ___________________________________________________________________________ Diseño y Diagramación: Denise Orosco F. Corrección de estilo: Irania Mitma Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2. 1.a ed., Lima. Editorial Imprenta Unión, 2024. 1. Cristianismo 2. Evangelismo 3. Misión 4. Discipulado 5. Escuela Sabática 6. Biblia 7. Estudios Bíblicos El contenido de esta publicación no podrá reproducirse total ni parcialmente por ningún medio mecánico, fotográfico, electrónico, escáner y/o fotocopia sin la autori- zación escrita de los editores. Editado e impreso por la UNIVERSIDAD PERUANA UNIÓN en su Centro de Aplicación Editorial Imprenta Unión km 19 Carretera Central, Ñaña, Lima, Perú E-mail: ventas@editorialunion.com.pe Depósito legal n.º 2024-00802 Tiraje 12 900 JOB 27825-24 UNIÓN ® Impreso en Perú Enero de 2024 UNIÓN PERUANA DEL SUR
  • 4. 3 ÍNDICE MÓDULO I LLAMADO A SER UN INSTRUCTOR BÍBLICO 9 1. Dar estudios bíblicos, un plan de Dios ...........................................................10 2. Un instructor conforme al corazón de Dios ....................................................17 3. El instructor bíblico y el estudio de la Biblia, la oración y el ayuno ................22 4. Enemigos del instructor bíblico ......................................................................28 5. Buscando interesados ....................................................................................33 6. Trabajando de dos en dos...............................................................................39 7. El método de Cristo.........................................................................................43 8. Introducción a las Sagradas Escrituras...........................................................47 MÓDULO II EL INSTRUCTOR BÍBLICO Y LAS DOCTRINAS 54 1. Historia de la IASD (1834-1844).......................................................................55 2. Historia de la IASD (1844-1848).......................................................................66 3. Historia de la IASD (1848-1863).......................................................................82 4. Doctrinas I........................................................................................................93 5. Doctrinas II.......................................................................................................99 6. Elena G. de White, Mujer de Visión................................................................106 7. El Santuario, la clave que articula las creencias de los adventistas..............111 8. El Santuario, un recorrido histórico................................................................117 MÓDULO III EL INSTRUCTOR BÍBLICO Y LAS OTRAS CONFESIONES DE FE 124 1. Los católicos, apostólicos y romanos............................................................125 2. Asambleas de Dios........................................................................................130 3. Movimiento Misionero Mundial......................................................................136 4. Alianza Cristiana y Misionera.........................................................................143 5. Israelitas del Nuevo Pacto.............................................................................152 6. La Iglesia de la Diosa Madre..........................................................................158 7. Los testigos de Jehová..................................................................................165 8. Los mormones...............................................................................................169 MÓDULO IV TÉCNICAS DEL INSTRUCTOR BÍBLICO 174 1. Respondiendo objeciones – Parte I...............................................................175 2. Respondiendo objeciones – Parte II..............................................................187 3. El uso de ilustraciones en la toma de decisiones..........................................199 4. Textos claves para sacar decisiones.............................................................204 5. El testimonio personal como recurso de llamado..........................................209 6. Cómo invitar a mis estudiantes a la campaña de evangelismo.....................214 7. Cómo tomar decisiones para el bautismo.....................................................219 8. Cómo lograr que mi nuevo discípulo no apostate.........................................224
  • 5. 4 Llamados a una misión Cuando Jesús estableció la iglesia tenía una razón, un propósito, UNA MISIÓN. Como Cristo había cumplido Su misión, la salvación del mundo fue alcanzada en la cruz, por Su sacrificio, que es más que su- ficiente para rescatar a toda la humanidad. Luego, las buenas noticias necesitaban lle- gar a todas las personas. Para esto, nos dio una MISIÓN. Así, el énfasis del cierre de los evangelios y de la apertura del libro de los Hechos, apuntan en una misma dirección: Un llama- do a todos los que siguen a Cristo para que “hagan discípulos a todas las naciones” (Mateo 28:18-20), tomando la tarea que el Padre entregó a Su hijo como su propia mi- sión (Juan 20:21-23), con la seguridad de que solamente con el poder del Santo Es- píritu podrán ser testigos de Jesús y com- partir con todo el mundo el mensaje de la salvación (Lucas 24:49, Hechos 1:8). A la luz de estos textos bíblicos, y de tantos otros, se puede afirmar que no es la iglesia la que tiene una misión, sino que la misión tiene una iglesia. El Señor tiene una misión y para ello estableció Su iglesia. Existimos por esta misión y si nos olvidamos de eso, perdemos la razón para nuestra existencia. En las palabras de Elena de White: “la Iglesia es el medio señalado por Dios para la salvación de los hombres. Fue organizada para servir, y su misión es la de anunciar el Evangelio al mundo. Desde el principio fue el plan de Dios que su iglesia reflejase al mundo su plenitud y suficiencia. Los miembros de la iglesia, los que han sido llamados de las tinieblas a su luz admirable, han de revelar su gloria. La iglesia es la depositaria de las riquezas de la gracia de Cristo; y mediante la iglesia se manifestará con el tiempo, aun a “los principados y potestades en los cielos” (Efesios 3:10), el despliegue final y pleno del amor de Dios” (Hechos de los apóstoles, p. 9). Con esta perspectiva “Dios toma a los hombres tales como son, con los elementos humanos de su carácter, y los prepara para su servicio, si quieren ser disciplinados y aprender de él. No son elegidos porque sean perfectos, sino a pesar de sus imperfecciones, para que mediante el
  • 6. 5 conocimiento y la práctica de la verdad, y por la gracia de Cristo, puedan ser transformados a su imagen” (Deseado de Todas las Gentes, p. 261). Esto es lo más sorprendente, que para una misión de tal magnitud, el Señor elija contar con seres humanos limitados y frágiles para revelar al mundo Su plenitud y suficiencia, Su gloria y el despliegue final y pleno del amor de Dios. ¡Extraordinario! Nosotros hemos recibido este llamado, esta misión. Privilegio inaudito, responsabilidad sin me- dida. Y más que vivir esta misión en lo personal, como ministros del evangelio, fuimos llamados a liderar un movimiento misionero. Como evangelistas preparamos y capacitamos un ejército de evangelistas. Como enviados, enviamos. Como misioneros, formamos nuevos misioneros. El plan del Señor para cumplir la misión sigue siendo el mismo. Sus promesas también. “El que llamó a los pescadores de Galilea está llamando todavía a los hombres a su servicio. Y está tan dispuesto a manifestar su poder por medio de nosotros como por los primeros discípulos. Por imperfectos y pecaminosos que seamos, el Señor nos ofrece asociarnos consigo, para que seamos aprendices de Cristo. Nos invita a ponernos bajo la instrucción divina para que unidos con Cristo podamos realizar las obras de Dios” (Deseado de Todas las Gentes, p. 264). Que el Señor encuentre en nosotros siervos listos para escuchar Su voz, y prontos a atender sus órdenes. Si lo hacemos, Él va a hacer Su obra en nosotros y por medio de nosotros. Dios los bendiga Pr. Charlles Britis PRESIDENTE Unión Peruana del Sur
  • 7. 6 La misión se cumple cuando se abre la Biblia La misión que Cristo nos encomendó es, según Mateo 28:19-20, hacer discípulos, y esta se realiza a través de tres acciones: 1. “yendo” (πορευθέντες “poreuthentes” ) a todas las naciones. 2. “enseñando” (διδάσκοντες “didaskon- tes”) a todo lo que Dios ha mandado y 3. “bautizando” (βαπτίζοντες “baptizontes”) en el nombre del Padre, del Hijo y del Espí- ritu Santo (Mateo 28:19-20). Todos los esfuerzos misioneros que reali- zamos tienen ese propósito. La mensaje- ra del Señor diría: “La Iglesia es el medio señalado por Dios para la salvación de los hombres. Fue organizada para servir, y su misión es la de anunciar el Evangelio al mundo” (HAp, 9). No obstante, existe una preocupación real: Hay un 90% de la feligresía actual que per- manece en la inacción misionera. ¡Solo el 10% de la iglesia está compartiendo su fe! ¿Qué hacer para que más hermanos cumplan la misión? La respuesta es simple, hay que en- señarles, ¡hay que entrenarlos! En ese sentido necesitamos seguir trabajando en la implementación de Escuelas de Entre- namiento de Instrumentos Bíblicos para tener por lo menos 100 instructores bíblicos en cada distrito misionero, a esto le llamamos PROYECTO 100. Buscamos tener más instructores bíblicos que enseñen la Biblia a sus semejantes. No hemos inventado la pólvora. Elena G. White ya lo decía: “Cada iglesia debe ser una escuela práctica de obreros cristianos. Sus miembros deberían aprender a dar estudios bíblicos, a dirigir y enseñar clases en la Escuela Sabática, a auxiliar al pobre y cuidar al enfermo, y trabajar en pro de los inconversos” (MC, 107). Y también expresó: “En toda iglesia, los miembros deben ser adiestra- dos de tal manera que dediquen tiempo a ganar almas para Cristo” (JT 3:69). ¿Te imaginas qué
  • 8. 7 pasaría si solo el 50% de la iglesia abriría su biblia con sus amigos, vecinos y familiares? ¡Pues 20 000 nuevos discípulos se convertirían en 100 000! No es una locura, es el plan de Dios. No queremos llenar las bancas de la iglesia, queremos llenar el cielo de más peruanos. El material que tienes en tus manos tiene el objetivo de que seamos entrenados para el cum- plimiento de la misión, que seamos adiestrados debidamente para abrir la Biblia con nuestros semejantes para presentarles a Cristo vivo, a través de un estudio bíblico. Que Dios te bendiga. ¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS! Pr. Heyssen Cordero Maraví Ministerio Personal, Escuela Sabática, Misión Global, Evangelista y ASA UNIÓN PERUANA DEL SUR
  • 9. 8
  • 10. 9
  • 11. 10
  • 12. 11 El plan de celebrar estudios bíblicos es una idea de origen celestial” (Elena G. de White).1 E l plan de Dios para evangelizar al mundo2 La Escritura no nos dice en detalles exactos lo que sucedió en la tierra en los días anteriores a la ascención de Jesús. Considera cómo habrá sido la escena cuando Jesús llegó al cielo. Diez mil veces diez mil ángeles le dieron la bienvenida. En mi imaginación veo al poderoso ángel Gabriel que se acerca a Jesús. —Señor —le dice—, tú sufriste mucho, muriendo por los pecados de la humanidad. Tu muerte proporcionó vida eterna a todos los que la acepten. ¿Saben esto todos los que están en la tierra? ¿Han escuchado todos de tu sacrificio? —No, Gabriel, no todos lo han oído —replica el Salvador—; solo un puñado de per- sonas en Jerusalén y Galilea saben esto. —Bueno, Maestro —sigue Gabriel—, ¿cuál es tu plan para informar a todos de tu gran amor? —He comisionado a mis seguidores —responde el Maestro— para que lleven el mensaje de salvación a todo el mundo. Les dije que lo cuenten a otros, quienes a su vez, se lo contarán a otros, hasta que la última persona, en el rincón más alejado, haya oído la historia. El rostro de Gabriel se demuda. Ve lo que podría ser una falla en el plan del Maestro, de modo que pregunta: —Maestro, ¿qué pasaría si Pedro se cansa de contar a otros la historia de la cruz, y se vuelve a pescar? ¿Qué pasaría si Santiago, Juan y Andrés se unen con él, y Mateo regresa a su puesto de recolector de impuestos en Capernaúm, y todos los demás pierden el celo y dejan de hablar de tu sacrificio? O ¿qué pasaría si estos discípulos mueren antes que la tarea se complete, y tu iglesia se vuelva grande y cómoda, y los corazones de tu pueblo ya no ardan para contar la increíble historia de tu amor? ¿Cuál es tu plan de emergencia? ¿Cuál es el plan B? Hay una larga pausa, y luego se oye la voz del Señor Jesús: —Gabriel, no tengo otro plan. No hay plan B ni C. Por supuesto, esta escena es imaginaria, pero la lección que enseña es verdadera para cada generación. Cristo nos ha dado la tarea, el privilegio de comunicar el evan- gelio a la gente de este mundo. No tiene otro plan. PROPÓSITO DEL ESTUDIO Entender que el plan de estudios bíblicos nace en el corazón de Dios. No se trata de un plan humano, tampoco una estrategia que se haya originado en la mente de un pastor, presidente o evangelista reconocido, sino que ese plan es de origen celestial. Por lo tanto, en este desafío Dios llama a los seres humanos como instrumentos [instructores bíblicos]. 1 Elena de White, Obreros Evangélicos (Buenos Aires: ACES, 2013), 200. 2 Mark A. Finley, Reavivamiento para la misión (Buenos Aires: ACES, 2013), 35.
  • 13. 12 Lee detenidamente la Biblia: “35 Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. 36 Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? 37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. 38 Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó” (Hechos 8:35-38). Si se tratara de buscar el método más fácil y rápido de evangelizar al mundo, Dios llamaría a los ángeles.3 La sierva de Dios declara: “Dios podría haber proclamado su verdad mediante ángeles inmaculados, pero tal no es su plan”.4 En ese sentido, nosotros somos colaboradores de Dios en esta bendita causa de salvar personas y llevarlos al bautismo. Y es que “la más alta de todas las ciencias es la de salvar almas”.5 Definitivamente Dios nos llama a todos a cumplir la misión de predicar el evangelio, porque esta es la comida de Jesús (Juan 4:34), y si no comemos vamos a morir. Entonces, todo creyente, todo miembro de la iglesia y discípulo de Cristo es llamado a cumplir la misión de predicar el evangelio.6 I. EVIDENCIA BÍBLICA PARA DAR ESTUDIOS BÍBLICOS ¿Qué dice la Biblia? “Y al ver las multitudes tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies” (Mateo 9:36-38). Jesús claramente dijo que la obra de la evangelización es abundante y los que participan de esta tarea son pocos. ¿Qué hacer? ¡Clamar por más obreros! ¡Más instructores bíblicos! Esto es lo que dice la Biblia en Mateo 28:19-20: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”. A fin de entender la dinámica de la misión, Jesús mismo nos dio la clave a la luz de Mateo 28:19-20, pues la misión se cumple a través de tres verbos:7 3 Alejandro Bullón, Todo miembro involucrado. Un llamado a servir (Buenos Aires: ACES, 2017), 5. 4 Elena G. de White, Hechos de los apóstoles (Buenos Aires: ACES, 2014), 266. 5 Elena G. de White, El ministerio de curación (Buenos Aires: ACES, 2013), 310. 6 Carlos Martín, La ciencia de ganar almas (Buenos Aires: ACES, 2012), 19. 7 Heyssen Cordero Maraví, ¡Hagan discípulos! Hacia una iglesia discipuladora (Lima, Perú: Editorial Imprenta Unión, 2019), 12. ¡Hagan discípulos! (μαθητεύσατε) Yendo Enseñando Bautizando πορευθέντες διδάσκοντες βαπτίζοντες poreuthéntes didáskntes baptízontes
  • 14. 13 El verbo principal de la oración es “¡Hagan discípulos o discipulen!”. La pregunta es, ¿cómo? Y el texto refiere: yendo, enseñando y bautizando. Entonces, se hace discípulos: (1) yendo a todas las naciones (2) enseñando a que guarden todo lo que Jesús ha mandado (3) bautizando en el nombre de toda la deidad. ¿Qué dice Elena G. de White? En relación con la importancia de dar estudios bíblicos, destaca: “El plan de celebrar estudios bíblicos es una idea de origen celestial”.8 Sigue diciendo: “Nuestra obra nos ha sido señalada por nuestro Padre celestial. Hemos de tomar nuestra Biblia, y salir para amonestar al mundo. Hemos de ser la mano ayudadora de Dios en la salvación de las almas: canales por los cuales ha de fluir cotidianamente su amor hacia los que perecen”.9 Según Elena de White, los estudios bíblicos no son un invento de un ser humano, sino que es una idea que nació en el corazón de Dios. Del mismo modo, la forma como podemos amonestar al mundo es enseñando la Biblia a través de un estudio bíblico. La mensajera del Señor añade: “Los miembros de nuestras iglesias deben hacer más trabajo de casa en casa, dando estudios bíblicos”.10 Es decir, la misión consiste en dar estudios bíblicos y todos somos llamados a realizar esta noble labor. La misión se cumplirá solo cuando abramos la Biblia. Podemos tener buenas intenciones, po- demos realizar acciones solidarias, construir buenas relaciones amicales, pero si no abrimos la Biblia, haremos una tarea incompleta. II. LA MISIÓN SE CUMPLE CUANDO ABRIMOS LA BIBLIA PARA ENSEÑAR ¿Cómo enseñar a guardar todo lo que Jesús mandó sin usar la Biblia? Se hace discípulos cuando enseñamos la Biblia, la Palabra de Dios. Todos los dones, los talentos y ministerios en la iglesia deben finalizar abriendo la Biblia, enseñando a guardar todo lo que Jesús enseñó. La palabra “todo” indica que no es un estudio simple, no es un sermón evangelístico o un programa de TV, tampoco es solo com- partir un post con un mensaje de esperanza o de paz en Instragram, Facebook o Twitter. Ni siquiera es un video en mi cuenta de Tik Tok o canal de Youtube, es más que eso, es escudriñar la Biblia junto a una persona. Ahora, no me malentienda y crean que estoy en contra de las redes sociales o el evangelismo digital, no. Jamás. Sin embargo, es preciso entender que esos son los medios, los goznes, es la “carnada” para poder “pescar” hombres, pues ese es el llamado que Cristo nos hizo. 8 Elena de White, Obreros Evangélicos (Buenos Aires: ACES, 2013), 200. 9 Elena de White, Testimonios para la Iglesia (Miami, FL: APIA, 1998) 9:150. 10 Elena de White, Joyas de los testimonios, 3:346.
  • 15. 14 ¿Qué hacer si no tengo ganas de dar estudios bíblicos? La misión de la iglesia es hacer discípulos. Tal como lo refiere Bill Hull, “hacer discípulos tiene que ser algo enclavado en el corazón de la iglesia, pues el compromiso de la iglesia es producir creyentes que lleven fruto; estos son llamados discípulos”.11 Existe, con tristeza, cristianos que creen que dar estudios bíblicos es un “don”, y argumentan de esta manera que NO TODOS TIENEN EL DON, y por lo tanto, si no es mi don, entonces estoy absuelto de hacer esa tarea misionera. ¿Es esto cierto? Pues bien, en primer lugar, dar estudios bíblicos no es un don, sino una necesidad básica vital, tal como orar, estudiar la Biblia y congregarme. No es tema de gusto o don, es una necesidad espiritual. Si no estudio, oro, congrego ni predico, ciertamente voy a morir espiritualmente hablando. Por otro lado, hay quienes no gustan de usar los diversos cursos que las asociaciones o campos preparan, tales como la “Fe de Jesús”, entre otros, por considerarlos como poco metódicos, o muy sencillos. En definitiva, creen que es mejor usar un estudio personal, alegando que en tiempos de Jesús no habían cursos bíblicos. ¿Qué decirles? Respecto a este tema, el propósito de los cursos bíblicos es de ayudarnos a enseñar de manera sistemática, en orden y en proceso. Si yo tengo un estudio bíblico per- sonal que tiene esas características, enhorabuena, adelante. No obstante, la idea es abrir la Biblia, enseñar la Biblia. CONCLUSIÓN Philip G. Samaan,12 registra en su libro El método de Cristo una parábola ilustrativa de John Drescher sobre un grupo que se denominaban Los Pescadores”. Cuenta la ilustrativa parábola que los pobladores de esa región gozaban de hermo- sos ríos y lagos llenos de peces. Todos “los pescadores” amaban su vocación. Semana tras semana se reunían para discutir sobre la abundancia de los peces y sobre los mejores métodos para pescar. Periódicamente definían con cuidado qué significaba pescar, defendían la pesca como la profesión y declaraban que pescar era, es y sería siempre la primera tarea de los pescadores. Continuamente buscaban nuevas y mejores técnicas para lograr renovadas defini- ciones de pesca. Decían convencidos: “La industria pesquera existe gracias a los pescadores, como el fuego viene a la existencia al producirse la combustión”. Les gustaban frases como: “Pescar es la tarea de cada pescador”, “Todo pescador es un recolector de peces”, y “Un puesto de cada pesca por cada club de pescadores”. Patrocinaban reuniones especiales que llamaban “Campañas de pescadores” y “El mes de la Pesca Abundante”. También patrocinaban congresos nacionales e inter- 11 Bill Hull, El pastor hacedor de discípulos (Grand Rapids, MI: Ediciones Berea, 1988), 49. 12 Philip G. Samaan, El método de Cristo para testificar. El delicado arte de relacionarse con la gente y llegar a ella mediante el testimonio personal (Buenos Aires: ACES, 1995), 114-117.
  • 16. 15 nacionales para discutir acerca de pesca y de cómo promoverla. Oían disertaciones acerca de los nuevos equipos, sonidos especiales, y cualquier nueva carnada que fuese descubierta. Estos pescadores construyeron grandes y hermosos edificios llamados “Sedes de Pescadores”. La consigna era que cada uno debía ser un pescador modelo, y cada pescador debía obtener una buena pesca. Sin embargo, había una cosa que ellos no hacían: PESCAR. Además de reunirse regularmente, organizaron un consejo para enviar pescadores a otros lugares donde había muchos peces. Parecía que todos los pescadores con- cordaban en que era necesaria una junta administrativa que pudiese desafiar a los pescadores a que confiasen en la pesca. Esta junta contrató personal, nombró comisiones y organizó muchas reuniones, asambleas y seminarios para consolidar la pesca y decidir qué nuevas corrientes se deberían considerar. Pero el personal y los miembros de las comisiones NO PESCA- BAN. Se edificaron grandes, elaborados y caros centros de entrenamiento donde el princi- pal propósito era enseñar a los pescadores cómo pescar con eficacia. A lo largo de los años se dictaron muchos cursos acerca de la necesidad de pescar, la naturaleza de los peces, dónde encontrarlos, sus reacciones psicológicas y cómo aproximarse a ellos para alimentarlos. Quienes enseñaban eran doctores en “pescalogía”. Estos profesores enseñaban muy bien a pescar… pero no pescaban. Luego de tantos años de entrenamiento se gra- duaban como licenciados en pesca… pero nadie pescaba. Algunos salían de su región para viajar a otros países y estudiar en prestigiosas uni- versidades, pero después de todos sus doctorados y maestrías… seguían sin pescar. Construyeron imprentas y publicaban manuales y libros especializados sobre la pes- ca y sus formas. Técnicas y más técnicas… pero nadie pescaba. Te imaginas ese pueblo de pescadores que no pescaban. ¿Se puede considerar pescador a una persona que en el transcurso de varios años no captura un solo pez? ¿Es pescador de hombres el que no está pescando? No. No lo es. No puede haber pescador sin pesca, ni pesca sin pescador. Seguir a Jesús y pescar con él son dos acciones ligadas por los mismos intereses. Ambas están tan entrelazadas que no pueden existir separadamente.13 No seamos pescadores solo de nombre, seamos pescadores porque pescamos. Los adventistas somos llamados a ser el movimiento de la Biblia, enseñemos y levante- mos la Biblia a nuestros amigos, vecinos y familiares. 13 Philip G. Samaan, El método de Cristo para testificar, 17.
  • 17. 16 DESAFÍO MISIONERO: 1. DAR ESTUDIOS BÍBLICOS ES TAREA DE TODOS. Pastores, profesores, con- tadores, médicos, colportores, alumnos, líderes y toda la iglesia, cumplamos el mandato “enseñando todo lo que Dios ha mandado”. 2. Motivemos a otros hermanos que aún no tienen el gozo de compartir un curso bíblico, a hacerlo de la mejor manera e iniciar una aventura misionera de fe. ¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS! Pr. Heyssen Cordero Maraví Ministerio Personal, Escuela Sabática y Evangelista UNIÓN PERUANA DEL SUR
  • 18. 17
  • 19. 18 S er un instructor bíblico conforme al corazón de Dios no significa ser calificados por nuestra pureza moral o perfección espiritual, sino por haber sido elegi- dos y llamados por Dios conforme a su decisión. El rey David no fue perfecto, hubo mejores y peores que él, pero Dios lo eligió conforme a su corazón, ya no fue el pueblo quien lo eligió como ocurrió con su antecesor el rey Saúl. Nuestro Señor Jesús refiriéndose a sus apóstoles dijo: No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto per- manezca…” (Jn.15:16). Por su parte, el apóstol Pablo expresó su gratitud con estas palabras: “Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio (1 Tim.1:12). La gran comisión dada por Cristo es un desafío para sus seguidores de todos los tiempos, tú y yo hemos sido llamados conforme al corazón de Dios para compartir las buenas nuevas en calidad de instructores bíblicos. PROPÓSITO DEL ESTUDIO Entender que existen cualidades especiales que el instructor bíblico debe poseer en la obra sagrada de abrir la Biblia con nuestros semejantes. Lee detenidamente la siguiente cita: “El plan de celebrar estudios bíblicos es una idea de origen celestial… por este medio la Palabra de Dios ha sido dada a millares; y los obreros se han puesto en contacto personal con gente de todas las naciones y lenguas… Dios no permitirá que esta preciosa obra hecha para él quede sin recom- pensa. Él coronará de éxito todo esfuerzo humilde hecho en su nombre”.1 La misma autora refiriéndose a una de sus visiones escribió: “…Vi a dos obreros bíblicos sentados en el círculo de una familia. Con la Biblia abierta ante ellos, presentaron al Señor Jesucris- to como el Salvador que perdona el pecado. Sus palabras fueron habladas con frescura y poder. Se ofreció una fervorosa oración a Dios, y los corazones fueron enternecidos y subyugados por la influencia dominante del Espíritu de Dios. A medida que la Palabra de Dios era explicada, vi una luz suave y radiante que iluminaba las Escrituras y dijo suavemente: “Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa”.2 Aquí un consejo práctico de Elena G. de White: “Es necesario acercarse a la gente por medio del esfuerzo personal. Si se dedicara menos tiempo a sermonear y más al servicio personal, se conseguirían mayores resultados. Hay que aliviar a los pobres, atender a los enfermos, consolar a los afligidos y dolientes, instruir a los ignorantes y aconsejar a los inexpertos. Hemos de llorar con los que lloran y regocijarnos con los que se regocijan. Acompañada del poder de persuasión, del poder de la oración, y del poder del amor de Dios, esta obra no será ni puede ser infructuosa”. 3 Jesús fue un extraordinario instructor bíblico y a la luz de la Biblia podemos men- cionar algunas características importantes, las mismas que nos pueden ayudar en nuestro trabajo personal: 1 Elena G. de White, Obreros evangélicos (Buenos Aires: ACES, 2024), 200 2 Elena G. de White, El evangelismo (Buenos Aires: ACES, 2013), 335. 3 Elena G. de White, Ministerio de curación (Buenos Aires: ACES, 2013), 102.
  • 20. 19 I. COMUNIÓN PERMANENTE Jesús mientras estuvo en esta tierra dependió completamente del Padre celestial, él dijo: “Yo no puedo hacer nada por iniciativa mía; como oigo, juzgo, y mi juicio es justo porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (Jn. 5:30). Su dependencia estuvo basada en el estudio de la Biblia y en la oración. Él afirmó metafóricamente que no solo de pan viviría el hombre, sino también de la palabra de Dios (Mat. 4:7, 9). Motivó a sus oyentes a escudriñar siempre las Escrituras (Jn. 5:39) y cuando iba a la sinagoga, leía y exponía públicamente las Escrituras (Luc. 4:16). Como maestro instructor, Jesús, no se limitó a solamente enseñar acerca de la ora- ción, sino que con su propia vida nos dio una lección. Para estar en comunión con su Padre, Jesús buscó lugares solitarios como el desierto (Luc. 5:16), o en el monte (Mar. 6:46), y no tenía horarios específicos para hacerlo, muchas veces pasaba la noche entera en oración (Luc. 6:12). Nuestro Salvador oró en diversas circunstancias y, como lo registra el evangelio de Lucas, con mayor intensidad en los momentos de prueba y aflicción (Luc. 22:44; Mat. 26:39). La experiencia obtenida como fruto de la comunión con Dios y el estudio de su Pa- labra será de gran bendición para lograr mejores resultados. Jesús dijo: “… porque separados de mí nada podéis hacer” (Jn.15:15). Elena de White también escribió al respecto: “Si nos humillamos ante Dios, y fuéramos bondadosos y corteses, tiernos y compasivos, habría cien conversiones a la verdad donde ahora hay solo una”.4 No se podrá realizar un trabajo eficiente si primero no sometemos nuestras vidas bajo su dirección y soberanía. Nadie podrá ser un buen instructor si primero no aprende a ser un buen discípulo. La misma comunión y la misma sujeción que hubo en Cristo debe manifestarse en cada instructor bíblico de nuestros tiempos. II. AMOR POR LOS PERDIDOS Jesús tuvo compasión de las multitudes que estaban como ovejas sin pastor (Mat. 9:36). Recorrió las ciudades y aldeas donde por amor sanó a los enfermos y desvali- dos (Mat. 9:35). La mayor expresión de su amor lo demostró muriendo en la cruz (Jn. 3:16). La cruz del Calvario no solo revela el inmenso amor de Cristo por la humani- dad, sino también revela la ingratitud del ser humano que rechazó su amor abnegado (Jn. 1:11). Nosotros mismos como instructores bíblicos hemos sido objeto de su amor, y gracias a ello no hemos sido consumidos (Lam. 3:22). Debemos amar a los perdidos, amarlos como Cristo los ama. La frase “nadie se resiste al amor” es una realidad. Las personas, más que argumentos, necesitan ser amadas. Un bloque de hielo puede ser destruido por un golpe de martillo, pero los trozos resultantes seguirán siendo hielo, solo el contacto con los tibios rayos del sol los derretirá. 4 Elena G. de White, Testimonios para la iglesia (Buenos Aires: ACES, 2014), 9:189.
  • 21. 20 III. PACIENCIA Jesús, a través de diversas parábolas y acciones, nos ha enseñado la importancia de la paciencia. En una ocasión Jesús reprendió a dos de sus discípulos que le propusieron hacer descender fuego del cielo para consumir a los samaritanos que rechazaron a sus mensajeros (Luc. 9:51-56). En Luc. 13:6-9 encontramos también la parábola de la higuera estéril donde el viñador ante la implacable sentencia del due- ño intercede por la estéril planta para darle otra oportunidad; lo mismo observamos en la parábola del hijo pródigo cuyo padre aguarda con paciencia el retorno del hijo derrochador para abrirle no solo la puerta, sino también sus brazos y su corazón (Luc. 15:11-32), como aquel rey que perdonó al siervo que le debía diez mil talentos, o como el mismo Señor Jesús que suplica desde la cruz el perdón para sus verdugos que lo estaban injuriando (Luc. 23:34-37). Para Jesús antes de la condenación está el perdón, antes del castigo la misericordia. Igualmente, cada uno de nosotros hemos sido llamados para tener paciencia con aquellos que son indiferentes o rechazan las enseñanzas de la Palabra de Dios. IV. PERSEVERANCIA Si hablamos de perseverancia, nadie más que Cristo pudo haber sufrido el rechazo y la ignominia de los hombres, aun así cumplió el objetivo por el cual vino a este mundo; las palabras “consumado es” (Jn.19:30) dichas desde la cruz son un grito de victoria que revelan la satisfacción del deber cumplido. El doctor Lucas usa una ex- presión que denota decisión en medio de la oposición “Jesús afirmó su rostro” (Luc. 9:51), ese temple le ayudó a mantenerse fiel a su propósito hasta el último momento. Cuando su sudor era como gruesas gotas de sangre pidió a su padre que lo librara pero que no se hiciese su voluntad (Luc. 22:42-44). A través de sus enseñanzas Jesús nos reveló la importancia de la perseverancia; él dijo que ninguno que pone su mano en el arado y sigue mirando atrás es apto para el reino de Dios (Lc. 9:62). A través de la parábola de la viuda insistente (Luc.18:1-6) nos ilustró la necesidad de perseverar siempre; y en la parábola de la gran cena (Luc. 14:23) nos anima a ser insistentes en la persuasión como parte de nuestra acción en el cumplimiento de la misión. Jesús afirmó finalmente que solo aquellos que perseveren heredarán el reino de Dios (Mat. 24:13). La tarea de compartir la Palabra de Dios muchas veces nos desafía a mantener el entusiasmo en medio del rechazo; por su parte, el apóstol Pablo nos dice: “Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma” (Heb.10:39). V. CONOCER LAS ESCRITURAS Desde muy tierna edad Jesús fue admirado por su conocimiento de las Escrituras. En el libro de Lucas leemos que después de tres días de búsqueda, José y María encontraron al niño Jesús en el templo discutiendo con los doctores de la ley (Luc. 2:46, 47). Sus enseñanzas y sus respuestas siempre estuvieron basadas en “un es- crito está” (Mat. 4:7, 9), en un “no habéis leído”, en un “oísteis que fue dicho”. Los discípulos que iban camino a Emaús y fueron abordados por Jesús testificaron de las convincentes palabras de Jesús basadas en las Escrituras: “¿No ardía nuestro
  • 22. 21 5 Elena G. de White, Servicio cristiano (Buenos Aires: ACES, 2013), 178. corazón mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?” (Luc. 24:27, 32). Asimismo, Jesús tuvo un amplio dominio de las profecías, de aquello que ocurriría en el mundo y las cosas que ellas decían de sí mismo (Luc. 24:44). La prepa- ración intelectual y teológica de Jesús nos desafía a profundizar el conocimiento de su Palabra para compartirla con propiedad. CONCLUSIÓN Elena G. de White refiere: “Centenares y millares fueron vistos visitando las familias, y abriendo delante de ellas la Palabra de Dios. Los corazones eran convencidos por el poder del Espíritu Santo, y un espíritu de genuina conversión se manifestaba. En todas partes las puertas se abrían de par en par para la proclamación de la verdad. El mundo parecía iluminado por la influencia divina. Los verdaderos y sinceros hijos de Dios recibían grandes bendiciones”.5 DESAFÍO MISIONERO: 1. De las cinco cualidades que un instructor bíblico según el corazón de Dios debe tener, ¿cuál de ellas crees que te faltan trabajar más? 2. Haz una oración personal y pídele que Dios te ayude a tener estas cualidades en tu vida. ¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS! Pr. Juan Saldaña León Presidente Misión del Oriente Peruano
  • 23. 22
  • 24. 23 ¨Debe haber paciente estudio y meditación, y ferviente oración. Todo estudioso, al abrir las Escri- turas, debe solicitar la iluminación del Espíritu Santo; y la promesa segura es que le será dado” (Elena G. de White).1 E l estudio de la Biblia, la oración y el ayuno constituyen pilares fundamentales en la vida espiritual de aquellos instructores bíblicos que buscan un mayor en- tendimiento y conexión con Cristo, para compartir su fe con poder y autoridad a otros. En el corazón de la vida devocional del instructor bíblico se encuentra el estudio sistemático de la Palabra de Dios, la oración y el ayuno, puesto que tiene la responsabilidad de interpretar y transmitir a otros las Sagradas Escrituras. Él se convierte en un faro que guía a sus estudiantes de la Biblia, quienes buscan una comprensión sincera de la Palabra de Dios. A lo largo de este estudio exploraremos en detalle cada uno de estos elementos. Juntos, nos sumergiremos en la riqueza de las Escrituras y descubriremos cómo es- tas disciplinas espirituales pueden transformar nuestras vidas y ayudarnos a ser más eficaces en la ganancia de más personas para Cristo. PROPÓSITO DEL ESTUDIO El propósito de este estudio es explorar las prácticas espirituales fundamentales en la vida devocional del instructor bíblico, que son el estudio de la Biblia, la oración y ayuno, reconociendo la importancia crucial de estas disciplinas en la vida espiritual y misional del instructor bíblico, teniéndolas como guía para crecer en nuestra relación con Dios, reflejar su voluntad en nuestras vidas y ser eficaces ganadores de personas para Cristo. Lee detenidamente la Biblia “Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba” (Mr. 1:35). I. EL ESTUDIO DE LA BIBLIA Y SU IMPORTANCIA El estudio diario de la Biblia se convierte en el pilar, sobre el cual se erige la vida espiritual y misional del instructor bíblico. Este acto transcendental no solo nutre su espiritualidad personal, sino que también capacita al instructor para guiar a otros hacia la verdad salvadora. Desde una perspectiva espiritual, el estudio diligente de las Escrituras se presenta como un acto de sumisión y devoción. La Biblia se revela como la Palabra viva de Dios, y su exploración profunda nutre la mente y el espíritu.2 Así, el instructor bíblico, al sumergirse en el estudio, experimenta un crecimiento personal que se refleja en una conexión más profunda con Dios. La importancia del estudio bíblico en la vida espiritual se manifiesta en la compren- sión de las creencias fundamentales de nuestra fe como adventistas del séptimo día. 1 Elena de White, Mensajes para los jóvenes (Buenos Aires: ACES, 2023), 183. 2 Walter Henrichsen, Entendamos. 24 principios básicos para interpretar la Biblia (Miami, FL: Editorial Caribe, 1976), 101.
  • 25. 24 Al comprender las Escrituras, el instructor bíblico adquiere discernimiento para abor- dar preguntas complejas y objeciones, enfrentar desafíos teológicos y proporcionar respuestas sólidas a aquellos que buscan entender la verdad de Cristo, como dice el apóstol Pedro “… santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Pe. 3:15). Este estudio profundo no solo enriquece la vida espiritual individual, sino que tam- bién capacita al instructor bíblico para cumplir eficazmente su misión de dar estu- dios bíblicos. La familiaridad con la Palabra de Dios se convierte en una herramienta poderosa para comunicar de manera clara y convincente las verdades del evangelio eterno. El estudio constante capacita al instructor para contextualizar las enseñanzas bíblicas, haciendo que la verdad sea accesible y relevante para aquellos que la bus- can. Por lo tanto, el estudio de las Escrituras no solo alimenta la espiritualidad perso- nal, sino que también capacita al instructor bíblico para cumplir la gran comisión de hacer discípulos, llevando a otros a conocer y seguir a Cristo. II. LA ORACIÓN Y SU IMPORTANCIA La oración se eleva como el diálogo directo con Dios, una conexión directa con la fuente misma de la vida espiritual. En palabras de Elena de White “La oración es el aliento del alma, es el secreto del poder espiritual. No puede ser sustituida por ningún otro medio de gracia, y conservar, sin embargo, la salud del alma. La oración pone al corazón en inmediato contacto con la Fuente de la vida, y fortalece los tendones y músculos de la experiencia religiosa. Descuídese el ejercicio de la oración, u óre- se espasmódicamente, de vez en cuando, según parezca propio, y se perderá la relación con Dios. Las facultades espirituales perderán su vitalidad, la experiencia religiosa carecerá de salud y vigor”.3 Más aún, en el contexto de la misión de dar estudios bíblicos, la oración se convierte en el componente esencial que no solo nutre la vida del instructor bíblico, sino que también potencia su capacidad de interceder por sus estudiantes de la Biblia efec- tivamente. En lugar de ser un acto rutinario, la oración se convierte en una expresión íntima de dependencia y confianza en el Señor. Para el instructor bíblico, la oración se con- vierte en el fundamento sobre el cual se construye una conexión profunda con Dios, permitiendo no solo recibir dirección divina sino también abordar los desafíos misio- neros con la certeza de que está respaldado por el Espíritu Santo, como lo expresó el Señor Jesús “… todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá… Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lc. 11:10-13). Cuando se aplica a la misión de dar estudios bíblicos, la oración se convierte en una disciplina invaluable. Sirve como preparación espiritual, capacitando al instructor 3 Elena de White, La oración (Buenos Aires: ACES, 2013), 15.
  • 26. 25 para abordar las necesidades individuales de aquellos a quienes ministrará. A través de la oración, el instructor busca la sabiduría divina para presentar las verdades bí- blicas de manera clara y efectiva, reconociendo que el Espíritu Santo es el verdadero maestro (Jn. 16:13-15). Por tanto, la oración, se convierte en un componente dinámico en la misión de dar estudios bíblicos. No solo fortalece la vida espiritual del instructor bíblico, sino que también le proporciona la fortaleza necesaria para guiar a otros hacia una compren- sión más profunda de la verdad revelada en las Escrituras. La oración no solo es un acto indispensable en la vida devocional del instructor bíblico, sino un catapultador poderoso que impulsa la eficacia y el impacto del ministerio del instructor bíblico. III. EL AYUNO Y SU IMPORTANCIA Ayunar de manera periódica, y con motivos específicos, adquiere una relevancia pro- funda en la vida espiritual del instructor bíblico y se integra de manera significativa en su misión de dar estudios bíblicos. El ayuno es una disciplina espiritual que va más allá de la simple abstención de alimentos. Se convierte en un medio especial para la conversión de la vida, para despejar la mente y el corazón, creando un espacio pro- picio para la búsqueda de Dios y la entrega total de la vida a Cristo, como escribió el profeta Joel “…dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios…” (Jl. 2:12-13). Para el instructor bíblico, el ayuno se convierte en un vehículo que permite una mayor sensibilidad a la dirección divina, y una disposición para escuchar la voz de Dios y una entrega más completa a su voluntad y al cumplimiento de su misión. Elena de White menciona que “Vivimos en el periodo más solemne de la historia de este mundo. La suerte de las innumerables multitudes que pueblan la tierra está por decidirse. Tanto nuestra dicha futura como la salvación de otras almas dependen de nuestra conducta actual. Necesitamos ser guiados por el Espíritu de Verdad. Todo discípulo de Cristo debe preguntar seriamente: ¿Señor, ¿qué quieres que haga? Necesitamos humillarnos ante el Señor, ayunar, orar y meditar mucho en su Palabra…No durmáis, centinelas de Dios”.4 La importancia de ayunar radica en su capacidad para quebrantar la dependencia de lo material y enfocar la atención en lo espiritual. A medida que el instructor bíblico se embarca en periodos de ayuno, experimenta una renovación espiritual que tras- ciende las limitaciones de lo físico y se sumerge en una conexión más profunda con Cristo. Este proceso de autonegación se convierte en una expresión de entrega total y rendición a la voluntad de Cristo y su misión. Cuando se aplica a la misión de dar estudios bíblicos, el ayuno se convierte en un elemento que prepara y capacita al instructor bíblico para un ministerio efectivo. Al liberarse de las distracciones materiales y alimentos, el instructor puede dedicar un tiempo significativo a la oración, al estudio de las Escrituras y a buscar la sabiduría divina. Esta práctica espiritual se convierte en un acto de consagración, permitiendo 4 Elena de White, El conflicto inminente (Buenos Aires: ACES, 1987), 84.
  • 27. 26 al instructor bíblico presentarse ante Dios y ante los que escucharán con una claridad espiritual renovada, siempre fresca. Por lo tanto, ayunar, se convierte en un componente vital para una vida poderosa y enfocada en la misión de dar estudios bíblicos. No solo fortalece la vida espiritual del instructor bíblico, sino que también sirve como un medio para impactar en la presen- tación de las verdades bíblicas de manera más profunda y auténtica e interceder por sus estudiantes de la Biblia para ganarlos para Cristo. CONCLUSIÓN Ahondar en la función del instructor bíblico implica asumir un papel de vital impor- tancia en la gran comisión dada a la iglesia de compartir el mensaje de Cristo con aquellos que no lo conocen. La responsabilidad del instructor va más allá de la trans- misión de conocimientos; este se convierte en un guía apasionado que lleva a otros a descubrir la verdad transformadora de las Escrituras y ganarlos para Cristo como nuevos discípulos a través del bautismo. Mark Dever, menciona que “Dios llama a todos los cristianos a compartir las buenas nuevas. Nuestras iglesias deben asegurarse de que conocemos las buenas nuevas, y deben cerciorarse de que todos somos capaces de expresarlas con claridad. Y debemos trabajar en el entrenamiento mutuo para tener la clase de vida cristiana y la clara comprensión que nos permita compartir el evangelio. Si somos honestos, la principal razón por la que con frecuencia queremos compartir la responsabilidad por evangelizar a otros es que no estamos seguros de cómo hacerlo”. 5 Guiar a otros en el estudio de la Biblia se convierte en una invitación apasionada a explorar las Escrituras no como simples palabras, sino como una narrativa que revela el amor redentor de Dios. El instructor bíblico, en este contexto, no solo comparte información, sino que también ilumina el camino de otros con su obra hacia una rela- ción transformadora con Jesucristo. DESAFÍO MISIONERO: Realicen un diálogo con tu grupo del Proyecto 100, reflexionando en el pasaje bíblico de Juan 5:39, y hagan una lista mencionando cuáles creen que son los factores más importantes al escudriñar las escrituras en el pasaje. Tiempo de Oración Personal: A partir de hoy dedica un tiempo significativo diario a la oración personal, bus- cando una conexión más profunda con Dios y explorando cómo este acto puede fortalecer tu vida espiritual como instructor bíblico y tu capacidad para guiar a otros a Cristo con el poder del Espíritu Santo. Jornada de consagración y ayuno personal: Elige un día en esta semana, en el que te sea posible hacerlo, y experimenta una 5 Mark Dever, El Evangelio y la Evangelización Personal (México, DF: Publicaciones El Faro, 2007), 32.
  • 28. 27 jornada de consagración y ayuno a nivel personal, permitiéndote una renovación espiritual y explorando cómo esta disciplina puede impactar directamente en tu relación con Dios y en tu entrega al cumplimiento de tu misión de dar estudios bíblicos. Aprovecha tus espacios de oración mientras ayunas para interceder por cada uno de tus estudiantes de la Biblia y alguna otra necesidad personal y es- piritual que tengas. Repite esta disciplina espiritual el tiempo y las veces que consideres necesario, y ve incrementando, según tus capacidades, tus periodos de ayuno de manera gradual. ¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS! Pr. Eudis Vásquez Cerquera Presidente Misión Sur Oriental del Perú
  • 29. 28
  • 30. 29 “Instrúyeme, Señor, en tu camino para conducirme con fidelidad. Dame integridad de corazón para temer tu nombre” (Salmo 86:11). D éjame contarte una ilustración: “Cierto día Miguel Angel pasó por un mercado de már- mol, y vio un trozo viejo, que ningún otro escultor había querido adquirir, parecía deformado y poco prometedor, pero el artista lo miró detenidamente y con interés. Uno de sus amigos se extrañó por esto y le preguntó por qué se interesaba tanto en algo inútil, a lo que Miguel Angel respondió: “En este trozo de mármol veo un ángel, voy a despertarlo”. Con genial maestría transformó aquella piedra, aparentemente sin valor, en una de las cabezas más hermosas que se hayan esculpido”. Así mismo el Señor miró en nosotros algo especial, es posible que pienses que otros puedan hacer el trabajo por ti, sin embargo en las manos del GRAN ESCULTOR puedes llegar a ser un ganador de almas para el reino de los cielos. Tú y yo hemos sido llamados para ser discípulos de Jesús y asumimos el desafío de ser un instructor bíblico. Ahora, es importante entender que como en toda profesión, y más aún en la “pro- fesión” de salvar las almas, la preparación personal en todos los aspectos es muy importante. Esto requiere mucho esfuerzo, dedicación y compromiso. El desarrollo de un instructor bíblico debe ser integral, es decir debiera ser ESPIRITUAL, MISIO- NAL E INTELECTUAL. En esta sección no voy a desarrollar estos tres aspectos. Sin embargo, en este esfuerzo por aprender y crecer en nuestra experiencia como ins- tructores vamos a tener algunos desafíos, son distractores para un instructor y que muchas veces si no los detectamos a tiempo van a afectar de manera negativa en nuestro desarrollo. PROPÓSITO DEL ESTUDIO Por ello, es importante que seamos conscientes de que algunos elementos se con- vierten en distracciones en nuestra preparación, los llamaremos “enemigos” del ins- tructor bíblico. ¿Qué elementos están afectando a su rendimiento y aprendizaje? Y esto requiere de un tiempo de análisis y valoración del día a día y de las acciones desarrolladas. Los distractores consisten en un desplazamiento de la atención hacia otros estímulos diferentes a aquellos en los que estés ocupado. Es el peor enemigo de una persona que quiere aprender y es la causa del bajo rendimiento, a pesar de que se dedique bastante tiempo a esta tarea, ya que lo que cuenta no es el número de horas, sino la intensidad y concentración con la que estudiamos. En esta sección veremos dos tipos de enemigos: INTERNOS Y EXTERNOS ENEMIGOS INTERNOS 1. Desinterés en mi vida espiritual Todo parte desde comprender la naturaleza de la Misión, de que hemos sido llamados por Dios para hacer terminar su obra en esta tierra, debemos tener una convicción genuina del plan de salvación. Como dice una frase, “SIN COMUNIÓN NO HAY MISIÓN”. Eso quiere decir que tenemos que fortalecer nuestra comunión diaria con el Señor. El descuido de la vida espiritual, el conformismo diario, la rutina secular, no sola- mente nos aleja de Dios, sino también de la Misión.
  • 31. 30 2. Falta de motivación Muchos psicólogos se han interesado por el estudio de la motivación, pues se considera como el principio en la conducta del ser humano. NADIE SE MUEVE SIN UNA MOTIVACIÓN, sin una razón para ello. Estar motivado significa llevar a cabo las tareas diarias sin que suponga una carga pesada. Tu motivación es la misma que motivó a Jesús a entregar su vida en favor de nosotros, la salvación de los seres humanos. No dejes que esa motivación se apague, si te sientes desganado por la obra misionera levántate y busca avivar esa llama de la misión. 3. Problemas personales Todos pasamos por dificultades que son de diferentes formas. La mayoría de las personas, por no decir todas, somos afectados por esta situación. Posiblemente, más de uno tomó la decisión de empezar una carrera, un buen hábito, etc, pero cuando vinieron los desafíos como que perdemos la fuerza, la motivación. Esto, si no es bien canalizado, se volverá un enemigo para ti. Ten mucho cuidado con el desánimo, el conformismo y con la dejadez. No olvides que en las manos del Creador los problemas tienen solución. 4. Cansancio mental o físico Otro de los enemigos internos es no saber capitalizar las fuerzas físicas o menta- les. Este asunto es muy importante porque afecta de manera directa con nuestra capacidad de aprender. El cansancio físico y mental es normal para nosotros, ya que durante el día tienes labores que cumplir, ya sea en el trabajo, en los estudios, en la casa, etc. Sin embargo, esto tiene que ver con la manera cómo te organizas durante el día; no pretendas estar en óptimas condiciones para aprender y tener tiempo para dar estudios bíblicos sin no has organizado tu tiempo y tus fuerzas. 5. Falta de voluntad para terminar lo iniciado Este enemigo se ha tornado común en el diario vivir y de manera especial en los proyectos misioneros que emprendemos. En cierta oportunidad un líder dijo: “Sa- lida de caballo y parada de burro”, pero el mensaje es claro. Muchos de nosotros hemos empezado a dar estudios bíblicos a alguna persona, fuimos motivados, animados con el sueño que ese amigo llegue a tomar su decisión de bautizarse, sin embargo, algo pasó en el camino que ni siquiera llegamos a la lección 5. Pare- ce que nuestra voluntad y motivación solo duró unos días. No dejemos que esto sea así; si empezaste algo, busca a Dios y haz tu parte para terminar el objetivo. 6. Descuido de los hábitos saludables Existe una conexión estrecha entre nuestra capacidad de aprendizaje y los há- bitos saludables o así también llamados estilos de vida. Algunos asuntos son importantes aquí: las horas de descanso, nuestra alimentación, los ejercicios, etc. Por ejemplo, el promedio de descanso es de 7 a 8 horas. ENEMIGOS EXTERNOS 1. Falta de planificación Hay una frase que dice: “No hay secretos para el éxito. Es el resultado de la pre- paración, el trabajo duro y el aprendizaje del fracaso” Colin Powell. ¿Cómo saber que me falta planificar? Hay aspectos generales, por ejemplo no tener un periodo de tiempo para preparación. Es necesario planificar tu día, tu semana, hasta el mes. Esto tiene que ver en dos áreas: La preparación personal que tiene que ver
  • 32. 31 contigo mismo, ser parte del proyecto 100 también es prepararse. Lo segundo tiene que ver con los estudios bíblicos, es decir organizar para tener tus estudian- tes de la Biblia y atenderlos en los días asignados. 2. No tener un lugar adecuado Los espacios de preparación en las casas son muy importantes: escoge un lugar especial dentro de tu casa, puede ser el cuarto de estudio, un espacio en la sala, la mesa y la silla dentro del dormitorio, etc. Lo importante es que debe ser asig- nado intencionalmente. No tener un espacio implica un cierto “desorden” de con- centración. La idea sería no tener ninguna distracción en tu preparación en casa. Recuerda que hay un libro especial que recibirás: SEMINARIO DE ENRIQUECI- MIENTO MISIONERO (SEM). Tu biblia y tu SEM son parte de tu preparación. Es por ello que es importante tener un lugar adecuado para tu estudio. 3. No participar del proyecto 100 Esto sería un enemigo terrible para un instructor bíblico, es necesario tener una estructura de enseñanza de tal manera que se apoyen entre varios instructores. Desde esa base la IASD tiene el Proyecto 100. No participar de este proyecto traería desánimo, dejadez, desinterés y finalmente terminar como algunos, per- diendo la motivación de servir a Dios y a su Misión. 4. Uso excesivo de los aparatos tecnológicos Hay tiempo suficiente para organizarnos y poder dedicar horas para dar estudios bíblicos a nuestros estudiantes. Como vimos anteriormente, si podemos plani- ficar mejor nuestra vida, con seguridad podríamos alcanzar a los perdidos. Por lo tanto, en ocasiones el uso excesivo de los aparatos tecnológicos puede dis- traernos y quitarnos el tiempo que podríamos dedicar a los estudios bíblicos. Los aparatos electrónicos también sirven como un medio de difusión del evangelio. En tiempos de la pandemia pudimos hacer uso de la tecnología para predicar, sin embargo, eso fue útil, muy útil en su momento, pero nada mejor que el trabajo persona a persona. 5. Falta de interés en la lectura “La lectura hace al hombre completo; la conversación lo hace ágil, el escribir lo hace preciso”, Francis Bacon. Habrá situaciones cuando tu estudiante de la Biblia te hará preguntas sobre el tema de estudio, y eso requiere argumentos precisos para satisfacer las dudas de nuestros estudiantes. Separe su tiempo para leer ar- tículos, libros referentes a las creencias fundamentales, espíritu de profecía, pero sobre todo la Biblia, que es la fuente de la sabiduría. Hagamos un hábito, un estilo de vida y así aprender más sobre el tema y ser un mejor mensajero del Señor. 6. Personas sin tu mismo interés Siempre te encontrarás con personas que en vez de animarte harán todo lo po- sible por decirte que eso es tarea del Pastor, del MiPES, etc. Son personas que perdieron el foco misionero y harán todo lo posible para que tú también estés en la misma condición. Debemos orar por ellos y buscar que puedan involucrarse en la tarea misionera. “Si quieres ser un león entrénate con leones”, si quieres ser un buen instructor bíblico busca a otros instructores bíblicos. Busca tu PAREJA DISCIPULADORA, ora con él, comunícate a través del WhatsApp, es importante animarse el uno al otro para continuar el trabajo misionero.
  • 33. 32 ORIENTACIONES PRÁCTICAS Como hemos podido ver, existen muchas formas como Satanás puede distraernos en nuestro crecimiento como instructores bíblicos, alejarnos de nuestra misión y cumplir con el propósito de Dios. Algunas palabras claves para recordar: • Comprenda el sentido profundo de la misión • Ore a Dios para que ese fuego misionero nunca se apague • Participe del PROYECTO 100 • Busque su PAREJA DISCIPULADORA • Planifique su día a día • Concluya los estudios bíblicos con sus amigos • Crezca en conocimiento a través de recursos • Si se desanima un día, vuelva con fuerza al día siguiente. CONCLUSIÓN Deberíamos tener disposición, tiempo, perseverancia y responsabilidad para prepa- rarnos intelectualmente sabiendo que eres parte de una iglesia que tiene una misión, que vivimos en los tiempos finales de este mundo. Ser un instructor bíblico es un privilegio que todo verdadero discípulo de Jesús debe tener; compartir la Biblia a otras personas que no la conocen debiera ser una respon- sabilidad de alta importancia. “En un sentido muy especial, los adventistas del séptimo día han sido colocados en el mundo como centinelas y transmisores de luz. A ellos ha sido confiada la tarea de dirigir la última amonestación a un mundo que perece. La palabra de Dios proyecta sobre ellos una luz maravillosa. Una obra de mayor importancia les ha sido confiada: proclamar los mensajes del primero, segundo y tercer ángeles. Ninguna otra obra puede ser comparada con esta y nada debe desviar nuestra atención de ella”.1 ¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS! Pr. Raúl Yaranga Pomasonco Presidente Misión Central del Perú 1 Elena G. de White, Joyas de los testimonios (Buenos Aires: ACES, 2013), 3:288.
  • 34. 33
  • 35. 34 H acer discípulos es el deber de todo creyente. En ese marco, Elena G. de White afirma: “Se nos ordena que avancemos como mensajeros de Cristo, a fin de enseñar, instruir y persuadir a hombres y mujeres, instándolos a prestar atención a la palabra de vida”.1 El presente artículo presentará orientaciones prácticas, certezas bíblicas, enseñan- zas del Espíritu de Profecía, y apelaciones sobre la búsqueda de estudiantes de la Biblia. Se abordarán pasos importantes como: (1) qué debo saber para captar estu- diantes de la Biblia, (2) qué debo ser para captar estudiantes de la Biblia y (3) qué debo hacer para captar estudiantes de la Biblia. PROPÓSITO DEL ESTUDIO Es nuestro ruego a Dios que el presente material sea útil, motivador y que nos lleve a la experiencia de iniciar estudios bíblicos, todo ello en el marco del proceso del discipulado. Lee detenidamente la siguiente cita: “El plan de celebrar estudios bíblicos es una idea de origen celestial… por este medio la Palabra de Dios ha sido dada a millares; y los obreros se han puesto en contacto personal con gente de todas las naciones y lenguas… Dios no permitirá que esta preciosa obra hecha para él quede sin recom- pensa. Él coronará de éxito todo esfuerzo humilde hecho en su nombre”.2 I. ¿QUÉ DEBO SABER PARA CAPTAR INTERESADOS? 1. Que hacer discípulos es un imperativo En el corazón del mandato dejado por Jesús en Mateo 28:16 al 20 está la orden de hacer discípulos. Este texto es conocido como “la gran comisión”.3 2. Que es una tarea en sociedad con Dios La única forma de llevar frutos para Dios, incluyendo cumplir la misión de hacer discípulos y llevar personas a Jesús es a través de una experiencia de comunión, de oración y de estudio diario de las Escrituras. El Señor afirmó: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer” (Jn. 15:15). 3. Que esta misión debe ser hecha con oración “Nuestra misión no puede ser exitosa sin oración, la oración intercesora. Después de reunirnos con alguien, después de dar un sermón o un estudio bíblico, debemos orar por aquellos con quienes hemos estado en contacto. Dios está atento a estas oraciones para tocar el corazón de la gente con la que nos hemos relacionado. No son nuestras palabras ni nuestra elocuencia las que convertirán a nuestros amigos o conocidos: es el Espíritu Santo. Por eso, en cualquier misión que estemos llevando a cabo, debemos orar por cada persona de manera individual”.4 1 Elena G. de White, El Evangelismo (Buenos Aires: ACES, 2008), 15. 2 Elena G. de White, Obreros evangélicos (Buenos Aires: ACES, 2024), 200. 3 Walter Alaña, Manual de discipulado adventista (Chillán: Universidad Adventista de Chile, 2013), 24. 4 Departamento de Escuela Sabática, La misión de Dios mi misión: Lección de Escuela Sabática (Lima: Edi- torial Imprenta Unión, 2023), 27.
  • 36. 35 4. Que debe ser intencional Cada oportunidad debe ser aprovechada. En cada momento debemos estar atentos. Cada persona con la que interactuamos directa o indirectamente puede ser alguien quien acepte un estudio bíblico. 5. Que se requiere perseverancia Muchas personas por más sinceras que fueran no siempre aceptarán estudiar la Biblia al primer ofrecimiento. A veces el miedo, la desconfianza, las dudas, los prejuicios o la misma falta de tiempo pueden ser limitantes para que las perso- nas decidan llevar un curso bíblico. Además de la oración e intencionalidad, sea siempre perseverante, no desista, continúe acercándose con respeto, con amor y dependiendo de Dios. 6. Que debe ser un estilo de vida El hacer discípulos, el dar estudios bíblicos, la testificación y la predicación del evangelio no son asuntos de algunos momentos, solo de campaña, solo una ac- tividad en el calendario, debe ser un estilo de vida. Donde vayamos, con quien hablemos, en todo tiempo, tenemos la oportunidad de testificar del amor y el poder de Jesús. 7. Que debo conocer el principio de evangelización “En Hechos 1:8, Jesús estableció un principio de evangelización: empezarían lo- calmente en Jerusalén y Judea, luego irían a Samaria y, finalmente, hasta los confines de la Tierra”.5 • “Serán mis testigos tanto en Jerusalén”. Debemos ser testigos en el lugar donde residimos físicamente. Esto puede incluir nuestro propio hogar, la iglesia, el vecindario y la comunidad. Necesitamos ser testigos suyos pri- mero donde estamos, en el lugar donde él nos ha colocado inicialmente (casa o trabajo), y dar testimonio a la gente más cercana a nosotros. Pue- de ser la familia cercana o la familia extendida, la gente de la iglesia, los compañeros de trabajo, los vecinos y la comunidad. • “En toda Judea y Samaria”. Una vez más, Jesús afirma la realidad de que dar testimonio implica cruzar fronteras culturales. Partiendo de donde es- tamos, podemos ser llamados a desplazarnos a otras zonas para llegar a diferentes grupos sociales, étnicos y religiosos. Si pertenezco a un deter- minado grupo étnico o lingüístico, quizá me resulte mucho más fácil dar testimonio ante ellos, porque las barreras culturales que hay que cruzar son mínimas. En algunas zonas del mundo, únicamente un clan o tribu está representado en la composición de la iglesia. Sin embargo, la Gran Comisión de Jesús nos dice que, como testigos suyos, es crucial salir de nuestra zona de confort y aplicar nuestros recursos en esos grupos de personas. Ellos también necesitan el mensaje de Jesús.6 5 Ibid. 6 La misión de Dios mi misión: Lección de Escuela Sabática, 32.
  • 37. 36 8. Conocer el método de Cristo Elena de White ofrece un proceso de cinco pasos respecto del método de Jesús para ministrar especialmente a los necesitados: “El Salvador trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien. Les mostraba simpatía, atendía sus necesidades y se gana- ba su confianza. Entonces les pedía: ‘Sígueme”.7 Cristo se preocupaba por el bienestar físico, mental, social y espiritual de todos los seres humanos. Él quiere que tanto nuestra relación con él como nuestro servicio a los demás prospere a través de un ministerio que manifieste amor y cuidado. Jesús ministró a la gente donde esta se hallaba: en las ciudades, en los pueblos, a lo largo de la carretera, en sus casas, junto a los pozos, e incluso en la cruz. Siempre estaba dispuesto a ir a cualquier lugar donde hubiera un alma necesitada de salvación.8 II. ¿QUÉ DEBO SER PARA CAPTAR INTERESADOS? 1. Ser discípulo antes de ser discipulador El ser es antes o al mismo tiempo que el hacer. Así que antes de discipular debe- mos ser nosotros mismos buenos discípulos de Cristo “Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo” (1 Jn. 1:3). 2. Ser una persona convertida “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios” (Mt. 5:8). 3. Ser un discípulo que estudia la Biblia Si vamos a testificar debemos conducir a las personas a Cristo y su Palabra. Debemos estudiar, obedecer y compartir las Escrituras. Un ejemplo de ello es el método y respuesta de Jesús ante una persona que preguntaba sobre la vida eterna. “Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna? Él le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees? Aquel, res- pondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás” (Lc. 10:25-28). 4. Ser un discípulo que tenga el hábito de orar por las personas “Mas yo a ti he clamado, oh, Jehová. Y de mañana mi oración se presentará delante de ti” (Sal. 88:13). 7 Elena G. de White, El ministerio de Curación (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2007), 102. 8 Véase, Revista Adventista. En línea: https://revista.adventista.es/solo-el-metodo-de-cristo/ (consultado: 24 de noviembre del 2023).
  • 38. 37 III. ¿QUÉ DEBO HACER PARA CAPTAR INTERESADOS? 1. Identificar Hay personas alrededor nuestro que Dios ha puesto como nuestro primer cam- po. Son nuestros familiares, vecinos, amigos, compañeros de estudio y de traba- jo. En Hechos 1:8 se presenta el principio de evangelización: • Jerusalén: Necesitamos ser testigos suyos primero donde estamos, en el lugar donde Dios nos ha colocado inicialmente, y dar testimonio a la gente más cercana a nosotros. • Samaria: Implica cruzar las fronteras culturales. Partiendo de donde es- tamos, podemos ser llamados a desplazarnos a otras zonas para llegar a diferentes grupos sociales, étnicos y religiosos. En esta etapa es importante identificar a las personas y colocar sus nom- bres en una lista de oración. 2. Orar “Nuestra misión no puede ser exitosa sin oración, la oración intercesora. No son nuestras pa- labras ni nuestra elocuencia las que convertirán a nuestros amigos o conocidos: es el Espíritu Santo. Por eso, en cualquier misión que estemos llevando a cabo, debemos orar por cada persona de manera individual”.9 • Las personas identificadas deben ser colocadas en una lista de oración. • Presentar esta lista al Grupo Pequeño y a la iglesia para incluirlos en el programa de oración. • Orar por ellos, todos los días, antes de visitarlos, por lo menos una sema- na, y el tiempo que sea necesario. Puede incluir jornadas de ayuno. • Sin duda el Espíritu Santo trabajará en los corazones de las personas por las que oramos, y nos capacitará para ser sus instrumentos. 3. Visitar o contactar • Expresar interés sincero. • Aplicar el método de Cristo. • Usar el método directo: Acercarnos de manera intencional a las personas con quienes nos relacionamos y hemos ganado su confianza. • Busca y hallarás: Si visitamos, si nos relacionamos, si vamos a las casas, si nos acercamos, si no dejamos pasar ninguna ocasión, sin duda tendre- mos más oportunidad de ofrecer un estudio bíblico. • Ofrece el estudio bíblico: Podemos expresar a las personas por quienes hemos orado y visitamos: “Quisiera hacerte una invitación. Jesús ha he- cho grandes milagros en mi vida, estoy seguro de que lo puede hacer por ti también. Estoy orando por ti, porque Dios te bendiga, y me gustaría invitarte a estudiar la Biblia, ¿Aceptas?”. 9 La misión de Dios mi misión: Lección de Escuela Sabática, 27.
  • 39. 38 4. Discipular • Dar estudios bíblicos. • Intégralo a la Unidad de Acción de Escuela Sabática y al Grupo Pequeño. • Llevarlo a las clases posbautismales como “Creciendo en Cristo”. • Enseñarles a discipular a otra persona. CONCLUSIÓN Vimos en este artículo que en el corazón del mandato dejado por Jesús en Mateo 28: 16 al 20 está la orden de hacer discípulos, que este mandato es imperativo, y que es el plan de Dios el celebrar estudios bíblicos. Esta obra misionera debe ser hecha con mucha oración y estudio de la Biblia, con dependencia de Dios y debe ser un estilo de vida. DESAFÍO MISIONERO 1. Asimismo, es importante considerar el principio de evangelización de Hechos 1:8, donde necesitamos ser testigos suyos primero donde estamos, en el lu- gar donde él nos ha colocado inicialmente (casa o trabajo), y dar testimonio a la gente más cercana a nosotros; además será apropiado usar el método de Cristo expuesto anteriormente. 2. Finalmente consideremos seguir estos pasos para contactar estudiantes de la Biblia: identificar, orar, visitar o aproximarse, ofrecer estudios bíblicos y disci- pular hasta que la persona haga otros discípulos. ¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS! Pr. Jaime Pérez Párraga Presidente Misión Peruana Central Sur
  • 40. 39
  • 41. 40 “El método de parejas discipuladoras ayuda a ampliar el número de obreros en la causa del Señor” (Edward Heidinger).1 ¿Qué hizo Jesús luego de llamar a sus discípulos y organizarlos como Uni- dad o Grupo Pequeño? La Biblia dice que los envió de dos en dos. Mar- cos dice: “Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos” (Marcos 6:7). Las Escrituras no se detienen en muchos detalles, sin embargo, es evidente una suborganización: de dos en dos dentro de una organización (Grupo Pequeño). Trabajar de dos en dos es una estrategia divina. Porque de esta manera cada uno tiene un compañero de milicia o lucha (Filemón 1:2) y aseguran éxito en la misión.2 Jesús estaba instaurando la cultura de colaboración que aseguraba el éxito en la difusión del mensaje evangélico. Y es que los campeonatos no se consiguen con un solo jugador sino como equipo.3 Elena G. de White, por otro lado, destaca: “Llamando a los doce en derredor de sí, Jesús les ordenó que fueran de dos en dos por los pueblos y aldeas. Ninguno fue enviado solo, sino que el hermano iba asociado con el hermano, el amigo con el ami- go... De la misma manera envió más tarde a setenta”.4 Y es que el plan o estrategia de cumplir la misión de dos en dos garantiza el éxito. Reflexione en las siguientes preguntas: - ¿Para qué sirven las parejas discipuladoras? - ¿Cómo organizar las Parejas Discipuladoras? - ¿Parejas discipuladoras o parejas misioneras? La mensajera del Señor dijo: “En nuestro propio tiempo la obra de evangelización tendría mucho más éxito si se siguiera fielmente este ejemplo”.5 El contexto de la declaración está refiriéndose a cómo Jesús envió a sus discípulos de dos en dos, en Parejas Discipuladoras6 , en nuestro argot actual, para cumplir la misión de evange- lizar. Sencillamente la cita nos da la clave para tener mucho más éxito. ¿Y quién no quisiera tener mucho más éxito en el cumplimiento de la misión? Entonces sigamos fielmente los pasos de Jesús y solo así la iglesia alcanzará el éxito que desea. 1 Edward Heidinger Zevallos, El plan “Las seis metas del discipulado” en la Unión Peruana del Norte: su fun- damento bíblico-teológico en los escritos de Ellen G. de White y su descripción” (Tesis magistral, Universidad Peruana Unión, 2016), 63. 2 Heber Bendezú, “Un mandato divino para terminar la misión: De dos en dos”. Escuela de Esperanza. Enri- queciendo la Escuela Sabática y el Ministerio Personal. Edison Choque, ed. (Buenos Aires: ACES, 2017), 36 3 Stan Toler y Larry Gilbert, El líder coach. Capacite efectivamente en el ministerio (Buenos Aires: Editorial Patmos, 2015), 6. 4 Elena G. de White, El Deseado de todas las gentes, 316. 5 Ibid. 6 Alejandro Bullón, Curso Bíblico CONECTADOS: Parejas Discipuladoras, un plan de Dios (Lima: Editorial Imprenta Unión, 2018), 3-27.
  • 42. 41 El método de parejas discipuladoras ayuda a ampliar el número de obreros en la cau- sa del Señor.7 Elena G. de White expresó que: “nuestros hermanos deben ir siempre de dos en dos, y entonces doble cantidad de personas puede alistarse para ocuparse en la obra de visitar y buscar a las familias interesadas, haciendo esfuerzos personales”.8 Definitivamente el trabajo de dos en dos es una bendición. ¿PARA QUÉ SIRVEN LAS PAREJAS DISCIPULADORAS? Siguiendo el modelo bíblico y el principio de ayuda mutua: 1. Estudiar y orar juntos. Entre los dos se animan a estudiar la Biblia y orar todos los días. Son amigos de estudio de la Biblia y oración. 2. Participar en el Grupo Pequeño. Se animan el uno al otro a participar semanal- mente de la Escuela Sabática en el templo, y del Grupo Pequeño semanalmente en una casa. Son amigos de más amigos en su grupo pequeño. 3. Dar estudios bíblicos. Finalmente, ambos se ayudan en salir a dar estudios bíblicos a sus amigos, vecinos y familiares. No solo se dedican a estudiar, orar y asistir al templo cada sábado y al Grupo Pequeño durante la semana, sino que están dispuestos a compartir su fe a través de un curso bíblico semanalmente. Son amigos en misión. El sabio Salomón destaca la importancia de vivir acompañado en la vida cristiana (Proverbios 4:9-12). Y es que Dios nos hizo para vivir “conectados” (Génesis 2:18), y nos envía a cumplir la misión de ese modo también “conectados”, tal como envió a Moisés y a su hermano Aarón (Éxodo 4:14, 15). Entonces, si Jesús siendo el mayor y mejor líder evangelista lo hizo así, ¿quiénes somos nosotros para hacerlo diferente? ¿CÓMO ORGANIZAR PAREJAS DISCIPULADORAS ADVENTISTAS? Aunque haya copiosa información sobre el trabajo de dos en dos, existen algunas dificultades al momento de implementarlo en la iglesia local. Es por ello que algunas recomendaciones básicas son de suma importancia al momento de organizar las Parejas Discipuladoras: 1. Tienen que ser organizados por el maestro/líder. Jesús no delegó esa res- ponsabilidad a sus discípulos. No les dijo que se organicen por afinidad y amis- tad, sino que los organizó por elección y llamado. ¿Por qué? Porque Jesús los conocía, era su pastor y sabía con quién trabajaría mejor Pedro, Juan o Santiago. 7 Edward Heidinger Zevallos, El plan “Las seis metas del discipulado”, 63. 8 Elena G. de White, El evangelismo (Miami, FL: APIA, 1994), 321.
  • 43. 42 Tenía que ser su complemento. Del mismo modo, el maestro de escuela sabá- tica/líder de Grupo Pequeño debe formar las Parejas Discipuladoras con mucha oración. 2. Tienen que ser organizadas dentro de la Unidad de Acción de Escuela Sabática/Grupo Pequeño. Jesús los organizó dentro del grupo de doce perso- nas. Y esto es porque Dios quiere que haya un relacionamiento eficaz. Además, ¿cómo se ayudarían si no estuvieran cerca? La pregunta es, ¿Por qué por elec- ción o nombramiento y no por afinidad? Porque debemos aprender a trabajar con lo que Dios dispone y no con quien nosotros creemos que es. Por otro lado, si hablamos de pastoreo y que el maestro debe pastorear, debe ser en un radio de acción donde el maestro/líder pueda trabajar, visitar, pastorear. 3. Tienen que ser organizados para cumplir la misión de HACER DISCÍPU- LOS. Aunque resulte obvio, no lo es. Todo lo que Dios hizo lo hizo con intención, propósito y dirección. En ese sentido, debemos dejar en claro que las Parejas Discipuladoras fueron creadas para cumplir la misión como fin de todo discur- so: Hacer nuevos discípulos, ganar personas para Jesús. ¿Y cómo lo harán? De muchas maneras, pero todas deben finalizar ABRIENDO LA BIBLIA: estudios bíblicos. ¿PAREJA MISIONERA O PAREJA DISCIPULADORA? Pareja Misionera: dos personas que salen juntas SOLO a dar estudios bíblicos. Pareja Discipuladora: dos personas que se ayudan a crecer en gracia. Ambas se ayudan a orar y estudiar la Biblia cada día más, a que asistan al Grupo Pequeño y a que ganen a otros para Cristo. Y esto es un proceso. En resumen: una Pareja Discipuladora es más completo. DESAFÍO MISIONERO Como líder de Grupo Pequeño o maestro de Unidad de Acción tienes que orga- nizar de dos en dos a tus alumnos. Nadie debe estar solo. Todos deben estar CONECTADOS. ¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS! Pr. Heyssen Cordero Maraví Ministerio Personal, Escuela Sabática y Evangelista Unión Peruana del Sur
  • 44. 43
  • 45. 44 E lena G. de White escribió: “Solo el método de Cristo será el que dará éxito para llegar a la gente. El Salvador trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien. Les mostraba simpatía, atendía a sus necesidades y se ganaba su confianza. Entonces les decía: Seguidme”.1 Esto encapsula la esencia del método de Cristo según la perspectiva adventista. Este enfoque se basa en la compasión, la atención a las necesidades y la construcción de relaciones sólidas. PROPÓSITO DEL ESTUDIO En este artículo exploraremos el método de Cristo, desglosando cómo Jesús redimió a la humanidad, brindando simpatía, atención y construyendo confianza. Lee detenidamente la siguiente cita: I. SIMPATÍA: EL CORAZÓN COMPASIVO DE CRISTO Jesús, como Salvador, se destacó por su simpatía hacia la humanidad. Esta simpatía no era solo superficial, sino que emanaba de un corazón genuinamente compasivo. En sus interacciones con las personas mostró un interés auténtico por sus vidas y experiencias. En los escritos de Elena G. de White, encontramos una profunda exploración de la simpatía de Cristo. White destaca cómo Jesús se acercaba a las personas con com- prensión y ternura. La simpatía de Cristo, según White, iba más allá de la compasión superficial; era un vínculo genuino con las alegrías y dolores de la humanidad. Este aspecto del método de Cristo implica que los seguidores deben cultivar un corazón compasivo. En la vida cotidiana, esto se traduce en mostrar empatía hacia los de- más, comprender sus luchas y celebrar sus victorias. La simpatía es la base sobre la cual se construye el bien que se desea hacer. II. ATENDER NECESIDADES: EL MINISTERIO INTEGRAL DE CRISTO El Salvador no solo mostraba simpatía, sino que atendía las necesidades de las per- sonas. Jesús se involucró activamente en el ministerio integral, abordando tanto las necesidades físicas como las espirituales de aquellos con quienes se encontraba. En “Ministerio de Curación” de Elena G. de White encontramos un enfoque detallado sobre cómo Jesús atendía las necesidades integrales de las personas. White argu- menta que el método de Cristo implica no solo proclamar verdades espirituales, sino también satisfacer las necesidades prácticas de los individuos. Desde alimentar a los hambrientos hasta sanar a los enfermos, Cristo estableció un modelo de ministerio que aborda la totalidad del ser humano.1 Es por ello que es necesario realizar programas de servicio comunitario y atención mé- dica que buscan satisfacer las necesidades físicas y espirituales. Este enfoque integral refleja el compromiso adventista de seguir el método de Cristo en todas las áreas de la vida. 1 Elena G. de White, El ministerio de Curación (Buenos Aires: ACES, 2007), 102.
  • 46. 45 III. GANAR CONFIANZA: LA CONSTRUCCIÓN DE RELACIONES SIGNIFICATIVAS Jesús se ganaba la confianza de las personas. Esto implica más que simplemente cumplir tareas y satisfacer necesidades; es la construcción de relaciones significa- tivas y duraderas. La confianza se convierte en un puente que facilita el impacto perdurable del bien que se desea hacer. En “El Ministerio de la Bondad” de Ellen G. White se exploran los métodos de Cristo para ganar la confianza de las personas. White destaca cómo Jesús no solo predi- caba desde la distancia, sino que se involucraba en la vida de las personas, compar- tiendo sus alegrías y tristezas. Esta conexión personal fue fundamental para ganarse la confianza de aquellos a quienes servía.2 Por lo tanto, ganar confianza implica construir relaciones auténticas con aquellos que nos rodean. En la vida diaria, esto se traduce en ser fiel a las promesas, ser transpa- rente en las interacciones y estar presente en los momentos de necesidad. La con- fianza es el resultado natural de un enfoque sincero y compasivo hacia los demás. IV. APLICACIÓN PRÁCTICA DEL MÉTODO DEL SALVADOR La aplicabilidad práctica del método de Salvador implica una vida arraigada en los principios de simpatía, atención a las necesidades y construcción de confianza. Es- tos principios no solo son conceptos abstractos, sino que se manifiestan en las ac- ciones cotidianas de cada creyente. White explora la aplicación práctica de los principios del método de Cristo en la vida diaria. White argumenta que seguir a Jesús implica una transformación completa de carácter, reflejando la simpatía y el servicio desinteresado que Cristo demostró.3 Esta transformación es un proceso continuo que implica la rendición diaria al Espíritu Santo. En la esfera comunitaria es por ello que como Iglesia hemos establecido programas de servicio social, instituciones educativas y hospitales que reflejan la atención a las necesidades integrales de las personas. Estos esfuerzos buscan no solo satisfacer las necesidades inmediatas, sino también construir relaciones duraderas basadas en la confianza y la simpatía. V. CONCLUSIÓN: VIVIENDO EL MÉTODO DEL SALVADOR Este enfoque va más allá de la retórica; es un llamado a la acción en la vida diaria. La simpatía, la atención a las necesidades y la construcción de confianza son los pilares sobre los cuales se construye el bien que se desea hacer. Este método implica no solo hablar de compasión y servicio, sino vivirlos de manera tangible en la interacción diaria con los demás. 2 Elena G. de White, El ministerio de la bondad (Buenos Aires: ACES, 2013), 105. 3 Elena G. de White, Testimonio para la iglesia (Buenos Aires: ACES, 2007), 8:83.
  • 47. 46 DESAFÍO MISIONERO Seguir el método del Salvador no es simplemente un acto de imitación, sino una expresión de gratitud por el amor y la compasión inigualables de Cristo. Así, cada simpatía mostrada, cada necesidad atendida y cada relación construida se convierten en testimonios vivos del impacto perdurable del método de Cristo en la vida de aquellos que buscan seguir sus pasos. ¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS! Pr. Heber Bendezú Bendezú Presidente Asociación Peruana Central
  • 48. 47
  • 49. 48 T odo instructor bíblico debe conocer informaciones básicas acerca de la Biblia. Por lo tanto, es necesario empezar con una breve introducción a las Sagradas Escrituras. ¿Qué dijeron algunos personajes acerca de la Biblia? “Toma de este libro todo lo que puedas por la razón y el resto por la fe, y vivirás y morirás mejor hombre” (Abraham Lincoln). “Hay un libro que desde la primera letra hasta la última es una emanación superior; un libro que contiene toda la sabiduría divina; un libro al cual la sabiduría de los pueblos ha llamado ‘La Biblia’” (Victor Hugo). “No conozco un libro que presente en una forma tan compacta y poética todas las fases de las ideas humanas, como la Biblia. Sin la Biblia, la educación de un niño sería imposible en el actual estado de la sociedad” (León Tolstoi). “No hay filosofía más sublime que la conocida con el nombre de Sagrada Escritura” (Isaac Newton). PROPÓSITO DEL ESTUDIO Sin duda la Biblia es un libro único. A través de los siglos ha sido considerada como Palabra de Dios inspirada, fidedigna y autoritativa. También ha sido el libro más ata- cado, desmenuzado, analizado, perseguido, escudriñado y hasta difamado. No hay ningún otro libro en el mundo que haya recibido tanta atención como la Biblia. Pero ¿qué es lo que hace a la Biblia única? Veamos algunos detalles que hacen de este libro un libro especial. Lee detenidamente la Biblia: “Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino” (Salmo 119:105). I. LA BIBLIA, UN LIBRO ÚNICO La Biblia o las Escrituras como también se la conoce (Mat. 21:42), fue escrita por más de 40 autores de al menos tres continentes (Asia, África y Europa), en países que distan cientos de kilómetros y en un periodo de 1500 años. Trata asuntos de interés universal: historia, filosofía, ciencia, salud, arquitectura, religión, psicología, etc.1 Es un libro antiguo que resuelve problemas modernos. Se dirige a las necesidades de cada generación, ofrece soluciones para las mayores perplejidades de la vida y sobre todo nos revela nuestro origen, nuestro propósito y nuestro futuro.2 La Biblia es com- parada a sí misma como una lámpara (Sal.119:105), un espejo (Stg. 1:23-25), como pan o alimento (Mat. 4:4), como agua (Efe. 5:26), fuego (Jer. 20:9), como una espada (Heb. 4:12), y como una semilla que crece en el corazón (Luc. 8:11). 1 Samuel Koranteng-Pipim, Recibiendo la Palabra: ¿Cómo afectan a nuestra fe los nuevos enfoques bíblicos? (Buenos Aires: ACES, 1997), 50. 2 Ibid.
  • 50. 49 Idiomas Las Sagradas Escrituras fueron escritas originalmente en hebreo, arameo y griego. El Antiguo Testamento (AT), la mayor parte, fue escrito en hebreo, y el Nuevo Testa- mento (NT) en griego. Solo unos pocos capítulos del AT fueron escritos en arameo. Estos capítulos son Esdras (4:8 a 6:18; 7:12-26) y Daniel (2:4 a 7:28), un versículo de Jeremías (10:11) y una palabra en el Génesis (31:47).3 Composición La Biblia está compuesta por 66 libros, 39 del AT y 27 del NT. Sus escritores fueron profetas, sacerdotes, reyes, ganaderos, pastores, pescadores, cobradores de im- puestos, médicos, etc. Hombres educados y hombres sencillos. Las circunstancias en que fueron escritos fueron muy variadas y difíciles. Fueron escritos en tiendas, de- siertos, ciudades, palacios, y hasta en mazmorras o cárceles subterráneas. Algunos autores escribieron en circunstancias difíciles y otros en circunstancias favorables. El AT presenta en orden cronológico los siguientes temas: • Creación • Caída • Diluvio • Historia de los patriarcas • Historia de Israel » Exilio en Egipto » Éxodo de Egipto » Conquista de Canaán » La era de los jueces » Reino unido » Reino dividido » Exilio de Judá en Babilonia » Regreso y reconstrucción de Jerusalén. El AT comprende 39 libros que están organizados en cinco categorías: • El Pentateuco (5): Génesis–Deuteronomio. • Libros históricos (12): Josué–Esther. • Libros poéticos (5): Job–Cantar de los Cantares • Profetas mayores (5): Isaías–Daniel. • Profetas menores (12): Oseas–Malaquías. Después que el AT fue completado hubo 400 años de silencio. Durante ese periodo no hubo revelación profética hasta la aparición de Juan el Bautista en el desierto, anunciando la primera venida del Mesías. 3 Francis D. Nichol, ed., Comentario bíblico adventista del séptimo día, trad. Víctor Ampuero Matta (Buenos Aires: ACES, 1978-1990), 1:55.
  • 51. 50 El NT comprende 27 libros escritos por 7 personas en un promedio de 50 años y se dividen en: • Evangelios (4): Mateo–Juan • Historia (1): Hechos • Cartas (21): Romanos–Judas • Profecía (1): Apocalipsis Los Evangelios se centran en el nacimiento, vida, muerte, resurrección y ascensión de Cristo. Cada evangelio es presentado desde perspectivas diferentes; por ejemplo: Mateo lo ve desde la perspectiva del cumplimiento del Mesías prometido en el AT, y está dirigi- do básicamente a judíos. Marcos ve a la historia de Jesús como el siervo y está dirigido a un público no judío. Lucas, por su parte, ve a Jesús a través de la perspectiva de su naturaleza humana y demuestra que Jesús es el Hijo de Dios y Mesías prometido. Juan, por último, presenta a Jesús desde la perspectiva divina: Jesús es Dios hecho Hombre. El libro de los Hechos de los Apóstoles narra la historia desde la ascensión de Jesús, la venida del Espíritu Santo, hasta el establecimiento de la iglesia cristiana en sus primeros años por parte de los apóstoles. Las epístolas fueron dirigidas a iglesias o a personas para explicarles la persona y obra de Jesucristo, con las implicaciones para la vida práctica y testimonio hasta el regreso de Jesús.4 Termina el NT con Apocalipsis de Juan, que cubre la historia desde la época de los apóstoles hasta el establecimiento de su reino eterno en la Tierra Nueva. Algunos datos interesantes • La Biblia fue dividida en capítulos por el cardenal Hugo de San Caro, en 1236. • El AT fue dividido en versículos por el rabí Mardoqueo Natán, en 1661. • El NT fue dividido en versículos por R. Stephens, un impresor francés. • La primera traducción al inglés fue por John Wycliffe, en 1382. • Fue impresa por primera vez en castellano en 1569. • De los 7378 idiomas vivos en el mundo, la Biblia completa se ha traducido a 717 idiomas. Solo el NT se ha traducido a 1582 idiomas.5 II. LA BIBLIA, UNA PRESERVACIÓN ÚNICA A lo largo de los años, la Biblia ha sido preservada de una manera extraordinaria. A pesar de que fue escrita en un material perecedero y fue transcrita muchas veces, durante cien- tos de años antes de la invención de la imprenta o de las computadoras, Dios ha cuidado que el mensaje de la Biblia permanezca intacto hasta llegar a nuestros días. 4 John MacArthur, Study Bible, https://www.csmedia1.com/estudialasescrituras.org/introducci--n-a-la-biblia. pdf (consultado: 24 de octubre, 2021). 5 Ver infograma de las traducciones de la Biblia: Wycliffe Global Alliance, “2021 Scripture Access Statistics”, https://www.wycliffe.net/resources/statistics/ (consultado: 27 de octubre, 2021).
  • 52. 51 Bernard Ramm dice: “Con referencia al AT sabemos que los judíos lo preservaron como nunca ha sido preservado ningún otro manuscrito. Con una masora (parva, magna y finalis [métodos para cortar]), ponían indicadores sobre cada letra, sílaba, palabra y párrafo. Tenían hombres especiales dentro de su cultura, cuyo único deber era preservar y transmitir estos documentos prácticamente con una fidelidad perfec- ta. Estos hombres eran los escribas, los doctores de la ley y los masoretas”.6 Por otro lado, el NT que fue escrito en griego koiné, un idioma común que desde entonces ha sobrevivido copias escritas a mano llamados manuscritos, “escritos a mano”. El texto bíblico ha sobrevivido de una manera única. Los cristianos podemos estar absolutamente seguros de la exactitud de su mensaje. Como diría Sir Frederic Ken- yon: “El cristiano puede tomar toda la Biblia en su mano y decir sin temor a vacilación que tiene en sus manos la verdadera palabra de Dios, transmitida sin pérdida esen- cial de generación en generación a través de los siglos”.7 III. LA BIBLIA, UNA SUPERVIVENCIA ÚNICA Alguien dijo lo siguiente: “Si la Biblia no hubiera sido la Palabra de Dios, los hombres la habrían destruido hace mucho tiempo. Emperadores y papas, reyes y sacerdotes, príncipes y gobernantes, todos hicieron la prueba; ellos murieron y el libro aún vive”.8 Nunca ha habido un libro de cualquier disciplina que haya sido tan criticado, apuña- lado, quemado, analizado y difamado con tanto veneno y escepticismo, con tanta minuciosidad y erudición en cada capítulo, versículo, línea o doctrina. Ahora “la Biblia es amada por millones, leída por millones y estudiada por millones”.9 Cuánta razón tuvo Jesús al decir: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mat. 24:35). Los grandes emperadores y reyes han pasado, las gran- des potencias mundiales han llegado a su fin, los grandes monumentos se han ido desmoronando, pero la Palabra aún vive. ¿Cómo explicamos eso? Obviamente este libro es la Palabra Dios, no hay otra explicación. Sin duda, el Espíritu Santo estuvo presente en su producción, supervisión y preservación de las Sagradas Escrituras. ¿Por qué Satanás no quiere que leamos ni enseñemos la Biblia? Porque es el único libro que saca a los seres humanos de la oscuridad (Salmos 119:105) • Porque es el único libro que puede darnos la felicidad (Apocalipsis 1:3). • Porque es el único libro que nos ayuda a conocer al Salvador (Juan 5:39). • Porque es el único libro que nos da fortaleza frente a las dificultades (Roma- nos 15:4). • Porque es el único libro que nos libra del pecado (Salmos 119:11). • Porque es el único libro que tiene y es la verdad (Juan 17:17). 6 Bernard Ramm, Evidencias cristianas protestantes (Chicago: Moody Press, 1957), 230. 7 Frederic Kenyon, Nuestra Biblia y los manuscritos antiguos (New York: Hapers, 1940), 21. 8 John W. Lea, El mayor libro del mundo (Philadelphia: sin casa publicadora, 1929), 17. 9 Ramm, 233.
  • 53. 52 CONCLUSIÓN En 1776, Voltaire, filósofo francés, anunció: «De aquí a cien años no habrá ni una sola biblia en la tierra, excepto aquella que sea considerada por un investigador de curiosidades antiguas». Cien años después Voltaire había muerto, y su propia casa e imprenta estaban sien- do usadas por la Sociedad Bíblica de Ginebra para imprimir y almacenar biblias.10 DESAFÍO MISIONERO 1. La Biblia nos dice de dónde venimos, por qué estamos en esta tierra y hacia dónde vamos. El gran propósito de las Escrituras es revelarnos el carácter de Dios, mostrarnos el plan de salvación y el propósito para nuestra vida. 2. Participa diariamente del plan de estudio de la Biblia “Reavivados por su Pa- labra”. 3. Estudia diariamente la Biblia a través del mejor método de estudio sistemático, la Lección de Escuela Sabática. ¡Juntos y CONECTADOS para hacer DISCÍPULOS! Pr. Fernando Rojas Miranda Ministerio Personal, Escuela Sabática y Evangelista Asociación Peruana del Sur 10 Enrique Chaij, 1500 ventanas de la vida (Buenos Aires: ACES, 2016), 86, 87.
  • 54. 53
  • 55. 54
  • 56. 55 1